www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3441108
No recomendado para menores de 7 años Centro Médico - 11/01/16 - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Valeria, una azafata embarazada de siete meses,

llega a Urgencias tras sufrir una caída en el trabajo.

Le acompaña su novio Enrique.

¿Quieres una silla de ruedas? -No.

-¿De verdad que no quieres? -¡Que no me pasa nada!

Me llamó porque se había caído en el trabajo.

Ella dice que está bien,

pero me gustaría saber si les ha pasado algo a los gemelos.

Los bebés están bien. Yo estoy bien y todo está bien.

Es que, con las cosas del embarazo, se pone histérico.

Ya me estoy arrepintiendo de haberle llamado.

¿Qué te ha pasado?

Estaba preparando un vuelo a Gran Canaria y me he mareado.

Me he sujetado al mostrador, pero aun así me he caído.

¿Te has caído? Pero, ¿te has dado en la tripa?

Un poco. Pero no creo que les haya pasado nada a los bebés.

Bueno, dejemos que eso lo decidan los médicos.

Sí, la verdad es que es una cosa prioritaria. Estás embarazada.

Aunque mira, está todo bien por aquí.

Yo creo que no va a haber ningún problema,

pero nos tenemos que asegurar, ¿eh? ¿De cuánto estás?

-De unos siete meses. -Exactamente, de 28 semanas.

-Vale. 28 semanas, y 2. Tiene que verla un médico.

Esperadme aquí, ¿vale? -Vale.

-Gracias.

-Parece que está bien,

pero cuando hay embarazo de por medio es mejor asegurarse.

Además, ella está embarazada de gemelos,

que lo consideramos un embarazo de alto riesgo.

La doctora Romero será la encargada de atender a Valeria y a su novio.

¿Has tenido más mareos durante el embarazo?

-No.

-Bueno. Alguno sí, pero sobre todo durante el primer trimestre.

-Pero le iba a preguntar, doctora, ¿pasa algo? ¿Está todo bien?

-No, no. Todo parece estar bien,

lo que pasa es que nos vamos a asegurar haciendo una ecografía.

¿De acuerdo? -De acuerdo.

-La verdad es que, según su historia,

Valeria está teniendo un embarazo muy bueno.

Los embarazos de gemelos pueden traer complicaciones,

tanto para la madre, como para el feto.

Pero me he puesto en contacto con su ginecólogo,

y me ha dicho que hasta el momento no ha tenido ningún problema.

Marga, amiga de Clara, ha venido a la consulta del doctor Blanco

porque, desde hace unos días,

lo que ella piensa que es una gripe, se ha complicado.

Hola. Clara... Hola.

Hola. Muy buenas.

Doctor, ellos son Luis y Marga, mi amiga, el doctor Blanco.

Encantadísimo. Lo mismo.

Pasad por aquí. Os veo luego.

Vale. Venga. Hasta luego.

Hasta luego, Clara. Chao.

Ella es una vecina de siempre.

La verdad es que nos llevamos muy bien.

Y su marido estaba muy preocupado porque no quería ir al médico,

no sé por qué.

Entonces, he hablado con el doctor Blanco, aunque es oncólogo,

y le va a hacer una visita.

Yo espero que con él esté mucho más confiada y más tranquila

que con cualquier otro doctor.

Ella aguanta porque es muy dura. Pero está fatal.

Por lo menos ya no tiene fiebre.

Eso sí, le ha aparecido el dolor de espalda, el dolor de barriga

y el de garganta también.

Y sobre todo, las manchas esas tan raras que le han salido esta noche.

Pues mira, puede que ayer sí tuviera alguna antes de acostarme.

Pero esta mañana, cuando me he levantado,

las tenía ya por todo el cuerpo.

Y ya, claro, me he empezado a asustar un poco.

¿Cómo te encuentras?

Pues he estado con fiebre, unos cuantos días, pero bueno,

he tomado paracetamol, como siempre, y bastante bien.

Pero ahora, la cuestión es que tengo dolores,

prácticamente por todo el cuerpo.

Y sobre todo, por la garganta y en el vientre,

la tripa me duele mucho, la verdad. Ya.

Eso puede formar parte del proceso gripal.

A lo mejor hay que darle tiempo al tratamiento

para que se cure del todo.

Sí, pero lo más sospechoso son las manchas

que le han salido ayer por todo el cuerpo.

¿Manchas?

Quiero verlas. Siéntate en la camilla.

Marga lleva desde hace unos días con fiebre y malestar general.

Estamos en época de gripe,

y es muy posible que siga con el proceso vírico.

Pues todo está perfectamente, ¿eh? Gracias, Pepa.

Entonces, Mikel y Roberto no han sufrido daños con la caída.

Ah, ¿se van a llamar así? -Mm..., qué remedio.

Bueno, pues de momento, nada, no hay ningún problema.

Está todo perfecto, y además he hablado con tu ginecólogo,

y me ha dicho que los últimos análisis están muy bien.

Entonces, vamos a descartar la anemia como causa de los mareos.

¿De acuerdo?

Entonces, si no es por la anemia, ¿por qué se marea?

-Hasta luego. -Hasta luego, gracias.

(Ambos): Hasta luego.

En el caso de algunas embarazadas,

pues hay algo que es la hiperventilación,

tu cuerpo está cambiando, hay cambios hormonales, en el organismo,

y entonces ahora hay mucha más demanda de oxígeno,

tanto para ti como, en este caso, para tus dos bebés.

Vale. Lo que pasa que, en su caso, siempre ha sido muy deportista,

entonces siempre ha estado en buena forma física.

A lo mejor es por..., no sé, el estrés o la ansiedad, o...

¿Te sientes estresada?

-¿Estresada?

Imaginemos que has sido una chica de 27 años

que no quería quedarse embarazada.

Y de repente se encuentra con gemelos y tiene que dejar su trabajo.

¿Puedo estar estresada?

El ginecólogo le recomendó que dejara de ser azafata de vuelo.

Y la empresa le designó un puesto en tierra.

Digamos que el embarazo fue una sorpresa para los dos,

pero para ella no fue buena.

En caso de un embarazo normal, sin ningún tipo de complicación,

una mujer puede viajar perfectamente en avión hasta el tercer trimestre.

Pero a partir del séptimo mes,

en algunos casos se recomienda no hacerlo por si el parto se adelanta.

No puedo ni volar.

Ya, bueno. El que no te hayan dejado volar es normal,

estás embarazada de gemelos, y además en un estado bastante avanzado.

Tampoco te hubiesen dejado si eres diabética,

si tienes la tensión alta o estás perdiendo sangre...

Lo que tienes que valorar, Valeria,

es que estás teniendo un embarazo muy bueno,

teniendo en cuenta que son dos bebés.

Me siento la mujer más afortunada del mundo.

A ver, vamos a..., vamos a sentarla, vamos a sentarla.

Vale. Esto ya empieza a preocuparme,

dos mareos tan seguidos pueden indicar algo grave.

¿Te pica? No.

Algunas gripes se complican.

Pero la bajada de temperatura

no corresponde con el comienzo de los dolores en el vientre

o estas manchas.

Además, aunque tiene unas pequeñas llagas en la boca,

no presenta infección en las amígdalas.

Y esto es raro, si lo sumamos a todo lo anterior.

Bueno.

Tienes la tensión muy baja y eso me preocupa.

Te voy a explorar el abdomen.

Me has dicho que te había empezado a doler, ¿verdad?

Sí, bastante. Vamos a ver.

¡Ay! ¿Te duele mucho?

Bueno. Voy a intentar hacerlo suave, pero tengo que explorarte, ¿eh?

Ella siempre ha sido la más fuerte de la familia.

Es un poco duro verla así.

Yo ya he tenido dos ataques al corazón.

Estoy acostumbrado a que ella me cuide a mí.

Pero, todo este tiempo que llevamos juntos,

no la había visto nunca tan enferma.

Incorpórate. ¿Cree que tengo algo grave, doctor?

Vamos a ver. En principio, pensaba que podía haber sido la gripe,

que se había complicado.

Pero el que no tengas fiebre y...

Aunque te duela la garganta, no hay infección en las amígdalas.

Pero, ¿sabe, o no sabe lo que tiene Marga, doctor?

Vamos a ver, Luis, de momento, no lo sé.

Necesito hacer esos análisis y unas radiografías para tener más datos.

Bueno.

Yo no quería asustar a Luis.

Pero ya sabía que esto no era una simple gripe.

A veces, tienes ese presentimiento de que tienes algo grave.

Pero no quieres hacerle mucho caso;

como si, por no pensar en ello, la enfermedad fuera a desaparecer.

¿Te ha dado miedo?

Mira, yo solo necesito saber qué tengo

para que Luis se quede tranquilo.

Ha tenido problemas de corazón y no quiero que sufra más.

(Megafonía): Doctor Herranz, acuda a Consulta 1.

¿Bien? -Sí.

-¿Sí? -Ya estoy bien, ya estoy bien.

-¿Cómo lo has notado? -Me he mareado un poco,

pero ya estoy bien. -Pero ¿cómo era el mareo?

¿Sientes que te han fallado las piernas,

o como si todo te diera vueltas?

-Más bien lo segundo.

-Ya. Pues lo que estás teniendo no son mareos, son vértigos, ¿eh?

Y no tienen por qué ir relacionados necesariamente con el embarazo.

Pero una pregunta, eh... ¿Notas que oyes bien o no?

-Sí. -Eso no es verdad,

desde hace dos meses, te tengo que repetir las cosas.

A ver, no es que yo oiga mal, es que tú hablas muy bajo.

¿Y notas algún otro tipo de síntoma, alguna molestia más en el oído?

La verdad es que hace un tiempo que tengo como un zumbido en los oídos.

Viene y se va. Cuando volaba también me pasaba.

Como a casi todos los compañeros. Es por los cambios de presión.

Hace unos días volví a sentir el zumbidito, y no sé,

hasta cierto punto me hizo gracia. Me recuerda a cuando podía volar.

Echo mucho de menos viajar.

Bueno, en principio, los zumbidos o los pitidos en el oído

no tienen por qué denotar nada grave.

De hecho, a mucha gente le pasa a lo largo de su vida.

Pero en tu caso, pues bueno, hay que sumarle también los vértigos

y la pérdida de audición.

Con lo cual, tenemos que seguir haciendo pruebas.

-Vale. -Venga. Hasta ahora.

(Ambos): Gracias. -Nada.

El otorrino va a hacer una otoscopia a Valeria,

para examinar su conducto auditivo externo y el tímpano.

Independientemente de su problema médico,

percibo una falta de ilusión en Valeria.

Un estado de ánimo óptimo no es obligatorio,

pero sí es muy deseable para afrontar un embarazo.

Esta prueba se hace con un otoscopio,

que es un instrumento médico que ilumina la zona

y facilita su observación.

Ella me decía que oía perfectamente.

Se lo comenté un par de veces más,

y, como se ponía tan borde, pensé que pasaba de hacerme caso.

Desde el embarazo, nos hemos distanciado.

Espero que no tenga nada grave.

Voy preparando. Bien.

Bueno, Marga, te vamos a hacer tres placas,

dos de tórax y una de abdomen.

¿Por qué dos de tórax, doctor?

Bueno, la primera va a ser de espalda, es la típica.

Y la segunda nos aporta información complementaria.

Ya que, al ser lateral, se puede ver si hay algo detrás del corazón.

Así que tranquila, voy a mandar al radiólogo, a hacerte la placa.

¿De acuerdo? De acuerdo.

Tranquila. Gracias.

La radiografía es una de las primeras pruebas que se hacen,

a la hora de intentar diagnosticar multitud de enfermedades.

Con estas tres placas podríamos identificar, por ejemplo,

si un paciente tiene piedras en el riñón,

una obstrucción en el intestino, si se ha tragado algún objeto,

o localizar posibles tumores.

En el caso de Marga, espero que nos ayude a diagnosticar

ese extraño dolor en el abdomen.

Puede que así sepamos qué relación tiene

con las manchas que le han salido.

El doctor Blanco va a comunicarle a Marga y a su marido

lo que ha visto en las radiografías que le ha hecho.

Aunque los resultados no son lo que esperaba.

He estado observando las radiografías,

y la verdad es que no encuentro nada extraño.

Pero eso es buena noticia, ¿no, doctor?

No necesariamente.

Lo único que sabemos hasta ahora

es que no sabemos lo que le pasa a Marga.

Así que tendremos que esperar los resultados de los análisis

que llegarán mañana.

Bueno, pero entonces, nos podemos ir a casa, ¿verdad?

Sí, si quieres, sí.

Pero vamos, te podemos dejar ingresada hasta mañana

si te encuentras mal.

No, no, no. Yo prefiero irme a casa.

Pero eso es muy buena idea. Así te quedas en observación.

Cariño, me quiero ir a casa ya, de verdad.

Vale, vale.

Que es inútil discutir con ella. Cuantas más cosas le digas, peor.

Se pone así, en plan sufridora, y no hay nada que hacer.

Y me da rabia. Porque le vendría bien quedarse aquí.

Yo sé que lo hace por mí y por mi hijo,

para que no nos quedemos,

pero claro, sabe que, si se queda ingresada,

no la vamos a dejar pasar la noche sola.

Marga, ¿qué tal? Bien, bien.

¿Seguro? Sí, tranquila.

¿Quieres que te traiga una sillita, que vas a ir más cómoda al coche?

No, no, tranquila, Clara. Ya has hecho bastante.

Bueno, mujer. Gracias.

Nos vemos luego. Venga. Gracias, Clara.

Hasta luego.

¿Seguro que te encuentras bien? Te veo mal.

Ay..., Luis. -¿Qué? ¿Qué pasa? ¡¿Qué pasa?!

¡Marga! ¡Marga! ¿Qué te pasa, Marga? ¡Doctor!

¿Qué ha pasado? ¡Clara! ¡No sé!

¡Doctor!

No se encontraba bien.

Pero la verdad es que no teníamos razones médicas

para que se quedase aquí, en el hospital.

Bueno, hasta ahora. Marga, ¿me oyes?

A ver qué pasa. Déjame, Luis. Se acaba de desmayar.

Marga... ¿Qué pasa?

Vamos a ver. Déjala ahí.

Marga... Hay que llevarla a Boxes.

Que traigan una camilla y que preparen oxígeno. Ya.

Voy ahora mismo. Mejor así.

No puedo respirar. Tranquila, respira, respira.

Tenía que haber insistido más en que la dejáramos ingresada.

Tenía que haberla convencido.

Sé que, en un caso como el de Marga, la paciente tiene la última palabra

en cuanto al ingreso. Pero mira lo que ha ocurrido.

Esto no tendría por qué haber pasado.

Ha empeorado de repente. Y tenemos que descubrir lo que le pasa.

Valeria, la chica embarazada que había llegado a Urgencias

por una caída, espera a que la doctora Romero

les diga cómo ha ido la otoscopia.

Al parecer, tiene un problema auditivo.

Y, en principio, no hemos visto nada extraño.

Lo que sí que hemos apreciado es que oyes peor de lo que parece.

Bueno, la otoscopia examina el oído externo. ¿De acuerdo?

Pero probablemente tu afección esté más en el oído medio.

Vamos a hacer una audiometría y una timpanometría.

Es verdad que no oigo muy bien, pero me las apaño,

dependiendo del contexto, de los gestos y esas cosas,

pues más o menos lo disimulo.

Sé que tendría que haberlo dicho antes.

Pero es que estar embarazada ya es bastante coñazo.

Y no quería pensar que pudiera tener nada más.

Bueno, con la audiometría lo que vamos a ver

es la capacidad auditiva de Valeria.

Te vamos a exponer a diferentes sonidos,

en diferentes frecuencias e intensidades.

Vale. ¿Y la timpanometría?

Esa es la que más me importa, porque estudia el oído medio.

Y es donde yo creo que está el problema.

Entonces, nos va a ayudar bastante con el diagnóstico, ¿de acuerdo?

-Vale. -De acuerdo.

-La timpanometría es una prueba mediante la cual analizamos

la conducción del oído medio y la movilidad del tímpano.

Nos permitirá saber si la pérdida de audición es de origen neurosensorial.

Combinando los resultados de esta prueba y los de la audiometría,

puede que sepamos lo que le pasa.

Pues pasad aquí.

Mira, siéntate aquí tú... -Vale.

-Dame.

Vale. Ahora va a venir el médico.

La prueba es muy sencillita. ¿Estás nerviosa?

-No. -Vale. No es nada, ¿eh?

Simplemente te vamos a meter esto en el oído,

va a haber unos cambios de presión, y en base a eso, ya el médico verá.

¿De acuerdo? ¿Alguna duda o algo? -No.

-Todo bien, ¿no? -Gracias.

-Pues ahora viene.

¿Me puedes repetir todo lo que te ha dicho la enfermera?

Claro que sí.

Ha sido un momento de complicidad,

yo creo que el primero desde que se quedó embarazada.

Yo siempre he querido ser padre, y ella no...

Me gustaría que estuviera ilusionada, aunque solo fuera un poco.

Ojalá no le encuentren nada grave.

Pero, si todo esto sirve para acercarnos un poco, bienvenido sea.

Tanta prueba para los oídos me ha empezado a asustar un poco.

Y siendo sincera, ya no me arrepiento de haber llamado a Enrique.

Me alegro de que esté aquí conmigo.

A ver si saben ya lo que tengo y podemos irnos a casa.

Tiene la presión arterial baja.

¿Temperatura? 35,3.

Pero, doctor, ¿qué es lo que tiene Marga?

Pues no lo sé.

Es muy raro. Tiene la temperatura y la presión muy bajas.

Pero en las radiografías,

no hemos encontrado ningún rastro de infección,

ni en los pulmones, ni en los huesos, ni en el abdomen.

Vamos a hacer pruebas inmediatamente para descubrir qué es lo que tiene.

Hasta que no lo sepamos, no podemos ponerle un tratamiento,

porque podría empeorar.

Vamos a esperar los resultados de los análisis de sangre.

Pero antes, vamos a hacerle una ecografía abdominal y un TAC.

El dolor que tiene Marga en el abdomen

es la única pista real que tenemos.

Espero que con estas pruebas descubramos lo que le pasa.

Ya me ha llamado dos veces mi hijo.

Y, bueno, de momento le he dicho que su madre está bien,

que le están haciendo pruebas y que no se preocupe.

Pero... No sé qué decirle, la verdad.

Buenas.

Vamos a ver, en las pruebas hemos encontrado algo extraño

en la pared del hígado.

No sabemos exactamente de qué se trata.

Y no podemos estar seguros de que sea una infección.

Pero, y entonces, ¿qué van a hacer? Habrá que hacerle una laparoscopia.

¿Laparoscopia? Pero, ¿qué es eso?

Es una prueba que consiste en introducir una cámara en el abdomen

para ver directamente qué hay dentro

Pero eso es una operación...

Sí, sí, habrá que llevarla a quirófano.

Lo siento, Marga, pero es la única opción

que tenemos para descubrir qué es lo que tienes.

De acuerdo. Lo que haga falta, doctor.

Tranquilos, que va a ir todo bien.

La laparoscopia exploratoria es una operación diagnóstica.

Es decir, que no va a curar a Marga.

Simplemente nos ayudará a saber qué es lo que tiene.

Nunca hacemos que los pacientes entren en quirófano

si no es estrictamente necesario.

Pero es que las radiografías, las ecografías y el escáner

no han sido concluyentes. Es el último recurso que nos queda.

Ahora espera aquí.

Vale, doctor.

La doctora Romero habla con el otorrino

que le ha hecho las pruebas a Valeria,

la joven azafata con vértigos y pérdida de audición.

Según los resultados de las pruebas, puede que la afección de Valeria

sea más grave de lo que pensábamos en un principio.

¿Ya sabemos qué le pasa a Valeria?

Sí, ya tengo los resultados de las pruebas.

Bueno, tienes una enfermedad que se llama otosclerosis.

Esta enfermedad afecta al oído medio,

concretamente a un hueso que tenemos en el oído, que se llama estribo,

debería vibrar correctamente ante las ondas sonoras,

pero en tu caso no vibra bien. Entonces, no oyes bien.

¿Y esto tiene cura?

Bueno, con sordera severa sí que se puede practicar una operación

que se llama estapedectomía.

La estapedectomía es una operación que consiste, básicamente,

en extirpar el estribo del oído, y reemplazarlo por una prótesis

que restablece también la audición.

Pero yo, en el caso de Valeria, no lo recomendaría.

-Pero, de momento...

Quiero decir, ¿Valeria puede seguir perdiendo audición?

Podría.

Pero claro, es un caso concreto. No sé si va a evolucionar, o no...

Por eso, yo preferiría que esperaras. -¿Y qué puedo hacer?

-Bueno, el fluoruro de sodio, el calcio y la vitamina D,

en algunos pacientes, ha ido bastante bien,

pero no está demostrado científicamente.

Entonces, yo tampoco descartaría, bueno, utilizar audífono.

Como si fuera una vieja sorda, pero preñada de gemelos. Genial.

No, no digas eso. Tienes un problema, se soluciona y ya está.

Efectivamente.

O sea, ahora mismo, hay gente joven que necesita un audífono,

y en el mercado hay de todo tipo. Además, prácticamente inapreciables.

Pero, ¿usted sabe cómo he podido coger esta enfermedad?

Una causa concreta no te puedo decir.

Lo que sí que hay factores de riesgo.

Y uno de ellos es el embarazo. Hay cambios hormonales y...

Si es que este embarazo solo me está dando alegrías.

Primero me quita un trabajo que me encantaba,

y ahora me va a dejar sorda, ¡sorda! No puedo más.

Y aún me quedan dos meses con esto. ¡Si es que no puedo más!

Cuando un paciente me pregunta algo, no le puedo ocultar nada.

Lo siento mucho por estos chicos.

Con un poco de suerte, Valeria no perderá más audición.

Gracias, doctora. -Nada.

¡Valeria!

Doctora Romero... -Sí, dígame, Pepa.

No es nada urgente. Solo que era para comentar,

que me parecía que se lo había tomado un poco mal, ¿no?

O sea, demasiado...

Bueno, en el embarazo, ya sabe que...

Bueno, hormonalmente estamos diferentes, ¿no?

-Sí...

-Bueno, qué voy a decir yo que tampoco...

-Ya, pero precisamente porque está embarazada...,

la veo como muy fría, como poco emocional.

No sé. Como demasiado... ¿No?

No sé, yo creo que no somos quién para juzgar.

Además, ni usted ni yo somos madres, todavía, ¿no?

-Ya.

Bueno, ese todavía igual significa que, a lo mejor... ¿No?

-No, no. No. Me... Tengo cosas que hacer. Hasta luego.

-Ah...

Luis y su hijo Felipe están esperando

a que Marga salga del quirófano.

Le han realizado una laparoscopia para poder saber

qué está provocando la grave infección que tiene.

No entiendo cómo mi padre ha esperado

a que metieran a mi madre al quirófano para decirme nada.

Es que no lo entiendo, no lo entiendo.

¿Cómo está, doctor? -Doctor...

Bueno, vamos a ver. La operación ha ido bien.

Ahora la llevarán a una habitación

para que se despierte de la anestesia.

¿Ya saben qué es lo que tiene?

Sí. Tiene el síndrome de Fitz-Hugh-Curtis.

Pero... ¿Eso qué es?

Bueno, es una afección que hace que tenga líquido

en la parte superior del abdomen.

Además de unas adherencias entre el hígado y la pared del abdomen.

Se llaman cuerdas de violín. ¿Y eso es muy grave?

El síndrome por sí solo no es serio.

El problema es que, en el caso de Marga,

la infección comenzó en las trompas de Falopio.

Y se extendió hasta el hígado.

Vamos a empezar inmediatamente con antibióticos

para evitar que la infección se siga extendiendo.

Pero, doctor, ¿cree que mi madre se va a recuperar?

Sí, creo que sí.

Hay que esperar a ver cómo evoluciona con los antibióticos,

pero vamos, tendrá que pasar aquí la noche.

Pero una cosa, ¿cómo es posible que haya cogido una infección

en las trompas de Falopio?

Eh..., bueno,

para eso tendremos que esperar los resultados del análisis de sangre.

Mañana lo sabremos todo, el motivo de la infección

y si Marga se recuperará definitivamente.

-Vale. -Vale.

-Gracias, doctor. -Muchas gracias.

Bien, les iré diciendo. Gracias.

Yo tengo bastantes esperanzas en el tratamiento.

Pero, hasta que no veamos cómo evoluciona,

no puedo asegurar que Marga vaya a mejorar.

Hay que esperar a mañana.

Tres semanas más tarde...

Espera, espera. Esta cosa se me ha vuelto a salir.

Valeria vuelve al Centro Médico

porque su sordera ha empeorado considerablemente.

Está siendo una tortura, cada vez oigo peor.

No sé, me estoy asustando mucho.

Durante la primera semana no quiso ponerse el audífono,

y luego empezó a perder, a perder audición,

y ya no pudo seguir negándose. -Ya. Y ¿me oyes bien ahora?

-Ahora sí, pero en casa, si me quito el trasto este, no oigo nada.

Necesito que haga algo, por favor.

Es evidente que la otosclerosis de Valeria ha empeorado muchísimo.

Ya no solamente por la falta de audición,

sino también porque los vértigos continúan.

Bueno, siento mucho, de verdad, lo que os está pasando,

pero solamente podemos esperar.

Pero, ¿por qué tengo que esperar?

-Hay dos posibilidades, ¿de acuerdo?

Una, que tras el parto, los vértigos desaparezcan.

Y la otra, como ya os comenté, es la operación.

Pero en cualquier caso, cualquiera de las dos es después del parto.

Lo que sí que es verdad es que la operación no garantiza

que recuperes toda la audición.

Sí, los mareos, eso va a desaparecer, pero la audición, probablemente no,

porque tu afección es muy grave.

Bueno, si...

Quiero decir, lo importante es que los vértigos desaparezcan.

Luego con el audífono podrás hacer vida normal, podrás volver a volar...

Bueno, eso es algo que os quería comentar.

Una vez que te operes, no te podrás someter a cambios bruscos de presión.

Esto quiere decir que, si te operas, no podrás volver a volar.

Creí que podría volver a mi vida normal después del embarazo.

Yo solo quería volver a volar. Pero ya no va a ser posible.

Si después de parir, los mareos no se pasan, voy a tener que operarme.

No podría seguir así.

Lo siento muchísimo, de verdad, pero...

Valeria, lo siento.

Pero te queda un mes y medio de embarazo, ¿de acuerdo?

Entonces, yo te recomendaría casi reposo absoluto,

porque un vértigo podría ponerte en peligro a ti y a tus niños.

Me siento impotente,

pero es que no puedo hacer nada por ellos hasta el parto.

Solamente espero que, durante este mes y medio de embarazo que le queda,

pues no le pase nada,

porque, desde luego, un mal golpe podría ser fatal.

El doctor Blanco acaba de recibir los resultados

del análisis de sangre de Marga,

la mujer que sufría una grave infección en las trompas de Falopio.

Ya sabemos por qué Marga ha tenido esa fuerte infección.

La verdad es que no sé cómo decírselo.

No va a ser fácil para ellos.

En cualquier caso, lo primero es ver cómo se encuentra ella.

Y saber si el tratamiento le ha hecho efecto durante la noche.

¿Cómo te encuentras? Pues muchísimo mejor, la verdad.

Gracias. Me alegro.

Bueno. Pues ya tengo los resultados de los análisis,

y ya sabemos el motivo de la infección.

¿Y ya sabemos qué es, por fin? Sí. ¿Dónde está Felipe?

Pues Felipe se ha ido a desayunar, a la cafetería.

Pero, ¿qué más da dónde está Felipe, doctor? ¿Qué es lo que pasa ahora?

Bueno, me gustaría darle el diagnóstico solamente a Marga.

Pero, les afecta a los dos. Así que no importa que esté aquí Luis.

Marga tiene clamidia y gonorrea.

Son dos enfermedades de transmisión sexual.

Ninguno de los dos ha tenido nunca estas enfermedades.

Así que la explicación más sencilla es que alguno de los dos

ha tenido relaciones sexuales con otra persona que sí estaba infectada

Pues no lo sé. Es que no lo entiendo.

Si yo no he sido infiel a mi mujer en la vida.

Vamos, yo es que no la he podido pillar.

Y ella...

Bueno, supongo que tendréis que hablar.

Aunque, Luis, te digo que tendrás que hacerte tú también la prueba.

Pero... De acuerdo, me haré la prueba.

Pero, hace poco que tuvimos relaciones,

justo antes de caer enferma.

En ese caso, la prueba será un mero trámite.

Lo más seguro es que también estés infectado,

aunque no tengas síntomas.

Independientemente de quién haya contagiado a quién.

Bueno.

Buenas. ¿Qué tal?

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Hola, cariño. -Hola.

¿Se sabe ya lo que tiene mi madre? -Ah...

Sí, sí. Es una infección. Una infección, pues...,

como un catarro, más o menos, porque, pues vete tú a saber,

la habrá cogido nadando en la piscina.

Sale, no se abriga y... Habrá sido algo así, ¿verdad?

-Seguro.

Pues sí que es peligroso ir a nadar, ¿no?

Yo nunca engañaría a Luis, nunca.

Él y Felipe son lo que más quiero en este mundo.

Y jamás haría nada que pudiera separarme de ellos.

No te preocupes, cariño. Y vete a clase ya, que se hace tarde.

Venga, que me voy a poner bien. -¿De verdad?

De verdad, claro que sí. Venga. Dame un beso y vete a clase.

-Vale. -Guapo. Venga.

Bueno, ¿me acercas a la facultad? No va a poder.

¿No? Ahora hay que hacer todo el papeleo

y se tiene que quedar. Lo siento.

Bueno, vale. No pasa nada, me cojo el autobús.

Venga. -Bueno, pues luego hablamos en casa.

-Vete tranquilo. -Y muchas gracias por todo, doctor.

No hay de qué. De verdad.

Bueno, adiós. Adiós.

Hasta luego, cariño. -Adiós, Felipe.

Ayer parecía que mi madre se moría.

Y hoy resulta que no solo se va a poner bien,

sino que todo esto ha sido cosa pues de coger frío

después de ir a la piscina. Vaya susto más tonto, ¿no?

Bueno. Que adiós. Y muchas gracias.

Pero, ¿cómo se lo vamos a contar al chaval?

Si yo todavía no me he sentado a hablar con mi mujer del tema.

Y además, ¿cómo le vamos a explicar

una cosa que ni siquiera nosotros sabemos cómo ha sucedido?

Después de varias semanas sin saber nada de Valeria y Enrique,

la doctora Romero recibe una visita inesperada en el hospital.

Doctora...

Doctora... -Ah, ¡hola!

Debe de estar sorda, porque llevo rato llamándola.

¡Bueno! Ay, madre... Están dormiditos.

Sí.

Valeria ha dado a luz a dos gemelos sanísimos,

y tanto ella, como Enrique, parecen estar bastante bien.

Nada que ver con cómo estaban antes del parto, la verdad.

¿Cómo se llamaban? -Mikel...

-Y Roberto. -Qué lindos.

Bueno, ¿tú cómo te encuentras?

Muy bien. He decidido operarme de la otosclerosis.

Bueno, me alegro mucho.

Le juro que yo no he tenido nada que ver en esa decisión. Lo juro.

Ya me he acostumbrado del todo al audífono,

pero los vértigos no se me han ido después del parto.

Bueno, de todas formas, recuerda que no puedes volver a volar.

-Lo sé. Pero no importa.

Bueno, pues me alegro de la decisión. -Nunca pensé que diría esto.

Pero no tengo ganas de volver a volar.

No me quiero ir a ninguna parte.

De lo que tengo ganas es de poder coger a mis hijos sin miedo

a que me dé un vértigo y hacerles daño.

Me han pedido que les recomendase un cirujano,

y ya les he pedido cita con él para la semana que viene.

Pues nada, a seguir bien. ¿De acuerdo?

-Muy bien, gracias. -Muchas gracias.

-Gracias por todo. -De nada. Hasta luego.

-Hasta pronto.

Puede que los problemas de audición de Valeria

no mejoren tras la operación,

pero es la primera vez que la veo que quiere que algo salga bien.

Y me alegro mucho por ellos.

Doctora Romero... -Ah.

-Hola. -Hola.

Es que quería comentarle una cosa. -Sí. Dígame.

Nada, quería disculparme, porque yo creo que el otro día

me metí en terrenos personales con lo de los niños.

Y la verdad es que no quería incomodarla.

-No pasa nada. No tiene importancia.

-Pero, si soy sincera, se lo dije porque me quedé un poco preocupada.

-¿Por? -Pues... ¿Tenéis problema...?

Digo, ¿tienen problemas de fertilidad?

-No, no, no..., no son problemas de fertilidad.

Simplemente, tenemos problemas. -Vaya.

Doctor, quiero hacerme los análisis. Espera un poco, Luis, por favor.

Marga, lo primero es lo primero. Voy a sacarme sangre,

y cuando vuelva, ya, charlaremos tranquilamente, ¿vale?

Pues, mira, pregunta por la Sala de Diagnóstico y espera en la puerta.

Yo ahora mismo llamo a la enfermera y te atenderá enseguida.

De acuerdo. Gracias, doctor.

¿Necesitas algo, Marga? No. Gracias.

Descansa.

Doctor, no fue culpa mía.

Marga no ha aguantado y me lo ha contado todo.

Hace una semana, salió de nadar un poco más tarde de lo habitual.

Se le hizo de noche

y, cruzando por un parque, fue víctima de una agresión sexual.

Yo denuncié lo que había pasado y me hicieron las pruebas habituales,

pero, a día de hoy, todavía ni han llegado los resultados.

No quería decírselo a Luis porque, con lo joven que es,

ya ha tenido dos ataques al corazón.

Les trataremos a los dos para clamidia y gonorrea.

Pero ya está, eso es todo lo que podemos hacer.

Sólo podemos curarles de la enfermedad.

Lo que pase después, eso ya no podemos controlarlo.

Doctor, ¿le ha contado algo Marga? Sí, me lo ha contado todo.

Estate tranquilo, y habla con ella. Vale. Muchas gracias, doctor.

Yo solo quería olvidarlo y seguir con nuestra vida.

Pero ahora, voy a tener que contárselo.

No quiero que piense que le he engañado.

Así que ahora es el momento de que afrontemos esto juntos.

¿A quién venimos a ver hoy? No, no, vengo por mí,

Que es que estoy un poco pachuchillo.

Los sacerdotes también nos ponemos malos.

Esta mañana he vomitado, y era muy oscuro.

A veces, un vómito negro puede no tener mayor importancia.

Puede ser una hemorragia nasal,

que haya pasado a la garganta y de ahí al estómago.

¿Ha visto "El exorcista"? Bueno, pues, en lugar de la niña,

aquí era el cura el que echaba hasta la primera papilla.

No nos ha dado tiempo a reaccionar.

Le íbamos a hacer un lavado de estómago

y ponerle suero, y se ha desmayado.

Lo primero que hemos hecho ha sido intentar estabilizarle.

Su salud se está deteriorando progresivamente.

¿Se puede pasar? -No, lo siento.

Tiene que coger cita para la consulta.

¿Y para quedar a tomar unas cañas también tengo que pedir cita?

Teresa y yo somos muy amigas desde hace muchos años.

Bueno, tanto que, de hecho, su hija Irene es mi ahijada.

¿Estabas con ella?

Sí, sí, estaba con ella. Pero no sé lo que ha pasado.

¿Y has llamado a los padres?

-No, ella me dijo que, si alguna vez le pasaba algo,

que avisara a su madrina.

Es importante que los enfermos de diabetes lleven pulseras

que les identifiquen como tales.

Subtitulación realizada por Mercedes Escudero.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 11/01/16

Centro médico - 11/01/16

11 ene 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 11/01/16" ver menos sobre "Centro médico - 11/01/16"
Programas completos (1136)

Los últimos 1.149 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Lara

    Es un vídeo que me ha llamado la atención porque se toca el tema del embarazo, y como yo estoy siguiendo la gestación de mi bebé semana a semana he prestado atención a nuevos aspectos que no había tenido en cuenta sobre la maternidad.

    25 abr 2016