www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4501218
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 02/03/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Bueno, pues muy bien.

Hace mucho tiempo que no hablamos de chicos.

Porque tú no tienes pareja, ¿no?

-No, no tengo, ni..., ni ganas, tampoco.

-¿Y eso? -Pues no sé,

porque yo estoy mejor así, sola.

¿No has visto últimamente a nadie, ni...?

Sí.

Hace poco estuve...,

bueno, quedé con un chico, con Nacho,

pero la cosa no cuajó.

Y que vamos, que yo estoy mejor así.

Vale.

-¿Y tan importante es eso? -Todo es importante.

¿Y por qué crees tú que no cuajó?

Pues no sé. Por muchas cosas.

Además, que...

Que una relación funcione, pues depende de muchas cosas.

Y que salga bien, pues... Fff... Es casi imposible, ¿no?

Bueno.

Normalmente, que vaya bien una relación,

la verdad es que, bueno, es complicado, a veces. Sí.

¿Te puedo preguntar

hace cuánto tiempo no estás con ningún hombre?

Pero...

¿en pareja?

Sí, bueno,

o ... en una relación.

Años.

-¿Años? -Sí.

-¿Y puede ser

desde que tu hermana tuvo aquel incidente con...,

con su cliente?

Ahora que lo pienso,

pues...,

pues sí.

Es muy importante

que te reconcilies con tu pasado.

Y para eso

necesitas reconciliarte con tu hermana.

Y te tienes que quitar esa mochila ya.

Porque llevas muchos años cargando con ese peso.

¿Vale?

Bueno.

Pues piensa esta semana en esto, y ¿quedamos el martes?

-Vale. -¿Sí?

Aquí tiene.

Silvia Montero lleva un rato vagando por el hall del hospital.

Su extraña conducta

llama la atención del personal de Urgencias.

Hola. ¿Qué necesitas?

¿Te puedo ayudar?

Cuéntame.

Tranquila.

Doctor,

Ella es Silvia Montero, y tiene una hemorragia vaginal.

Muy bien. Siéntese.

Bueno, yo os dejo, ¿eh? Hasta luego.

Gracias.

Bueno, Silvia Eh...

Pues tiene problemas con sangrados vaginales, ¿no?

Mucha sangre.

Ya.

¿Ha tenido este tipo de incidencia,

previamente?

No suele tener incidencias en sus menstruaciones, ¿no?

No.

De acuerdo.

¿Esto significa que sus reglas son bastante estables?

Sí.

Eh...

¿A qué edad tuvo su primera regla?

No lo sé.

Se lo tendría que preguntar a mi madre.

Ya.

En cuanto a su vida sexual...

No. No, no, no, no, no, no.

No sé.

No...

De entrada,

choca el retraimiento de la paciente.

Es incapaz de establecer un contacto visual,

y tiende a contestar únicamente con monosílabos.

Su historia médica es normal.

Por lo que, en este caso,

lo achacaremos a un caso extremo de timidez.

María Miralles acude a Centro Médico tras varios días

sintiendo malestar general, fatiga y palidez.

Hola.

Cómo me alegra que sea usted quien me atiende, doctora.

Ay, por favor, háblame de tú.

-Pasa, siéntate. -Gracias.

Oye, ¿y desde cuándo estás así?

¿Hay algo que haya podido provocarlo?

Pues la verdad es que no tengo ni idea.

Pero me encuentro así desde hace unos días y...

Vamos, no me encuentro nada bien.

Bueno.

Pues pasa a la camilla, que voy a auscultarte.

Perfecto.

Soy agente social, y...

Y trabajo en la Asociación

para la Ayuda de las Mujeres Prostituidas,

en la...,

en la que Rocío colabora como médico.

Nuestro principal objetivo es ayudar a...,

a las chicas que salen de la prostitución a...,

a recuperar su autoestima,

y sobre todo,

ayudarlas a que empiecen una vida mejor.

Pues en principio,

parece que está todo en orden.

Lo que sí que te veo, más pálida y más delgada.

Eso me está diciendo todo el mundo, pero...,

la verdad es que, con este malestar,

lo último que me apetece es comer, doctora.

Ya.

¿Y desde cuándo no te haces una analítica de sangre?

¿Analítica?

Ni me acuerdo ya, la verdad.

No lo sé.

Pues yo creo que va siendo hora de hacerte una.

-Pues hagámosla. -Sí.

Quiero que entienda que, como su ginecólogo,

tengo que hacerle una serie de preguntas,

no pretendo invadir su intimidad,

pero tengo que recabar datos.

Para poder establecer un diagnóstico

y saber cuál es la causa del sangrado.

¿Lo comprende?

Sí.

De acuerdo.

Entonces dígame:

¿Tiene pareja?

No. No tengo ni...,

ni novio, ni marido ni nada.

De acuerdo.

Entonces, podemos establecer que no tiene vida sexual activa.

No.

Silvia, ¿es usted virgen?

No.

Hay una serie de síntomas, que son evidentes

y que conozco bien.

Piel deshidratada,

conjuntivas algo enrojecidas, dilatación de los capilares...,

todo parece indicar que probablemente

la paciente tenga un problema de alcoholismo.

¿Podría tratarse de un aborto natural?

¿Ha tenido algún tipo de embarazo o aborto, en el pasado?

No me acuerdo muy bien, pero creo que no.

Silvia ¿utiliza usted algún método anticonceptivo?

¿Toma la píldora,

o tiene el DIU?

No sé qué es,

pero yo cosas raras, no...

No.

De acuerdo.

Bueno. Pues.

Las pastillas, me las...

No, no, no, no, espere.

Perdón. Todavía no hemos acabado.

Todo lo contrario, acabamos de empezar.

Verá, me gustaría hacerle unos análisis de sangre

y una exploración ginecológica.

Es que ya me encuentro bien.

Mejor me voy a mi...

Escúcheme una cosa y hágame caso, de verdad.

Verá.

La exploración ginecológica

es una prueba muy sencilla, no entraña ningún riesgo...

Ya, pero es que a mí no me gusta que me toquen.

¿No me puede dar unas pastillas y ya está, y me curo?

Si le parece,

la enfermera que le atendió cuando llegó

va a estar presente todo el tiempo.

Y hágame caso,

es posible que el sangrado se deba a algo inofensivo.

O...

también pueda tener una causa más grave.

¿Comprende lo que le digo?

¿Y de verdad prefiere irse a casa

y no saber cuál es el origen del problema?

De acuerdo.

La doctora Jiménez

ya tiene los análisis de sangre de María Miralles.

Hace tanto tiempo de la última analítica

que estoy hasta nerviosa, te lo juro.

No, no te preocupes.

Porque no he visto nada preocupante.

Lo que sí que he visto,

como me temía,

es que tienes una pequeña anemia microcítica hipocrónica.

La causa más frecuente de la anemia microcítica

es el déficit de hierro en la sangre.

Esto puede estar provocado por varios motivos.

Por una dieta pobre en hierro,

por algunos medicamentos,

o problemas en el sistema inmunitario o en la médula ósea.

¿Déficit de hierro?

En mi vida he tenido un déficit de hierro,

si como absolutamente de todo.

Bueno,

es que a veces

no tiene por qué ser por una dieta pobre en hierro.

Puede ser por otros motivos.

Por eso quiero hacerte un estudio analítico,

para ver el metabolismo del hierro.

-Perfecto. -¿Vale?

En unos días te pasas por aquí para ver los resultados,

y de momento voy a ponerte un tratamiento,

con suplemento del hierro,

que seguro que te sentará mucho mejor.

Pues muchas gracias.

Porque necesito estar fuerte,

que tenemos muchísimo trabajo.

¿Hay mucho lío en la asociación?

Sí.

Ahora mismo estamos teniendo problemas con...,

pues con uno de los proxenetas más peligrosos que hay:

El Duende.

Está amenazando y golpeando

a todas las chicas que se interesan por la asociación.

Nuestro trabajo, en concreto, conlleva sus riesgos.

Muchísimas veces es peligrosísimo.

Estas chicas están en manos de gente sin escrúpulos.

O sea eh...

Este tipo en particular, que se llama El Duende,

lleva muchísimo tiempo amenazándonos.

Pero...

quiero pensar que eso es señal

de que estamos haciendo bien nuestro trabajo,

que eso es lo importante.

Bueno, tú sabes que...,

que puedes contar conmigo para lo que necesites.

Lo sé.

Por cierto,

En... En unos días tenemos reunión en la asociación

para tratar...,

para tratar este tema.

¿Por qué no se pasa?

Bueno. Háblame de tú, para empezar.

Vale. Disculpa.

Si te parece,

pues nos podemos ver a la salida del hospital

y vamos juntas.

Perfecto.

También vendrá su hermana Gloria, así que nos vemos allí las tres.

Tu hermana.

Pero ¿tú conoces a mi hermana?

Pues la conozco porque tu hermana

está siendo una pieza clave en la asociación,

gracias a su experiencia.

En este asunto, sí.

¡Qué bien!

-¡Hola! -¡Ay, hola!

Te necesitamos en Urgencias. ¿Estás libre?

Sí, sí. Sí, ya se iba María.

Hablamos.

-¿Todo bien? -Todo bien.

-Gracias. -Vale.

Venga.

¿Qué te pasa?

¡Nada!

Que María, que me ha contado una cosa y...

Y me ha cogido por sorpresa.

Pero vamos. Que es bueno. Que no te preocupes.

-¿Es bueno? -Sí.

-Bueno, luego me lo cuentas. -Sí.

Vamos.

El doctor Landó efectúa una exploración vaginal,

para averiguar el porqué del sangrado de Silvia.

¡Bueno!

Ya hemos terminado.

Tampoco ha sido tan grave, ¿no?

¿Ya sabe lo que tengo?

Eh..., pues no, no lo sé.

Pero en principio, por lo que he podido observar,

está todo en orden.

Exceptuando el sangrado,

que tampoco es tan abundante. ¿Eh?

Otra cosa.

He podido observar

que tiene usted una pequeña cicatriz

en la parte baja del abdomen.

¿Cómo se hizo eso?

Me caí de pequeña.

Estaba jugando con mi hermana Silvia, digo, Sandra,

y me..., me empujó,

me caí,

me clavé una rama y ya.

Ya. De acuerdo.

Tal y como sospechaba,

la paciente no dice toda la verdad.

La cicatriz es fácilmente identificable.

Se trata de una apendicectomía.

Lo curioso es que, en su historial médico,

no aparece

que haya sido operada de apendicitis.

Así que, en este momento,

creo que lo más sensato es terminar de hacer las pruebas,

y después dilucidar qué está pasando.

Bueno.

Vamos a realizar la ecografía, ¿eh?

Es para descartar el embarazo.

Porque a veces,

en las primeras fases,

pues puede haber pequeñas pérdidas.

¡No! ¡No! No, no, no, no, no, no.

Embarazo, no.

No, no, embarazo, no.

Silvia. Silvia. Silvia, Silvia. Tranquilícese.

Vamos a hacer una cosa.

Yo voy a ir a hacer unas gestiones,

mientras usted se cambia

y la enfermera prepara el ecógrafo. ¿De acuerdo?

Luego ya vuelvo, y la hacemos. ¿Eh?

La dejo con ella.

Tranquila, Silvia.

Que todo está bien, ¿eh?

-¿Está bien? ¿Qué le pasa? -Ay...

Es que soy médico.

-¡Pero María! -¡Rocío!

¿Qué te ha pasado?

El Duende.

Este ha sido El Duende.

Lo sabía, Rocío. Lo sabía.

-¡Si tienes sangre! -Ay, ¿dónde?

No, no te preocupes. No te toques, no te toques.

Que voy a llamar a una ambulancia.

Me duele mucho aquí, Rocío.

A lo mejor tienes alguna costilla rota.

Bueno, tranquila.

Que soy más fuerte de lo que parece.

Seguro.

Vamos a Reanimación.

Fuerte dolor en el tórax,

que puede tener alguna costilla rota,

también tiene un golpe en la cabeza que se ha hecho al caer,

por suerte no ha perdido el conocimiento,

hay que hacerle una placa de tórax, un TAC y una analítica de sangre.

Yo voy a cambiarme y ahora te cuento. ¿Vale?

¿Qué?

¿Mandando mensajitos de amor a mitad de turno?

Ah, bueno.

¿Qué tal te va con tu novia?

Pues la verdad es que va muy bien.

Va muy bien.

Tan bien que estoy hasta mosqueado.

De verdad.

¿Quieres dejar de ver la parte negativa de todo,

y dejarte fluir un poco?

No, sí, lo hago, lo hago. Lo hago.

Y sé que no somos perfectos,

pero bueno....

Como dice el refrán:

Todavía no le he visto las costuras.

Normal, pero bueno.

Que a estas edades, todos llevamos encima alguna cruz.

Hablando de cruz,

¿cómo está Marcos?

Pues Marcos está bastante bien.

Está más focalizado,

ha dejado de frecuentar las malas compañías,

así que bueno. Poco a poco.

Bueno. Ya se verá.

La enfermera interrumpe la conversación del doctor Landó,

para informarle

que Silvia Montero ha desaparecido.

Es que ya no sé por dónde buscarla.

Perdona.

Al parecer,

aprovechando que la enfermera ha salido a por el ecógrafo,

la paciente se ha escapado.

No es frecuente, pero a veces pasa.

En estos casos,

lo más que podemos hacer

es indicar en su historia médica

que la paciente se ha escapado,

se ha marchado sin dar explicaciones y sin terminar la visita médica.

Al parecer,

antes de que la encontraras escondida en uno de los baños,

andaba deambulando por los pasillos del hospital,

y en la cafetería gritaba que le sirvieran alcohol,

en un estado de bastante ansiedad.

Llegados a este punto,

la hemos derivado a Psiquiatría,

para que la estabilicen con tratamiento farmacológico.

¡Ay, mira!

Acabo de dejar los análisis en el laboratorio.

Ay, muchas gracias, Pepa, hija.

Oye, ¿qué ha pasado?

Pues resulta que un proxeneta que es muy conocido,

pues que ha agredido a María en plena calle.

¿En serio?

¿A María?

Pues eso hay que denunciarlo, ¿eh?

Ya, no te preocupes. Que María lo tiene todo controlado.

Vamos.

Que si no lo ha denunciado, lo denunciará.

Y... Que...

¿Te acuerdas que te conté

que María me había dicho una cosa que me había alegrado?

Sí.

Pues resulta que

es que mi hermana está yendo a la asociación

y está dando charlas,

está contando su experiencia,

y está resultando una pieza clave en la asociación.

-Oye, ¡pero eso es muy buena noticia! -Ya.

Y yo pensando en que había vuelto a prostituirse.

Bueno,

pues me parece

que alguien le debe una disculpa a alguien.

Me parece que tienes toda la razón.

-¡Venga, pues hala! -Hasta ahora.

Una vez controlada la crisis,

el psiquiatra prescribe para Silvia sesiones de psicoterapia

con Lucía Velázquez.

Pues.....

Yo soy Lucía Velázquez, y... Bueno,

me gustaría saber si...,

si te apetece hablarme de algo, en concreto.

Al principio de un cuadro agudo, como este,

a veces es complicado abrir un canal de comunicación

y que el paciente confíe en nosotros.

Por eso solemos hacer entrevistas abiertas,

con preguntas de aproximación y de temática en general,

para que el paciente se exprese como pueda o, bueno, como quiera.

¿No te gusta hablar con las personas y mostrarles tus sentimientos?

No.

No me gusta mucho la gente.

¿Por qué?

-Porque a la gente no le gusto mucho yo.

Y... Y se ríen de mí.

Bueno, yo no me estoy riendo de ti.

Te estoy escuchando,

y de verdad,

quiero que confíes en mí como si fuera una amiga tuya.

No. No, yo no tengo amigas.

Nunca tuve ni... Ni voy a tener nunca. No.

¿Tienes familia?

Sí.

¿Y vives con ellos?

-Sí. -¿Con quién?

Vivo con mi hermana pequeña y...

Y con mi madre,

que ...

... está muy malita.

¿Y qué tiene tu madre, si se puede saber?

Que siempre está muy triste.

¿Y tu padre?

Mi padre ...

se murió porque iba mucho al bar.

¿Y tu hermana?

¿Tienes buena relación con ella?

No.

Silvia es muy mala y me odia.

Y... yo no sé qué...,

qué...

Escúchame

¿Tienes una hermana que se llama igual que tú?

No. No, no, no.

No, se llama Sandra.

Sandra es muy mala, y me odia,

y mamá no se da cuenta.

No se da cuenta que es mala y...

Y se cree que es buena,

y se cree que es la más guapa y la más...

Y es la que mi madre quiere más, y a mí no me hacen caso,

y están todo el rato las dos hablando,

y a sus cosas,

y a mí me dejan de lado,

y yo entonces me tengo que esconder en el baño para poder estar sola,

y no ser rara,

porque yo no quiero ya ser más rara. ¿Sabes?

Yo ...

¡Yo quiero ser normal!

La infancia es clave en el desarrollo de una persona,

y por lo que me ha contado Silvia,

la suya ha sido muy dura,

porque su madre es depresiva, su padre era alcohólico,

y también tenían una hermana pequeña

que reclamaba toda la atención de su madre.

En esa época,

adquirió el hábito de encerrarse en el baño,

para aislarse y protegerse del mundo.

La doctora Rocío Jiménez

ya tiene los resultados del TAC y la radiografía

que le hizo a María,

la paciente que sufrió una agresión en plena calle.

¿Qué tal, María?

¿Cómo te encuentras?

¿Se te ha pasado ya el susto?

Sí, sí. Me encuentro mejor.

Ya se me ha pasado.

Voy a mirarte un momentito las pupilas, ¿vale?

-¿Tienes los resultados ya? -Sí.

-Ay... -Vale.

A ver un segundito...,

mira el boli sin mover la cabeza...

Muy bien..., vale.

Pues sí, como te decía,

tengo los resultados,

afortunadamente en el TAC

no hemos visto ninguna lesión interna,

solo una fuerte contusión por el golpe...

Ya me decía mi madre que tenía la cabeza muy dura. ¡Ay!

Lo que sí que hemos visto en la radiografía

es que, efectivamente,

tienes una costilla fracturada.

No hay que lamentar ningún daño de ningún órgano,

pero sí que la lesión es clara.

Y... ¿Y hay que operar?

No, no, la...,

la lesión de la costilla se trata con analgesia y reposo.

Vale.

La cicatrización de una costilla fracturada

puede durar, al menos, seis semanas.

Es recomendable que, además de los analgésicos,

se aplique frío local en la zona fracturada

durante 20 minutos cada hora.

Si pasados unos días no mejora y persisten los síntomas,

como dolor, fiebre o dificultad para respirar,

debe acudir cuanto antes al hospital.

De todas formas,

te vamos a dejar en observación unas horas,

hasta que me den los resultados del análisis de la anemia,

que mandé al laboratorio, ¿vale?

Vale. Muy bien.

¿Va todo bien?

Que aparte del dolor que tengo y del mareo, que llevo,

estoy muy preocupada, Rocío.

Acabo de hablar con mi amiga...,

con mi amiga policía

y he interpuesto una denuncia contra El Duende.

Está todo en marcha, pero es que no lo encuentran.

Y mientras siga suelto,

es que es un peligro para todas las chicas.

Bueno, tú...

Tú no te preocupes,

estate tranquila

y confía en que la policía sabe hacer bien su trabajo.

Por cierto,

me ha llamado tu hermana.

Que está preocupada porque no llegamos.

¡Ah, es verdad!

Bueno. Tú no te preocupes por eso,

que yo...,

yo me encargo de llamarla y le cuento todo.

-¿Vale? -Vale.

Y ahora descansa.

Y tranquila.

Vale.

Luego en un ratito me paso a verte.

Pues miles y miles de chicas son...,

son víctimas cada año de...,

de la trata de seres humanos con fines sexuales.

Muchas de ellas vienen engañadas.

Y se creen que vienen a un país mejor.

Y es todo lo contrario:

acaban trabajando para monstruos, como El Duende.

Por eso,

desde la asociación trabajamos tan duro

e insistimos tanto.

Mira.

Me gustaría saber si,

cuando te escapaste del doctor Landó,

es porque tenías miedo de él.

No.

Tenía miedo a otra cosa.

Venga, vida.

Las manos de Silvia hablan por sí solas.

Porque presenta el signo de Russell,

que son las callosidades que aparecen en los nudillos

en las personas bulímicas,

al intentar provocarse el vómito de manera continuada,

y también he podido ver viejos cortes,

casi imperceptibles,

en las muñecas,

que pueden deberse a autolesiones

o a posibles intentos de suicidio.

-Rocío. -¿Sí?

Te iba a llamar. ¿Puedes venir a Boxes?

¿Y eso?

María. Que no está bien.

¿Qué tal?

¿Cómo te encuentras, María?

Ay, me duele muchísimo por aquí.

Y me encuentro muy fatigada.

¿Eso es de la costilla?

No lo creo.

Pero voy a mirar un segundito...

-¿Por aquí también te duele? -Sí.

Toma un poco de aire. Y suéltalo.

Pues no, no creo que sea por eso.

Justo vengo de recoger los resultados

del estudio del metabolismo del hierro...

Sí.

Y sí que hemos visto

que los valores del hierro sérico están algo elevados.

También las transaminasas.

Y eso quiere decir que tienes el hígado algo inflamado.

¿Y eso..., y eso de qué es?

Bueno.

Voy a mirarte un segundito las...,

las pupilas, ¿vale?

A ver...

Vale.

Mira a un punto fijo...

Un punto fijo recto.

Ahí. Muy bien.

Pues no sé.

Eso es lo que tenemos que...

Que averiguar.

Tienes ictericia. ¿Vale?

Seguramente se haya producido una democromatosis,

así que hay que suspender el tratamiento del hierro.

La hemocromatosis es una enfermedad

en la que el exceso de hierro se acumula en el cuerpo.

El cuerpo necesita hierro.

Pero demasiado puede resultar tóxico.

En este caso,

esta reacción la ha provocado

el tratamiento que le pusimos para la anemia a María,

lo que me parece raro

es que los niveles estén tan elevados.

No, no lo entiendo, Rocío.

Antes tenía anemia, ¿ahora qué es lo que tengo?

Ya. Es que...

Bueno.

Con estas pruebas que vamos a hacerte es lo que vamos a averiguar. ¿Vale?

Queremos hacerte un análisis

que incluyan las cadenas de hemoglobina,

para un estudio de una posible talasemia.

-¿Vale? -Vale.

-Muchas gracias, Pepa. -Vale.

-Hasta luego. -Hasta luego.

Tú tranquila, ¿vale?,

vamos a empezar a descartar posibilidades,

y ahora,

lo que tienes es que estar tranquila y reposando.

Porque es la única forma de que la fractura de la costilla,

pues...

Pues vaya mejor.

-Vale. -¿De acuerdo?

Y no te preocupes.

Que lo vamos a averiguar.

Pero de momento te tengo que dejar ingresada.

Ay..., vale.

Es que, desde luego, los síntomas son tremendos:

alcoholismo, trastorno alimenticio, pensamiento en bucle, autoagresión,

y todo esto con el objetivo de autocastigarse.

¿Has hablado con la familia?

Lo he intentado, en un teléfono que he encontrado,

pero no me contesta nadie.

De todas maneras,

a mí, de verdad:

me llama muchísimo la atención que su historial no sea más amplio.

Porque, con este cuadro,

ha tenido que estar

entrando y saliendo de los hospitales toda su vida.

Ya.

Hablando de historial,

yo sigo sin entender el tema de la apendicectomía.

No sé por qué miente sobre ello.

Mira.

Ahora que está más tranquila y controlada con medicación,

voy a intentar hablar con ella

y convencerla de hacerle la ecografía

que hemos dejado pendiente.

El doctor Landó le realiza la ecografía a Silvia,

para determinar

qué le produce el sangrado vaginal.

La paciente tiene un mioma en la cavidad uterina.

Es el tipo de tumor ginecológico más frecuente.

De hecho, según las estadísticas,

hasta un 60% de las mujeres desarrollará uno

a lo largo de su vida.

Es un tumor benigno.

Y uno de los síntomas más comunes

es precisamente la hemorragia genital.

En este caso,

vamos a hacer un seguimiento,

para valorar más adelante

la necesidad de operar o no.

Bueno, pues nada.

Pues tú en el concierto lo darías todo.

Porque tienes la voz

como para cantar fandangos de Huelva.

Uf, no lo sabes tú bien. No lo sabes tú bien.

Mm..., bueno, volviendo una cuestión:

Entonces,

¿es grave, o no?

A ver.

Lo de la costilla es cuestión de reposo y de tiempo.

Y lo otro,

pues hay que esperar los resultados del laboratorio.

Hay...

Las posibilidades,

pues son unas más graves que otras,

y bueno,

a ver si tenemos suerte, hija.

Pues sí. Espero que no sea nada.

Glori, eh...

A ver...

Es que resulta que...,

que antes de lo de la agresión,

pues María estuvo aquí, y...

Y me comentó que...

Que...

Pues que tú estás siendo una pieza clave en la asociación:

que estás ayudando mucho con...,

con tu testimonio y...

Y bueno, que...,

que...

Que me sorprendió mucho.

Porque...

Mmm..., bueno,

que...,

que no me lo esperaba.

Y ya está.

Ya.

Bueno, pues mira.

Yo no sé.

Me pareció que mi experiencia podía aportar cosas, ¿no?

Debido a mi experiencia,

pues podía aportar cosas importantes y...,

una vez vi un folleto por tu casa, me pasé,

y la verdad es que estoy encantada.

Estoy muy contenta.

Lo que no sé es por qué no me lo...,

no me lo comentaste.

Porque yo estaba muy preocupada por ti.

Ya, ya. Lo entiendo.

Pero...,

mira, nos cruzábamos poco.

Cuando nos cruzábamos era para discutir, Rocío.

Y no me sentía cómoda para contártelo.

¿Qué quieres que te diga?

Lo siento mucho.

Solamente quiero que sepas que estoy muy contenta,

y que creo que estoy aportando cosas positivas.

Ya está.

-Pues yo también estoy muy contenta. -Pues sí.

Tras llamar a otros hospitales de la zona,

Lucía Velázquez

localiza la historia clínica de Sandra Montero,

hermana de Silvia.

Pues el doctor me ha dicho que ya estoy bien y...

Y ya no sangro, ni nada.

Pues genial. Me alegro mucho, de verdad.

-He estado hablando con tu hermana. -¿Qué?

Que está en Barcelona.

Pero bueno, tú eso lo sabes ya.

Porque has cogido su DNI,

y te has hecho pasar por ella.

Sandra, mi paciente,

le cogió el DNI a su hermana pequeña, Silvia,

y suplantó su identidad

aprovechando que tienen un gran parecido físico.

Y de ahí la confusión que teníamos todos

con su historial.

Yo...

Yo solo quería...

Yo solo quería...

ser una persona normal por un día. ¿Sabes?

Solo quería ser normal por un día y que...,

ir al hospital

y que no me tratasen como una loca.

Y no ser la rara.

Yo solo quería que parasen la sangre. ¿Sabes?

Y nada más.

Lo sé, cariño.

Te entiendo. ¿Eh?

Te entiendo, de verdad. ¿Vale?

Vale.

A mí lo que me preocupa

es que tu hermana me ha dicho

que tu madre ha fallecido hace seis meses.

Un día la...,

la fui a despertar y...

Y estaba muy fría, y...

Y no se despertaba.

¿Y qué pasa?

Que te dio un bajón muy grande,

¿y dejaste de tomar la medicación?

Sí.

Y...

Y empecé a beber, como papá.

Porque...

me dolía mucho y...

Y me sentía muy sola,

porque echaba mucho de menos a mi madre y...

Y mi hermana nunca está,

y...

¡Y yo la echo mucho de menos, y por eso bebo!

Y cuando bebo,

pues a veces hago cosas raras.

A veces me voy con un hombre.

Bueno.

Y me daba miedo, sí.

-¿De estar embarazada? -Sí.

¿Por qué, cariño? -Es que yo no puedo tener un bebé,

porque saldría como yo: raro.

Tú no eres rara, cariño. De verdad.

Pero ahora,

lo importante, cariño,

es que te centres en ti. En ti.

En cuidarte. En estar bien. ¿Eh?

Hay que cuidarse mucho.

Sandra padece

lo que nosotros llamamos TLP,

trastorno límite de la personalidad,

que genera en los pacientes que la sufren

una gran inestabilidad emocional,

esto se traduce en acciones impulsivas,

en relaciones caóticas con los demás,

pudiendo llevar incluso a la fobia social,

y las causas se desconocen.

Aunque sabemos

que hay factores de riesgo genéticos, familiares y sociales.

El laboratorio del hospital

ya ha entregado a la doctora Jiménez

los resultados del último estudio de María,

la paciente con hemocromatosis.

¿Qué tal, María? ¿Cómo te encuentras?

Mejor,

pero lo que le estaba diciendo a Gloria,

con muchísimas molestias aquí.

Y yo no sé si es la costilla, o...,

o todo lo demás.

Bueno.

Ya te queda poquito,

porque vengo del laboratorio, de recoger los resultados.

Y ya sabemos lo que te pasa.

¿Y?

Bueno,

pues en el estudio de la talasemia,

hemos visto un aumento de la hemoglobina A2.

Lo que tienes es una betatalasemia menor.

Que se ha complicado

por el tratamiento que te pusimos del hierro para la anemia.

¿Talasemia?

Yo no he oído eso en mi vida.

-¿Tú? -Yo tampoco.

Bueno,

es que no quise explicártelo porque...

Para que no te hicieses un lío, vamos.

Rocío, vamos a lo sencillo. ¿Es grave?

No, no lo es.

La talasemia

es una enfermedad hereditaria de la sangre

que ocurre por ciertas mutaciones en los genes.

Dependiendo del tipo de cadena proteica afectada,

se clasifica en talasemia Alfa o Beta.

Si hablamos de una talasemia menor, puede pasar desapercibida,

porque no presenta ningún síntoma,

o simplemente se presenta como una pequeña anemia microcítica,

como la que hemos visto en María.

O sea, hereditaria.

¿Quiere decir que mis padres la tienen?

Sí, bueno.

Por el tipo de talasemia que tienes, menor,

pues has recibido el gen de uno de tus progenitores.

Si fuesen los dos,

estaríamos hablando de una talasemia mayor.

A ver. Yo no...

Yo no me estoy enterando muy bien.

Entonces

¿ella tiene la buena, o la mala?

A ver.

Ningún tipo de talasemia puede considerarse buena.

Ni mucho menos.

Las talasemias pueden ser graves o leves.

Algunas personas no presentan síntomas nunca,

u otras incluso

necesitan un trasplante de médula ósea.

Por eso

es imprescindible

hacer un estudio detallado de la sangre del paciente,

para saber cómo tratarla.

Bueno, esta enfermedad...,

no tiene cura,

simplemente hay que controlar los niveles de hemoglobina.

Si los niveles bajasen mucho,

simplemente se puede hacer una transfusión de sangre.

Pero vamos,

que puedes seguir una vida normal.

Bueno,

¿entonces me puedo ir, tranquilamente?

No.

Tenemos que hacerte un tratamiento de quelación,

para eliminar el exceso de hierro,

y bueno,

si vas respondiendo bien

y vemos que los niveles empiezan a bajar,

pues...

podremos darte el alta en breve.

-Entonces son buenas noticias. -Sí.

Dentro de lo que cabe...

Y bueno,

que si tienes cualquier duda, cualquier cosa que necesites,

tienes mi teléfono,

me llamas o lo que necesites. ¿Vale?

Muchísimas gracias, Rocío.

De momento no tengo ninguna duda.

Lo que sí que tengo son muy buenas noticias.

Sí.

Me ha llamado mi amiga, la policía.

Han detenido al Duende.

-¡Hombre! ¡Menos mal! -Sí.

Bueno, ya te puedes quedar tranquila.

Bueno.

-Yo, y todas las chicas. -Pues sí.

Por desgracia,

las amenazas y la agresión que sufrí el otro día

no son un hecho aislado.

Muchas de estas chicas llevan sufriendo acoso,

pero desde hace muchísimo tiempo.

Y solo por noticias como esta

merece la pena

los riesgos que conlleva nuestro trabajo.

Pero aún queda mucho por hacer.

Y lo haremos.

Vamos, que si lo haremos.

Bueno.

Menos mal que todo ha quedado en un susto, ¿no?

Pues sí.

Ya solo es cuestión de reposo y de tiempo.

Oye, Gloria.

Que..... Eh...

Que yo quería pedirte perdón

por cómo he estado contigo desde que tú saliste de la cárcel.

Bueno, que...

He estado pensando mucho en lo que me dijiste,

y yo no quiero que haya tensiones entre nosotras.

Yo quiero que estemos como siempre,

que siempre hemos estado juntas, para todo.

-¿Hermanas? -Hermanas.

Cuídate. Gracias.

Por mediación de Lucía,

Sandra Montero acepta ingresar

en la Unidad de Agudos de Psiquiatría,

para un tratamiento a largo plazo.

¿Sigues dándole vueltas al tema de Silvia?

Sandra.

Sí.

¿A ti no te pasa que, aunque lleves muchos años en esto,

de repente...?

Siempre hay un caso, ¿no?

Que te toca la fibra.

Lucía, tú has hecho un gran trabajo.

Ahora le toca a Sandra tomar su medicación,

seguir con el tratamiento,

e intentar llevar una vida lo más normal posible.

Es que las enfermedades mentales son tremendas, ¿eh?

Porque no afectan solo al paciente.

Afectan a todo su entorno, a la familia...

Por eso tenemos que estar agradecidos

de tener un hijo que solamente es un cabeza loca.

Tú ya te ibas, ¿no? Sí, sí.

¿Te invito a tomar una tónica?

Si me deja tu novia, ¿eh?

Pues claro que te deja. Al menos, por ahora.

A ver.

Que esta mañana, cuando he ido a..., al váter...

Bueno, a ver.

¿Cómo eran las heces?

-Mmm... Tenían como un..., como pellejitos,

como tiritas blancas...

Pues yo lo que sospecho

es que tienes un parásito intestinal.

¿Qué dice?

Pero doctora, ¿qué le pasa?

Sí.

Es que creo que puede tener una obstrucción intestinal.

Es que Molina ha convencido a Carlos, mi hermanastro,

para que acepte el trabajo en la fundación.

Y no sé ni cómo ni cuándo,

pero estoy convencida de que eso

va a terminar explotándome en la cara.

Síncope.

Con posterior traumatismo craneoencefálico.

Hay que intubar. Sí.

He sacado el anillo y...

Y le he pedido matrimonio.

No sé si ha sido la impresión o qué, pero...

Entrando en parada.

Adrenalina y atropina.

Un, dos, tres.

Está en la UCI,

permanece intubada, y en coma inducido.

No habrá sido mi culpa...

Son cosas que pasan. No te tortures, por favor.

¿Qué querías hablar conmigo el otro día?

Como pudiste comprobar, estaba un poquillo ocupado.

Quería hablar sobre Natalia.

¿Sobre qué exactamente? Déjala tranquila.

No sé a qué viene eso.

Sabes perfectamente de qué intenciones hablo.

Mm... Perdón, no, no tengo tiempo para adivinanzas.

Luego me lo cuentas, ¿eh?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 02/03/18 (2)

Centro médico - 02/03/18 (2)

02 mar 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 02/03/18 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 02/03/18 (2) "
Programas completos (1020)

Los últimos 1.033 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos