Buenas noticias TV La 2

Buenas noticias TV

Domingos a las 09.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4251440
Para todos los públicos Buenas noticias TV - Sacerdocio universal - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Por muchos años se pensó que la vocación religiosa

era lo mejor que uno podía hacer con su vida,

el trabajo del clero era el más digno y agradable a Dios,

¿pero esa idea tiene algún fundamento en la Biblia?

Amigos y amigas, muy bienvenidos a "Buenas noticias TV".

Hoy vamos a hablar con una familia evangélica

que nos va a contar su opinión sobre este asunto,

y también nos va a hablar sobre la importancia

de Jesucristo en sus vidas.

Te invitamos a compartir tu opinión en nuestro Facebook o Twitter,

respondiendo a esta pregunta.

¿Cuál esa profesión más digna para Dios?

Cuéntanos también en el Facebook cómo este programa

te ayuda en el día a día. Para nosotros es importante

conocer esos detalles de cómo Dios está usando el programa.

También nos puedes mandar por el Whatsapp tus mensajes

al teléfono 673 466 366.

Bien, pues os dejo ya con el reportaje

que hemos preparado con esta familia.

(Música)

Hola, mi nombre es José, mi esposa Mili, se llama Mili.

Llevamos casados 42 años,

tenemos cuatro hijos, un yerno,

una nieta preciosa, la cual se llama Emma.

Pues desde el año 1982, en esa época,

Mili y yo tomamos la decisión

de tener una relación personal con Cristo.

-Pienso que si no hubiera conocido a Jesucristo,

hoy estaría perdida, amargada... Arruinada de todo.

Entonces, estaría en el infierno ahora mismo

si yo no hubiera conocido a Jesucristo

y hubiera tenido esa misericordia que ha tenido él por mí.

(Música)

Me pilló la situación política,

del tránsito de la dictadura a la democracia,

los sacerdotes empezaron a hablar en las homilías

exclusivamente de política,

después hubo algunas conversaciones

en las confesiones poco ortodoxas,

hablando sobre la sexualidad,

intentando sonsacarte algún tema escabroso,

y eso me animó a dejar de asistir a la Iglesia católica.

-Estaba muy desilusionada con la religión que practicaba,

y nos metimos en la parapsicología.

Haciendo el guija, haciendo cosas que...

Y claro, también en la Biblia es donde Dios pone

que no se deben hacer esas cosas

por las consecuencias que trae para tu vida.

-Yo tenía en mi mente un pensamiento que era

de cómo es posible que los cristianos evangélicos,

de los primeros siglos, de los siglos primero y segundo,

con la persecución que tenían,

con el circo, la muerte a través de los leones,

de las antorchas humanas,

y leía que estos cristianos de aquella época

mantenían el gozo, y yo decía, me pensaba:

Estos cristianos deberían tener algún conocimiento

que yo no tenía, la Iglesia católica no me lo había dicho,

y yo pensaba que algo esotérico, pensaba en aquella época,

deberían tener para mantener ese gozo.

(Música)

Llegué a seguir a Jesucristo

a través de mi hermana Marga,

que asiste a una Iglesia evangélica,

y yo era muy católica, muy religiosa,

y ella me hablaba de Dios, me decía cosas de la Biblia

que me chocaban, que yo nunca... Digo, pero bueno,

este no es el Dios que yo creo seguir.

-Marga, pues era cristiana evangélica,

y con su marido Javier, pues cada vez que nos juntábamos,

nos hablaban de la Biblia y de conceptos

que ya no estaba muy familiarizado con ellos.

Entonces, yo, me gustaba, la verdad que me gustaba este tema,

pero ellos utilizaban versículos bíblicos,

yo consideraba, a pesar de todo, que la Iglesia católica

era la única y verdadera Iglesia, y por lo tanto dije:

"Ah, sí, bueno, pues yo voy a leer la Biblia

y voy a utilizar los mismos argumentos que ellos

para debatir sus ideas".

(Música)

Yo estaba en una religión,

yo no sentía ese Dios vivo, que a partir de entonces,

que le acepté,

en todo lo que hacia ya en mi vida,

le pedía como consejo, no es la palabra, ¿no?

Tenía ya más relación con Jesucristo.

Entonces yo sentía una paz que antes no sentía,

tenía un vacío, que a mí, ese vacío,

no se llenaba con nada, y sin embargo, ahora,

ya tener a Cristo, esa relación con Cristo, sí,

y llevaba las cosas mucho mejor, todos los problemas, circunstancias.

Y mi vida fue muchísimo...

Tenía una paz que antes no tenía, esos miedos, esos temores

que daba el espiritismo, porque era un sin vivir,

y ya todo eso desapareció.

-Durante estos dos años leyendo la palabra,

hizo mella en mi interior,

entonces, en aquellos momentos,

en una reunión que tuvieron en la Iglesia donde asistían

mis cuñados, nos invitaron, y fuimos allí para escuchar.

Recuerdo que el pastor nos habló del amor de Cristo,

nos habló de su sacrificio en la cruz,

nos habló de las consecuencias del espiritismo,

de no saber contar con él, y aquello me impactó tanto

que... Perdón, me emociono.

En aquel tiempo, en aquellos momentos,

caí de rodillas pidiéndole a Dios que formara parte de mi vida

y desde ese momento comencé

a tener una buena relación con Cristo.

(Música)

Pienso en Jesús, muriendo en mi lugar, me estremezco.

Siento algo tan especial que... Un Dios tan grande,

lo que sufriría por mí,

cuando lo pienso es que no tengo palabras, la verdad.

Y el pensar que me ha dado esa vida eterna,

que sin él estaría, no sé de dónde estaría, ¿no?

Es algo inmenso, agradecimiento

de todo, de todo, me faltan palabras para poderlo decir

lo que siento por ese amor

que ha tenido por mí, ¿no?

Siendo Dios y morir por mí en la cruz.

-No podemos considerar ese sacrificio

como algo vano, algo sin valor,

por lo tanto, Dios nos pide

que nos arrepintamos, que hagamos un cambio de actitud,

reconozcamos a Jesucristo

como el sacrificio supremo, que Dios había exigido

por nuestros pecados, por nuestros errores,

por nuestra separación de Dios, y que nos acerquemos a él

a través del arrepentimiento y de su hijo Jesucristo.

-Pienso que voy a ir al cielo, porque en la palabra, Dios dice

que él me ha regalado la vida eterna,

que ha muerto por mí, por todo lo que yo haya hecho,

y que tengo esa vida eterna en él.

Y por eso estoy segura que voy a ir al cielo.

(Música)

Yo creo que todos podemos servir a Dios dentro de la Iglesia,

y eso va a llevarle a la Iglesia,

le va a llevar riqueza, variedad,

le va a llevar personalidad, incluso.

La Iglesia no está establecida para que sirvan dos o tres,

todos tenemos algún don de poder servir a Dios.

Es curioso porque el apóstol Pablo hace una comparación

de la Iglesia con el cuerpo humano, ¿no?

Si todos fuésemos oídos, pues qué sería de los ojos,

o si todos fuésemos, yo que sé, boca,

que sería de otro elemento, de la nariz, por ejemplo.

Así que todos, todos, tenemos la capacidad de servir,

aunque sea en pequeña, en pequeña...

Dosis, podríamos decirlo así

para poder servir y edificar la Iglesia,

que es lo más importante.

-Me siento muy valorada al tener una función en la Iglesia,

que Jesucristo lo permite, un Dios tan grande,

un Dios tan poderoso, un Dios que no me necesita a mí,

pues me siento muy útil, me faltan palabras, ¿no?

Porque en esta vida, para ciertas personas, claro,

puedes valer, no puedes valer,

y para saber que para él valgo,

que puedo ser útil en su Iglesia,

una cosa que él ha creado,

que él se goza con su Iglesia, y pensar que no soy yo sola, ¿no?

Que él utiliza a sus hijos.

(Música)

Hay un versículo en la Biblia, en el Eclesiastés, que habla

que el cordón de tres dobleces es difícil de romper.

Yo pensaba: "El hombre, el marido, la mujer, y Cristo".

Ese ha sido el tercer factor, la tercera persona

que ha fortalecido nuestro matrimonio y nos ha dado fuerzas

para seguir adelante y afrontar todos los problemas

que hemos tenido en esta vida.

-Siento cuando oro una paz que no tengo,

una seguridad de que un Dios todo creador

me está escuchando, que si ha dado la vida por mí,

cómo no va a escuchar mis preocupaciones

que yo descargo en él.

Siento esa paz, ese gozo, esa fortaleza.

Que en otro momento y en otra ocasión

no sentiría.

(Música)

José Pablo, preguntábamos al principio

si la vocación religiosa es una profesión más digna

que otras por ejemplo, ser barrendero o ser maestro,

peluquero, en fin, ¿qué piensas?

Pues es una pregunta y un tema muy interesante.

Yo creo que todavía hay muchas personas

que consideran el trabajo como un castigo de Dios.

Por ejemplo, te digo, ¿a ti te gustaría vivir

toda la vida de subvenciones, sin trabajar?

Hombre, si me llega una subvención, bienvenida sea, pero,

desde luego, sin trabajar, no,

porque me gusta estar activa, y creo que es digno

también para la persona. Es digno trabajar, claro que sí.

La Reforma protestante recuperó el valor y la dignidad del trabajo,

con el principio del sacerdocio universal de todos los creyentes.

Todos los creyentes somos sacerdotes,

y todas nuestras actividades han de hacerse

como un culto a Dios, es decir,

podemos dar el mismo culto a Dios cuando labramos la tierra

que cuando predicamos el evangelio.

Además, todos los creyentes podemos predicar, enseñar, consagrar

y dirigir la Iglesia sin haber sido ordenados por la jerarquía.

Dios puede usar igual a un zapatero como ministro de culto

que a un pastor, si ambos tienen el don y el llamado de Dios.

Así lo leemos en la carta que escribió el apóstol Pedro

cuando dice: "Vosotros sois linaje escogido,

real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios

para que anunciéis las virtudes de aquel

que os llamó de las tinieblas a su luz admirable".

Aquí vemos cómo la Biblia claramente afirma

que todos los creyentes somos sacerdotes, y este concepto

eliminó la diferencia entre clero y laico.

Además, dio la misma dignidad a todas las vocaciones y trabajos.

Por supuesto que este cambio de pensamiento

revolucionó las sociedades donde triunfó la Reforma,

pues creó una nueva ética del trabajo, que a su vez,

provocó progreso y bienestar. Yo soy protestante

porque creo en este concepto, creo que todos somos sacerdotes,

todos podemos oficiar, todos podemos predicar el Evangelio,

y no hay más dignidad en el ministerio religioso

que en el trabajo manual. Por eso, yo soy protestante.

¿Y tú, qué piensas? ¿Piensas como yo?

Pues míralo bien, porque tal vez eres protestante y no lo sabes.

Si quieres saber más sobre la Reforma protestante,

queremos animarte a ver el culto de la Reforma

el día 28 de octubre a las 11:00 de la mañana,

en esta cadena, en La 2 de TVE.

También queremos animarte a leer la Biblia,

y si todavía no lo tienes, queremos regalarte

este Evangelio de San Juan.

Llámanos a este número de teléfono,

te lo haremos llegar totalmente gratis,

por gentileza de las Iglesias evangélicas.

El teléfono, repito, es el 91 743 44 00.

Y para los que formáis parte del club de amigos,

en esta ocasión vamos a sortear este libro titulado:

"El Evangelio en el trabajo". Un libro de la editorial

Andamio, y sus autores son Sebastian Traeger y Greg Gilbert.

Si te gusta lo que hacemos en este programa,

queremos animarte a formar parte del club de amigos.

Llámanos y te explicaremos en qué consiste.

Muchas gracias por vuestra atención en esta mañana, y no lo olvides,

tú vales mucho para Dios.

(Música)

  • Sacerdocio universal

Buenas noticias TV - Sacerdocio universal

08 oct 2017

Por muchos años, se pensó que la vocación religiosa era lo mejor que uno podía hacer con su vida; el trabajo del clero era el más digno y agradable a Dios.

ver más sobre "Buenas noticias TV - Sacerdocio universal" ver menos sobre "Buenas noticias TV - Sacerdocio universal"
Clips

Los últimos 504 programas de Buenas noticias TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios