www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3914795
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 14/02/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

(MEGAFONÍA) "Doctor Casal, acuda a Radiografía, por favor".

Hola. Hola.

¿Qué tal? Pues bien.

Intentando hablar con una persona y no con una máquina.

Ya...

Vaya rollo, de verdad... Hola.

Hola, Marta. ¿Qué haces aquí?

Pues que me han cogido para trabajar en la floristería de allí enfrente.

En la floristería, ya. ¿Has hablado con tu madre?

Es lo que te vengo a decir. Necesito un permiso.

Pues si lo que pretendes es que contradiga a tu madre...

lo llevas mal. ¿Pero para qué estáis separados

si no os vais a contradecir? Es lo que hay, Marta.

¿Cómo crees que le podría convencer? Que le conoces más.

Además, si saco buenas notas en el instituto, ¿qué importa?

Discúlpame, pero es que yo estoy con una llamada de teléfono.

Mira, escucha, deja que me lo piense.

Bien, sujeta.

Sujeta.

Además, es mejor, porque nos vamos a ver más.

Y va a estar superguay y voy a venir aquí más veces.

Es solo firmar aquí ya está. Venga, por favor,

que no cuesta nada. Va, porfa.

Toma, anda.

(RÍE)

Aquí, ¿no? ¡Sí!

(MEGAFONÍA) "Doctora Romero, le esperan en Neonatos".

Hala, toma. Muchas gracias, adiós.

Vale...

Que... me la ha liado, ¿no? Un poquito, sí,

pero también tiene razón, así la vas a ver más.

Ya...

(SUSPIRA)

(Botes)

¿Se ha caído? Sí.

¿Estás bien? ¿Hola?

Está inconsciente, vete a buscar a sus padres.

Sí.

Perdone, ¿es su hija? ¡Enfermera!

Ayúdame, rápido.

(Música tensión)

Vamos.

¡A triage! Déjame, déjame.

(Continúa la música)

Tranquila.

Paula, escucha, hay que tomarle las constantes.

Sí. Pulso, tensión arterial

y saturación de oxígeno. Vale.

¿Qué es eso?

Luego te lo explico.

Hay que estabilizarla porque está sufriendo taquicardia.

Además, creo que es puede estarle dando un shock cardiogénico.

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

¡Paula! ¡Vamos!

¡Reacciona! Si no, llama a alguien.

¡Doctor! ¡La pelota de mi hija!

(NERVIOSA) Estaba pidiendo un taxi y me he girado un momento

y cuando me he dado la vuelta, no la he visto.

Está aquí, tranquila, acompáñeme.

Me hubiera gustado pagar a mí la cena.

-Bueno, no estoy muy de acuerdo con eso,

pero si quieres pagar tú, puedes ir tú solo a cenar.

-Ya... Entonces, la poscena no tendría tanta gracia.

(RÍEN)

Ya.

-Oye, una cosa, cambiando de tema. ¿Cómo llevas lo de la esclerosis?

¿Sigues con dolores de cabeza? -¿Cómo lo sabes?

-Dacaret me lo comentó.

-Creo que no tengo que darte explicaciones.

Dacaret es el director del ensayo, así que si tengo que hablar algo...

prefiero decírselo a él. -Vale.

Muy bien. Mensaje recibido. No te lo volveré a preguntar.

-Mejor.

-¿No vienes?

-Es que prefiero que no nos vean entrar juntos.

¿Por qué no entras tú y dentro de un rato entro yo?

-¿Por qué? ¿Tienes miedo de que no te den el premio

a la sindicalista del año? -No, no es eso.

Estoy separando mi vida personal de mi vida profesional.

Es lo que estoy haciendo. -Muy bien.

Entonces... te veo dentro. -Vale.

-Hasta ahora.

(Música)

(VOZ EN OFF) "Carlota lleva un mes sintiéndose débil,

con malestar general y vómitos, por lo que su médico de cabecera

ha solicitado una ecografía abdominal".

Me puse un balón intragástrico hace como un año para perder peso,

pero llevo de médicos más tiempo porque soy hipertensa,

tengo problemas de coagulación, lo que me provocó una trombosis

en la pierna... Vamos, que... que entre unas cosas y otras,

me pasó todo el día con medicamentos. Y eso que intento cuidarme, ¿eh?

Con gimnasia y todo, pero...

¿Tú que tal? Con la gimnasia, ¿cómo lo llevas?

-Un poco aburrido, qué quieres que te diga.

El "spinning" sin ti... no es lo mismo.

Además, no veo resultados. Estoy flojo, no sé,

me gustaría estar a tu altura... -¿Cómo que a mi altura?

Si ya estás a mi altura. Mira lo que has conseguido tú.

A mí, lo que me enamoró de ti fue tu fuerza de voluntad.

Que lo has conseguido por ti mismo. ¿Cuántos kilos llevas ya? ¿12?

-12,5. -Pues eso.

Y todo tú solito, sin hacer trampas, como yo.

Es para estar orgulloso.

Yo estoy orgullosa de ti.

Guapo.

Mírate.

-¿Carlota Suárez? -Sí, nosotros.

-Acompáñenme, por favor.

-Vamos, cariño.

¿Qué te pasa? -Espera, para, para.

Vale, tira, tira.

-Vamos, por favor, que está esperando el ecografista.

-¿Dónde estamos?

-Ni idea. Yo en los hospitales me lío,

pero la enfermera nos lleva. No te preocupes.

Cariño...

-Por favor, llévame con mis padres.

-¿Con tus...?

(TITUBEA) Enfermera. -¿Qué pasa?

-Ha preguntado por sus padres. -¿Y?

-Que fallecieron hace 10 años.

-Carlota, vamos a hacer esa ecografía.

-Vamos. -Venga, no se preocupe.

Vamos a ver a sus padres, ¿eh? -Cariño...

(Música)

Por favor, avisa urgentemente al doctor Mendieta.

La madre de Julia, la niña que estaba a punto

de sufrir un shock cardiogénico y ha sido estabilizada,

ha podido pasar a verla. Como la madre estaba muy nerviosa,

he tenido que salir otra vez fuera con ella

porque, teniendo en cuenta el estado tan frágil de la niña,

pues cualquier mínimo sobresalto o miedo puede ser fatal para ella.

Doctora, ¿no cree que sería mejor que fuera a la habitación con Julia?

(ANGUSTIADA) Está sola. Pobrecita, ¿no?

A ver, escúcheme, Andrea. Mira, es mejor que ahora mismo

estemos aquí tú y yo solas, ¿vale? Tienes que tranquilizarte

porque si te ve tu hija en este estado tan nervioso,

pues... no le va a ayudar. ¿Vale?

Así que relájate.

Una madre que en lugar de ayudar a que su hija mejore

cuando más lo necesita...

puede ser la causante de que empeore.

Esa soy yo.

Ha sido una suerte que la hayan encontrado ustedes.

Si no la llegan a encontrar unos médicos,

no sé qué habría podido pasar. A ver, lo cierto es que sí

que ha sido una suerte, pero...

Mira, Andrea, no quiero alarmarte, ¿vale?

Pero sabes que tu hija ahora mismo

se encuentra en una situación un poquito delicada.

Vivo con ese miedo en el cuerpo desde que nació.

(LLORA) En el hospital, muchas veces me tachan de alarmista

porque me presento allí, en Urgencias, a las 3 de la mañana,

a las 5... porque la niña tiene tos. Pero es que no me puedo arriesgar,

es que es mi única hija. Es muy sensible a cualquier cosa,

a una fiebre, cualquier cosa es muy grave para ella...

Yo iba para el hospital. Escúchame...

Bebe, por favor, tranquilízate, ¿vale?

Te garantizo que vamos hacer todo cuanto esté en nuestra mano

para que tu hija vuelva a estar bien, ¿vale?

Muchas gracias, doctora.

Nada más nacer, Julia fue diagnosticada

de la pentalogía de Cantrell. Mi hija tiene el corazón

fuera de la cavidad torácica.

Pero a pesar de que pasa más tiempo en el hospital que en el cole,

casi siempre tiene una sonrisa

y... está tranquila.

Y yo, que soy la madre, me cuesta mucho controlarme.

Lo llevo muy mal, lo llevo fatal, me cuesta un montón.

-Hola. -Hola, Pepa.

-¿Qué tal el día? -Bueno...

Mira, por lo menos, mejor que ayer. Es que estuve ayudando a Mendieta

a atender un cuadro confusional y vamos...

En fin, que ya sabes cómo es Mendieta.

Oye, por cierto, ¿qué sabemos de la petición

que hicimos desde la asociación de enfermeras

para delimitar los campos de actuación de las enfermeras?

-No hay nada nuevo. -Ah, ¿no.

-No. -Ah.

-¿Por qué me lo preguntas? -No, como te vi hablar con Mendieta,

pensé que a lo mejor estabais tratando el tema.

-Sí.

Sí, sí. Si estábamos hablando de eso, pero no hay ningún avance.

-Ya...

Jo, Pepa, ¿sabes lo que pienso?

Que tendríamos que pasar a la acción.

-Es muy delicada la fiebre para ella. ¿Le han tomado la temperatura ya?

Sí, de hecho, la fiebre y el proceso infeccioso

en el que se encuentra es lo que la ha provocado su situación actual.

La fiebre acelera el pulso y eso desestabiliza

la función cardíaca, que como la niña ya de por sí

la tiene muy delicada, pues a la mínima puede empeorar.

Hemos hecho un electrocardiograma y nos ha revelado

que el ritmo del corazón de tu hija está acelerado, pero está ordenado.

Aunque sí que hay muestras evidentes de que el corazón está forzado,

no le ha dado ningún infarto. Infarto...

No, escucha, no le ha dado ningún infarto, ¿vale?

Pero sí que hemos visto signos de una insuficiencia cardíaca aguda.

Por la tanto, le hemos puesto medicación

y una mascarilla de oxígeno. Mientras tanto,

le vamos a hacer pruebas.

¿Qué pruebas le van hacer? ¿Y cuándo sabremos si está bien?

Tranquila... Escúchame, mira. Más o menos,

los análisis de sangre y de orina van a tardar sobre una hora,

así que mientras tanto vamos a aprovechar

y le vamos a hacer una radiografía de tórax,

una ecocardiografía y una resonancia magnética.

(MEGAFONÍA) "Paula Gómez, la esperan en Neonatos".

Tranquilícese, tranquila.

"Carlota ha empezado a encontrarse inquieta y desorientada

al llegar al hospital".

Quita, quita.

-Clara, hay que poner haloperidol. En cuanto se estabilice

el cuadro confusional, le haces una analítica, ¿de acuerdo?

-Muy bien. Venga.

(MEGAFONÍA) "El dueño de la furgoneta matrícula 6317HMC, por favor...".

Hola, doctor, ¿cómo está? ¿Es grave?

-Bien, no tienen dolor ni fiebre y eso es buena señal.

Lo que pasa es que está inquieta y muy desorientada.

Le vamos a suministrar un antipsicótico

para intentar controlar ese cuadro confusional.

Vamos a seguir con la exploración en cuanto tengamos los resultados

de la analítica. -¿Puedo pasar a verla?

-Sí, pero en cuanto el antipsicótico haga efecto, ¿de acuerdo?

-Gracias, doctor.

-Bueno, está más tranquila. -Vale.

-Puede pasar cuando quiera. Se la va encontrar somnolienta

y un poquito mareada, pero no se preocupe.

-Muchas gracias, doctor. Permiso.

(SUSPIRA) Pobre mujer. -Sí.

Oye, ¿Pepa no estaba libre? Lo digo porque ella tiene...

Bueno, esta más acostumbrada a este tipo de casos.

-A ver, Pepa está ocupada con otros asuntos

y yo estoy tan acostumbrada como ella a estas cosas.

-Ya... En cuanto esté el resultado de la analítica,

me avisas, ¿vale? -Muy bien.

(MEGAFONÍA) "Doctora Rey, acuda al Departamento de Hematología".

¿Qué ha pasado? -No pasa nada, cariño.

Has sufrido un mareo y has perdido un poco la orientación,

pero el doctor dice que no es nada serio.

-Bueno, mientras estés tú aquí cerquita,

yo tan contenta.

Guapo. -Cariño.

-Los resultados de los análisis de sangre

han sido normales, así que podemos descartar

que sus síntomas se deban a un proceso infeccioso.

La paciente estaba en tratamiento con anticoagulantes

debido a su riesgo de trombosis y hemos encontrado los niveles

de esos fármacos elevados en sangre, así que los hemos suprimido.

De todas formas, eso no explicaría su desconexión con el medio.

Así que... va tener que quedarse ingresada.

"Un técnico de imagen somete a una resonancia magnética a Julia,

la niña que tiene signos de una insuficiencia cardíaca".

Doctora... Hola.

¿Cómo está Julia?

Bueno, vamos a ver, ya le hemos hecho las pruebas

y, tanto en la ecocardiografía como en la resonancia,

hemos confirmado lo que ya sabíamos. Tu hija tiene

una configuración muy especial en su cuerpo desde que nació.

Escúchame, quiero que estés tranquila,

porque ahora mismo se encuentra estable.

Además, hemos visto

que la insuficiencia cardíaca no es tan grave.

Qué bien, qué buena noticia, muchas gracias.

De todas formas, como la pentalogía de Cantrell

es bastante compleja, pues me gustaría comentarlo

con un compañero del hospital. Claro.

¿Vale? Vale, bien.

Cuando tenga más información, pues ya te avisaremos.

Muchas gracias. De nada.

Hasta luego.

(SUSPIRA)

(RESOPLA)

Madre mía...

Madre mía, esto es muy complicado. De hecho, es la primera vez

que me enfrento a un caso de una pentalogía de Cantrell.

Ni siquiera sé si el tratamiento que le hemos puesto

para la insuficiencia cardíaca va a funcionar bien en esa niña.

Yo solo sé una cosa. Si la infección y la insuficiencia cardíaca,

no revierten, el pronóstico de Julia es...

es bastante malo.

La pentalogía de Cantrell es una malformación de nacimiento

que ocurre entre algo más de cinco de cada 1 millón de nacimientos.

Sobrevivir los primeros días es muy difícil

y más aún llegar a la edad adulta. Cualquier complicación

puede resultar fatal.

A ver, lo cierto es un caso bastante excepcional

que haya conseguido llegar a esta edad.

Por eso, bueno, me ha comentado su madre

que es una niña muy luchadora y que no es la primera vez

que se enfrenta a una situación así. Además, el nivel de enfermedad

que tiene no es de los peores.

Las cinco malformaciones

que describe la pentalogía de Cantrell son:

Vísceras del abdomen fuera de la cavidad abdominal,

hernia diafragmática anterior, fisura del hueso esternón,

corazón ubicado fuera del tórax y malformaciones dentro del corazón.

Dependiendo de si solamente existe una o todas ellas,

tenemos diferentes niveles de gravedad.

Mira, por ahora, ni la infección ni la insuficiencia cardíaca

han empeorado la patología base, aun así,

me gustaría hablar con la doctora Escribano

de Cardiología Pediátrica para estar más seguros, ¿vale?

Hola...

Si molesto, me voy.

No molestas en absoluto. De hecho, la que se marcha soy yo.

Como veo que vas estar ocupado, pues hablo con la doctora Escribano.

Perfecto. Hasta luego.

Vamos a ver, Marta, escúchame. Tienes que saber una cosa.

Yo ya no estoy con Rey, ¿vale? Solamente somos amigos de trabajo.

¿He metido la pata o algo? No, no.

No es que hayas metido la pata, pero supongo que te has dado cuenta

que se ha ido un poco... rara. Bueno, no sé...

Yo creo que se ve algo que tenéis ahí que... no sé, no sé.

No hay más que veros. Algo ahí, ¿no?

Marta, no hay nada ahí, así que no inventes.

¿Estás seguro? Sí, estoy seguro.

¿Y... no hay otra mujer en tu vida?

Marta y sus preguntitas.

(RÍE)

No, Marta, no hay nadie.

Pues no sé.

Es que si la hubiese, a lo mejor, me creería...

que ya has pasado página y que no te interesa Rey.

Eh, oye, espera, espera. Antes de que te vayas...

Espérate. Es que me tengo que ir

porque se van a poner las flores pochas.

Es solo un segundo. Porque seguro que a María Pérez

no le importa que coja un par de flores

para una niña que está en el hospital

que está un poco enferma. Esta...

y esta. Vale, perfecto. Bueno, adiós.

Adiós.

¿Y pregunté por mis padres? -Sí, sí, por tus padres.

Es como si, de repente, te hubiesen soltado en el hospital

y no supieras dónde estabas ni por qué.

Tranquila, cariño, ya ha pasado todo.

-Bueno, si hubiese pasado todo, no me tendrían aquí aún ingresada.

-Bueno, ya sabes...

-¿Me ayudas? Necesito ir al baño y todavía no me apaño bien.

-Claro, claro. Tranquila, ¿eh? Despacito, despacio.

-¡Ay! Que no me aguanto... -Cariño, sujétate.

No, espera, voy a llamar -Ay, que me duele, que me duele.

-¡Enfermera! ¡Enfermera! -Por favor...

-Tranquila, cariño, tranquila. -¡Qué dolor! ¡Ay!

-Vamos, ahí, arriba. -Ay, las piernas...

-Tranquila, ¿qué le pasa? -Un calambre, un calambre.

-Ay... -Tranquila.

-La paciente ha sufrido un súbito acceso de debilidad en las piernas

acompañado de un dolor neuropático,

que es como una descarga eléctrica continua.

Debido a sus antecedentes tenemos que descartar

cualquier tipo de alteración cerebral como por ejemplo un ictus.

Carlota, tranquilícese. ¿De acuerdo?

Vamos a programar una electromiografía

y una resonancia magnética nuclear

para intentar localizar el origen del dolor neuropático

porque creo que está directamente relacionado con los demás síntomas.

A ver si con estas pruebas aclaramos lo que le pasa. ¿De acuerdo?

-Sí. Gracias, doctor.

-Gracias. -Hasta luego.

-¿Qué te pasa? ¿Estás bien?

Escucha... Llevamos relativamente poco tiempo juntos.

A ver, que yo entendería perfectamente que te marchases.

Que... Que tú no tienes por qué comerte esto conmigo.

-Cariño, ¿quieres casarte conmigo?

Sé que llevamos poco tiempo juntos, pero te quiero con locura.

Y quiero pasar el resto de mis días contigo.

-Pues espero que sean muchos días. Sí.

-¿Sí? -Sí.

"La doctora Escribano, cardióloga pediátrica,

ha confirmado las sospechas de Rey.

Julia padece una insuficiencia cardíaca aguda

que ha sido desencadenada por la taquicardia por fiebre

que provocó su infección respiratoria".

Acabo de hablar con Escribano y me ha dicho que el pronóstico

puede ser bastante malo. Voy a hablar con la madre.

Vale.

(Música suave)

Carlota. Carlota, ¿sabe dónde está?

"El doctor Mendieta se ve obligado a volver a explorar a Carlota

ante el agravamiento de sus síntomas".

-Sigue mi dedo con la mirada, sin mover la cabeza.

La paciente vuelve a mostrarse confusa.

Está pálida, sudorosa, desorientada en el tiempo, espacio y persona

y presenta fallos en el cálculo y en la memoria.

Creo que podemos descartar el ictus

ya que sus principales síntomas son la sensación de hormigueo

y la parálisis de la mitad del cuerpo, y no es el caso.

Pero a estas alturas aún sigo sin saber qué es lo que le pasa.

Los reflejos osteotendinosos en las extremidades inferiores son nulos

y ha llegado un punto en el que ni siquiera es capaz de tenerse en pie.

Afortunadamente, creo que todos estos síntomas no son debidos a un aumento

de la presión intracraneal por un sangrado espontáneo.

Verá, la exploración neurológica de Carlota no es buena.

-No me lo explico. Ayer parecía que se encontraba mucho mejor.

-En la resonancia magnética hemos visto unas imágenes hiperintensas

fuera de los ventrículos cerebrales.

Esto, unido a la falta de evidencias de lesiones tumorales

o cerebrovasculares me hace pensar que todo se debe a una encefalitis.

¿Qué tipo de encefalitis? Eso es otra cosa.

Tengo entendido que lleva un balón intragástrico.

¿Verdad? -Sí...

Tanto del uso de esos balones, como los protectores estomacales,

son factores de riesgo para la malabsorción de vitamina B1.

Así que creo que lo que sufre es una encefalopatía de Wernicke

por déficit de vitamina B1. -Pero... ¿va a curarse o no?

-Vamos a iniciar cuanto antes un tratamiento con vitamina B1 y B6

y le daremos antiepilépticos y antidepresivos

para intentar controlar el dolor neuropático.

En principio debería funcionar, pero en estos casos nunca se sabe.

Las secuelas en el tálamo, hipotálamo y las zonas del cerebro implicadas

en la memoria son impredecibles.

-¿Podría quedarse sin memoria? -Podría, sí.

-Estoy muerto de miedo. No puedo hacer nada por ella y eso me mata.

Ahora que, esto, a mí...

Esto no me echa atrás. Ella me dijo que sí.

Así que pienso casarme con ella

aunque tengamos que vivir en un hospital el resto de nuestras vidas.

(Música suave)

Venga, tranquila.

Sé que lo que tiene Julia es muy grave.

Pero no sé por qué razón...

pensaba que me ibas a decir...

que estaba mejor...

que se estaba curando, que la enfermedad...

que ya no la tenía.

A ver, Andrea, yo... Lo siento mucho.

Pero ya sabes que la enfermedad de tu hija no tiene cura.

Desde que nació, en las primeras ecografías,

no le daban ningún ápice de vida.

Ya fue un milagro que sobreviviera.

Le hicieron una... una operación...

para ver si podían rectificar algunas de las malformaciones del corazón

y sobrevivió y salió bien. Entonces...

Supongo que por eso albergo todavía la....

la esperanza de que...

de que todo vaya mejor.

A algo me tengo que agarrar, ¿no?

Te digo una cosa...

Ya verás como en el momento en que la gripe y la fiebre reviertan

se va a encontrar mucho mejor. De verdad.

Muchas gracias, doctora. Te lo agradezco de verdad.

De verdad. Me ayuda mucho.

-¿Hablo yo? -Vale.

-Hablo yo. -Sí, sí.

-Vale, venga.

-Adelante.

-¿Se puede? -Sí.

(Música tensión)

-Hola.

-Hola.

-¿Qué es esto?

-Son los parámetros de actuación que llevamos bastante tiempo pidiendo.

-Y además queremos que los firmes ya.

Llevamos muchísimo tiempo recibiendo evasivas.

-No estaréis hablando en serio, ¿verdad?

Y si no firmo, ¿qué? ¿Qué pasa? -Si no firmas... no nos vamos.

-Pepa, ¿por qué no discutimos este asunto más tarde, en privado?

-Ese documento lleva mucho tiempo pendiente.

Si no lo firmas, no salimos este despacho.

Es nuestra última palabra.

(Música tensión)

Aquí.

-Enhorabuena.

-Gracias.

-¡Menos mal! -¿Qué está pasando?

-Mendieta ha firmado. -Por fin.

-Bueno, a celebrarlo trabajando. -Venga, hasta luego, chicos.

Pepa, espera un momento. Quería hablar contigo de una cosita.

Es que me ha llamado mucho la atención lo que te ha dicho Mendieta,

que quería hablar contigo en privado de esto. No lo entiendo.

-Ah. Bueno, eso...

son las artimañas de Mendieta, ya sabes.

Es así. -Ya.

-Me voy a informar de... -Vale.

(MEGAFONÍA) "Recordamos a los señores pacientes

que no aparquen en las zonas reservadas de ambulancias. Gracias".

Rey, oye, perdona si antes ha parecido

que Mar te insinuaba algo en la consulta. ¿Vale?

Ah, no, no te preocupes. No le he dado importancia.

La verdad es que hay que ver cómo le cambia la vida a uno un hijo.

Pues sí. La verdad es que es curioso,

porque he pasado de preocuparme por mí mismo

a preocuparme solo por mi hija. Yo estoy en segundo plano.

Sí, es curioso. Segundo plano.

Sí. Ya.

Hasta luego. Adiós.

(Música suave)

Cariño. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

¿Has visto qué flores más bonitas te han puesto?

-Sí, son preciosas. Como nosotras, que siempre estamos juntas.

-Sí, mi amor. Oye, ¿sabes que he pensado?

Nos vamos a ir de viaje tú y yo juntas, en cuanto salgas de aquí.

Nos vamos a ir a un sitio donde hace mucho sol y calorcito,

para dar paseos por la playa. Te va a ir muy bien.

Vas a estar muchísimo mejor, cariño.

Aquí solo nos tenemos ella y yo.

Hasta ahora, el miedo de no encontrar un trabajo en otra parte

o no ser capaz... De no saber qué me iba a encontrar me ha frenado,

pero ya lo he decidido. Nos vamos a ir al sur.

Estoy segura de que a Julia le va a ir muchísimo mejor allí

con el sol, la playa... Le va a sentar fenomenal.

Y quiero pensar que vamos a empezar una nueva vida.

"El tratamiento para la encefalitis indicado por el doctor Mendieta

parece que ha funcionado. Carlota está prácticamente recuperada".

-Muy bien, parece que los síntomas de la encefalopatía han desaparecido.

Aunque es probable que durante un tiempo después del alta

necesite algo de rehabilitación.

-Gracias, doctor. Si no llega a ser por usted...

-Aún es un poco pronto para hablar de recuperación completa.

-Buenas. -Adelante.

-Hola, cariño. ¿Cómo estás? -Bien.

¿Nos conocemos? -Cariño...

-Carlota, ¿en serio no sabe quién es?

-No. ¿Quién es?

-Tu campeón del spinning.

-Chema, será mejor que me acompañe fuera.

-Carlota, tranquila. ¿De acuerdo? Relájese e intente descansar.

Ahora vuelvo. Vamos.

(Música suspense)

Toma, Clara. -Vale.

¡Carlota! ¿Ya te vas? ¿Te han dado el alta?

-Sí, muchas gracias por todo.

Espero no volver a verla en mucho tiempo.

-Sí, eso es una buena señal, desde luego.

Carlota, no quiero ser indiscreta,

pero tengo entendido que todavía te quedan secuelas de memoria.

-Sí, eso parece. Todo el mundo insiste en que tengo un novio...

A ver, que lo siento mucho, ya se lo he dicho a él,

pero es que su cara no me dice nada. -Ya.

¿Tienes un momento? -Sí.

-Tengo algo para ti. Espera.

Rebeca, dame el pen drive que te di, por favor.

-Toma. -Gracias.

-¿Quieres ver algo que grabó el equipo el día que llegaste?

-Vale.

-"Cariño, ¿quieres casarte conmigo?

Sé que llevamos poco tiempo juntos, pero te quiero con locura.

Quiero pasar el resto de mis días contigo".

-"Pues espero que sean muchos días. Sí, sí".

-"Estoy muerto de miedo. No puedo hacer nada por ella y eso me mata.

Ahora, que esto, a mí... esto no me echa atrás. Ella me dijo que sí.

Así que pienso casarme con ella

aunque tengamos que vivir en un hospital el resto de nuestras vidas".

-Mujer... Pensé que te gustaría verlo.

-Tengo que hablar con él. -Sí, yo creo que sí.

-Mil gracias. Mil gracias. -De nada, mujer.

-Venga...

Hasta luego.

¿Y esto?

(LEE) "Para la doctora Rey de un admirador no tan secreto".

Marta. Claro. Claro que sí.

A ver...

El contestador. Claro.

Marta, oye, que soy Hamman.

Escucha, esto de mandar flores al hospital para Rey no procede.

Me puedes buscar un lío bastante grande.

Llámame cuando puedas. Hasta luego.

Un ramo.

¿Qué pasa? ¿Se lo estás preparando a alguien?

No, qué va, estaba aquí cuando he llegado.

No sé ni para quién es ni nada. Ah, ya...

No, te lo pregunto porque como acabo de ver

que te has escondido en el bolsillo la tarjeta...

Vamos, que estabas escribiendo algo cursi y por eso te lo has guardado.

Pues... Pues sí.

Siento mucho que te enteres de esta manera, pero...

me has pillado.

Pues nada. Te dejo,

porque nunca se te ha dado muy bien escribir nada romántico.

(RÍE) Es verdad.

(BURLÁNDOSE DE SÍ MISMO) Es verdad.

(Música suave)

¡Pepa!

Oye, ¿se puede saber a qué venía el numerito sindicalista del otro día?

-Eso no fue ningún numerito. -Ya. Y lo de evitarme en el hospital

tampoco es un numerito, ¿no? -No.

Lo de evitarte en el hospital

es separar mi vida personal de la profesional.

Ya te dije que lo quería hacer. ¿Qué pasa? ¿Que tú no puedes?

-Sí, sí que puedo, lo que pasa es que no creo que sea necesario.

-Tú no firmarías el documento

porque tú y yo nos estamos acostando, ¿verdad?

-¿Y si fuera así? ¿Qué? ¿Qué ibas a hacer?

¿Renunciar a todo lo que las enfermeras

lleváis tanto tiempo pidiendo?

-¿Sabes lo que te digo?

Que ese no es el único documento que vas a tener que firmar así,

pero tú y yo no nos vamos a volver a acostar jamás.

(Música suspense)

-Cuéntame cómo ha sido. -No sé, de repente fue un frenazo

y todos los que venían por detrás empezaron a chocar unos con otros.

-Hola, Jaime. ¿Qué tal estás? -¿Cómo es que no has estado en casa?

¿Qué pasa? ¿Que siempre tienes que hacer lo que te dé la gana?

-Tú también lo haces siempre. Vale.

Es mi hermano pequeño, Adrián.

Las pruebas han confirmado

que el impacto le ha producido un esguince cervical a Jaime.

Es una lesión típica de los accidentes de tráfico,

pero si no se trata adecuadamente, puede dejar secuelas de por vida.

¿Qué pasa? ¿Qué haces aquí? -No lo sé, me duele mucho.

¿Y esto?

Por favor, necesitamos que le vea alguien. Se está ahogando.

Esto puede tener que ver con lo de la contaminación...

La relación entre la contaminación

y los problemas respiratorios está completamente comprobada.

Que estoy estudiando para hacerme matrona.

-¿Y cómo lo llevas? -Fatal, la verdad.

-Mira, hoy mismo buscamos un hueco y estudiamos juntas.

Hemos visto que tienes un problema respiratorio.

Tienes un enfisema pulmonar.

Es una enfermedad crónica en donde los alveolos,

que son las bolsitas de aire de los pulmones, se fibrosan.

Como consecuencia, no se recibe suficiente oxígeno

causando tos crónica y dificultad para respirar.

¿Qué pasa? Que me duele.

¿Te duele mucho el pecho?

Tranquilo, escucha, voy a avisar. Puede que te esté dando un infarto.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 14/02/17 (2)

Centro médico - 14/02/17 (2)

14 feb 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 14/02/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 14/02/17 (2)"
Programas completos (1178)

Los últimos 1.191 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios