www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4346439
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 04/12/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

El doctor Ochoa, jefe de Neurología del hospital,

acompaña a su hijo Rubén

tras presentar esta dificultad respiratoria y dolor abdominal.

-Por favor, avisa a un celador, que ayude a mi hijo a entrar, ¿eh?

Está en mi coche.

-Voy a avisar ahora mismo, doctor Ochoa.

-¿Está todo bien?

-Hola. Me alegro de que estés en Urgencias.

Traigo a mi hijo, con síntomas de dolor abdominal y disnea,

en fin, estoy preocupado.

-Pues me vas a disculpar, Ochoa, pero es que no me encuentro de guardia.

Es más, me encantaría poder atender a tu hijo,

pero es que estoy terminando unos informes para el nuevo subdirector.

-El doctor Molina, ¿no?

A mí me tiene igual: agobiado, presionándome constantemente,

documentos, informes por todos los sitios...

-Bueno, escúchame: de todas formas no te agobies

porque sé que está la doctora Jiménez de guardia.

-¿Residente? ¡Ay, por favor!

Hemos viajado a África hace poco. Puede tener relevancia.

-¿Recuerdas haber tomado o bebido algo en mal estado?

-No. La verdad es que no.

-Y además presenta algo de ictericia, ¿eh?

-Sí, sí. Me había fijado.

¿Te puedes tumbar para palparte el abdomen, por favor?

-Sí.

-Rubén presenta una ictericia cutaneomucosa.

Es decir, que la piel y los ojos presentan un ligero color amarillo.

Esto, junto al dolor abdominal,

me hacen pensar que pueda tener una alteración

tanto en el hígado como en la vesícula biliar.

Aunque aún es pronto para descartar nada.

-Si me permite, doctora, descartando el uso de medicamentos

y las conductas sexuales de riesgo, ¿verdad?

Habría que hacer una analítica y una ecografía, en mi opinión.

-Sí, sí. Estamos de acuerdo.

Además yo también le haría una radiografía de tórax

para descartar la neumonía.

-Correcto. Bien pensado, sí.

-Toma...

(Tos)

A ver si dejamos esto bien, que este menda tiene muchas obras, ¿eh?

-Esto queda de maravilla, ¿eh?

-Sí. A ver si nos sale más curro, joder.

(Tos)

-Bueno, ¿Qué? ¿Tomamos un sol y sombra?

-Me lo tomaría pero...

(TOSE) Es que me está esperando mi mujer y mi hijo para almorzar.

-Uno rápido, hombre.

-Bueno, vale. Uno y nos vamos, ¿eh?

(Tos)

-¡Amador! ¿Qué pasa?

¿Cuándo vamos a hablar de lo nuestro?

-¿Lo nuestro qué es, Camilo?

-¿Qué va a ser, Amador?

-Camilo...

-Oye, ¡oye! -Llama a una ambulancia.

Que me está... -¿Y el teléfono?

-Me está dando un chungo. Aquí, aquí.

(Tos ahogada)

Déjate de fotitos y llama, hombre.

¡Joder, Camilo! (Tos)

-Oiga, ¿hola? Sí.

Y bueno, ¿qué?

¿Ahora que has estado en un hospital

no echas de menos la carrera de medicina?

-No. Nada.

-Pues es una lástima, ¿eh?

Porque yo creo que hubieras sido un buen médico, de verdad.

Y bueno, que no sé, tendrás que vivir de algo, ¿no? No...

-Bueno, no sé, estoy pensando en ello.

-Ya. Porque es que claro, yo no voy a poderte mantener siempre, Rubén.

-Vale. Pues no me mantengas.

Me voy de casa y ya me las apaño yo.

(Teléfono)

-Perdona.

¿Sí? Doctor Molina, sí. ¿Cómo? No, no.

El planing no lo tenía que entregar hoy. Pero, pero si...

Va... Sí, sí, sí. No, no, no. No se preocupe, haré lo que pueda,

sí, sí. Yo se lo... Sí. De acuerdo. Adiós, adiós.

Lo siento, hijo.

Tengo que acercarme a casa a recoger unos documentos urgentemente, ¿eh?

¿Me esperas en el hospital o...?

-Sí sí.

-¿Sí?

-Ve tranquilo.

-Bueno, hasta luego.

(Sirena de ambulancia)

Amador llevaba varios días sufriendo de tos y dificultad respiratoria.

Hoy dichos síntomas se han acentuado y su amigo le acompaña a Urgencias.

-¿Qué le pasa?

-Está respirando muy malamente.

-Vamos a llevarlo a Reanimación, por favor. Acompáñanos si quieres...

-A ver, Amador: cuénteme. Cuénteme antecedentes.

-Este es como los coches antiguos.

Que parece que están cascados, pero luego duran toda la vida.

-Ya.

-Es que lo he usado mucho.

-Mm. Sí, pero no como te hubiera gustado, Amador.

Tiene hipertensión. Y hace diez años le dio un...

¿Cómo se llama eso que te dio?

-Trombo. Tromboembolismo pulmonar.

-No digas palabras tan largas, que te quedas sin aire.

-Amador, escúcheme una cosa:

imagino que está tomando un tratamiento anticoagulante.

-¿Toma también tratamiento para la tensión? ¿Insulina?

¿Sí?

-Y para el colesterol.

-De acuerdo.

Súbase la camiseta, que le voy a auscultar.

-Vale.

-Ya está, así está bien.

Pepa, está taquicárdico.

Amador. ¿Le sigue costando respirar?

-¿subo el oxígeno?

-Sí, por favor.

-Cómo te gusta asustarme, desgraciado.

-Pepa...

-Sí.

-Hay crepitantes respiratorios diseminados.

Esos crepitantes sugieren la presencia de líquido en el pulmón

así que podría tratarse de una insuficiencia respiratoria.

Pero no podemos descartar un nuevo episodio

de tromboembolismo pulmonar.

Por eso he pedido una nueva prueba de coagulación con un dímero D.

A la espera de los resultados de la analítica,

Rubén, el hijo del doctor Ochoa, se somete a una radiografía

para observar si la dificultad respiratoria

es producto de una neumonía.

En la ecografía hemos visto el hígado algo inflamado.

Aunque la radiografía descarta la neumonía,

lo más revelador han sido los análisis.

Tienes las transaminasas por las nubes y la bilirrubina muy alta.

Esto, junto con la inflamación

me hacen pensar que tengas el hígado algo afectado.

-Vale. Pues, si quieres, todo esto se lo cuentas a mi padre,

que él es el médico.

-Bueno, y tú el paciente, ¿no?

Esta información también debería interesarte.

-si usted lo dice.

-Tengo entendido que estudias medicina.

-Estudiaba.

¿Y eso a usted qué le importa, de todas maneras?

-Bueno: tienes las plaquetas bajas y los leucocitos altos.

Esto indica que igual puedes tener una infección.

-Pues vale.

-Los resultados de la analítica me hacen pensar

que estamos ante un caso de hepatitis aguda.

Lo que concuerda con los dolores abdominales que presenta Rubén.

-Hola.

-Buenas.

-¿Tenemos resultados?

-Sí. Hay una alteración en el hígado. ¿Vale?

Quiero dejarle ingresado con suero,

y además me gustaría pedir serologías de hepatitis A, B y C

y de otras infecciones.

Además pediría una analítica para descartar hepatitis autoinmune.

-Bien, bien. Está bien pensado, doctora.

-Pues voy a buscar a la enfermera.

-Hola.

-Hola.

¿Qué pasa, tienes un ratito?

-Sí. Estoy esperando unos resultados ¿Y tú?

-Yo sí que tengo un hueco. He salido a que me dé el aire un poquito.

Oye: sin ánimo de meterme donde no me llaman.

Pero sí que te quería decir

que me parece que estás llevando muy bien tu problema.

-Bueno, es duro, la verdad.

-Ya. Pero tendrás la satisfacción de que te encuentras mejor, ¿no?

-Sí. Físicamente bastante.

Pero la satisfacción me la voy a llevar

cuando le calle la boca a más de uno.

Sobre todo a gente como Cabrera;

que siendo un MIR, todavía se plantea cuestionarme a mí

mi integridad como médico.

Y le voy a demostrar que no soy como cree.

-¿A quién, a Cabrera?

-No. A Lucía.

Bueno: te dejo, que voy a ver si están ya.

-Vale.

A la espera de los resultados de las serologías,

Rubén sigue ingresado en el hospital

acompañado de su padre, el doctor Ochoa.

-Rubén, Rubén. ¡Rubén, Rubén!

¡¡Rubén, hijo, despierta!!

A ver...

(Respiración agitada)

Tranquilo, tranquilo, tranquilo, tranquilo.

Vamos, respira. Lentamente, tranquilamente.

Respira tranquilamente.

Relájate.

¡Necesito a la doctora Jiménez urgentemente!

Vamos. Eso, así. Tranquilamente, tranquilo, mucho mejor.

Bien, bien.

-¿Qué ocurre?

-Tiene una crisis respiratoria.

-Vamos a llevarle a Rea.

Amador, el albañil con antecedente de tromboembolismo pulmonar,

aguarda el resultado de sus pruebas de coagulación.

-Estoy, estoy muy cansado, Camilo. -Ya, ya lo sé. Ya lo sé.

-Pero no me cojas aquí la mano, hombre.

-Venga, Amador, que nos conocemos de toda la vida.

-Ya, pero es que aquí no para de pasar gente.

Y además, que mi mujer y mi hijo van a venir en cualquier momento.

-Hola, Amador. -Hola.

-Verá, tengo ya los resultados de la prueba del dímero D,

que descarta la posibilidad de un tromboembolismo. Buena noticia

Por otro lado: el tratamiento anticoagulante

lo lleva bastante bien controlado. Está muy bien.

Pero de la analítica hay cosas que me preocupan.

Por ejemplo: tiene usted leucocitosis

y otro tipo de alteraciones;

lo que indica que hay algún proceso inflamatorio infeccioso agudo

y, para averiguar cuál es el origen,

vamos a hacerle una radiografía de tórax.

(Teléfono)

-Perdón, perdón. Es mi mujer.

Habla tú, Camilo, que, que me cuesta.

-De acuerdo. Si quiere, acompáñeme fuera y así está más tranquilo.

-Sí.

-Venga.

La doctora Jiménez recibe los resultados

de los análisis realizados a Rubén,

el paciente con crisis respiratoria y dolor abdominal.

-Rubén ha dado negativo en hepatitis A, B y C y en hepatitis autoinmune.

También en malaria.

Las plaquetas siguen muy bajas, así que estoy un poco perdida.

Voy a consultar los resultados con mi supervisora, la doctora Marco,

a ver si ella me puede orientar en el diagnóstico.

-Hola. -Hola.

¿Qué tal? -Bien. ¿Qué tal? ¿Hay novedades?

-A ver: ha dado negativo en todo.

-¿Entonces?

-Pues yo le haría una biopsia hepática.

-¿Cómo tiene las plaquetas?

-Bajas.

-¿Qué opina usted, doctora Marco?

-A ver, en el estado tan débil en el que está Rubén

y con las plaquetas tan bajas,

no podemos hacerle una biopsia hepática

porque tenemos riesgo de que sangre.

Pero claro: es la única forma de averiguar qué es lo que le pasa.

¿Has probado con hepatitis E?

-Podría ser. Aunque es raro, pero ha estado de viaje en África...

Bueno, mientras esperamos los resultados de la hepatitis E,

vamos a ponerle un tratamiento y le haremos un TAC y otra eco.

-M-hm. Está bien.

Pues muchas gracias, doctora Marco por acercarse.

Gracias, de verdad.

-Nada, lo que haga falta, doctor.

(Teléfono)

-Perdón.

Es Molina.

¿Sí? sí, doctor Molina.

Ya, ya, no. Es que se me han complicado mucho las cosas.

No, no, no. Le aseguro que antes del fin de semana

tiene los informes sobre la mesa, seguro, seguro. Sí, sí.

De acuerdo. sí. Adiós, adiós.

Hijo, vengo en un poquito, ¿de acuerdo?

-La hepatitis E es una infección vírica que afecta al hígado

y se transmite principalmente a través del agua.

Se da en países con pobres condiciones higiénico-sanitarias

y en España es poco frecuente.

-Gracias.

-Amador. Ya hemos terminado. Puede usted vestirse.

-Doctor. Y... ¿está ahí Camilo, mi compañero?

-Sí, sí. Estaba fuera. Ahora podrá reunirse con él. No se preocupe.

-¿Seguro?

-Bueno, no lo sé. Imagino que sí. ¿Por?

-Hombre, por si ha hablado con mi mujer. Como le dejé el...

-¡Ah! Pues la verdad es que no sabría qué decirle. No lo sé.

Pero vamos, ahora habla usted con él

-Vale, vale.

-Venga, le acompaño.

Aunque la radiografía no es concluyente,

esas imágenes de condensación pulmonar,

junto a la auscultación de crepitantes

y la propia clínica del paciente, me hacen pensar un nuevo diagnóstico,

una neumonía.

Pero por otro lado no puedo descartar el derrame pleural.

Así que, a la espera de tener resultados más concretos,

voy a tratar el caso como algo mixto.

Tratando al paciente con diuréticos y con antibióticos

de forma simultánea.

Amador sigue necesitando oxígeno, por lo que el doctor Landó

ha decidido ingresarlo en el hospital.

-¿Por qué quitas el fondo de pantalla?

-Camilo, porque vienen mi mujer y mi hijo ahora a verme.

Así que nada de... sensiblerías en el móvil.

-Vale.

-Pero ¿dónde vas ahora?

-Mira, yo aquí sobro, Amador.

-Que tú no sobras nunca, Camilo.

Pero si mi mujer te invita a comer todos los domingos

aunque tú no vengas.

-Venga, Amador. ¡No me fastidies!

-Pero Camilo. Pero...

-Vale, vale. Ya vengo a verte otro día.

-Hola. -Hola.

-¿Qué tal? -¿Ya se va usted, doctor?

-Sí. Ya acabé mi turno.

Mañana por la mañana vendré a comprobar cómo evoluciona Amador.

-Muy bien.

Yo me voy al bar a tomar un sol y sombra. ¿Me acompaña?

-No, no. Gracias.

-Venga, uno solo, rapidito.

-No, de verdad. Se lo agradezco pero no.

-Bueno. Gracias, ¿eh? Hasta luego.

-Hasta mañana. -Adiós.

¿Todo bien?

-Sí, sí. Muy bien. Hasta mañana.

-Hasta mañana.

Rubén, el paciente finalmente diagnosticado con hepatitis E,

amanece con peor aspecto

a pesar del tratamiento que le han estado suministrando.

-Doctora, cada vez está peor.

-Las transaminasas le han subido,

pero le han bajado las plaquetas y los hematíes.

Es raro, pero no responde a un cuadro de hepatitis.

-Pero la prueba de hepatitis E, dio positivo, ¿no?

-Sí. Pero es que parece que hay algo más.

-¿Cómo que hay algo más? ¿Algo más, qué más?

-No sé.

-¿Cómo? Me dice: no sé. ¿Cómo que no sé?

Pues si no sabe usted, pregunte a la doctora Marco o pregunte,

¡yo qué sé, pregunte a quien sea! ¡Pero no me diga "no sé"!

No sé, mire cómo está mi hijo.

¡Ah, ah! ¡Tengo que entregar hoy tres informes al doctor Molina,

pase lo que pase!

¡Me tiene que tocar a mí!

-¡Papá! ¡Vale ya con el numerito!

-¡Siéntese, siéntese, siéntese...!

Siéntese... Muy bien. -Me duele.

-Tranquilo, tranquilo. Respire hondo, por la nariz y expulsa por la boca.

¿Vale?

-Papá, tranquilo, ¿eh?

-Muy bien, muy bien. Tranquilo.

Respire, respire.

Camilo viene a visitar a su amigo Amador,

el albañil que sigue ingresado por sus problemas respiratorios.

(Llaman a la puerta)

-Hola...

-Hola, ¿qué tal?

-Mira, te traigo un regalo.

-Pero que no hace falta, Camilo.

Pero ¿esto qué es, colonia?

¿Desde cuándo uso yo colonia, Camilo?

-Pero si es una colonia supermasculina, que está de moda.

¿sabes quién la usa? Marcelo, el encofrador. Y mira cómo liga.

Esto es como echarse un gin tonic por encima.

-Amador...

-Me estoy mareando.

-Amador...

Voy a buscar un médico.

Tranquilo, tranquilo. ¡Un médico, un médico!

Doctor, por favor.

-Pepa, tómale la saturación de oxígeno.

Tiene taquicardia. ¿Cómo está el oxígeno?

-Le ha bajado a un 80%.

-Vale. Hay que colocarle un CPAP y bajarlo a la UCI. ¿Está claro?

-Vale.

Amador no está evolucionando bien así que le hemos trasladado a la UCI

Le he intensificado el tratamiento con antibiótico

y he comenzado a administrarle un antiviral.

Para elevar la tensión arterial al paciente,

noradrenalina y corticoides

y aerosoles para compensar y mejorar la saturación de oxígeno en sangre.

-Bueno, ¿ya está más tranquilo?

-Sí, gracias. Mucho mejor.

Lo que pasa es que, claro: tengo tantas cosas que...

Tendría ahora, en vez de estar aquí,

tendría que estar preparando unos informes para Molina,

que no deja de hacerme la vida imposible...

-Bueno, no piense en eso ahora.

-Ya. ¿El niño cómo está?

La verdad es que me da, me da pánico pensar en Rubén.

Porque el muchacho ha sufrido un montón últimamente y no sé.

-Le vamos a curar, se lo prometo.

Además que Rubén es un chico fuerte. Que seguro que sale de esta.

-Antes no era así.

Esa actitud que tiene ahora...

Era un chico amable, un chico atento, quería ser médico. Empezó medicina.

Quería ser... Me admiraba mucho. Quiero ser médico, "como tú, papá".

Pero bueno, le he descuidado últimamente.

Demasiado trabajo.

-Es que este trabajo es muy sacrificado.

-Sí.

Había quedado con su madre para ir a recogerla al trabajo.

De eso me culpa Rubén.

Y claro: pues lo que decimos: me lié, tenía un montón de cosas que hacer

y no pude irme del hospital.

Así que ella volvió a casa sola, que no pude ir a recogerla...

Y con tan mala suerte que la atropelló un coche.

-Lo siento.

-Y Rubén me culpa, claro.

Es verdad: si yo no hubiera estado tan, tan ciego,

tan obsesionado con mi trabajo,

ella estaría viva, todo eso no habría pasado.

-No piense así.

Y Rubén ha salido a alguien, ¿no?, así de fuerte.

Pues así es como le necesita, fuerte, como siempre ha sido.

-Tienes razón, Rocío. Gracias.

-¿Qué tal?

Verá, Amador está bastante mejor. Está estable.

-Bueno. Ojalá pudiera entrar a verlo.

-Puede pasar, si quiere.

-No. Está su mujer y su hijo y...

-Ya. No hay ningún problema porque coincidan, ¿eh?

-Ya, doctor. Pero son cosas de familia. No...

-Ah, bueno.

Verá, como le digo: Amador está bastante mejor, ¿de acuerdo?

Le hemos tomado cultivos y serologías para descartar

que se trate de una gripe aviar o neumonía atípica y, por otro lado,

mientras llegan los resultados, pues también hemos hecho pruebas

para descartar la presencia de legionela o neumococos en la orina.

Muy bien.

-Cualquier cosa que sepa luego le voy informando.

-Doctor, ¿le puedo hacer una pregunta muy personal?

-Sí, claro.

-A ver: si usted quisiera mucho a una persona, solo a esa persona,

y supiera que quererla significa hacerle daño a mucha gente,

¿usted lucharía por ello?

-Bueno, yo creo...

que el amor a veces es la cosa más egoísta que existe.

-Rocío Jiménez, residente de Medicina Interna.

-Usted debe ser el doctor Molina.

-El mismo. El nuevo subdirector.

Encantado.

-Igualmente. Ya me puede soltar, que tengo cosas que hacer.

-sí. Pues verás, de trabajo quería hablarte.

Tengo entendido que, aparte del hospital,

estás trabajando en un proyecto de investigación.

Que lo llevabas con el desaparecido doctor Mendieta.

Y, como ahora no está, he pensado que yo podría ocupar su puesto.

-Pues se lo agradezco muchísimo. Pero por ahora prefiero llevarlo sola

-Ya. Bueno, Rocío. Sabemos que eso es imposible, llevarlo sola.

¿A quién se lo has ofrecido? Espero que no sea a Ochoa.

-El doctor Ochoa podría ser un perfecto candidato.

-Ya. Ochoa no da a basto ni con lo que tiene, Rocío.

-Quizá si no le presionasen tanto desde Subdirección, igual sí podría.

-Bueno. No, no te equivoques, Rocío, no.

Mira, si Ochoa sigue siendo jefe de Servicio

es porque hasta hace poco Mendieta le sacaba las castañas del fuego.

Un día sí y otro también.

Ahora que no está, se está viendo la realidad de Ochoa.

Ochoa es una enfermedad.

-Igual la enfermedad es usted.

-Sí, igual tienes razón. Porque un hospital es como un organismo, ¿no?

A veces es necesario que venga una enfermedad nueva

para destapar una enfermedad más grave que estaba ahí latente,

y poder curarla.

Ochoa es la enfermedad que está ahí latente. Por si no lo habías pillado.

-Gracias.

-Nada.

Bueno, pues verás como conmigo en el equipo todo va mejor.

-Bueno. Ya vamos viendo.

-Sí, claro.

-¿Qué pasa, Amador, cómo estás?

Ya sé que no puedes hablar. Bueno, tampoco hace falta que hables.

Te conozco de sobra.

Sé lo que me vas a decir antes de que lo digas, fíjate.

¿Sabes una cosa?

He estado pensando y..., bueno.

Que te quiero.

Y que no lo puedo evitar.

Y que me gustaría gritarlo por la calle y que lo sepa todo el mundo.

Pero... ya sé que no puedo.

Así que he decidido que no voy a trabajar más contigo.

No puedo estar viéndote cada día y no tenerte.

¿Lo entiendes, no?

En fin, que me voy.

Que te vaya bien.

Te has puesto la colonia, ¿eh, canalla?

-Hola. -¿Cómo estamos?

-Bien, bien. Gracias.

¿Sabemos algo?

-Sí. a ver: tengo la sospecha

de que la hepatitis E haya despertado otra enfermedad que Rubén ya tenía.

-Ah. Y ¿en cuál está pensando?

-Visto el bajo contenido de plaquetas y hemoglobina,

puede que sea un síndrome hemofagocítico.

En el síndrome hemofagocítico los macrófagos,

que son las células del sistema inmunológico,

sufren una alteración y comienzan a atacar a nuestro propio organismo,

comiéndose glóbulos rojos, blancos o plaquetas.

Es común en esta enfermedad que permanezca latente

hasta que otra enfermedad, hongo, virus o bacteria la despierte.

Así que he pensado que voy a programar una biopsia de médula ósea,

que es menos invasiva que la de hígado,

y así podremos ver si estoy en lo cierto.

-Bien. Me parece muy bien. Muy bien pensado, doctora.

-Bien.

-Gracias.

-Nada. Hasta ahora.

-Es grave, ¿no?

-No. Bueno, a ver, Rubén, no te voy a engañar; es serio.

Pero tú eres fuerte y lo vas a superar.

Yo voy a estar aquí contigo.

No te voy a dejar solo más veces, de verdad.

-Ya.

-Rubén, hijo.

Yo sé que me odias. Y tienes razón.

Y entiendo, lo entiendo. Entiendo perfectamente

porque la verdad es que mi comportamiento...

Pero me gustaría que me entendieras a mí también. Por favor.

Nadie se siente tan culpable como yo, de verdad.

Yo soy quien más siente lo que le pasó a mamá.

Créeme, de verdad.

No sé. A lo mejor, si yo no hubiera estado tan volcado en el trabajo,

tan ciego, tan..., tan centrado en mi actividad profesional,

a lo mejor las cosas no habían ocurrido así, puede ser.

Rubén, pero eso no lo sabemos.

Eso no lo sabemos y las cosas son como son y están así.

Y solo quedamos tú y yo.

Y de verdad: si no nos ayudamos, si no vamos de la mano en esto,

va a ser muy duro para los dos; por favor.

Piénsalo, Rubén, por favor.

Aunque los cultivos y serologías tardarán unos días,

los resultados de antígenos de neumococo y legionela de Amador

ya están disponibles.

-Ah, que me han dicho que estabas aquí. Dime.

-Ah, sí.

(Teléfono)

Perdona.

-¿Qué pasa?

-Nada; disculpa, que es un compañero de Alcohólicos Anónimos.

-Oye, pues igual es importante, cógelo.

-No, no. No te preocupes, de verdad.

-¿Seguro?

¿Qué es un..., cómo se llama? ¿Un padrino, no, o algo así?

-No, hombre. Eso de padrino es de las películas americanas.

-¿Ah, sí?

-No. Aquí en España no se utiliza.

Vamos, es verdad que estableces relaciones más cercanas

con determinadas personas que te ayudan mucho, ¿no?

-Mm.

-De hecho este chico me está ayudando mucho.

Pero la verdad es que, desde que se ha enterado que soy médico,

me está llamando continuamente con problemas de salud y, hija mía,

no hay nada peor que además ser hipocondríaco.

-Bueno, seguro que algún día tú acabas ayudando a la gente.

Y eres un padrino. Aunque suene a americanada. ¿No?

-No, bueno. Básicamente porque es que, cuando tomas esa figura,

la verdad es que te llaman a todas horas:

ya sea por la mañana, por la noche, de madrugada...

Además Lucía tiene un sueño muy...

-¿Lucía?

-Eh, perdóname. Ha sido un lapsus.

Perdón.

-Ya, ya.

-No, no Perdona. -Sí.

-La costumbre. Gracias.

Gracias.

Bueno, vamos a ver esto...

Pues mira, la antigenuria para neumococo es positiva.

Así que se confirma el diagnóstico de neumonía neumocócica.

Además creo que se ha complicado con un shock séptico.

Denominamos neumonía adquirida en la comunidad

a aquella que se contrae fuera del ámbito hospitalario.

Normalmente por la inhalación de microorganismos patógenos.

Este tipo de enfermedad afecta al pulmón,

puede darse en cualquier zona del mundo

y afecta a pacientes de todas las edades.

-Que no quiera trabajar contigo

no significa que no vaya a estar en momentos así.

-Hola, Camilo, ¿qué tal?

Disculpe. -Perdone.

-Bueno, Amador, como ya hemos descubierto

cuál es la causa de lo que le ocurre,

pues hemos incorporado un nuevo antibiótico,

mucho más sensible al neumococo, ¿de acuerdo?

Así que espero que en unos días usted vaya encontrándose mejor.

Y si evoluciona bien, pues, de aquí a un par de días, le daré el alta.

-¿Lo ves? Te vas a poner bien.

-Sí, eso esperamos. Eso esperamos.

-Oye, perdonad, pero es que no se puede estar aquí más tiempo.

Se ha acabado el tiempo de visita.

-Perdón. Solo era asegurarme de que no tenía nada más.

-Nada. No se preocupe.

Véngase conmigo y le dejamos que descanse.

-Gracias, ¿eh? Gracias.

-Hasta ahora. -Hasta ahora.

A Rubén le están realizando una biopsia de médula ósea,

para saber si sufre un síndrome que explicaría todos sus síntomas.

-Doctora, ¿sabemos algo?

-Sí. Los resultados de la biopsia

han confirmado el síndrome hemofagocítico.

-Bien, por lo menos tenemos un diagnóstico, ¿no?

Y..., ¿y ahora qué?

-Pues estamos ultimando el tratamiento pero,

lo que Rubén necesita...

-Ya. Un trasplante de médula, claro.

-Efectivamente.

Yo me voy. En un rato nos vemos.

La situación de Rubén puede complicarse

si no encuentra un donante compatible pronto.

Por eso quiero aprovechar para animar a la gente a que done médula,

ya que es un procedimiento rápido

y que no conlleva riesgo alguno para el donante.

-Doctora Jiménez. -Sí.

-Quiero darle las gracias.

De verdad, por todo lo que ha hecho estos días por mi hijo.

Y pedirle disculpas por mi actitud, que ha sido lamentable, en fin.

-No pasa nada.

-Quiero decirle que me parece usted una médico excepcional

se lo digo sinceramente y creo que tiene por delante un futuro brillante

-Muchísimas gracias, de corazón.

-¿Me voy a poner bien, papá?

-Pues claro, hijo; claro que te vas a poner bien.

¡te vas a poner perfectamente!

Ahora lo que tenemos que hacer es pelear por esa donación

para que consigamos una médula, se trasplante

y volverás a estar como antes.

Estos días me han venido muy bien.

He estado reflexionando sobre mi relación contigo y..., y bueno,

he decidido que voy a dejar la dirección de Neurología.

Porque quiero estar más tiempo.

Quiero estar contigo, Rubén.

Quiero que entre los dos saquemos esto adelante y podamos,

podamos volver a estar como siempre, bien.

Me gustaría que me perdonaras, Rubén.

El tratamiento para la neumonía neumocócica de Amador

ha dado resultado

y Amador acaba de recibir el alta hospitalaria.

-No me he atrevido a entrar por si estaba tu mujer y tu hijo.

-Esto...

Me han llamado para hacer un par de cosas: unas chapucillas.

¿Quieres venirte conmigo, las hacemos juntos y nos repartimos la pasta?

Anda, tira.

-¿Me pones un té, por favor?

-Pepa, que si quieres, pídete cualquier otra cosa, ¿eh?

Por mí no lo hagas.

-Pero, si tú ya sabes que yo con la esclerosis no debo tomar alcohol.

-Ah, bueno. -Vaya dos.

-Eso digo yo. Vaya dos.

-Oye, y ahora que has dejado el alcohol,

¿te plantearías recuperar a Lucía?

-A ver, Pepa, yo ahora lo que necesito es recuperar mi vida.

-Lo entiendo. Pero ¿qué haces con esto aquí?

Esto déjalo aquí, dentro.

Claro. Eso se queda ahí.

-Que Molina le presionara

sí que pudo ser la gota que colmó el vaso y provocase su dimisión.

Pero Ochoa ya estaba desbordado.

-Pues hombre, sí que puede ser.

Pero también hay que tener en cuenta que Molina, precisamente,

no es el compañero ideal.

-No.

-Ya, bueno. Pero terminaremos haciéndonos con él.

Aunque entiendo que no hayas querido compartir con él

el proyecto de investigación. Que yo me entero de todo.

-Bueno, es que yo llevaba ese proyecto con...

Bueno, que yo no quería llevarlo con cualquiera.

-Con cualquiera no. Pero ¿con Rey?

-¿Conmigo?

-Sí. ¿Tú no escribiste varios artículos sobre las células madre?

-Sí.

-¿Y no te gustaría participar?

-Perdona, es que me pilla un poco de sorpresa. Pero sí, claro, sí, sí.

-Por mí genial, ¿eh?

-Pues ya está. No hay más que hablar.

A partir de ahora llevaréis juntas el proyecto.

-Vale.

-Tranquila, estás en un hospital.

Te desmayaste en la calle y te han traído aquí.

-Pues la presión arterial de esta pierna es mucho más baja.

-Esto puede suponer una posible alteración cardiaca

o de la arteria aorta.

-Que igual hay algo que me quieras contar, no sé.

Somos amigos, ¿no?

Aunque últimamente parece que no tanto.

-Pero esa amiga tuya, ¿sabe que tú lo viste o no?

-No, no. Qué va. No tiene ni idea.

-Ya. Pues entonces mejor no, no insistas ni se lo digas.

Bueno, a no ser que quieras ser un metomentodo.

-Está hipotensa. Le hemos puesto suero.

-Vale. Hay que ponerle otra vía y suero a chorro.

Hay líquido que puede ser sangrado

y hay signos inflamatorios inespecíficos.

Vamos a hacerle una laparotomía exploradora de emergencia.

-Curro leyó una cosa de que había que dejar respirar la piel

y no maquillase tanto, y bueno, estoy probando.

-Curro te está manipulando y eso no es buena señal.

-¿Cómo?

-Sí, sí.

Que no te pongas pantaloncito corto, que no te pongas minifalda,

que no te maquilles...

Había un embrión implantado en el hígado.

-¿En el hígado?

-Las complicaciones maternas en un embarazo abdominal son altas:

desde hemorragias hasta la muerte del paciente.

-Nada, no estoy haciendo nada.

Vale. Vale, ya voy para casa.

Subtítulos realizados por Elda Hidalgo Castañeda

  • Centro médico - 04/12/17 (2)

Centro médico - 04/12/17 (2)

04 dic 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 04/12/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 04/12/17 (2)"
Programas completos (742)

Los últimos 755 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos