www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1744209
No recomendado para menores de 12 años Anillos de oro - Capítulo 1 - ver ahora
Transcripción completa

-Tres veces lo llevo cambiado.

Tres. ¿Qué le parece?

-Para lo que le sirve.

-No, si llamar, llaman.

Pero luego no vienen.

-Pues tampoco es cosa de que el cartel siga ahí mucho tiempo.

Afea la fachada.

Ya sabe usted que si la comunidad consintió en que tomaran...

...ustedes huéspedes...

...fue sólo por la situación de ustedes.

Campanilla. -¡Trini!

¡Trini! -Porque aquí, no hay costumbre...

...de según qué. -¿De según qué?

Aquí en casa tampoco.

Y ya ve usted que pongo: "personas respetables".

Campanilla. -¡Trini!

-¡Ay...!

Campanilla. -¡Trini!

Campanilla. ¡Trini! ¡Trini!

-¡Voy!

Campanilla. ¡Que ya voy!

-¡Trini! -¡Que te he dicho que ya voy!

-¡Vamos! ¡Ay...!

-¿Qué pasa? ¿Qué quieres?

-Que dejes de cotorrear con la de al lado.

-Tengo que estar a bien con ella.

No todo será llorarle a la gente.

-Como que no tendrías que llorarle a nadie y menos a esa bruja.

Yo hace cuarenta años que le retiré el saludo.

-Si esta manta me la dio ella.

Y no te la retiras nunca.

-Yo no te pregunto dónde mendigas las cosas. No me importa.

Si tuvieras más dignidad...

-Si tuviera más dignidad, tú no tendrías manta.

-Anda, dame. Dame.

¿Qué hacías? ¿Darle el parte?

Trae. Arréglame las almohadas.

Toma. Y no te quedes ahí como un pasmarote.

¡Oh...! -Es la presidenta de la comunidad.

Y te advierto que no le ha hecho mucha gracia esto del alquiler.

Ni a mí, si te he de ser sincera.

Meter extraños en casa... -No hay más remedio.

Ya nos hemos comido los últimos ahorros. Y con tu pensión...

...no podías vivir ni tú. -No sé, no sé.

-Ahora hay por ahí mucho desaprensivo.

Mucho sinvergüenza. -Ya.

-Vete tú a saber lo que nos va a venir.

Lo que sea será bienvenido. -Mujer, lo que sea...

-Lo que sea.

En nuestra situación no se puede andar con tiquismiquis.

Además ¿no pone en el cartel: "persona respetable"?

-Habrá que fiarse de su palabra porque de eso no dan certificados.

De lo que llamo "ser persona respetable", o sea...

...de lo que las personas respetables llamamos ser...

..."personas respetables"... Ya no hay garantías.

Y a mí ese plural... -¿Qué plural?

El señor que me ha llamado ha dicho: "iremos".

"Iremos esta tarde a ver la casa".

Ha dicho iremos, no ha dicho iré.

-Será que en lugar de un caballero, sólo vienen dos caballeros solos.

-¿Dos caballeros solos? ¿Y eso te tranquiliza?

Mira que si resultaran ser...

-Pues se pide más renta. -¡Jesús!

Lo que me harás el favor de pedirles son referencias.

Y si son matrimonio, el libro de familia.

-Lo único que pediré es el carné. -El carné de identidad también.

-No me refiero al de identidad, me refiero al del partido.

-¿Qué partido? -No les vas a meter en casa...

...sin saber de qué partido son.

-¿Y si no son de ninguno? -¡Que se apunten!

¿Y se puede saber a qué esperas para arreglarte?

¿O les piensas recibir con esa pinta?

-Siempre voy así. -Por eso.

-¿Y qué quieres que me ponga? Todo está igual de viejo.

Si me cambio ni lo vas a notar.

-Quítate todas esas negruras y ponte algo de color.

-Soy viuda. -¿Y a quién le importa?

-A mí. -¡Oh! A estas alturas. Ya ves tú.

-No tienes corazón. -Ni tú cerebro.

Siéntate ahí. -¿En qué quedamos?

¿Me voy, me siento, me quedo...? Ay...

Siempre me tienes igual. -Siéntate ahí.

¿Cuánto hace que no encendemos la calefacción?

¿Cuánto hace que en esta casa no entra una pieza de fruta?

-Oh, fruta. No pides tú nada. Fruta.

-¿Y cuánto hace que no comemos carne?

-Meses. Hace meses.

-Aquí he leído que un grupo de náufragos perdido...

...en la nieve se entregó al canibalismo para sobrevivir.

En situaciones límites hay que dejarse de prejuicios.

¡Lee, lee! -Es un número muy atrasado.

Me las dan cada seis meses. -¿Y qué más dará?

Ahora mismo a ponerte un vestido de color.

Y cuando vengan sean quiénes sean y cómo sean...

...a recibirles con una sonrisa de aquí a Lima.

¿Está claro? Y ni una pregunta capciosa.

-Lo que hace la pobreza.

Tú has sido siempre odiosa, pero decente. Y ahora...

-¿Y ahora qué? -Por si por ti fuera tendríamos...

...aquí una casa de citas o un burdel.

-Ya lo he pensado.

Pero no tenemos edad, se nos escaparía el negocio de las manos.

-¡Concha! -Trini.

Somos viejas. Viejas.

-Claro que somos viejas. Hace tiempo.

Lo dices como una deducción que te hubiera salido anoche.

Claro que somos viejas. ¿Y qué?

-Se puede ser viejo y honorable. -Naturalmente que se puede.

-Se puede ser pobre y honorable. -Sí, claro.

-Pero ser viejo, pobre y honorable... Es dificilísimo.

¡Ay, Dios mío!

¡Si yo tuviera veinte años! ¡Si yo tuviera veinte años!

Y estuviera empezando la vida.

Abren una puerta.

(RÍE) Pero, ¿qué veo? -Hola.

(RÍE) -¿Qué te parece?

Bien, muy bien. -¿Sí?

Lo que no queda claro es si vas a casarte o a estudiar ballet.

(RÍE) ¿Me echarás de menos? Supongo que no.

-Hombre, gracias. Supongo que te veré más...

...de lo que te estoy viendo últimamente, ¿eh?

Sonia, hija... ¿Tú estás segura de que te quieres casar?

-¿Otra vez? ¿Cuándo te convencerás?

El jueves, supongo. Cuando te echen las bendiciones.

Timbre. -Es mamá, me trae el velo...

...y las flores. No creo. Tenía cosas que hacer.

¿Ves? (RÍE)

Pero si es mi preciosura. (RÍE) ¿De qué vas?

-De lo que no te importa. -¿No pensarás ir así el jueves?

¿Qué tal en el colegio? Bien, ¿eh?

¿Tenías frío? -No.

¿No? (LA NIÑA LE SUSURRA ALGO AL OÍDO)

¿Que está fea?

¡Qué va a estar fea! -¿Que estoy fea yo?

-Sí. -Más fea eres tú.

(RÍE)

Bonita... Hala, al cuarto.

(SUSPIRA)

-No se pensará casar así, ¿verdad?

Claro que no, hombre, claro que no. -Me caso como me da la gana.

Además, lleva un velo. Y, de aquí al jueves,...

Ya verás. -El jueves es pasado mañana, papá.

Sí.

-Pero, ¿tú la has visto bien?

Anda, prepárame un whisky, ¿eh?

-¿Qué haces, Pepa?

-¡Vete! -Me tengo que cambiar.

-¡Vete! -Bueno, pues me cambio en el baño.

Y alégrate, que este jueves ya te libras de mí.

-¿Por qué te has levantado? -Para no dejarte meter la pata.

-¿Es lo que te vas a poner? -Si me cabe...

-¡Qué optimista! "Si me cabe", dice.

Si te va a sobrar por todas partes. Si es de cuando tenías 30 años.

-¿30 años? ¡Quién los pillara! -No sé para qué.

-¿No decías antes que quién tuviera 20?

-Yo, sí; pero yo soy yo. Siempre has sido una pan sin sal.

¿Qué hacías a los 30 años que mereciese la pena?

-¿Y qué se podía hacer en esos tiempos siendo mujer?

En nuestra época, para hacer algo, había que ser hombre.

-Eso también es verdad. En nuestra época y en todas.

-No, no, Concha, no. Ahora, una chica de 30 años...

-Nada, al lado de un hombre de 30 años, nada.

-Es que, en esta época, ser hombre y tener 30 años...

Ya debe ser... Ya debe ser...

Ópera de fondo. (TARAREA)

Ópera fuerte.

Ay...

Teléfono.

(BAJA EL VOLUMEN)

¿Sí?

Hola, milady, buenos días.

Pues buenas tardes, ¿qué mas da?

Es que me acabo de levantar.

Um...

Sí, me acuerdo, me acuerdo...

Pero primero tendré que ir a comer algo, ¿no?

Al bar de Pepe. La casa está allí cerca.

Claro, fue el mismo Pepe el que me dio el soplo.

Sí.

Sí...

Creo que son unas viejas venidas a menos.

Ya...

¿Tú no tienes nada que hacer mientras?

Ajá...

Flores.

Pero, ¿cuándo es la boda?

Pues claro que pienso ir, es que no me acordaba.

Oye... Sí, oye, oye... ¿Y yo qué le regalo?

-Mira... Esto está de moda.

Este dominó. De marfil, ¿eh? Esto son pijadas.

-Si quieres gollerías te va a salir más caro.

Puedo decirle a mi madre que lo pagas el mes que viene.

¿Quién te dice que voy a tener más dinero el mes que viene?

-Esto es lo que hay. Me regalan esto y me pongo triste.

-Igual les gusta. La gente es muy rara.

¿Cuántos años tiene la chica? 19.

-¡Ostras! Pues eso. ¿Qué va a hacer...

...con uno de estos trastos? Macho, ayúdame.

-La tienda es tuya, elige lo que quieras.

¿Y esto? ¿Funciona? -No sé.

La tapa...

Si lo tapo, parece una máquina de coser.

-Por esto... si te puedo hacer un buen precio.

¿Tienes mucho compromiso? Hombre, es la hija de un amigo.

-Ah... ¿Y él?

No, a él no le conozco. -¿Fuma?

Yo que sé, no te digo que no le conozco.

¿Cómo funciona esto? -No sé.

Bueno, así, sí. Pero, ¿cómo es?

¿Quién? -El novio.

¿Viejo, joven, rico, pobre...? ¿De derechas?

Lo único que sé es que se llama Carlos.

Que sabe jugar muy bien al tenis.

-¡Me rindo, me rindo, no dispares! -Lo siento.

-Te pedí que me enseñaras a jugar al tenis,...

...no a sobrevivir en un bombardeo. -Tengo un mal día. ¿Lo dejamos?

-Como quieras. ¿Algún problema? ¿Una bronca con Sonia?

Antes de casarse es lo clásico. Si te puedo ayudar en algo...

-Búscame un trabajo. -¿Lo dices en serio?

¿No quieres seguir estudiando? -Querría, pero no podré.

-¿Y por qué no? -Si quiero casarme con Sonia,...

...no podré. Y como quiero. -¿La boda no era el jueves?

-El jueves. -¿No lo tenéis todo solucionado?

-Eso creía, pero ahora me salen mis padres con que ellos...

...no financian caprichos. -¿Se refieren...?

-A Sonia. -Caray.

-Sí. -No lo han podido decir hasta hoy.

-Según ellos, es a mí a quien no se le ha ocurrido preguntarlo.

-Aparecí un día y les dije: "Quiero casarme con esta chica."

Como les sentó como un tiro, no seguí la conversación.

-Igual tenías que haber concretado. -Si no quería sacarles más dinero.

Sólo el mismo que me estaban dando hasta ahora.

Con eso nos habríamos arreglado.

Bueno, pues no. -¿Por qué no? ¿Qué te dicen?

-Chorradas. Tienen una empanada mental de mucho cuidado.

Se creen que casarse es yo qué sé qué.

Como cambiar de nacionalidad o algo así.

Le he dicho a mi padre que lo único que pasa...

...es que quiero a Sonia. Quiero vivir con ella y ella igual.

¡Bueno, pues no lo entiende el tío!

(SUSPIRA) Se cree que casarse es otra cosa.

¿Otra cosa? ¿Como qué? -Yo qué sé.

Será como fundar un banco. Sabe Dios.

-¿Qué quieren, que no me case? Pues no me caso.

Me voy a vivir con él. Y no espero, me voy mañana.

¿Qué mañana? Me voy ya. Un cepillo de dientes...

...y tres trapos y me voy.

El vestidito se lo regalo a mi hermana...

...para que no coja pelusa. -No tengo pelusa.

-No harías nada, porque es a la que le está bien.

-Dile que se calle y no se meta en mi vida.

¡Que no se meta! -Lo que debería hacer...

...es darte dos bofetadas, no decirme que me calle.

¿Qué es eso de "cojo un cepillo y me voy"?

¿Pero tú qué te has creído? -Que soy mayor de edad.

-¿Y qué? ¿Es que hay que dejar de ser decente?

-¿Decente? ¿Pero tú de dónde sales, de un museo?

-Salgo de una familia normal donde no ha habido golfas.

¡Dani! -¿Cómo Dani?

¿Es que no le vas a dar dos bofetadas?

Qué afán con que a la gente le den bofetadas.

Los problemas no se resuelven a bofetadas.

¡Por lo menos yo no!

Haced el favor... Haz el favor tú también...

...de sentarte. ¡Y vamos a hablar como personas civilizadas!

-Ya no hay civilizados, fíjese. Andamos todos como cafres.

Antes extranjero que venía, extranjero que se hacía lengua...

...de lo simpático que éramos los españoles.

En cambio, ahora,... Es que da miedo...

...ir por la calle. ¿No le parece?

Sobre todo ustedes que tienen que transitar de noche.

-No, si no me refiero a los atracos ni nada.

Me refiero a lo mal que habla la gente por la calle.

Sobre todo los sitios céntricos.

Los peatones ladran. Les pregunta uno algo...

...con toda educación y ladran.

Las camareros ladran. Va usted al médico y el médico le ladra.

Entra en una tienda a comprar algo...

...y el dependiente le ladra. Y no crea que me libro.

¿Ah, no? -Hay días que le ponen...

...a uno tan negro que ladra también.

¿No le pasa lo mismo? Ladrar, ladro poco.

Eso sí, cuando me calientan mucho, muerdo.

-Es que los españoles somos... Hay que ver cómo somos...

Se pone la moda de ser finos y más simpáticos que nadie.

"Le acompaño, faltaría más. No, hombre,...

...si lo hago con mucho gusto. No, hombre, no, que le acompaño."

Se pone la moda de ser mulas... Y dejamos salir la bestia...

...que todos llevamos dentro. -Eso, sí, señor.

Eh... perdone...

¡Bueno! ¡El butano!

Mierda, si es que... Hay días que no sabe uno cómo...

Perdone, un momento, ¿eh?

¿Le importaría abrirme la llave del butano? Es que yo no puedo.

¿Cuál es? -Esta.

Algún bestia que la ha cerrado más de la cuenta.

Cómo se nota que es usted joven. Muchas gracias, hombre.

Es como lo del divorcio que se han sacado de la manga.

¿Le parece bien lo del divorcio?

¿Bien? ¿En qué sentido? -Antes no se divorciaba nadie.

Cada uno apencaba con lo que le había tocado.

En cambio ahora...

A veces se obtienen adelantos. También abolimos la Inquisición.

-¿Pero qué adelanto, ni adelantos?

Que se ha puesto de moda y nada más.

Ahora por cualquier cosa: "Que eres una guarra y estás gorda.

Que tú me estás poniendo los cuernos con tu secretaria.

Que tú eres un borracho y me pegas.

Que tú eres una golfa". Y por la menor cosa, ¡hala!

¡A divorciarse tocan!

Eso si no salen con lo de: "Que no me entiendes.

Que no te entiendo. Que no nos entendemos".

No, señor, que muy mal. Que eso me parece a mí...

...que está muy mal. Muy mal, muy mal.

Tenía que haber sido obligatorio. -Cómo antes, sí, señor.

Me refiero al divorcio. -No... No le entiendo.

Tenía que haber sido obligatorio.

Si no, no le hará uso nadie. -No... no le entiendo.

¿Usted cree que se va a divorciar algún matrimonio que sea feliz?

-¿Feliz? Pero bueno...

¿Pero usted cree de veras, de veras, que hay algún...

...matrimonio feliz? El mío, por ejemplo.

Llevo 20 años casada y sigo siendo muy feliz.

-¡Ja, dichosa tú!

Bueno, ¿cuál eliges? ¿Este o este?

A mí este me parece ideal, ¿eh? Tú verás.

-Vale. Vamos a ver. También era jovencilla...

...cuando me casé. -¿Ah, sí?

Un año más que mi hija. Mi marido me lleva dos...

O sea, que dos críos, igual que usted.

-No sé, hija, eran otros tiempos. Tal como están las cosas...

Dirás que me meto en lo que no me importa,...

...pero yo a una hija preferiría que viviera...

...un tiempo con su novio. A ver qué tal les iba.

Si luego les iba bien, pues... ¿Qué te crees que han hecho?

Ella ha seguido viviendo en casa, pero hace meses que sólo...

...la vemos entrar y salir. -¿Él no vive con los padres?

No, son mayores. Viven en el campo.

-Ah... Estudia Económicas.

Tiene un apartamento con un amigo. -Ya.

Lo que va a hacer es cambiar al amigo por mi hija.

(RÍE) Le digo que pierde en el cambio,...

...pero parece que le compensa. -Mira.

El contraste con el blanco le va a quedar ideal.

Te lo consigo hoy. Encargo las flores al vivero...

...y se lo compongo el jueves.

Lo malo es que se hecho a la idea hoy.

Cuando me vea sin él... -Explícale...

...que no puede llevar flores artificiales.

Eso gafa un disparate. No hay que pensar esas cosas.

-No hay color. Donde esté un ramo...

...de flores frescas... Pero menuda es.

Lo quiere todo al momento. Es incapaz de esperar.

Cuando decide algo, ya tiene que estar.

Y la pequeña es igual, yo no sé a quién sale.

-¡Ay, tú sabrás, nena! ¡Uh!

-¿Qué pasa? Hasta el jueves.

-¡Ay, adiós! ¡Ah!

(JADEA) Cuando se dice a una hora,...

...se llega a una hora, ¿no? Pues si que no tengo qué hacer.

¿Qué tendrás tú que hacer? Con la boda de Sonia, nada.

Si no la dejaras hacer tonterías. Bueno, no empecemos.

¿Es aquí? Sí.

Yo no subo. ¿Qué no? ¿Por qué no?

¿Pero no has visto la pinta que tiene esto?

Nos van a cobrar un dineral.

Venga, vámonos. Que no.

Y te advierto, que no me pienso meter en cualquier cuchitril.

Quiero un portal, un barrio y un piso como este...

Te advierto que no pago ni un duro más de lo hablado.

Si quieres lujos los pagas tú. De acuerdo.

¿Has dicho de acuerdo? Sí.

¿Dónde vas con eso? ¿Te has hecho...

...del Ejército de Salvación? Qué burra eres.

Y tú que Adán. ¿Crees que se puedes ir así?

Es para Sonia. ¿Le gustará?

Mucho. ¿Por qué no le compraste la batidora?

Que yo no hago esas tonterías. Venga.

Buenas tardes. Venimos por lo del alquiler.

-¡Adelante, chicos! ¡Adelanteeee!

Es un panteón, ¿verdad? Y lo debe ser.

El panteón familiar. Estos serán sus muertos.

¡Ay, calla! Te he dicho que deben ser...

...sus muertos, no que fuera un fémur.

Además, ¿no has visto lo superado que lo tiene ella?

¡Por aquí, avanti, chicos! Chis, te van a oír.

-¡Que me oigan! Bastante me importa que me oigan o no.

-A mí sí. No quiero que los vecinos...

...crean que esta casa es una jaula de grillos.

Si tu padre no te da una bofetada,...

...acabaré por dártela yo. -¡Y él a ti! ¿Qué te crees?

¡Sonia! ¡Dani! ¡Basta! ¡He dicho basta! ¡Siéntate!

Siéntate.

Sobre este asunto nos hicimos todos una idea diferente.

¿No es verdad? -¿Por qué se pelean tanto?

Porque les divierte.

-Mi hermana Trinidad y yo habíamos pensado, en realidad,...

...en un huésped fijo. -Un caballero solo.

-Como ustedes habrán visto por la casa...

...hemos disfrutado anteriormente de mejor posición.

Pero la vida da tantas vueltas.

365 al año, señora.

-¿Cómo dice? No le haga caso, es muy bromista.

-Les decía que nosotras habíamos pensado en ayudarnos...

...con un huésped fijo. Ustedes me hablan de venir...

...los martes, jueves y sábados de seis a ocho.

Sea. Puesto que pagarán la misma renta, sea.

Yo no tengo por qué ocuparme de la conciencia de los demás.

Me basta y me sobra con la mía. Ustedes sabrán para qué...

...necesitan una habitación y una salita tres tardes por semana.

Yo no me meto. Bueno, no hay ningún misterio.

Nosotros... -Nooo,...

...lo que sean ustedes es cosa suya.

Insisto, ustedes me pagan lo acordado puntualmente...

...los días uno y yo no me meto en nada.

Por supuesto, serán ustedes discretos.

No quiero escándalos. -¡Ay, pero si están casados!

Sí, estoy casada. Estoy casada y tengo tres niños.

Dos muy mayores y una pequeñita, de cuatro años.

Un descuido... -¡Concha, pero si están casados!

No, no. Él es soltero. La que está casada soy yo.

-No es asunto nuestro, Trini.

Lo que nos interesaría es poderlas ocupar cuanto antes.

Tenemos cierta prisa.

-Comprendo. Lo único que les pido...

...es que no vayan a traernos aquí a nadie.

Aunque, ya me imagino que ustedes no pensarán en recibir visitas.

No, no, no. Al contrario.

Precisamente nuestro negocio consiste en eso.

-¿Negocio? Efectivamente.

Nuestro negocio se basa, esencialmente, en recibir.

-Recibir... ya.

¿Hombres? Hombres y mujeres.

¿Por qué íbamos a hacer esas discriminaciones.

-¿Van a recibir aquí... los dos?

No, no. Bueno, en realidad no.

La que recibe a los clientes es Lola...

...y yo me encargo de la parte administrativa.

-Aja... comprendo.

Estaba segura de que comprendería.

-Concha... ¡Concha, por Dios!

Nosotras no... no podemos... -¡Silencio!

Esto nos interesa por el barrio, ¿sabe?

Es muy céntrico, señorial. A los clientes tampoco les gusta...

...que lo reciban en cualquier sitio.

-Comprendo.

-Estaba segura de que comprenderías.

-Chis. Siéntense.

El doble.

¿Perdón?

La señora quiere decir que, puesto que vamos a desarrollar...

...aquí una actividad que supuestamente nos reportará...

...beneficios, ella también quiere sacar una tajada.

-En otras palabras, así es.

Cobraremos el doble. Un mes por adelantado y otro de fianza.

Y para el pago nada de bancos. En efectivo, aquí mismo...

...y puntualmente... Los días uno de cada mes.

-Exacto.

Los martes, jueves y sábados mi hermana y yo...

...no estaremos en casa. Así que...

No, no. Eso no nos conviene a nosotros.

-¿No?

A nosotros nos conviene que ustedes estén aquí.

-¿Y con qué fin?

Con el de abrir la puerta, naturalmente.

A los clientes. -A los cli... ay...

¡Ay, dispénsenme! Dispénsenme, yo...

Yo tengo que hacer... -Ejem, ejem.

-Yo tengo que... que dar un... -Ejem, ejem.

-El triple.

Qué seguridad da comprobar que hay mundos...

...donde todo es cuestión de cifras.

-Hay que vivir.

-¿Por qué cada vez que se usa la palabra vivir...

...se está hablando de dinero? ¡Vivir es otra cosa!

Lo único que yo intento... -Es lo que hago al despertarme.

Cada vez que me miro al espejo. ¡Cada vez que respiro!

Y quiero que me guste.

-Ten cuidado, que como empiece con filosofías te convence.

Lo que intento explicarte es que este mundo no lo he hecho yo.

Y que para vivir, respirar, y mirarse al espejo,...

...por mucho que a ti te disguste, y a mí también,...

...hace falta un mínimo de dinero. Y yo no lo tengo.

Y menos para mantener a dos familias.

-O sea, ¡que tú tampoco nos piensas ayudar!

Es increíble.

La gente ya no tiene el menor pudor.

El estilo de hoy, mi lady. Ir a lo práctico.

¿Por qué no aprovechamos para irnos?

¿Sin esperar a que vuelva?

Si es por urbanidad, no te preocupes.

Ella piensa que tú eres prostituta y yo tu chulo.

Bueno, ¿y qué? Los habrá educados, ¿no?

¿Para esta señora? No.

Venga, vámonos. Me da no sé qué...

Además, ¿por qué no lo aclaramos todo y nos quedamos con la casa?

Está en muy buen sitio y el alquiler está bien.

¿Pagando el triple?

En cuanto le digamos quienes somos y a lo que venimos...

...lo volverá a dejar como estaba. No creas eso.

Además, no me gusta. Huele a cera.

Madrid está lleno de despachos por alquilar.

Pero son muy pequeños y muy impersonales.

Y estas pobres viejas se ve que lo necesitan.

Me da pena dejarlas colgadas.

Colgadas es como mejor estarían. Vámonos.

-Aquí tienen la escritura. Si quiere usted comprobar...

No se moleste. Estábamos pensando...

Estábamos pensando que nos pide un alquiler muy alto.

Lo que habíamos hablado en un principio estaba bien.

Si nos lo deja en ese precio, nos lo quedamos ya.

-Bueno, ustedes saben que hay cosas...

Estábamos buscando algo económico. Unos simples abogados no ganan...

-¿Ha dicho usted... abogados?

Mi compañero y yo somos abogados. Y estamos buscando local...

...para abrir un bufete. -Bufete...

Despacho.

-Sé perfectamente lo que es un bufete de abogados, señor.

Mi difunto padre era abogado.

Entonces, si nos atuviéramos a la primera cantidad.

-Tendré que consultarlo con mi hermana.

Ella es quien toma las decisiones. Déjelo.

Si lo que ustedes querían era un huésped fijo...

Tampoco un huésped fijo les va a pagar el triple.

Para ganar lo mismo, mejor unas personas...

...que sólo vengan tres veces en semana y no le invadan la casa.

-Abogados... -¿Abogados?

Sí, señora.

-Concha, ¿no es maravilloso?

-Podríamos dejarlo... en la mitad.

¿La mitad de qué?

¿La mitad del triple?

-¿Qué clase de negocios tramitan ustedes?

Legales y limpios. Lamento desilusionarla.

-¿Cómo dice?

Digo que o la primera cantidad o nada.

-Concha... o nada.

-Está bien. ¿Cuándo quiere firmar el contrato?

-¿De arrendamiento? Sí, de arrendamiento.

Es bonito esto, ¿no?

Sí, pero ya tengo. No tengo tabla de picar.

No es para ti. ¿Por qué te voy a regalar yo a ti nada?

Porque he puesto casa. Como si has puesto un quiosco.

Cuando encuentres una buena chica y te cases...

No lo verán tus ojos. Algún día lo harás.

¿Y por qué? ¿Lo dice el prospecto?

Porque es ley de vida. Ley de vida es nacer y morir.

Lo de en medio lo decide el personal a su gusto.

¿Me lo puedo llevar? ¿El qué?

Pues el encendedor, ¿qué va a ser? Ah, tú verás.

¿Tú no me lo regalas? Claro que no.

Si no hay buena chica, no hay regalo.

-Su contrato. ¿Qué le debo?

-130.

Eso es proselitismo y coacción.

O sea, que si monto casa con una desconocida,...

...que sabe Dios lo que me puede pasar,...

...tú me regalas un encendedor. Y si la monto solo, no.

Claro. Y dice que está claro.

Gracias, 130. -Gracias.

Adiós, buenas tardes. -Adiós.

Y además del mechero te regalo una vajilla italiana.

¿Sí? Pero eso sí, tienes que casarte.

Olvídame, ¿quieres?

Pero tú explícame por qué regla de tres...

...la sociedad está organizada para ayudar a vivir...

...sólo a los tipos que se casan.

Timbre. ¡A mí nunca me ayudó nadie a nada!

¡A nada! Tu padre, no te olvides, ha sido un chico de barrio.

Y tuvo que trabajar para pagarse los estudios.

Y después lo mismo. -¿Qué pasa?

-De todo, mi padre.

-Trabajando y trabajando. Hola, Carlos.

Hoy mismo, sin ir más lejos. ¿Por qué crees que estoy aquí...

...a estas horas si vengo de noche, ¿eh?

Me he escapado reventado del laboratorio.

Para que tu madre fuese a buscar un despacho barato...

...y poder agregar un pico al presupuesto familiar...

...que no alcanza para nada.

¿Con qué cara le decimos que te pague un apartamento?

¿Eh? Dímelo. -¿Entonces mi madre no está...

...en esta conversación trascendental para mi vida...

...porque anda buscando un despacho para entretenerse?

-No chilles.

Tú no te haces idea...

...de lo que esto significa para mí, Ramón, guapo.

Llevo cuatro años viendo a mi marido trabajar...

...como un burro para sacarnos adelante.

Y yo... sin poderle ayudar.

Como la Pepa ya va al colegio...

Tampoco te hagas muchas ilusiones de lucro, ¿eh?

Esto no va a ser lo que tú te crees.

¿Que no? Nos vamos a forrar.

Y menos en este panteón. Venga, pesao.

Esto da prestigio.

Huele a rancia estirpe.

A la gente le gusta que la reciban en un sitio así.

¿A qué gente? A la gente.

A la que yo conozco, no. La que yo conozco, sí.

¿Tú no me conoces a mí? Sa...

Pues yo de este sitio me iría corriendo.

Y tú... ¿no me conoces a mí?

Sí... Pues ya sabes.

Qué reaccionaria, antigua... -Tenga.

Tenga sus documentos.

Me parece que lo he puesto todo bien.

Les he hecho esperar.

Pero es que la máquina era de mi difunto marido.

Y yo no la manejo muy bien.

Él trabajaba en casa, ¿sabe?

Era prestamista. Ah.

Rancia estirpe de usureros. Pues vamos a firmar.

Hala, Ramón.

-Teniendo abogados en casa, ya podremos arreglar...

...lo de la pensión de mi hermana.

Me han dicho hace unos días que lo que necesitábamos...

...era un buen laboralista.

¿Ustedes son laboralistas? No, tenemos otra especialidad.

-¿Y cuál es su especialidad? Divorcios.

-¿Cómo ha dicho?

Divorcios.

Vamos a ocuparnos en tramitar divorcios.

-¡Fuera! ¡Fuera de esta casa!

¡Fuera!

Risas.

Entonces... ¡fuera!

¡Esta es una casa decente!

Mi hermana y yo somos unas personas respetables.

Fuera.

Y nos echa, la tía.

Bueno, si nos descuidamos, a bastonazos.

Qué gracia. Cómo es la gente.

Si le ofrecemos un negocio de trata de blancas,...

...o de fuga de divisas o de contrabando de armas,...

...ella, encantada.

Pero eso del divorcio, no.

El divorcio no, que va contra mis principios.

-Jolín, qué barbaridad, qué bruja.

-¿Pero por qué hablas de una? ¿No eran dos?

Sí, pero esta llevaba la voz cantante.

La otra era como un perrito faldero, atemorizadita, temblona...

-Tú te lo pasas fenomenal.

-Es que aquí, el abogao... -Callaos, sigue, Ramón, guapo.

¿Por qué no os vais a la mierda? Vosotros, claro, vosotras, no.

Esta por lo menos era una bruja decente.

Porque a ella le escandalizaba todo.

No sólo lo del divorcio.

Pero la otra...

Qué tía, macho.

Vaya símbolo.

-Un símbolo.

Trini.

No se trata del hecho en sí.

Sino de lo que simboliza.

¿Me estás oyendo?

-Sí que te estoy oyendo.

-Pues contéstame cuando te hablo.

-¿Qué quieres que te diga?

A mí no me parece bien.

Y yo, si mi Antonio hubiese vivido no me hubiera divorciado de él.

Y eso que ganas de perderle de vista, la verdad,...

No me faltaron.

Pero lo que hagan los demás, allá los demás.

¿No les decías tú a esos chicos que a cada uno le basta...

...con su propia conciencia?

-Trini, que te veo venir.

Que no rompiste los datos de ese sinvergüenza.

(AHOGADA) Trini, que como llames a esa gentuza...

-Anda, calla.

Hay que ver cómo te pones por cualquier cosa.

Te ha dicho el médico que no te sofoques, ¿no?

Pues no te sofoques.

-Trini, no abuses.

Me estoy muriendo.

-Mujer, es tarea de Dios.

Además, un día u otro tenía que ser.

-Trini, te prohíbo...

Si me llego a morir...

Te prohíbo terminantemente...

-Te prohíbo, te prohíbo.

Hija, qué palabra, no se te ha caído nunca de la boca.

Anda, calla, que me has hecho pincharme.

-Como yo me muera,...

Timbre. Te prohíbo que esa gentuza...

-Mira, Concha, lo que es, si te mueres...

...se te va a acabar el prohibirme a mí nada.

Hasta ahí podíamos llegar. Anda, échate.

Timbre.

-Hola, buenos días. No la molesto.

Sólo quería preguntarle qué tal está su hermana.

-En las últimas.

-¿Qué dice el médico? -Que está en las últimas.

-Vaya, mujer, así que no tiene esperanzas.

-Sí, sí.

Todas.

Yo creo mucho en la opinión de ese médico.

¿No vendrá usted a... Sí, pero no se preocupe.

No le daré la lata con el alquiler. -¿Ah, no?

Pues cuánto lo siento, yo que pensaba llamarle a usted...

¿Han cambiado ustedes de idea? -La idea es sólo mía.

Pero pase, pase. Permiso.

-Perdón, perdón, doña Papita.

Gracias, ¿eh?

Pase, pase ahí.

Voy a cerrar la puerta a mi hermana.

Precioso, ¿verdad? Pero está estropeado.

Tengo que hacerlo arreglar.

Siéntese.

Es que tengo un poquito de prisa. -Siéntese, siéntese.

Ahora ya podemos hablar con toda tranquilidad.

Precisamente mi hermana acaba de entrar en coma.

¿Quiere que avisemos a un médico? -No, ¿para qué?

Ya quedó él en pasarse por la noche.

Ande, ande, déjelo, déjelo. Es que tengo un taxi esperándome.

-Venga, venga.

No me toque más el gramófono...

...que me lo va a dejar peor que estaba.

Vayamos a lo nuestro.

Es que si no le importa, yo venía precisamente a llevármelo.

-¿A llevarse el qué? El gramófono.

Es mío, me lo dejé aquí el otro día.

-Ah, fue usted.

Ay, pues cómo lo siento.

Yo que me había hecho ilusiones.

Pero usted que es tan joven, ¿por qué no se compra...

...una de esas cosas modernas que caben en cualquier sitio?

Pues...

Sería muy largo de explicar.

Además, no es para mí, es un regalo.

-Para sus abuelos. No.

Para una amiga mía.

Una amiga.

Se casa mañana. -Ah, ya.

Pobrecita.

-Habéis venido aquí, hermanos, para que Dios garantice...

...con su sello vuestro amor.

Ante el pueblo de Dios, aquí congregado...

...y presidido por su ministro.

Un día fuisteis consagrados en el bautismo.

Hoy, con un nuevo sacramento Cristo va a bendecir vuestro amor.

Y os enriquecerá y dará fuerza...

...para que os guardéis siempre mutua fidelidad...

...y podáis cumplir con vuestra misión de casados.

Por tanto, ante esta asamblea,...

...os pregunto sobre vuestra intención.

Carlos y Sonia.

¿Venís a contraer matrimonio sin ser coaccionados,...

...libre y voluntariamente?

(AMBOS) Sí, venimos libremente.

-¿Estáis decididos a amaros y respetaros mutuamente...

...durante toda la vida?

(AMBOS) Sí, estamos decididos.

-¿Estáis dispuestos a recibir de Dios responsable...

...y amorosamente los hijos, y a educarlos...

...según la ley de Cristo y de su Iglesia?

(AMBOS) Sí, estamos dispuestos.

-Así pues, ya que queréis contraer santo matrimonio,...

...unid vuestras manos y manifestad...

...vuestro consentimiento...

...ante Dios y su Iglesia.

-Yo, Carlos, te quiero a ti, Sonia, como esposa...

...y me entrego a ti.

Y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas,...

...en la salud y en la enfermedad todos los días de mi vida.

-Yo, Sonia, te quiero a ti, Carlos, como esposo...

...y me entrego a ti.

Prometo serte fiel en las alegrías y en las penas,...

...en la salud y en la enfermedad todos los días de mi vida.

-El Señor, que hizo nacer en vosotros el amor,...

...confirme este consentimiento mutuo...

...que habéis manifestado ante la Iglesia.

Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre.

Los anillos.

El Señor bendiga estos anillos que vais a entregaros...

...en señal de amor y de fidelidad. Amén.

-Sonia, recibe esta alianza en señal de amor y fidelidad a ti.

-Carlos, recibe esta alianza en señal de amor y fidelidad a ti.

-Me alegra mucho que hayas venido. -Ya, hijo.

-Monísima, va monísima.

Tú también ibas mona cuando te casaste, pero menos.

Mamá. -Bueno, eran otros tiempos.

Sonia va más moderna, ¿no? -Bueno, pues que sea para bien.

Claro, ¿por qué no lo va a ser? -Ojalá.

De todas maneras, gracias.

¿Pero no venís al restaurante? -No.

Hemos venido a la iglesia porque Luis se ha empeñado.

Adiós. -Adiós.

¿Los padres del novio? Sí, y menos mal que han venido.

Tenía la niña un disgusto.

Bueno, pues ha estado bien la plática de este hombre.

-Sí, muy valiente.

¿Cómo que valiente?

Es verdad que aquí ya no hay católicos por decreto.

-Bueno, pero dicho así, desde el púlpito.

Afortunadamente, este país ya no es tan hipócrita.

(REZAN) -Pobre mujer.

Tenía sus cosas, pero Dios no se lo tendrá en cuenta.

-En esta vida, no hay más remedio que tener resignación.

-He tenido que resignarme, sí, ya lo creo.

Durante muchos años.

Pero en fin, pobre, ya se acabó.

-Y ahora, ¿qué piensa hacer?

¿Piensa irse a vivir con algún otro pariente?

-¿Yo? Huy, no, hija.

Yo quiero disfrutar de mi casa.

Ir a la novena cuando me apetezca...

...y hablar con esta señora cuando quiera.

-Y ahora solita se arreglará mejor, económicamente quiero decir.

-Sobre todo porque tendré con un ingreso más.

-¿Sí? -Por fin he alquilado...

...esas habitaciones.

-Vaya, ¿a quién, a los estudiantes?

-No, no, a gente muy bien.

-¿Quién? -Abogados.

Canción de El Fary. -Trinidad, hija, ¿usted oye?

-¿El qué?

Ah, sí, pobrecillos. Son los obreros.

Le están lavando la cara a esas habitaciones.

(REZAN)

Canción de El Fary.

-Tengan un poco de respeto, caramba.

Está la señora de la casa de cuerpo presente.

(QUITA LA RADIO) -Pues estaba bien cuando nos abrió.

-Es que a esas edades...

-Me refiero a la otra, naturalmente.

-Se ve que había otra.

-No somos nadie.

(PONE LA RADIO) -Pepillo, leche, no seas así.

-A todos nos tiene que llegar la hora.

No pasa nada. La vida sigue. -Anda que...

(SUBE EL VOLUMEN DE LA RADIO)

¿Has esperado mucho? -Sí.

Lo siento.

Es que mamá ya no puede venir a buscarte.

Ha empezado a trabajar hoy.

Tu hermano Dani salía tarde de clase...

...y yo creí que podría venir antes.

Pero no te preocupes. No volverá a pasar.

Tenemos que asimilar que tu mamá trabaja y organizarnos.

A ti no te podrá venir a buscar.

Cuando yo llegue, no estará en casa.

Y nadie sabrá si tu hermano estudia por las tardes.

Pero tenía que ponerse a trabajar.

Era muy necesario para ella.

¿Comprendes? -No.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 1

Anillos de oro - Capítulo 1

07 oct 1983

Lola y Ramón buscan piso para abrir un despacho de abogados especializado en divorcios y acuden al de las hermanas Marta y Concha, de avanzada edad y en precaria situación económica. Interesadas en alquilar habitaciones en su piso, Concha se niega dada su especialidad. Pero, al morir ésta, Marta accede. Lola está casada y tiene tres hijos, la mayor a punto de casarse, Ramón es soltero y vive solo.

ver más sobre "Anillos de oro - Capítulo 1" ver menos sobre "Anillos de oro - Capítulo 1"

Los últimos 14 programas de Anillos de oro

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. GERARDO SILBERT

    Una de las mejores de todos los tiempos..y la música...única....que bueno haberla encontrado!:)

    17 oct 2014
  2. María Carmen Avelaia

    Una obra de arte !! bella serie ! En Argentina ha sido un éxito, que bueno poder volver a verlo , muchas gracias !! Un fuerte abrazo para Imanol!!

    20 ene 2014
  3. Elizabeth Solimano

    Imanol Arias era un crio ;)

    22 abr 2013