www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3861083
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 09/01/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

-¡Corre, corre, ve a buscar a alguien!

-¡A ver, por favor! ¡Ayuda, ayuda!

¡Que tenemos un hombre inconsciente ahí afuera!

-¡Un hombre inconsciente!

¡Tres personas y una camilla! ¡Alex, Amaya!

-¡Aquí, aquí! -¡Camilla!

¡Tres, por favor! ¡Para ayudar! ¿Qué pasa?

¡Venga, venga! ¡Camilla, rápido, rápido!

-Estaba en una cueva, inconsciente. ¡Cógelo, cógelo de aquí!

-¡Álex, Álex! Encárgate de los pies.

Álex. Venga, tranquilo. ¿Qué ha pasado?

-Nos lo hemos encontrado inconsciente en el suelo.

-¿Inconsciente? -Sí.

-¿En el suelo, o dónde estaba? -En el suelo, sí.

-¿Por qué no habéis llamado a una ambulancia?

-No había cobertura. -Vale, vamos, vamos para dentro.

¡Rápido, rápido, vamos!

Vale, vosotros os tenéis que quedar aquí, lo siento.

Aunque ya está estabilizado,

la respiración y los latidos del paciente

todavía son lentos y débiles, debido a la hipotermia avanzada.

Según lo que me han contado

los campistas que lo han encontrado en una cueva en el monte,

estaba en el suelo inconsciente.

Por lo que no tenemos ni idea de lo que le ha podido ocurrir.

Vale, sácale un poco de sangre para hacerle una analítica,

y también quiero hacerle un electrocardiograma.

Si cuando terminemos todas las pruebas

no ha recuperado la consciencia,

habrá que poner en marcha el protocolo para identificarle -Vale.

-Sin carné ni objetos personales,

es muy difícil identificar a una persona inconsciente.

Además, por las heridas y las cicatrices que tiene en su cuerpo,

yo diría que lleva bastante tiempo en el monte.

El electro está bien.

Y sigue inconsciente.

Pon en marcha ya el protocolo, por favor.

-Voy.

-Ah, y avisa a un auxiliar, para que le aseen.

-Vale. -Gracias, Paula.

El paciente sigue inconsciente.

Pero es que ni la exploración ni el electro

me han desvelado nada que me diga por qué.

Solo podemos adoptar las máximas precauciones, ingresarle y esperar,

a ver cómo evoluciona.

-Pero ¿cuántos pacientes hay? A ver.

Llaman a la puerta

-Sí.

-Dacaret. -Sí.

-Es que me gustaría hablar contigo...

A ver: Yo siento muchísimo lo que le ha pasado a Diego y...

Y bueno, a todos nos está costando volver a la normalidad.

-Marco, perdona que te interrumpa.

Si tienes que decirme algo dilo rápido, que tengo mucho trabajo.

-A ver, no quiero que me malinterpretes.

Pero ahora que eres jefe de Servicio y puedes contratar personal,

había pensado que... Quiero decir, que a lo mejor...

Que me gustaría que contaras conmigo

para cubrir el puesto que ha dejado Diego.

-Ya, mira. Marco, lo había pensado, ¿eh?

Pero yo, sin la aprobación de Mendieta, no puedo hacer nada.

No te puedo contratar así como así. ¿Vale?

-Pues entonces no tengo nada que hacer.

-Ya, mira, si quieres hacemos una cosa, ¿vale?

Te paso los casos más importantes de Herranz,

y así Mendieta se da cuenta de lo bien que trabajas. ¿Te parece?

-¿De verdad? -Sí. Hacemos eso.

-Vale, pues muchísimas gracias, ¿eh?

-Pero ¿qué haces? ¿Qué haces? Venga, a trabajar. ¡Venga!

Luego te paso los casos, ¿vale? -Vale. Gracias.

-Venga, vale, hasta luego, adiós.

Sergio acude a Urgencias porque presenta fiebre, fatiga,

y ha perdido seis kilos en poco tiempo sin justificación aparente.

Le acompaña su hermano Óscar.

-Pues sí, yo estoy bien.

Solo que tengo un poco de fiebre y estoy un poco cansado, pero...

Nada raro.

Lo que pasa es que mi hermano es un rayado,

y ha querido que vengamos al hospital y...

Pues aquí estamos.

-¿Sergio Álvarez, por favor? Pasad.

-Pasa. -Hostia. Nos ha tocado el mono, ¿eh?

-Sentaos, por favor.

Bueno, he visto en el historial que sufres...

Que sufres colitis microscópica, ¿verdad?

-¿Qué es lo que pone ahí, en tu chapita?

-¿Mi nombre? -Sí, sí. ¿Cómo es tu nombre?

-Hamman. -Hamman. -Sí.

-Es un nombre moro, ¿no? -Sí, ¿pasa algo?

-No, no pasa nada. ¿Y a ti te pasa algo, o qué? ¿Eh?

Seguro que no te pasa nada

porque como tratamos tan bien a los moritos aquí en España...

-Bueno. ¿Cuánto tiempo hace que sufres la colitis?

-Cinco años.

Claro que me preocupa, es mi hermano.

Hace meses que no le veo, porque bueno,

por cosas que no te voy a contar, y...

Y me lo he encontrado muy delgado, con muy mala cara, con ojeras,

y me preocupa sobre todo por las compañías que frecuenta.

Las conozco bien y sé que le van a echar a perder.

-Ya, vale. Pues muchas gracias. Hasta luego.

-¿Qué? ¿Has descubierto algo?

-Nada.

La policía no tiene constancia de ningún desaparecido

con esa descripción.

Y en los demás hospitales,

tampoco parece que haya estado ingresado antes.

-Pues hay que avisar al juzgado de guardia.

Por si alguien denuncia la desaparición,

que la información se cruce y puedan identificarle.

-Pues sí, voy a avisar. -Gracias.

-Hasta luego.

-Hola.

Oye, que tengo entradas para un monólogo

y me acaban de dejar colgada. ¿Te apetece venir?

-No, no estoy para monólogos. Y además tengo muchísimo trabajo.

-Eh... Bueno, ya sé que desde que tienes tantas responsabilidades

estás muy estresada y no paras.

Pero tampoco hace falta que me hables así.

Porque simplemente te lo he dicho para que te despejaras un poco,

nada más.

-¿Estás bien?

-Palacio, perdóname.

Perdóname, de verdad, que estoy muy rara.

Lo de mi padre, luego Herranz, y ahora la desaparición de Romero.

Si es que...

Hasta he quitado la foto del tablón,

porque no podía soportar que me miraran sonrientes.

Perdóname, de verdad. -Nada.

-Y, además, sí, estoy estresadísima con la jefatura de Cardiología.

-Que no te preocupes, de verdad. No pasa nada. -Perdona.

Teléfono móvil

¡Pero es Javi otra vez!

-¿Tu bombero bombón? -Pero de verdad que está muy pesado.

Le digo: "No me llames, tengo mucho curro". Y...

No para. De verdad. "¡Ya te llamo yo!"

-Bueno, pero que a lo mejor está preocupado,

quiere verte, te echa de menos...

-Pues sí, será eso, vamos, porque es que no sé.

-Que bueno, me voy, si necesitas algo, ya sabes dónde estoy.

-Gracias. -Venga.

Hasta luego.

-¿Y estás tomando algún medicamento?

-Sergio.

-No.

-¿No tomas nada?

-Mesalacina. -De acuerdo.

Bueno, el problema de este medicamento

es que hace que estés inmunodeprimido.

Eso quiere decir que tienes las defensas de tu cuerpo más bajas,

así que eres más propicio a coger una infección.

Supongo que vas al médico periódicamente, ¿no?

-¡Mira, tío, no quiero que me atienda el mono del hospital! ¿Vale?

Quiero que me atienda un médico español.

-Pues escúchame, tienes dos opciones.

Una, o te vas a tu casa y te quedas allí tranquilito,

o te quedas aquí y te curo.

Y para tu información, soy tan español como tú.

-Pues me voy a mi casa, españolito.

-Siéntate.

-Bueno. ¿Has sufrido diarreas y vómitos?

-No.

-¿Y cuánto hace que tienes la fiebre?

-Desde anteayer. -Anteayer, de acuerdo.

Vale. Y veo que has perdido seis kilos últimamente, ¿verdad?

-Sí, desde hace dos meses.

-Dos meses, de acuerdo.

Vale. Pues puedes pasar a la camilla, que te voy a auscultar.

Quítate la camiseta.

-Como quieras.

-Túmbate, por favor.

-Bueno, a ver.

Hace un par de meses vino mi hermano a visitarme,

y me dijo que se iba a tatuar el 88 en el pecho,

que es un símbolo nazi.

Representa las dos haches: el "Heil, Hitler", ¿sabes?

Y... Bueno, pues yo, obviamente, le dije que no lo hiciera,

que se iba a arrepentir.

Pero vamos, que no me ha hecho ni caso.

Y lo peor de todo esto es que mi hermano piensa así por mi culpa.

Porque yo en su día pensaba igual y hacía todas estas tonterías también.

El paciente de la doctora Ortega que encontraron en el monte

ya se ha recuperado de la hipotermia, pero sigue inconsciente.

-Hola. -Hola.

-¿Los resultados de mi paciente, por favor?

-¿El hombre de los bosques?

-Mira.

-Toño: ¡Cuántas veces te he dicho que hables con respeto de los pacientes!

-Aunque se observa una leve infección,

supongo que causada por su estilo de vida,

el resto del análisis de sangre

y el pH examinado por gasometría venosa son normales.

Además, el análisis de tóxicos en orina también ha dado negativo.

Pero es que tiene que haber algo, no sé, tengo que seguir buscando.

Pitidos

-Tranquilo, tranquilo, tranquilo. Lo apago, tranquilo.

Ya está. Tranquilo.

Estás en un hospital, te encontraron inconsciente, estabas muy grave.

¿Me entiendes? ¿Hablas...? ¿Hablas mi idioma?

Do you speak English?

Parlez-vous français?

Voy a avisar a alguien.

-No, no quiero estar aquí.

A un paciente que no quiere ser atendido no se le puede obligar.

Pero en su situación, después de una hipotermia,

y sin saber exactamente qué hizo que perdiera el conocimiento,

yo creo que no debería irse.

-Vale.

Mira a un punto fijo en la pared...

Tanto en la exploración neurológica que le he realizado al paciente

como en la de la boca y la faringe,

no he podido apreciar anomalías ni signos de infección.

Sin embargo, en la exploración del abdomen,

sí que el paciente ha sentido dolor, especialmente en la zona izquierda.

Bueno, vamos a ver. En la...

En la exploración abdominal no...,

no he observado ningún tipo de masa ni ninguna inflamación. ¿De acuerdo?

Así que vamos a hacer una analítica general,

una radiografía de tórax y un TAC de abdomen. ¿De acuerdo?

Podéis esperar fuera. Voy a avisar a la enfermera.

-Gracias, doctor. -Nada.

-Macho, ya puedes empezar a comportarte, ¿eh?

Porque ese tío de ahí dentro te está ayudando.

-Me va a estar ayudando pero sigue siendo un mono.

-Me da igual. -¿Sí? Pues a mí no me da igual.

Parece que lo has olvidado ahí dentro, tío.

-No, no, no he olvidado nada. ¿Vale? -Ya.

-Pero la gente cambia, las cosas cambian.

-¿Sí? -¿Eh? Y hay que comportarse.

Y aun así te están ayudando.

-¿Y ahora qué eres? ¿El coleguita de los moros?

-No soy coleguita de nadie. -¿No?

-Perdonad. ¿Sergio Álvarez? -Sí, soy yo. ¿Qué pasa?

-¿Me puedes acompañar, por favor?

-Tranquilo.

¿Me puedes decir tu nombre para que pueda dirigirme a ti?

-Lucas.

-¿Y el apellido?

-Lucas Jiménez.

-Hola, Lucas.

Soy Diana.

Diana Ortega, soy médico.

-Hacía mucho tiempo que nadie pronunciaba mi nombre.

-Lucas, ¿tienes algún antecedente médico importante que...,

que creas que yo deba saber?

-No. Me... Me tengo que ir.

-Eh, Lucas, espera. Un segundo. Te... Te irás enseguida, de verdad.

Solo... Solo...

Solo dime una cosa.

¿Sabes cómo perdiste el conocimiento?

-No me acuerdo.

Supongo que me debió pillar durmiendo.

No me puedo creer que Lucas lleve un año sin contacto con la civilización.

Y además es que me ha contado que hasta ahora nunca ha estado enfermo.

Bueno, un poco de fiebre y un catarro, pero que nada grave.

Y lo cierto es que tanto el análisis

como la exploración y el resto de pruebas

no han mostrado nada relevante.

No sé, me parece una historia increíble.

¿Y ahora?

¿Ahora tienes alguna molestia, o algún dolor de algún tipo?

-Pero se pasará, siempre se pasa. -¿Es el pecho?

-Un poco. Te duele un poco.

Vale. Eh... Lucas: Solo... Solo un segundo.

Confía en mí, ese dolor me preocupa, ¿vale?

Has estado inconsciente, me gustaría hacerte unas pruebas.

-No.

-Solo, solo un par de pruebas,

una radiografía y un electro, de verdad.

Y luego si quieres te puedes marchar.

Es solo... Solo para estar tranquilos, ¿vale?

-Tengo que volver al monte. No... Yo no puedo...

-Te prometo que voy a agilizar todas las pruebas.

Confía en mí.

Solo son dos pruebas. Rápidas.

Y ya está.

-Pero cuando estén hechas me voy. -Te lo prometo.

¿Quieres que avise a alguien?

¿A alguien que quieras que esté contigo? ¿Algún familiar?

¿Alguien que te acompañe?

-No. No, no hace falta.

Estoy solo.

Me fui a vivir al monte porque,

cuando mi mujer y mi hija tuvieron el accidente, yo...

No, no hay que avisar a nadie.

-Vale. Quiero que estés tranquilo. ¿Vale?

Aquí dentro solo voy a entrar yo.

¿Vale? Confía en mí.

-Gracias.

-A ti.

Tras una radiografía de tórax,

Sergio, el paciente que presenta fiebre

y ha perdido seis kilos de manera brusca

y aparentemente injustificada, se somete a un TAC de abdomen.

La radiografía de tórax ha resultado normal,

pero en cambio el TAC de abdomen ha mostrado tres lesiones en el bazo.

Este órgano se encarga principalmente

de eliminar las células sanguíneas viejas,

y las reemplaza por células nuevas

que protegen al organismo de agentes nocivos externos.

Por otro lado tengo los resultados de la analítica,

y aparecen signos inespecíficos de infección. ¿De acuerdo?

Y también una anemia normocítica. ¿Vale?

-¿Y en cristiano eso qué es?

-Pues es un trastorno de la sangre.

Que se caracteriza por...,

por una disminución en el recuento de los glóbulos rojos.

Normalmente asociado a una enfermedad crónica,

y en tu caso lo más probable es que sea debido a la colitis.

-Bueno, ¿y ahora qué?

-Pues ahora lo que tenemos que hacer son los hemocultivos,

serologías para enfermedades infecciosas,

y por último vamos a hacer el test de Coombs.

-¿Y eso es?

-Eso es una prueba para...,

para determinar qué tipo de anticuerpos

está creando tu organismo. ¿De acuerdo?

Y así podremos investigar la enfermedad que padeces. ¿Vale?

Para todo esto necesito que te quedes ingresado.

-No, ni de coña.

Hoy tengo reunión con el grupo.

Así que si quieres vengo mañana ya, u otro día, pero hoy no.

-Sergio, te tienes que quedar, lo primero es la salud ahora.

-¡Lo primero es la lealtad a los hermanos!

¡Lo que pasa que eso a ti ya se te ha olvidado!

¿Esto cómo coño se abre? -En el botón blanco.

-Disculpe, doctor.

Sergio, por favor, escúchame un momento.

¿No tienes personalidad?

¿Tienes que hacer todo lo que te diga Sebastián?

¡Macho, que es tu salud! ¡Piensa, tío!

¡Te metiste en esto por mí!

¡Haz algo por ti mismo, vas a ser un hombre!

-¿Y tu personalidad qué? ¿Dónde se ha quedado? ¿Ahí dentro?

-No grites. -¿Ahí dentro?

Mira, que te jodan, tío, ¡eres un mierda! -¡Que no grites!

-¡Eres un amante de los moros de mierda, tío! -¡Sergio! ¡Ven!

-¡Qué!

Gracias a un nuevo electrocardiograma,

he detectado que Lucas sufre una pericarditis.

Es decir, la inflamación de la cubierta del corazón.

Por eso he solicitado más pruebas.

El ecocardiograma ha descartado un posible derrame pericárdico,

y la radiografía ha descartado el derrame pulmonar.

Lucas, a pesar de sufrir una pericarditis,

la infección provocada por esta no ha ido a más. ¿Vale?

No has sufrido un derrame pericárdico,

que hubiera complicado bastante las cosas.

Yo supongo que la fiebre y...

La fiebre y el catarro

que me has contado que tuviste hace unos días,

antes de perder el conocimiento, puede haber causado la enfermedad.

-Y fíjate, yo pensaba que el dolor de pecho era

por la pelea que tuve con un jabalí la semana pasada.

-¿Un jabalí? -Sí.

A ver, sinceramente, estaba atrapado en una trampa,

y un poco cojo, pero algo tenía que comer.

Esta comida no hay quien la toque.

Os habéis acostumbrado a productos que...

no hay quien se los coma.

-Y...

Puedo intentar conseguirte otra cosa.

-Algo que no esté manufacturado por el hombre ni...,

ni elaborado.

-Vale, lo voy a intentar.

-Gracias. -Ahora vengo.

Hola, ¿Me podéis conseguir un menú solo con fruta y verdura cruda,

para el paciente...?

Sí.

Para el hombre de los bosques, sí.

No, que no entre nadie, quiero llevárselo yo, sí.

Sí, por favor. Gracias.

Sergio vuelve en ambulancia,

ya que la fiebre ha aumentado y sufre de fuertes vómitos y diarreas.

La doctora Marco se acerca a los SAMUR para conocer lo ocurrido.

¡Es que mi hermano es tonto!

Mira que se lo dije.

Llevo dos días sin saber nada de él.

Y me lo he encontrado en el cobertizo donde celebran las fiestas, solo.

Lleno de vómito, inconsciente.

He intentado reanimarle, y como no reaccionaba

he llamado a la ambulancia, y encima ahora no me dejan pasar.

-Tiene 39,9.

-Vale. Muy bien. Gracias, Luz.

-Hola. -Dacaret. -Sí.

-Tiene 39,9 de temperatura y ya le he administrado

metoclopramida intravenosa para los vómitos.

-Perfecto, ya me encargo yo.

Que tienes pacientes de Herranz que atender.

-Sí, sí, es verdad, llego por los pelos.

Luz, toma, La historia. -Vale, gracias.

-Por cierto: ¿Sabes algo de Romero? -No, no sé nada.

Hasta luego. -Hasta luego.

-¿Puedes avisar al hermano? -Sí, claro.

-¿Qué pasa? -Pues sigue aturdido.

Seguramente deshidratación por los vómitos y la diarrea.

-Y por el alcohol, y las drogas...

-Ya. Luz, vamos a hacer analítica completa,

prueba de tóxicos, de alcohol,

y también las pruebas que no se quiso hacer el otro día. ¿De acuerdo?

Hemocultivo, serología, y la de la tuberculosis. ¿De acuerdo?

-La tuberculosis es una enfermedad

causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis.

Que casi siempre afecta a los pulmones,

y que se transmite de persona a persona a través del aire.

De hecho basta con que la persona sana

inhale varios bacilos en forma de tos o de estornudo

para que esta se contagie.

Y por último, el test de Coombs.

-De acuerdo. -¿Vale?

A ver.

-Ah...

¡Ay! ¡Ay, ay, ay, me duele, me duele, me duele!

-¿Qué tal aquí? -¡¡Ah! ¡¡Me duele, me duele!!

-Bueno. Parece que el bazo está hoy todavía más inflamado.

-Joder, ¿se va a poner bien?

-Bueno, tenemos que encontrar la bacteria

que le está causando todo esto y luego pasaremos a medicarle. ¿Vale?

-Vale.

-¿Qué tal tu nariz, por cierto? -Me duele un poco.

Nada comparado con ver a mi hermano así por culpa de esa gentuza.

-Ya. -Oye, que no son gentuza, tío.

-Sí, sí son gentuza, macho, que te han dejado solo ahí tirado.

Que si yo llego a estar hoy en la cárcel,

te mueres en ese cobertizo.

-Que no, tío, que había mucha gente, tío. Y no...

-Pues con más razón. ¿Y nadie llamó a una ambulancia?

¿Nadie te vio, tirado en el suelo, inconsciente, con vómito?

-Déjame en paz, tío, déjame en paz.

Doctor: Dígale que me deje en paz. Dígale que se vaya de aquí.

-Mira, Sergio, no me voy a ir.

Soy tu hermano y me voy a quedar aquí, te guste o no.

-Anda, mira, las han dejado en Recepción.

Y te estábamos llamando, pero no lo coges.

Son para la doctora Corazón.

Así que he imaginado que serán de Javi.

-Te echo de menos, Javi.

-¿Estás bien?

¿Estás bien con Javi?

-No lo sé.

-Ya, bueno pero ¿quieres seguir viéndole?

Porque, si no quieres, yo creo que lo mejor es que...

Que se lo digas cuanto antes. -Ya.

Pero es que no lo sé.

-Bueno, pero a lo mejor eso es un síntoma para saber que no.

-No me estás entendiendo, es que no tiene nada que ver con Javi.

Soy yo. Es que no sé qué me pasa.

No me apetece nada, no me interesa nada,

no quiero ver a nadie, estoy de mala leche,

solo trabajo, y trabajo...

Hasta he pensado en hacer como mi paciente,

irme al bosque y olvidarme de todo y ya está.

-El hombre de los bosques.

Sí, están hablando todos de él en el hospital.

Pero que no, que tú no eres así.

Que tú eres una persona que disfruta de la vida, y que es feliz.

Y yo últimamente estoy mucho con el tema de osteopatía.

Así que, si quieres,

podemos hacer algunas técnicas de relajación o lo que sea.

-Palacio, no tengo tiempo, de verdad, es que no tengo tiempo.

-Bueno, pero seguro que encuentras un hueco.

Que sí, que no vas a perder nada, de verdad.

Una hora más tarde, el doctor Dacaret

comunica los resultados del test de Coombs a Sergio,

el paciente que ha acudido a Urgencias

con fiebre alta e intensos vómitos y diarreas.

-Serología, hemocultivo y el test de Coombs.

Y todo nos lleva a que sufres brucelosis.

-¿Brucelosis? Eso es lo de la fiebre de Malta, ¿no?

-Eso es. Exacto.

-Claro, la has cogido en el cobertizo.

La brucelosis o fiebre de Malta es una enfermedad infecciosa

causada por la bacteria Brucella.

Esta puede infectar al ganado vacuno,

a perros, a cabras, a camellos y a cerdos.

Y puede transmitirse a los seres humanos

si estos entran en contacto con la carne, con la placenta,

o si consumen leche y queso sin pasteurizar.

Es una afección que puede durar años,

y puede llegar a ser una enfermedad crónica.

-Se juntan allí para hacer barbacoas, y se hinchan a alcohol y a coca...

-Ya, pues lo más probable

es que hayas sido infectado por consumir carne.

-Bueno, ¿y ahora qué?

-Pues ahora lo que vamos a hacer

es empezar un tratamiento con un antibiótico,

y aparte, voy a realizarte otro TAC abdominal. ¿Vale?

En el primero ya observé que seguramente

tendremos que extirparte el bazo, pero bueno,

prefiero hacer otro para corroborarlo.

-¿Y si...? ¿Y si no me quiero operar?

-Pues que se te pondría peor el bazo y podría llegar a reventar.

-No, te tienes que operar.

-Que sí, joder, que sólo estoy preguntando.

-Vale, vale.

-Y... ¿Y cuándo sería?

-Pues intentaré que sea lo antes posible.

Por eso ahora hablaré con Cirugía,

a ver cuándo tienen un hueco disponible.

-Muchas gracias. -Nada. Hasta ahora.

-¿Te duele?

-Sí. Bueno, ¿y tú qué? ¿Eh?

-¿Qué?

-¿Me vas a contar qué es lo que te pasa?

En el grupo te echamos de menos, tío.

-La cárcel... es más dura de lo que te crees.

Cuando llegué allí, los hermanos me dieron la espalda. ¿Eso lo sabías?

-¿Cómo?

-Y no solo eso, sino que fueron a por mí.

Y en aquel momento en el que me vi solo,

el único que tuvo valor para ayudarme fue un chico nigeriano.

-¿Un negro? -Más negro que el carbón.

Y con el corazón más grande que todos los que estábamos allí.

Vamos, te puedo decir que si hoy estoy vivo es gracias a él.

-¿A un negro?

Unas horas más tarde,

Ortega le realiza un nuevo electrocardiograma a Lucas,

el enfermo aquejado de pericarditis.

-Lucas, sigues convaleciente.

Yo necesito que te quedes ingresado más tiempo.

-Me hice las pruebas con la condición de que me podría marchar.

-Ya lo sé.

Pero te lo estoy pidiendo por favor, tu dolencia puede ser crónica.

Puede que no llegue a estabilizarse nunca.

Es que si te da otro ataque, en el monte, solo,

sin atención médica, Lucas, puede ser mortal.

-Me da igual.

Tengo que estar ahí.

Este no es mi sitio, aquí ya no hay nada que me...

Que me retenga.

Si me quedara aquí sería peor, me pudriría de tristeza.

Esto no funciona.

Con un trabajo que no te hace feliz,

para comprar cosas que no te hacen falta...

Vivir en el sitio menos malo que encuentres.

No.

Mi sitio está en el monte.

-Si pides el alta voluntaria,

yo no te puedo...

decir nada.

Pero es que, como médico, necesito que te quedes.

-Y, ¿como persona de a pie...?

-Soy tu médico.

Ahora mismo no soy una persona de a pie.

-Ya.

Pues, como mi médico que eres, te pido el alta voluntaria.

Si me quedo aquí, me muero de pena.

El doctor Bravo, cirujano del hospital,

practica una cirugía por laparoscopia

para extirpar el bazo a Sergio,

el paciente que padece de brucelosis,

una infección bacteriana que ha afectado al bazo.

-Lo que tiene ¿ves?,

tiene fístulas en el estómago y en el colon.

Las fístulas son conductos anormales que se forman por diferentes causas.

En este caso se trata de una infección.

Estas se consideran complicaciones graves,

ya que comunican el interior del estómago y el colon

con las lesiones quísticas.

Y esto puede producir una hemorragia digestiva, o incluso una sepsis.

Mira, Óscar, la sepsis es una enfermedad bastante grave.

Te la explico para que la entiendas,

es una respuesta generalizada inflamatoria que tiene el cuerpo

ante una infección bacteriana.

Lo que pasa que esto puede producir que fallen varios órganos, o incluso,

en algunos casos, también provoca la muerte. ¿Vale?

Y por otro lado lo que le hemos realizado, a tu hermano,

es que le hemos tenido que extirpar el bazo,

y además una parte del estómago y una parte del colon,

que es donde están situadas las fístulas.

-Gracias por todo.

Sé que no es el mejor paciente del mundo, pero bueno.

Espero que aprenda algo de todo esto.

Sergio se recupera de la operación,

en la que le han extirpado el bazo y unas fístulas del estómago y colon.

-Supongo que tu hermano te lo ha contado. Pero bueno.

Que sepas que en la operación te hemos extirpado el bazo,

y parte del colon y del estómago. ¿De acuerdo?

Porque lo que tenías era brucelosis.

-Prométeme que no vas a volver a ir al cobertizo,

o por lo menos, que no vas a volver a comer carne con esa gente.

-Bueno, no es solo por la carne, ¿de acuerdo?

Tampoco hay que comer ni queso,

ni beber leche que no estén pasteurizados. ¿De acuerdo?

También las personas que manipulan la carne

o los que están en contacto con los animales afectados

corren el riesgo de contraer la enfermedad.

Por eso se recomienda el uso de gafas, guantes y ropa protectora.

Sin embargo, las mejores medidas a tomar son la vacunación del ganado,

y la pronta detección de los animales afectados.

-Mira, de momento quiero recuperarme. ¿Vale, tío?

Y no me apetece mucho volver a ver al grupo ni ir al cobertizo.

-Bueno, me enorgullece oír eso. -Bueno, os dejo solos. ¿De acuerdo?

-Vale. -Hasta luego.

-Gracias. Hasta luego.

-Oye, y...

Y lo siento por partirte la nariz, tío.

-Bueno, tampoco te flipes, ¿eh?

Tienes que nacer tres veces tú para partirme a mí la nariz,

que estoy muy tocho.

-Ya, ya. Pero te di fuerte, ¿eh?

-Me diste una buena, sí. Choca, anda.

-Bueno, y deja de tocar ya tanto, tío.

Que desde que has salido de la cárcel estás muy tocón.

-Tú ahora recupérate, que es lo que tienes que hacer.

-Sí, ¿no?

Gracias, ¿eh, tío? -Nada.

-Hasta pronto.

-Marco, ¿tienes un segundo?

-Es que ahora tengo mucho lío con los pacientes de Herranz.

-No, venga, acompáñame, que es solo un momento.

Oye, escucha, que he hablado con Mendieta,

y al final ha decidido no incorporar a nadie nuevo.

-Pero ¿qué dices? -Pues lo que oyes.

-Pero ¿qué pasa? ¿Que ni yo ni nadie

somos lo suficientemente buenos para él, o qué?

-Que no, que no es eso, al contrario,

todos somos muy buenos, parece.

Porque va a repartir los casos de Herranz entre todos.

Así que mismo sueldo, doble curro.

Lo siento. -Nada, no es culpa tuya.

-Ah: Una preguntita. ¿Sabes algo de Romero?

-Nada, solo que Blanco ya ha denunciado su desaparición,

pero no se sabe nada más. -Bueno. Luego te veo.

-Hola. -Hola.

-Me has mandado un mensaje, ¿no? -Sí.

-Dime. -¿Estás mejor?

-Pues... Bueno.

Vengo de hablar con mi paciente, el hombre de los bosques,

que le llamáis vosotros. -Ah, ¿sí?

-Y él sostiene, pues que la sociedad está mal, que es verdad,

y que eso afecta por completo a las personas, y no al revés.

Y no sé. Yo siempre he creído que cada uno de nosotros,

en su día a día, puede cambiar su mundo, ¿sabes?

Aunque sea con un detalle,

y cambiar también la vida de los demás.

No sé. Tengo que intentar conseguir eso, de nuevo, conmigo misma.

-¿Sabes una cosa?

Que ahora mismo, me has recordado un poquito más a la Ortega de antes.

Y ahora ya, para que vuelvas a ser la Ortega de antes total,

vamos a hacer la relajación. ¿Quieres?

Venga, va.

-A ver, coge aire con el diafragma...

-Ay... -Lo sueltas lentamente.

Otra vez...

Muy bien.

Vale, túmbate.

-¿La has vuelto a colgar tú?

-Sí.

Bueno, creo que es importante creer que va a volver,

y no darnos por vencidos.

  • Centro médico - 09/01/17 (1)

Centro médico - 09/01/17 (1)

09 ene 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 09/01/17 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 09/01/17 (1)"
Programas completos (687)

Los últimos 700 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios