Presentado por: Virginia Díaz Dirigido por: Jero Rodríguez

Hay palabras que solo con decirlas nos ayudan a viajar en el tiempo. 'Abracadabra' por ejemplo nos permite traspasar algunos muros. A partir de ahora al oír 'cachitos de hierro y cromo' iremos a esos lugares a los que la música y la imaginación nos transportaban, viajaremos en el tiempo y hasta en el espacio, y nuestras retinas y tímpanos reconocerán esas notas e imágenes y se nos dibujará la sonrisa tonta en los labios.

CACHITOS DE HIERRO Y CROMO está dirigido por Jero Rodríguez.

Realizado por Carlos Vidal, Lupe Muñoz y Arantxa Soroa.

Producido por Luis Boix y Josep Parés.

Presentado por VIRGINIA DÍAZ, subdirectora de Los Conciertos de Radio 3 y directora/presentadora de “180 Grados” de Radio 3.

Temporada 1

Temporada 2

Temporada 3

Temporada 4

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3327237
Para todos los públicos Cachitos de hierro y cromo - Oído cocina - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Siempre que vuelves a casa me pillas en la cocina,

embadurnada de harina, con las manos en la masa.

Papas con arroz, bonito con tomate,

cochifrito, caldereta,

migas con chocolate.

Cebolleta en vinagreta, morteruelo,

lacón con grelos, bacalao al pilpil,

y un poquito perejil.

Buenas. Elaborar cada programa de "Cachitos de hierro y cromo"

se parece mucho cocinar.

Hay que elegir con cuidado los ingredientes,

cortarlos de manera adecuada, combinarlos de forma equilibrada

y servirlos con la mejor presentación posible.

Si come usted igual que ahora

y además toma a diario medio litro de leche

o un pedazo de queso

y una ensalada

o fruta abundante,

su alimentación será perfecta.

Si la música es el alimento del alma,

este programa contiene las calorías necesarias

para un adulto medio.

Tenemos las despensas repletas de hits comestibles

y hemos seleccionado el mejor género para elaborar nuestra receta.

Un programa crujiente y sin desperdicio.

¡Que giren los platos! ¡Oído cocina!

(Música)

Siempre que vuelves a casa me pillas en la cocina...

Bacalao, salsa, merengue... Podíamos estar hablando,

indistintamente, de música y gastronomía.

Lo cierto es que, a veces, como metáfora o de forma explícita,

ambas artes están tan unidas

como el queso y el jamón de York en un sándwich mixto.

La historia de la música está repleta de ejemplos

de que las musas pueden estar ocultas bajo la guarnición.

Hoy en "Cachitos" os invitamos

a que os sentéis en nuestra mesa para disfrutar del banquete.

Un plato combinado de fácil digestión,

pero incompatible con la operación biquini.

Música y comida no habían estado tan cerca

desde que Lady Gaga pensó que era buena idea

hacerse un vestido con filetes.

Preparemos un menú que resulte de su agrado.

Oh, Mary... Mary, oh. Oiga mi relación.

De entrada, les pondremos...

Y el vino, blanco y borgoñón,

tiene que ser de elevada graduación,

muy fresquito y de un buen año.

Oh, Mary... Mary, oh. Qué cena van a tener.

Oh, Mary... Mary, oh. Qué cena van a tener.

Rodaballos almirante

o bogavante servidor.

Y en cuanto a carne,

dos solomillos o piezas de caza menor.

Seamos sinceros,

a la ecuación "Sexo, drogas y rock and roll"

le hace falta, por lo menos, un buen bocadillo de jamón.

La comida y la bebida han sido fuentes de inspiración para músicos,

desde que el hambre es hambre.

Nuestro primer plato es una invitación a la gula

que servirá de preparación para el atracón que se avecina.

Tranquilos, va a ser comer y cantar.

Mira, ya empiezo el día, que con las mil calorías

y a eso de media mañana,

va y me entra una flojera, don Manuel,

que me tengo que sentar.

Y me voy a la nevera y qué apuro, lo que haya me lo como, seguro

y me dan unos temblores y me dan unas calores, don Manuel,

que me tengo que acostar.

Y yo quisiera,

como lo pienso lo digo, te lo juro, lo que yo quisiera,

es volverme invisible, don Manuel, y que nadie me viera.

Era Ramón el gitano canino, un gitanito muy fino y juncal,

que era capaz de comerse un cochino,

10 huevos fritos y 10 sacos de pan.

Era Ramón, el gitano canino,

el más hambriento de "to'los" calés.

Lo demás le importaba un pepino, era lo suyo a tragar y a comer.

A tragar y a comer. A tragar y a comer.

Ay, Ramón, que no se te puede aguantar.

Ay, Ramón, porque comes una "jartá".

Ay, Ramón, si te pegas otro atracón,

ay, Ramón, cogerás una indigestión.

Ay, Ramón. Ay, Ramón. Ay, Ramón. Ay, Ramón,

Ay, Ramón. Ay, Ramón. Ay, Ramón. Ay, Ramón.

Tú eres mi dulce desayuno, mi pastel perfecto.

mi bebida preferida, el plato predilecto.

Yo como y bebo de lo bueno y no tengo hora fija.

De mañana, tarde o noche no hago dieta.

Y este amor que alimenta a mi fantasía,

es mi sueño, es mi fiesta, es mi alegría.

La comida más sabrosa, mi perfume, mi bebida,

es todo en mi vida.

Y las meriendas son placeres. Bollos caseros empapados de miel.

Zumos refrescantes, dulces y excitantes.

Qué feliz cuando empiezo a comer.

Pero las cenas son lo mejor, te espero vestida con un camisón.

Nada me importa lo que llegue a mi boca,

estás a mi lado y me vuelvo loca.

En mi dieta todo está permitido,

pero nada me gusta si no estás conmigo,

porque mi plato favorito sabes bien que eres tú.

Mi plato favorito sabes bien que eres tú.

Hasta en sueños he creído tenerte devorándote

y he mojado mis sábanas blancas recordándote.

En mi cama nadie es como tú, no he podido encontrar la mujer

que dibuje mi cuerpo en cada rincón

sin que sobre un pedazo de piel, ¡ay, ven!

Devórame otra vez, devórame otra vez,

ven castígame con tus deseos,

que mi amor lo guarde para ti, ¡ay, ven!

Devórame otra vez, ven devórame otra vez,

que la boca me sabe a tu cuerpo, que te esperan mis ganas por ti.

¡Ay, mami!

Cómete mi cuerpo

desnudos al viento.

Cómete mi alma

ya no puedo más.

Cómete mi cuerpo

desnudos al viento,

Cómete mis ganas

ya no puedo más.

Y sus padres preocupados, esta chica que no come,

y ella sigue perpetrando sus nocturnas excursiones.

Todo el mundo ya se extraña de las desapariciones

en todos los cementerios de cercanas poblaciones.

No necesita más.

Soy carnívoro.

Guardo datos en mi interior.

Soy carnívoro.

Me comeré tu corazón.

Soy carnívoro.

Guardo datos en mi interior.

Soy carnívoro.

Me comeré tu corazón.

Fuera de carta tenemos algunas de las especialidades de la casa.

Son auténticas canciones pata negra que si bien no hablan de comida,

han sido cocinadas y servidas por artistas

cuyo nombre sale directamente de la despensa.

Por ejemplo, Golden Apple Quartet,

unos donostiarras que se anticiparon 20 años a Il Divo.

A eso se le llama cantar el menú.

Camarero...

-Señor.

-¿Qué hay para hoy?

-Señor,

un buen

menú.

Solomillo asado con patatas fritas,

sesos huecos, hígado, liebre, "chateaubriand".

Solomillo asado con patatas fritas,

sesos huecos, hígado, liebre, "chateaubriand".

Sopa de albondiguillas, caldo de tortuga, sopa húngara,

consomé de almejas, gran cocido parisién,

huevos al gratén.

Sopa de albondiguillas, caldo de tortuga, sopa húngara,

consomé de almejas, gran cocido parisién,

huevos al gratén.

Tenemos pollo "asao, asao, asao" con ensalada,

buen menú, buen menú, buen menú, señor.

El boom de la cocina creativa ha convertido a los grandes chefs

en las nuevas estrellas del rock and roll

y a los programas de cocina en el nuevo porno.

Todo el mundo los ve, pero nadie haría esas cosas en casa.

(Música)

No hemos querido perder la oportunidad

de subirnos al carro del éxito televisivo,

así que preparen sus utensilios de cocina

y sigan atentamente nuestras instrucciones para elaborar

una receta de canciones dedicadas al noble arte

de sudar entre fogones.

Si tienen apetito, tomen buena nota

y a nuestro menú presten atención.

Cocinero, cocinero, aprovecha la ocasión,

que el futuro es muy oscuro, que el futuro es muy oscuro...

trabajando el carbón.

Demasiados caramelos,

demasiada gente en el lugar.

Cosas rotas por el suelo.

Demasiada mierda que tragar.

Ya no quiero a nadie aquí.

Desapareced.

Hoy me voy a caminar,

hoy me encuentro bien.

Dolores, Dolores, "very good".

Dolores, Dolores, pum, pum.

Dolores, Dolores, sexy boom.

Dolores, Dolores, ¡olé, olé!

Mis macarrones caldosos son los que hago, señores.

Mis macarrones caldosos van con su tocino y morcilla.

Mis macarrones caldosos y su patatita y judías.

Mis macarrones caldosos son los que hago, señores.

Mis macarrones caldosos con su tocino y mocilla.

Mis macarrones caldosos y su patatita y judías.

Dolores, Dolores, "very good".

Dolores, Dolores, "good, good".

Dolores, Dolores, sexy boom.

Dolores, Dolores, ¡olé, olé!

Siempre que vuelves a casa me pillas en la cocina,

embadurnada de harina, con las manos en la masa...

encefálica.

¿Por qué inclinas la cabeza?

-¿Por qué vienes a la mesa sin mirar...?

¿Qué cavilas donde estás?

Como si un remordimiento te abrasara el pensamiento

y un delito me ocultaras que no quieres confesar.

-¿Qué me dices, tú, alma mía? -Que desprecias la comida.

-Y te estás tomando el llanto... -Sin motivo ni razón.

-Y te pones amarillo cuando miras el cuchillo...

-Como si te diera tentación.

Está la gastronomía, ciencia exacta del paladar,

que resurge con nuevos bríos para alegrar a la humanidad

y combina nuevas dietas, nuevas formas de placer.

Es la química exquisita, fuente de longevidad.

Tiene sabor, qué suave viene,

que dure siempre y tiene sabor.

Tiene sabor, que no decaiga,

que dure siempre y tiene sabor.

(Inglés)

Niña, no quiero platos chinos...

¿Qué te gusta cocinar más, Joaquín? -Soy un inútil total.

Te paso la morcilla, ¿doble te la doy?

-Sí, como está muy picadito no necesitamos pasarlo por el chino.

-¿Qué es el chino?

-¿Cómo te apañas? -Muy bien, ¿no ves?

Como un maestro.

Cuando me vea mi madre, no se lo va a creer.

Majando...

-Delante de tu madre, ¿nunca has guisado?

-Jamás.

-Se nos va el tiempo, Joaquín.

-Además, tengo que irme. -¿Tienes que irte ya?

-Sí, he quedado con unos amigos en una maravillosa hamburguesería

para comer algo.

Hamburguesa, Coca Cola, chicle, rock and roll.

Gusta en el colegio y hasta en Nueva York.

Con un poco de ritmo, todo sabe mejor.

"¡American, american, american!"

Hamburguesa, Coca Cola, chicle, rock and roll.

Cocinero, cocinero, "pa'ser" el rey de la fonda...

-Utiliza tu dinero en comprarte un microondas.

-Pero no uno cualquiera, cómprate el "Recalentón"...

-Que el futuro es muy oscuro, que el futuro es muy oscuro...

cocinando con carbón.

Sí, eso que escuchas son tus tripas.

Lo normal sería que, a estas alturas de programa,

ya os haya entrado el apetito,

pero antes de lanzarnos de lleno a degustar nuestro menú,

quizá os apetezca beber algo.

Si me permitís un consejo,

es necesaria una buena dosis de líquido

antes de tragar todo lo que está por llegar.

Echad un vistazo a nuestra carta de bebidas.

Qué triste ha de ser morir y no volver nunca más,

pero es tan linda la vida, pero es tan churro el camino,

que si me muero algún día, entiérrenme en Mendoza

o en San Juan o allá en La Rioja.

Nunca fue ella tan hermosa, ¡que en vino habré de volver!

Y cuando lloren las parras para que rían los hombres,

habré de llenar las copas

y habré de besar las bocas de mi viejos compañeros

y tal vez de la que quiero y no me pudo querer.

Bebo por ti, bebo por mí.

No sabes, cría, lo que me haces sufrir.

Soy el terror...

de cualquier mostrador.

Molowny... -Molowny.

-Molowny... -Molowny.

Estabas en Molowny. -Molowny.

-Molowny... -Molowny.

-Molowny... -Molowny.

-Estabas en Molowny. -Molowny.

Salud.

Con una copa de más

se olvidan los rencores,

se aumentan los valores

que tiene cada cual.

Con una copa de más

le damos importancia

al tiempo y la distancia,

al mundo, al bien y al mal.

Para amar, no hace falta el vino.

El amor es un don divino.

El amor, cuando está vacío

no lo llena

una copa de más.

Tú,

me tienes por borracha,

porque bebo demasiado.

Dios no quiera que tú pases

por lo que yo estoy pasando.

Dame vino, tabernero,

que me quiero emborrachar.

A fuerza de ron, a fuerza de ron,

a fuerza de ron, a fuerza de ron.

A fuerza de ron, a fuerza de ron,

a fuerza de ron, a fuerza de ron.

Eran los piratas y el ron como bandera,

con cientos barriles dentro de su bodega

y noche tras noche cogiendo melopeas

en el Caribe del mar derrumbó.

Como medidas prudentes se ha prohibido el despacho

de los vinos y aguardientes el domingo a los borrachos.

Litros de alcohol corren por mis venas, mujer.

No tengo problemas de amor,

lo que me pasa es que estoy loco por privar.

No te preocupes más por mí.

Voy a dejar esta ciudad.

Ya no te voy a perseguir.

Solo te pido una vez más.

Saca el güisqu Cheli para el personal

y vamos a hacer un guateque.

Llévate el casete "pa'poder" volar

como en una "discoteque".

Subiendo al poco rato por la calle Mayor,

llevando una "tajá" como un piano,

cantábamos canciones de los Rolling Stones,

Los Beatles, la Massiel y el Albano.

Llevando el cuerpo jota todavía molón,

dispuestos a hacer otra fiesta,

borrachos como cubas y "empapaos" en alcohol

y echando a voces esta canción.

¡Ay, qué ciego que voy!

Creo que me voy a caer.

No sé si voy a poder aguantar

en postura vertical.

¡Ay, qué ciego que voy!

Creo que me voy a caer.

No sé si voy a poder aguantar

en postura vertical.

Sigo aún borracho perdido,

pero me atrevo a contarte

que yo no quiero ser tu amante.

Y aquí sigo,

aún borracho perdido,

pero me atrevo a contarte

que yo no quiero ser tu amante.

Y aquí sigo,

aún borracho perdido,

pero me atrevo a contarte

que yo no quiero ser tu amante.

Otro vaso de cerveza que se sube a la cabeza.

Anda...

Buena cerveza la que tomamos aquí.

Buena cerveza,

saquen un nuevo barril.

Buena cerveza,

¿qué más se puede pedir?

Que nos traigan otra ronda,

a beber y consumir.

Creo que he bebido más de 40 cervezas hoy

y creo que tendré que expulsarlas

fuera de mí.

Y subo al váter que hay arriba en el bar

y la empiezo a mear y me echo a reír.

Y sale de mí

una agüita amarilla, cálida y tibia.

¿Cómo se abre el nuevo bote de champán?

-¿Cómo se abre? -¿Con un soplete?

Ya habrán visto que con un soplete no se puede abrir.

(HABLA EN FRANCÉS)

Nunca te podré olvidar,

porque me enseñaste a amar.

Con un sorbito de champán,

brindando por el nuevo amor.

La suave luz de aquel rincón

hizo latir...

Mi corazón.

Con un sorbito de champán...

Brindando por el nuevo amor.

La suave luz de aquel rincón,

hizo latir mi corazón.

Señoras...

-Señores...

-Con un sorbito de champán...

-Brindamos por... (AMBOS) Todos ustedes.

(Aplausos)

De corazón.

De corazón.

La Spice Girls sacudieron el mundo de la industria musical

a finales del siglo XX

y su constante presencia en los tabloides, hoy en día,

sigue desafiando las leyes del márquetin.

El grupo femenino con más ventas en la industria de la música

tenía nombre de condimento.

Quizá no podemos recordar que hicieran otra canción,

pero ¿quién la necesita?

(Inglés)

A la gamba... A la gamba...

En verano, Mari Puri...

Olor a fritanga, la barra llena de Larios,

decenas de jamones colgados en batería

y un expositor repleto de alimentos concebidos para atascar arterias.

Si además oyes el crujir de las servilletas y los palillos

bajo tus pies, no cabe duda,

acabas de entrar en un bar "typical spanish".

A continuación, una selección de odas a la gastronomía patria

en un país donde la comida, más que un tópico, es una religión.

Jefe, cuando pueda, una de rabas para la 8.

Boquerones en vinagre y "alio".. y alioli, chopito y teta,

morcilla y pisto.

Que vámonos de tapas, vámonos. ¡Vámonos, vámonos!

Chipirones, boquerones, los riñones.

Pirotitas, chuletitas...

El churrasco, la panceta, los pinchitos.

El gazpacho....

Tengo una tasquita en Triana.

Tengo una tasquita en Triana.

Tengo una tasquita en Triana.

Perdón, camarero, podría ponerme una...

Sangría congelada, bella marinera,

melón, carajillo y Popeye de limón.

Refresco milagroso, ¿qué más da, nena?

Peligro, ¿de qué es esta crema? De pera.

La noche de San Juan de verduras y gambas.

Sudores y cabras. Turistas fritos y olivas rellenas.

Me doy un paseo con bolso y chaqueta.

37 ° y medias de colores,

toallas en balcones de los hoteles.

Colas en la Rusia y goteras en África.

La marca del biquini.

Palmeras que bailan con pies de elefante.

El chiringuito, el chiringuito.

Las chicas en verano no guisan ni cocinan,

se ponen como locas si prueban mi sardina.

Cocidito madrileño.

Ay, repicando en la buhardilla.

Ay, me huele a hierbabuena

y a verbena en las Vistillas.

Cocidito madrileño del ayer y del mañana.

Pesadumbre y alegría de la madre y de la hermana.

Solo fuiste el plato de judías que me hizo relamer

y olvidar rencores al festejo del placer

de aquella bella noche en que así al fin te pude comer.

Tan turbia te veo hoy,

que el vino que yo he de beber ha de envejecer.

Y así, con este verso limpio,

que al final casi se me ensucia,

porque aún corre mi perro negro

tras cualquier perra callejera.

Dos bocatas de jamón y una tortilla,

la bota de vino en la mochila.

¡Esa mochila!

Repleta de chorizo, chorizo de mi pueblo,

chorizo de mi suegro, chorizo al fin y al cabo,

chorizo cantimpalo.

Me voy. ¡Me voy!

A la fiesta nacional, a la fiesta nacional,

que torean en Las Ventas. ¡En Las Ventas!

Que llevo a mi parienta, que conmigo se sienta,

por eso me alimenta. Me voy a la fiesta nacional.

Me voy, me voy a la fiesta nacional.

El ajo era un picador

de los que no nacen más.

De esos que hacen historia

por su forma de picar.

El ajo.

Por eso no es de extrañar

que al final de las corridas

toda Sevilla comentara:

Ay, cómo picaba el ajo,

el ajo, cómo picaba.

Ay, cómo picaba el ajo.

El ajo, cómo picaba.

Vámonos de tapas, vámonos. Vámonos, vámonos.

Vámonos de tapas, vámonos. vámonos, vámonos.

Pipirrá, pipirrana, magras con tomate.

Oreja, cazón y chirlas, migas y callos.

Paella, lacón, cecina, chistorra y queso.

Puedes verla todos los fines de semana

cuando invita a su madre y a sus veinte hermanas

a unas hamburguesas de ancas con esputos y almorranas,

a unos sándwiches de batracio con pulgas enanas comerranas.

Na-na-na-na.

Na-na-na-na.

¡Comerranas!

Comerranas.

Mejor quisiera estar muerto

que verme para toda la vida

en este penal del puerto,

Puerto de Santa Maria.

Que te dan para comer unos arenques

con pan duro del otro día.

Y después, por la noche, para cenar

te ponen una sandia podrida.

¡Che, che! ¡Che, documentación!

¡Che, che, los papeles del camión!

¡Che, che! ¡Che, documentación!

¡Che, che, los papeles del camión!

Contrabando de sandias

y de naranjas podridas.

Me cogió la policía

de al ladito de Almería.

Está el menú del día, conejo a la francesa,

pechuga a la española y almejas a la inglesa.

El chiringuito, el chiringuito.

El chiringuito, el chiringuito.

Si sube la marea, me va de maravilla.

La gente se amontona y yo les doy morcilla.

El chiringuito, el chiringuito.

El chiringuito, el chiringuito.

Chi-chi-chi-chi.

Chi-chi-chi.

Chi-chi-chi.

Chi-chi-chi-chi.

Chi-chi-chi.

Chi-chi-chi.

Nuestra gastronomía internacional está repleta de canciones

que hablan de exquisitos platos exóticos.

En nuestra carta podrá encontrar más comida foránea

que en el paseo marítimo de cualquier ciudad turística.

Anímense, en esta vida hay que probar de todo.

O casi.

¡A comer!

A mí me gusta el chivo con vino

y el pescao con jugo de limón.

Con pimienta y orégano el lechón.

Y el arroz, con jamón y tocino.

Para ponerle sabor a un buen fiestón.

Y una habichuelita bien guisada,

y un aguacatón como un melón.

Y una habichuelita bien guisada,

y un aguacatón como un melón.

Y unos guineítos,

y unos cochifritos para picar.

Y después que le pongan salsa.

Le pongan salsa.

Le pongan salsa para mojar, para mojar.

Que le pongan salsa. Que le pongan salsa.

Le pongan salsa.

Le pongan salsa para mojar, para mojar.

Que le pongan salsa.

La-la-la-la-la-la-la. La-la-la-la.

La-la-la-la-la-la-la. Chicharrones.

La-la-la-la-la-la-la. La-la-la-la.

La-la-la-la-la-la-la. Chicharrones.

Se venden las chicharritas, se venden los chicharrones,

se come una mariquita y papita frita.

Se comen los chicharrones, se comen las chicharritas,

se come una mariquita y papita frita.

Chicharritas, chicharrones,

mariquita, papita frita.

Para abrir el apetito, un poco de guacamole,

un tex-mex, una especie de desmadre mexicano,

un lío, una receta.

-Así es. Yo anoto todo.

-¿La sabés la receta? -Ahora me lo vas a decir vos.

Vamos a comer a lo de Beto, que nos hizo guacamole.

Carne con frijoles, carne con frijoles.

Cuchufrito, habichuela, hot tamale, trucha al escabeche,

con café con leche, con café con leche.

Chimichurri, zucundún con chequendengue, caraguatatuba,

y una caipiruva, y una caipiruva.

Un poquito de manteca, cuatro cucharadas, milanesa.

Queso con frambuesa, póngame la mesa.

¡Sabor!

Si tú quieres bailar, sopa de caracol.

Maní.

Ay, qué rico maní.

El manisero se va.

Caserita, no te acuestes a dormir sin comerte un cucurucho de maní.

Cuando la calle sola está,

acera de mi corazón.

El manisero entona su pregón,

y si la niña escucha su cantar, llama desde su balcón.

Dame de tu maní.

Dame de tu maní.

Pulpa de tamarindo,

pulpa de tamarindo,

pulpa de tamarindo,

pulpa de tamarindo.

Sabrosa pulpa de tamarindo.

Tamarindo, tamarindo.

Tamarindo, tamarindo.

Qué sabroso tamarindo.

Esta es la sorprendente historia

de Juanita Banana.

En un pueblecito muy tranquilo

al sur de la frontera mexicana,

vivía la bonita Juanita,

hija de un cultivador de bananas.

Pero ella deliraba por triunfar en la ópera italiana.

Y le importaba poco la cosecha de bananas.

Pues no paraba nunca de cantar aquello tan famoso que decía...

Nada más. Piña, piña, piña tropical.

Nada más. Piña, piña, piña tropical.

Nada más. Piña, piña, piña tropical.

Nada más. Piña, piña, piña tropical.

El padre, cuando se enteró, se le erizaron todas las canas.

Quemó seis toneladas de bananas.

Se marchó a la ciudad, se compró una guitarra.

Se encontró con Juanita y...

Conmigo, hija.

Nada más. Piña, piña, piña tropical.

Sabor de amor,

todo me sabe a ti.

Comerte sería un placer

porque nada me gusta más que tú.

Boca de piñón,

bésame con frenesí.

Pensar que es como comer palomitas de maíz.

En la escala de La Trinca y con esencias que van

desde Francisco de Quevedo a Les Luthiers,

Puturrú de Fuá popularizaron éxitos tan profundos

como "No te olvides la toalla cuando vayas a la playa" o "Caca".

Solían presentarse a sí mismos

como un antidepresivo sin contraindicaciones

o como el grupo más salvaje del Occidente cristiano.

Pero sobre todo, se esforzaron en advertir

que Puturrú de Fuá no era nueva marca fuagrás.

¡Yepa yepayé!

Cómo me gusta esta fiesta, muñeca.

Ven a conocer las interioridades

del grupo más salvaje del Occidente cristiano.

Puturrú de Fuá no es una nueva marca de fuagrás.

Te sentirás

como el champán.

Una burbuja de amor y gas

que alegre danza entre las demás.

Puturrú de Fuá.

Una vez elegidos los platos principales,

una comida no se considera completa sin el complemento de las salsas,

los condimentos y las especias,

que hacen más intensa y sabrosa nuestra pitanza.

Como veréis, la música también se ha servido de estos aderezos

para reforzar su sabor.

Ahora que me piden salsa,

aprovecho la ocasión

pa decirles que en Canarias existe el mojo picón.

Condimento indispensable

del gourmet y del glotón,

y del que quiere gozarla con un ritmo sabrosón.

Mojo picón, mojo picón,

la rica salsa canaria se llama mojo picón.

Mojo picón, mojo picón,

la rica salsa canaria se llama...

Mayonesa,

ella me bate como haciendo mayonesa.

Todo lo que había tomado

se me subió pronto a la cabeza.

Mayonesa,

ella me bate como haciendo mayonesa.

Me contaron mis amigos que me encontraron...

Bailando solo.

La pimienta es chica y pica.

Guisa sola los guisados.

La pimienta es chica y pica.

Tú eres chiquita y me tienes

el cuerpo desazonado.

La pimienta es chica y pica.

Que como me lo diga,

como me lo diga yo juro a un cruz que voy a contestar.

Dame un poco más de pimienta y sal,

dame un poco más.

Dame amor chiquitito, como se debe dar,

con un poco pimienta y un poquito de sal,

que me duela en el alma y que me haga llorar.

Luego dame caricias para hacerme olvidar.

Y es que tu mamá no te enseñó que a la ensalada

hay que ponerle una puntita de limón.

Y si te queda muy sosita, ponle un poco

de tu salsita hecha con lágrimas de amor.

Mi limón, mi limonero,

entero, entero, te gusta más.

Un inglés dijo: "Ye-ye".

Y un calé dijo: "Ja, ja".

Mi limón, mi limonero,

entero me gusta más.

Un inglés dijo: "Ye-ye".

Y un francés dijo: "Oh, la, la".

Limones para siempre.

Limones para gozar.

Ay, ay, ay, limoncitos para chupar.

Ay, ay, ay, limones para chupar.

Échale guindas al pavo, pavo.

Échale guindas al pavo, pavo.

Que yo le echaré a la pava

azúcar, canela y clavo.

Que yo le echaré a la pava

azuquítar, canela y clavo.

Que yo le echaré a la pava...

-Échale, al pavo échale.

Échale guindas al pavo, pavo.

-Échale, al pavo échale.

Échale guindas al pavo, pavo.

(Alemán)

A finales de los 80

un grupo islandés logró trascender las fronteras de su isla

con un éxito internacional inaudito.

Su música no era fría, sino vibrante y sensual

y su cantante, de rasgos esquimales,

tenía una voz entre sugerente y desconcertante.

En 1992 cuando los Sugarcubes se disolvieron,

como los azucarillos de los que toman su nombre,

la carrera de Björk no había hecho más que empezar.

(Inglés)

Después del atracón llega el final del menú,

el postre, es decir, el cierre,

la coronación, el broche fundamental de toda buena comida.

El dulce es el sabor quizá más inspirador de todos

y nuestro menú está lleno de ejemplos.

Merece la pena caer en la tentación.

(Inglés)

Helado, helado, helado.

Helado, helado.

Helado, "ice cream",

"maregine", "aisukurimu", "gelato".

(TARAREAN)

Yo solo comería de noche y de día,

en copa o cucurucho, mucho, mucho, mucho, mucho.

Lo traigo de limón y nata

y de chocolate y de fantasía.

Lo traigo de limón y nata y de chocolate y de fantasía.

De todos lo que yo te traigo eso es lo que a ti más te gusta,

eso es lo que a ti más te gusta.

Lo sé por esa forma tan graciosa que tienen esos ojos de mirarme

lo sé por esa forma tan graciosa

con la que siempre me vas a buscar.

La nata solo vale para enamorar,

te da limón para las penas olvidar,

el chocolate para el capricho endulzar,

te da la fantasía para nuestro amor.

(Italiano)

Chocolate blanco y negro, mi negro,

vente conmigo a tomar.

Chocolate blanco y negro, mi negra,

el día empieza a clarear.

Chocolate blanco y negro, mi negro,

con poquito de ron.

Chocolate blanco y negro, mi negro,

para calentarnos la voz.

Yo soy aquel negrito del África tropical

que cultivando cantaba la canción de Cola Cao.

Y como verán ustedes les voy a relatar

las múltiples cualidades de este producto sin par.

Moja un bizcochito en mi pocillito

que está calentito y te va a gustar

Tú no hagas el tonto que se enfría pronto

y como se enfríe no te gustará.

Trae para acá, trae para acá. Trae para acá, trae para acá.

En tu pocillito qué dulce sabrá.

Trae para acá, trae para acá. Trae para acá, trae para acá,

Este bizcochito, ay, qué rico está.

Horchatera valenciana...

Ojos de noche serena

con tu boca color grana,

ay, morena, das la pena sin querer.

Horchatera valenciana...

Tú embrujaste la bebida

que al principio da la vida

y enseguida da más ganas de beber.

Ojalá que llueva café en el campo,

peinar un alto cerro de trigo y mapuey.

Bajar por la colina de arroz graneado

y continuar el arado con tu querer.

Ojalá el otoño, en vez de hojas secas,

vista mi cosecha e pitisalé.

Sembrar una llanura de batata y fresas.

Ojalá que llueva café.

Cuando la tarde languidece renacen las sombras,

y en la quietud los cafetales vuelven a sentir,

una triste canción de amor de la vieja molienda,

en el letargo de la noche parece decir.

Cuando la tarde languidece renacen las sombras,

y en la quietud los cafetales vuelven a sentir,

una triste canción de amor de la vieja molienda,

en el letargo de la noche parece decir.

Una pena de amor, una tristeza,

lleva el zambo Manuel en su amargura.

Pasa incansable la noche moliendo café.

A mí me hace feliz un buen café.

Aquí tiempo tendré de podérmelo hacer.

Y viva el embotellamiento,

pues así me sabe mejor.

Si tú quieres café, lo tomamos los dos.

Pero, Belén, Belén, Belén,

¿a dónde andas tú metida?

Preguntó Jesús María,

yo te he buscado y no te he encontrado.

Si yo estaba en clase, madrina, que ya me mandó a buscar.

Ella hizo la de la esquina para cantar y bailar.

¡Ay, mamá Inés!

¡Ay, mamá Inés!

Todos los negros tomamos café.

Yo prefiero tomar Hornimans.

¡Viva por siempre Juan Valdés! ¡El único, el inmejorable!

¡Abajo las chaquetas y corbatas! ¡Viva Juan Valdés!

¡Odio el café! ¡Gracias, gracias!

(Música)

Cuando nacieron las Bistecs,

a los pocos meses se convirtieron en las musas de un género

creado por ellas mismas: el "electro-disgusting".

Este dúo comenzó su carrera hacia el éxito

con una obra maestra que se ríe en la cara del academicismo artístico.

Un repasito de los 20 siglos de la historia del arte

en el que cobra hasta el que corta la entrada del museo.

No cantan, no bailan, visten raro, no se las pierdan.

La próxima vez olvidará el entrecot y pedirá un buen bistec.

Picasso.

¡Oh, no, otra vez tú! ¡Oh, no, otra vez Warhol!

¡Oh, no, otra vez tú! ¡Oh, no, otra vez Tàpies!

¡Oh, no, otra vez tú! ¡Oh, no, otra vez Goya!

¡Oh, no, otra vez tú! ¡Oh, no, otra vez tú!

La maja desnuda, la maja vestida. La maja desnuda, la maja vestida.

La maja desnuda, la maja vestida. La maja desnuda, la maja vestida.

Griegos, romanos, son todos humanos.

Griegos, romanos, son todos humanos.

Mientras vivieron, columnas construyeron.

Mientras vivieron, columnas construyeron.

Dórica, dórica, jónica, jónica.

Corintia, corintia, corintia, corintia.

Hemos llegado al final.

Esperamos que os haya gustado

nuestra propuesta músico gastronómica,

y que pronto volváis a nuestra casa.

Ahora solo queda pedir la cuenta con ese gesto universal,

casi un conjuro.

Levantar el brazo

y estampar en el aire una firma invisible, mágica.

El sumun de la comunicación no verbal

se ejecuta cada día en bares y restaurantes de todo el mundo.

Que me diga qué le debo.

Que me diga qué le debo.

Que me diga qué le debo.

Que me diga qué le debo...

¡De una vez!

Y permitidme un consejo de madre.

Después de esta panzada, hay que esperar 2 horas antes de bañarse.

O solo una, si vais a bailar.

Voulez-vous danser avec moi? ¿Quieres que bailemos un vals?

(TARAREA)

Voulez-vous danser avec moi? ¿Quieres que bailemos un vals?

(Música créditos)

Cachitos de hierro y cromo - Oído cocina

13 ene 2017

Los últimos 292 programas de Cachitos de hierro y cromo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios