www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4652593
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 02/07/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Desiré Acosta acude al hospital acompañada de su madre Carmen

porque tiene catarro y ha perdido visión.

Lleva varios días con un catarro que no se le va,

y aparte que también ha empezado a ver peor, ¿verdad, Desi?

-Sí, sí. Que no veo la pizarra en el instituto,

que lo veo todo borroso.

-Por cierto, estaba pensando, cuando tenía cinco años

le pusieron un parche para trabajar un ojo vago,

¿eso podría tener alguna relación?

-No, lo veo poco probable.

De todas maneras, luego volveremos sobre sus antecedentes.

Ahora vamos a practicarle una campimetría por confrontación,

que es una prueba muy sencilla,

para poder calcular la agudeza visual.

A ver, Desiré, mírame a los ojos y tú no cambies la vista.

Lo único que tenéis que hacer

es decirme cuándo dejas de ver mi mano, ¿de acuerdo?

-Vale.

-Desiré significa "deseada" en francés.

Y no le puse el nombre por azar,

sino después de dos abortos que tuve antes de ella.

Su padre y yo fuimos muy felices cuando por fin nació.

Luego pues nos separamos y para ella fue un momento muy crítico

porque Desi tenía solo ocho añitos.

-Pues sí, efectivamente,

hay una disminución de la agudeza visual.

Lo que sí me ha llamado mucho la atención,

lo he podido ver antes en su historial,

es que padece de problemas epidérmicos,

vamos, básicamente desde que nació.

-Sí, la verdad es que con apenas tres días de vida

ya empezó a tener problemas de erupciones cutáneas.

Y estaba perdidita la pobre, la tuvimos que dejar ingresada.

Ese fue el principio de muchas más.

-Ya. ¿Y le dieron algún diagnóstico definitivo o algo?

-Bueno, la hicieron muchísimas pruebas,

pero un diagnóstico como tal, pues no,

porque primero hablaron de que si podía ser varicela,

luego pénfigo, eritema tóxico creo que se llamaba, zóster,

pero el caso es que las ampollas siguen apareciendo.

A veces en un año puede que haya un brote distanciado con otro,

pero a veces en menos de medio mes tiene varias crisis.

Mire, le voy a enseñar para que vea cómo es el caso.

Con cuatro años cómo estaba.

Aquí está con siete, con el pecho fatal.

-Sí. -Y con nueve.

Bueno, en este momento estaba especialmente mal

porque era el momento que nos separábamos mi exmarido y yo.

-¿Hay algo que nos quiera decir, Desiré,

algo que quieras aportar? -No, no.

Es que estoy harta de este tema, ¿sabes?

Porque se lo he contado a mil médicos y ya me aburre.

Pero, bueno, por lo menos he encontrado

la solución para camuflarlo. Me he vuelto gótica, ¿verdad, mamá?

En mi clase hay un chaval que es medio sordo,

otra es albina y a mí me salen cosas en la piel.

Qué se le va a hacer.

Cuando estoy de exámenes se me llena todo el cuerpo de ronchas,

cuando como algo que me cae mal también,

y ya cuando discuto con mi madre, ni te cuento.

Que si estrés, que si alergias,

pero ningún médico ha sabido decirme por qué

ni cómo curarlo, fíjate.

-Bueno, Desiré, vamos a echar un vistazo.

A ver, quítate el pañuelo. Eso es.

Vamos a ver por aquí.

A ver.

En la exploración destaca la presencia de placas

con una tonalidad grisáceas en brazos y piernas de la paciente.

También tiene las uñas blanquecinas y estriadas,

así como una pequeña alopecia cicatrizal,

es decir, una pequeña calva en la cabeza.

(Música)

Manuel ha sufrido un accidente por electrocución.

Su mujer Josefina ha llamado a la ambulancia

al encontrarlo inconsciente en el suelo.

Accidente por electrocución. Lo hemos encontrado inconsciente.

-Vale. El carro de parada, vamos a desfibrilar.

Carga 150, Anuc.

(Música suspense)

-¡Fuera!

-No, no tiene pulso. A 200, Anuc.

-Fuera.

-Sí.

-Mira, tiene quemaduras en piernas y manos.

-Vale. Pues, Anuc, vamos a ponerle suero, analgésicos

y antibiótico, ¿vale, por favor?

El paciente ha llegado con parada cardiorrespiratoria,

pero, afortunadamente, hemos conseguido reanimarle.

Tiene quemaduras en la mano izquierda,

en el brazo izquierdo, con una importante carbonización

y necrosis del pie hacia el tercio superior de la pierna.

Además de esto, también tiene una quemadura importante

de segundo grado en la cara anterior del muslo.

No hagas ningún esfuerzo, ¿vale?

En cuanto te encuentres un poquito mejor,

vamos a hacerte una serie de pruebas para ver el alcance de las lesiones.

-¿Y mi mujer?

-Tu mujer está en la sala de espera, ¿vale?

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

-No te preocupes ahora por nada. Ahora tienes que estar tranquilo.

Ante una electrocución es muy importante mantenerse alejado

de la persona afectada y también de la zona de voltaje,

cortar inmediatamente el suministro eléctrico

y llamar al 112 para pedir asistencia urgente.

¿Usted es la mujer de Manuel Gutiérrez?

-Soy yo, sí. ¿Cómo está?

-A ver, yo soy la doctora Rocío Jiménez.

Él está consciente y fuera de peligro.

-¿Puedo pasar ya a verlo?

-No, de momento no porque quiero hacerle una serie de pruebas.

Y lo que sí me gustaría que me contase

cómo ha sido el accidente

porque veo que tiene quemaduras muy graves.

-Es que ha sido de la manera más tonta.

Nosotros hemos alquilado un apartamento, ¿sabe?,

para pasar el fin de semana.

Nosotros no somos de aquí, somos de la costa.

Y, nada, pues la nevera no funcionaba y se ha puesto a arreglarla.

Y ahí se ha quedado el hombre, si es que no sé cómo ha sido.

¿Y sabe qué pasa? Que él es muy manitas,

no se puede estar quieto ni un momento.

Si trabaja de farero. -¿Farero?

-Sí.

-No sabía que aún quedasen fareros. -Ya quedan muy poquitos.

Justo por eso que estamos aquí, porque va a poner una denuncia,

que le quedan tres años para jubilarse

y ahora pues le quieren despedir, ya sabe usted.

Y... que eso es un desastre. -Bueno, ya lo siento, la verdad.

Ojalá tengan mucha suerte.

Yo voy a hacerle las radiografías a su marido

y en cuanto terminemos yo le aviso, ¿vale?

-Muchísimas gracias, doctora. -Y hábleme de tú.

-Gracias. -Nada.

¿Qué tal, Manuel? ¿Cómo te encuentras?

-Me duele mucho la mano. -Ya, me imagino,

y eso que tiene una alta dosis de analgesia.

¿Y la pierna qué tal? -No la siento mucho.

-Bueno. Es normal porque es la zona más afectada,

que tienes una quemadura de tercer grado.

Eso significa que las capas más profundas de la piel

se han visto afectadas, ¿vale?

Aún así, en las radiografías que te hemos hecho,

como puedes ver aquí,

pues no se aprecia ninguna fractura ósea, ¿vale?

Así que voy a hacerte ahora una eco-doppler

para ver el alcance de la quemadura, ¿vale?

-Vale.

-Venga.

-¿Cuándo voy a poder ver a mi mujer?

Cuando ella está a mi lado se me pasan todos los... no dolores.

-Bueno, en cuantito terminemos la prueba,

pues ya puedes verla, ¿vale? -Gracias.

-A ver, vamos allá.

A ver, con permiso.

La eco-doppler nos ha revelado que la pierna izquierda de Manuel

no está recibiendo flujo sanguíneo desde la rodilla hasta el pie,

así que hemos tomado una muestra de sangre

para analizar urgentemente.

Y también vamos a llevar a Manuel a quirófano

para intentar revascularizar las arterias de la pierna.

-¿Qué quiere decir que lo van a intentar?

¿Qué pasa si no lo consiguen?

-A ver, pues como te digo,

vamos a hacer todo lo posible porque eso no pase,

pero si soy sincera, pues no estamos en condiciones

de asegurarte eso.

Por eso... antes de entrar a quirófano

tienes que firmar un consentimiento.

-¿Consentimiento?

¿Para que me corte la pierna?

(Música)

-Ya te digo que esperemos que eso no sea necesario.

(Continúa música)

¿Quieres ver a tu mujer?

-Sí, por favor. -Vale. Pues voy a avisarle.

(Música)

El doctor Cabrera le hace un fondo de ojo a Desiré,

la paciente con pérdida de agudeza visual.

Ahora vas a notar que te molesta un poco la luz, ¿eh, Desiré?

Eso es porque tienes las pupilas dilatadas.

Eso con unas gafas de sol ya le ayudará.

A ver, te comento, he podido observar que tienes una hipoplasia en el iris.

Esto es un subdesarrollo de la estructura ocular

que es la que se encarga de controlar la luz que entra por la pupila.

Además, he podido ver también que tienes una pequeña anomalía

en los vasos retinianos que afecta a la retina periférica

y esto quizás sea lo que pueda justificar

la pérdida de visión que tienes hasta ahora.

-¿Ya? ¿Eso es todo?

¿Y las marcas del pecho, de los brazos?

¿Eso tiene alguna relación con los ojos, no lo tiene?

-Eh, vamos a ver, tenemos que seguir realizando más pruebas, ¿de acuerdo?

Hasta poder dar con un diagnóstico concreto.

De todas maneras, ten un poco de paciencia.

Que es bastante complicado con un par de horas

poder dar con un diagnóstico

que otros médicos en 16 años no han podido. ¿De acuerdo?

-Bien. Entonces, ¿qué es lo siguiente que se va a hacer?

-Bueno, el siguiente paso será hacerle una analítica de sangre

donde vamos a tomar muestras para cultivos,

tanto como para hongos, como para bacterias.

Tampoco está de más practicar una serología,

más que nada para descartar opciones

de enfermedades como el VIH, la sífilis...

-Perdone, ¿está usted insinuando que mi hija puede tener

una enfermedad de transmisión sexual?

-A ver, mamá, quieres callarte, por favor,

y que el médico haga lo que tenga que hacer, por favor.

Cállate, mamá. -Un momento, tranquilícese.

Yo no estoy insinuando nada, ¿de acuerdo?

Me estoy ateniendo al protocolo

y simplemente es para descartar opciones.

¿Está bien, Desiré? (JADEA) -No, que no puedo respirar.

-Vale, tranquila. No pasa nada. Tranquila. Eso es.

Tranquila, respira. Eso es. -Respira, Desi, Desi, Desi.

-Tranquila, ya está. -¿Qué pasa?

-No se preocupe, está teniendo una crisis convulsiva.

Tranquila, que he avisado a una enfermera.

(Música)

Bueno, no te preocupes, que va a ir todo muy bien, ya verás.

-Estoy tranquilo.

Estoy pensando en mi faro y en el mar y en mi mujer.

-Pues eso es lo que hay que hacer, pensar en positivo.

Y, nada, luego te veo. -Hasta luego.

-Hasta ahora.

El equipo de cirugía ha intentado revascularizar la pierna izquierda

de Manuel, pero como los tejidos estaban tan dañados,

pues no ha sido posible salvar la pierna

y han tenido que hacer una amputación a nivel de la rodilla.

Bueno, aún es pronto para hacer valoraciones posturales,

de fuerza o de tono muscular, porque después de una amputación,

pues, bueno, hay músculos que se quedan más débiles

por la cirugía y otros, en cambio, que permanecen intactos.

Marta, que es nuestra fisioterapeuta,

se va a encargar de la rehabilitación.

-Sí, bueno, lo que vamos a hacer en estos días

que permanezca ingresado será fisioterapia,

ejercicios suaves y masajes.

-Sí, como bien dice Marta,

se va a tener que quedar ingresado unos días.

Y, bueno, ya solo me queda decirle, Josefina,

que, aunque sé que es muy difícil, pero que tiene que ser fuerte,

estar a su lado porque lo va a necesitar.

-No se preocupe.

Como él siempre dice:

"El mismo viento que destroza las velas de los barcos

es el que hace volar a las gaviotas". Así que arriba.

-Claro que sí. -Muchas gracias.

-Lo que necesite. -Gracias.

-¿Qué hora es?

Bueno, da igual, solo quiero saber si es la hora de comer.

Tengo hambre.

-Si quieres, puedo bajar al bar y comprarte algo.

-Vale. Pero antes hay que llamar al abogado,

no vaya a creerse que nos hemos olvidado.

-Ah, no, no.

¿Tú no crees que deberíamos hablar sobre...?

-No hay nada de lo que hablar,

salvo del puro que le vamos a meter a la empresa

por el despido improcedente.

-Esa denuncia ya no va a servir para nada.

¿No te das cuenta que el faro no está habilitado

para tu nueva condición?

-Pues yo pienso seguir trabajando, aunque sea con muletas.

El faro es mi vida

y si me quitan el faro, me quitan la vida.

-Tienes que asumir tu nueva situación.

Tu vida ha cambiado para siempre. -Habrá cambiado para ti,

para mí sigue siendo la misma de siempre.

-¿Y la relación con nuestro hijo?

¿Va a seguir siendo la misma de siempre después de esto?

Por favor, llámalo.

(Música)

Por favor.

-Yo no tengo hijo.

(Música)

Desiré, la paciente con problemas oculares,

es ingresada en Urgencias a raíz de su reciente crisis.

Hola. ¿Qué tal? ¿Cómo se encuentra? -Bueno.

-¿Qué tal, Desiré? ¿Cómo te encuentras?

-Bien. Bien, la verdad.

Si no me acuerdo de nada, es como si no lo hubiera vivido.

-Ya. Bueno, pues como puedo ver aquí,

tus constantes ya están estabilizadas, ¿eh?

Y eso son buenas noticias.

A ver, no obstante, te quedarás ingresada

al menos unas 12 horas más, y les aconsejo a ambas

que se esperen a los resultados de la serología. ¿De acuerdo?

-Qué bien. Genial. Así no tengo que volver a clase.

-Bueno, en fin, si todo sigue bien y no tienes más convulsiones,

pues te daremos el alta.

-Pero a ver, ¿qué diantres es lo que le pasa a mi hija?

Porque primero fue la piel, luego los ojos,

luego le ha dado un ataque ahora,

que ha sido espantoso verla retorciéndose.

Como usted comprenderá, yo necesito tener una explicación.

-La crisis sufrida por Desiré

puede deberse bien a un ataque de pánico o de ansiedad.

En cualquier caso, voy a remitirla a una consulta psicológica con Lucía,

pero antes tengo que realizarle una serie de pruebas

para descartar que el problema sea orgánico.

Primero un TAC craneal en el que no se percibe

ninguna patología cerebral.

Después, le realizaremos una punción lumbar

para descartar meningitis u otras infecciones

del sistema nervioso.

Y, por último, un encefalograma por si hubiera indicios

de algún tipo de actividad epiléptica,

pero tampoco hemos encontrado nada.

En fin, ninguna de las pruebas que hemos realizado

nos ha podido esclarecer sobre el diagnóstico de la paciente

y, bueno, tendremos que darle el alta,

la pasaremos a consulta psicológica, y yo por mi parte,

pues seguiré indagando y estudiando a ver si encuentro algo

que nos pueda arrojar un poco de luz sobre el caso.

(Música)

Roberto, hijo. No, te llamo desde el hospital.

Nada, nada. No, es tu padre.

Bueno, yo creo que tienes que venir. Tienes que venir.

No, le han operado, pero está bien. ¿Cómo?

Bueno, quizá cuando vengas te...

Vale, yo no te he llamado para discutir, cariño.

Tú verás lo que haces. Vale.

-¿Va a venir o qué?

-Igual de cabezota que su padre.

Mira, estoy harta de esta situación, ¿eh?

Es que estoy harta de pagar siempre el pato por todos.

-Pues a mí no me mires. Yo no tengo la culpa

de que ese niño se empeñara en casarse con una inepta.

-Mira, Manolo, deja de insultar a tu hijo, ¿eh?

Y deja de insultar a la mujer de tu hijo

porque él la quiere y está enamorado de ella,

y vas a acabar perdiéndolo, y perdiéndolo de verdad.

-Pues yo no pienso hacer nada para recuperarlo.

-Ya.

-Y menos ahora que ni siquiera se digna

a venir a verme al hospital. -Bueno, pues ya estamos en paz.

Tú no fuiste a su boda y él no viene al hospital. Listo.

(Llaman a la puerta)

¿Se puede? -Adelante.

-Hola, Manuel. Soy Marta Palacio, la fisioterapeuta.

¿Le parece que empecemos con una sesión suave?

-Perdónele, doctora, es que está muy nervioso.

Hace ya mucho tiempo que está fuera de casa. Perdone.

-No se preocupe.

-Eso, eso, que cuándo me puedo ir a mi casa.

-Bueno, pues he estado hablando con la doctora Jiménez

y todavía le queda aquí un tiempo, ¿vale?

Vamos a aprovechar para hacer fisioterapia.

También quiero aprovechar para hablar sobre el tema de la amputación.

Bueno, quiero que sepa que yo voy a estar aquí

apoyándole en todo momento

y si necesita cualquier cosa, me puede preguntar, ¿vale?

Vamos a hacer también ejercicio de respiración

para que se relaje y pueda pasar mejor el duelo.

Si quiere, podemos empezar ya.

-Pues la verdad es que no.

-Bueno, yo creo que le podría venir bien.

-Lo que quiero es estar solo. -Muy bien.

Pues vengo en otro momento, ¿vale?

-Perdone. -Nada.

-Dame el teléfono. Quiero hablar con el abogado.

Y quiero estar solo.

-Muy bien.

Hola. ¿Qué estás haciendo? ¿Una bufanda?

-Sí, para mi hijo Roberto. -Se te da bien, ¿eh?

-Sí.

-¿Cómo estás?

-Mal. -Ya.

Bueno, no te preocupes,

que seguro que Manolo poco a poco lo va asumiendo.

-Yo no lo sé.

Él es muy cabezota y echa mucho de menos su faro y su mar.

Si es que lleva muchos días aquí encerrado.

-Ya.

(Música)

Bueno, yo con la fisioterapia intentaré hacerlo

lo más ameno posible. -Ya lo sé.

-Y no sé, ¿tú no tienes a nadie que te haga el relevo?

Estás todo el día aquí. Tu hijo, por ejemplo.

-Mi marido y mi hijo es que no se hablan

desde hace mucho tiempo.

Yo esta noche he pensado quedarme en su casa

para ver si así entra en razón.

Pero ¿a usted le parece normal que no quiera venir a ver a su padre?

Yo estoy harta. Estoy harta, yo no puedo más.

Estoy harta de todo y de estar siempre en el medio de todo.

¿De mí quién se preocupa? -Ya.

Tienes todo el derecho a estar harta, de verdad.

Pero... ¿por qué no hablas con tu marido y le cuentas esto?

No sé, a lo mejor le haces entrar en razón.

Habla con él. -Muchas gracias. Muchas gracias.

-Nada. -Sí que lo voy a hacer, sí.

-Otra vez apagado, pero...

Oye, ¿seguro que me has dado bien el teléfono del abogado?

-Sí, pero no tengo ganas de hablar de eso ahora, Manolo.

¿Tú por qué eres así?

¿Por qué nunca asumes tus errores?

¿Por qué no te gusta hacer las cosas bien?

-Pero ¿de qué errores me estás hablando?

¿Qué cosas son las que no he hecho bien?

-¿A ti te parece que no ir a la boda de tu hijo es hacer las cosas bien?

Sabes que tengo razón. No lo soportas.

¿Sabes lo que te digo, Manolo? Mírame.

Yo también puedo ser muy orgullosa y me voy a ir de aquí

y no voy a volver hasta que no hagas las cosas bien

como padre y como marido.

-Pero, Josefina, pero... Pero ¿dónde vas a ir?

-Adiós, Manolo. Aquí te quedas.

(Música)

Poco después Desiré acude a una sesión con Lucía Velázquez

para determinar si sus convulsiones han tenido un origen psicológico.

Bueno, es que a veces cuando nuestros hijos crecen

empiezan a demandar más libertad y en algunos casos,

pues nos cuesta asumir que se han hecho adultos

y que empiezan a tener su propia vida.

En el caso de tu madre,

también tiene unas circunstancias muy particulares

porque ha tenido dos abortos antes de tenerte a ti,

se ha separado...

Y creo que se ha centrado en ti, en tu vida, en vivir a través de ti.

Y eso es algo que, bueno,

que creo que ahora cuando tú estás teniendo relaciones

con chicos y esto, pues ella puede sentirse un poco amenazada.

¿Te pica?

-Sí, pero estoy bien. -Vale.

Bueno.

Me gustaría que me hablaras de tu padre.

¿Tienes relación con él? -Pues no, la verdad.

Me llama de vez en cuando, por mi cumpleaños, por Navidad,

pero se fue a otra ciudad a rehacer su vida

con otra familia menos loca que la nuestra.

¿Y por qué consideras que tu familia es loca?

-Pues por mi madre, porque tiene una obsesión por mí... enfermiza.

Y yo creo que el divorcio es más bien por esto,

porque se obsesiona de verdad.

-Ya.

¿Haces alguna actividad con ella? -No.

-¿No vais al teatro nunca a ver...? -¿Mi madre al teatro? No, nunca.

-No, ¿no?

Pues me gustaría que hicieras alguna actividad con ella.

-¿Como qué?

-Pues como ir juntas a clase de pilates

o apuntaros para hacer alguna excursión juntas.

-¿Para qué?

-Pues para que tu madre empiece a relacionarse

con otra gente, empiece a tener vida y deje de centrarse en ti.

(Música)

-Te ha empeorado mucho la piel, ¿eh, Desiré?

Sí, sí.

Ahora presentas estas nuevas lesiones de tipo espiral,

tipo ampollas hipopigmentadas,

con déficit de color, digamos, con falta.

-Pero estas no son nuevas, ¿eh? Me han salido más veces.

-¿Has tenido estas mismas ampollas otras veces?

-Sí, iguales.

-Ya. Mira, vamos a hacer lo siguiente.

Vamos a tomar una muestra y mandarlas a analizar al laboratorio

a ver si nos puede arrojar un poco de luz.

A ver, este tipo de pruebas suelen tardar varios días,

pero trataré por todos los medios de que esté lo antes posible.

-Gracias.

Marta Palacio ha empezado las sesiones de fisioterapia

con Manolo tras su amputación de pierna.

Me muero de ganas por ir otra vez allí.

-Vale. Bueno, pues vuelve a inspirar otra vez.

Ahí, muy bien.

Vale. Cinco segundos.

Vale. Suelto diafragma. Muy bien.

Genial, muy bien.

Vale, bueno, pues en la primera fase lo que vamos a hacer

son masajes de drenaje linfático.

Sí. Consiste en estimular la circulación sanguínea

para mejorar el retorno venoso

para prevenir un mayor edema en la zona.

El efecto buscado en los primeros días después de una amputación

es disminuir el dolor y estimular la circulación sanguínea.

En la segunda fase se indica la técnica de vendaje elástico

y ejercicios para recuperar la fuerza y la movilidad.

-Vale. Bueno, en la tercera fase

empezaremos con ejercicios activos, ¿vale?

Es importante que la herida haya cicatrizado bien.

-Pero ¿y la prótesis?

-Bueno, no nos podemos apresurar, ¿vale?

Porque la zona necesita rehabilitación

y también es bastante importante que la cicatriz no se infecte

porque puede haber riesgo de reamputación.

Manolo, a ver, ya sé que esto no es fácil

y que, bueno, pues te está costando...

-No, si no es eso. -Bueno, a ver, insisto,

hay mucha gente en tu situación

y lo normal es que no lo asimiléis tan fácil, pero...

Pero, bueno, poco a poco yo creo que...

-Si tú llevaras un montón de tiempo sin hablarte

con la persona que más has amado en este mundo...

¿La llamarías de repente para decirle que te han amputado una pierna?

-Bueno, es que yo no me dejaría de hablar con la persona

que más he amado en este mundo.

-Claro, pero es que no es tan fácil.

Es que mi hijo no quiere darme otra oportunidad.

-Yo no me quiero entrometer en vuestras cosas

porque tampoco sé lo que ha pasado, pero sé que...

que serías más feliz si te hablaras con tu hijo.

(Música)

Mamá.

¿Tú has hecho pilates alguna vez?

-¿Pilates?

Carmen y Desiré regresan a la consulta del doctor Cabrera

para recibir los resultados de las pruebas que le realizaron.

Hola. ¿Qué tal, chicas? ¿Cómo estáis? -Bien, muy bien.

-Bueno. -Sí.

Bueno, pues tengo los resultados de las serologías

y dan negativas para ETS, ¿de acuerdo?

Así que podéis estar tranquilas.

También tengo aquí los resultados de los últimos estudios

que hemos llevado a cabo,

que ha sido analizar las lesiones que tenías,

como las muestras que hemos cogido, y, en efecto, sí,

hay un descenso de la pigmentación de la capa basal,

que es la primera capa de estratos de la epidermis.

Bien, pues en esta capa es donde se concentran los melanocitos.

Estas células son las que generan la melanina

que es la que nos proporciona el color a la piel.

Pues en el caso de Desiré hay una carencia o disminución

de esas células.

Esto sumado con todos los síntomas que lleva arrastrando desde pequeña,

nos ha llevado a tener un diagnóstico.

Desiré padece de incontinencia pigmentaria

o síndrome de Bloch-Sulzberger.

Este trastorno es una genodermatosis muy rara

con apenas 700 casos publicados en todo el mundo.

Se trata de una enfermedad hereditaria

con origen en el desarrollo neuronal.

Digamos que está caracterizada por lesiones cutáneas

que evolucionan en diferentes etapas

y afecta casi exclusivamente a mujeres.

En ocasiones este síndrome suele manifestarse

a través de enfermedades como oculares,

neurológicas, dermatológicas...

-Entonces, ¿lo de ver peor es por la enfermedad?

-En efecto.

Eso y las convulsiones que también tuviste en la consulta.

-A ver si lo comprendo, entonces...

¿Yo soy... la que le ha transmitido una enfermedad a mi hija?

-En efecto, Carmen.

Y usted a su vez lo ha heredado de su madre.

-Pero si yo no he tenido en mi vida ni un simple sarpullidito.

-Ya, porque puede ser transmisora y portadora del gen

sin desarrollar la enfermedad.

Eso ha sido en su caso, pero en el caso de su hija no.

-Y como es una enfermedad rara, entiendo que...

que será el tratamiento carísimo.

-Vamos a ver, el tratamiento no es ni caro ni barato,

de hecho, no existe tratamiento.

Simplemente lo único que podemos hacer

es atenuar los síntomas y lidiar con ellos, pero poco más.

(Música)

Pero, pero, como ya os he dicho de que es un caso excepcional,

he hablado con la directiva del hospital

y ellos asumen llevar un tratamiento multidisciplinario en este caso,

que es lo que necesitas, de odontólogos, dermatólogos,

oftalmólogos, etc., etc.

Eso sí, lo que sí sería ideal, os lo digo a ambas

para que aviséis a todas las mujeres que hay en vuestra familia

que puedan portar este gen, sobre todo para hacer

un estudio genético y que sean conscientes

de que lo tienen, claro.

-Pues ya me gustaría, pero solo somos nosotros dos.

Soy también hija única

y mi madre murió hace 10 años, así que...

-¿Por qué solo afecta a las mujeres esta enfermedad?

-Porque la mayoría de los varones que la padecen

mueren estando en el útero materno apenas siendo un feto.

Si Desiré en un futuro, en un caso hipotético,

decidiera ser madre,

pues tendría un 33% de posibilidades de dar a luz a una niña sana,

también tendría un 33% de posibilidades

de dar a luz a una niña enferma

y un 33% de dar a luz a un niño sano.

-Mamá, ¿estás bien?

-Sí, claro.

Solamente voy a ir un momentito a tomar el aire.

-No pasa nada, Carmen, tranquila.

-Ahora entiendo lo de mis dos abortos antes de Desi.

Eran niños.

Y también estarían enfermos, por eso se murieron dentro de mí.

Desi es lo que más quiero, lo único que tengo,

y parece que soy la culpable de todos sus males.

Y ahora mismo no sé cómo voy a asimilar esto.

Perdona, ¿eh?

Mamá, no estarás pensando en tonterías, ¿eh?

Que no es tu culpa.

-Sabes que si pudiera,

me pondría en tu lugar sin dudarlo, ¿verdad?

-Que ya lo sé, mamá. Que no hace falta.

Si además ya me estoy acostumbrando a las ronchitas.

-Ay, qué tonta.

-Que no están tan mal tus genes,

y lo bien que me queda el gótico, ¿eh?

(Música)

-Ay, te has hecho mayor, ¿eh?

-Pues ahora que sacas el tema,

me gustaría hacer unas normas básicas,

a ver qué te parece.

-Normas básicas, a ver. -Sí.

La primera, que no me mires el móvil, por favor.

-De acuerdo. -Gracias.

-¿Tienes novio? -¿Ya empezamos, mamá?

-A ver, ¿por qué no lo traes a casa? -Ay, que no, que no tengo novio.

-¿Y cómo se llama?

-Va a ser difícil la negociación, ¿eh?

-Anda que... Venga, suéltalo.

-Que no, mamá, que no tengo novio,

y, además, que no tengo que hablarlo contigo,

que me da vergüenza. -¿Es guapo?

-Que no...

(Música)

-Vale, bueno, pues ahora vamos a avanzar un poquito, ¿vale?

No te asustes, que yo voy a estar aquí, confía en mí.

Si ves que te cansas o lo que sea, te sientas

y lo volvemos a intentar otra vez porque no hay prisa, ¿vale?

Poco a poco. Bueno.

-¿Se puede? -Hola. Sí, claro.

-Pero ¿tú no te habías ido a casa?

-A la de nuestro hijo.

Pero cómo voy a ir a casa sin ti, qué tonto.

-Hola, papá.

-Yo os dejo, ¿vale? Luego nos vemos.

(LLORA)

Vamos, yo si me quitas estos chismes, todos, me voy,

que tengo muchas cosas que hacer. Tengo un viaje que preparar.

-Tendrás que quedarte ingresado. -¿Qué? Estás de broma, ¿no?

-Vamos a realizarle a Max una cardioversión eléctrica.

Aplicaremos una descarga de 150 julios

y esperemos que con suerte el corazón se reinicie.

-¿Tienes algún dolor? -Un poco, en el pecho, pero...

-Pero ya lo tenías antes.

-Aproximadamente desde hace dos años

de vez en cuando me da un poquillo, sí.

-¿Un par de años?

-Teniendo en cuenta la auscultación y la placa de tórax,

no podemos descartar que haya sufrido un infarto.

-A lo mejor hay secretos que te pueden hacer daño dentro,

en el corazón, ¿no? ¿Puede ser? -Puede ser.

-Empecé a tratar a María porque descubrí

que llevaba viviendo muchos años con su padre sola

y empecé a sospechar que estaba ante un caso

de abusos reiterados.

-¿La vas a ingresar?

-Hombre, es que de momento no hay ningún criterio médico

para el ingreso, Lucía.

-Sabiendo lo que tiene en casa,

igual es mejor que esté unos días aquí, ¿no?

-Los resultados del test de Mantoux han salido positivos,

así que podemos confirmar que María tiene una tuberculosis pulmonar

y, lamentándolo mucho, no podemos prolongar más el ingreso,

así que María deberá volver a casa.

Lucía, llévala a reanimación.

Parece que esta vez sí que se ha resistido.

-Que me, bueno, que me siento un poco culpable

porque... no conseguí convencerla para que no volviera

a casa con su padre.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 02/07/18 (2)

Centro médico - 02/07/18 (2)

02 jul 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 02/07/18 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 02/07/18 (2) "
Programas completos (1098)

Los últimos 1.111 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios