www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
348859
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

-¿Tú sabes si los soldados vuelven? -¿Los nuestros?

Claro, claro que están volviendo. pero no se acercan por mi bar.

Pero están volviendo, y tanto.

-Todos los días le pido a Dios que uno sea mi Antonio.

-No somos familia.

No somos nada.

Tú, en tu sitio, y nosotros en el nuestro.

-Tienes que venir a cenar. Ahora debemos estar juntos.

Todos juntos. ¿Pero padre me perdonará?

-Claro que lo hará.

-¿Qué dice la ley de Franco sobre matrimonios republicanos?

-Matrimonios nulos.

Sólo serán válidos aquellos que se confirmen con el sacramento.

-¿lo veis? Si Andrea quiere volver, que vuelva soltera.

Como si no hubiera pasado nada.

Hubo que aprender a llevar y a tener...

...el corazón y el alma heridos.

Días de avidez, de hambre y escasez,...

...de vencedores y vencidos.

Amar en tiempos revueltos.

Tiempos de ruina y lamento.

Amar en tiempos revueltos...

...por vientos que trajo un mar.

De batallas por contar.

-Esos matrimonios no son válidos. Lo siento, Loreto.

Tú puedes decir misa pero... Perdone, padre.

-No se preocupe. En guerra hemos oído tantas cosas.

-Mi hija está soltera, ¿de acuerdo?

-Lo que tú digas, pero ahora vamos a cenar en paz.

-Eso, en paz, en paz. Entre unas cosas y otras,...

...no me dejáis disfrutar de los nuevos tiempos.

Ustedes ya están tranquilos, ¿verdad, padre?

Timbre. -Han llamado a la puerta.

¿Y sin rojos que vienen a por la comida?

-Nosotros habíamos confiado en la voluntad de Dios...

...y se ve que nos ha escuchado.

Estos años han sido un despropósito para nosotros y para todos.

-Enar, abre la puerta de una vez.

Pero pregunta antes quién es, por favor.

-Quién puede ser a esta hora.

Rojos fugitivos que saben que tenemos pavo.

-Gracias a Dios, quedan muy pocos.

Y los que quedan están perdidos en las montañas.

-¡Es horroroso, no lo pude evitar! -Qué sucede.

-Habla de una vez, mujer. -Estaba entrando casi en el portal.

¡Se la han llevado!

¡Andrea, que se la han llevado! -Quién se la ha llevado.

-Dos hombres que iban de uniforme, como Rodrigo.

-¿Pero sabían que era mi hermana?

-Cómo ha sido, Elpidia, cómo.

-Le han preguntado que si era Andrea Robles y se la han llevado.

Doña Loreto, también se han llevado al niño.

-¿Qué historia es esta, qué hacía Andrea con un niño?

-El niño es su...

-Su hijo, Fabián. Andrea tiene un hijo.

-¿Cómo?

¿Un hijo?

¿Cómo es posible?

¡Andrea!

-Andrea tuvo un hijo de Antonio.

-¿Que esos desgraciados han tenido un hijo?

-Apenas ha cumplido dos añitos.

-Tú lo sabías. Lo sabías, Loreto, y no me has dicho nada.

¡Es intolerable!

-No sabía cómo decírtelo.

-Loreto, tenemos que hablar a solas tú y yo en mi despacho.

-Si nos disculpan. -Padre.

Le guste o no, ese niño es su nieto y Andrea es mi hermana.

-¡Cállate! En la Falange serás todo lo jefe que quieras,...

...pero en esta casa todavía mando yo, ¡faltaría más!

-¿Yo, soy tío? Andrea tiene un hijo...

Yo... -¡Basta ya!

Acompáñame, Loreto.

Sabías que Andrea había tenido un hijo y no me has dicho nada.

No me has dicho nada durante todos estos años.

-Mira cómo te estás poniendo ahora. Sólo quería que tú la vieras.

Que ella te lo contara todo...

...y que tú la pudieras perdonar. -¿Perdonarla?

Se casa a nuestras espaldas con un rojo,...

...tiene un hijo con él, ¿y me pides que la perdone?

-Ya has oído la plegaria de don José Enrique.

-¿Pero qué saben los curas de la vida?

Sólo sé que Andrea se ha convertido en la peor de mis pesadillas.

Y tú eres su cómplice.

-Ya sé que lo he hecho mal pero...

Estaba desbordada y no sabía qué hacer para no disgustarte.

Pero ahora tenemos que buscar una solución.

Andrea lo ha hecho mal, fatal. Pero es nuestra hija.

-No la quiero volver a ver en la vida.

¡Ni a ella ni a ese bastardo!

-Pero es tu nieto. Tu único nieto.

Un niñito inocente, apenas tiene 2 años.

-¡No quiero saber nada de él! No tengo ningún nieto, ¿te enteras?

Podrá ser hijo de Andrea, nunca mi nieto.

Golpes. ¿Quién es?

-Padre, no sé qué habrá pensado...

Pero no podemos perder ni un segundo.

Hay que sacar a Andrea de donde esté ya.

-Pues no pienso mover ni un dedo.

Andrea ya no es de esta familia.

-Está bien. Si no cuento con su apoyo, me encargaré de todo.

-Hijo, ¿tú conoces a alguien que pueda ayudarla?

-Estaría bueno, madre. Claro que conozco a gente.

Venancio R. no es sólo mi jefe en prensa y propaganda, es mi amigo.

Y con que levante el teléfono, estará todo solucionado.

-Si mi opinión te sirve de algo,...

...te diré que no te conviene significarte de esa manera.

Si la buscaban, será porque tienen información.

-A Venancio le puedo hablar con confianza. Andrea habrá...

-¡Ha cometido todos los errores!

Y está bien que los pague. -Fabián, ¡por Dios!

Sé que no piensas lo que dices.

-No se preocupe, madre. Voy a recurrir a altas instancias.

Moveré cielo y tierra.

Pero Andrea no pasará ni una noche en la cárcel.

-Los fascistas están haciendo su agosto.

Os cazan de dos en dos.

¿Por qué te han detenido a ti? Por nada.

-Así que a la única que han traído con razón es a mí.

¿Por qué estás aquí?

-Porque no quise seguir el juego a esos fascistas...

...ni para salvar el pellejo.

Me obligaron a levantar el brazo en la calle...

...y le di un puñetazo a uno.

Al momento, tenía a cuatro niñatos apuntándome con sus fusiles.

Y aquí estoy. Llevo dos semanas y sé que sólo saldré...

...con los pies por delante.

No creo que se atrevan a tanto.

-Me han matado a mis dos hijos en el frente.

Estoy sola y poco me importa seguir viviendo.

Así que voy a morir sin que me calle nadie.

¡Viva la República! ¡Viva la libertad!

-Ay, mamá.

¿Y tú? -No habla con nadie.

No te contestará.

Sólo llora.

Quería que su novio conociera a su hijo antes de morir.

Está preso desde antes de que pariera.

Esta mañana, ha pedido verle, pero le han dicho que los rojos...

...no deben dejar simiente.

Y aquí estamos, en mala hora.

Pobre. -Y luego está la pobre Charito.

La denunció una vecina de su edad porque le quitó al novio.

La pobre, que se pasó la vida con su tía monja...

...porque a los padres los mataron en la guerra por ser de derechas.

Y Luisa, que trabajaba en el sindicato...

...de artes gráficas, en el sitio que dejó su marido al morir.

Y Micaela y Jacinta...

Ya no recuerdo todos los nombres. (LIBERTO BALBUCEA)

Ya lo sé. ¿Quieres agua?

-No, mamá. ¿No?

Estoy aquí. Mamá está aquí. ¡Chis!

-A ver si, por lo menos, a las madres os dejan salir vivas.

Pero si no he hecho nada. ¿Por qué me van a fusilar?

-¿Estuviste aquí en la guerra? Sí.

Me dijeron que mi único delito era trabajar en el museo.

-Claro. Eres una traidora.

Has trabajado para la República, ni más ni menos.

¿Y tu compañero? Él sí.

Él luchó por la libertad.

-¿Dolores Peña?

-Vaya, no creía que iba a ser tan pronto.

Dolores...

Espero verte pronto.

-Salud, compañeras. ¡Viva la República!

-¡Mamá! Ya lo sé, ya lo sé. Ya está.

-Lo peor es que me habéis faltado al respeto.

¿Qué clase de cabeza de familia soy si todas las decisiones...

...se me dan ya tomadas?

Hasta Elpidia opina más que yo.

-Si es por eso, no te preocupes.

Cuando Andrea y el niño estén aquí, haremos lo que quieras.

-Loreto, que no soy un loco al que hay que dar la razón.

Todo lo que digo tiene su sentido.

-Perdóname, pero ¿qué sentido tiene odiar a tu propia hija?

-Si estoy así, es por lo mucho que la quiero.

Pero Andrea, para nuestra desgracia y la suya,...

...ha arruinado su vida.

-Pero si Rodrigo la saca... -¿No lo entiendes?

Al irse con ese tipo, ha destrozado la vida...

...que yo tenía prevista para ella.

-Tú has dicho que ese matrimonio no tiene validez.

-Sí. Esa unión fue un disparate, pero se podía arreglar.

-Y Elpidia me dijo que no tienen noticias de Antonio.

-Mejor. Si se muriese, un problema menos.

Él se metió solo en su tumba luchando por una causa perdida.

-Pero entonces... -Pero entonces nada.

Porque ahora está este niño que ha venido a empeorar las cosas.

Eso no tiene arreglo.

A ti, que eres una mujer sensata y decente,...

...debería avergonzarte la situación de Andrea.

¿Qué va a ser de ella?

¿Crees que alguien se querrá casar con una mujer marcada?

-¿Y entonces qué pretendes?

¿Abandonarles a los dos a su suerte?

Si Andrea no puede vivir como tú quieres,...

...es mejor que no viva, ¿es eso?

-Hasta Rodrigo es más generoso que tú.

-Más inconsciente.

-O sea, que no la perdonarás. -Nunca.

-Sé que no quieres conocer al niño porque sería incapaz...

...de mantener tu intransigencia si le mirases.

-Poco me conoces.

-Y lo más triste es que es igual que tú.

-Buenas tardes, Paloma.

-Mejores serían si alguien me ayudara.

-Pues porque no levantas la tuya porque tienes aquí...

...a dos voluntarios dispuestos.

-De boquilla, Valentina.

-¿Qué? ¡Ay!

-Oye, Paloma, ¿tú no tendrías un poquito de cordero,...

...no sé, de ternera, algo?

Es que han venido los padres de mi marido.

Van a comer en casa. Me gustaría festejarles con algo.

-Hay mucha escasez. Ellos tienen que saberlo.

-¿Qué van a saber? Si son de pueblo.

Ya sabes, allí tienen fincas, ganado...

No saben lo que es pasar hambre. Siempre han comido lo que querían.

-Pues no tengo nada para venderte. -¡Ja!

Esta mañana, ha subido a los Robles...

...un pavo más grande que la Cibeles.

-Mira la Plácida, tiene cuatro ojos.

-Oye, el dinero de los Robles no valdrá más que el mío.

-No. Sólo he hecho de recadera. Lo han comprado en otro barrio.

-Oye, ¿y si te doy este anillo...

...me consigues algo de pavo?

-De verdad, que sólo soy la dueña de un colmao.

Si consigo algo, os aviso, de verdad.

Valentina, tú que lo sabes todo, ¿qué hacen?

-Están vaciando la biblioteca popular, la de la calle de arriba.

Estaba repleta de revistas de la guerra y de libros de rojos.

-En esa biblioteca saqué yo un libro de Antonio Machado:

"Soledades".

Yo no recuerdo que hablara nada de política.

-Si empezáis a hablar de filosofías me voy.

Qué letradas las vecinas.

Oye, ¿y un poquito de quina no tienes?

-Alguna botella me queda. ¿Te saco una?

-Tampoco necesito tanto. Un cuartito.

Es que tengo a mi chico, al mayor, desgraciadito perdido.

Y como no se me repongo no me llega a la comunión.

-Oye, ¿por qué no le das huevos?

No te va a engordar y te va a coger la tisis.

-Pásate luego, Plácida, a ver si encuentro algo para tu niño.

Tú también, Valentina. Pero no os aseguro nada.

-Creí que se había marchado.

-Ah, no. Antes quería hablar con usted.

-Lo siento, padre, tengo una jaqueca terrible.

¿Mi mujer?

-Salió muy nerviosa del despacho y le he recomendado que fuese...

...a darse un paseo para relajarse.

Caminar sosiega el espíritu.

-Y ella se lo ha tomado... como una penitencia de confesión.

-¿Cómo dice? -Que estará muy contento...

...con fieles tan obedientes, como mi mujer.

-Su mujer es una católica de sólidas creencias...

...que quiere mantener a la familia unida como predicaba...

...nuestro Señor Jesucristo.

-Mire, padre, si quiere decirme algo, no se ande con retóricas.

La cabeza me va a estallar.

-Seré breve.

Ningún niño es hijo del pecado, esa es una idea de otros tiempos.

Para un buen cristiano un niño, venga de donde venga,...

...es siempre una bendición de Dios.

-En eso estamos de acuerdo. -Pues entonces, Fabián,...

...debe acoger a su nieto y procurarle una buena educación...

...para hacer de él un buen cristiano.

Su deber es tenerle en la familia.

Y darle todo el cariño que merece una criatura...

-Mire, padre, escúcheme.

Estoy demasiado aturdido para pensar en niños y en cristianos.

-Ceda, Fabián, ceda.

Y no lo digo sólo por Andrea y por el niño, no.

Lo digo también por su esposa.

Ella necesita alguien en quien apoyarse.

Y si usted la quiere, debe estar a su lado.

-Como siempre, los sacerdotes, sois los maridos perfectos.

Pero lo que pasa en la vida corriente...

No es tan simple, padre.

-No insisto más.

Ya no me quedan más mejillas.

-Buenas tardes. -Buenas tardes.

Ya sabe dónde está la puerta.

-Tú puedes hacer que la saquen ahora mismo.

-¿Dónde dices que está tu hermana? -No lo sé.

En cualquier prisión, la del general Porrier...

...o en la de la plaza de las Comendadoras que es de mujeres.

Pero puedes averiguarlo.

-¿Y por qué le han detenido?

-No ha hecho nada, te lo garantizo.

-Tranquilo, si es tu hermana no tienes más que decir.

-Puedes llamar ahora mismo, ¿no?

-Ay, Rodrigo, sigues siendo el mismo exaltado de siempre.

-Los errores cuanto antes se solucionen mejor.

Que cuando enreda el diablo... -Que lo voy a intentar, hombre.

-Pero ahora está todo muy complicado.

-No para ti, Venancio, eres uno de los jefes.

-Está complicado en general, son días de mucho revuelo,...

...con miles de detenciones. Que luego muchas quedarán en nada.

En cuanto se demuestre que son adeptos a nosotros...

...podrán volver a sus casas.

-Estoy a favor de la depuración, pero lo de Andrea ha sido un error.

Llama, por favor. -Sí, voy a llamar.

Pero tengo que ver cómo lo abordo.

Conoces los fundamentos de nuestra nueva España,...

...y no queremos ni favoritismos ni recomendaciones.

-¡No me vengas con monsergas, por favor!

Soy tan camisa vieja como tú.

Reconozco la reforma de José Antonio desde el principio,...

...pero hablamos de mi hermana.

-Si la ha detenido la guardia civil...

-No.

Han sido los nuestros.

La de la acción de algún resentido.

-Eso me tranquiliza. Es tan importante en estos...

...momentos separar el trigo de la paja.

-¿Lo ves? Pero hay que ser muy riguroso.

No podemos dar palos a venganzas personales.

-Para eso están los interrogatorios.

-Ya, pero si llamas ahora no van a interrogarle.

¿Qué amenaza es una chica de 20 para la España de Franco?

-No te puedes fiar de nadie, Rodrigo. Pero sin duda,...

...tu hermana volverá pronto a casa. Confía en la justicia.

-No. Yo confío en ti.

Te lo pido como amigo, no como falangista.

Sé que puedes llamar a alguien y sacarle de donde esté ahora mismo.

Te lo pido por favor. Te lo agradeceré siempre.

-Andrea Robles, ¿Castilla?

Ya sé que no te gusta este sitio.

Pero estás con mamá. -Sí.

Y no te va a pasar nada, amor.

Ya verás como muy pronto nos vamos de aquí. ¿Vale?

(LLORIQUEANDO) -Mamá...

-¿Andrea Robles?

Sí.

(EL NIÑO LLORIQUEA)

-Tienes que acompañarme.

¿Para qué?

-Sin el niño. No, por favor, sin el niño no.

-¡El niño tiene que quedarse aquí!

Ocuparos de él.

No, por favor, sin el niño no. -¡Deja el niño aquí!

¡No me quite al niño! ¡Por favor! -¡Vamos!

¡Por favor, sin mi niño no!

Es muy bueno y no da ruido.

¡Por favor, Liberto! -¡Vamos!

¡Por favor! ¡Ah!

-Entonces, ¿se llama usted?

Andrea Robles Castillo.

-Dice su ficha que durante la guerra trabajó...

...para Marcial Aguirre en el Museo del Prado. ¿Es correcto?

Sí, señor.

-¿Compartía sus ideas políticas?

No hablábamos de política.

-No, claro, durante la guerra se habla del tiempo.

Hablarían de Arce, seguro.

Los intelectuales ya se sabe.

Y sus compañeros, ¿tenían alguna actividad política?

No lo sé.

-No lo sabe.

¿Y con quién fuiste tú al mitin de la Pasionaria...

...de la plaza de Callao?

¿Que mitin?

-Sí, hombre, si lo recordamos todos.

Hasta yo.

Se subió al techo del coche y todo para que la oyéramos mejor.

No sé de qué me habla.

-¿Está negando usted que fue allí?

Lo siento, es que no sé de qué me habla. De verdad.

-De acuerdo.

Faltan algunos datos de interés.

¿Estado civil? Casada.

-¿En qué iglesia? Por lo civil.

-Entonces, soltera.

-Buenas tardes. -¿Qué se te ofrece?

-Desde el día que te vi, me dije:

"Ahí va una mujer que sabe lo que quiere".

Vengo a hablarte de negocios.

-A mal sitio has ido a dar.

Con mantener la tienda tengo bastante.

-Paloma, sé que tienes contactos...

...para conseguir carne y otros manjares.

-¿Yo? Te han informado mal.

Lo que puedo conseguir se ve:

aceite, pan, harina y alguna conserva.

-Si los Robles comen pavo, yo no seré menos.

No te pido que me lo regales. Puedo pagarlo.

Y en Madrid, también hay mucha gente que puede hacerlo.

-No te entiendo.

-Bueno, vamos al grano.

Te propongo que nos asociemos para conseguir comida...

...a los que pagan bien.

-Yo, con mi tienda, tengo bastante.

-Y yo te propongo que amplíes el negocio.

Yo, entre las familias pudientes, busco a los compradores...

...y tú a los proveedores. -Qué lío.

Si yo no conozco a nadie.

-¿Pero de qué tienes miedo?

El mercado negro es un negocio seguro.

Y en estos días...

A los dos nos vendrían bien un sobresueldo.

-Ya. Rafael, que te puedes marchar.

Ya lo tenemos todo hablado.

-Luego no te extrañes, si me buscas,...

...que te mande con viento fresco. -¡Ja!

Yo trato con quien quiero y suele ser gente educada.

-Eh, ¿has vuelto a saber algo de Antonio, el hijo de Pepe?

-¿Antonio?

Le perdimos la pista. No sé nada de él.

-P'a mí que ese ya está muerto.

-No seas agorero, Rafael. Eres único para deprimir.

¿Has visto la que están armando?

-Ponme una jarra de rubia, fresquita.

Y aperitivo, que cada día estás más rata.

-No hay existencias. Como no lo pinte.

-Estará contento. No he conseguido nada.

-Pero habrás averiguado dónde está. -En la prisión de Ventas.

Venancio ha llamado delante de mí,...

...pero no sé qué pasará que no la dejan salir.

Tendré que usar otras vías.

-¿Se sabe algo de Andrea? -Está bien.

-¿Ya la han soltado? -Muy pronto.

Falta un trámite que llevará dos días.

Luego, la tendrás en casa.

-Gracias, Dios mío, Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío.

Y gracias a ti, hijo.

-Tranquila, madre. A Andrea no le pasará nada.

-¿Qué es eso de la calle, un atentado?

-No, es la quema de los libros del ateneo popular.

Es como en "El Quijote", sólo que aquí queman...

...libros de poetas libertarios.

-Me parece una barbaridad quemar libros.

-Una exageración. Bastaba con guardarlos.

-No se equivoque.

El fuego renueva.

España necesita un nuevo nacer, la nueva España.

-Aunque quemen los libros, la poesía no muere.

Tiene las 7 vidas del gato.

¡Liberto!

Liberto, ¿dónde está Liberto? ¿Dónde está Liberto?

¿Dónde os lo habéis llevado? ¿Dónde está mi hijo?

Dime dónde está. ¡Por favor, no! -Entra, por favor.

¿Dónde está mi hijo? ¡No me dejes sin mi hijo!

¿Dónde está? -Se los han llevado a los dos.

¡No se los han llevado, no se los han llevado!

¡Devuélvanme a mi hijo, por favor!

-Se lo llevaron. ¡No, por favor, no!

¡No, no, por favor! ¡Mi hijo no, por favor! ¡No!

¡Noooo! ¡Liberto! ¡Por favor, no!

¡No, por favor, no! ¡Noooo!

¡Devuélvanmelo, por favor!

¡Por favor, por favor, no me separen de mi hijo!

¡Por favor!

¡Por favor!

¡Por favor!

-Andrea se enfrentó con su familia...

...y se metió sola en la boca del lobo.

Y ahora, me pedís que bendiga el que fue el peor error de su vida.

-Lo importante es sacar a Andrea de la cárcel.

-Pero no a este precio, nunca.

Por encima de mi cadáver.

No tienen ningún derecho a hacerme esto. ¡Soy su madre!

¿Dónde está mi hijo?

No quiero que se lleven a ningún orfelinato, por favor.

-¿Qué sabes de Pepe?

-He ido a la cárcel, pero no me dejaron ir a verle.

-No te desanimes, mujer. Mira nosotros.

Antes, estábamos hundidos...

...y ahora podemos ir a ver a Andrea y al niño.

Con suerte, los sacaremos de allí.

-Avemaría purísima, no he visto un descaro mayor.

-¡Una mujer de la vida!

Nunca había visto ninguna. -Mujeres de la vida somos todas.

-Ya me entiendes lo que quiero decir.

Que es una golfa.

¡Madre!

Mira aquí. Hola.

  • T1 - Capítulo 10

Amar en tiempos revueltos - T1 - Capítulo 10

11 oct 2005

Elpidia entra en el salón de los Robles anunciando que se han llevado a Andrea y al niño. Don Fabián, que no da crédito a la información que acaba de recibir, riñe  duramente a su mujer por haberle ocultado, durante estos años, que Andrea tenía un hijo, su nieto, que no piensa aceptar en la familia. Frente a la actitud inflexible de su padre, Rodrigo decide actuar y utilizar sus contactos para liberar a su hermana. 

En el colmado, Paloma rechaza la propuesta de Rafael para hacer negocios en el mercado negro. En la plaza, los libros de poetas libertarios son pasto de las llamas. Mientras tanto, Andrea presta declaración en el despacho de la cárcel de mujeres.

Histórico de emisiones:

11/10/2005

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T1 - Capítulo 10" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T1 - Capítulo 10"
Programas completos (1711)

Los últimos 4.653 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios