Atleta gourmet La 2

Atleta gourmet

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4608089
Para todos los públicos Atleta gourmet - Montes de León - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad-TVE

Llevo más de 30 años trabajando en cocina con el stress

y el caos que eso supone.

Necesitaba un cambio.

Correr me da libertad.

Corriendo, se descubre gastronomía.

Y sobre todo, correr me inspira.

Acompáñame por mil y un rincones para descubrir lugares, sensaciones,

sabores y déjate llevar en este viaje.

No soy competidor, soy corredor.

Soy Iñigo Urrechu y soy el Atleta Gourmet.

¡Familia! Bueno, hoy me siento peregrino.

Mirad qué amanecer más bonito, ¿dónde?

Aquí, en León, concretamente en Astorga,

tierra de cecina y chocolate.

¿Quién se va a resistir a ello?

¿Y sabéis lo que quiero?

Que conozcamos profundamente la maragatería.

Vamos a irnos desde Astorga hasta Rabanal del Camino

donde me vais a dar la mano y vamos a comernos este paseo...

...¡A zancadas!!!

Como veis, corriendo también se puede hacer turismo.

Mirad qué joya arquitectónica nos hemos encontrado en Astorga.

Una catedral que es gótica por fuera, barroca por dentro,

con pinceladas renacentistas y está construida

sobre un templo prerrománico anterior.

Es decir, familia, como un buen plato,

un poquito de cada cosa.

¿Y esto?

Aquí tenemos el Palacio Episcopal, es el legado modernista

que nos ha dejado Gaudí.

Como veis, está hecho en granito,

que es la tierra más característica

que nos vamos a ir encontrando a lo largo de este camino.

Iba a ser la residencia del obispo, pero nunca lo fue.

¿Y qué es a día de hoy?

Es el museo del Camino de Santiago.

¡Venga, vamos!

¿Qué se desayuna aquí?

Pues se desayunan churros, mantecadas...

¡Pues voy a por las mantecadas, muchas gracias!

Está claro que si algo le gusta a los maragatos son las mantecadas.

Bueno, que me han dicho que aquí, se pone un sellito, ¿no?

Sí señor, caballero.

Pues yo pongo la mano.

¡Venga ahí!

Y para tomar aquí un premio, una buena mantecada, ¿dónde hay?

Pues unas buenas mantecadas, en el Arriero Maragato.

Pues ahora voy a probarlas.

Millonesde gracias.

¡Ya tengo mi sello!

Voy a ir a ver a Jose, el Arriero Maragato,

para ver si me cuenta su secreto y sobre todo,

lo más importante, a ver si me deja echarle una mano.

¿Dónde está el rey de las mantecadas?

Las mantecadas son un dulce típico del siglo XIX,

es un dulce de convento

y tiene indicación geográfica protegida.

Bueno Jose, ¿esto qué es?

¡Pero esto es una maravilla!

¡Hola familia!

¿Qué tal?

¿Cómo estamos?

Voy a explicar ahora como se hacen las mantecadas de Astorga.

¡Eso quiero saber, venga!

Hemos cascado los huevos, vamos a agregarle el azúcar.

Ya tienes toda la medida... Esto está pesado ya.

Muy bien

Y ahora vamos a la batidora.

Ponemos ahí y ya automáticamente...

Una varilla...

La batidora, nos sube el batido.

¿Oye, buen aparato eh?

Vamos a dejarlo ahora unos ocho minutos

para que monte el huevo, ¿vale?

Y el huevo al montar es para que te coja

toda esa esponjosidad.

Exactamente, el huevo tiene que emulsionar.

Íñigo, vamos a tamizar la harina, a airearla bien aireada, ¿vale?

para que nos queden unas mantecadas ricas.

Hemos montado el huevo. Guau, ¡qué pintaza!

Y vamos a añadirle la harina.

Muy bien. Aquí haces deporte al final ¿eh?

Hombre, hombre, hay que esparcirla un poquito

Sí señor.

Mezclar y punto

Íñigo, ¡esa mantequilla!

Vengo con el siguiente paso.

Muy bien, vamos a echar aquí.

Venga, vacía ahí.

Esto es...¿cómo le llamas?

¿Mantequilla pomada?

Es una mantequilla que hemos hecho en pomada, para que se mezcle bien.

Que somos los que tiramos del carro de las mantecadas.

Exactamente, Íñigo.

¡Guau!, ¡qué pasada Jose!

¿Cuántas veces has visto esto?

Unas cuantas veces... unas cuantas...

¿Y esto?. O sea, dosifica y medida exacta.

Medida exacta.

¿Y antiguamente, una por una, se iban rellenando, Jose?

Antiguamente,con una cuchara.

Ver esto desde dentro... algo increíble.

La bandeja...

¿Me llevo el carro, Jose?

Sí, hay que llevarlo al horno Íñigo.

Hala, vamos

210 grados, 21 minutos y al horno.

¿Está preparado!

¡Qué pedazo horno!

Ya ha salido del horno ¿y qué reposo le hemos dado a esto?

Le hemos dado tres horas de reposo ¿Por qué tres horas de reposo?

El corazón de la mantecada tiene que estar frío

a la hora de envasar.

Si no, puede fermentar la mantequilla.

Sí señor. Importante este dato ¿eh? Importante, para que no fermente.

Siempre seguridad alimentaria.

¿Y aquí, a quién tenemos?

Tenemos a Maribel, ¿sabéis para qué?

Para que todos los amigos, cuando comamos esas mantecadas,

aparte de a Jose,

que conozcan también a Maribel

para que sepan el cariño con el que hacéis las cosas.

Así que, vamos a ver. ¡Vamos a embasar!

¡Ahí va, la que he liado, Leli, la que he liado Leli!

¿Crees que me lo he ganado?

Yo creo que sí, que hoy te lo has ganado.

Millones de gracias. ¡Todo un placer!

Que cada vez que pase por Astorga, esto es a lo que vengo,

a comer y a veros a los amigos.

¡Millones de gracias! Gracias a ti.

¡Hasta luego, familia, me he ganado las mantecadas!

Nos despedimos de Jose y de sus delicias para continuar,

ahora sí, nuestra ruta.

Salimos de Astorga para adentrarnos en la etapa 24 del Camino Francés.

Se trata de una ruta de 20,7 kilómetros

hasta Rabanal del Camino,

con los montes de León como horizonte.

Al peregrino, siempre hay que darle energía para que pueda andar, ¿eh?

Unas mantecadas, claro que sí.

¿Qué comemos, para andar? ¿o andamos para comer?

Vosotros de qué sois, de coger energía para poder tener...

A nosotros, para comer.

Ahh, sí señor

Yo no como si no he andado.

Sí señor.

Bueno, pasamos 5 kilómetros,

uno se va encontrando pueblos como éste, Murias de Rechivaldo.

Aquí ya el camino empieza a... oye... a picar un poco hacia arriba,

bueno para calentar los músculos.

Cococoooo

Aquí, nos estáis dando pistas de qué se puede comer en esta zona, ¿no?

¡Y bien rico!

¿Y bien rico?

Pues veremos a ver luego cómo está.

¡Venga, hasta ahora!

Se llama Maragatería a la zona que está

entre el Bierzo y el Sur de León.

Y hay diferentes hipótesis sobre el origen de este nombre.

Ya vemos al fondo, Castrillo de los Polvazares.

Vamos a desviarnos del Camino para ver esta joya

que se mantiene intacta desde el siglo XVI.

El camino, empieza a picar un poco hacia arriba,

pero es leve y constante.

Es muy sencillo de hacer

y cada uno lo tenemos que adaptar a nuestra manera.

Unos en bicicleta, otros andando, otros corriendo,

pero, sobre todo, lo que hay que hacer

es adaptarlo a lo que uno pueda.

¡Hay que hacer deporte!

En pueblos como Castrillo podemos llegar a apreciar

las puertas tan características de la Maragatería.

Son esas puertas imponentes, grandes.

¿Para qué?

Para que los comerciantes tan característicos de la zona,

pudieran llegar a sacar y meter los carros.

En Castrillo, me acerco a Cuca la Vaina.

Aquí, no sólo se come de maravilla, sino que,

siempre que coincides con Miguel, que es un verdadero historiador,

los aperitivos se convierten en comidas

y las comidas, en sobremesa.

Y vengo a verle.

A tomarme un aperitivo con él y una cecina espectacular,

de las mejores de toda la zona.

¡Pero bueno, Miguel, qué sorpresa!

Eh, ¿qué tal, ¿cómo estamos?

Muy bien, mira qué suerte, Santi, que ha venido a vernos.

Bueno Santi, ¿qué tal, ¿cómo estamos? Encantado.

Aquí, os voy a hacer una pequeña degustación de cecina,

producto leonés.

Ya veo, pero menuda sorpresa me tenéis preparada.

Sabía que Miguel me iba a recibir y siempre con una buena sorpresa,

pero esto, esto ya es la leche.

¡De qué parte es esto, cuéntame!

Vamos a ver, esto son cuatro piezas

que salen de la pierna de atrás de la vaca.

De ahí sale la contra, la cadera, la babilla y la tapa.

se hace el deshuese, se sala el producto

¿Qué tiempo suele estar en sal? Suele estar entre 4 y 6 días

en función de los pesos y del volumen de la pieza.

A partir de ese momento, se hace un lavado,

salado, de dos meses y a partir de ahí, pasa al ahumado,

8 o 10 días, con leña de encina.

¿Ese es el olor?

Sí.Estaba oliendo y digo qué bien huele!

Leña de encina.

Y luego ya pasa a los secaderos naturales

y sale a la venta, pues normalmente con los 12 o 15 meses.

Este es el resultado. Veta tan bonita...

Estos últimos 10 años, la cecina es el buque insignia en la comarca

y si se habla de producto de calidad en León, hay que hablar de cecina.

Mira, lo voy a probar ahora.

¡Qué pasada!

Mira, cuando la degustas, es bueno informar al cliente

que esas partes blancas, hay que eliminarlas,

porque igual que el jamón, agradece la veta del tocino,

en la cecina es grasa.

Entonces, merece la pena perder tiempo

en quitarle esos bordes y comer solamente la parte magra.

León y cecina están de la mano.

¿Y al extranjero, cuando viene de otros países, les gusta también?

Bueno, hay que tener cuidado.

Ellos no están habituados a este sabor

y entonces, la aparición del sabor del humo,

pues conviene informarles antes

de que van a tomar un jamón de vaca, les encanta.

Muy raro que te encuentres a alguien que diga, no mira, cecina no.

Otra de las cosas, por ejemplo, de León, de toda la zona,

que es el cocido maragato.

¿La cecina puede estar también dentro del cocido maragato o no?

-Si, si si. ¡Qué bueno!

A la hora de la sopa es básica la gallina y el morcillo de ternera.

Pues la cecina le daría ese toque, principalmente a la sopa.

¿Y eso del orden del cocido, ¿qué?

Ah, el lío, el lio... anda que no se ha derramado tinta

con el orden del cocido maragato.

Viene de la vida diaria,

cuando se comía en el campo,

era más práctico comer lo poco sólido que había al principio

y después dar cuenta de la sopa, rancho, los cuatro o seis

que había en torno a aquel puchero en la finca

sin venir a casa, daban cuenta del caldito.

Eso, respecto a lo que es el orden. ¿Pero y el nombre?

¿De qué cocido maragato?

¿Por qué maragato?

Venía del latín “mercato”, el mercader...

Osea, que es un nombre del latín.

Podría venir de “mauro capti” también, de moros cautivos

cuando la reconquista, los moriscos que se quedaron por aquí prisioneros.

Podría venir de mauritano.

Podría venir, como dice Laureano,

el catedrático de la universidad de León,

que su actividad principal

era traer productos de Galicia hacia Madrid.

Traían productos del mar, del “mar a gatos”

Ahhhhhhh

Es la última teoría.

De momento, vamos a enriquecernos con esta pedazo cecina, Santi,

que es espectacular.

O sea, que venga, ya que estamos aquí

¡Aupa! ¡Salud!

Aunque nos cuesta despedirnos, tenemos que continuar el camino.

Hemos repuesto fuerzas y nos marchamos

con la ilusión de continuar la ruta,

de seguir conociendo gente maravillosa como Miguel y como Santi,

que nos ilustran gastronómicamente.

Vemos robles, encinas, rebaños de ovejas, de vacas

y esto nos está diciendo mucho

sobre la actividad económica de la zona.

Muuuuuuuuu

¿Sabéis lo que más me gusta a mí de andar corriendo por el bosque,

por el campo, por estos parajes?

¡El olor!

Los aromas.

Vas pensando...¿y en qué?

En los platos que voy a hacer, en qué perfume le voy a poner,

en qué especia le voy a poner.

¡Venga, vamos a comer!

Cheeeeseeee!!! Jajajajaja

Aquí, casi todos los tramos son muy similares.

Sin embargo, de El Ganso a Rabanal del Camino,

empieza a picar un poco hacia arriba,

se pone un poco más duro el tema, pero no quiero decíroslo,

quiero que lo comprobéis, quiero que hagáis las rutas

que estamos haciendo aquí, en el Atleta Gourmet, familia

y venga, animaros y a hacer deporte.

¡A coger un poquito de energía!

¡Agua!

Buenas, ¿qué tal?

Camino al Teleno, que es el pico más alto de la zona,

nos encontramos con el roble centenario de Rabanal.

Es el roble que ha estado acogiendo, protegiendo

y dando ese cobijo a los peregrinos

que durante 300 años, iban pasando por debajo de su copa.

Conservamos sus restos

y le hacemos ese pequeño homenaje, pasando por aquí.

Hombre, lo que acabo de ver. ¡Una parada de peregrinos!

¿Pasamos de largo, paramos?...

¡Paramos!

¡Cómo me gusta el ambiente!

Que vas haciendo deporte, vida sana y te encuentras con amigos

que están haciendo esto, el Camino de Santiago aquí,

en Astorga, una auténtica maravilla.

¡Buen camino! ¡Buen camino!

Pues la verdad, que yo creo que me he equivocado,

porque esta era la calle principal.

Me parece, no lo sé.

¡Buen camino!

¡Gracias! ¿Qué tal? ¿Oh, de México?

Sí.

¿Cuantos días hace que estáis haciendo el camino?

Trece días.

Trece días Hasta Santiago...

A coger la compostelana y a disfrutar.

Así es.

¡Buen camino!

Only english! Oh my God! My english is not very good.

My food is better than my English.

Te encuentras con gente de un país, de una nacionalidad,

pero también históricamente y conocidos.

¿Sabéis quién vino aquí?

Felipe II, ni el I, ni el III, que fue el II.

Porque el Camino de Santiago, lo hacemos todos.

Holaaa.

Holaaa.¡Buen camino!

¿A comer ahora? ¿A comer?

Holaaaa. ¡Cuánta chica guapaaa! Jajajaja

¡Hay peras, qué bueno! Cogemos una, le pegamos un mordisco. Muy buena.

Nos estamos comiendo el Camino a zancadas.

Green Garden, entrada libre, pues aquí entramos! ¡Qué maravilla!

Entiendo que igual hasta están dormidos.

Voy a hablar un poquito más bajo.

¡A ver si la vamos a liar!

¿Qué tal?

Jajajajaja

Gatito, gatito, gato.

¿Tú comes cocido maragato?

Así, ¡eso es! ¡Eso es lo importante!

¿Qué tal, como estamos?

¿Todo bien?

Bien, bien ¿Si? Bueno, bueno

Yo nací aquí en esta casa.

¿En esta casa?

Sí, nací yo.

O sea, que es de aquí de toda la vida.

Los Templarios vivían en Ponferrada, como monjes,

como guerreros y religiosos captaron en esta subida a los bandoleros,

pues robaban y zurraban a los peregrinos.

Y ellos se enteraron y dijeron “de eso, nada”.

Así que, los Templarios han sido los que se pusieron

en este asentamiento

para proteger a los peregrinos de los bandoleros.

Sí señor.

Qué historia más bonita.

Que lo tengas en recuerdo cuando hagas tus famosas comidas.

Eso es. Siempre, siempre.

¿Usted sabe por qué se come la sopa a lo último?

¿Por qué, pues?

En época de los franceses,

como tenían que salir corriendo a la batalla,

decían “No, lo primero la carne y si queda, que quede la sopa”.

Ah, pues por si acaso, me voy corriendo.

¡Me voy corriendo! ¡Me voy!

¡Buenas! ¡Hola, buenas!

¡Qué bien se está aquí al solete, ¿eh? ¿Si? ¿Es usted de aquí?

De toda la vida Toda la vida.

Porque estamos preguntándonoslo, ¿cuántos habitantes son aquí?

Aquí, habitantes, pues quedamos unos 40.

¿40 eh? Personas

Usted, por ejemplo, ¿qué es lo que más le gusta

de lo que se cocina aquí?

Yo... me gusta nada, porque yo no como nada.

Como menos que un pollo pelao.

¡Hombre, hombre!

Estos pueblos, están organizados como manda el Camino,

en torno a una calle larga llamada Real.

Una cosilla, ¿habéis comido ya?

Sííí.

Decidme un sitio, que vengo... he estado corriendo un rato

y vengo famélico.

¿Dónde puedo comer bien?

Hombre, aquí, en El Refugio...

¿Qué habéis comido vosotras?

Cocido maragato

Eso quiero yo, me cachis en la mar salada,

eso quiero yo, un cocido maragato.

¿Qué tal estaba, estaba rico?

Buenísimo

Pues a eso voy, a ver si consigo llegar.

Venga, gracias, hasta luego.

Voy a llamar a Cristina. ¡Cristina! Ufff... me voy a sentar un poquito.

Estaba un poquito liadita,

que estaba dando las comidas a los peregrinos,

que han llegado unos canadienses. No pasa nada.

¡Cristina, no tardes!

Hola Íñigo, ¡que te quedas dormido!

Jo, que me he quedado frito.

¿Qué tal? ¿Cómo estamos?

Bueno, pues aquí, recuperándome un poquito,

porque he corrido casi 25 kilómetros y quieras que no, el trayecto...

Y hay subiditas...

¿Qué es lo más carismático que tenéis aquí?

Aquí, el cocido maragato es lo más.

Me encantaría poder ver cómo hacéis...

¿Tenéis algún secreto, alguna cosita?

¿Puedo verlo? Nos colamos

¿Sí? ¿Puedo? Vamos a colarnos.

Pues ahora ya no estoy cansado!

¡Voy corriendo!

Toc, toc, ¿se puede? Si

Eh, buenas, ¿qué tal?, ¿cómo estamos?

Me he metido aquí, porque me han dicho que aquí

se hace un cocido espectacular.

Hombre, claro ¡Sí!

¡Qué bueno, qué bueno!

¿Qué cocido hacéis aquí?

Pues mira, le echamos del cerdo todo menos el morcillo,

que es de ternera.

Nosotros servimos primero la carne,

luego servimos el garbanzo con el repollo

y luego de último, la sopa.

Vamos a empezar.

¿Empezamos?

¡Venga!

Pues yo quería... ¿si nos echas una mano?

¡Hombre! ¡No una! ¡Dos manos os echo!

Así que, le ponéis botillo, ¿eh?

A ver, cuéntame, cuenta.

Pues mira, el botillo es típico del Bierzo.

Mi padre es del Bierzo.

Ahí vaaaa, qué bueno.

Y dijimos “pues vamos a fusionar maragatería y Bierzo”.

Y hemos hecho un cocido ahí que...

O sea que, tenéis dos platos en uno.

Por eso es tan espectacular.

¡Ahora lo sé yo!

¡Ese es el secreto!

Sí señora, sí señora.

Pero no os preocupéis, que no lo vamos a decir.

Ponemos el botillo, que vaya soltando todo el jugo,

la grasa, que se vaya cocinando.

Tardaría dos horas así, a fuego lento.

Vale. ¿El morcillo? El morcillo ya está.

¿Y más o menos? -4 horas. Eso, 3 ó 4 horas.

Vale, que hierva flojito, que no suelte toda la grasa,

que se quede dentro la gelatina para que no se haga deshilachado.

La oreja y la pata tarda 4 horas.

Como me gusta la cocina del fuego lento,

esa cocina de horas. Me encanta. Venga, seguimos.

El lacón, también tarda cuatro horitas

Vale

La panceta y el tocino, suelen tardar poquito.

Tres cuartos de hora.

Pues eso también adentro.

Ahora digo yo, estos son dos pucheritos

que habéis puesto ahora.

¿Cuánto preparáis para los peregrinos?

Pues bastante. Para 30 personas...

¿Cuántos de éstos hacéis?

Unos cuantos, ¿no?

Pues unos 50 ¿Qué dices?

Sí, sí.

¿Dónde lo echamos el chorizo?

El chorizo lo echamos en ésta.

¿En esta primera?

Sí, sí.

Media horita tarda y ya está.

Vale, media horita.

¿Y los repollos qué?

¿Cómo vamos a comer el cocido?

¡Sí, jefa!

Luego, veo aquí los garbanzos.

Estos los tenemos ya hidratados, supongo, ¿no?

Si

Perfecto. ¿Cuánto tiempo tenéis?

Estuvieron toda la noche de agua.

¿Toda la noche?

Muy bueno.

Para cocer los garbanzos ahora, ¿dónde los pongo?

Vamos a poner una olla de agua.

Ah vale, venga.

Pues tira pues, mecachis en la mar salada.

Pues allí tienes el agua.

Entonces, mientras acabamos, porque esto tarda,

puedes ir sentándote.

Y además, vais con lío.

He visto ya no sé cuántas mochilas ahí de los peregrinos,

que han venido todos de sellar y fíjate,

ahora os van a comer a vosotras, o sea que...

Os dejo un poco tranquilas,

me siento un poco para relajar las patas un poco

y en caso de que necesitéis ayuda, aquí está,

el Atleta Gourmet en ayudaaaa.

Gracias Iñigo, gracias.

Hasta ahora.

Pero bueno, bueno, tenemos aquí...

Ahí está el cocidito

¿Has visto?

¿Cuánto tiempo lleváis con la casa abierta, con lo que es el negocio?

¿El negocio?

Va a hacer 30.

30 años ya, ¿eh?

Y ahora, relevo generacional.

¿Se le pasa a los hijos?

Hombre claro.

A estas dos bellezas de hijas

y a este hijo maravilloso que tenéis.

A los tres.

Pues si.

Y aquí tenemos... vosotros sois los protagonistas,

pero el protagonista de los peregrinos que vienen

o que venimos aquí es el cocido maragato.

¿Cómo se come esto?

En invierno siempre fue, siempre fue el plato estrella.

De siempre, ¿no?

Siempre.

Ahora ya es todo el año casi, ¿eh?

¡Así me gusta!

El cocido maragato tiene un arte.

¿Qué se come primero y por qué?

Pimero se come la carne y esto, porque antiguamente,

cuando venían...

Sí, ya, decían que las tropas comían primero la carne

para salir corriendo los Templarios...

Los templarios, los peregrinos, arrieros.

Ah, O sea, ¿que vienen de antes, incluso de los Templarios?

Sí, sí, sí.

Eso no lo sabía yo.

Porque cuando no había teléfono, que llegaban aquí.

Por ejemplo, llegaban aquí si era hacer una posada

y querían comer y ¿pues qué había?

Carne, había chorizo, había jamón, había lacón...

Lo no perecedero, lo salado.

Tocino... y claro, pues había que cocerlo

y nada más que estaba cocido, pues venga, la carne a comer

y con esa agua, se hacía la sopa.

Andaaa

Y claro, pues a la sopa, nadie la perdonaba,

porque la esa sopa está muy buena.

Al lío, al lío, que estoy ya que no me tengo ya de hambre.

Compruebo una vez más,

que lo que hace rico un paraje es su gente.

Unir mis dos grandes pasiones, la gastronomía

y el deporte me hace rico a mí.

Salí de Astorga sin saber qué me iba a encontrar.

Cuál ha sido mi sorpresa cuando, en esta etapa del Camino de Santiago

me he encontrado con tesoros gastronómicos

y sobre todo, con gente maravillosa.

Gente que invita al caminante

a disfrutar de su cultura y de su cocina.

Decidido, me pongo en marcha

para seguir comiéndome cada ruta a zancadas.

Atleta gourmet - Montes de León

20 may 2018

Íñigo Urrechu comienza su ruta en Astorga, donde después de mostrar los monumentos más importantes de la ciudad, aprende cómo se preparan las típicas mantecadas. La ruta continúa en Castrillo de Polvazares donde probará la cecina de León y de allí a Rabanal para degustar un cocido Maragato.

ver más sobre "Atleta gourmet - Montes de León" ver menos sobre "Atleta gourmet - Montes de León"

Los últimos 13 programas de Atleta gourmet

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos