www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4063778
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 13/06/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE Accesibilidad.

Clara, he estado esperando en Triaje a una enfermera

y no ha venido ninguna.

Ah, ¿sí? Pues seguramente, estaban ocupadas con alguna urgencia.

¿Sabes qué pasa? Que últimamente, como la comisión gestora

nos está recortando tanto, pues estamos sin personal, la verdad.

¿Qué pasa? ¿Que me están evitando? Anda, no digas tonterías, mujer.

Cómo te van a evitar. Clara.

Eso sería de ser muy poco profesional.

Clara. ¿Qué?

Mírame a los ojos,

y dime que las enfermeras no huyen de mí como de la peste.

A ver, Diana, es verdad.

Algunas enfermeras no quieren trabajar contigo.

¿Te cuesta tanto darle un analgésico a mi paciente?

-No, hombre, es que... -No, en serio.

¿Tienes algún problema conmigo? Ya me ocupo yo. Déjalo.

Vamos a ver, Diana, ella no es la enfermera que te ha puesto la queja.

¿Vale? Por favor te lo pido.

Yo entiendo que el personal sanitario

precisamente tenía que dar ejemplo, y no estigmatizar a una persona

que tenga un problema mental o que lo haya tenido.

Pero sinceramente, es que tu actitud no ayuda para nada.

Estoy embarazada. -¿Cómo? ¿Embarazada?

A ver, ¿me vas a decir ya quién es el padre, o qué?

-Es Álvaro.

-Álvaro, estoy embarazada. -O sea, que vas a tener un hijo

con un exnovio del instituto. Brillante, doctora Marco.

Perdón. Que debe ser tu novio, ¿no? -Yo no tengo ningún novio.

Y no sé por qué te doy ninguna explicación.

-Pero si ya no es el novio, mm..., igual tampoco es el padre.

Y yo estuve con Silvia...

Oye, Pepa, eh... ¿Te puedo hacer una pregunta?

-Claro.

-¿Tú crees que yo sería un buen padre?

-Cada día estoy más cansada, ¿eh?

No sé qué tal voy a llevar el calor, la verdad.

-Es que cómo pasa el tiempo, ¿eh? Por eso, aunque me llames pesada,

yo creo que deberías decirle ya a Mendieta que es el padre de tu hijo.

-Marta, ¿por qué estás con eso otra vez?

-Silvia, porque me pongo en su lugar, y me gustaría tener la opción

de elegir si quiero ejercer de padre o no.

-Ya. Pero es que yo ya he tomado una decisión.

-Ser valiente es decir la verdad, aunque creas que vas a perder.

-Hola.

-Eh... Me voy porque tengo mucho trabajo, ¿vale? Hasta ahora.

-He venido a mirar el cuadrante. -Muy bien.

-¿Qué tal? ¿Cómo estás? ¿Cómo llevas el embarazo?

-Bien. Gracias por preguntar. -Nada. ¿Y Álex?

Es que hace tiempo que no le veo por el hospital

y no sé si os seguís viendo, o si tenéis algún tipo de contacto.

-¿Y eso a ti qué más te da? -Curiosidad. Ya está.

Bueno, voy a mirar a ver si hemos cobrado este mes.

Mm. Que están las cosas últimamente...

Ya. He oído que hay problemas de liquidez.

Porque hay que comprar nuevas máquinas, prótesis nuevas...

Todo esto. Pero bueno, seguro que se soluciona pronto.

¿Sí? Pues yo no lo tengo tan claro.

¡Ay, mira, sí! Ya hemos cobrado. ¡Menos mal! ¡Ah...! ¡Menos mal!

Ya está. Ya está.

Pues ahora ya sabes. No te lo gastes todo de una, que nos conocemos.

Sí, hombre. Estoy yo para gastar de una ni de dos.

Porfa, haz pasar al siguiente paciente. Mira.

Dime.

Mira, se llama Cayetano Alarcón de Bleza.

Toma ya nombrecito. Mm...

Este como poco es marqués, ¿eh? ¡Como poco! Hasta ahora.

Hasta ahora.

¿Cayetano Alarcón de Bleza? Sí.

¿Eres tú? Sí, soy yo.

Vale. Pues vente conmigo. De acuerdo.

Cayetano ha venido al hospital porque ha empezado a sentir

un fuerte dolor en la rodilla mientras hacía malabares.

Hola, ¿qué tal? Pasa. Cuéntame, ¿qué te pasa?

-Pues... Que me duele muchísimo la rodilla.

No sé, me duele muchísimo al doblarla, y...

-Ajá... Deja las cosas aquí si quieres, sí.

-Gracias.

-¿Te has dado algún golpe? -No.

-¿Y trabajas muchas horas de pie o haces mucho deporte?

-Bueno, hago deporte y estoy muchas horas de pie.

Trabajo de malabarista, en un semáforo.

-Qué chulo. Yo hacía, en mis tiempos mozos, sí.

-Ah, ¿sí? -Sí. Pasa a la camilla, por favor.

-¿Estás cómoda? -Sí, sí, estoy bien.

-¿Qué te parece si aviso a Valeria? Igual llega a casa

y, al ver que no estás, se va a preocupar.

-No. No le avises. No se va a preocupar.

¿Sabes lo que hace cuando llega del instituto?

Se mete en su habitación. ¿Y sabes cuándo sale?

Cuando le digo que la mesa está puesta para cenar.

Y para la hora de la cena ya estaré en casa.

-Bueno, como quieras. Soy la mano derecha de Triana en la empresa.

Algo así como su asistente personal. La verdad que no me puedo quejar.

Triana es una buena jefa, además de una vieja amiga.

Me contrató en un momento en el que yo lo estaba pasando muy mal

y me salvó la vida. Así que se lo agradeceré siempre.

No sé dónde se ha metido, voy a buscar a la doctora.

-No, no, no vayas. No hace falta. Ya vendrá. Es solo una pequeña molestia.

-Si solo es una molestia, ¿qué hacemos en Urgencias?

-Pues no sé qué hacemos en Urgencias, pero no hace falta que vayas.

-Disculpad que os haya hecho esperar, de verdad,

pero es que he tenido una urgencia en la planta y...

-No pasa nada, no se preocupe. -Ya estoy con vosotros.

Triana González. -¿Mm?

-Cuéntame. ¿Qué te pasa?

-Pues hace varias semanas que tengo un dolor en la espalda,

bastante fuerte, y me baja por el brazo.

-Vale. ¿El dolor es continuo o sucede con los movimientos?

-Sobretodo cuando me muevo. -Mm... Muy bien.

-Seguramente será por estrés o no sé, por las malas posturas.

-Es que estoy todo el día diciéndole que cuide la postura,

que esté erguida, que no cruce las piernas,

pero que no me hace mucho caso. -Sí te hago caso.

Lo que pasa es que la costumbre es la costumbre.

Hace..., no sé, una semana o así fui a mi médico.

Y me recetó diazepam y tramadol. Pero no se me pasa el dolor.

-Tengo aquí el informe.

Tome. -Mm...

Muy bien. -Es que no... No para.

Si es que todos los días le digo que se coja algún día.

No para de viajar, trabajar, reuniones... Y no hay manera.

-Pues claro que no, estoy trabajando.

Y cuando se está trabajando, se está trabajando.

-Pero me duele verte así. -Y dale.

-Pues voy a explorarte. -Muy bien.

-A ver, incorpórate... -¡Aaaaah! ¡Me duele bastante!

-Vale, vale.

-Además de un asistente excepcional,

Paco consigue hacerme la vida mucho más fácil.

Hace unos años tuvimos una aventura.

-¿Ahí duele? -Mm, un poquito.

-Vale. Voy a movilizártela un segundo...

-¡Ah, ah, ah! ¡Ah! -Te duele, pero sí que pasa,

sí se puede mover. -Mm...

-Vale, tranquilo. Ya está. Ya veo dónde te duele.

Muy bien.

-Hace dos años y medio tuve un sarcoma, del que ya me operaron,

pero no sé mucho de esas cosas,

pero es que a lo mejor se ha reproducido o se ha extendido,

no lo sé. -Bueno. Tranquilo.

Yo no he visto nada en la palpación. No he notado nada.

Igualmente, por si acaso, vamos a hacer una radiografía.

-De acuerdo. Ya me encargo yo de pedirla.

Vale. Gracias, Clara. Te puedes incorporar.

-Gracias.

Pues se me puso la rodilla como un melocotón.

Y me llevé un susto que flipas. Uno de esos guapos.

De los que te hacen cambiar la forma de ver las cosas.

Yo acababa de licenciarme, en Derecho,

mi madre me ofreció un puesto en su bufete de abogados,

uno de los más potentes del país, pero yo quería dar mis propios pasos.

Y ella nunca supo cómo encajarlo.

Así que dejamos de hablarnos, cogí la mochila y me piré a la India.

-Ahí. ¿Te duele? -Ah... Un poquito.

-¿Un poco? Bueno. Tranquilo.

Vamos a dejarle en un box,

con ibuprofeno intravenoso. ¿Eres alérgico a algo?

-Sí.

-¿A qué? -A todos los grupos de AINEs.

Ah, pues mira. Importante que lo hayas dicho.

Vale. ¿Algo más? -Eh... No.

-Vale. Pues entonces, metamizol intravenoso, por favor.

Vale. Gracias.

A ver que te ayudo. Tranquilo, tranquilo. Espera, espera

Espera ahí y ya te ayudo yo, ¿eh? Gracias.

-Ahora, ¿cuando te toco, te duele también?

-Un poco, sí.

-¿Y aquí? -Sí.

-Tienes dolor a la palpación de la musculatura lumbar,

y a la flexoextensión del tronco. Ya te puedes tumbar.

¿Algún antecedente médico de interés?

-Bueno, tiene hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca,

miocardiopatía dilatada, un desfibrilador implantado

y diabetes tipo 2.

-¿Llevas un DAI puesto? -Sí.

-¿Y qué medicación estás tomando? -Eh... Está tomando, mira.

Llevo aquí... El losartán para la tensión,

toma eplerenona para la insuficiencia cardiaca,

ezetimiba para el colesterol, y la metformina para la diabetes.

-Vale, ¿eres fumadora? -Sí.

-En la insuficiencia cardiaca, el corazón se encuentra debilitado,

y no late con suficiente fuerza

como para satisfacer las necesidades metabólicas del organismo.

Por desgracia, se producen muchos fallecimientos por esta causa.

Y por eso, es tan importante adoptar medidas para prevenirla,

como mantener un peso saludable, y sobre todo, evitar el tabaco.

-Sí. Esa es la otra lucha que tenemos.

Estamos todo el día intentando a ver si deja de fumar.

Por lo menos durante el día, mientras está conmigo, fuma menos.

Pero ya luego, cuando se queda en casa, no sé lo que hace.

-Bueno, pues ya te dije que lo iba a intentar con todas mis fuerzas.

-Pero con todas tus fuerzas no es suficiente. Tienes que dejarlo.

-Bueno, pues ya lo dejaré.

-Pues voy a hacerte un electrocardiograma, para empezar,

y una radiografía de la columna, para ver de dónde viene ese dolor.

-Vale, muchas gracias.

¡Así que haces malabares en la calle!

Sí, así es. ¡Bueno!

Empecé hace muy poquito, hace menos de dos meses.

Pero ya se me da bastante bien. Le he cogido el tranquillo, la verdad.

Mira qué bien. Oye, una curiosidad, ¿eso te da para vivir?

Para tener una cadena de hoteles en Dubái, no te da.

Y para tener un yate o un..., no sé..., no, tampoco.

Pero para mí vivir es otra cosa.

¿Has estado alguna vez en la India? No.

Te aseguro que ese país cambiaría tu concepto de lo que es vivir.

Allí uno puede llegar a ser rico sin tener apenas nada.

¿Y entonces, por qué te has venido?

Bueno, pues porque se acabó el dinero.

A ver, no te voy a mentir. La vida callejera es dura.

Tú sales a la calle con tu mejor sonrisa,

y a lo mejor te encuentras a cuatro bordes

que casi te pasan rozando con su retrovisor del coche.

Que vale que no me des ni un duro, tío.

Pero tampoco hace falta que me atropelles y me escup...

Bueno, ya sabes. Pero la sensación de libertad es inigualable.

Esto ya está. Ahora, en un ratito van a venir a por ti,

para llevarte a la sala de Rayos. ¿Vale?

Gracias. Venga. Hasta ahora.

Enfermera. Dime.

Que no puedo... Que no...

¡Uf!

Luz, por favor. Dime.

Prepara antihistamínicos y adrenalina. ¡Rápido!

¡Tranquilo, tranquilo! A ver...

Venga, tranquilo. Ahí. ¡Respira, respira! Vale.

Ahora...

¿Adrenalina? Sí.

Avisas a la doctora Ortega que lo trasladamos a Rea.

De acuerdo. Yo me encargo. Venga. Cayetano. Tranquilo.

Respira, respira. Eso es. Así.

Después de haberle realizado a Triana un electrocardiograma

y una radiografía de columna dorsal,

la doctora Marco analiza los resultados.

Tienes un bloqueo de rama izquierda. -Y... No sé... ¿Qué quiere decir eso?

-Eso significa que hay una alteración

en la conducción eléctrica del corazón.

El impulso eléctrico se propaga más lentamente

en un ventrículo que en otro,

y este se contrae aproximadamente una fracción de segundo

más lentamente que el otro ventrículo.

A ver, Triana, no quiero que te preocupes,

porque en principio, no tiene por qué tener relevancia clínica.

Y yo creo que guarda relación con toda tu patología cardiaca

ya conocida.

Pero de todas formas, me gustaría que tu cardiólogo estuviese al tanto.

-Claro.

Llaman a la puerta

-Hola. Silvia, ¿me has llamado?

-Sí, sí, sí, te he llamado. Marta, pasa.

Triana, Paco, ella es Marta Palacio. Es la...

-Hola. ¿Qué tal? -Encantado. Mucho gusto.

-Es la fisioterapeuta. -Encantada.

-Pues te he llamado porque Triana ha venido por un dolor de espalda...

-Sí. -Y le hemos hecho una radiografía

de columna, y como puedes ver, está bien.

No hay... No hay ningún hallazgo patológico.

Pero me gustaría que le dieses algunos consejos.

-El síndrome doloroso lumbar supone dolor en la parte baja de la espalda.

Causado por problemas en vértebras, músculos, ligamentos, nervios...

Se origina por muchas causas, como el estrés o las malas posturas.

-A ver si hay alguna forma de que el dolor disminuya.

-Bueno, pues con ejercicios aeróbicos

y, sobre todo, de fortalecimiento y de estiramiento del músculo. ¿Vale?

Podemos prevenir la lumbalgia.

De todas formas, os voy a dejar estos folletos aquí,

para que le echéis un vistazo,

y si tenéis alguna duda, pues pasad por mi consulta.

-Vale. -Vale.

-Y voy a ajustarte la pauta analgésica.

Voy a añadirte una medicación nueva. Se llama pregabalina.

Y quiero que te tomes un comprimido de 75 miligramos todos los días.

Y el seguimiento de esta medicación lo tienes que hacer

por tu médico de cabecera. -El de cabecera.

-Muy bien. -En cuanto se te pase el dolor,

pasas por mi consulta y hacemos los ejercicios.

-Pues muchas gracias. -Pues eso es todo. Que te mejores.

-Gracias. -Gracias.

-Muchas gracias.

-¿Qué te parece si anulamos las reuniones de hoy?

-No, no, no. De ninguna manera.

Me tomo la medicación y seguro que se me pasa. No te preocupes.

-Ay...

-Mis problemas de corazón me hacen plantearme

que tal vez debería contarle a Paco el secreto que llevo guardando

desde hace tantos años.

Él se porta muy bien conmigo y...

La verdad que eso me hace sentir culpable.

Pero... Han pasado tantos años que... Que cada vez se hace más difícil.

Cayetano ha sufrido una grave reacción alérgica al metamizol.

Pero gracias a la intervención de Clara, está mucho mejor.

Pues que acabamos de descubrir que no solo eres alérgico al ibuprofeno,

también lo eres al metamizol.

Es otro grupo que suele tolerarse por los alérgicos a AINEs.

Pero, en tu caso, pues... -No tolero ninguno.

-No.

Has sufrido un shock anafiláctico.

Es una reacción alérgica grave a un alérgeno.

Voy a avisar a un alergólogo para que te haga las pruebas. ¿De acuerdo?

Y te tienes que quedar ingresado.

-Chachi.

¿Podemos llamar a alguien para que te haga compañía?

Sí. En realidad, hay alguien.

¿Te ayudo? No, ya le llamo yo. Gracias.

-Venga. Pues te dejamos para que hables. ¿Te ayudo?

-No, gracias. -Venga, hasta luego.

-¿Mamá?

Sí, soy yo.

Mi madre y yo llevamos sin hablarnos desde que me fui a la India.

Ella nunca ha podido entender otro lenguaje que no fuera el del dinero,

el del bienestar material, los coches, los lujos...

Yo antes era como ella. Pero ahora, estoy por encima de todo eso.

A mí dame gente, alegría, libertad... Vamos, que somos irreconciliables.

-¿Entonces, no le has dicho nada?

Es que no me lo puedo creer, Silvia.

-Pero Marta, ¡qué quieres que te diga!

Me sacó el tema de Álex, y me preguntó si seguíamos viéndonos.

Y me puso enferma.

Porque no entiendo qué le importa a él lo que haga o deje de hacer

a estas alturas.

-O sea, que te pregunta por el embarazo,

te pregunta si sigues con Álex, ¿y tú malgastas la ocasión?

Silvia, que te lo puso en bandeja para decirle que no sigues con Álex,

que el padre no es Álex, y es él.

-Marta, cuándo vas a asumir que ya he tomado una decisión

y estoy siendo consecuente con ella, ¡y punto!

-Silvia, de verdad, haz lo que quieras.

Pero yo como amiga te digo que, cuanto más tiempo pase,

más difícil va a ser.

Bueno, supongo que te habrás enterado lo que han pedido,

desde la gestora, a los jefes de Servicio.

No, ¿el qué?

Pues mira, tenemos que elaborar una lista con dos personas del equipo,

que consideremos prescindibles. Mm.

Sí, claro. Y, según ellos, esto es un puro formalismo.

No van a despedir a nadie ni nada.

Pero te digo una cosa, yo creo que es todo lo contrario, fíjate.

Pues conmigo que no cuenten, ¿eh? Lo tengo clarísimo.

No, no. Es que, si quieren señalar a alguien, que lo hagan ellos.

Lo que no entiendo es por qué los jefes de Servicio no se rebelan,

vamos.

Clara, eres jefa de Enfermería para lo bueno y para lo malo.

Yo fui jefa de Servicio.

Y es que son los marrones que te toca hacer. Es así.

Vamos, si mi jefa pone mi nombre en esa lista, yo no la culparía.

Sí, claro, qué fácil lo ves.

Muy bien, dame tú dos nombres de enfermeras.

¡Paso! Ah, paso... Ya me lo imaginaba yo.

Un alergólogo le está tomando muestras de sangre a Cayetano,

para hacer un test que descarte otras alergias a medicamentos,

todavía sin detectar.

Hasta ahora, sólo disponíamos de la prueba de provocación o tolerancia,

como única prueba definitiva para descartar la alergia al fármaco.

Por suerte, ahora también contamos

con el test de activación de basófilos.

Que permite descartar en laboratorio la alergia

a una gran cantidad de medicamentos.

Triana, la paciente de la doctora Marco que acudió a Urgencias

por dorsolumbalgia, vuelve al hospital,

acompañada de su asistente y de su hija, con más dolor,

enlentecimiento y sueño.

Si es que cada vez le duele más. No mejora nada.

-Y es que... Además está como..., como adormecida.

Y es muy raro verla así.

Porque ella siempre está llena de energía. ¿Qué le pasa?

-No sé qué podría...

-¿Puede ser por la medicación? ¿Tanta pastilla igual?

-Lo que me pasa es que me duele la espalda muchísimo.

Y esto es un dolor nuevo. Entre los omóplatos.

-¿Entre los omóplatos?

-Sí. Es como si se me partiera la espalda.

-Vale. Voy a tomarte la tensión arterial.

-Nunca me he preocupado mucho por mi madre.

Le pase lo que le pase, ella siempre sale adelante.

Pero, al verla así, si le pasara algo...

Mi padre nos abandonó. Mi madre es todo lo que tengo en la vida.

-La tensión arterial está bien.

Pero sí que estoy notando que estás respirando muy rápido. ¿No?

Es que me parece que tienes la frecuencia respiratoria elevada.

Creo que tienes taquipnea.

Y eso me hace pensar que podría haber una patología pulmonar.

-Pero y eso... Eso es nuevo.

-A ver, lo que voy a hacer ahora es pedirle otro electrocardiograma

y una radiografía de tórax.

Para comprobar si hay alguna anomalía en los pulmones. ¿M?

El electrocardiograma que le he hecho a Triana

no muestra cambios con respecto al que le hice la primera vez

que vino a Urgencias.

Sin embargo, en la radiografía de tórax

he observado una imagen de mayor densidad en una costilla.

Así que he decidido dejarla ingresada,

y también he programado un TAC para poder obtener más información.

Tras descartar otras alergias sin diagnosticar,

Cayetano está en planta recuperándose

de su shock anafiláctico.

¿Se puede?

¿Qué tal? -Bien.

¿Cómo estás?

Que pinta. Estás hecho un asco, hijo.

¿Quieres que te traiga cosas para asearte?

¿Quieres que te traiga cosas de afeitar?

-¿Ya vas a empezar? ¿Ya estamos otra vez?

-Que sí, que sí, vale.

-Es que, de verdad, no sé para qué te llamo.

-Yo sinceramente, es que no sé. No sé qué he hecho mal con este chico.

Me he esforzado para que nunca le falte de nada.

Ha ido al mejor colegio, mejor universidad, mejor máster.

¡Buenísimo estudiante!

Y ahí le tienes, malviviendo en la calle, hecho un asco, no...

Pero bueno, en fin.

Que ya sé que ahora no es momento de decir nada de esto, pero...

Bueno, me alegro que me hayas llamado, ¿eh? Te lo agradezco.

Pensaba que no íbamos a hablar nunca más en la vida.

-No quería que me pasara nada y que tú no te enteraras.

Además, solamente te fijas en la imagen.

Te piensas que todo es lujo, fiesta... ¡Ah!

-¿Qué pasa? ¿Qué te pasa, hijo? ¿Estás bien?

-Sí. Todo bien, todo bien. -¿Sí?

-Es que de verdad...

-Ay, ¿qué pasa? -Mm...

-¿Estás bien seguro? -¡Ah!

-Pero, ¿te duele mucho? ¿Dónde? ¿Llamo?

Espera, espera, espera, espera. -¡No! ¡No!

-Tranquilo, tranquilo. Respira despacito.

Despacito, hijo. Despacito, despacito, despacito.

-¡Ah! -¿Qué pasa?

-Sí. -Es que, de verdad...

-Soy la madre de Caye. Que dice que le duele mucho el pecho.

-Cayetano, ¿te duele el pecho? -¡Ah!

-Aquí, ¿verdad? Intenta. Intenta controlar...

Analítica urgente. Y trae el electro, por favor.

-Voy a por él.

-Cayetano podría estar sufriendo un infarto agudo de miocardio.

El dolor torácico es el síntoma más común.

Pero puede irradiarse a otras zonas del cuerpo.

En estos casos, y ante el riesgo de muerte súbita,

lo más importante es llamar al 112.

Y luego, esperar lo más tranquilamente posible,

sentado o tumbado, y sin hacer esfuerzos.

-¿Tienes ya los resultados del TAC? -Sí, Triana.

Ya tengo los resultados del TAC y no tengo buenas noticias, la verdad.

Hemos visto una masa en el pulmón,

y también hay lesiones líticas en el quinto arco costal derecho

y en la vértebra T6. De ahí el dolor de la espalda.

-No sé qué son las lesiones líticas.

-Lesiones líticas son las lesiones que se producen

cuando hay destrucción del hueso, debido a enfermedades como el cáncer.

-Perdón. -No, nada.

-¿Me estás diciendo que tengo cáncer? No, no, no, no, no.

No me ocultes nada, por favor.

-Triana, ya tenemos un diagnóstico definitivo,

y tienes un carcinoma de pulmón en estadio 4, con metástasis óseas.

-¿Y? -Y no tiene buen pronóstico.

-¿Puedes dejarme sola un poquito? -Vale. Luego...

Luego voy a venir a verte.

Cualquier cosa que necesites, por favor, avísame.

-Mm.

-Y también creo que sería bueno para ti que llamases a tu familia.

-Tengo que hacer eso y muchas cosas más que no he hecho.

-Luego te veo.

-Durante 13 años, he podido guardar este secreto.

Pero, ahora, ya no estoy tan segura.

Paco me ha demostrado con su cariño y su generosidad

que es un hombre honesto y leal.

Y la verdad, es que creo que yo no he estado a la altura.

-El electro no es concluyente.

Vamos a esperar al resultado de la analítica para confirmar el infarto.

De todas formas, Clara. Vamos a trasladarlo a la UCI.

-¿A la UCI? -Sí. Por si acaso.

Así le tenemos controlado. Y nitroglicerina, por favor.

Muy bien, ahora mismo.

-Cayetano, tranquilo, enseguida volvemos.

Hasta ahora.

-¡No me quiero morir! -No te vas a morir, hijo.

Vamos, por encima de mi cadáver. Ya me conoces tú, mi niño.

-El médico ese amigo de papá, el cardiólogo...

-¿Ricardo? -Llámale. Yo sé que es caro. Pero...

Yo te lo pago si hace falta. -¿Tú quieres que le llame?

Ahora mismo le llamo, hijo. Tú tranquilo. Vamos, anda.

Cayetano, perdona. Es que te estoy oyendo.

Tienes que confiar en la doctora Ortega,

es una gran cardióloga, de verdad.

Además, en el estado que estás no te conviene desplazarte. ¿Vale?

Tranquilo.

Triana. ¿Qué tal? ¿Has hablado ya con tu familia?

-Sí. Paco está a punto de llegar. Él es mi familia.

-Perdona, pero es que no te estoy entendiendo.

-Ay... Ya.

Supongo que ya no tiene sentido seguir guardando el secreto.

Paco... Paco es el padre de Valeria.

Lo que pasa es que no lo sabe nadie más que yo.

Hace muchos años, tuvimos una aventura y me quedé embarazada de él.

Lo que pasa es que entonces, yo tenía novio.

Y... Y no tuve valor para decir la verdad.

Mi novio siempre creyó que Valeria era hija suya.

Aun así, cuando nació Valeria, nos abandonó.

Yo fundé la empresa, me enteré de que Paco estaba sin trabajo

y le pedí que viniera a ayudarme.

Ahora que lo veo, con el tiempo, pienso que se lo dije

porque en el fondo, siempre he querido que supiera

que Valeria es hija suya.

Siempre he querido decírselo, pero... Pero nunca me he atrevido.

Y ahora no sé qué hacer. No sé qué hacer.

Es como si... Como si no quisiera que cargara con esta responsabilidad,

pero por otra parte, es su padre. ¿Qué hago?

Llaman a la puerta

-Hola.

¿Analítica de Cayetano? Mmm...

¿Qué?

Mira tú lo que casualmente ha llegado a mis manos:

las listas que han elaborado todos los jefes de Servicio,

incluido el de Cardiología. ¿Qué te parece?

Pues muy bien.

Que sí, que lo puedes abrir si quieres, y ver lo que hay.

Que no lo voy a abrir, Clara. Mujer, y así sales de dudas.

Que no, que no me parece bien abrirlo.

A mí no me gustaría que lo abriesen

si yo hubiese tomado una decisión así.

Vamos, me parece mal. Pobre Lupe.

Es que le habrá costado bastante disgusto hacerlo,

como para que ahora nos enteremos todos. No.

-Hola. Hola.

Los resultados de la analítica de Cayetano.

Ah, gracias, Luz. Hasta luego.

-Gracias. Hasta ahora.

Toma. Gracias.

Las troponinas están elevadas. Efectivamente, tiene un infarto.

Hola. ¿Qué tal? ¿Cómo estás? -Chachi pistachi.

-Cayetano. La analítica confirma el infarto.

-Pero, ¿cómo es posible? ¿A esta edad?

-Es el síndrome de Kounis.

Y ha sido provocado por el shock anafiláctico al metamizol.

Tranquilo.

Clara te va a dar medicación para que te encuentres mejor.

Y yo durante la noche,

pues voy a hacer una serie de analíticas seriadas,

para comprobar la evolución.

Si todo sigue igual, mañana por la mañana, te haremos el cateterismo.

Cayetano, quiero que estés tranquilo,

porque voy a hacer todo lo posible para que salga bien.

-Vale.

El síndrome de Kounis es una afección muy poco frecuente,

descrita por primera vez en 1991.

El problema ocurre cuando, durante las reacciones anafilácticas,

aparecen alteraciones coronarias graves,

como el vasoespasmo o el infarto agudo de miocardio.

-¿Quieres que llame a alguien? ¿Eh?

¿A algún amigo, una amiguilla especial...?

-Pero si no conoces a nadie, mama.

¿Te suena Sirke o Charfleis, Sluppi...? Todos son okupas.

Ninguno tiene teléfono, mama. -¿Quieres algo para leer?

¿Un cómic o algo para comer? -Unas ostritas, una sopita al caviar,

un poquito de micuit de pato con un par de trufas y...

-Muy bien, muy bien. Marchando.

-Pero sí que me haría mucha ilusión que te quedaras esta noche conmigo.

-Pues claro.

(A la vez): Un bocadillo de calamares.

-Parece que tenemos los mismos gustos.

-Eso parece. Y eso que tu madre odia los calamares.

-Ya. Habré salido a mi padre. Aunque nunca lo sabré.

¿Crees que mi madre se pondrá bien? -Claro que sí. Seguro que sí.

-Es una situación muy difícil y muy delicada. No sé qué decirte.

Es una decisión muy personal. -Ya, perdona. Estoy muy cansada.

Y muy agobiada, y... No sé. Este cansancio...

No sé si tiene que ver con la enfermedad, con el cáncer,

o es... O es mi cabeza.

-También podría ser por el exceso de medicación, pero...

Ahora, todavía tenemos que hacer un estudio de extensión.

Vamos a hacerte un TAC craneal. ¿M? -De acuerdo.

Lo siento. Perdóname.

La doctora Ortega realiza un cateterismo a Cayetano,

tras sufrir un infarto de miocardio.

Perdona. Mueve el monitor un segundo, por favor...

Ahí, ahí. Ahí. Gracias.

No lo entiendo, las arterias están bien.

No hay lesiones, no hay..., no hay alteraciones.

No puede ser. A ver. En todos los análisis que le hemos hecho,

las enzimas cardiacas han dado positivo.

Vale, vale. Vale, ya sé. Ya sé lo que está pasando.

Es el síndrome de Takotsubo. Hay que llevarle a la UCI otra vez.

Hay que ponerle también vasodilatadores y betabloqueantes.

El síndrome de Takotsubo tiene los mismos síntomas

que un ataque al corazón, dolor en el pecho, falta de aire...

Pero a diferencia de un infarto, las arterias están bien.

Lo que ocurre con este síndrome es que una parte del ventrículo

no se contrae como debería, y queda dilatada,

presentando la forma de una vasija, típica, que se usa en Japón

para cazar pulpos, llamada así, Takotsubo.

Tras descartar el infarto, la doctora Ortega le ha realizado

una ecocardiografía a Cayetano, que sigue en la UCI bajo tratamiento.

-Hola. -¿Qué tal? ¿Qué me cuentas?

-Eh... Ha sido una especie de falso infarto. Está dormidito, ¿verdad?

-Sí. -Vale. Ven, te cuento.

Es un síndrome muy raro. Muy, muy raro.

Se llama síndrome de Takotsubo. -Pero... Pero... Ay.

Es que no me entero. ¿Eso es mejor, o peor que el infarto?

-Las próximas horas van a ser decisivas, ¿vale?

Porque el ventrículo no se contrae como debería. Te lo explico, mira:

Si esto es el corazón, bueno, tiene más forma de riñón,

si esto es el corazón, la punta de abajo, el ápex,

y la parte anterior, se mueven menos de lo habitual.

La función ventricular está severamente deprimida, como al 30%.

Vamos a intentar restablecerla lo antes posible.

Si lo conseguimos, desde luego, el pronóstico es mucho mejor

que el del infarto. -Mm. Pues muchas gracias.

A ver si hay suerte. -Esperemos que sí.

Vamos a luchar y es... Además es un chico joven y fuerte.

-Una maravilla.

Muchas gracias. -A vosotros. Hasta ahora.

Triana se somete a un TAC craneal para comprobar

si el cáncer de pulmón que padece le ha producido metástasis cerebral.

Hola. -Hola, Paco.

-¿Ya te han hecho más pruebas? ¿Saben lo que tienes?

-No, todavía no me han dicho nada. -Valeria está mandando unos mensajes

a sus amigas para decirles que se queda contigo aquí en el hospital.

-Mira qué bien.

He tenido que ponerme enferma para que pueda quedarse conmigo.

Bueno, no hay mal que por bien no venga.

-¿Qué pasa, Paco? ¿Qué te pasa?

-Dime una cosa, ¿Valeria es mi hija?

Contéstame. ¿Lo es?

-Sí.

Paco, perdóname. Escucha. Escúchame, Paco.

Que yo he querido decírtelo siempre, pero me ha faltado valor.

-Pero, ¡cómo me has hecho esto! ¿Cómo puedes hacerme algo así?

-Que yo he querido siempre que estuvieras a nuestro lado,

por eso estamos trabajando juntos. -No me lo merezco.

-No, claro que no. -¡No me lo merezco!

-Que sé que no lo he hecho bien, Paco.

-Me voy, me voy. ¡No quiero verte más!

-No, Paco, por favor. Piénsalo. -¡No quiero verte más!

-De acuerdo. -¿Paco?

¿Qué ha pasado, mamá? -No sé. No pasa nada, cariño.

No te preocupes. No te preocupes.

Dame un beso.

-Puedo venir más tarde. -No, no, no, no.

Pasa, pasa. De verdad.

-Ya tengo los resultados del TAC. -Muy bien. Puedes hablar.

-Bueno, el TAC craneal está bien. No hay metástasis cerebral.

Triana, eso es una buena noticia dentro de la gravedad.

-Claro que sí.

-Ya he pasado el caso a Oncología, y tras hacer un estudio de extensión,

han decidido comenzar con un tratamiento de quimioterapia,

para intentar reducir el tamaño del tumor.

-Muy bien.

-Según cómo evoluciones, se optará por la cirugía

o por continuar con la quimioterapia o la radioterapia.

-¿Oncología? ¿Quimioterapia? Mamá, ¿tienes cáncer?

-A ver, Valeria, no te preocupes, que no es nada.

Lo han cogido a tiempo y todo va a salir bien.

-¿Se lo has dicho a Paco? ¿Por eso salía tan cabreado?

-Bueno, no se lo he dicho, pero... Pero ya se lo diremos.

No te preocupes, que Paco va a volver.

-Sí, por favor. Es que... Me da mucha pena veros así.

Con lo bien que os lleváis siempre... -Pues claro, no te preocupes.

Estas son cosas que pasan.

-Triana, os dejo solas. -De acuerdo, gracias.

Cariño, no llores, ¿eh? No llores, bonita.

Cayetano evoluciona favorablemente.

Y ha sido trasladado a una habitación,

donde la doctora Ortega comprueba su función ventricular

con una nueva ecocardiografía.

Pues la función ventricular está ya casi al 55%.

Eso es bueno, ¿no? ¿Cuándo me va a ir la patata al 100%?

-El 55% es más o menos lo normal. Toma. Límpiate. Ahí.

-Gracias. -Nada.

Os cuento. Porque es verdad que ha sido todo un poco raro:

primero la reacción alérgica al metamizol,

luego el síndrome de Kounis, y ahora el síndrome de Takotsubo.

Afortunadamente, este síndrome es benigno.

Eso sí, tienes que tomar medicación y cuidarte. ¿Vale?

Para evitar complicaciones.

Bueno, por favor, cuidado con las alergias. Tiene que llevar siempre...

Tienes que llevar siempre contigo la adrenalina.

La inyección de adrenalina viene en un aparato

precargado de inyección automática.

Que debe aplicarse de forma subcutánea o intramuscular,

sólo en caso de una reacción alérgica grave.

Y desde luego, siempre siguiendo las recomendaciones de nuestro médico.

Porque su uso debe ser meticuloso.

-¡Ay, hijo, por Dios! Qué sustos me das.

Ay... Hijo.

-Muchas gracias por haberte quedado conmigo.

-Bua. Estaría bueno.

Ay, Caye, si sé que desde que has vuelto de la India,

no me he portado bien. No sé, que... Bueno, no he puesto todo de mi parte

para que...

Pero es que esta vida, hijo, yo no lo comprendo. Teniendo todo en casa.

Pero vamos, que no pasa nada.

Que aunque no lo entienda, yo lo voy a resp...

-Quiero volver. -¿Cómo?

-Que quiero volver a casa.

Mira, mamá, yo no estoy para estos trotes.

Cuando volví de la India, pues me sentía mal, me sentía culpable

por todo lo bien que vivía y lo mal que vivían ellos.

Pero después de pasar frío y hambre y tanto sueño,

creo que lo mejor es que vuelva a casa.

Echo de menos poder desayunar, cenar, merendar, abrir la nevera,

que todo esté en su sitio...

No sé, si aún estuviese libre aquel puesto en el bufete...

Podría aceptarlo y... -¿Sí? Pues muy bien.

Pero tienes que empezar de becario, ¿eh?

Que llevas mucho tiempo fuera de onda.

-Lo que haga falta. Como si me tengo que poner corbata.

-Sí, sí. ¡Y cortarte el pelo!

-¿Estás bien? -Sí, sí, sí, estoy bien.

Álvaro. -Dime.

-Nada. Nada.

-Vale. ¿Entonces te encargas tú?

-Sí. Aunque esto sería mejor llevarlo al laboratorio, fíjate.

-Clara, eh... Hola. -¡Hola!

-¿Qué tal, Luz? -Muy bien.

Dime. ¿Podemos hablar un segundín?

Claro.

La lista. Pero, ¿qué lista?

Que quiero ver la... La lista.

La lista de los descartes De los jefes de Servicio,

que no puedo más. Va, por favor.

Ya. Que quiero verla.

-¡Hola! Adiós.

Toma. ¿Tú, la has mirado?

Qué la voy a mirar.

Después de la charla que me echaste sobre la honradez...

Vamos, me quedé fría. ¡Qué charla, qué charla, hombre!

Hay que mirar esto... Yo no puedo más.

Ay... No me digas que estás en la lista de Cardiología.

Ay... A ver, Diana. No te preocupes, ¿eh?

Acuérdate de lo que me dijiste. ¿Eh? Que no pasaba nada.

Que es que los jefes de Servicio lo tenían muy difícil.

-¡Será la tía! Será... ¡Me va a oír! Pero...

¡Pero qué dices! ¡Hombre que si me va a oír!

¡Diana! ¡Pero dónde vas! ¡Oye!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 13/06/17 (1)

Centro médico - 13/06/17 (1)

13 jun 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 13/06/17 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 13/06/17 (1) "

Los últimos 648 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios