www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3392311
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 03/12/15 - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE

Pasa, Salva. - Buenas.

Salvador es un antiguo paciente de la doctora Romero.

Uno de esos que la descoloca porque nunca hace lo que le dice.

Salva tiene VIH desde los años 80.

Es un superviviente.

Tenía 20 años y acababa de descubrir

que enamorarse de un hombre era una opción.

Bueno, ni me planteé usar protección porque el embarazo no era un riesgo.

-Fíjate, ¿sabes que hace tres meses

que tenías que haberte pasado por aquí? -Oooooh.

Ya veo que me vas a echar la bronca.

Bueno, es que mi mujer estaba de viaje y no...

no me venía bien venir. -¿Que no te venía bien?

Salva, ¿que no te venía bien? -Bueno.

-Es que es muy fuerte. Pues mira, ¿sabes lo que te digo?

Que no te voy a echar ninguna bronca ni nada por el estilo

porque tienes... -Vaya... -¿Cuántos años?

-50. -¿Justo?

-Mm. -Bueno, pues eres mayor de edad.

-Reconozco que soy un mal paciente.

Cuando tienes una enfermedad durante tantos años,

pues a veces te sientes un esclavo: de los controles, de las pastillas...

y te revelas.

Sé que es una chorrada, porque el único que se hace daño soy yo.

Pero no puedo evitarlo.

El laboratorio clínico es el lugar donde se analizan

muestras biológicas para el estudio, prevención, diagnóstico

y tratamiento de las enfermedades.

Se utilizan metodologías de diversas disciplinas como la bioquímica,

la hematología, la inmunología y la microbiología.

-¿Qué tal, Raúl?

-¡Hombre! -Hola Eva.

-Doctor Amán, ¡cuánto honor! Claro.

-Mira lo que te traigo hoy. -¿Qué es esto?

-¿Qué te parece? Orina.

-¿Del increíble Hulk? -Orina de un paciente...

Del increíble Hulk por lo menos. -Mira, Eva.

-Yo no sé... - El doctor Amán no tiene trabajo

y nos trae la orina del increíble Hulk. -¿Habéis visto?

-No, es que me pillas, ¿sabes? con análisis de sangre de Superman.

He encontrado criptonita, ¿Sabes? -El día del superhéroe, ¿no?

Que no sé, ¿habéis visto alguna vez algo así?

-Eso es muy raro, ¿eh?

- No, pero esto... ¿Va en serio?

¿Va en serio? -Es orina.

-Es orina pero yo eso no lo he visto nunca.

-Yo tampoco y os lo dejo... -Es la primera vez.

-En vuestras manos. ¿Cuándo sabrás algo?

-Me pongo con ello ahora mismo. Mañana, mañana los tienes seguro.

-Perfecto. Pues me pegas un toque y me paso.

Y a ver, no lo abras a ver si explota o lo que sea.

Hasta luego. -Venga, te digo algo.

-Al principio he creído que se trataba de una broma.

Pero parece que va en serio.

Podría ser debido a la bilirrubina, a un colorante

o a una infección urinaria. Ya lo veremos.

-Es un caso curioso porque normalmente el paciente

se encuentra mal y le mandamos hacer un análisis de orina.

Pero en este caso el paciente se encuentra perfectamente.

Solo se ha extrañado por el color de su orina y se ha alarmado.

Es especial porque se trata de un amigo o algo más

de nuestra enfermera Clara.

Ahí. Cierra un poquito...

Al contrario de lo que pueda parecer,

hoy en día no hay un protocolo especial

para tratar a un enfermo de VIH.

En los 80 y en los 90 sí.

Cuando se sabía poco de la enfermedad.

Pero ahora nada.

Hoy en día, gracias a la información

y a la concienciación de tomar medidas preventivas,

los pacientes bien controlados no suponen ningún peligro para nadie.

Ya te puedes bajar la... la manga. A ver, Salva,

¿por qué has hecho esta tontería, hombre?

¿Tú no te das cuenta que esto es perjudicarte?

-Oye, mira. Lo hago porque quiero hacer una vida normal.

¿Entiendes? Como lo que haces tú.

-A ver, una vida normal se hace recibiendo el tratamiento

que tienes que recibir y viniendo aquí cuando tienes que venir.

No me extraña que la doctora se haya enfadado contigo.

Es que no es para menos, ¿eh?

-Si es que ya lo sé. Si es que tenéis razón. -Sí.

-No... no sé por qué lo hago. Muchos amigos murieron en los 90.

Hay días que me siento increíblemente agradecido

por haber vivido tantos años.

Por no haber nacido en África y por tener acceso a la medicación.

Cuando pienso eso, valoro... valoro cada minuto como un regalo.

Pero otras veces me siento tan solo,

que preferiría haberme ido yo también.

-Es obvio que, aparte del VIH, Salva tiene una depresión.

Y esto es algo que pasa muy a menudo

a los pacientes que tienen enfermedades crónicas.

-Buenos días, Pablo. -Hola, ¿qué tal, Clara?

-Lo antes posible, por favor. -Muy bien, como siempre.

-¿Vale?

-En las revisiones se mide en sangre la carga viral de VIH.

Es decir, la cantidad de virus que hay en sangre y los ED4,

que es el número de linfocitos CD4 que hay en cada mililitro de sangre.

Los pacientes bien controlados tienen carga viral indetectable

y una buena cantidad de CD4.

Al día siguiente Antonio,

que vino alarmado por el color verde de su orina,

vuelve para conocer los resultados del análisis.

- Bueno, Antonio, pues te informo

de que estamos bastante igual que estábamos.

Porque tengo la analítica de orina, y, ni ácido úrico, ni urea,

ni bilirrubina... está todo normal, no veo nada.

Hombre, estoy contento porque no tienes síntomas;

quiero decir, eso es lo más importante.

Pero hay algo que se nos escapa.

¿Sigues orinando verde? -Sí, sí. Sigo orinando verde.

-¿Sí? ¿Y has podido comer alguna cosa...

que pienses... no sé?

-La verdad, mantengo la misma rutina alimentaria.

-¿Sí?

-Como no sea que haya comido demasiadas espinacas...

-No. Pero eso, en principio, no tiene nada que ver.

No sé, vamos a hacer una cosa: voy a pedir otra analítica de orina

y la comparamos.

Más que nada para ver que no haya ningún factor contaminante

en la primera.

Pero poco más te puedo decir.

-Bueno, lo importante es que estoy bien.

-Por supuesto. Eso es lo... lo primordial.

-Pues no, no estoy asustado. Será porque no me siento mal

ni me encuentro mal. Lo único que... que orino verde.

Parece que tengo la orina radiactiva o algo así.

Pero estoy perfectamente.

-Hola, Raúl. -Hola. -¿Qué tal estás?

-Bien. ¿Qué me traes? -Más.

-Pero, ¿todavía sigue igual? -Le he hecho otro análisis

y sigue saliendo verde. -Pero no encontramos nada, ¿eh?

-Nada. No, y lo más grave es que él

no tiene ningún síntoma de nada. Simplemente que tiene...

-¿Se encuentra bien? -Orina verde.

Nada. No tiene fiebre, ni dolores ni nada.

-En un análisis de orina analizamos la apariencia microscópica

y la química. En cuanto a la microscópica

buscamos células, cristales urinarios,

moco y otras sustancias.

al igual que cualquier tipo de bacterias u otros microorganismos

que pudieran estar presentes.

En cuanto a la apariencia química,

usamos una tira reactiva que contiene pequeñas almohadillas

de reactivos químicos que cambian de color cuando entran en contacto

con las sustancias que nos interesa analizar.

-Tienes los análisis totalmente descontrolados.

Tienes carga vírica en sangre... Bueno, las defensas por los suelos...

Muy bien. -Oye, y ¿cómo te va con el novio ese

que no te pone nada?

Yo ya lo habría dejado pero hace tiempo, ¿eh?

-Salva, vale ya. Vale ya, ¿eh?

Mira, yo no entiendo por qué me tengo que preocupar

si tú no quieres preocuparte por ti mismo.

Estoy un poco harta. Cuando un paciente de VIH no se cuida,

la enfermedad vuelve a sus orígenes;

provocando una bajada muy grande de las defensas.

Y esto hace que el paciente se esté contagiando de gérmenes

que para una persona sana no supone ningún problema.

Le llaman las enfermedades oportunistas.

Y en el caso de Salva, como no se cuida...

pues ha sufrido muchas de ellas.

-He estado a punto de morir cinco veces. Cinco.

Dos por neumonía, una por úlcera digestiva,

otra por tuberculosis.

Y la otra es mi preferida: por diarrea.

Como lo llama mi tía: seguidillas.

Me parece una forma asquerosa de llamarlo.

Creo que acumulo todo el catálogo.

-Es curioso, pero cuando tenías... 30 pastillas al día,

estabas mucho más controlado.

Y ahora... -Mmm... qué tiempos aquellos, ¿eh?

-Sí. Qué tiempos aquellos. -Mm.

-En los 90 aparecieron los cócteles de tratamiento:

muchas pastillas diarias, poco eficaces

y con muchos efectos secundarios.

Pero hoy en día el tratamiento ha mejorado mucho.

Llegando a veces a una toma diaria.

Mira, vamos a hacer una cosa. Por lo menos hazme caso en esto,

¿de acuerdo? -Que sí.

-Nada de estar en contacto con gérmenes ni con enfermos...

-No, tranquila. Esos ya están todos muertos.

O sea que... -Ni con animales,

por lo menos hasta que la medicación te haga efecto de aquí a unas semanas

¿De acuerdo? Los enfermos inmunodeprimidos son

advertidos de que no deberían convivir con aves o reptiles

porque pueden contraer una infección conocida como la fiebre del loro,

que es causada por una bacteria que se encuentra en aves como loros,

periquitos o tórtolas.

Oye, mira. No me guardes rencor, ¿eh? Que yo ya sé que me tienes cariño.

-Sí. Igual más que tú.

Venga, hasta luego. -Hasta luego.

(Megafonía): Doctor Herranz, acuda a consulta 1, por favor.

Nuevo análisis de orina y mismos resultados.

En el laboratorio no han encontrado nada que justifique

el color verde de la orina de Antonio,

que no presenta síntoma de enfermedad alguna.

-Puede ser debido a un colorante de un alimento.

Pero no vemos nada anómalo ni grave.

No parece que afecte a ningún parámetro de salud.

-He traído todos los medicamentos que he encontrado en casa

y en la tienda.

A lo mejor alguno lleva algo que justifica el color.

-Antonio,

seguimos sin haber mejorado mucho.

El otro análisis que hicimos de orina sigue estando igual.

¿Tú sueles tomar alguna...

alguna vitamina o algún medicamento... usualmente?

-No. -¿No?

-No. Normalmente... lo corriente. - ¿Y algún alimento...?

Ya te lo pregunté la otra vez, pero... -No. Al menos que yo sepa no.

-Pues no sé. La verdad es que ahora mismo

estoy un poco en interrogante. -Lo... lo que te he traído son

todos los medicamentos que he encontrado por casa...

-¿Ah, sí? -Y por la tienda.

-Ah, es que tiene una tienda de animales.

-Sí. -¿Ah, sí?

-Tiene perros, gatos, tortugas, loros, serpientes, peces tropicales,

tarántulas... Podrían haberle contagiado algo.

La verdad es que yo en ese campo me pierdo.

-Hay un montón de enfermedades raras que pueden originar especies animales

que ni siquiera existen en España.

Pero que provoquen orina verde, no conozco ninguna.

-Estaba pensando, Antonio. Vamos a añadir una prueba más,

una ecografía de vejiga y de pulmón.

-Mm. -No te preocupes porque,

en vista de que no hemos encontrado nada en el análisis de orina...

-Es solo comprobación... -Lo primordial es que tú

te encuentras bien.

Así que ya casi me atrevo a decir que es más cosa mía que tuya.

Porque me tienes ya, que no... es que ni duermo.

Teniendo en cuenta que el paciente se encuentra perfectamente,

podría darle ya el alta y estar alerta

hasta que salga algún nuevo síntoma.

Pero no me puedo quedar sin saber lo que es.

Me mata la curiosidad.

-¡Vámonos! -No... no, no. Ya bajo yo.

Ya bajo yo, ¿eh? Que estoy bien.

-Salva, paciente de la doctora Romero con VIH,

vuelve a Urgencias porque lleva varios días con fiebre.

-¡Cuidado, cuidado! Coge la camilla.

-Sí, sí. -Vale. Espera, espera, tranquilo.

-Tiene fiebre. -Ya.

-Y una saturación basal del 80 %.

-Bueno, pues análisis y radiografía de tórax por posible neumonía,

¿de acuerdo? -Vale.

-Es que no puedo entenderlo, ¿eh? ¡Es que no puedo! No puedo entenderlo

La radiografía muestra infiltrados intersticiales bilaterales.

Ya veremos los resultados de los análisis de sangre.

-Hola. -Hola, ¿qué tal?

-¿Están ya los resultados de Salvador Puch?

-Sí, mira. Precisamente los tengo aquí.

Aquí. Ahí los tienes. -Gracias. Hasta luego.

No me digas nada. Tiene sepsis.

-Yo venía muy relajado.

Pero al final, con tanta prueba y tanto misterio,

he acabado preocupándome un poco, la verdad.

Bueno...

-Amán. -Dime.

-¿Piensas que es algo más grave? -Por supuesto que no, Antonio.

Si lo que te dije de una prueba más era ya para salir de dudas.

Pero te prometo que no hay nada. -Ya. Pero una cosa y otra,

me estoy empezando a preocupar.

Y... es que, con Clara iba todo muy bien antes de empezar a orinar verde.

Pero... desde entonces...

-Ya, pero Antonio. Yo... yo en eso tengo muy poco que decir.

-Ya, ya. - Lo entiendes, ¿verdad?

-Sí, sí. Lo entiendo. -Bueno.

Aparte de... del color verde de orina,

todo lo otro está bien así que...

Eso sí, si aparece algún síntoma como fiebre, cansancio

o más sed de la habitual, vuelves y te examino.

-Vale. -Y seguimos buscando.

-Por supuesto. -¿Bien?

-Mm. -Muy bien.

-Muchas gracias. -Nada.

(Megafonía): Se ruega al responsable de laboratorio,

que acuda a...

-Bueno, Salva. ¿Me has hecho caso

en algo de lo que te dije en la consulta?

-Ay, perdona.

No, que una amigo se acaba de comprar un loro...

-¿Cómo que un loro? -Un loro, sí.

Y no había visto uno en mi vida. Le vi...

-Pero ¿qué te he dicho yo de los loros?

-Que es broma, mujer.

Que no sé cómo lo he cogido.

-Bueno. Pues tienes una neumonía bastante importante y...

y tienes una infección muy extendida.

Así que estás muy bien. -¿Tan mal estoy?

-Pues sí.

De hecho ¿quieres que avise a alguien de la familia?

No sé, para que... que vengan.

-No, no, no. No quiero... precisamente, mira, como les quiero

no quiero preocuparles. O sea que nada.

-Pues nada. Descansa un poquito y sigue así.

-He salido muchas veces de situaciones peores.

Y volveré a hacerlo.

-Pase. -¿Se puede saber por qué

no me ha avisado? Me he enterado por el portero.

-Ya. Pero es que el paciente es el que nos tiene que decir

si podemos llamar o no. No podemos hacer otra cosa.

-Ah, sí, mira. Va a ser culpa mía. -Bueno. Les dejo solos.

-¿A Salva? ¡Buff! Desde que íbamos al instituto.

Fíjate que yo pienso que supe que era gay antes que él.

-Oxígeno, sueros, Paracetamol y... y de antibióticos Doxiciclina,

¿de acuerdo?

-Y una tila. -¿Qué dices?

-Que te espero en cafetería en cinco minutos.

(Megafonía): Les recordamos que el uso de teléfonos móviles...

-Es que no sé por qué se está machacando así.

A ver, la vida es la vida, y ha pasado dificultades, que las sé,

y las hemos pasado juntos...

Pero ahora se las podía arreglar y no sé, no sé muy bien.

A veces me da un poco la sensación como que ha hecho algo

por lo cual no se perdona y se está castigando.

¿Seguro que no quieres que avise a tu madre?

-Ay, qué pesada, por Dios.

No... No. Me voy a poner bien. No... No hace falta.

Venga, siéntate aquí, a mi vera. -Ay...

-El doctor Dacaret decide consultar a una amiga experta en zoonosis.

Que son enfermedades que pueden contagiar los animales.

-Ya. Pues te iba a preguntar a ti, pero ya veo que no, ¿no?

Bueno, en fin, pues si hablas con alguien

que sepa qué puede ser o algo, me llamas y me informas, por favor.

Bueno, muchas gracias. Un beso.

-¡Hombre!, ¡el doctor Dacaret en cafetería, qué raro!

-Hola, Raúl. ¿Qué tal estás? -Pues muy bien.

A lo mejor, y solamente a lo mejor,

tengo la solución para el increíble Hulk. -¿Ah, sí?

-A mí me pasa como al doctor Dacaret.

No me puedo quedar con la duda.

En otros tiempos me pasaba la vida buscando en la biblioteca.

Ahora con Internet todo es mucho más fácil.

Aunque hay que estar dispuesto

a pasarse horas leyendo casos clínicos en inglés.

Mira este caso.

Un hombre, justo después de cirugía, también le pasaba. Orina verde.

Azul de metileno. -¡Ostras!

-¿Azul y amarillo? -Verde, claro.

-Y en probeta. -Claro.

-El azul de metileno o cloruro de metiltionina

es un compuesto químico que en ocasiones se usa como colorante

para marcar huesos o vísceras en cirugía.

Actúa también como antiséptico o cicatrizante interior.

Bueno, lo único que no sé es si se ha operado o no últimamente,

pero vamos. -¿No te ha dicho nada...?

-Le voy a llamar ahora mismo.

Porque yo supongo que es que eso es lo más lógico, ¿no? -Vale.

-Contestador.

-Hola, Antonio. Soy el doctor Dacaret.

-¡Huy!, parece que le ha bajado un poco la fiebre.

-Bueno.

-Natalia. Para mí Salva también es una persona muy especial.

-Ya.

¿Te acuerdas?

Pues yo creo que fue nuestro primer paciente. -Sí.

-Pero, allá por los 90. -Como poco, madre mía.

La verdad es que el tío siempre ha sido igual de rebelde, ¿eh?

-Sí. Muy cabezota. -Sí.

-La verdad es que no sé qué habrá hecho ahora,

pero... Nada bueno, seguro.

Salva es un paciente muy especial para mí.

Llevo muchos años tratándoles y...

Es difícil cuando tienes una implicación emocional.

Por eso siempre digo

lo de mantener la distancia con los pacientes, ¿no?

Es importante tener la cabeza fría en esta profesión.

Salva ha pasado dos días buenos, y se mantiene estable.

Aunque sigue teniendo dificultades para respirar.

Macarena no se ha separado de su lado.

No es mi amigo, es mi hermano.

Yo también he pasado momentos muy difíciles y es que...

él siempre ha estado a mi lado.

-Levanta el brazo un poquito.

-El bracito. -El bracito.

Este bracito. Así.

-Tranquilo, respira. Respira. Ahí está.

-Voy a llamar a su madre porque,

sé que no me lo ha dicho pero... Pero lo voy a hacer.

Además creo que me lo van a agradecer.

-Bueno, creo que finalmente lo tenemos, Antonio.

-¿Ah, sí? -He estado investigando

y estoy prácticamente seguro.

¿Has estado sometido a alguna operación últimamente? -No.

- De hecho, nunca he entrado a un quirófano.

-¿No me digas?

Pues me acabas de tirar la teoría por el suelo.

-Pero... ¿qué tiene que ver eso con la orina verde?

-Nada. Ahora que me dices que no, nada.

Es una sustancia que se usa, pero, en fin, da igual,

si es que tampoco...

Pero con Raúl, el técnico de laboratorio

habíamos llegado a esta conclusión. -Pues nada.

-Sí. Ahora me has dejado ya roto del todo.

-De hecho es que, a lo largo del día

me ha ido bajando el color verde de la orina.

La última vez ya no quedaba casi nada.

-O sea, ¿encima se te ha ido el color verde?

-Pues tenemos que hacer que vuelva como sea.

Hazlo... hazlo por mí.

Pasados unos días,

Antonio, el paciente con la orina verde de origen desconocido,

vuelve a visitar al doctor Dacaret.

-Perdona que me presente aquí por sorpresa,

pero quería traerte este detalle. -¿Para mí?

-Sí. Para ti. -Pero si ya te conté cómo era yo

con los pececitos, Antonio.

-Da igual. Seguro que este te dura más que cuando eras pequeño.

-Me da hasta cosa cogerlo.

-A ver. Lo dejamos aquí...

Siéntate, por favor. -Es una carpa de agua fría.

-Es una de las especies más resistentes.

Se ve en estanques y en fuentes por eso.

O sea que no te tienes que preocupar mucho.

-¿Qué te iba a decir, qué tal el... qué tal el tema de la orina?

-Bueno, bien. Me volvió al color amarillo,

aunque luego volvió al color verde

y vuelve al color amarillo...

-O sea que no desapareció del todo, ¿va y viene?

-Será como un gallo de Portugal

que tenía mi madre encima del televisor.

Cambiaba de color según cambiaba el tiempo.

-Yo se lo agradezco mucho.

Esto de hacer regalos al médico es más de otra época.

Pero se ha hecho toda la vida y aquí nos pasa alguna vez.

De todos modos, acepto que cada vez que vea este pez me acordaré

de que no fui capaz de solucionar el problema de Antonio.

Hola, Muvi.

-Bueno, Ángeles.

Los resultados son negativos. ¿De acuerdo?

(Timbre de busca) ¡Perdóname, tengo una urgencia, ¿eh?

-Está inconsciente y en insuficiencia respiratoria.

-Hay que intubar.

¡Pero, Salva! -Que no...

-Si el paciente lo pide nosotros no podemos hacer nada.

-Salva está entre la vida y la muerte en reanimación,

y su madre, que no sabía nada de su ingreso,

acaba de llegar al hospital.

-Salva. He visto a tu madre en la puerta.

¿Quieres que le diga que entre?

-Sí.

(Megafonía): Doctor Casal, acuda a radiografía, por favor.

-Bueno, Movidic, te voy a cambiar el agua. A ver.

-Hola, Amán. ¿Qué tal?

¡Anda, el pececito! Me dijo Antonio que te iba a regalar uno.

¿Qué tal? -Aquí lo tienes. Pues bien.

Pero le quiero cambiar el agua... -¿Sí?

-Y... no me parece buena idea. -No, hombre no.

Que se te va el pez detrás. -Ya. Es lo que pensaba.

-El agua hay que sacarlo de otra forma.

-¿Cómo? -¿Tienes un tubo?

¿Un tubito? -No.

-Vaya. Pues es una cuestión física pura.

Vente conmigo. -Venga.

-Hola, Raúl. -Buenas.

-¿Qué tal? -Una cosita.

Esa goma que tenemos a medias,

¿que utilizamos algunas veces para las pruebas del agua?

-Ah, sí. - ¿La tienes cerca?

-Pues eso lo guarda Eva, espera a ver si...

-Mira a ver. -Ah, mira, justo.

-¿Es este? -Justo, este es.

A ver. -Vamos a ver.

-Que voy a explicarle aquí, al doctor Dacaret una cuestión física

Se coge por aquí la boca, ¿Mm? -Sí.

-Se mete el resto del tubito en un barreño

o en el sitio que quieras coger el agua. Y chupas.

Absorbes, absorbes...

Y cuando ya lo tengas aquí, tapas y lo pones en el desagüe

o donde lo quieras echar.

Abres y sueltas. -Claro.

-¿Eh? Ya está. -Ya lo entiendo.

-Así de sencillo.

-Y yo volcando la pecera. -Esto... claro.

No, no. Es que esto se lo he visto hacer a Antonio muchas veces.

-¿Ah, sí? -Sí.

Un día vino un tipo que decía

que se había tragado un litro de gasolina vaciando el depósito.

Por lo visto se había olvidado que el coche de la mujer era diesel.

Total, que le tuvimos que hacer un lavado de estómago

para evitar una intoxicación.

-¿Así? -Sí, sí. Absorbe.

Eso es.

-¡Huy...!

A ver si ahora te vas a intoxicar con las caquitas del Movidic.

A ver, el agua está muy clarita, no es como la de Antonio, que está azul.

Esa sí que es... Bah.

-Creo que ya sé lo que le pasa a Antonio.

Y de repente lo tenía claro.

Llevaba días comiéndome la cabeza sin dar con ello.

Y al fin creía tener la solución.

Me sentía como el protagonista de una novela de misterio

cuando acaba de resolver un caso.

-Estoy aquí. Te quiero mucho.

-Mamá. Te quiero.

-Yo también te quiero.

-Perdone, nos tenemos que marchar.

-Estoy aquí, ¿Vale?

-Estas cosas son parte de nuestra profesión.

-Últimamente tenía la sensación de que se había cansado de vivir.

¡Fff, cómo lo voy a echar de menos!

-Antonio. -¿Sí?

-Hola, soy el doctor Dacaret. -Hola, ¿qué tal?

-¿Qué tal? Mira, creo que ya he dado con lo que te pasa. -¿Sí?

- ¿Sigues teniendo el problema de la orina?

-Eee, tiene días. -Ya. Vamos a ver.

Es que Clara me ha comentado

que el agua de los acuarios de la tienda son bastante azules.

¿Me puedes decir por qué? -Sí.

Es porque le echo azul de metileno.

Es un producto que se usa habitualmente en los acuarios

para contrarrestar los hongos. -Ya.

¿Y es probable que tragues ese agua alguna vez? -Pues sí.

Precisamente acabamos de trasladar los acuarios en la tienda,

y entonces para trasladarlos hay que vaciarlos.

Y en el vacio siempre se traga algo de agua. ¿Amán? ¿Estás ahí?

¡Ha cortado!

-Antonio traga azul de metileno.

Se usa para tratar infecciones fúngicas de peces tropicales,

y suele echarse en el agua.

No es tóxico pero la densidad de su color

al mezclarse con el amarillo de la orina,

hace que esta se vuelva verde

cada vez que Antonio traga de uno de sus acuarios.

¡Raúl! Lo tengo.

Sé por qué tiene la orina verde. -¿Por qué?

-No sé. Adivina. -Venga, dime por qué.

-Adivina, vamos a jugar un ratito, con lo que me ha costado a mí.

-No, no, no, no. no juegues, por favor. Dímelo, dímelo, dímelo.

-El tipo tiene una tienda con acuarios.

Y tenía que moverlos todos.

Es decir, que tenía que vaciarlos todos;

y cada vez que vaciaba uno, tragaba azul de metileno.

El azul del metileno se mezcla con el amarillo de la orina

y ¿qué sale? Verde.

-Verde. Pero claro, no era para cirugía,

era para los acuarios...

-Claro, no era el azul de metileno de cirugía,

sino que era para el líquido para acuarios.

Hemos estado a esto.

-Bueno... ¡qué cara de satisfacción, ¿no?!

-Cuando uno está contento, está contento. -Ya.

-¿De quién es el mérito? -Perdona.

Si no llega a ser porque te cuento el truco del tubito,

todavía estás buscando.

-Eh, que muchas gracias. Tú te mereces parte del mérito.

-Siéntate un ratito, anda. -Venga, un ratito.

¿Qué te iba a decir? -Cuéntame.

-Que qué tal con... ¿con Antonio?

-Bueno, se ha enfriado un poco la cosa. -Pues es majo, ¡eh?

-Hombre... Sí, es majo pero te digo una cosa.

A ver, dar un beso a un tío que se dedica a chupar acuarios,

como que me corta un poco el rollo, ¿qué quieres que te diga?

-No sé, a mí me ha caído bien.

-Sí. -Se le ve un tipo noble.

-Sí, sí. Muy majo.

-Buen tipo. - Oye, por cierto:

¿terminaste de cambiar el agua al pececito? -¡Mier-da!

-Dolor de barriga es poco.

Vamos, que a veces ir al váter se convierte en una romería, ¿sabe?

-¿Hace mucho que la operaron de apendicitis?

-Hace un mes.

-Es importante tener controlados los documentos médicos.

-Nos están pidiendo los papelajos esos

de la operación de apendicitis de mi Coral.

-¡Madre mía qué torbellino de gente!

Yo soy partidario de operar cuanto antes.

-¿Qué le vamos a hacer? Al final le va a salir más barato

montar quirófano en mi salita de estar.

-Le han dicho que tiene que hacer dieta y ejercicio.

Y por ahí no pasa.

-La dieta y el ejercicio... me entra un poco de alergia.

Perdone que me ponga serio.

Pero es que está jugando con su vida.

-Bueno, pero... Pero esto...

tranquilo que esto va a cambiar.

Actualmente casi 18 000 personas al año

mueren a causa de problemas derivados de la obesidad.

Subtitulación realizada por Teresa García Román

  • Centro médico - 03/12/15

Centro médico - 03/12/15

03 dic 2015

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 03/12/15 " ver menos sobre "Centro médico - 03/12/15 "
Programas completos (743)

Los últimos 756 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Daniel

    Me encanta esta serie, super real y clara heredera de otra que echaban antes en Telecinco como Urgencias 24, pero esta es más instructiva y con un fin educador. Lo único que echo de menos es que toquen algunos temas de salud oral, como Invisalign o los problemas en los dientes, ya que cada vez más estudios están sacando que tienen mucha influencia en la salud del resto del cuerpo y están muy relacionados con algunas enfermedades. Espero que sigan esa buena línea

    06 feb 2016
  2. Teresa

    Ya me gustaría a mi que los médicos y enfermeras de mi centro de salud, fueran como los de la serie, tan humanos y cercanos... Pero vamos... ni parecidos... Son distantes, fríos, y despreocupados; pero bueno, entiendo que lo mejor para ellos, es mantenerse así...en la distancia. Me encanta la serie :-)

    03 dic 2015