Buenas noticias TV La 2

Buenas noticias TV

Domingos a las 09.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4471667
Para todos los públicos Buenas noticias TV - Recuperar la pasión en el matrimonio - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Hola, amigos, bienvenidos a "Buenas noticias TV".

El paso de los años va dejando su huella en la relación de pareja.

Para muchos, la relación se hace tan monótona y aburrida

que llegan a la conclusión de que ha terminado una etapa

de la vida y han de buscar nuevos amigos y relaciones

para encontrar felicidad. ¿Están en lo cierto?

El director del programa, José Pablo Sánchez,

va hablar sobre este asunto con el orientador familiar

Juan Varela, que es director del Instituto de Formación Familiar.

Te invitamos a compartir tu opinión en el Facebook o Twitter

del programa respondiendo a esta pregunta:

¿Qué te hace mantener la pasión en tu matrimonio?

Pues os dejo ya con nuestra entrevista.

Juan... ¿Qué tal?

Muy bienvenido. Gracias, José Pablo.

Me alegra de que puedas compartir este tiempo con nosotros.

Gracias, un placer estar aquí. Comentaba Beni que...

Bueno, hay muchas parejas que llega un momento en su relación

en que terminan aburriéndose el uno del otro.

¿Te encuentras con esa realidad en el trato que tienes

con las familias? Sin duda.

Nuestra experiencia con consejería, con parejas en consejería,

yo diría que es un problema universal en todas las parejas.

Si no se trabajan determinados aspectos de la relación,

toda pareja, sin excepción, acaba cayendo

en algunos aspectos rutinarios. Fíjate que a María del Mar,

mi mujer, le encanta decir una frase que nos encaja muy bien

y que dice: "Aun los matrimonios concertados en el cielo

necesitan servicio de mantenimiento en la tierra".

Lo que quiere decir que cuando no hay servicio de mantenimiento

se entra en la rutina de la que hablabas.

Claro, claro. ¿Qué factores crees que pueden influir

para provocar esta realidad? Factores de tipo social, cultural...

¿Qué elementos crees que están detrás de esta situación?

Diría que hay dos factores principalmente.

Por un lado, los sociales. Por otro, los personales.

Cuando hablo de factores sociales, me refiero a que todos vivimos

en una sociedad que vive en clave hedonista,

cuyos activos principales son el egoísmo

y la búsqueda del placer a toda costa.

Claro, esto choca frontalmente con el espíritu del Evangelio,

donde sus activos principales serían el compromiso y la entrega.

Por un lado, tenemos una sociedad que nos anima a buscar lo nuestro propio,

una sociedad que no apuesta por el sacrificio,

sino por el hedonismo. Y eso, evidentemente, influencia.

Por otro lado, como dice la Palabra en Romanos, 12,

"no os conforméis a este siglo". Bueno, eso tiene que ver

con la primera parte. No conformarnos al molde,

al esquema de este presente siglo. Cuando hablamos

de factores personales, yo quiero referirme

a la tendencia que todo ser humano tiene hacia el egoísmo,

hacia el conformismo, hacia el adaptarnos, muchas veces,

a situaciones que no son buenas, pero que no vamos aislando

en cada una de ellas. Tiene mucho que ver con la capacidad

que tiene el ser humano de adaptarse a distintas situaciones.

En el caso del matrimonio, puede ser muy negativa

cuando esa adaptación lo que hace es que cada uno se recluya

en su nido particular de egoísmo. De ahí, fíjate que puede haber

muchísimos matrimonios que, aunque no tengan

un divorcio de derecho, sancionado en los tribunales,

sí tienen un divorcio de hecho porque viven separados

emocional y espiritualmente. Muchas veces y en muchas ocasiones,

limitando su comunicación a las mínimas reglas de expresión.

¿Crees que también puede haber algunos factores

de carácter espiritual? Bueno, tú y yo somos cristianos.

Antes has mencionado la Biblia. Ahí hay una serie

de elementos personales, culturales...

¿Puede haber también factores de carácter espiritual?

Sin duda, José Pablo, los hay. Como creyentes,

tenemos un enemigo, Satanás, el enemigo de nuestras almas,

que no podemos subestimar ni menospreciar,

y cuyo énfasis principal es destruir la Iglesia.

El asunto es que para destruir la Iglesia tiene que comenzar

por la familia porque la Iglesia es familia de familias.

Por lo tanto, el enemigo viene para destruir, robar, matar...

y se enfoca principalmente en la familia.

No en vano, bajo el pacto abrahámico en Génesis, 12,

cuando Dios decreta que en Abraham serán benditas todas las familias

de la tierra; eso, al mismo tiempo y de forma paralela,

coloca al matrimonio en el punto de mira del enemigo.

Por lo tanto, hay muchos factores espirituales

donde el enemigo va a potenciar la desunión, donde va a potenciar

todo lo negativo, donde va a potenciar

que la parte más inmadura de nuestro carácter que, por cierto,

tiene tendencia a salir en las relaciones familiares,

surja y obnubile o tape otros aspectos positivos

que deberían de primar en la relación.

Tiene que ver con rencor, rencillas, contiendas, celos...

con todo lo que la Palabra aplica en negativo, ¿verdad?

Ajá. Si cuando hablamos del enemigo, de Satanás,

habrá personas que piensen qué miedo o qué cuento, ¿no?

(RÍE)

Digo que lean el periódico y vean la maldad

que hay en este mundo, ¿no? Que miren a su propio corazón.

Yo creo que la Palabra de Dios es muy clara.

Por supuesto. Dando a entender que igual que Dios

existe, también Satanás está ahí, intentando influirnos

para hacer el mal, ¿no? Pero también tenemos a victoria...

Esa está asegurada. Cuando una persona se convierte

en cristiana, gana muchas cosas, pero también gana un enemigo, ¿no?

Entonces, tenemos que ser conscientes de las artimañas del enemigo,

que no es alguien con cola y cuernos y todo el asunto,

como tradicionalmente se nos ha hecho entender...

Pero sí que es un ser espiritual que está especialmente empeñado

en destruir matrimonios, familias y las vidas de las personas, claro.

Es evidente que cuando tú hablas del matrimonio,

cuando hablamos de todos estos valores, pues claro,

estamos pensando en clave bíblica. Es decir, para nosotros,

la Biblia es la que nos da el fundamento para entender

cómo es el matrimonio. ¿Qué enseñanza de la Palabra de Dios

te parece que deberíamos tener en cuenta para recuperar la pasión

dentro del matrimonio? Sería interesante matizar

lo de la pasión, José Pablo. Para que nadie se lleve la idea

de que estamos hablando de un elemento,

de unos sentimientos descontrolados hacia otra persona...

A veces, lo pasional puede tener esa connotación, ¿no?

Yo prefiero hablar de la ilusión o de la intimidad,

que son aspectos como más profundos en este sentido, ¿no?

La Biblia no nos dice mucho sobre este tema...

Nos lo dice todo, ¿no? Siempre digo que tenemos que aprender

a leer la Biblia en clave familiar y tenemos que aplicar la vitamina A.

Leer la Biblia y aplicarla en clave familiar, José Pablo,

quiere decir que todo lo que la Biblia dice

tiene su primera aplicación en el primer contexto relacional

del ser humano, que es la familia. Sea en nuestro papel de esposos,

esposas, padres o hijos... Por lo tanto, cuando la Palabra dice

"amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo",

ese prójimo comienza en casa. Comienza siendo tu próximo,

tu padre, tu madre, tu esposo, tu esposa...

Por lo tanto, todo lo que la Biblia dice

en cuanto las relaciones humanas, el primer banco de pruebas

es la familia. Si no pasa por ese filtro,

no va a funcionar. Todo lo que dice la Palabra

en cuanto a relaciones humanas no solo hay que aplicarlo

en clave bíblica, sino que también, ya lo he dicho,

hay que aplicar vitamina A. Porque estamos acostumbrados a leer

la Palabra, a orar, a cantar, a predicar...; pero, a veces,

Nos falta la vitamina A. A veces uno se pregunta

qué es la vitamina A. ¿Qué es la vitamina A?

Amor y... No, no. Es muy simple. De hecho, ya lo he revelado.

Vitamina A es aplicación, José Pablo. No basta con leer la Palabra,

hay que aplicarla. No basta con estudiar la Palabra,

hay que encarnarla en la vida diaria, de lunes a viernes.

De hecho, los que somos creyentes y asistimos a la Iglesia

deberíamos de darnos cuenta de que la autenticidad

de nuestro cristianismo no está el domingo en el culto

de hora y media. Es decir, el culto de labios del domingo

debe provenir de una vida santa y santificada de lunes a domingo

y eso ocurre en el contexto del hogar.

Pensando en esa vitamina A, hay que aplicar,

pero qué principios, qué enseñanzas, crees que debemos

tener en cuenta para aplicar en la relación de pareja.

Correcto. Yo diría... Hay muchas, pero... por aislar tres.

Tres pilares fundamentales para mantener esa ilusión

y esa intimidad en la pareja, ¿no? Una base de compromiso.

Hoy en día, vivimos en una sociedad que no apuesta por el compromiso,

que no apuesta por el sacrificio... Cuando una persona se compromete

con otra está dando su palabra para que a las duras y a las maduras

está certificando que va a continuar con esa persona hasta el final.

Es el concepto de quemar las naves. Tiene que haber

una firme y sólida base de compromiso en la relación matrimonial,

donde quemamos las naves, donde no hay vuelta atrás

y donde lo que nos toca es ir adelante y solucionar

las piedras y los problemas naturales que la vida nos va trayendo.

Los conceptos de amor, los conceptos de entrega,

los conceptos del compromiso, que deben regir las bases

de toda relación matrimonial, son completamente opuestos

y antagónicos al concepto de infidelidad.

Cómo es posible que una pareja que se respete,

que tenga un compromiso de vida en común y un proyecto

de vida en común... ¿Cómo es posible que se plantee la infidelidad

como una salida al aburrimiento? Eso no me encaja

desde ningún punto de vista. Solo lo podría encajar

desde una pareja que no está en una relación matrimonial...

Por ponerlo en términos bíblicos, incluiría un pacto de compromiso,

sino que está en una relación de clave humanista,

donde están juntos, pero cada uno puede hacer

lo que le parece. Muchos matrimonios no lo son,

sino que son...

Eh, ¿cómo se dice?

No un pacto matrimonial, sino un contrato,

donde se establecen las cláusulas y las partes.

El matrimonio hay que entenderlo como un pacto

y un pacto implica un compromiso de las partes

que se mantiene con fidelidad. Cuando hay unas sólidas raíces

de compromiso, aunque en la copa del árbol matrimonial

soplen vientos contrarios, el árbol estará firmemente arraigado

en una base de compromiso. Primer elemento.

Otro elemento importante para evitar la rutina y el conformismo

en la pareja... Tiempo de calidad. Imprescindible, hoy no hay tiempo.

Vivimos inmersos en la rueda de demasiadas cosas

que ocupan las 24 horas del día. Cuando una pareja no aparta

tiempo de calidad y tiempo espiritual entre ellos,

que es bien importante... Cuando una pareja no se preocupa

de su comunicación en lo diario, aparte de lo que nos trae

la vida de hipotecas, problemas con los hijos,

problemas de la Iglesia, problemas laborales...

Si toda pareja no aparta un tiempo, de tanto en tanto...,

tiempo muerto, como se hace en los partidos,

para trabajar aspectos de su propia relación,

esa pareja está condenada a ir cayendo en un conformismo

y en una rutina. Y otro aspecto clave que en la relación de pareja

hay que tener muy en cuenta es voluntad de perdón.

Tenemos que aprender a utilizar el perdón

como la primera herramienta básica para resolver y para limar asperezas

en la relación de pareja. Que se dan en muchos ámbitos, ¿no?

Entonces, los creyentes, qué somos sino fruto del perdón de Dios.

El perdón es una herramienta que toda pareja en su relación

y en aspectos conflictivos tiene que acostumbrarse a dar y otorgar.

Fíjate, tres claves dichas de forma rápida,

compromiso, tiempo de calidad y voluntad de perdón.

Aplicando eso en cualquier aspecto de la relación matrimonial,

tenemos muchas garantías de no entrar en la monotonía en la relación.

La verdad es que se nos va el tiempo.

¿Hay que esperar a que llegue el aburrimiento

para aplicar estos principios? ¿Cuándo hay que empezar

a trabajar estos principios? Sí, es una buena pregunta.

En consejería, muchas personas nos llegan cuando, a veces,

lo único que le queda por hacer a uno es firmar

el certificado de defunción, ¿no? No hay que esperar

a que la relación entre en una situación tan grave, ¿no?

Esos síntomas que toda pareja debería acostumbrarse a identificar

y a trabajar cuanto antes tienen que ver con la indiferencia,

tienen que ver como cuando, en la relación,

se llega a una situación donde parece que no hay nada nuevo

que decirse... Donde, a veces, la ausencia del cónyuge es vista

casi como un respiro porque uno puede hacer las cosas que a él le agradan.

Cuando la pareja empieza a notar que entre ellos

no hay un terreno común y que cada uno se está instalando

en su nido particular de egoísmo, esos son indicadores

de que la pareja puede entrar en ese proceso de conformismo

y aletargamiento matrimonial. Ajá.

Entonces, sería un buen indicador para hacer un alto y plantear...

Ver los indicadores y empezar a actuar.

Correcto. Bueno, pues yo animo

a nuestra audiencia a que lea tu libro,

que habla precisamente de cómo mantener la relación, ¿no?

Fíjate que el subtítulo del libro "Tu matrimonio sí importa"

es bien interesante y hace mucha alusión

a lo que hablamos porque dice "Claves y clavos en la relación de pareja".

Esperemos que encuentren las claves y abandonen los clavos.

Muchas gracias, Juan, por compartir este tiempo

con nosotros. Un placer. Gracias.

Que Dios te bendiga. Compromiso, tiempo de calidad

y voluntad de perdón son los consejos

de nuestro orientador familiar para el matrimonio.

Esperamos que te sean útiles. Principios que encontramos

en la Biblia. Por eso, queremos animarte a leerla.

Y tenemos este Evangelio de san Juan para regalarte si nos llamas ahora

al teléfono 91 743 44 00.

Te lo te lo enviaremos gratis gracias a la iglesias evangélicas.

Repito el teléfono al que nos puedes llamar.

Es... 91 743 44 00.

Y para los que formáis parte del Club de Amigos

vamos a sortear este libro, "Tu matrimonio sí importa",

que ha escrito nuestro invitado de hoy, Juan Varela,

junto a su esposa, Mar Molina, gracias a la gentileza

de la editorial Clie.

Necesitamos amigos que se unan a nuestro club para seguir regalando

la Biblia y ofreciendo ayuda espiritual

a nuestra audiencia. Puedes llamarnos

o mandarnos un wásap al 673 466 366.

También puedes hacerlo a través de nuestra web.

Gracias por vuestra atención. Y no lo olvides,

tú... vales mucho para Dios.

(Música)

  • Recuperar la pasión en el matrimonio

Buenas noticias TV - Recuperar la pasión en el matrimonio

11 feb 2018

Para muchos la relación se hace tan monótona y aburrida que llegan a la conclusión de que ha terminado una etapa de la vida y han de buscar nuevos amigos y relaciones para encontrar felicidad. ¿Están en lo cierto?

ver más sobre "Buenas noticias TV - Recuperar la pasión en el matrimonio" ver menos sobre "Buenas noticias TV - Recuperar la pasión en el matrimonio"
Clips

Los últimos 521 programas de Buenas noticias TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios