Dirigido por: Antonio Perezgrueso

Este espacio emite documentales sobre alpinismo, escalada y otros deportes de riesgo al aire libre. El equipo del programa ha logrado hazañas destacables, como filmar en el prohibido reino himalayo de Mustang y en Bhután.

‘Al filo de lo imposible’ es una serie documental en la que predomina la emoción, los deportes de aventuras y el riesgo. Está dirigido por Antonio Perezgrueso, y cuenta con realización de Manuel Rojo, producción de Esteban Vélez y Fátima Ramas, y los cámaras Fernando Martín y Luis Miguel Pavón.

La web del programa amplía información sobre cada aventura, con reflexiones de los miembros del equipo que las han vivido. También incluye fotografías de las expediciones y permite volver a ver todos los programas de esta y otras temporadas.

4299721 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
Para todos los públicos Al filo de lo imposible - El sueño de volar - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

El vuelo libre, en cualquier modalidad,

sería para el hombre algo así como un privilegio

o un auténtico milagro.

-Una vez hecha la cumbre, nos sentamos a ver el paisaje

y pasó un buitre volando a nuestro lado

y me entraron muchísimas ganas de lanzarme ahí con él.

-Siempre que vuelo pienso

que cualquier persona que quiero

me gustaría que sintiera lo que yo siento en ese momento.

(Música)

-¡Gracias, Josito!

-El primer contacto que tuve con el parapente

fue al final de los años 80.

Hice un cursillo, de los primeros que daba Laureano Casado

aquí en España. Y bueno,

la actividad, desde mi punto de vista,

requería bastante compromiso

y la dejé un poco guardada en un cajón.

Hasta hace tres años

que de la mano de José Isidro Gordito, Josito,

un día tuve la oportunidad de hacer con él un vuelo en biplaza

y me enamoré de la actividad en primer momento.

Luego, bueno, tuve la suerte de compartir con él

algún vuelo más

y desde hace dos años y poco

vuelo también en monoplaza.

La actividad es emocionante.

La sensación es, para mí, es difícil de describir

porque son momentos bastante íntimos

que me cuesta expresar

lo que se siente. Es una actividad silenciosa,

limpia, respetuosa con el medio ambiente.

Una actividad o deporte, como le queramos llamar

que creo que es apto para cualquier público.

No hay distinción de sexo.

Aquí no hay mujeres u hombres que vuelan.

Hay pilotos.

Pilotos pesados y pilotos ligeros únicamente.

No hay necesidad de fuerza como puede haber en otros deportes.

Se puede disfrutar de una caminata por la montaña, una ascensión

y luego un descenso o un vuelo de distancia.

Espero seguir volando hasta que el cuerpo aguante,

o sea, toda la vida.

Siempre que vuelo pienso

que cualquier persona que quiero

me gustaría que sintiera lo que yo siento en ese momento.

-El vuelo libre, en cualquiera de sus modalidades

sería para el hombre algo así como un privilegio

o un auténtico milagro.

El poder evolucionar

por el cielo, por el aire

con aeronaves muy sencillas

sin ningún tipo de motor imitando a las aves

como el gran sueño del hombre

es, como ya digo, mágico.

(Música)

Una vez hayas probado el vuelo,

siempre caminarás por la tierra con la vista mirando al cielo

porque ya has estado allí

y allí siempre desearás volver.

Esta célebre frase de Leonardo da Vinci

resume con fidelidad el sentimiento

de los apasionados de los deportes aéreos.

De entre todas las disciplinas que puedan realizarse,

quienes practican el vuelo libre,

son los que se sienten más privilegiados.

Surcar el aire sin emplear ningún tipo de motor

en comunión con la naturaleza,

transporta a otra dimensión, la de los sueños.

Acariciar ese deseo primitivo del hombre

es posible gracias a tres aeronaves distintas,

pero hermanadas entre sí:

parapente, ala delta y velero.

El parapente es el artefacto más simple.

Una tela y unas cuerdas configuran un planeador flexible

que puede transportarse compactado en una mochila.

Ofrece gran versatilidad

y enorme maniobrabilidad.

Del mismo modo que sus hermanos velero y ala delta,

el parapente permite recorrer distancias y elevarse sin más ayuda

que los movimientos de las masas de aire

en el seno de la atmósfera.

Su nombre deriva del empleo de un paracaídas

en una pendiente.

Sus orígenes, desarrollo y escenario

en que se practica, están unidos indisolublemente

a esas laderas de montaña donde evolucionó

para ser más que un freno durante una caída.

¡Que solo subo!

Jean Claude Betemps fue el primero que probó

despegar con un paracaídas para reaterrizar un poco más abajo

en la propia pendiente y abrir la puerta

a lo que serían los primeros vuelos del descenso.

André Bohn, un paracaidista suizo de alto nivel

prolongó el vuelo hasta el fondo del valle

aterrizando en el campo de fútbol de Mieussy

después de partir de la montaña de Pertuiset.

Gérard Bosson y otros miembros del Paraclub d'Annemasse

secundaron la idea y también realizaron

ese vuelo histórico.

Su finalidad era la de ahorrar el remonte en avioneta

en sus competiciones de aterrizaje de precisión

con paracaídas.

Pero abrieron sin querer la caja de pandora.

El parapente alcanzó su culmen hasta que se desarrolló y emancipó

impulsado de modo especial

por las competiciones específicas de distancia y velocidad.

Pero despegar de una montaña para descender

o comenzar un viaje de muchos kilómetros

no es el único propósito de algunos entusiastas.

Existen competiciones de acrobacia

y has una disciplina llamada vuelo vivac

en la que se combinan pasiones: ascender, volar,

dormir en montaña o en los valles

para al día siguiente comenzar de nuevo.

Todo ello es posible gracias al incremento de las prestaciones

de las velas voladoras.

Desde los comienzos donde realizar algo más que descender

de un punto elevado era un quimera

a los tiempos modernos donde las competiciones de velocidad

están a la orden del día y el récord de kilómetros recorridos

ha alcanzado la escalofriante cifra de los 564

en tierras brasileñas.

Hoy nuestros amigos Marga y Josito juegan a algo más modesto,

disfrutando intensamente del placer del vuelo libre en montaña

mientras se sumergen en la mágica luz del atardecer.

A estas horas las ascendencias ya son escasas

y los parapentes pierden altura rápidamente.

Comienza la aproximación al aterrizaje

siempre enfrentados al viento.

La sombra viste los valles, el día llega a su fin.

Y de la aeronave más sencilla a la quizás más compleja,

al menos en términos logísticos.

Estamos en el aeródromo de Fuentemilanos.

Alfredo Martín, Godo, ha citado a Josito para mostrar

otro de los estandartes del vuelo libre,

el planeador, también llamado velero.

(Música)

Los principios de este avión sin propulsión son curiosos.

Los primeros artefactos se lanzaban

allá por los años 20 y 30 desde lo alto de una ladera

con la ayuda de un sistema de gomas elásticas.

Hoy son remolcados por un avión, un torno

o incorporan un pequeño motor auxiliar

que los asiste en el despegue.

Godo está a punto de mostrarnos qué esconde en este hangar.

Conservado con mimo, este motovelero con 28 años de vida

está en plena forma y promete las mismas emociones

que el día de su estreno.

Ojalá Otto Lilienthal, aquel ingeniero alemán del siglo XIX

al que se atribuye la invención del vuelo sin motor

hubiese podido ver tanto despliegue tecnológico.

Suyas son las palabras: "Inventar un aeroplano no es nada.

Construir uno ya es algo. Y volar lo es todo".

La primera vez

que más fuerte me apeteció volar fue una que estábamos

en Riglos, en Mallo Pisón,

y una vez hecha la cumbre nos sentamos

un rato pues allí a ver el paisaje

y pasó un buitre volando a nuestro lado

y la verdad es que a mí en ese momento

me entraron muchísimas ganas de salir allí con él,

de lanzarme allí con él, pero claro, no tenía alas.

No era plan, así que tuve que esperar tiempo

hasta que hubo un amigo

que me dijo que volaba en parapente

y, vamos, es que no me lo pensé

y me fui con él a probar.

Y ya desde ese momento pues,

pues ya me enganché al vuelo.

-Es hora de comprobar. Espérate un momento.

Godo encarna la ilusión.

Escalador de roca y excepcional piloto de parapente,

disciplina en la que lleva inmerso más de dos décadas

y donde ha realizado vuelos de hasta 348 kilómetros,

recorre grandes distancias a bordo de su nueva pasión.

El protocolo es muy estricto.

Nunca se despega sin efectuar comprobaciones,

muchas veces redundantes

que hacen de esta actividad una práctica muy segura.

Josito, ¿tienes radio?

Vale, me voy moviendo.

Una hélice retráctil permite a este motovelero

despegar sin ser remolcado

y garantiza retornar a un aeródromo en vuelos de grandes distancias

o cuando las condiciones del día decaen.

Y con el tiempo, pues bueno, fui evolucionando

en el vuelo de parapente

y en las competiciones para aprender

a cómo desplazarme más,

también luego he hecho vuelo de montaña

con equipos ligeros, con parapentes

y equipos que pesan muchísimo menos

y puedes hacer también otra modalidad que es el vuelo vivac, que es

subes a la montaña, vuelas, te desplazas, aterrizas,

caminas, duermes

y al día siguiente subes otra montaña,

vuelves a volar otro trozo

y así, por ejemplo, he recorrido El Pirineo de mar a mar.

Tiempo después probé el planeador

y la verdad es que me gusta mucho porque tiene

unas cualidades para volar pues que puedes hacer

unos recorridos muy grandes.

Y ahora mismo hago las dos cosas, planeador y parapente.

Desde los tiempos de los primeros planeadores

desarrollados por Lilienthal en la década de 1890

y perfeccionados después

por los estadounidenses Orville y Wilbur Wright,

todo ha cambiado extraordinariamente.

El plástico y las fibras de vidrio y carbono,

además de unos diseños que crean un ínfima resistencia

son los responsables de las grandes distancias

que cubren estos embajadores

de la quinta esencia del vuelo libre.

Recorrer más de 1000 kilómetros en una jornada es moneda frecuente

y el récord de más de 3000 con tres puntos de giro

hace pensar que no hay imposibles

para estilizados pájaros pilotados.

Alcanzada cierta cota, el motor se guarda

o el planeador deja de ser remolcado.

Comienza entonces el verdadero desafío,

encontrar ascendencias, llegar a su cima,

iniciar transiciones,

volar, soñar.

Van a ir a Arcones a ponerse en el despegue del parapente.

Godo informa por radio

de las intenciones de sus compañeros.

¿Qué pasa, Josito?

-¿Qué tal? -Bien, bien.

-¿Cómo estás? -Muy bien.

¿Has visto qué día? -Muy bueno.

Vengo de dejar a Godo en el aeródromo.

¿Y cómo ves el día? Veo un poco de viento, ¿no?

-Hay un poquito de viento, pero luego bajará.

En hora y media estamos volando.

-Pues entonces tiro para arriba. Voy con el traste andando.

-¿Vas corriendo? -Sí.

-Nos vemos en un rato. -Arriba. Dale caña.

-Hasta ahora. -Dale caña.

El viento define el margen de vuelo de cada aeronave.

Con esta intensidad solo el velero gracias a su rígida estructura

es capaz de estar en el aire con seguridad.

Sí, yo estoy llegando.

De las tres modalidades del vuelo libre,

onda de montaña, térmica y ladera,

explorando las ascendencias dinámicas,

hoy empleamos especialmente esta última para navegar.

El vuelo de onda está reservado a los veleros.

Parapentes y alas delta permanecen

en tierra firme cuando sopla demasiado viento.

Hay un huracán aquí que no veas.

La carretera del cielo está llena de baches

tan cerca del relieve.

Al pasar sobre Arcones, Godo cree que sus amigos no podrán despegar.

Aún queda un largo viaje de vuelta

al aeródromo y decide retornar.

El proyecto de volar todos juntos se esfuma.

(Música)

Una última pasada y rumbo a Fuentemilanos.

(Música)

El retorno ha sido rápido.

Bellas calles de nubes nos han indicado el camino

y permitido viajar deprisa.

Tomamos tierra con suavidad

para completar otra bonita jornada de vuelo libre.

(Música)

Mientras el velero era transportado por el viento,

el resto del equipo estaba inmerso en sus propios desafíos.

Josito aviva el ritmo para llegar cuanto antes al despegue.

Todavía queda una buena ascensión que Blay salvará en coche.

El escaso volumen y contenido peso del parapente

a la dificultad de transporte del ala delta.

Es cierto, no obstante, que nuestro amigo

lleva un equipo especial para vuelo en montaña

aún más liviano que los habituales materiales

para cross country y competición

compuestos por pesados arneses carenados.

Pero aun con aquellos, el ala delta gana en masa

y en bulto.

(Música)

La aproximación por el bosque es una fantástica experiencia

que conecta con la naturaleza.

La tierra y las ramas crujen con cada paso

rompiendo un misterioso silencio

que contrasta con el rumor del motor en la pista.

(Música)

Salvamos rápidamente los 700 metros de desnivel

que separan el despegue de la zona de aterrizaje.

El cielo poblado de nubes luce espectacular.

El despegue es una plataforma, ahora verde

que se abre paso entre masas de roca.

No hemos querido perder tiempo,

aunque a juzgar por el movimiento de las mangas

creemos que tocará aguardar

confiando en que progresivamente baje el viento.

Blay también llega. Comienzan los preparativos.

Blay. -¿Qué haces, socio?

-Te estaba esperando ahí abajo,

pero hay mucho viento. Te he visto pasar.

Te echo un cable, venga. -Ayúdame a bajarla, porfa.

Hay viento para el parapente. -Sí. Yo voy a esperar.

Pero bueno, te ayudo y sales tú si quieres.

-Venga. -Disfruta el día.

-Vamos a bajarla. -Te ayudo.

-Vamos. -Okay.

El montaje del ala conlleva un complejo ritual

que es necesario realizar pausadamente.

Todo tiene que encajar a la perfección.

Mejor si se cuenta con un poco de ayuda.

Siempre he vivido en el mundo del vuelo, el ala delta, el parapente

desde pequeño. Recordaba hacer tándemes

con mi padre cuando tenía siete años.

Hasta que un día decidí que ya me aburría con él.

Mi primer vuelo fue hace 14 años.

Y luego he progresado normal

en el vuelo, intentando...

Intentando

mejorar, ¿no? Y tratar de hacer cosas nuevas.

Y hasta el día de hoy. Para mí es mi vida, ¿no? Volar es

todo lo que ahora mismo quiero y lo que he querido.

Y bueno, volar es una sensación

que hay personas que describen de una manera

y yo lo describo como una forma de vida

que ahora mismo sin el volar no podría...

Vamos, no me planteo el no volar.

-Vamos. A disfrutar.

Blay Junior es el arquetipo del competidor por excelencia.

Hijo del reputado Blay Olmos Ramos,

campeón de España en 1982

y recordman europeo de las disciplina en los años 90,

consagra todo su tiempo al vuelo.

Ahora los retos que tengo es hacer distancia sobre todo

en parapente.

El ala delta no es que lo haya dejado apartado,

pero como ya he conseguido records,

la motivación es más en conseguir otros en otras especialidades.

Vuelo por placer, claro. Si no te lo pasas bien...

Hay que volar por placer

para poder hacer cosas nuevas y conseguir tus objetivos.

A veces pasas ocho horas solo ahí arriba

y tienes que tomar muchas decisiones.

Y lo importante

es tener la cabeza

bien amueblada para la distancia

y conseguir objetivos.

Mi padre vuela desde el año 1980.

He visto la evolución por vídeos, por fotos.

Desde hace 10 años no ha evolucionado tanto

como el parapente el ala delta.

Se ha quedado estancado. Cuando empiezas a volar

empiezas a volar con cosas antiguas,

con ala deltas

que son de hace 20, 25 años, 30.

Pero son ala deltas que están hechas para volar,

no para hacer distancia o para hacer competición

como hacemos ahora. La competición ahora es velocidad.

Entonces necesitas un ala delta con mucho rendimiento.

Esta ala delta que tenemos aquí, por ejemplo, puede sacar un 16 a 1.

Avanza 16 metros, caes un metro.

Antiguamente sería un siete,

siete metros.

Entonces, la evolución ha sido,

ha destacado mucho en los años 90, pero ahora se ha estancado.

Cada año cae siempre un objetivo. Este año era hacer distancia.

Conseguí los dos records, el record de ala delta

404 kilómetros

y conseguí el de parapente que ha sido hace un mes

286 kilómetros.

Ese fue el objetivo que me marqué este año,

al igual que ganar un campeonato de España de ala delta.

Yo cuando voy a competir, me sirve el entrenamiento

y vuelo por placer. Yo compito por placer también.

Hay mucha gente

que, bueno, que la competición no le gusta. Lo puedo entender.

Es un nivel de estrés diferente al de "vuelo por placer".

Como en cualquier deporte.

A nivel mundial hay cinco personas en España

que hacen buenos resultados. Y luego hay un escalón,

en el cual son competitivos,

pero les falta un punto para poder llegar a ese nivel.

Y bueno, yo creo que entrenando

y dedicando mucho tiempo para llegar a ese nivel.

Yo venía a volar y necesitaba una motivación.

Veía a los parapentes que se juntaban y digo:

"Voy a probar a volar en parapente".

Entonces siempre hay alguien con quien ir a volar.

Yo venía solo con el ala delta,

pero no entrenaba con un objetivo de competición

con alguien para estar disputando una manga o algo.

Ahora voy a volar con el parapente,

siempre hay alguien que vaya a volar contigo,

hay más competiciones, hay más ligas.

Yo creo que ahora mismo el ala delta está muy parado

y te digo que, no quiero pensarlo,

pero puede ser que dentro de unos años

no haya competiciones.

Aunque sus antecedentes datan del siglo IX,

el ala delta es otra de las invenciones

en que está implicado Lilienthal.

Sin embargo, no sería hasta finales de 1940

el momento en que viviese una segunda juventud

de la mano de Francis Rogallo.

Las adaptaciones de los años 60 posibilitaron la popularización

de la disciplina en los 70.

Desde entonces una evolución sin límite

ha derivado en alas de altas prestaciones

que han transportado al hombre cientos de kilómetros

hasta alcanzar cifras sobrecogedoras.

El actual record del mundo, realizado en Zapata, Texas,

está en 764 kilómetros.

Blay pilota con sutiles cambios de peso

para cambiar de dirección y efectuar vertiginosas pasadas rasantes.

Lo suyo es la velocidad.

Nuestra energía es el sol,

que calienta las masas de aire haciendo que se eleven

y nos transporten hacia arriba, pero sin dañar

nuestras compactas alas de Ícaro moderno.

Alejados de la montaña, todo parece ir más despacio.

El cielo transmite calma, sosiego.

Cuanto más alto, más posibilidades de desplazarnos

prolongando el planeo y cubriendo de ese modo

superiores distancias.

(Música)

(Pitido)

El pitido del variómetro indica las zonas de mayor ascendencia.

Giramos dentro de ellas evitando salirnos,

como lo hacen las aves.

En el caso concreto de la modalidad que yo practico

que es el parapente, pero concretamente el de montaña,

quizá sea la disciplina más pura,

más en contacto con la naturaleza, más simple

porque los accesos son a pie la mayoría de las veces.

El llegar caminando a un despegue, el salir volando, surcando montañas.

Y en oposición a lo que se hacía hace años,

que eran prácticamente descensos, ahora el poder evolucionar

durante kilómetros y kilómetros es maravilloso.

El vuelo libre empezó prácticamente así,

hermanado con el alpinismo.

Lo que sí se ha puesto de moda son las competiciones

de vuelo vivac en las que se unen

varios puntos de cadenas montañosas,

caminando y volando. Se camina, se accede a los despegues

y se vuela durante kilómetros,

se aterriza, se vuelve a subir a otro punto alto

y así durante varios días caminando y volando.

Josito es un viejo conocido de nuestro programa.

Alpinista, escalador de hielo, guía,

tiene una visión romántica

de las actividades realizadas en montaña

y siente gran devoción por los héroes de su juventud,

entre los que destaca el visionario Jean-Marc Boivin.

En su actividad favorita, el vuelo vivac,

Favre y Pierre Bouilloux son los nombres de los pioneros.

El de Maurer está asociado a las competiciones modernas

que recorren Los Alpes y Los Pirineos en tiempo récord.

Y el Antoine Girard también pasará a la historia

por su proeza del verano de 2016,

1260 kilómetros en 19 días

en Pakistán con un vuelo de distancia

de 248 kilómetros

y el record del mundo de altitud, 8157 metros

sobrevolando el Broad Peak.

Como él mismo dice, montaña y vuelo están íntimamente ligados.

Siempre con permiso, claro está,

de esas actividades que se hacen recorriendo extensas llanuras

o de las competiciones y vuelos de distancia

con acceso en coche a las elevaciones donde se despega.

Finalmente el parapente y ala delta se encuentran en el aire.

El viento ha perdido suficiente intensidad

para permitir el despegue de la aeronave más lenta

que corre a encontrarse en el cielo con el ala tripulada por Blay.

Volamos juntos

a pesar de las prestaciones tan distintas de cada ingenio.

Para ello, el ala delta debe rozar su velocidad mínima,

mientras el parapente se ve obligado a acelerar a tope.

Echamos de menos a Godo y su velero

mientras nos dirigimos hacia el aterrizaje.

Blay, quien necesita una buena parte del campo despejado,

es el primero en tomar tierra.

Su depurada técnica hace que toque el suelo con suavidad.

Josito le sigue e inicia esta maniobra

que junto al despegue es la más arriesgada.

La emoción nos embarga.

Juntar en el aire dos disciplinas

ha sido algo más que cumplir un sueño.

(Música)

Sus dos alas se acercan mostrando

que forman parte de la misma familia.

Una familia unida por el vuelo libre.

Volar en compañía es compartir sueños.

Nuestro compañero David Gutiérrez, especialista en salto B.A.S.E.,

tiene el reto de desplegar su vela

tras una caída libre desde un parapente biplaza.

Yo empecé con el salto B.A.S.E. hace aproximadamente siete años.

Suelo saltar desde objetos fijos siempre,

como el deporte lo manda entre comillas.

Y es la primera vez que intento saltar desde un parapente.

El despegar desde un parapente ya es algo nuevo

y el saltar de esa vela, ¿no?

De ese objeto volador,

para mí, encuentro que tiene que ser superdivertido.

Y nada, vamos a probar a ver,

a ver si es así.

Marga se une de nuevo al grupo,

pues no quiere perderse el salto de David

y espera la salida del biplaza para seguir su vuelo.

David disfruta de estos instantes de paz

justo antes de lanzarse al vacío.

Es la hora de la verdad, el pulso se acelera,

es el momento de saltar.

"Ready, set, go".

¡Uh!

¡Yeah!

Otro sueño se cumple.

Hemos mezclado disciplinas demostrando

que los entusiastas del vuelo estamos unidos

por una misma pasión.

(Música)

David ya ha llegado al suelo.

El parapente se acerca.

(GRITA)

Hemos realizado un vuelo corto, pero intenso.

Las alas y nosotros como tripulantes aterrizamos,

pero nuestros sueños despegan.

Un hombre que no se alimenta de sus sueños,

envejece pronto, decía Shakespeare,

algo que no nos podemos permitir.

(Música)

Al filo de lo imposible - El sueño de volar

29:31 11 nov 2017

Capítulo dedicado al medio aéreo, centrado en la fusión de tres especialidades de vuelo: velero, ala delta y parapente con tres personas conocedoras de cada una de ellas que aportarán su visión profesional: Alfredo Martín, Blay Olmos y José Isidro 'Josito'.

Alfredo Martín, parapentista de alto nivel y piloto de velero, aporta la visión del velero pero también la del romanticismo del vuelo libre, expuestas a través de su amplia experiencia en parapente donde ha realizado hasta 348 kilómetros de distancia.

Blay Olmos es piloto de ala delta, reconocido a nivel mundial, y recordman español de ala delta y parapente. Este protagonista proporciona el prisma del competidor que busca las marcas; una visión deportiva encarnada por un piloto de la nueva generación con la energía de la juventud.

La polivalencia con diferentes disciplinas del parapente (monoplaza, biplaza) la representa José Isidro 'Josito', alpinista y parapentista de distancia y montaña.

La participación de Marga Sanz parapentista y David Gutiérrez paracaidista especialista en salto B.A.S.E hace de este capítulo un referente para los amantes del vuelo.

Capítulo dedicado al medio aéreo, centrado en la fusión de tres especialidades de vuelo: velero, ala delta y parapente con tres personas conocedoras de cada una de ellas que aportarán su visión profesional: Alfredo Martín, Blay Olmos y José Isidro 'Josito'.

Alfredo Martín, parapentista de alto nivel y piloto de velero, aporta la visión del velero pero también la del romanticismo del vuelo libre, expuestas a través de su amplia experiencia en parapente donde ha realizado hasta 348 kilómetros de distancia.

Blay Olmos es piloto de ala delta, reconocido a nivel mundial, y recordman español de ala delta y parapente. Este protagonista proporciona el prisma del competidor que busca las marcas; una visión deportiva encarnada por un piloto de la nueva generación con la energía de la juventud.

La polivalencia con diferentes disciplinas del parapente (monoplaza, biplaza) la representa José Isidro 'Josito', alpinista y parapentista de distancia y montaña.

La participación de Marga Sanz parapentista y David Gutiérrez paracaidista especialista en salto B.A.S.E hace de este capítulo un referente para los amantes del vuelo.

ver más sobre "Al filo de lo imposible - El sueño de volar " ver menos sobre "Al filo de lo imposible - El sueño de volar "
Xcerrar

Los últimos 239 documentales de Al filo de lo imposible

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Agua

    Agua

    27:46 pasado sábado

    27:46 pasado sábado Con este capítulo monográfico que tiene como nexo común nuestras vivencias en el medio acuático, queremos compartir con nuestros espectadores, algunos de los mejores momentos vividos en las diferentes aventuras que nutren nuestra extensa biografía.

  • El sueño de volar

    El sueño de volar

    29:31 11 nov 2017

    29:31 11 nov 2017 Capítulo dedicado al medio aéreo, centrado en la fusión de tres especialidades de vuelo: velero, ala delta y parapente con tres personas conocedoras de cada una de ellas que aportarán su visión profesional: Alfredo Martín, Blay Olmos y José Isidro 'Josito'. Alfredo Martín, parapentista de alto nivel y piloto de velero, aporta la visión del velero pero también la del romanticismo del vuelo libre, expuestas a través de su amplia experiencia en parapente donde ha realizado hasta 348 kilómetros de distancia. Blay Olmos es piloto de ala delta, reconocido a nivel mundial, y recordman español de ala delta y parapente. Este protagonista proporciona el prisma del competidor que busca las marcas; una visión deportiva encarnada por un piloto de la nueva generación con la energía de la juventud. La polivalencia con diferentes disciplinas del parapente (monoplaza, biplaza) la representa José Isidro 'Josito', alpinista y parapentista de distancia y montaña. La participación de Marga Sanz parapentista y David Gutiérrez paracaidista especialista en salto B.A.S.E hace de este capítulo un referente para los amantes del vuelo.

  • Al Filo aire

    Al Filo aire

    28:16 04 nov 2017

    28:16 04 nov 2017 Con este capítulo monográfico que tiene como nexo común nuestras vivencias en el aire, queremos compartir con nuestros espectadores, algunos de los mejores momentos vividos en las diferentes aventuras aéreas que nutren nuestra extensa biografía.

  • 27:56 28 oct 2017 Albert Guardia, Iván Germán y Urko Carmona sufrieron la amputación de una pierna como consecuencia de diferentes accidentes de tráfico, los tres practicaban la escalada. En este capítulo cuentan cómo la práctica de ese deporte les ha ayudado a superar la pérdida de ese miembro.

  • 27:07 21 oct 2017 Albert Guardia, Iván Germán y Urko Carmona sufrieron la amputación de una pierna como consecuencia de diferentes accidentes de tráfico, los tres practicaban la escalada antes de los accidentes. En este capítulo cuentan cómo la práctica de ese deporte les ha ayudado a superar la pérdida . Tras varios meses de recuperación, cada uno de ellos y en diferentes momentos, sienten la necesidad de retomar una actividad que realizaban antes del suceso. En esta primera parte cuentan cómo la práctica de la escalada deportiva les ha ayudado a superar la pérdida de ese miembro.

  • 27:09 05 feb 2017 Pamir, significa en persa " techo del mundo" y en realidad es la unión de las cordilleras del Tian Shan, Karakorum, Kunlun e Indu Kush, situadas al oeste del Himalaya. Cuatro montañeros, Pepe, Emilio, Antonio y Benito, viajan desde la población murciana de Caravaca de la Cruz con el objetivo de conquistar uno de los picos más emblemáticos del nudo del Pamir: el Pico Lenin.

  • 27:33 22 ene 2017 Desde los inicios de la serie, los Pirineos han sido uno de los lugares favoritos del equipo para la práctica de diferentes disciplinas con un denominador común: La aventura. Sobre volar el macizo a bordo del globo Al filo 1 pilotado por Laureano Casado. Descender el río Ara en Kayak. Disfrutar con un trepidante descenso en bicicleta, estas son algunas de las actividades que el equipo afronta en este capítulo.

  • 28:52 15 ene 2017 Axier Muniain, un consumado surfista de Zarautz se adentra en el mundo de las olas gigantes. En este viaje a la búsqueda de la ola perfecta, descubrimos que hay lugares a lo largo de la costa cantábrica donde es posible encontrar olas de más de 10 metros, con las que sólo se atreven algunos especialistas. La aventura continúa en la costa portuguesa donde encontramos la ola más grande surfeada hasta el momento.

  • 28:34 08 ene 2017 La localidad oscense de Benasque alberga la sede de la Escuela Española de Alta Montaña, en este centro se imparte la formación a los Equipos Españoles de Alpinismo.

  • 27:52 01 ene 2017 Los descubrimientos de galerías y salas llevados a cabo por diferentes grupos de espeleólogos, han propiciado que la Cueva de Pas de Vallgornera sea en estos momentos la de mayor recorrido de las Islas Baleares. La importancia del descubrimiento no se basa solamente en la extensión que está adquiriendo la cueva, sino también en los hallazgos de restos fósiles, depósitos de arenas cuaternarias, nuevas morfologías de corrosión e incluso la posibilidad de que todo este conjunto de datos pueda dar lugar a nuevas teorías evolutivas de las cavidades de la isla.

  • 27:10 18 dic 2016 Mallorca es un conocido destino turístico para los amantes de sol y playa. También una tierra de montañas, acantilados y un subsuelo repleto de cavidades que extienden sus galerías a lo largo y ancho de la isla. La cueva de Pas de Vallgornera es una de ellas, situada al sur de la isla su sistema de galerías se expande entre las penumbras defendido por la oscuridad y el agua. Descubrimos y mostramos un mundo oculto a la mayoría de los mortales, con su propia historia y su particular ecosistema. A la vez estudiamos el legado que a lo largo del tiempo, la tierra ha ido escribiendo entre sus paredes.

  • 27:39 11 dic 2016 Psicobloc es el nombre que inventó el mallorquín Miquel Riera, quien lo practica desde 1978 en Mallorca. Los británicos lo llaman Deep Water Soloing. Se trepa sin cuerda, como en las cortas vías de escalada de bloque, pero a diferencia de ésta, las longitudes obligarían a usarla si no hubiera agua debajo. Aun así, la posibilidad de caer de 15, 20 o incluso más metros nos sitúa en un escenario salvaje con un riesgo de hacerse daño tan real que supone un duro costo psicológico. Malta es el lugar elegido por el equipo de 'Al filo de lo imposible' para poner en práctica la actividad y disfrutar de esta primera aventura.

  • 27:46 09 ene 2016 Al filo de lo imposible, el veterano programa dedicado a la naturaleza y los deportes de aventura, cierra la temporada cumpliendo el sueño de dos invidentes: ser los primeros montañeros con discapacidad visual en coronar el Muztagh Ata, el segundo pico más alto de la cordillera del Kunlun. El Muztagh Ata es una montaña de 7.546 metros situada en el macizo del Kunlun, en el Himalaya chino. Óscar Domínguez y Ricardo García “Barni”, son dos montañeros con discapacidad visual que quieren alcanzar su cima e inscribir sus nombres en el libro de Nunca antes un invidente ha coronado esta montaña. Les acompañan cuatro guías, varios de ellos pertenecientes al Grupo Militar de Alta Montaña, que ayudarán a que ambos consigan su objetivo.

  • Apnoia. Sin respiración

    Apnoia. Sin respiración

    28:03 02 ene 2016

    28:03 02 ene 2016 Miguel Lozano es uno de los mejores y más brillantes deportistas de nuestro país con la tercera mejor marca mundial de la historia. Se ha sumergido en las playas de medio mundo para entrenar y competir al lado de los más consagrados nombres de la apnea.

  • 27:24 26 dic 2015 Una imponente pared de más de trescientos metros de altura por la que discurren algunas de las vías de escalada más difíciles del Pirineo. Víctor Esteller y José María Esquirol 'Tato', escalan una de ellas. Al tiempo José Isidro Gordito a los mandos de su parapente les observa desde el aíre.

  • 28:41 19 dic 2015 Este documental cuenta la historia de la apasionante aventura que Emilio Hernández y José González, dos bomberos de la Región de Murcia, se proponen realizar. Cruzar el Océano Atlántico a remo sin ningún tipo de asistencia.

  • 29:00 12 dic 2015 En esta segunda entrega, el programa se adentra en el Marruecos más auténtico, pasando por los pequeños pueblos de las montañas y sus valles. Un viaje intenso y lleno de contrastes a través de un territorio surcado de aldeas, campamentos nómadas, gargantas y desfiladeros, hasta llegar a Taghia, una pequeña aldea bereber rodeada de grandes paredes donde los amantes de los desafíos verticales encuentran un paraíso. Ahí espera Au nom de la reforme, una ruta para escalar sin más ayuda que sus manos y pies. En esta misma zona la nieve que se funde con la llegada de la primavera, alimenta ríos que forman agresivos cañones y barrancos. El descenso del río Ahanesal será otro de los objetivos del programa

  • 28:10 05 dic 2015 Al sur de Briançon en los Alpes Franceses, durante los meses de invierno se forman numerosas cascadas de hielo, entre las más de 20 zonas de este laberinto gélido, el programa se centrará en tres de ellas. Por sus características, aún mantendrán las condiciones que se requieren para poder escalarlas. Verdaderos retos en la época de sus descubridores, hoy se consideran rutas de grado medio-alto tan aparentemente asumibles para unos, como imposibles para otros. Carles González y Xavi Ayuso, dos de los mejores escaladores del momento asumen el reto.

  • 29:19 14 dic 2014 El psicobloc es simplemente escalar sin cuerda sobre el mar, pero no se trata de pasearse de lado a lado por las paredes de los acantilados.Miquel Riera, padre de la escalada en acantilados, conocida como Psicobloc, nos enseña las tecnicas de la misma, nos habla de la historia y desarrollo de esta especialidad y nos lo demuestra en la práctica.

  • Espeleobuceo Mallorca II

    Espeleobuceo Mallorca II

    28:00 07 dic 2014

    28:00 07 dic 2014 Los miembros del Grup Nord de Mallorca, junto al equipo de Al Filo de lo imposible nos cuenta la historia de las exploraciones en la Cueva del Drac en Mallorca, y nos muestran la autentica belleza de esta cueva Mallorca, su zona sumergida bajo las aguas, una catedral de formas imposibles.El equipo de espeleobuceadores del Grupo Nord de Mallorca, en colaboración con la Universidad de las Islas Baleares y el equipo de Al filo de lo imposible, ha desarrollado en los últimos tres años un trabajo de exploración que tiene como resultado este documental, repleto de aventuras y de la enorme belleza de esta cueva sumergida, con más de cuatro kilómetros de cavidades inundadas, rellenas de estalactitas y estalagmitas.Ya desde la prehistoria, las cuevas de Mallorca eran utilizadas por sus pobladores y, a partir del siglo XIX, con la llegada a la isla del archiduque Luis Salvador de Austria es cuando comienza el conocimiento y el estudio científico de las cavidades mallorquinas. Es en esa época cuando se realizan las primeras exploraciones científicas de la cueva del Drac, descubriendo el famoso lago de Martel, y se convierte en punto de peregrinaje continuo para viajeros y turistas.

Mostrando 1 de 12 Ver más