Buenas noticias TV La 2

Buenas noticias TV

Domingos a las 09.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4803819
Para todos los públicos Buenas noticias TV - El mensaje de Judas - ver ahora
Transcripción completa

Amigas, amigos, muy bienvenidos a "Buenas noticias TV".

Judas es uno de los libros menos comentados y mencionados

de la Biblia.

Sin embargo, tiene un mensaje relevante

para nuestra sociedad de hoy,

una sociedad de posverdad y postureo.

La verdad existe y sí importa,

como vamos a ver hoy en nuestra charla con Fran Quesada,

que es pastor de la iglesia Punto de Encuentro, en Madrid.

Te invitamos a compartir tu opinión también

a través de Facebook o Twitter respondiendo a esta pregunta.

¿Qué te ayuda a ti a centrarte en la verdad?

Cuéntanos cómo te ayuda este programa.

Es importante para nosotros conocer esos detalles

de como Dios lo usa en tu vida.

Lo puedes hacer a través de las redes

o del WhatsApp 673 466 366.

Bien, pues vamos ya con nuestra entrevista.

Fran, muchas gracias por acompañarnos

aquí en "Buenas noticias TV".

Y vamos a hablar de Judas,

un libro realmente pequeño, breve del Nuevo Testamento,

que seguramente hay muchas personas que nos están ahora viendo

y que tienen ahí una duda de quién es este Judas.

Claro.

Es un privilegio estar contigo y en este programa.

Y, bueno, en la Biblia se nos relata que hay varios Judas, ¿verdad?

Y, entre ellos, el que más ha sonado siempre en nuestra mente

es Judas Iscariote, el que traicionó a Jesús

por 30 monedas de plata.

Pero, en este caso, este Judas, de esta epístola cortita,

que es un capítulo de 25 versículos,

no es justamente Judas Iscariote,

sino que revela justamente en la salutación algo interesante.

Dice: "Judas, siervo de Jesucristo y hermano de Jacobo".

Sabemos que Jacobo y Santiago es la misma persona

y es hermano de Jesús.

Así que, entonces, entendemos que Judas es hermano de Jesús

y, bueno, no es el Judas que siempre hemos pensado, ¿verdad?

Claro, estamos hablando de un Judas hermano de Jesús

y surge la pregunta.

A ver, hermano de Jesús, entonces...

¿María, la madre de Jesús, llegó a tener más hijos?

Pues sí, claro que sí. María tuvo hijos con José.

Tenemos que entender o poder aclarar esta parte.

María, por obra y gracia del Espíritu Santo,

concibió a Jesucristo.

Como un milagro. Como un milagro.

Hubo un milagro maravilloso allí

y Jesucristo nació por obra y gracia del Espíritu Santo.

Pero, después, María tuvo su matrimonio con José

y desarrolló su vida.

Y, por ejemplo, se nos expresa en Mateo, capítulo 12.

Allí se nos habla acerca de que definitivamente

los hermanos de Jesús y la madre venían a ver a Jesús,

porque Jesús tuvo hermanos, claro que sí.

Y, además, hay que añadir que es una bendición

para cualquier mujer tener más hijos

y más para una madre judía el hecho de haber tenido hijos

y de tener una relación normal con su esposo.

Y los hijos son siempre una bendición de Dios,

de modo que, para nosotros, la iglesia evangélica...

Entendemos que, como presenta el Evangelio,

el que María tuviera más hijos fue un regalo de Dios,

una bendición,

y no por eso dejó de ser una mujer santa.

Volvamos al libro de Judas.

¿Qué provoca a Judas a escribir este libro?

¿Qué es lo que estaba pasando que él decide escribir?

En el versículo 3,

él nos expresa que estaba desarrollando

la obra de la salvación,

es decir, el escrito que abundaría en la salvación.

Pero, en ese momento, él expresa algo muy interesante.

"Me ha sido necesario escribiros

exhortándoos a que contendáis ardientemente por la fe

que ha sido una vez dada a los santos".

Definitivamente, se estaban levantando

ciertas doctrinas heréticas en medio de la sociedad,

cosa que es común hasta el día de hoy.

Y, entonces, en ese momento, hay fervor, celo,

una necesidad, en este caso, por Judas,

que necesita contender por la fe

y comenzar a exponer que hay una necesidad

de, sobre todo, hablar la verdad.

Y cuando hablamos la verdad la palabra de Dios nos enseña:

Conoceréis la verdad

y la verdad os hará verdaderamente libres.

Así que esa era la necesidad

y es realmente la temática más interesante

dentro de esta epístola.

¿Y por qué son tan peligrosas las falsas doctrinas?

Siempre vemos ahí una preocupación.

Incluso el apóstol Pablo también en muchas de sus cartas

siempre intentando corregir.

¿Por qué tan peligrosas? Claro.

La fe es un don que todo el mundo tiene.

Yo lo describo de esta manera.

Todo el mundo compra una lata de atún,

pero no abre en el supermercado la lata de atún.

Cree que hay atún cuando va a hacer la ensalada.

Así que todos tenemos una dosis de fe.

La cuestión es dónde ponemos esa fe.

Si sembramos nuestra fe en una tierra estéril,

entonces esa fe no va a dar fruto;

pero si sembramos nuestra fe en tierra fértil, va a dar fruto.

Así que, definitivamente,

el riesgo sobre todo que hay es esa desviación

de poder enfocar o sembrar nuestra fe en el lugar correcto.

Claro, lo que está en juego no es algo nimio,

es algo muy importante, es nuestra salvación,

lo que está en juego es el hecho de entender

que si depositamos nuestra fe en Jesús,

tenemos la oportunidad del pasaporte para poder entrar al cielo,

porque solo hay un mediador entre Dios y los hombres.

Entonces, es muy importante entender esto.

Y, por eso, en este caso,

Judas lo que está haciendo es cuidar la fe de las personas.

Por eso es tan importante el hecho de cuidarlo

y observar, tener cuidado de las falsas doctrinas.

Claro, claro.

Es que fácilmente uno puede tener un sucedáneo del Evangelio

creyendo que tiene realmente el Evangelio

y estar engañado toda la vida.

Y es triste que haya personas

que puedan estar muchos años con ese sucedáneo

en lugar de lo auténtico, ¿no? Claro.

Por eso, Jesucristo dijo:

"Yo soy el camino, la verdad y la vida".

Hay algo que tenemos que diferenciar.

Yo creo que la fe no solo es conocimiento;

la fe es experiencia.

Y Jesucristo no habla de conocimiento,

él habla de vida.

"Yo soy el camino, la verdad y la vida".

Por eso es justamente tan importante poder enfocarlo en el lugar correcto.

¿Y nos da Judas algunas claves

de cómo podemos diferenciar lo falso de lo correcto?

Sí, de hecho, pone ciertos ejemplos.

Habla acerca del error de Caín, el error de Balaam,

el error también de Coré,

que son personajes del Antiguo Testamento

que se definieron por ciertas actitudes o situaciones

que no eran tan buenas, ¿no?

Y, entonces, dice que esas situaciones o actitudes

como, por ejemplo, Caín tenía egoísmo,

Balaam lo que hace de alguna otra manera

es llevar al pueblo a vender su lenguaje con maldiciones,

y en el caso de Coré pues la rebelión, ¿no?

La rebelión a lo establecido.

Entonces, dice justamente

pues los falsos profetas tienen este tipo de actitudes

y, al final, lo hacen para enriquecerse a nivel personal.

Entonces, son ciertos "tips" que nos permiten ver y discernir

si es verdadera o no verdadera la doctrina.

Y, por supuesto, siempre tenemos la palabra de Dios.

La Biblia dice que es útil para redargüir,

instruir, corregir en justicia;

y la palabra de Dios es definitivamente nuestra guía

para poder caminar en la vida.

Siguiendo lo que estás diciendo, hay un versículo

que me parece muy interesante.

Dice: "La suma de tu palabra es verdad".

El ver la palabra de Dios en su conjunto

realmente es la forma que nos ayuda

a diferenciar lo que es correcto y lo que no es correcto.

Y, yo creo que además de corregir estas falsas enseñanzas,

Judas también nos da algunos consejos

de cómo podemos crecer en nuestra fe.

¿Qué consejos nos da?

Hay cuatro consejos que observar en esta epístola.

Es interesante, ¿verdad?

Dice que debemos edificar la fe, es una de las cosas.

El número 2 también dice

que debemos orar en el Espíritu Santo;

también que tenemos que conservar,

perseverar en eso que estamos desarrollando.

Y, por último, dice: "A los que dudan, convencerlos",

o sea, implicarlos en esa situación.

Cuando hablamos de edificar la fe es muy importante,

porque la fe la tenemos que construir.

¿Y cómo construimos la fe?

Pues con la relación, en primer lugar, con la palabra.

Y yo creo que necesitamos aprender

que con la palabra tenemos que relacionarnos

de manera diferente; no solo leerla, también escucharla.

Es aprenderla, es memorizarla,

es meditar en aquello que hemos desarrollado.

Pero no solo eso,

también en una relación personal con Dios a través de la oración.

Si tenemos oración, pero no tenemos palabra,

entonces vamos a tener oración muy emocional,

oración construida por nosotros porque no hay base.

Pero si tenemos palabra, pero no tenemos oración,

entonces tenemos la situación de que la letra mata,

pero el espíritu vivifica.

Tenemos que poner un equilibrio entre palabra y oración

y, por supuesto, la relación con aquellas personas

que comparten la misma fe, porque también nos construyen.

Claro, claro.

Mencionabas y lo menciona también la carta.

"A los que dudan, convencedlos". Sí.

Y yo me preguntaba que cómo se hace eso.

¿Cuando una persona está dudando qué hacemos para convencerla?

Definitivamente, cuando entramos en una guerra de argumentos

es muy difícil ganar, ¿no?

Pero cuando nosotros exponemos nuestras experiencias,

nuestros testimonios, nuestras vivencias,

definitivamente podemos inspirar.

Y yo creo que es lo que usa el Espíritu Santo

para inspirar a las personas.

Es el único que puede convencer de pecado, de justicia y de juicio,

pero nos usa a nosotros como instrumentos para inspirarlos

e inspirarlos justamente a ese convencimiento

de permanecer en la verdad.

Así que yo animaría a contar los testimonios

las vivencias con Dios.

Claro, claro.

Y creo que es algo muy importante,

porque hay personas que están ahí cerca

o, incluso, que estaban muy... vamos a decir involucrados

y pasan por momentos en que están lejos.

Y poder acercarnos a ellos, contarles nuestra fe

y mostrarles cariño también sin abandonar nunca la verdad

para no dejarnos llevar por cualquier desvío

de lo que precisamente Judas nos está diciendo,

esa cercanía y esa conexión yo creo que es importante.

Para terminar, ¿cuál sería tu versículo favorito

del libro de Judas?

Bueno, es una difícil elección,

pero me quedaría con el versículo 2 y lo menciono literalmente.

"Misericordia y paz y amor os sean multiplicados".

Creo que este es el marco,

el marco legal para poder trabajar y vivir

en esta verdad.

Y, sobre todo, es una experiencia personal:

misericordia, paz y amor.

Yo provengo de una familia desestructurada.

Mis padres a punto de divorciarse, mi hermano en medio de las drogas,

una situación muy complicada.

Pero en medio de todo eso,

nuestros esfuerzos en medio de la religión

al final hicieron aguas.

Comenzar a tener una verdadera relación con Dios

nos salvó de todo eso

A día de hoy, mis papás siguen juntos,

se siguen amando,

mi hermano salió de ese mundo terrible

y puedo decir que Dios lo liberó,

y yo he dedicado mi vida a poder proclamar el Evangelio,

el Evangelio que nos dio misericordia, amor y paz.

Así que resaltaría en este momento ese versículo.

Todos necesitamos la misericordia, el amor, la paz,

y creo que todos necesitamos también esa palabra verdadera

que es la que puede liberarnos de cualquier atadura

y de cualquier situación de desestructuración.

La verdad es que es bonito lo que Dios hizo en tu familia

y él quiere seguir haciéndolo con mucha gente

y espero que, precisamente, el meditar en este libro

y el hacer caso a estas enseñanzas

ayude a muchos que nos están viendo en esta mañana.

Muchas gracias por acompañarnos. Gracias.

Que Dios te bendiga.

Queremos animarte a leer.

Pero no cualquier cosa, leer la Biblia.

Por eso, las iglesias evangélicas

queremos regalarte este Evangelio de san Juan.

Llámanos ahora al teléfono 91 743 44 00

y te lo haremos llegar gratis.

Para los que formáis parte del club de amigos

vamos a regalar este libro:

"Resurrección: ¿realidad o ficción?".

Un libro del teólogo Richard Cunningham

que nos llega gracias a la editorial Peregrino.

Necesitamos amigos que se unan a nuestro club,

tú puedes ser uno de ellos,

para poder seguir regalando la Biblia

y ofrecer ayuda espiritual a nuestra audiencia.

Entre en la web, hazte socio o bien llámanos

o mándanos un WhatsApp al 673 466 366

y te explicaremos cómo hacerlo.

Gracias por tu atención y no lo olvides:

Tú vales mucho para Dios.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El mensaje de Judas

Buenas noticias TV - El mensaje de Judas

21 oct 2018

Judas es uno de los libros menos comentados y mencionados de la Biblia. Sin embargo, tiene un mensaje muy relevante para nuestra sociedad de posverdad y "postureo".

ver más sobre "Buenas noticias TV - El mensaje de Judas" ver menos sobre "Buenas noticias TV - El mensaje de Judas"
Clips

Los últimos 569 programas de Buenas noticias TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios