Buenas noticias TV La 2

Buenas noticias TV

Domingos a las 09.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5169064
Para todos los públicos Buenas noticias TV - La fe de Rubén e Irene - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Amigos, amigas de "Buenas noticias TV",

muy bienvenidos.

Nos acercamos hoy a la casa de una familia evangélica

para conocerles y escuchar sobre su relación con Dios.

Una relación que llena sus vidas de sentido y alegría

como vamos a ver en un momento.

Queremos invitarte a compartir tu opinión en Facebook o Twitter

respondiendo a una pregunta:

"¿Qué aporta tu relación con Dios a tu familia?".

Cuéntanos también cómo este programa te ayuda,

es importante para nosotros saber incluso los pequeños detalles

de cómo Dios lo usa en tu vida.

Puedes hacerlo a través de las redes sociales,

Facebook y también el Whatsapp del "Canal de vida", 673 466 366.

Vamos a conocer ya a nuestra familia.

(Música)

Ella es Irene, David, Josué y yo soy Rubén.

El Señor

podría decir que tiene un papel vital,

porque todo gira en torno a él.

Todo gira en torno a los valores

que nos ha dado a lo largo de la vida.

En torno a todo lo que hemos aprendido de él

en la palabra de Dios y en la vida de la iglesia.

(Música)

Yo nací en una familia cristiana, mis padres ya eran creyentes.

Tuve esa ambición.

Y mis abuelos eran también pastor evangélico

y llevaba la Biblia entre los pueblos de Ávila.

Siempre he sentido que Jesús era el centro de mi vida.

La vida es dura, en la vida hay que luchar mucho,

pero pienso que si tienes a Dios como centro de tu vida

y confías en que él tiene el control de lo que te está pasando,

es más fácil.

Más que nada,

es esa tranquilidad de saber que todo está bajo control.

-Yo me crie en Carabanchel Bajo,

y ahí tenía amigos que por desgracia ya no están.

Se los llevó por delante la droga.

A otros se los llevó por delante las bandas

y, cuando tienes 16 años,

te das cuenta que hay amistades que no puedes mantener

porque te llevan hacia un mundo en el que no quieres estar,

en el que te enseñan, precisamente en la iglesia,

que ahí no está el Señor.

Fruto de esa dualidad y del testimonio de mis padres,

evidentemente,

vi lo que era una vida dirigida por el Señor

y una vida perdida que era la de muchos amigos

y familias desestructuradas.

Evidentemente,

en el momento en el que empecé a estudiar la palabra,

no quedó otra que caer de rodillas ante los pies del Señor y aceptar.

(Música)

-Mi vida, sobre todo cuando era pequeña,

tuve bastantes problemas de enfermedad

y he estado mucho tiempo en los hospitales.

Me operaron varias veces

y he estado varias veces a punto de no saber

si iba a seguir adelante.

En concreto, en la segunda operación,

recuerdo que a mi madre le quitaron una niña, y yo,

agarrada a las faldas de mi madre: "Otra vez no, mamá, por favor".

Y en ese pasillo que iba sola, tenía siete años,

en ese pasillo recuerdo que iba orando:

"Señor, haz que despierte de la operación".

Porque iba muy grave.

Esa experiencia, para mí yo sabía que estaba el Señor

y salí adelante.

-Ella tuvo una operación de pequeña,

una operación intestinal.

Siempre había crecido con la incertidumbre de saber

si iba a ser madre, si iba a poder hacerlo.

La verdad es que fue un embarazo, que gracias a Dios,

a pesar de que todo podía apuntar a que era un embarazo de riesgo,

fue un embarazo que fue perfecto, el parto también fue perfecto.

El nacimiento de David fue, sin duda, una bendición.

(Música)

-No sabía si iba a poder conseguir mi sueño,

mi sueño era ser madre.

Y sí, Dios permitió que pudiese ser madre.

Una de las experiencias más bonitas de mi vida fue mi boda.

En mi boda tenía 500 invitados,

tenía gente que venía desde que yo había sido pequeña

a lo largo de la vida.

Y, bueno, no creo que faltase nadie en mi boda de invitados.

Ahí pude ver,

porque vino hasta mi familia de Estados Unidos y de Canadá,

toda la gente que me quería y que el señor me había permitido

que yo llegase a ese momento.

-Cuando falleció mi madre, fue una sensación de vacío.

Ella murió de cáncer,

pero ella me dijo: "Hijo, tranquilo,

si esto es como llegar a un transbordo,

mi línea en esta vida se ha acabado

y tengo que coger otro tren.

Así que tranquilo y ánimo.

Nos veremos un día allí".

Ese cierto que en los últimos días, cuando todavía estaba consciente,

la sensación de paz que invadía a la gente que la rodeaba,

era algo sobrenatural.

(Música)

Lejos de tener sufrimiento,

en el momento en el que ella falleció,

fue una sensación de paz, de absoluta certeza,

de locura porque el Evangelio es locura,

eso para el resto del mundo

tú lo cuentas y no lo pueden entender.

Pero, para nosotros, era la absoluta certeza

de que ella estaba con el Señor.

Es cuando verdaderamente,

notas que cobra vida la palabra del Señor,

en esos momentos tan duros,

cobra vida y cobra realidad.

-Como humanos que somos, nos equivocamos,

caemos en los mismos errores 100 veces, no una ni dos,

yo soy una persona que reconozco que fallo

casi en las mismas cosas muchas veces.

Pero me reconforta el volver al Señor y pedirle perdón,

caer de rodillas y sentirme perdonada por él.

Con esa paz no hay comparación ninguna.

(Música)

-Cuando recuerdo la muerte de Jesús en la cruz,

por la culpa de todo ser humano,

me parece tan injusto y generoso a la par,

porque Dios fue capaz de entregar lo más valioso que tenía,

que era su único hijo por mí,

que soy el ser más pequeño del universo.

El ser más grande del universo, que es el creador,

entregando a su hijo por el ser

más pequeño e insignificante del universo que soy yo.

Yo me pongo en el lugar de Dios y pienso en entregar a mi hijo

y sería incapaz de hacerlo.

Eso me da la noción del amor tan grande

que Dios tiene por nosotros,

que para el ser humano se escapa al entendimiento.

-Una de las mayores alegrías de mi vida ha sido

cuando he visto a mis hijos, con la separación de dos años,

bajar a las aguas de bautismo y verles seguir en los pasos

en los que nosotros hemos intentado inculcarles,

nunca obligados, por supuesto.

Ellos decidieron bautizarse cuando tenían 18 años.

Además, decidieron bautizarse en la Iglesia de donde éramos

cuando ellos nacieron.

(Música)

Para mí ha sido una de las experiencias más bonitas

de toda la vida en común con mi marido y con mis padres.

Para mí fue un regalo ver a mis padres poder ver a sus nietos.

Ahí se hizo muy presente un versículo

que hay en casa de mis padres, en un cuadro.

Es: "Yo y mi casa serviremos al Señor".

Y ver a mis hijos bajar a las aguas del bautismo

y saber que son salvos

y que también irán al cielo con esa seguridad

que nosotros también tenemos.

-Mi versículo favorito es uno de ellos,

pero me gusta por lo breve

y la gran cantidad de información que dice.

Está en el salmo 37, 5.

Dice: "Encomienda a Jehová tu camino, confía en él y él hará".

Hay veces en las que nosotros pensamos andar por un camino,

yo siempre, el ejemplo se lo he puesto a mis hijos,

cuando vamos por la montaña, andamos bastante por la montaña,

uno piensa: "Venga, por aquí".

Y te encuentras en un risco que es insalvable,

es por donde tú has decidido atacar esa subida a la montaña,

y resulta que hay otro camino, a lo mejor un poco más largo,

más enrevesado, que no te lo puedes imaginar,

pero es el camino que te lleva a hacer cumbre.

Ese es el camino por el que el Señor nos lleva.

-Mi versículo favorito, uno de ellos está en Isaías, 40,

en el versículo 29:

"Él da esfuerzo al cansado y multiplica las fuerzas

al que no tiene ningunas.

Los muchachos se fatigan y se cansan,

los jóvenes flaquean y caen,

pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas".

Quiero creer en estas promesas del Señor,

que él me da fuerzas cada día,

porque cada día que empieza es una nueva oportunidad

de hacerlo bien y de pedir al Señor fuerzas para seguir adelante

en el camino que él quiere para mí.

(Música)

Agradecemos a nuestros amigos

su generosidad al compartir su historia con nosotros,

con todos vosotros también, por supuesto.

José Pablo,

¿la fe es algo para mantener en el ámbito privado de la vida?

¿Te refieres a si debemos exponerla en público,

llevar algún tipo de símbolo como una cruz o algo?

Me refiero más a la historia

que hay detrás de cualquier símbolo,

la historia de fe personal de cada uno.

La verdad es que es un tema bastante interesante

porque hay una tendencia hoy en nuestra sociedad

que pretende que los creyentes

vivamos nuestra fe de puertas adentro,

en nuestra propia casa, en la intimidad, en la Iglesia.

Parece que a algunos les molesta escuchar

hablar de Dios en la plaza pública,

en las calles o incluso en la televisión,

pero creo que están pidiendo algo imposible.

Cuando detuvieron a los apóstoles, a Pedro y a Juan,

unos días después de la ascensión de Cristo,

les ordenaron que no hablasen en público de Jesús.

Esta fue su respuesta, Pedro y Juan les respondieron:

"¿Os parece justo,

delante de Dios que os obedezcamos a vosotros antes que a él?

Por nuestra parte no podemos dejar de hablar

de lo que hemos visto y oído".

¿Sería posible pedirle al que le toque

el Gordo de la Lotería de Navidad que no lo celebre en público?

¿Sería posible que los hinchas del club que gane la Liga

se quedaran en casa celebrándolo en la intimidad?

Por supuesto que no.

Todo lo grande que nos ocurre en la vida se expresa en público.

No hay nada más grande que el perdón de nuestros pecados,

el regalo de la vida eterna.

Si ya lo tienes, estarás de acuerdo conmigo, si aún no lo tienes,

el día que lo tengas, lo comprenderás.

Pues, estamos terminando prácticamente.

Pero antes animarte, como hacemos en otras ocasiones,

a acercarte al Dios de la palabra a través de la Biblia.

En esta ocasión,

a través de "La carta de Pablo a los romanos",

que puedes leer y que puedes recibir en tu casa gratis

si nos llamas al teléfono 917 434 400.

Gracias a la labor de las iglesias evangélicas te lo podemos mandar.

Si quieres, llámanos al teléfono 917 434 400.

Tenemos un libro que sortear, como en otras ocasiones,

titulado "Consolación divina",

para ti si formas parte del club de amigos,

un libro que nos llega gracias a la editorial Peregrino.

Si quieres formar parte del club de amigos, te animamos a hacerlo.

Gracias a ello podemos seguir regalando la Biblia

y ofreciendo ayuda espiritual a nuestra audiencia.

Así que entra en nuestra web, la de "Buenas noticias TV".

Llámanos o mándanos un WhatsApp y te explicamos en qué consiste.

Gracias por acompañarnos en este día.

Y no lo olvides, tú vales mucho para Dios.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La fe de Rubén e Irene

Buenas noticias TV - La fe de Rubén e Irene

28 abr 2019

Nos acercamos hoy a casa de la familia de Rubén e Irene, para conocerles y escuchar sobre su relación con Dios; una relación que llena sus vidas de sentido y alegría.

ver más sobre "Buenas noticias TV - La fe de Rubén e Irene" ver menos sobre "Buenas noticias TV - La fe de Rubén e Irene"
Programas completos (605)
Clips

Los últimos 606 programas de Buenas noticias TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios