www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4769359
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 02/10/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

¿Te resulta raro hablar de tu familia?

-Sí. No. Quiero decir que no estoy acostumbrada.

No me gusta mezclar las cosas.

-Esa cosa que sabes ¿cómo es de gorda del 1 al 10?

-100.

El problema es que puede hacer daño.

-Yo se lo largaba todo a quien corresponda.

Lo que está claro es que el marrón no es tuyo.

-Míratelo rápido. Lo tengo que devolver.

-Se lo tienes que devolver ¿a quién? -A la jefa. A Vega.

-Estás para que te encierren.

-Si no quieres ir a trabajar a Nueva York, dejo esto a la jefa.

-Este puesto tiene que ser mío.

-Así que te quieres ir a Nueva York. -Sí, me apetece. Mi hija está allí.

La echo de menos. -Valoraré tu candidatura.

-Me preocupa el hígado. Como sospechaba, lo tiene lacerado.

Hay que intervenirle cuanto antes.

Pero sin sangre, ni hablar.

-No. No. Hagan lo que puedan, pero sin transfusión.

-No me lo creo. ¿Usted está loco o qué?

-Tú decides si te preocupas más por los de la sala de espera

o los de la camilla de un quirófano.

(Música cabecera)

¿Qué tal, Víctor? ¿Cómo te encuentras?

-Bien. Gracias. -Hemos bajado la sedación.

Si tienes alguna molestia podemos... -Está bien. Gracias, doctora.

He oído que me tienen que operar de nuevo.

-Sí. El hierro ha lesionado varios órganos.

Pero, esta vez, sin una transfusión de sangre

no superarás la operación.

(VÍCTOR SUSPIRA)

¿Has entendido lo que te acabo de decir?

-¿Qué posibilidades tengo sin la transfusión?

-Calcular posibilidades es muy difícil.

Estás muy débil y es una operación complicada.

Por decirte un número podría ser menos del 10 %.

Víctor, ¿qué hacemos?

-¿Qué dice mi padre?

-Te estoy preguntando tu opinión.

-No quiere, ¿verdad? Por lo de la religión y todo eso.

-Víctor, eres tú quien se puede morir.

No quiero que pienses ahora ni en la religión ni en tu padre.

Si fuera tu decisión,

¿tú qué harías?

¿Aceptas la transfusión?

-Sí.

No quiero morir.

-Víctor, tú, tranquilo.

Entre los dos le decimos que quieres recibir la transfusión.

No te preocupes. -No puedes decirle eso.

-Necesito su autorización.

-Pero nunca la va a dar.

-¿Ni aunque tú se lo pidas? -No puedo pedírselo.

-Te he explicado el riesgo que esto supone y me has dicho

que lo habías entendido. -Déjalo ya, déjalo ya.

-Dra. Marco.

-No hay transfusión, ¿no? -No quiere enfrentarse a su padre.

-¿Qué vas a hacer: quedarte cruzada de brazos?

-¿Qué quieres que haga? -Si está vivo

siempre puedes hacer algo. -¿Algo como qué?

¿Falsifico la firma del padre?

-Buena idea. No la descartes. Él se morirá si no recibe sangre.

El padre le llorará. Se conformará creyendo que Dios lo quiso así,

pero tú tendrás sobre tu conciencia que pudiste salvarle.

Búscate la vida.

Haz algo: falsifica la firma o toma la decisión directamente.

Lo que tú veas. Es tu paciente. Tú verás.

Estoy en quirófano. Cuando lo resuelvas, avísame.

Estoy esperando a operarle.

-Como médico me he tenido que enfrentar a muchos problemas

y he tenido que tomar muchas decisiones,

pero esta vez no puedo ser yo quien tome la decisión.

No me puedo saltar lo que dicen el paciente y el padre,

por motivos tanto éticos como legales.

Solo me queda recurrir a una cosa.

(Música triste)

Muchas gracias.

Bote Wilson.

¿Quién me estabas diciendo?

-El hombre calvo, de unos 70 años, no muy alto que viene por aquí.

-Como ese tengo muchos. -Camarero, otra.

-Un momentito. -¿No te acuerdas que estuvimos

hace un par de semanas ahí dentro los dos juntos?

-El día del partido. -Eso.

-No ha vuelto a venir por aquí. El otro día fui a pasear al perro

y me pareció verle en el parque de aquí.

-¿En ese grande? -Sí. ¿Por qué lo buscas?

-Por nada, por nada. -Camarero, que me pongas otra.

-¿No te parece que ya has bebido suficiente esta mañana?

Espera, campeón. Esto no es una ONG. Hay que pagar.

-Ya te he pagado. -No lo has hecho.

-Te he dicho que ya te he pagado. -No. Y no me mires así.

A lo mejor se te ha olvidado. No hay por aquí propina.

No me has dejado. -Que ya te he pagado.

-Calma, calma. Tranquilo. ¿Estás bien? ¿Avisamos a alguien?

-No, no. Los árboles ya están regados.

-¿Sabes dónde estás? -Tiene una cogorza de campeonato.

-Cuidado, que se nos cae al suelo. -¡Wilson, ven un momento!

-Marisa, lo dicho: muy importante la dieta para la diabetes

porque con una pastilla con el helado que come

no es suficiente. -Es tan difícil resistirse

a comerse los helados tan ricos como están...

Tranquila, ya hemos terminado. Lo dicho, acuérdese: dieta.

Le acompaño. -Haré caso, doctor. Gracias.

-Bueno, hasta luego. -Adiós.

-Bueno, ¿qué te dijo? -¿La paciente? Un tema de helados.

-No. Vega. ¿No vienes de presentarle la candidatura

para Nueva York? -Sí. He hablado con ella,

pero no me ha dicho nada.

Me ha explicado la naturaleza del convenio, el proyecto.

-¿Y? -La sensación es buena, la verdad.

Además teniendo en cuenta el CV, no sé, puede que me lo den.

Oye, Reina, escucha. Hoy en día con la distancia no hay problema.

Que existe internet y no pasa nada.

-¿Cómo? -Que existen chats, videollamadas...

(RÍE IRÓNICAMENTE) -Porque das por hecho que te lo darán a ti.

-Que no salga de aquí; no quiero vacilar, pero creo que sí.

(Música suave)

¿Tú quieres el puesto?

-¿A qué crees que vine?

Estoy muy interesada, Daca, en el puesto.

Es una gran oportunidad profesional y personal.

-Para mí también. Mi hija está allí, lo sabes. Sería una oportunidad

para estar juntos -¿Juegas al chantaje emocional?

¿Me retiro? -No, no. No es mi estilo.

Soy más de pensar que decidan los CV.

-Yo opino lo mismo.

-Pues que decidan los CV.

Por favor, elijan a quien elijan, que no afecte a la relación,

a la amistad o a lo que sea.

-No lo hará. -Me alegro.

Yo no voy a renunciar a ver a mi hija.

Eso va a provocar tensiones con Reina.

Haré todo lo posible para estar con mi hija.

-Yo no quiero enemistarme con nadie. No soy ese tipo de persona.

Pero ir al JFK es un sueño que tengo desde hace mucho tiempo.

Y lo voy a cumplir.

-Tranquilo, que ya estamos. Un celador, por favor.

¿Qué pasa, qué pasa? No me toques.

Julián. ¿Le conoces?

Sí. Es un amigo.

Julián, ¿me conoces? Soy Clara.

¿Tú quién eres? Déjame, déjame.

Vamos, vamos, vamos. ¿Qué le ha pasado?

Está desorientado. Se ha desmayado en el bar.

Tranquilo, ya estás. -No me toquéis.

No me gustan los hoteles. -Tranquilo.

-Me ocupo yo. -No te preocupes. Puedo.

-Tú libras hoy, ¿no?

-Sí. Todo tuyo. Te acompaño.

No quiero estar aquí. Dejadme.

-Otro bonito día libre.

Julián y yo fuimos... fuimos amigos hace tiempo.

Era un hombre muy educado, amable. Iba siempre como un pincel.

De esos hombres elegantones que te llaman la atención.

Hacía muchísimo tiempo que no le veía. Perdimos el contacto

pero algo grave le ha tenido que pasar.

Este no es el Julián que yo conocía. No es ni su sombra.

(Música melancólica)

Si llego a saber que venías a hacer deporte me traigo el chándal.

-¿Qué haces aquí?

-Tú y yo tenemos que hablar.

(Música tensión)

¿Me pones un zumo, por favor?

(Continúa la música)

¿Puedo?

Verás...

Yo sé que Víctor y tú sois muy amigos.

Pero en realidad no le conoces.

-Vamos a ver... -No, por favor, por favor.

Déjame terminar.

Cuando la doctora le preguntó si le hacía una transfusión

y dijo que no

ha reaccionado exactamente igual que lo hubiera hecho yo

porque tiene...

mi misma educación y mi misma fe.

-¿Aún no se ha dado cuenta?

-¿De qué? -El que no le conoce es usted.

Si Víctor ha dicho que no a la transfusión

no es ni por la fe ni por su educación.

Lo único que busca Víctor de usted es que sienta orgulloso de él.

-Claro que estoy orgulloso de él. -Porque hace lo que usted quiere.

Si Víctor hubiese dicho que sí a la transfusión,

¿usted sentiría lo mismo por él?

-Lo que ha hecho... -Lo ha hecho por miedo.

-No.

No. No es así.

Si fuera así me lo habría dicho. Nos lo contamos todo.

-Precisamente por eso. Se lo repito:

Víctor le tiene miedo.

Se me han quitado las ganas. Tómese mi zumo.

(Música triste)

Este chico, Armando,

no se esperaba que mi hijo tomara la decisión que ha tomado.

Normal. Apenas hace dos meses que se conocen.

Yo sí. Soy su padre, su única familia.

Tenía muy claro cuál iba a ser su reacción.

Sabía que no me decepcionaría.

-Déjame. Que me soltéis. No quiero estar en este hotel.

¿Son necesarias las correas? Sí.

Hasta que le haga efecto el haloperidol.

Tranquilo, Julián. Ten un poquito de paciencia.

Tiene hedor hepático. Lo había notado.

Sé que es difícil ver a un amigo así. No te preocupes.

Sabremos qué es. Tranquila.

¿Os conocéis del pueblo? Éramos vecinos.

Él era, bueno es arquitecto. Luego se mudó y...

Voy a tomarle la temperatura.

Tiene temblores en las manos y taquicardia.

¿Le ponemos oxígeno? Sí. Y una vía de suero glucosado.

Pediré una analítica completa.

Clara, ¿seguro que quieres seguir tratándole?

Seguro, sí.

Tengo una sospecha sobre lo que le puede pasar a Julián

pero quiero estar segura y no alarmar a Clara.

Por lo afectada que está me da que entre ella y Julián

hubo algo más que amistad.

Hay que esperar los resultados de la analítica

y ver cómo reacciona ante el oxígeno y la medicación.

Julián, te voy a dar un pinchacito, pero va a ser visto y no visto.

Te lo voy a hacer muy bien.

Te dejo. Voy a ver a otro paciente. Luego vuelvo.

(Música tensión)

Tengo un paciente de 17 años que es Testigo de Jehová

y tenemos que operarle. Es imposible hacerlo sin una transfusión.

Tanto él como el padre se niegan a la transfusión.

Por eso les llamo. Necesito la intervención de un juez

para que este paciente pueda recibir sangre.

(Teléfono)

¿Me dais vuestro email y os envío la información?

Este caso me supera porque no tengo la potestad para tomar decisiones.

Podría meterme en problemas legales.

Voy a pedir la ayuda a un juez.

Estupendo. Sí, un momentito.

Por favor, ¿me pasas un boli y algo para apuntar? Un momentito.

(Música tensión)

Un momento, por favor.

Sí, ahora. Dígame.

Ya lo tengo. Muchísimas gracias. Ahora les envío la información.

-Te he estado escuchando.

-Algo tenía que hacer, ¿no? -Es una manera inteligente

de resolver el caso. Felicidades.

-Gracias. Es la primera vez que alguien me felicita

en este hospital. Encima, la directora.

-Se reconoce lo bueno y lo malo. Si tienes problemas, consúltamelos.

-Gracias. Toma.

-Desde que te pillé intentando abrir el despacho de Ángela

me he estado preguntando cosas.

-¿No le habrás dicho lo que te conté?

-No. Cada vez que le he sacado el tema padre

se ha puesto incómoda. Lo he dejado. -Bien.

No vuelvas a sacar el tema, por favor.

No le digas que me has visto ni que existo.

-Si eres su padre, ¿por qué no le dices que la buscas?

-Porque no. -Eso no es una respuesta.

¿Qué pasó entre vosotros?

Tuvo que pasar algo grave para que os separarais.

-Sucedieron muchas cosas.

Nunca llegamos a conocernos.

Ahora me conformo con saber que está bien.

-Ya que estás aquí podríais veros, daros una oportunidad.

-No quiero meterme en su vida y ponerla patas arriba.

-No tendría por qué ser así.

-Sí porque no dejo de ser un extraño.

Lleva tanto tiempo sin un padre que ya no me necesita.

-¿Ese es tu plan? ¿Mirarla desde lejos como un fantasma?

-Sí, así es. -No me creo que seas su padre.

Un padre haría lo que fuera para estar en su vida,

costara lo que costara.

Te voy a denunciar a la policía. Por acosador.

-Haz lo que creas.

(Música melancólica)

(SUSURRA) ¿Qué te ha pasado?

¿Se le ve más tranquilo? Sí, un poco.

Clara.

Esto que le pasa es por su alcoholismo ¿verdad?

Sí. Tiene encefalopatía hepática.

Su hígado no elimina la acumulación de toxinas en la sangre.

De ahí la confusión mental, los cambios de personalidad,

los temblores.

(LLORA) Él no bebía jamás. Nunca. Nunca bebió

Solo se tomaba refrescos.

¿Tiene familia: mujer, hijos? Habrá que avisar a alguien.

Tiene mujer: Mar.

Hace mucho que no la veo, pero puedo conseguir su teléfono.

Creo que es mejor que llames tú u otra persona.

No creo que a mí quiera escucharme.

Perdona la curiosidad. ¿Tuviste algo con él?

No, qué va.

Éramos solo amigos, muy amigos.

Su mujer tenía muchísimos celos de mí.

Todo el tiempo le decía que conmigo se reía más, no discutíamos.

Yo, al ver que no le hacía gracia la relación, me alejé de él.

No tenía ni idea de que le pasaba todo esto.

Lo importante es que ahora está aquí y está controlado.

Vamos a dejarle descansar.

(Música triste)

Hola, Herrera. Quería hablar contigo.

-¿Te importa que coma mientras hablas?

-Perdona, pero luego no podrás atenderme y quería hablar

porque eres el subdirector.

-Dale. Que sea rápido e indoloro. -Tranquilo, será poco rato.

Supongo que estás al día del acuerdo entre el hospital

y el JFK Memorial Hospital.

Es el acuerdo sobre investigación de bacterias multirresistentes.

-¿Cómo no voy a saber de qué va eso? Fue idea mía.

-No lo sabía. Razón de más para hablar contigo.

Te quería pedir si tú me podías recomendar para el puesto.

-¿Cómo? -Mi hija está allí estudiando.

El trabajo me iría muy bien.

-Encantador. Acabas de llegar ¿y ya te quieres ir?

-Tampoco es eso.

-Sí que es eso exactamente. ¿Sabes algo de bacterias?

-Sí. He estudiado sobre el tema.

-Yo no decido. Es el consejo del JFK quien decide en última instancia.

-Pero algo de mano tendrás, ¿no? Eres el subdirector.

-Si te quieres ir del hospital, yo te ayudaré.

Con tal de perderte de vista, lo que quieras.

Camarero, la cuenta, al doctor. Tengo un paciente que me espera.

-Gracias.

"Con tal de perderte de vista", me dice.

¿Qué tengo que entender con eso? ¿No están contentos conmigo?

No entiendo. Además hay que tomar decisiones.

Con la sensación que tengo ahora ¿qué pienso, que lo llevo crudo?

No entiendo. "Con tal de perderte de vista".

-Oiga, no se puede ir.

-Estoy bien. No llames al médico. Dame mis cosas. Me voy.

-No se puede marchar. -Como no me ates a la cama...

¿Qué pasa? Dice que se quiere marchar

con la fiebre que tiene. -Átame a la cama.

Ya me encargo yo. Gracias, Ana.

Julián, tienes que tumbarte. No puedes seguir así,

de pie, sentado aquí.

Venga, túmbate, por favor. Hola. A ver qué tenemos, Julián.

-Estoy bien y estaré mejor cuando me vaya de aquí.

-Si aquí le tratamos como a un rey.

Venga, deje que le mire. Me tengo que ganar el sueldo.

(PROTESTA) -¿Para eso quiere que me quede, para torturarme?

-A ver, Julián,

aparte de la ictericia, que es el color amarillo de la piel,

le subió la fiebre. Eso nos indica que el hígado está inflamado.

Podría ser una pancreatitis, un absceso hepático

o incluso cirrosis. Pero no vamos a adelantarnos.

Vamos a pedir una analítica con un cultivo

y una ecografía abdominal.

Parece que Julián tiene problemas hepáticos.

Los médicos recomendamos una dieta baja en carnes,

en pescado, en lácteos. En proteínas, vamos.

Aconsejamos aumentar el consumo de carbohidratos

y bajar el de sal porque esta puede empeorar

la acumulación de líquidos.

¿Tiene alguna pregunta?

Luego nos vemos.

Voy a hacerte la...

Tranquilo, ya te las he visto antes.

¿Por qué, Julián? Qué más da.

Al final no lo conseguí.

¿Y Mar?

Me dejó antes.

¿Qué? Sí, por los celos.

Lo si... No me digas que lo sientes.

Tú también me dejaste.

Yo lo hice porque de verdad...

Porque no querías causarme más problemas. Yo estaba mal.

Yo estaba mal y te llamé un montón de veces.

Tenías que haber contestado, ¿sabes?

Déjame. Déjame, Clara. No quiero verte más.

(Música triste)

Yo pensé que hacía lo correcto.

Si hubiese sabido por lo que pasaba le habría cogido las llamadas;

de verdad.

Está inconsciente. Ha caído la tensión a 8-4.

Está en 83 de saturación y en taquicardia a 120.

-Tiene el pulso muy débil. Se va a disociar.

Pásame el kit de intubación. Preparad medicación para relajarle.

Abrid el suero a todo lo que dé.

Pedid 2 bolsas de sangre sin cruzar. -No se le puede poner sangre.

-¿Qué ha pasado? -Está en shock hipovolémico.

¿Sabes por qué? Empieza por san y acaba por gre.

-¿Está sangrando? -Sí. ¿Adónde vas?

-A hablar con Vega para que le meta prisa al juez.

-Antes era un padre. Ahora, un juez. ¿Cuántas excusas necesitas?

-No son excusas. Quiero hacer las cosas bien.

-Querida, tu "hacer las cosas bien" no está funcionando.

-Tiene la tensión muy baja.

-Sí. ¿Dónde está el padre? -No sé. Habrá ido a tomar algo.

-Mejor allí que aquí. Está entrando en parada. Preparaos.

(Pitidos)

Llévatelo a quirófano. Voy al banco de sangre.

-Esto no me lo esperaba. A quirófano, rápido.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 02/10/18 (1)

Centro médico - 02/10/18 (1)

02 oct 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 02/10/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 02/10/18 (1)"
Programas completos (1134)

Los últimos 1.147 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios