www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4501140
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 02/03/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-Bueno, nos tomamos otra, ¿no?

-¿Te parece que nos la tomemos en mi casa?

-Me parece perfecto.

Tos

-¿Y esa tos? -¡Ay! -¿Estás bien?

-Es lo que tiene trabajar con niños, que te pegan de todo.

Y eso que me encantan los niños, ¿eh?

De hecho me gustaría ser padre y tener por lo menos uno.

-Perdón. ¿Tienes un minuto, Andrea?

-Hola. -Sí.

-Hola.

-¿Me esperas fuera un segundo, por favor?

-Vale. Te espero fuera. -Chao.

Dime. -Tengo buenas noticias.

-¿Sí? ¡Por fin! Dime.

-He hablado con Sonia

y le he comentado lo del ensayo clínico que quieres llevar a cabo.

-¿Y? -Me ha asegurado

que lo va a consultar con el Consejo de Administración. -¿En serio?

-Sí. -¡Qué bien!

Y ¿tú crees que tenemos posibilidades de conseguir los fondos?

-No lo sé, pero pintaba bien. Estaba muy interesada.

-¡Qué bien! Muchísimas gracias, Alberto.

-Nada. -Te veo mañana, ¿vale?

-Oye, eh...

¿Quién es?

Soto...

Toño ha acudido al hospital al encontrarse con fiebre

y dolor de garganta al tragar.

-Vale.

Y ¿desde cuándo estás así?

-Desde esta mañana, más o menos.

Vamos, es que ya me he levantado hoy así.

-Ajá.

-¿Usted qué es lo que cree que tengo? -Bueno, a ver, baja la cabeza, así.

Hombre, parece una amigdalitis aguda, ¿eh?

Las amígdalas son una parte del sistema inmune

que nos ayudan a combatir infecciones.

Pero cuando se inflaman, puede doler la garganta,

puede doler al tragar y también puede provocar fiebre.

-Pero no me las van a tener que quitar, ¿verdad?,

en una operación ni nada, ¿no? -¡No!

-No, pero dígamelo.

Venga, dígame que no me las van a tener que quitar, por favor.

-Que no, ¡que no!

Vamos a ver, mira, a esa operación se le llama amigdalectomía.

Y yo lo suelo recomendar

cuando los episodios infecciosos son muy continuos

o cuando la inflamación bloquea la vía aérea.

Pero que no es tu caso.

-Pero que yo no estoy en esos supuestos, ¿no? Que lo mío es menos.

-Que sí, venga, siéntate, anda.

A ver...

Es verdad que uno puede sentir miedo, ¿no?,

cuando oye la palabra quirófano, extirpar, todo esto; pero...

-¿Miedo yo?

No, qué va.

Que no es miedo, verá, es que tengo que viajar a Marte.

-¿A Marte? ¿Marte...,

¿Marte, el planeta?

-Sí, hombre, claro, Marte, el planeta.

No va a ser el que viene después del lunes.

Marte, el..., el rojo, el de arriba. Eh... -Perdóname.

-Pues una empresa americana comenzó hace unos años a buscar voluntarios

para hacer su viaje a Marte en 2023, que lo van a hacer por primera vez.

Entonces yo lo vi y digo: "Pues me apunto", ¿no?

Pero un poco así, ya sabes, de coña.

Pero mira, fui pasando cribas, fui pasando pruebas y...,

pues que ¡estoy en la selección final!

Bueno, y esta prueba consiste en una convivencia,

lo que es todos los finalistas de todo el mundo,

y allí pues nos harán pruebas de aislamiento, de presión,

pues yo qué sé; cosas de Marte y eso.

-Claro, por eso es por lo que yo

no puedo pasar por una operación, doctora.

Porque es que las pruebas de convivencia

son dentro de dos semanas, ¿eh?

Entonces, si no estoy en perfecto estado de salud,

pues que me tiran para atrás.

-¿Y qué hay en Marte?

-¿Cómo que qué hay en Marte?

¿Qué se le perdió a Colón? Pues no lo sabía.

¿O a Amelia Hijar, o a Gabarín, o a Armstrong?

No lo sabían. Pero yo sí lo sé.

Se lo voy a decir, doctora, traspasar los límites del ser humano, ¿eh?

Hacer historia.

-¿Y el tiempo de estancia allí lo tienes más o menos calculado?

-No, porque el billete es solo de ida.

Se ve que el de ida y vuelta era muy caro, ¿sabe usted?

Por eso hay que ser voluntario.

Porque la idea es hacer una colonia humana

que sea habitable y sostenible.

Lo que pasa que el viaje va a durar ocho meses.

Entonces, los que vayamos, los elegidos,

vamos a perder mucha masa ósea y muscular,

debido al campo gravitacional que tiene..., que tiene Marte.

Como es distinto al que tiene La Tierra,

nuestro cuerpo ya no se va a adaptar a vivir aquí.

Entonces ya nos tenemos que quedar allí.

-Pues nada; si tú lo tienes claro, pues...

-Yo sí, ¡Sí, sí, sí, sí! -Adelante.

-Vamos, clarísimo.

Lo que sí necesito es que lo que me vaya usted a recetar,

que me asegure que dentro de dos semanas yo voy a estar bien.

Como sea. -A ver, asegurar, asegurar, no.

Yo te voy a recetar un antibiótico

que debes tomar cada ocho horas un comprimido durante siete días, ¿vale?

Y en teoría pues tendrías que mejorar, ¿vale?

-Bueno, si me tiene que recetar algo más fuerte, a mí no me importa.

O si me lo tengo que tomar cada seis horas en vez de ocho, yo...

-No, cada ocho, mira, te lo pongo aquí. Ocho horas.

-Vale. -¿Vale?

-Lo que usted me diga.

-Muy bien.

Que digo que mucha suerte en..., en esa aventura... marciana.

-Sí, claro. -¿Eh?

-Muchas gracias, doctora, ¿eh? -De nada. Cuídate.

-Vale. Hasta luego.

Damián acude al hospital porque sufre mareos, tiritonas

y le ha salido una erupción en la piel.

-Hola. -Hola. Buenos días.

-Eh, buenos días. Eh... ¿Andrea Soto, trabaja aquí?

-Sí. La doctora Soto está hoy aquí. -Ah, perfecto.

-¿Quiere una consulta con ella? -Sí.

-De acuerdo. -Eso.

-Un momento...

A ver, sus datos, dígame el nombre y apellido, por favor.

-Damián Laguardia.

Pues me he levantado con esta cara.

Y por el pecho y por la espalda estoy igual.

Tengo ahora mismo la piel

que me apetece arrancármela a tiras, de verdad.

Y además, como trabajo de cara al público,

pues es que la gente va a parecer que...,

o se va a creer que tengo el Ebola o algo así.

Vamos, que estoy hecho un cuadro.

-¿Perdona? -¡Ey!

-¿Qué haces aquí? -Pues bueno, juzga...

-Disculpad. -Juzga por ti misma.

Pues, como estoy así de malito,

quería que me tratara la mejor doctora del mundo. -Ya.

-Y eso que a mí el tema de los hospitales y los médicos

me dan un mal rollo que te mueres.

-Bueno, yo no recuerdo haberte dicho dónde trabajaba.

-Vale, me has pillado, Te he buscado por Internet.

Pero lo he hecho todo legal, ¿eh? He pedido hora y todo; o sea que...

-Ya.

-Y me encuentro muy mal, muy mal, necesito que alguien me cuide.

-Bueno, pues tengo un rato. Acompáñame. -Gracias.

Hola.

Hola.

¿Qué tal con...,

con la terapeuta?

¿Bárbara?

Bien.

¿Le vas a hacer caso?

¿A qué te refieres?

Bueno, pues a lo que hablaras con ella, no sé.

Quiero decir, a mí no...,

no me ha dicho absolutamente nada, ¿no?

Pero por si le ibas a hacer caso o no.

Aún estoy pensando si hacerle caso.

Pues yo creo que deberíamos.

Bueno, tengo consulta.

¿No me vas a decir qué te ha dicho?

Cariño...

¿Vas a venir esta noche a casa o...?

No lo sé.

Aquí veo que anteriormente has estado en tratamiento por asma y depresión.

-Sí, pero bueno, fue algo ya pasado.

-Vale. Y ¿cómo te sientes?

-Pues ahora me siento mucho mejor, la verdad.

Estoy con ganas de empezar una nueva época, de trabajar...

-No, me refiero a los síntomas; físicamente, ¿cómo te sientes?

-Vale.

Pues estoy con dolor de cabeza, fiebre, un poco de mareo...

Yo pensaba que a lo mejor era del catarro que cogí el otro día,

cuando estuvimos...

Pero, al verme estos sarpullidos, pues me ha entrado un poco el yuyo.

-Has hecho bien en venir.

Me dijiste que trabajabas con niños, ¿no? Creo recordar.

-Sí, bueno, soy una especie de animador sociocultural,

se puede decir.

-Ya. ¿Como un profesor de extraescolar?

-Sí pero más enfocado al ocio.

De hecho ahora estoy con primeras comuniones, este tipo de eventos.

-Muy bien.

Pasa a la camilla un momentito, que te voy a explorar, ¿vale?

¿Te puedes quitar la chaqueta y desabrocharte un poco la camisa,

por favor? -Bueno, doctora, un poco rápido, ¿no?

Aquí en una clínica, que me quite la camisa...

-Suficiente, no te abras más.

Vale.

Pues esto tiene pinta...

El paciente presenta una serie de erupciones

que son típicas de una infección por varicela.

Afortunadamente no parece que haya complicaciones

en el resto de órganos y sistemas.

¿Es posible que no te hayan vacunado de varicela de pequeño?

-Pues es posible.

Mis padres eran un poco hippies, y...

-¿No te vacunaban?

-Pues no.

No creían mucho en lo de la vacuna.

-Mm. -Pero bueno, siendo varicela,

que es una enfermedad que tienen los niños, tampoco será muy grave.

-No, pero la varicela en adultos es bastante más grave.

Así que vamos a hacer una analítica y una serología.

La varicela se suele padecer antes de los trece años,

sin que vuelva a repetirse a lo largo de nuestra vida.

En la edad adulta es una enfermedad más agresiva y peligrosa;

especialmente para las embarazadas.

Toño tiene que volver a Urgencias ante el agravamiento de la fiebre,

el dolor de garganta y la aparición de un intenso dolor abdominal.

-Hola, buenas. -Hola. Dígame.

-Eh, mira, que es que tiene un dolor abdominal muy fuerte y..., y no sé.

Era para que le viesen o algo, por favor.

-De acuerdo. ¿Ha venido ya a consulta anteriormente?

-Sí, estuvo con la doctora Romero. ¿Romero?

-Sí, la doctora Romero. Muy bien.

Pues pasen a la sala de espera que la voy a avisar.

-Vale. Venga, vamos. ¿Bien, vamos?

Pues me estaba soltando toda esta chapa de lo de Marte,

y yo me he fijado que no..., que no se le veía bien;

que estaba un poco así, raro.

Entonces se ha levantado a la barra, como para pagar, y he visto que...,

que se doblaba un poco así, de dolor, y hasta ha dejado de hablar.

Por lo menos ha dejado de hablar de Marte.

-Bueno.

Y ¿desde cuándo estás así?

-Pues mira, ya anoche me empecé a sentir un poquillo mal.

Lo que pasa que no le he dado mucha importancia

porque, como estuve comiendo patatas,

digo, pues a lo mejor es un empacho o algo así...

-¿Patatas? A ver, explícame eso de las patatas.

-Es que ayer estuve todo el día comiendo patatas.

¿Usted ha visto la película de "The Martian"?

-Pues no. Perdón, ¿eh?

-Sí, bueno, pues este y yo sí la hemos visto un montón de veces.

Pues mire, en esta película, cuando Mat Damon se queda atrapado en Marte,

pues él consigue sobrevivir allí plantando y comiéndose las patatas,

¿verdad que sí? -Sí.

Pero es que lo que pasa es que el amigo,

en lugar de hacer como en la película,

como el protagonista, que se las come cocidas,

pues se las comió fritas de bolsa.

-Bueno, pero es que a mí cocidas no me gustan y no saben a nada.

-¿Así vas a sobrevivir tú en Marte? ¡Muy bien!

-Pero bueno, ¿a ti qué te importa cómo vaya yo a sobrevivir en Marte?

Pero si el que se va soy yo, ¿me entiendes? Dónde vas tú, ¿eh?

-Sí, sí... -Bueno, bueno, perdonadme.

Perdonadme un segundito, esto no parece un empacho, ¿eh?

No es normal que con el antibiótico la fiebre haya aumentado

y además ahora mismo presente dolor de abdomen.

Por tanto, no sé, creo que sé lo que le está pasando.

La doctora Soto se reúne con Damián,

el paciente supuestamente contagiado de varicela.

-Bueno, tenemos los resultados de la serología

y son positivos para el virus de la varicela zóster.

Entonces, en principio no hay signos de que haya más complicaciones

más allá de la erupción y los picores.

Así que te voy a dar un tratamiento sintomático.

-Bueno, pues eso suena muy bien. -Muy bien.

-Me alegro de haber venido, doctora.

-Lo que sí, es que en este momento,

hasta que yo confirme que la infección ha pasado,

no puedes estar en contacto con niños.

-Bueno, eso va a ser un poco difícil.

Porque es mi único modo de vivir y me da a mí que ahora no puedo parar

Es temporada alta y los padres me dejan bastante propina.

-Damián, es una irresponsabilidad ahora mismo

estar en contacto con niños porque eres un foco infeccioso.

-¿Foco infeccioso?

Nunca me habían llamado eso: foco infeccioso.

-No es ninguna broma.

Te pueden incluso denunciar porque estás advertido.

-Vamos a hacer una cosa,

te voy a pedir unos análisis de sangre

y también unas serologías para varias enfermedades víricas. ¿De acuerdo?

-¿Cómo que enfermedades víricas?

-No, pero mire, yo no puedo tener un virus ahora, ¿eh?

Rubén, mira no, yo no puedo tener un virus... -No.

-Bueno, se lo voy a explicar.

No puedo tener un virus porque es que...

Rubén, ¡que me voy a quedar en Tierra!

-Doctora, por favor, o sea, cúrele porque, como se quede en Tierra,

salimos perdiendo toda la humanidad, ¿eh?, toda.

-¿Nos calmamos...? -¡Tú deja el cachondeo!

Un respeto, ¿no? -¿Ya?

-Sí. -Estupendo.

Bueno, lo primero que vamos a hacer es ingresarte; ¿eh?

Y le voy a pedir a una enfermera

que pase a extraer las muestras, ¿de acuerdo?

Os dejo solos, pero...

-Vale. -En paz.

-Sí. -¿M?

-Vale, vale, vale. -Que sí.

-Venga, hasta luego. -Lo siento.

Si somos amigos y eso. -Hasta luego.

Toño, se te está yendo, tío.

O sea, pero ¿a dónde llevas esto de Marte ya?

Venga, o sea. Es que, ¿se te va la cabeza o qué?

-Pero ¿por qué se me está yendo la cabeza, eh, Rubén?

Pero ¿cuántos años llevo yo en las pruebas de selección?

¿Sabes lo que te pasa, eh? Que te veo la cara rara.

Y lo que te pasa es que no soportas

que yo vaya a hacer algo importante por la humanidad, ¿eh?

-No... -No, claro.

Porque, ¿tú que vas a hacer importante por la humanidad?

¿Casarte con tu novia de toda la vida? -Pues por ejemplo.

-No, pues no es lo mismo ir a Marte

que casarte con tu novia de toda la vida, vamos.

-Bueno...

-¡Que te vengas conmigo, Rubén, hombre!

¡Que eso es importante! -A ver, mira, Toño.

A ver, no se me ha perdido nada en Marte.

Y a ti tampoco se te ha perdido absolutamente nada en Marte.

O sea, y encima te voy a decir otra cosa.

Que sepas que no te van a coger.

Pero ¿cómo te van a coger a ti para ir a Marte?

-Pero ¿por qué no me van a coger a mí?

-¿Qué tienes tú de especial? -Pues...

Pues en la final estoy, ¿eh? -¿En la final estás? ¡Venga hombre!

-Tú no vas a venir a quitarme a mí la ilusión, ¿eh? -Sí, claro.

-Pues si has venido a eso, vete, ¿eh? -Vale.

-¿No has dejado el coche en doble fila?

-Lo he dejado en doble fila, sí. -¿Sí? Pues venga.

Vete y quítalo que te van a multar. -Bueno, me voy a por el coche.

-Bueno, y recuerda

que es muy importante que sigas el tratamiento.

-Vale, a ver si lo he entendido.

Tengo que usar prendas suaves de vestir,

y echarme la pomada que me has recetado.

-Mm. -Ah. Y muy importante,

no rascarme ni apretarme los granitos, ¿no? -Exacto.

Y quédate en casa, nada de comuniones.

-Prometido.

Una cosa, si luego estoy mejor,

me acerco para que me veas cómo estoy, y bueno.

Si surge alguna cenita, o quedar para...

-Bueno. Mmm..., a ver.

El otro día estuvo muy bien,

pero no tiene por qué surgir otra... cenita.

-Vale, muy bien. Pues...

Nos vemos, doctora.

-Hasta luego. Cuídate.

-Doctora.

Perdona, el chico este con cara de no haber roto nunca un plato

¿es el mismo con el que te vi el otro día en el bar?

-¿Y a ti por qué te importa tanto? -No, no, no me importa.

Es curiosidad.

¿Es tu noviete, o algo así? -Es solo sexo.

-Ah, mira qué bien.

Me gusta el plan.

La doctora Romero ha tenido que solicitar una ecografía abdominal,

ante los intensos dolores que sufre Toño.

-¿Qué pone ahí, doctora?

En la ecografía hemos visto un hematoma, es decir,

una acumulación de sangre, en este caso,

en la cápsula que envuelve el bazo.

Así que le vamos a mantener en observación, y también en reposo,

porque he visto en los análisis que tiene la hemoglobina bastante baja.

A ver, eh...

Quiero que hagas memoria. ¿Vale?

Es decir, ¿recuerdas haberte dado un golpe, pues...

bueno, de un tiempo a esta parte, en el abdomen, o...,

concretamente en esta parte, que es donde tenemos el bazo, aquí?

-No. No me he dado yo un golpe. -¿Seguro?

-Me acordaría si me hubiera dado un golpe, no crea.

-A ver. Te lo digo porque he visto...

He visto en la ecografía algo

que necesito ver con más claridad en un TAC.

-Ay, eso es por un tumor o algo, ¿no?

-Pues no estoy precisamente pensando en un tumor.

Lo que estoy pensando es una mononucleosis. ¿Vale?

Pero no tengo datos suficientes, y necesito más información.

Por eso te vamos a hacer el TAC.

-No, yo lo que quiero es que no sea nada malo. ¿Puede ser?

-Vamos a ver. ¿M?

Pero lo que tengo claro es que estás aquí en el hospital

y que cualquier cosa, pues lo podremos solucionar. ¿Vale?

-Vale. -Venga.

-Muchas gracias. -Hasta luego.

Damián, el paciente de la doctora Soto que tenía varicela,

vuelve al hospital con más síntomas.

-Hola, ¿te encuentras bien? -La doctora Soto, por favor.

-Sí, enseguida le aviso.

¡Sara, por favor!

Llevadle a Triaje.

-Gracias, Sara.

Muy buenas. ¿Perdón?

-Soy Brocolio, el payaso de las verduras.

-¿Damián? -Sí, soy Damián.

Brocolio, cuando trabajo.

-Pero ¿qué te ha pasado?

-No me responden las piernas.

-Ah, ¿sí?

Veo que no me has hecho caso y has seguido trabajando, ¿no?

-Bueno. ¿Tú qué crees?

-A ver, quítate la bufanda. -Sí.

-Vamos a mirar ese cuello,

porque en la cara tienes mucho maquillaje,

no se ven las marcas.

A ver.

Bueno.

-Ahora mismo soy un desecho humano, ¿no?

-No hay nada malo en ser payaso. A ver, mírame..., mira aquí, la luz.

-Sí, ya, pero, si me hubieses conocido así,

no creo que me hubieses invitado a tu casa.

En plan: "Soy Brocolio, El payaso de las verduras".

-Bueno.

A ver, relaja la pierna, por favor...

Vale. Muy bien. En principio, los reflejos están normales.

Levántate e intenta caminar en línea recta, por favor.

-Creo que no puedo. -A ver. Te ayudo...

A ver. Inténtalo... ¿No?

-No puedo, es que no puedo, no puedo. -Vale, vale.

Parece que hay... Está claro que hay un problema en la marcha,

pero no hay rigidez en la nuca ni signos meníngeos.

-No me estaré muriendo, ¿no? -No. No te pongas victimista.

Pero vamos a hacer unas pruebas,

porque no tengo claro qué es lo que pasa.

El paciente presenta múltiples erupciones con costra en la piel.

Aunque con el maquillaje apenas eran visibles.

Con sus síntomas, todo apunta a que sea un problema neurológico,

que puede estar relacionado con la varicela, o no.

-¡Toño! -¿Qué haces aquí?

-Pues nada, que aunque seas un poquito insoportable,

pues me daba cosita dejarte solo.

Oye, vaya buena pinta tiene todo esto, ¿no?

-Pero ¿que esto tiene buena pinta? Rubén, por Dios.

Que parece las sopas de sobre, esas feas, que no nos gustan.

-Hombre. A ver, dudo mucho que en un hospital

te pongan una sopita de sobre. Pero bueno, aun así, a ver,

si tú te quieres ir a Marte 200 y pico días y vivir allí,

o sea, ¿tú qué crees que te van a poner?

¿Cochinillo de Segovia, Toño? -Mira, Rubén,

yo agradezco mucho que tú vengas a verme,

o a animarme o lo que tú quieras, ¿eh?

Pero si has venido a por bronca, es mejor que te vayas.

-A ver, mira, simplemente te digo, Toño, tío,

que es que a veces creo que me da la sensación

de que no te das cuenta que te estás metiendo en un marrón increíble.

-Sí, sí me doy cuenta perfectamente en el marrón que me estoy metiendo,

y no es ningún marrón, Rubén. ¿Eh? ¿Sabes lo que pasa?

Que es que nadie nos dijo que ser un héroe,

o ser un pionero o ser un Ulises espacial fuese fácil.

Eso es lo que pasa, que nunca nos lo han dicho.

-Creo que deberías comer un poquito.

-Que no, mira, que no.

Que no, pero si es que nada más que el olor me tira para atrás.

Que no quiero. -Come algo.

-Que no quiero. -Toño, come algo.

-¡Que no voy a comer!

Lo que quiero es que me dejes solo, un momento,

que me encuentro mal, ¿vale?

Me encuentro muy cansado y me encuentro muy mal. Vete.

-Mira, voy a la cafetería a tomarme algo y vengo ahora.

Yo, es que no sé lo que le pasa a Toño por la cabeza.

Pero es que...

no es normal que alguien se meta en un berenjenal así, así porque sí.

-Damián, la analítica, la radiografía de tórax,

el electro y la tomografía, todos son normales.

Entonces, ahora vamos a hacer una serología.

¿Estás bien?

-Sí.

Perdona, es que...

todo esto me está...

Me está quedando un poco grande.

-Bueno, tranquilo. Tranquilo.

-¿Tú sabes cómo llegué a ser payaso? -No.

-Pues bueno, yo al principio era periodista, ¿vale?

Pero no tenía ninguna vocación.

Así que decidí ir a buscar mi sueño.

Hacer humor.

Así que dejé todo, cambié de vida...,

dejé hasta a mi pareja,

y empecé a hacer monólogos.

En los bares, en...

Luego en televisión,

y tuve éxito.

Era un programa de televisión de mucha audiencia.

Y entonces se me ocurrió la gran idea de hacer un monólogo

sobre una fiesta de discapacitados

en el que entraba un grupo de hooligans.

En fin, bueno, la cagué. La cagué.

La gente en las redes me puso a parir,

dijo que no tenía sentimientos, que era...,

que era lo peor...

Vamos, que me marcaron y...

Y no pude volver a trabajar de humorista.

Así que se me ocurrió esta...

buena idea de Brocolio,

el payaso de las verduras.

Así que ya ves cómo soy.

De periodista a monologuista, y de monologuista a payaso.

-Lo siento mucho.

-Solo quería decirte que...

eres lo mejor que me ha pasado últimamente.

-Bueno, pues lo mejor que te ha pasado últimamente

te va a hacer una punción lumbar, y te va a dejar ingresado.

-Oye.

Me gustaría mucho volver a quedar para...

tomar una copa, no sé, reírnos de toda esta situación...

-Bueno. Ahora mismo, lo principal es que te mejores.

Y de lo otro ya hablaremos. -Vale.

-¿Vale? -Gracias.

El estado de Toño se ha agravado considerablemente.

Llegando incluso a ser necesaria una transfusión.

Toño ha sufrido en poco tiempo un descenso progresivo del hematocrito,

y también de la hemoglobina.

Así que esto nos podría indicar que estamos ante una hemorragia interna.

-Y entonces, ¿cuándo se lo van a llevar al quirófano?

-A ver. Lo estamos preparando todo, así que no creo que tarden mucho.

-Pero es que todo esto es como muy raro, ¿no?

O sea, ahora, de repente una hemorragia interna...

-A ver, hasta que no abra el cirujano,

no sabemos qué nos vamos a encontrar.

Pero es posible que el bazo haya sufrido una rotura

debido a un proceso vírico. ¿Vale?

En cualquier caso, necesito también

tener los resultados de las serologías, y...

Sí. -Doctora, el quirófano ya está listo.

-Vale. Pues perdóname, Rubén. Vamos...

-Sí, claro. -Perfecto. -Venga.

-Andrea, perdona. Que quería comentarte una cosita.

-Dime. -Que verás,

antes he visto a tu no novio, en Boxes.

Y yo creo que podrías aspirar a algo más, ¿no?

Vale, vale. Perdona.

Supongo que habrás tomado precauciones.

Esas lesiones cutáneas que tiene...

-Tiene varicela. -Ya.

Pero también sabrás

que esos son los síntomas que aparecen en el primer estadio del VIH

-Alberto, ¿por quién me tomas? -Tú misma.

Las serologías de Damián Laguardia,

¿puedes mirar a ver si están ya, por favor?

Y discúlpame, pero yo necesitaría que me hagas una extracción.

Porque no he sido muy cuidadosa manipulando al paciente.

Toño ha sido intervenido de urgencia,

al presentar signos de una importante hemorragia interna.

Las sospechas de la doctora Romero se han cumplido.

En la operación se ha confirmado

que la hemorragia ha sido provocada por una rotura espontánea de bazo,

así que se lo hemos tenido que extirpar.

Ahora mismo está estable,

monitorizado y recuperándose en su habitación.

-Pues oye, al final esto que me ha pasado

es lo mejor que me ha podido pasar, ¿eh?

-Pues así es.

¿Qué? ¿Ya te has olvidado un poquito,

de todo lo de Marte y todo eso, o qué?

-Sí, hombre, todo lo contrario.

Pues anda, que no me encuentro yo fuerte ahora.

Me encuentro como un roble.

Mira, Rubén, esto, ¿eh?, me ha hecho ver

que puedo superar cualquier adversidad.

La que sea, la que yo quiera.

-A ver, pero Toño, una cosita, ¿tú estás huyendo de algo?

-¿De qué voy a estar huyendo yo, Rubén?

-A ver.

O sea, ¿tú tienes algún problema con la policía,

algo delictivo o algo?

-Pero ¿cómo me va a seguir a mí la policía?

Rubén, que me conoces de toda la vida.

¡Pero sabes que soy incapaz de hacer nada malo! -¿Seguro?

-¡Pues claro que seguro!

Te estoy diciendo Pero ¿qué..., qué tonterías estás diciendo?

¡Hombre! ¡Pues claro, segurísimo!

-Entonces, ¿me quieres decir qué es lo que está pasando aquí?

-Mira, a ver, Rubén,

yo te voy a contar una cosilla, ¿vale?

Pero solo porque eres mi colega, ¿eh? -Sí.

-Mira, que yo quiera explorar un planeta que todavía el hombre no...,

no lo ha pisado... es una cosa que a mí, pues oye, pues me flipa, ¿eh?

Eso, lo entiendas tú o no lo entiendas.

Es de cajón de madera de pino. ¿Sabes?

-A ver, vale, a ver, eso es muy entendible, vale, perfecto.

Pero habrá algo más. -Sí.

Mira. Yo he estado haciendo mis cálculos, ¿no?

Y para dentro de cinco años, cuando se realice este viaje,

yo he analizado cómo va a ser mi vida.

Y no me gusta.

Mi madre me ha dicho que se va a jubilar dentro de cinco años,

y que se viene a vivir a mi barrio.

El Cholo ya no va a estar en el Atleti, con casi toda seguridad

Mis ahorros se habrán acabado, y el paro ya, ni te digo.

Entonces, haciendo mis cuentas, mis cálculos, ¿eh?,

yo creo que, además de todo esto,

me va a tocar ser presidente de la comunidad de vecinos.

-Tú estás de coña, ¿no?

-No, yo te estoy hablando totalmente en serio, Rubén.

-O sea, o estás de coña, o estás tonto.

-Oye. Tampoco me faltes, que acabo de salir de una operación,

y además yo a ti no te he faltado. -No, a ver, mira.

Te lo estoy diciendo porque es una realidad.

O sea, me estás diciendo

que te quieres ir a Marte para no volver nunca más, ¿por qué?

Porque no quieres afrontar, ¿qué?

¿Responsabilidades? ¿El hacerte mayor? ¿El ser adulto?

Toño, hombre. O sea, ¡Toño!

-Eso es lo que quiero, hacerme adulto, ¿eh?

Y hacer lo que hacen los adultos.

Porque todos nuestros amigos ya están casados, tienen hijos,

tienen un adosado, tienen un perro, tienen un coche... Todo.

Y algunos, hasta moto.

Y tú, es cuestión de tiempo que también lo tengas.

Porque te vas a casar en nada. ¡Y yo, no! Y no lo voy a tener.

Y por eso quiero pirarme de aquí.

-Hola, chicos. -Hola.

-¿Qué tal? ¿Cómo te encuentras, Toño? -Muy bien. Como un roble.

-¿Sí? Me alegro.

Bueno, tengo ya los resultados de las serologías,

y efectivamente, pues eso.

Ha dado positivo en un virus que se llama Epstein-Barr.

-¿Eh? -Ya. Que no os suena nada.

-Ni papa.

-Sí, es lo que viene siendo lo normal,

pero a lo mejor si os digo mononucleosis...

-Ah... ¿El..., el del beso? ¿La enfermedad del beso?

-Eso es. -Hala. Sí.

-La rotura de bazo y el resto de síntomas

han sido provocados por la mononucleosis.

Aunque no es usual la rotura de bazo dentro de la mononucleosis,

es una de las complicaciones más graves.

Pero Toño estaba aquí, ingresado en el hospital,

y lo hemos podido tratar a tiempo.

Damián, el paciente que durante una infección de varicela

desarrolló problemas para caminar, recibe la visita de la doctora Soto.

-Hola. -Bueno.

La punción lumbar ha resultado normal. ¿Vale?

Pero, como los vómitos persisten,

te vamos a mantener en observación

hasta que tengamos los resultados de las serologías,

con antieméticos y con suero. ¿De acuerdo?

-¿Por qué estás tan seria?

-Mira. Yo creo que las características de tu contagio,

el hecho de que trabajas con niños,

y el hecho de que no estés vacunado...,

han provocado que yo quizá no vea otras posibilidades.

Pero ahora pienso que también podrías estar contagiado por VIH.

Vale. Tranquilo. Tranquilo,

que ahora voy a avisar a alguien para que lo limpie.

Alguien de limpieza, por favor.

-Nada, lo siento. -Nada, tranquilo.

-Lo siento. -Nada, tranquilo.

Los síntomas del paciente coinciden

con las primeras manifestaciones clínicas tras un contagio por VIH.

De hecho, las lesiones de la piel que presenta

podrían corresponderse tanto a una varicela como a un VIH.

Gracias.

-Pero Andrea, es imposible que tenga SIDA, no es posible eso.

-A ver, Damián, necesito saber dos cosas.

Cuándo es la última vez que te hiciste un análisis,

y si has tenido relaciones de riesgo.

-Bueno.

Puede que sí sea que alguna vez no haya tomado precauciones.

-Vale. He pedido que me hagan una serología a mí también,

cuando tenga los resultados de los dos, nos vemos.

-Como sabrás, ya te hemos extirpado el bazo...

-Sí. -¿Vale?

Así que ahora, con el tratamiento que te hemos puesto,

a base de antitérmicos, analgésicos y también reposo,

pues en una semana más o menos podrás volver a casa.

-En una... O sea, en una semana limpio, ¿no?

¡Huy! ¡Marte, allá voy!

-Fíjate que, viéndote, y durante todos estos días,

he estado pensando:

pues ¿qué requisitos hacen falta para hacer todas esas pruebas?

-Pero ¿que usted se quiere venir conmigo a Marte, doctora?

Oye, que hay plazas.

Lo que pasa, que tienes que pasar todas las pruebas.

Que esto no es de un día ni de dos. -No, no.

La verdad es que a veces vendría bien desconectar, pero no, no...

No es mi caso.

Lo único que quiero que sepas es que ese virus

se puede mantener en la faringe

hasta 18 meses después de que desaparezcan los síntomas. ¿Vale?

Por tanto, hay posibilidad de contagio

con personas que no hayan pasado la enfermedad.

-¿Dieciocho meses?

-Pues nada, ya puedes ir pensando en decir adiós a Marte.

-Bueno. Yo voy a continuar con...,

con más pacientes, ¿vale? -Vale, gracias.

-Venga. Hasta luego. -Hasta luego.

-Toño, bueno, pero piénsalo bien, tío, por lo menos, se te ve bien.

Intenta ver el lado bueno de las cosas.

-¿Qué lado bueno tiene esta cosa, eh?

No tiene ningún lado bueno, Rubén. ¡Ningún lado bueno!

-Bueno, por un lado, que por lo menos estás bien y se te va a pasar.

Y me debes 100 euros, y te ibas a ir a Marte y no me los ibas a pagar.

¡Y ahora no vas a poder!

-Pero ¿tú cómo eres tan miserable, eh?

Tú eres una rata de alcantarilla, hombre, 100 euros ahora.

-Es broma.

En el fondo, lo que me alegro es que te quedes aquí conmigo.

Que ya estaba bien, de tanta tontería,

de ir para un lado o para otro. ¿Sabes?

Que a mí lo que me apetece es que estés aquí.

Los 100 euros me los sigues debiendo, eso sí.

Pero bueno. Que aun así, que si...,

si me los pagas prontito, y demás, igual incluso te ayudo a...

A seguir con esta locura de Marte para la próxima. ¿Vale?

-Vale, tío. -¡Venga, tarugo! ¡Dame un abrazo!

-Que no te doy un abrazo.

-¡Dame un abrazo, tarugo! -Que no te doy un abrazo.

-¡Ven aquí, tarugo! -Venga, que te canta el ala, tío.

Quítate. -¿Qué me va a cantar el ala?

La doctora Soto acaba de recibir los resultados de la serología

que confirmarán si Damián,

el paciente afectado por el virus de la varicela, padece también VIH.

-Dime buenas noticias.

-Sí.

Tu serología ha dado negativo para VIH.

-¿Y la tuya? -También.

-Menos mal, me alegro muchísimo, Andrea, de verdad.

Pero ¿entonces qué tengo?

-Pues, probablemente, una ataxia cerebelosa aguda.

-¿Y eso qué es?

-Es una enfermedad que suele aparecer

al final de la primera semana de varicela,

o puede preceder los síntomas cutáneos.

La ataxia cerebelosa aguda se caracteriza

por una alteración de la marcha,

con un aumento de la base de sustentación,

cefalea, vómitos e irritabilidad.

Normalmente, la recuperación completa se produce

en un plazo de entre dos y cuatro semanas.

-No me iré a morir, ¿no? -No.

Te vamos a poder dar el alta en unos días, seguramente.

-Oye. Perdona, de verdad.

Lo siento muchísimo por lo que ha pasado y...

Tú siempre quisiste tomar precauciones,

y fui yo el idiota que..., de verdad: lo siento. Lo siento.

-Lo importante es que solo ha sido un susto.

-Muchas gracias. -Bueno.

-Oye...

¿Nos vemos? ¿Quedamos a cenar, o algo así?

-Bueno, yo pasaré a ver qué tal estás.

-¿Eso es que nos vemos?

-Hasta luego. -Hasta luego.

-Javier, Javier...

Que... ¿No tenías libre, hoy?

He venido a hacer lo que me dijo Bárbara que hiciera.

¿No es lo que querías?

Pues... no lo sé. No sé lo que es.

Pues hacer algo que debiera haber hecho yo desde el principio,

hablar con Molina y dejarle las cosas claras.

-Javier. ¡Javier!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 02/03/18 (1)

Centro médico - 02/03/18 (1)

02 mar 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 02/03/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 02/03/18 (1)"
Programas completos (1132)

Los últimos 1.145 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos