www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4506056
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 05/03/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Melania llega al hospital aquejada de malestar general,

fiebre, dolor de cabeza y vómitos.

Yo no tendría ni que haber venido;

que yo lo que tendría que estar es en la tienda.

A ver,

¿cómo te vas a quedar en la tienda?

¿Tú te has mirado bien? ¡Anda mira!

Tú siéntate ahí que te voy a...

Ni sentar, ni que fuera yo...

¡Que te calles ya! que te lo dice tu jefa, hombre!

Que hay tanto chalado...

-¡Ay, Marta, guapa! -¿Qué tal?

-Ay, hija... -¿Qué hacéis aquí, chicas?

Esta está con la barriga, está fatal.

Ah, ¿sí? Bueno,

pues hacemos una cosa,

voy a preguntar en recepción

a ver si os puede ver la doctora Marco.

Que es mi amiga

y además está de guardia. ¿Vale?

Ay, vale, muchas gracias.

¡Mira, tráete algo! Que está fatal.

Y llevo así vomitando, con fiebre y malestar desde ayer.

Me tomé un paracetamol y no me ha hecho nada.

Vale, y has estado vomitando.

¿Has podido comer algo que te haya sentado mal?

No, no, no. Qué va, qué va.

Yo como estupendamente.

Vamos, que como la mar de sano.

Sí, sí.

Y ahora,

con los pedidos de la tienda y todo esto,

bueno, se toma una ensaladita César o cualquier cosita así,

ligerita, doctora.

Sí, sí.

Porque sabe usted, que aquí,

mi consuegra ha abierto una tienda, ¿no?

¡Ay, sí! Lencería fina y sexi.

Vamos, de esas como las que salen en las película esa de 50,

la de Grey. Así.

Tiene que venir;

eso levanta a un muerto, vamos.

Una cosa...

Linda, linda.

Y nada, me ha puesto a mí de encargaa.

Pues enhorabuena.

Muchas gracias.

Pásate a la camilla, que te voy a explorar.

Este trabajo ha sido mano de santo.

Porque yo necesitaba realizarme

de otra cosa que no fuera de ama de casa.

Tú me entiendes, ¿verdad?

Quién me iba a decir a mí que a mis taitantos años

iba a tener yo mi primer trabajo.

Tómate los antiinflamatorios;

y si ves que no remite, vuelves por aquí. ¿De acuerdo?

Adiós.

¡Javier! Perdona. ¿Qué quieres?

Que oye,

¿qué querías hablar conmigo el otro día?

Que...

bueno, como pudiste comprobar, estaba un poquito ocupado.

Así que tú dirás.

Quería hablar sobre Natalia.

¿Sobre qué exactamente? Déjala tranquila.

Perdona, pero... No sé a qué viene eso.

Como subdirector

solo pretendo hacerle el trabajo más fácil,

nada más.

Sabes perfectamente de qué intenciones hablo.

Ahora no tengo tiempo para adivinanzas.

Luego me lo cuentas, ¿eh?

Alba ha sufrido una pérdida brusca de conciencia,

golpeándose posteriormente la cabeza con una mesa del restaurante

en el que comía con Carlos, su novio.

¿Qué tenemos?

Síncope con posterior traumatismo craneoencefálico.

¿Ha tenido convulsiones al perder la conciencia?

No estoy seguro. Yo creo que no.

Es que se armó mucho revuelo; pero yo creo que no.

¿Cuánto tiempo ha pasado desde el golpe?

Una media hora.

Venga, a Reanimación.

Usted espere en la sala y le iremos informando. ¿De acuerdo?

No sé.

Estábamos comiendo tan tranquilos.

Entonces yo, que lo tenía todo preparado,

he pegado la rodilla en el suelo, he sacado el anillo y...,

y le he pedido matrimonio.

No sé si ha sido la impresión o qué, pero de repente se ha desmayado.

Deja el cuello relajado, ¿eh? No hagas nada de fuerza.

Nada de fuerza, ¿eh?

Vale. Ya te puedes incorporar.

¡Ay!, dígame usted, doctora.

-¿Tu nombre era? -Melania.

Melania.

De la exploración

me han llamado la atención dos cosas:

una, que tienes 39,5 de fiebre, y eso es mucha fiebre,

y otra, que en la prueba que te acabo de hacer

he visto que tienes cierta rigidez de nuca.

¿Y eso es malo?

Lo que yo sospecho es que tienes una infección.

Más concretamente podría ser una meningitis.

¡¿Qué dice, por Dios?!

-¿Qué dice? ¿Una meningitis, doctora? Pero si eso es...

¡Eso es muy malo!

¡Eso es lo de los niños chicos!

-Eso... -Eso que...

Pero si eso es de la gente que se queda p'allá,

con la meningitis.

A ver, Melania, Melania, escúchame.

Pásate por favor para allá para...

Siéntate y os lo explico ahora todo.

De verdad qué disgusto.

Mira, ¡ya lo que me faltaba! ¿Eh? De verdad, ya lo que me faltaba.

-No, no, no...

Siéntate y tranquila. Por favor,

tranquilizaos, ahora os lo explico a las dos.

-Sí. -¿Vale?

Tranquilizaos.

Es solamente una sospecha.

No quiero que os alarméis.

Pero te lo digo

porque te voy a pedir una prueba muy específica.

Entre otras pruebas

te voy a pedir una punción lumbar.

¿Y eso qué es lo que es, hija?

Es una prueba que,

mediante una aguja,

trata de extraer una muestra de líquido cefalorraquídeo.

Es el líquido que envuelve a la médula espinal

en la columna vertebral.

¡Ah, ya está, sí, la columna, sí!

La espalda, vamos.

Y vamos a ir paso a paso.

Primero te vamos a llevar a Reanimación

y allí te vamos a poner medicación para la fiebre,

antieméticos para los vómitos,

y un antibiótico

para cubrir esta posible infección.

Vale. Muy bien.

Ea, pues nada.

Pues usted ahora me da la receta de todo,

me lo mete todo en una bolsa y ya me lo tomo yo en mi casa.

Y así ya mañana puedo yo volver a trabajar.

Si esto se me quita en...

Pero vamos a ver

¿cómo te lo va a meter en una bolsa?

que lo primero está la salud;

que tú tienes que estar aquí en el hospital.

¡¿Qué bolsa ni bolsa?!

¡Tú te... tú la dejas aquí, que ella se cure aquí

que es donde tiene que estar!

A ver,

que lo mejor es que se quede aquí.

Ya no solo por lo que ella pueda tener,

sino porque,

el tiempo que está aquí

a mí no me hace estropicios en la tienda.

Que yo quiero mucho a Melania.

Pero es que ella es muy chapada a la antigua, hija.

Es que me encarga una lencería con una braga faja...

Bueno, bueno, bueno.

Por no contarte el lío que se trae con el ordenador.

Pero lo peor de todo es que, si sigue así,

voy a tener que echarla.

¿Y cómo lo hago? ¡Que es mi familia!

Que no sé.

El latido es muy débil.

Pupilas no reactivas.

Reflejos plantares indiferentes.

Me preocupa esta reflexia global.

Además,

en las piernas no he visto ni edemas

ni signos de trombosis venosa.

Aunque sí, sí varices.

Hay que intubar.

Sí. Vamos.

Alba ha sufrido un traumatismo craneoencefálico.

Por lo que podríamos estar

ante una posible hemorragia cerebral.

Por los síntomas que presenta,

podrían ser indicios de una anoxia cerebral:

es decir,

el cerebro ha podido quedarse sin riego sanguíneo.

Rápidamente le hemos hecho una radiografía

y demás pruebas necesarias para valorar exactamente

cuál es su situación

Pero a primera vista,

me temo que el pronóstico no es bueno.

Entrando en parada.

Adrenalina y atropina.

Dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho...!

Está puesta. Vale.

Tras hacerle un análisis de sangre y orina

y una radiografía de tórax,

la doctora Marco termina de realizarle a Melania

una punción lumbar

por la sospecha que maneja de una meningitis.

¿Qué tal? Melania, ¿cómo te encuentras?

Muy bien, doctora.

-Me alegro. -Estoy muy bien.

Ya tengo los resultados del análisis del líquido cefalorraquídeo.

Es normal.

¡Ay, qué bien, qué alegría, por Dios!

¡Ay, virgen santa del Pumpillo!

Deja terminar a la doctora.

En la analítica de sangre sí que hay signos de infección,

pero como has mejorado tanto

con el antibiótico que te hemos puesto,

voy a dejar que te vayas a casa.

Con medicación, pero te puedes ir a casa.

¡Ay, qué bien!

Ya puedo volver a trabajar, ¡ay, qué alegría!

Pero tienes que guardar reposo, ¿eh?

Bueno. Bueno, pues ya está. Pues trabajo desde casa.

Si total, con el ordenador y un teléfono,

se puede hacer todo desde casa.

¿Verdad que sí, consuegra?

Pues voy a ir a por las recetas, que las tengo en la consulta

y ahora vendrá una enfermera a quitarte la vía.

-Muchas gracias, doctora. -Nada. Hasta ahora.

-Adiós. -Adiós, doctora.

Bueno, ¿Y a ti qué te pasa?

A... a mí nada.

Nada...

Ya conozco yo tus caras de nada.

¿Qué te pasa? a ti te pasa algo.

Y es conmigo y con la tienda.

Bueno, sí.

Es que la línea de encargo que tú sigues en la tienda

no es la que sigo yo.

No sé si tú me entiendes.

Perfectamente.

Pero me lo dices y ya está, ¿no? ¿Qué drama es este?

No, ya.

Si no es ningún drama y yo te lo tenía que haber dicho.

Pero es que la ropa que tú pides es muy antigua.

Es una ropa cómoda. ¡Una ropa cómoda!

¿Cómoda? ¡Y fea!

¡Pero muy fea, Melania, fea!

Bueno,

¿y qué pasa si no quiero cambiar eso?

Bueno,

pues entonces yo voy a tener que hacer de jefa.

¡Aaaaa!

¿Más de lo que estás haciendo ahora?

Mira, yo no voy a discutir, ¿sabes?

Lo que es que es, es que te pongas más moderna.

Que estás tú muy antigua ya con la ropa.

Que tú ya no tie...

Venga, me voy por el coche, Melania.

Sí. Venga.

Hasta luego, ¡jefa!

Fea dice que es...

Tras la angustia

por la parada cardiorrespiratoria que sufrió Alba,

el doctor Blanco informa a Carlos

del delicado estado de su novia.

A ver.

Alba ha sufrido una parada.

Hemos conseguido estabilizarla. ¿De acuerdo?

Está en la UCI,

permanece intubada, y en coma inducido.

No sabemos si le quedará alguna secuela

hasta que no retiremos la sedación.

Vamos a seguir haciendo pruebas.

Vamos a seguir investigando hasta que demos con lo que le pasa.

Cualquier duda que tengas,

no dudes en buscarme y preguntarme. ¿De acuerdo?

Seguiré informándote. ¿M?

Por las pruebas realizadas,

podemos descartar lesiones o hemorragias cerebrales.

Pero aún no sabemos

si la falta de riego en esa zona del cerebro

le ha podido dejar alguna secuela.

El traumatismo craneoencefálico ha sido posterior al síncope.

Y parece que lo que le pasa a nivel neurológico

puede estar relacionado con la causa del propio síncope.

Y teniendo en cuenta su edad,

que según su novio es fumadora

y que toma la píldora anticonceptiva,

me inclino a pensar

que todo lo ha provocado un trombo.

¿Un trombo?

Sí.

El análisis específico lo ha confirmado.

Y un angiotac pulmonar, también.

Además, este último ha mostrado

que las arterias pulmonares están obstruidas.

Esto quiere decir

que estamos ante un tromboembolismo masivo.

¿Y qué va a pasar ahora?

Bueno.

Vamos a empezar un tratamiento con anticoagulantes. ¿M?

Y si responde bien,

retiraremos la sedación y la intubación.

¿Y si no responde?

A ver.

Si no responde, le practicaríamos una embolectomía.

Que sería la extracción quirúrgica del trombo

que esté obstruyendo el vaso.

¿Puedo pasar a verla?

Mejor, ahora la dejamos descansar.

En cuanto puedas, yo...,

yo te lo digo. ¿De acuerdo?

Doctor, una cosa.

¿No habrá sido mi culpa...?

Carlos, esto no es culpa de nadie.

Son cosas que pasan. No te tortures, por favor.

A lo mejor no era el momento.

No te tortures.

¿Vale?

Melania, la paciente con una posible infección,

vuelve al hospital porque persiste el dolor de cabeza.

Pero yo te tengo que dar las gracias, Saray.

-¡Anda! ¡Me vas a dar las gracias! -Que sí, que sí, mujer, hija.

Por haberme acompañado.

Porque es que de verdad hoy estaba que no podía, ¿eh?

Anda ya, anda ya.

Y encima, con lo que llevas ahí en...

¡Hoy! No me lo digas, que vomitamos las dos juntas.

Es que... ¡Huy! ¡Qué fatiga!

¡Ay! Mira, escúchame.

Que me están llamando, niña.

-Ay, no, no, no, no te preocupes. -Vete tú pa'lante, que ahora voy yo.

Cariño, venga.

Ahora te alcanzo, ¿vale?

A ver, a ver.

Ay, es Vane, es Vane. Espera, espera.

Sí, Vane, dime, hija.

Espera, espera, espera, espera.

Calma. Pero... Pero.....

Pero todo eso se puede arreglar, ¿no?

Pues mire usted, doctora.

Yo, a mí me duele mucho la cabeza.

Estoy como fatigada.

Me encuentro débil.

¿Y fiebre o vómitos has tenido esta vez?

No, no, no. Esta vez no he tenido.

Pero tengo, Mm... Otra cosa...

Es que me da...

Me da mucha vergüenza.

Pero chiquilla díselo,

que la doctora está acostumbrada a todas estas cosas.

Ya, hija, pero me da...,

me da...,

me da más asco que..., que vergüenza.

A ver.

Que esta mañana, cuando he ido a...,

ar váter, a hacer de vientre.

Pues... La... La...

Las heces.

¡Oh, hija, por favor!

Mira qué manera más fina de decir caca.

Eso.

-Apúntalo, apúntalo. -Las heces.

Las heces.

Bueno, a ver. ¿Cómo eran las heces?

Mm..., tenían como un...

Como pellejitos,

como tiritas blancas...

Eh..., así como...

¿Has cogido una muestra?

Digo.

Estupendo. Muy bien.

Vale, sí. Puedes dejarla. Ahí, ahí está bien.

Pásate a la camilla, que te voy a explorar.

¿Es la primera vez que te pasa?

Pues no.

Mire usted, doctora.

Me pasó... hace dos años,

estuve un par de meses así.

Y fuiste al médico, me imagino. -Sí, fui a mi médico de familia,

a D. Jaime.

Me mandó..., no sé, un medicamento,

y nada, y luego fui bien.

Me dijo que le...,

los análisis estaban bien...

¿Has notado que hayas perdido peso, aunque sigas comiendo lo mismo?

Sí, sí.

Pero...

eso ha sido por el estrés de la tienda.

Además, me ha venido estupendamente

porque.....

Se me está quedando un tipín, lindo.

Es normal que cuando alguien pierde peso, se alegre.

Pero, si sucede en muy poco tiempo

y sin una causa aparente,

acudan al médico.

Porque detrás de eso

puede estar pasando algo bastante grave.

Pasado un tiempo en observación,

se le ha podido retirar la sedación y la intubación a Alba,

la paciente que sufrió un síncope con parada cardiorrespiratoria.

Una ecodoppler de las extremidades inferiores

ha mostrado la presencia de trombosis

en las venas femorales

común y superficial de la pierna izquierda.

Todo apunta a que procede de aquí

el trombo que ha ocasionado

la obstrucción de las arterias pulmonares,

provocando el síncope.

Pasa.

-Amor, ¿cómo estás? -Bien.

Bueno.

Por suerte, no hay indicios

de que hayan quedado secuelas neurológicas.

¿Bien, Alba? Bien, todo bien. Gracias.

Bueno.

Como ves, parece que todo está normal.

Bueno.

Supongo que querréis estar solos. ¿Eh?

Gracias, doctor.

No hay de qué.

Para eso estamos.

Gracias. Os dejo.

-¿Seguro que estás bien? -Sí, ya está todo bien.

-Anda, ¡que vaya susto me das dado! -¿Por qué?

No te imaginas el miedo que he pasado.

Ya, entiendo.

Anda, que vaya forma de dejarme en ascuas, ¿eh?

¿Por?

Pues porque va a ser, mujer.

Por lo que te pregunté antes de que te desmayases.

¿A qué te refieres?

¿No te acuerdas?

¿No te acuerdas de...,

de nada de lo que pasó en el restaurante?

No.

Bueno, vale.

Tú no te preocupes.

Voy a buscar un momento al doctor.

Pero doctora,

¿usted ya sabe lo que le pasa?

Pues tengo una sospecha.

Pero antes quiero hacerte una pregunta más, Melania.

¿Sueles comer carne de cerdo o de vaca poco cocinada,

o carne de caza con escaso control veterinario?

Bueno, poo, de vez en cuando, los domingos y eso.

Vamos allí a una parcela que tienen mis primos,

y comemos, pues conejo de campo,

liebre...

Cosas naturales, vamos, no... No creo que sea de eso.

Ya.

Pues yo lo que sospecho

es que tienes un parásito intestinal.

¿Qué dice?

¡Huy, qué es asco!

Comer solamente en lugares de confianza,

lavarse las manos antes y después de ir al baño,

y también antes de cocinar,

además de evitar bañarse en aguas estancadas o pantanos

son algunos consejos

para prevenir el contagio de un parásito intestinal.

Ah, y comer carne de caza poco cocinada

también es un factor de riesgo.

En la exploración esta vez

solamente he notado

que tienes un dolor abdominal difuso

y un aumento de los ruidos intestinales.

Sí, vamos,

pero que yo lo que quiero saber es que esto.....

Me lo va a quitar, ¿no?

Primero tenemos que saber qué parásito es.

Y para eso

tenemos que analizar las heces,

la muestra que nos has traído,

y también quiero hacerte una analítica de sangre.

Ahora va a venir la enfermera para hacerte la extracción.

-Vale. Gracias, doctora. -Hasta ahora.

Mira, Melania,

que yo no...

Que yo no puedo aguantar más de lo que te tengo que decir.

¿Qué pasa?

Pues que es que resulta

que me ha llamado la contable de la tienda.

Y resulta que has hecho el mismo pedido cuatro veces.

Y lo malo,

que es que ese proveedor, no admite devoluciones.

Ay, hija, pues lo siento mucho, yo...,

vamos, no pensaba que podía pasar eso, pero...

Bueno, hija, lo siento, ¿no?

Ya, pues ha pasado.

Y... Y lo siento mucho.

Pero que no puedes seguir en la tienda.

¿Cómo? ¿Que me vas a echar?

Mira.

No es momento ahora.

Yo...

he puesto todos mis ahorros y...

tú me tienes que entender.

Pero vamos, pero vamos, claro que no te entiendo.

¿Cómo te voy a entender?

Pero vamos, yo te pago los pedidos, y listo, ¿no?

Pero Melania,

que no se trata de que tú me lo pagues.

es que ya son muchos errores.

Vamos, vamos, vamos, vamos, vamos, vamos, vamos.

Me quedo muerta.

Vamos, vamos. Mi consuegra, ¿eh?

Mira, no vayas a ir por el tema de la sangre, ¿eh?

Por el tema de la sangre no me vayas, ¿eh?

Mira, ¿pues sabes lo que te digo?

Que si tú no me quieres a mí en la tienda,

ya te puedes ir de aquí.

Que yo no te quiero en mi vida.

Ah, ¿sí? Pues yo a ti tampoco.

Vamos, hombre. Lo que me faltaba a mí.

Aguantarte a ti. Anda ya.

Vamos, vamos, vamos, anda. Anda, que...

No tengo bastante yo...

Debido a la amnesia que sufre Alba como consecuencia de un trombo,

el doctor Blanco va a solicitar la valoración de un neurólogo.

¡Hombre, Javier! Veo que has aprendido la lección.

Muy bien...

¡hay que llamar antes de entrar!

¿Tienes un momento?

Sí, claro.

Podemos retomar la conversación.

Adelante.

Ya habrá tiempo para eso.

Necesito tu opinión

sobre una paciente que presenta amnesia

tras un golpe en la cabeza.

Posterior a un síncope por tromboembolismo masivo.

Muy bien, sin problema.

Para eso estamos los amigos. ¿No?

No te equivoques.

Tú y yo no somos amigos.

Te consulto como neurólogo.

Está en la UCI.

Te veo allí.

Vamos, yo te veo genial.

Nos vemos la semana que viene. Hasta luego.

¿Saray?

-¿Qué pasa, Marta? -¿Cómo estás?

Bueno. Pues estoy fatal.

Estoy en uno de estos días

que es mejor una no haberse levantado.

¿Y eso?

Porque he tenido una muy gorda con Melania.

Y la he tenido que echar de la tienda.

-¿En serio? -Sí.

Es que precisamente por ser familia y mi amiga,

pues tengo que serle sincera, ¿no?

Es que yo no sé en qué momento a mí se me ocurrió contratarla.

A ver, yo te entiendo.

Pero también la entiendo a ella

porque no es fácil que te echen del trabajo.

-Ya. -¿Estás segura de lo que has hecho?

Sí, sí, totalmente.

Si es que ella no vale para este trabajo.

Y yo he invertido todos mis ahorros, no puedo perderlo.

Pues es una pena.

Porque la amistad

debería estar por encima de todas esas cosas.

No sé,

¿no has pensado nada para..., para arreglarlo?

Pues mira, me has dado una idea.

Sí, sí, me has dado una idea.

Voy a hacer una llamada,

y creo que lo voy a solucionar.

-Vale, pues te dejo. -Marta, Guapa.

-Me alegro mucho. -Muchas gracias.

-Hasta luego. -Adiós.

El doctor Molina valora a Alba

a petición del doctor Blanco,

tras la amnesia que sufre después de golpearse la cabeza.

Por las imágenes obtenidas,

podemos confirmar que no existe ninguna lesión cerebral

que justifique la pérdida de memoria.

Por lo que seguramente

este síntoma debería mejorar de manera espontánea,

en las próximas horas o días.

No hay por qué preocuparse.

Seguro que la amnesia desaparece en poco tiempo. ¿M?

Aunque te quedarás en observación

por si surge algún nuevo síntoma neurológico.

Voy a avisar a tu novio, que seguirá preocupado. ¿Eh?

Doctor, lo de...

lo de la amnesia.

Que...

Que es mentira.

Que me lo he inventado.

Que...

lo recuerdo todo perfectamente.

A ver. Suena fuerte.

Pero...

lo del jamacuco este me ha venido genial

para no tener que responderle.

Porque...

yo le quiero un montón.

Pero...

es que lo de casarse...

No lo veo. No lo veo.

Y sé que a él le hace un montón de ilusión, pero...

por eso le dije que no.

Porque no quería que se lo tomara como...,

como algo que no es.

Y además, que no era el momento.

Por eso, por eso me lo inventé.

Alba, eso no está bien.

Inventarte síntomas

puede hacer

que te demos un tratamiento inadecuado

que agrave la situación. ¿No te das cuenta?

Por no hablar de que se movilizan recursos del hospital

que pueden ser importantes para otros pacientes,

que sí, lo necesitan de verdad.

Ya, lo siento.

Es que necesito un poco de tiempo.

Por favor, no le digan nada.

Bueno, Javier.

Del melodrama te ocupas tú. Que se te da mejor.

Alba, lo que me estás pidiendo no tengo por qué asumir...

Lo siento, doctor.

No podía esperar más. ¿Qué han dicho las pruebas?

Eh..., bueno.

De momento hay que esperar, pero...

parece algo pasajero.

Que no sé si he interrumpido.

Es que el otro doctor me ha dicho que podía pasar.

No, no, está, está, está bien.

Seguro que tenéis muchas cosas de qué hablar.

Os dejo.

-¿Entonces no es nada grave? -No, está todo bien.

-¿Y la herida esta? ¿Te duele? -No, está bien.

Todavía no tengo los resultados de los análisis de heces,

pero sí que me han llegado los resultados de los hemocultivos

y del cultivo del líquido cefalorraquídeo

que te hicimos la primera vez que viniste al hospital.

Y son negativos.

Es una buena noticia.

Por otro lado,

en la analítica de sangre,

se aprecia una ligera eosinofilia.

Los eosinófilos están un poco aumentados.

Pero es normal,

teniendo en cuenta que sospechamos que tienes un parásito intestinal.

-¿Estás bien? -Sí. Perdone usted, doctora.

No es que no me importe lo de..., lo del bicho que tengo aquí dentro.

Es que estoy yo también con..., con otras cosas mías.

Ay... Es que estoy...

Que creo que no sirvo para nada.

No, hombre, no, no creo que eso sea verdad.

A ver, es que me he llevado toda mi vida ocupándome mi familia,

y mire usted que ahora, es que no encuentro mi sitio.

Melania, yo no te conozco mucho.

Pero, por lo que veo,

eres una mujer luchadora,

y estoy segura de que vas a encontrar tu sitio.

Ay, se agradece, doctora.

-¿Te duele el abdomen? -Sí,

la verdad es que ahora, bastante.

Pues pásate a la camilla, que te voy a echar un vistazo.

¿Estás bien?

¿Quieres que te acompañe al baño?

Vale. Ya está. -¡Ay! Ay...

Pero doctora, ¿qué le pasa?

Es que creo que puede tener una obstrucción intestinal.

Quédate en la sala de espera, que ahora te informaremos.

En la obstrucción intestinal,

el contenido del intestino no puede avanzar.

La causa de la obstrucción es una causa mecánica.

Y en este caso,

todo apunta a que es por el parásito.

Ahora vamos a utilizar una sonda nasogástrica

para vaciar el estómago.

Pero necesitamos llegar al diagnóstico cuanto antes,

para poder poner un tratamiento y evitar más complicaciones.

Alba ha respondido muy bien al tratamiento anticoagulante.

El doctor Blanco le informa de los siguientes pasos a seguir.

Así que no va a hacer falta practicar la embolectomía.

Eso sí.

Tendrás que seguir el tratamiento anticoagulante

durante, al menos, seis meses. ¿M?

Y una pregunta:

¿Lo del trombo este, eso se sabe por qué ha sido,

o es algo que pueda suceder así porque sí?

A ver.

El hecho de que sea fumadora

incrementa el riesgo de producir coágulos.

El estar tomando la píldora anticonceptiva,

pues también puede influir en la coagulación.

Aumentando el riesgo de trombosis venosa profunda

y embolismo pulmonar.

Y también hay mujeres

que tienen cierta predisposición genética

a la formación de trombos.

Mi madre suele tener problemas de trombosis en las piernas.

Pues habrá que hacerte un estudio genético

para evitar sustos futuros.

¿Y el tema de la amnesia?

Bueno, pensé que eso ya estaba solucionado.

No, pues me temo que no, doctor.

No sé si será mejor

volverle a hacer un escáner en la cabeza,

no vaya a ser que tenga algo malo.

Bueno, doctor.

Mejor déjenos solos. Que tenemos que hablar.

Sí. Creo que será lo mejor.

Hasta luego.

¿Qué pasa?

Que...

Que no me quiero casar contigo, Carlos.

¿Y lo de la amnesia?

Me he inventado lo de la amnesia.

Vamos, yo es que alucino.

Pero ¿a quién se le ocurre hacer una cosa así?

Si no se quería casar,

pues que lo hubiera dicho, en vez de preocuparme así.

Pero vamos.

Que esto solo significa una cosa, ¿eh?

Si no se quiere casar...

... pues es que no me quiere.

Tras resolverse la pseudoobstrucción intestinal de Melania,

la doctora Marco

recoge los resultados de los cultivos.

Toño,

¿tienes los resultados de Melania Montoya?

Hola, Marco. Sí.

A ver...

Toma. Aquí están.

Gracias.

Melania,

los resultados del laboratorio

confirman que tienes una parasitosis por una Taenia saginata.

Es decir, una teniasis.

¿La tenia de toda la vida?

Huy, qué asco.

Mira, me entran hasta ganas de vomitar.

Vaya con la mierda de los conejos de campo...

La tenia o lombriz solitaria

es un parásito que se sitúa en el intestino, para alimentarse.

Pudiendo crecer hasta los diez metros.

¿Cuándo me la vas a quitar? Porque me la vas a quitar, ¿verdad?

Perdón por... Por interrumpir.

Mira Que yo me voy a quedar. Aunque tú te pongas como te pongas.

Perdone usted, doctora.

Es que he escuchado ahí un runrún, pero...

¿Qué me estaba usted diciendo?

Que ya he pedido que te pongan un antiparasitario.

El praziquántel

es el medicamento que se utiliza para tratar una teniasis activa.

Se da en una sola dosis.

Y después

hay que realizar controles en las heces

durante un mes

y a los tres meses,

para comprobar si aún quedan huevos de la tenia.

Si la infección continúa, hay que repetir el tratamiento.

En cuanto te tomes el tratamiento, irás encontrándote mejor.

Y progresivamente desaparecerán

tanto el dolor de cabeza como el dolor abdominal.

Y también, recuperarás peso.

Bueno. Eso tampoco hacía falta.

Es broma, mujer.

-¿Tienes alguna pregunta más? -No. Está todo bien.

Muchas gracias, doctora.

Pues yo os dejo,

porque ya veo que tenéis cosas que hablar.

Venga.

Gracias, doctora, por todo, de verdad.

-Muchísimas gracias. -Nada, no es nada.

Melania,

que...

Que me llevé el otro día un susto muy grande cuando te vi...

camilla arriba.

-¿Tú para qué has venio? -Pues yo he venio...

a pedirte perdón.

Porque el otro día fui muy..., mu bruta.

Y yo sé que en el tema del trabajo no nos vamos a entender.

Pero...

yo quiero seguir siendo

la mejor amiga y consuegra del mundo.

Ay..., Saray, hija.

Si es que...

tú sabes que yo

el único trabajo que he tenido en mi vida

ha sido el de ama de casa.

¡Y es un trabajazo, que debería estar más que pagado!

Sí, si yo lo sé.

Si además yo lo he hecho estupendamente.

A mí nadie me ha criticado nunca.

Si por eso llevo tan mal las críticas.

Es verdad.

-Sí, bueno. Déjame terminar.

Pero tú no te preocupes.

Que yo no me voy a dar por vencida y...

Y me busco otro trabajo y ya está.

Pues de eso precisamente venía yo a hablarte.

Que te he buscado uno, Mélani.

-¿Qué dices? -¡Que sí!

Es de dependienta.

En la joyería de unos amigos míos.

-Mira. Ni pedidos,

ni ordenadores ni nada.

Vas a estar la Gloria. ¿Qué te parece?

Ven pacá, que te como.

¿Estás contenta, mi niña?

-Es que te quiero, amiga mía. -Ay, que te como.

Si es que sabía que te ibas a poner así.

-¿Cómo quieres que me ponga, eh? ¿Cómo quieres que me ponga?

A lo mejor si hubieses sido sincera desde el principio,

pues no me tendría que poner de ninguna manera, ¿no?

Ya,

pero es que no te quería decir nada porque no era el momento.

Y porque te pones siempre así.

Estoy muy decepcionado contigo, Alba.

Mucho.

Pero ¿por lo de la mentirijilla, o por no querer casarme?

Por las dos cosas.

¡Pero si es una tontería!

Es poner la firma en un papel, nada más.

Bueno, pues eso es.

Es firmar un papel, ¿no?

Entonces, ¿qué más te da?

A mí me hace ilusión, Alba. Respétame.

Es una tontería. Es absurdo.

No es ninguna tontería.

Pues si fuera una tontería, entonces es que yo soy tonto, ¿no?

Por quererme casar.

¿Soy tonto, por quererme casar?

A lo mejor lo que es una tontería es que sigamos juntos.

-Vale. -Vale, ¿qué?

¿Que nos casamos?

-No, no, que no seguimos juntos. -Y ya está, ¿no?

-A ver... Si es lo que quieres, ¿no? -No. Pues no.

Claro que no es lo que quiero, Alba.

Pues es lo que estás diciendo.

A ver. Tampoco...

Tampoco quiero...

tirar a la basura una historia tan bonita por...,

por una firma en un papel.

Pero... no sé.

Ven aquí, anda.

Ven.

Me chantajeas, ¿eh? Porque estás malita.

No.

Lo siento.

Si yo te quiero un montón.

Pero no me quiero casar.

¿Me perdonas?

No sé.

Pero ¿cómo no vas a venir?

Es que sin ti es un aburrimiento, Silvia.

Que no, Marta.

Que no voy a ir porque no me apetece.

No me insistas más.

¿Qué pasa?

Vamos, a mí no me vas a engañar.

Algo te ocurre.

¿Qué?

Ya te lo voy a decir, espera.

Es que Molina ha convencido a Carlos, mi hermanastro,

para que acepte el trabajo en la fundación.

Y no sé ni cómo ni cuándo,

pero estoy convencida

de que eso va a terminar explotándome en la cara.

Ya lo verás.

Tiempo al tiempo.

Bueno, pues vente esta noche y te despejas un rato. ¿Eh?

Pásatelo bien.

Bueno, me voy a cambiar. Que ya he terminado.

¿Ya te vas? Sí.

A no ser que me propongas un plan mejor.

Mira, sé lo que te propones con mi mujer y...

te agradecería que la dejaras tranquila.

Perdona, ¿qué estás insinuando?

Que sé de qué palo vas con las mujeres

y cómo las manejas a tu antojo.

Pero eso con Natalia no te va a funcionar.

Ya.

Oye, Javier, eh...

¿Te has planteado que esto de lo que estamos hablando

no es más que una cuestión de química?

Hay atracciones que son inevitables.

Y bueno, si ahora te sientes amenazado,

igual deberías preguntarte por qué.

¿Me vas a pegar?

Venga.

Dale.

Además, tengo entendido

que no sería la primera vez que golpeas a un compañero.

Pero esta vez sería a un subdirector.

Eso seguro que puntúa el doble.

Dale.

No me busques.

Que me encuentras.

Toma nota.

  • Centro médico - 05/03/18 (1)

Centro médico - 05/03/18 (1)

05 mar 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 05/03/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 05/03/18 (1)"
Programas completos (989)

Los últimos 1.002 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios