www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4565038
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 13/04/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Paco Soriano acude a la consulta de la doctora Marco tras varios días

sufriendo dolor e inflamación en el tobillo izquierdo.

Claro, ahora el tobillo.

Pero es que, además, entre la hipertensión, la diabetes,

la artrosis y las varices...

-Uhm. (RESOPLA)

-No se haga usted mayor, ¿eh, doctora?

(RÍE) Si puede, quédese como está porque...

¡Ah! -¿Se lo ha torcido?

-No.

No, llevo un par de meses trabajando

haciendo una reforma en el porche de una casita de campo que tengo...

-Ah, ¿sí? ¿Hace la obra usted mismo?

-Ah, sí. Lo que pasa es que yo he sido albañil toda mi vida y...

(SE QUEJA) Me prejubilé hace un par de años y...

Luego, claro, a mí me gusta hacer chapucillas de vez en cuando,

como hobby... ¡Ah! -Vale.

-Y... Bueno, pero no estoy solo, ¿eh? Me ayuda mi hijo, que...

Bueno, ayuda...

(RÍE) Es muy manazas, la verdad.

Yo me quedé viudo hace cuatro años,

y por eso mi hijo está tan encima de mí.

Yo creo que es que no le gusta que pase tanto tiempo solo.

Pero es que se pone muy pesado.

Y yo le digo que en mi casita de campo,

que estoy la mar de bien, muy a gustito.

Pero él nada, ahí todo el día dando a la murga, el tío.

-Pues mire, el tobillo lo tiene rojo, como puede ver,

y también está hinchado

y hay un aumento de la temperatura local.

Está caliente. (ASIENTEN)

-Pues esto no... Vamos, yo no... Que yo recuerde,

no me había pasado nunca. -Ya.

La insuficiencia venosa periférica que tiene está regular.

Porque, como puede ver, también la piel está de un color azulado.

Y eso es porque ha habido cambios tróficos en la piel.

Voy a pedirle una analítica de sangre completa y una radiografía.

-Vale, muy bien. Muy bien. -¿Vale?

(Pitidos)

(RESOPLA)

-Hola, Natalia. -Hola, Juanjo.

-No hace falta que hagas cola, he traído unos bocadillos

para los de Enfermería del bar de enfrente,

y he comprado uno de más. Toma. -Ya. No, no, no. Gracias, Juanjo.

Gracias. Es que esta no es la solución.

No sé cuál es la solución.

Porque, desde que se ha muerto el dueño de la cafetería, pues...

Yo no sé, nadie lo quiere. Nadie quiere la cafetería,

nadie quiere hacerse cargo. Yo no sé si es una mano negra o es...

Yo creo que es Sonia, ¿eh? Tú piénsalo.

(SUSPIRA) -Bueno... Yo te puedo ayudar en eso.

-Ya, comprando todos los días 20 bocatas.

Esa no es la solución. -No, no, no, no.

No se trata de comprar todos los días 20 bocatas.

Tengo un as en la manga. -Ah, ¿sí?

-Sí.

(Música)

-Bueno.

(Música)

Tras hacerle una radiografía del pie izquierdo a Paco Soriano,

el paciente con el tobillo hinchado,

la doctora Marco estudia la imagen.

En la radiografía no hay nada que llame excesivamente la atención.

Sí que hay signos de desgaste articular,

pero se deben a la edad, por la artrosis.

Sin embargo, en la analítica de sangre

hay algunos marcadores inflamatorios que están elevados.

Y el azúcar también está alto.

-Pero, entonces, ¿esto tiene que ver con la diabetes?

-Con la diabetes tiene más facilidad para sufrir infecciones.

-Ah.

-A ver, Paco, lo que creo que usted tiene es una celulitis.

Es una infección de la piel y del tejido que hay debajo,

del tejido subcutáneo.

Lo más seguro es que la infección entrase por alguna herida en la piel,

producida por la insuficiencia venosa periférica.

-Ya. O sea, que no... no solo tengo varices y diabetes,

¿sino que por eso puedo coger otras infecciones?

-Así es. Voy a recetarle antiinflamatorios y un antibiótico.

¿Uhm? -Muy bien.

-Y por supuesto que ahora tiene que hacer reposo,

nada de obras y mantener el pie en alto.

