www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4059132
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 09/06/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE Accesibilidad.

Eh... Clara, he estado esperando en Triaje a una enfermera

y no ha venido ninguna. Ah, ¿sí?

Pues seguramente estaban ocupadas con alguna urgencia.

¿Sabes qué pasa? Que últimamente, como la comisión gestora

nos está recortando tanto, pues estamos sin personal, la verdad.

¿Qué pasa? ¿Que me están evitando?

Anda, no digas tonterías, mujer. ¡Cómo te van a evitar!

Clara.

Eso sería de ser muy poco profesional.

Clara. ¿Qué?

Mírame a los ojos,

y dime que las enfermeras no huyen de mí como de la peste.

A ver, Diana, es verdad.

Algunas enfermeras no quieren trabajar contigo.

Incluso, sé que hay alguna que está preparando un escrito,

para llevar a la comisión gestora pidiendo tu dimisión.

¿Qué? ¿Te cuesta tanto darle un analgésico a mi paciente?

-Pero hombre, es que... -No, en serio.

¿Tienes algún problema conmigo? ¿Pasa algo? Ya me ocupo yo. Déjalo.

Vamos a ver, Diana.

Ella no es la enfermera que te ha puesto la queja, ¿vale?

Por favor te lo pido.

Yo entiendo que el personal sanitario, precisamente,

tenía que dar ejemplo, y no estigmatizar a una persona

que tenga un problema mental o que lo haya tenido.

Pero sinceramente, es que tu actitud no ayuda para nada.

Y últimamente es muy difícil trabajar contigo.

Clara, esto no es un problema de actitud.

Es una falta de respeto y de confianza hacia mí.

-¿Qué tal ha ido la reunión con el coordinador de Zona?

-Pues no muy bien.

La verdad es que no están nada contentos con la gestión del hospital

y desconfían de la capacidad de la comisión gestora.

La persona que ha hecho esa filtración

tenía acceso a documentos privados.

Espero que tu juego con el holding salga bien,

porque estamos en tus manos. Cariño, confía en mí.

Lo intento, pero... Me cuesta.

Michi acude a Urgencias porque lleva días

presentando un fuerte dolor abdominal,

y sensación de plenitud tras las comidas.

Dolor epigástrico a la palpación abdominal, piel pálida,

y ruidos abdominales.

-Yo llevo dos días con un dolor en la tripa, doctora.

Si no me deja ni moverme.

Y estoy echando currículos porque estoy parado, hija,

a ver si me sale algo. Mañana tengo una entrevista. A ver si...

-A ver, perdona. Eh... Michi, ¿no? -Michi, sí.

-Michi, abre la boca, por favor...

-¿Qué tipo de hábitos de higiene bucal tienes?

-Mejorando con el tiempo, hija. Los dientes los tengo fatal, ya lo sé.

-Tienes dos pequeñas úlceras tipo aftas,

en la lengua y en la mucosa oral.

-Claro. Porque yo cuando joven, no me lavaba los dientes.

En los años 80, había cosas más importantes que hacer

que lavarse los dientes.

Y no como ahora. Que la gente lo lava todo.

Se lava hasta el jabón.

Qué limpia me ha salido la gente últimamente, hija, por Dios.

Quién pudiera volver a esa época, ¿verdad?

Bueno, depende.

-Bueno, a ver, creo que puede ser una gastritis.

Te voy a recetar un protector gástrico dos veces al día.

-Vale. -Antes de las comidas. ¿De acuerdo?

-Mmm. -¿Fumas?

-Un porrito antes de acostarme. No, no, no me mire así.

La gente se toma las hierbas en pastillas.

Pues yo me las fumo, que es lo mismo.

-No, Michi, no es lo mismo.

Y te miro así porque ya sabes lo que tienes que hacer.

-Ya. -Tienes que dejarlo.

-Lo esperaba. -Vale, Michi.

Te puedes ir a casa, con una dieta blanda durante unos días.

-Vale, hija. -Y nada de alcohol, por favor. ¿Vale?

-Vale. -Voy a hacerte la receta.

-Venga.

-Para prevenir una gastritis, es importante llevar una dieta

rica en frutas y verduras cocidas, pasta, arroz, pescado y mucha agua.

Debe evitarse la pimienta, la mostaza, el vinagre, el café,

y por supuesto, el alcohol y el tabaco.

-La lectura es una de las mejores actividades para estimular la mente.

Ayuda a fortalecer la memoria, y también es muy útil para mejorar...

-¡Para, para, para, Álvaro! -Perdón. Disculpe.

-Ay. -Sí, ¿está bien?

A ver, siéntese, siéntese... Ahí. Tranquilo.

-Ay. Ay. -¿Se encuentra bien?

-Sí.

-¿Sí? ¿Se ha mareado o qué le ha pasado?

-Ah, no, no. Nada importante, de verdad.

-Vamos a hacer una cosa. -Ay.

-Venga conmigo a mi consulta y le echo un vistazo.

-No, hombre, que no. Que no... Si no es nada.

-Eh... Será un momento solo. -Ay, no, por Dios.

-Amaya, trae la silla, por favor. -Si estoy bien.

-¿Qué ha pasado?

-La hemos atendido de urgencias en el lugar del accidente.

Le hemos administrado analgesia y le hemos puesto suero.

-Ajá, vale. ¿Llevabais casco? -Sí, los dos.

-Vale. ¿Y habéis perdido la consciencia en algún momento?

-No, no. Pero a Rosa le han puesto un calmante,

porque no soportaba el dolor. -Vale, pues lleváosla. ¿Vale?

Por favor. -Venga, vamos, vamos...

-¿Dónde se la llevan?

-Bueno... Tranquilo, vamos a evaluar las lesiones, ¿eh?

No hay ningún problema.

-Si necesitáis cualquier cosa, un trasplante, una transfusión,

lo que sea.

-Vale. Ahora mismo va a salir mi compañera y te va a llevar a Triaje

para, también, evaluar tus lesiones.

¿De acuerdo? Tranquilo. Tranquilo.

-Si es que la culpa ha sido mía.

Íbamos a toda leche para no llegar tarde al bolo,

se me ha metido el camión, he frenado, para no comérmelo,

la moto ha derrapado, nos hemos ido al suelo,

y nos hemos comido el guardarraíl.

Después de hacerle la ecofast,

Rosa tiene que ser operada de urgencia de las heridas en su brazo,

por un equipo de traumatología y otro cardiovascular.

Esta es una operación compleja,

porque lo primero que tenemos que hacer es reparar la fractura,

colocando una placa, y luego tenemos que extraer una vena de la pierna

para hacer un baipás.

La operación concluye con éxito.

Y Rosa es trasladada a la UCI para su recuperación.

Natalia. -Ay, sí, dime.

-¿Esta qué es? ¿La chica que ha tenido el accidente en moto?

-Sí. La verdad es que ha sido una operación muy difícil

porque tenía el brazo destrozado. ¿M? -Vaya.

-Vamos a ver si recupera la movilidad, pero lo veo...

Lo veo difícil.

-Bueno, pues si necesita apoyo psicológico, ya sabes.

-Muchas gracias.

Teléfono

-Ay, Dios mío. Ramón otra vez. Ay, se lo cojo luego, de verdad.

-Oye, a lo mejor tiene que ver con la comisión,

que últimamente está todo como muy, muy revuelto, ¿no?

-A ver, Ramón, dime. No. El viernes...

Pues no tengo muchas ganas, la verdad.

Venga. Bueno, pues yo qué sé, pues reserva. ¿Qué...?

Vale. Vale. Adiós.

Pues no tenía nada que ver con la comisión.

Bueno, cariño, te dejo. ¿Vale? -Venga, hasta luego.

Tras una exploración neurológica,

el doctor Mendieta le realiza a Michi un examen cognoscitivo.

Bueno, pues sobre un máximo de 30, su puntuación ha sido de 23.

-Yo pensaba que iba a estar peor. -Tampoco se crea.

Esto nos podría indicar que hay algún tipo de alteración neurológica.

De todas formas, aún es pronto para establecer un diagnóstico,

y me gustaría hacerle más pruebas.

Michi, ¿sabe si...?

¿Me podría decir si ha tenido algún otro tipo de síntoma?

-Pues ahora que lo dice usted, sí. Tengo hormigueo, por la mañana.

Y cuando me levanto, me dan como mareos.

-Tras los resultados alterados del paciente,

me gustaría ampliar el estudio para buscar posibles causas

de una demencia.

Mediante un TAC craneal y una analítica,

en la que mediríamos niveles de vitamina B 12, hormonas tiroideas,

y haríamos también serologías para hepatitis, sífilis y VIH.

Le vamos a hacer la prueba del VIH.

-Ay, doctor, por Dios. ¿Yo puedo estar infectado del VIH este?

-Vamos a ver, son pruebas que se hacen por protocolo,

para intentar averiguar el origen de prácticamente cualquier dolencia.

No sé qué le extraña tanto. -Yo eso lo puedo entender, doctor.

Pero yo a mi edad, como usted comprenderá,

tenerme que enfrentar yo ahora a una pruebecita del VIH este, no.

Las cosas como son. En mis tiempos, sí, sabe usted,

pues que en mis tiempos, cada uno ha hecho lo que ha podido.

Y eso lo sabe usted.

Pero yo, a mí estas cosas me dan...

Me dan mucho susto porque yo tengo amigos

que se me han muerto a mí del bichito ese. ¿Sabe usted, doctor?

Antes no había la información que hay ahora. Las cosas como son.

-Sí, sí. Es cierto que ahora hay más información

y más formas de prevenirlo, pero nunca hay que bajar la guardia.

¿De acuerdo? -Bueno.

-De todas formas, piense que esto es parte de un protocolo inicial,

y se lo van a pedir en casi cualquier hospital.

Yo creo que lo mejor sería que ahora usted se quede en un box,

mientras le tratamos el dolor abdominal

y le hacemos las pruebas. -En un box.

-Sí. -Ingresado.

-Mm...

-Que mañana tengo una entrevista de trabajo, doctor.

Muy importante, que la cosa está como para quitarse entrevistas de trabajo.

¿Sabe usted? Que está la cosa muy mala.

-Michi, tranquilo. ¿De acuerdo?

En principio, será sólo durante el tiempo

en el que le haremos las pruebas.

-Los Lagartos fue el primer bar gay que hubo en la movida de los oché...

Bueno, el primero no. De los primeros. Fue de los primeros.

Porque lo monté yo con un socio. ¿Sabe?

Mira, montábamos unos pollos...

Hacíamos lo de los míster, hacíamos fiestas, hacíamos...

Una locura. Y yo tuve que cambiar de vida.

Cambié de vida, cambié de amigos,

porque, para estar malamente, es mejor romper.

-Puedes pasar.

-¿Qué?

-Ya sé que tú no eres muy de rosas, que eres más de latas,

pero... Es que no me han dejado subir cerveza.

Y es lo único que podía pagar, del quiosco.

-No te lo tiro a la cabeza porque no puedo mover el brazo.

-Lo siento, Rosa, de verdad.

Tía, sabes que si iba rápido, era por no llegar tarde al bolo.

Era muy importante para nosotros. -Mira, mira, qué importante era.

Nos hemos quedado sin el bolo, y además sin la gira.

Porque esto va para largo, ¿sabes? -Que no, mujer.

Seguro que lo arreglan. Seguro que...

-Ay... ¿Qué es esto?

¿Qué es esto? ¡Me he hecho pis!

-Pero Rosa, tía. Joder, tronca.

-Yo creo que me he hecho pis. Llama a alguien.

-Pero qué dices, tronca. -Llama a un médico o algo, tío.

-Sí, sí, sí, un momento. ¡Por favor! ¡Ey, por favor! Alguien.

Por favor, sí. -¿Qué pasa?

-Es Rosa. -Vale. ¿Tú estás bien?

-Que... Que creo que... Que me he hecho pis.

-Vale. La voy a explorar.

Por favor, Alonso, ¿podrías dejarnos solas? Por favor.

Gracias.

-Es que de repente me he notado como...

-Vale, vale. Tranquila. Tranquila.

-He explorado a la paciente,

y efectivamente ha tenido una pérdida involuntaria de orina,

pero también he visto que tiene la ingle bastante inflamada

y adormecida.

Por tanto, le voy a hacer un TAC de la zona lumbar

para ver si hay alguna vértebra afectada.

Tengo los resultados del TAC. ¿Eh? Quiero que los veas...

-Sí, sí. -¿Vale?

Y lo que tienes es una fractura, por aplastamiento, en la L 1. ¿M?

-¿Y eso qué es? -Pues la vértebra lumbar 1. L1.

-Ah, vale, vale.

-Y también tienes un derrame pleural bilateral. ¿De acuerdo?

-¿Y otra vez pasar por el quirófano? -No, no, no. No tenemos que volver.

-No, porque te decía que...

Que voy a llevar más metal que la batería de los Manowar.

-¿El qué? -Un grupo de Heavy metal.

-Ah. Ah, vale. Es que no, no controlo nada de esto.

No, no te tenemos que volver a operar. ¿Eh? No, no.

En principio, lo que vamos a hacer es, bueno,

pues que se elimine el líquido, a través de diuréticos

que te vamos a poner. ¿De acuerdo? -Ah, vale, vale.

-Y también vas a continuar con analgesia

y ejercicios de fisioterapia. -Ah, vale.

-Constancia. ¿M? -Sí.

-Todavía te queda un poquito. -Ah.

-¿Vale? -Vale, genial.

-¿Michi? -Hola.

-¿Qué haces aquí? ¿Qué te ha pasado? -Que me he caído.

Me he caído, me he caído al salir, y me ha atendido un médico,

y me ha hecho unas pruebas. Que dice que a lo mejor es algo de la cabeza.

Yo llevo un día que...

Que para mí se queda, el diita que llevo yo hoy.

Que mala suerte tengo para todo. -¿De la cabeza? Eh... Perdona.

¿Era el doctor Mendieta? -Yo el nombre no lo sé.

Pero el muchacho es monísimo. -Vale. Eh... Gracias.

Enseguida vuelvo, ¿vale? Perdona.

Hola. -Hola.

-Perdona, ¿estás tratando a un paciente que se llama Michi Paredes?

-Sí. Sí, sí. ¿Qué pasa? ¿Es paciente tuyo?

-Sí. Le he diagnosticado gastritis. ¿Por qué le has ingresado?

-Bueno, pues porque se cayó mientras yo estaba...

-No, ya, ya. Sé... Sé lo que ha pasado.

Sólo quiero saber si...

Pues si tienes una sospecha de lo que le puede ocurrir,

si le has hecho alguna prueba,

porque soy su médico y me gustaría estar informada.

-Le he hecho un test Minimental y ha salido algo alterado,

así que ahora me gustaría hacerle un TAC y una analítica.

Rosa sale de la UCI, y es trasladada a Planta

para comenzar con los ejercicios de fisioterapia respiratoria,

y de tonificación de miembros superiores e inferiores.

A ver, Rosa, después te voy a dar una..., una hoja, ¿de acuerdo?

Con los ejercicios que tienes que hacer, en fin.

Todo, ¿eh? Vas a tener que hacerlos durante varios meses.

Es decir, aunque yo te dé el alta... ¿Qué te ocurre?

-Es que me duele cada vez más. -¿Te duele?

-Me duele mogollón. -Pero, ¿cómo es el dolor?

-Es cada vez más fuerte, más punzante.

¿Es grave? ¿Por qué está así? -Vamos a ver.

-¿Esto es normal? -Hay que hacer pruebas.

Rosa, hay que hacer pruebas. ¿Lo ves? Está rígido...

Mira, tócalo. Está frío... -Ya, ya. ¡No los puedo mover!

-Entonces, lo que vamos a hacer es una arteriografía. ¿De acuerdo?

-¿Y eso qué es?

-Pues es una prueba que nos ayuda a ver cómo están tus arterias.

-¿Esto es normal, o qué? -No evoluciona bien, Rosa.

No evoluciona bien.

A ver, ¿quién ha llamado? Yo.

Pero Michi, ¿qué haces aquí todavía? ¿No tenías gastritis?

¿Qué? ¿Gastritis? Mira. Mira, gastritis.

¡Huy...! Mira.

Estás sangrando muchísimo. Ya, ya.

Vale. Tranquilo, que enseguida llamo a la doctora Ortega.

Tranquilo, tranquilo. Avisa a alguien.

Michi, tienes una hemorroide externa agrandada, con sangrado.

¿Tú por qué no me dijiste lo de los mareos

y lo del hormigueo en las piernas?

-Si yo a esas cosas no le he dado importancia.

Y además que... Que a mí los médicos no me gustan.

Que a veces uno prefiere callarse la boca

para no tener que escuchar cosas feas.

-Michi, necesito saber si has tenido alguna enfermedad.

-No. -¿No?

-No.

-Vale. Apunta, por favor.

-Hola. -Hola.

-¿Qué ocurre?

-Tiene una hemorroide externa agrandada.

-Mm... Ya. -¿Tienes los resultados?

-Sí, sí, aquí están. -Gracias.

-El TAC de Michi ha sido normal.

Pero en cambio, en la analítica hemos encontrado una anemia macrocítica,

con elevación de las transaminasas.

Esto nos podría indicar un déficit de vitamina B 12,

una anemia perniciosa o una alteración hepática,

entre otras patologías.

Así que vamos a tener que dejarlo ingresado

para seguir averiguando lo que le pasa.

-Eh... ¿Has tomado algún medicamento, o tienes antecedentes quirúrgicos?

Es que necesito encontrar la causa de tu anemia.

-No. No, no, seguro.

-Pues vamos a tener que empezar el estudio cuanto antes.

-Me pongo yo con ello. -Muy bien.

Llaman a la puerta

-¿Se puede? -Sí, ¿qué pasa?

-A ver, te quería hablar. ¿Te acuerdas de...? ¿Puedo?

-Sí, sí.

-¿Te acuerdas de la paciente que tengo, del accidente de moto,

que tenía el brazo mal? Pues mira.

Le hemos hecho una arteriografía, y ¿ves? Hay una isquemia,

causada por la trombosis del baipás que le hicimos,

y le está provocando una necrosis. -¿Y va a haber que amputar?

-Lucía, mucho me temo que sí.

Escúchame, eh... ¿Me acompañas a decírselo?

-Sí, cuenta conmigo. -¿Sí?

-¿Vale? -No, vale no. Ahora. ¿Te vienes?

-Eh... Sí, sí. Sí. Venga. -Venga.

Jo, pues... Qué casualidad, ¿no?

¡Cuántos amigos en común, que tenemos!

La verdad es que el Chapu era un tío divertidísimo, ¿eh?

¿Conocías a su hermano? No.

Íñigo. De Los Lagartos. ¿Los Lagartos?

Sí.

¿El bar ese gay de los 80 que estaba tan de moda?

El mismo. Era nuestro. Pero, ¿qué me dices?

¡Si yo iba muchísimo allí con mis amigas!

Iba mucha gente. ¡Madre mía! ¿Sabes qué pasa?

Que yo de este Íñigo no me acuerdo. ¿Cómo era?

-Era alto, guapo, moreno...

¿Quieres un poquito de agua?

Michi.

Michi.

¡Michi!

Por favor, avisad urgentemente, que venga la doctora Ortega.

Ahora, lo primero es pedir un concentrado de hematíes

para la transfusión, y ampliar el estudio

mediante un análisis de anticuerpos.

De verdad que no entiendo por qué ha empeorado.

Tenemos que encontrar la causa de la anemia cuanto antes.

-Y hay que hacer el TAC abdominal.

-Ya. Pero lo más urgente es la transfusión.

Y ahora, está muy débil y no sabemos por qué.

-Ya sé que está débil. Yo también soy médico.

¿Qué pasa? ¿Crees que..., que no estoy capacitada

para llevar un caso como este?

-Disculpa, solo estoy intentando priorizar.

-Vale. Pues espero que así sea. -Oye, ¿pasa algo?

-Sí. Que no sé si vas a presentar una queja contra mí, a la comisión.

Porque yo vi al paciente por primera vez y le di el alta,

por una gastritis.

Y esto ya lo has hecho otras veces con otros compañeros.

-Mira, lo único que estoy intentando es ayudar. ¿Vale? ¿Qué te pasa?

-Nada. Solo quiero saber a qué atenerme, nada más.

-Muy bien. Pues si dudas de mí,

a lo mejor no tiene ningún sentido que llevemos un caso juntos.

-Hola. -Hola.

-Bueno, ella es Lucía, psicóloga aquí en el hospital.

-Encantada. -Hola.

-A ver, eh... Rosa, las pruebas no dejan lugar a dudas. ¿Eh?

A ver, siento mucho decirte que tenemos que amputar

la parte necrosada,

porque, si se extiende,

podrías estar ante una infección muchísimo más grave. ¿Entiendes?

Entonces, hay que hacerlo. -No vamos a amputar.

No, es que necesito el brazo para tocar la guitarra.

Es que es muy importante. ¿No hay otra opción?

De verdad, es que... Es que es... Es que es vital.

-Existe otra opción. Pero desde luego yo no la aconsejo para nada.

-Vamos a ver, Rosa. Que tú eres muy impulsiva, tía.

Que yo te conozco. Vamos a ver. Esto hay que darle una vuelta, ¿vale?

-¡Cállate! ¿Vale? -A ver, Rosa, eh...

Vamos a ver, yo sé que la guitarra para ti es muy importante.

-Sí.

-Pero en la vida a veces hay que priorizar, ¿no?

-Claro que sí, Rosa. Por favor, piénsatelo, tronca.

-¡Cállate! ¡Eres la última persona con la que quiero hablar ahora mismo!

-Lo siento, tía. Te lo he dicho mil veces, pero...

¿Es que... qué otra cosa puedo hacer? -¿Qué puedes hacer? Largarte.

-¿De verdad? -Pírate.

-Rosa, recuerda el riesgo que tiene no amputar, por favor. Recuérdalo.

-Un momento. ¿Te puedes pirar?

-Natalia, yo creo que, dadas las circunstancias,

para ti es tu prioridad tocar la guitarra, ¿no?

Pues a lo mejor tiene que agotar todas las posibilidades que existen

antes de renunciar a ella. -Sí. Sí, por favor.

-Vale. ¿Es tu decisión? -Sí.

-Pues nada. Voy a buscar el tratamiento.

-Esto es una pesadilla, ¿eh?

-¿Qué tal?

Al día siguiente, la doctora Ortega visita a Michi,

que ya está en planta fuera de peligro.

-Me alegro. Mira, te cuento. Tengo los resultados.

-Mm.

-Y la vitamina B 12 está muy baja.

Eso es lo que ha causado la anemia macrocítica. ¿De acuerdo?

Ahora hay que saber por qué está tan baja esta vitamina.

-Ya. -Estamos cerca.

Lo único que necesito saber es si de verdad comes de todo.

Pero de verdad. Una alimentación equilibrada.

-Que sí, mujer. Que yo como de todo.

A mí lo que me preocupa, que yo tengo una entrevista de trabajo

dentro de dos horas. Que la cosa está muy mala.

Déjame que vaya a hacer la entrevista,

y yo después me vengo para acá otra vez.

Quién se va a enterar, mujer.

-Lo siento, Michi, lo siento de verdad.

Sé que me quieres convencer, pero...

Te tengo que hacer una panendoscopia de urgencia, y es importante.

De verdad, lo siento.

Llaman a la puerta

-Hola. -Hola, doctor.

-¿Qué tal, Michi? ¿Cómo se encuentra? -Disgustado.

Porque no me dejan ir a hacer la entrevista de trabajo.

-¿Tenemos ya los resultados del estudio?

-Sí. Vitamina B 12 muy baja. -Michi, no se preocupe.

Enseguida encontraremos lo que le pasa.

-Eso espero, hijo.

Un especialista en medicina digestiva practica una panendoscopia

a Michi, el paciente con falta de vitamina B12.

Durante la panendoscopia,

hemos observado una gastritis crónica atrófica.

Un aumento en la cantidad de bacterias alojadas

en el intestino delgado, y dificultad para absorber nutrientes,

como la vitamina B12.

Si las células se modifican o se mutan,

Michi podría tener predisposición a un cáncer gástrico.

Por eso, hemos tomado una biopsia de urgencia,

para conocer el estado de las células.

A Rosa ya se le ha inyectado heparina intravenosa

para intentar diluir el trombo,

y ahora la doctora Romero le está realizando una ecodoppler

para comprobar si el tratamiento ha funcionado.

-Rosa, eh... El trombo no ha desaparecido, ¿eh?

-La música es mi vida.

Necesito recuperar la movilidad del brazo, por favor.

Tiene que haber otra opción. -Vamos a ver.

-Por favor. -Vamos a ver.

Existe una intervención que se llama embolectomía. ¿Vale?

-Sí. -Consiste en abrir la arteria

y extraer el trombo. -Sí.

-Pero quiero decirte que...

Vamos a ver, la gravedad consiste en que la necrosis

puede seguir avanzando. ¿Eh?

Y si sigue avanzando, puede provocar una sepsis.

Entonces, estamos hablando de que estás poniendo en riesgo tu vida.

¿No lo entiendes, Rosa?

-Ya, pero es que yo no quiero vivir sin el brazo.

No puedo vivir sin tocar la guitarra. ¿No lo entiende? No puedo.

Prefiero morirme, de verdad, prefiero morirme.

Yo... Quiero operarme. -¿Seguro?

-Sí.

-¿Cáncer? -No.

-Sí. -Michi, no he di...

-Ha dicho cáncer. -No he dicho eso.

Quiero que estés tranquilo, por favor. No he dicho cáncer. ¿Vale?

No te asustes, por favor.

En la panendoscopia,

lo que hemos visto es una gastritis crónica atrófica.

Eso ha causado la falta de vitamina B12,

y el resto de síntomas que tienes. ¿Vale?

-Ya. -Pero, como en cualquier patología,

hay que conocer las posibles consecuencias futuras.

Ya está. -Ya está.

-Sí. En cuanto Anatomía Patológica me envíe los resultados,

te pondremos el tratamiento correcto. -¿Sabe lo que le digo?

-¿Qué?

-Que todo lo que yo he hecho en la juventud,

a mí esto me tenía que pasar factura. Si el cuerpo es muy sabio.

No digas tonterías, Michi.

En cuanto tenga los resultados, te aviso.

Pero por favor, quiero que estés tranquilo. Confía en mí.

-Tranquilo. Tranquilo. -Venga. Os dejo.

Hasta ahora. Hasta ahora.

-Adiós.

A ver, Michi, que llevo toda la vida trabajando de enfermera,

y yo te digo que a ti, todavía te queda mucha guerra que dar, ¿eh?

Y yo te lo agradezco, de verdad. Pero es que llevo una racha que...

Estoy parado, ahora esto... ¿Es que ¿todo me tiene que pasar a mí?

Mira, Michi, igual que vienen, las malas rachas se van. Así es.

Por cierto, después de la conversación del otro día,

estuve en casa mirando y mira lo que he encontrado.

A ver. ¡Vas a alucinar!

¡Ay, Dios!

¡Huy, huy, huy! ¡Y nos veíamos guapos!

¿Eh? ¡Esto era lo más! Por Dios. ¡Anda, qué pintas!

¿Pues sabes dónde están hechas? ¿Dónde?

Cerca de Los Lagartos. Ah, ¿sí?

Sí. Es verdad.

Mira. Michi, ¿por qué no reabres el bar otra vez?

Anda, chiquilla, por Dios, me voy a meter yo en abrir Los Lagartos ahora.

Yo ahora abro Los Lagartos, y me lo como con papas.

Chiquilla, que eso ya no... Que no, que eso no funciona ya.

No te creas. Bueno, vamos a ver.

Es verdad que nosotros somos un poquito ya mayores

para ir a ese sitio. Pero, que los 80 venden mucho.

Y la nostalgia, ni te cuento.

Pero ya la nostalgia no es lo mismo que antes.

La gente ha cambiado mucho y ya no... Ya no... Que no, que no, que no.

Que no me veo yo metido otra vez en el jaleo este de Los Lagartos,

que no, que eso es mucho jaleo para mí ahora.

Pues mira, no lo tengo yo tan claro, ¿eh?

Yo creo que, si llamas a tu antiguo socio y se lo propones, os animáis.

¿A Íñigo? Claro.

¡Claro! 30 y tantos años después, yo cojo y llamo a Íñigo.

"Íñigo, que es que yo estaba enamoradito de ti toda la vida,

y yo quiero que te enteres ahora que tú...".

Anda, por Dios, Clara, no digas tonterías.

Además, yo a ese hombre hace mucho tiempo que no lo veo.

Escucha, ¿estabas enamorado de Íñigo?

Hombre, por aquella época, sí. Las cosas como son.

Yo es que en mi juventud era muy... Muy enamoradizo.

Me enamoraba muy pronto. Y era muy mono.

Oye, se llamaba Íñigo Sánchez, ¿no? No. Íñigo Lapuerta.

Que de eso me acuerdo. ¡Ah! M.

¿Por? No, por nada.

Para ver si me acordaba yo de aquella época.

Muy fácil. Lapuerta.

A Rosa se le ha practicado una embolectomía,

para extraer el trombo e intentar detener la necrosis.

¿Se puede?

A ver, Rosa, mm... Hemos conseguido extirpar el trombo. ¿Vale?

Pero te acuerdas que te comenté que había mucho peligro con la necrosis.

Que si se expandía... ¿Te acuerdas? Pues se ha extendido.

A ver, lo siento muchísimo. Muchísimo, Rosa.

-No puede ser. -Entonces, ahora mismo,

pues lo único que podemos hacer es amputar el brazo entero.

¿Quieres que avise a la psicóloga, para que hable contigo?

-No. -¿Estás segura?

Bueno, yo... Pasa, pasa. Es... Os dejo solos.

-Si quieres me salgo, pero me voy a quedar en el pasillo.

No te voy a dejar sola así.

Lo siento, Rosa. De verdad, tía.

Si pudiera, me cambiaría por ti con los ojos cerrados. ¡Te lo juro, tía!

-Pero no puedes.

-Puedes insultarme si quieres, y me parece justo. Yo lo entiendo.

Lo que no me parece justo, Rosa, es que te rindas, tía.

Porque tú eres una luchadora, ¿vale?

Con brazo o sin brazo, vamos a salir adelante.

-¿Sí? ¿Cómo? ¿Cómo voy a salir adelante? Si no me queda nada.

¡Si mi sueño se ha ido a la mierda! -Pues como has hecho siempre, Rosa.

Como sacaste adelante el grupo, como has sacado adelante siempre todo...

¡Tú eres una luchadora, tía! Yo te quiero, tía.

-Déjame sola, tío. Déjame sola, por favor. De verdad.

Tiempo después, la doctora Ortega ya tiene los resultados

de la biopsia gástrica que le hizo a Michi.

Tienes una anemia perniciosa. Causada por tu gastritis crónica.

Te explico lo que es. Mira.

-Sí, porque yo no me estoy enterando de nada.

-Ya. Como tus intestinos no pueden absorber bien la vitamina B12,

por la gastritis que tienes... -Mm.

-¿Vale? Pues tu cuerpo no puede generar glóbulos rojos.

¿Lo has entendido? -No. Pero tú sigue.

-Vale. Esto puede haber causado tus fallos de memoria.

Y las alteraciones neurológicas que tienes. ¿Vale?

Porque la vitamina B12 es importante,

para el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

-¿Tú a mí me estás diciendo que yo no tengo cáncer?

-¿Tú qué crees? -Ah, pues sí...

¡Ay, hija, que me estás dando la alegría de mi vida! ¡Por Dios!

Que es que yo estaba muy asustado con esto, mujer.

-Con el tratamiento correcto te vas a poner bien en unos días.

Sí. -Muchas gracias.

-Tranquilo. ¿Lo ves? Todo está bien.

-Ya. Bueno, pero el susto es el susto.

-Sí. El tratamiento que vas a seguir es:

vitamina B12 por vía intramuscular. -Vale.

-Iremos reduciendo la dosis conforme te demos el alta.

-Vale.

-Importantísimo. -A ver.

-Por favor, Michi, ejercicio físico. -Palabrita del niño Jesús.

-Y dos litros de agua al día. -Venga. Hecho.

-Por favor, es importante. ¿Vale? -Sí, sí, de verdad.

-Vale. -Que de verdad que sí.

-Voy a avisar a la enfermera para empezar el tratamiento.

-Venga. Muchas gracias, ¿eh? -Hasta ahora.

-¡Huy, por Dios!

-La vitamina B12 es esencial para la formación de la sangre,

regenerar la médula ósea y los glóbulos rojos,

y combatir el cansancio del organismo.

Por eso es muy importante llevar una dieta rica en carne,

huevos, pescado y lácteos.

Los vegetales se encuentran exentos de esta vitamina.

Rosa está siendo sometida a una operación,

en la que le amputan el brazo izquierdo por encima del codo.

En la operación, se van a retirar las placas

que se pusieron en un principio,

y también se van a seccionar los músculos y los tendones que había.

Entonces, bueno, todo esto, para dejar preparado el muñón,

para una posible prótesis. Bueno. Ya está. Ya está.

-Hola. -Hola. ¿Qué tal?

-Bien. ¿Y tú cómo estás?

-Bueno, pues no estoy muy bien porque no hemos podido hacer nada

por salvar el brazo de Rosa.

-Bueno, pero tú has hecho todo lo que podías.

Es que has agotado todas las posibilidades, ¿no?

-Ya, ya, pero eso no me consuela.

-¿Nos vamos a tomar algo a la salida? -Sí.

Ya, pero, ¿no habías quedado con Ramón?

-Sí, pero es que da lo mismo, no te preocupes.

Además, es que a Ramón lo veo todos los días.

Así que no pasa nada.

-¿Sabes una cosa? Que... No sé,

me dio la sensación de que el otro día no estabas de mi lado.

-¿Por qué?

-Pues cuando le comenté a Rosa todas las posibilidades que tenía.

-No es que no te apoyara. Es que...

Los pacientes tienen que decidir por ellos mismos.

No puedes decidir tú por ellos.

-Ya, pero me cuesta mucho aceptar que están cometiendo errores

cuando lo pueden evitar.

-Pero es que, igual, la gente no es tan perfecta como tú.

-Ya estamos. Ya estamos.

Una cosa, me sonó a un toque personal

cuando dijiste lo de las posibilidades.

No te estabas refiriendo a Rosa. -Qué va. Te veo luego.

-¡Ay! Bueno, ¿qué?

¡Buenas noticias, me han dicho! Sí, hija.

De verdad que estoy muy contento,

y que muchas gracias por haberte portado conmigo de esta manera.

Te has preocupado por mí y me has cuidado.

Y sobre todo, me has llevado, me has trasladado a los años 80.

Que por culpa de la vitamina B12 esa,

que más que una vitamina parece que está uno jugando a los barquitos,

me has conseguido trasladar a esos momentos,

que han sido momentos muy bonitos en mi vida.

De verdad, muchísimas gracias. De nada, Michi.

Pues te digo una cosa. ¿Qué?

Para refrescar la memoria... Sí.

Vienen bien las redes sociales.

A ti te gusta mucho mirar las redes sociales.

Adivina... Mira a quién he encontrado.

¿Íñigo? Sí.

¡Huy, si está igual el tío! ¡Hoy, qué guapo está!

¡Pues la verdad es que sí!

-Hola. -Hola.

-¿Qué tal? -¿Cómo te encuentras, Rosa?

Bueno, bien.

-A ver, la operación ha salido muy bien. ¿M?

Lo único que, para evitar posibles trombos,

te vamos a pinchar heparina hasta que te demos el alta. ¿Vale?

-Vale.

-A mí me gustaría mucho, pues apoyarte ahora,

para que empieces esta nueva vida

y, bueno, y por si tienes algún problema

con el miembro fantasma...

La percepción del miembro fantasma son una serie de sensaciones

que sienten las personas a las que se les ha amputado un miembro,

que puede ser picor, escozor,

o sentir el volumen del miembro que se ha perdido.

Normalmente son sensaciones tan reales

que la persona sigue sintiendo que lo tiene.

-Rosa, hemos visto... Hemos visto a Alonso fuera.

-Ya. No quiere irse, pero yo no quiero verle.

-¿Te importa dejarnos un rato a solas?

-No, no, claro. Venga. Hasta luego.

Es tu decisión.

Pero si él entra, no tienes por qué hablar de lo que ha pasado.

Cada persona necesita un tiempo.

Yo sé que ahora te tiene que estar pareciendo todo un mundo,

y que te parece que no lo vas a superar.

Pero te aseguro que vas a hacer vida normal, te lo aseguro.

-¿Me puedes dejar sola, por favor? -Claro.

La psicóloga Lucía Velázquez quiere intentar una terapia

ante el decaído estado de ánimo de Rosa,

la músico a la que tuvieron que amputar un brazo,

tras un accidente de moto.

Esto es un ejercicio que ayuda a rebajar la frustración

por la pérdida de un miembro amputado.

-¿Con un espejo? -Sí. ¿Quieres que probemos?

-Pues vale. -Mira, mueve el brazo hacia arriba.

Así. Así, sigue moviéndolo... Mírate al espejo.

Mira, prueba con esto.

Si haces este ejercicio muchas veces, pues lo que sientes es que,

de alguna manera, se rebajan los síntomas del miembro fantasma.

-Es como si tuviera el otro brazo.

Qué guay.

Mola.

-Rosa, Alonso no ha querido irse.

Yo creo que en este momento necesitas más un apoyo que un culpable, ¿no?

Y vas a necesitar a alguien que te ayude en estos primeros momentos.

A... No sé, a acompañarte, lavarte, a comer...

-Ya.

-Y que se preocupa por ti, y te quiere. ¿Le dejo pasar?

¿Sí?

Pasa.

-Hola, Rosa. -Hola.

Mira. Mira el espejo.

¿A que mola?

-Yo no voy a dejar que se rompa la banda, Rosa.

Tú eres una músico de primera. Y te he comprado una batería.

-Me has comprado una batería, ¿para qué?

-Pues para que hagas como el de los Def Leppard, que tocaba sin una mano.

-Eso es verdad.

-Tú eres todo para mí, Rosa. -Gracias por estar aquí.

-¿Puedo?

-Sí, sí. Adelante.

¿Y esto? -Un detalle de compañera.

Como has tenido tú, ayudándome en el caso de Michi.

Mendieta, quería pedirte perdón.

Porque mis miedos, pues... Me han hecho pensar que ibas a pillarme,

en lugar de ayudarme, que es lo que has hecho.

-Diana, puedo tener muchos defectos,

pero no soy tan malo como algunos os creéis.

-Desde que he vuelto, pues... Estoy como en alerta.

Y me cuesta confiar.

Eh... La gente me mira mucho, y habla mucho...

-Sí. Qué me vas a contar.

Eh... ¿Algo más? -No.

-Vale. Lo digo porque tengo que terminar estos informes.

-Sí, sí, claro. Hasta mañana. -Y gracias.

¡Diana! -¿Sí?

-Los de crema también me gustan mucho.

Lo digo para mañana.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 09/06/17 (1)

Centro médico - 09/06/17 (1)

09 jun 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 09/06/17 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 09/06/17 (1) "

Los últimos 648 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios