www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3976742
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 11/04/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Samuel llega a Urgencias porque, al acercarse a un artista

a la entrada de un concierto, este le propinó un puñetazo en la nariz.

Y Samuel no deja de sangrar.

-Si sufrimos una hemorragia nasal fruto de un golpe,

deberemos sentarnos, respirar por la boca

e inclinar la cabeza hacia delante para no tragar sangre.

Luego podemos aplicar compresas frías sin demasiada presión sobre la nariz

para tratar de bajar la hinchazón. Y luego acudiremos al médico.

Cuidado con las fracturas nasales

porque pueden implicar complicaciones graves.

-¡Aaaah! -Vale. Vale, ya está.

Bueno, parece que la hemorragia se ha cortado, ¿de acuerdo?

Pero sí que diría que tienes la nariz fracturada.

-¿Y para eso necesito un médico? -Pues sí;

porque tendremos que hacer una radiografía para estar seguros.

-Tenía que haber visto el puñetazo que me metió Bryan Medina.

-¿Has dicho Bryan Medina? -sí.

-Ah, pues le conozco.

Si mi hija es muy seguidora de él. -¿En serio?

-Sí. Sí, sí.

Oye, ¿y esa tos? ¿Hace mucho que la tienes?

-No. Hace unos días. -Ya. A ver, espérate.

Te voy a mirar la garganta...

A ver: Abre la boca y saca la lengua...

Eso es. Bueno, está la garganta un poco irritada...,

los ganglios no están inflamados, ¿vale? -Ah, vale.

-Voy a comprobar si tienes fiebre... Vale. No tienes.

-Doctor, será un catarro. ¿Sabe? Si es que soy músico en el metro

y allí no es que pasemos mucho calor, precisamente, ¿sabe?

-Me estoy fijando en el temblor este que tienes en la mano derecha...

-Sí, lo que le digo. El frío; que se te mete dentro.

-Sinceramente, Samuel, no creo que esto sea del frío.

¿Hace mucho que lo tienes? -No. Vamos, no sé.

Hace un año tuve una artritis, ¿sabes?

Pero con la medicación y eso, todo fue mejor y nunca más.

-Ya. Mira, vamos a hacer una cosa:

vamos a hacer la radiografía para la nariz.-¿De acuerdo?

Y luego vamos a hacer una serie de pruebas

porque puede que estés pasando por un proceso infeccioso.

Si se confirma la fractura de nariz, el proceso será molesto,

pero el hueso acabará soldándose por sí mismo.

En cuanto a los otros síntomas,

se podría tratar de una infección de las vías altas.

Necesitamos más pruebas.

-Gracias. -Ven, que te ayudo...

Ponte aquí... Siéntate ahí, sí. -Ah.

-Vale. Estás bien, ¿no? -Sí.

¡Ay, ay, ay...! Ahí también me duele. -Ahí...

-Sí. -Pero ha sido por aquí.

¡Ah! -Vale.

Es que con tu trabajo

es normal que la musculatura esté sometida a un sobreesfuerzo, ¿eh,

Juanjo? -Ya.

Pero yo no te he dicho que no..., no ha sido solo por eso.

Es que he hecho un mal movimiento con un paciente...

Si a mí nunca me ha dolido la espalda.

Pero últimamente todos los días, y sobre todo por la noche.

-Puede ser una mala postura o muchas otras causas.

A ver, túmbate aquí boca abajo y te voy a explorar más a fondo.

La postura más recomendable para dormir, si te duele la espalda,

dependerá de la zona que esté afectada.

Pero en general las menos perjudiciales

son de lado y boca arriba.

Podemos colocar una almohada entre las piernas si dormimos de lado,

y debajo de las rodillas si lo hacemos boca arriba,

para facilitar el apoyo del cuerpo.

-Que me estoy haciendo viejo.

De aquí para abajo; es lo que me queda.

-Bueno, incorpórate... Te doy tu camiseta... Sí...

-Vale. Pues ahora lo que tienes que hacer es cuidarte

y hacer el ejercicio físico, ¿vale? Para fortalecer la musculatura.

Si quieres te puedo hacer un planing

para que vengas a sesiones de fisioterapia, que te va a venir bien.

Y bueno, te puedes pedir la baja, unos días.

-No, no. Prefiero venir a trabajar; No me gusta estar en casa.

-Ay, perdóname.

Ay, que es que es Pablo... A ver...

-¿Todo bien?

-Te voy a dar analgésicos, una bolsa con hielo para la nariz y...,

y tendremos que realizar el resto de pruebas.

-Perdón. Hay un amigo del paciente que quiere pasar.

-Vale. Pues dile que entre. -Hola.

-¡Hombre!, Bryan, ¿qué tal? -¿Qué tal, cómo estás?

-Muy bien. ¿Y tú? -muy bien. ¿Qué tal Marta?

-Bien. Bien, bien. -¿sí? Tengo una cosa para ella.

Te la voy a traer a ti y así no se la envío. ¿Te parece?

-Vale. Perfecto; luego me la das. -¿Tú qué tal? ¿Cómo estás, Samuel?

Venía a pedirte disculpas. No sabía que eras tú.

De verdad, lo he sabido con el vídeo.

Hay un vídeo que está ahí, por las redes sociales.

Se ha hecho viral y eso y..., y de repente, viéndolo, digo:

"no puede ser". Y sí, eras tú. Así que lo siento.

-Doctor, ¿puede decirle a su amigo que se largue?

No, se lo digo porque...,

el puñetazo está a punto de hacer el efecto bumerán.

-Eh, eh, eeh, cálmate, por favor,

¿vale? Habla conmigo.

-Es que eso es lo que quería: ir a hablar contigo al concierto.

Pero esta nariz deja claro que tú no querías, tronco.

-Hace 15 días se me acercó un hombre, parecía un fan normal y,

cuando estaba al lado, vi que tenía una navaja abierta, grandísima

y me asusté muchísimo. No me pasó nada, ¿eh?

Se lo llevaron y eso; pero...,

desde entonces me he vuelto un paranoico.

Pero tú también me podías haber dicho que eras tú, ¿no?

-No, no, sí, claro. No, si al final va a ser culpa mía.

Mira, tronco, lárgate. ¡Lárgate de aquí, ¿eh?!

Y, según te vas yendo,

le vas dando vueltecitas a ese nombre tuyo que tienes, ¿eh?

Bryan Medina es una horterada. Vamos, es horroroso, tío.

-Por favor, de verdad... -Bryan, Bryan. Espérate fuera mejor.

-Ibamos juntos al colegio.

Teníamos una banda juntos. Él era muy bueno,

aunque también era un tipo difícil. Hacía años que no lo veía,

y en el concierto pues, alguien me agarró el brazo y yo,

instintivamente, solté un puñetazo.

Pablo, ¿cuándo me pensabas decir que ibas a dejar el hospital?

De verdad, pero ¿qué tiene que ver con lo que le pasó a ese paciente?

Que todos nos hemos bloqueado alguna vez, ¿vale?

Que tú eres médico, Pablo. Que eres muy buen médico.

Que si no, díselo a cualquiera; ya verás cómo coincide conmigo.

Pero no me puedes dejar así, por favor.

Bueno, vale. Ya hablaremos sobre esto, ¿vale?

Para un momentito y ahora con cuidado, ¿eh?

Vamos... ¡Uf, a ver! Ahí.

Arriba... ¡Aaah! ¡Ay! ¡Ayúdame, Víctor!

¡Aaaah! -Un segundito, por favor, ¿eh?

¿Estás bien, Juanjo? -Es que... No. Túmbame.

Túmbame aquí.

Después de su primera visita a la fisioterapeuta Palacio,

Juanjo sufre un fuerte tirón en la espalda

y debe ser trasladado urgentemente a la consulta de fisioterapia.

-Pensaba que por lo menos me lo dirías a la cara.

Hola. ¿Qué? ¿Qué te pasa?

-Que me he quedado doblado de la espalda.

-Pero ¿has seguido las recomendaciones?

-Sí. Pero..., como he seguido trabajando...

-Siéntate. Muy bien. A ver que te vea.

-¡Ay! -¡Uf! Es que lo tienes fatal, ¿eh,

Juanjo? -¡Ay!

-A ver, te tienes que cuidar, ¿vale?

Voy a hablar con un médico para que te vea,

porque seguramente tendrás que empezar a tomar antiinflamatorios

y un relajante intramuscular.

Además voy a hablar con Rey porque, en cuanto te pauten la medicación,

tendrás que empezar con el tratamiento de punción seca.

En caso de sufrir contracturas graves,

se puede recurrir a un tratamiento invasivo llamado punción seca.

Que consiste en hacer una punción

para romper mecánicamente la zona de la contractura.

Es decir, que no se infiltra ningún tipo de sustancia.

El doctor Dacaret sospechaba que Samuel,

además de tener la nariz fracturada,

pudiese estar sufriendo una infección en las vías mayores,

y la radiografía lo ha confirmado.

Pero, al no encontrar otras complicaciones,

le ha dado el alta con un tratamiento para casa.

-Además de la fractura del hueso nasal sin desplazamiento,

Samuel tiene una faringoamigdalitis.

Así que tendremos que incluir antiinflamatorio en el tratamiento.

En principio, con reposo, hidratación abundante y vahos,

tendría que sentirse mejor. Eso sí:

le he comentado que, si siguen los temblores, vuelva a verme.

-Eh, ponme una cerveza. -¿Sin alcohol le vale?

-¿sin alcohol? Pero ¿esto qué es, un colegio?

-No. Un hospital. -Venga, ponme una cerveza, anda.

Que seguro que tienes ahí alguna guardada.

-Lo siento, no tengo ninguna. -¡Que me pongas una cerveza, te digo!

-Ponle un agua, por favor.

-¿Qué pasa, que no puedo tomarme una birra?

No, ya contesto yo.

Sí me puedo tomar una birra,

porque ya no tengo problemas con el alcohol,

si es lo que estás pensando. -Seguro.

-Déjame un poquito en paz, ¿eh? -No te voy a dejar en paz.

-¡que yo no tengo nada que decirte! -Pues no lo sé.

Entonces ¿para qué fuiste al concierto?

-Mira, fui al concierto a decirte que eres un vendido.

Un vendido, justo lo que dijimos que nunca seríamos. ¿M?

-¿Fuiste para eso, de verdad? -Sí.

Y para decirte que, lo que tú estás haciendo,

no se puede llamar música, y tú lo sabes.

Eres un mierda, tío.

-Pues este mierda necesita un teclista

para grabar unas nuevas canciones, y paga bien, ¿eh?

¡Ni loco! -Vale.

No sé, por si de repente te..., te da la locura.

-Vale. Bueno, pues esto te va a aliviar el dolor bastante.

-¿Vale? Pero a ver si te cuidas,

los medicamentos no son una solución para las contracturas.

-Sí, sí. Si eso ya se lo he dicho yo. Tienes que cuidarte, Juanjo.

Y ahora en un rato vendré para hablar un poco

a ver de dónde vienen esas contracturas, ¿vale?

-¡Qué bien! Preocupándote por un compañero.

-No entiendo por qué dices eso; como siempre he hecho, ¿no?

Ya estoy aquí. ¡Ay!

-Lleva cuidado y no lleves tanto peso,

a ver si te va a dar algo a ti también. -Sí.

Bueno, Juanjo, ¿cómo estás? -Pues mucho mejor.

La verdad es que la inyección intramuscular me ha venido muy bien.

-Bueno, tal y como estabas, no te quedaba otra.

-Ahora hay que averiguar la causa de tus dolencias.

-no sé, Juanjo, ¿hay algo que te esté creando tensión o estrés?

-Bueno, la verdad es que he tenido rachas mejores.

Últimamente me siento juzgado y criticado por todo el mundo.

Y además no sé qué hacer con mi vida.

Vamos, que estoy hecho una porquería, Marta.

Pues no me arrepiento ni un poco de haber salido de la comunidad aquélla.

Pero al menos, mientras estaba con ellos, pues me sentía acompañado,

y sabía hacia dónde iba mi vida. Y ahora, pues ¿por qué no decirlo?

Me siento perdido, no me apetece hacer nada y...,

y todo me cuesta un mundo.

Al poco tiempo, Samuel, que había sido dado de alta

de una fractura y una faringoamigdalitis,

tiene que volver porque sus calambres en las manos

han aumentado.

-Mira tú el baladitas este qué carácter tiene.

¡Pero si no es para tanto!

A ver, que yo le dije que sí a lo de grabar con él,

pero para hacerle un favor.

Que sí, que me puse un poco nervioso.

Pero Bryan me presionó tanto para venir, que me temblaba la mano.

No dejaba de moverse.

-A ver, Samuel tiene problemas con el alcohol, ¿vale?

Y a mí me ha dicho que lo ha dejado,

pero yo creo que es síndrome de abstinencia.

-Espera, Bryan, un momento. Dime.

-Este tío ha tenido una vida muy dura.

Cuando éramos jóvenes teníamos una banda y..., bueno,

él bebía y bebía y...

Empezó a llegar borracho a los ensayos,

empezó a faltar el respeto a todo el mundo...

Bueno, hubo un momento en que le dejé tirado.

-No quiero que eso vuelva a pasar.

-Bueno, yo te recomiendo que hables con Lucía.

Y en cuanto se te pase lo de las contracturas,

pues que te busques alguna actividad física,

que te ayude a, a canalizar un poco la tensión.

Y también a conocer gente.

-Ya, sí, tengo que salir más de casa y activarme un poco.

Pero es que últimamente me sienta mal todo lo que como

y no creo que el ejercicio físico me convenga.

-Pero ¿por qué? ¿Qué te sucede? -Pues que siento acidez,

ardor de estómago desde hace dos meses.

Y a veces pues como picante y..., bebo alcohol... Pero solo a veces.

-Pero ¿comes equilibradamente? -sí. Normalmente sí.

Cuando entré a la comunidad me hice vegano.

Y ellos me enseñaron a controlar los alimentos

y eso pues lo he seguido respetando.

-Bueno, es que..., no sé. Pensándolo bien,

si toda la vida has sido celador

y nunca has tenido ningún problema de espalda,

a lo mejor las contracturas te están viniendo

por esos problemas gástricos que me estás comentando.

Los problemas leves de estómago, como la acidez, el ardor o el reflujo,

pueden exteriorizarse en la zona izquierda dorsal.

De ahí extenderse hacia el trapecio izquierdo, incluso con el tiempo,

provocar problemas en los hombros y cervicales.

A ver, vamos a hacer una cosa:

habla con Rey, que te haga una analítica de sangre,

un test del Helicobacter Pylori y también una gastroscopia

por si acaso fuera una úlcera o una hernia de hiato.

-Pero dámelo por escrito.

Que todo el mundo piensa que soy un hipocondriaco y...,

y luego no se lo creen.

-vale. Yo te lo escribo. No te preocupes.

Marta... -¿sí?

-Y ¿tú cómo estás?

-Pues un poco como tú, también.

No está siendo mi mejor racha, la verdad.

-Ay, madre mía.

-Aprieta aquí, Samuel...

-Las manos me temblaban, pero yo ya no tengo problemas con el alcohol,

¿eh, doctor? -te creo, tranquilo.

A ver, avísame si te duele... O si tienes alguna sensación extraña,

¿de acuerdo? -Vale.

-¿Aquí nada? -No.

-Vale. ¿Y esto?

-Nada. -De acuerdo.

-¿Qué es lo que me pasa?

-Pues Samuel, viendo que tienes los temblores solo en la derecha,

podría tratarse de un problema neurológico,

relacionado con las terminaciones nerviosas.

Así que vamos a hacer una prueba que se llama electromiograma. ¿Vale?

Un electromiograma es una prueba que nos permite diagnosticar

enfermedades neuromusculares,

así como determinar la intensidad y el origen.

Con esta prueba podremos ver si hay lesión en los nervios

o en las neuronas motoras.

-¿Qué ve, doctor? -Pues mira, Samuel,

parece que existe una disfunción en las neuronas motoras, ¿de acuerdo?

Mira, para que lo entiendas:

los músculos se mueven porque el cerebro manda una orden, ¿de acuerdo?

Entonces, este impulso viaja a través de las fibras nerviosas

por la médula espinal, y de ahí salen las neuronas motoras

que hacen que el músculo se mueva.

Y parece que en tu caso,

el sistema se ha estropeado en alguno de los puntos;

todo parece indicar que es en las últimas conexiones, ¿vale?

-Disculpa que venga así, sin pedirte cita ni nada,

pero es que vengo de hablar con Palacio...

-Y me ha dicho que tal vez estaría bien

que me hicierais algunas pruebas para estudiar mi caso en profundidad.

-¿Pruebas? -Sí.

-Analítica, gastroscopia, Helicobacter...

-muy bien. Pues curioso, ¿eh?

No tenía ni idea que Marta se había sacado la carrera de médico.

-No. Fui yo quien pidió q ue lo escribiera

para que no pensarais que soy un hipocondriaco.

-Vale, bueno. No pasa nada; hablaré con ella, ¿de acuerdo?

Gracias. -Me la quedo yo, sí.

Tras ser ingresado por una disfunción de neurona motora,

Samuel parece haber mejorado.

¿Qué pasa, cómo estás? -Pues estaba mejor hace un minuto.

-¿Está haciendo efecto el tratamiento?

-sí. Pero seguro que ahora me tocas una canción de esas tuyas

y seguro que me pongo mejor.

-Oye, tío, ya basta, ¿eh? De verdad, ya basta.

No solo soy yo el culpable de lo que pasó.

Tú también tienes parte de culpa. -¿Qué?

-¿Qué hice yo mal? A ver, dime.

-¿sabes por qué me alejé de ti? ¿Lo quieres saber?

Por la misma actitud que estás teniendo ahora.

¡Lleno de razón todo el rato!

Menospreciando a todos los que intentamos ayudarte.

-Tienes razón cuando decías

que yo esta última vez te he ayudado por lástima.

Pero lo que realmente me da pena

es ver cómo estás desperdiciando tu talento.

Tienes más talento que cualquiera de nosotros.

Si yo hubiera tenido la mitad, la mitad del talento que tienes tú...

Me he vendido.

Sí, tienes toda la razón.

Me he vendido. Por eso venía con la guitarra.

Lo que yo quiero es que nos volvamos a juntar.

Volver a recuperar el sonido que teníamos cuando éramos jóvenes.

Había pensado: "NO sé, a lo mejor, si traigo la guitarra...,

pues te veo tocando y, me inspiro o..., no lo sé".

-A ver, a ver, a ver, a ver. Yo soy teclista, tío.

Yo la guitarra no la toco. -¿Qué, tienes miedo?

¿Ahora tienes miedo de tocar la guitarra, eh?

-Que no. -Sí. ¿No eras tú el que decía:

"no, yo sé hacer sonido con cualquier cosa; saco música de cualquier palo"?

-¡Cago en diez...! Dame la guitarra. -¿sí?

-¿Qué me pasa, tío? -¡Ayuda, por favor!

¡Chs, eh, ya! -¿Qué me pasa, tío?

-Ya. -¿Qué me pasa, tío?

-En realidad sabía que todo era una coraza

y pensaba que con una guitarra de por medio, pues podría romperla.

Pero..., nunca pensé que de esa forma.

-¿Podemos hablar un minuto? -Sí.

Pues precisamente quería hablar contigo sobre el tema de Juanjo.

-Es que creo que... -Sí, ya sé lo que crees.

Vamos a ver: ¿no te he dicho mil veces

que las pruebas médicas de un paciente le corresponden al médico?

-Sí, bueno. Ya lo sé perfectamente. -¿Y entonces?

-¿A ti qué te pasa conmigo? Porque es evidente que te pasa algo.

-¿Sabes lo que me pasa?

Que en realidad no sé por qué te preocupas tanto por Juanjo,

cuando a lo mejor deberías preocuparte un poquito más

por tu pareja.

-Pues creo que te estás equivocando de pleno.

Porque yo fui la primera que apoyó a Pablo cuando se bloqueó

y estuvo a punto de morir el paciente.

Y también te equivocas en otra cosa: Pablo y yo no somos pareja.

Al día siguiente

de que se le inyectara medicación intramuscular

por una fuerte contractura,

Juanjo se siente mucho peor de sus problemas gástricos.

Ante los nuevos síntomas de Juanjo,

la doctora Rey decide hacerle las pruebas gástricas

que le recomendó la fisioterapeuta Palacio:

una analítica de sangre, una gastroscopia

y el test de la bacteria Helicobacter Pylori.

-El Helicobacter Pylori, es una bacteria

que causa una de las infecciones más frecuentes del planeta.

Vive en el estómago y puede provocar desde úlceras

hasta incluso cáncer de estómago.

Para erradicarla, será necesario un tratamiento antibiótico adecuado.

-Bueno, parece que aquí no hay respuesta.

¿Puedes intentar mover el codo?

-Vale, tranquilo, relájalo. Vale. Vale, tranquilo.

Bueno, parece que la afectación está ocurriendo solo

en la parte derecha del cuerpo.

-¿Eso qué quiere decir, doctor?

-Al darnos cuenta de esto, pudimos descartar enfermedades

que afectan de modo simétrico la función motora.

Eso sí, necesitamos más pruebas para hacer un buen diagnóstico.

¿Qué pasa, Toño? ¿Aburrido? -Dacaret.

-Oye, ¿tienes los resultados de Samuel Cobos?

-sí. -Vale.

-Toma. -Gracias.

Bueno, a partir de su sangre hicimos test específicos

para enfermedades de la neurona motora.

Y han revelado que tiene una enfermedad autoinmune.

Esto quiere decir que el sistema inmunitario de Samuel

está atacando a su propio cuerpo por error.

Mientras llegan los resultados de las pruebas digestivas,

Juanjo continúa con el tratamiento de fisioterapia.

-Vamos a manipular las zonas de la musculatura del “...”.

Pero lo más importante es tratar los lugares relacionados

con los problemas digestivos. ¿Vale?

Las áreas conectadas con el estómago

a través del sistema nervioso. -Vale.

-Como, por ejemplo, la vértebra C3 con el diafragma.

-Es la que me estás tocando ahora, ¿no?

-Sí, exactamente. Es esa.

Y, para mejorar la vascularización y la movilidad del estómago,

la vértebra C5 y la C6. -Ajá.

-¿Vale? Y el agujero rasgado posterior del cráneo.

-Sí lo siento, sí.

-Es que de la columna vertebral,

salen nervios hacia los músculos y hacia los órganos...

-Que les proporcionan, pues sensibilidad.

Tanto táctica como dolorosa, por ejemplo.

Es como cuando te pinchas con un rosal.

Del dedo sale una señal hacia la columna,

y de la columna al cerebro, que lo interpreta como dolor.

Entonces responde con otra señal a la mano

para que la aparte del rosal.

-Estoy preocupado por ti. No te veo bien.

Todos me habéis ayudado mucho, Marta.

Y a mí también me gustaría servirte de apoyo.

¿Es Mir? -Sí, Juanjo. Es que..., bueno:

Hay rosas con espinas y... Y yo todavía no...

No había visto las espinas, de verdad. -Ay, mi niña.

-Es que no sé. No... No lo entiendo, Juanjo. No...

No me entra en la cabeza. No sé cómo ha podido...,

pues abandonarme y dejar el hospital así, de repente.

Y... No sé. Yo creo que no me lo merezco.

-Hay cosas que no se pueden entender en el momento.

Algo muy gordo le tuvo que pasar a Mir con ese paciente para...

Para que necesitase romper con todo de un día para otro.

Incluso contigo. Con lo que te quería.

Pero..., el tiempo pone las cosas en su sitio. Y quién sabe...

si tal vez podríais volver a estar juntos.

-Dame un abrazo. Muchas gracias, ¿eh?

-Eso quiere decir que ¿me estoy destruyendo yo mismo?

¿Ves, tío? Como siempre.

-No. Eh, eh, eh, eh, eh. Tranquilo.

¿Qué crees que está produciendo esto? -Pues mira, Samuel:

Teniendo en cuenta tus antecedentes, es decir, la artritis,

podría tratarse de una neuropatía por atrapamiento.

Aunque las articulaciones no estén inflamadas.

Así que podría ser una enfermedad motora multifocal,

o bien la ELA.

-Sí. Bueno, es solo una opción.

La ELA o esclerosis lateral amiotrófica

es una enfermedad

en la que las células que controlan los movimientos de la musculatura

se ven afectadas y disminuyen su funcionamiento

hasta la muerte. Causando una atrofia muscular.

Hay que tener en cuenta que esta enfermedad es muy grave

y no tiene cura.

La doctora Rey ya tiene los resultados

de las pruebas digestivas de Juanjo.

-Hemos visto que tienes hernia de hiato.

Y luego, por otra parte, los análisis me han dado positivo

por Helicobacter pylori. ¿Vale?

Entonces: Voy a ponerte un tratamiento antibiótico,

junto con un inhibidor de bomba de protones, para intentar erradicarla.

-Ya. Y ¿eso es de levantar peso? -No. No, no; no tiene nada que ver.

Para que lo entiendas:

La hernia de hiato se produce

cuando la parte superior del estómago,

se eleva hacia el tórax.

-Entonces se produce una regurgitación del ácido gástrico

que se encuentra en el estómago, y sube hacia arriba. ¿Vale?

Sube hacia el esófago. Por eso tienes ardor,

todo el dolor aquí en esta zona, la dificultad a la hora de tragar...

¿Lo has entendido? -Sí.

-¿Vale? Entonces. Entonces: aparte de esto,

te voy a poner un tratamiento conservador, y además,

vamos a tener que hacer algunas modificaciones en la dieta.

Que escúchame: Lo siento mucho, porque sé que te encanta,

pero el café, fuera.

También es conveniente eliminar otras sustancias fuertes,

como son el alcohol, el picante o las bebidas gaseosas.

Y aparte de esto, es muy recomendable

separar, en la medida de lo posible, las comidas con la hora de dormir,

para poder facilitar la digestión.

-Y ¿si el tratamiento conservador no funciona?

-Pues si no funciona tendremos que operarte.

-Gracias.

-No, en realidad no me las des a mí.

Es que, bueno. Ha sido... La idea ha sido de Marta.

-Ya, si ya se las he dado. Si ella se ha portado bien conmigo.

Ahora vamos a tomar algo. Si te quieres apuntar...

-Vale. ¡Es que me ha sorprendido!

-Bueno, claro que sí, mujer. Adelante.

-Venga, genial, pues luego nos vemos. -Sí.

Ante la posibilidad

de estar padeciendo una enfermedad motora grave,

Samuel fue sometido a varias pruebas en profundidad.

-Bueno, Samuel. Tengo los resultados de las pruebas.

Y no aparece ninguna disfunción en el bulbo raquídeo,

y tampoco ningún compromiso en la neurona motora superior.

Con esto podemos descartar la ELA, y la atrofia muscular espinal.

Sé que son buenas noticias. Pero tienes que tener en cuenta

que tienes una atrofia motora multifocal.

Y eso hay que vigilarlo de cerca.

Empezaremos un tratamiento con inmunoglobulina intravenosa.

-Pero me voy a poner bien, ¿no? Voy a poder volver a tocar.

-Pues mira: Curiosamente, una cosa va ligada con la otra.

Se puede considerar una terapia ocupacional. Es decir:

Si tocas el piano y lo haces bien, quiere decir que estás mejorando.

-Pues entonces estamos fastidiados. Porque nunca ha tocado muy bien.

-Ya. Con el tema del talento no puedo hacer nada.

Pero médicamente, empezaremos el tratamiento. ¿De acuerdo?

-Gracias, doctor. -Venga. Hasta ahora.

-¡Oh! ¡Sí, señor!

-Se trata de una enfermedad del sistema nervioso, rara,

pero tratable.

Esta enfermedad no se diagnostica con una prueba en concreto.

Sino que hay que estar atento

a que el paciente cumpla una serie de criterios.

El pronóstico es bueno,

pero seguramente Samuel tenga que someterse

a un tratamiento de mantenimiento

para que esta enfermedad no reaparezca en un futuro.

-Tío. ¿Y si no consigo tocar bien? ¿Si no se me recupera bien la mano?

-Eres un cabezón. Lo has sido toda la vida. Para lo bueno y para lo malo.

Estoy seguro de que lo conseguirás. -Tío: Gracias.

Gracias por haber estado a mi lado. Sé que no te lo he puesto fácil.

Nunca te lo he puesto fácil. -Pero sigues odiando mi música.

-Oye, pues tengo una idea. A ver qué te parece. No sé, ¿eh?

A lo mejor es una locura; pero...

Cuando te recuperes, a lo mejor podríamos hacer un disco juntos.

-No sé, tío. No sé cuánto tiempo va a llevarme esto.

-No pasa nada. Esta vez te esperaré el tiempo que haga falta.

-Hola. -¿Puedo?

-Quería hablar contigo porque puede que tengas razón.

sí que estaban relacionadas las contracturas

con los problemas estomacales.

-No, puede no. Seguro. El cuerpo humano está conectado.

Aunque los médicos os empeñéis en estudiarlo por separado.

-Bueno, a ver: la medicina, todavía, tenemos que avanzar bastante. ¿Vale?

Pero que sepas que, aunque tú y yo tengamos opiniones diferentes,

que yo estoy muy contenta de que estés trabajando aquí en el hospital.

-¿A qué viene ese cambio de actitud? -A veces me convierto en persona.

No, es broma. Es que... He metido la pata y ya está;

y vengo a pedirte disculpas. Lo siento. De verdad.

Además, he estado hablando con Pablo y me ha comentado todo lo que pasó.

-¿Has hablado con Pablo? -Sí, y lo cierto es que, bueno:

Me ha costado bastante.

Porque le he estado llamando por teléfono un montón de veces.

La verdad es que parece bastante desanimado.

-Pero bueno: Su decisión de marcharse del hospital,

pues... Parece que es firme, ¿no?

-A mí me ha molestado un poco que no me lo dijera a la cara, la verdad.

A ver: Si te sirve de consuelo, él lo está pasando fatal también.

A veces, pues..., por desgracia, hay cosas

que las aprendemos con el tiempo.

-¿Se aprenden o..., se aceptan porque no queda otra?

-Un poco de las dos.

-Vamos a ver, Cielo: Te van a operar de un cáncer de próstata. ¿Vale?

Tienes que estar en casa, descansando, como hace todo el mundo.

-Natalia. -¿Qué?

-Estoy bien.

-Me ha salido un bulto en el testículo izquierdo

y me gustaría que me lo mirara cuanto antes,

por si es lo mismo que me salió en el derecho: un “espermatocete”.

-Le haremos una ecografía testicular,

para asegurarnos si se trata o no de un “espermatocete”.

Sin la biopsia no puedo decirle lo que tiene.

Pero sí lo que no tiene.

Y entre otras cosas, no es un espermatocele.

-Lo siento. Pero me gustaría tener una segunda opinión.

-Está tranquilo. O sea, está tranquilísimo.

Y no sé si finge o no finge o qué. Pero la que no finge soy yo.

yo estoy de los nervios.

-Yo creo que, ahora mismo,

lo que interesa es que

estés apoyando a Javier desde la tranquilidad,

-¿Entonces? -Podría ser una neoplasia testicular.

-Estaba ahí subida en una silla, fregando un poco los azulejos

y de repente..., ¡pum! Yo qué sé. Me he visto en el suelo.

-Y porque estaba yo allí. No hubiera llamado a la ambulancia.

-Tienes la pierna muy caliente, y roja, comparada con la otra.

-Que yo entiendo que mi madre es muy cabezona.

Pero que tenga un problema como el de la pierna

y que se lo calle tanto tiempo...

-Tienes un shock séptico.

Eso pasa cuando una infección se extiende por todo el cuerpo.

Noradrenalina. Rápido. Y... ¡duplica la dosis de antibióticos!

-¡Ah, ah, ah! -¡Mamá, tranquila!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 11/04/17 (2)

Centro médico - 11/04/17 (2)

11 abr 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 11/04/17 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 11/04/17 (2) "

Los últimos 638 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos
Recomendaciones de usuarios