www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4309060
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 16/11/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal estás? -Pues... estoy esperando a Pepa.

Si no quedo con ella, es capaz de presentárseme en casa.

-Ya.

-Es que parece que se empeña en que los demás estemos mal

para ir ella de salvadora de la humanidad.

-Bueno. Sea por lo que sea,

la cuestión es que tú no te encuentras bien tampoco, ¿no?

-Sí, ya te he dicho cuáles son mis problemas.

Lo que pasa que tú tampoco me crees. Y das las cosas por supuesto.

-No. Y me gustaría demostrártelo.

Yo te quiero escuchar, y de verdad que no te juzgo.

¿Estás bien? ¿Eh?

-¡Ay! Perdóname.

-No, ¿estás bien?

-Que tengo un retraso muy gordo en el periodo.

Que es que creo que me he quedado embarazada.

¡Si es que es todo culpa del maldito paro!

Tanto tiempo en casa mi marido y yo, pues claro,

que con tal de no discutir...

-¿Pero te has hecho el test del embarazo?

Pues es que... tienes que saber la verdad cuanto antes.

Porque evitar los problemas no hace que desaparezcan. ¿No?

-Sí, tienes razón.

-Pepa, ¿tú estás bien? -Sí, estoy bien.

Bueno, estoy... pasando una mala racha

porque mi hermana no está bien y...

Tiene anorexia, no me deja ayudarla y... Y encima está embarazada.

-Qué papelón, bueno, no sé, si...

Si necesitas, hay algo en que yo te pueda ayudar...

-Gracias. Pero yo creo que esta batalla es mía.

Gracias.

Tras desmayarse en el probador de un centro comercial,

Rosa, la hermana de Pepa,

llega al hospital con varios cortes en las piernas.

¿Qué ha pasado? -Estaba..... Está... Estaba...

-Que se estaba probando ropa en una tienda y se desmayó.

-¿Y esas heridas, de qué son?

-Que se cayó delante del espejo, lo rompió y se cortó.

-La paciente está ligeramente taquicárdica y tiene la tensión baja.

Pero respira con normalidad.

-Vale. Pues espérame en la sala de espera y te digo algo.

-Vale.

-Entre los antecedentes de mi hermana,

hay una psoriasis que ha sido diagnosticada recientemente.

Una anorexia nerviosa de la cual no ha sido tratada

porque ella misma se niega a reconocer.

Además de que está embarazada.

Pero bueno. Ya le hemos curado las heridas y está en boxes, ahora.

¿Cómo estás, Rosa? -Bueno, bien.

Si ha sido solo un desmayo. Que te preocupas demasiado, Pepa.

-Mira: Ahora va a venir un doctor.

Y te va a hacer una exploración, para ver cómo está el bebé.

-Vale, está todo bien, ya verás.

-¿Qué has desayunado, Rosa? -No es asunto tuyo, Pepa.

-A ver, Rosa según yo lo veo. Tú eres mi hermana.

Aparte estás en el hospital, yo trabajo aquí,

y tengo que hacer ese tipo de preguntas.

-Una manzanilla. Una manzanilla con sacarina.

Que tiene unas propiedades divinas para el estómago y la piel.

Y no tiene nada que ver el desmayo con eso.

El agobio ha sido cuando me he ido a probar unos pantalones

y no me cerraban bien. Solo eso.

-Mauro espera a ser atendido en el hospital.

Ha empezado a sufrir unos tics incontrolables de su brazo izquierdo,

que le impiden llevar una vida normal.

-Y nos vestimos así, como si fuéramos de primera comunión.

-Por supuesto.

Mi vida, ¿no ves que es la primera impresión la que cuenta?

Ay, contrólate un poquito, cariño.

Que ya tenemos que acostumbrarnos a ser el centro de atención.

-Vale, ¿y qué quieres que le haga?

¿Qué quieres que le haga? Nunca me había dado tan fuerte esto.

-Y te tiene que pasar ahora. Pues así, a la Embajada no puedes ir.

-Pues no vamos. No vamos, Josefa.

No vamos y nos quedamos trabajando tranquilamente.

-Sí, hombre. Ni hablar.

Es nuestra carta de presentación para entrar en el mundo de la jet set

-Y Mauro, ¿cómo son los tics? -Pues no sabría decirle.

Bueno, son tics, tics... Si quieres, no sé, me provoco uno.

-Ah, ¿puedes?

-Sí. Sí, sí. -Vale.

-Siempre que giro la cabeza intensamente hasta la derecha...

¿Ves? Ah. Ahí está. Durante un rato tengo una...

Una sesión de estos tics, o como sean.

-¿Y cuál es la sensación que tienes?

-Pues es... como una especie de calor, ¿vale? Que me...

Me cruza desde aquí hasta...

Hasta la punta de los dedos, y es como un... hormigueo,

como un...

-Vale, y luego paran, ¿no?

-Sí. Sí, sí, en algún momento pasa. Lo que pasa es que es muy molesto.

-Vale. ¿Cuándo aparecieron esos tics?

-Pues le lleva ocurriendo desde hace años.

-Venga, dilo tú.

Hace 20 años, aquí, Josefa y yo, pues íbamos un día en bici,

tranquilamente, me caí y me di un golpe bastante fuerte, en la cabeza,

y desde entonces, pues... que tengo estos tics.

Pero al principio los tenía muy pequeñitos.

O sea, era como... Duraban segundos. ¿Vale?

Ahora sí que... un ataque de estos puede durar bastante tiempo

y es bastante más intenso y mucho más molesto.

-En el caso de Mauro,

debemos descartar la enfermedad de Huntington,

que lo que provoca es la degeneración de las neuronas.

Y se caracteriza por tener movimientos involuntarios,

y también cambios en el comportamiento,

como, por ejemplo, alucinaciones o psicosis.

-Gracias.

¿Qué tal, hermana?

-Pues un poco brusco, ¿eh?, este doctor.

-Bueno. Pero mira, las noticias son buenas.

Según la exploración, la altura del fondo uterino

corresponde a la edad gestacional del bebé.

Es decir, 12 semanas. Así que son buenas noticias.

Es tranquilizador.

-Bueno, pues si está todo bien, entonces me puedo marchar.

-Hombre, Rosa, pues no. La frecuencia cardíaca la tienes rápida.

A 100 latidos por minuto. La presión, baja.

Y aparte, pues la hipoglucemia que tienes.

-Y dale con esta hipoglucemia. Que te digo que estoy bien.

-Mira, Rosa. Escúchame. No te enfades.

Pero es que, si te vieses desde fuera,

te darías cuenta de que estás pálida.

¿No te das cuenta de que te cuesta como hablar, que te falta energía?

¿No lo percibes?

Mira, me voy a buscar a Dani, ¿eh? Voy a buscar a Daniela.

El dolor que presenta mi hermana en su parte abdominal

puede deberse al golpe; pero también a la falta de ingesta de comida.

Al final, una embarazada tiene que coger entre 10 y 12 kilos de peso,

dependiendo de su condición física.

-Mami. ¿Cómo estás?

-Hola, cariño. Mejor.

-Mira.

Te he traído un zumito, que tiene vitaminas, que te va a venir bien,

¿vale?

-Cariño, pero esto tiene muchísimos azúcares.

Y todas estas calorías, hoy, que no voy a salir a correr...

Mira, tú me traes un vasito de agua, que con eso me basta, ¿eh?

-Escucha. ¿Y si te tomas la mitad? Solo la mitad.

Hazlo por mí. -Que te he dicho que no, Daniela.

Que yo sé lo que necesito. -Bueno, vale, no pasa nada.

Yo lo guardo, pero si cambias de opinión me lo dices, ¿vale?

-Sí.

-Mauro, ¿hay alguien en la familia con la enfermedad de Huntington?

-¿De qué? ¿Qué es..., qué? -Es una enfermedad genética.

-¿Genética? Pues no lo sé, no lo sé.

Mi madre tiene cinco hermanas, todas tienen hijos, pero...

Pero es que yo no conozco a ningún primo mío ni a...

Bueno, es que están todos en África.

No conozco prácticamente a nadie de mi familia.

-Pero vamos, que en breve la vamos a conocer.

Resulta que Mauro le tenía la pista perdida a su familia biológica.

Y justo hace una semana, unos señores se pusieron en contacto con él.

-Que por parte de la familia paterna, ahora resulta que en herencia,

es un príncipe de África.

-¿Príncipe? A ver, ¿eh? Príncipe. Que yo no soy ningún príncipe.

Yo soy el frutero, y tú eres la frutera, ¿vale?,

y estamos ahí.

-En la frutería que tenemos aquí, a cinco manzanas de aquí.

-Pero eso, eso, cariño, eso va a cambiar.

Toda la vida, año tras año vendiendo fruta,

y ahora por fin podemos recoger los frutos.

-A ver. Pues resulta que mi tío, sea quien sea,

era el príncipe heredero de no sé qué familia real,

en no sé qué isla africana, y ahora resulta que la ha palmado

y, por cuestiones del linaje, pues el heredero soy yo.

Pero es que a mí no se me ha perdido nada en ninguna isla africana.

Yo soy muy feliz aquí. Con mi frutería. En mi barrio.

Que soy muy feliz con mi vida.

Cariño, que yo no soy un príncipe. Ni voy a heredar nada, ni nada.

O sea, tenemos ahí la frutería, ¿vale?,

y a mí no se me ha perdido nada allí ni...

-¡Ay! Mauro, cariño, relájate. -Vale.

-Seguro que no tienes nada y te pones peor de puro estrés.

Y tú lo del estrés nunca lo has llevado bien.

-Estrés. Estrés son 15 horas cada día en la frutería.

Imagínate tú 24 horas cada día, ¿vale?, de ser rey de no sé dónde.

-Mira. ¡Pero tú no te preocupes por eso!

En la Embajada te lo van a explicar todo,

y ya verás cómo no es nada complicado.

-Bueno. A ver: Lo que vamos a hacer son..., son unas pruebas.

En principio un TAC craneal,

para ver si ese accidente de bici, pues dejó alguna secuela,

y también vamos a hacer una analítica. ¿De acuerdo?

-Muy bien.

-¿Alguna enfermedad que deba saber? -No. No, no. No, el resto, muy bien.

-¿Cómo que no? Tiene el colesterol alto.

Y el muy burro no quiere tratárselo.

-Venga, va. Ella lo tiene que explicar todo.

-Hombre, es mejor.

He pedido una analítica de sangre para ver el colesterol de Mauro.

Pero es importante no tener alto el colesterol LDL.

Es decir, el que conocemos como colesterol malo.

Y para eso hay que reducir las grasas saturadas,

como, por ejemplo, la bollería o el embutido.

-Y es que era un zumo. ¿Sabes?

Que si me dices que es otra cosa con más calorías, vale. Pero un zumo...

-¡Hola! -Hola.

-Perdonad. ¿Qué tal, Daniela, cariño? -Hola.

-¿Qué tal estás, cielo?

Bueno. Que me he enterado de todo, a ver. ¿Cómo está tu madre?

-¿Rosa? Pues mira. Fuera de las lesiones que tiene,

está como siempre, sin reconocer el problema que tiene,

y sin dejarse ayudar, como la estoy viendo últimamente.

Oye, ¿y tu padre? -¿Mi padre?

Mi padre se ha pillado un curro en Alemania.

Dice que para ver si podemos afrontar los gastos de casa. No sé.

Lo de que mi padre se ha ido a Alemania para traer dinero a casa

es una forma bonita de decirlo.

Yo creo que en realidad se ha ido

porque no soportaba más la situación en casa.

-Pues ahora más que nunca nos tenemos que ocupar de tu madre, ¿eh?

-Es que yo ya no sé qué hacer. Porque al principio,

intentaba cambiar su conducta o su forma de pensar, pero...

Es que parece que lo único que consigo es que se ponga a la contra.

-Es que, en los casos como tu madre,

lo que hay que intentar evitar es la confrontación directa.

-Ya, pero tampoco le vamos a dar la razón si no la tiene, ¿no?

-No, pero hay que tener mucha paciencia e ir poco a poco.

Yo voy a hablar con ella de todas formas. ¿Vale?

-Vale. Bueno, pues yo voy a llamar al doctor Sanjuán,

a ver qué tal los resultados de las pruebas que le ha hecho

y... te digo también a ti.

Tú tranquila. Ya verás cómo todo sale bien, cielo.

-Muchas gracias.

¿Y esa foto?

-Pues me la acaba de mandar Dacaret.

Y es que, al parecer, los días libres que tiene Landó,

pues los está utilizando a modo de...

No sé, de retiro espiritual, con sus compañeros de Alcohólicos Anónimos.

¿Y por qué te manda Dacaret las fotos de Landó?

-Bueno, porque sabe que me las va a mandar a mí,

y entonces yo voy a ver lo bien que se está rehabilitando. Claro.

¿Qué te pasa? Nada.

El que le apoyó en los momentos difíciles fui yo,

el que más le presionó para que empezase la rehabilitación fui yo

y nuestra amistad ha salido perjudicada de todo esto.

Antes esas fotos me las habría enviado a mí.

-Pues tienes razón, cielo, pero bueno, no sé.

Piensa que todo va a volver a la normalidad.

Ramón ahora solo piensa en él.

-¡Cariño! Es una mala racha y ya está. Ahí queda.

¿A quién no le pasa esto? ¿Eh?

Eso espero. Y a ver si pasa rápido y recuperamos al Landó de antes.

-¡Venga! Anímate, por Dios.

Venga, va.

Rosa ha sido sometida a una exploración neurológica

y un electrocardiograma.

Los resultados de ambas pruebas han sido normales.

-Aquí tenemos al bebé.

Y está perfectamente.

¿Escuchas los latidos?

-¿Estás bien, Rosa?

-No sé cómo explicarle a mi hermana

que el bebé no viene en un buen momento. Y claro...

Pues es fácil alegrarse cuando no eres tú la que está en...,

en esta situación.

-¿Qué pasa? ¿No estás contenta? Ya has oído al doctor.

No hay ninguna anomalía.

Solamente queda esperar el resultado de los análisis.

-¿Después me podré ir a casa?

-Pero bueno, ¿qué pasa? ¿Que no le has escuchado?

Te tienes que quedar ingresada. Necesitas reposar.

Y además te tenemos que controlar.

Después de realizarse todas las pruebas,

Mauro acude a la consulta de la doctora Romero

para conocer los resultados.

-Y también los resultados de los análisis.

Pues estoy viendo que el LDL está elevado.

Es lo que conocemos como colesterol malo. Está en 212.

-¿212? Bueno, eso es mucho, pero está bien, normal.

-O es alto, o es normal o bien.

Y en este caso no está bien. Todo lo que pase de 160 lo consideramos alto.

-Hay que ver, Mauro.

Vamos, que trabajando en una frutería tengas el colesterol por las nubes...

En casa del herrero, cuchillo de palo.

-Ah, ¿y qué quieres que haga, Josefa?

¿Qué quieres que haga? ¿Vale?

Después de 15 horas cada día de frutas y verduritas,

yo cuando llego a casa lo que quiero es un entrecot.

Aunque solo sea para desconectar. No voy a estar ahí todo el di...

-Bueno. De todas formas, para descartar el Huntington,

tenemos que hacer un estudio genético.

-¿Un estudio genético?

-Eso es. Como digo, todavía no sabemos lo que es.

Entonces, tampoco podemos descartar, pues crisis epilépticas.

Que yo me inclino más bien por ahí. ¿De acuerdo?

Así que hay que hacer un estudio del sueño, por tanto,

tendrás que quedarte 48 horas aquí, monitorizado,

hasta que tengamos los resultados.

-¿Que me lo vais a poner a dormir? ¡Hombre!

¡Si el viernes tenemos la recepción de la Embajada!

-Y eso hay que preparárselo muy bien para no hacer el ridículo.

-Ya, Josefa. Pero...

-Que los de la Embajada

nos han enviado un documento con más de tres folios.

-Cariño.

-Explicándonos el protocolo. Y todavía no nos lo hemos estudiado.

-Niña, o sea, a ver. ¿Qué es lo importante y qué es lo urgente?

Yo quiero quitarme esto. Si hay que dormir, se duerme.

¿Sí o no? -¿Sí?

-Sí. -Perfecto.

-Tienes muchísimo mejor aspecto.

Se nota que estás mejor de la hipoglucemia, Rosa.

-Y entonces, esto que me estáis inyectando, ¿qué es? ¿Glucosa?

-Claro. Glucosa.

-Pues es que yo me encuentro mucho mejor, ¿eh, Pepa?

No necesito tanta glucosa. ¿No me la podrías quitar?

-A ver, Rosa. Está claro que estás en un hospital.

Y te ha pasado lo que te ha pasado.

Yo creo que nosotros sabemos lo que tenemos que hacer, ¿no?

-Siempre te has creído que lo sabes todo.

Pero no es verdad, Pepa.

-Una hipoglucemia es una bajada de azúcar en sangre.

Para evitar una hipoglucemia, hay que hacer 5 o 6 comidas diarias.

Y hay que incluir en la dieta hidratos de carbono complejos.

Esto es, pasta y arroz.

También hay que tener en cuenta que hay que evitar el alcohol

y el ejercicio en exceso.

-Hola. -Hola.

-¿Qué tal? -¿Cómo estás, cielo?

-Mejor. -¿Sí?

-Pues mira. Aprovechando que estás aquí,

me voy a ir a hacer la ronda.

-Vale. -¿Vale?

-Sí. -Vale.

-Ya me ha dicho tu hija que tu marido se ha ido a Alemania a trabajar.

-Sí. Pues mira, así discutimos menos, la verdad.

-Bueno. -Porque en casa era un no parar.

-¿Qué tal llevas el embarazo?

-Pues la verdad que me preocupa, cuando nazca el bebé.

Porque no estaba en mis planes. Y la verdad,

tampoco sé cuánto tiempo voy a tardar en recuperarme del parto,

recuperar mi figura...

-¿Te preocupa aumentar de peso?

-¿Tanto se me nota?

-No, cariño, si estás normal, de verdad. Es solo la barriguita...

-Por favor, no empieces tú también con lo del trastorno alimenticio,

como mi hermana.

-No. No, de verdad. ¿Estás bien? ¿Estás cómoda?

-Pues es que me noto así como... mojada.

Ah... Ah...

¡Ay, Lucía! -Espera. Que voy a pedir ayuda.

¿Pepa? ¡Pepa! ¡Pepa, por favor!

-¡Lucía! -Tranquila, sí.

-¿Qué pasa? -Pues que ha sangrado, de repente.

-¿Cómo que ha sangrado? Pero esto es un sangrado vaginal.

Voy a buscar a un médico. Quédate con ella por favor.

-Vale. -¿Cómo vaginal?

-Rosa ha tenido un sangrado espontáneo tras la caída.

El riesgo de este tipo de sangrados

en el primer trimestre de embarazo es alto.

Y más si la paciente tiene anorexia, claro.

-Durante la monitorización del sueño de Mauro,

hemos comprobado que cuando gira la cabeza a la derecha durante 10 sg.

comienzan otros 10 sg. aproximados de sacudidas en el brazo izquierdo.

Bueno. El electroencefalograma muestra una actividad lenta

en la zona frontotemporal derecha.

Y esto está asociado a patologías como las crisis epilépticas.

Rosa se ha sometido a una ecografía ginecológica

después de su sangrado vaginal,

para comprobar que el feto no ha sufrido ningún daño.

-Bueno, Rosa, ya has escuchado al doctor.

El bebé está bien, el tamaño, el peso, todo eso está bien,

pero hay un pequeño problema.

Hay un hematoma retroplacentario.

Y eso está provocando un desprendimiento de la placenta.

Pero no pasará nada si reposas. Es muy importante que reposes. ¿Vale?

Según el ginecólogo, el sangrado es leve.

No peligra la vida ni de la madre ni del feto.

De todas formas, él la va a mantener ingresada para que repose.

De esta manera, el hematoma se irá reabsorbiendo,

y evitaremos que la placenta se siga desprendiendo.

-Si por lo menos te hubiese servido para algo...

-¿El qué?

-Los dos días que llevas durmiendo, perdiendo el tiempo.

-Perdiendo el tiempo, perdiendo el tiempo.

Me han sentado muy bien.

-Toma. Mira. -¿Qué es esto, cari?

-¿Que qué es eso? Las normas. De protocolo para la ceremonia.

-Las...

-Y las he estado leyendo, y como mínimo,

tienes que hacer ocho reverencias. -¿Ocho reverencias?

-Ocho reverencias. Ya lo estoy viendo.

El hazmerreír vamos a ser tú y yo,

cuando de pronto agaches la cabeza para hacer las reverencias,

y el brazo se te empiece a mover sin control.

-Oye. Ya veremos a ver qué pasa, ¿vale?

-Hola. ¿Qué tal?

Bueno, no parece que sea la enfermedad de Huntington.

Pero en cualquier caso,

necesito tener los resultados de las pruebas genéticas que hicimos. ¿Vale?

Vamos a comenzar con un tratamiento antiepiléptico...

-¿Antiepiléptico?

-Eso es, pero...

acuérdate de lo que hemos hablado para bajar el colesterol.

-Sí. Sí, sí. Que más fruta, y más verdura, más...

-Y no solamente eso. Si no tienes que dejar las grasas saturadas. ¿Vale?

El embutido, la bollería... Bueno. Pues ya sabes.

Y bueno. Por otro lado,

quiero desearos suerte en la recepción diplomática. ¿Vale?

-Pues muchas gracias por todo.

-De nada. -Gracias.

-Ea. Pues vámonos.

Que he llamado a una empresa de transporte para que nos lleve a casa.

-¿Una empresa de transporte?

Rosa sigue ingresada para controlar su evolución,

después de sufrir un desprendimiento de placenta.

-Pues a mí tanto reposo me saca de quicio.

Necesito hacer mis ejercicios diarios.

Si no, me voy a poner como una foca.

-Rosa, has tenido un desprendimiento de placenta.

Entonces, tienes que estar en reposo. No puedes hacer ejercicio. Acuérdate.

-A ver. Yo conozco mi cuerpo, y conozco sus límites.

Y mi paciencia está llegando a un límite.

Y para colmo, en este hospital ponen una dieta hipercalórica.

Y ¿qué clase de hospital es este?

¿Que te dan una comida que te hace engordar una barbaridad?

-Vamos a ver. Estás embarazada.

Necesitas una dieta de 2600 calorías al día. El bebé necesita hierro.

Necesita ácido fólico. Necesita vitaminas...

-Y es que, mamá,

¿también pensabas lo mismo cuando estabas embarazada de mí?

-¡Pero hija! -No, pero hija, no.

¡Es que estoy harta! ¡Estoy harta de que nadie valore lo que hago!

¡De verdad, estoy harta! -Daniela, por favor.

-No, es que ni siquiera.

Ni siquiera te has dignado a darme las gracias por dejar los estudios

y ponerme a trabajar, mamá.

-¡Daniela! -¡No!

-Daniela, por...

-Vale, tranquila. Tranquila.

Voy a intentar que Lucía hable con ella. Tranquila.

-Venga, va, déjalo ya. -Ah.

-Déjalo ya. -Que estás muy guapo.

Que me gusta esto de que vengan a buscarnos, gordo.

-Así nos vamos acostumbrando, a tener vehículo oficial con chófer.

-Que sí, que sí, que sí. Pero no te me hagas ilusiones. Va.

No te me hagas ilusiones.

Porque con toda esta historia te me estás viniendo arriba.

Te me estás viniendo...

-Ay... -Te me estás vinién...

-Mauro. ¿Mauro?

Mau... ¿Mauro? -Es que llama...

-¡Mauro! Mauro: ¿Estás bien, mi vida?

¡Háblame! ¡Háblame! ¡Dime algo! ¡Ay, Mauro!

¡Socorro! ¡Socorro, acudan! ¡Mauro! ¡Dime algo, mi vida!

¡Ay, tesoro! ¡Ay!

Cuando yo he visto... que no podía articular palabra el pobre mío, ay,

yo qué sé lo que me ha entrado.

Como un escalofrío por todo el cuerpo... que vamos.

Ahora mismo, cambiaba yo la corona esa,

y el reino, enterito, por que mi marido se ponga bien.

El pobre.

-Yo estaba acostumbrada a que mi madre me cuidase.

Y, de un tiempo a esta parte, pues ha cambiado todo.

Y que sinceramente: Estoy cansada ya de hacer de madre.

-Bueno, es que... tu madre ahora está en una situación muy complicada.

Porque me ha comentado que, económicamente,

en tu casa ahora no estáis demasiado bien.

Y encima se queda embarazada, pues es que...

puede ser una situación muy frustrante.

-Y que luego encima, con Pepa, pues... Cada vez están peor.

Porque no hacen más que discutir y...

Y no se da cuenta de que todo esto también me salpica a mí.

-Bueno, es que... Para Pepa también es muy difícil la situación.

Porque estar todo el día ayudando a gente

y no poder ayudar a tu propia hermana,

pues también es muy frustrante.

-Oye, ¿tú también piensas, como Pepa, que mi madre puede tener anorexia?

-Todo apunta a que tu madre tiene un trastorno,

que está asociado al embarazo, que se llama pregorexia.

La pregorexia es un trastorno que padecen algunas mujeres embarazadas,

que no aceptan el aumento de peso debido a su condición.

Lo ideal es tratarlo con un equipo multidisciplinar que incluya:

un psiquiatra, un psicólogo y un dietista nutricionista.

-¿Y qué hacemos ahora? ¿Qué puedo hacer yo?

-Lo primero es que tu madre reconozca que tiene un problema

y que necesita ayuda.

Y lo segundo es que la intentes ayudar, no como si fueras su madre.

Como su hija.

-Ya.

Mientras el personal médico atiende a Mauro del golpe en la cabeza,

la dificultad en el habla que padecía desaparece poco a poco.

-No le dejes una cicatriz muy fea, nena. Que mañana tenemos un evento.

-Bueno, ¿qué?

¿Estás ya mejor, mi rey? -Mi rey, mi rey, mi rey.

Ni rey ni príncipe.

¿Cómo voy a ser yo cualquier cosa, así, de la familia real?

Los súbditos se me van a subir a la chepa con la tontería esta, y...

-Ay... Tienes que ser más optimista, Mauro.

-¿Optimista?

-¡Claro!

-Hola.

-Hola. -¿Cómo estás, Mauro?

¿Cómo te encuentras?

-No lo sé. No lo sé. O sea, entre...

Entre esto, entre el golpe de hace un rato. Es que...

-Ya. -Ya no sé.

-Bueno, tranquilo. Quiero que sepas que el TAC que te hemos hecho,

pues no ha revelado nada. ¿De acuerdo? Nada anormal.

Entonces, lo que queremos hacer es un angiotac de las arterias cerebrales.

Porque, con este episodio que te ha ocurrido,

pues... tengo una sospecha.

¿Vale? -¿Un..., un angiotac, qué es?

¿Qué es esto? ¿Es..., es por el golpe, o es por...?

-Digamos que lo que te ha ocurrido me ha llevado a pensar otras cosas,

y quiero salir de dudas. ¿De acuerdo?

Sí, sí, sí, sí, claro. -Voy a preparar todo. ¿Vale?

-Gracias. -Hasta luego.

-Gracias. -Que ¿Qué es..., qué es un angiotac?

-Ay, mi vida. Un angiotac, un angiotac.

-La oclusión de la carótida interna de Mauro le ha provocado

lo que se conoce como el síndrome de limb shaking.

Que se caracteriza por tener movimientos involuntarios

en la extremidad opuesta a la que tiene la arteria obstruida.

Esto puede ocurrir durante todo el día,

y durar entre segundos y minutos.

Rosa, la hermana de Pepa,

se recupera de su desprendimiento de placenta

mientras espera que le den el alta.

-¿Se puede saber dónde vas con la bandeja?

-Mira, estoy harta de que te metas en mi vida.

Lo que haga yo con mi cuerpo es asunto mío.

-Es que no solo es asunto tuyo. ¡Estás poniendo en peligro al bebé!

-Bueno, ¿ya estáis otra vez como siempre?

Tía, ¿nos puedes dejar solas un momento? Por favor.

-Sí.

-¿Cómo estás, hija? Perdóname por lo de antes, ¿eh?

-No pasa nada.

Mira. Quiero que veas una cosa. -Claro, cariño.

¡Oh!

Qué felices éramos, ¿eh?

-En la playa.

-Qué chiquitina.

-¿Te acuerdas?

-Claro, mi amor. ¿Cómo no me voy a acordar?

Ayyy...

-Entonces ¿no te arrepientes, de haberme tenido?

-¡Cariño! Pero ¿cómo dices eso?

¿Cómo me voy a arrepentir, si eres lo mejor que me ha pasado?

-Vale, pues... Ahora piensa por un momento...

que yo no hubiese existido, ¿vale?

Ni cumples, ni parque de atracciones, ni primer día de cole... Nada.

Mamá. Que nada de eso hubiese pasado

si tú no te hubieses cuidado en el embarazo.

Y ahora no te estás cuidando.

-Tienes razón, hija.

-Mamá, estoy muy preocupada. -Daniela.

Tengo un problema. -Ya lo sé.

Pero es que para eso estoy yo aquí: para ayudarte.

-Ay, cariño. Perdóname.

-Mamá, te quiero. Esto lo podemos hacer juntas, ¿vale?

-Yo también te quiero mucho, hija.

-Entonces lo que vamos a hacer es retirar los antiepilépticos,

y vamos a poner anticoagulantes, para que la sangre fluya mejor,

y también un tratamiento para el colesterol.

-Sí, pero... ¿qué me ha pasado exactamente?

-Pues lo que ha pasado es que se ha originado un trombo,

y ha viajado a través del torrente sanguíneo

hasta alojarse en un vaso del cerebro.

De ahí todos los síntomas que presentas.

Entonces, este trombo, lo tenemos que quitar quirúrgicamente. ¿Vale?

Así que te vamos a citar en breve.

-Lo que le pasa a mi marido es que se ahoga en un vaso de agua.

Al final, todo lo que tiene

es de ponerse morado a base de carne y embutido.

Pero vamos. Que yo me había asustado, ¿eh? La verdad.

Entonces, doctora Romero, mi marido, ¿volverá a ser el que era?

-Pues depende muchísimo de él.

Es decir, si sigue el tratamiento, y además lleva una dieta adecuada,

pues desde luego que va a mejorar.

De todas formas, va a recuperar la autonomía

y podrá llevar una vida normal.

-Bueno. Lo de la vida normal ya se va a acabar.

Porque ahora la que vamos a llevar es mucho mejor.

-Pues Rosa, el hecho de que vayas a tener un hijo,

yo creo que te va a ayudar mucho a superar la enfermedad.

Y bueno, reconocer que uno tiene un problema

siempre es el primer paso para solucionarlo.

Y estoy segura de que,

con el tratamiento, lo vas a solucionar.

-Bueno, pues muchísimas gracias, Lucía, por tu apoyo.

-Gracias.

-Nada, hombre. Para eso estoy.

-Hola.

-Hola. -Hola.

-Me alegro mucho de que hayas decidido reconocer

que tienes un problema y que lo quieras solucionar.

-Sí, la verdad que ha sido gracias a..., a Daniela,

que me ha abierto los ojos.

-Bueno, pero, si necesitas ayuda, lo que sea...

-No te preocupes. Tengo a Daniela. ¿Verdad?

-Sí.

-Ya, pero insisto. De verdad. Que si quieres que...

-Además, Lucía me ha dicho que me tengo que rodear de apoyo.

-Mamá, no empieces. Que la tía te quiere ayudar.

-Bueno, vale.

-Vale. -Perdón.

¿Nos vamos? -Sí.

-Bueno, gracias de nuevo, Lucía, por todo, ¿eh?

-Nada, cariño. -Estamos en contacto.

-Venga, a cuidarse. -Venga, Pepa.

-¡Guapa!

-¿Qué haces, gordi?

-Pues estoy escribiendo el discurso de mañana,

y comiéndome estos guisantes congelados.

-Mira, Mauro, mi vida. -Es un discurso de abdicación.

Yo... Yo no quiero aceptar el cargo. O sea, no... Yo no soy esto.

Parezco un figurín, niña. ¿Sabes?

Si quieren un heredero, que se busquen a otro.

Yo ya soy príncipe. Pues lo soy en el barrio. ¿Vale?

Lo soy en la frutería. Lo soy contigo.

Porque eres mi princesa. ¿Sí o no? -Pues sí. Sí, sí, sí.

Pero mira. Déjame que te diga algo. Me acaba de llamar Pili: la vecina.

-¿Qué quiere?

-Que resulta que, por error,

los de la Embajada, han echado una carta en su buzón.

Y en mala hora le he dicho que me la leyera.

-¿Qué pone? -Un chasco.

Que ya da todo igual. Que según los de la Embajada, ha habido un error.

-¿Qué me estás diciendo?

-Pues que el verdadero heredero, el auténtico, se apellida como tú.

-Sí.

-Pero no se llama Mauro. Se llama Mario.

-¿Mario? -Mario.

-O sea que el príncipe es Mario. -¡Mauro, no! ¡Mario!

-Lo único que me sabe mal es la decepción de mi mujer.

Y por eso, mañana mismo le voy a cambiar el nombre a mi negocio.

Lo voy a llamar “El príncipe de las frutas”.

De lo que no me libro es de vivir a base de ensaladas. Oh...

-Pepa: No te hundas, ¿eh, por favor?

Que tú has hecho todo lo que has podido.

-Ya, pero es que... es mi hermana.

Yo no entiendo por qué quiere que me separe de ella en este momento

Es que yo creo que la podría ayudar mucho, ¿sabes?

-Y seguro que la puedes ayudar, mi amor.

Pero lo importante es que reconozca que tiene un problema

y que pida ayuda.

Y en este momento, a quien sea, de verdad.

Solo hay que darle tiempo al tiempo. ¿Eh, cielo?

-Ay..., cariño: ¿Has llamado a Landó?

No. Voy a darle su espacio, como él me sugirió, y a ver cómo responde.

-Ya.

Oye, estoy contento de que esté reconduciendo su vida,

aunque a mí no me lo cuente. Eso sí.

-Bueno, dale tiempo. No sé.

¿Sabes? Temo que todas estas señales de que todo va bien con él...

no sean reales. -¿Por?

No sería la primera vez que todo cayera en agua de borrajas.

-Hombre, yo creo que todo es producto de la distancia, cielo.

Si le llamas, pues yo creo que se acaba el problema.

No estoy tan seguro.

Acabo de hablar con Dacaret y me ha dicho que...

Que está volviendo de su retiro espiritual

y que iba a una reunión de Alcohólicos Anónimos.

-¿Sabes? Yo creo que le vino bien lo de las dos faltas graves.

Se ha dado cuenta de que...

Bueno, de que todo puede continuar, ¿no?

-Anda, llámale. Nos vemos en casa, ¿vale?

-Vale.

Sí. Sí la excursión ha ido muy bien.

Ya. Oye, Blanco: Que te tengo que dejar. ¿Vale?

Que voy a entrar a la reunión. Muy bien. Vamos hablando.

Venga, un abrazo.

Hola.

-Hola. -¿Cómo estamos?

-¿Qué tal? -¿Qué tal? Andrés.

-Que íbamos a entrar ya.

Ah, estupendo. Sí, sí, claro. Vamos.

Bueno. Tengo que hacer una llamada todavía. Ahora paso.

-Venga. No tardes. Sí. Ahora paso.

-Hasta ahora.

  • Centro médico - 16/11/17 (1)

Centro médico - 16/11/17 (1)

16 nov 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 16/11/17 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 16/11/17 (1) "
Programas completos (746)

Los últimos 759 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios