www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
2430575
No recomendado para menores de 12 años Alaska & Coronas - Mujeres al borde - Ver ahora
Transcripción completa

(VOZ EN OFF) Señoras y señores, recibamos a la colosal Alaska

y un señor que cumple su cuarta semana en el programa.

(Aplausos)

Bueno, muchas gracias.

Gracias, gracias.

Gracias por este recibimiento tan estupendo.

Esto es "Alaska y Coronas".

Ya está, ya está.

Nuestro público cada día es más incontrolable. Hoy viene asalvajado.

Nos lanza rosas, los toreros.

En los grandes programas de la historia de la televisión

el público lanzaba rosas.

Es un piropo.

Cuando veo algo de la televisión,

busco pasos de baile para ser tan grande como Pepino y Crawford.

(Aplausos)

(Música)

Jóvenes, ágiles, modernos.

Todo les sienta bien, qué envidia.

Te cuento una cosa.

En un día como hoy hace un siglo y medio nació Rosa de Luxemburgo,

una mujer revolucionaria.

Tal día como hoy en el año 2000 falleció Lolo Ferrari

que para mí también es una mujer revolucionaria.

Entre una y otra hay un universo.

Es universal que vamos a dedicar el programa.

El próximo sábado se celebra el día internacional de la mujer.

Hemos decidido adelantarnos a esa fecha con un programa

titulado "Mujeres al borde".

Un título muy bien traído.

Es un acercamiento a los nuevos retos de la mujer

en la sociedad actual.

"Mujeres al borde", imagino que lo han pillado.

Nos gusta más un homenaje que a Justin Bieber el estramonio.

También queremos hacer un homenaje a una gran hermana de este país.

Esperemos que les guste.

-El programa de Alaska y Coronas está dedicado a la mujer.

Me gusta porque me hace tilín.

Van a venir mujeres que hacen cosas de cantar, de escribir.

Mujeres que hacen cosas todos los días.

Por fin en este programa...

Espera.

Queremos que se note la importancia de la mujer en todos los ámbitos.

Cuando lo digo me pongo muy seria

porque yo digo las cosas muy seria.

Empieza el programa, me aburro ya.

(Aplausos)

Muy bien.

Cómo me gusta Mercedes Milá.

Como me gustan tus doblajes.

Hace un año se refugió en Los Ángeles.

Ayer grabado su tercer al álbum, Agent Cooper.

Quiero que recibamos, se merece a "Russian Red".

(Aplausos)

Me la llevo yo.

Siéntate.

-Gracias.

Muchas gracias por estar con nosotros presentando el disco.

Sabemos que estas muy ajetreada.

Déjame establecer una cosa de protocolo antes que nada.

A mí me gusta tener las cosas claras. Eres Lourdes.

"Russian Red" es un alter ego. ¿Cómo debo llamarte?

-Lourdes.

Pero sí, lo del seudónimo es algo que en principio fue como

una infección. Te pones un seudónimo y no sabes por qué.

Aparte de seudónimo, con nombres y apellidos.

Es una barra de labios.

Me has asustado.

(Risas)

(Aplausos)

No hacemos carrera contigo.

Decíamos en la presentación que te fuiste a Los Angeles.

Allí gabaste este disco.

Conozco la respuesta, pero quiero oirlo de tus labios.

¿En qué influye esta ciudad para el disco?

-En todo. La energía que se respira en un determinado lugar

queda plasmado en todo lo que haces.

Si encima haces música, es todo vibración y experiencia.

Y emociones.

Hablando del disco, imagino que estarás harta de que la gente

te diga que cantes en castellano.

-Me hace gracia que me preguntan que cuando voy a cantar en español.

En mi casa, dentro de un rato... Yo canto en español cuando me apetece.

Es para decir que cuándo vas a aprender inglés.

¿Y tu?

Yo sé mucho inglés.

No puedes tener nada que no te guste en el disco.

¿Con qué te quedas?

-Me quedo con el momento de grabar el disco

y con la experiencia de grabarlo.

Y ahora presentarlo.

Hay una cosa que creo que he leído en algún sitio,

a ver si es verdad.

Dices que cuando estás grabando un disco estás en un estado artístico

concreto.

Cuando ese disco lo grabas, se termina y sale,

tú estás en otra fase y te encuentras teniendo que hablar

de una fase de tu vida que ha pasado.

-De alguna manera sí. Este disco se grabó en diferentes momentos

en seis meses.

A cada uno nos pasaban cosas intensas en nuestra vida

y la energía del momento...

Cuando haces el disco entero en un mes y medio seguido,

todo está más concentrado.

Cuando hay más espacio, te pasan muchas cosas y queda recogido.

Hay una mezcla de personas que pasan por el disco.

¿En qué momento estás ahora?

-En mitad de la presentación,

un momento en el que tienes que hablar...

Tienes que hablar abiertamente de las canciones, de las personas,

y ponerlo sobre la mesa.

No se si te has dado cuenta, creo que no,

cuando has entrado hemos preparado en el suelo

una especie de paseo de las estrellas de Hollywood

en homenaje a tu estancia en Los Angeles.

Bueno, hemos pegado unas pegatinas.

Parece que hayamos estado toda la tarde.

¿Con qué nombres?

Con el nombre de caballeros. Vamos a verlo y te lo enseñamos.

Te lo vamos a preguntar.

(Aplausos)

¿Qué nos puedes decir de estos chicos que están a tus pies?

El primero no tiene nada que ver

con el grupo de George Michael.

-Está muy cerca, a mí también me recuerda mucho.

Este es mi amor platónico de la adolescencia y le hice una canción.

Con la frustración típica del adolescente

al que no le hacen ni caso.

Aquí vemos a Casper. Coronas está convencido que es el fantasma.

-Bueno, fantasmas son un poco todos.

Si no te hizo caso, le faltaba un hervor.

-Es un ser maravilloso.

Lo de fantasmas lo he dicho por decir porque es homenaje

a todas las personas que me han provisto de inspiración

y de algo muy bueno.

¿Quién es?

-Pues todos son chicos anónimos de la vida.

Hay unos más anónimos que otros.

Aquí estoy viendo a Alex T.

¿Ha pasado por tu vida?

-Es como cuando tienes un sueño y te cambia la vida.

¿Por qué está ejerciendo un poder tan fuerte sobre mi vida?

Supongo que pones cara y cuerpo a las personas con las que soñamos.

Yo soñé con esa persona y empecé a escribir canciones

intentando acercarme a él.

Una cosa, Casper, si nos estás viendo, llama.

Me he quedado con la intriga.

(Aplausos)

Algo que hablábamos esta tarde...

Para ser estrellas les hace falta un sol.

Sobre todo el "Agente Cooper".

-Es el amor ficcionado.

Lo he tratado de alcanzar recorriendo...

El agente Cooper fue nuestro ídolo hace 25 años.

Es el agente de Twin Peaks.

El personaje del agente Cooper a mi me resulta atrayente.

Creo que tú te identificas con el personaje.

-Me parecía una buena metáfora tener el nombre de un chico

y de un personaje de ficción como título del disco.

Oye, vamos a sentarnos.

Es como de mala educación.

(Aplausos)

Nos movemos tanto...

Un momento... a mi estas cosas me descolocan.

Y a mi me pasa al revés, nos compenetramos.

Alguien me puede explicar porque estoy viendo a un muchacho

¿Alguien me puede explicar porque estoy viendo a un muchacho

con un gramófono en la rodilla?

Perdona, pero es que es un mundo.

Se lo he dejado antes para no tenerlo delante.

He hecho un una sección que se llama "Me tienes en vinilo".

Hay un disco que está en vinilo. Ahora lo pongo.

Me gustaría hacer un repaso de los motores de reproducción

de los discos de hace años.

Gracias a la gramola a lo mejor ella o tu os habéis dedicado a la música.

La gramola era un reproductor muy antiguo adelantado a su tiempo.

Joplin, ella misma incluía los aspectos básicos. Gramo y mola.

(Risas)

Los discos eran de piedra.

De pizarra.

Era un poco sadomaso y sexual y de sumisión.

La voz era la de su amo.

Estuvo otro que fue el comediscos.

La gente que no lo recuerde, lo estamos viendo en pantalla,

eso es. Era una especie de bolsos.

Metías un single.

Ahora eso es una persona soltera.

El disco se lo comía y tienes que volver a comprarlo.

El artista ganaba más dinero.

Lourdes, el tema del vinilo te gusta. ¿Tenías en casa?

-Sí, mi madre tenía un tocadiscos.

Yo escuchaba más CD's. Tenía muchas estanterías.

Qué asco da.

Con el tocadiscos hubo una controversia.

El tío que lo inventó no sabía cómo llamarlo.

Giradiscos.

Tocadiscos también estaba mal porque no se pueden tocar los discos.

Si llevabas un trozo de chorizo en las manos...

La aguja saltaría en ese tropezón y lo fastidias.

Terminamos en el momento en el que se juntan dos tocadiscos...

lo que son los platos.

Se llaman platos porque Chicote,

con 18 o 19 años iba mucho a Rockolla

y echaba la bronca a los 16.

A Chicote no le gustaba que llevaran americanas anchas.

Y esto lo estás contando de primera mano, ¿no?

Creo que lo podemos dejar. Está divertido...

Le voy a preguntar a Lourdes si ha pensado alguna vez...

-Jo, me he quedado con ganas de saber

cómo iba a terminar la historia.

(Aplausos)

Esto que ha hecho Coronas es un repaso a las tecnologías de ayer.

Las tecnologías de hoy son otras. Internet, las redes sociales...

Nos da algún disgusto, tú has tenido alguna.

Me parece que lo que te ha pasado con las redes sociales

es la demostración del nivel que tiene cada país.

Cuando una persona manifiesta lo que sea y se forma un lío

que casi te tienes que esconder, me parece que denota poca cultura

por parte de los tuiteros y la gente que sigue las redes sociales.

No sé cuál es tu opinión.

-A nivel redes sociales, solo uso Instagram.

Tuve un mal entendido más que nada en Twitter.

Decidí cerrarlo porque me sentí un poco incómoda.

Al cabo del tiempo pensé que no era tan importante.

Probablemente todo eso se pone en otra dimensión.

Esos malentendidos ahora parece que se va a acabar el mundo.

-Cuando dejas de tener Twitter te das cuenta...

Hay una cosa muy bonita, hablar con el del kiosco.

Eso se ha perdido.

-Ahora todo el mundo con el móvil.

Hay otra cosa muy bonito, el tema del programa de hoy.

Está relacionado con la mujer, por eso hemos traído a Lourdes.

Tienes una edad estupenda, estás saliendo de la veintena,

creo que puedes tener una visión...

Saliendo de la veintena, me mola. Es como que sales de...

(Risas)

(Aplausos)

Me interesa tu visión.

-Me gusta mucho que saques este tema.

Vamos a hablar de la situación de las chicas de todas las edades

en este siglo XXI.

Me interesa tu visión,

en qué punto de inflexión o evolución estamos las mujeres.

-Guau...

El otro día tenía una conversación con un amigo respecto

al mundo de la música, que cual es la imagen de la mujer

que más predomina.

Y como mujeres como Rihanna, Shakira, Miley Cyrus,

mujeres del pop que llegan a un público enorme,

además, lo hacer muy bien,

pero hay una cosa,

todo el rato hay que salir en los vídeos, enseñando mucha carne.

Nos hemos acostumbrado a ver a las chicas así.

Hay un momento en el que hay una línea muy delgada

de hasta qué punto ejercemos libertad sobre nuestro propio cuerpo

y querer reivindicar algo,

y hasta qué punto nos estamos convirtiendo en objeto de deseo.

Estas hablando de la imagen de la mujer.

-Y el calado que tiene todo esto en los demás,

en los adolescentes que están creciendo. La imagen que quieren dar

y el concepto que les generan no ser esas chicas.

Lourdes no se va a ir,

va a cerrar el programa actuando en directo.

Ahora esta es otra imagen de la mujer. Esta es ella.

Esta eres tú

y esta es otra obra que te vamos a regalar. Una obra única y exclusiva.

(Aplausos)

-Qué pasada.

Es un dibujante que está enfermo y le dejemos que se exprese así.

-Vaya preciosidad. Gracias, Darío.

Lourdes, nos vemos más tarde, gracias.

(Música)

El realizador Oriol Puig...

Una cosa.

¿Me puedes poner en modo conversación privada?

¿Qué estás haciendo?

Tenemos que presentar el Router 66.

El día pasado le hicimos después del juego de las ventanas.

No quiero que nos despidan después de este programa.

Quiere volver a hacerlo. Si fallamos, no pasa nada.

Quieres una segunda oportunidad.

Y si puedo, una quinta.

Podemos seguir el programa si lo hacemos.

Es un capricho mío.

Vamos a modo soso, vamos.

El realizador Oriol Puig,

es el encargado de ilustrar nuestra sección Router 66.

Hola, cariño, estoy aquí.

Me marcho en dos segundos.

Su estilo se caracteriza por la comedia negra

y actualmente está escribiendo el guion de "Lo que esperamos".

Esto es magia, no se ha visto nunca.

El corto que vamos a ver esta noche es una sátira

de las chicas en Internet.

Esto me vuelve loco, no sé dónde estás.

¿Ha quedado bien?

No lo sé.

Estaba presentando el Router 66...

(Aplausos)

-Con los recortes de la biblioteca

me he quedado en la calle.

Al enfermar José Luis no vi otra salida.

(Música)

-Me había fijado en estas chicas de los blogs

que parece que todo les va muy bien.

Yendo a sitios de moda.

-Yo vivo de estar en Internet, es genial.

Se vive muy bien.

-Así que intenté hacer lo mismo.

(Música)

-Nunca me he sentido cómoda.

Con la ayuda de José Luis lo sacamos adelante.

A medida que fuimos acumulando seguidores, varias marcas

empezaron a invitarme a eventos y a regalarnos cosas.

Normalmente estos regalos los sacó en algún vídeo o en alguna foto.

Luego nos los llevamos para revenderlos.

Con lo que nos sacamos por ello,

pagamos el tratamiento de José Luis.

Está muy delicado y me preocupa desperdiciar el tiempo

haciendo esto.

Realmente es obsceno.

-No pasa nada.

La verdad es que... No se me da mal.

Incluso me he inventado un vocabulario propio

con palabras que se me van ocurriendo.

-Ayer tenía un "chof".

Me veo allí con esa gente... Haciendo esas cosas...

Rezo para que acabe pronto.

Pero ahora mismo no podemos dejarlo porque nos va muy bien.

Hasta nos han ofrecido poner nombre a una colección de bolsos.

-Sí, me queda el consuelo de saber que el día que no esté

ella podrá seguir viviendo de esta palabra.

(Aplausos)

Perdóname, es que tengo que hacer aquí la sección.

Me llevo el sillón.

-Ya, pero me ha sentado aquí.

Por eso te estoy avisando.

-Ya, pero yo estoy aquí.

Les das así y se toman una butaca.

Señoras y señores,

comienza "Lo dice Internet".

(Aplausos)

Hoy quiero comenzar con un vídeo

del pequeño espacio que tenemos

que se llama "Padres cabrones".

Consiste en los padres que graban a sus niños mientras sufren.

Queremos ver a un niño que está llorando,

un neonato, tranquilamente.

Al lado tiene a una gata con una paciencia extrema.

La gata está flipando.

La gata, por instinto,

acaricia al bebé.

Le pone la mano encima.

Lo masajea un poco y el niño, por arte de magia animal,

por arte de amor de la gata, porque el padre menudo perro,

fijaros como consigue dormirla.

O dormirlo, no se sabe.

Entra como en una especie de trance. Hace unos espasmos.

Como que está cogiendo el sueño.

Al gato también entra el sueño.

Se le abre la boca.

Le da un beso diciendo que duerma.

Viendo como el padre no deja la puñetera cámara,

el niño ya está soñando que mata a su padre,

y el gato le deja de poner la mano encima.

El padre sigue grabando. Ahora de cuerpo entero, es un enfermo.

Hay un momento mágico.

El gato, que está harto de estar en esa posición,

le mira como diciendo:

"A ver si dejas de grabar ya".

(Aplausos)

Por ejemplo, un grupo japonés que lo apretado en Estados Unidos.

Por ejemplo, un grupo japonés que lo ha petado en Estados Unidos.

Fijaros porque llevan una bisagra en el coxis.

Ya veréis la coreografía. Bailan mogollón.

Parece jotas aragonesas pero bailado muy deprisa.

Es una especie de jota maña y metal. Atención que empiezan a cantar.

Cantan muy rápido, se conoce que tienen mucha prisa.

Un concepto de dos horas les duran 15 minutos.

Fijaros en el movimiento de caderas.

Esa gente no está bien, están operadas.

Una coreografía perfecta.

Una locura.

En otro sitio donde van las cosas muy deprisa

es en los gimnasios.

No sabe lo que inventar.

Ahora después de los ejercicios este nuevo.

Todas acompasadas.

Esto para los intestinos va muy bien.

Lo mejor de todo es que llegado el momento que se vuelven tan locos

que van a innovar.

Esta gente que bota tanto, ponemos un complemento.

(Risas)

(Aplausos)

Hasta aquí la sección.

Me marcho que tengo unas coles de Bruselas en el horno.

(Música)

-Aquí me han metido.

Estás en el borde del plató.

-Y con el peligro que hay con esta rampa. Equis

-Y con el peligro que hay con esta rampa.

Señoras y señores, Loles León.

-Cuidado, que no podemos pasar por aquí.

(Aplausos)

-Hola, hola.

Hola, cariños. Hola a todos.

¿Qué tal?

Nos sentamos aquí, muy bien.

-A aquellos no les he dicho nada. Hola, hola.

Es que están muy expandidos.

Muy desordenado.

Expandidos solo por amor...

-El otro día cantaba muy mal.

Estás que no paras.

En "Águila Roja" a tope.

-Ahora estoy más delgada.

Pero todavía me queda un capítulo para que me veáis gorda, gorda.

¿Te gusta ese papel?

¿Te gusta ese papel?

-Mucho. Me ha dado muchas satisfacciones.

Lo he vivido en gira.

Ha estado muy bien porque la gente me decía que estaba muy gorda allí.

Que ahora estoy muy delgada. "Que fea estás allí".

Menos mal que la realidad supera a la ficción.

La realidad supera la fricción.

-Me gusta más que la ficción.

Friccionar no siempre está bien.

Me vas a poner cachondo.

-Es que siempre me has gustado mucho.

Quiero que me hables de un programa nuevo que has hecho.

Un programa de cocina en Internet.

-Mi página web: Lolesleón.com.

Ya verás qué graciosa.

Chipirones con garbanzos y muchas cosas.

Tengo un libro que está a punto de venderse. Es muy fácil.

Son recetas para la gente que no sabe cocinar.

Yo lo hago todo fácil y barato.

Te doy la fórmula para hacerlo muy gustoso. Al tupper y al trabajo.

El libro sale a raíz de la página web.

-Sí, me vieron en el...

Se me van las cosas.

En "MasterChef".

-Vinieron corriendo los del libro porque al día siguiente

tuve muchas entradas. Dijeron que esa mujer iba a tener

muchos millones. Muchas entradas. Salidas, pocas, yo sola.

Una cosa quiero decir, no tengo Twitter.

Por ahí hay un Twitter que corre mío, pero no tengo. No es el mío.

Me voy a poner, pero todavía no.

Vosotros meteros y ella se pone.

(Aplausos)

Habías venido a una tertulia.

-Sí, a hablar de las cosas que tenemos que hablar.

Pues te llevo para allá.

(Hablan a la vez)

(Aplausos)

-¿Dónde me pongo?

Ahí mismo.

Te quiero presentar a unas amigas con las que vamos a estar charlando.

A ti ya te hemos presentado y aplaudido.

Quiero presentarte a la chica que tienes a tu lado.

Ella es Luna Miguel.

Ha presentado una novela.

Gracias por estar con nosotros.

(Aplausos)

Tenemos a una artista y creadora.

Una creadora de un ámbito distinto.

Tenemos empresarios de éxito en España.

Ella es la fundadora de Rusticae,

una web de hoteles con encanto.

Muchas gracias, Carlota, por estar con nosotros.

(Aplausos)

-Qué guapas son, muy monas.

Estas monísima, me gusta mucho.

Muchas gracias.

¿Qué nos pasa a las chicas que cuando hace la típica

foto de las orlas haces recuento y hay un 80% de estudiantes?

Hay más mujeres matriculadas.

Luego salen las fotos de los consejos de administración,

de las grandes empresas, y si acaso tenemos una.

¿Qué pasa con las chicas?

-¿Qué pasa?

Pues que tener muchas barreras.

Muchos pies, de todo.

Muchas manos negras por detrás.

Muchas habladurías.

Esparcen buen rollo sobre las que van deprisa, deprisa,

y que se destacan.

Vamos a ponerles un par de clavos para que no pueda

seguir corriendo tanto.

A ver, esto en todos los sitios.

La mujer, desde hace mucho tiempo, desde los años 70,

empezamos a coger una carrerilla que todavía están ellos detrás

agarrándote de la chaqueta. Así estamos todavía.

Hablas de los años 70.

Todas estas cosas que hablamos de la conciliación laboral,

de los techos de cristal,

de las cuotas, no sé cómo suenan a tu generación.

¿Es un problema de lenguaje un discurso trasnochado?

-Todavía queda mucho de ese discurso trasnochado.

Aunque ahora creo que hay muchas mujeres muy jóvenes

haciendo cosas muy interesantes

y ocupando puestos muy importantes,

creo que todavía incluso nosotras tenemos una sensación

de culpabilidad, de estar ahí...

Los jefes o los hombres que están alrededor nuestro

hay como una especie de paternalismo con la mujer que llega arriba.

Mira que bien que esta chica ha llegado arriba.

No es una chica, es una persona con nombre.

Por eso digo que lo hay y no lo hay.

Creo que todavía tenemos que agitarlo un poco.

Con todo esto que está comentando Luna,

y lo que nos ha contado Loles,

¿siga molestando a los tíos que una mujer de órdenes?

-Todo depende mucho de los ámbitos y las edades.

De las trayectorias de esas mujeres.

Monté mi empresa con 19 años y nunca he tenido un jefe hombre.

En mi equipo muchos años ha sido todo mujeres.

Yo nunca he sentido por parte de los hombres de mi empresa

que les sentara mal que fuese una mujer la que les dirigiese.

Cuando hay proyecto, sentido común...

Todos nos equivocamos muchas veces.

Creo que la gente se hace respetar independientemente del sexo.

No es lo mismo mi tesitura como empresaria,

donde siempre yo he decidido marcado un poco mi rumbo,

con más o menos acierto,

que de las mujeres directivas, por ejemplo.

Están en empresas donde tienen que ir promocionando poco a poco

y en todos los estadios hay hombres,

a lo mejor la película cambia totalmente.

Es verdad que conozco a muchas mujeres de mi generación

que dicen que su condición de mujer se lo pone más difícil.

Son zancadillas.

-En ese sentido veo que hacen falta todavía

políticas intervencionistas que ayuden a ir despejando ese camino.

Yo soy partidaria de las cuotas.

No porque piense que va a poner a una mujer que no lo vale

en un puesto de mucha responsabilidad.

Hay muchas mujeres en este país que valen mucho

y no están teniendo igualdad de condiciones.

Las cuotas ahora mismo empujarían, hasta que se normalice,

que será un tiempo no muy largo, y luego no harán falta.

Escuche una vez a una mujer que admiro mucho decir:

"Os recuerdo que hace poco en Estados Unidos un negro

no podía ser médico y hubo que poner cuotas para que fuesen

a la Universidad".

Hoy nadie se lo plantearía en Estados Unidos para que un negro...

Pero hubo que hacerlo.

Creo que depende mucho de los contextos.

En lo empresarial hay un cambio cultural que hacer

en la mentalidad masculina, no de todos los hombres,

hay muchos que entienden la situación.

Y hay mucho que hacer en casa donde hay muchos maridos

que no están repartiendo las tareas, que no están dejando que las mujeres

cojan la carrerilla y las siguen sobrecargando

con muchas responsabilidades domésticas que hacen que las mujeres

tengan problemas internos para evolucionar en la empresa.

Carlota habla desde el punto de vista empresarial.

Se supone que en el mundo artístico, de la creación, es todo más fácil.

Y que no hay tantos impedimentos para que la mujer brille

si tiene luz propia. ¿Es verdad, Loles?

-Sí, en este mundo es cuando cuando brillas

es cuando vienen todos.

Nuestro país es el único que tira por tierra a sus artistas

cuando sobresalen, cuando el talento es muy grande.

No con todos, pero si con alguna parte de ellos que no convence

porque...

Lo vemos muchas veces.

Cuando a veces no te paras a contestar a la prensa,

pues ya es malo. Todo lo que ha hecho en la vida está mal.

Eso siempre me ha parecido un poco...

¿Por qué no aceptamos las cosas?

No tiene nada que ver que no me pare a contestarte,

tengo mi vida propia y mi trabajo.

A nadie se le cuestiona su trabajo como a los artistas.

-Y como a las mujeres.

-A las artistas más.

-Yo quiero saber quién ha inventado el día de la mujer.

Pero, ¿por qué no se ha inventado el día del hombre?

Ya está la desigualdad puesta.

Nos felicitamos por el Whatsapp, no sé cuántos... ¿Que santo es?

Las mujeres estamos aquí con pleno derecho,

con nuestro sitio y nuestras igualdades.

Como dice ella, todavía falta mucho por hacer.

Incluso ahora nos quieren quitar la oportunidad como persona de nuestro

cuerpo y nuestra mente. No se puede.

Tenemos que salir a la calle decir a todo el mundo...

Hay que decir a todo el mundo: "Stop!".

Nosotras somos ciudadanas, pagamos y somos como los hombres.

A ver lo que piensas.

¿No hay un cierto fracaso nuestro o de quien sea

que todavía a estas alturas tengamos que estar hablando de esto,

cuestionando esto y que muchas veces las chicas que suponíamos

que no iban a tener ningún tipo de problema,

de asunto a resolver cuando llegaran a la edad de su emancipación sexual,

y seguimos igual que estábamos nosotras?

-Me gustaría la opinión vuestra. Nosotras ya sabemos por qué es.

-Entiendo lo que decís.

Para nosotras, vosotras sois ejemplo de mujeres a las que hemos seguido

su carrera y a las que admiramos.

Creo que el ejemplo ya lo tenemos más o menos ahí.

Hemos podido seguir a personas durante toda su trayectoria.

Lo que hemos aprendido es que ahora las cosas

son un poco más fáciles.

Todo esto que estábamos hablando del mundo de la empresa,

de cómo te sientes en el trabajo,

el machismo, etc., creo que se está normalizando.

No hace falta, esto que decías, el mismo número de hombres

que de mujeres.

Por ejemplo, yo trabajo en la redacción de una revista

donde somos todo gentes que rondan los 25 o 30 años.

Somos mitad y mitad, pero no porque el jefe...

De hecho, el jefe tiene nuestra edad.

Ha sido una especie de selección natural por el talento.

Es curioso ver como al final naturalmente se va llegando a eso.

Ha habido mucho trabajo detrás y muchas mujeres trabajando para eso.

Una cosa que me tiene despistada y que me gustaría preguntarte a ti,

muchas veces en el mundo del periodismo se usan seudónimos,

uno se esconde detrás de un hombre para sentirse más cómodo.

Me consta que hay muchos compañeros que firman como chicas.

¿Hay algo psicológico detrás de esto?

-Cuando eres un medio pequeño y tienes que producir

un número muy grande de textos al día,

tienes que elegir algún seudónimo en la redacción.

En nuestra redacción sé que hay chicas escribiendo como chicos

y al revés. Esto demuestra que no importa tanto.

-Quería comentar una anécdota personal

que creo que es muy ilustrativa. Yo nací en el 75.

Mi referente es mi madre.

Es una mujer que, cuando yo nací, no sabía si iba a tener una niña

o un niño.

Y cuando le dieron a la niña, a mí, lo primero que pensó

es en lo que tenía iba a tener que luchar.

26 años después he tenido a mi hija y lo primero que pensé

fue que qué bien que había nacido con un sol radiante.

No se me ocurrió pensar... Creo que hay un tema fundamental.

Este tema es importante que haya penetrado toda la sociedad.

Yo he tenido referente de una madre trabajadora, totalmente activa

y creativa. Mi hija esto ni se lo va a plantear.

De mi generación habrá muchas mujeres que han visto la madre

que se ha quedado en casa, que ni se ha planteado

tener una carrera propia.

Cuando hayan pasado unas cuantas generaciones

se habrá terminado esto.

Los cambios culturales no se producen de tu generación a la mía.

Tiene que pasar un par de ellas y el debate se habrá terminado.

Quiero que tratéis el tema de la maternidad y de la elección.

Quiero comentaros que hemos estado viendo en las pantallas...

Pedimos a nuestro público que manden una foto con la mujer de tu vida,

era el título.

La mayoría son madres.

Muchos en Instagram decían que su madre no quería que lo publicara

en redes sociales por esos codemandada vosotras.

Empezabas a pensar de esas mujeres que piensan de otra forma.

No deja de ser un mito que a veces hay que sacrificar

dependiendo de las carreras

que quieras seguir en la vida, el lado maternal.

Tú tienes un hijo estupendo,

no ha sacrificado y no te ha costado nada.

-Me ha costado el pescuezo, llegar aquí con la lengua fuera.

La mayoría de la gente renuncia

a lo que aspira en la vida, sus sueños, lo que quiere ser

y por lo que quiere luchar, por la maternidad,

pero no solo eso, no por esas cosas tan bonitas y válidas que he dicho.

Hay una generación de parejas que renuncian

y, cuando tienen un hijo,

empiezan a decir que se les acaban cosas como ir al cine, cenar...

No te quedes en casa,

estás teniendo un hijo, no una cárcel.

Sal a la calle.

Estos son los que, cuando los chicos se van...

Que cómo le dejan,

que no han ido al cine desde que ha nacido,

que las dejan tiradas con lo que han hecho por ellos.

Tiene razón Carlota en una cuestión.

Estos son cosas que una ni se plantea.

Antes estábamos entrevistando a Lourdes

y me ha dejado una pregunta que es muy atrasada, la imagen de la mujer.

La imagen de las artistas en los estrellas de pop

es ultra sexual.

Todos proyectan una imagen muy sexual.

La imagen de la mujer triunfadora en la empresa es muy agresiva.

Nos seguimos moviendo con lo que nos proyectan,

no digo que vosotras estéis en esos tópicos,

pero se sigue proyectando cuando se vende la imagen

de la mujer triunfadora. Es una imagen que viene a denostar.

-Es algo que irá barriéndose poco a poco.

Las primeras mujeres que han subido,

lo han hecho con un rol masculino para hacerse demostrar

y sentirse o un igual ante la jungla de hombres.

También estamos todos cambiando.

La feminidad y el punto femenino se reivindica mucho.

Esta mañana estaba en un evento en el Palacio de la Bolsa

y se hablaba de uno de los temas que aporta la mujer

en estos órganos de decisión de grandísimas empresas,

esas cuestiones que no solo las tienen las mujeres,

pero que las mujeres son más habituales,

ese punto de control...

Ni somos desmandadas con los grandes momentos, las grandes compras,

ni alocadas en los momentos de crisis

y urgencia donde... Estamos más

atemperadas,

tenemos un sentido más doméstico y común.

Ya va poniéndose de manifiesto que ser mujer da cosas muy positivas

que hay que poner en valor y aprovechar,

que no hay que convertirse en hombres. Es un error.

Y para los hombres mucho mejor.

Yo estoy con muchísimos hombres

y están encantados de tratar con una mujer

que se comporta como una mujer. Es mucho mejor para todos.

(Hablan a la vez)

-No empecemos a darle más vueltas.

Con respecto a las mujeres cantantes que son...

Son espectáculo.

El tono lúdico y el tono cachondo...

No todas son iguales.

No todas son como Beyoncé o como Rihanna.

Hay público para todos. Se necesita un público.

A mi me gusta ver esos cuerpos van maravillosos,

cómo bailan y cómo cantan,

y cuando tenga un día más así veo a otras que se tapan hasta arriba.

Hay cantantes que triunfan y todo eso,

pero tiene que haber de todo porque hay público para todo.

Y demandan un poco de sensualidad y sexy. Si no, es muy aburrido.

Es una parte de nuestro poder,

el poder de cualquiera, hombre o mujer.

-Dos ejemplos que podrían combinarse de artista, cantante,

como miniempresaria,

son Lorde...

Dave.

Tienen 17 y 16 años.

Hicieron una entrevista entre las dos en una revista

y hablaban de feminismo.

Ellas mismas decían que una chica en 2014 es feminista,

son lo que son,

no hace falta que se pregunten esas cosas.

Es curioso.

Una es casi empresaria

y la otra es una cantante que está en boga.

Lo hacen con mucha naturalidad

y con una estética muy inspiradora

para gente que somos incluso mayores que ellas.

Estaría toda la noche con vosotras.

Me ha encantado compartir pensamientos con vosotras.

Llegará el día en el que no tengamos que hablar de esto

y nos tomaremos unos cócteles.

Hasta ese momento, gracias.

(Aplausos)

(Música)

En este programa se baila.

Y muchos más en los minutos musicales.

Olé, como Bisbal.

Bienvenidos a los minutos musicales.

He querido rescatar unos minutos donde salen mujeres

que ofrecían unos espectáculos llenos de sensualidad

y excitación.

Los vi con 14 años y tengo recuerdos entrañables.

Ponme la primera.

La primera es Ágata Lys.

Va con un cuerpo de baile que mira muy fijamente.

Están como perversos...

Me la como yo, no yo, no yo.

Ella susurra y se los va quitando de encima.

Tú fuera, tú también fuera.

Se queda sola y se toca.

Y el rubio...

El negro el dedo en la axila...

Fetichismo.

Eso hace cosquillas.

Y el rubio.

Le como la boca, no me da tiempo,

y el negro la coge otra vez la hila.

y el negro la coge otra vez la axila.

Media vuelta y se le ve el rabo.

Ella se tumba encima de él,

pero siempre conserva la sensualidad y el tono a la hora de cantar.

Gritar, no grita.

No sé si estamos en un momento vanguardista del programa.

Me gusta innovar en este espacio.

El programa está dedicado a la mujer.

Va a pasar un ser esbelto con piernas largas

de las que me gustan a mí

para deleitarnos con ella y disfrutar de esa figura...

(Aplausos)

Hay que decir que el animal en ningún momento ha sufrido.

No ha tenido ni que caminar para cruzar.

Vamos con el segundo vídeo.

A mí me encanta.

Es este, una gallinácea.

Mueve el hombro.

A él le cuesta. No tiene ritmo.

Está con sobrealiento.

Y ahora tiene que hacer más esfuerzos para llevar el ritmo.

Se saca el hombro.

Y ahora cuatro.

Era un baile que se hacía allí.

Mucho esfuerzo.

Es alucinante.

Hablaría toda la noche, pero no me pagan más.

Hasta siempre.

(Aplausos)

Esta mañana hemos conocido un dato escalofriante,

una de cada tres mujeres europeas sufrido maltrato físico o sexual

y la mayor parte de ellas nunca lo denuncia.

De ese estigma que hace que muchas mujeres sean agredidas

o discriminadas por ser quienes son,

viene a hablarnos la encargada de nuestra Masterclass de hoy.

Es abogada, especialista en derechos humanos y lleva años

gestionando programas sociales

para los colectivos en situación de vulnerabilidad.

Recibimos a Violeta Assiego.

Gracias.

Gracias por estar con nosotros.

Tienes cinco minutos.

Y toda nuestra atención.

-Bueno, venía a contar

que ningún Estado ha logrado

durante todo este tiempo

la igualdad entre hombres y mujeres.

Tampoco la igualdad entre niños y niñas.

Las violaciones de derechos humanos son un ultraje

en el caso de las mujeres y niñas.

Estas palabras no las digo yo,

las dice la directora ejecutiva de ONU Mujeres.

Vienen a ratificar

que millones de mujeres por su condición de ser mujer,

no tienen la posibilidad y legitimidad

de acceder a los mismos derechos que los hombres.

Es cierto que se han producido grandes avances,

de hecho, ahora celebramos los 20 años de una conferencia

que se celebró en El Cairo sobre desarrollo y población.

Allí se consiguió que 179 estados garantizaran el acceso

a mujeres y niñas de los derechos sexuales y reproductivos.

Sin embargo, muchas veces, normalmente casi siempre,

las palabras, lo que aparece escrito, dista mucho de la realidad.

Nos acaba de decir Naciones Unidas que dentro del cumplimiento

de los objetivos del milenio, lo que tiene que ver con mujeres y niñas,

dista muchísimo de ser algo aceptable.

Ser diferente no significa ser desigual.

Dice Desmond Tutu que no hay ninguna justificación científica

para el prejuicio. Para la discriminación.

Nunca.

Tampoco ninguna justificación moral para que las mujeres

no tengan los mismos derechos. Es algo que no es natural.

Es algo que explica muy bien Marcela Lagarde.

Lo que está diciendo

es que son las sociedades las que construyen las culturas,

las que hacen situarnos como hombres y mujeres.

Lagarde hace toda una locución

sobre lo importante que es que cada uno participe en la construcción

de esa cultura.

Son las creencias, las ideas,

las que construyen mitos y asocian a la mujer a la debilidad

y al hombre a la fortaleza.

Estas creencias, estas ideas, son las que sirven en muchas ocasiones

para que se dicten normas morales, sociales, legales,

que en realidad niegan a la mujer su derecho y control

sobre su vida, su cuerpo y su sexualidad.

La igualdad de género o la desigualdad,

está muy relacionada con la violencia.

Efectivamente.

Acaban de decir que en Europa una de cada tres mujeres sufre

en algún momento de su vida, o ha sufrido,

una agresión física o sexual.

Es un dato realmente preocupante.

Se asocia normalmente a las sociedades

en las que la igualdad de género está más conquistada

una menor violencia en estos casos.

En España, en 2013, 48 mujeres fallecieron víctimas

de violencia de género.

En los dos meses que llevamos este año

son ya 11 las mujeres que han fallecido

a manos de sus parejas o exparejas.

Claramente la violencia está ahí.

Claramente las mujeres son víctimas de un trato desigual.

Es muy importante que todos tomemos conciencia

de que construimos esta sociedad,

de que construimos esta cultura.

Si en algún momento el Día de la Mujer tiene un sentido,

el Día de la Mujer sirve para algo,

no es solo para recordarnos que tenemos que construir

grandes discursos o mensajes directos,

sino también para hacer un llamamiento a que nosotros

construyamos esa cultura. Que la construyamos desde lo cotidiano.

Todos los días y en cada momento. Gracias.

(Aplausos)

Muchas gracias, Violeta.

¿Qué pasa ahora?

Pasa ahora, que lo diga yo no tiene sentido,

porque después de la Masterclass viene...

Después de los payasos de la tele nadie había vuelto a hacer esto.

Siempre innovando.

-Hijo de Satanás...

Muérete.

Cerveza...

(Ladridos)

-Le odio.

Odio a Steve Jobs.

Ese demonio merecía morir.

Si quiera ha conseguido mi objetivo.

Hubo una época en la que me juntaba con modernos,

pero era humillado por no seguir las tendencias.

Y se rieron de mí por no tener un iPhone.

Descubrí quién era el verdadero culpable de todo, era Steve Jobs.

Acabaría con él, pero no de un modo vulgar.

Sería tan irónico que su muerte sería mi obra de arte definitiva.

Con iPhone creé un dispositivo que emitía más microondas

que un móvil normal.

Le di sesiones, pero seguía sano.

Es el mismísimo diablo.

(Ladridos)

-Inocente eres, Jamón.

Sigue vivo y coleando.

Yo soy un pobre perdedor al que le salió el tiro por la culata.

Al final fui yo quien acabó enfermo.

-Gilipollas, date unos batiditos de bacalao.

(Música)

(Canción en inglés)

(Aplausos)

Muchas gracias, chicos.

No puedo decir nada más que con este lujo se termina por hoy

el programa.

Volvemos la semana que viene

porque nadie nos ha echado la bronca.

Volveremos con un programa sobre el monologuista...

No metas la pata. Está un poco en el siglo pasado.

Será un programa dedicado al selfie.

La imagen de los Óscar, la que se pusieron todos la foto...

El autorretrato.

Eso.

De eso y de la importancia

que parece que tiene en las redes sociales.

¿Por qué no nos hacemos uno con Lourdes?

Para que sea guay de verdad lo hacemos con todo el público.

Corred.

Agacharos por ahí.

Asomaros.

Listo.

Bravo.

Esto para Instagram también.

(Música)

  • Mujeres al borde

Alaska & Coronas - Mujeres al borde

05 mar 2014

Avanzamos hacia una sociedad cada vez más igualitaria, pero es evidente que aún falta para que lo sea del todo. Es buen momento para hacer balance de las conquistas y los agravios relativos al estatus de la mujer del siglo XXI en todos los ámbitos: el laboral, la formación académica, la participación y la representación política, la vida familiar, las relaciones sexuales, la evolución de la imagen de la mujer en la cultura, la comunicación, etc...

Para hablar de todo ello, pasa por Alaska y Coronas Russian Red, joven cantante y compositora que acaba de sacar nuevo disco, 'Agent Cooper', en el que dedica cada una de sus canciones a los hombres que han marcado hasta ahora su vida. La artista cierra el programa con una actuación en directo.

En la tertulia participan la actriz Loles León, la empresaria Carlota Mateos, cofundadora de la empresa online Rusticae, y  Luna Miguel, poetisa y bloguera que con 23 años ha publicado cinco libros de poesía y una novela corta. Representan a tres generaciones y perfiles profesionales bien distintos y dan su visión sobre lo que pesa y lo que aporta ser mujer en nuestra sociedad.

La Masterclass la imparte Violeta Assiego, abogada y experta en derechos humanos. 

Y el Router66 lo firma Oriol Puig. 

 

ver más sobre "Alaska & Coronas - Mujeres al borde" ver menos sobre "Alaska & Coronas - Mujeres al borde"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 145 programas de Alaska y Coronas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios