www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4366420
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 12/12/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Mira, por favor.

Que es que se ha empezado a encontrar mal en casa, íbamos para el hospital.

Perdona, ¿tú no eres la hermana de Gloria,

la que estudiaba para médico?

Está cianótico, hay que llevarlo urgentemente al hospital.

¿Eres o no eres la hermana de Gloria?

Yo es que, vamos, estoy casi convencido

de que nos presentó en el club.

Sí, sí, sí, es que, como ha pasado tanto tiempo, no...

Oye, mira, no quiero ser indiscreta,

pero conoces a la doctora Jiménez, ¿no?

Bueno, sí, la conozco un poco, pero por su hermana, vamos.

Pero hace mucho tiempo que no... que no la veo.

Me imagino que ya sabrás, ¿no? Desde...

No sé.

Desde que, vamos, que la encerraron.

¿Cómo que la encerraron, pero te refieres a la cárcel?

Perdona, es que me estoy mareando un poco.

Perdóname. -¿Estás bien?

Hola. -Hola.

Oye, Manu sigue igual, ¿eh?

Si lo sé, estoy tan desorientada con ese caso y me da una rabia...

No te fustigues, estás haciendo lo que puedes. -Es que vaya tela.

-Ya. Pues yo sigo los consejos que tú le das a tus pacientes:

ser positiva.

Tienes toda la razón.

Pero es que es mucho más fácil dar consejos que seguirlos.

Ya.

Voy a ver cómo sigue Manu.

Venga, te acompaño.

Quería agradecerte la ayuda que me has brindado con mi paciente.

La verdad es que es la primera vez que me he visto un poco superada.

Que no, hombre, que no, que no estabas superada.

Igual estabas un poco más apagada. Oye, y una cosa, perdona.

¿Tú no tenías una hermana? La que conoce el paciente. -Sí.

Oye, que gracias por acompañarme este ratito,

pero tengo un poquito de prisa, ¿sabes? Mañana nos vemos.

SUBTITULADO POR TVE

¿Qué te pasa, estás bien?

Sí, hola.

¡Ah, qué susto! Me han llamado de la protectora.

¡Ay, qué bien!

Nos conceden una camada de gatitos. ¿Ves? Esto es lo que quería hacer:

un sitio distinto, donde la gente se pueda tomar un café,

y cuidar de su mascota.

Bueno, la mascota que uno pueda tener en casa.

La verdad es que me parece que haces una labor maravillosa.

Hacemos, Carmen, que tú también estás en esto.

¿Qué te pasa, tienes frío?

Sí, estoy como floja y me duele...

Me he levantado con muchísimo dolor de cabeza.

¿Quieres que vayamos al hospital un momento o al médico o...?

No, no, me tomo unas..., una pastilla y ahora ya se me pasa.

¿Seguro? Espera, espérate, espera.

Ponte aquí, ponte aquí, ponte aquí. Sienta, sienta, siéntate.

Vale, vale, estoy bien, no te preocupes.

Despacito... Voy a llamar al 112, ¿vale?

Vale, vale, vale.

Si ya lo sé, cariño, tienes que estar centrada en el día a día.

Que no pueda contigo la monotonía. No sé. Apúntate al taller de teatro,

o... o al de costura.

Ya, ya, Tienes que tener la cabeza ocupada

y no estar todo el rato pensando en el tiempo

que te queda en la cárcel.

Yo te prometo que, en cuanto pueda, yo subo a verte, ¿vale?

¿Necesitas que te lleve algo?

Hola.

Yo también te quiero.

Un besito grande. Chao.

¿Todo bien?

Sí, es que... es que mi hermana... está de viaje.

¡Ah!

(SIRENA) ¡Uy!

Parece que nuestro turno empieza antes de lo previsto hoy.

La doctora Soto acude en ambulancia a una llamada de socorro,

porque una mujer se ha desmayado en plena calle.

A ver, apártense, por favor. ¡Yoli, Yolanda!

Yolanda, ¿me escuchas? ¿Yolanda?

Yolanda.

Hola, Yolanda. -¿Andrea?

Sí, mira, te has desmayado. Te vamos a llevar al hospital, ¿vale?

Que le levanten las piernas, por favor.

¿Andrea?

Sí.

No, al hospital no, al hospital no.

Tengo una clase de...

A ver, bueno, tranquila, tranquila.

La clase de spinning puede esperar, ¿vale?,

así que te voy a llevar al hospital a asegurarme de que estás bien

y luego, si quieres, vamos las dos, como otras veces.

Bueno, pues cuéntame un poco los síntomas antes del desmayo.

Ninguno, no me acuerdo. De lo único que me acuerdo es que iba corriendo,

antes de ir al gimnasio y, de repente, negro.

Vale. ¿Fumas?

Muy poco, solamente los fines de semana, muy poco.

Vale. ¿Edad?

Pues unos 40, 45, no sé, no me acuerdo, no sé.

Es que, como nunca lo digo, nunca me acuerdo.

Vale, ¿quieres que avisemos a algún familiar?

Pues va a ser difícil porque mis padres no viven aquí

y a mi exmarido, mejor ni verlo.

Ya. ¿Y qué has desayunado hoy, Yoli?

No, hoy no he desayunado. Siempre que salgo a correr, nunca desayuno

porque se quema muchísima más grasa. Siempre lo hago, no pasa nada, ¿eh?

A ver, no deberías hacer eso.

Oye, en el gimnasio no digas ni mú, ¿eh?, de esto. Nada.

No, hombre, no, yo aquí estoy como médico, no voy a decir nada.

Últimamente se ha puesto de moda correr en ayunas,

asumiendo que el cuerpo quema más grasas

al tener menos nutrientes disponibles.

Pero a día de hoy no se puede asegurar

que este tipo de entrenamiento sea efectivo.

Y, además, se corre el riesgo de sufrir hipoglucemia,

que puede producir un desmayo, como en el caso de Yoli.

La doctora Jiménez atiende a Carmen,

la chica que se ha encontrado indispuesta en la calle.

Veo en tu historial que has tenido una crisis hipertensiva

que derivó en un shock cardiogénico.

¿Te ha pasado otra vez algo parecido? -No.

Tiene 37,8. Tiene febrícula.

¿Y tienes algún síntoma aparte de la cefalea?

Veo un poco borroso, pero yo creo que es por la fiebre, ¿no?

Bueno, no sé, eso tengo que investigarlo.

¿Tú sigues consumiendo droga?

No, no, no, qué va, no, estoy totalmente rehabilitada.

Yo, desde que me quedé embarazada, dejé de consumir drogas

y llevo una vida normal.

Tengo una hija, y tengo trabajo gracias a Guillermo.

No, no, estoy limpia.

Muy bien. Voy a explorarte, ¿vale?

Pues yo estaba buscando a alguien

para que me echara una mano en la cafetería y, bueno,

apareció Carmen, en ese momento,

y me contó una historia tan dura, tan tremenda

que, bueno, me tocó y me identifiqué un poco, en algunas cosas.

Así que, pues nada, la contraté en el momento.

Lo que no me contó era lo del tema de las drogas y eso.

No tenía ni idea.

Entonces yo no sé si el resto de la historia que me ha contado

es verdad o es mentira o...

¿Tienes alergia a algún medicamento?

No, que yo sepa. Bueno, tengo rinitis por alergia al polen.

Tiene las mucosas un poco secas, ¿no?

Y los ruidos abdominales están hipoactivos,

así que la actividad intestinal se habrá visto afectada.

Por los síntomas que presenta Carmen, podría ser una cefalea migrañosa.

Pero sus pupilas están aumentadas de tamaño y no responden a la luz.

Esto puede ser indicador de una lesión en el sistema nervioso

o por el consumo de tóxicos.

Así que quizás Carmen no ha sido del todo sincera conmigo

a la hora de hablar de su rehabilitación,

por lo que voy a hacerle un estudio de orina y un TAC craneal.

Yo hago dieta, pero no me salto ni una sola comida.

Me tomo mis vitaminas, mis tés, mis cositas...

Por cuidarme, simplemente por cuidarme.

Pero ¿por qué haces un un deporte tan exigente?

No, no es tan exigente.

A ver, yo te veo machacarte en el gimnasio

y ahora me estás contando que vas a correr en ayunas.

Eres un poquito exagerada, ¿eh?

A ver.

Antes de desmayarte, ¿qué otras cosas recuerdas?

Pues la verdad es que tenía como calor

y estaba como mareada.

¿Tienes algún antecedente de cardiopatía

o te has notado más cansada de lo habitual

en el gimnasio últimamente? -No, no, no.

Pues voy a volver a explorarte.

La auscultación ha resultado normal.

Mi sospecha es que Yoli ha sufrido un síncope

en un contexto de escasa alimentación y estilo de vida poco saludable

con estrés, sobreesfuerzo, y descanso nocturno insuficiente.

¿Un síncope?

Sí, es una pérdida transitoria y brusca de la consciencia

y del tono postural, por una falta de riego arterial en el cerebro,

pero la recuperación es espontánea y completa y rápida.

Bueno, pues entonces me puedo ir, ¿no?

A ver, yo me quedaría más tranquila

si puedo hacerte un análisis de sangre y un ecocardiograma.

No, no, no, no, no, yo me quiero ir de aquí.

Ya estoy bien, ¿no? Me voy.

A ver, no es bueno hacer tanto deporte sin supervisión médica.

Y, además, es importante hacerse un análisis de vez en cuando.

Bueno, venga, va, vale, porque eres tú, Andrea.

Bueno, gracias.

Mientras esperan los resultados del TAC,

Carmen descansa en boxes con una vía con paracetamol intravenoso,

para controlar la cefalea.

Guillermo, muchas gracias por quedarte, de verdad.

Pero, si quieres, puedes irte a abrir la cafetería.

Los gatos seguramente que se están subiendo por las paredes.

Y yo estoy aquí bien atendida, de verdad. No te preocupes.

-Sí, sí. No sigas, que...

Mejor me voy. Y tú ya me explicarás algo de esto.

Porque me lo tendrás que contar, ¿no?

En algún momento, digo.

Supongo que te refieres a lo de que fui toxicómana.

Mira, lo siento, de verdad, Guillermo, lo siento muchísimo.

Pero necesito que me entiendas.

Yo estaba harta ya de presentarme a entrevistas,

y cada vez que decía que había estado...

Yo jamás te hubiera juzgado por eso,

¡pero es que con la mentira no puedo!

Ya, pero, ¿y yo cómo lo sabía? No...

Tú siempre has sido maravilloso, pero...

No sé, si yo hubiera sabido que tú no me juzgas...

Pues me lo cuentas después, que llevamos meses trabajando juntos.

¿Y el resto de la historia qué, también es mentira?

No. -¿No?

No, no, no. -¿Seguro?

Seguro.

Okey, que te mejores.

Gracias.

¡Ah, ah, enfermera!

¡Ah, ah, ay!

Me duele mucho aquí. ¡Ah!

La doctora Soto ya tiene los resultados

de los análisis realizados a Yoli: la paciente que sufrió un síncope

mientras practicaba deporte.

Bueno, Yolanda, pues tengo los resultados,

en la analítica está todo normal, incluidas las hormonas tiroideas,

y en el ecocardiograma tampoco se aprecia isquemia aguda

ni ninguna otra patología.

Pues fenomenal, me voy entonces. -No.

Tengo una clase de spinning, sí, sí, me voy. -Calma, un momento.

Tranquila, me lo voy a tomar con mucha calma.

Voy a tener cuidado con las comidas y todo ese rollo, ¿vale? Pero me voy.

No te creo lo que estás diciendo.

A ver, este episodio no es ninguna broma.

Yo creo que te vendría bien hablar con un profesional,

alguien que sepa de nutrición y de ansiedad,

porque estás muy centrada en el deporte,

pero se te olvidan otros aspectos, como la salud.

No, no, Andrea. Mira, yo te lo agradezco, de verdad, en el alma.

Pero no necesito ningún médico.

Mira, yo no soy tonta, ¿eh?

Yo sé que tengo problemas, como todo el mundo.

Bueno. Bastante bien estoy para todo lo que he pasado.

Y todo por culpa de los médicos.

¿Qué pasa? Sí. Hago deporte. Sí. Mucho. ¿Y? ¿Qué?

Bueno, por lo menos no me ha dado por beber, ¿no?, como a otros.

A mí me ha dado por hacer algo sano. Deporte. No sé.

A ver, yo lamento mucho que hayas tenido una mala experiencia

con los médicos.

Pero el doctor Naya, que es a quien te quiero presentar,

no parece un médico.

Tiene una mentalidad muy amplia con respecto a la salud,

y es más alguien con quien poder hablar.

Bueno, venga, vale, vale, vale.

Supongo que una opinión más tampoco me va a venir mal.

Perfecto, pues voy a ir a buscarlo.

Oye, por lo menos será guapetón, ¿no?

La doctora Jiménez ha decidido ingresar a Carmen

porque presenta un dolor lumbar muy fuerte, y es incapaz de orinar.

¿Es normal que no pueda hacer pis?

¿También tienes problemas para defecar?

-Sí, desde hace unos días voy muy mal al baño.

Estoy como muy estreñida. ¡Ay!

¿Y puede ser que hayas tomado algo que esté en mal estado?

No sé, no recuerdo.

Bueno, el otro día. ¡Ah!

Comí unas setas guisadas por Guillermo.

La verdad que estaban muy buenas.

No sé, como no sea que él se encarga de cogerlas,

y alguna estuviera en mal estado, no sé.

Ya, pero es que eso no puede ser porque él está perfectamente.

El TAC craneal no muestra ninguna alteración.

Así que vamos a hacerle la analítica de sangre que habíamos dicho,

voy a programar una radiografía de abdomen,

y vamos a ver si algo de esto nos da una pista.

¿Vale? -Muchas gracias, doctora.

Hasta ahora. -Hasta ahora.

¿Y tu jefe? ¿Ya está abriendo la cafetería?

Sí. Aunque me da a mí que me va a despedir.

¿Y por qué va a hacer eso?

Tampoco es que haya sido muy sincera con él últimamente, la verdad.

Guillermo es un tío maravilloso y me ha ayudado muchísimo.

Su vida no ha sido fácil.

Él es huérfano y... Y, bueno, ha ido de casa en casa

hasta que tuvo su propia casa

y se dedicó a acoger a todos los gatos que encontraba.

Es un apasionado de los gatos.

Cuando ya no le cabían más,

pues entonces montó el negocio de la cafetería.

Y adoptó a todos los gatos.

Es lo que hace: adopta a todos los gatos que se encuentra.

Yo creo que, de algún modo,

eso es lo que él siente que está haciendo conmigo.

Y me preocupa haber traicionado su confianza.

Bueno, también me preocupa quedarme sin trabajo.

Hola. Hola.

Oye: ¿Has visto al doctor Naya?

Hoy no tiene guardia. ¿Por?

Porque tengo una paciente que es conocida mía

y me gustaría que hablara con un psicólogo.

Pero sí está Lucía.

Ya. Pero no me vale, necesito que sea un hombre.

No entiendo por qué.

Es difícil de explicar.

Inténtalo.

A ver, me ha costado mucho convencerla.

Pero yo creo que ella prefiere hablar con un hombre.

Pero, bueno. Pues que tengas suerte.

Oye, podías hablar con ella tú. Yo soy oncólogo.

Ya, lo sé, pero yo no te pido que te hagas pasar por psicólogo.

A ver, es una paciente que, si sale por la puerta,

yo estoy convencida de que volverá con algo peor que un síncope.

Mi sospecha es que tiene problemas de vigorexia.

Por eso necesito que hables con ella

como si hablaras con cualquier otro paciente,

hablándole de hábitos saludables.

Es que a ti te va a hacer más caso que a mí.

Que me espere en la consulta, anda. Muchas gracias, Javier.

Ya.

Cariño. -¿Qué?

¿Te encuentras bien? -Sí, sí.

¿Seguro?

¿Te quieres sentar? -No, estoy bien.

Hoy, a última hora, tengo un hueco y podíamos hacer una sesión

porque hace tiempo que no hablamos de tu problema con la sangre.

Es que hoy no voy a poder.

Cariño, que has avanzado mucho

pero que todavía te queda un pasito más por dar, ¿eh?

Bueno, si yo veo que tengo un hueco, yo te lo digo, ¿vale?

Vale, cielo. Ahora tómate un vasito de agua y siéntate un rato, ¿vale?

Yolanda, la paciente que sufrió un síncope

tras un sobreesfuerzo mientras practicaba deporte,

se recupera antes de recibir la visita del doctor Blanco.

Yolanda, ¿verdad?

Sí. Yolanda, pero... me gusta más que me llamen Yoli.

Ah, pues muy bien. Yoli.

No soy el doctor Naya, soy el doctor Blanco.

La doctora Soto me ha puesto al día sobre tu desmayo,

y creo que puedo ayudarte. Muy bien.

Podríamos encauzar ciertos aspectos de tu salud, si te parece bien.

Me parece fenomenal.

Un síncope como el que has tenido es una señal

de que hay que parar y reflexionar.

Es evidente que estás en forma, que te cuidas

y que seguramente fuerza de voluntad no te falte.

Pero quizá ha llegado el momento

de encauzar esos otros aspectos de tu salud.

Quiero ayudarte en el proceso,

pero necesito que confíes y colabores, claro.

Nada, colaboro y confío.

Bueno.

Me ha tocado la lotería, nena. ¡Uh! De verdad, con este sí que sí,

con este me voy al fin del mundo, fíjate.

Qué saber estar, qué empatía, qué presencia... ¡Vaya!

Mira, ha sido verlo y le he dicho:

Pero, bueno, yo no sé qué tiene, ¿eh? Yo no sé qué tiene

pero, con usted, donde usted quiera, caballero.

Bueno, los objetivos, primero, serán dejar de fumar,

llevar una dieta más equilibrada

y rebajar el número de jornadas de entrenamiento.

¿Podrás hacerlo?

Bueno, pues tendré que hacerlo, ¿no?

Bien. También es fundamental que durante el proceso

no dejes de consultar con el Departamento de Psicología,

en este o en otro hospital.

No, no, aquí, aquí, me estáis tratando fenomenal, ¿eh?

Me alegro.

Ahora vendrá la doctora Soto,

porque quiere hacerte unas pruebas para asegurarse, como ella dice,

de que tienes el corazón como Dios manda.

Yo hoy tengo el corazón mejor que nunca.

Me alegro.

Vamos a ver.

Después de realizarle una analítica de sangre,

la doctora Jiménez le realiza a su paciente, Carmen,

una radiografía de abdomen.

Buenas. ¿Cómo te encuentras, Carmen?

Bien. -¿Bien?

Bueno. Después de consultar los resultados con mi supervisor,

hemos concluido que la analítica indica una insuficiencia renal.

Lo que concuerda con tus problemas para orinar.

Por otro lado, la radiografía de abdomen

muestra una distensión gástrica que impresiona de íleo paralítico.

¿Y eso qué es?

Parece que Carmen presenta un cuadro pseudooclusivo.

Es decir, que su actividad intestinal se ha visto enlentecida.

Esto suele pasar en personas

que hayan tenido una intervención quirúrgica a nivel abdominal,

cosa que no concuerda con mi paciente,

o con procesos tumorales ocultos.

Por lo que hay que seguir investigando.

Como tienes dificultad para orinar y la creatinina está alta,

vamos a ponerte una sonda para ver si tienes retención de orina aguda,

y también así, de paso, la analizamos.

Pero ¿eso es necesario?

Sí. Ahora vendrá una enfermera a ponerte la sonda.

Es que la sequedad de las mucosas a veces puede indicar deshidratación.

Vale.

Hay que ponerle suero y una sonda.

Ahora que dices lo de la deshidratación,

noto que últimamente tengo la boca muy seca,

y que cuando tengo calor no sudo.

¡Hola! -¡Hola!

Pase. Bueno, yo... Yo me voy, os dejo solos,

y así voy preparando el TAC de abdomen. ¿Vale? -Vale.

Hasta ahora. -Hasta ahora.

¿Qué haces aquí?

Que... Mira. He estado pensando

y necesito que me cuentes la verdad con una cosita.

Yo te considero más como una amiga que como una empleada.

Y te he contado mi vida.

Yo te he contado que soy huérfano

y los problemas que me ha creado todo eso,

y tú me dijiste que también eras huérfana.

¿Eso es verdad o me has vendido la moto?

A ver, Guillermo.

La mujer que cuida de mi hija no es mi amiga, sino mi madre.

Guillermo: Lo siento mucho, de verdad. Perdóname.

Sí que te he vuelto a mentir y te pido por favor

que no me despidas.

De verdad. Con lo que le dan a mi madre de pensión

no nos llega para vivir las tres.

Pero me lo tenías que haber contado. ¿Ves? Eso sí me molesta.

Eso me fastidia, un poquito.

Si es que no me extraña que estemos solos, somos dos desgraciados.

¿Qué hace esa puerta abierta?

¿Qué hace la puerta de atrás abierta y dónde están los gatos?

¿Tú no sabes que se pueden morir de hambre?

Pero ¿qué dices? Carmen, estás en el hospital.

¡No me mientas! ¡No me mientas, Guillermo!

¡Ah, ya lo entiendo! ¡Ja! ¡Me estás pagando con la misma moneda! ¿Verdad?

Claro: Como yo te miento... -Pero ¿qué moneda?

¿Qué haces, por qué me quieres tocar? -Carmen. Carmen, relá...

¿Qué pasa?

¿Y quién es esta mujer? -No sé qué le pasa.

¿Quién es, dónde está mi ropa?

Vamos a ver, Carmen. -¡Que he dicho que nadie me toque!

Necesito una enfermera. -¡Que dónde están los gatos!

¿Que no ves que se pueden morir de hambre

si los dejas solos?

¿Quién es usted? -No te voy a tocar.

Soy la médico. Estamos en un hospital.

La actitud de Carmen

puede ser consecuencia de la fiebre o por el consumo de drogas,

aunque ella lo niega, así que voy a hacerle un electrocardiograma,

un TAC y unos cultivos sanguíneos.

Espero que algunas de estas pruebas nos expliquen esta mala evolución.

Bueno, entonces, ¿qué tal ha ido? Bien. He estado hablando con ella

y parece que está por la labor de dejarse ayudar.Bien.

Lo único, que...

¿Qué? Me incomoda cómo me mira.

¡Ah! ¿Cómo te mira?

Me incomoda. Me incomoda, porque yo estoy muy bien como estoy. ¿Eh?

¡Ah, ha intentado ligar contigo!

Bueno, ¿alguna cosa más?

Nada, nada, me alegro, porque eso significa que te va a hacer caso.

Y se va a tomar más en serio su salud.

Pues me alegro. Ahora, si me disculpas,

voy a mi vida real.

Muy bien, muchas gracias. De todas maneras, me debías una.

Así no. Así, no.

Yolanda, la paciente que sufrió un síncope,

está siendo sometida a una ergometría

para saber si la causa de su desmayo es de origen cardiológico.

Pero ¿por qué me has hecho esta prueba?

¡Si ya me has mirado por dentro!

Me has puesto el holter ese...

Bueno, a ver. El holter no dio ninguna señal,

entonces, por eso quería monitorizarte el corazón

para ver cómo funcionaba con un ejercicio

de intensidad media.

Pero en principio, está todo okey, así que doy por finalizada la prueba.

Bien, pues entonces me puedo ir, ¿no?

Oficialmente estás dada de alta.

Ah, muy bien.

Ahora llamaré a una enfermera para que te quite todos los cables.

Ah...

Ah...

¿Cómo va la prueba, ya habéis terminado?Sí.

¿Qué tal ha ido?

Bien, aquí estoy, solita.

Bueno, si quieres te ayudo y te quito los cables.Vale.

A ver, ¿dónde los tienes? Ah...

¡Yoli, Yoli, Yoli, ¡Yoli!

¡Yoli!

¡Yoli!

Yoli, ¿Estás bien, sabes dónde estás?No.

Siéntate aquí, que voy a buscar a una enfermera.

No, no, no, no, no me dejes sola, no me dejes sola.

Tranquila. Estoy contigo. Respira.

Yoli ha sufrido otro desmayo.

Habiendo descartado un posible origen cardiológico de los episodios

y por la desorientación que mostraba,

podemos empezar a pensar en un origen neurológico.

¡Que no me toque nadie, por Dios! ¡Que ya me sé tumbar yo solita!

Ante la sospecha de que Carmen tenga una oclusión intestinal,

la doctora Jiménez completa el estudio con un TAC de abdomen.

Vamos a ver si se está quieta.

En el electro que le hemos hecho a Carmen, la paciente de la 312,

se aprecia una taquicardia sinusal.

Y en el TAC de abdomen, pues hay una distensión gástrica

por la retención de heces.

Así que hay que ponerle una sonda rectal y un enema.

Vale, pues yo le pongo la sonda, ¿vale?

-Vale. Muy bien.

¡Rocío! -Sí.

¡Hola! -Ah, hola.

-¿Qué tal?

Que sigo teniendo un hueco para hablar esta tarde.

¿Qué te parece?

Igual lo dejamos para mañana porque estoy de trabajo a tope.

Pero mañana, ¿eh? ¿Vale? -Vale.

Venga, hasta luego -Venga.

¡La sonda, Mari Puri! -Ya voy.

Yolanda está siendo sometida a un TAC

para determinar si hay un origen neurológico

en los desmayos que está sufriendo, que no parece ser el caso.

Hola, Yoli. La doctora Soto vendrá ahora

con los resultados del TAC.

Yo solo quería ver cómo estabas.

Pues no, no estoy muy bien, la verdad.

Si necesitas hablar, puedes contar conmigo.

Juré que no iba a pisar un hospital, ¿eh?

Aunque me tuvieran que cortar una pierna.

¿Qué pasó?

Yo estaba felizmente casada con el hombre de mi vida...

Bueno, eso creía yo.

Queríamos hijos, pero me descubrieron un mioma en el útero.

Un tumor benigno, bastante común.

Me operaron.

Y parece ser que la cirujana...

Bueno. Eso me contaron luego.

Por un error, me cortó una arteria y...

Y para evitar la hemorragia, me tuvieron que vaciar.

Y adiós nenes.

Y, claro, mi marido, sin nenes,

dijo: “Adiós, Yoli”.

Por eso voy tanto al gimnasio.

Para no estar en casa y no tener que mirarme al espejo

y decir: “Eh, Yoli, tienes 53 años

y no existes para el mundo".

Yoli, eres una mujer muy valiente.

Muy divertida y muy atractiva.

Te recuperarás pronto, ya lo verás.

La fiebre de Carmen ya está controlada

y la doctora Jiménez la visita para darle los resultados

del estudio de autoinmunidad que le han realizado.

Bueno, Carmen: ¿Qué tal? ¿Cómo te encuentras?

Tengo muchas lagunas con lo que pasó ayer.

¿Guillermo me visitó?

Sí. Además estuvo un montón de horas en la sala de espera,

pero yo misma le dije que se fuese a casa a descansar,

porque ya teníamos controlada tu fiebre.

Pero ¿ha venido hoy a visitarme?

-No.

La verdad que estoy deseando volver a mi vida normal.

Hoy he hablado con mi madre

y dice que mi niña no para de preguntar por mí.

¿Saben ya lo que me pasa?

Pues es que los resultados de los análisis, pues son normales,

no tienes ninguna enfermedad autoinmune

y el estudio de tóxicos ha dado negativo.

Se lo dije: Estoy limpia.

A ver, en principio, no..., no existe ningún desencadenante

para que tengas todos esos síntomas.

Entonces, tiene que haber algo que no me hayas contado, Carmen.

No sé, ¿estás tomando alguna medicación?

Sí, sí. Estoy tomando pastillas antihistamínicas.

¿Recuerda que le dije que soy alérgica al polen?

Aunque yo creo que voy a ser alérgica a los gatos

porque, últimamente, tomo muchas pastillas antihistamínicas.

Desde que trabajo en la cafetería.

Como no sea eso...

¿Sabes que todo esto que me estás contando me está dando una idea?

La información que me ha dado Carmen es clave.

Porque el origen de sus síntomas puede estar en el abuso

de los antihistamínicos.

Han hecho que desarrolle una patología:

el síndrome anticolinérgico.

¿Y ese síndrome qué es?

Este síndrome se genera por el consumo

de ciertos medicamentos.

O sea que todos los síntomas que estoy teniendo

¿tienen que ver con ese síndrome?

Pues parece que sí: el diagnóstico del síndrome es clínico

y está basado en todos los síntomas que presentas.

En la taquicardia, la sequedad de la mucosa y de la piel,

las alteraciones cognitivas...

Madre mía. Pero ¿eso tiene cura?

-Sí, sí. Vamos a hacerte un lavado gástrico,

te pondremos nutrición por vía y tratamiento.

Así que lo normal es que en poco tiempo mejores.

Muchísimas gracias, doctora.

Bueno. Yo me voy, que voy a pedir el lavado gástrico.

Muchísimas gracias por todo.

-Nada, hasta ahora.

La doctora Soto se dispone a reunirse con Yolanda:

la paciente que ha sufrido dos desmayos y que fue sometida a un TAC,

cuyo resultado va a compartir con la paciente.

¡Enfermera!

¿Qué pasa? Trae diazepam.

Sí, un momento.

Tranquila, tranquila. Yoli. Yoli.

Yolanda ha sufrido un nuevo síncope, esta vez convulsivo

y de tres minutos de duración.

Las convulsiones son movimientos anormales, rítmicos,

causados por una disfunción en el sistema nervioso.

Y es el síntoma más habitual de la epilepsia.

Tenemos que hacer una resonancia magnética

para saber qué ha ocurrido y por qué.

Hola, Yolanda.

¿Cómo estás?

¿Qué ha pasado?

A ver. Has sufrido otra crisis. Esta vez, con convulsiones.

Pero ¿qué me pasa?

No lo sabemos todavía. Vamos a hacer una prueba sencilla

para salir de dudas.

No, no, más pruebas no, por favor.

Yoli, es una prueba sencilla e indolora.

Se trata de hacer un Tilt Test.

¿Qué es eso?

Digamos que se trata de reproducir los síntomas

y las alteraciones fisiopatológicas que suceden antes

y durante la pérdida de consciencia.

Mira, es algo así. Sí.

Vamos a ver, se trata de reproducir las alteraciones,

tanto de la presión arterial como del riego sanguíneo cerebrales,

mediante la inclinación corporal.

También nos va a ayudar a saber si sufres epilepsia.

¿Epilepsia?

Durante 40 minutos, Yoli no ha experimentado ningún síncope.

La mala noticia es que con esto descartamos un síncope

por aumento del riego sanguíneo en el cerebro,

y confirma que Yoli ha sufrido los primeros estadios

de una epilepsia.

¿Cómo estás?

Bien. Bien, bien. Me van a hacer un lavado de estómago ahora.

No me digas.

Pero que no es por las drogas ni nada de eso.

Es porque estoy tomando muchísimos antihistamínicos.

Ah, bueno, pues bien, bien.

¿Qué haces aquí?

¿Nos perdonas un segundito, por favor? Gracias.

Mira. Le he estado dando vueltas, y creo que te debo una disculpa.

Yo me lo he tomado muy a pecho y creo que no es para tanto.

Quiero decir, es algo muy personal tuyo, y bueno.

Entiendo que no me hayas dicho la verdad. ¿Vale?

Espero que sigamos trabajando juntos, con el mismo buen rollo de siempre.

-Muchísimas gracias, Guillermo. De verdad que sí.

Siento muchísimo haberte mentido, de verdad.

Pero es que... ¿sabes? Necesito el trabajo y tengo una hija...

No le des más vueltas, mujer. Esto está. Está hablado. ¿Vale?

Vale. -Okey.

¿Cómo están los gatos?

Pues están bien. La verdad es que te echan de menos.

Ay, pobres. -Sí.

Pero es que yo creo que voy a ser alérgica.

Por eso que me estuviera chutando tantos antihistamínicos.

Bueno, ya buscaremos una solución, tú no te preocupes por nada.

Ahora, a recuperarte. ¿Vale?

-Muchas gracias, de verdad. Muchas gracias.

Celador, el lavado de estómago espera. Gracias.

¡Gracias!

Gracias. -¡Chao!

Yolanda, la paciente que ha sido recientemente

diagnosticada de epilepsia, recibe la visita del doctor Blanco.

¿Cómo te encuentras?

Voy a empezar a pensar que no quiere dejarme marchar a casa.

La enfermera me ha dicho que no has querido comer nada.

Bueno, mujer, 53 años, adicta al gimnasio, a las dietas,

y ahora... ¡tachán! Epiléptica.

Bueno, una joyita, ¿verdad?

Yoli, dicho así...

No sé por qué cuando eres joven nadie te dice que un día

vas a salir a la calle, con tus mejores galas,

tu mejor sonrisa, y no te va a mirar nadie.

No sé. Ser mujer. Tener 50 años. Estar soltera...

Es como si dejaras de existir. Es como si te echaran del club.

Se fijará el que se tenga que fijar.

¿Me estás tirando los trastos, doctor?

¿Sabes? Yo creo que, cuando nos vamos haciendo mayores,

tenemos que pensar mucho más en nosotros mismos.

Pero si realmente lo que tú quieres es una pareja,

seguro que la conseguirás.

¿De verdad que no está disponible?

¡Ay, qué pena, yo lo cogía, lo metía en un frasquito con formol

y me lo llevaba para mi casa!

¡Vaya por Dios!

¿Qué se le va a hacer?

¡Qué pena! ¡Qué pena!

Vale. Gracias.

Tengo mucho encima, ¿eh?

Pero voy a tener que empezar a ir al psicólogo.

No me hace ninguna gracia, pero es lo que tengo que hacer.

Ahora, eso sí, mañana estoy en el gimnasio dándolo todo, ¿eh?

Que una cosa es una cosa, y seis, media docena.

Ah, mira. Contigo quería hablar.

Acabo de despedirme de Yoli y no estaba encantada de irse.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 12/12/17 (1)

Centro médico - 12/12/17 (1)

12 dic 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 12/12/17 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 12/12/17 (1)"
Programas completos (1060)

Los últimos 1.073 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios