www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3569103
No recomendado para menores de 7 años Amar en tiempos revueltos - T3 - Capítulo 82 - Ver ahora
Transcripción completa

Llanto de bebé. -El niño.

-¿No será también censor, no? ¿Quieres callarte?

Perdónele, es que no se puede estar callado.

Si no habla, revienta.

-No te reconozco. Ya te digo que a mí...

...me da pena perder mi contacto en el mundo del cine,...

...pero si para eso tienes que renunciar a tu sueño...

...de ser abogada... Lo sé. Me hago lío.

Si el jefe está aquí no creo que nadie del servicio...

...de inteligencia se interese por esta película.

-Al final tendremos suerte, ¿no?

Puede ser una ventaja. Por lo menos sabemos quién es.

-Dígame ya de una vez qué quiere de mí.

-Mire, usted es un buen cristiano.

Y hay un hombre en la cárcel que está muy enfermo.

A mí no me permiten verle, pero...

...usted podría...

Mire, necesito su ayuda. Él necesita su ayuda.

-Si me lo pides así... haré un esfuerzo.

Despertar con la luz de la mañana...

...y renovar otro día más la fuerza para amar...

...en tiempos revueltos.

No es sencillo...

...avanzar olvidando lo vivido...

...cuando tanto se ha dado por perdido...

...y el camino es volver a comenzar.

Le canto al viento por todo el que venció...

...su desaliento.

Le canto al mar por todo aquel que tuvo...

...que olvidar...

...para empezar...

-Tan sólo le he hecho una pregunta y usted no me responde.

¿Está dispuesto a ayuda a Ignacio?

-Ah, se trata de Ignacio.

Pues no sé yo por qué he de ayudarle.

-Por caridad. Porque la predica todos los días en su parroquia.

-¿Caridad? Por el amor de Dios, Luisa.

Ese hombre ha sido juzgado y condenado.

Y ahora expía su culpa para pagar su deuda con la sociedad.

-No se trata de mostrar nuestras ideologías.

Si le estoy pidiendo ayuda es porque él se encuentra...

...en una situación límite.

Usted le conoce y él se está muriendo.

-¿Y en qué se supone que ha de consistir mi ayuda?

-Tan sólo tendría que interceder para que yo pudiera ir a visitarle.

Don Senén, mis visitas podrían reconfortarle mucho.

Por favor. Usted conoce gente. Tiene contactos.

Y podría conseguirme una visita. Por favor.

-Mi respuesta es no. -Negar su ayuda no es...

...de buen cristiano. -¿Pretende explicarme usted,...

...que no se acerca a la iglesia ni por descuido,...

...cómo ser un buen cristiano?

-Usted se lo debe a Ignacio.

Usted tiene que conseguirme una visita.

Si él se encuentra en esa situación en gran parte es por usted.

-¿Yo? ¿Pero qué tengo que ver yo con los avatares...

...de un subversivo que además profanó mi iglesia?

-Porque fue usted quien le delató a la policía.

-Todas las localizaciones tiradas por tierra sin explicación. Todas.

Esto es un desastre.

Y lo peor de todo es que hay gato encerrado.

¿No me digas que esto es una casualidad?

No es una casualidad, pero tampoco vamos a exagerar.

-¿Que no? Después de no sé cuántos meses...

...tratando de ajustar al milímetro todos los detalles...

...del plan para que intenten casar con el plan de la película.

Metiéndole a don Paco con calzador los exteriores,...

...llega Quintero y lo anula todo.

Sabíamos de los riesgos de esta misión.

Y sabíamos que podían surgir problemas y obstáculos.

-Quintero no es un obstáculo. Es un muro.

¿Cómo vamos a llevar a cabo la misión si no podemos...

...acercarnos a menos cinco kilómetros de los puntos claves?

Eso es lo que ha dicho Quintero. Y lo que vamos a hacer.

-¿Así que a lo que ha venido es a acusarme de haber entregado...

...a Ignacio? Pues sepa usted que Ignacio no está...

...en la cárcel por mi culpa, sino por sus propias acciones.

Era un reo fugado que se refugió en mi parroquia.

Y por la forma en que lo hizo, me vi obligado a entregarle.

-Ignacio fue perseguido por una causa injusta.

Y hasta el padre Ángel, que es tan sacerdote como usted,...

...quiso ayudarle. -No me salga ahora...

...con el padre Ángel. Y no me haga hablar.

Entregué a Ignacio porque no hacerlo significaba...

...saltarme todas las leyes.

-Las leyes de los hombres, no las leyes de Dios.

-¿Pero usted qué sabrá? Vamos a ver.

Lo hice precisamente para salvar a un sacerdote...

...que había perdido el juicio. Y ese no era otro...

...que su admirado padre Ángel.

-¿De qué tenía usted que salvar al padre Ángel?

-De la cárcel. En la que aún estaría por encubridor...

...y por cómplice de fuga. Pero no lo hice sólo por salvarle.

También la salvé a usted y a su amiga Soledad.

-No lo entiendo. ¿Cómo hizo eso? -Porque la policía ya sabía...

...dónde encontrar a Ignacio. Pero sólo le entregué...

...cuando me garantizaron que a ustedes,...

...míseros desagradecidos, no les iba a tomar represalias.

A ver si eso no es ser caritativo.

-Bueno, pero... -Cállese ya y deje su orgullo...

...a un lado. Ya sé que piensa usted que yo soy un monstruo.

Mas no es así, Luisa.

¿Si lo fuese cree que habría hecho por Serafín...

...todo lo que ya he hecho? -Pero no lo ha hecho por su madre.

Y le ha pedido ayuda en repetidas ocasiones.

-Soledad es tan soberbia como usted o más.

No sólo pecó teniendo un hijo fuera del matrimonio. No.

Soledad aún llegó más lejos.

¿O cree usted que no sé quién es el padre del niño?

-Lo siento. Ya veo que me he equivocado...

...viniendo a pedirle ayuda.

No tiene por qué explicarme nada más.

Le doy las gracias por lo que hizo por nosotras y... ya está.

-No he terminado, Luisa.

Aún le queda a usted mucho que escuchar.

-¿Quedarnos quietos? Habrá que buscar otras formas...

...de llegar hasta el objetivo. Sólo es eso.

-¿Es que no te das cuenta de la gravedad del tema?

Hagamos lo que hagamos, estamos jodidos.

¿Si no, por qué el ejército nos va a enviar a alguien?

Sospechan. Que no sospechan, coño.

Que no sospechan y no van a investigar nada.

Lo único que estamos haciendo aquí es producir una película.

-Saben que estamos tramando algo. Que no lo saben.

Y si lo saben, me da igual. El plan va a seguir adelante.

¿O es que tienes alguna orden en contra? No.

Pues el plan sigue adelante.

-A nadie le importa ese plan más que a mí.

Pero yo no soy un kamikaze. No. No soy un suicida.

-Ahora está abierta la caja de los truenos...

...y va a escucharme hasta el final.

-Yo no quiero seguir hablando con usted.

He venido a pedirle ayuda y me la ha negado.

-Oh, no. Usted ha venido a hablarme de caridad, de justicia,...

...de sacrificio por los demás. Pero luego, con una insolencia...

...inaudita, me ha restregado mi mal hacer.

Pero usted, que no cree en nada, ¿cómo se atreve a exigir...

...a la Iglesia que interceda en la vida de una persona?

¿Pero quién se cree que es usted? ¿La Virgen de la Misericordia?

-Yo no me creo nada. Sólo intento ayuda a un hombre...

-No mientras, Luisa. Sus motivos son bastante...

...más espurios. Así que mire bien en su interior...

...y averigüe por qué lo hace o de qué pecados quiere redimirse.

Usted pretende llenar el vacío de su vida inventándose...

...un destino generoso, altruista y heroico.

Mas no es así. Su intención no es ayudar a los demás.

Usted quiere sentirse la salvadora del universo...

...y así llenar el vacío que hay en su vida.

Pero en esta ocasión ha errado el tiro.

Sus motivos no son nada justos.

Usted no quiere ayudar a Ignacio,...

...usted lo hace por cosas más egoístas.

Lo que usted quiere es no quedarse sola, Luisa.

-¿Te has encontrado con Camilo? Sí, me ha hecho mucha ilusión.

Estaba por la calle San Bernardo.

-Son ganas de acercarse a la facultad.

Iba a la calle Libreros.

Está buscando documentación para su novela.

-¿Va a escribir una novela? Sí, Camilo escribe muy bien.

Y ahora que tiene tiempo... Lo que pasa es que es un vago.

-Con el artículo de marras fue deprisa.

Eso le he dicho yo. Debe ser más divertido dar...

...rienda suelta a su imaginación que ceñirse a un artículo jurídico.

-Para mí no, que no tengo mucha. A él le sobra.

Dice que cuando tenga las 10 primeras páginas...

...me las enseñará y él tiene mucho que contar.

-No te puedes imaginar los cochazos que estoy llevando.

Estoy que no me lo creo, toda mi vida babeando...

...con coches de los demás y ahora voy dentro de uno...

...conduciendo como un señor. -¿Tan buenos son?

-¿Buenos? De primerísima. Ahora entiendo por qué...

...a los cochazos americanos les llaman "haiga".

Los que se han hecho de oro con el estraperlo dicen lo que...

...yo cuando voy a la productora: "Dadme el más grande que 'haiga'".

-Joder, eso es como lo de: "Gracias, Manolo".

¿Sabes por qué lo decían? -No.

-Antes el titular de comercio se llamaba Manolo...

...y conseguía coches de lujo baratos y los vendía a...

...los ricos por el triple y le decían: "Gracias, Manolo".

-Pues ya te digo, cuando no llevo un Cadillac...

...llevo un Pontiac y cuando no, llevo un Ford Prefer.

-Prefer... -Creo que se llama así, Prefer.

El caso es que estoy disfrutando como un enano.

-Yo me alegro mucho. Oye, ¿y no echas de menos a tu socio?

-¿Qué coño voy a echarle de menos con lo feo que es?

¿Sabes a las actrices francesas que llevo y a las españolas?

Y sobre todo a las francesas...

...que van vestidas como si no fueran vestidas, ya sabes.

-No. -Pues, Marce, que llevan...

...unas faldas que enseñan lo que no se puede enseñar y mucho más.

Y yo con la tontería esta de: "Señora, ¿va usted cómoda?".

Pues me pongo las botas, los ojos me hacen chiribitas.

-Ay, la leche. Coño, compartir es vivir.

Me podrías llevar un día contigo al lado.

-Mira, el día que tenga que llevar a Jacqueline...

...que es una que... Te vienes conmigo de extranjis.

-Me encantaría. Harías un favor a mi vista.

-A tu vista y a lo que no es tu vista.

-Eso sí, si algo he aprendido aquí es mundología.

-¿Mundo qué? -Mundología, Marce.

El saber estar. ¿Sabías que las estrellas...

...exigen ir solas en el mismo automóvil?

-¿Y eso por qué? -Por eso, porque son estrellas.

Si eres una estrella del cine te relacionas con estrellas.

Si eres un actor de reparto te relacionas con actores de reparto.

Y si eres un extra... no te relacionas.

-Dos bollitos pa lo más granao de esta facultad.

Très bien, Pelayo. -Nos mira con buenos ojos.

-Sobre todo a ella que es una de las mujeres...

...más importantes de la barriada y una de las pocas que habita...

...aún este erial académico y que tiene mucha mano con...

...la productora esa que estuvo trabajando en estos lares.

No, soy una mandada y no sé si seguiré colaborando con ellos.

-Bueno, pues te voy a pedir un favor, Alicia.

Antes de que te marches que les digas que en lugar de andar...

...buscando actores que se fijen en este que está desaprovechao.

(RÍE) -¿Cómo? ¿Es usted actor?

-Y de carácter. -¿Tiene experiencia y esas cosas?

-Si yo te contara... Ovaciones y hasta palmeros...

...hubo el día de mi debut que, por cierto, lo hice con...

...la productora era Numancia "Frims".

Ah, era una película evocadora que no recuerdo cómo se llamaba.

No sé si "Junto al alféizar de la ventana" o...

..."La puerta del cielo"... Algo así.

Si tan bien lo hizo seguramente le volverán a llamar.

-No, no creo, porque creo que me tienen miedo.

Si me presento el gabacho ese de la pamela, el que hace...

...de Tito Maximiliano, lo dejo a la altura de los filis.

Porque, entre nosotros, yo devoro la cámara.

¿Sabéis cuál es mi nombre artístico? Pelayo Mayo.

Ah... -Caramba, no se anda con chiquitas.

-Si es que lo bordé, hijo, además, yo hacía el papel de un marqués...

...que, además, tenía una frase gloriosa, aún me acuerdo:

"¡Cariño! ¿Sabes si el conde de Villa Padierna...

...va a venir este domingo por la tarde a jugar...

...con nosotros al bridge?".

Claro, y todo esto aderezado con un saltito reverencial.

Bravo, no se preocupe, si existe alguna posibilidad...

...de que busquen a un actor yo le recuerdo que tienen...

...al mejor delante de sus narices.

-Sí, pero diles que me avisen con tiempo porque tengo una agenda...

...cuajada de menesteres. Desde luego.

-¡Qué frase! "¡Cariño! ¿Sabes si el conde...

...de Villa Padierna...!"

Gloriosa. (RÍE)

-Ya que vas a pedirles una oportunidad para Pelayo...

...lo que te dije, podrías enchufarme a mí también.

¿Tú? Pero tú mucho desparpajo no tienes.

-No, pero no quiero ser actor.

Aunque no se me da tan mal lo de fingir.

Lo que me gustaría es poder tomar fotografías durante el rodaje.

Como foto fija que es el que toma instantáneas para reportajes...

...de prensa y los carteles.

Y vámonos ya que llegamos tarde a clase.

Yo no voy.

-¿Pero qué tienes que hacer hoy? No he podido hablar...

...con Fernando y ha de ser cuanto antes.

No puedo hacerles esta faena y cuanto antes sepan que...

...no pueden contar conmigo mejor. -Como quieras, no te digo nada.

Pero si te bajan las notas no te quiero oír.

Últimamente vienes sólo de visita.

No te preocupes, última vez. Palabra de honor.

-La de cosas que estás aprendiendo, la leche.

-La verdad es que sí. Este trabajo me ha caído del cielo.

Bueno, ¿quién no prefiere estar todo el día rodeado...

...de bellezas a estar dentro de un taller de grasa hasta el cuello?

-Ya...

-Hola, chicos. -Hola, Jacqueline, digo, Sole.

-¿Qué? ¿Qué, cómo andáis? -Pues bien, unos mejor que otros.

Los Juanitos desde que están en el cine no hay quien les tosa.

-¿Y no está el grande contigo? -No, no, Sole.

No trabajamos... Bueno, trabajamos en la misma empresa...

...pero con labores diferentes. Él es "carpintor" y yo soy chófer.

-Ya, ya. -Yo tampoco le he visto.

¿Le buscas? -No, no, no le estaba buscando.

Es curiosidad. -Ya, te sorprende no vernos juntos.

¿Verdad? -Eso.

-Ya... ¿Te pongo un café?

-Eh... no, café ya he tomao, ponme, no sé, ponme una limonada.

-Ah, una limonada mu rica.

Esto está marchando. No veas, Sole, las cosas...

...que está aprendiendo el Juanito.

-Ya, ya me imagino. -Mundología.

-Mundología de esa.

-Profesor Iniesta, ¿buscaba a alguien?

-Eh, no, no, estaba mirando si había un colega, nada importante.

-No ha entrado ningún profesor. -Ya digo que no es importante.

Pelayo, un café.

¿Qué nos cuenta la prensa? no he tenido tiempo leerla.

-Estoy bastante indignado con esta noticia.

Han hecho una purga de maestros rojos en una escuela de Barcelona.

¿Has cuándo durará esto? ¿Dónde quieren llegar?

Están tirando todo el sistema educativo del país,...

...uno de los ámbitos donde España podía sobresalir.

-Creo que quedan buenos profesores.

En la universidad desde luego sí.

Ha habido bajas irreparables, pero quedan discípulos.

-Por cierto, perdóneme la curiosidad, pero...

...¿no se siente mal en los claustros estando en minoría?

-Ah, no sé a qué se refiere.

-Me refiero a que debe ser muy incómodo debatir con...

...tanto profesor afecto al régimen.

-Te garantizo que somos de nuestro padre y madre.

Además, en los claustros sólo hablamos de temas académicos.

Nadie pregunta a nadie sobre sus ideas.

Hay un respeto generalizado.

-Ya, eso debe ser en teoría. En la práctica debe ir...

...con cuidado para que no le acusen de rojo o le delaten.

Buenos días, Alicia. Hola, Fernando.

Ahora sí necesito hablar contigo.

¿No deberías estar en la facultad? Sí.

Precisamente me he saltado la clase para hablar contigo.

No deberías, luego viene el profesor que te protege...

...y me busco problemas. No tengo clase con ese profesor.

De todos modos se trata... En este momento no puedo.

Tengo una reunión con Quintero porque tenemos un problema.

No ha echado por tierra todos los exteriores.

Así que como te puedes imaginar, no tengo la cabeza para nada.

Lo entiendes, ¿no? Sí, lo entiendo.

Y también entiendo que siempre hay algo más importante que yo.

Lo siento. Perdóname.

Estoy muy preocupado y estoy al límite de mis fuerzas.

Pero es cierto que tú no tienes la culpa. Te escucho.

De acuerdo, no es fácil para mí... -Buenos días.

Buenos días, capitán.

-Otra vez nos cruzamos, señorita.

Dado que vamos a ser compañeros de trabajo durante un tiempo,...

...espero que tengamos ocasión de conocernos mejor.

Me han hablado de usted y del buen trabajo que hace...

...para nuestro común amigo Fernando.

Gracias.

-Le digo que hay un gran respeto.

Y para no caer en tentaciones tan penosas y abyectas,...

...preferimos hablar de temas académicos o, si me apura...

...de fútbol.

-A mí me resultaría incómodo no poder decir qué pienso.

-No tiene tanta importancia. -No me diga que no fue duro...

...apoyar la expulsión del profesor que se significo...

...en contra del régimen.

-No entiendo a qué viene este interrogatorio.

-No, perdóneme, profesor Iniesta. Era simple curiosidad.

-Deberías saber que la curiosidad a veces puede ser malsana.

El día que se votó la expulsión de Miralles,...

...estaba enfermo y no vine.

Si me disculpa, no me puedo entretener más.

Pelayo, ¿me lo apunta? -Sí, claro.

-No, no. Yo le invito. -Bueno, se la debo.

-Pues a mí me importa 3 cagajones y medio significarme.

Y si me echan por mis ideas republicanas,...

...tal día hizo un año, pero a mí no me callan...

...ni con aceite de ricino.

¿Además por qué no voy a poder yo hablar? Vamos a ver.

-Claro, no hay razón. -Claro que no la hay.

Yo soy republicano, vivo republicanamente...

...y me moriré siendo republicano.

Y si tengo que tener algún disgusto por defender mis ideas,...

...ya sabemos, en Roma echaban a los leones a los cristianos.

Uno puede perder todo en la vida menos una cosa, hijo,...

...la dignidad.

-Claro, Pelayo. Claro.

Le he contado al capitán que eres especialista en tratar a Belmas.

Bueno, sí, se me da bien. Es que tenemos el mismo idioma,...

...el francés, entonces resulta más fácil.

-Claro, y la cultura francesa, supongo.

Sí, claro, y la cultura francesa.

-Entonces compartiréis seguramente los ideas...

...liberales y afrancesadas.

Perdone, pero tenemos prisa en recomponer el plan de exteriores.

-El tema de conversación con Alicia es muy interesante.

Pero supongo que es prioritario lo del cambio de exteriores.

Así es.

Entonces ¿no podremos hablar de lo que tenía que decirte?

Hombre, Hipólito.

-Buenos días, Fernando.

Alicia, ¿qué haces aquí que no estás en la facultad?

He venido a por unos apuntes y ya me iba.

-Disculpe, ¿nos conocemos?

El capitán Quintero se ha incorporado a la productora.

Hará de asesor para las escenas militares del film.

-Algo en su porte me ha hecho suponer que pertenecía al ejército.

-Capitán Quintero. -Hipólito Roldán. Mucho gusto.

Aquí donde me ve soy un gran amante de la vida castrense.

Y agradezco mucho lo que el ejército hace...

...por mantener y desarrollar nuestro glorioso régimen.

-Es usted muy amable y muy cabal.

Bueno, y además me quedo más tranquilo al saber...

...que gente de orden también está dentro del cine.

Y los del ejército lo son a ultranza.

-Estoy con usted.

Y no es por pecar de inmodesto, pero creo que nuestra presencia...

...da lustre y respetabilidad al séptimo arte.

-Encantando de haberle conocido. Y ya que va a venir por aquí,...

...me permito invitarle a mi casa a tomar lo que guste.

Así tendré el gusto de presentarle a mi esposa que ama la disciplina.

-Perfecto. Acepto con sumo gusto.

Y si no le parece mal, mañana mismo me paso a tomar un café.

-Muy bien, voy ahora mismo a casa y se lo digo a mi esposa.

Capitán, Fernando. Hipólito.

-Alicia, te dejo en buenas manos.

Buenos días. -Buenos días.

Y nosotros, Fernando, cuestiones pendientes, ¿no?

Así es.

-Bueno, Alicia...

-Muy buenos días. -Hombre.

Cuánto bueno por aquí, pero si es don Juan.

-Hijo, qué alegría.

Qué raro se me hace verte por la universidad.

-Pues nada, estoy aquí desmontando la tramoya...

...de la película que se rodó la semana pasada.

Como casi he acabado, me he dicho: Voy a tomar un café con mis amigos.

Coño, se os echa de menos.

-Muchas gracias, Juan.

El café es el que te voy a poner yo ahora mismo...

...y con un chorrito académico.

-Muy bien. Pues te lo agradezco.

Así celebro lo contento que ando con mi nuevo trabajo.

-Cómo son las cosas.

En el taller estabais siempre amargados y ahora cada uno...

...en su puesto. Cerca pero manteniendo las distancias.

Al fin y al cabo estar todo el día hombro con hombro es cansino.

-Y que lo digas. -A nosotros nos ha pasado lo mismo.

Mi marido desde que estamos aquí, está cada vez que ve...

...a Manolita y a Marcelino como una malva.

-Y que lo digas.

Ahora lo estarás pasando chachi piruli con los peliculeros.

No puede ser tan aburrido como poner parches...

...a las cámaras de las bicis.

-Pues os diré que no tengo dos días iguales.

-Además este trabajo es más segurito.

-Bueno, bueno...

Ahora por lo menos yo cobro toas las semanas...

...se trabaje más o se trabaje menos.

Que esto es una bicoca.

Pero, hombre, yo pa qué os voy a engañar, echo de menos...

...la vida del barrio. Antes salía del taller...

...y me iba a El Asturiano a tomar una cervecita...

-O al estudio de Serafín a ver a la Sole.

Bueno, vamos, o lo contrario. -Bueno, sí, sí.

-¿Y esa cara de cordero degollao? -¿Cara de cordero degollao?

-De eso o de estar en el séptimo cielo.

-Bueno.

-¿Qué pasa?

-No pasa nada. -Sole. Cuéntamelo.

-Que no, que me da apuro. -¿Conmigo?

-Que no se si debería contártelo. -Así sales de dudas.

Si además lo estás deseando.

-Porque el otro día me dio...

...un arranque de espontaneidad con Juan.

-¿Con cuál de los dos? Porque según cuál sea,...

...me lo puedo imaginar. -Con el Grande.

-Ah, ¿qué tipo de arranque? -¿No decías que lo imaginabas?

-Le cogiste de la mano. -Chis.

Si te digo que fue un arranque, es más fuerte.

Si me lo pienso dos veces, no lo hago.

Le di un beso en los labios. -¡Ah! ¡Dios, ya era hora!

-Se va a enterar todo el barrio. -Que no nos escucha nadie.

¿Y cómo te dio el arranque? ¿Qué hizo él?

-Pues nada, fuimos a pasear y me estuvo hablando de...

...de su familia, de cuando era pequeño.

-Yo te voy a decir una cosa, hijo. Con la edad que tienes...

...y con este trabajo bueno, deberías ir buscándote una novia.

Y como bien dices, el negocio ya no es tuyo.

Tienes más tiempo para tus cosas.

-Bueno, ya ves tú aquí a la dulce Enriqueta...

...haciendo de celestinona. Pero deja al chico, mujer,...

...que pique de flor en flor como los abejorros en el campo.

-No, Pelayo, si en el fondo, yo no soy de esos,...

...más bien, al contrario.

Bueno, que, de hecho, pues últimamente ando...

No sé, que estoy hecho un lío, porque, veréis...

...pues...

...resulta que...

...que no sé cómo interpretar el comportamiento de una chica que...

Que bueno, que me gusta. -Ah.

Te gusta una chica...

Bueno, ¿y qué pasó con la chica esa?

-Pues bueno, desde que nos conocemos, hemos ido como...

...como poco a poco. -Mejor.

-Bueno, no sé yo, porque si a lo mejor vas tan poco a poco,...

...tan poco a poco, lo mismo te disuelves y no llegas a na.

-No, no, el caso es que ella ahora empieza como a...

...a mostrarse más cariñosa y el caso es que yo no sé...

...cómo interpretar eso, no sé si quiere que dé un paso...

...más firme y le proponga relaciones más formales...

...o es que ella es así de carácter y ya está.

-Hombre, yo, con los pocos datos que nos estás dando,...

...yo creo que tienes que dar el paso ya, hijo.

Anda, vete corriendo al estudio... Digo, a la casa de la chica esa...

...y declárate. Te diré una cosa, Juanito; esa chica te corresponde.

-Sí, ¿verdad?

-Bueno, y si no te corresponde, ya tienes la respuesta.

-Claro.

Claro, si yo lo tengo que hacer es arriesgarme, hombre.

-Natural. -Pues nada, cóbrate...

-De eso nada; con la alegría que nos das,...

...invita la casa. -Pues claro que sí, toma.

-Bueno, pues muchas gracias y na, que me voy al aula,...

...a ver si ya está desmontao el decorao.

-Niño.

Mantennos informados, ¿eh?

-Sí.

-Adiós, Juanito. -Adiós, adiós.

-Ah, pero qué majete es este muchacho.

Bueno, chulapona, yo también me marcho, porque tengo que llevar...

...unos cacharros a Marcelino al bar de El Asturiano.

-Sí, cachorro mío, aprovecha que el bar está medio vacío.

-Oye, oye, oye.

¿Y tú sabes quién es la chica esa de la que habla el Juanito, eh?

¿Sabes algo de eso?

-Ay, marido mío, pero si es que estás en la inopia.

Que Juanito va a pedirle matrimonio a la Sole.

A nuestra Sole.

-¿Que la Sole y el Juanito...?

¿Sí?

-Y entre pitos y flautas, se creó un ambiente...

...de intimidad muy bonito y, de repente, le miré...

...a los ojos y digo: "Pero si a este hombre le tengo mucho cariño".

Y le planté un beso, pero tampoco fue un beso, beso.

-Entonces, ¿qué fue?

-Hombre, no fue como los de las películas,...

...un poco de labios y poco más.

-¿Pero se enteró? -Digo yo que se enteraría.

-Ay. -¡Hombre!

(SOLE) Hola.

(VOZ BAJA) Lo que pasa es que se puso a llorar...

Se puso a llorar Serafín y se marchó.

-¿Y le gustó?

-Pues yo qué sé, yo qué sé.

Porque como es más raro que un perro verde,...

...a mí me parece que sí... Es que no dijo nada.

-Se quedaría pasmao. Ay, qué atrevida.

-¿Me pasé? -¿Qué te vas a pasar?

Si lleváis tonteando...

...desde el primer día en que os visteis;...

...os juntasteis el hambre con las ganas de comer.

Lo que pasa es que, hasta ahora, fuisteis...

...dos pánfilos que no movíais un dedo.

-Ya, pero es muy tímido.

Y recatao.

Y creo que le asusté, porque desde entonces, me está evitando.

(MANOLITA CARRASPEA)

(VOZ BAJA) Eso no te lo crees ni tú, Sole.

Juanito está loco por tus huesos.

Y además, que te digo una cosa, ¿eh?, que es muy buen hombre...

...al que no le ha frenao nada.

No le ha frenao nada para quererte:

ni que estuvieras embarazada, ni el qué dirán, ni nada de nada.

-Sí, es un hombre de verdad.

Y los hombres de verdad, responden como corresponde.

Y te diré una cosa. -A ver.

-Si él tarda, que no tardará, lo que harás...

...es irte para él y le dices: "¿Qué, Juanito,...

...para cuándo la boda?" Veréis qué felices sois,...

...estáis hechos el uno para el otro.

-Fue un beso; no significa que haya nada más.

-Bueno, pues no habrá nada más porque tú no quieres,...

...pero él está deseando.

Y te diré algo más:

Que como te pongas muy tontorrona, voy y se lo casco todo.

-Bueno, ni se te ocurra, loca, ¿eh?

Ni se te ocurra.

-Ay, Sole, qué alegría.

-Anda, boba, si no pasó nada.

¿Qué?

-Un tío estupendo el tal Roldán.

Sí, la verdad es que me entiendo muy bien con él.

-Supongo que, de otro modo, no permitiría a su sobrina...

...inmiscuirse en un mundillo que peca de disoluto y desordenado.

Imagine. Al principio costó, naturalmente,...

...pero tuvimos una charla y rápidamente le convencí...

...de que dejaba a su sobrina en buenas manos.

-La joven, sin embargo, parece bastante diferente a él, ¿no?

Como si la educación francesa le pesase demasiado.

No sé, tiene un aire...

¿Cómo diría?

Algo rebelde.

¿Por qué lo dice?

-Ha estado bastante incómoda cuando hablaba conmigo...

...y eso que yo la he tratado muy amablemente.

Pues no creo. Hombre, un poco tímida sí que es, pero...

-Déjese de gaitas.

Usted, como yo, sabemos leer en las personas...

...detrás de los gentes aparentes y yo le digo que Alicia...

...ha estado tratándome con prevención.

¿Prevención? -Sí.

La misma con la que me miran los empleados de la productora.

Ese Roberto, por ejemplo;...

...están recelosos, como si se contuvieran para no decir...

...todo lo que piensan.

Le aseguro que yo no noto nada.

-Lo que ocurre es que, desde nuestra posición,...

...no se veía claro, pero estoy convencido...

...de que el leoncito cogió al otro y le rebanó...

...la pierna ante el linier.

Y el cabrón, porque no tiene otro nombre, con perdón,...

...no pitó. ¿Por qué? -Fácil,...

...el Tejerina está comprao y tiene sobornaos a los linieres.

Y lo saben hasta los chinos de Manchuria.

-Está clarísimo.

Cuando recuerdo del penalti que pitó, me llevan los demonios.

Y le digo una cosa,...

...la próxima vez que vayamos al estadio, como haga otra...

...el árbitro, salto cual espontáneo en Las Ventas...

...y le corro a almohadillazos y a lo que haga falta, lo corro.

-¿A quién vas a correr?

-¿Eh?

-A Enriquito, el hijo de mujer, porque nos volvió a amenazar...

...conque nos sube otra vez dos pesetas la garrafa de vino...

...el mes que viene. -Claro, y me ha indignao,...

...por él, por ti, Manolita, por nosotros, por la familia...

Lo veo en la plaza de los Frutos y lo corro...

...a garrafazos, lo corro.

Es lo que le comentaba a mi padre ahora.

-Pero qué raro, si ayer mismo me dijo Enriqueta que consiguió...

...que su hijo nos bajara el vino una peseta.

Este chico es que cambia de un día para otro.

-Pero coño, padre, ¿no se puede usted inventar una excusa...

...un poco mejor? Más apañada. -¿Y por qué no se te ocurre a ti?

Lebrel, que te has quedado tieso como un chupitel.

Bueno, ¿recuerdas cuando el Mencheta se tira, con todo...

...lo largo que es, en el área pequeña...

...y el Tejerina de mis congojos pita penalti?

-Tenía que haber salido el Tejerina con el maletín, coño,...

...que está comprado desde el principio. Qué vergüenza.

Comprao y comprao.

Vamos, hombre.

Parece mentira, que le digo que pruebe...

...los chorizos, que los compro y usted los prueba,...

...me voy al abasto y traigo un par de ellos.

-Pa chorizos estoy.

Sabes que el chorizo no me gusta, sobre todo, los chorizos...

...que choricean y a conciencia; no lo trago.

-¿Pero qué dice tu padre?

Si ayer se metió un bocadillo de chorizo...

...entre pecho y espalda que tendrías que haberle visto.

-¿Y qué va a decir usted?

Si probablemente sea quien les ha prevenido contra mí.

Sí, detecto mucha tensión bajo la superficie.

No sé, es normal.

Lo que seguramente pasa es que todos ellos le ven...

...como la persona que ha venido a desbaratar...

...todas las planificaciones previas.

Es normal que lo miren con recelo.

-Algo me dice que hay algo más que eso;...

...intuyo que hay mucha sociedad bajo la alfombra...

...y por mucho que usted o que alguno de ellos,...

...sin que usted sepa, lo quieran ocultar, la encontraré.

Está seguro de ello, ¿no?

Naturalmente, yo a usted sí que le conozco...

...y sé, perfectamente, que no se le escapa nada.

-Nos conocemos, querido amigo.

Nos conocemos.

-¿Se puede saber quién es el imbécil que ha cambiado...

...el plan de producción?

Antes de nada, muy buenas tardes, monsieur Belmas.

Y el imbécil soy yo.

Ha habido algunos problemas y tenemos que cambiar los exteriores.

-Claro. Y el que tiene que padecer su incompetencia soy yo.

Me voy obligado a estar parado y a pasar más...

...y más días en este absurdo país.

-¿Absurdo?

-No sé quién es usted, monsieur, pero sí, absurdo.

Ridículo.

Atrasado. Informal. Medieval.

Pero vamos a ver, ¿qué se puede esperar de un país...

...en el cual las dos fuerzas más reaccionarias...

...como son la Iglesia y el Ejército...

...están al mando del cotarro.

¿Se dice así, no? ¿Cotarro?

Maldigo el día en que se me ocurrió irme de París para venir aquí,...

...en el África más profunda. Le noto un poquito nervioso.

¿Qué le parece si vamos a dar una vuelta...

...y le explico en qué le afectará la nueva planificación?

Así dejamos al señor Quintero trabajar.

-Pues sí. Lléveme al Morocco que necesito tomar algo fuerte.

Y, por favor, llame también a la pequeña Alicia.

Que es la única persona que conozca yo en España...

...con dos dedos de frente. -No se preocupe.

Voy por mi abrigo y nos vamos.

-Resumiendo, padre, que mi Atleti al Cádiz no le ha metido...

...cinco por el árbitro, porque sino...

-¿Qué pasa? ¿Por qué en cuanto entro os calláis...

...o cambiáis de tema? ¿Estáis hablando de algo...

...que no queréis que escuche? -Eh...

-Sole no está bien. -¿Qué?

-Está apagada, triste. Yo creo que deprimida.

-Que Dios te conserve el oído porque lo que es la vista...

Si he estado con ella y estaba la mar de contenta.

-Ah. Apagá.

-Menos mal que la memoria no me ha fallado...

...y he recordado dónde estaba el bar de tu padre.

-Sancho. ¡Sanchito Sayagués!

¡La leche! -¡Marcelino!

-¡A mis brazos, joder! Parece mentira.

Si es que sigues igual, cabrón. Estás igualito.

Mira, mi padre Pelayo, Sanchito Sayagués.

-Encantao. Los amigos de mi hijo son amigos míos.

-Y mi mujer, Manolita. Mira qué guapa.

-Mucho gusto. -Encantada.

-Soy amigo de Marcelino de la mili.

Te vi ayer a lo lejos.

Intenté llamarte pero no había forma.

-¿Y dónde le vio usted? -Háblame de tú.

Somos de la misma quinta.

-Eso no sé yo qué decirte.

Mi Marcelino me lleva unos cuantos añitos.

Bueno, ¿dónde le viste? -En el estadio Metropolitano.

En el partido Atlético de Madrid-Cádiz.

-¿Cómo? -¿Qué gilipollez estás diciendo?

Siempre fue... En la mili le llamábamos el Payaso.

Siempre has sido un payaso. -Te estaba haciendo señas,...

...pero ni tú ni tu padre os disteis cuenta.

Fue cuando le lanzaste la almohadilla a Tejerina.

-Cállate, tucán. -¿Por?

-¿Así que arreglando los fusibles, verdad, Marcelino?

-Pero...

Sanchito, ¡coño, cómo me alegro de verte, joder!

Tierra trágame.

-¿Qué pasa, Esquivel?

¿Se iba a retirar al verme?

No me diga que le doy miedo, por Dios.

Me haría sentir fatal. -No, no.

-Que estaba bromeando, hombre. -Si me había dado cuenta.

-Los militares no somos tan malos.

Entiendo que un hombre como usted, que ha mamado...

...el cine desde niño, que esté yo aquí opinando...

...de esto o de aquello...

...no le parecerá necesario.

-Al contrario. Desde que está trabajando aquí,...

...estoy más tranquilo. Revisa las cuestiones técnicas...

...y es mejor así para no repetirlo luego.

-Parecía que le iba a dar algo...

...cuando dije que había que cambiar las localizaciones.

-Es que... con las localizaciones se pierden semanas de trabajo.

Trabajo que tenemos que repetir.

-Habría que darle un tirón de orejas...

...al que buscó esos exteriores. Sobre todo que se le ocurriera...

...rodar la Batalla de Aguas Calientes en el monte del Pardo.

¿Cómo puede suponer alguien con dos dedos de frente...

...que el Ejército va a consentir que se moleste al Caudillo...

...con el ruido de los cañonazos.

Pero, claro, estoy seguro que el error ha debido ser...

...de Fernando. Porque usted, con un padre tan experto,...

...un operador tan importante...

Lástima que muriera tan pronto.

-¡Eres un sinvergüenza y un mentiroso!

Cada vez que me acuerdo de tu carita...

...de no haber roto un plato. Diciéndome: Manolita...

...es que tengo que ayudar a mi padre...

...que él solo no puede. ¡Valiente embustero!

-Es que en cuanto vi entrar a Sancho, me dije:

Este me la lía. Por alguna cosa, pero me la lía.

En la mili le llamábamos el metepatas.

Y eso es porque es un metepatas.

-No le eches la culpa a tu amigo.

-A ver si me la va a echar a mí ahora.

-¡A usted se la voy a echar yo! Menudo pájaro.

¿No sabéis que antes de coge a un mentiroso que a un cojo?

-Y que la mentira tiene las patas mu cortas.

Si no llega a ser por Sanchito...

-Ya sabía yo que usted estaba detrás de todo esto.

-¿Quién yo? -¡Sí, usted!

-Usted, usted.

-Mira, Manuela, esto que ha pasao no es una mentira.

-¿Ah, no? ¿Y cómo le llama usted a esto?

-Pues un malentendido.

La instalación eléctrica tenía que ir a arreglarla Marcelino.

-Padre, déjelo. -Que no, hijo.

El que dice la verdad ni peca ni miente.

Nosotros estábamos arreglando la instalación...

...cuando de repente nos hemos encontrao por casualidad...

...dos entradas pal fútbol.

Nos hemos mirao y hemos dicho, ¿cómo no vamos a ir...

...con el dinero que cuesta y siendo gratis?

Claro, nos hemos ido al partido.

-A caballo regalao no le mires el diente.

-Claro. ¿Y cómo han aparecido las entradas?

¿Entraron volando por la ventana? -Yo no sé si entraron volando.

El caso es que estaban en el alféizar.

Puede ser que se las hubiesen dejao allí algunos estudiantes...

...o algún profesor. -Y como no había luz,...

...porque estábamos ahí trabajando, cuando le hemos dao...

...a los plomos... delante de ti, dos entraditas.

Fíjate si no es casualidad o una señal divina...

...que por trabajo te manden al fútbol.

Y entonces yo he dicho: Vámonos. Algo espontáneo.

-¡Cállate, Marcelino! ¡Y usted también!

Lo que peor me sienta es que me tratéis como si fuera tonta.

Y tú prepárate, a partir de ahora te ataré corto.

-¿Más todavía? Pues se me antoja complicao.

Desde luego, padre, yo es que...

...es que sabía que Manolita me iba a cazar.

Estaba convencío. Y esto lo pagaré muy caro.

-Que te quite lo bailao. -Me va a quitar hasta los ojos.

-Vaya, ya se está ahogando en sus propias lamentaciones.

Pero no dejes que te coma el mondongo, hijo.

Manolita, perro ladrador, poco mordedor.

-¿Qué dice, suegro?

-¿Yo? Nada. Decía que... que vamos...

...que tienes más razón que San Santiago de Compostela.

Que tanto Marcelino como yo no nos hemos portao muy bien.

¿Verdad, hijo? -No.

-El caso es que yo me tengo que marchar porque...

...me está esperando Enriqueta y se pondrá muy nerviosa.

Así que, arrivederci.

-Espere, que le acompaño.

La calle está muy peligrosa y ya tiene unos añitos.

-¡Cobardes! ¡Que sois unos cobardes!

¿Qué? ¿Qué?

-Tengo que recoger unos negativos.

Pero si quiere comentarme algo de lo que ha estado revisando.

-Sí, he estado haciendo algunas anotaciones y...

Nada importante, pero...

...es gracioso ver de qué pie cojea el guionista.

Que, por cierto, contactó usted para trabajar en Numancia, ¿no?

-Sí, me sonaba su nombre. -Sí, claro.

Le sonaría de que había trabajao mucho con su padre.

Mucho tiempo. Y, claro, aunque Castilla es más joven...

Pero, bueno, como le decía.

Es gracioso ver que todas las batallas que plantea,...

...son las que vencen los mexicanos.

Los revolucionarios, claro. En fin, tonterías.

-Si no me necesita, esos negativos llevan varios días...

...en el laboratorio.

Adiós. -Adiós. Esquivel.

No debería ponerse tan nervioso. Los nervios son muy traicioneros.

-¡Que no, que no tiene razón! Marcelino es más tonto que Abundio.

Y si le he pillao, es porque lo sospechaba.

Que una no se chupa el dedo. Y ya había hecho mis cábalas.

Los hombres perdéis la cabeza cuando veis el fútbol.

Veis un balón, una portería y un montón de hombres corriendo...

...y sois capaces de vender a vuestra madre por no perdéroslo.

¿Hay algo más simple?, y dime la verdad?,...

...¿que ver a unos corriendo tras un balón?

¡Pues no, no lo hay!

-¿Has visto a Fernando?

-Pues, hijo, lo vi hace un rato en la plaza...

...con el actor francés que le gustan tanto los callos.

Parecía que tenían prisa. -A ver si lo encuentro.

-Se iban como hacia el Morocco, pero tampoco sé si están allí.

-Gracias. -De nada.

A lo que íbamos, José.

Los hombres pierden más la cabeza por el fútbol que por las mujeres.

Ahora, te digo una cosa, eh.

Yo prefiero que me engañen por el fútbol.

Porque, por el fútbol, tiene menos lógica.

Y yo esta a mi Marcelino no se la perdono hasta que me muera.

¡Y no me repliques, eh!

-¡Se ha puesto... cómo se ha puesto!

-¡Se ha puesto como una fiera corrupia! ¿Cómo quieres?

-¡Ay, mi madre, espero que no me haya metido a mí también!

Porque yo, sinceramente, he mentido por una buena causa.

Porque un padre y un hijo vayan juntos al fútbol una tarde...

...y se vean un poquito más.

-Bueno, pues igual que nosotros, por vernos un poquito.

Por disfrutar de nuestra amistad...

Del Atleti.

-¿Hay alguna ley que prohíba echarse una canita al aire?

-Oye, que parece que la mala soy yo. Que es tu nuera.

Si a mi me gusta el jaleíllo.

La próxima vez me voy al fútbol con vosotros.

-¿Pero cree que habrá próxima vez, Enriqueta?

Manolita, cuando me agarre, me va a tener 30 noches en el sofá.

Si no me saca al balcón con los geranios. ¡Qué frío!

-¡La venganza va a ser bíblica, Marcelino!

Lo mismo te manda arreglar todos los enchufes y cañerías del bar.

-Sí, hombre, con lo bien que se me da.

-Pero si esto está chupao. Hijo, coge el cable. ¡Venga!

-¡Ah!

-Anda, ponle un vasito de agua. -¡Una tilita!

-¡Ay, Marcelino!

-¡Hombre! ¿Qué, los ha encontrado?

-Estuvieron en el Morocco, pero ya no.

-Pues, hijo, si te puedo ayudar. -No, gracias. Ponme algo fuerte.

-Lo más fuerte es aguardiente. -Pues aguardiente.

-Hala pues. -¡Hombre, Roberto! ¿Te ha echado?

-¿Quién? -El militroncho ese de las narices.

Me da un mal fario. -¿Pero te ha echado a ti...?

-No, no es que me haya echado. Me ha sugerido sutilmente...

...que ahora mismo le molestaba mi presencia.

-¿Por qué? -Será que quiere estar solo.

-Para qué coño quiere estar solo. -Que no lo sé, Roberto.

Me ha dicho que me bajara y me tomara algo, que lo apuntaran.

-Ese señor no tiene cuenta aquí.

-¿Y él que estaba haciendo? -Nada.

Eso sí, cuando salía me crucé con dos que parecían de la secreta.

Seguro que iban a verle a la productora.

-¡La madre que me parió!

-Hala, tómate la copa de tu amigo, que no tengo ganas de tirarla.

-Pues si no hay más remedio...

-¿Te encuentras mal, Luisa?

-Tengo el estómago un poco revuelto.

-Pues te hago una manzanilla. -No, no, gracias.

-¿A ver?

Cuéntame que te ha dicho don Senén, seguro que no te ha ayudado.

-He sido una imbécil por ir a hablar con él.

-No, tú querías agotar todas las posibilidades.

Y si don Senén quiere, puede hacer que veas a Ignacio.

-Ya, pero no lo ha hecho.

-¿Porque es un preso político? -Porque se lo pedí yo, Sole.

Ese hombre me odia.

No sé si por todas las veces que me enfrenté a él o porque...

No sé. -Porque nos salimos de las normas.

Y no le gustamos, Luisa.

-¡Me dijo unas cosas horribles!

¡Y me dio donde más me duele!

Y lo peor de todo es que si él no hace nada,...

...¡Ignacio se morirá solo en la cárcel y seguiré con esta vida!

-Bueno, a ver, cariño,...

...que teníamos que tener callo con las barbaridades que nos han dicho.

Y con todo lo que llevamos a cuestas...

-Ya, pero tú tienes a tu hijo, que es una preciosidad.

Y eso te da fuerzas para seguir luchando. Y también tienes a Juan.

-No, no tengo a Juan. Es verdad que lo miro con otros ojos,...

...pero de ahí a tenerlo...

-Sole, yo no tengo nada que me haga luchar. Nada.

-Me tienes a mí. A Serafín,...

...A Manolita y a Marce y a las nenas...

Y también tienes a Ignacio y las cartas que te ha enviado.

-Pero no tengo nada mío. Sí, te tengo a ti y a tu hijo,...

...¡que os quiero muchísimo! Y sois casi como mi familia.

Pero... tarde o temprano, tú te irás con Juan.

Y yo sobraré. Y no me malinterpretes,...

...yo me alegraré muchísimo por ti, Sole, pero...

¡Estaré sola!

-¡No digas tontadas, eh!

Tú no vas a sobrar nunca, nunca, nunca, mi vida.

Y a ti quién te dice...

...que, de repente, no le sueltan porque está enfermo.

-Sole. Lo de Ignacio es un clavo ardiendo al que me he cogido.

Y es un imposible.

Y yo ya no tengo fuerzas para luchar por imposibles.

Ya no. -Ven aquí.

Todavía estamos juntas, eh.

Yo prefiero a una persona que hace lo que puede...

...que no otra que se cruza de brazos porque su vida no es feliz.

-Y yo también puedo matar gigantes.

-Eso será si te acabas toda la leche.

¡Huy, huy, huy, pobres gigantes!

-Los franceses no somos súbditos de nadie, monsieur.

Somos ciudadanos. Ciudadano Belmas, si no le molesta.

-Y por qué no deja que se encargue su marido.

-Ya, pero mi marido está de viaje y he preferido traerlas yo...

...para que no se retrase. -Está en todo.

-Sí, se nota que cuida los detalles.

-¡La película consagrará a todos los actores que hayan participado!

¡Los convertirá en auténticas estrellas!

¿Cómo he podido estar tan ciego?

Estamos a salvo. Y si no quieres creerlo o vas a preocuparte,...

...creo que pensaré que quizás no sea adecuado para esta misión.

  • T3 - Capítulo 82

Amar en tiempos revueltos - T3 - Capítulo 82

21 dic 2007

Don Senén niega a Luisa la ayuda que pide para Ignacio y la acusa de intentar llenar el vacío de su vida autonombrándose la salvadora del universo. El desembarco de Quintero en Numancia va desbaratando poco a poco los planes de Roberto y Fernando. Alicia intenta dejar el trabajo pero una vez más no logra hablar con Fernando. Hipólito conoce a Quintero y lo invita a su casa. Manolita descubre que Marcelino le mintió sobre el fútbol y le abronca sonoramente. Jesús intenta sonsacar a Álvaro sobre sus posturas políticas pero no logra nada. Mientras Sole especula sobre su relación con Juanito el Grande, Luisa se hunde en la depresión. Roberto descubre que Quintero ha ordenado un registro en la productora.

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T3 - Capítulo 82" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T3 - Capítulo 82"

Los últimos 4.649 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios