Dirigido y presentado por Manuel Pimentel y dedicado a la arqueología, abordará la evolución humana, el nacimiento del arte rupestre o el final de Tartessos. La búsqueda del Maestre del Temple, Arnáu de Torroja y de la tumba de Boabdil, completan una serie que se ha rodado en España y varios países como Tanzania, Marruecos, Italia, Alemania o Portugal.

5253434 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Arqueomanía - Dolmen - ver ahora
Transcripción completa

Los dólmenes, los megalitos en general,

son una de las construcciones más fabulosas y enigmáticas

de toda la historia de la humanidad.

Hace al menos 6.000 años comenzamos a erigir

construcciones descomunales utilizando piedras enormes.

¿Cómo es posible que poblaciones prehistóricas

levantaran estos monumentos colosales?

En Arqueomanía queremos responder a una pregunta fundamental,

¿quiénes fueron estos constructores de dólmenes

que nos siguen sorprendiendo aún en nuestros días?

"Arqueomanía"

Durante el neolítico comenzamos a erigir dólmenes y otros megalitos.

Fue la primera arquitectura monumental de la Humanidad,

que aún se alza, orgullosa y solemne, en nuestros paisajes.

Los círculos, los menhires

y los dólmenes demarcaron territorios,

mostraron el poder propio y advirtieron de ello

a los clanes rivales.

Los grandes monumentos de piedra,

en los que se realizaron ritos y enterramientos,

se levantaron en honor a los ancestros.

Entonces comenzamos a administrar la naturaleza,

a darle calendario y planificación.

Cultivamos alimentos y criamos ganado.

Dejamos de ser nómadas para hacernos sedentarios.

La población creció y nacieron las ciudades primigenias.

En ese contexto de desarrollo civilizatorio,

emergió la arquitectura como plasmación de la nueva cosmología.

La primera arquitectura humana

fue levantada por constructores neolíticos,

hoy injustamente considerados primitivos,

que atesoraron, en verdad, una sorprendente sabiduría.

Se gestó una cultura con una cosmología nueva.

Es una de las varias formas de expresión

de una cosmología que se desarrolla durante el neolítico.

Hace casi siete mil años comenzaron a construirse

grandes dólmenes en la Península Ibérica,

algunos de los más antiguos y colosales de toda Europa.

¿Cómo es posible que, en pleno neolítico,

con simples herramientas de piedra, pudieran alzarse construcciones

con grandes losas de decenas de toneladas de peso

traídas desde canteras apartadas?

¿Cuál fue la finalidad o finalidades de estas edificaciones?

¿Hubo un gremio de constructores de dólmenes

a la manera de las logias medievales?

Queremos conocer la arquitectura de las grandes piedras,

y para ello vamos a empezar describiendo brevemente

los distintos tipos de megalitos.

Menhir: es la forma más sencilla de megalito.

Se trata de una gran piedra alargada clavada en el terreno.

Puede estar decorada.

Parte de ella se encuentra enterrada,

para lograr que sea estable.

Se les considera como posible origen de las estelas.

Cromlech: es un círculo o una elipse compuesta por menhires.

En la península ibérica puede destacarse

el de los Almendros, cerca de Évora.

Dolmen: la palabra dolmen proviene del bretón,

una lengua de origen céltico

y quiere decir mesa grande de piedra.

Curiosamente, en Menorca podemos ver las taulas,

que se consideraban mesas de gigantes.

Los dólmenes están formados por grandes piedras

denominadas ortostatos y losas.

Una parte de los ortostatos está clavada sobre la tierra

y sirve de soporte a la cubierta realizada por las losas ciclópeas.

Algunas pesan decenas de toneladas.

Tholos: a finales del neolítico comienzan a aparecer

los primeros sepulcros de corredor terminados o jalonados

de cámaras circulares.

Estas cámaras suelen estar cubiertas por falsas bóvedas en hilada.

Fosos: una de las construcciones menos conocidas de la prehistoria

son los recintos de fosos.

Se desconoce todavía si su función era múltiple.

Algunos de estos fosos tienen más de siete metros de anchura

y centenares de metros de longitud.

Murallas:

las primeras fortificaciones se levantaron en la prehistoria.

Así puede observarse en Los Millares, en Almería

o en Zambujal en Torres Vedras.

También existen cuevas artificiales como las de las Aguilillas

y las de Alcaide o la Beleña, en el corazón de Andalucía.

Un elemento al que se suele prestar menor atención son los túmulos,

la tierra que cubre los grandes megalitos.

Suelen contener mucha información arqueológica.

Pasear por el tholos de El Romeral

significa sumergirnos en las entrañas del asombro,

¿cómo pudieron hace miles de años

con técnicas muy primitivas, prehistóricas,

hacer unos edificios tan importantes de forma tan precisa?

Vamos a desvelar el secreto de su construcción

y vamos a conocer como fueron erigidos

estos grandes monumentos.

Y mostrados los tipos de megalitos,

vamos a conocer ahora cómo se construía

el más complejo de ellos, el dolmen.

Primero sería el diseño.

Tendría que decidirse el tipo de construcción,

sus dimensiones y, sobre todo, su orientación,

ya que condicionaría al megalito por completo.

Sobre el suelo sería trazada la planta del monumento.

Se excavarían los cimientos que servirían de soporte

a las grandes piedras extraídas

y transportadas desde canteras cercanas.

Con el uso de rampas, rodillos y cuerdas,

estas piedras eran colocadas verticalmente sobre sus cimientos.

Una vez asentados los ortostatos,

se tapaban con tierra para facilitar la colocación sobre ellos

de las grandes losas de cubierta.

La estructura básica ya estaba construida.

Solo restaba retirar la tierra interior

y formar el gran túmulo exterior.

El dolmen unía a la humanidad con la tierra y con los cielos.

Por eso era tan importante su orientación.

Los dólmenes suelen tener una orientación celeste,

hacia el sol, pero en Menga en esto es especial,

porque tienen una orientación terrestre,

hacia un elemento del paisaje.

¿Cuál? Pues hacia la montaña mágica de Andalucía,

la Peña de los Enamorados, que tengo a mis espaldas.

El discurso del dolmen se basa en su comunión con el territorio.

Hay tres puntos fundamentales

para comprender la relación de Menga con su entorno:

la Cueva del Toro, en el Torcal;

el poblado del Saladillo

y el santuario rupestre de Matacabras,

bajo la Peña de los Enamorados, al cual está orientado.

El dolmen de Menga se ha investigado desde hace décadas,

gracias a eso conocemos mucho mejor

la arquitectura de los grandes megalitos,

la naturaleza de sus materias primas

y la técnica constructiva empleada en esta grandiosa catedral

de la prehistoria.

No está de más recordar

que su losa de cierre pesa más de 160 toneladas.

Estamos ante una ingeniería colosal

que hizo que los romanos bautizaran a la ciudad como Antikaria,

la ciudad de los antiguos, la actual Antequera.

Gracias a fotografías de la Fuerza Aérea Americana

tomadas durante los años cincuenta, podemos ver la cantera original

desde la que se extrajeron y trasladaron los ortostatos

para la construcción de Menga.

Bartolomé Ruiz, director del conjunto,

nos habla de aquellos ingenieros prehistóricos.

¿Quiénes fueron los constructores de estos dólmenes?

-Estamos ante una comunidad...

de conocimiento, de tecnología,

con una agricultura y la ganadería ya muy sólida

tanto en la Sierra de El Torcal, como antecedente,

como en aquí en La Vega.

Además también del propio control de la sal, de las salinas,

tanto de la zona de Archidona

como de la Laguna de Fuente de Piedra,

era realmente una comunidad

de sabiduría y de conocimiento.

-Y aquí nada es casual, es decir, todo parece muy medido,

una orientación determinada, ¿qué quiere decir esta orientación?

¿Cómo se estructura esta orientación?

-No hay paralelo en el Mediterráneo, Europa y África

de una arquitectura megalítica hacia un elemento terrestre

como es la Peña de los Enamorados.

Hay un conjunto de pinturas rupestres

llamado Abrigo de Matacabras que configuraba la peña

como un auténtico santuario neolítico.

-Menga es muy particular, primero por lo colosal que es,

las dimensiones,

es el mayor dolmen del mundo de esta época neolítica,

y no solamente llamativa su arquitectura

sino también ese pozo en la parte final,

un gran pozo perfectamente circular.

¿Puede ser contemporáneo al dolmen?

¿Y qué significaría ese pozo?

-Se descubre en el siglo XXI, en 2005,

será el profesor Leonardo García Sanjuán

el que muy próximamente

en una monografía de la revista Menga

publique los resultados de esa investigación,

y por tanto...

filie la cronología de esa estructura

a la del propio monumento megalítico.

-El uso y el porqué no lo conocemos.

-Cultual.

Sería un templo que estaría...

que tendría dos relaciones.

Una, la del perfil humano, hacia el que dirige su mirada,

hacen que se dirigen los ejes de esta construcción y el agua.

A diferencia de Menga, los otros dólmenes del conjunto,

el dolmen de Viera y el Tholos del Romeral,

tienen una orientación astral.

Viera está abierto al equinoccio de otoño.

El Romeral, al solsticio de invierno.

Al comprobar cómo los rayos del sol penetran durante esos días

hasta el final de la cámara

nos retrotraemos a aquellas hipotéticas liturgias

solares primitivas.

¿Por qué hicimos el enorme esfuerzo de levantar dólmenes gigantescos?

¿Cuál fue la finalidad de las construcciones megalíticas?

Parece que no tuvieron una única misión

a lo largo de los casi tres mil años de megalitismo.

Desde luego ser santuario de los ancestros

o las deidades prehistóricas.

Pero también pudieron operar como observatorios astronómicos,

marcadores de las estaciones y señales en el territorio.

Evidenciaron el prestigio, la riqueza y el poder

de la sociedad que los erigió.

El uso como necrópolis es muy evidente.

La cultura de la muerte, la funeraria,

que se puede observar

en los cientos de dólmenes excavados en la actualidad,

resulta muy compleja y nos sitúa ante casos verdaderamente increíbles

como Montelirio, en Valencina de la Concepción.

Los miembros del clan se depositaban dentro del gran monumento.

A mayor tamaño del dolmen, solían depositarse más cadáveres.

Sucede así en la península y también en las navetas de Menorca,

como la de Rafal Rubí,

o en los túmulos del Maipés en Gran Canaria.

El megalitismo nace en el neolítico,

para abarcar el calcolítico, Edad del Cobre, al completo

y abandonarse ya en la Edad del Bronce.

El Romeral, por ejemplo,

o los dólmenes de Valencina son monumentos

de la llamada Edad del Cobre,

en la que los ajuares se hacen más variados y muchos más ricos,

con materiales exóticos que nos hablan de comercio

a larga distancia.

Hemos tenido la oportunidad de comprobarlo en lugares

como Torre de Esporao, un viñedo cercano a Évora,

en el centro de Portugal.

¿Qué es en realidad Perdigoes?

Es un lugar de congregación

de vivos y de muertos.

¿Cómo son sus fosos?

Se trata de un foso de significativas dimensiones,

tiene 2 m de profundidad por 4 m de anchura.

Es un foso ya grande,

después durante las etapas siguientes del calcolítico,

los sitios se van tornando más complejos, con más pozos.

En Perdigoes hay un gran número de restos humanos y de ajuares.

En un almacén-laboratorio, dentro del viñedo,

se guardan estos vestigios.

En Perdigoes se usó cinabrio...

La presencia del mercurio en los huesos

es el resultado del uso cultural del cinabrio,

que puede ser a través de la pintura del cuerpo,

a través del inyectado del propio cinabrio,

que ocurrió en algunas culturas.

Lo que es cierto es que tenemos individuos

con altísimo nivel de mercurio en los huesos.

El cinabrio parece acompañar a la muerte en el megalitismo.

En Valencina de la Concepción causa un profundo estremecimiento

el análisis de los restos del grupo de mujeres jóvenes

enterradas en la cámara principal del dolmen de Montelirio

y que presentaban altísimas dosis de mercurio en sus tejidos.

No es el único parecido con Perdigoes.

Los recintos de fosos de Valencina son muy importantes

y todavía no conocidos por completo.

Cada vez que visito Valencina

me sorprende la magnitud colosal de su yacimiento, fosos enormes,

miles de estructuras, dólmenes gigantescos,

tesoros inimaginables configuran

el más extenso yacimiento calcolítico de toda Europa.

La pregunta está servida, ¿qué es este yacimiento?

¿Qué suelo piso?

¿Qué significó Valencina en la prehistoria?

Aún no lo sabemos y le corresponde a la arqueología

dar respuesta a esta pregunta esencial.

En la excavación hablamos con Thomas Schumacher...

¿Cómo crees que sería Valentcna hace 4.500 años?

-Es todavía difícil de decir porque estamos al principio

de nuestro proyecto en la excavación,

pero lo que está claro es que yo creo que es un poblado

o un asentamiento rodeado por unos fosos,

una serie de fosos bastante monumentales.

Y luego tiene dentro, en mi opinión,

cabañas, talleres,

zonas donde vivía y producía la gente,

y luego al exterior de esta zona de delimitado forzoso,

una zona más monumental.

Justamente aquí en la excavación tenemos en superficie documentado

el foso que hasta ahora sería más grande que aquí se conoce,

que tiene una anchura de 11 m y una profundidad de más de 5,40 m.

-¿Son fosos defensivos? ¿Son rituales?

¿Son monumentales? ¿Son hidráulicos?

-Un foso que tiene 11 m de anchura,

yo creo que tiene claramente una función defensiva, entre otras.

Al realizar los trabajos

en la llamada Nueva Biblioteca de Valencina,

salieron a la luz unas estructuras que bien pudieran resultar

muros o murallas,

construcciones inesperadas que harán repensar

la interpretación del yacimiento.

En la prehistoria pueden encontrarse grandes murallas,

como en los Millares, en Almería, o en Zambujal,

situado en la localidad portuguesa de Torres Vedras

a unos 50 kilómetros de Lisboa.

¿Qué ocurrió para que hace 5.000 años

comenzáramos a protegernos tras esos muros descomunales?

El Zambujal es impresionante,

esta ciudad calcolítica se construyó sobre el 3000 a. C.

y estuvo en funcionamiento hasta el 1700 a. C.,

y digo que es impresionante porque llegó a tener

cuatro líneas de murallas defensivas,

una superficie de 25 ha que es grandísima

para una ciudad de hace 5000 años.

Y en la fortaleza central donde nos encontramos

hubo torres de hasta 8 m de altura y murallas de hasta 6 m de altura,

de los cuales se conservan intactas paños de hasta 4 m de altura.

Esta enorme construcción nos permite afirmar

que tenían una gran pericia arquitectónica,

pero también nos deja una duda abierta,

¿a quién temían estas poblaciones del calcolítico

para levantar tamaño artefacto militar?

Michael Kunst lleva treinta años trabajando en este yacimiento.

Esta fortaleza, estas murallas sobrecogen,

¿a quién temían sus pobladores?

-Pienso que se temían a iguales,

es una época en un cambio climático,

de un clima más húmedo a un clima más seco.

Esta arquitectura muestra que se aplicaron

diferentes estrategias de defensa en diferentes épocas.

Además de en Europa,

podemos encontrar megalitos en gran parte del planeta,

desde Senegal a Indonesia,

desde el Tholos de Delfos hasta este campo tumular en Gwonyu,

Corea.

¿Dónde nació, pues, el megalitismo?

Existen múltiples teorías.

Desde el neolítico ya navegábamos,

por lo que las ideas y los conocimientos

podían provenir de lejos.

Las navegaciones prehistóricas se acreditan, por ejemplo,

con el megalitismo maltés

o con los materiales asiáticos y africanos

de los ajuares encontrados en Valencina de la Concepción

o en Perdigoes.

Y sabiendo que tenemos piraguas desde el octavo milenio,

desde luego,

a mí no me cuesta nada entender que los caminos del mar

funcionaron como los caminos por tierra

a lo largo de muchísimos milenios.

Pero,

¿pudo el conocimiento arquitectónico ser custodiado por unos pocos?

Cuando ves un dolmen y ves otro dolmen en la misma zona

y otro dolmen más,

te da una sensación evidente de que están hechos

con un mismo patrón, pero si los mides,

los diámetros son idénticos,

las fórmulas de cómo se han colocado los ortostatos también,

y yo a partir de ese momento me parecía razonable

proponer que había, si no arquitectos, jefes de obra.

-¿Cómo sería esta civilización? ¿Cuántas personas abarcaría?

¿Qué modelo político crees tú que lo gobernaba?

-Está claro que comunidades que construyeron monumentos

tan complejos como estos, tanto de piedra como de tierra,

como los recintos de fosos, tenía un alto grado de organización.

Construir estos monumentos implicaba una logística importante,

y no olvidemos que estos monumentos

son tan difíciles de interpretar actualmente,

en parte, por su escala.

Tenemos casos como el de Valencina de la Concepción,

también aquí en la provincia de Sevilla,

que son un verdadero reto científico, es decir,

estas comunidades neolíticas y calcolíticas nos han planteado,

vamos a decir, un enigma o un puzzle

para que lo resolvamos nosotros,

y nos está costando bastante trabajo.

Durante décadas se ha pensado

que el origen de los megalitos ibéricos estaba en Oriente.

En nuestro caso, en el caso español,

el descubrimiento del yacimiento de Los Millares en Almería

puso al Mediterráneo como foco generador

de la primitiva arquitectura,

en detrimento de la fachada atlántica.

Hemos visitado grandes dólmenes y otros recintos megalíticos

en la mitad occidental de la península.

El empleo de modernos sistemas de datación

y el estudio de los grandes dólmenes

nos deja ante una duda más que razonable.

¿Dónde nació el megalitismo? ¿Puede tener un origen atlántico?

-En la actualidad, tienen más peso las lecturas

de una manera más poligenista de ver el asunto

porque resulta que la mayoría de las fechas antiguas,

que se sitúan en la segunda mitad

o a finales del quinto milenio antes de la era,

coinciden en Alemania.

Tenemos cronologías de este tipo, en Bretaña,

en la Península Ibérica

cada vez más en la medida que se investiga más

en el megalitismo, y así sucesivamente.

A mí, lo que me resulta más convincente

es que cuando nosotros vemos una sistemática como esta,

plenamente conformada a finales del quinto,

con seguridad es mucho más antigua.

Algunas cronologías que tenemos en la Península Ibérica

para menhires, que son, después de todo, grandes piedras,

puestas en pie,

por ejemplo algunas de la zona de Évora

o de este sector Sur Occidental, son muy llamativas,

porque se nos van bien a principios del quinto

o incluso finales del sexto milenio.

Por qué no pensar que justo a partir de ahí

tenemos una adscripción cada vez mayor

entre las piedras como representaciones humanas

y las piedras que se suman como representaciones humanas

para construir una arquitectura en la que se entierran

individuos que sirven, probablemente,

como identificadores de grupos humanos más amplios.

Los grandes dólmenes de la Península Ibérica

son de influencia atlántica,

como pudimos apreciar en el dolmen de Soto, en Trigueros, Huelva,

en el de Lácara en Badajoz o en el Alberite en Cádiz.

Los dólmenes, tal y como los vemos ahora mismo,

son una foto fija del resultado final

de una construcción

que ha tenido una dinámica constante de movimiento

desde un primer monumento

que pudo ser más grande o más pequeño,

porque hay variantes,

y ese monumento se va enriqueciendo, complicando, etc.

Un caso paradigmático es el Dolmen de Soto.

Había probablemente un alineamiento de menhires

y un gran círculo que en un momento determinado

se desmontan y se construye un monumento enorme que reúne,

probablemente, las memorias de más de un grupo.

Los dólmenes dejaron de utilizarse, pero no desaparecieron.

De hecho, su larga sombra permaneció viva,

en algunos casos, en el imaginario popular.

¿Es posible que se mantenga el vínculo

de una arquitectura prehistórica con esta postmodernidad que vivimos?

Un claro ejemplo de reutilización de un megalito

lo encontramos bajo la capilla de Santa Cruz, en Cangas de Onís,

allí se descubrió un dolmen donde habría sido enterrado Favila,

hijo de Pelayo.

Y es que parece que estos grandes iconos de la prehistoria

se han mantenido como una referencia en el inconsciente colectivo

y en la tradición de los pueblos.

Los dólmenes vascos me parecen sumamente interesantes,

por su estructura, su forma, su belleza,

pero también por la leyenda que evocaron en el pasado

y que aún evocan en nuestros días.

Son muchas las leyendas que en el norte de España

asocian al dolmen con lamias y con brujas,

porque, de alguna manera,

el dolmen nos evoca un universo mágico

con fuerte arraigo en el mundo rural.

Los viñedos rodean los dólmenes de la Rioja Alavesa,

delimitados por la Sierra de Cantabria, al norte,

y el Ebro, al sur.

El paisaje es sobrecogedor.

Los nombres de los dólmenes

nos remiten al mundo mágico de nuestros ancestros.

Al visitar la Casa de la Bruja nos intriga la razón de su nombre.

Al parecer, su origen popular se pierde en el tiempo.

Alfonso, los dólmenes se abandonaron,

pero la sombra de su leyenda permaneció en el tiempo,

como demuestran los nombres que el pueblo los denominó.

-Sí, este dolmen se llama Sorginetxe,

que en castellano significa la casa de la bruja.

Otros dólmenes cercanos

tienen el nombre de la Chabola de la Hechicera

o, en un intento de santificar,

hay romerías que pasan por los dólmenes

y la gente se santiguaba o rezaba un Ave María.

-Sin saber que el dolmen estaba allí.

-Sin saber su significado antiguo.

Los otros dólmenes, como el Alto de las Hueseras,

el de San Martín o el Sotillo,

nos dan cuenta de la importancia megalítica del Valle del Ebro.

Los dólmenes, tanto por el prodigio de su arquitectura colosal,

como por su fuerte evocación simbólica, sagrada y mágica,

llevan miles de años fascinándonos como humanidad

y uniéndonos con las energías de tierra y cielo,

con las de la naturaleza y el paisaje.

Y es que, con toda seguridad, nunca desaparecerán para nosotros.

Nos despedimos de los fabulosos constructores de dólmenes

desde esta necrópolis megalítica de las Peñas de los Gitanos,

en Montefrío. Y nos despedimos con gran admiración

hacia estos arquitectos de la prehistoria

que levantaron las primeras catedrales de la humanidad,

unos edificios colosales y monumentales

que aún a día de hoy nos siguen asombrando

como el primer día.

Arqueomanía - Dolmen

27:17 31 may 2019

En este episodio de Arqueomanía se aproxima al megalitismo como forma de expresión cultural. La primera arquitectura de la humanidad vista desde la óptica arqueológica.

En este episodio de Arqueomanía se aproxima al megalitismo como forma de expresión cultural. La primera arquitectura de la humanidad vista desde la óptica arqueológica.

ver más sobre "Arqueomanía - Dolmen" ver menos sobre "Arqueomanía - Dolmen"

Los últimos 58 documentales de Arqueomanía

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • La tumba de Boadbil

    La tumba de Boadbil

    28:55 19 jul 2019

    28:55 19 jul 2019 La Alhambra es el escenario en el que Manuel Pimentel comienza sus pesquisas para localizar los restos de Boabdil, último Rey de Alándalus. Desde sus salones de ensueño, desde su arquitectura sin par, narra la vida del último monarca nazarí. Granada era la perla de la corona de Alándalus y su entrega recayó en un hombre joven, en un rey que no llegaba a los treinta años. Boabdil ha pasado a la Historia como un ser desdichado, pero lo cierto es que dejó España muy joven para vivir cuarenta años en el Magreb. ¿Qué fue de su vida?

  • 29:32 12 jul 2019 El descubrimiento de un sarcófago con inscripciones medievales en la iglesia de San Fermo de Verona puso a un equipo de investigación tras los pasos de Arnáu de Torroja, Gran Maestre del Temple fallecido en 1184 en la ciudad italiana a su regreso de Tierra Santa. En la catedral de Tarragona, reposan otros restos mortales, los de Guillem de Torroja, el hermano del maestre. En este episodio detectivesco tratamos de aclararlo con el trasfondo de las cruzadas y el Santo Grial.

  • El rey lobo

    El rey lobo

    28:12 05 jul 2019

    28:12 05 jul 2019 ¿Es posible que los pueblos íberos tuvieran un monarca llamado el Rey Lobo? Manuel Pimentel trata de aclararlo a través de una investigación que recorre varios yacimientos ibéricos.

  • Celtas

    Celtas

    28:13 28 jun 2019

    28:13 28 jun 2019 El noroeste peninsular es el territorio natural de expansión de la cultura castreña. Esta cultura se asimiló tradicionalmente a los celtas, ¿pero podemos estar seguros? Manuel Pimentel recorre el mapa celta y celtíbero de la península ibérica para aclarar el origen cultural y la expansión de los celtas.

  • En busca de Tartessos

    En busca de Tartessos

    27:48 21 jun 2019

    27:48 21 jun 2019 La búsqueda de Tartessos es el mirlo blanco de la arqueología española desde comienzos del siglo XX. En este episodio, Manuel Pimentel sigue su pista por diferentes localizaciones del Bajo Guadalquivir y Extremadura, investigando en lugares emblemáticos.

  • Fenicios

    Fenicios

    28:05 14 jun 2019

    28:05 14 jun 2019 Los fenicios son un conglomerado de pueblos orientales que monopolizaron el comercio mediterráneo durante centenares de años. En este capítulo nos acercamos a sus colonias en la península y a su expansión atlántica.

  • Arqueología canaria

    Arqueología canaria

    27:36 07 jun 2019

    27:36 07 jun 2019 Manuel Pimentel se desplaza al archipiélago canario para aclarar si los textos clásicos están en lo cierto al afirmar que las Islas Canarias fueron pobladas durante el siglo I antes de Cristo. Para ello visita Gran Canaria, el Hierro, la Palma y Tenerife. Sigue los pasos de los primitivos bimbapes, de los benahoaritas, de los guanches y los canarios para comprobar si su origen es beréber. Para ello, analiza el registro cultural y genético de la mano de prestigiosos científicos en un capítulo que muestra los grandes paisajes arqueológicos de las Islas Canarias.

  • Dolmen

    Dolmen

    27:17 31 may 2019

    27:17 31 may 2019 En este episodio de Arqueomanía se aproxima al megalitismo como forma de expresión cultural. La primera arquitectura de la humanidad vista desde la óptica arqueológica.

  • El código ancestral

    El código ancestral

    27:31 24 may 2019

    27:31 24 may 2019 Veremos los rastros de la actividad humana en cuevas, exploraremos desde el paleolítico con la mirada puesta en la pintura de las cuevas como una forma de lenguaje. Recorreremos algunas de las grandes catedrales del arte rupestre peninsular. Una moderna teoría afirma que los primeros signos del alfabeto tartésico y del ibérico provienen de las grafías del arte rupestre, que esta ¿escritura¿ habría pasado de las cuevas a los megalitos y de ahí a las estelas tartésicas. Trataremos de aclararlo.

  • 26:49 17 may 2019 Desde el desfiladero de Metmman en Alemania, Manuel Pimentel arranca una narración que atraviesa la historia de los neandertales, desde su aparición hasta su desaparición. Las grandes preguntas sobre hibridación con nuestra especie, capacidades artísticas, simbolismo, antropofagia y extinción son traídas a la pequeña pantalla. El episodio ha sido rodado en diferentes localizaciones de España, Europa y Asia y cuenta con la participación de grandes expertos como Carles Lalueza, Enrique Baquedano y Gerd Weniger.

  • 27:15 10 may 2019 En este episodio de Arqueomanía vamos a tratar de aclarar qué tipo de homínido llegó a la Península Ibérica en primer lugar y qué posible ruta o rutas siguió. Los yacimientos del Sureste Peninsular, concretamente los de Orce, tienen presencia humana con 1,4 millones de años. Esa es, de momento, la fecha más antigua que se ha registrado. El Barranco León o Venta Micena son los testigos más antiguos de la presencia del género humano en Iberia. Doscientos mil años después se comenzó a formar uno de los yacimientos paleoantropológicos más importantes del mundo. Nos referimos a los de la Sierra de Atapuerca, en los que se han descrito hasta cuatro tipos humanos diferentes. La península es como un pequeño continente para el estudio de la evolución humana.

  • Orígen II

    Orígen II

    29:12 03 may 2019

    29:12 03 may 2019 Manuel Pimentel continúa en Tanzania explorando diferentes yacimientos claves en la evolución humana. Visita varios equipos de paleontólogos españoles y consigue desvelar algunas informaciones completamente desconocidas hasta ahora sobre la evolución humana.

  • Origen I

    Origen I

    26:44 26 abr 2019

    26:44 26 abr 2019 Manuel Pimentel se desplaza hasta los yacimientos de Olduvai en Tanzania para investigar el origen de la Humanidad. Allí, es recibido por un equipo de científicos españoles encabezados por Enrique Baquedano y Manuel Domínguez Rodrigo.

  • La bahía del marfíl

    La bahía del marfíl

    32:16 26 jul 2018

    32:16 26 jul 2018 La bahía del Marfíl. Las gentes del mar. Excursión arqueológica. Histórica de emisiones: 01/03/2015

  • 31:57 25 jul 2018 Un paseo por Hispania 2. Pioneros de la arqueología española. Histórica de emisiones: 22/02/2015

  • Arte rupestre neolítico

    Arte rupestre neolítico

    30:02 24 jul 2018

    30:02 24 jul 2018 Arte rupestre neolítico. Pioneros de la arqueología española. Histórica de emisiones: 01/02/2015

  • 30:54 23 jul 2018 Un paseo por Hispania I. Pioneros de la arqueología española. Histórico de emisiones: 25/01/2015

  • 29:53 23 jul 2018 Señoras, guerreros y buscadores (II). ( El argar). Cártama. Histórica de emisiones: 11/01/2015

  • 26:38 20 jul 2018 Señoras, guerreros y buscadores (1ª parte) (El argar). Cártama. Histórico de emisiones: 04/01/2015

  • 28:17 19 jul 2018 Especial Museo Arqueológico Nacional (1ª parte). Histórico de emisiones: 28/12/2014

Mostrando 1 de 3 Ver más