www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4509459
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 07/03/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

La ambulancia trae al hospital

a una mujer que han encontrado inconsciente y sin identificación

tirada en plena calle.

¿qué tenemos por aquí?

La hemos encontrado tirada en la calle,

sin identificación.

Bueno, esto tiene pinta de una intoxicación etílica.

Vamos dentro. Sí.

-Déjame, deja, deja. -Ssss.

-Déjame. -Quieta.

Aparte de hipotensa también está taquicárdica.

Lo que tiene es una cogorza muy gorda.

Ya. ¿Seguimos sin saber quién es?

Pues los del SAMUR han traído una riñonera

pero no hay identificación ni nada;

y en los bolsillos tampoco.

El caso es que me suena su cara.

Sí. Hombre, le falta un ojo.

Yo creo que con esto

sería mucho más fácil identificarla, ¿no?

Si alguien llega inconsciente y sin identificar al hospital,

es muy complicado poder saber cuáles son sus antecedentes

o ficha médica.

Y atenderlo así realmente es mucho más complicado.

Por eso,

lo que hacemos es buscar entre sus objetos personales

y dárselo a la policía para que ellos le identifiquen.

Bien.

Aparte de la muestra de sangre,

vamos a tomar también una muestra de orina para analizarla.

Y también analizaremos para tóxicos.

Rápido.

Ha entrado en parada.

Tráeme la tabla para practicar una RCP.

Prepara adrenalina.

Abajo. Eso es.

Muy bien.

Cuando se practica una RCP,

es decir, una reanimación cardiopulmonar manual,

el médico es el que decide cuándo se para

porque considera que no hay nada más que se pueda hacer.

Y siempre es un momento muy difícil.

Tranquila, tranquila. Estás en un hospital, ¿eh?

Mar. Ya está. No es necesario.

Vamos a ponerle oxígeno, suero

y vigila las constantes hasta que esté estabilizada.

-Muy bien. -¿OK?

Cristian, por favor,

¿me pones un cafetito con leche? Gracias.

¡Daca! ¿Todo eso te lo has bebido tú?

¡Pero no vas a dormir en un montón de días!

¿Qué te pasa?

Eso... Eso quisiera yo:

días de 72 horas por lo menos, Romero.

Yo no sé si puedo compaginar los dos trabajos, ¿eh?

Ya.

En la editorial me llaman cada dos por tres

y me piden correcciones.

Y luego a los pacientes,

a los pacientes ¿qué les pasa últimamente?

Que solo hablan y hablan, y hablan y...

Eso es verdad.

Bueno, y digo yo, como amiga,

¿si paras el ritmo, qué?

Pues no lo sé.

-¿No? -No sé.

Cristian, que no.

Que tengo una urgencia.

Ya no me pongas el café, ¿vale? Perdona.

Venga.

Pónmelo a mí.

¿Y qué tal el día? Pues muy movido, Ramón.

He pasado un buen rato intentando reanimar a una paciente,

y con suerte lo he conseguido.

Oye, a propósito, ¿cómo está Lucía?

¿Sigue preocupada por el tema de Marcos?

¿Marcos?

Mira, de Marcos ni me hables, ¿eh? Que no veas ayer la que lio.

¿Por qué? ¿Qué ha pasado?

Ayer Lucía intentó hablar con Marcos y bueno, pues él se encaró,

empezó a gritarle

y llegó un momento

en el que yo pensé que iba a empujarla.

¿qué dices, hombre? ¿Qué dices?

¡Que no, hombre, que no!

Que Marcos no trata así a su madre.

¡Venga, hombre!

Ramón, eso lo dices porque no estuviste allí

y no viste que se puso el chaval como una hidra.

Por cierto, ¿has visto el tatuaje?

¿Qué tatuaje?

El tatuaje de la calavera, nazi.

Mira, Ramón,

no puedes permitir que esto siga así.

Tienes que hablar con Marcos, hacer algo con él, no sé.

Lo que sea.

Pero tienes que hacer algo.

Ignacio Osuna es trasladado a Urgencias

aquejado con un dolor precordial que se irradia hacia el cuello.

¿Qué ha pasado?

El paciente presenta náuseas y dolor precordial

que irradia hacia el cuello.

Vale. Pues vamos a Reanimación, ¿eh?

Necesito el Móvil, Juampe, tío.

Tengo que escribir a Svieta;

si no le doy señales de vida se va a preocupar.

¿Qué Svieta? ¡Que esto es más importante!

Venga.

Vale. ¿Algún antecedente médico?

No.

Siempre he estado sano como una rosa.

Bueno, no sé si el tabaco sirve como antecedente.

Porque este fuma. Está todo el día...

-Ya. Perdona, ¿tú eres familiar? -Soy su amigo.

-Pues es que deberías estar en la sala de espera.

No, no, no. Pero que se quede, por favor.

Vale.

A ver, no hace falta que os diga

que el tabaquismo, desde luego, no trae nada bueno.

Y sí puede traer problemas coronarios.

¿Lo ves?

Sabía que era grave.

¿Qué te había dicho?

Venga, tío. No te montes películas.

Espera a ver lo que dice la doctora.

El paciente tiene hipertensión y una leve taquicardia.

Bien es cierto que

la auscultación pulmonar ha sido normal,

pero en cambio,

por los síntomas y el dolor que tiene,

podría tratarse de algo coronario como por ejemplo una angina de pecho.

A ver, Anuc, por favor,

¿podrías preparar una pastilla sublingual?

A ver, lo que vamos a hacer es darte una pastilla,

como le he dicho a ella, sublingual.

Es decir,

que te la tienes que colocar debajo de la lengua.

Y sirve para aliviar los síntomas que tienes...

-Gracias, Anuc. Cógelo.

En cuanto estés estable...

Eso es.

Pues lo que vamos a hacer son unos análisis

para ver los marcadores de lesión miocárdica,

un electro

y también una radiografía de tórax.

Por lo que dice la doctora,

no me estoy montando ninguna película.

Venga, hombre.

¿si no para qué tantas pruebas?

Relájate, tío. Deja de darle vueltas al coco.

Bueno, efectivamente debes relajarte,

debes estar tranquilo

para que te podamos hacer las pruebas y saber de qué se trata. ¿Vale?

Y tú, si eres tan amable de salir y esperar en la sala...

Sí, claro.

Gracias.

-Cabrera. -sí, Juanjo.

He traído la riñonera de la paciente.

-¿La has mirado? -No.

¿No? Pues vamos a ver qué...

Qué tenemos por aquí...

Eso es droga, ¿no?

Pues... sí.

Por aquí esto, pañuelos, tabaco, parche...

¿Eh? ¿A ver, a ver, a ver?

Llaves...

¡Ya sé quién es!

Es una cantante de rock famosa que estuvo aquí en el hospital.

Lo sé porque Pepa es muy fan de ella.

Y le regaló este parche cuando le quitaron el ojo.

La canción de Berta es esa que creo que dice más o menos así...

"Ya estuve donde nadie saleee...

Ya salí de donde nadie vuelaaa....

Ya se fue la triste primaveraaaa....

Otros Sanjuán vendrán para volaaaar....

Otros Sanjuán vendrán para volaaaar...".

La compuso aquí, con lo mala que estaba la pobre.

Aquí está. Aquí la tengo.

¡Bueno! Pues oye, vas a tener razón, ¿eh?

Esta es roquera y de las cañeras, además.

Diabética tipo 1, el colesterol por las nubes,

no se controla la insulina, tabaquismo,

consumo de estupefacientes, alcohol...

Además ha perdido...

Aquí dice que el ojo lo perdió

a consecuencia de una infección por hongos

en los senos paranasales y el cerebro;

derivado de una infección bucal mal curada.

Lo raro es que siga viva.

Ya.

Bueno mira aquí tenemos un teléfono de contacto,

así que voy a ver si llamo a ver si doy con alguien.

¡Ay, solo teléfono!

Fíjate, sola y famosa.

Pobre.

Juanjo a menudo ambas cosas suelen ir de la mano.

Pues sí.

A pesar de los síntomas descritos por Osuna,

el paciente con dolor en el pecho,

los resultados de todas sus pruebas son normales

y se descarta que el dolor tenga una procedencia coronaria.

Bueno, Ignacio;

pues los resultados son normales, así que tu corazón está bien.

Está sano, ¿vale?

Es verdad que a veces este tipo de dolor tan intenso

se puede confundir con una angina de pecho.

Aunque el dolor de una angina de pecho

puede confundirse,

es importante reconocer los síntomas;

entre otras cosas porque el paciente, si no se trata, podría fallecer.

De todas formas, para prevenirlo

es importante llevar una vida saludable,

hacer ejercicio de forma moderada y evitar las comidas copiosas.

¿Ves? si es lo que te he dicho yo.

Seguro que has comido algo que te ha sentado mal y estás así.

Ahora estoy mucho mejor.

Lo único es que tengo un dolorcillo aquí, en la tripa.

Ajá. ¿A ver? ¿Me permites?

Sí.

Permiso, ¿eh?

A ver.

Mm. -¡Ah, ah!

-Ahí molesta, ¿no? -sí.

Vale. Pues vamos a hacer una cosa.

Te puedes ya colocar....

Lo que voy a hacer va a ser

darte un protector gástrico, ¿de acuerdo?

Porque podríamos estar ante una gastritis aguda,

que te ha provocado un dolor en el epigastrio.

El epigastrio es lo que conocemos como la boca del estómago.

Que a veces se puede irradiar también hacia el cuello.

¿Vale?

Por cierto,

¿me podría dar la clave del Wi-fi del hospital?

Es que tengo que escribir a Svieta.

¿Svieta, qué...?

Sí, Svieta, mi novia.

No, no..., no le haga caso.

Que no, ni Svieta ni nada.

Que no existe esa tía.

¡Es un pibón!

Yo no sé qué habrá visto en un tipo como yo.

Pero, es una cosa impresionante.

Sí. Pero si nunca la has visto.

Si lo único que hacéis es chatear, si se puede decir chatear eso.

¿Por qué no quedas con ella en algún sitio?

Le dices: "Vamos a quedar".

Bueno, chicos, perdonadme.

Perdonadme, es que tengo más pacientes. ¿Vale?

Lo que vamos a hacer es lo siguiente:

te voy a dar el alta, ¿de acuerdo?

Pero quiero que pases por recepción

para lo que hemos hablado del chequeo.

-¿De acuerdo? -Sí.

-¿Te parece? -Me parece.

-Venga. Hasta luego. -Venga, gracias.

Gracias. Hasta luego.

¿Has conseguido hablar con algún familiar de la cantante?

Sí. Con su padre.

De hecho he quedado con él ahora.

No sé.

-Lo raro es que no haya llegado. -Ya.

Espero que no se haya arrepentido.

¿Cómo se va a arrepentir un padre de ver a su hija en el hospital?

Que no, hombre. No lo digo por eso.

Lo digo porque al parecer hace mucho tiempo que no se hablan.

Y..., bueno.

Yo no le he visto.

Pero, como se le escuchaba por teléfono al tipo,

tiene muy malas pulgas, ¿eh?

Será un viejito chapado a la antigua.

Y su hija no habrá dejado de darle disgustos.

Bueno, podría ser.

Pero oye, de todas maneras,

¿Mike?

¿Ese no es un nombre un poco raro para un viejito aquí, en España?

-Buenos días. -Buenos días.

-Buenas. Sí. -Dígame.

Soy Mike de la Serna.

Vengo a ver a mi hija Berta de la Serna.

Muy bien.

Pues deme un momento que voy a comprobar dónde está.

Hola. Buenos días. ¿Qué tal? Soy el doctor Álex Cabrera.

Que hablamos por teléfono.

Usted me ha insistido mucho en que yo viniera

y se ha puesto un poco pesado.

Esa es la única razón por la que estoy aquí.

¿Qué se ha metido esta vez?

Bueno, pues al parecer muchas cosas.

De todas maneras no estamos seguros

hasta que tengamos los resultados de la analítica de sangre, orina

y tóxicos.

Porque ella en estos momentos no está en condiciones de hablar.

Bueno, conociéndola,

todo esto que me cuenta no me extraña nada.

El dolor abdominal de Osuna persiste.

Por lo que ha tenido que regresar al hospital.

Y la doctora Romero

le está sometiendo a una exploración más completa.

He tenido que estar más de tres horas convenciéndolo para que venga.

Estoy bien. Estoy bien.

Además, ya tengo cita para un chequeo,

para la semana que viene.

¡Aaah!

-Te molesta ahí, ¿no? -Sí, sí. Un poco.

Estoy notando una masa sólida que no es precisamente pequeña,

que abarca el hipocondrio y el flanco derecho, ¿eh?

Eso será una contractura o alguna cosa así, ¿no?

Pues de momento no lo sé.

El paciente tiene a la altura del hipocondrio

una masa adherida a planos profundos.

Esto quiere decir que, al palparlo, pues no se desplaza

y suele ser indicativo de un tumor maligno.

Vale. La masa es extrarrenal, ¿eh?

¿Eso qué es?

Te puedes dar la vuelta, si quieres.

A ver, esto significa que,

cuando hacemos la maniobra de Montenegro,

que es lo que acabo de realizar,

pues normalmente no palpamos el riñón.

En tu caso pues lo he palpado con total claridad.

Así que es posible que haya algo que lo está empujando.

-Mm. -¿Vale?

Voy a auscultar el abdomen, ¿m?

Está un poco frío.

-M. Vale. -Vale.

¿Qué pasa? ¿Está bien?

A ver,

normalmente en nuestro abdomen hay ruidos, ¿no?

Ruidos de líquidos, de intestinos, ¿verdad?

Entonces, en el lado izquierdo

lo he escuchado perfectamente esos ruidos.

Pero en el lado derecho no;

así que quiero hacer una analítica y también una ecografía abdominal.

¿Vale?

Si quieres te puedes vestir.

Vale. Gracias.

Y dices que no era nada, tío. Mira cómo estás.

El doctor Cabrera

ya tiene los resultados de los análisis

que mandó hacerle a Berta,

la cantante con una posible intoxicación etílica.

-Hola, Mike. -Hola.

-Aquí están los resultados de la analítica

y dan positivos para cocaína y estupefacientes.

Por lo que el diagnóstico está claro.

Los resultados de un análisis de orina

con estudio completo de tóxicos salen en el mismo día,

salvo que haya alguna sospecha específica,

se suelen pedir para detectar el consumo de anfetaminas,

benzodiacepinas, marihuana, cocaína u opioides.

Por otro lado,

la gasometría nos muestra que presenta una acidosis metabólica.

Esto ocurre cuando el medio interno es mucho más ácido de lo que debería.

Esto puede ser causado

por una descompensación de la diabetes que bueno,

la consecuencia de, digamos,

la intoxicación que ha tenido por lo que ha ingerido.

O también cabe la posibilidad

de que Berta haya podido ingerir alguna otra sustancia tóxica.

No le entendí nada.

Pero conociéndola a ella

es evidente

que se puede haber tomado cualquier cosa.

Bueno, sea cual sea la causa,

lo importante es que

en estos momentos está siendo atendida en la UCI

y recibiendo un tratamiento.

También vamos a tener que hacerle un lavado gastrointestinal.

-¿Quiere pasar a verla? -No, no, no.

Si paso ahora a verla,

le voy a echar una bronca de aquí te espero.

-Le recuerdo que está inconsciente. -Bueno,

pues en todo caso luego, cuando se despierte,

ya hablaré con ella.

Mike,

¿usted es consciente de la gravedad

en la que se encuentra su hija?

¿qué me va a decir ahora? ¡que es mi hija!

No. Pero...

-Pero ¿qué? -Tiene que tomar...

No, no.

Lo que yo le quiero aclarar es que ella es adulta,

ha decidido jugarse la vida un día sí, un día no...,

y ya es un tema particular de ella.

Yo ahí no me voy a meter.

Así que le voy a pedir un favor, no me dé lecciones.

Muy bien.

Desde pequeña quería estar en los grupos.

Y yo le dije que no hay que tontear con la droga

porque eso es muy duro.

Pero ella no. Ella insistía.

Ella quería ser roquera.

Y yo, que tengo mi pasado, yo se lo advertí.

Pero no me hizo caso.

Osuna, el paciente con una masa en el abdomen,

aguarda su turno para hacerse una ecografía.

Mira, mira, a ver...

“Yo también gusta tú, tú gusta mí mucho amor”.

Pero... ¿Eso qué sentido tiene, tío?

Eso no significa nada.

Es... una frase mal construida. No te enteras.

Tampoco le puedes pedir

que escriba como si fuese un académico de la lengua, Juampe.

Es rusa. Rusa.

¿Tú sabes ruso?

-Yo no sé ruso. Pero... -¡Claro que no sabes ruso!

-Pero... Pero vamos a ver, tío.

Que le has puesto ahí:

“Estoy esperando para una ecografía”.

¿Y qué te ha puesto? A ver. Enséñame.

-Pues me dice que “Mucha suerte”. -Mucha suerte, no.

Te ha puesto:

“Yo también, tú muy guapo,

yo aquí esperar, mucha excitación”.

Tío, pero que...

¿No te enteras que es un robot?

Que tu novia es un robot, tío.

Pero ¿qué es estás diciendo?

Pero ¿cómo va a ser un robot?

Que es un bot, sí.

Pero ¿qué estás di...?

¡Pero si me está escribiendo ahora! ¡Mira!

Está chateando conmigo, ahora, en directo.

Pues ya está, precisamente.

-¡Mira, mira, mira! -Es un bot. Es un bot.

Tu novia es un bot.

¿Pero un bot? ¿Pero qué estás diciendo?

¡Yo no sé lo que es un bot!

Un bot, un bot.

-¿Un bot? -Un bot es... Es...

Pues te lo voy a enseñar, lo que es un bot.

Mira.

Vas a ver.

Bot.

Aquí lo tengo. Mira.

Un bot es un programa informático

que simula ser una persona en redes sociales.

Como tu novia.

Pero que no está simulando, que tengo fotos de ella.

Que sí. Que es tu novia.

¿Te enseño una foto de..., de ella?

Pero ¿qué foto?

Yo también te puedo poner una foto en Internet y...

Y no soy yo.

Pero que es ella.

Que yo sé que es ella y punto, y ya está.

Y déjame en paz.

Con los bot, y los robot...

Pero a ver. ¿Qué te pone? ¿Qué te pone? Enséñamelo. A ver.

Me dice que me quiere mucho.

Y que mucha suerte con las pruebas.

Excitación, excitación, para tenerte ahí pendiente, tío.

¿No te das cuenta?

Que esa tía, que no.

Que eso es una modelo, que han puesto una foto ahí,

y tú te lo crees.

Pero que no es una modelo. Que no, que tiene trabajo.

Pero bueno,

¿una tía tan guapa como esa, cómo se va a fijar en ti?

Lo que pasa es que tienes envidia tú, de que tenga una novia guapa.

¿Envidia yo?

Sí, tienes envidia. La envidia es muy mala, Juampe.

Qué ingenuo eres.

Que es un bot.

Que tu novia es un bot.

¿Pero qué estás diciendo?

¡Que no te entiendo, que no te entiendo!

Que hables mi idioma.

Svieta. Servilleta.

-¿Ignacio Osuna?

-Aquí. -¿Es usted?

Pues adelante. Ya me puede acompañar.

Para aspirar los tóxicos ingeridos

aún no absorbidos por el organismo de Berta,

le hacen un lavado gástrico.

Desde luego,

lo que sí no esperaba encontrarme era ese líquido verde fluorescente.

Que, por su aspecto,

al parecer podría tratarse de etilenglicol.

En otras palabras, anticongelante para coches.

No obstante,

tendremos que confirmarlo con una analítica específica.

-¿Anticongelante? -Pues sí.

La analítica nos lo ha confirmado,

que es la causa principal de su estado.

¿Y por qué iba a querer tomar anticongelante?

¿Usted cree que puede haber pensado en suicidarse?

Eso ya se lo tendrá que decir ella.

Bueno, yo no..., yo no sabía que...

Que la cosa había llegado a un extremo tan grave.

De verdad que no.

¿Ustedes no suelen hablar... a menudo?

No. No, la verdad que no.

Es exactamente igual a su madre,

no se puede hablar.

Uno le dice algo,

y a los dos segundos ya está discutiendo, saltando.

Es... Es muy difícil. Es muy difícil.

Bueno, pues, si se mejora,

le podrá preguntar por qué ha hecho esto.

¿Qué quiere decir con si se mejora?

A ver, Mike,

su hija está en una situación muy grave.

Solo nos queda esperar a ver cómo reacciona al tratamiento,

y si sus riñones,

pues vuelven a funcionar correctamente.

Yo lo que le voy a pedir...

es que me avise cuándo puedo verla.

Eso ya tendrá que ser mañana, Mike.

Por hoy ya no.

Vale.

Anuc, por favor.

La doctora Romero le realiza a Osuna una ecografía,

para estudiar mejor esa anomalía que ha detectado en su abdomen.

A ver,

lo que hemos visto es una masa heterogénea,

que abarca el hemiabdomen derecho,

y parece que depende del hígado del paciente.

Por otro lado,

esta masa está desplazando el riñón derecho

y parte del contenido abdominal.

Por eso le vamos a hacer un TAC, para verlo todo con más precisión.

Si me disculpáis...

¿Has conseguido hablar con Marcos?

No, todavía no.

Luego, cuando vaya a casa.

No sé. Si no está, pues le llamaré por teléfono.

A ver, Cabrera, me has contado hoy lo que ha pasado.

¿Cuándo quieres que hable con mi hijo?

Ramón, yo no quiero meterme, pero estoy preocupado por Marcos.

Porque creo que el chaval...

¿Que crees, qué? ¿Qué crees?

Nada. Es tu hijo.

Sí, lo sé. Es mi hijo.

Bueno, Ignacio, pues...

a ver, por el tamaño de la masa,

entiendo que lleva ahí bastante tiempo¿vale?

Entonces, una pregunta,

¿Cuándo te hiciste el último chequeo?

No recuerdo haberme hecho uno nunca.

No soy muy de hacerme chequeos, la verdad.

Yo creo que las cosas están bien como están, ¿no?

Y sin hurgar mucho en ellas.

Esto es como cuando llevas el coche al taller.

lo abren,

y empiezan a encontrar cosas que antes no estaban.

Yo creo que, si el coche tira, pues tira.

-Ya. -¿No?

Pero bueno, para eso son los chequeos, ¿no?

A ver,

he estado hablando con mi colega, el radiólogo, y...

Y hemos visto en el TAC...,

pues que tienes un..., un tumor, parcialmente vascularizado.

-¿Un tumor? -Sí.

Entonces, necesito hacerte otra prueba más,

que se llama urografía.

¿Y eso qué es?

Pues es una prueba

que nos va a ayudar a ver si tus riñones, bueno...

...pues funcionan correctamente.

Pero para ello necesitamos inyectarte...

...pues un contraste.

No, no, no, no.

Yo no me quiero hacer más pruebas.

Estoy cansado de que me hagan pruebas para ver las cosas con más detalle.

Cuanto más detalle, peor.

¡Las cosas están bien como están!

Mire.

Yo... le agradezco mucho lo que está haciendo, pero...,

pero yo me voy.

Pero ¿adónde vas?

Me voy, me voy.

Perdona... voy a hablar con él, a...

No sé.

Nunca la había visto así.

Bueno.

Lo que le ocurrió en el ojo fue...

debido a una infección muy grave,

que por suerte se pudo detener a tiempo.

Es una tía muy dura.

Seguro que va a salir de esta.

Ey, permíteme un momentito.

Hola.

Berta, eh, tranquila.

Estás en un hospital, ¿eh?

Yo soy el doctor Álex Cabrera.

Te han encontrado en la calle, inconsciente,

y te han traído aquí al hospital.

Y por suerte hemos podido localizar a tu padre.

Pero ¿tú qué haces aquí, hombre? De verdad.

Pues ya os habrá costado trabajo traerlo, ¿eh?

Convencerlo para que se viniera, ¿verdad?

No, no.

Apenas me llamaron vine, y estoy aquí desde entonces.

Ah, muy bien, pues muchas gracias.

Pues ya te puedes ir.

-¡Pero Berta! -No, no, no, no, no, no, no.

Que te vayas. Que... Que te lo agradezco,

pero que ya te puedes ir.

Además, yo...,

yo es que prefiero que no estés.

No, gracias.

Para... Para, para, para, para.

¡Espabila de una vez, tío!

Déjate ya de...,

de mirar para otro lado cuando hay problemas.

¡La culpa de todo la tienes tú!

¡Tú me has convencido para que viniera aquí otra vez!

¡Si es que siempre

te tienes que meter en todo lo que hago!

-Mira, tío.

Si no lo haces por mí, hazlo por Svieta.

Venga. Tío,

si tienes algo malo deja que te ayuden,

que te quiten...

Que te quiten lo que tienes, tío.

Svieta se merece un tío sano, un tío fuerte...

Un tío que no la palma, un tío...

Que no... ¿No quieres conocerla, tío?

Pues...

ponte sano y...

Y coge un billete, nos vamos juntos, y la conocemos.

¿Eh?

Venga, hombre.

Está bien. Está bien.

Me voy a hacer esa prueba de las narices.

-Pero va a ser la última, ¿eh? -Sí.

-La última. -Vale. OK.

Pues yo es que...

casi no me acuerdo nada... de esa noche, tío.

Lo que sí que me acuerdo es que fue mogollón de heavy.

Eso seguro, tío.

Pues que sepas

que te has salvado por los pelos, Berta.

Y además, hemos encontrado

líquido anticongelante en tu organismo.

¿Cómo?

¿Recuerdas cómo lo consumiste?

Pues no sé, a ver. Yo...

Yo recuerdo que fuimos

a la casa de un tipo que tiene, en el garaje, el estudio.

Y yo recuerdo que sí,

que llevábamos mogollón de horas de tralla y eso.

Pero...

Que se les fue de las manos, vamos.

Sí.

Yo es que, la verdad,

que es que me junto con una gente, últimamente, que,

entre la tontería; el alcohol; que si esto...

Y no descarto...

que se nos haya ido la pinza y haber cometido alguna chorrada.

Yo qué sé; que no me acuerdo.

Ya.

Pero de ahí a beberse eso, Berta...

Muy borracha tendrías que estar, ¿eh?

No, mira.

Si lo que estás intentando es preguntarme si lo he hecho aposta

para suicidarme,

pues claramente que no.

Porque a mí todavía me queda mucha fiesta que correr, hijo.

Pues mira.

Me vas a disculpar,

pero si sigues de esa manera

creo que van a ser muy pocas las que te van a quedar.

Pero en fin.

El alcohol nos hace cometer muchas tonterías,

pero esta, yo creo que...

marca una gran diferencia.

Pues deberías relacionarte un poquito más tú, ¿eh?

Mira él.

Bueno. Te dejo para descansar. ¿OK?

Bueno.

Eh, eh, doctor, doctor.

Una cosita.

Sí.

Mike sabe lo del anticongelante, ¿verdad?

Sí.

Claro. Ya me parecía a mí. Por eso se ha quedado.

Porque se siente culpable, el tío. Ya me parecía.

Eh... Me vas a disculpar, Berta.

Pero tu padre ha estado aquí desde el principio

muy preocupado, ¿eh?

Sí.

Pero tú por si acaso no le digas que no fue por error.

Porque...

no le viene mal sufrir un poquito más.

Bueno. Te dejo descansar.

Bueno, muchas gracias.

La doctora Romero

comenta con un radiólogo

la urografía que se le acaba de realizar a Osuna.

El paciente al que se ha detectado un tumor.

En la urografía,

lo que hemos podido comprobar

es que el tumor no está afectando

ni al tejido ni tampoco a la función renal.

Pero en cambio sí está afectando al músculo,

ya que ha crecido tanto

que está desplazando el contenido retro e intraperitoneal

hacia un lado.

A ver, Ignacio.

Necesito que...,

que comprendas que el tumor

hay que extirparlo mediante cirugía. ¿Vale?

Entonces necesito que firmes...

Bueno, pues la autorización, para poder hacerlo.

No, no, no, no. No me voy a operar.

-Yo no quiero que nadie me abra. -¿Qué dices, tío?

-Que no, que no. -A ver Ignacio,

necesito que comprendas lo siguiente.

Tu tumor es grande.

Y tiene toda la pinta de seguir creciendo.

Está presionando el riñón.

Y de momento no hay daños graves. Pero van a llegar.

Entonces,

cuanto antes te operes, muchísimo mejor.

Con todos mis respetos, doctora.

Pero creo que está exagerando un poco.

Es imposible distinguir algo con claridad.

He visto las imágenes esas de las radiografías y las ecografías,

¡y eso es un galimatías!

¡Tío!

¡Pero que no le faltes al respeto, tío!

Le voy a escribir a Svieta para comentárselo.

¡Venga ya!

¡Déjate de historias y de fantasías!

¡De una novia que no existe, tío!

¡Que tienes un tumor, que eso es real!

Vamos a ver,

te he seguido el rollo ahí con el..., con la...,

con la rusa

para que te hagas las pruebas.

Pero...

Pero ya está bien, tío.

Mira. ¡Estoy harto de que te metas en mi vida!

Perdone.

-¿Se puede? -¿Sí?

Esta nota me la ha dado tu padre para ti.

Ah, muy bien, muchas gracias, ¿eh?

Pero ¿qué haces?

¿No quieres saber lo que dice?

Pues mira, no.

Porque cuando tenía que estar, no estuvo.

Pero

¿no te fijas que ni siquiera tenemos el mismo acento?

No. Y peor.

Porque hizo todo lo posible

para que yo no me dedicara a la música.

Pero ¿por qué?

¡Si él también se dedica a la música!

Pues mira, por eso mismo.

Porque sabía que yo era mejor que él.

Pero él tenía que ser el roquero de la familia.

El tipo duro.

Él no encajaba en el papel de padre a la sombra de una estrella del rock,

tío.

Y, paradójicamente,

eso... me hizo más fuerte que él.

Bueno, ya. Siendo así...,

pero...

No sé. Las cosas cambian.

Pero ¿tú nunca lo echas de menos?

Pues mira, no, ya no.

No. No te creo. Un padre es un padre.

Y si te falta, eso siempre se lleva dentro.

Sí, claro. Por eso yo soy así.

Bueno,

quizá te comportas así porque piensas que él se lo merece.

Pero

¿qué ganas no dándole otra oportunidad?

Ya.

Me voy. Que tengo trabajo.

Pues muy bien.

Álex. Sí.

Oye, Eh... te quería decir.

Anoche estuve hablando con Marcos.

Ah, ¿sí? ¿Y qué tal? ¿Qué te ha dicho?

Pues verás. Dice que exageramos.

Que él está bien.

Que no puede estar haciendo siempre

lo que nosotros queramos y que... en fin,

que es como cualquier chaval de su edad.

Ya.

A ver, Cabrera, yo conozco a mi hijo.

Necesita sentirse apoyado. No continuamente juzgado.

Porque si le presionamos demasiado, acabará estallando.

De verdad.

Yo le conozco. Necesita su tiempo.

Eh... perdona, ¿eh?

pero cuando dices tiempo, ¿a quién te refieres?

¿A él o a ti?

Perdona, Ramón.

No quería decir esto.

Yo no sé lo que es tener un hijo y que esté en estas condiciones.

Pero escúchame bien,

si la cosa no mejora,

si se repite lo de ayer y la cosa va empeorando,

no me va a quedar más remedio que intervenir.

-Es que no sé qué hacer ya con él. ¡Es que es un cabezota!

Por un lado pienso que...,

que tengo que...,

que obligarle a hacer lo que es mejor para él,

pero...,

pero por otro lado la amistad también es respetar, ¿no?

Y... Y si él piensa de otra manera,

pues... pues...

pues habrá que respetarlo. Yo qué sé.

A ver, tu situación, la entiendo perfectamente.

Pero a lo mejor no nos ponemos en la suya, ¿verdad?

De repente recibir una noticia tan impactante, de golpe,

que no te la esperas,

pues... debe ser difícil.

Y gestionarlo, asimilarlo, pues no es fácil.

Así que, como amigo,

pues igual te toca un poquito de paciencia,

pero debes intentar convencerle de que debe operarse.

Debe extirparse ese tumor.

Porque puede provocar daños, de verdad, muy serios.

Bueno, lo intentaré.

Bueno, gracias.

La evolución de Berta,

la mujer que se intoxicó por error con anticongelante,

es favorable,

y es dada de alta.

¡Oye! Muchas gracias por la ropa, ¿eh?

Vamos.

No hay de qué.

¡No iba a dejarte salir con lo que traías puesto!

Ya, pues se agradece.

Escucha, dale recuerdos a Pepa de mi parte,

la enfermera,

y dile que me acuerdo de ella mogollón de veces.

Vamos, cada vez que veo el parche en el ojo.

Todos los días.

Vale. Yo le daré recuerdos.

Ah... tu padre.

Ha seguido viniéndote a ver estos días.

Pero bueno, yo me voy.

A ver si hacéis las paces,

que estar enfadados en este mundo no merece la pena.

Venga, loco, gracias. Chao.

Sabes que eres un machista, ¿no?

Bueno, un clásico, o cosas peores.

¿Sabes, hija?

Yo quería decirte que yo contigo lo hice todo mal.

Muy mal.

Pero ahora me bastaría con que por lo menos

nos habláramos de vez en cuando y supiéramos cómo estamos.

¿Qué pasa?

Que te asustaste al verme más cascada que tú,

¿eh, viejo?

-¿Leíste la nota? -Sí.

¿Qué? Una canción, ¿no?

Sí, pensé que a lo mejor

la puedes incluir en tu próximo disco.

-¡De verdad, tío! -Bueno, bueno, no, mejor no.

Pero tenía que intentarlo, ¿lo entiendes?

Pero... quiero pedirte un favor, hija.

Pues si la cosa empieza por hija, vamos malamente...

No.

Lo que quería decirte, y es importante.

De ahora en adelante, para el carro. Tranquilízate un poco.

Pues igual tienes razón. Igual ya toca.

-¿Tomamos un café? -Vale. Yo invito.

-Pues claro. -Vamos.

Y encima tengo un paciente con un tumor,

que es que no se quiere operar.

A ver yo entiendo que cada uno decide lo que...,

lo que quiere hacer, ¿no?

Pero no sé, no me entra en la cabeza.

Bueno, por eso me encanta la ficción.

Porque tú decides lo que pasa en las historias ¿eh?

Y las decisiones te corresponden a ti. Y solo a ti.

A nadie más.

Oye, ¿tú estás bien?

No sé,

que lo que te he contado no es para que te afecte tanto.

Bueno, pues sí, pues sí que me afecta.

No sé.

Tengo la sensación como que me faltan cosas.

Experiencias nuevas, algo.

Pero no sé el qué.

Vale, escúchame.

¿Quieres que nos vayamos a un sitio más tranquilo y hablamos?

No. No, no, no, déjalo. Gracias.

-¿Estás seguro? -Sí. Estoy... Estoy cansado.

-¿Seguro? -Sí. Gracias.

¡Álex! ¡Álex! Oye que quería comentarte una cosa...

Verás, hay...

¿Qué te ha pasado? Nada.

¡Álex, Espera!

¿Qué pasa? ¿Que has discutido con alguien?

Pregúntale a tu hijo, Ramón.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 07/03/18 (1)

Centro médico - 07/03/18 (1)

07 mar 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 07/03/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 07/03/18 (1)"
Programas completos (1020)

Los últimos 1.033 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios