www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3570854
No recomendado para menores de 7 años Amar en tiempos revueltos - T3 - Capítulo 84 - Ver ahora
Transcripción completa

No ha descubierto nada que le haga sospechar de nuestros planes.

Ni un arma, ni un documento, ni una nota, nada.

Así que puedes estar tranquilo.

-Quizá don Senén tenga razón...

...y te entregues a los demás, porque tienes un vacío interior...

...por todo lo que sufriste.

¿Y qué si es así?

¿Y qué si ayudaste en la escuela parroquial,...

...a Ignacio y con las niñas de Manolita?

-¿A qué viene a hablar esto de repente?

-A que no puedo verte anclado en el pasado.

Verónica era una mujer extraordinaria,...

...te dio un hijo maravilloso, pero enfermó y murió.

No fue culpa tuya ni de nadie.

-¿Alicia? Por supuesto, mon Dieu, ¿cómo pude ser tan desconsiderado?

¿Puede localizarla?

Por supuesto, será para mí un placer acordar una cita con ella.

-Ha sido un placer colaborar en tu próxima felicidad.

-Y en la mía.

-Porque, entre otras muchas cosas, uno aprende...

...a que las mujeres hay que quererlas,...

...en lugar de tratar de entenderlas.

(LEE) -Tu mujer te engaña con un hombre mucho más joven...

...que tú...

...y que ella.

Despertar con la luz de la mañana...

...y renovar otro día más la fuerza para amar...

...en tiempos revueltos.

No es sencillo...

...avanzar olvidando lo vivido...

...cuando tanto se ha dado por perdido...

...y el camino es volver a comenzar.

Le canto al viento por todo el que venció...

...su desaliento.

Le canto al mar por todo aquel que tuvo...

...que olvidar...

...para empezar...

(RADIO) El Consejo Superior de Investigaciones Científicas...

...anunció esta tarde, a través de su portavoz, el hallazgo...

...de un nuevo tratamiento farmacológico con actividades...

...antibióticas frente al bacilo de la tuberculosis.

El estudio experimental supone un gran avance...

...en la lucha contra la enfermedad.

Ya saben que sólo se lucha...

...contra la infección con sanatorios construidos...

...a gran altura, para aumentar el flujo...

...sanguíneo pulmonar, por taquicardia inducida por altura.

El hallazgo del nuevo tratamiento farmacológico, a base...

...de estreptomicina y el ácido paraminosalicílico...

...significa el paso definitivo en la batalla...

...que la humanidad libra contra la enfermedad.

-Cuánto sabio hemos tenido siempre en España, ¿verdad?

Ramón y Cajal,...

...el mismo doctor Marañón...

Qué hombre, cómo sabe de todo:

de historia, de ciencia...

Madre mía.

Bueno, y la gallardía que tuvo al pasarse al bando nacional...

...y reconocer que se había equivocado apoyando...

...a la República. Qué hombre.

Y qué valor.

Hipólito, ¿me estás escuchando?

-Claro.

Claro que te oigo.

El doctor Marañón, un gran científico...

...y un gran historiador.

(RADIO) ...lluvias torrenciales en Murcia y Andalucía.

-¿Oyes? Lluvias torrenciales en Murcia y en Andalucía.

Suerte que no llega la tormenta hasta aquí.

(RADIO) Con el parte meteorológico terminamos la emisión.

Les deseamos un feliz descanso y les emplazamos a sintonizar...

...Radio Universal de Madrid.

-Apaga la radio, cariño. (RADIO) Desde las ocho...

...de la mañana, hasta la medianoche.

Señoras y señores radioyentes... (APAGA LA RADIO)

-Alicia, hija, ¿no te acuestas?

No, me quedaré un rato más;...

...tengo que terminar esto para la facultad.

-Hipólito.

-Acuéstate, yo voy enseguida.

Antes,...

...quiero hablar con Alicia.

Himno español en la radio.

-Alguno de los Juanitos que me apague la radio;...

...todas las noches igual, con el "Diario hablado"...

...y con el himno de España, con esa musiquita.

-A mí, el himno, aunque me recuerda el servicio militar,...

...me gusta. -Es una marcha de granaderos,...

...de dos o tres siglos; me lo dijo un teniente en la mili.

-Anda, por eso ayuda a seguir el paso.

-Ya, pues a mí me parece bastante aburrío.

A mí el que me gusta es "La Marsellesa".

Joder, es que esa letra que tiene.

Cuando empieza:

(MAL Y DESAFINADO EN FRANCÉS)

Y cuando llega lo de... (TARAREA)

(RÍEN) -Si no sabes la letra, ¿qué cantas?

-La sé a mi manera; no soy gabacho,...

...no me la debo saber perfecta. En todo caso, me encanta.

-¿No te gusta el himno de España? -Me parece triste.

Más que triste, que da miedo; es tremendo lo que cuenta.

Lo oye alguien de fuera y dice: "Buscan jaleo los españoles".

No, el himno de España debe ser algo que lo escuches...

...y aunque no seas de aquí, digas: "Coño, es bonito.

No sé qué dice, pero bonito".

¿Sabéis una cosa?

Estoy convencido, hace años que tengo esta teoría,...

...que el himno debía ser "Suspiros de España".

-¿"Suspiros de España"?

-Hay dos tipos de personas, ¿oísteis...

...a Estrellita Castro cantar "Suspiros de España"?

-Hizo una película que se titulaba igual:

"Suspiros de España". -Ahí la has dao.

-Ah, sí. -Una gran película.

-Y además, es una canción que emociona.

-No es que emocione, es que va más allá,...

...es que mueve cosas por dentro.

Sientes cositas. Vamos, yo es que, cuando empieza...

...a hablar del rayito de sol, la estrella...

-Oye, Marce, Marce.

Pues si tanto te gusta, cántanosla, hombre.

¿A que sí, Juanito? Que nos la cante.

(RÍEN) -Que no, que no puedo.

Que no. Siempre canté bien; aparte de tabernero, canté bien.

-Como la parienta. -La Manolita es superior.

Pensad que entra y me pilla cantando, emocionado,...

...con los ojos enrojecíos, piensa lo que no es y malo.

-Si tanto te gusta la canción, escribe una carta a Franco...

...y se la propones como himno nacional.

-Lo que le faltaba a mi padre, que se entere...

...de que le escribo una carta a Franco. Vamos.

-No, la verdad es que no has hecho nada malo...

...todavía.

¿Todavía?

¿A qué se refiere con eso, tío?

-Alicia, si sigues por el camino que últimamente emprendes...

...en la universidad,...

...vas a tener graves problemas.

Me consta que mantienes una actitud desafiante y rebelde.

¿Yo?

¿Quién le ha dicho eso?

-Eso no tiene ninguna importancia; lo realmente importante...

...es que te estás señalando como una persona díscola y rebelde.

Esto es el colmo; tengo que aguantar que me recrimine cosas...

...que no entiendo, que dice gente que desconozco.

No sabía que el estado policial en España llegase a ese extremo.

-Alicia, tranquilízate, en España no vivimos en ningún estado...

...policial; lo que ocurre es que soy una persona...

...de cierta relevancia social y tengo mis fuentes de información.

Lo que ocurre es que me preocupo por ti; sé que eres una joven...

...despierta e idealista...

...y no quisiera que, por falta de directrices claras,...

...cometieras un grave error...

...y tu vida tomara un rumbo equivocado.

Ya tuvimos...

...un grave problema con una persona de nuestra familia.

Está hablando de mi madre, ¿verdad?

-Sí.

Por desgracia, me estoy refiriendo a ella.

Pues quiero que sepa que yo estoy muy orgullosa de ella:

Mamá era una persona admirable...

...y no creo que, seguir sus pasos, sea algo de lo que avergonzarme.

-Alicia,...

...por favor, no mezcles las cosas.

Conocía muy bien a tu madre...

...y la tenía en gran estima, pero...

...se dejó convencer...

...por ideas equivocadas y cometió un error.

Ah, claro.

Ella creía en la República y resulta que eso era...

...estar equivocado. -Esas ideas le costaron la vida.

No...

Esas ideas no le costaron la vida.

A mí madre la mató una bomba de los sublevados.

-Bueno, ¿cuándo vamos a celebrar nuestro primer sueldo?

-Sí que te dura a ti el dinero en el bolsillo.

-¿Has visto lo que nos han dado?

Y eso que nos han descontado ya el préstamo de don Adriano.

No te cuento cuando nos den el sueldo íntegro.

-La verdad es que no había visto yo un sobre así en la vida.

-Ay... ¿Sabes lo que te digo?

Que se acabaron las miserias. Nos vamos a celebrarlo ahora.

-¿A estas horas? -A estas horas.

Ahora es donde mejor se está donde yo quiero ir.

Que, por cierto, llevo queriendo ir hace 4 ó 5 meses,...

...pero como siempre estamos con la cuarta pregunta...

-¿Qué sitio es?

-Una casa de tolerancia, Juan.

(RÍE) -Buenísima.

Me han dicho que está en la avenida del Generalísimo,...

...al lado de plaza de Castilla y que hay unas mujeres...

...con una hechuras, con unas pechugas...

...con, con... Bueno, me la han pintado...

...que... que tengo unas ganas locas de ir p'allá.

¿Sabes qué te digo? Que tenemos dinero, ganas y nos vamos.

-Pero es que a mí no... No me apetece mucho, la verdad.

-¿Cómo que no te apetece, Juan?

-Que a mí no me van esos sitios, Juanito.

Que entiendo que a ti te vayan, ¿eh? Pero a mí no.

-¿De verdad? ¿De verdad que no te gustan?

-Pues no, pero vete tú, vete tú.

Corre, que a mí me parece bien que vayas.

-Claro que me voy, pero me voy echando leches.

Que últimamente estoy así y no... -Pues no esperes más y lárgate.

-¿Seguro que no quieres venir? -Que te largues ya.

-¿Seguro completamente? -Que te largues.

-Claro que me largo, ya mismo.

Ya te contaré.

-No me gusta que te refieras al ejército de la cruzada...

...en esos términos.

Pero no te voy a reprender por ello.

Si tu madre no se hubiera quedado aquí en Madrid y se hubiera...

...venido a la zona nacional ahora estaría bien.

No. Mi madre estaría viva si un grupo de energúmenos...

...no se hubieran levantado contra la República.

No hubieran desencadenado una guerra ni hubieran...

...bombardeado a la población. -¿Qué insensateces dices?

Fue la República la que propició la sublevación.

El alzamiento se hizo ineludible por el caos, la anarquía...

...y la pérdida de valores que estaba sufriendo España.

Alicia, eres demasiado joven para comprenderlo.

Pero, a veces, el uso de la fuerza es necesario...

...para que se imponga la razón. ¿La razón?

¿Qué razón, tío?

Sus falangistas lo que hicieron fue interpretar la realidad...

...a su manera hasta convencerse de la idea de que...

...debían intervenir para evitar que España se desmoronara...

...y cayeran en manos de los comunistas.

-Alicia, estás desvariando.

Les dio igual el deseo de millones de personas que...

...querían vivir en paz y en democracia.

Estaban enfurecidos, enajenados por sus ideas de la realidad...

...y se sintieron con el derecho...

¡Qué vergüenza! Con el derecho de saltarse...

...a la torera un gobierno elegido democráticamente...

...por los españoles para imponer su voluntad...

...a través de la fuerza y la violencia.

Para usted son grandes patriotas, pero espero que comprenda...

...algún día, igual que hicieron mi madre y mi padre,...

...que el fascismo convierte a las personas en bestias...

...sin conciencia.

-Mira, Alicia, voy a hacer como si no lo hubiera oído.

Ya te lo he dicho alguna vez y te lo vuelvo a repetir:

No quiero que las mujeres hablen de política.

Y ahora vete a la cama.

¡Alicia!

¿Sí? -Como en la universidad...

...vuelvas a soltar un discurso...

...como el que me acabas de decir ahora...

...te juro que yo mismo te encierro en un convento.

Te puedes ir.

-Bueno, pues con esto y un bizcocho...

Hombre, Juanito, pensé que te habías ido con el otro.

-A mí no me apetecía mucho.

-Creí que teníais ganas de fiesta. -Él sí.

-No me digas que habéis vuelto a discutir.

-No, no, tranquilo, creo que en mucho tiempo...

...no vamos a volver a discutir.

Afortunadamente, creo que hemos solucionado los problemas.

-Pues yo que me alegro. ¿Estáis contentos, no?

-Pues sí, nos pagan bien, al chico, mírale,...

...ahí con su coche, su traje nuevo, sus actrices...

Yo haciendo un trabajo que me gusta, o sea que...

Todos contentos. -Cómo me alegro.

Oye, que tengo que ir echando el cierre.

Me espera la familia. -Tú sí que tienes suerte, ¿eh?

-¿Yo?

-Hombre, porque ahora llegas a casa y te está esperando Manolita.

-Sí, Manolita y tres hijas como tres soles.

-Eso es lo más grande, Marce.

-Oye, pero tú vives con unos familiares, ¿no?

-Sí, pero apenas tratamos.

A ellos les da igual si entro, si salgo, si voy, si no voy...

¿A que a ti eso no te pasa?

¿A que tú te preocupas por Manolita y ella por ti?

-Joder que si se preocupa, a veces demasiado.

No me importaría que me diese un poco de libertad.

Aunque, por otro lado, Juanito, yo sin Manolita...

...no iba a ningún lado.

-Pues esa... Esa es la vida que yo quiero, Marce...

...y no estar en un cuartucho sin ventana, con una cama triste...

...y leyendo novelas del Oeste porque no concilio el sueño.

-¿Novelas del Oeste? Pues menudo coñazo, ¿no?

Lo que tenías que hacer es dejarte de solterías y casarte.

Ya has corrido lo que tenías que correr.

-¿Con quién si soy muy feo? -Con la Sole.

¿Con quién te vas a casar?

-¿Con Sole yo? ¿Por qué me dices eso, Marce?

-Uno es tabernero, pero no gilipollas.

A ver si te crees que no veo las cosas, compañero.

Vamos, que lo comenta todo el barrio que sois novietes.

Hala, venga, rapidito que nos vamos.

-Buenas noches.

-¿No vas a decirme de qué habéis hablado?

-Sólo ha sido una conversación, Regina.

-A mí no me lo ha parecido, a ver.

¿Qué ha hecho ahora?

-Qué manía, parece como si siempre tuviera que hacer algo.

-¿Entonces a qué venía tanta urgencia?

Te podías haber esperado a mañana para hablar con ella.

-Bueno, sólo quería preguntarle por sus estudios.

Estaba preparando un trabajo y quería saber cómo le iba...

...en la facultad.

Sólo ha sido un intercambio de impresiones.

Vive con nosotros, la estamos educando...

...y es mi obligación preocuparme por lo que hace.

-¿Y teníais que discutir? -Ah... Nadie ha discutido, Regina.

-Pues yo he oído voces.

-Bueno, serían los vecinos.

Sólo ha sido una conversación, duérmete.

Mañana tengo trabajo y no me apetece seguir hablando...

...de este tema.

Buenas noches, querida. -Buenas noches.

-Tiene usted un mal día, eso es lo que le pasa.

Pero, por favor, no me diga usted que prefiere escribir...

...esquelas mortuorias...

...a contarle al mundo la historia del emperador Maximiliano.

-No me dejan vivir, me amargan la vida.

No soporto los permanentes cambios de todo.

Soy un artista, joder, que me dejen en paz.

-En eso tiene usted razón.

Pero estaba usted trabajando en su casa, ¿no es así?

¿No le iba mejor?

-Sí...

Sí, claro que sí. ¿Sabe lo que pasa?

Tengo una cita para despachar con el asesor militar de la película.

Me tiene que dar unas indicaciones...

...sobre el maldito guión de Maximiliano.

Todo el mundo me tiene que corregir. Estoy harto.

Todo el mundo me cambio, me manda...

Estoy hasta los huevos.

-Andrés.

Ya sé lo que tiene usted que hacer.

Coger al toro por los cuernos.

Ármese de valor. Deje de esconderse aquí en el bar.

Usted tiene talento de sobra para enfrentarse...

...a ese militar y a cuantos militares haga falta.

Y si hay que pasar un mal trago, se pasa.

Pero cuanto antes mejor.

Mire, esto es como tirarse al río cuando el agua está muy fría.

Hay que tirarse sin pensar. Ya está.

Yo de crío es lo que hacía.

Mientras los demás estaban en la orilla pensándoselo,...

...yo estaba en la contraria secándome al sol.

-¿Sabe que tiene usted razón?

Ahora mismo voy a ir al militar ese y que me diga...

...lo que me tenga que decir.

Se acabó. -Bien dicho.

-¡Ay! Tenga usted un poco de cuidado.

¿Pero ha visto? Casi me tira la taza.

-Es un artista, Manolita. Hay que entenderle.

-¿Entenderle? Pero si no hay quien le entienda a este hombre.

Si tan pronto está contento como unas castañuelas,...

...como hecho un infeliz aquí postrado en la barra.

Y eso cuando no se pone a dar voces.

-Es una persona entrañable.

Hay que quererle, Manolita. Está solo.

-Demasiada paciencia le tiene usted.

-Eso es lo que le pasa, Manolita, que está solo.

Teléfono.

-Sí. Dígame. Hola, Julieta. Sí, soy yo.

¿Qué? No te preocupes.

No te preocupes que yo ahora mismo voy para allí.

Sí. Tú quédate quieta. Siéntate y quédate quietecita.

Sí, ahora mismo. Ahora mismo. No te muevas.

¡Marce! ¡Marce, sube! ¡Sube, que me tengo que...

...ir a la joyería! ¡A Julieta le ha dao un mareo!

-Muchísimas gracias por venir, Manolita.

Has sido muy amable.

Me daba apuro llamarte, pero como mi marido está fuera,...

...no sabía a quién recurrir. -Has hecho bien.

Para eso estamos las vecinas. ¿Estás mejor?

-Sí, un poquito más tranquila.

Pero antes cuando me he levantado y la cabeza me daba vueltas...

...y me flojeaban las piernas, me he asustado.

-No me extraña. Y aquí sola. Siéntate.

-Yo creo que es porque llevo algunas noches sin dormir.

No sé por qué, pero me pasa.

-Y también puede ser debilidad. Mi madre siempre decía...

...que cuando las piernas flojean, es porque el estómago está vacío.

¿A que has comido mal? -No he comido muy bien.

-Lo que yo te decía. Debilidad.

Así que ahora mismo te vas a tomar este caldito...

...de cocido que te he preparao.

-Muchas gracias, pero no me apetece.

-¿Pero cómo que no te apetece?

A ver si te crees que te voy a dejar así como así.

Has estao a punto de desmayarte y eso ha sido por debilidad.

Así que ahora te me estás tomando este caldito.

Venga, que no cuesta nada. -Trae.

-Poco a poco. Ya verás. Si te lo tomas sin darte cuenta.

Venga. Un poquito más.

-Sancho, Sancho, Sanchito.

Qué alegría verte. -¿Está tu mujer?

-No, mi mujer no está. Si me quieres arruinar la vida,...

...tendrás que esperar. -Perdona por el otro día.

Qué faena te hice.

-Bueno, no pasa nada. Tú tampoco podías imaginar...

...que mi mujer no sabía que me había ido al Metropolitano.

-Hay cosas que entre hombres no se deben hacer.

Estando la mujer de alguno delante no se pueden dar...

...por supuestas ciertas cosas. Hice mal.

Hice muy mal. Tenía que haberlo imaginado.

Es lo más normal. Lo hacemos todos.

Decirle a la mujer que vas a un sitio y vas a otro.

-No suelo hacer esas cosas. De vez en cuando.

En fin. ¿Un chatito de vino y olvidamos?

-Venga va. -Por los viejos tiempos.

-Venía a comentarte una cosa.

Como el otro día vi que te gustaba mucho el fútbol,...

...a lo mejor te puede interesar.

Verás, yo soy árbitro de fútbol. Bueno, quiero decir,...

...árbitro de partidos de regional y aficionados.

Pero soy árbitro. El otro día no te lo dije.

Como estaban las cosas revueltas...

...prefería... -Sí, qué prudente.

Árbitro de fútbol. Pues me dejas muy sorprendido.

Y digo yo, que se te tienen que calentar los oídos...

...con las veces que se acuerdan de tu familia el público.

-Hay de todo. Pero también está eso muy bien...

...de que todo el mundo te obedezca cuando soplas el silbato.

En el campo eres como un general.

¡Tú, a la calle! ¡Eso no es gol!

¡Aquel jugador está en órsay!

Y todo el mundo a obedecer.

Por eso te insultan, porque les da rabia.

Por mí que digan lo que quieran porque el que manda soy yo.

Ahí nadie se mueve sin mi permiso.

-Joder, visto así, tiene que ser la leche.

-Lo que yo te diga. Bueno, el caso es que me quedé sin un linier...

...y necesito un sustituto para dentro de dos días.

Y he pensado en ti.

-¿En mí? ¿En Marcelino?

-¿Qué te parece?

Bueno, quiero decir...

...si tu mujer no pone pegas.

-¿Quién, Manolita? Bueno, ¿qué me va a decir?

Dirá lo que quiera, que aquí soy yo el que manda.

Lo del otro día fue porque quedé pa pintar una habitación...

...de las niñas y fue una confusión.

-Mejor entonces, ningún problema.

-¿A que ya estás mucho mejor?

-Sí, tienes razón,...

...el caldo me ha sentado bien.

-Lo que yo no sé, Julieta, es si deberíamos llamar a tu marido.

-No, no, de ninguna manera.

Si aviso a mi marido y le digo que me dio un mareo,...

...lo mismo se asusta y suspende el viaje.

Y no, no quiero preocuparle.

-Bueno, tú sabrás, mujer.

-Manolita, si no te importa,...

...quería pedirte otro favor.

-Claro,...

...somos amigas, no te apures.

Además, que hoy estás tu enferma, pero mañana me puede pasar a mí.

¿En qué te puedo ayudar?

-Pues...

...verás...

El caso es que, precisamente hoy, tenía que entregar un encargo...

...muy importante.

-¿Y quieres que lo haga yo?

-¿Tú conoces al novio de la hija de los Roldán?

-Sí, Alejandro, viene mucho por el bar.

-Si me haces el favor de darle este paquete...

...y de estar pendiente, por si le ves pasar hacia la joyería,...

...para dárselo. -Ningún problema;...

...le entrego el paquete.

Pero antes, te dejaré hecho un arrocito con leche.

-¿Arroz con leche, ahora?

-Sí, es lo mejor para soltar el estómago, después del caldo.

Me lo enseñó mi suegra y mano de santo.

-¿Y no sería mejor que fueras al bar...

...para poder darle el paquete?

-Lo más importante es la salud;...

...así que, primero, el arroz con leche y luego le daremos...

...el paquete a quien se lo tengamos que dar.

Hala, me voy a la cocina.

-El desayuno típico de la casa, ¿eh?

Que no te falte de na, Sanchito, coño.

Ahí está.

Tú come.

Oye, una...

...una cosita.

Que yo de fútbol sé un rato, ¿eh?, las cosas como son.

Pero claro, de ahí, a ser linier...

Joder.

-Es muy fácil.

Sólo tienes que decirme cuándo ves un jugador en órsay...

...y si es un penalti o un falta dentro del área, decírmelo.

-Vamos a ver si me aclaro. O sea, que si veo que un jugador,...

...que mete el gol con la mano,...

Entonces te aviso y tú, porque Marce lo ha dicho, lo anulas.

-Claro, para eso está el linier con su banderita.

-Qué maravilla. ¿Banderita? -Claro.

-Coño, la banderita. -El linier es muy importante.

-Sí.

-Y no sólo eso.

A estos partidos suelen venir ojeadores de primera división.

Del Atleti, del Madrid... Y nos dan entradas para ir...

...a los partidos de Chamartín y al Metropolitano gratis.

-¿Qué me estás contando? Sanchito, coño, qué alegría me das.

Oye, una cosita, es que para mí esto es bastante importante.

O sea, yo estoy ahí con mi banderita y mi uniforme.

Porque lo que me importa es señalar faltas como Dios manda.

O sea, con uniforme, ¿no? -Naturalmente.

Los dos linieres y yo vamos de uniforme.

Aunque yo sólo te puedo dejar la banderita.

El uniforme tienes que conseguírtelo tú.

Es que el anterior linier se llevó el otro.

-Bueno, pues no pasa na. Lo querría de recuerdo, normal.

-Entonces ¿qué?

¿Cuento contigo?

-Vamos a probar, que debe ser la leche dar órdenes...

...y que te hagan caso. Yo nunca he sabido de eso.

Sí, vamos a ello. -Recuerda todo lo que te he dicho.

Dentro de dos días tenemos partido. -Partido.

-Consigue el uniforme: camiseta, pantalón y medias de color negro.

-Negro.

-Y ya verás qué gusto dar correr por la banda...

...con tu banderín señalando aquí y allá.

-Ya lo estoy viendo.

Coge, coño. Que no pases hambre.

-Me voy. -Hala.

¡Eh, Sancho!

Ven un momento, por favor.

-Penalti y expulsión.

Ahí, del calvito, que lo estoy viendo.

Y lleva to el partido agarrando al otro.

-Tú, a la calle. -¡A la calle!

Hala, con Dios. No... Es que, claro,...

...es que llevas agarrando to el partido y no puede ser.

¿Has visto, Zacarías? Ay, la leche. Penalti y ex...

Hola, Luisa. -Hola, Marce.

Que me voy al taller de Marina.

Cuando venga Sole del médico, se lo dices.

-Muy bien. Que...

Que te acompaño, te llevo yo esto, mujer.

-No, si no es molestia.

-Si no es que sea molestia, es que la familia está pa ayudarse,...

...está pa apoyarse y está pa lo que haga falta.

Yo te lo llevo. Vámonos.

Cuidao con los agarrones.

¿Eh? En el área no... No...

Esto, vamos, es que... Es que ya me estoy viendo.

Expulsao.

-¿Me está diciendo que el emperador Maximiliano llevaba...

...un sombrero de ala ancha?

-Sí, blanco, de ala ancha. Algo muy sencillo.

-Sí, hombre. El emperador Maximiliano.

-Estoy diciendo que llevaba un sombrero de ala ancha.

Y le digo más,...

...solía dormir envuelto en una especie de poncho mexicano.

-Pero ¿qué clase de asesor militar es usted?

-Soy un militar competente con oficio y con prestigio.

En cambio, usted es solamente un escritor de medio pelo...

...incapaz de documentarse debidamente para escribir...

...sobre cuestiones de las que no tiene la menor idea.

Le estoy diciendo que el emperador Maximiliano...

...llevaba un sombrero de ala ancha. Soy un experto.

-Yo me he documentado. -¡Por favor!

Usted nunca ha abierto un libro militar.

Sus guiones están llenos de errores técnicos.

-¿Cuáles? Dígame uno.

-Na, Juanito, que al final sí me fui a esa casa de tolerancia.

Y que sí, efectivamente,...

...había un montón de mujeres allí medio desnudas.

(LOS JUANITOS RÍEN)

-¿Has dicho que viste a mujeres casi desnudas? ¿Dónde?

-Vaya antena que tienes. -A ver.

-Cuéntaselo que es de confianza, hombre.

-Nada, Marce, que anoche, cuando me fui y os dejé aquí,...

...me fui a una casa de tolerancia.

Me habían hablao de ese sitio y tenía ganas de conocerlo.

-Joder. Una casa de tolerancia. Eres un fenómeno.

Los dos sois apañaos.

-No te pienses que yo estoy to el día...

-No. -No.

Estábamos de celebración, habíamos cobrado.

Le dije a este si venía, me dijo que no y dije:

"Pues me voy solo que quiero ver ese sitio".

Pero empecé con mal pie. Nada más llegar allí,...

...me equivoqué de puerta. Llegué y llamé.

Me abrió una mujer mu fea y me dice: "¿Qué?".

Y le digo yo: "Aquí estoy". Y me dice: "¿Y qué?".

Y le digo yo: "Coño", pensé, "qué mujer más desagradable.

Pues na, que me han hablao mu bien de este sitio...

...y aquí vengo yo".

Y veo que empieza a tornarse roja y dice:

"¡Estoy harta de que equivoquéis este sitio con lo que no es!

¡Valeriano!".

Al gritar Valeriano,...

...aparece un miura que no entraba por el pasillo con los hombros...

Bueno, si me ves correr, como las gacelas. ¡Uf!

-A quién se le ocurre llamar al sitio que no es.

Sólo a ti. -Ya, me equivoqué, Juan.

Menos mal que a mitad de la carrera me paró un vecino y me dijo:

"Quieto, ya sé dónde vas. Vas un piso más arriba, al 3".

Y dije: "Ah", y me fui para allá.

-Si es que este ha caído de pie. -No le distraigas. ¿Y qué?

-Na, pues que... pues sí. Antes de nada, dije:

"Esta vez quiero asegurarme de que sí es".

Entonces pegué bien el oído a la puerta.

Y cuando escuché risas de chicas dije: "Aquí es".

-Aquí va a ser. -Y llamé.

-¿Y qué? -Na.

-Hay que estar borracho para escribir esa sarta de sandeces.

¿A quién se le ocurre plantear una batalla...

...en la que nadie se ocupe de los suministros?

¿Es que los soldados mexicanos vivían del aire?

¿Y dónde está la Artillería en la batalla principal?

-Lo importante para el cine era la carga de Caballería.

-Esta es la historia del emperador Maximiliano de México...

...y no una batalla de indios.

-Basta. Se acabó.

No tengo por qué seguir aguantando sus insultos.

-Debería ser más humilde y escuchar mis enseñanzas.

-Usted a mí no tiene nada que enseñarme.

Perdón. Me he entretenido hablando con el decorador.

Andrés, llevas muchas horas trabajando.

Vete a dar una vuelta y estira las piernas.

-Es un inútil.

Sus problemas no se van a arreglar por mucho que estire las piernas.

-Y, bueno, yo me esperaba un sitio así con clase con categoría...

...y me recordaba bastante a la pensión donde vivo.

Na, había allí un salón con cuatro o cinco chicas...

...y cuatro o cinco puertas que daban a habitaciones.

-Juanito, ¿qué coño?

¿Estaban con un pecho fuera? Vamos, medio desnudas.

-Bueno, había de todo.

Había dos que tenían menos carne que el tobillo de un jilguero.

Luego había otras que sí eran más anchotas, así más...

Pero no me convencía ninguna.

Luego había una que estaba medio dormida que daba tumbos.

Y, bueno, pues ahí me quedé.

-Pero ¿que qué hiciste, jodío?

-Na. Así de primera me quedé un poco parao.

Llegas y te encuentras ese panorama y no te gusta ninguna, ¿qué haces?

Yo dudaba, veía la salida y decía: "¿Qué hago? ¿Me voy?".

Llegó la madame y me dijo:

"Siéntate, que quedan por venir dos y seguro que una te gustará".

Resulta que una estaba comiendo y la otra estaba con otro cliente.

Y na. Me esperé allí y cuando salió la que estaba cenando,

...se conoce que cenó algo con salsa...

...porque tenía la boca pringá... Está no me gusta.

Me esperé a que llegara la otra y cuando salió, pues sí,...

...estaba bien. Metida en carnes, con buenas pechugas.

Lo que pasa es que al principio, eso, lo que suele pasar.

Que a uno le da reparo, dices: "Acabas de estar con otro...".

Raro, pero ya sabes cómo son estas cosas, ¿no, Juan?

Juan.

¡Coño! ¿Me quieres escuchar cuando te hablo?

-Yo te escucho. -Yo sí te escucho. Sigue, por Dios.

-Qué me vas a estar escuchando. Y ya no lo cuento y me voy a mear.

-Hombre, no te pongas así. -¿Y qué pasa conmigo?

-¡Juanito! -Juanito.

Y tú deja de estar ahí apampanao, coño.

Que se ha ido al médico con el hijo, que no va a venir.

-¿Quién?

-Don Senén que ha sido padre, ¿no te jode?

-Alicia, por favor, esfuérzate en ser más puntual.

Es la segunda vez que llegas tarde, llamas a la puerta...

...y entras con la clase empezada.

A tus compañeros, que se distraen con...

...el vuelo de una mosca, se les va el santo al cielo.

Yo lo noto y me distraigo.

Sin hablar del pésimo ejemplo que das a los demás.

Lo siento. No volverá a ocurrir.

-De eso puedes estar segura.

La próxima vez no te dejaré entrar en clase.

Se distraerán, pero al menos sabrán que hay unas normas.

Lo siento, de verdad.

-En realidad estoy preocupado por ti porque creo que,...

...por culpa del trabajo de la productora no prestas...

...atención a los estudios.

Soy consciente de que tengo que esforzarme para llevarlo todo.

-Ya, y en caso de duda lo sacrificado son los estudios.

Y más ahora que debes estar liada con el tema del rodaje.

Un poco, sí. -Y, claro,...

...seguro que el trabajo que tienes que hacer...

...sobre la sentencia de Justiniano estará en el cajón.

Para pensar en vigas que sujetan casas estás tú.

Pues lamento decepcionarle, pero el trabajo está hecho.

Violà.

-Me han dicho que tengo que montar los cuadros...

...de las telas de los decorados.

-Hasta que no vaya por las maderas... Soy el encargado.

-Ya, ¿cuándo piensas ir a por ellas?

-Pues esta mañana.

-¿Y qué haces? Hasta que no las traigas no puedo hacer na.

-Disfrutando de mi tiempo libre, no he empezado mi jornada.

-Anda, te acompaño. Y déjame conducir un poco, ¿no?

-Al que han contratado como chófer es a mí.

-A mí también me hace ilusión. -No te dejo conducir, coño.

-Vaya... -Gracias.

Hola. -Hola, Sole.

-Hola.

-Buenos ojos te vean. -Sí, lo mismo...

¿Qué tal Serafín? ¿Qué le ha dicho el médico?

-¿Está malito? -No, es que tiene que ir...

...a revisión una vez al mes.

Pues le han dicho que ha engordao y que...

...ha crecido dos centímetros desde la última vez que le vio.

-Mira qué bien, ¿no?

¿Y qué?

¿Cómo se ha portado Serafín? -¿Eh?

-Sí, que cómo se ha portado el niño en el médico.

-Ah, muy bien. -Muy bien.

Pues a mí me contó mi madre una vez cuando era bien chiquito,...

...cuando mi madre estaba viva, que me puse mu malito...

...teniendo así el tiempo que tiene Serafín...

...y cuando el médico fue a auscultarme, cuando puso...

...la oreja en mi pecho, cuando se agachó,...

...claro, al estar desnudo le meé. Le meé en la frente, Juan.

(RÍE) Y le di en la frente con to el meao.

Juan, ¿me has escuchado? Le meé al médico en la frente.

(RÍE)

-Anda, qué simpático estás últimamente, Juan.

Marce, aquí te dejo lo mío y lo de mi socio.

Venga, anda, vámonos. Con Dios, Sole.

-Adiós.

-Qué paliza... Hasta luego, ¿eh?

-Adiós.

-Oh, a ver, Serafín, ¿qué? Saluda al tío Marcelino.

-Dile hola a Marcelino.

-Eh, bueno, si no dices na yo entiendo que lo estás diciendo.

Joe... -Ponme un vaso de agua, anda.

-Un vasito de agua, ahora mismo, ¿eh, Serafín?

A ver si dejas de hacer sufrir tanto.

-¿A quién? -Pues a Juanito el Grande.

¿Quién va a ser, mujer? Lo tienes atontao.

-Vamos, anda...

-Sí, que es verdad. Le has absorbido el cerebro,...

...no da pie con bola. -¿Qué quieres que haga yo?

-Dale cuartelillo, colócale la muleta...

...como se coloca la muleta, está deseando que se...

...la pongas como el maestro a entrar y a matar.

-Tienes unas cosas... -No, cosas vosotros.

Que estáis los dos... ¿Eh? -Anda, ponme el agua.

Analizado, desarrollado y redactado.

Al principio me ha quedado un poco farragoso,...

...pero creo que finalmente se entiende el principio latino...

...servitus in faciendo consistere nequit en el caso...

...de la viga apoyada en la casa ajena consiste...

...en un pequeño matiz de la regla...

...que significa que la columna finalmente se sustenta...

...en la servidumbre. -Ah...

Caramba. Creo que debo disculparme.

Estaba convencido de que no serías capaz de terminarlo.

Pero veo que sí.

La verdad es que me ha sido bastante difícil...

...y he tenido que restarle horas al sueño.

Pero no pienso permitir que el trabajo en la productora...

...interfiera en mis estudios.

Me gusta mucho, pero voy a dejar el trabajo.

Tengo decidido que quiero ser abogada.

Teléfono. -Disculpa.

Eh, ¿sí?

Vaya...

Ya...

Sí, esta mañana se ha despertado un poco pachucho.

Dile que cuando pueda iré.

Claro.

La que sabe de eso eres tú.

Hasta luego.

Perdona.

¿Ocurre algo? -Eh, no, nada grave.

Mi hijo está resfriado y tiene un poco de fiebre.

Menos mal que mi madre está con él, si no fuera por ella...

...no sé qué sería de nosotros.

-Si es que era órsay.

Eso de órsay... también los entiendo.

Los árbitros no... A veces es difícil.

-Alejandro, qué bien que le veo. -Hola.

-Porque, mire, me han dado un paquete para usted.

Aquí tiene. -¿Un paquete?

-Sí, Julieta, la de la joyería. Me ha dicho que se lo diera...

...porque tenía que ir a recogerlo usted hoy.

A mí me ha dicho que se lo dé. -Sí, sí, sí.

-Es que está mala, ¿sabe? -¿Está enferma?

-Sí, no es grave, pero no abrirá hasta por la tarde.

Me ha dicho: "Manolita, si ves a Alejandro le das el paquete".

-Muy bien, gracias. -Nada, nada.

Marcelino, la caja abierta...

Cuántas veces te lo tengo que decir.

¿Esto qué es?

-Eso es... Bueno, es una camisa vieja...

...que encontré y digo: "Pues vamos a hacer...

Yo qué sé, trapos pa la cocina". -¿Trapos pa la cocina negros?

-No, qué feos.

Esto a la basura, ¿la quieres para algo?

-¿Quién? ¿Yo? No, hombre, mujer, eso a la basura.

-A la basura, hala. -A la basura.

-Bueno... -Hala.

(LEE) Ya basta de persecuciones, si tienes algo que decirme...

...ven esta noche a la joyería. La puerta estará abierta.

-Pues aquí tiene y disculpe las molestias.

Tenía algunas cosas que hacer y sólo he abierto por la tarde.

Espero que le guste a su hija y que lo disfrute.

-Muchas gracias. -Le acompaño.

Adiós.

-Julieta, tenías una carta tirada ahí.

-Sí, facturas y más facturas.

Tenía que entregar un encargo muy importante.

-¿Y quieres que lo haga yo?

-¿Tú conoces al novio de la hija de los Roldán?

-Sí, Alejandro, viene mucho por el bar.

-Pues si me pudieras hacer el favor de darle este paquete...

-Hola, buenas noches.

No sé si saben que se han dejado la puerta abierta.

-Eh, sí, cierro ahora mismo. Gracias.

-Buenas noches. -Buenas noches.

Teléfono.

Teléfono.

-¿Sí, dígame?

Ah, hola, Adriano.

Sí, sí, todo bien.

Bueno, normal, como siempre.

Y tú, ¿qué tal?

Sí, claro, es que viajar siempre cansa.

Sí, hace ya rato que he cerrado.

Yo también a ti.

Muy bien,...

...pues adiós y buenas noches.

(MUY ENFADADO) -Es un patán, un estúpido pagado de sí mismo,...

...que ya debe dar las gracias a la situación en la que estamos...

...y a que nuestros objetivos van más allá de esa miserable película.

Porque si no,...

...se iba a enterar ese mequetrefe de con quién...

...se juega los cuartos.

¡Soy un militar español, a mí se me respeta!

Lo sabe, capitán Quintero, por supuesto que lo sabe.

Y le respeta.

Pero es que, a veces, pierde los nervios, es su carácter.

-¡Deje de defenderle!

Ese hombre es un peligro, un rojo confeso,...

...un borracho y un pésimo guionista.

¡Estoy hasta las narices de él!

Piénselo bien, es un republicano comprometido;...

...está metido en la causa hasta el cuello...

...y se relaciona con elementos subversivos, podría llevarnos...

...hasta muchos de sus escondrijos.

-¿A cuál nos ha llevado?

¿De qué nos ha servido hasta ahora?

Mire, capitán, usted sabe mejor que yo que, en esta profesión,...

...el tiempo tiene un valor muy relativo...

...y, a veces, hay que saber esperar para recoger mucho...

...en muy poco tiempo.

Estoy convencido de que, tarde o temprano, Andrés nos dará...

...alguna sorpresa.

-¡Qué día! Ahora resulta que tenemos problemas...

...con los equipos para desplazarlos a las localizaciones.

Hola, capitán Quintero,...

...no sabía que estaba usted aquí,...

...como es tan tarde.

Bueno, lo que te decía, Fernando, debemos confirmar el transporte.

Disculpe, pero me esperan en plató.

-Este también, otro rojo de mierda.

Esta productora es un vivero de insurrectos...

...y lo que me revienta es que piensen que nos engañan,...

...porque no nos están engañando.

No engañan a nadie;...

...a mí, no.

-Ah, por cierto, que pasado mañana iré a la Cava Baja...

...a coger vinos. -¿A la Cava Baja?

Si nunca fuimos allí a por vino.

-Ya, es que vi a un amigo de la infancia, David,...

...y me dijo que tiene un almacén de vinos muy ricos...

...a buen precio. -Ah, muy bien.

Mira, te acompañaré, te ayudo a traer las botellas...

...de vino y miramos a ver si hay algo más a buen precio.

Nos hace falta vermú.

-Que no, quita.

¿Que me vas a acompañar?

¿Y quién se encarga del bar? Con el jaleo que hay.

-Pues Luisa.

-¿Luisa? Luisa, no. Basta de abusar de la gente.

-¿Qué gente? Es mi prima.

-Siempre tiramos de Luisa:

"Luisa, quédate con las niñas, quédate en el bar".

Que no. Luisa está cargada de trabajo últimamente.

-Precisamente ahora...

-Sí, está cargada de trabajo.

No lo dice, porque es buena chica.

Pero está muy cargada de trabajo.

Y el David este es un poco fantasma,...

...que igual llego y tampoco hay vinos tan ricos.

Y pa volver con las manos vacías, vuelvo solo.

-Pues hala.

-Con el jaleo que hay aquí.

-Llevo muchos años trabajando en esto y desarrollé un instinto...

...especial para saber cuándo estoy ante elementos subversivos,...

...enemigos del régimen:

hacen trampas, buscan escondrijos, pero a mí no me engañan,...

...siempre consigo destapar sus guaridas y esta es una.

Y precisamente, yo estoy trabajando para demostrarlo.

-¿Eso es lo que está haciendo, señor Solís?

Claro que sí. ¿Por qué lo dice?

-Porque hace meses que espero resultados...

...¡y los resultados no llegan!

Ya se lo he explicado, hago lo que puedo,...

...pero tengo que tener cuidado, porque saben perfectamente...

...que les vigilamos.

Si doy cualquier pequeño paso en falso, pondrían en marcha...

...sus alarmas y suspenderían sus actividades.

Y entonces, habríamos perdiendo el tiempo...

...durante estos meses. -Estoy harto de oírlo.

Le entiendo, capitán, y entiendo su ansiedad, pero debe entender...

...que estamos ante una oportunidad verdaderamente importante.

-¿Importante?

Hasta ahora, sólo me ha dado a ese infeliz de Tomás,...

...ese desgraciado, al que por más palizas que dimos,...

...sólo conseguimos sacarle aullidos.

Esta productora es un nido de subversivos...

...¿y usted me entrega al único que no sabía nada?

Me dijeron que era un gran agente, el mejor,...

...pero a mí no me lo demuestra.

Pues lo siento,...

...siento haberle decepcionado.

Y si usted considera que mi trabajo no le está sirviendo de nada,...

...quizá, lo mejor sea que yo me marche...

...e introduzca otro topo en la productora.

-No crea que no me faltan ganas,...

...pero no me gustaría tomar esa decisión;...

...invertimos demasiado tiempo en usted, como para arriesgarnos...

...a traer otro en su lugar.

Si me da más tiempo, le demostraré que no se ha equivocado.

-En ese caso, escúcheme.

Tengo una nueva información.

Mis fuentes me aseguran que se están preparando...

...una acción relevante contra el régimen,...

...una acción verdaderamente importante.

Es alguien que viene o ya ha llegado desde Francia...

...y que está vinculado al mundo del cine.

No permitiremos que eso suceda.

Tengo a todos mis agentes detrás de esa pista...

...y quiero que también esté en ello;...

...quiero saber todo sobre ese sujeto:

cuáles son sus planes, cuándo y dónde va a actuar,...

...cuáles son sus recursos y, sobre todo,...

...dónde se esconde y quién es su contacto en España.

Esta es su oportunidad, Solís.

Demuéstreme lo que vale.

-¡Ay!

Ay, qué susto me he dado.

-Julieta, ¿estás bien? -Sí, sí, es que...

Es que me he quedado dormida.

-¿No te habrá dado un mareo de esos de los tuyos?

-No, de verdad que no, estoy bien, gracias.

Bueno, hoy estoy aturdida, ya sabes.

Lo mismo no debía haber abierto la joyería.

-Yo creo que no.

-Cuando hemos llegado, con la puerta abierta...

...y la luz dada a estas horas, pensamos en un robo o algo peor.

-Gracias a Dios, no.

La culpa ha sido mía, pero ahora cierro y me meto en la cama.

-¿Quieres que te prepare algo caliente? No me cuesta nada.

-Que no, Manolita, de verdad, no te preocupes.

Ya te he dicho que estoy bien.

-Debes tener cuidado, porque una joyería...

...es un sitio muy goloso...

Se lo tengo que decir. -No seas pesada.

-No. Y te diré una cosa: Tienes suerte de que somos nosotros;...

...es cualquier otro ¿y qué?

-No, la verdad es que ha sido una suerte.

Bueno, no os preocupéis, de verdad.

Buenas noches. -Acuéstate.

Cierra y acuéstate. -Sí, tranquila.

-Buenas noches. -Gracias.

-Julieta, acuéstate.

-Que sí.

¿Por qué me estás haciendo esto?

¿Por qué me estás haciendo esto?

-¿Haciendo qué?

Tú me arrastras a este rincón para hablar de no sé qué.

-¿Cómo se llama esa regla?

Nemini res sua servit.

-¿Es así como pide usted permiso para entrar en clase, Srta. Peña?

-Julieta, ¡Julieta! -¡Suéltame!

¡Suéltame! -Julieta...

-¿Qué pasa aquí?

-Dile que el partido de mañana por la tarde,...

...se juega en Carabanchel Bajo.

Que cruce el río por el puente de Toledo, siga unos 200 metros...

...y a mano derecha hay un campo de tierra majo.

Jugamos a las cuatro de la tarde.

-Te digo una cosa: Déjala, antes de que se canse de ti...

...y te deje por otro.

¿No ves que es una zorra?

-Anselmo Quintero, tanto gusto. ¿Su nombre?

-Isidro Bulnes, para servirle.

Bueno,...

...¿y qué se le ofrece, Sr. Quintero?

-Mierda,...

...¿no me digas que han...?

Han decidido abandonar la misión. -¡Maldita sea!

  • T3 - Capítulo 84

Amar en tiempos revueltos - T3 - Capítulo 84

26 dic 2007

Tras la advertencia de Quintero, Hipólito pide a Alicia que deje de significarse en la universidad o "acabará como su madre". Alicia hace un alegato político, pero Hipólito se niega a escucharla. Convencida de que es el autor de los anónimos a Adriano y cada vez más alterada, Julieta cita a Alejandro en plena noche pero éste no se presenta. Quintero destapa sus cartas ante Fernando: sabe que se prepara una "acción relevante" contra el Régimen y que la persona que la llevará a cabo viene de Francia y le exige resultados. Tras el beso, Juanito Grande y Sole siguen sin encontrar la manera de relacionarse, pese a que tanto Manolita como Marcelino confirman a uno y otro que todo el mundo en el barrio da por sentada dicha relación.

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T3 - Capítulo 84" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T3 - Capítulo 84"

Los últimos 4.649 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios