Audiencia abierta La 1

Audiencia abierta

Sábado a las 13.30 horas

Audiencia Abierta
Los sábados, a las 13:30 en La  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3394683
Para todos los públicos Audiencia Abierta - 05/12/15 - Ver ahora
Transcripción completa

Buenas tardes.

Lo anunciaba el rey hace unos días

y, el miércoles, el Tribunal Constitucional,

por unanimidad, declaraba nula la resolución independentista

del Parlamento catalán por ser contraria a la Constitución.

Un texto que mañana cumple 37 años y que el rey juró cumplir.

Esta semana se culminó el reencuentro

con la comunidad sefardí, cinco siglos después de su expulsión,

en un acto solemne de concesión de la nacionalidad española

a sus descendientes, con agradecimiento incluido del rey.

Reconocimiento real también a quienes han destacado

por sus méritos en las Bellas Artes

y elogio a la diversidad en estos tiempos.

Una semana en la que la casa real británica anunció para el 8 de marzo

una visita de Estado de don Felipe y doña Letizia al Reino Unido,

la primera visita a este país de unos reyes de España en 30 años.

El Tribunal Constitucional, cuatro días antes del aniversario,

mañana, de nuestra Carta Magna, anuló por unanimidad

la resolución independentista del Parlamento catalán.

El desafío secesionista ha sido, posiblemente,

el mayor reto de Felipe VI en su corto reinado.

Rey y Constitución están estrechamente vinculados,

lo que significa, entre otras cosas, ser símbolo de la unidad

y permanencia del Estado.

Defensa a la unidad, pero llamada al entendimiento

ante el desafío independentista catalán.

En ese momento se podía intuir el alcance e intenciones reales

de los secesionistas catalanes y que el tema se convertiría,

posiblemente, en el reto más complejo de su reinado.

De ahí su tono conciliador, pero firme,

en la defensa de la Constitución, dentro y fuera de España.

Conforme el desafío avanzaba, el rey subió el tono.

Tras la aprobación por mayoría de una resolución independentista

por el Parlamento catalán salido de las elecciones autonómicas,

el rey fue contundente.

Días después, el jueves pasado,

el Tribunal Constitucional se pronunciaba, por unanimidad,

contra la resolución independentista,

declarándola nula en su totalidad

y recordaba que el Parlamento de Cataluña tiene su legitimidad,

precisamente, en la Constitución y no al margen de ella.

Un fallo que el presidente de la Generalitat en funciones

y hasta ahora único candidato, aunque fallido, a seguir en el cargo

aseguraba acatar pero...

Habrá que esperar, posiblemente, hasta después de las elecciones

para ver cuál es el significado práctico de estas palabras

y también cuál será la respuesta del futuro Gobierno.

El actual, de momento, se alegraba de la sentencia.

Lo que queda claro es que la secesión unilateral

no cabe en nuestra Constitución y en la de ningún país.

Estas declaraciones del presidente Obama

dieron, en septiembre, una dimensión distinta

al primer viaje de los reyes a Estados Unidos.

Compromiso con una "España unida"

que ratificó después su secretario de Estado.

Preocupación internacional que, según los expertos,

no es injerencia:

el derecho internacional no reconoce la secesión.

En absoluto.

Esas declaraciones no pueden considerarse

como una injerencia en asuntos internos

porque lo único que está diciendo es que el derecho internacional

exige, en primer lugar, el respeto de sus normas.

Esa es la esencia del Estado de derecho,

y una de sus normas fundamentales es el principio

de integridad territorial.

Y ningún Tribunal Constitucional de ningún país,

de ningún Estado federal, ha autorizado

el derecho de secesión.

Respeto a la ley por seguridad jurídica

y credibilidad internacional.

Así lo apuntó Ban Ki-moon en el acto de aniversario

de nuestra entrada en la ONU.

Cuando se han fragmentado los Estados,

eso genera una gran inestabilidad política, económica y de todo tipo.

Por ejemplo, inmediatamente, Cataluña dejaría de ser parte

de la Unión Europea.

El rey asegura en Europa que somos un país unido

y respetuoso con la ley, y sus líderes defienden

la necesaria estabilidad de un país aliado.

El Tratado de la Unión Europea, en su Artículo 4,

recoge expresamente el principio de integridad territorial

de los Estados miembros de la Unión.

Incluso Cameron, que impulsó en su día el referéndum de Escocia,

reconoce el imperativo legal.

A Colombia y a América Latina

les conviene una España unida y fuerte.

Lo dijo el presidente colombiano en su escala en Madrid,

tras firmar en Bruselas la extensión del visado Schengen.

De todo ello y más cosas pudo hablar con el rey.

Ambiente distendido en el encuentro entre don Felipe

y Juan Manuel Santos en La Zarzuela.

El presidente colombiano llegaba desde Bruselas

para agradecer el papel que España ha jugado en la Unión Europea

y por el que, a partir de ahora, los ciudadanos colombianos

pueden entrar en el espacio Schengen sin necesidad de visado.

Será para estancias cortas de hasta 90 días.

Este ha sido el tercer encuentro entre el rey

y el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en Madrid

y en los últimos 12 meses,

una muestra de la estrechísima relación que mantienen

España y Colombia.

Y muestra de ello fue el almuerzo que, justo antes, mantuvo Santos

en La Moncloa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

En la misma jornada

en la que el Tribunal Constitucional anulaba

la resolución independentista del Parlamento catalán,

el presidente Santos apoyaba la integridad territorial de España.

No queremos inmiscuirnos en los asuntos de España,

pero, usted lo sabe, nosotros hemos sido muy claros,

a Colombia y a América Latina les interesa, les conviene,

nos gusta una España unida y una España fuerte.

España apoya al Gobierno de Santos en las negociaciones de paz

con la guerrilla de las FARC.

Y Colombia acogerá el año que viene la próxima Cumbre Iberoamericana.

La sentencia del Constitucional,

en vísperas del inicio de la campaña electoral,

confirma que la hoja de ruta de los independentistas catalanes

choca contra la legalidad.

Y, por ello, con la opinión del rey y de los principales partidos.

PSOE, Ciudadanos y UPyD lo recogen explícitamente

en sus programas electorales para el 20 de diciembre.

Los socialistas, que proponen una reforma constitucional para

adaptarse, dicen, a las necesidades del siglo XXI,

incluyen entre esos cambios para eliminar

la discriminación por sexo para acceder al trono.

La misma idea que recoge la formación de Rosa Díez,

que dedica, además, un amplio capítulo de su programa

a propuestas relacionadas con la regulación

de la figura del regente, la inviolabilidad del rey

o la ley de abdicación.

El PP también se ha mostrado partidario, en varias ocasiones,

de eliminar la prevalencia del varón en la sucesión al trono,

pero no lo ha incluido de manera expresa en su programa electoral.

En el caso de Izquierda Unida, su programa para estas elecciones

aboga por un modelo federal y republicano,

basado en la voluntad popular y que, por tanto, defienda

que todos los cargos públicos, incluido el jefe del Estado,

estén al alcance de cualquier ciudadano.

Para los nacionalistas vascos, la monarquía constitucional

es una norma impuesta por el Estado que acatan y respetan,

aunque también reivindican el modelo republicano

como el mas acorde, aseguran, para el siglo XXI.^

Para Ciudadanos, que se estrena en unas generales el próximo 20D,

la igualdad entre hombres y mujeres tiene que reflejarse

en el acceso a la Corona, mientras que el otro partido

de los llamados emergentes, Podemos, no menciona esta cuestión

y la única referencia a la Corona que hace es que haya más control

en las cuentas de la Casa Real.

Ni mención a la Corona tampoco en el caso

de Democràcia i Llibertat,

la candidatura con la que se presenta Artur Mas

a estas generales.

En su programa, el eje de las propuestas

tiene que ver con avanzar en la construcción

de una Cataluña republicana e independiente,

tal y como recoge la resolución del Parlament

que esta semana ha anulado el Tribunal Constitucional.

¡Cuánto os hemos echado de menos!

Así agradeció Felipe VI a los sefardíes su lealtad

y el amor a España enseñado a sus hijos.

Fue el acto solemne de concesión de la nacionalidad

a la comunidad sefardí.

Diputados, senadores, embajadores...

también, claro, el rey y, sobre todo, los sefardíes,

todos reunidos en el Palacio Real para celebrar la ley

que, cinco siglos después de la expulsión

de los judíos de España, permite a sus descendientes

acceder al nacionalidad.

Hay un refrán sefardí que dice: "todos los ríos a la mar van",

y así es como me siento hoy, esta noche,

viéndonos a todos juntos cenando aquí, en España.

Esa España a la que solo algunos volvieron;

los que no lo hicieron mantuvieron las tradiciones.

El rey les habló de gratitud.

Gracias también por haber hecho prevalecer el amor sobre el rencor

y por haber enseñado a vuestros hijos a amar esta patria española.

Conservaron las llaves de las casas que dejaron...

sus canciones...

el idioma.

Mi reina, mi corazón, mi alma, mi lucero.

Esas palabras, con ellas crecí.

¡Cuánto os hemos echado de menos!

El rey recordó que esa ley culmina un proceso de reencuentro.

El consenso sobre ella, indicó, da idea de su importancia

y profundidad histórica.

Y dijo más.

Contamos con vosotros para caminar juntos

porque todos somos ciudadanos españoles

en la construcción de una España cada día mejor.

En el comedor de gala del Palacio Real

se agolparon recuerdos y emociones.

Pensé en mi abuela y en mi madre,

yo creo que ellas nunca lo hubieran pensado.

Lo dice Alicia, nacida en Marruecos y criada en Israel.

Hoy, desde Nueva York, estudia y difunde la haketía,

judeoespañol de los que fueron a Marruecos.

Este acto solemne ha llegado dos meses después

de la entrada en vigor de la ley.

Actualmente, unos 600 descendientes

de los judíos españoles que fueron expulsados.

Tras esta ley, majestad, Sefarad hoy, más que nunca,

significa España.

Tuvieron que dejar sus casas y sus bienes.

Después de haberles dado durante años su protección,

en 1492, los Reyes Católicos tomaban una de las decisiones

más polémicas de nuestra Historia.

"Mandamos a todos los judíos e judías de cualquier edad que sean

salgan de todos los dichos y reinos y señoríos

con sus hijos e hijas de la religión".

Atrás quedaban siglos de convivencia entre judíos,

musulmanes y cristianos.

Una convivencia siempre difícil,

pero que aportó gran riqueza cultural:

sabios, poetas, científicos, importantes traductores...

Es difícil saber cuántos marcharon, se habla de 20.000, de 100.000.

A lo largo de los siglos

han conservado su castellano del siglo XV, el ladino,

y sus costumbres de una España que para ellos es Sefarad.

"Aunque tú nos desterraste como madrastra de tu seno,

no estancamos de amarte como santísimo terreno".

Con visible emoción, en 1990, las comunidades sefardíes recogían

el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia,

como símbolo de reconciliación.

Desde el espíritu de concordia de la España de hoy

y como heredero de quienes, hace 500 años, firmaron

el decreto de expulsión, yo los recibo con los brazos abiertos

y una gran emoción.

Reconciliación que el rey Juan Carlos

quiso también escenificar en 1992, al cumplirse quinto centenario

de su expulsión.

Sefarad no es ya una nostalgia, sino un hogar en el que no debe

decirse que los judíos se sienten como en su propia casa

porque los hispano-judíos están en su propia casa.

En los últimos años, las relaciones entre la Corona

y la comunidad sefardí han sido constantes.

Un reencuentro que ha continuado Felipe VI

y que ahora culmina al dar la nacionalidad

a los descendientes de quienes un día fueron obligados

a marchar de España.

La socióloga marroquí Fátima Mernissi,

pionera del feminismo musulmán, ha fallecido en Rabat a los 74 años.

En 2003 recibió el Príncipe de Asturias de las Letras

por sus trabajos sobre la mujer en el mundo musulmán.

Criada en un harem,

defendió que, a pesar de la deriva machista y conservadora actual,

en la historia de la civilización musulmana,

las mujeres han tenido protagonismo y tomado decisiones,

incluso en la época de Mahoma o del Imperio otomano.

En la entrega del premio,

que compartió con la escritora norteamericana Susan Sontang,

don Felipe destacó su defensa de la palabra

como principal medio de concordia y su sutil inteligencia

para, sin abrir heridas, encontrar un camino

para las mujeres de su cultura.

El papa Francisco, cabeza de una de las monarquías

más antiguas de Europa, pidió en su viaje por África

diálogo entre religiones y recordó que éstas nunca pueden

justificar la guerra ni la violencia,

nacida, en muchas ocasiones, de la pobreza.

Hay que reconocer la naturaleza múltiple, cambiante

y diversa de la cultura, porque ayuda a luchar

contra la intolerancia y el fanatismo reduccionista.

Lo dijo el rey en la entrega de las Medallas de Oro

al Mérito en las Bellas Artes.

La diversidad como elemento fundamental

de nuestra riqueza cultural y artística.

El rey apeló a la diversidad cultural,

al respeto a la diferencia, como forma de lucha

contra la intolerancia y el fanatismo.

El mundo de la cultura, del arte y de la creatividad

como espejo para otros ámbitos.

Por ejemplo, para una de las principales

amenazas globales: el terrorismo yihadista.

En este tiempo en que vivimos nos conviene mucho, precisamente,

reconocer la naturaleza múltiple, cambiante y diversa de la cultura,

porque ello nos ayuda a luchar contra la intolerancia

y el fanatismo reduccionistas que amenazan y agreden con violencia

los sustratos mismos de cualquier sociedad civilizada.

El respeto a la diversidad, también en clave política,

frente a desafíos rupturistas.

Nuestra cultura, de fuerte vocación y proyección universal,

nos convierte en un país con una mirada global,

siempre en disposición de comprender la diversidad y las diferencias

desde el compromiso firme con los principios y valores.

El rey tomó a los artistas y a los creadores

como ejemplo de valentía.

Por sumergirse sin miedo en lo desconocido,

en busca de nuevas oportunidades.

Y les pidió:

Que, a través de vuestra labor y vuestro genio creativo,

sigáis ayudando a consolidar la senda de progreso,

de optimismo y de confianza que hace de España un país sólido,

con un presente mucho más fuerte que sus problemas

y un gran porvenir.

Un país, dijo el rey, que es y tiene muchísimas cosas.

Y que tiene también mucho arte.

El martes, cita de la reina con los premiados

del Foro Justicia y Discapacidad.

Les agradeció haber demostrado que se puede ser más justos,

solidarios y comprensivos, y pidió su reconocimiento

y apoyo institucional sin reservas.

En la semana del Día Mundial de la Discapacidad,

la reina asistió a la entrega de estos premios

creados por el CGPJ para promover los derechos de los discapacitados.

Los premios reconocen trayectorias personales,

empresariales, de medios de comunicación y de entidades

que ayudan a la integración laboral y social

de las personas con discapacidad, mejorando su vida,

como destacó doña Letizia, que los puso como ejemplo

de solidaridad y compromiso.

Gracias por cambiar las cosas, gracias por demostrar

que es posible hacerlo, que se puede mejorar,

como decía Virginia, que otro mundo es posible,

que hay una manera de que seamos más justos, más solidarios

y más comprometidos, de forma real, de verdad.

La integración es el gran reto de la discapacidad en nuestro país,

donde solo una de cada cuatro personas del colectivo

accede al empleo y su salario es un 16% inferior.

En otra actividad, esta vinculada a su papel como embajadora de la ONU

para la Agricultura y la Alimentación,

la reina Letizia asistió a un seminario

sobre nutrigenómica, la ciencia que estudia el efecto

de los nutrientes sobre el genoma, y cómo la dieta puede ayudar

a prevenir y tratar enfermedades y evitar riesgos futuros

a los más jóvenes.

Los reyes comenzarán el próximo año con una intensa actividad exterior.

En los primeros meses viajarán a Tokio

en una visita oficial, aún sin fecha,

en la que tendrán un encuentro con el emperador Akihito,

según adelantaba esta semana el embajador japonés.

Lo que sí está cerrado es el viaje oficial al Reino Unido.

La casa real británica confirmaba el jueves

que los reyes visitarán Londres entre el 8 y 10 de marzo,

alojándose en el Palacio de Windsor.

Esta será la primera visita en 30 años de unos reyes de España

al Reino Unido.

La última fue la de don Juan Carlos y doña Sofía en 1986.

Visita de Estado en la que se entrevistarán,

en Buckingham Palace, con la reina de Inglaterra,

que acaba de asistir en Malta a la cumbre de la Commonwealth.

150 jefes de Estado y de Gobierno asistieron en París

al inicio de la Cumbre del Clima.

Entre ellos, varios monarcas.

No asistió Felipe VI, aunque el tema está muy presente

en sus discursos.

Que nadie se llame a engaño,

ninguno de los países aquí representados puede esperar.

Detrás del ascenso de unos pocos grados de temperatura

están en juego vidas humanas y la continuidad misma

de nuestras naciones y sociedades.

Lo dijo don Felipe en su primera intervención como rey ante la ONU,

en la Cumbre del Clima en Nueva York, hace poco más de un año.

Entonces el rey habló ya de la necesidad

de un acuerdo global y vinculante.

Ese que la mayoría de los 150 presidentes y jefes de Estado

que esta semana han estado en la Cumbre de París,

entre ellos varios reyes, parecen dispuestos a adoptar

para evitar que, de aquí a final de siglo,

la temperatura aumente más de dos grados

porque, si ese límite se supera, los efectos para la humanidad

serán devastadores.

Estoy aquí para asegurarles que el compromiso de España

es firme en ese gran reto.

Fue también en Nueva York, hace un año,

cuando el rey avanzaba el particular compromiso de España.

Descarbonizar nuestro modelo, dentro del objetivo común europeo

anunciado esta semana en París por el presidente del Gobierno

para reducir las emisiones en un 40% en 2030.

La Unión Europea es el tercer contaminante mundial,

le superan China y Estados Unidos,

aunque sus mandatarios son los más reacios

a adquirir compromisos vinculantes.

Los países más pobres son los que menos contaminan,

pero, al tiempo, los más afectados.

En París se ha hablado de justicia climática y aquí, en España,

el rey ha defendido, en distintos foros empresariales,

que competitividad y preservación de la naturaleza son compatibles.

Combatir el cambio climático no quiere decir

frenar el desarrollo económico, decía el rey hace unos meses

en Carbon Expo, en Barcelona, donde se lanzaron recomendaciones

para potenciar la economía baja en carbono.

En París ha comenzado la cuenta atrás.

Hasta el día 11 hay margen para conseguir

ese necesario pacto global por el clima,

que evitaría el abismo del que ha hablado

el anfitrión de la cumbre, el presidente Hollande,

y que preservaría nuestro pequeño y frágil planeta.

Seamos ambiciosos, seamos inteligentes,

seamos también sensibles y solidarios.

La Cumbre del Clima de París

se celebra entre excepcionales medidas de seguridad.

Unas medidas que afectan también a Bélgica

y, especialmente, a Bruselas,

donde el rey está en el centro de la polémica.

Felipe VI visitó el jueves la nueva sede en Madrid

de la Cancillería de las Reales y Militares Ordenes

de San Fernando y San Hermenegildo,

las únicas de este perfil que todavía subsisten.

La primera distingue el valor heroico por acciones

excepcionales o extraordinarias en acto de servicio.

La segunda, la constancia y la conducta intachable.

Reunión con cancilleres, agradecimientos y algo más.

Y, al final, descubrimiento de placa conmemorativa

de la visita a las primeras órdenes militares que condecoraron el mérito

al margen de la clase social, riqueza o graduación.

Y sobre un militar malagueño, Bernárdo de Gálvez,

héroe de la Independencia norteamericana,

trata la exposición inaugurada el jueves por el rey en Madrid.

El monarca se familiarizó con su figura

en su reciente visita a Florida.

Con eso nos vamos.

Hasta el sábado que viene.

Feliz fin de semana.

Lo que esta exposición muestra ocurría durante el reinado

de Carlos III, cuando 13 colonias americanas se sublevaron

contra el dominio inglés y la Corona española les apoyó,

con un contingente en el que destacó la figura

del teniente general Bernardo de Gálvez.

Y desde su puesto canalizó toda la ayuda que llegaba desde España

hacia el Ejército de George Washington

que estaba luchando por su independencia.

Gálvez participó en muchas batallas contra las posiciones inglesas,

pero fue la de Pensacola, con la que recuperó La Florida

y que Ferrer-Dalmau recreó en este cuadro,

la que contribuyó a expandir sus logros.

Y a Pensacola viajaron en 2009 los entonces reyes

para reconocer la figura del militar malagueño,

cuya estatua ecuestre, basada en esta que también se expone,

había regalado don Juan Carlos a la ciudad de Washington en 1976.

Por su contribución a la Independencia,

el retrato de Gálvez cuelga en el Congreso americano.

También original, este otro de George Washington

que, tras la Independencia,

se convirtió en el primer presidente de USA.

En esta muestra, el rey se ha reencontrado con la historia

de la huella española en América en el siglo XVIII,

esa que, siendo aún príncipes, pisaron don Felipe y doña Letizia.

Las misiones de California

y las que están en lo que hoy es la frontera entre México y USA,

el mestizaje, la lengua, los monumentos.

Una presencia, la española, que se remonta al siglo XVI,

cuando otro español, Pedro Menéndez de Avilés

fundó San Agustín, la primera ciudad de origen europeo en USA,

que también recientemente visitaron los reyes.

  • Audiencia Abierta - 05/12/15

Audiencia Abierta - 05/12/15

05 dic 2015

El Tribunal Constitucional, por unanimidad, declara nula la resolución independentista del Parlamento catalán por ser contraria a la Constitución. Un texto que mañana cumple 37 años y que el Rey juró cumplir.

Esta semana se culminó el reencuentro con la comunidad sefardí -cinco siglos después de su expulsión- en un acto solemne de concesión de la nacionalidad española a sus descendientes, con agradecimiento incluido del Rey.
Una semana en la que la Casa Real Británica anunció para el 8 de marzo una visita de Estado de Don Felipe y Doña Letizia al Reino Unido, la primera visita a este país de unos Reyes de España en treinta años.

ver más sobre "Audiencia Abierta - 05/12/15" ver menos sobre "Audiencia Abierta - 05/12/15"
Programas completos (235)

Los últimos 251 programas de Audiencia abierta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios