Dirigido y presentado por Manuel Pimentel y dedicado a la arqueología, abordará la evolución humana, el nacimiento del arte rupestre o el final de Tartessos. La búsqueda del Maestre del Temple, Arnáu de Torroja y de la tumba de Boabdil, completan una serie que se ha rodado en España y varios países como Tanzania, Marruecos, Italia, Alemania o Portugal.

5305427 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Arqueomanía - Celtas - ver ahora
Transcripción completa

Las brumas y los bosques del noreste peninsular

albergaron la cultura celta o castreña,

una de las más apasionantes de nuestra prehistoria

y encubierta por la capa del misterio.

Vamos a adentrarnos en ese mundo celta

para tratar de desvelar los secretos de su origen y de su esencia.

El mundo celta rezuma misterio, envuelto por la bruma de su leyenda.

La evocación de su recuerdo

aún estremece en muchos lugares de España y de Europa.

La música y las fiestas celtas son un reclamo para muchas personas

que se sienten atraídas por una cultura que es poco conocida

y que guarda muchos secretos.

El primero de todos ellos es, probablemente, el más determinante:

¿Se puede hablar realmente de celtas en la Península Ibérica?

Si hay un elemento definidor de lo céltico es el castro.

Estos bellos poblados-fortaleza que pueden verse en la Meseta

y los bosques del noroeste peninsular

dan nombre a la cultura castreña, antes conocida como celta.

En el corazón de la España húmeda,

en el noroeste de la península ibérica

se desarrolló la conocida cultura castreña.

Es una cultura prerromana

y tuvo de alguna forma relación amplia con el mundo celta.

Queremos conocer esta relación y para ello vamos a visitar

y estudiar los principales yacimientos hasta ahora conocidos.

Los romanos los llamaron Celtici,

probablemente por influencia del término griego Keltoi,

que significa bárbaro.

Los celtas son un conglomerado de pueblos indoeuropeos

de la Edad del Hierro,

cuyo origen y difusión está sometido a debate.

En la Hispania céltica,

en realidad comparte con el resto de Europa occidental

una base que es étnica y técnica supone al mismo tiempo

elementos de cultura material y tecnológicos,

que son los que vemos los arqueólogos;

elementos lingüísticos, que es la lengua;

elementos ideológicos, que es la religión;

y sobre todo, una cosmovisión,

que es lo que llamaríamos vulgarmente la visión del mundo.

Ahí es donde podríamos definir la Hispania céltica

dentro de todo el mundo celta.

Pastores y guerreros, adoradores de dioses

relacionados con la naturaleza,

los celtici hispanos no supusieron un grave problema para los romanos,

quienes después de vencer a los cartagineses

en las Guerras Púnicas,

comenzaron a dominar la península de sur a norte y de este a oeste.

Para romanos y griegos

todo aquello que escapaba de su ecúmene,

de su espacio sociopolítico y cultural,

era bárbaro, territorio de celtas.

El mundo celta es un mundo que políticamente desaparece

con el imperio romano.

Conquistan la Galia, conquistan Hispania,

conquistan Britania, y queda solo Irlanda aislada

que era realmente un país periférico incluso dentro del mundo celta.

Pero el que se conquiste una cosa

no quiere decir que no haya perduraciones.

Se perdió un elemento importante, o casi se perdió,

como era la lengua,

pero basta con ver cuántos pueblos españoles tienen todavía,

cómo cuantas ciudades españolas tienen un nombre celta:

Toledo, Lugo, Segovia...

tantas otras que podríamos citar para indicar

que ese mundo ha perdurado.

Y sobre todo ha perdurado en la forma de ver la vida

y en las tradiciones populares.

-Los castros definen nuestro espacio celta, ahora bien,

¿podemos considerar plenamente integrable

nuestro mundo castreño peninsular con el espacio celta europeo?

¿Fueron realmente celtas sus habitantes?

Trataremos de responder estas preguntas fundamentales.

Antes, vamos a conocer los castros que lo definen.

El castro es un poblado fortificado

que acoge en su seno las típicas cabañas circulares,

que le confieren un evocador aspecto orgánico.

Pero el castro es, sobre todo, una formidable fortaleza,

con feroces murallas y líneas de fosos defensivos.

Alberga en su interior las cabañas de habitación

y algunos elementos de vida colectiva,

como las saunas o las casas comunales.

Aunque el mundo castreño guarda una evidente relación

con el espacio cultural celta,

no podemos identificar lo castreño con lo celta.

¿Qué entendemos exactamente por la cultura castreña?

-Por cultura castreña entendemos un concepto amplio

que abarca aproximadamente unos mil años

de la historia de Asturias y tienen en común

el hecho de que el castro, los poblados fortificados

hubiesen sido el centro de la vida de sus comunidades.

Dentro de ese epígrafe incluimos periodos muy diversos

que van desde la Edad del Bronce, toda la Edad del Hierro

y también los primeros siglos de implantación romana en esta región.

-Hablamos de Asturias pero la cultura castreña es más amplia.

¿Qué parte de España y Portugal correspondería?

-A groso modo podríamos decir

que es el cuadrante noroccidental de la península.

Al norte del Duero está el Cantábrico,

y por el oeste, los límites orientales

Asturias y la provincia de León.

Quizás también algo de la parte de Cantabria

pero desde luego el núcleo principal está en la zona noroccidental

de la península.

Los castros evolucionaron a lo largo de su historia.

En el Bronce final, sobre el siglo VII a.C.,

los poblados se emplazaban en alturas inaccesibles.

En su arquitectura destacaban cabañas muy grandes

que tenían usos múltiples,

similares al modelo argárico o al del bronce valenciano.

La zona residencial, compuesta por cabañas circulares

de paredes de piedra y cubierta vegetal,

se extendía por el interior de las murallas.

Desde el siglo IV antes de Cristo, el mundo castreño evoluciona.

Se eligen emplazamientos más accesibles

y las cabañas circulares reducen su tamaño,

aunque aumentan su complejidad,

agrupándose en grupos familiares alrededor de un espacio común.

Es frecuente encontrar molinos en su interior,

un hogar en su centro y, como en el caso del castro de Coaña,

unas curiosas piedras con cazoletas de uso desconocido.

Pero su elemento más singular son las saunas.

La sauna cacereña funcionaba de una manera tan simple como eficaz.

En este horno se calentaban las piedras

y cuando estaban muy calientes

se arrojaban a este tanque de agua produciéndose

una gran cantidad de vapor.

La construcción de la sauna es espectacular.

Atravieso ahora su cámara central,

que se encontraría cerrada por una bóveda

para dirigirme en su exterior a un elemento realmente singular,

esta enorme pila de granito en la cual terminaría el rito del baño.

¿Qué significado tenía esta sauna?

Para algunos se trataba de un acto higiénico, social;

para otros, sagrado incluso de iniciación

donde traían al niño y terminaba saliendo el hombre nuevo.

Puede que la sauna tuviera un componente simbólico,

pues representara, a las deidades acuáticas de costas,

ríos y manantiales.

Conocemos algunos de los nombres propios

de este panteón acuático venerado en los castros,

como Deva y Navia.

Otro elemento característico de los castros

son sus grandes cabañas comunales, al modo de las longhouses inglesas.

El castro asturiano de Pendía está enclavado en un meandro.

Presenta un fuerte desnivel,

lo que le confiere

una gran personalidad paisajística y una fácil defensa.

En la zona más alta hay un torreón,

a cuyos pies se extiende el poblado en ladera.

La muralla y el foso son imponentes.

El rumor del río y su eterna canción acuática

abrazan, entre helechos y brezos, las ruinas del castro.

Las cuestiones políticas y religiosas del castro

se dirimían en un espacio común

que se llamaba la gran cabaña comunal.

Por ejemplo, cuando se excavó

esta gran cabaña del castro de Pendía

se encontró diverso material de gran prestigio ritual

entre el que destaca un hacha pulimentada neolítica perforada

que coincide con el esplendor del neolítico atlántico

del quinto milenio a. C.

Existen hachas similares en la Bretaña francesa

o al sur de Inglaterra,

lo que podría remitirnos a un gran espacio común

que vendría desde la antigüedad.

El castro, siempre, es un recinto fortificado.

Sus murallas son de más de cinco metros de altura y uno de grosor,

como en Coaña y Pendía, en Asturias,

o Santa Tecla y Borneiro, en Galicia.

Estos últimos poseen tres líneas de muralla.

Los fosos, profundos y excavados en roca, anteceden a las murallas,

reforzando su eficacia defensiva.

Los costeros usan los acantilados como protección insalvable.

Imponen los fosos cortados en la roca, asomados al abismo,

que protegen los castros de Cabo Blanco,

con cinco líneas de defensa, o el de Baroña, con dos.

Son asentamientos en penínsulas mordidas por las olas

hambrientas de un océano insaciable.

El castro no es solo historia, no es solo arqueología.

El alma del castro evoca y nos enamora,

pues destila un profundo misterio.

Pasear por este castro de Baroña

significa comulgar con el paisaje antiguo de nuestros ancestros,

presentir sus temores, compartir sus anhelos.

Todo ese imponente artefacto militar supuso un enorme esfuerzo colectivo

dedicado, en teoría, a la protección frente a enemigos feroces.

Sin embargo, no se aprecian daños por asedios ni guerras.

¿Tuvieron, entonces, una función puramente defensiva

o simplemente se trató de estructuras arquitectónicas

de prestigio?

Podría tener una función simbólica

de prestigio para el castro

pero es difícil imaginar comunidades

construyendo estructuras arquitectónicas tan complejas

y tan difíciles para simplemente mostrar

un elemento de prestigio.

Evidentemente, si se construye este tipo de murallas

o estos sistemas defensivos compuestos de murallas y fosos,

sin lugar a dudas,

se debía al motivo de que querían defenderse.

¿De qué querían defenderse?

Bueno, fundamentalmente o probablemente

de una violencia entre castros o intertribal;

pero también surge un momento en el que Roma

no controla el territorio pero sí que está presente

porque está conquistando la península ibérica

y eso genera un clima de ansiedad y de inseguridad

que podría estar detrás de que los castros

se doten de este tipo de sistema defensivo.

A partir del siglo IV a.C.,

en la conocida como segunda Edad del Hierro,

comienza la época de esplendor de la cultura castreña,

que alcanzaría su cénit en el siglo II a.C.

Las causas de este florecimiento son conocidas:

los arados de hierro permitieron

labrar las tierras pesadas de los valles,

más fértiles y productivos,

lo que permitió abundancia de alimentos para sostener

un fuerte incremento demográfico.

Por otra parte, el comercio marítimo,

primero con los púnicos-fenicios y después con el mundo romano,

enriqueció a los castros, sobre todo a los marítimos

y a los de las cuencas de los grandes ríos,

como el Miño o el Duero.

De siempre, la cultura castreña se asoció a los celtas.

Sin embargo, la arqueología nos descubre una estrecha relación

con el mundo tartésico y fenicio.

¿Cómo explicar esta sorprendente e intensa influencia?

-Tradicionalmente, la cultura del noroeste,

la cultura castreña se asocia o se vinculaba al mundo celta,

centroeuropeo o de las islas británicas

y actualmente, las nuevas líneas de investigación

indican otro tipo de interpretación

que permite pensar que estas comunidades

vivían más

mirando hacia el sur de la península ibérica

que hacia Centroeuropa o las islas británicas.

-¿Qué compartían con Centroeuropa o las islas británicas?

Básicamente un estilo de vida similar,

un modelo de asentamiento similar, el denominado castro.

Pero a partir de ahí,

la cultura material es completamente diferente.

Y cuando analizamos los objetos o elementos que se intercambiaban,

esos objetos nos remiten siempre a un contexto

del sur de la península ibérica.

-Evidentemente en la antigüedad debió haber muchos más contactos

que los conseguimos documentar por la arqueología.

En la zona del noroeste han salido interesantes santuarios

inspirados en santuarios de tipo fenicio

como los que conocemos también en el interior de la meseta,

por ejemplo, en los hay en la Mancha.

Eso no quiere decir más que que llegaban gentes fenicias semitas

que siempre han sido grandes viajeros

y se entendían con la gente local también en el plano religioso.

También eso ha ocurrido siempre

en los contactos entre grandes grupos humanos.

Otro indicio de estos contactos,

pero éstos han podido llegar también por tierra desde el mundo tartésico,

es la orfebrería galaica,

que una parte de ella, claramente,

hunde sus raíces en la orfebrería tartésica,

que a su vez es un derivado de la orfebrería fenicia.

Por tanto, los contactos eran mucho más abundantes

de lo que a veces se supone.

Pero eso no quita para nada que la gente de esa zona de Galicia

fueran gentes celtas de tipo galaico

que asimilaban por sus contactos

elementos fenicios, elementos mediterráneos.

Nos sorprende mucho la presencia fenicia,

de comercio fenicio púnico en todo lo que es la costa atlántica

y la relación que tiene con el mundo de los castros.

¿Podría describir un poco esta relación

y cuáles son los elementos arqueológicos más significativos

que le avalan? -Concretamente, a partir de los 90

ese tipo de información se hace más reiterada

y empieza a aparecer

una serie de cultura material

relacionada con ánforas

objetos rituales

o incluso espacios

que podríamos definir como templos de carácter fenicio

que permiten vislumbrar una sociedad local

pero con una interacción intensa con esas zonas

del sur de la península ibérica.

-¿Existió un matriarcado?

Bueno, es complicado esta pregunta.

Desde el punto de vista arqueológico es difícil, o casi imposible,

poder determinar esto.

Las fuentes clásicas que hablan del noroeste

nos hablan de que la sociedad se definía a través de un matriarcado;

es decir, las mujeres ocupaban una posición importante

dentro de la sociedad castreña y la herencia de la tierra

se hacía a través de la... matrimonialmente.

-Me gustaría que, si pudiera contarnos

los elementos más significativos de esta cultura.

Probablemente la cultura material

que más destaque por su importancia

son los objetos fabricados en oro;

particularmente los torques.

Se han descubierto diademas, varios cientos de ellos,

son de diferente tipo, de diferente tamaño

y diferente peso pero algunos alcanzan hasta los dos kilos.

Y debieron jugar un papel fundamental

a la hora de construir la identidad de los individuos.

Otros elementos característicos son las ricas cerámicas.

Las armas castreñas son singulares,

aunque la muestra es relativamente escasa,

al no existir necrópolis de incineración ni de inhumación.

Las espadas cortas y puñales que se han descubierto

en ámbitos domésticos responden a modelos

bien diferenciados del antiguo armamento de la Edad del Bronce.

¿Podemos conocer su liturgia de enterramiento?

-Desconocemos completamente el mundo funerario de estas comunidades.

Hasta la fecha no se han encontrado necrópolis

que permitan estudiar todo este mundo.

Probablemente el tipo de gestión funeraria

que se hiciera estaría relacionado lo mejor con los cursos de agua,

espacios acuáticos

donde se podría depositar

el cuerpo de los difuntos.

El Castro de San Cibrao de Las, en la provincia de Orense,

corona una meseta entre los ríos Miño y Barbatiño,

un emplazamiento estratégico de dominio del territorio.

En tiempos anteriores al siglo segundo antes de Cristo,

hubo un poblado cercano, que seguramente fue trasladado

por razones defensivas.

En San Cibrao se pueden ver dos recintos amurallados.

Uno más extenso, que delimita todo el castro,

y otro de menor tamaño que ciñe la acrópolis,

denominada croa en el mundo castrexo.

En el yacimiento se aprecian restos de grandes casas

y de las puertas de acceso.

Un sistema pensado para dificultar el paso.

La llegada de Roma significó el final del mundo castreño.

En San Cibrao podemos comprobar

cómo estos dos mundos se solaparon y se fundieron

y es que la romanización resultaría ya del todo imparable.

Esta fusión cultural se puede comprobar en el museo

del Parque de la Cultura Castrexa,

en el que se nos muestra el mundo simbólico de los castros,

con especial énfasis en los guerreros

y las denominadas piedras formosas.

Algunos autores defienden que estas piedras formosas,

las saunas, son un sincretismo de los cultos de Cibeles

y de la diosa céltica Cailleach, una adoración a la Magna Máter,

a la Madre Tierra que Cibeles encarna.

Un culto de inspiración asiática terminó arraigando

en el Noroeste Peninsular por obra del poder romano.

La influencia de Roma fue clave

en la adopción de nuevas formas de comercio.

El oro del Noroeste era demasiado preciado.

Las legiones romanas sometieron el septentrión

para asegurarse su extracción y comercio.

En Galicia o en las célebres Médulas de León,

los yacimientos auríferos

condujeron a la definitiva expansión romana

y al control absoluto de la península ibérica.

Tácito afirmó que en Termancia había muerto la España antigua.

Y es que la llegada de Roma supuso un proceso de aculturación.

Por ejemplo, en las ruinas celtibéricas de Tiermes

se aprecia más Roma que la huella pretérita de los arévacos.

Hasta ahora hemos conocido la cultura castreña

asociada a la España verde.

Pero los pueblos celtíberos también pertenecen

por derecho propio al mundo celta. ¿Quiénes fueron estos celtíberos?

¿Por dónde llegaron a la península? ¿Cuándo lo hicieron?

-El mundo celta tiene en España dos aspectos.

Hay un mundo celta Atlántico muy antiguo

que se remontaba sin duda al campaniforme,

y hemos podido constatar recientemente

gracias a los últimos avances en las investigaciones de ADN

y luego hay otra llegada de gentes

con una lengua distinta dentro de las propias lenguas celtas

que llegan desde los campos de Europa central,

penetran por la zona del Noreste y el valle del Ebro

y acaban sentándose en las altas tierras de la meseta oriental

y del sistema ibérico.

Esos van a ser los celtíberos, que tienen, por tanto,

su gran personalidad dentro del mundo celta hispano

y dentro de todo el mundo celta de Europa.

La Celtiberia fue un extenso territorio

que ocupó el centro y el noreste peninsulares.

Los textos clásicos denominaron la ciudad de Segóbriba

como Caput Celtiberiae, como cabeza de la Celtiberia.

Esto indicaría uno de los límites del territorio,

que llegó hasta la Clunia romana, en la actual Coruña del Conde,

en Burgos.

Es este gran territorio celtibérico habitaron carpetanos, arévacos,

vetones o vacceos entre otros.

También apreciamos la vieja Celtiberia

sobre la Complutum romana, la actual Alcalá de Henares,

donde el equipo de Sandra Azcárraga

excava los restos de un castro carpetano

ubicado sobre un cerro que domina el valle.

El episodio más conocido de la historia de la Celtiberia

es el asedio y posterior caída de Numancia.

A nivel mundial se habla de la resistencia numantina

y se habla de la defensa numantina.

En el contexto del mundo celtibérico hay distintos pueblos,

concretamente Numancia corresponde a los Arévacos.

Nos dice Apiano que Numancia era la más poderosa de los Arévacos.

Conquistar Numancia suponía claramente

para los romanos poder articular el valle del Ebro

con el alto Duero,

asegurar las comunicaciones entre el valle del Ebro y el alto Duero

y a su vez lógicamente controlar el vado sobre el río Deo.

Todo eso le proporcionaba claramente un apoyo

creo que completamente imprescindible

para luego seguir conquistando el resto del valle del Duero

y, por tanto, el resto de la meseta.

El enfrentamiento entre las ciudades celtibéricas y Roma

es muy largo, dura 20 años.

Los romanos se referían a la manera

de combatir del mundo celtibérico como concursario.

¿Cómo podríamos traducir el término concursario?

Como guerra de guerrillas.

Dice algún autor que los romanos fueron

los que se sintieron conquistados.

Y esto es así hasta tal punto

que es la ciudad más citada en la antigüedad.

Más de 300 veces por más de 20 autores

como referencia de la lucha o como ejemplo de la lucha

de un pueblo por su libertad.

La historia de los pueblos prerromanos

sería barrida por el vendaval del mayor imperio que verían los siglos,

Roma, que adoptó a las ciudades aliadas,

pero que exterminó a las poblaciones celtas o íberas

que se le resistieron.

Pasó en Numancia y también en el Cerro de la Cruz,

en Almedinilla, Córdoba,

que sería arrasado durante las Guerras Lusitanas.

Tras la conquista de Roma el mundo celta

no desapareció por completo porque su cultura continuó

y aún continúa influyendo en las costumbres,

los nombres y los símbolos de amplias zonas de España.

Algunos elementos continúan marcando,

con magia elegante, el viejo territorio celta.

Tal es el caso de la Piedra de Nuestra Señora,

en Coaña, Asturias,

en realidad, una estela discoidea de época castreña.

Algunos arqueólogos están convencidos

de que la influencia celta llegó hasta más allá

de hasta donde ahora se creía.

Un buen ejemplo puede encontrarse en el origen verdadero

de las conocidas como estelas del guerrero o del Suroeste.

Estas estelas fueron consideradas tartésicas,

pero ¿y si en verdad fueran célticas?

Lo que los autores romanos denominaron keltoi

no era otra cosa que los celtas del suroeste peninsular.

Estamos, quizás, ante unas conexiones poco conocidas

entre la cultura tartésica y la céltica.

Uno de los temas apasionantes

dentro de lo apasionante que es todo el mundo tartésico,

es el tema de su lengua.

Realmente apenas conocemos su escritura

y no bien porque los textos son muy limitados.

Se limitan a unos cuantos epígrafes funerarios

y ello ha levantado una discusión porque en esos epígrafes

se ven nombres celtas que no extraña demasiado.

La prueba es que Argantonius es un hombre céltico,

céltico Atlántico, céltico antiguo,

pero no sabemos hasta dónde se llega en la celticidad de la lengua.

La llegada de contingentes indoeuropeos a la península

durante la Edad del Bronce

toma un gran protagonismo

en las investigaciones de los arqueólogos

gracias a los estudios genéticos.

Quizás se tratara de las primeros contingentes de población celta

que, al influir sobre la local, diera lugar a la cultura castreña,

la sorprendente y hermosa cultura castreña

que aún se empeña en custodiar sus secretos ancestrales.

Abandonamos el mundo castreño desde este bellísimo castro

de Santa Tecla, enclavado en una península elevada

que domina la desembocadura del río Miño,

un lugar mágico desde la antigüedad

y antes de que la morriña se apodere de nosotros,

nos prometemos volver a estos castros

que custodian tantas preguntas por responder

y que atesoran tanto misterio por desentrañar.

Arqueomanía - Celtas

28:13 28 jun 2019

El noroeste peninsular es el territorio natural de expansión de la cultura castreña. Esta cultura se asimiló tradicionalmente a los celtas, ¿pero podemos estar seguros? Manuel Pimentel recorre el mapa celta y celtíbero de la península ibérica para aclarar el origen cultural y la expansión de los celtas.

El noroeste peninsular es el territorio natural de expansión de la cultura castreña. Esta cultura se asimiló tradicionalmente a los celtas, ¿pero podemos estar seguros? Manuel Pimentel recorre el mapa celta y celtíbero de la península ibérica para aclarar el origen cultural y la expansión de los celtas.

ver más sobre "Arqueomanía - Celtas" ver menos sobre "Arqueomanía - Celtas"

Los últimos 58 documentales de Arqueomanía

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • La tumba de Boadbil

    La tumba de Boadbil

    28:55 19 jul 2019

    28:55 19 jul 2019 La Alhambra es el escenario en el que Manuel Pimentel comienza sus pesquisas para localizar los restos de Boabdil, último Rey de Alándalus. Desde sus salones de ensueño, desde su arquitectura sin par, narra la vida del último monarca nazarí. Granada era la perla de la corona de Alándalus y su entrega recayó en un hombre joven, en un rey que no llegaba a los treinta años. Boabdil ha pasado a la Historia como un ser desdichado, pero lo cierto es que dejó España muy joven para vivir cuarenta años en el Magreb. ¿Qué fue de su vida?

  • 29:32 12 jul 2019 El descubrimiento de un sarcófago con inscripciones medievales en la iglesia de San Fermo de Verona puso a un equipo de investigación tras los pasos de Arnáu de Torroja, Gran Maestre del Temple fallecido en 1184 en la ciudad italiana a su regreso de Tierra Santa. En la catedral de Tarragona, reposan otros restos mortales, los de Guillem de Torroja, el hermano del maestre. En este episodio detectivesco tratamos de aclararlo con el trasfondo de las cruzadas y el Santo Grial.

  • El rey lobo

    El rey lobo

    28:12 05 jul 2019

    28:12 05 jul 2019 ¿Es posible que los pueblos íberos tuvieran un monarca llamado el Rey Lobo? Manuel Pimentel trata de aclararlo a través de una investigación que recorre varios yacimientos ibéricos.

  • Celtas

    Celtas

    28:13 28 jun 2019

    28:13 28 jun 2019 El noroeste peninsular es el territorio natural de expansión de la cultura castreña. Esta cultura se asimiló tradicionalmente a los celtas, ¿pero podemos estar seguros? Manuel Pimentel recorre el mapa celta y celtíbero de la península ibérica para aclarar el origen cultural y la expansión de los celtas.

  • En busca de Tartessos

    En busca de Tartessos

    27:48 21 jun 2019

    27:48 21 jun 2019 La búsqueda de Tartessos es el mirlo blanco de la arqueología española desde comienzos del siglo XX. En este episodio, Manuel Pimentel sigue su pista por diferentes localizaciones del Bajo Guadalquivir y Extremadura, investigando en lugares emblemáticos.

  • Fenicios

    Fenicios

    28:05 14 jun 2019

    28:05 14 jun 2019 Los fenicios son un conglomerado de pueblos orientales que monopolizaron el comercio mediterráneo durante centenares de años. En este capítulo nos acercamos a sus colonias en la península y a su expansión atlántica.

  • Arqueología canaria

    Arqueología canaria

    27:36 07 jun 2019

    27:36 07 jun 2019 Manuel Pimentel se desplaza al archipiélago canario para aclarar si los textos clásicos están en lo cierto al afirmar que las Islas Canarias fueron pobladas durante el siglo I antes de Cristo. Para ello visita Gran Canaria, el Hierro, la Palma y Tenerife. Sigue los pasos de los primitivos bimbapes, de los benahoaritas, de los guanches y los canarios para comprobar si su origen es beréber. Para ello, analiza el registro cultural y genético de la mano de prestigiosos científicos en un capítulo que muestra los grandes paisajes arqueológicos de las Islas Canarias.

  • Dolmen

    Dolmen

    27:17 31 may 2019

    27:17 31 may 2019 En este episodio de Arqueomanía se aproxima al megalitismo como forma de expresión cultural. La primera arquitectura de la humanidad vista desde la óptica arqueológica.

  • El código ancestral

    El código ancestral

    27:31 24 may 2019

    27:31 24 may 2019 Veremos los rastros de la actividad humana en cuevas, exploraremos desde el paleolítico con la mirada puesta en la pintura de las cuevas como una forma de lenguaje. Recorreremos algunas de las grandes catedrales del arte rupestre peninsular. Una moderna teoría afirma que los primeros signos del alfabeto tartésico y del ibérico provienen de las grafías del arte rupestre, que esta ¿escritura¿ habría pasado de las cuevas a los megalitos y de ahí a las estelas tartésicas. Trataremos de aclararlo.

  • 26:49 17 may 2019 Desde el desfiladero de Metmman en Alemania, Manuel Pimentel arranca una narración que atraviesa la historia de los neandertales, desde su aparición hasta su desaparición. Las grandes preguntas sobre hibridación con nuestra especie, capacidades artísticas, simbolismo, antropofagia y extinción son traídas a la pequeña pantalla. El episodio ha sido rodado en diferentes localizaciones de España, Europa y Asia y cuenta con la participación de grandes expertos como Carles Lalueza, Enrique Baquedano y Gerd Weniger.

  • 27:15 10 may 2019 En este episodio de Arqueomanía vamos a tratar de aclarar qué tipo de homínido llegó a la Península Ibérica en primer lugar y qué posible ruta o rutas siguió. Los yacimientos del Sureste Peninsular, concretamente los de Orce, tienen presencia humana con 1,4 millones de años. Esa es, de momento, la fecha más antigua que se ha registrado. El Barranco León o Venta Micena son los testigos más antiguos de la presencia del género humano en Iberia. Doscientos mil años después se comenzó a formar uno de los yacimientos paleoantropológicos más importantes del mundo. Nos referimos a los de la Sierra de Atapuerca, en los que se han descrito hasta cuatro tipos humanos diferentes. La península es como un pequeño continente para el estudio de la evolución humana.

  • Orígen II

    Orígen II

    29:12 03 may 2019

    29:12 03 may 2019 Manuel Pimentel continúa en Tanzania explorando diferentes yacimientos claves en la evolución humana. Visita varios equipos de paleontólogos españoles y consigue desvelar algunas informaciones completamente desconocidas hasta ahora sobre la evolución humana.

  • Origen I

    Origen I

    26:44 26 abr 2019

    26:44 26 abr 2019 Manuel Pimentel se desplaza hasta los yacimientos de Olduvai en Tanzania para investigar el origen de la Humanidad. Allí, es recibido por un equipo de científicos españoles encabezados por Enrique Baquedano y Manuel Domínguez Rodrigo.

  • La bahía del marfíl

    La bahía del marfíl

    32:16 26 jul 2018

    32:16 26 jul 2018 La bahía del Marfíl. Las gentes del mar. Excursión arqueológica. Histórica de emisiones: 01/03/2015

  • 31:57 25 jul 2018 Un paseo por Hispania 2. Pioneros de la arqueología española. Histórica de emisiones: 22/02/2015

  • Arte rupestre neolítico

    Arte rupestre neolítico

    30:02 24 jul 2018

    30:02 24 jul 2018 Arte rupestre neolítico. Pioneros de la arqueología española. Histórica de emisiones: 01/02/2015

  • 30:54 23 jul 2018 Un paseo por Hispania I. Pioneros de la arqueología española. Histórico de emisiones: 25/01/2015

  • 29:53 23 jul 2018 Señoras, guerreros y buscadores (II). ( El argar). Cártama. Histórica de emisiones: 11/01/2015

  • 26:38 20 jul 2018 Señoras, guerreros y buscadores (1ª parte) (El argar). Cártama. Histórico de emisiones: 04/01/2015

  • 28:17 19 jul 2018 Especial Museo Arqueológico Nacional (1ª parte). Histórico de emisiones: 28/12/2014

Mostrando 1 de 3 Ver más