www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3634039
No recomendado para menores de 7 años Centro Médico - 14/06/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Un viejo conocido de Clara, la enfermera,

visita de nuevo el hospital con un aspecto muy diferente

a la primera vez.

¿Clara? Aún no ha llegado, pero si le puedo ayudar en algo,

dígame. -(CON DIFICULTAD) Un médico.

-¿Qué es lo que le pasa? -Me duele.

-¿La boca? -Sí.

-¿Qué es lo que le pasa?

¡Madre mía! Venga, vamos. Rápido.

El doctor Dacaret, revisa la historia del paciente

comprobando que fue tratado con anterioridad por la doctora Rey

a causa de un quiste hidatídico.

Fue supervisado por la doctora Rey, ¿verdad?

-Sí, de un quiste. La doctora esa tan maja...

me lo...

¿La conoce usted?

-¿A la doctora Rey? Sí, sí. Trabaja aquí conmigo.

-(SE QUEJA)

-He visto que come mucha casquería.

-Sí, claro.

Mi trabajo y mis entresijos pero no tienen nada que ver con eso.

-Bueno, voy a echarle un ojo. A ver.

-Esperé un tiempo.

-Bueno. Parece que todo está bien. No noto nada raro.

-Es que no tiene nada que ver con esto.

-Ya.

-Llevo unos días con fiebre, ¿sabe usted?

Porque...

yo vendí mis ovejas... -Sus ovejas...

Me había pasado la vida trabajando

y cuando lo vendí todo me dije:

"Cosme, si quieres conocer a una mujer,

tienes que cambiar.

Y cambié. Vaya que si cambié.

Me duele. Me duele aquí mucho.

-Incorpórese.

Mire, aquí. Esto es.

Aquí.

-Pero eso que tiene ahí, ¿es un piercing?

(ASIENTE) -Pues tiene muy mala pinta.

Eso está infectado porque está muy rojo e inflamado.

Bueno, eso tenemos que quitarlo, ¿de acuerdo?

Tiene muy mala pinta. Voy a avisar a una enfermera.

Espérese aquí tranquilo.

-Es que mi primo, el José Luis,

me dijo que esto de los piercings gustan mucho ahora.

Era el piercing o un tatuaje.

Y a mí eso de llevar un dibujo

y verlo a todas horas,

como que no me convencía, la verdad.

-Los adornos corporales como los piercings,

pueden presentar complicaciones de salud a quien los usa.

Desde infecciones o sangrados locales a problemas más graves.

Por eso es muy importante conocer los materiales que se usan,

la experiencia de la persona que nos lo está colocando

y sobre todo, tener mucho cuidado en la higiene

durante el procedimiento y en la cura posterior.

-Cómo puede ser la gente tan guarra, de verdad.

-No se preocupe, doctora,

ahora recojo yo todo cuando me tome el té.

-Tranquilo Juanjo, si a mí esto me relaja.

(IRÓNICO) -Se la ve muy relajada, sí.

-A ver, este boli no pinta, ¿es tuyo?

-No. -¿No? Pues hala, a la basura.

¿Me haces el favor y me acabas de recoger eso?

(ASIENTE) ¿Sí? Gracias.

Hola, Marco. -Hola.

-Hola, doctora.

-¿Qué tal?

-¿Qué busca?

-Mi bolígrafo que se le acabó la tinta y lo quería recargar.

¿Lo has visto?

(DUDA) No, no.

-Bueno, voy a ir a la consulta a ver si está ahí.

Si lo ves, avísame porque es que es muy importante para mí.

-Sí, sí.

Bosco llega al hospital acompañado por su mujer.

Sufre de agotamiento, pérdida de peso y tiene los ojos amoratados.

Un médico que pueda atenderle, por favor.

-Yo misma.

-Hola, es mi marido.

Esta mañana apenas podía levantarse de la cama.

Según él, está agotado. -Y es verdad.

Estoy muy débil y no sé por qué.

-Por favor, mire cómo tiene los ojos.

-Bosco, era boxeador pero cuando nos casamos,

le puse como condición que lo dejara.

Ahora yo no tengo trabajo y con su sueldo no nos llega.

No sé... A lo mejor estoy un poco paranoica

pero le conozco muy bien y es que estoy segura

de que ha vuelto a boxear.

-Bueno, si son tan amables, ¿me acompañan a triage, por favor?

-Sí.

-Por lo menos a ella se lo dices, ¿no?

-Vale, vale.

-Vale ya, vale ya, tanta mentira.

Ayer Bosco llegó a casa y no paraba de sangrar por la nariz.

-Iba andando por la calle y empecé a sangrar así, sin más.

-Le puse algodones pero no paraba de sangrar.

-Abre la boca, por favor.

Lo que tiene es la lengua hinchada

y además presentas unas pequeñas pápulas en los ojos.

-¿Qué son pápulas?

-Son unas pequeñas lesiones de la piel.

-Eso será de los golpes, ¿verdad?

-Y dale con los golpes...

-Bueno, lo cierto es que pueden salir por varios motivos

y como nos estás asegurando de que no has recibido ningún golpe,

lo que voy a hacer es llamar a una enfermera

y vamos a extraer sangre para hacerte una analítica

y así antes de hacerte más pruebas,

puedo tener controlado que tienes todos los parámetros correctos.

-Vale. -¿Vale?

-De acuerdo, gracias.

(MEGAFONÍA) "Lucía Velázquez, le esperan en la habitación 231".

Pero Cosme, ¡qué sorpresa, hombre!

¿Qué tal? Bueno...

-¿Os conocéis?

Claro, si ya estuvo aquí pero vamos, no me imaginaba

que volvieras al hospital.

Y encima por esto, ¿un piercing?

Y a tu edad, Cosme...

Bueno, Cosme, ¿cuánto llevas con la lengua así?

-Poco. Un mes más o menos.

Mira, al principio aguantaba bien el dolor, luego,

cuando ya no pude, traté de sacármelo

y algo haría porque ahora me duele más.

Sí, sí, me molesta que hasta se me han quitado las ganas de comer.

-Cosme, el enrojecimiento, la inflamación, la fiebre

y el dolor son clásicos síntomas de una infección.

Bueno, te dejo en buenas manos. Hasta ahora.

Hasta ahora.

A ver.

Ay, madre mía.

Te digo una cosa, esto te va a doler.

No te preocupes, que yo soy de campo y aguanto bien el dolor.

¿Sí? Ahora lo vamos a ver.

Vale. Abre.

En el caso de Cosme, la herida provocada por el piercing

más todas las bacterias que se encuentran en la boca,

más las que se han introducido

por el manejo y colocación del piercing,

han desembocado en una infección. -(GRITA)

-Y en una cura dolorosa.

De verdad, Cosme, que a la última persona

que me hubiese imaginado aquí atendiéndole

con el tema del piercing es a ti. De verdad.

Pero, ¿cómo se te ha ocurrido? Un hombre así derecho como tú.

Abre un poquito para allá. Tiene bemoles la cosa.

(SE QUEJA)

Sí, sí, no te quejes, habértelo pensado antes.

Has puesto en riesgo tu salud sin necesidad.

Pero si los piercings es lo que les gusta a las mujeres de hoy.

¡Anda, no digas chorradas!

Mira, pues fue ponerme el piercing y conocí a una chica.

Anda.

Pero por Internet, ¿no? (ASIENTE)

Recuerdo que me comentaste que por Internet ligabas un montón,

pero que luego a la hora de la verdad,

físicamente no conocías a ninguna. Pero eso era antes.

Fue cambiar de aspecto, ponerme el piercing

y conocí a una chica.

Vale que al principio, hablábamos por el móvil.

Pero luego, quedamos para vernos varias veces.

Y le gusté tal como soy.

Así, le gustó el nuevo Cosme.

(RÍE) ¿Pues qué quieres que te diga? Yo me quedo con el antiguo.

Además, ¿se puede saber que os pasa a los hombres

que a cierta edad no hacen más que cambiar y cambiar?

Bueno, tú no te vayas de boquilla que prometiste

ir a visitarme al pueblo y nunca lo hiciste.

Ahí tienes razón, totalmente.

¿Qué tal? -Bien.

-Te traigo la receta.

Antibióticos y antisépticos para que hagas enjuagues.

-Gracias, doctor. -A ti.

-Gracias.

Horas más tarde, la doctora Rey recibe los resultados

de los análisis de sangre de Bosco.

Pues nada, los resultados no arrojan ninguna luz

ni sobre la fatiga ni sobre las pápulas

que presenta alrededor de los ojos, así que le vamos a hacer

una biopsia de las mismas. De esta manera,

cuando tengamos los resultados, ya sabremos cuál es la verdadera causa.

-También esta gente, dos días para los resultados.

-Si dijeras la verdad, no tardarían tanto.

A ti te pasa algo.

-Lara, tengo que decirte algo.

-Hombre, por fin.

-Me han echado del trabajo.

-¿Qué? ¿Pero cuándo?

-Hace dos días, recorte de personal.

No quería decirte nada para no preocuparte pero...

-No te creo. Tú has dejado el trabajo

porque quieres volver a pelear, ¿verdad?

(ENFADADO) ¿Pero qué peleas ni qué peleas, Lara?

-Doctora, quería hablar con usted

sobre su ritual matutino de limpiar la sala de personal

como si fuera una posesa.

-¿Qué pasa?

-¿Se acuerda usted del boli ese que no pintaba?

-Sí.

-Pues no pintaba porque iba con cartuchos.

Era de la doctora Marco que lo anda buscando como una loca

porque tiene un valor sentimental importante.

-Pues es que lo he tirado. -¿En serio?

Pues, bueno, que se compre otro que seguro tiene dinero.

-No, no, no, ¿cómo se lo va a comprar?

Se lo compro yo.

Pero espera, ¿cómo era el boli?

-El boli...

Seguro que ese es el boli.

Este.

Este, este. -Era este.

Sí, vale, ya está. Se lo compro. Gracias.

-Muy bien.

-De gracias nada, dos cañas y un Gin tonic.

-Pero bueno...

Poco después de terminar con el tratamiento antibiótico,

Cosme regresa al hospital. La fiebre ha remitido

pero el dolor se ha irradiado hasta el oído.

Ahora, el dolor es más intenso que antes,

sobre todo se produce al tragar.

Cada vez me cuesta más trabajo hacerlo, ¿sabe?

-Ya. A ver, abre la boca a ver cómo está la lengua.

Un poquito más. Ahí está.

Aquí se quedaron unas manchitas pequeñas,

en la parte interior de la mejilla.

Y aquí en la lengua tienes una mancha

un poco más grande y homogénea.

¿No te la habías visto antes?

-Sí, me la había visto

pero pensaba que era motivada por lo del piercing,

como que la boca se tenía que endurecer,

como cuando te compras unos zapatos nuevos

y los pies tardan un tiempo en hacerse con ellos.

Si es que el sitio al que me llevó el José Luis no me dio buen pálpito.

Pero claro, ¿cómo voy a saber si un sitio de piercings

es bueno o no? Y me fíe. Y en qué hora me fíe.

-Ya, lo que pasa es que cuando viniste la última vez

tenías la lengua muy enrojecida e inflamada,

di por hecho que eran pequeñas úlceras

y ahora me doy cuenta que es una leucoplasia.

La leucoplasia es una placa predominantemente blanca

que no se puede atribuir a ninguna enfermedad.

Afecta la membrana de la mucosa y la causa se desconoce.

Puede ser por irritación al fumar,

mascar tabaco, consumir alcohol

o también puede ser por asperezas en los dientes,

prótesis dentales

o como en este caso, por un piercing.

Al día siguiente, Bosco, el hombre que llegó

con signos de agotamiento y moretones alrededor de los ojos,

regresa con un fuerte dolor en el costado.

Hombre, Bosco.

¿Estás bien?

Discúlpame, a lo mejor me equivoqué al darte la cita

pero hasta mañana no tengo los resultados de la biopsia.

-No es eso, doctora.

Esta mañana me he levantado con un dolor terrible,

casi no puedo ni respirar. -¿Te duele aquí?

¿Aquí, no? -Sí, ahí. Me duele muchísimo.

-Vale, tranquilo. Vamos a intentar hacer una prueba.

Quiero que levantes los brazos.

-(SE QUEJA) -Vale, tranquilo, tranquilo.

Bosco, ¿te has dado algún golpe? -No, absolutamente nada.

-A mí no me tienes por qué mentir.

-De verdad, se lo juro.

-Vale, de acuerdo. Voy a examinarte y después

vamos a hacer unas radiografías.

Te das la vuelta, miras ahí.

Bosco es sometido a una radiografía de tórax.

La doctora Rey asiste al procedimiento

llevado a cabo por un radiólogo.

En la radiografía se ha mostrado que Bosco

tiene dos costillas fracturadas.

Si usted cree que puede tener una costilla fracturada

no debe vendar ni envolver la zona en casa.

Lo que tiene que hacer es acudir al médico.

-Pues vaya suerte la que tengo, ¿y todo por un piercing?

-No, bueno, lo del piercing puede ser o no,

pero lo que está claro es que no ha ayudado nada.

-¿Pues sabe lo que le digo?

Que aunque me hayan producido esas llagas,

me alegro porque gracias a ello he conocido a la mujer de mi vida.

Micaela, una rusa que conocí por Internet.

Nunca pensé que la iba a conocer en persona,

pero fíjate que se animó y vino a visitarme al pueblo.

-¿Mantuviste relaciones sexuales con ella?

-Sí, claro.

-Sí, ¿no? Vale.

Pues haremos un análisis

para ver si existen enfermedades de trasmisión sexual.

Existe una lesión llamada leucoplasia vellosa oral,

que es causada por el virus de Epstein-Barr.

Y que puede ser uno de los primeros signos de la infección del VIH,

pero bueno tenemos que esperar los resultados de la analítica.

-Pero, ¿qué dices?

Si la muchacha parecía que estaba más sana que una manzana.

Vamos, que se lo puede decir ella ahora mismo,

si quieres la llamamos.

Bueno, ahora es que está en Rusia porque la llamaron de repente

porque un familiar suyo estaba enfermo, eso me dijo.

Se ve que es buena muchacha.

Aunque no me ha mandado mensajes en estas dos últimas semanas,

tampoco yo he querido agobiarla.

Vaya a ser que se me espante, ¿verdad doctor?

Pero ahora que caigo,

tenía que volver ayer

y me ha dado usted una buena excusa para llamarla.

-Pero qué vas hacer,

¿preguntarle si tiene una enfermedad de trasmisión sexual por teléfono?

-Eso no se lo voy a preguntar. Pero ya de paso así sé si ha venido.

Vamos a ver...

-¿Qué pasa?

-Una voz me acaba de decir que el teléfono no existe.

Si es que era demasiado bueno para ser cierto.

Que una mujer como Mihaela se fijase en mí

era demasiado bonito para que pasase.

Ahora me siento como si alguien

me hubiera pegado un bocado en el corazón.

A ver, Bosco. Si tú no eres sincero conmigo

yo no te voy a poder ayudar, ¿entiendes?

-Mire, doctora.

Sí que hubo una pelea,

no me gusta mentir a mi mujer.

Estoy sin trabajo, ella también y no podemos seguir así.

La pelea más dura que tengo es con el banco y se llama hipoteca.

-Ya.

-Eso sí, es imposible que esto haya sido por la pelea.

Fue con un paquete, no duró ni dos asaltos.

No puede ser que me haya roto dos costillas, se lo prometo.

-A ver, lo cierto Bosco es que en la radiografía

ya he visto algo más.

He visto

que tienes una inusual falta de sustancia ósea en los huesos.

Entonces, lo más probable es que esto te haya provocado

que tengas los huesos más frágiles y que al recibir un golpe,

aunque fuesen menos contundentes, pues te lo haya fracturado.

De todas formas todavía no sé qué es lo que tienes,

pero seguro que tiene que estar relacionado

con el amoratamiento de los ojos, el agotamiento y la pérdida de peso.

Las fracturas de costillas suelen ser dolorosas

pero no precisan cirugía,

ya que los huesos se consolidan solos.

Si usted tiene una rotura de una costilla

no debe realizar movimientos bruscos durante las próximas seis semanas.

¿Por qué?

Pues porque puede clavarse el hueso astillado en el pulmón.

Voy a hacerte un estudio de electroforesis y un medulograma.

-¿Por qué tantas pruebas?

-Porque es necesario saber qué es lo que tienes.

-Vale.

No quiero alarmar a Bosco hasta confirmarlo

pero sospecho que alguna enfermedad grave le está provocando

todos los síntomas químicos que presenta.

-Ahora a ver cómo le explico a Lara lo de las costillas rotas.

Si es que yo todo lo hago por ella, por nosotros.

No sé cómo no se da cuenta.

¿Qué tal Marco?

-Muy bien, ¿y tú?

-¿Qué estás recogiendo?

-No, estoy buscando un bolígrafo. No lo habrás visto...

-Pues no. No, no, qué va.

-Es uno que me regaló mi padre cuando me gradué en la facultad.

Así, plateado, muy bonito. -Ah, muy bonito.

Pero que es de rollo valor sentimental o económico,

¿o cómo es el boli? -Las dos cosas.

-Las dos cosas. Pues no lo he visto.

-Pues nada. Lo siento,

a lo mejor te puede parecer una estupidez,

pero para mí ese bolígrafo tiene mucho valor.

Porque desde que trabajo aquí

siempre siento que estoy defraudando a mi padre.

Como que esto no es suficiente para él.

-Pero vamos a ver, ¿otra vez defraudando a tu padre?

Tú no puedes estar constantemente, Marco, con la perspectiva

de mi padre lo que quiere,

mi padre esto, mi padre lo otro...

-Pero, a ver Marina. Es que este bolígrafo

me lo regaló mi padre cuando me gradué en la facultad.

-¿Y? -Y fue la última vez

que lo vi realmente orgulloso de mí.

¿Lo entiendes? Es que a ver qué persona

no quiere que sus padres estén orgullosos de ella.

-Bueno, vale, vale. Si eso lo entiendo.

-Bueno, pues ya está. Si ves el boli, avísame.

Cosme,

¿Qué te pasa? Estás muy apagado, ¿no?

No me digas que han salido mal las pruebas.

No, todavía no lo sé.

Entonces a qué viene esa cara, hombre.

Mihaela, mi medio novia, que me ha engañado...

Y ahora me duele hasta respirar.

Si es que eres un romántico, te lo he dicho ya muchas veces.

Yo estaba mejor con mis ovejas.

De ellas sabía lo que me podía esperar

y sabía lo que querían de mí.

Que las llevara a un buen pasto, agüita, su cuadra calientita...

Pero las mujeres, ¿qué quieren las mujeres?

-Ay, Cosme, ¿qué vamos a querer? Pues cada una, una cosa diferente.

-Clara, estabas aquí.

No, estaba en Kuala Lumpur

y digo, me voy a dar una vuelta por el hospital.

¿Qué quieres ahora?

Pues que me trates con un poquito más de cariño

y me recuerdes que es lo que tengo que hacer antes de la radioterapia.

¿No nos presentas? -Soy Cosme, encantado.

-Yo Fidel, el marido de Clara.

Exmarido.

Bueno, tú no te preocupes Cosme,

que ya verás cómo va a salir todo de bien.

Luego me paso a verte y si todo está bien

nos vamos por ahí a celebrarlo. ¿Qué te parece?

Vale. Sí.

¿Sí? Venga, pues luego te veo.

Tú sígueme, anda.

Hasta luego.

Puedes esperar ahí.

Clara, ¿tienes algo con Cosme?

¿Para qué quieres saberlo? Vamos a ver,

acaso te pregunto yo por tus novias de crisis de mediana edad.

No estoy con nadie, ya te dije que me habían dejado.

¿Y tú? ¿Estás con alguien?

Vamos a ver,

que yo no hablo de temas personales aquí en el hospital.

Vale, pues te invito a cenar

y me cuentas lo que tienes con Cosme.

Pero da la casualidad que aquí no hablo de temas personales

y fuera no quiero hablar contigo. Ya está.

Bosco vuelve al hospital unos días después

acompañado de su mujer para recibir los resultados

de la biopsia que le tomaron en las lesiones alrededor del ojo.

-Hola. -Hola, buenas.

-Sentaos, por favor.

-¿Qué tal estás Bosco?

-Hecho polvo.

-Bueno, lamento deciros que no tengo buenas noticias.

Ya tengo los resultados de la biopsia

y ha confirmado que tienes la amiloidosis.

Es una enfermedad que es de origen desconocido

y se caracteriza por el depósito de una sustancia

en los espacios intercelulares entre los órganos y los tejidos.

Entonces, Bosco, tal y como hablamos el otro día

eso es lo que te ha provocado que tengas los huesos más frágiles

y que con los golpes se te hayan fracturado.

-¿Con los golpes?

¿Qué golpes?

Por eso te duele el pecho.

Has vuelto a pelear.

-Lo siento.

-Lo sabía.

-Bueno, ¿y qué querías que hiciera?

Estábamos sin un duro, algo tenía que hacer.

Ahora por lo menos tenemos algo de dinero,

porque gané la pelea.

-Pero, ¿tú te has mirado la cara? ¿Tú has visto cómo estás?

Yo no quiero que estés así,

me prometiste que no ibas a volver a boxear.

Y mírate...

Me voy a casa a recoger mis cosas.

-A ver, a ver, a ver. Bosco, tranquilo.

Respira, respira. Tranquilo.

-Estás haciendo teatro, ¿o qué?

-Silencio, por favor. Silencio.

Tranquilo, respira, Bosco. Estoy aquí.

Cosme regresa a la consulta del doctor Dacaret

para conocer los resultados del análisis.

¿Qué tal Cosme? ¿Cómo estás?

-Bueno, a ver.

-Mira, tengo los resultados de los análisis.

Y han dado negativo en el virus de Epstein-Barr.

Lo cual es una buena noticia.

-¿Y cuál es la mala?

-La mala, entre comillas diría.

Es que tenemos que hacer una biopsia.

-¿Y eso de la biopsia tiene que ver

con que a lo mejor puede ser el cáncer?

-No, vamos a ver, vamos a ver.

-La leucoplasia se convierte en cáncer sólo el 25% de las veces.

Así que, hacemos la biopsia

y vemos los resultados y ya está.

Uno de cada cuatro casos de leucoplasia es cancerosa

en el momento de la detección.

O eso o tiene cambios precancerosos que se convertirá en cáncer

si el tratamiento no es el adecuado.

Así que, Cosme ha tenido mucha suerte en acudir al hospital.

Ahora es necesario hacerle una biopsia.

Bosco ha sufrido una crisis respiratoria

durante la consulta.

Tras conseguir estabilizarlo,

la doctora Rey vuelve a visitarle para ver cómo se encuentra.

Bueno, Bosco, la crisis respiratoria que ha sufrido ha sido provocada

por una conjunción de ansiedad y el efecto de la amiloidodis.

Con lo cual, necesito ingresarte.

Lo más importante en este momento es averiguar qué es

lo que está provocando la amiloidodis.

Con lo que necesito realizarte

unos análisis de sangre más específicos.

-Pero, ¿puede ser que tenga alguna enfermedad grave, doctora?

-En algunas ocasiones sí que podría ser.

Pero, bueno, hasta que no tengamos resultados definitivos

mejor no aventurarnos.

Voy a tramitar el ingreso.

Bueno, Cosme, tengo los resultados de la biopsia.

Y se confirma que es un tumor.

Vale, no pongas esa cara

porque no es muy preocupante en principio

porque las células cancerosas están en el exterior.

¿De acuerdo?

Voy a mirarte a ver si veo algún ganglio inflamado.

Lo que vamos a hacer ahora es pedir un TAC

y le pasaré el resultado al cirujano

para que establezca los límites del tumor

para ver si tenemos que extraer algún ganglio.

-Y todo esto por el piercing.

Total, para qué. Para que luego te partan el corazón.

-Pero si hay muchísimos peces en el agua, hombre.

-Si he tardado 50 años en conocer a una mujer como Micaela.

-Ya, te entiendo perfectamente, pero ahora mismo la tecnología...

¿cuántas aplicaciones de teléfono hay para ligar? Ahora es muy fácil.

-Sí, ¿cómo te crees que he conocido a Micaela?

Por Internet.

-No te rindas, seguro que un día vas por la calle

y te cruzas con la mujer de tu vida y ya está.

-Eso le pasará a usted porque es muy "guapete".

-Venga, anda, anímate.

-Oye, ¿has visto si el cáncer estaba extendido?

Cosme, esto te lo tiene que decir el cirujano.

Pero, bueno, te digo algo.

Como todo salga bien, te dejo que me invites a cenar.

¿Qué te parece?

Vale.

Así entra uno ahí con otro ánimo.

Claro que sí, hombre.

Bosco y su mujer esperan la visita de la doctora Rey

para que les dé los resultados de los últimos análisis.

-Cariño, de verdad que siento mucho haberte mentido.

No hay cosa que mas odie en la vida. Aunque tuviera mis razones.

-Bueno, ya está.

Cuando te vayas de aquí te voy a mandar a paseo igualmente.

Y lo sabes. (RÍE)

(Golpes en la puerta)

-Lo siento, no pretendía interrumpir.

-Nada, nada. -¿Qué tal estás, Bosco?

-Pues muy cansado, me duelen las costillas, pero bueno...

Estando aquí mi princesa, todo se lleva mucho mejor.

-Bueno, ya tengo los resultados de los análisis.

Lamento deciros que tienes un mieloma múltiple.

El mieloma es un tipo de cáncer

que afecta a unas células de la médula ósea

y que en algunas ocasiones no presenta una sintomatología clara,

pero en el caso de Bosco es evidente que ahora mismo

se encuentra en un estado muy avanzado.

Dadas las circunstancias, lo mejor es realizar

un autotrasplante de médula y vamos a comenzar con la quimio.

Os dejo descansar.

(LLORAN)

-Me siento la peor persona del mundo.

Mi marido estaba muy enfermo y yo estaba cabreada.

A partir de ahora, no lo voy a dejar solo ni un minuto.

(MEGAFONÍA) "Atención, por favor, se ruega los pacientes..."

-Ya estás. ¿Qué tal la radioterapia?

-Bueno...

No hay nada que me apetezca más

que estar tumbado en el sofá o en la cama.

Bueno, pero eso es de siempre.

A ver si le vas a echar la culpa a esto ahora.

-Clara

imagínate por un momento que me queda poco tiempo.

Cuando yo me vaya,

prométeme que vas a ser muy feliz y que vas a encontrar a alguien

que te cuide, ¿vale? Anda, mira, no digas tonterías,

que te vuelvo a meter otra vez en la máquina.

¿Tú no sabes esto de que mala hierba nunca muere?

(RÍEN)

Además, ¿a ti quién te ha dicho

que yo no me haya enamorado de un buen hombre?

A ver...

Días después, Bosco se recupera en compañía de su mujer.

A Bosco le diagnosticaron un mieloma múltiple

y está a la espera de que la doctora Rey

le dé los resultados del autotrasplante de médula

que le han realizado.

-Hola. -Hola, doctora.

-Bueno, chicos,

ya tengo los resultados de los análisis

que evalúan los niveles de recuento sanguíneo

y la verdad es que no son muy optimistas.

El autotrasplante no está funcionando muy bien

y las células cancerosas están avanzando muy rápidamente.

Lo siento.

Vamos a continuar con la quimio

y vamos a probar con distintos medicamentos.

Aunque...

....mi deber como médico es ser sincera

y lo cierto es que la respuesta a este tipo de tratamientos no...

...No suele ser muy buena.

La mejor opción sería encontrar un donante de médula pero

las posibilidades son bastante bajas.

-Doctora,

¿cuánto tiempo me queda?

-La...

La supervivencia en este tipo de casos

suele ser de uno o dos años.

-Gracias.

-Lo siento.

(LLORAN)

-Cariño, coge...

...coge esa bolsa.

Ábrela.

Eso que hay ahí dentro es para ti.

Ábrelo, es tuyo.

-No. -Sí.

-No, no, no. -Cógelo, cariño.

-Que no. -Escúchame.

-Que no. -Cuando llegue el momento,

te vas a casa de tus padres. Y te pides el módulo de peluquería.

-No, vas a volver a casa conmigo. Vamos a estar juntos en casa.

-Ya has oído la doctora. No pienso dejarte sin nada, mi amor.

Ese dinero

lo gané para ti haciendo lo único que he sabido hacer bien en la vida.

Y lo he ganado para ti para que puedas salir adelante.

No voy a dejarte sin nada.

Y quiero que me prometas

que cuando yo no esté vas a seguir con tu vida.

¿Lo prometes?

-Mi vida está donde estás tú.

El doctor Dacaret examina el TAC y el informe del cirujano

tras la intervención para extirpar el carcinoma.

Y no ha aparecido ningún tumor.

-¿Entonces está bien? -Está perfecto.

Lo que sí te digo es que tenemos que hacer unos controles rigurosos

para ir viendo si aparece algún carcinoma.

-Bueno, y si aparece, ¿qué?

-En el supuesto caso que apareciera,

tendríamos que empezar con radioterapia.

Pero no tiene por qué ser así. -Bueno...

Doctor, le quiero dar las gracias por todo.

Por lo que ha hecho con mi enfermedad

y por los consejos que me ha dado con las mujeres.

-Nada. -Y le quiero enseñar una cosa.

-Qué miedo me das. ¿Eh?

-¡Pero hombre, Cosme, ¿no has aprendido nada?!

-Que este me lo he puesto en un sitio con garantías

y mi buen dinero me ha costado

porque usted llevaba razón cuando decía que tengo que ser optimista.

Yo estaba seguro de que las pruebas iban a salir bien.

-Ya, y qué... -Pues que si todo está bien,

tendré que volver a salir al ruedo del amor.

-Me parecen estupendas tus metáforas taurinas pero,

¿me dices qué tiene que ver eso con un piercing?

-Pues tiene que ver porque esto es lo que me da seguridad.

-¡Pero Cosme, si no se ve!

-No se ve aquí, en la ciudad, pero en la era...

Hasta luego, doctor. -Cuídate mucho, Cosme, ¿vale?

-Nos vemos. -Que te vaya muy bien.

(MEGAFONÍA) "Dra. Romero, vaya a la sala de imagen, gracias".

-Pues gracias, pero, prefiero que te lo quedes tú.

-No, no. -Que sí, Marina,

que hace un par de días que ya no lo busco

y me he sentido liberada.

-¿Pero liberada de qué, por favor, qué me estás contando?

Si ese boli tenía un gran valor sentimental, económico...

Es tuyo.

-Ya, pero recuerda lo que hablamos en la consulta.

-Sí.

-Pues eso, que me he dado cuenta

que tengo que empezar a tomar mis propias decisiones.

Ya estoy harta de vivir tan condicionada

por lo que mi padre piensa de mí. No quiero vivir así.

Prefiero que te lo quedes tú como algo simbólico,

es como una liberación. Toma.

-Gracias. Me voy a la consulta.

-De nada.

Me ha costado 200 pavos el boli.

¡200 pavos!

(Risas)

Que no hay más tumores. ¡Estoy sano!

¡No me digas! ¡Qué alegría, Cosme!

De verdad, qué alegría.

Oye, de verdad, te quería agradecer todo el apoyo que me has dado

mientras averiguaba si estaba enfermo o no.

Bueno...

Y que es hora de despedirse.

Oye, te recuerdo que me hiciste una promesa si todo iba bien.

(Móvil) Perdón, perdona un momento.Sí.

-Hola.

Hoy estoy mucho más animado.

¿Me acompañas? (SUSPIRA)

Perdona, ya busco otra enfermera.

Bueno, vamos a ver, la cena, ¿Que para cuando se cena?

¡Que no me lo puedo creer! Que era Micaela.

Que ha vuelto de Rusia.

Es que le habían robado el teléfono y por eso no me podía localizar.

Lo intentó a través del perfil de la página donde nos conocimos

pero yo ya lo había borrado

y ha conseguido mi número a través de José Luis,

de mi primo. Y me ha dicho que me quiere.

Oye, por cierto, ¿qué es lo que me habías preguntado?

¡Ah, nada, no!, que qué ibas a hacer ahora.

Puess pedirle que se case conmigo.

¡Esta vez no se me escapa!

La cuestión es que estábamos tomando algo y a mí, no sé...

De repente me cogió un ataque de tos.

Detecto hipofonesis así que voy a pedir una radiografía

y la prueba de tuberculosis.

¿Y el chico? Ha venido a ver

si tomamos algo pero, vamos, que no me apetece nada.

Hemos encontrado una masa en el mediastino medio,

que es una zona que está entre los pulmones.

Son del chico de esta mañana.

No quiero nada con él. Esto ya es ser pesado.

Tienes un tumor.

No fastidies.

Ahí va, doctor Herranz.

-A ver, ¿cuánto le queda?

-Pues no lo sé. ¿Cómo que no lo sabe?

Eso no es una respuesta.

No podemos estar aquí toda la mañana.

Vale, vale.

(Ruido)

Tengo un paciente en urgencias. Quiero que le eches un vistazo.

-¿Y ese trato especial a qué se debe?

-Me acabo de enterar que un electricista ha tenido un accidente,

mi novio es electricista.

-¿Siente esto? Sentirlo, lo siento

pero es como si lo tuviera con poca sensibilidad.

¿Han hecho algo mal en la operación?

Por desgracia, esto es una complicación habitual.

¿Qué va a decir, si es el director del hospital?

No, no, no...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro Médico - 14/06/16 (2)

Centro Médico - 14/06/16 (2)

14 jun 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro Médico - 14/06/16 (2)" ver menos sobre "Centro Médico - 14/06/16 (2)"

Los últimos 648 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Israel

    la serie deberia de centrarse mejor en casos reales de verdad y no amores que no cuajan y que ademas estan empanados, me da pena el pobre Cosme, pero el pobre no pilla las indirectas. Mas accidentes, intervenciones NBQ, que lleven a un tio con ebola y lo descubran despues y el hospital en cuarentena y de ahi a Walking Dead, amos!!

    15 jun 2016
Recomendaciones de usuarios