Buenas noticias TV La 2

Buenas noticias TV

Domingos a las 09.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5370881
Para todos los públicos Buenas noticias TV - Nuevos desafíos éticos: Globalización - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad-TVE.

Hola amigos y amigas de Buenas Noticias TV.

Bienvenidos.

La globalización es un fenómeno complejo

con sus defensores y detractores

pero, un fenómeno inevitable que está cambiando el mundo

y generando un nueva sociedad global.

Vamos a hablar hoy sobre la globalización

desde una perspectiva bíblica la que da a cada ser humano

un valor y una dignidad únicas.

José Pablo Sánchez, director de este programa

va a terminar hoy esta serie sobre ética

con el profesor de Ética y pastor evangélico Emmanuel Buch.

Te invitamos a compartir tu opinión en nuestras redes sociales

respondiendo a esta pregunta:

¿Cómo ha afectado a tu iglesia la globalización?

Cuéntanos también ¿cómo este programa te afecta, cómo te ayuda?

Es importante para nosotros,

incluso conocer estos pequeños detalles

de como Dios lo usas en tu vida.

Lo puedes contar a través del Facebook

o de nuestro whatsapp.

Vamos ya con la entrevista.

Emmanuel, muy bienvenido.

Muchas gracias por acompañarnos un día más

para volver a hablar de estos nuevos desafíos éticos

hoy en concreto como acaba de mencionar Beni,

vamos a hablar de la globalización.

Yo creo que todos hemos oído hablar de globalización,

damos por sentado que es una realidad

pero me parece que no todo el mundo

entiende la dimensión de lo implica esta palabra hoy en día.

¿A qué se refiere? cuando usamos esta palabra.

Se utiliza en diferentes sentidos y en diferentes ámbitos

pero en esencia, de forma muy resumida,

podíamos decir que estamos en un momento de la historia

en el que, todos dependemos de todos.

La interrelación es de carácter planetario,

al punto que, lo que yo hago o dejo de hacer

en el plano local, incluso privado,

tiene consecuencias en las condiciones de vida

de personas que efectivamente,

que viven en lugares dónde yo no iré jamás,

que no conoceré nunca

e incluso de generaciones futuras a las que tampoco voy a conocer,

pero estamos en un plano donde la interacción

es prácticamente absoluta.

De inicio o de forma predominante

eso se da en el ámbito de lo económico

y en consecuencia afecta a los planos sociales, políticos, culturales,

de todo tipo y a todas las personas.

Hablando de estos efectos,

supongo que tendrá efectos tanto positivos como negativos.

¿Cuáles serían unos y otros?

Bueno, es un tema de calado, también muy polémico

depende a quien preguntemos, pero bueno, en general es evidente,

yo creo que se puede percibir y que todos lo percibimos

que el plano de la libertad personal

al menos en un sentido eso se multiplica

las facilidades que proporciona la comunicación,

la cercanía de otras culturas, la cercanía de otros idiomas,

las relaciones entre personas, el conocimiento,

el flujo de información.

Todos esos son elementos que pueden ser muy positivos.

También la economía que se ha hecho mucho más global

y mucho más planetaria.

Y a la vez, precisamente este factor de lo económico

es el que está sometido a una critica mucho mayor

porque por un lado, podría pensarse

que esta facilidad de relaciones de comunicación

produce un plano general de igualación

y de mejora para todos y lo que muestra la práctica

es que la desigualdad se ha multiplicado.

Lo económico que ahora lo prima todo

tiende a ser muy descarnado, muy cruel.

Y alguien ha dicho que en este momento el dinero es Dios

y el mercado su profeta.

Y entonces el dinero y la economía más ciega

lo marca todo.

Y el resultado de eso es que buena parte de la humanidad

vive la globalización como una condena

en lugar de no como algo benéfico.

El hecho de que yo no sea totalmente consiente de esa realidad

de que mis decisiones, mi estilo de vida,

las cosas que yo elijo tienen una dimensión global,

¿me eximen de responsabilidad

ante lo que está sucediendo hoy en día en el mundo?

La realidad, el hecho de la globalización ya no nos permite

querernos ver a nosotros mismos como inocentes moralmente.

Es decir, el argumento del "yo no lo sabía",

quizás en otros momentos de la historia

se puede haber esgrimido, pero precisamente hoy,

uno de los valores de la globalización

hace que nada pase inadvertido.

Así que, no podemos volver la espalda ni sentirnos ajenos

porque hoy si queremos saber, sabemos.

Y si sabemos, eso lo dice la palabra de Dios,

si sabemos, entonces somos responsables.

Pensaba en un texto en el libro de proverbios, dice,

proverbios capitulo 24:

"Libra a los que son llevados a la muerte,

salva a los que están en peligro de muerte,

porque si dijeres, ciertamente no lo supimos,

acaso no lo entenderá él que pesa los corazones, que es Dios".

Si eso tiene sentido en términos generales en cualquier época

en esta, muchísimo más.

Pues muchos de los que abogan

en favor del libre movimiento de las finanzas

luego, son los que no están a favor

o están impidiendo el libre movimiento de las personas.

¿Cómo podemos responder a ese desafío ético?

En fin, habrá que decirlo, hay mucha hipocresía

en todo este vocabulario en torno a la globalización,

a la libertad de movimientos

porque, incluso, el movimiento financiero no es del todo igual.

Los países más poderosos a la vez son también son más proteccionistas,

con lo cual, el daño que generan es un poco dicho en termino muy popular

lo que sea la ley del embudo,

lo ancho para mí, lo estrecho para los otros.

Esto se da en la economía

y desde luego cuando tiene que ver con las personas eso es sangrante.

Los movimientos migratorios forman parte de la historia de la humanidad,

y eso no se puede impedir.

Lo que habrá que hacer es encontrar formas de regularlo.

Por cierto, formas humanas,

formas que dignifiquen a las personas que no sean vistas ni como amenaza

porque haces el propio vocabulario, es infame,

les habla de oleadas, de asaltos, de invasiones,

eso es un lenguaje bélico.

A ver, la inmigración no es una invasión,

la inmigración es un drama.

Entonces como tal hay que tratarlo.

Los cristianos que nos haremos responsables delante de Dios

por nuestros semejantes,

una y otra vez se nos enseña que en esto se resume la ley:

en el amos a Dios y en el amor al semejante.

No como dos dimensiones, si no como dos caras de la misma dimensión.

A una realidad tan horrible como la que estamos viendo

en tantos lugares del mundo,

nosotros solo podemos responder en la práctica

con el ejercicio de la hospitalidad y de la misericordia.

No encuentro otro modo de responder en lo particular

a la luz de la escritura.

Y como ciudadanos, tendremos que reclamar un ejercicio

de una práctica justa para con las personas,

que ni son números, ni son bultos, ni son amenazas,

son personas en necesidad y tendremos que señalar las causas,

y las causas algunas tienen que ver

con nuestra forma de tratar y abordar esa realidad,

y otras tienen que ver también con los países de origen

y la corrupción y las tiranías que se dan

pero ese compromiso, eso es vital,

y por cierto, a veces pasa desapercibido,

pero en la manera de abordar esto, el pueblo de Dios, los cristianos,

yo creo que, hay una aportación muy importante, de mucho calado,

que es precisamente la presencia en los países de origen,

en los países más desfavorecidos

con el desempeño que lo que damos en llamar "la misión integral",

el anuncio del Evangelio

y la encarnación de los valores del Evangelio,

eso es una aportación vital, también.

Sí y, de hecho, yo estoy convencido de que una aportación

que están realizando día a día

en los lugares donde más necesidad hay

son precisamente la labor de misericordia de las Iglesias

pero también es cierto

que cuando uno ve todo lo que está pasando en el mundo

uno puede tener un sentimiento como de que a final

yo no tengo capacidad de cambiar nada,

viendo los grandes poderes,

viendo los grandes Gobiernos que están haciendo

pues al final lo que más les interesa y eso podría crear cierta apatía,

es decir, bueno al final no lo voy a cambiar

pues sigo viviendo mi vida y soy indiferente a esa realidad.

¿Qué sugerencias tienes para quién este con esa mentalidad?

Eso es inaceptable,

ese planteamiento es inaceptable para un hijo de Dios.

Yo, me parece que en eso hay que ser bastante claro.

La palabra de Dios dice que el que reclama a Dios,

ama también a su hermano.

La cuestión no es ni siquiera del resultado que voy alcanzar,

o si voy a cambiar cosas,

es que hay un elemento que debe impulsar desde dentro.

Hay una expresión de un rabino judío

que a mí me parece que recoge este sentir

que es propio ya del Antiguo Testamento.

dice: "¿Si algo debe ser hecho, si hay una necesidad, hay...

Si algo debe ser hecho, ¿quién lo va a hacer?

Y si nadie lo hace, ¿por qué no lo hago yo?

Y si yo no lo hago, ¿quién soy?"

Entonces hay un elemento de apelación y, por tanto,

ese ejercicio práctico de responsabilidad personal,

que por cierto, se expresa también

y eso es todo un desafío para los cristianos,

para los hijos de Dios, el desafío de un estilo de vida personal

que encarne todos estos valores del Reino

que después se traducen en bien para el prójimo.

Una énfasis más en lo espiritual que en lo material,

más en el amor que en el egoísmo,

más en la generosidad que en la tacañería,

más en el desprendimiento que en la ambición,

todo eso marca un estilo de vida,

seguramente no va...

efectivamente no va a convertir esto en un paraíso

porque no creemos en eso.

¿Cómo era esta frase atribuida ya

a tanta gente que no se sabe de quien era?

Aunque supiera que esta noche será el fin del mundo

yo con todo, esta mañana plantearía mi árbol.

Y ya está.

Sí, bueno, la verdad es que al final es un mensaje de responsabilidad,

de compromiso que no es distinto

a lo que nos enseñó el Señor Jesucristo,

de amar a Dios, sobre todo, las cosas y al próximo como a ti mismo.

Y en la medida en que vivimos así,

vamos a tener un influencia positiva en este mundo globalizado.

Muchas gracias, Emmanuel,

por compartir este tiempo con nosotros.

Muy bien, gracias a vosotros.

Nos tenemos que marchar ya

pero para todos los que formáis parte del Club de Amigos

atención, vamos a sortear este libro titulado:

"Debajo del sol. El mensaje de Eclesiastés"

del teólogo José Grau.

Un libro que os llega

gracias a la generosidad de la editorial Peregrino.

Necesitamos amigos que se unan al nuestro club

para poder seguir regalando la Biblia

y ofreciendo ayuda espiritual a nuestra audiencia.

Entra en nuestra web Buenas Noticias TVE

o llámanos o mandamos un whatsapp y te explicamos en qué consiste.

Gracias por tu atención

y no lo olvides, tú, vales mucho para Dios.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Nuevos desafíos éticos: Globalización

Buenas noticias TV - Nuevos desafíos éticos: Globalización

25 ago 2019

Hoy hablaremos sobre la globalización desde la perspectiva bíblica que da a cada ser humano un valor y una dignidad única.

ver más sobre "Buenas noticias TV - Nuevos desafíos éticos: Globalización" ver menos sobre "Buenas noticias TV - Nuevos desafíos éticos: Globalización"
Programas completos (601)
Clips

Los últimos 602 programas de Buenas noticias TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios