www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3817808
No recomendado para menores de 7 años Centro Médico - 01/12/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-Esteban.

¡Esteban!

Eh, Esteban.

¡Epa! ¡Eh, ooh!

¿Qué, una siestecita?

-Estaba arreglando las puertas del armario

y de repente me he sentido muy cansado y tuve que sentarme.

-Curras demasiado, tienes que descansar.

-Por favor, no se lo diga a nadie. -Pero ¿qué dices?

Es más, te voy a invitar a un pincho de tortilla en la cafetería.

Te lo has ganado.

-No, Don Juanjo, tengo que terminar la...

-Pero bueno, ¿cómo que Don Juanjo?

¿Cuánto tiempo hace que nos conocemos?

-Un par de años ya. -Pues no me llames Don Juanjo.

Tú y yo somos amigos.

Juanjo me llamó hace un par de años

para hacer unas chapucillas en su casa.

Quedó tan contento que me recomendó a todos sus conocidos.

Así acabé haciendo trabajillos aquí.

La verdad es que se ha portado muy bien conmigo.

-Venga, vamos.

-¿Qué es eso? -Nada, nada.

-¿Cómo que nada? ¿Has ido al médico?

-No. -Esto es un hospital, hay médicos.

Así que vamos a buscar un médico ahora mismo.

¡Vamos, venga! ¡Ay, Dios mío!

-Venga, vamos a trabajar. -Vale.

-¿Te vienes? -No.

Yo acabo de empezar a desayunar, así que, por favor...

-Luego nos vemos.

-Pero Pablo, si no fuera porque eres tú,

diría que has estado toda la noche por ahí de fiesta.

Llevas la misma ropa de ayer, tú no has dormido en casa.

¡Tú has ligado!

-Que no, de verdad; que no es eso.

-Pablo, a mí me lo puedes contar, tenemos confianza.

-Oye, que no es lo que parece. ¿Vale?

-No es lo que parece, eso sí que es la frase definitiva.

Móvil

Eso es que la has dejado muy contenta o muy cabreada.

Ah, que es tu madre. -Ya.

Ya te he dicho que no tenía nada que ver.

¿Quieres que te explique lo que ha pasado de verdad o no?

-Sí, explícamelo. -Vale.

Pues llegué a mi casa y mi madre me dijo

que me tocaba ira a dormir a casa de mis tíos porque iban a fumigarla,

por chinches.

Nada, que mi madre es muy hipocondriaca,

le pareció ver alguna por allí, y ya montó el pollo.

Y vengo con la misma ropa porque ni una muda tuve tiempo de coger.

Ya lo sé, y vengo sin duchar porque en casa de mis tíos

éramos ciento y la madre, ¿vale?

-No sé cómo me he podido imaginar que tú...

-¿Que yo qué?

-Que no, no tienes pinta de ser

el típico que va por ahí de flor en flor.

No me malinterpretes, que seguro que como pareja

eres muy cariñoso y muy atento y...

Y me... Llegamos tarde.

Venga, vístete. -Sí, voy a vestirme.

Señor Vaz, gracias. Adiós.

¡Oh! ¡Oh! ¿Qué te pasa?

Que me duele aquí. ¿En serio?

¡Me duele, me duele! ¿Dónde?

Mira, aquí, aquí, aquí, me duele aquí, aquí.

Pero ¿cómo me haces eso? Toma.

Y esto ¿qué es?

Pues porque hoy hace meses que tuvimos nuestra primera cita.

Pero ¿me haces un regalo por esa tontería?

Bueno, si no te gusta, da igual.

Que no es que no me guste.

Es que, no sé, que yo no suelo hacer regalos por esas cosas.

Yo soy más como de improvisar. Ya.

Es que me hacía ilusión, pero que da igual, no te preocupes.

No, no, no, a ver, perdona.

Quiero ver lo que es. Vale.

¡Una pulsera! Sí.

Es muy bonita.

Hola, perdón, ¿se puede? Sí.

Perdón por molestar,

pero es que mi amigo Esteban anda regular.

-Que no, que estoy bien. -Chs, calla y escucha al doctor.

Esteban, me suena de haberte visto en el hospital, ¿verdad? trabajando.

-Sí, doctor, pero tengo que seguir trabajando, es que tengo...

-Que no seas pesado, hombre, y atiende al doctor.

Esteban, pasa a la camilla, por favor.

Me quedo y te ayudo. No te preocupes.

Vete a descansar que ya me quedo yo.

Que no, que te ayudo. Gracias.

-¡Cónchale!

-Luego vemos lo del puente, ¿vale?

Sí.

Bueno, Esteban, cuéntame, ¿qué ocurre?

-Nada, doctor, si es una tontería.

Lo único que... ando más cansado y con un poco de tos.

-Y lo del pañuelo con sangre, ¿qué? Enséñaselo.

A ver...

Esteban, toser sangre no es ninguna tontería.

¿Desde cuándo te pasa?

-Desde algunos días, doctor, pero tampoco es tanta sangre.

(EN VOZ BAJA) -Haz el favor de escucharle.

Abre la boca, por favor.

La hemoptisis o tos con sangre,

puede ser la manifestación de un gran número de enfermedades.

Y suele seguir un curso impredecible, es decir,

puede remitir espontáneamente

o puede derivar en un shock hipovolémico.

Por eso es una amenaza que siempre hay que tener en cuenta,

independientemente de la cantidad de sangre.

Gema Salas acude a Urgencias

después de caerse contra un están de cervezas

mientras hacía la compra y hacerse varios cortes en la mano.

-Es que, mira, estaba en el supermercado

y me he tropezado y me he caído, me he hecho un corte en la mano.

-Vale, pues vente, que te vamos a curar. -Vale.

-Muchas gracias, Paula.

Has tenido mucha suerte porque los cortes son muy poco profundos.

Con que lleves el apósito durante un par de días para protegerlo,

será suficiente. -Muy bien.

Cuando se produce un corte con un cristal,

se debe lavar bien la zona con agua y jabón

para retirar posibles pequeños restos.

Sin embargo, si un trozo grande queda clavado en la piel,

no se debe retirar.

Porque podría estar afectando a algún vaso o a algún nervio,

y al retirarlo podríamos empeorar la lesión.

Y cuéntame, ¿cómo ha sido la caída en el supermercado?

¿Te has mareado o algo?

Porque la verdad es que te noto bastante pálida.

-No, la verdad que no me he mareado ni nada.

Trabajo de guardia de seguridad en una biblioteca nocturna.

Y de día la verdad es que no salgo mucho de casa;

por eso no me da casi el sol.

Me suelen decir que estoy bastante pálida.

Pero últimamente es como que tengo algo en el ojo

y me molesta mucho la luz y me lagrimea mucho.

-Vale. ¿En un ojo o en los dos? -En los dos.

-Pues voy a hacerte algunas pruebas

para comprobar qué es lo que tienes en los ojos.

-Vale.

-Hola. -¿Qué tal, Pablo?

Has llegado justo a tiempo. -Muy bien.

-Hay que hacerle una revisión ocular a esta paciente.

-Vale.

-¿Os conocéis?

-Ah, revisión ocular ha dicho, ¿no? Vale...

-Si me necesitas estoy en mi consulta.

-Vale.

Hola, Gema. -Hola, Pablo.

Pablo solía venir a la biblioteca en la que yo trabajo,

y pasamos muchas noches leyendo cada uno en su sitio.

Y poco a poco empezamos a hablar y a conocernos más.

¿Por qué no le has dicho a la doctora que nos conocíamos?

-Perdona, es que...

Es que no están muy bien vistas, ¿sabes?

Las relaciones entre médico y paciente.

No son muy éticas y... No sé.

-Pero nosotros no tenemos ninguna relación.

-Ya.

-Lo que pasó entre nosotros pues fue cosa de una noche, nada más.

-Bueno, un día, querrás decir. -Bueno, sí, de un día.

Porque yo trabajo por la noche.

-Ya, más vale que empiece la revisión,

que si no me va a caer un puro.

¿Te colocas aquí y te tapas un ojo, por favor?

-Sí, claro.

En principio no parece que venga ni de la faringe ni de la boca.

¿Eres fumador?

-Empecé a los 11 años.

¿Y cuánto fumas?

-Casi dos cajetillas al día.

-Pero ¿qué dices, hombre? ¿Dos cajetillas?

Tienes que bajar el ritmo cuanto antes.

Dejar de fumar es uno de los mayores retos

a los que se tiene que enfrentar un fumador en su día a día.

Por eso los consejos nunca vienen mal.

Personalmente siempre recomiendo que se apunte en una libreta

cuántos cigarrillos se fuman al día, a qué hora, en qué situaciones...

Me refiero, de forma que, si queremos dejar de fumar,

pues con consultar la libreta

sabemos qué contextos hay que evitar

para que no encendamos un cigarrillo.

Bueno, tienes la tensión un poco alta.

Muy bien...

Inspira, por favor...

-¿Qué oyes, qué oyes?

Te oigo a ti, Juanjo.

-Perdón. Un segundo.

Otra vez...

Bueno, a ver, Esteban,

te puedo decir que he escuchado crepitantes.

Que significa que tienes secreciones en la base de los pulmones,

y además tienes una leve cianosis.

Es decir, el color morado que tienes en los labios,

que indica que tienes una disminución de oxígeno en la sangre.

El crepitante es un sonido anormal, fino y como burbujeante

que escuchamos cuando auscultamos los pulmones a través del tórax.

Se produce por secreciones en los bronquiolos o alveolos.

Y la causa puede ser una neumonía, una bronconeumonía,

o incluso una insuficiencia cardiaca o un tromboembolismo pulmonar.

Me gustaría hacerte pruebas, ¿vale?

Analítica, gasometría arterial y una radiografía de tórax.

-No tengo tiempo, doctor. -¿Cómo que no tienes tiempo?

Tranquilo, venga, que todo va a ir bien, yo te acompaño.

Después de realizar la exploración de agudeza visual

con la tabla de Snellen,

que es como se llama la tabla tradicional con las letras,

y de realizar también la campimetría manual

para detectar alteraciones en el campo visual,

he procedido a examinar a la paciente con el oftalmoscopio

para detectar posibles lesiones.

Y después de lo que he encontrado,

he preferido que la doctora Marco revisara mi diagnóstico.

-Pablo, enciende la luz.

He dicho encender, no apagar. -Ah, perdón.

-Tal y como había detectado el doctor Mir,

sufre erosiones corneales en ambos ojos.

-Las causas más comunes suelen ser: un trauma ocular,

un cuerpo extraño dentro del ojo o el mal uso de las lentillas.

Siéntate aquí si quieres.

Cuando notemos molestia o sequedad en los ojos,

hay que evitar rascarse y frotarse.

Lo que sí que se puede hacer es aplicarse agua fría,

lágrima artificial o suero fisiológico

para prevenir la sequedad.

Dime, Gema, ¿recuerdas haberte dado algún golpe o...

que te haya entrado algo dentro del ojo?

¿Has estado en sitios con mucho polvo,

como una playa o algo así? -No, la verdad es que no.

-Vale, ella lentillas no lleva.

O sea, lo sé porque se lo he preguntado antes.

-Pablo, ¿estás un poco nervioso? -Qué va, estoy genial.

-Las erosiones corneales pueden suceder de forma espontánea.

Simplemente hay gente que es más propensa.

-También esto me tenía que pasar a mí...

-Gema, como te estaba comentando antes, te noto cansada.

¿Tú descansas bien? ¿Tienes un sueño reparador?

-Es que trabajo de noche. Entonces...

Por el día, descansar, no es lo mismo, no se descansa igual.

-Claro, se te ve más cansada que antes.

Quiero decir, que si estás más cansada que antes,

porque yo a ti no te conozco, así que ¿cómo iba a saberlo, no?

-Pablo, ¿me disculpas? Podemos a salir un momento fuera.

-Sí, claro, sí.

-Gema, discúlpanos, ahora venimos. -De acuerdo. -Perdona.

(Ana Jiménez, acuda a la consulta 1)

Herranz ya tiene los resultados

de las primeras pruebas realizadas a Esteban, el amigo de Juanjo.

Bueno, Esteban, te cuento.

Tengo los resultados de las pruebas. ¿Vale?

Por un lado la gasometría lo que nos muestra

es que tienes un nivel de oxigenación en sangre

que es inferior a lo normal,

el tema de la cianosis que hablábamos.

En la radiografía que hemos hecho

he podido ver cuerpos difusos en los pulmones.

-¿Podría ser cáncer?

-Pero ¿qué dices, hombre? ¡No menciones esa palabra!

Ya verás como todo va bien. Juanjo...

Aún es pronto para hacer un diagnóstico.

Tenemos que hacer más pruebas,

porque todavía no hemos descartado patologías importantes.

Una neumonía atípica o incluso una tuberculosis.

Hay que ser prudente y no precipitarse.

-Pablo, estás muy raro, ¿te pasa algo?

-Es que...

Que sí que conozco a la paciente. -Ah, que es un ligue.

-Silvia, por favor, no vuelvas a eso, ¿eh?

-Bueno, pues si solamente es una conocida,

¿qué problema hay en decirme que la conocías?

-Es que no es solo una conocida. -¿Es tu novia?

-Que no, hombre, no.

Que pasamos una noche juntos hace mucho tiempo.

Pero es que,

como están tan mal vistas las relaciones médico-paciente,

pues no quería decir nada por si acaso.

-Pablo, eso es una tontería, no pasa nada por eso.

-¿Seguro? -Venga, anda, vamos.

(Alfonso Sancho, le esperan en Rayos)

Hola. ¡Hola!

¿Qué haces?

Mira, estaba mirando cosas para hacer en el puente

y mira, me acabo de encontrar unos billetes a Ámsterdam baratísimos.

¿Ámsterdam? Sí, mola mucho.

Podemos ir en bici, dar un paseo, ver museos...

Está bien, lo que pasa es que yo había pensado en algo más tranquilo,

pues no sé, irnos a un pueblo, tipo Tomelloso, Hervás... ¿No?

Tranquilitos, con la chimenea...

¿Sí? Vale, si quieres, vale.

Bueno, pero Ámsterdam está bien. No, no, y lo tuyo también está bien.

Si te apetece más ese plan, hacemos eso.

No, no, lo que quieras, en serio.

-Discúlpanos. Era una pequeña diferencia de criterio, nada más.

-Pero ya está. Solucionado.

-Como te estaba explicando antes,

el descanso es fundamental para que el estado de tus ojos mejore.

-Estando con los ojos cerrados se generan las condiciones idóneas

para la autocicatrización de tu lesión corneal.

-Exactamente.

Y por todo esto voy a enfocar tu recuperación en dos vías:

lo primero es la lesión corneal.

Voy a ponerte un tratamiento, pero además de eso

tienes que tener en cuenta ciertas advertencias.

En las erosiones corneales están contraindicados

los colirios con corticoides

porque retrasan la cicatrización de la córnea

y pueden aumentar el riesgo de infecciones secundarias.

-Nada de corticoides entonces. Muy bien, entendido.

-Exactamente. Nada de corticoides pero sí que hay que tomar antibiótico

y mejor en pomada y por las noches. -Muy bien.

-Y la segunda vía es la noche, o en tu caso el día.

El sueño.

Lo primero que hay que hacer para regular el sueño

es reeducar los hábitos que influyen en este.

Como cenar de forma ligera,

realizar actividad física durante el día,

pero no antes de dormir, aprender técnicas de relajación,

y, en caso de que todo esto falle,

se puede valorar la introducción de algún fármaco.

-Muy bien, bueno, pues nada, muchas gracias, ¿eh?

-Adiós. -Hasta luego.

-Espera, que yo creo que el doctor Mir

estará encantado de acompañarte a la puerta.

-Claro, claro que sí. Vamos. -Vale.

Hasta luego. -Chao.

(Cristina Gulló, acuda a la consulta 3)

Esteban se encuentra cada vez peor y continúa tosiendo sangre.

Además ha visto algo en el baño que le ha llamado la atención.

-Me arde al orinar y...

y la orina está más oscura y espumosa que antes.

Además, cuando te he examinado

he visto que tenías los tobillos hinchados y también la cara.

Bueno, vamos a auscultarte...

Con permiso...

Por lo que me cuenta Esteban, los riñones también están afectados.

Así que me temo que podemos estar ante un síndrome del riñón-pulmón.

Esto ocurre cuando hay una hemorragia pulmonar

y un daño que avanza rápidamente en los riñones.

Voy a ampliar las pruebas

y voy a pedir analítica de orina y orina 24 horas.

También haremos una biopsia pulmonar y renal

para saber el grado de afectación de esos órganos

y saber qué está causando el daño.

-¡Ah!

Tenemos que darnos prisa porque, cuanto más esperemos,

peor van a evolucionar los riñones de Esteban

y eso nos daría un menor porcentaje de éxito

a la hora de iniciar un tratamiento.

Francamente me da pena que no haya acudido antes al hospital.

Porque la detección de ciertas enfermedades a tiempo,

aseguraría un mejor pronóstico.

Y si es lo que yo pienso...

-Total, que al final pues le he contado que nos conocemos.

Porque me ha dicho que me notaba raro,

que qué me pasaba y no me ha quedado otra.

-Pero ¿cómo no te va a decir que estás raro?

Si estás rarísimo, Pablo. -Ya lo sé.

-Yo tengo una teoría. -¿Una teoría?

-Sí, a ti lo que te pasa es que te gusta la doctora.

-¡Qué va! ¿Qué me va a gustar a mí la doctora?

¿Qué dices? Que no. -Sí. Sí te gusta.

No hay más que verte: negación constante, cabeza baja

y además te estás poniendo rojo. -Bueno, vale, me gusta un poco.

Pero baja la voz que no quiero que nos oigan.

Además, que tengo asumidísimo que nunca vamos a estar juntos.

-Y ¿por qué dices eso? -Pues porque sí.

Porque le gustan otro tipo de hombres.

Le gustan así más... más malotes, más cachas...

Ella dice que no pero deberías de ver cómo mira al doctor Mendieta.

Que es un médico de este hospital que encaja perfectamente

en el prototipo de doctor cachas y castigador.

-Mira, yo no conozco al doctor Mendieta ese.

Pero... te voy a decir una cosa.

-¿Qué?

-Cuando yo estuve contigo, me gustaste por lo que eras.

-Gracias.

-Así que deja de menospreciarte.

¿Sabes lo que puedes hacer?

-¿Qué? -Prueba a darle celos.

-¿Sí, tú crees? -Sí, eso siempre funciona.

Cuando las mujeres vemos

que hay otra mujer que le interesa a un chico,

pues salta el interés. -Ya.

-Así que prueba con los celos, a ver qué tal.

¿Vale? -Vale.

-Mira, me tengo que ir, ¿vale? -Te molesta un poco la luz.

-Sí, un poco sí. -Hazme caso.

Tómate el tratamiento que te hemos recetado, ¿vale?

Y, y sobre todo ven a revisión de controles, y vemos allí.

-Vale. -¿Vale?

-Y tú hazme caso a mí. -Vale, nos hacemos caso mutuamente.

-Venga, hasta luego, Pablo. -Cuídate, Gema.

Gracias, ¿eh? -Adiós. -Adiós.

El doctor Herranz

ya tiene los resultados de los análisis de orina

y de las biopsias de pulmón y riñón de Esteban,

y no son nada alentadores.

Sí, aquí los tengo.

Toma.

Gracias.

-Muchísimas gracias, Juanjo.

Te estás portando muy bien conmigo.

Eres el hermano que no tengo en este país.

Si algo sale mal...

-¿Cómo si algo sale mal?

Tú te vas a recuperar enseguida.

Nos vamos a pegar una juerga tú y yo que va a arder Troya.

Que nada más que te veo currar.

Hola.

Bueno, tengo los resultados. -¿Hay buenas noticias?

Me temo que no.

Se confirma que tienes el síndrome de Goodpasture.

El síndrome de Goodpasture ocurre

cuando el cuerpo destruye por error una proteína que tenemos

que se llama colágeno y que está almacenada en sacos de aire

que hay en los pulmones y en las unidades de filtrado de los riñones.

En el caso de Esteban

la insuficiencia renal está avanzado muy rápidamente, demasiado.

Tienes los riñones muy mal.

Tenemos que eliminar los anticuerpos

que están haciendo daño a tu organismo.

Y para eso, lo que tenemos que hacer es extraer la sangre

y sustituirla por plasma sano.

No es lo mismo plasma que sangre.

La sangre está compuesta por: agua, plasma y elementos formes,

que son los glóbulos rojos o hematíes,

los glóbulos blancos o leucocitos, y las plaquetas.

Cuando nos referimos a plasma sanguíneo

nos referimos a la parte líquida de la sangre

que contiene esos elementos formes.

Hola. Hola.

Que, ¿has reservado lo de Ámsterdam?

(Doctor Blanco, acuda a Urgencias, por favor)

Tenemos que hablar.

-¿Qué tal? -Hola.

Oye, ¿te importa si continúo leyendo el artículo?

Es que es muy interesante.

-¿Me pones un café, José Luis?

Ayer se te veía muy sonriente cuando te despediste de Gema.

Se ve que hay buen rollo entre vosotros, ¿no?

-Bueno, somos amigos, Es normal, ¿no?

-Sí, pero, no sé, parecía que...

Que había mucha complicidad.

Que a lo mejor podíais ser algo más que amigos.

A lo mejor podían surgir cosas, ¿no?

-Sí, pueden surgir cosas o...

No sé, pueden haber surgido ya.

Pero bueno, no te voy a dar más detalles porque soy un caballero.

Oye, Silvia.

¿Tú crees que alguna compañera del hospital podría...

sentirse molesta con esto de Gema?

-¿Como celosa o...?

-Estar celosa, o sentir envidia o...

Busca

-Tenemos una urgencia. Venga, vamos. -¿Sí?

-¿Qué te ha pasado, Gema?

-¡No he dormido nada desde que me fui!

-¿Por qué no has podido dormir?

-He intentado mantenerme despierta a base de bebidas energéticas.

-Pero ¿y eso por qué? -¡Porque no quiero dormir!

¡No quiero dormir! ¡No quiero dormir! ¡No quiero dormir!

-Doctora, se acaba de desmayar. -Hay que estabilizarla.

Varios días sin dormir,

combinados con un exceso de bebidas estimulantes,

ha provocado lo que el electrocardiograma muestra

sin lugar a dudas, Gema sufre una taquicardia.

¿Cómo va?

Sigue igual, a veces consciente, a veces no.

¿Y tú?

A mí me da mucha pena ver a un hombre así, tan solo.

No he visto a un hombre trabajar tanto en mi vida.

Ojalá yo pudiera hacer algo por él, ojalá.

Juanjo, estás con él. Ya estás haciendo algo, ¿vale?

No está solo.

¿Crees que tiene alguna posibilidad o...?

Sinceramente, si llegase un riñón rápido, puede ser.

Pero la lista de espera es muy larga.

Si tengo novedades te aviso, ¿vale?

Gracias, doctor. Juanjo...

Fuerza.

-Juanjo, quiero pedirte algo. -Lo que sea.

-Avísale a mi familia si me pasa algo.

-Claro que sí, hombre, claro que sí.

Pero no va a ser necesario, te vas a poner bueno enseguida.

Pero vamos, enseguida. -Gracias, amigo.

-Venga.

Sigue descansado ahí.

Creo que voy a hacer algo mejor.

-Por último, estos archivos

¿se los entrego a Landó o los archivo?

A ver, en principio yo los he firmado y...

Herranz, tengo que hablar contigo. Un segundo.

Yo los he firmado... Es urgente.

Luego te veo, ¿vale, Nuria? Gracias.

Dime, Juanjo. Quiero donar mi riñón para Esteban.

¿Cómo? Mi riñón está en perfecto estado.

A ver, Juanjo,

pero las posibilidades de que sean compatibles son muy pequeñas.

Pero las hay, ¿no?Sí, las hay.

Juanjo, vamos a ver.

¿Tú sabes lo que es donar un riñón, y más tú que eres hipocondriaco?

¿Qué tengo que hacer?

Bueno, acompáñame.

El pronóstico para una persona que recibe un trasplante renal

es mucho mejor si el riñón procede de un vivo que si es de un cadáver.

Por eso es tan importante que cada vez haya más donantes.

Si alguien quiere ser donante, lo primero que tiene que saber

es que tiene que ser mayor de edad; en segundo lugar,

que tiene que estar en pleno uso de sus facultades mentales;

y en tercer lugar, que es muy importante,

es que hay que tener un buen estado de salud,

para que la donación no sea un riesgo

ni para quien dona el riñón ni para quien lo recibe.

Por supuesto tiene que ser un acto libre y desinteresado.

(Diego Arenas, acuda a la consulta 5)

Una vez estabilizada e ingresada,

la doctora Marco y el doctor Mir han dejado descansar a Gema

prácticamente durante todo el día.

-En los análisis de sangre no hay nada fuera de lo normal.

Y ha dicho algo acerca de que no quiere dormir.

-Sí.

-Tú que la conoces más, ¿sabes por qué ha podido decir algo así?

-A ver, yo cuando la conocí no tenía ningún problema para dormir.

Pero no sé, perdimos el contacto hace muchísimo.

Pero es verdad que tenía mejor cara, ahora está muy pálida y tiene ojeras.

Pero bueno, que seguro que después de esta siesta que se ha pegado

se encuentra mucho mejor.

Gritos

-¡no! ¡Me duele mucho! Ay, mamá!

-Gema, tranquila, ¿qué te pasa? -¡Me duele mucho!

-Pues no te puedes tocar. ¡No te puedes tocar los ojos!

-¡Cuando me despierto me duelen mucho!

¡Por favor..., me duele mucho!

-Ya está, no te preocupes, no te preocupes.

Ahora le ponemos solución, ¿vale?

-En primer lugar voy a hacer una interconsulta a oftalmología.

Y después sería conveniente

que Gema acudiera al Servicio Psicológico del hospital

para que le ayuden con su miedo a dormir.

-Juanjo se realiza una analítica para ver la compatibilidad sanguínea

y comprobar si es viable ser donante de riñón.

-Me parece impresionante lo que estás haciendo por él, ¿eh?

-Qué va.

Si alguien se merece un riñón es Esteban.

Que se ha dejado los suyos trabajando

para, para traer a su familia, ya ves.

Lo siento, Juanjo. No...

Juanjo,

eres un gran hombre.

-¿Qué?

¿Cómo te encuentras? Parece que mejor, ¿no?

-Sí. E, estoy un poco mejor.

Pero yo quería saber ¿esto va a ser así siempre o me voy a recuperar?

-A ver, Oftalmología me ha pasado tu informe y el diagnóstico es claro.

Sufre distrofia de Cogan.

La distrofia de Cogan es una distrofia corneal

que provoca erosión

y pérdida progresiva de la transparencia de la córnea.

El tratamiento es solo sintomático:

con lubricantes, y solución salina para humedecer los ojos.

Aunque en algunos casos puede llegarse a necesitar cirugía láser.

Y en los casos más graves, un trasplante de córnea.

Tú no te preocupes, ¿vale?

Estos últimos casos son muy poco habituales.

Y, si sigue el tratamiento, te vas a poner bien.

Lo que sí que tenemos que solucionar es tu fobia al sueño.

-Vale.

-Y he estado hablando con la doctora Marco

y pensamos que el equipo psicológico de este hospital

te podría ser de gran ayuda.

-Eso espero, porque tengo que recuperar mi vida cuanto antes.

No puedo seguir así.

-Ahora vendrá la doctora y te va a dar el alta, ¿vale? -Vale.

Hablando de la doctora. ¿Intentaste lo de los celos?

-Pfrr. Pues no lo sé.

Ni sí, ni no, porque no sé qué es lo que hice.

-Bueno, trabajando con ella seguro que tienes más ocasiones.

-Ya. Pero yo no sé si me voy a volver a atrever, ¿sabes? -Ya.

Bueno, si no te atreves con la doctora Marco,

siempre puedes volver a la biblioteca.

Te hemos echado mucho de menos por allí.

-¿Te vas ya?

-Sí. He tenido un día durísimo y larguísimo.

Y le voy a pegar una paliza a la cama.

-Vale, pero antes

termina de contarme eso que me estabas diciendo en la cafetería.

-¿El qué? -Lo de que si salieses con Gema,

alguien del hospital podría tener celos.

-Ah, sí, bueno...

Busca

Nada, me...

¿Qué es, tu padre? -Nada que ver.

No te extrañe si mañana soy yo la que vengo con la misma ropa.

Me da pena Juanjo.

Nunca le había visto así. Ya.

¿Sabes que va a donar el riñón igualmente?

Y no solamente eso, ¿eh?

Sino que va a hacer todos los papeles para traer a la familia de Esteban.

¡Qué buen corazón tiene!

Bueno, tú y yo teníamos que hablar, ¿no?

No sé ni por dónde empezar.

Pepa, ¿qué nos está pasando?

No lo sé.

Eres la mujer perfecta.

Perfecta.

Pero siento que no eres para mí.

Yo no soy perfecta.

Pero hay veces que pienso que...,

el amor no es suficiente.

Pepa, te quiero muchísimo.

Yo también a ti.

Lo siento.

Yo también.

Quédatela, ¿vale?

Gracias.

Gracias a ti por todo este tiempo.

-Vamos, a Reanimación. -Venga.

-La paciente presenta una mala respuesta cognitiva

y una clara confusión mental.

Mi primera sospecha diagnóstica

es que puede tratarse de una intoxicación

o un episodio epiléptico.

-Es que ha ingresado una chica por Urgencias,

de la que apenas tenemos datos,

y el caso es que la conozco pero no sé de qué.

¿Y no será una paciente tuya?

-Hola...

No hay respuesta.

No quiero que compartas información de este caso con nadie del hospital.

¡Ah, que ya sabemos cómo se llama! Silvia Carrasco.

-Tranquila, hija, que ya verás cómo no es nada.

-Mi padre tiene varias enfermedades crónicas y el pobre lo pasa fatal.

Aunque él diga que no.

-¿Ha estado hablando con mi padre?

-Sí. Deberías hablar más con él.

-Tiene astitis y edemas en las piernas.

-Y ¿eso es todo lo que tiene, doctora?

-No. Aparte de eso también tiene taquipnea.

Por los síntomas que presenta Federico,

creo que estás sufriendo

una reagudización de la insuficiencia cardiaca derecha

de la que ya estaba diagnosticado.

Me gustaría poder hablar normal con mi padre.

Es que parecemos de mundos distintos, parece que no nos entendemos.

-Yo con mi hijo, el mayor,

hay veces que nos pasamos semanas solamente hablando con monosílabos.

Pero tengo un truco.

-Efectivamente, hablar de otra persona

ha sido la clave para conectar.

-¿De quién empezasteis a hablar?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro Médico - 01/12/16 (2)

Centro Médico - 01/12/16 (2)

01 dic 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos.

ver más sobre "Centro Médico - 01/12/16 (2)" ver menos sobre "Centro Médico - 01/12/16 (2)"

Los últimos 648 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios