Serie documental de cinco capítulos, dirigida por Juan Frutos, que cuenta el último viaje del Emperador hacia su retiro en el Monasterio de Yuste, mientras rememora su azarosa vida a través de los diferentes países que recorrió. La serie conjuga diferentes géneros, con un contenido riguroso de la mano de prestigiosos investigadores internacionales, un atractivo formato de cuaderno de viajes y cuidadas recreaciones históricas con un elenco de primer nivel

El reparto está encabezado por Mario Zorrilla, que encarna a Carlos V y Juan Gea, que da vida a Fernando Álvarez de Toledo y Figueroa

4977361 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Carlos V. Los caminos del Emperador - Carlos, el emperador viajero - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Nació en Gante, en los Países Bajos, el 24 de febrero de 1500.

Yo soy Carlos.

Se educó en la refinada Corte de Malinas,

al amparo de su tía Margarita.

¡Yo voy a ser el "guey"! (Ríen)

Un hombre que pisó la actual España, por primera vez,

cuando contaba con 17 años.

Comenzaba la lucha sin cuartel de Carlos,

un joven príncipe dispuesto a ser el Rey del orbe conocido.

Amparará a los pobres, los humildes...

Un monarca que se coronaría como Carlo Magno, en Aquisgrán,

pero también lo haría en Bolonia, al norte de Italia,

en la formidable Basílica de San Petronio.

Pero Carlos, antes de convertirse en el hombre más poderoso de la tierra,

debía resolver una perturbadora dificultad:

un inconveniente que tenía en su propia familia.

Tenéis en mí al primero y mayor de vuestros vasallos.

Su hermano Fernando quería hacer valer sus derechos sucesorios

y Carlos había ido a Valladolid, igualmente, a defender los suyos.

¡Fuera de Castilla, extranjero! -¡Marchaos a vuestra tierra!

-¡Fuera!

Tras varios días en el Monasterio de El Abrojo,

la comitiva del futuro Carlos V llega a Valladolid.

La ciudad es hoy un espejo

de la historia de la monarquía española:

palacios, iglesias, conventos...

están íntimamente relacionados con reyes como Felipe II,

Felipe III y, cómo no, Carlos V.

Si exceptuamos a Bruselas y también exceptuamos Malinas,

donde pasa desde los 7 hasta los 17 años, toda su juventud,

en Valladolid es la villa donde pasa más tiempo,

donde el Emperador se aloja durante más días.

Está en torno a las 1080 jornadas aquí alojado.

La Plaza Mayor es el corazón de Valladolid.

El origen de este espacio comienza a definirse en el siglo XIII.

La Casa Consistorial se encuentra al norte de la plaza.

Hoy es la sede del Ayuntamiento.

Desde aquí salen actualmente nueve calles

que nos llevan a los diferentes puntos cardinales

de la capital vallisoletana;

lugares que recorrió Carlos V, por primera vez,

cuando contaba con 17 años.

En Valladolid hay diferentes palacios y zonas monumentales

que están vinculados a la vida de Carlos.

Por ejemplo, el Palacio de Pimentel,

que es donde se aloja en ese primer viaje.

Donde, bueno, siempre sabemos que esa corte era itinerante

siempre buscaba los alojamientos

de los personajes más principales, más importantes

de esas ciudades y de esas villas.

El Palacio de Pimentel,

entonces conocido como Palacio de los Condes de Rivadavia,

fue además el lugar de nacimiento de su hijo, Felipe II.

También muy cerca encontramos el Palacio Real,

donde Carlos V se hospedó en épocas posteriores.

Ambos edificios se levantan a los pies de Plaza de San Pablo,

en la que encontramos la esbelta Iglesia

que da nombre a este espacio repleto de historia.

La portada de esta iglesia conventual dominicana

responde parcialmente al gótico isabelino.

La fachada está rematada por un frontón triangular

con el escudo de los Reyes Católicos,

los abuelos de Carlos V,

que contrajeron matrimonio en la villa vallisoletana en 1469.

Aquí fueron bautizados Felipe II y Felipe IV.

Fue, además, el lugar donde se celebraron

las famosas Cortes de Castilla, con Carlos como protagonista.

En el primer viaje de Carlos V a Valladolid,

él tiene que ser proclamado Rey, porque todavía es príncipe,

y lo que hace es convocar las cortes

que se reunirán en febrero del año siguiente,

en 1518, en la iglesia de San Pablo.

Las Cortes de Castilla le proclaman Rey de Castilla

y él aprovecha para pedir unos donativos, unas ayudas económicas.

Él está ya empezando a promover su candidatura

para lo que es la corona imperial.

Para unos, Carlos V había iniciado

una partida de ajedrez de una genialidad estratégica

indiscutiblemente brillante para hacerse con el poder.

Para otros, el joven de Gante

pecó de ambición y avaricia incontrolables,

dispuesto incluso a apartar a su propia madre,

heredera legítima y recluida por su enfermedad mental.

En diciembre de 1517,

todas las ciudades castellanas con voto

recibieron cartas para celebrar las Cortes.

Carlos debería ser reconocido Rey.

Las Cortes no estuvieron exentas de polémica,

desatada por la presencia de extranjeros en ella.

Los procuradores no reconocerían al Monarca

hasta que él jurase guardar los privilegios del reino.

Jean Savauge, flamenco y representante del Rey llego a decir:

Su Alteza no haría más

de lo que sus antepasados habían hecho.

El brazo eclesiástico, los nobles, los procuradores

asistieron a la proclamación del Rey de Castilla.

Ni oficios ni beneficios a extranjeros.

¡Fuera, fuera! -¡Fuera de Castilla extranjero!

-¡Marchaos a vuestra tierra!

Sus hermanos, también estaban presentes en tan solemne escena.

Fernando, apoyado por el pueblo castellano,

fue el perdedor de aquella jornada.

¡Fuera!

A pesar de los enfrentamientos y disputas,

Castilla tenía un nuevo Rey, eso sí,

junto a su madre la reina

Doña Juana I de Castilla, Juana "La Loca".

Habían pasado apenas 18 años desde su nacimiento.

Carlos juró gobernar, aquel día, junto a su madre.

Era una de las condiciones de las Cortes.

Lo cierto es que Carlos comenzó a labrarse un camino

para gobernar solo,

para conseguir sus propósitos imperiales.

Y en cierto modo, aunque se venía gestando hacía años,

este fue el germen de la Guerra de las Comunidades.

Carlos V visitó varias veces Valladolid;

aquí instaló su Corte en periodos determinados

y tuvo a la ciudad muy presente

en sus múltiples viajes por la Península.

El joven del mentón prominente fue un incansable viajero,

cuya vehemencia le llevó a aventurarse

por los dominios de Castilla.

Carlos ya tenía atada Castilla.

Ahora tenía que ir a Zaragoza,

para que sus vasallos aragoneses aceptaran al nuevo rey.

En aquellos años, en torno a 1518,

se acuerda la boda de su hermana Leonor

con el Rey de Portugal;

pasa a Barcelona para negociar con el Principado catalán

y es en ese viaje, en ese trayecto a la ciudad condal

cuando se entera que su abuelo paterno,

Maximiliano de Habsburgo, ha muerto.

El joven Carlos, con 18 años, quería ser Emperador

y para ello escribió al banquero Jakob Fugger pidiendo dinero.

Fugger ayuda con dinero para comprar a esos príncipes electores,

de forma que Carlos fuera elegido Emperador;

para que el joven Carlos I de España fuera Carlos V,

el Emperador del Sacro Imperio.

Jakob Fugger, apodado "el rico",

se convirtió en el banquero de la alta nobleza,

de las casas reales

y el exponente del capitalismo temprano.

Supo gestionar su riqueza con una capacidad innegable

y colocó a la ciudad de Augsburg en el mapa de Europa.

Con el dinero de Jakob Fugger

y el apoyo de los Príncipes electores alemanes,

tiene lugar la coronación, el 23 de octubre de 1520,

en Aquisgrán, Alemania.

Aquisgrán se encuentra muy próxima a la frontera de Holanda y Bélgica.

Es un centro histórico

y esconde joyas monumentales de gran valor artístico.

Sobresale su Catedral, la más antigua de Europa,

cuya génesis se remonta al siglo VIII.

Nuevamente, de una habilidad simbólica innegable,

se celebra la coronación de Carlos

como Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico,

en el mismo templo, en la misma ciudad,

donde fue coronado Carlo Magno 700 años antes.

El César debe estar en Aquisgrán,

debe ser coronado en Aquisgrán, no en otro sitio, si no,

no será un Rey de verdad.

Por eso Aquisgrán es muy importante.

Hoy es un día importante.

Es un día importante para la Cristiandad.

Aquí están encerradas...

La Capilla Palatina sirvió de escenario

para el íntimo acto que se llevó a cabo en la ciudad alemana

a manos del Obispo de Maguncia.

La persona que tenemos aquí es una persona que domina el mundo.

Es el gran Emperador.

Amparará a los pobres,

los humildes,

las viudas y los huérfanos.

A estas cuestiones que exigía el protocolo,

Carlos respondió:

-Volo.

-"Quiero".

Así que una vez consagrado, Carlos podía recibir,

los atributos de su cargo:

el cetro, el orbe y la corona.

La complejidad de la coronación

llevó al Emperador por otras ciudades europeas.

Carlos V sabía que su vida era un éxodo continuo.

Era un diplomático itinerante, un Embajador nómada

y un soldado errante.

Pero ante todo, era un viajero abnegado.

No tenía otra elección.

Era un rey viajero, porque dominaba un imperio inmenso que debía visitar.

Era parte de su trabajo.

-Tras la coronación,

tenemos a un personaje histórico irrepetible,

cuyos dominios van desde el Danubio hasta el Rin

desde los Alpes hasta el Mar del Norte.

Y esto ante todo no le procuraba beneficios,

más bien choques y descontento.

Lutero ya era un problema;

el conflicto con Francia continuaba,

las alianzas con Inglaterra,

y aquel mismo año de 1520

Solimán el Magnífico accede al trono turco

y en Castilla nadie está contento,

los comuneros se alzaban contra la fiscalización,

y contra el poder señorial extranjero,

por lo tanto, había que viajar a Castilla,

había que solucionar los problemas.

La vida de Carlos se distinguió por viajes interminables;

idas y venidas a través de un vasto imperio

que debía controlar.

En aquellas incursiones por Castilla,

el Emperador aprovechaba para solventar cuestiones políticas

en ciudades como Madrid,

Valladolid

o Toledo.

En esta última permaneció durante incontables jornadas

en diferentes épocas del año.

No en vano, había sido uno de los focos calientes

de la Guerra de las Comunidades entre 1520 y 1522.

Curiosamente, Toledo, la cabeza de la rebelión,

se convierte en sede de la Corte durante un tiempo

para Carlos y su familia.

Desde Toledo, en 1525,

Carlos V visitó, entre otras localidades,

la población extremeña de Guadalupe.

Según el historiador Manuel de Foronda,

Carlos atravesó estos inmensos parajes cacereños en 1525.

Llegó por el Camino Real,

donde se erige la Ermita del Humilladero.

Carlos V fue a Guadalupe

y estuvo entre el 11 al 18 de abril de 1525,

en plena Semana Santa.

El viento transporta el repicar de las campanas

procedentes del Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe.

Aquí se hospedó Carlos V durante ocho días.

En aquellas jornadas,

departió con el Prior de la Orden jerónima,

y convivió con la comunidad de frailes guadalupenses,

dedicando el tiempo a la lectura, la oración

y, cómo no, a la política.

Los Reyes Católicos, abuelos de Carlos,

recibieron en este convento a Colón en 1486 y 1489,

antes del Descubrimiento de América.

La predilección de Carlos por la orden jerónima

vuelve a quedar patente

con la concesión de privilegios al cenobio extremeño;

el lugar que acoge a la Virgen negra,

Reina de las Españas.

El claustro es una de las imágenes más reconocidas del cenobio

como lo es también la impresionante Sacristía.

Las bóvedas de cañón acogen las formidables pinturas de Zurbarán

y una suerte cromática de hábiles acabados.

Carlos había llegado en su segundo viaje a España, en 1522

había presenciado las últimas bocanadas del movimiento comunero,

a Lutero lo tenía muy presente,

porque desestabilizaba el Imperio,

el turco seguía fuerte,

y la guerra con Francia continuaba abierta,

pero faltaba un detalle en la vida de Carlos,

algo que esperaba su círculo más cercano.

Tenía 26 años, necesitaba una esposa.

Isabel de Portugal era la candidata perfecta.

Portugal dominaba las rutas de Guinea y de las Indias orientales

por lo que el matrimonio era necesario

para evitar conflictos de intereses

con el descubrimiento del Nuevo Mundo.

El 10 de marzo tiene lugar el enlace

en los Reales Alcázares de Sevilla.

Los cronistas ya hablaban

de la tremenda afinidad de aquellos primos hermanos.

De aquellos enamorados,

desde el primer momento en que cruzaron sus miradas.

A lo largo de los años,

Isabel de Portugal se convirtió en una experimentada regente

que aconsejaba a su marido en todo momento.

La ambición de Carlos no lo dejaba estar tranquilo en un sitio.

-Parece que llegan nuevas.

-Lo que suponía largas ausencias alejadas de su familia, de su mujer.

El Rey de Francia...

Durante su luna de miel en Granada llegan noticias alarmantes.

¿Debemos acortar nuestra estancia en Granada?

Francisco I de Francia,

firma un pacto

con Solimán el Magnífico del Impero turco.

Esto significa, la amenaza,

la invasión de Europa Central por Hungría.

Es el choque entre dos mundos distintos:

Oriente

y Occidente.

La actual Estambul, Constantinopla en época bizantina,

muestra aún la impronta dejada en tiempos del Imperio Otomano.

La ciudad se sitúa a los pies del Bósforo,

lo que la convierte en uno de los puntos estratégicos del planeta;

el paso natural de Occidente a Oriente;

de Europa a Asia.

La Mezquita Azul,

con sus característicos seis alminares,

ocupa el lugar donde se levantaba la residencia

de los emperadores bizantinos.

Fue destruido con la invasión de los turcos,

que remodelaron la ciudad cristiana para convertirla en centro musulmán.

La Basílica de Santa Sofía es el eco de la época cristiana.

Este templo ortodoxo ha convivido durante siglos

con la cultura islámica que trajeron los turcos.

Los otomanos designaron Estambul como Capital del Imperio

desde su conquista en 1453.

Desde aquí partieron las tropas de Solimán hacia Hungría.

El lugar de la batalla se fijaría en Mohács,

a unos 170 kilómetros de Budapest,

el 29 de agosto de 1526.

Y lo peor de todo es que los turcos estaban a las puertas de Viena

amenazando a esta ciudad.

Y consiguientemente amenazando también al Imperio;

pero a Carlos le preocupa, a finales de la década de 1530

no solo los turcos.

Carlos V era un rey medieval y por este motivo

debía ser coronado por el Papa.

En Roma.

Sería muy difícil organizar

una ceremonia tan solemne e importante

como una coronación

después de lo que vivieron los romanos tres años antes.

Lo que ocurrió fue que las tropas imperiales llegaron a Roma

y la redujeron a cenizas.

Lo que se conoce como el Saco de Roma, en 1527,

fue el motivo principal que impulsó a Carlos

a celebrar su coronación en Bolonia y no en la Ciudad Eterna.

Bolonia se encuentra al norte de Italia,

muy próxima a los Montes Apeninos.

La Piazza Maggiore ocupa el lugar central de la ciudad.

En ella se levantan el Ayuntamiento,

el Palacio de Podestá

o la Iglesia de San Petronio.

En Bolonia debían celebrarse dos coronaciones

y el Papa, Clemente VII,

era el responsable de mediar ante el Poder Divino

para gloria y satisfacción de Carlos V.

El 22 de febrero de 1530

se procede a la primera coronación,

que se lleva a cabo en la Capilla Pontificia del Palacio de Accursio.

Los símbolos del poder universal debían ser entregados.

Ya en de San Petronio se lleva a cabo

la segunda coronación por parte del Papa

y se repite lo mismo que el día anterior,

la entrega de las insignias imperiales:

la espada, el orbe y el cetro.

La Iglesia de San Petronio es, en la actualidad,

una enorme mole

de más de 130 metros de largo y 60 metros de ancho.

No en vano, el templo está entre los cinco más grandes del mundo.

El Papa Clemente VII coronó en esta imponente Basílica a Carlos V.

Corría el año 1530.

Esto era una válvula de escape para Carlos,

que seguía enfrentándose a nuevos y viejos problemas,

problemas que continuaban minándole, por muchas coronas que le impusieran.

La fe católica hizo de aglutinante, como base incuestionable

que reforzaba la unión de los amplios territorios imperiales,

pero en el corazón de Europa se cernía

otra gran dificultad que inquietaba a Carlos:

Lutero.

Carlos V dominaba un Imperio inmensamente grande y heterogéneo:

España, Países Bajos,

luego la Bohemia, Hungría, Italia...

y lo que unía a todo este territorio era la fe cristiana.

Y si ahora viene un monje alemán a destrozar todo eso, ¡no puede ser!

Porque los Austrias son intransigentemente católicos.

Este monje alemán se reveló contra la autoridad papal

por lo que fue excomulgado ya en 1520,

creando una escisión en la cristiandad.

Carlos V tendrá problemas permanentes

como el protestantismo, con Lutero a la cabeza,

que avanzaba por Europa.

Fue Lutero realmente un problema para Carlos V hasta sus últimos días.

En el siglo XVI estaba extendida la "Concordia",

la unión de la cristiandad.

Pero con las nuevas ideas de Martín Lutero y de otros reformistas,

se produce una ruptura en la cristiandad

y esa "concordia" se convierte en "discordia".

Y aquellos que siembran la "discordia" son castigados por Dios.

El término medieval "concordia" es apoyado por Dios

y "discordia" es la afrenta a Dios.

Algo que se traducirá en castigo para la humanidad,

con la peste; con los turcos.

Otra dificultad que se presentaba a Carlos

no eran los problemas divinos, sino los terrenales

por la falta de liquidez.

Afortunadamente

llegaban remesas de América:

Pizarro, Hernán Cortés

como posibles, como mayores representantes de estos viajes,

que paliaban, de alguna manera, esas limitaciones.

Las "Cartas de Relación" de Hernán Cortés,

fechadas entre 1519 y 1534

hablaban de cómo era América;

también de las riquezas,

que nunca eran suficientes

para el César del Imperio "donde nunca se pone el sol".

En aquellos días se fundaban ciudades como Quito en 1534;

Bogotá en 1538.

También el mismo año, Sucre.

Se habían levantado ciudades en las Indias Occidentales;

y Magallanes o Elcano, habían llegado a las Indias Orientales.

Las riquezas de las nuevas tierras llegan poco a poco

para una máquina imperial que consume mucho

y para un Rey que siempre está en guerra.

Sabes de la importancia del dominio marítimo.

En el próximo capítulo...

Cualquier incursión otomana traería consecuencias gravísimas.

El Imperio Otomano avanza por Europa.

El Mediterráneo se ha convertido en una puerta abierta

por lo que el Emperador levanta plazas fuertes como Orán o Melilla

para frenar la expansión de las tropas enemigas.

Cuida de Felipe.

Será un rey justo.

La muerte de su esposa sume al Emperador en una terrible tristeza.

La vida de Carlos se torna gris.

El Rey de Francia;

los continuos focos luteranos;

la falta de liquidez;

o sus propias enfermedades,

terminan por derribar al Emperador

que ya empieza a plantearse su abdicación.

Majestad, Vuestra Merced comenzó a gobernar con 18 años,

¿por qué no puede ser su hijo con 30 Rey de España, de Sicilia,

de las Indias, soberano de los Países Bajos?

-Felipe es y será un rey prudente.

Un soberano justo que gobernará para todos.

-Felipe deberá acompañarme en mi despedida de Flandes

una vez logre apaciguar los ánimos de estos reinos.

El último viaje está próximo.

El Emperador abandona Bruselas.

Subtitulación realizada por Beatriz Barroso Bravo.

Carlos V. Los caminos del Emperador - Carlos, el emperador viajero

29:21 09 feb 2019

El joven Carlos llega a Valladolid para proclamarse Rey de Castilla, en unas Cortes no exentas de polémica. Con todo bien atado, Carlos acude a Aquisgrán para coronarse Emperador. Durante estos años, visita ciudades como Toledo, Guadalupe o Sevilla, donde contrae matrimonio con Isabel de Portugal.

El joven Carlos llega a Valladolid para proclamarse Rey de Castilla, en unas Cortes no exentas de polémica. Con todo bien atado, Carlos acude a Aquisgrán para coronarse Emperador. Durante estos años, visita ciudades como Toledo, Guadalupe o Sevilla, donde contrae matrimonio con Isabel de Portugal.

ver más sobre "Carlos V. Los caminos del Emperador - Carlos, el emperador viajero" ver menos sobre "Carlos V. Los caminos del Emperador - Carlos, el emperador viajero"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Pedro de Hortaleza García

    @César, ¿deslabazado¿ es con ¿V¿: deslavazar. Aparte del error ortográfico que tira por tierra tu opinión, supuestamente academicista, me parece desacertada la valoración que ejecutas, la cual mira de soslayo el contenido riguroso que se presenta en este ensayo visual. Seguro que es complicado llevar 58 años de un personaje como Carlos I a la pequeña pantalla, pero logra que la audiencia se enganche y, hoy día, en un documental, con fines formativos y divulgativos, es difícil lograrlo. Pedro de Hortaleza García. Historiador.

    25 feb 2019
  2. César

    Serie interesante por ser quien el personaje, pero desde mi punto de vista, con poco ritmo y muy deslabazada la historia en el tiempo. No se si por que uno está acostumbrados a las series anglosajonas, pero bueno es o que hay y deberían hacer más documentales sobre nuestra maravillosa historia ESPAÑOLA.

    23 feb 2019
  3. Mari Carmen

    Acabo de descubrir la existencia de la serie.Cuándo y a qué hora se emite. Propongo que se hagan este tipo de series-documentales son muy enriquecedores y hacen valorar la historia de España.Sugiero que hagan alguna sobre la vida de los Reyes Católicos.La serie Isabel está muy lograda y acertada.

    17 feb 2019
  4. Almaviva Historia

    Sostengo lo del señor Morès, se nos hace tremendamente corto, mas he de alabar el espléndido trabajo desarrollado en este documental. Lo dice un profesor de historia de un IES.

    12 feb 2019
  5. Pedro Morés i Turull

    Me parece un maravilla esta serie, aunque se me hace cortísima. Bravo por TVE2.

    10 feb 2019

Los últimos 5 documentales de Carlos V: Los caminos del Emperador

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • El último viaje

    El último viaje

    33:26 02 mar 2019

    33:26 02 mar 2019 Carlos V penetra en la actual Extremadura tres meses después de su partida. Durante algún tiempo, reside en el Palacio del Conde de Oropesa, en Jarandilla de la Vera, antes de marchar al Monasterio de Yuste. La gota le provoca fiebres y alucinaciones que le persiguen hasta sus últimos días.

  • 30:59 23 feb 2019 Tras su abdicación, Carlos V encuentra un lugar perfecto para su retiro: el Monasterio de Yuste. Después de desembarcar en Laredo, emprende un tortuoso viaje atravesando duros caminos y puertos de montaña. Su salud se resiente y el atormentado espíritu del Emperador se quebranta forzosamente.

  • Llegan las despedidas

    Llegan las despedidas

    31:17 16 feb 2019

    31:17 16 feb 2019 El Imperio Otomano avanza por Europa y Carlos debe frenar su expansión. Sin embargo, el Emperador sufre un terrible desgarro emocional con la muerte de su esposa. El Rey de Francia; los focos luteranos; o la falta de liquidez, terminan por derribar a Carlos, que empieza a plantearse su abdicación.

  • 29:21 09 feb 2019 El joven Carlos llega a Valladolid para proclamarse Rey de Castilla, en unas Cortes no exentas de polémica. Con todo bien atado, Carlos acude a Aquisgrán para coronarse Emperador. Durante estos años, visita ciudades como Toledo, Guadalupe o Sevilla, donde contrae matrimonio con Isabel de Portugal.

  • 28:14 02 feb 2019 Con 17 años, Carlos V, el Rey Viajero, pisa por primera vez Castilla, adentrándose en la tierra que terminó por heredar. En un tenso encuentro cerca de Valladolid, Carlos, al que el pueblo ve como un extranjero, usurpador de la Corona, conoce a su hermano Fernando, su rival en la sucesión.

Mostrando 1 de 1