www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3369158
No recomendado para menores de 7 años Centro Médico - 27/10/15
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Cristina se ha desmayado mientras hacía deporte con su hija.

A ver, hola, hola.

Directamente a reanimación, vamos.

Mira al frente, abre bien el ojo.

¿Que ha pasado? -Pues que me he caído,

pero vamos, que yo no creo que me haya desmayado,

yo creo que habré perdido el equilibrio y ya está.

Y mi hija, es que la pobre, se ha asustado un montón.

Normal. -Aquí estoy.

Mira, incorpórate un poquito, despacio.

A ver, ¿sigues mareada? No, no, estoy bien.

¿Seguro? Sí.

Vale, pues te voy a tomar la tensión, ¿vale?

¿Y esos moratones? -Ah, no, nada, esto no es nada.

Aquí me tropiezo últimamente. -Ya.

¿Estás segura de que nadie la ha hecho esto?

¿Quién me va a hacer a mi esto?

Cuando una persona se ríe de forma incontrolada,

o llora sin ningún motivo, eso puede indicar varias patologías,

desde un principio de epilepsia, una enfermedad de carácter neurológico,

o incluso, un accidente cerebro vascular.

Y si estamos en este último caso, hay que actuar muy, muy rápido.

Pues no sé porque me ha pasado esto, la verdad.

Que sí que últimamente me noto un poquito más sensible, pero bueno.

¿Y le pasa muy a menudo esto? -Sí.

¿Con qué frecuencia? -No sé.

Cristina, es importante que me conteste.

Cristi... Anticoagulantes de inmediato.

Cristina, Cristina, ¿me oye? Está bajando, eh.

Cristina, ¿me oye?

¿Cristina, Cristina? ¿Hola?

Rápido, Clara, por favor.

No sé que le ha podido pasar a mi madre.

Se cuida muchísimo, come súper sano, hace deporte,...

Vaya, que es entrenadora personal.

Espero que me digan algo pronto los médicos,

porque me estoy poniendo histérica.

Hola, Sonia. Aquí sigo en el hospital.

Ya sé que te prometí ayer que nos veríamos,

pero fue imposible.

Vale.

Esta noche intento escaparme y nos vemos.

Sobre las 22:30.

Yo también te quiero. Besos. Chao, chao.

David hace días que no se encuentra bien.

Siempre ha tenido una salud de hierro,

pero ahora se siente débil, sin fuerzas,

y quiere saber por qué.

Cuéntame, ¿qué te ocurre?

Llevo varios días con malestar general,

me tiemblan las manos, me mareo, tengo mucha sed

y me ha salido un sarpullido. -¿Dónde?

¿Me permites verlo, por favor?

¿Te duele? -No.

¿Te pica? -Picar sí.

En un principio, no parece nada serio.

Voy a recetarte una pomada con cortisona,

y quiero que te la apliques hasta que te desaparezca.

Vale. -¿De acuerdo?

Y por el resto de los síntomas que me comentas,

¿estás actualmente viviendo una situación con mucho estrés?

¿Cuándo no he tenido estrés? Llevo toda mi vida con estrés.

El estrés en niveles elevados es perjudicial para la salud,

tanto física, como psíquica.

Hace que se debilite el sistema inmunológico,

y puede ser el factor desencadenante de un montón de enfermedades.

No duermo bien, o me levanto para orinar o para beber agua.

De acuerdo. Pues voy a realizarte unos análisis de sangre y de orina.

Estupendo.

Ya que no has venido en 35 años al médico,

pues por lo menos, la primera vez, que no te falte de nada, ¿no?

¿Podrías venir el jueves por la mañana?

¿El jueves? Vale.

Vale, pues te lo pongo el jueves. ¿De acuerdo?

No he querido alarmarle pero podría tratarse de una diabetes.

Para identificarla, se suele hablar de las 4 "p",

poliuria o aumento en la cantidad de orina,

polidipsia o aumento en la sensación de sed,

polifagia, aumento en el apetito, y pérdida de peso.

También podría tratarse de una infección

o que simplemente haya consumido mucha más sal y le haya provocado sed

y más regularidad a la hora de ir al baño.

Le estamos haciendo a Cristina una angiografía con contraste por TAC

Esto nos permitirá comprobar si hay algún coágulo

que le esté afectando al cerebro.

De momento, no lo parece. Menos mal, eh.

-Muy bien, estupendo.

Yo pensaba que me había dado un bajón de azúcar.

(Suspira).

Hola, Rebeca. -Hola.

Bueno, tu madre está bien.

No sabemos lo que le pasa, pero descartamos la posibilidad más grave.

Pero mientras la he examinado,

he visto que tiene moratones y cortes por todo el cuerpo.

Ella me dice que es porque se va dando golpes por todos los sitios

y que está muy torpe,

pero tengo que hacerte una pregunta y no es muy cómoda,

pero sí que necesito que seas sincera -Sí, dime.

¿Hay alguien que la esté haciendo esos moratones?

No sé, tu padre,... -No, no, no, de verdad que no.

Entiendo que me tengas que hacer esa pregunta

y que sea parte de tu trabajo, pero nadie le está pegando a mi madre.

De hecho, yo misma he visto la torpeza esa de la que ella habla.

Vale.

Mi madre y yo estamos solas, siempre ha sido así.

Yo a veces he tratado de buscarla algún novio,

pero ella dice que no necesitamos a nadie.

Hasta donde yo sé, yo no le he conocido pareja.

Es mi obligación preguntar, y en su caso, informar.

La respuesta de la chica ha sido sincera,

pero ahora hay que averiguar porque una entrenadora personal

se va dando golpes por las esquinas.

David vuelve al día siguiente

para hacerse los análisis de sangre y de orina.

Pero los síntomas no han remitido.

Por el contrario, sufre nuevas molestias

y sigue encontrándose débil.

¿Cómo te encuentras, David? -No estoy mejor.

Tengo un zumbido en el oído y he vomitado dos veces.

¿Has comido algo fuera de lo común o en mal estado o...?

¿Te estás medicando? -No.

Además, nunca como fuera de casa, y siempre me hago yo la comida

y como bastante sano. -Muy bien.

Pues si eres tan amable, te sientas en la camilla,

que voy a auscultarte.

Respira.

Tienes una ligera arritmia.

Voy a necesitarte hacer un electro cardiograma.

¿Tienes un par de horas para quedarte aquí en el hospital?

Ahora no puedo, tengo una entrevista de trabajo

y luego tengo que ir a casa a hacer la comida a mi hermano.

Ya le dije que tengo una vida muy estresante.

Pues tengo un hueco a las 4 de la tarde, si quieres.

Vale, a las 4. -Muy bien.

¿Y has tenido algún otro síntoma a parte de la torpeza?

Pues sí, me noto más lenta,

y bueno, también noto que he perdido flexibilidad.

Estoy como más rígida.

Y uff, lo de derramar cosas, la torpeza, lo llevo fatal.

Tres zumos de verdura he derramado esta semana.

Estoy buscando si Cristina ha perdido masa muscular.

Es un síntoma de algunas enfermedades neurológicas,

pero claro, la paciente hace ejercicio a diario

y no es fácil distinguirlo.

Bueno, incorpórate.

A ver.

¿Has notado si has perdido masa muscular?

Pues sí, bastante.

Y además es que tengo más contracturas.

Yo no sé, porque haciendo todo el día deporte,

a mi no me parece normal eso, eh.

¿Y algún cambio al orinar o estreñimiento?

Pues sí, alguna pérdida he tenido,

pero vamos, yo estoy trabajando suelo pélvico

y me estoy tomando unos zumos estupendos de verduras y de frutas

y lo que haga falta.

Sí, es verdad, no me preocupa.

Bueno, sentaos. -Sí.

Como bien dice Cristina,

es difícil encontrar los síntomas que estoy buscando,

porque se contrarrestan con los hábitos de vida saludables

de la paciente.

Y al estar en reposo, ¿tiemblas? -No.

¿O los espasmos y la torpeza vienen con el movimiento?

Sí, en reposo, no tengo nada, estoy bien.

¿Y en tu familia ha habido algún caso de enfermedad de Parkinson?

Mi padre tuvo Parkinson.

Por favor, ¿te puedes ir quitando la camisa y te tumbas en la cama?

Horas después, David vuelve al hospital,

para someterse a un electrocardiograma.

Te voy a ir colocando estos parches

y mientras te esté realizando el procedimiento,

necesito que te estés muy quieto y que no hables, ¿de acuerdo?

Así que te aconsejo que estés lo más relajado posible.

Hace años que no me relajo, doctora, pero lo intentaré.

Un electrocardiograma es un examen

que registra la actividad eléctrica del corazón,

y que se realiza principalmente

para evaluar si una persona padece una cardiopatía.

Tal y como te lo había detectado en la auscultación,

los resultados del electro me confirman que tienes una arritmia.

Si no te importa, me esperas aquí y voy al laboratorio

y ahora regreso, ¿de acuerdo?

Mientras tanto, te va quitando los electrodos la enfermera.

Por favor.

Vómitos, arritmias,...

Perdón.

...Temblor en las manos, zumbido en el oído,...

La verdad es que no me gusta nada la pinta que tiene esto.

Y lo peor es que no sé lo que lo provoca.

Es muy raro.

La verdad es que tus síntomas no me gustan.

Es verdad que no sabemos lo que los provoca.

El Parkinson se suele dar en gente de más edad,

pero bueno, siempre hay excepciones y dado tus antecedentes familiares,

siento decir que es una posibilidad.

Entonces, lo que vamos a hacer

es que yo te voy a recetar la medicación del Parkinson,

y en un par de meses, nos volvemos a ver, ¿de acuerdo?

Continúa con tu vida normal. -Pero bueno, intenta evitar

los ejercicios que tengan que ver con el equilibrio,

o movimientos que te puedan provocar alguna caída.

Cristina, que la enfermedad de Parkinson está muy investigada

y ahora no es como antes.

Con la medicación, puedes tener una calidad de vida razonable.

Al margen de todo, vamos a ir paso por paso.

Tú pruebas la medicación y me cuentas.

Vale.

Tranquila.

El diagnóstico del Parkinson es clínico.

Es decir, no hay análisis o pruebas de imagen que lo confirmen,

sino que se determina por acumulación de síntomas.

Se dice que un paciente debería tener dos de estos tres,

lentitud, rigidez y temblor de reposo.

Cristina no tiene el último, pero sí los otros dos.

Y esto unido al antecedente familiar,

nos indica que podríamos estar ante un caso temprano de la enfermedad.

No me esperaba tener Parkinson a mi edad, la verdad.

No sé de que me ha servido estarme cuidando tanto toda la vida.

Lo último que quería es que mi hija tuviera que pasar

todo lo que tuve que pasar yo con la enfermedad de mi padre.

Yo sólo quería tener una vejez independiente.

Pues mira, mira que independiente voy a estar.

Mi madre lo pasó fatal para sacarme adelante, fatal.

Y se ha dejado los cuernos.

Y justo ahora, que yo soy un poco más mayor

y ella puede empezar a dedicarse más tiempo a sí misma,...

Pues no es junto, no es nada justo.

Ya tengo los resultados. -¿Y?

Pues no revela ningún valor fuera de lo común,

así que necesito hacerte más pruebas.

¿Tú que te estás riendo de mi o qué? ¿Me estás mirando? (Gritos).

Perdona, perdona. -Que me está mirando.

Que te va a mirar, joder, que te va a mirar. Tira, tira.

Eh, mírame a mi, tranquilo, eh, tranquilo, no me agotes. ¡Déjalo!

Voy a llamar a seguridad. -No, es mi hermano.

Mi hermano sufre trastorno bipolar desde la adolescencia.

Mis padres murieron en una accidente de coche, cuando teníamos 20 años,

y desde entonces, le cuido yo.

No he querido dejarle en casa, porque estaba nervioso.

David, ¿estás bien? -Perdona.

(Vomita).

Espera, espera, levántale, levántale, apóyale, por favor, apóyale.

Respira, tranquilo, tranquilo. David, David. ¡Enfermera, enfermera!

David. ¡Quítate tú! -Eh, oye.

Por favor, ¡enfermera, enfermera!

Hemos tenido que ingresar a los dos hermanos.

A Carlos le estamos administrando un sedante,

y pronto pasará un psiquiatra para que controle su estado.

En el caso de David, es lo que más me preocupa.

No sé que es lo que le puede estar pasando.

Cristina vuelve a la consulta de la doctora Romero.

Últimamente, no se ha encontrado muy bien.

Yo no sé si son vértigos, si son mareos, qué es lo que me pasa.

Algunos días es que me cuesta hasta tenerme de pie.

Es que no puedo.

Dime, Cristina, ¿has mejorado con la mediación?

Que va, doctora, nada, estoy peor.

Sigo con los espasmos repentinos, con la rigidez,

y también tengo nauseas.

Y dile lo de las manos y los dedos.

Ay, sí, las manos están siempre frías

y los dedos de me doblan así de repente, no sé por qué.

¿Se contraen? Sí.

¿En las dos? -Sí, las dos.

(Nausea).

Yo no sé si me sugestiono desde la última vez que estuve aquí.

El caso es que yo antes me sentía algo torpe,

y ahora es que cada vez estoy peor.

Peor, peor, peor.

La verdad es que la levodopa puede provocar nauseas y mareos,

tiene muchos efectos secundarios.

Pero la falta de reacción de Cristina a la medicación, no sé,

me da que pensar.

La doctora dijo que con la medicación mejoraría.

Pero la pobre se ha encontrado fatal.

A ver, Cristina, ponte recta.

No puedo.

Inténtalo. -No.

No.

Con cuidado, siéntate.

Uf.

La falta de respuesta a la medicación del Parkinson,

unida a los nuevos síntomas, me hace pensar en otras posibilidades

no mucho más alentadoras.

Tras acudir a urgencias por debilitamiento durante días

y cierto temblor en las manos, David ha tenido que ser ingresado

al sufrir complicaciones neurológicas.

Mientras, su hermano Carlos, que sufre de trastorno bipolar,

ha tenido que ser sedado al ponerse violento en el hospital.

La doctora Rey sigue sin dar con la clave de lo que le pasa a David

y pide ayuda al doctor Blanco.

¿Has valorado que David esté somatizando los síntomas

debido a su situación de estrés? ¿O...?

¿O qué?

O que pueda estar sufriendo una enfermedad mental.

El componente genético es muy importante en el trastorno bipolar.

En gemelos monocigotos,

es decir, gemelos idénticos que tienen los mismos genes,

si uno de los hermanos padece la enfermedad,

el otro hermano también la padecerá en más del 60% de los casos.

Voy a consultarlo con el psiquiatra.

Muchas gracias. De nada.

Chao. Adiós.

¿Qué tal, David? ¿Cómo te sientes?

Mucho mejor, gracias. Estoy preocupado por mi hermano.

Es que no sabe estar solo. Tienta total dependencia de mi.

Bueno, pues no te preocupes porque tu hermano está bien.

Además, le está valorando un psiquiatra, y le va a dar el alta.

No puede ser, él no puede estar solo, no tengo con quién dejarle.

A ver, David, tranquilízate.

Lo más importante ahora mismo es encontrar

qué es lo que te ocurre a ti.

Tu hermano está bien. No te preocupes, de verdad.

Ya doctora, pero si le das el alta,

yo voy a tener que pedir el alta voluntaria.

Es que no le puedo dejar solo.

Entiendo perfectamente la actitud de David.

Convivir con un enfermo mental es muy absorbente.

Además, los cuidadores suelen sufrir un nivel de ansiedad

muy difícil de soportar.

Nadie está preparado para cuidar a este tipo de enfermos.

La doctora repite a Cristina la resonancia magnética.

Esta vez sin contraste.

En esta ocasión, la doctora sí ve algo que le llama la atención.

La zona del puente del cerebro, la que une los dos ventrículos,

aparece ligeramente intensificada en la resonancia.

Hace poco leí un artículo sobre esta forma cruciforme.

Lo que voy a hacer es comparar las dos resonancias

y consultar con el neurólogo que está llevando el caso de Cristina.

En cualquier caso, es una malísima noticia.

Aquí todo tenía buena pinta, pero...

Es que se ve además... -Sí, ves.

Clarísimo.

No, no te puedes marchar. Yo necesito que te quedes como mínimo un día más.

Tengo que hacerte más pruebas.

Mira, si te vas a quedar más tranquilo,

pues puedo ir a la habitación de tu hermano,

hablo con él, y ahora te comento. -Sí, por favor.

Doctora, lo siento mucho. Mi hermano no es violento.

Y con la medicación que toma, está bastante tranquilo.

Por cierto, tiene que tomarse la medicación.

La tiene en el bolsillo de la camisa, para que no se le olvide.

No te preocupes. Como voy para allá, ahora se la doy yo.

Muchas gracias. -Descansa.

¿Qué haces?

Perdona, me ha pedido tu hermano que te de la medicación.

¿Qué pasa, que yo no soy mayorcito para tomármela o qué?

Sí, claro, disculpa. Te la dejo aquí. ¿De acuerdo?

Tengo una sospecha de lo que puede estar ocurriendo.

Voy a pedir un nuevo análisis de sangre específico.

En los análisis de sangre estándar se miden los niveles de cloro, sodio,

potasio, magnesio, y otros componentes que están en la sangre.

Pero si queremos encontrar algo más específico,

entonces podemos pedirlo al laboratorio.

¿Qué te pasado, Natalia?

(Suspira). Pues nada, que tengo que dar una malísima noticia

a una paciente, y de verdad, que da igual los años que lleves,

da igual todo.

O sea, no sé como hacerlo. ¿Cómo lo sobrellevas tú?

No creo que haya una manera. En mi caso, pienso en mi familia.

Pensar en mis hijos me ayuda mucho.

Ya. Pero yo no tengo hijos, así que tampoco sé donde escudarme.

¿Sabes qué? Te invito a un café. Mira, pues eso me apetece.

Además, creo que lo necesito. Pero te invito fuera.

¿Sí? Sí.

Gracias.

Un día raro.

Siendo tan deportista,

seguro que tienen más papeletas para sobrellevarlo.

Y sobretodo, cuando encuentren la medicación adecuada.

Hay gente que conviven con la enfermedad y lo llevan bien.

Yo lo tengo que hacer sí o sí por mi hija.

Y si hay algo que he aprendido del deporte, es eso,

la superación y tirar para adelante. No hay más.

No, no. No quiero ni pensarlo. Lo importante es el presente.

Hola. ¿Cristina? -Sí.

Vamos.

Hola, Fran, buenos días. ¿Tienes los análisis que te pedí?

Sí, se los dejé en la bandeja. -Gracias.

Nada.

La doctora Rey ha pedido unos análisis de sangre de urgencia.

Quiere encontrar un elemento muy específico

que pueda desvelar el misterio de lo que le ocurre a David.

Hasta luego. -Hasta luego.

Ya sé que es lo que tienes. -¿El qué?

Sufres una intoxicación por litio. -Eso no puede ser.

Una intoxicación por litio puede ser muy peligrosa.

Una de cada 5 veces, terminan en la muerte del paciente.

Y suele deberse a una sobredosis de fármacos que contengan sales de litio

y que comúnmente se recetan a pacientes psiquiátricos.

Eso no puede ser, si yo no tomo litio El que toma litio es mi hermano.

Pero eso es imposible. Eso no puede ser.

Tengo que hablar con Carlos. -No, no, no.

David, por favor, no te puedes mover. Espera.

No, no, no. -Tengo que hablar con Carlos.

A ver, ten cuidado, por favor, que están enganchándotelo.

¡Carlos! ¡Te tengo que hacer una pregunta

y quiero que me seas totalmente sincero!

No, no, no sigas.

Sí, te he estado metiendo las pastillas en la comida.

Es que Sonia y tu os vais a vivir juntos,

y yo no me quiero quedar solo, tengo miedo.

Y te he estado poniendo el litio para que te pusieras malo,

pero no así.

Y así, yo cuidaba de ti.

Yo no te voy a dejar solo, Carlos.

Sin ser consciente de ello, Carlos estaba envenenando a su hermano.

Hay personas que toleran ciertas sustancias mejor que otras.

Y en el caso de David, no soporta nada bien el litio.

Mi hermano es una persona muy sensible.

En el fondo, sé que no quería hacerme daño.

No sé que voy a hacer.

Pero lo que tengo claro es que jamás le voy a dejar solo,

aunque tenga que dejar a mi novia.

Carlos es mi responsabilidad.

Mis padres jamás permitirían que lo dejara solo.

Le vamos a hacer un lavado gástrico para evitar la absorción

de la última dosis ingerida.

Cuando salga, le administraremos potasio y diuréticos

y le trataremos la deshidratación.

Esperemos que no haya que someterle a una diálisis.

No tengo buenas noticias.

Creo que tienes otra enfermedad degenerativa,

pero no es Parkinson.

Los síntomas que tienes como la contracción de las manos,

la postura torcida y la risa incontrolada,

son síntomas que son compatibles con otra enfermedad.

Y se llama atrofia multisistémica. -¿Qué es eso?

De nuevo, el diagnóstico de la atrofia multisistémica

es por acumulación de síntomas.

En este caso, la pérdida de masa muscular y equilibrio de Cristina,

la risa incontrolada,

la falta de respuesta a la medicación del Parkinson,

y la manifestación temprana, coinciden con el diagnóstico.

Y... tengo que ser sincera,

el pronóstico es peor que el del Parkinson.

En poco tiempo, quedarás postrada en una cama

y tu pronóstico de vida es de 10 años, como mucho.

No... No sé.

Ay, Dios mío.

Ahora me toca a mi tirar del carro.

Y pienso hacerlo, claro, por todo lo que ella ha hecho por mi.

La diálisis no ha sido necesaria

y el organismo de David ha eliminado el litio de manera natural.

En apenas de unas semanas, sale del hospital por su propio pie.

Llaman a la puerta.

Pasa.

¿Listo para marcharte a casa?

-Muchas gracias por todo lo que ha hecho por mi y por mi hermano.

De nada. Es mi trabajo.

¿Te puedo hacer una pregunta? -Sí.

¿Qué vas a hacer con tu hermano? -Lo de siempre, cuidar de él.

La situación de David no es extraña.

El desgaste personal y emocional entre los que conviven

con enfermos psiquiátricos es muy grande.

Tanto, que en muchas ocasiones, son los propios cuidadores

los que padecen secuelas físicas o psíquicas.

Hola, Sonia. Ya estoy saliendo.

No, esta noche no voy a poder quedar.

Ya, ya sé que te prometí que celebraríamos el alta,

pero no puedo.

No, mañana tampoco.

Ya te llamo.

David.

Ay, David. Ya estás bien, ¿no? -Sí, ya estoy bien.

Ay, que bien.

Oye, David, esta noche te voy a preparar la cena yo.

¿Ah, sí? ¿Qué me vas a hacer? -Eh... Palomitas.

Ah, palomitas. Hacemos pizza, entonces.

Vale, y vemos el futbol. -Eso.

Quiero ver a un médico. ¿Estás sorda o qué?

Estoy en un hospital y parece que es imposible ver a un médico.

¿Qué parte no entienden aquí de que necesito ver a un médico?

Un me-di-co.

Yo tengo cáncer, ¿vale?

Y necesito que me hagan las pruebas necesarias

para detectarlo a tiempo.

Yo lo que quiero es que me hagan un TAC, pero que me lo hagan ya.

Que lo he visto por internet.

Celia, soy el doctor Herranz. ¿Cómo se encuentra?

Doctor Herranz.

Voy a pedirle una cita con el otorrino.

Si yo oigo estupendamente, doctor.

Audífono, ¿está encendido?

Parece que se ha confundido, y ha puesto la pastilla ahí.

¿Dónde está la pila? Pues no lo sé.

Subtitulación realizada por Mercedes Escudero.

  • Centro Médico - 18/11/15

Centro Médico - 18/11/15

18 nov 2015

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro Médico - 18/11/15" ver menos sobre "Centro Médico - 18/11/15"
Programas completos (741)

Los últimos 754 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Avatar de Marilita Marilita

    Estupendo programa. Pero me temo que a algunos enfermos bipolares no les gustará la forma como los habéis retratado.

    22 nov 2015
  2. Francisco miguel

    Um programa muy interesante y recomendado hos lo aconsejo

    20 nov 2015