(RESOPLA)

-A lo mejor puede ayudarle su hijo con la obra.

(RÍE)

-Como me tenga que ayudar mi hijo, durará la obra

más que la de la Sagrada Familia, se lo digo yo.

-Usted lo que tiene que hacer ahora es cuidarse y recuperarse.

¿Uhm? -Muy bien.

Muchas gracias, doctora. -Nada.

-Hasta pronto. -Hasta luego.

(Música)

-Pues sí, Ginés, ya que llevas dos bares,

no te costaría mucho llevar tres.

Y para eso la cafetería del hospital es un negocio redondo.

(MUJER TOSE) -La clientela es fiel

y la gente consume con ansia.

No sé si por estrés o por problemas de salud.

(MUJER TOSE) -Ya.

Lo que pasa es que... está bien, pero no lo veo claro.

Porque ya llevo el bar del pueblo, el de la carretera...

Y tengo miedo de que me venga grande.

-Ya, pero, entonces, lo que necesitas es la cafetería del hospital

para cubrir los tres sectores: ciudad, pueblo y carretera.

-¡Anda! Ciudad, pueblo y carretera.

(RÍE) (MUJER TOSE)

¿Has visto a mi hermanica? (ASIENTE)

-Desde que está en la ciudad,

ahora se ha acostumbrado a los "vermuses".

Que en el pueblo no los tomaba. (RÍE) -Hombre, es mi trabajo.

(TOSE) Vamos, me conozco los mejores sitios de Madrid.

-¡Ole! -Cómo son los turistas, ¿eh?

(RÍEN) (TOSE)

-¿Qué? ¿Hacía mucho tiempo que no os veíais? Por lo menos...

desde zagalicos, en el pueblo. -Sí...

-No, la última vez fue en las fiestas de Alcantarilla.

(RÍE) ¿Te acuerdas?

(TOSE) En la quema de las brujas.

-¡En la quema de las brujas! (RÍEN)

(TOSE)

-¿Qué te pasa? (TOSE)

-Ay, no sé, que...

(RESPIRA PROFUNDAMENTE) -Sí.

-Ay, me cuesta respirar. Tengo aquí un nudo...

-Oye, ¿por qué no vamos al hospital?

Que está cerca, y así te echan un vistazo.

-No, hombre, no será para tanto. -Sí, vamos al hospital,

y así te enseño la cafetería. (TOSE)

-Claro, es un momentico.

-Bueno, venga. -Vamos. Vamos.

(TOSE) -Venga. Vamos.

(Música)

El tobillo de Paco Soriano ha empeorado,

así que vuelve al hospital acompañado de su hijo, Eugenio.

Un poquito más despacio, que me duele un montón.

-Si hubieses reposado en vez de trabajar, no estarías así.

-Joder.

-Mi padre no me dijo que estuvo en el médico por lo del tobillo,

y seguimos trabajando en el porche como si nada.

Pero al final ya no podía más, y me lo contó.

Luego dice que no me preocupe por él, que está bien.

Pero ¿cómo no me voy a preocupar,

si hace estas tonterías en cuanto te despistas?

-No empieces con la murga, ¿eh?

Bastante tengo con tener el tobillo como una bota de montaña.

-Hombre, caballero, ¿qué tal? -Hola, doctora, muy buenas.

Pues un poco peor, sí.

Lo tengo más hinchado y me duele bastante.

-¿Ha tomado la medicación como le dije y ha hecho reposo?

-Bueno... -¡Qué va!

Ha seguido trabajando como un mulo. Y no me ha dicho nada hasta hoy.

-Ya.

Aunque no haya hecho reposo,

con el antibiótico debería haber mejorado,

así que pediremos una analítica de sangre con anticuerpos

por si fuera una artritis. ¿Vale? Muy bien.

Jesús, por favor.

¡Ah!

-A tu edad, parece mentira que hagas estas cosas.

(RESOPLA)

-Bueno, yo ya he acabado con la exploración.

-Gracias.

Ahora que puedes disfrutar de la vida,

¿te vas a poner a currar otra vez?

Si dejaste la albañilería fue por algo,

no para que sigas deslomándote en tu casa.

-¿Me vas a decir a mí lo que puedo y no puedo hacer en mi casa ahora?

-Puedes hacer lo que te dé la gana. ¡Pero con moderación!

-¡Pero si son cuatro chapucillas de nada!

-"Cuatro... Cuatro chapucillas", dice.

Son cosas muy importantes. Muy difíciles.

Y necesitas ayuda. (RESOPLA)

A partir de ahora ya me encargo yo de todo.

(RÍE)

-Sí. En cuanto termine con el porche,

arreglaré la barbacoa y el techo de la caseta de herramientas.

¿Estamos?

Pues desde que murió mi madre, mi padre vive solo en el campo.

Siempre fue muy apañado, y la soledad para él no es un problema.

Pero a mí me da pena.

Por eso, con la excusa de los arreglos,

paso más tiempo con él.

Además, con los años le han ido saliendo cosillas.

Que si la diabetes, la hipertensión...

No quiero que un día le pase algo estando allí solo, y yo ni me entere.

-Ay, Paco. Si es que no le hacemos caso al médico.

-Ya. Ya. Tiene usted razón.

-¿Y qué puede ser?

-Pues, como os he dicho antes, yo dudo de que sea una celulitis.

Más bien creo que es una artritis, una inflamación de la articulación.

Vamos a ver qué dicen los resultados de los nuevos análisis.

-Vale.

(SUSPIRA)

(Música)

La doctora Romero

estudia los problemas respiratorios de Fuensanta, la hermana de Ginés.

¿Te puedes quitar el pañuelo?

-Es que me da un poco de vergüenza.

-No te agobies, que estás muy guapa. (RÍE)

-Es que necesito explorarte. -¿Es guapa tu hermana o no?

-Sí, claro que sí... ¿Cómo no va a ser bonica,

si es de los Canos de Alcatarilla?

Pues la zagala está muy bonica.

(ASIENTE)

-El bocio es un aumento de la tiroides.

Y puede provocar, entre otras cosas, tos, ronquera

o dificultad a la hora de respirar.

La principal causa es el déficit de yodo,

pero también tiroiditis, tumores o infecciones.

Vale. -¡Ah! Ahí me molesta un poco.

(CARRASPEA)

-Vale, muy bien.

-Tengo... como una bola ahí. -A ver...

(CARRASPEA) -Vale.

Dime, ¿tienes problemas de tiroides?

-Sí, tengo hipotiroidismo. (ASIENTE) -¿Y te estás medicando?

-Sí, una pastilla en ayunas. De levotiroxina.

-Muy bien.

Vale, pues los valores son normales, ¿eh?

No, no, espera, que voy a continuar. Voy a continuar.

Uhm.

A ver. Hay un bocio moderado,

simétrico, y lo extraño es que no se ve a simple vista, ¿eh?

-Uhm...

-Bueno. -Ahí. Ahí me molesta mucho. Uhm.

-Vale. No hay disfonía, ni voz bitonal.

Esto nos indica es que la inflamación es hacia fuera,

no hacia dentro, ¿eh? (ASIENTE)

-A ver... -Uhm.

-Un segundito... -Ahí, ahí. Uhm.

-Muy bien.

Al palpar el cuello, he notado una consistencia dura

y ligeramente irregular que me hace pensar en un tumor.

La buena noticia es que no está adherida

a estructuras vecinas, y, además, no presenta adenopatías.

Pero, de todas formas, hay que estudiarlo.

Ahora lo que te voy a hacer es la maniobra de Pemberton.

¿Vale? Necesito que levantes las manos...

Eso es, y respires así durante un minuto.

(RESPIRA)

-Vale, las venas están dilatando...

y la cara se está abotargando. ¿Uhm?

Vale. Muy bien.

Vale, ya puedes bajarlos.

Gracias. (CARRASPEA)

Te puedes poner el pañuelo, si quieres.

-Muchas gracias.

-La prueba que le hemos hecho a Fuensanta

se llama maniobra de Pemberton. Y, en este caso, lo que nos indica

es que el bocio ha crecido hacia el interior del tórax.

Como el resto de la exploración ha sido normal,

creo que el origen es tiroideo,

con una presentación intratorácica poco habitual.

De todas formas, la analítica nos lo confirmará.

-Paco, ya tengo los resultados de tu analítica de sangre.

Han salido positivos los anticuerpos para artritis reumatoide.

-Y... ¿eso qué es?

-Tienes una artritis reumatoide con debut monoarticular.

-Pero ¿eso...? ¿Como la artrosis o algo así?

-No, no. La artritis es una enfermedad inflamatoria

y es autoinmune. No tiene nada que ver.

Y se ha manifestado, de momento, solo en una articulación,

en el tobillo. ¿Uhm?

La artritis reumatoide es una forma de artritis

que origina inflamación, dolor, rigidez

y pérdida de función de las articulaciones.

Es una enfermedad autoinmune.

Es decir, que nuestros propios anticuerpos

atacan a nuestras células por error. En este caso, afectando al tobillo.

Voy a consultar el caso con Reumatología,

para poder ponerte un tratamiento.

Y tienes que venir en unos días porque quiero hacerte una gammagrafía

para ver si hay más focos de artritis.

-Muy bien. Yo hago lo que usted me diga, doctora.

-Ah, a ver si es verdad, papá.

(SUSPIRA)

-Pues sí. Esta es la cafetería.

Lo que puede ser el negocio del siglo. Que sí, Ginés.

-Muy bien.

(BALBUCEA)

-¿Sabes, Ginés? Estoy...

Estoy preocupado por Fuensanta.

Porque llevo suficiente tiempo en este hospital

como para darme cuenta de que, si la doctora

le mira los ganglios de esa forma,

es porque piensa que puede tener algo...

algo grave. -Sí.

Yo también estoy un poquico preocupado, sí.

Oye, ¿y tú desde cuándo te preocupas tanto por mi hermanica?

-Yo... Siempre he estado...

Desde siempre he estado preocupado.

No sé... Tu hermana y yo...

(RESOPLA)

Tu hermana y yo tuvimos algo juntos cuando éramos chavales.

-¿Estás diciendo que te aprovechaste de mi hermana, so desgraciado?

-¿Aprovecharme? No me he aprovechado de tu hermana.

Eso no fue un aprovecharse.

Para mí Fuensanta es un recuerdo muy bonito y muy especial.

Sí. Y fue nuestra primera vez juntos,

y desde entonces nos tenemos mucho cariño.

Dejemos de hablar del tema. Hablemos de la cafetería,

que es lo que interesa.

-Ni cafetería ni cafeterío. Aquí ya no se habla de cafetería.

¿Y sabes lo que te digo? Que tú y yo ya no somos amigos.

Cenutrio. Que eres un cenutrio.

-¿Cenutrio?

(MEGAFONÍA) "Doctora Romero, acuda a consulta cinco, por favor".

-Perdona, ¿me permites hablar con mi padre un momentito?

Vale, gracias.

Bueno.

¿Qué? ¿Me vas a hacer caso?

¿Me vas a dejar hacer a mí todo el trabajo?

Por lo menos, mientras estés con el tratamiento.

-Mira, ya... Ya retomaré yo la reforma cuando esté recuperado.

Que eso lo puedo hacer yo perfectamente solo... ¿Uhm?

No necesito ayuda de nadie.

Y menos tuya, que me has retrasado. Por tu culpa me he retrasado.

-Me parece fatal que me digas eso.

Encima que te estoy haciendo el favor...

¡Si tú no te puedes valer por ti mismo!

-¿Que no me valgo por mí mismo? ¿Que me haces un favor tú a mí?

Os llevo manteniendo yo toda la vida.

He construido esa casa con estas manos,

año tras año, yo solito.

Si he aceptado tu ayuda, ha sido para acabar cuanto antes,

y que te largues lo más rápido posible.

¡A ver si te enteras que quiero que me dejes tranquilo!

¡Que no quiero que me sigas por la casa

como si fuera un niño pequeño! ¡Que estoy harto de ti! ¿Te enteras?

(Música)

-¿Cómo me puedes decir eso, papá?

Si esa es tu manera de agradecerlo, estupendo.

No te preocupes, que yo ya no te molestaré más.

Te dejo a ti solo con tus malditas obras.

Que te vaya bien.

-¡Pues me va a ir bien, seguro!

¡Ah!

(Música)

Los análisis de sangre de Fuensanta indican que su glándula tiroidea

funciona perfectamente.

Así que ha sido ingresada para ampliarle el estudio.

Anda, quítate ya el pañuelico, que eso no te hace nada.

-Ay, quita. -No hace falta, no hace falta.

Solo aflójatelo un poquito y ya está.

-Ah. Ayúdame, anda. -Eso es.

A ver, tu glándula tiroides funciona bien,

pero tienes un bocio y necesitamos saber el origen. ¿Vale?

Ahora te voy a hacer una prueba llamada espirometría...

-¿Y eso qué es lo que es? -Pues es una prueba

que nos va a ayudar a saber la cantidad de aire

que pueden contener tus pulmones,

tanto para inhalarlo, como a la hora de expulsar.

(TOSE) -¿Vale?

¿Te han hecho un control de alcoholemia alguna vez?

-Sí. -Mira.

Como cuando te tomas los "vermuses". (RÍEN)

-Bueno, pues es algo parecido. Necesito que cojas aire...

y soltarlo de forma continuada. (ASIENTE)

-¿Uhm? Bueno. ¿Vamos? ¿Estás preparada?

-Sí. Preparada. -Bien.

(INHALA) -Eso es...

Cógelo...

Y empezamos.

(EXHALA)

Antes de hacernos una espirometría,

es importante no tomar comidas copiosas, no fumar, no beber,

pero también acudir con ropa cómoda. Y avisar a nuestro médico

por si tomáramos algún tipo de medicación

y hubiera que suspenderla,

y, también, si hemos tenido operaciones o lesiones recientes.

Perfecto. Tranquila. (TOSE)

-Agota, ¿eh? (SUSPIRA) -Ay, sí.

-Bien. (SUSPIRA)

-Bueno... -Estoy un poco mareada.

-Bueno.

A ver, está claro que hay algo que está obstruyendo la vía aérea

y no puede ir a más, porque en el caso de que empeoraras,

para nosotros sería difícil poderte entubar, ¿vale?

Entonces, lo que vamos hacer ahora es preparar un TAC del cuello

y en cuanto esté todo preparado te aviso.

-OK. -Vale.

(SUSPIRA)

Al cabo de unos días, Paco Soriano ha vuelto al hospital

a realizarse la gammagrafía que solicitó la doctora Marco.

Me duele un poco el pecho. -¿Cómo es el dolor, Paco?

Como si me apretaran. -Vale, vamos a dejar

lo de la gammagrafía y vamos a reanimación.

Pepa, ya sabes, hay que ponerle oxígeno,

una nitroglicerina sublingual y antiagregante.

-Sí.

-Por los síntomas y los antecedentes de Paco, temo que sea una angina

o un infarto, así que tenemos que actuar con rapidez.

(MEGAFONÍA) "Paula Gómez, le esperan...".

-Menos mal que te encuentro, porque se me han quedado

algunas palabras pendientes. (ASIENTE)

-No era necesario que te pusieras así.

-¿Así? Así ni asao. Lo que no sé es cómo no he caído hasta ahora.

Porque tú, ayer, le pediste a mi hermana un vermut.

A ver, ¿cómo sabes tú que ella toma "vermuses"?

Porque una de dos, o aquí, con las radiaciones de los rayos X

tú ahora tienes telepatía o tú te estás viendo con mi hermana

en secreto, porque ella en el pueblo no tomaba "vermuses".

-Bueno, reconozco que a lo mejor aquella primera vez

en las fiestas del pueblo,

no ha sido la única que he intimado con Fuensanta.

-¿Ah, sí? ¿Cuántas veces? -Bueno, cuando estoy vulnerable,

acabo llamándola, pero siempre con intenciones castas.

-Claro, luego pasa lo que pasa. -Claro, pasa lo que pasa.

Lo que pasa es que tú utilizas a mi hermana como pañuelo de lágrimas

y tú, tú... Tú eres un pelaperros. (ENTRE DIENTES) -Pelaperros...

-Venga, Paco, tranquilo que enseguida vas a empezar a notar los efectos

de la medicación.

Pepa, ponle suero a chorro.

¿Paco?

Paco, ¿me oyes? ¡Paco!

Paco. -A ver, Paco, respira hondo.

Respira tranquilo que estamos aquí contigo.

Respira. -Pepa, el electro está bien,

pero quiero pedir unas enzimas cardiacas, ¿vale?

-Vale, voy.

(Música)

El TAC de Fuensanta, la paciente con bocio,

muestra un resultado que sorprende a la doctora Romero.

Hemos visto una masa de tamaño considerable

en la tiroides de Fuensanta que comprime y también desplaza

estructuras vecinas llegando al tórax por detrás del esternón.

-¿Eso quiere decir que es cáncer? -Bueno, no lo podemos descartar.

-Entonces, habrá que hacer algo, ¿no? -Eso es lo que vamos a hacer.

Una ecodoppler y una gammagrafía. A ver, Juanjo, ¿me vas a decir

cómo tengo que hacer mi trabajo? -No, no que va. Yo solo quería

que supieras que Fuensanta es una persona muy especial para mí,

solo eso.

(Música)

Perdona. Mire, he venido a ver cómo ha ido la prueba de mi padre

y me han dicho que ha habido problemas, ¿qué ha pasado?

-Tranquilo, porque tu padre está estable.

Lo que ha pasado es que cuando íbamos a hacer la gammagrafía,

ha tenido un síncope, un desmayo y le hemos hecho algunas pruebas

para ver que no tuviese nada que ver con el corazón.

-¿Del corazón? ¿Cómo que del corazón? ¿Le ha pasado algo?

Esto me pasa por dejarle solo. -Las pruebas las hemos hecho

por precaución, para que no se nos pasase algo grave como un infarto.

-Pero ¿qué puede ser? -Acaban de hacerle

una ecocardiografía y han detectado que tiene una inflamación

en las paredes musculares del corazón.

Esta inflamación, le ha provocado a Paco un trastorno cardíaco

poco común conocido como miocarditis aguda.

La miocarditis aguda casi siempre está causada por una infección,

pero en el caso de Paco, se debe a la artritis reumatoide

y a otros factores de riesgo como la diabetes.

Luego van a subirle a la habitación y con tratamiento se va a poner bien.

Pero eso sí, por favor, es muy importante que mientras esté

aquí ingresado, esté relajado y sin sobresaltos.

-Intentaré no pelearme más con él. Puede estar tranquila.

-Vale.

La doctora Romero comenta con Fuensanta los resultados

de la gammagrafía.

¿Qué tal? ¿Cómo estás, Fuensanta? -Ahí vamos.

-Bueno... A ver, tengo los resultados de la gammagrafía y de la ecodoppler

que te hicimos y ambas pruebas lo que confirman es que tienes

un bocio multinodular intratorácico. -¿Y eso qué significa?

-Esto lo que significa es que llega hasta al tórax y está comprimiendo

la vía aérea de forma peligrosa. -¿Y eso es muy grave?

-A ver, lo que tendríamos que hacer es extirpar la glándula tiroides.

-Ay, madre. -Fuensanta, no te agobies.

Puedes llevar una vida normal con un tratamiento.

-¿Sí? -Sí, ¿vale? Una cosa. ¿Tomas soja?

¿Te gusta? -Bueno, sí.

-¿Sí? Te lo digo porque deberías dejar de tomarla

porque lo que hace es disminuir la absorción

de las hormonas tiroideas, ¿vale? -Vale.

-Bueno, pues nada, voy a continuar con el resto de pacientes

y mucho ánimo. (AMBOS) -Muchas gracias.

(SUSPIRA)

-Tranquila, que no va a pasar nada. -No me gustan las operaciones, hijo.

¿Y a ti qué te pasa? -Me pasa, me pasa, me pasa.

Me pasa que no lo entiendo. Yo siempre te he cuidado,

siempre te he mimado, te he protegido y ahora resulta

que no me cuentas lo de Juanjo, pues no lo entiendo.

-A ver, hijo, no sé, tampoco tengo que contarte mi intimidad, ¿no?

Y además que no te lo he contado porque sabía que te ibas a poner así.

-Si yo no me pongo así porque te hayas acostado con Juanjo,

me pongo así sobre todo porque no me lo hayáis contado.

Porque no lo entiendo, porque me siento traicionado

por mi mejor amigo y me siento traicionado por mi hermana.

-Bueno, hijo, no exageres. Estás sacando las cosas de quicio.

-Bueno, yo sacaré de quicio y de quicia, pero tú lo que tienes

que hacer a partir de ahora es alejarte de Juanjo

porque para él eres la mujer jengibre.

-¿Qué? -¿Eh?

-¿Que qué dices de la mujer jengibre? -En un restaurante japonés

el jengibre se usa para limpiarse la boca entre plato y plato

y para eso te utiliza a ti Juanjo. Para aliviarse entre relación

y relación y luego... Si te he visto no me acuerdo.

Hasta luego, cocodrilo. -Mira, yo hago lo que quiero

en mi intimidad, ¿sabes? Y me acuesto con quien me da la gana

y no tengo que contártelo a ti, así que menos ahí... Todo el rato.

Que ya soy mayorcita, que no tengo 15 años, por favor.

(SUSPIRA) Anda, vete a por un café, que quiero estar sola.

Que me van a extirpar una glándula.

¿Te quieres ir? Que quiero estar sola.

-Bueno, vale.

(Música)

Tras sufrir una miocarditis aguda secundaria

a su artritis reumatoide, Paco Soriano ya se recupera

en la habitación con tratamiento antiinflamatorio.

¿Qué tal, Paco? ¿Cómo te encuentras? -Pues ya me encuentro mejor.

Menudo susto, casi me quedo ahí. -Ya... Con la medicación

que te hemos puesto, te irás recuperando y en unos días, a casa.

-Estupendo. Gracias, doctora. -Nada, pero Paco, eso sí,

es muy importante que a partir de ahora seas estricto

con todos los controles. Con los controles

de la artritis reumatoide y de tus factores de riesgo

cardiovascular, de la hipertensión y de la diabetes,

Porque tenemos que evitar a toda costa que esto se repita

y termines haciendo una miocardiopatía.

-Estupendo. -Los controles son imprescindibles

para evitar que un trastorno cardíaco como el que ha sufrido Paco,

vaya a más, porque una miocardiopatía podría terminar requiriendo

un trasplante cardíaco. -Se lo prometo, doctora,

me portaré bien. -¿Se puede?

-Sí, claro. Te dejo descansar, Paco. -Gracias, doctora.

-Nada. -Muchas Gracias.

Hola, papá. -Hola, hijo.

(Música)

Fuensanta entra a quirófano donde le realizan

una tiroidectomía total y le toman muestras para analizarlas.

La operación transcurre sin incidentes.

-Bueno.

(Música)

¿Sabes algo de Fuensanta?

-Acaban de terminar la operación, y parece ser que todo ha salido bien.

Pero no sé mucho más.

Ahora supongo que... Que le harán la biopsia a la cosa esta

que le han quitado, a ver si... A ver si tiene algo maligno, o no.

-Bueno, pues habrá que tocar madera.

¿Sabes que todavía mantengo contacto con la gente del brócoli?

-Ah, ¿sí? (ASIENTE)

-¿Y sabes que creo que sería un producto que funcionaría muy bien

en un hospital? -¿Sí?

(ASIENTE) -Ah. ¿Eso quiere decir

que te harías cargo de la cafetería del hospital?

-Bueno... Si quiero hacer un emporio, tengo que hacerle caso

a mi mejor amigo, y trabajar pueblo, carretera y ciudad.

(RÍEN)

-Gracias.

-¿Qué tal te encuentras?

-Mejor. He tenido algún problemilla de corazón, pero... Está mejor,

yo creo que ya estoy bien. -Papá.

-No ha sido nada. -No le quites hierro.

Me lo ha contado todo la doctora. -No se te escapa una, ¿eh?

(Música)

Gracias por venir, hijo. Después de las cosas que te dije el otro día,

te ha debido de costar un montón.

-No tiene importancia. Además, tenías razón.

Rompo más cosas de las que arreglo.

Papá, si es que... A ver.

Yo lo que quiero...

Lo que quiero es pasar más tiempo contigo.

Si es que...

Desde que murió mamá, me da miedo perderte.

-Gracias, hijo.

-Y siento... Que no he aprovechado el tiempo lo suficiente.

-Verás...

Hay una cosa que no te he dicho.

No es que no me guste que estés por allí,

es que hay algo que no te he confesado todavía.

-¿El qué?

-Tengo novia, hijo. Desde hace un año y medio.

Y quiero que se venga a vivir conmigo a la casa.

Por eso, me daba un poco por saco que estuvieras dando vueltas

por allí, ¿entiendes? Porque no sabía cómo contártelo

ni cómo te iba a sentar. -Papá, pero si eso es

muy buena noticia. ¿Cómo me va a sentar mal?

Me acabas de alegrar la vida. ¿Por qué no me lo contaste antes?

-Porque no sabía cómo te lo ibas a tomar, hijo.

Si ibas a pensar que ya me iba a olvidar de tu madre.

-Papá, qué va.

Yo sé que nunca te vas a olvidar de mamá.

Y que la vas a querer siempre.

(Música)

Bueno. ¿Y cómo se llama la afortunada?

-Se llama Mamen. Es maravillosa.

Y es viuda, como yo. -Claro.

-Estoy deseando presentártela. -Yo también.

-Ahora sí que estoy seguro de que os vais a llevar muy bien.

-Seguro. Seguro.

Bueno, y... ¿Qué vamos a hacer con la obra?

La tendremos que terminar, ¿no? -Claro.

-Pero mira, vamos a hacer una cosa: tú no aparezcas por allí.

Tranquilo. Yo tampoco voy a ir.

Lo van a hacer unos amigos míos que me van a hacer el favor.

Así yo puedo estar tranquilo y no ponerme en riesgo.

-Me parece muy buena idea, papá. -Estaba seguro.

(Música)

Fuensanta, la paciente con bocio multinodular,

reacciona bien al posoperatorio y es dada de alta.

-El jengibre se mira, pero no se toca.

-Pero ¿qué jengibre ni qué jengibre? -Ya, ya, ya, ya, ya...

-No le hagas caso.

-¿Qué tal? ¿Cómo estáis? ¿Cómo vas? -Bien, bien.

-A ver, tengo los resultados de Anatomía Patológica.

-¿Y?

-Los resultados confirman que el bocio multinodular

intratorácico de Fuensanta no es tóxico.

Eso quiere decir que no altera las hormonas tiroideas

Y esto es una gran noticia.

Y este es el tratamiento que deberás tomar para la hormona tiroidea.

-Vale. -¿De acuerdo?

-Muchas gracias. -Venga, a cuidarse. Hasta...

-Doctora, un momento. ¿Conoces a Ginés?

-Hombre, claro. -Él quiere hablar sobre algo.

-Bueno, sí, es que Juanjo me está enseñando la cafetería,

y hemos visto que tiene muchas posibilidades, y bueno.

Pues quería un poco probarme y encargarme de ella.

-Pues me parece una gran idea. Si quieres lo hablamos y...

-Claro. Bueno, voy a estar unos días por aquí, y vamos viendo cosas.

¿Vale? Ahora es que me tengo que ir a llevar a mi hermana, y nada.

Muchas gracias por todo. -Muchas gracias.

-Venga, hasta luego.

(Música)

-Gracias. Te debo una cañita, ¿no? -Pues sí. Me debes una caña,

y una disculpa. -Pues también.

-Pero la caña te la acepto. -Pues eso está hecho.

-¡Uh! -Venga, vamos.

-Que no hace falta que me invites a nada,

pero si yo lo hice encantada... -Pepa, me salvaste la vida

quedándote con Aníbal. De verdad. Es que no te imaginas el agobio

que tenía. -¡Pero si es un niño buenísimo!

¡Ni me enteré! -Sí... ¿Buenísimo?

-Es más, me vino hasta bien. -¿Y eso?

(Mensaje)

-Porque hace tiempo que le estoy dando vueltas a la idea...

De tener un hijo.

Vale, vale, no... No me mires así, no me mires así.

Yo creo que me viene bien hablarlo contigo, porque en el fondo estaría

en la misma situación en la que estás tú, madre soltera,

y yo creo que puedo con todo. Pero tengo mis dudas.

-Hombre, es que es normal que tengas dudas, y es bastante difícil

que dejes de tenerlas, de hecho. Pues Pepa, yo te voy a ser sincera.

Para mí, cada día es una aventura. Y menos mal que cuento con mi madre

y con mis amigos.

Pero eso sí. Estoy totalmente enamorada de Aníbal.

Venga, anda. Que te invito a algo.

(Música)

  • Centro médico - 13/04/18 (1)

Centro médico - 13/04/18 (1)

13 abr 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 13/04/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 13/04/18 (1)"
Programas completos (950)

Los últimos 963 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios