www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3622487
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 01/06/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-Bueno, si está aquí mi Dieguito.

¡Dieguito! ¡Dieguito!

¡Celia! (LO BESA REPETIDAMENTE)

Celia estuvo ingresada hace unos meses

porque se tragó una pila del audífono,

confundiéndola con su pastilla para la tensión.

Le detectaron un principio de demencia senil.

¿Qué tal? ¿Cómo te encuentras? -Pues muy bien.

¿Vienes por problemas de salud? -No, yo estoy estupendamente.

He venido de visita.

Ajá. -Y a ver a mi Víctor Hugo,

el limpiador, que lo ayudé a conseguir trabajo.

Hablé con el director y... y lo conseguí.

Lo sé. -Pero...

Fíjate, precisamente hoy he hablado con él.

Bueno, pues precisamente me han dicho...

que me he equivocado, porque hoy es su día libre.

"Los automatismos son repeticiones en el habla

y pueden ser síntoma de deterioro mental del paciente.

En el caso de Celia,

me preocupa por su edad y por sus antecedentes".

Celia, ¿por qué no vamos a la consulta?

-No, no, mira... Venga.

-Si yo me voy a mi casita, porque estoy tan a gustito.

Pues la única pena que me da,

pues fíjate, es que le he traído carne en salsa,

que le gusta mucho. Pues... la voy a tener que tirar.

Porque... como yo como como un pajarito,

se me va a estropear.

¡Ay! ¿Por qué no te la quedas tú?

Hacemos un trato. Me la quedo si vienes a la cafetería

y te invito a desayunar. -Ay.

¿Te vienes? -Sí.

Ay, del bracete, ay, con mi Dieguito.

El doctor Mendieta, neuropsiquiatra del hospital,

ha examinado a una paciente aquejada de párkinson.

-Luz, ¿estás bien? Eh, ¿qué pasa?

-Luz.

La banqueta. Trae.

Luz, mira, siéntate aquí.

Siéntate, siéntate. -Siéntate.

Siéntate. Luz, ¿qué te pasa?

-Tiene taquicardia... y fiebre, creo.

-Sí, llevo...

nos días con fiebre y con dolor de cabeza y de articulaciones.

Pero... bueno, he tomado analgésicos y he ido tirando.

-Ya. De todas formas, me gustaría echarte un vistazo.

Pasa por mi consulta. -No.

-Sí. -No hace falta, si...

Si esto es una gripe. -No.

Vamos a ver, si el doctor te dice que pases por su consulta,

pues vas, mujer. -Luz.

En media hora, en mi consulta, ¿de acuerdo?

-Vale.

Pero ¿vas a decirme qué te pasa?

Respira, respira un poquito.

Toma, Celia. -Gracias.

Bueno, cuéntame, ¿qué tal en casa?

¿Tienes a alguien que te vea habitualmente?

-Bueno, me ha dicho mi Víctor Hugo, claro,

que has sido padre por tercera vez.

Tengo que hacerte muchas preguntas:

cómo se llama, cuánto ha pesado, cómo es...

Pues mira, se llama Olivia. -Qué bonito.

Ha sido prematura y... es muy pequeña.

Pero bueno, va creciendo.

-Oh, qué pena. Bueno, pero...

No es por nada, pero siempre se ha dicho

que la buena esencia

se guarda en frascos pequeños.

A mí esto siempre me lo decía mi Julián.

Celia, ¿alguna vez cuando hablas,

notas... no sé, que te faltan las palabras o que no sabes qué decir?

-Anda, anda, anda, vamos a hablar de mis achaques...

Que eso es un rollo, un rollo.

Oye, ¿a quién ha salido la niña?

¿Ha salido a la madre o al padre?

Pues, hombre, aún es pronto, pero...

Yo creo que a la madre.

-Ah. Bueno,

¿cómo lleva la soledad en casa?

-Bueno, pues yo no estoy sola. Estoy con mis recuerdos.

Oyes, además tengo a mi amigo, a Víctor, a Víctor Hugo.

Trabaja aquí de limpiador,

que yo hablé con el director y le busqué yo empleo aquí.

Y cuando puede, pues va a verme.

Y... Y yo, cuando me entra así, morriña,

pues me vengo a verlo al hospital.

"Hacer hablar a Celia en la cafetería,

sin la presión de la consulta,

me permite detectar síntomas que alerten

sobre un proceso cerebral degenerativo".

-"Ay, qué 'jartá' de revistas, qué aburridas son.

Y yo, desde que no está mi Víctor Hugo,

pues también estoy más aburrida, sí.

Pero a veces,

me doy cuenta de que estoy hablando en voz alta con mis recuerdos.

Y, oye, y hasta me contestan y todo, sí".

Cuando Víctor Hugo fue despedido por la comunidad de vecinos

tras un episodio de lumbago,

Celia consiguió convencer a Landó

para que lo contratase de limpiador.

-"La verdad es que cuando estaba mi Víctor Hugo, pues era mucho mejor.

Era más divertido.

Bueno, me contaba todo lo que les pasaba a los vecinos.

Y ahora no me entero de nada...".

(MEGAFONÍA) "Doctor Hervás, acuda a medicina interna".

(Golpes en la puerta)

-Adelante. Hola.

-Hola. Pasa, siéntate.

Ahí, siéntate.

Yo solo he venido a acompañarla para asegurarme de que venía.

-Qué exagerada, Clara. Iba a venir.

-Bueno, Luz, además del mareo y de la fiebre,

me has dicho que tenías dolores de cabeza y reticulares, ¿verdad?

-Sí, y me he tomado la temperatura y tengo 39.

Y la tensión la tiene muy baja también, 8,6.

-¿Desde cuándo presentas estos síntomas?

-Pues... hace unos días. No sabría concretarle.

Oye, ¿tú no habrás cogido algo

cuando te has ido de vacaciones estos días?

-No. -¿Adónde has ido de vacaciones?

-He estado en... Tanzania.

Concretamente en Zanzíbar.

Pero, a ver, ¿tú no te habías ido a Alicante, como todos los años?

-No, este año he cambiado. Ah.

-Por mi novio.

Mi novio quería hacer una escapadita romántica.

¿Que tienes novio? -A ver, a ver, por favor.

¿Podemos dejar la charla para después?

Intento hacer mi trabajo.

Ya, disculpe. -Gracias.

"Pues me he quedado un poco así,

porque no tenía ni idea

de que Luz tuviese novio.

Pero es una chica muy reservada, lo entiendo.

Pero me alegro, porque esto quiere decir que se ha ido de viaje con él

y que van en serio".

-Luz, sabes que Tanzania es un país tropical

y que en esos países hay alta incidencia

de enfermedades endémicas.

¿Has seguido las pautas de vacunación necesarias

para viajar a un país así? -Sí, sí, claro, por supuesto.

Hice... el tratamiento preventivo.

A ver, soy enfermera y trabajo en un hospital,

sé lo que hay que hacer.

-Muy bien. Pues... pasa a la camilla.

Te voy a echar un vistazo. -No, no, de verdad.

Si es que no quiero molestar. Luz, no seas terca, por favor.

Hazle caso al doctor, venga, mujer.

Ay, anda. -Vamos.

Venga.

-"Si viaja a un país exótico por ocio o por trabajo,

deberán informarse de las pautas de tratamiento preventivo y vacunación

exigibles para entrar en ese país. Su salud depende de eso.

En España, los centros de vacunación internacional

informan sobre esas pautas

cuando se viaja a un país tropical o a un destino poco frecuente".

Pues lo siento, pero vas a tener que quedarte ingresada.

-No, no, si esto no es nada. -Luz, Luz.

Esto lo decido yo, ¿de acuerdo?

Clara, apunte. Vamos a pedir un frotis

para descartar presencia de alguna enfermedad endémica.

Pidámoslo de urgencias, ¿vale? -A ver, que no, que no.

De verdad, que estoy muy ocupada. No me puedo quedar ingresada.

(Móvil)

(Móvil)

-Disculpe. -¿Ya?

-Sí.

-Aprovecharemos y pediremos una placa de tórax, otra de abdomen

y un electro.

Y vamos a empezar con el tratamiento.

Pautaremos antipiréticos para la fiebre,

pondremos unas gafas nasales para asegurar la ventilación

y te voy a poner una vía con suero para que no te deshidrates.

Vale. -Eso es todo.

-Sí. Ya.

Bueno, tienes más amigos, ¿eh?

También me puedes venir a ver a mí.

Vamos, digo yo. ¿O qué?

-Eres más majo...

Qué majo. Ven a verme cuando quieras.

-Es que eres el más majo de todos.

Bueno, pues yo voy a venir a verte,

pero para charlar en la cafetería, ¿eh?

Para charlar y que me cuentes algún... cocido de por aquí.

Pero de pasar a la consulta a hacerme pruebas, nada, ¿eh?

Mira que te conozco...

y cada vez que me ves, me quieres hacer una ITV completa.

Y no puede ser.

Vale. No, no, tranquila.

"Además de alteraciones en el habla,

un síntoma característico del ictus es la pérdida de fuerza

de un brazo o de la pierna del mismo lado.

Otro síntoma serían, por ejemplo, vértigos, alteraciones en la vista

o un fuerte dolor de cabeza".

Léeme el menú, por favor.

-Y tus gafas, ¿las tienes en la consulta?

Hoy estoy con la vista cansada.

-Pues yo es que no he traído gafas, y mira...

Vale. -No veo mucho.

Mira, mejor.

Te voy a enseñar una cosa. -Ay, ¿la foto de tu hija?

Bueno, dímelo tú. ¿Qué ves?

-Oye.

No me estarás haciendo pruebas de extranjis, ¿verdad?

Celia, antes te he visto desorientada.

Así que sí, te estoy haciendo un pequeño examen neurológico.

-Estás haciendo trampa.

No necesito ninguna prueba porque estoy estupendamente.

Tengo cosas de la edad, pero tú ahí, erre que erre.

Te empeñas en hacerme ver que estoy tarumba.

Pues no lo estoy. Celia...

Siéntate. -Naranjas de la China.

Me voy a mi casa.

Luz, que presentaba fiebre, aceleración en la respiración

y dolor en las articulaciones,

está a la espera de los resultados de los análisis

para saber si tiene alguna enfermedad exótica.

Luz, ¿cómo te encuentras, eh? -Igual.

Vaya.

Oye, que me alegro mucho de lo del novio, ¿eh?

-Gracias.

¿Y cuánto tiempo llevas con él?

-Un año.

Lo conocí en el pueblo.

¿Y cómo se llama? -José.

Uf.

La tienes un poquito bajita, ¿eh?

-Hola.

-Hola. -Ya tenemos los resultados.

-Ah. -Tienes malaria.

"La malaria o paludismo es una enfermedad infecciosa

provocada por un parásito, el Plasmodium.

Se transmite a los humanos por la picadura de un mosquito infectado.

Cuando el parásito llega a la sangre,

viaja al hígado, donde madura,

y de ahí vuelve a la sangre para infectar a los glóbulos rojos".

-Pero ¿el diagnóstico está confirmado?

-Sí, sí, sí. Aunque los síntomas puedan parecerse a los de la gripe,

el resultado de las pruebas no deja lugar a dudas.

-Vale, pero es que no lo entiendo.

Hice la profilaxis contra la malaria.

No puede ser. -La profilaxis química es eficaz,

pero no en el 100% de los casos,

y a ti, por desgracia, te ha tocado estar en ese pequeño porcentaje

en el que no funciona.

Lo siento. -Ya.

-"Lo que le ha pasado a Luz es una excepción, es mala suerte.

Pero si no hubiera hecho la profilaxis química,

seguro que su cuadro clínico ahora sería mucho más grave".

-¿Y cuál es el tratamiento a seguir?

-Pues empezaremos con cloroquina, ¿de acuerdo?

Ah, por cierto, ¿tu novio ha presentado algún tipo de síntoma?

-No, no.

-Ya. De todas formas, me gustaría echarle un vistazo.

¿De acuerdo? Dile que venga.

-Es que no... Es que él se ha quedado allí.

-Ah.

Bueno, presupuse que había vuelto contigo.

-No, no, no ha vuelto a España porque él es de Zanzíbar.

Así que no va a poder echarle un vistazo.

-Muy bien.

Hasta luego. -Hasta luego. Gracias.

Hasta luego.

"El novio es de Zanzíbar, ¿y se llama José?

Muy raro. A mí esto no me encaja.

Además ella, yo veo que no está bien.

A mí me da la impresión

de que tiene otra preocupación, aparte de la malaria".

(MEGAFONÍA) "Paula Gómez, acuda a neonatos enseguida".

Romero. -Hola, Diego.

¿Qué tal? -Pues muy bien.

Viendo ropita, mira.

Estoy viendo un poco...

Ya sea niña o niño, hay tantas opciones... ¿Verdad?

¿Qué tal?

Bien. -¿Y Olivia?

Pues va bien, va cogiendo peso.

-Bueno, me alegro. Ajá.

-La verdad que tienes una familia muy bonita.

Y numerosa.

Oye, ¿puedo...

coger? Sí, por favor.

-Últimamente tengo un hambre...

Y sueño, hambre, sueño, sueño, hambre...

Recuerdo que Laura se quedaba dormida de pie.

Debe de ser una época muy bonita.

-Pues lo es. ¿No?

-Aunque te quedes dormida. -Doctor.

-Qué bueno está. -Han traído a Celia Rubio

y está muy desorientada.

-Tranquilo.

-"En caso de accidente cerebrovascular,

el actuar rápidamente aumenta las posibilidades

de que quien lo tenga, tenga un buen pronóstico".

Está alta.

Celia, ¿qué ha pasado?

-Yo... ¿Cómo estoy otra vez aquí?

¿Cuándo he llegado?

¿Qué ha pasado desde que te fuiste de la cafetería?

Celia.

¿Te estás tomando la pastilla de la tensión?

¿No la has confundido con la pila? -No.

Me la tomo al levantarme. Vale.

-Sí, todos los días. Vale.

¿Y cómo estás comiendo?

-De todo. Ajá.

-Pero... Pero poquito.

"El ictus tiene factores no modificables,

como por ejemplo la edad.

Pero sí hay otros factores

que se pueden evitar.

Se debe seguir dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente

y, por supuesto, evitar el tabaco y el alcohol".

Mira, vamos a hacer un ejercicio que hicimos la otra vez, ¿vale?

Yo te voy a decir tres palabras

y luego te voy a pedir que me las repitas.

Las tres palabras son... -Antes de empezar el ejercicio,

¿me puede dar un poquito de agua?

Porque es que tengo la boca seca. Claro.

Victoria...

Gracias.

Las tres palabras son:

caballo, manzana, cielo.

Vale. No te preocupes.

Vale, gracias.

A ver...

Que te has mojado. -Sí.

Vale. Celia. -¿Qué?

Apriétame con fuerza las manos.

Vale.

Mira, vamos a hacer una cosa.

Vamos a dejar el ejercicio para otro día.

¿Vale? -Sí.

Pero quiero hacerte un tac.

Que quiero confirmar una cosa.

Bueno... Y anímate, ¿eh? No te quiero ver así, tan decaída.

Ya verás como te pones bien en nada, mujer.

(Móvil)

(Móvil)

¿Qué pasa, que el viaje romántico a Zanzíbar no fue tal, verdad?

Pero ¿qué te pasa, mujer? -Vale ya, ¿no?

Clara, llevas todo el santo día intentando sonsacarme.

¿No te cansas?

Me parece muy bien. Pues nada, me voy.

No te pregunto por tu novio. Bastante me importa a mí tu novio

ni me interesa nada, hombre. -Espera, espera.

Perdóname.

Ven.

Perdona.

Es que... llevo un día horrible.

Bueno, en realidad llevo un mes horrible.

Ya, si ya te había notado a ti rara.

-No he ido a Zanzíbar a ver a mi novio.

En realidad no tengo ni novio.

(Móvil)

(Móvil)

¿Qué pasa, Luz?

-Que ya no puedo más.

Me fui a Zanzíbar a ver a mi padre.

Lo han metido en la cárcel por tráfico de drogas.

Me llamó una mañana y me dijo que...

un amigo suyo lo engañó y le metió un fardo de coca en la maleta.

Así que cogí mis vacaciones y me fui para allá.

Madre mía, pobre hombre.

-No, de pobre nada.

Era mentira. Hablé con su abogado y... y era culpable.

Me lo merezco por tonta. Si es que yo lo sabía.

Ana, no digas tonterías.

Qué tonta ni qué nada. Encima, hacerte culpable.

-No conoces a mi padre.

Mi padre siempre ha estado metido en líos, broncas... De todo.

Si hasta nos dejó en la puñetera calle

por culpa de las dichosas deudas.

¿Y qué hiciste allí, cómo te apañaste o qué hiciste?

-¿Que qué he hecho? ¿Qué voy a hacer?

Venirme para acá corriendo.

Y el que te está llamando por teléfono es él, claro.

(LLORA) Él o su abogado.

Lo que quieren es dinero y no tenemos dinero.

A ver, no te preocupes. ¿Se lo has contado a tu madre y a tu hermano?

¿No? -Por favor,

a mi madre no se lo digas. Es que mi madre ha sufrido mucho.

No digas nada. Tranquila.

Por nada del mundo lo contaría.

Y cuenta conmigo para lo que necesites, por favor.

-Gracias. De nada.

Tranquilízate, mujer, ya verás como todo va a pasar.

"Y yo que no hago más que quejarme

del problemón en el que me metió mi ex con el tema del desahucio.

Madre mía, pobre Luz.

Su padre en la cárcel, y en Tanzania, nada menos.

Vamos, yo no es que coja malaria,

yo es que me muero directamente, fíjate".

(MEGAFONÍA) "Servicio técnico, acuda a la consulta 303".

Unos minutos después, Celia es sometida a un TAC con urgencia.

-Ah, pues estoy mejor, ¿eh?, como más entera.

Vale. -Sí, pero...

Pero lo que no sé yo...

Me lo voy a poner porque... para oírte.

Lo que no sé yo es qué me ha pasado.

Ya. ¿Qué te ha dicho a ti tu maquinita?

Bueno, pues no tengo imagen del infarto,

pero no lo puedo descartar.

En tu caso, al tener síntomas, pero no tener imagen,

ha podido ser un ataque isquémico transitorio.

-Entonces me voy a mi casa.

Celia, yo... no te puedo obligar a que estés aquí,

pero si confías en mí,

te pediría que estuvieses al menos 24 horas más.

¿Tú confías en mí?

-Sí. Vale.

Venga, te voy a buscar los zapatos, ¿vale?

El ataque isquémico transitorio

es un derrame que aparece y desaparece rápidamente.

Ocurre cuando se detiene brevemente

el flujo sanguíneo que va al cerebro.

Es una advertencia de futuros derrames.

Celia, ¿por qué no llamamos a un familiar?

-Si yo no tengo familiares.

Yo... No tuvimos hijos mi marido y yo

y mi marido ha muerto. Yo no tengo a nadie.

Bueno, ¿a nadie? ¿Y Teresa? ¿No tenías una prima?

-Tienes memoria de elefante.

Qué casualidad, fíjate. El otro día la llamé para hablar con ella

a ver si se había muerto y no se había muerto.

Estuvimos hablando mucho rato.

Me contó cosas del pueblo.

Pues no está tan antipática como yo pensaba, fíjate.

¿Ves? ¿Y por qué no la llamas? -Anda, anda, anda.

Que no, que no. Tiene su vida en el pueblo.

No la llamo para que venga aquí, que no.

"Pues es que a mí siempre me ha dado mucha rabia

tener que pedir ayuda a nadie.

Porque como éramos solamente mi marido y yo,

mi Julián y yo, que no hemos tenido hijos,

pues ¿qué quieres que te diga?

Me he acostumbrado a sacarme las castañas del fuego siempre

yo solita".

Dieguito, ¿te puedo pedir un favor? Sí.

-¿Me puedes conseguir que me traigan unas agujas y lana para tejer?

Huy, es que aquí, en el hospital, las horas...

se te hacen eternas.

Bueno, que quieras tejer es buena señal.

-¿Sí? Pero me has de prometer una cosa.

-Sí. Que si te notas menos concentrada

o ves que tienes menos fuerza en el brazo,

no te vas a poner nerviosa.

-Palabrita del Niño Jesús

que no me voy a enfadar si me sale un churro.

(RÍE)

Eh... Ayúdame, apunta lo que necesito, por favor.

Sí. ECG,

RX de tórax,

analítica completa

y que preparen el doppler.

Vale, de acuerdo. Venga.

Luz, a la que diagnosticaron malaria, sigue ingresada

a la espera de saber

cómo está reaccionando ante el tratamiento.

-Clara, te agradezco mucho todo lo que estás haciendo por mí.

Anda.

Tú harías lo mismo, lo sé.

(Móvil)

(Móvil)

¿Esther?

-Sí.

No sé, pero a mí me parece que deberías cogerlo,

A lo mejor no te llama para pedirte dinero, sino por otra cosa.

Como le esté pasando algo y no lo cojas, no sé,

luego te vas a arrepentir toda la vida, Luz, de verdad.

-Me da igual. -Buenos días.

Hola. -Hola, Luz, ¿cómo estás?

-No me encuentro mejor.

-Bueno, vamos a echarte un vistazo.

A ver, mírame.

¿Has tenido náuseas o vómitos?

-Sí, hace un rato he vomitado.

-Bien, el hígado está aumentado de tamaño

y hay ictericia, con lo cual parece que está afectado.

La anemia no parece remitir y estás deshidratada,

lo que significa que el suero no está funcionando.

Todo esto nos dice que...

-El tratamiento no está funcionando.

-Sí, sí, exacto.

Pero no te preocupes, ¿de acuerdo?

Tenemos alternativas para tratar la malaria.

Clara, vamos a cambiar de cloroquina a mefloquina.

Muy bien. -"Algunas cepas de la malaria

con el tiempo se han hecho resistentes

a los tratamientos habituales, que hasta el momento funcionaban.

Las enfermedades también se hacen más fuertes.

Esperemos que Luz reaccione mejor a este nuevo tratamiento".

Quiero ver hasta qué punto está afectado el hígado,

así que haremos una ecografía. Muy bien.

-Lo que haga falta. -Hasta luego.

Hasta luego. -Adiós.

Romero. -Diego, un segundito.

¿Tienes... un momentito para mí?

Claro.

Cuéntame.

-Lo que te voy a decir es como...

No te lo vas a esperar, pero...

Tengo un montón de miedo.

con lo del embarazo, con todo, es...

Es normal, eres primeriza.

-Ya, pero es miedo a...

a no estar a la altura, miedo a...

A todo. -A que le pase algo.

Se supone que es un momento idílico.

Tienes que estar feliz, y lo estoy, tienes que estar como...

volando, flotando, pero estoy aterrorizada.

A mí me pasó. -¿Sí?

A mí y a Laura nos pasó

con los... tres... niños.

Así que tranquila, ¿vale?

De hecho, voy a ver a Olivia con Laura, ¿te vienes?

-Buf, me voy a poner a llorar y estaré nerviosa.

Anda, ¿seguro? -Sí.

Me lo debes.

-Gracias. De nada.

(MEGAFONÍA) "Paula Gómez, la esperan en neonatos.

Acuda lo antes posible".

Laura, que... ¿qué tal, cariño?

Que no puedo ir a ver a Olivia contigo ahora.

Pues porque tengo una visita a domicilio.

Vale.

Lo siento, ya la veo luego, ¿vale?

Venga, un beso.

(MEGAFONÍA) "Jaime Ligúriz, vaya a la sala de diagnóstico".

Celia. -Hola.

¿Qué tal? ¿Cómo te encuentras?

-Pues con muchas ganas de irme a mi casa.

Bueno, veo que estás tejiendo. -Sí.

El ataque no ha afectado a la movilidad del brazo.

-Estoy a puntito de empezar otra labor, pero mira.

He terminado una en un pispás.

¿Eh?

-Es para tu hija. Oh.

-Es un gorrito. Muchas gracias.

-Espero que esté bien, porque lo he hecho a ojo de buen cubero.

Seguro que sí. -Me salen los puntos

y me equivoco, pero bueno.

Celia. -¿Qué?

Vas a necesitar a alguien que viva contigo.

Tu prima, por ejemplo. -Mi prima vive en el pueblo

y tiene su vida hecha. Bueno, si no quieres que venga,

te puedes ir con ella. -Por Dios.

Una temporada. -Que no.

Que no, que allí para... pasar las vacaciones

el pueblo está bien, pero yo soy...

(BALBUCEA INCOHERENCIAS) ¿Estás bien?

Celia. -Ay...

"En el tratamiento de accidentes cerebrovasculares

se han producido grandes avances, por ejemplo, la trombólisis

disuelve un coágulo de sangre rápidamente,

así la zona afectada del cerebro está menos tiempo sin riego".

A Luz le están realizando una ecografía de abdomen

para comprobar qué daños le está causando la malaria.

-Tranquila, enseguida terminamos.

¿Luz?

Luz.

Aparte.

Luz.

Bueno... ¿Qué pasa?

Tiene la tensión muy baja. -El pulso es muy débil.

Está entrando en shock. Rápido, quinta intubación.

Este doctor Mendieta es un poco estirado, ¿eh?

Bueno, ¿qué digo un poco? Bastante estirado.

(RÍE) Pero, bueno, es un buen doctor,

que es lo importante. Ya verás como te pones bien.

¿Eh? Y te prometo

que cuando te pongas bien, te voy a traer es pollo al curry

que tanto te gusta y que me birlas siempre en todas las guardias.

Y aunque ya sé que huele...

Queda un olorcillo en la sala, pero bueno, eso es lo de menos.

"La vida es muy injusta con las buenas personas.

Y Luz no se merece esto.

No pienso separarme de su cama

hasta que no la vea sonreír de nuevo

como hace todos los días al llegar a la sala de personal".

-Hola. Hola.

¿Sabe qué le ha podido pasar para estar así de grave?

-Luz presenta una insuficiencia pulmonar aguda

causada por un edema pulmonar.

Así que...

no pinta muy bien.

"El cuadro clínico de Luz es bastante grave.

Así que su pronóstico, lamentablemente, no es nada bueno.

Ahora solo podemos aguardar

y esperar a que el organismo reaccione al nuevo tratamiento".

Sería conveniente avisar a la familia por lo que pueda pasar.

Ya, ya la he avisado.

Pero su madre, la verdad, vive fuera

y está un poquito mal de salud, así que...

no le he puesto las cosas tan graves.

Me ha dicho que mañana por la mañana viene con su hermano.

-¿Y el famoso novio?

¿El novio?

¿No me dijo usted que no le interesaban los temas personales?

-Sí, claro.

Hasta luego.

Hasta luego.

Celia presenta una ligera afasia,

paralización leve de la comisura derecha

y dificultades de movilidad en el brazo del mismo lado.

Celia.

Has sufrido un ictus,

probablemente por la hipertensión.

Tienes que tomarte la medicación.

Sé que no te gustan las pruebas,

pero te tengo que hacer un examen.

Ponte esto en los labios y aprieta fuerte.

Vale, tendrás que hacer este tipo de ejercicios,

así, con el tiempo, podrás mejorar la paralización

de los labios.

Venga.

Mira arriba y abajo.

Vale. Saca la lengua.

Vale. ¿Sabes qué día es hoy?

-¿Cuándo...

me vas a...

contar...

un cotilleo?

¿Un cotilleo? -Sí.

No cambias nunca.

-Genio y figura...

hasta la sepultura.

Celia, con rehabilitación

esperemos que vuelvas a recuperar todas tus facultades.

¿Vale.

Y el último cotilleo y ya no te digo más.

¿Conoces a la doctora Romero?

Pues está embarazada.

(CHISTA)

¿Vale? No cambies nunca.

Y ven a verme.

"El 29 de octubre es el Día Mundial del Ictus.

Conocer los síntomas, pero sobre todo actuar rápido

puede salvar una vida".

Hola. -Hola.

¿Has pasado la noche en el hospital?

Pues sí, le he cambiado la guardia a un compañero

para estar con Luz. -Ya.

Por cierto, yo veo que no... no sé, no está mejorando.

-Luego me acerco a ver cómo está.

Muy bien.

¿Qué tal?

Es que está la familia fuera, ¿qué les puedo decir?

-Diles que el cuadro ha revertido.

Parece que los tratamientos contra la malaria

y la insuficiencia respiratoria han funcionado.

Ya puede respirar por sí misma.

Cuando quieras, procede a retirar la ventilación mecánica.

Vale, voy a avisar a su madre y a su hermano.

(MEGAFONÍA) "Valeria Pérez, acuda a triaje, por favor".

Hola, Romero. -¿Qué te pasa?

Nada, vengo a hablar contigo de... los hijos.

-¿Están bien? Están bien.

Como antes te he visto preocupada

y he visto que tenías miedo... -No, miedo no, terror.

Pues vengo a decirte que...

lamentablemente el miedo no se pasa.

Cuando eres padre, te da miedo todo,

a que venga una araña y los pique, a que metan los dedos en un enchufe

o... -La plancha.

Yo toqué la plancha y mi madre... Buf, le dio de todo.

Lo que te voy a dar es un consejo.

Y es que nunca antepongas tus necesidades a las suyas.

Por ejemplo, alguna vez lo puedes oír llorar,

y seguramente querrás correr. -¿Qué dices, que no vaya?

Bueno, depende del caso.

-¿Cómo? Muchas veces es más

porque nosotros no queremos sentirnos mal,

pero eso lo haces por ti, no por él.

-Entonces te llamo por teléfono, porque no voy a saber hacer eso.

(RESOPLA FRUSTRADA) Romero, lo sabrás.

-¿Tú crees? Seguro.

-Eh, ¿qué es eso?

Un gorrito.

Ajá, para Olivia. -Ay, madre.

¿Te importa que vaya a verla contigo?

Claro, vamos. -¿Sí?

Oye, ¿a quién se parece?

A la madre.

-Guapa entonces. Tú también, ¿eh? Tú también.

Sí, sí. (RÍE) -Venga.

Venga.

Han pasado unos días desde que Luz reaccionó al tratamiento

y se la desconectó de la ventilación mecánica.

-No pienso volver a Tanzania.

O sea que finalmente no has llamado a tu padre.

-Sí, sí lo he llamado. Al final te he hecho caso.

Ayer hablé con él.

¿Y qué tal está? ¿Qué quería?

-Nada.

Por primera vez en su vida me llamó para decirme que me quería.

Y fue sincero.

Pero, Clara, a mí no me basta, que hemos estado muchos años

tragando sapos y culebras por su culpa.

Mi madre y mi hermano lo han pasado muy mal.

Y no lo puedo perdonar.

Te entiendo perfectamente, de verdad.

-Pero a ver, que no soy tan mala.

He hablado con un abogado para que lo trasladen a una cárcel de aquí,

que pueda cumplir su condena en una cárcel de España.

Oye, de verdad, creo que eso es una buena decisión.

Me alegro muchísimo, de verdad.

-Clara, te tengo que dar las gracias por todo.

Bueno...

-Es que no eres solamente una compañera de trabajo.

Eres muchísimo más que eso.

Yo te lo agradezco.

A ver, vas a ser la primera en enterarte

si al final me sale novio.

Eso espero, ¿eh? Vamos, pero la primera.

-¡La primera!

Las pruebas de control revelan que la quimio

no está reduciendo el tamaño del tumor.

-"No sé, mi abuela es la única familia que tengo"

Daniel, ¿tú estás bien?

Lo digo porque noto un pequeño tartamudeo que antes no tenías.

-¿Cómo comenzaron los tartamudeos? -Tartamudeaba de niño

y luego en la adoles...

En la adolescencia se me pasó hasta ahora.

-Hasta que el doctor Blanco te dijo que tu abuela

no mejoraba del cáncer con la quimio.

Esta intervención implica un riesgo...

considerable.

-Entonces, ¿cómo estás?

-Bien. -¿Y tu abuelo?

Mu... Mu... Murió.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 01/06/16 (2)

Centro médico - 01/06/16 (2)

01 jun 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 01/06/16 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 01/06/16 (2)"

Los últimos 648 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios