www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3791587
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 08/11/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Oye, ¿tú sabes a qué hora era la presentación?

Ni idea.

Y ¿te la has imaginado de alguna manera? Porque yo sí, ¿eh?

No. Igual puede ser un veterano de vuelta de todo

que un jovencito recién salido de la facultad

con ganas de comerse el mundo.Ya.

Y ¿te imaginas que fuera Mendieta? No.

Bueno, imagínatelo por un momento. No, no, no...

No me le imagino como director.

Ha sido una pena que Landó no haya podido elegir su sustituto.

Y sobre todo que no se haya tenido en cuenta

al personal de este hospital

que controlan perfectamente su funcionamiento, pero bueno.

¿Sabes qué?Qué.

Tú hubieses sido un director estupendo.

Déjalo, ya hablamos de eso. Pero es verdad.

Aunque creo que yo te hubiese ganado, fíjate.

Yo también. Un café.

¡Juanjo! Hola, doctores.

-¿Qué tal?¿Qué tal va todo?

-Muy bien.

Pues mira, con un can, can que tengo aquí dentro que no se me pasa.

¿Un qué?

-Un can, can. ¿No sabes lo que es un can, can?

-Bueno, escúchame, Juanjo. -Sí.

-¿Se sabe algo del director? -Pues sí, ha venido ya.

-Ah, ¿que está aquí en el hospital? -Está aquí, en el hospital.

-¿Dónde? -Landó lo ha llevado a enseñarle el laboratorio.

¿El laboratorio?El laboratorio, sí.

-Eva, ¿qué pasa con el ascensor? -Una avería.

-Bueno, ¿tienes alguna pregunta?

-Pues sí, que dónde me puedo echar un pitillo.

Bueno, veo que habéis hecho una gestión excelente en este hospital

y no me va a costar nada tomar las riendas.

Es que ayer me hicieron una despedida en Pamplona

y nos tomamos dos chuletones de escándalo.

Y todavía los tengo aquí como si no los hubiera digerido.

Yo creo que un pitillo me vendría bien.

-No creo que el tabaco te vaya ayudar nada, pero sí,

te acompaño fuera del hospital y así seguimos charlando.

-Bien. -Eva, ¿el otro funciona?

-Sí, podéis bajar por allí. -Sí.

-Gracias. -Pasa.

Judith, que llegó al hospital con tos persistente y ahogos,

acaba de ser diagnosticada de asma por el doctor Herranz.

-¿Asma?

Pero si yo solo venía porque tenía un poco de tos.

¡No tienes ni idea, ni idea!

(Les recordamos que, a no ser que se indique lo contrario,

deben acudir en ayunas a la realización del análisis de sangre)

-¡Judith! Judith, ¿qué haces?

¿Quién te crees que eres? Judith, ¡mírame cuando te hablo!

(Doctor Blanco, preséntese en Traumatología, gracias)

-¡Judith!

¿Estás bien? -¡Sí, estoy bien! ¿Vale?

-¿Quieres dejar de comportarte así?

¡Que el médico solo está haciendo su trabajo!

-¡Ese médico no tiene ni idea! ¿Vale? ¡No puedo tener asma!

-Mira, deja de decir tonterías ya.

¿No te das cuenta que tienes más que un catarro?

Judith lleva con ese carácter desde que perdimos a nuestros padres,

hace como dos años.

Vive enfadada, a la defensiva, rebelde.

Es que solo hay una cosa que la motiva, el atletismo.

Y Judith es una corredora buena, muy buena.

Y quiere llegar muy lejos.

Pero, si es cierto lo del asma...

Judith... -No, vale.

Hola. Estáis en forma, ¿eh?

Toma, te la has dejado en mi consulta.

-Gracias.

-A veces se le va un poco la cabeza, pero no es mala.

-¡Deja de excusarme, Charli, ya vale!

Judith, me gustaría que hicieses una cosa,

te quiero presentar a alguien ¿vale?

Una pequeña charla y ya está. Cinco minutos.

Y si no te gusta, coges tu asma y te vas donde quieras.

-Luego te presentaré al resto del personal

porque son todos profesionales muy cualificados.

-Ajá. -¡Ay!, no, no.

-De hecho, perdona. Eh...

-¡Toma! -¡Ortega! -¡Eh!

-Eh, la doctora Ortega, nuestra cardióloga,

el señor Enrique Núñez, el nuevo director del hospital.

-Encantada. -Un placer conocerla.

Pero te voy a pedir que me llames Quique.

Para el gerente y para los pacientes soy Enrique,

pero para mi equipo mejor Quique.

-Muy bien. -Bueno, y ¿cómo va?

-¿El qué? -Lo del jueguecito.

-¡Ah! Eee...

-Reconozco que yo también estoy enganchado.

Es increíble cómo estos japoneses

hacen que nos quedemos pegados a una pantalla.

-Sí, bueno.

La presentación del Sr. Núñez será en diez minutos

en la sala Refugio, ¿de acuerdo? Así que espero verla allí.

-Claro, allí estaré. Hasta ahora. -Muy bien. Hasta luego.

Los jueguecitos, ¿no?

-Si no nos han dicho que ha estado aquí primero, Javier.

Sí, sí, sí, pero vamos a ver, vamos a ver.

Relájate, ya el cargo está dado.

Ahora vamos a esperar a ver qué planes tiene y ya está.

-Ya, pero yo no sé cómo puedes estar tan tranquilo, Javier.

Eva, hola, ¿qué tal? -Hola.

-Lo que te había dicho. -Muy bien, gracias.

-Gracias a ti.

¿Tú has escuchado que es un gestor? No es un médico.

Entonces, ¿va a saber las necesidades nuestras? Pues no.

Yo admito que es mejor un médico, lo admito.

Pero ya está dado el cargo, no hay nada que hacer.

Solo esperar a ver que todo cambie para que no cambie nada.

Vale, bueno. Venga, vámonos. No, por ahí no.

Que está el ascensor estropeado. Tira por aquí.Vale.

Hasta luego, Eva, gracias. -Hasta luego.Adiós.

(Dña. Rosa Matas, acuda a consulta 8, por favor)

Llaman a la puerta

¡Hola!Hola.

Mira, te traigo a Judith.

Acaba de ser diagnosticada con asma, ¿vale?

Y he pensado que a lo mejor podrías ayudar.

No sé si tienes hueco

en tu Programa de Educación para pacientes con asma.

-Pues... Hola, Judith. -Hola. -Es posible, sí, claro.

El asma es una enfermedad que tiende a volverse crónica

y requiere de un tratamiento continuo

y de unos hábitos que ni siquiera la mitad de los pacientes cumplen.

Y eso que hay estudios que demuestran que el aumento de la mortalidad

está relacionado precisamente con la no adherencia al tratamiento.

-Pero ¿este programa va a hacer que yo pueda correr más

o ser atleta profesional? -Judith, tranquila.

-Bueno, Judith, Esto no es un programa deportivo.

Pero no sé si sabes que hay muchos atletas que tienen asma. -No.

-Sí, sí, de verdad, infórmate.

Hay muchos deportistas de élite que tienen asma.

Y muchos hacen deportes de resistencia.

Han tenido asma cuando eran pequeñitos

o bien la han desarrollado en su vida deportiva.

De todas formas no tengo claro que ella sea una buena candidata

para un Programa de Educación para la Salud.

Lo siento.Pepa, intenta hacer una valoración menos superficial.

¿Sabes hacer mi trabajo mejor que yo?

-Judith lo va a hacer y se lo va a tomar muy en serio.

¿A que sí?

Bueno, yo no sabía que se podía competir al más alto nivel con asma.

A lo mejor no es mala idea probar ese programa.

Si así puedo seguir corriendo...

Bueno, pues me vengo a probar y a ver de qué va.

-De todas formas, Judith,

lo que aquí necesitamos y pedimos es gente comprometida, ¿eh?

-Pues muy bien. Yo me comprometo.

-¿Eso es un sí?

¿Sí? -Sí.

-Esta tarde la primera sesión.

-Genial. -Ahí está.

Para que un Programa de Educación para la Salud tenga éxito,

requiere el compromiso total del paciente.

Y más en metodologías como esta,

que tienen que ver con sesiones individuales y colectivas.

Yo no puedo perder mi tiempo ni hacer que otros lo pierdan.

De ahí mi actitud.

Hasta luego.

Te la has jugado.

Es una chica a la que le gusta competir.

Lo lógico era tenderle un desafío, ¿no?

Ya, pero reconoce que te la has jugado.

Se podría haber ido.

¿Te digo yo a ti cómo tienes que hacer tu trabajo?No.

Perdona, no te quería ofender.

No pasa nada, de verdad, que no pasa nada.

Solo te pido que tengas un poco de confianza en cómo hago las cosas.

Yo creo que tengo bastante experiencia trabajando con pacientes.

Lo sé.¿Sí?Perdona. No pasa nada...

Pues yo la verdad, sinceramente: Siendo gestor, no...

No me fío nada, ¿eh?

-Pues a mí me ha dado muy buena impresión. -A mí también.

Me ha parecido muy cercano, muy agradable, en serio.

-¿Sí? -Sí.

-No sé. -Ah, mira. Están aquí.

-Hola a todos.

Bueno, tengo el placer de presentaros al Sr. Enrique Núñez,

que es el nuevo director del hospital.

Enrique es licenciado en Economía por la Universidad de Salamanca,

además de Máster en Gestión Hospitalaria

por la Universidad de Hamburgo.

Tiene una amplia experiencia como director y como gerente

en los principales centros hospitalarios de todo este país.

-Bueno, no hace falta que sigas diciendo cosas con la presentación,

porque vas a crear unas expectativas muy altas,

y la verdad es que yo no lo valgo tanto.

-No, seguro que vas a hacer un gran trabajo aquí, en este centro,

y seguro que todo el equipo

sabrá valorar tanto tu experiencia como tu buen talante.

-Lo primero que quiero hacer es agradecer la oportunidad

que me han brindado.

He tenido oportunidad de revisar a fondo el hospital,

y veo que han hecho un trabajo excelente,

y mi misión va a ser hacerles llegar al siguiente nivel.

-Ya. Bueno, discúlpeme, D. Enrique.

Soy la doctora Natalia Romero, un placer... -Mucho gusto.

-Me gustaría saber a qué se refiere con eso.

Quiero decir, como usted es especialista en economía,

pues me gustaría saber

si sus perspectivas son puramente económicas, o, bueno,

por otro lado...

Me gustaría saber cuáles son sus planes con respecto al centro.

-Bien. Eso es una preocupación muy justificada.

Y lo que quiero que sepan todos ustedes es...

Es que lo que voy a hacer es fomentar la...

La investigación.

No puedo seguir. ¿Hacemos un break?

-Vamos a la terraza, que te dé el aire.

Perdonad, pero la reunión ha terminado. Volved al trabajo.

Judith acude a su primera sesión grupal del programa

para pacientes con asma,

donde se van a explicar

algunos principios básicos de esta enfermedad.

-El asma es una enfermedad del aparato respiratorio,

y es crónica.

Eso significa que dura toda la vida.

Y vais a tener que aprender unos hábitos para siempre.

Y eso es lo que vamos a hacer aquí.

¿Alguien sabe cuáles son los factores desencadenantes?

Infecciones víricas,

alérgenos inhalados, como el polen o los ácaros.

El pelo de algunos animales domésticos.

Irritantes específicos, como el humo,

el tabaco, los perfumes, las pinturas...

Algunas emociones, como el llanto, la risa, el estrés, el miedo,

e incluso algunos medicamentos como la aspirina,

pueden desencadenar una crisis asmática.

Los cambios de tiempo, y también el ejercicio físico.

Bueno, tranquilos, ¿eh?

Que esto no significa que no podáis salir a la calle.

Lo que pasa es que hay que aprender a controlarse.

En estas sesiones grupales,

es de vital importancia mostrarse empático.

Para que la gente esté cómoda,

y pueda preguntar o expresar aquello que necesite.

Pero también son muy importantes las sesiones individuales.

Hay que darse cuenta de que cada paciente es un mundo,

y tiene sus necesidades particulares.

(Jefes de Servicio, acudan a Dirección, por favor)

-Bueno, D. Enrique, a mí me gustaría auscultarle.

-Que no, que no hace falta, de verdad.

Pero yo creo que nos quedamos más tranquilos, ¿verdad? -Sí.

-Si no le importa, ¿se puede ir desabrochando?

Vale, con eso es suficiente.

Despacito...

Vale.

Una cosita más, discúlpeme...

Discúlpeme.

Dígame si esto le molesta.

¿Y aquí?

-Sí. También.

-Vale.

Yo creo que habría que llevarle a Boxes. ¿Eh?

Y avisar a la doctora Ortega.

-De acuerdo. Voy a llamar a un celador para que vengan a recogerle.

-Tranquilo.

-Según un estudio de los Estados Unidos,

una de cada cinco muertes prematuras,

ocurre como consecuencia del tabaco y la hipertensión.

Otros factores que acortan nuestros años de vida

son el consumo excesivo del alcohol y la sal,

no ingerir una cantidad suficiente de frutas y verduras,

o la falta de ejercicio.

Y en este sentido, creo que Quique, pues no se cuida mucho.

-¿Y cuál es tu especialidad?

-Pues yo soy mediofondista, 1500 metros.

-Pues yo también corría en el instituto.

-Hasta luego. (A LA VEZ) -Hasta luego.

-Pero lo mío era el 800.

-Pues esa es de las más difíciles. ¿Qué tiempo hacías?

-2,10, llegué a hacer. -¿En serio? -Sí.

-¿Y por qué no te dedicaste a ello?

-Porque siempre tuve claro que quería ser enfermera.

-Yo también tengo claro lo que quiero hacer.

Quiero llegar al campeonato de España.

Pues yo llevo entrenando desde los 7 años.

Mi familia me inculcó la pasión por el atletismo.

Mi padre había sido un gran atleta y todos íbamos a verle correr,

incluso a los entrenamientos.

Un día yo me puse a correr con él y vio que era tan buena

que decidió entrenarme él mismo.

Nos pasábamos horas en la pista

y yo llegaba a casa totalmente muerta pero feliz.

-Pues yo creo que con una buena adherencia al tratamiento, podrías.

-¿Tú crees?

El ejercicio físico puede desencadenar una crisis de asma.

Pero los pediatras recomiendan hacer ejercicio

para aprovecharse de sus beneficios.

Hay que tener en cuenta

que, alrededor del 10% de los deportistas de élite tiene asma.

Tienes que empezar por casa.

Tus camas, cubrirlas con unas fundas a prueba de alergias.

Alfombras, ¿tienes? -Que las quite, ¿no?

-Claro. -Vale.

-Y luego, aunque tú no fumes,

tienes que alejarte del humo lo máximo que puedas, ¿eh?

¿No me estarás diciendo que fumas?

-Bueno, solo fumo cuando salgo.

Desde que me quedé huérfana pues...

-Pero ¿tú quieres ser deportista de élite?

-Mi padre fumaba y tampoco pasaba nada.

-Ya, pero tú tienes que dejarlo ya.

Si el tabaco es perjudicial para cualquiera,

para un asmático, mucho más.

Prohibido fumar.

Y eso va también por los familiares.

Eliminar el humo es la medida más importante

que una familia puede tomar para ayudar a un asmático.

-Por cierto, Pepa.

En unos días tengo una carrera muy importante

y me da acceso al campeonato de España.

¿Tú crees que podría correr?

-Pues mira, si empiezas ya con el tratamiento,

y te lo tomas en serio, tienes posibilidades.

(Alejandro Merino, pase a consulta 101)

-¿Cómo te encuentras, Quique?

-No sé, es como si me faltara el aire.

-Quizá puedas tener una crisis de ansiedad.

-¿Ansiedad? No, no. Yo soy una persona muy tranquila.

Y además el cargo me apetece.

Y las preguntas incómodas son parte del trabajo.

-Bueno, a veces, Quique,

la ansiedad aparece por motivos que no sospechamos.

-Bueno, ahora lo importante es hacerte un electrocardiograma.

Si no hay alteraciones,

te daré un comprimido de alprazolam, ¿de acuerdo?

Paula. -¿Sí?

-Por favor, cógele una vía para ponerle suero.

-Voy. -Tranquilo.

Los síntomas de una crisis de ansiedad comienzan bruscamente.

Y alcanzan su máximo en unos diez minutos.

Estos síntomas son, elevación de la frecuencia cardiaca,

sudoración, temblores, sensación de ahogo,

opresión torácica, mareos, náuseas, sofocos...

Un cuadro que encaja con los síntomas de Quique.

Pitidos

Paula, cuando puedas extráele sangre

para hacerle una analítica de enzimas cardiacas, por favor. -Vale.

-Lo que tengo es un dolor tremendo aquí en el pecho.

Como si me estuviera desgarrando.

-¿Te duele el pecho? Dime, dime dónde...

-Sí, sí. -¿Dónde localizas el dolor?

Explícamelo, por favor. -Aquí, en el esternón.

-En el esternón. -Sí.

Y se me va para la mandíbula y para el abdomen también.

-Nitroglicerina sublingual. -Voy.

-A ver, Landó, por el dolor que describe

y las alteraciones que yo veo en el electro,

puede que se trate de un infarto. -¡Aaa!

-Tranquilo, Paula, por favor... -Sí, voy.

-Debajo de la lengua.

Hay que llevarlo a la UCI inmediatamente.

Un infarto de miocardio se produce

cuando una zona del músculo cardiaco muere

a consecuencia de la obstrucción completa de una arteria coronaria.

Si el músculo cardiaco carece de oxígeno durante demasiado tiempo,

el tejido de esa zona muere sin posibilidad de regenerarse.

Por eso, reaccionar rápido es decisivo.

Judith acude a una nueva sesión

del programa de Educación para pacientes asmáticos.

En esta ocasión Pepa enseña a los asistentes

el uso de inhaladores y a medir su flujo espiratorio.

-Lo primero que hacemos es retirar el protector.

Nos aseguramos de que la boquilla está limpia,

ponemos los dedos en esta posición,

agitamos el medicamento para que se mezcle bien, y ahora sí,

lo pondríamos en los dientes, apretamos los labios,

inspiramos y en ese momento apretamos el inhalador para que suelte el gas.

Hay que esperar un rato para que el aire llegue a los pulmones.

Si hace falta una segunda dosis,

hay que esperar medio minuto antes de realizarla.

Hay que enjuagarse la boca después de cada inhalación

y lavar el aparato al menos una vez por semana.

¿Sabemos qué es esto? -Un termómetro.

-Pues no, no es un termómetro.

Es un medidor de flujo máximo espiratorio.

Y a partir de ahora va a ser vuestro mejor amigo.

Esto significa que lo vais a tener que usar todos los días.

Y no solamente eso,

sino que vais a tener que apuntar los registros diariamente.

Si la lectura se encuentra en zona verde,

se está respirando bien.

Pero si cae en zona roja o amarilla,

hay que estar alerta.

Nuestros médicos nos dirán qué tenemos que hacer en esos casos.

Pues muchas gracias, y nos vemos el próximo día, ¿eh?

-Gracias. -Adiós.

Judith, ¿cuándo es la carrera?

-Pues esta tarde.

Aunque no creo que haga falta que participe.

-Pero ¿por qué dices eso?

-Porque no voy a pasar el corte mínimo para el campeonato de España.

-Venga, tranquila. Lo vas a conseguir seguro.

-Ya te contaré. -Suerte.

Cuando se vaya a hacer deporte, hay que llevar un inhalador a mano.

Y también es importante llevar

una tarjeta médica de emergencia indicando que se padece asma.

Realizar un calentamiento antes de empezar,

y si hace frío o el ambiente está contaminado,

ponerse una bufanda o cubrirse la boca.

-Vale. Gracias.

Hola.

¿Ha dicho algo Ortega de cómo está? Pues no, no.

¿Estás bien? No, Javier. No estoy bien.

Igual es una tontería,

pero tengo la sensación de que con tanta pregunta, pues...

No sé, he fomentado que él se ponga así.

Natalia, por favor.

Con tus preguntas solo has demostrado que te interesa,

y mucho, el hospital y su gestión.

Sí, ya. Bueno, gracias por tu apoyo, pero no me siento bien.

A ver, Natalia, va a ir todo bien, ¿eh?

Quique parece un tipo agradable, y además tenía ideas interesantes.

Un momento, ¿parecía o parece? Parece, parece.Vale.

-Vale. Landó, el nuevo electro

ya no muestra signos compatibles con un infarto.

De todas formas quiero esperar el resultado de la analítica.

Eso nos sacará definitivamente de dudas.

Te voy a auscultar, Quique.

Pitidos

Escucho un soplo aórtico.

Mira hacia arriba, por favor.

Ingurgitación yugular.

Y difícil captación de pulsos femorales.

-¿Quieres hacerle una radiografía? -Sí, cuanto antes.

Creía que podría ser un infarto pero el nuevo electro lo descarta.

-De acuerdo. -Hay algo que se me está escapando.

¡Mira, Judith! Hola.¡Hola!

-¿A que no sabes quién

no ha conseguido la marca mínima en el campeonato?

-¿Qué ha pasado?

-Ha pasado que he estado perdiendo el tiempo en tu ridículo programa,

eso es lo que ha pasado.

Bueno, poco a poco, acabas de empezar.

-Judith, ¿hueles a tabaco? ¡No te quiero en mi grupo!, ¿eh?

-Perfecto, muy bien.

-No, no, es que yo no estoy aquí para convencer a nadie.

Si crees que mi grupo es ridículo, mejor estás en tu casa.

Bueno, vamos a respirar un poquito,

nos tranquilizamos y hablamos. ¿Vale?

-Pues mira, tienes razón. Estoy mejor en mi casa.

Y digo yo, ¿no crees que esto se podía haber evitado?

¿Otra vez?

A ver, tú sabes por lo que ha pasado la chica.

A lo mejor necesitaba cariño.

Oye, mira, llevo trabajando como enfermera muchos años,

con muchos pacientes y en muchos tipos de situaciones.

Y si no te gusta cómo hago las cosas,

a lo mejor deberíamos de trabajar juntos, ¿vale?

Por petición de la cardióloga, Diana Ortega,

realizan una radiografía torácica a Quique,

esperando que ayude a aclarar qué le sucede.

-La radiografía de Quique muestra leve ensanchamiento del mediastino

y borramiento del botón aórtico.

Lo que tampoco corresponde con un infarto.

Pero puede ser indicativo de otros problemas

como daño vascular o un proceso tumoral.

Hola, Eva. -Hola.

-¿Tienes los resultados de Enrique Núñez?

-Sí.

-Aquí están. -Gracias.

-¿Todo bien?

(Doctora Marco, le esperan en la sala de Diagnóstico)

-La presión arterial suele medirse en ambos brazos,

en pacientes con alto riesgo cardiovascular.

Landó, me preocupa

que la diferencia de presión arterial en ambos brazos es demasiado alta.

-¿Y a qué se debe? -Pues a diversas causas,

enfermedades coronarias, o vasculares,

o también puede ser el estrechamiento de una arteria

o de otros vasos sanguíneos.

La presión arterial del brazo izquierdo

siempre es ligeramente más alta que la del derecho.

Por su proximidad con el corazón.

Pero si esta diferencia es muy pronunciada,

podría ser indicativo de una afección subyacente

o riesgo de enfermedad vascular.

Por eso, quienes lo detecten,

deben someterse a evaluaciones vasculares adicionales.

Después de abandonar el Programa para pacientes asmáticos,

Judith ha vuelto, esta vez a Urgencias,

tras sufrir una crisis asmática aguda.

Tiene una crisis asmática aguda.

Tiene una respiración rápida y superficial, le cuesta hablar.

Y en la auscultación he visto que no tiene pitos.

Con lo cual, está utilizando

los músculos del abdomen para poder respirar.

Necesito oxígeno y corticoides endovenosos.

Judith, tranquila.

¡Pepa!, oxígeno y corticoides. ¡Vamos!

Vale, tranquila, Judith, que te vamos a poner oxígeno, ¿vale?

Vale, respira, respira, tranquila.

Judith ha sufrido una crisis asmática aguda.

Según su hermano, llevaba varios días sin aparecer por casa.

No ha seguido el tratamiento y además olía mucho a tabaco.

Espero que no sea demasiado tarde

porque podría sufrir una insuficiencia respiratoria grave.

Hola.

Hola.

Pepa, ¿no te sentirás culpable, verdad?

Y menos por lo que te dije el otro día.

Pepa, tú eres una gran enfermera, y lo has demostrado miles de veces.

Ya, pero igual fui demasiado dura y tú tenías razón.

A ver, yo creo que la responsabilidad tiene un límite.

Y todo lo que has hecho ha sido por su bien.

Judith ha hecho lo que ha querido.

Pero ¿eso qué importa? Mira cómo está.

Tranquila, ¿vale?

Solo unos minutos después

de que la doctora Ortega le mida la tensión,

Quique sufre riesgo de entrar en shock.

Pitido prolongado

-Quique...

La frecuencia cardiaca está subiendo. ¡Quique! Quique, ¿me oyes?

¡Quique!

Me da miedo que entre en shock.

Por favor, avisa al técnico de Imagen para hacerle un TAC inmediatamente.

Quique se ha quedado inconsciente y la doctora Ortega

encarga un TAC de urgencia que revela que su estado

es aún más grave de lo que se temía.

-Hay que operarle inmediatamente. Voy a avisar a quirófano.

Sí, hay que operar a Enrique Núñez, de urgencia.

Tiene una disección aórtica. Gracias.

La disección aórtica es la ruptura de la pared de la aorta.

Y a afecta sobre todo a varones entre 50 y 60 años.

Debido a que su presentación clínica es diversa,

necesita un alto índice de sospecha por parte del médico

para poder diagnosticarla rápidamente.

Llaman a la puerta

-Ortega, ¿qué ha pasado?

¿Por qué vas a operar a Núñez? ¿Has valorado la situación?

-Sí. -¿Has valorado al paciente?

Porque no creo que tengas su consentimiento

ni el de su familia tampoco.

A ver si va a parecer que estamos boicoteando el nombramiento.

-La prioridad ahora es operar a Enrique.

Tiene una disección aórtica.

Todo el tiempo que perdamos va en su contra.

-¿Una disección aórtica? -Sí.

-Vale. Ve, ve. Y mantenme informado, por favor. -Sí.

-Hola.

-Hola.

-Qué suerte tenerte como enfermera, Pepa.

-Yo no pienso lo mismo, ¿eh? -¿Por qué?

-Porque puede que esté así por mi culpa. -¿Qué dices?

Aquí la única que tiene la culpa es ella.

No es la primera vez que hace algo así de irresponsable.

Es su forma de llamar la atención desde que perdimos a nuestros padres.

Mira, yo lo único que quiero es que se recupere.

Que es lo único que me queda.

En una carrera contrarreloj el cirujano cardiovascular

intenta reparar la ruptura aórtica que ha sufrido el nuevo director.

(Alejandro Merino, pase a consulta 101)

Sin embargo, y pese a todos los esfuerzos

de la doctora Ortega y el cirujano,

solo unos minutos después el desenlace es fatal.

-Lo siento, Landó, no hemos podido hacer nada.

La ruptura de la aorta se había extendido y...

Ha entrado en fracaso multiorgánico.

Lo siento, hemos hecho todo lo que estaba en nuestra mano.

Tras haber sufrido una crisis asmática aguda

que puso en peligro su vida,

Judith se ha recuperado completamente

y ya ha recibido el alta.

-Judith. -Hola. -¿Cómo estás?

-Pues mucho mejor, la verdad. -¿Sí? Me alegro mucho.

-Sí.

Oye, Pepa, que no he tenido la oportunidad de decirte que lo siento.

Que he sido una borde desde que he llegado aquí

y tú solo me has tratado bien. Lo siento. -No, no te preocupes.

Me hubiese encantado evitar la crisis que te...

-No, que no, Pepa, que no. Que he tenido yo la culpa.

Tú me lo dijiste desde el principio y yo no te hice caso, por cabezona.

A partir de ahora, pues mira, voy a seguir el tratamiento

y a entrenar para el año que viene. -¿Sí? ¡Me alegro mucho de oír eso!

-Sí. -Muy bien.

-Hola. -¡Hola!

-¡Estás muy bien! -Sí.

(Alfonso Sancho, le esperan en Rayos)

Sí, sí, por supuesto, claro, seguiré como director,

pero quiero que sepas que mi decisión es firme, ¿eh? No obstante...

Sí, con su mujer sí, sí.

La he llamado yo particularmente para...,

no sé, para ofrecerle

todo lo que por parte del hospital esté a su disposición.

Claro.

Bueno, me vas contando. Venga, un abrazo.

-Bueno, ¿podemos colaborar en algo?

-No. ya hemos hecho todos más que suficiente.Ramón.

Nadie, absolutamente nadie es responsable de lo que ha pasado.

-Sí, si lo sé. Disculpadme pero...

Sentaros, sentaros.

Mirad, es que la muerte tan inesperada de este hombre,

y además es que no tenéis ni idea

de la crisis de gestión que esto va a suponer.

Ha sido un día largo y duro para todos.

Escucha, por ahora voy a seguir como director.

Pero mi decisión es firme. ¿Eh? Así que, si tu idea sigue en pie...

Yo te voy a seguir proponiendo como nuevo alternativa.

Te lo agradezco, pero ya me he mentalizado

en que quiero seguir con mis pacientes

y dedicarme a la medicina; no a la gestión.

Pero... Natalia sigue en la carrera.

-Bueno, está bien, lo pensaré.

-Gracias.

-Ahora voy a ver si hablo con la familia para arreglar el papeleo.

Gracias.Nos vamos.Hasta luego. Hasta luego.

Hola. Hola.

Venía a disculparme.

El otro día me entrometí y te puse en duda.

Y has demostrado que eres muy buena enfermera, como siempre.

Lo siento.

Que no, que no. Que soy yo la que se tiene que disculpar.

Una crítica constructiva no le viene mal a nadie.

¡Qué bonita eres!

¿Y esta ropa? Nos vamos a correr.

Ven.

-No te pienses que me vas a ganar, ¿eh?

-Te voy a reventar hoy, ¿vale?

-Cómo te aprovechas de que no puedo hacer ejercicio.

¡Ahí va! Ah.

¿Qué vais, a correr? Bueno, a andar un poco.

Todavía no estoy para hacer deporte. -¿Tienes algún problema?

¿Yo? No. Cero, nada.

Ya entiendo cuál es vuestro rollo.

-¿Qué rollo?

-El de poli bueno y poli mala.

Pues os funciona muy bien.

Hacéis buen equipo. Gracias. Pasadlo bien.

¿Por qué no te vienes, anda? Venga... No.

-Y dime, Pablo, ¿tienes algún otro síntoma?

-Aparte del picor y, bueno, los granitos, estoy bien.

Ay, hola, Natalia.

Es Sofía, ha venido acompañando a Miguel, su pareja.

-Me pica bastante más

y se me están haciendo más grandes los, los granos.

-Este tipo de eritemas pueden deberse a diferentes causas,

algunas de ellas muy preocupantes.

Hemos visto en la ecografía abdominal una imagen compatible con una masa,

tanto en el hígado como en el bazo.

-¿Es cáncer?

-No consigo ver a Sofía de otra forma que no sea tu mujer, Javier.

Estás celosa.

Pues creo que no me encuentro muy bien.

-Hola, soy Berta, su hermana.

Y es que creo que Alicia se ha estado tomando más dosis de antidepresivos

de los que su psiquiatra le indicó.

-¿Puedes apagar la música? Que así no me puedo concentrar.

-Está sufriendo una alucinación auditiva.

-Y me da la sensación

de que te has estado protegiendo mucho

para no sentirte afectado por los pacientes,

y eso te ha llevado a una falta de empatía

que estás llevando a tu vida personal. -Ya estamos.

¿Qué sabrás tú de mi vida personal?

-Te cuesta mantener ciertas relaciones,

dependiendo del grado de emocionalidad que conlleven.

-Me preguntaba si..., no sé,

si te apetecería tomar algo después conmigo.

-Es que había quedado con Mir.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 08/11/16 (2)

Centro médico - 08/11/16 (2)

08 nov 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 08/11/16 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 08/11/16 (2)"
Programas completos (1024)

Los últimos 1.037 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos