www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4874938
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 05/12/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-Oí lo de tu padre. Quería...

-Estoy bien.

-Es duro. Lo sé... sé de qué hablo.

Y por eso te recomendaría que no te dejaras nada dentro.

-¿De dónde has sacado que no quiero ir a verle?

-Merino me comentó algo.

-Pues dile a Merino que la próxima vez

se busque otro tema de conversación cuando yo no esté presente.

-¿Tú sabes en la posición que me deja eso?

Me deja como un imbécil

que va hablando por ahí de la vida privada de los demás.

-Oye, lo siento.

Pensé que igual estaba perdida, desorientada,

y yo pasé por algo parecido. No sé, creí que podría ayudarla.

-La has cagado a lo grande. De verdad.

-¿Ah, sí? ¿Tú crees?

Pues se nota que no me conoces, porque la puedo cagar aún más.

Los tumores que tenías insensibilizaron la zona

y formaran parte o fueran causantes de esta ausencia de deseo sexual.

Después de la operación, ¿todo eso ha quedado ya resuelto?

En principio debería ser que sí,

pero es algo que tendréis que comprobar.

(RÍEN)

Berta quiere pedir la custodia de la niña, para ella y para Jaime.

¡¿Qué?! Pues de verdad, no lo sé.

No sé lo que le pasa en la cabeza de esta chica,

pero ya ha empezado con abogados, está preparando todo el papeleo

y que es ¡una nueva Berta! y que va adelante.

Bueno, ningún juez, en su sano juicio,

le va a dar la custodia.

Ella es su madre.

Y según el juez que te toque eso pesa mucho, ¿eh?

Y estoy seguro que Jaime la va a asesorar, ¡pero muy bien!

Bueno, también estoy yo aquí para asesorarte a ti,

así que tranquilo.

-Pero, vamos a ver, ¿cómo no va a ser importante el sexo?

si es el termómetro de cualquier relación.

-Bueno, ya está, ya está... No pasa nada, tranquila.

Si hay que ponerse, pues nos ponemos. Ya ves tú, qué problema.

-Que si hay que ponerse, nos ponemos... Pero...

Pero, es que yo flipo contigo, de verdad...

-Me lo paso bien con Dacaret,

pero tengo la sensación de que... de que quiero algo más.

-No eres trigo limpio, Dacaret.

Y no sé qué vio Esther en ti, pero solo te voy a pedir una cosa:

que por una vez en tu vida seas claro con ella

y no le marees.

Yo que tú, me iría corriendo de ahí, de verdad.

-Ya, claro. Como tú estás estupendamente con Merino,

la vida amorosa de los demás tiene que ser una mierda, ¿no?

-No, Esther, yo no... -Mira, Bea, déjame en paz.

-Oye, Esther... ¡Esther!

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

-Oye, ya verás tú...

-¿Todo bien? ¿Qué pasa?

-Ah, las llaves de la consulta.

Siempre me las dejo en casa y luego tengo que volver a por ellas.

-Pues esta noche no te había notado yo muy despistado.

Pero, ya veo que puedes serlo.

-¿Que puedo serlo? Sí.

Una vez, me pasé hablando con mi madre 10 minutos al móvil

mientras buscaba el teléfono. Te lo juro.

-Bueno, a mí me pasa algo parecido con los electrodomésticos, ¿eh?

Me paso el día dudando si los dejé abiertos, encendidos...

Bueno, lo de la nevera, lo de la nevera es obsesión.

-O sea, ¿te obsesionas con que te has dejado la nevera abierta?

Qué pronto empiezan a salir tus taras.

Menos mal que solo nos pasan con nuestras cosas.

Porque yo, para los pacientes, sí que soy el vademécum, la verdad.

-¿Qué hacemos? ¿Nos separamos?

-¿Nos separamos? ¡Ah!

¿Para que no nos vean entrar juntos?

-Sí. Mejor, ¿no?

-Pero, podemos haber coincidido en el metro o en la calle, ¿no?

Eso no es sospechoso.

Bueno, tú misma. Como tú veas.

Me da igual. Yo me puedo quedar aquí con los móviles...

Que si te da vergüenza, oye, lo entiendo.

-Mira, menos mal, porque pensaba que no ibas a pillar la indirecta.

-¿Así que esas tenemos, eh...?

-No, no me dejes en evidencia.

-¿Qué pasa, que eres una rarita y te da vergüenza?

-Carlos, estamos al lado del hospital.

-No estamos tan cerca. -Sí, estamos pegados.

-Buenas... (A LA VEZ) Hola.

-¿Ves? Al final, con el cachondeo, nos van a ver.

-Que no, que no nos ve nadie. Mira...

Capa de invisibilidad.

¡Me voy!

No sea que nos vean juntos.

Hasta luego, asturiana.

-A ver, esto se resume fácil.

No me apetece que nos vea Vega.

Que si tiene que pasar, pues mira, pasa.

Pero..., yo qué sé, es la directora del hospital;

y... bueno, que... con el tema de su padre,

pues, ella no está en el mejor momento y...

que no creo que le haga mucha gracia

vernos a Merino y a mí en esa actitud.

Que no hay ninguna necesidad, vaya.

-A ver, déjame un momento el brazo.

¿Así?

-Es que no es un lugar específico.

Es raro, porque va, viene y me sube hasta aquí.

-Hasta las cervicales. -Sí.

-¿Y ha sido un dolor repentino o has tenido algún movimiento brusco,

algún golpe?

-Hombre, últimamente estoy bastante liado

y como no estoy acostumbrado a tanto trote,

me está pasando factura, parece.

-¿Por ejercicio físico?

-Mmm... -¿Y a qué te refieres?

-Pues me acabo de mudar a la casa de campo de mi padre

y estoy acondicionándola para...

Ah... Mi padre tiene Alzhéimer.

-Vaya...

-Y sí, los primeros síntomas han dado ya la cara

y queremos estar preparados.

-Lo siento mucho. -Y yo. Pero..., es lo que hay.

No lo digo como queja, sino... -Ya, ya, no te preocupes.

-Él es viudo y terco como una mula y no quiere dejar la casa.

Así que si Mahoma no va a la montaña...

-¿Y no tienes ningún familiar que pueda echarte una mano?

-No. Solo me queda él, ¿sabe?

Quiero... ah...

Quiero estar a su lado todo el tiempo que pueda.

Él ha estado siempre ahí para mí y...

No se merece esta enfermedad.

Pero, ¿quién se merece acabar así?

-Nadie. Nadie se merece eso.

-Él me cuidó de pequeño y ahora me toca a mí.

Ojalá pudiera hacer más por él.

-Diego, tu padre tiene mucha suerte de tenerte.

-Ah...

-¿Estás bien?

-Yo sí que he tenido suerte.

No me encuentro bien.

-¿Quieres vomitar? -Ufff...

-¿Bien?... ¿Sí?

-Perdona. -No te preocupes.

No te preocupes, no pasa nada.

De momento, te voy a dejar en observación, ¿vale?

-No, es que no puedo quedarme. Tengo a mi padre...

-Ya, te entiendo. Yo voy a intentar ser lo más rápida posible,

pero es que te tengo que hacer una analítica, un TAC

y alguna que otra prueba para ir descartando.

-OK, pero dese prisa, por favor, que no le puedo dejar solo.

-Sí, y háblame de tú. -Vale.

(MEGAFONÍA) Doctora Reina, por favor, acuda a Recursos Humanos.

-De verdad, eh...

Vísteme despacio, que tengo prisa.

Qué coraje. ¿Cómo se manda esto ahora?

-No te esfuerces, que es que no está yendo bien Internet esta mañana.

-Ah... Mira tú qué bien.

(MEGAFONÍA) Doctor Dacaret, le esperan en Quirófano 1.

-Oye, ¿te pasa algo?

-Pues sí, que tengo un paciente con...

Bueno, que necesito unas pruebas para ya, qué te voy a contar a ti.

-No, que no te veo muy buena cara.

-Yo me encuentro perfectamente. -Bueno.

-Bueno, igual que no he desayunado mucho y que estoy un poco cansada.

Bueno y que un paciente ha estado a punto de vomitarme encima

hace un momento.

-Pero, todo bien porque tú sigues fiel a tu truco

de poner la papelera debajo de la camilla, ¿no?

-Hombre, es que el truco es infalible.

Lo que pasa que el muchacho ha sido tan ligero

que no me ha dado tiempo a sacar la papelera

y le he tenido que sacar una palangana, pero, bueno.

-Oye y tú... (SUSURRA) ¿De lo tuyo?

-Bien, bien. Todo ha vuelto a la normalidad.

-Me alegro mucho.

-Y gracias por insistirme,

porque sin ti no sé qué hubiera hecho, Rocío.

-No te preocupes.

Ya sabes que yo, cuando se me mete algo en la cabeza,

soy muy seguida.

Me da coraje no haberme equivocado.

-Y a mí, pero...

(MEGAFONÍA) Doctora Vega, acuda a Urgencias, por favor.

-Pero ¿tú estás bien?

-Sí, sí. Estoy bien. Pero es que, aunque te parezca increíble,

es que la echo de menos.

Y a Aníbal también. -Mmm...

Que desayunes. Que no se puede estar sin desayunar.

-Que sí, que en cuanto mande las pruebas, yo desayuno.

No te preocupes.

Puerta

-Adelante. -Hola.

-Siéntese, por favor. -Gracias.

-Natalia Ruiz, ¿verdad?

-Sí. Pero..., usted no es el doctor que me trató.

-No, yo soy el doctor Merino.

El doctor Landó está de guardia,

pero si se siente más cómoda con él, le puedo avisar.

-No, no. Está bien.

-¿Ha notado algo fuera de lo normal, tras la operación?

¿Cómo se encuentra?

-De tú, de tú. Eh... Defina... "fuera de lo normal".

-Bueno, te extirparon un mioma peritoneal.

¿Algún sangrado, mareo, fiebre, dolor en la zona...?

-No, no. Todo fenomenal.

Y el doctor Landó tenía razón y he recuperado mi apetito sexual.

Así que...

Aprovechando que estoy soltera, pues...

-Ya, bueno. Me alegro. -Y yo. (RÍE).

-Pero... -A ver por dónde me sale.

-Después de una operación así, se recomienda reposo.

En todos los aspectos.

-Ya, sí, sí. Perdón, lo siento.

Es que me pongo nerviosa y hablo por los codos.

-Nerviosa, ¿por qué?

-Bueno, como es mi primera sesión de braquiterapia...

-Bueno, tranquila, es un procedimiento sencillo.

En menos de una hora estará en casa.

-¿Y estaré bien físicamente?

Mis amigas dan una fiesta esta noche y quiero ir.

-Bueno, en principio, sí.

Podría notar alguna molestia al orinar,

pero eso, más bien, después de unas cuantas sesiones,

no ahora.

-Podré vivir con ello.

-Bueno... Eso sí, sigo insistiendo, se recomienda reposo

para que la recuperación sea más rápida.

-Ah, sí. Sí, si será algo tranquilo.

Además, es que es por mi operación. No quiero dejarlas tiradas.

-Ya. Que esté tranquilo. -Seré buena. Lo prometo.

-Bueno. ¿Lista? -Sí.

-Te acompaño a la sala de radiación. -Vale.

-La braquiterapia o radiación interna es un tipo de radioterapia

en la que se colocan isótopos radiactivos

dentro o cerca de la zona que requiere tratamiento.

En este caso, la vagina.

Se inserta una especie de semillas de material radiactivo.

Dicho así, da un poco de respeto, pero, tal y como le dije a Natalia,

no suele haber efectos secundarios, salvo posibles cistitis o vaginitis.

Para evitar esto, se recomienda hacer duchas vaginales

con una solución diluida de agua oxigenada... Diluida.

El verde, papá, el verde, no el rojo.

Ah... Otra vez.

Diego, ¿qué tal?

Bueno, estás de suerte, ¿eh?

La doctora Jiménez ha hecho lo imposible

para tener tus resultados cuanto antes.

¿Y...?

Bueno, pues que tanto los análisis como la analítica

y el perfil inmunológico han dado negativo. (RÍE)

Entonces ¿me puedo ir ya?

No, no. La doctora prefiere que te quedes en observación.

Además, todavía no tenemos los resultados

de los más importantes, que es el TAC.

Pues lo siento, pero yo no puedo esperar más y la doctora lo sabe.

Perdona, pero no te puedes ir así,

si es que no sabemos lo que te pasa todavía.

Mire, con todos mis respetos, usted no lo entiende.

Mi padre me necesita, está enfermo.

Tiene Alzhéimer y no le puedo dejar solo.

Ah, vaya... ¿Y tiene un grado muy avanzado?

Pues, lo suficiente para que cuando le llame

olvide que se contesta con el botón verde y no con el rojo.

Ya, jolín. Pues lo siento muchísimo, de verdad.

Ojalá pudiese adelantar los resultados del TAC,

pero es que... No se preocupe.

Ustedes ya han hecho bastante. Tengo que ir...

¿Qué te pasa? Échate. Échate. Así.

Respira tranquilamente. Ya.

Eso es. Me temo que así no vas a poder ir muy lejos, ¿eh?

Y tampoco creo que estés en situación de ayudar a nadie.

Yo sé lo que es cuidar a un enfermo de Alzhéimer.

Es muy duro. Y esto solo acaba de empezar.

Yo no sé si estoy preparado para todo lo que viene.

Bueno, hombre.

Con amor y un poquito de paciencia se consigue todo en esta vida.

Además, parece que tú tienes de sobra de las dos cosas, ¿eh?

Gracias.

Además, aquí te vamos a echar una mano, ya lo verás.

Voy a ponerte en contacto con alguien

que te va a dar toda la información

y todo el apoyo que necesites, ¿vale?

Bueno y de momento,

¿no tienes a nadie que se encargue de tu padre,

que cuide de él?

Voy a llamar... al vecino,

a ver si le puede echar un ojo mientras estoy aquí.

Vale. ¿Un poquito mejor entonces? Sí. Sí, gracias.

Luego vengo, hasta ahora.

Sin recuerdos, ¿qué vida te queda?

Y ojo...

Esta enfermedad nos puede tocar a cualquiera.

A mí, sin ir más lejos.

Y sé que no me iba a enterar de nada,

pero me daría tanta pena acabar sola.

Tantos años cuidando enfermos, y cuando me toca a mí, sola.

Porque, la verdad,

dudo que mi hija se encargase de mí, como Diego de su padre.

No. Así que, ojalá, Diego no tenga nada importante

y pueda marcharse cuanto antes.

Bastante tiene el hombre en su casa.

¿Puedes bajar un poco el volumen?

Es que oigo del runrún de tu cabeza desde aquí. (RÍE).

Hola, José. ¿Me puedes poner un café, por favor? Solo.

La verdad es que sí, tengo demasiadas cosas en la cabeza.

Pero sobreviviré.

Pues no pienses mucho, que se te aflojan los tornillos.

¿Ah, sí? (RÍE). Mmm...

Pues ya me quedan muy pocos.

Y los que tengo, son los que necesito.

Son los justos.(RÍE). Así que...

Ay..., gracias. ¿Por qué?

Porque siempre me sacas una sonrisa.

Mira. Muchas gracias, José.

¿Qué tal está Julia?

Julia, bien. Imagino.

Eh... Hace días que no la veo.

La echo mucho de menos.

Sobre todo ahora, que ha empezado a estar mejor y la cosa parecía...

Pues tienes que estar muy entero ¿eh? para todo lo que te viene encima.

La verdad es que sí, porque es que, sinceramente,

lo último que me esperaba yo

era esta pelea por la custodia de Julia.

Es que no..., no sé.

Es muy absurda.

Se me quitan las ganas de todo, la verdad.

Que tú eres muy fuerte, ¿eh?

Ya, el único consuelo es saber que es tan pequeña,

que no se va a enterar de nada. (RÍE).

Es la verdad.

Bueno. Pues cualquier cosa que necesites,

ya sabes que estoy aquí.

(MEGAFONÍA) Cristina Moratalla, acuda a la consulta del doctor Rodríguez.

¿Qué?No...

No, ¿qué?

Que... que no, que te agradezco mucho tu ofrecimiento,

pero vamos, que no estoy yo tan seguro

de poder con todo esto solo.

Quiero decir, la situación es muy complicada,

entonces vienen muchos factores

y yo tampoco estoy en la situación más sólida.

De hecho, tener una vida sentimental estable

siempre ayuda para conquistar la custodia de la niña y...

Yo no creo que Berta esté en mejor posición que tú,

sinceramente.

Bueno, ¿me puedes pagar tú el café? Es que tengo mucho trabajo.

¿Se puede ser más torpe?

Media vida con Lucía

y soy más patoso que la primera vez que le pedí salir.

Es que yo la quiero y no lo puedo evitar

y me sale y yo sé que ella me quiere, ¿eh?

Aunque diga que, en fin,...

Además, ¿qué malo tiene querer estar juntos,

si eso ayuda al tema de la custodia de Julia?

Es que yo no lo veo tan grave. No sé..., la verdad.

(MEGAFONÍA) Gonzalo Agutor, le esperan en la Consulta 5.

Hola. Hola.

Donjuán. (RÍE)

¿Perdona? ¿Donjuán, yo?

Sí, tú, tú. No te hagas el loco. (RÍE).¿Y eso por qué?

Hombre. A ver, que no es por nada,

pero, me he enterado que el otro día te pillaron besándote con Reina

en la puerta del hospital. ¿Qué te crees?

Ya. Y por eso soy un donjuán.

Bueno..., por eso y... por más cosas.

¿Qué más? ¿Hay más cosas?

¿Me han visto besándome con alguien más o qué?

Pues la verdad, testigos, testigos, por lo que se ve, no hay.

Pero, vamos, sospechas, así.

Me parece que me estás sobrevalorando.

Merino, ¿de verdad que no te interesa saber

de quién hay sospechas?

O a lo mejor es que tú ya lo sabes, ¿no?

A ver, ilústrame.

¿Con quién más me estoy besando, además de la doctora Reina?

Vamos a ver.

No yo, ¿eh?

Pero la mitad del hospital piensa que entre la gran jefa y tú

hay temita...

Ya. Con Vega, ¿no?

Exactamente. Con la sargento de hierro, sí.

Y te digo una cosa:

tienes a la "crème de la crème" del cotilleo confundidos total.

Bueno, y a mí también, ¿eh? A mí también.

Ya.

Bueno hombre, estírate un poquito.

Cuéntame en primicia algo. A ver, qué.

Mira, te voy a contar una primicia.

Ah, pues mira.

Aquí, el donjuán presente, ni confirma ni desmiente,

así que dile a la cúpula del chisme que se van a quedar con las ganas.

Cómo eres, de verdad.

Pero, ¿qué buscas? que llevas ahí media hora ya.

El fonendo, que no sé dónde está.

¿Este? ¿Cuál?

Ay, qué despiste.

Como vayas así besando a las mujeres...

La madre que me parió.

y olvidándote después...

No. Yo los besos no los olvido.

Ah, eso quiere decir que... que hay varias, claro.

Al enemigo ni agua. Venga...

No me digas que me vas a dejar así.

Bueno, pero vamos, como lo sabes tú.

Ay, qué valor. De verdad.

Ah...

-¿Qué le pasa?

-La paciente presenta abundante sangrado en la zona vaginal

y fuerte dolor abdominal.

-Merino. Yo quiero ver al doctor Merino.

-¿Es tu médico el doctor Merino? -Sí.

-Eh... ¿Algo más que deba saber?

-(JADEANDO). Braquiterapia.

-Bien. Vamos a explorarte. Y ahora avisamos al doctor.

-Yo quiero verle, por favor. -La subimos.

Y... vamos a administrarle 2 mg de midazolam.

Tranquila, ahora le aviso, ¿vale?

Diego, ¿qué tal? ¿Cómo vamos hoy?

Pues, ahí seguimos.

Bueno, tengo buenas noticias. ¿Has dormido bien?

No he pegado ojo.

¿Y eso por qué?

Mi padre me llamó de madrugada y se le olvidó colgar el teléfono

y ahora no le puedo localizar. Ya...

Me tiene muy preocupado.

¿Y el vecino ese que le iba a echar un ojo?

Sí, pero es que sube temprano las cabras al monte

y allí no tienen cobertura.

Claro. Bueno hombre, pero no te preocupes.

Le llamas luego, que seguro que estará bien.

Ya. Dijo que había buenas noticias.

Sí. En el TAC no se aprecian lesiones,

ni en el cerebro ni en las cervicales.

Bien entonces, ¿no? El TAC era lo importante.

Así que, si todo está bien...

Bueno, no tan rápido, ¿eh? Eso lo tiene que decidir la doctora.

Tú lo único que tienes que hacer ahora

es preocuparte de ti y descansar.

Ya está.

Sí, ojalá pudiera preocuparme solo de mí.

A ver, pero, Diego, si tú no estás bien,

no vas a poder ayudarle. Tú eres lo primero ahora mismo.

Ya...

Y vamos a hacer todo lo posible

para que te vayas de aquí cuanto antes. Te lo prometo.

Gracias.

No hay de qué, hombre.

Siento que estoy como ardiendo.

Te voy a tomar la temperatura.

Me encuentro mucho peor que ayer. ¿Qué me pasa?

Tienes 38 de fiebre.

Bueno, es un poco de fiebre nada más, ¿no?

Tal vez la doctora...

No, no creo que vaya a ser posible lo que estás pensando.

Tengo que avisarle, ¿vale?

Tranquilo...

¿Y la mano? ¿Desde cuándo te tiembla la mano?

Me tiembla la mano.Sí.

No me había dado ni cuenta.

Vamos a ver.

¿Qué te pasa?

Casi no siento la... mano izquierda ¡ni la pierna!

Bueno, tranquilo. ¡¿Qué me está pasando?!

Mira, no lo sé. Voy a avisar a la doctora, ¿vale?

ella lo va a averiguar.

Tranquilo, Diego, por favor. Vengo enseguida.

Cuando la enfermera me ha mirado así, me he dicho:

Diego..., la cosa es grave, grave.

Pero es que yo lo he notado.

Nunca me había sentido tan mal.

En mi vida he pasado tanto tiempo en un hospital. En mi vida.

Pero me tengo que poner bueno como sea.

Si a mí me pasa algo, mi padre ¿qué?

Es que no..., no le puedo fallar ahora.

Él solo me tiene a mí.

(MEGAFONÍA) Ángela Ramírez, acuda a Traumatología.

-Ya ha llegado el fin del descanso. -¿Qué hacías?

-Descansar un poco. ¿Por? -Porque tienes peor cara que ayer.

-Anda, hija, yo también te quiero. Muchas gracias.

-Mírate.

-¡Oh! Pero vaya careto que tengo.

Yo necesito una cura de sueño urgente, vamos.

Pero hoy no, no puedo,

porque tengo un paciente con pérdida de fuerza en el brazo

y con temblor y puede ser algo importante.

-Ya. Voy a verte un momento

y voy a hacerte una analítica de sangre.

-Silvia, que no seas exagerada.

De verdad, solo es que llevo dos guardias seguidas,

que no estoy comiendo bien, me está pasando factura y ya está.

-Ya. Vamos a hacerte esa extracción de sangre.

-Silvia... Un momento. Que me he levantado muy rápido.

-¿Estás bien?

-Sí. Yo sé que muchos de aquí no me veis como un médico

pero es que yo soy médico.

Y si me pasase algo, lo sabría. Y punto.

-Te estoy hablando como compañera. Es obvio que no estás bien.

-Silvia, perdóname, hija.

Es que cuando estoy cansada me sale el antipático.

De verdad, te agradezco mucho que te preocupes,

pero que no me pasa nada. De verdad.

-Vamos a hacer una cosa.

Vas a hacerte la analítica de sangre,

mientras tanto me ocupo yo de tu paciente

y en dos horas estarán los resultados.

Si está todo bien, retomas el caso y punto.

-Es que es un paciente especial y no quiero dejarlo tirado.

Mira, vamos a hacer lo mismo pero al revés.

Me dejas que termine con el caso y después soy toda tuya.

Me haces las analíticas que quieras,

que te vas a tragar tus palabritas, una a una.

Venga, que me voy a por los resultados. Hasta ahora.

La verdad, ahora que lo dice Silvia,

sí que llevo yo unos cuantos días que no estoy muy católica.

Pero es que vivo cansada.

Si es que yo no duermo.

Entre las consultas, las guardias...

A ver si Diego me ha pegado a mi lo que sea que tiene.

No, no, porque no tenemos los mismos síntomas.

O sí...

Puerta

-Doctor. -Hola.

¿Cómo te encuentras?

Me ha dicho la doctora Reina

que ya te han puesto el tratamiento con calmantes.

-Sí, ya no me duele.

Pero, madre mía, creía que me moría, ¿eh?

Nunca había sentido un dolor así.

Ni siquiera antes de la operación.

Pero ¿qué me ha pasado?

Si me dijo que el tratamiento de braquiterapia

no me iba a dar ningún problema.

-Bueno, no suele darlos, tal y como te dije.

-¿Y entonces qué me ha pasado?

-Los resultados del análisis indican que tienes leucocitosis,

lo cual es normal, porque has perdido mucha sangre.

Y yo lo que creo que te pasa... -Pero no es grave, ¿no?

-A ver, todo apunta a que has tenido una obstrucción intestinal

por una hernia vaginal.

Pero hasta que no tengamos el TAC, no lo sabremos seguro.

-Eso no suena muy bien.

¿Qué pasa? ¿Tan malo es? ¿Es grave?

-Podría ser una complicación de la braquiterapia.

Pero, también las complicaciones vienen por algo.

Natalia, ¿guardaste reposo, como te indiqué?

-Bueno, no me lo indicó, me lo sugirió.

-Me parece que voy a tener que ser más explícito la próxima vez.

La actividad sexual precoz tras la intervención

y durante la braquiterapia debilita la zona vaginal

y produce obstrucciones como esta.

-Dios, lo siento mucho. De verdad.

Es que estoy pasando por un proceso personal complicado

y sé que no es excusa, pero, perdón.

-No, no pasa nada. A mí no me pidas perdón.

La afectada eres tú.

Los tratamientos con radioterapia no hay que tomárselos a la ligera,

por muy bien que te encuentres.

-Ya. Bueno. Voto de castidad hasta que termine el tratamiento.

(RÍE) Perdón, lo siento.

Me lo tomo en serio, pero es que son los nervios. Es que...

Pero me voy a poner bien, ¿no?

-No te voy a mentir.

Si el TAC confirma mis sospechas, tendremos que operarte de urgencia.

Ahora, no adelantemos acontecimientos.

En el peor de los escenarios, tampoco es una operación de alto riesgo.

Así que vamos a esperar a los resultados.

-Ya. Si no estoy así por la operación. Es que...

-¿Qué te pasa?

-No sé.

Mírame. Creo que me van a operar y estoy aquí sola.

No se imagina la soledad que siento ahora mismo.

-Te entiendo, pero igual no estás tan sola.

-Gracias, pero... -Nada, relájate, descansa

y luego vienen a por ti para hacerte el TAC.

¿Vale? -Vale.

Teléfono

Si es que..., que me enredo yo sola.

En la fiesta me encontré con un viejo ligue

y tuvimos un "remember" que se dice, por los viejos tiempos.

Yo qué sé.

Si es que desde la operación no sé qué me pasa,

que estoy como disparada. Una cosa, oye.

Y tampoco me gusta, que yo no soy así.

No sé..., pero como que... que no quiero estar sola

y yo quiero alguien que esté a mi lado

y me cuide y se preocupe por mí,

como hacía mi Bernardo.

-Hola. Ya veo que te encuentras un poco mejor.

-Sí...

-Por lo menos la fiebre te ha bajado.

-¿Ya sabe lo que me pasa? -No, aún no lo sabemos.

Por eso necesito que te quedes un poco más

para hacerte una serie de pruebas.

-No, ni hablar. -Diego, por favor.

-He dicho que no. Yo me voy ahora mismo.

-Diego, ¿no lo entiendes? Tus síntomas son graves y no mejoran.

-No, la que parece no entenderlo es usted.

Además, eso que dice no es verdad. Ya no tengo fiebre.

-Te ha bajado, que no es lo mismo.

Tu organismo sigue luchando contra no sabemos qué.

Por eso he tenido que pedir hemocultivos,

serología para enfermedades de transmisión sexual,

una punción lumbar

e incluso he tenido que pedir un estudio inmunofenotípico,

porque necesito todas esas pruebas para llegar a un diagnóstico.

-Pero ¿para qué tanta prueba?

Usted sabe lo que tengo, pues dígamelo.

Acabemos con esto de una vez.

-A ver, Diego. Hay varias opciones.

Por eso necesito todas esas pruebas.

Pero son solo eso, opciones.

Hasta que no tenga los resultados de las pruebas,

no puedo confirmar nada.

-Vale.

-Porque podría ser desde un estadio tardío de la sífilis,

hasta un trastorno autoinmunitario como el síndrome de Guillain-Barré.

-Entonces ¿esto puede ir a peor?

¿Los temblores pueden ir a más y yo me puedo quedar... paralítico?

-A ver... existe la posibilidad de que pierdas movilidad muscular.

Pero es una posibilidad.

-Pero yo no puedo quedarme postrado en una cama.

No me puedo...

Si me quedo sin poder mover el cuerpo...

Tengo que cuidar yo de mi padre, no mi padre de mí.

-Te prometo que voy a hacer todo lo que esté en mi mano

para averiguar lo que te pasa.

-Eso me lo ha dicho desde que llegué aquí. Y míreme.

¡Míreme! ¿Qué me va a pasar en unas horas?

Teléfono

(SOLLOZA).

-Creo que tenemos que parar esto.

Antes me cayó un interrogatorio de Clara...

-¿Qué te dijo? -Nada. Bueno, fue muy sutil, ¿eh?

-¿Sutil?

-¿Qué te parecería si la gente fuera hablando

cualquier cosa que se le ocurriera sobre ti y sobre tu hija

en el hospital? ¿Te gustaría?

¿Qué te crees, que no lo han hecho?

Pues a mí no me cuentes lo de Merino, porque no me interesa.

-Hubo una complicación

porque no seguí al pie de la letra las instrucciones del doctor.

-Te dirían que hicieras reposo y tú como no haces caso, no...

-Yo te quiero mucho, Bernardo.

Yo ya no quiero más ligues de una noche.

El sexo no es importante.

-Es que es normal que estés confuso con todo lo que se te viene encima.

Si yo no estoy confuso.

Yo lo que te quiero decir... es que yo te quiero.

Síndrome Guillain-Barré.

¿Esto te lo ha confirmado la doctora?

Me voy a quedar, como poco, inválido.

Como poco, y mi padre... Yo soy el único que tiene.

-¿Has visto a Rocío?

-Eh... Bueno, no. ¿Está bien?

Es que la he visto un poco rara.

-¿Tú también? -Rocío, Rocío. Rocío, mírame.

-El virus...

-Rocío, ¿qué virus? Rocío.

Subtítulos realizados por Chus Suárez Liaño.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 05/12/18 (1)

Centro médico - 05/12/18 (1)

05 dic 2018

Programas completos (1178)

Los últimos 1.191 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios