www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3745187
No recomendado para menores de 12 años Águila Roja - T9 - Capítulo 113
Transcripción completa

¿Por qué tanto empeño en que yo llegue a ser rey?

¡Ay, que viene! -¡Despeja la mesa, Justino!

¿Qué es todo este escándalo?

¡Está ya pariendo!

No puedo consentir esto.

¿Conoce al invitado de Su Majestad? -No, no tengo el gusto.

Gonzalo de Montalvo, maestro de San Felipe.

Les voy a quitar a ese niño.

No puede hacer eso.

Es lo mejor para él... y para mí.

¡Mi padre no me ha dedicado jamás

ni una sola palabra de reconocimiento! ¡Ni una!

El rey sigue reunido fuera de Palacio, pero... regresa hoy.

¿Qué te ha parecido lo que has visto?

-El hombre que se batía con Vd. se equivocó y por eso le ganó.

-¿Tú podías haberlo hecho mejor? La esgrima es un arte de nobles

y tú pareces más un labriego.

Mañana a primera hora quiero que me acompañéis a un lugar.

¿Que le acompañemos? ¿Todos?

Baje esa espada ahora mismo.

¿Veis todo este campo?

¿Desde las encinas del roquedo hasta el río?

Pues es vuestro.

¿Nuestro?

Pensaba que iba a cenar esta noche con el rey.

Su Majestad se ha retirado para dormir.

¿Cómo?

El rey piensa que invitándome a Palacio me sentiré compensado,

pero no tiene intención de verme.

Tanto tiempo esperando este momento y ahora no me salen las palabras.

Yo sí sé cuáles deben ser mis primeras palabras:

"Lo siento".

Van a firmar este documento, con el que me darán su custodia,

pensando que van a aceptar las tierras que les he dado.

¡Quitaos, vengo a ver al rey!

¿Qué pretendéis, Comisario?

Lo mismo que a mi hermano.

Estáis poniendo todo en peligro por unos estúpidos celos.

REY: Hijo...

-"Su Majestad las requiere en Palacio para amenizar una fiesta

que tiene previsto dar estar tarde en honor de un importante invitado."

Aquí sí que hay criterio.

ANAÍS: No quiero que me vea... "trabajando".

-No es de buena educación acapararlas. Estas mujeres

están para el disfrute de todos.

¡Se llama Anaís!

Es la segunda vez que me desafías, te espero en el combate a espada.

-¡Viva la marquesa! TODOS: ¡Viva!

Yo también tengo algo para ti:

el contrato de las tierras de nuestro nieto.

¡Ah!

Sepa usted que mi Mari la tiene en un pedestal. Y no es para menos.

Os doy menos de lo que merecéis, Justino.

(RÍE)

(Disparo)

¿Qué me ha pasado?

Pues que le han pegado un tiro.

Esto no es una bala perdida, Sátur.

Parece que iba dirigida al corazón.

(LEE) "Vin Santo".

Si hasta les ponen nombres celestiales.

(RÍE)

(Pasos)

Sátur, ¿qué haces en las bodegas? Te llevo buscando por todo Palacio.

¿Qué bodega ni qué bodega?

Esto es el paraíso de todo español.

Una sala... Una sala... Una sala que...

que llega "ende" aquí a... a Burgos.

Y alcohol del bueno. (RÍE)

¿Te estás bebiendo el vino del rey, Sátur?

No, no he probado

media docena y a sorbitos así de "chiquininos".

A esto luego se le pone el tapón y esta gente ni se entera.

Este palacio es la historia viva de las Españas, Sátur.

En sus estancias hay arquitectura, pintura, literatura...,

pero... tú prefieres venir a las bodegas.

No, a ver. No, no, las cosas como son.

Yo estaba hoy casi todo el día metido en la "minacoteca",

que yo no soy ningún cateto.

Se dice "pinacoteca".

Yo me voy a dormir.

Y tú deberías hacer lo mismo. Buenas noches.

Buenas noches.

Voy a poner una más y ya, si eso...

¡La madre que me parió!

La madre que me parió...

Soy yo.

No has visto nada. Shh... Vete, vamos, vamos.

¡Ese hombre es el duque de Rueda!

Es el que le ha contado la verdad a mi amo. Lo ha matado.

Yo no lo necesitaba. Tu amo está en Palacio.

¿Qué tiene que ver mi amo con todo esto?

A veces hay que manipular las cosas para conseguir lo que quieres.

Cómo manipular... (JADEA)

Entonces, lo que dijo este hombre no era verdad.

No,

el rey ordenó la muerte de su esposa.

(RECUERDA) Es inocente, Sátur. Mi padre... es inocente.

¿Quién lo ordeno? ¿Fue el rey?

Todo se hizo a sus espaldas,

el rey nunca lo hubiera permitido.

Entonces, todo lo que está viviendo mi amo es una mentira.

El rey, su padre, es un asesino y usted...

usted ha engañado a mi amo.

¡Usted lo ha engañado, hijo de perra!

Así es.

¿Y ahora qué hago yo?

(Relincho)

¡So!

(EN CHINO) -"Ésta es la casa".

-¿Desean algo?

-Quiero ver a Gonzalo de Montalvo.

-Ah. Pues... no está en casa.

¿Quién es usted?

-Xiao Mu Bai, su maestro.

(Sintonía)

Buen chico.

Se acabó

nuestra hora de libertad.

Hay que volver a la mazmorra.

¿Está usted bien, señora?

Señora, ¿cómo se llama?

Señora, si me dice su nombre, podríamos pedir ayuda.

¿Dónde está su casa?

Señora, su nombre. ¿Cómo se llama?

Su nombre, señora. ¿Dónde vive?

Su nombre, señora. ¿Cómo se llama?

(ATURDIDA) No...

No lo sé.

CARDENAL: El Consejo de Castilla debería haber comenzado ya.

¿Alguien puede informarme a qué se debe el retraso de Su Majestad?

-Señores, por orden de Su Majestad, la sesión ha sido suspendida.

El rey ha decidido tomar esos asuntos en privado.

-¿En privado? Somos los consejeros reales.

¿Con quién se va a reunir Su Majestad si no es con nosotros?

Conmigo.

¡Esto es indignante!

¿Y usted quién es?

Alguien que piensa que este consejo no debería existir.

Sin este consejo, no habría leyes ni justicia en este reino.

Las leyes que se dictan en este consejo

son promulgadas por poderosos

para favorecer a poderosos. Eso no es justicia, es tiranía.

¡No se lo consiento!

Nosotros velamos por el bienestar de todos los siervos.

Señor marqués,

desde que está en este consejo ha aumentado 10 veces su patrimonio.

Por no hablar

de la misteriosa expansión de sus tierras, señor duque.

La única preocupación de todos ustedes

es enriquecerse a costa de los de abajo.

La Iglesia siempre ha estado

al lado de los necesitados.

No veo en usted el voto de pobreza que predicaba Jesucristo,

cardenal.

Eres un insolente.

Los cardenales somos los príncipes de la Iglesia

y desde esa posición velamos por los intereses del reino.

El párroco de San Felipe se levanta todos los días con canto del gallo,

se quita el pan de la boca para ayudar a sus vecinos

y acompaña a los enfermos. Ésa...

es la iglesia comprometida que un Reino necesita.

Estás entrando en un juego

que no sabes jugar

y el que dicta las normas de ese juego soy yo.

Si las normas son injustas para el pueblo,

quizá deberíamos quemar el tablero.

(RÍE DESPECTIVAMENTE)

(Pasos)

-¿Nos disculpa?

-Por supuesto.

Majestad.

REY: Siéntate.

Ya que te vas a hacer cargo de algunas cosas,

quiero explicarte...

FLORA: "Servicio a domicilio". ¿Adónde vamos a parar?

Si el duque quiere un "alivie", que venga a La Deleitosa.

-Hay que abrir mercado, Flora.

El duque, además, es uno de nuestros mejores clientes.

-Además, ha sido bastante generoso conmigo.

-Pues la próxima vez te vuelves andando,

que menuda mañana...

-No permitiré que ninguna de mis chicas atraviese estos bosques sola.

FLORA: ¿Pero eso...? ¿Eso qué es?

-¿Ése no es el criado de Gonzalo?

FLORA: ¿Y qué hace ahí con unos chinos?

-Son soldados del Imperio.

-¡Marquesa!

¿Qué ha pasado?

(APENADA) Marquesa...

-La encontré tirada en el bosque,

y no recordaba ni su nombre ni dónde vivía,

y luego se ha desmayado. -¡Acércame un paño con agua!

-Vi en la montura el escudo de los Santillana y por eso la traje aquí.

-Marquesa...

Gracias. Marchaos.

(ELLA GIME)

-¡A ver si aprendemos a llamar a la puerta!

Luego continuamos, querida.

(PALMADA EN EL TRASERO)

¿Qué quieres?

¿Qué pasa?

¿Eh? ¿Por qué lleva usted un aro ahí en la...?

Me lo hice en la selva.

Espero que me hayas interrumpido para algo más importante.

Sí, sí, es más importante, claro.

El padre de mi amo, el rey, ordenó matar a su mujer y a sus hijos...

¡Cállate! (SUSURRANDO) Cállate.

Eso... nadie debe saberlo.

Ahora mismo tu amo está sustituyendo a todos los consejeros.

¿Sabes lo qué significa eso? ¿Lo sabes?

Que el cambio que quiero se acerca.

A mí me dan igual sus tejemanejes.

Lo único que quiero es "dicir" la verdad.

No me voy a callar una cosa tan vil, tan sucia, tan miserable.

Si dices la verdad, tu amo matará a su padre.

¿Y su padre quién es? ¿Un labriego? No.

Su padre es el rey de las Españas.

¿Sabes lo que significa matar a un rey, eh?

Si le miento, no podré volver a mirar a la cara a ese hombre.

Pues tendrás que hacerlo, si aprecias su vida.

Claro, para usted Gonzalo de Montalvo es un peón, ¿no?

Pero es que para mí lo es todo.

Usted no sabe lo que ha sufrido ese hombre,

lo que le ha hecho la vida.

No ha dejado de pelear para saber quién era

y ahora resulta que la verdad no es verdad.

¿Y?

¿Cómo que "y"?

Que yo no voy a poder ver cómo... cómo... cómo abraza al...

asesino de su madre.

¿Y?

¿Qué piensas hacer al respecto?

¡Eh!

Yo no tenía que saber nada.

Yo no tenía que haberme enterado de nada.

Así que le pido, por favor, que me obligue usted a callarme.

Hágalo.

Si quisiera matarte,

ya lo habría hecho. (TIRA LA DAGA)

Pero no,

todavía me eres útil.

CIPRI: Ya queda menos para el Palacio Real.

Allí es donde está Gonzalo.

¿Y es la primera vez que visita la villa?

Pues al final se ha quedado buena mañana, pensaba yo que chispearía.

-Si lo que tienes que decir no es mejor que el silencio,

no lo digas.

Disfruta del camino.

-¿Por qué paramos?

(EN CHINO) "¡En guardia!"

"¡Nos han seguido!"

"¡Hay que proteger al heredero!"

-¿Quiénes son?

-Guerreros de la dinastía Ming,

enemigos de mi emperador.

-Así...

(CARIÑOSA) Tranquila.

Arriba. Muy bien, arriba.

Tranquila, tranquila, está en casa.

Tranquila, tranquila.

Se ha desmayado en el bosque, ¿se acuerda?

(LA OYE CON ECO) El bosque. ¿Se acuerda de su nombre?

¿Cómo se llama? ¿Recuerda su nombre?

¿Recuerda su nombre?

¿Cómo se llama?

(CON DIFICULTAD) Lucrecia...

Lucrecia...

de...

De Guzmán.

(BALBUCEA) Guzmán.

Lucrecia de Guzmán.

Dame...

Dame un poco de...

¿Qué quiere?

Eso.

Se dice agua.

¿Qué le ocurre?

Tenga. ¿Qué le ocurre?

¿Y esto? ¿Cómo se llama esto?

Se...

Man... Come.

(SE LAMENTA)

Tranquila.

¿Me está pasando?

¿Qué me está pa...?

¡Fuera!

Esta tarde tendrá lugar una reunión de máximo nivel aquí en Palacio.

Recibiré a algunos nobles descontentos con Felipe IV.

Debo convencerlos para que estén de mi lado.

Tienen armas y hombres, los necesito.

Éste es tu discurso.

¿Un...?

¿Un discurso?

Sí, habla de mí. Tu oratoria siempre ha sido impresionante.

Y una esposa entregada a la causa les encantará.

Apréndetelo, no quiero fallos.

¡Hay que joderse! Es la primera vez que "me se" quita el hambre.

¡Sátur!

¿Por qué te has puesto tu ropa?

Porque "asín" me siento más holgado, que...

los calzones de noble me estrujaban ahí todo el bulto.

Escúchame.

Acabo de reunirme con mi padre

y ha escuchado mi consejo de llevar agua limpia a los barrios pobres.

Llevaba años pensando que el rey era un tirano, Sátur.

Y resulta que estaba mal aconsejado.

Es una buena persona.

Digo yo, ¿por qué...?

No sé, ¿por qué no nos volvemos a casa?

¿A casa?

Que yo ya estoy harto de tanto brillo y tanto... tanto oropel.

Eras tú el que estaba emocionado con venir aquí. ¿Por qué te quieres ir?

Porque a veces lo bonito cansa...

y no quiero recordar cómo... cómo aburría mi "semana de rico".

Vámonos a casa, se lo pido por Dios.

Sátur, tú me dijiste que disfrutase del momento y ahora te lo digo yo:

disfruta de estos días. No hay nada que nos impida ser felices.

Sátur, ¿qué te pasa? Estás pálido.

Que no, hombre, no. A mí no...

No me pasa nada. ¿Qué me va a pasar a mí?

Quizás anoche bebiste demasiado.

Sátur, tus escapadas a la bodega tienen consecuencias.

Pues sí.

Sí que las tienen, sí. Sí tuvieron consecuencias, sí.

Y ahora, si no le importa, voy a salir afuera.

(ERUCTA)

Gonzalo.

¡Cipri! ¿Pasa algo?

No sé ni por dónde empezar.

Anoche llegó a casa una comitiva de soldados chinos

y un anciano, también chino. Es tu profesor del pasado.

¿Ha llegado mi maestro?

Y, cuando veníamos para acá, nos han asaltado en el bosque

otro grupo de chinos, con la cara tapada. Menudo cirio se ha montado.

¿Y el niño? ¿Está a salvo?

(EN CHINO) "Pronto...

emprenderemos el viaje a casa, Alteza."

-"¿A casa?"

-"Allí ocupará

el lugar que le pertenece:

tercer emperador de la dinastía Qing,

dueño y señor de las tierras y los mares de China."

"¡Dejadlo pasar!"

Maestro.

Ya no eres mi discípulo, Gonzalo de Montalvo.

No debes inclinarte ante mí.

Siempre me inclinaré ante ti.

¿Quién os atacó?

Guerreros de la dinastía Ming.

Si encuentran al heredero,

lo matarán.

Acabaré con ellos.

No los conoces.

Son asesinos despiadados,

inmunes al dolor.

Jamás te has enfrentado a guerreros iguales.

Debemos sacarlo de aquí cuanto antes.

Tú viniste a mi templo hace años suplicando ayuda,

yo... hoy vengo a tu casa

a pedirte ayuda a ti.

Hoy no vengo de buenas.

Vamos a tener unas palabras tú y yo.

Tú, que siempre estás ahí arriba, que todo lo ves, que todo lo sabes,

que nos mueves a tu antojo.

¿Cómo has permitido que yo trajera a mi amo a Palacio?

¿Cómo le has hecho esto a un buen hombre?

¿Por qué me has permitido a mi saber la verdad?

Tú, que siempre has sido mi luz,

que cada paso que he dado...

ha sido siguiendo tu palabra.

Nunca creí que podrías... ser tan cruel.

Ya no creo en ti.

No.

Él... Él llevaba años buscando a su padre.

Hubiera sido mejor que no supiera que era el rey.

¡No!

¡No! (SOLLOZA)

¿Qué...?

¿Qué me... está pasando con las palabras?

Nom...

Nom...

Nom...

Sabe lo que significan, pero no recuerda sus nombres.

-Su cerebro ha sufrido un ataque, puede que tenga alguna parte dañada.

¿Cómo?

¿Mi... cerebro... está dañado?

Es imprescindible que guarde reposo en un lugar tranquilo,

sin preocupaciones, alejada de cualquier tensión.

¿Reposo? ¿Cuánto tiempo?

Tres meses, seis... Hasta que se recupere.

Eso es...

imposible. No puedo irme.

He visto otros casos parecidos al suyo.

Si se produce otro ataque,

puede quedar incapacitada por completo.

Señora.

Doctor.

¡Nos vamos!

¡No!

Ya ha escuchado al doctor, tiene que salir hoy de aquí.

No puedo marcharme, el...

el asalto al trono es... es...

¿Cómo se dice? ¡Maldita sea! ¿Cómo se dice?

Apenas le salen las palabras. Debemos irnos.

Ahora Hernán confía en mí.

Esta tarde... tengo que...

¿Cómo va a dar un discurso en estas condiciones?

Si se entera, perderé todo...

lo que tengo.

¿Y si no? Acabará encerrada en una habitación cazando moscas.

¡Eso no va a ocurrir! Lo conseguiré.

Nada impedirá que sea...

sea...

Reina.

Escúcheme, no hay ningún título

por encima de su propia vida.

Ninguno.

-Cuando supe por tus cartas que habías usado

mis conocimientos para bien,

me sentí dichoso.

Todo te lo debo a ti.

Eres inteligente,

has creado una leyenda.

Los hombres mueren, las leyendas no.

Mis enemigos no luchan contra una persona.

Luchan contra lo desconocido.

La primera vez que desaparecí tras una nube de humo,

todos pensaron que era brujería.

Nadie había visto algo así antes en Occidente.

Nadie... conocía las técnicas que me enseñaste.

El desconcierto es la mejor arma

para vencer a un enemigo.

(Puerta)

¡Amo! ¿Qué pasa?

Me ha llegado su nota.

Sátur, tengo el orgullo de presentarte a mi maestro.

Coño, que creí que...

me había confundido de tejado. (RÍE)

Cuidado, Sátur, no le mires directamente a los ojos.

Puede descubrir tus más oscuros secretos.

¿Y qué pasa? ¿Qué...? ¿Por qué me ha llamado?

Hay que sacar al niño de la villa,

encontrar la manera más segura para que puedan volver a China.

Hay una cueva perdida en la cumbre de las montañas.

De ahí parte un camino. Si alcanzamos esa cueva,

seguiremos el viaje hasta el mar sin peligro.

Si hay que llegar al puerto, ¿por qué no cogemos el camino normal,

que es más corto?

Porque los guerreros de la dinastía Ming quieren acabar con el niño.

Los guerreros de la dinastía Ming.

Pero eso suena peligrosísimo.

¿Y quién está protegiendo al chiquillo ahora?

Los guerreros de la dinastía Qing.

Los Qing...

Los Ming, los Qing...

O sea, los Qing contra los Ming... ¡Ay, Dios mío!

Si Vds. tienen claro quiénes son los buenos, los malos,

yo voy yendo a por los caballos.

Bien.

¿Confías en él?

No hay nadie en quien confíe más.

¿Qué es todo esto? ¿Has sido tú?

Pensé que le ayudaría a recordar.

¿Por quién me tomas? ¿Crees que soy...?

¡Eres imbécil!

(EN VOZ BAJA) ¡Fuera!

Déjame sola.

¿Ya te lo sabes?

Sí...

Estoy...

intentando hacerlo más... más mío.

No toques nada, lo quiero como está.

Hernán,

quizás no sea el mejor momento para...

para una reunión tan importante, podríamos...

posponerla.

¿De qué hablas?

Cuento con el apoyo de Francia y Portugal,

pero necesito gente de mi confianza y mi propio reino.

Estoy muy cerca, Lucrecia.

Muy cerca.

La reunión es a las 5 en punto.

Sé puntual.

Estás ocultando algo.

¿Perdón?

Quien cuenta sus pesares,

se convierte en agua clara y transparente.

Encuentra consuelo.

Pues para eso prefiero seguir siendo botijo, qué quiere que le diga...

Sea lo que sea, no dejes que nada

perturbe tu paz interior.

Eso es muy fácil decirlo... recitado

entre bambús y en un templo perdido,

pero ésta es la vida real

y aquí la paz de uno es el sufrimiento de otro. Así que...

(EN CHINO) "Tengo sed".

(EL MAESTRO HABLA EN CHINO)

¿Por qué paramos?

Su Majestad necesita beber.

Majestad, Majestad...

Me estáis malcriando al chiquillo. Ya le doy yo agua, anda.

A ver, cuidado, te vas a resbalar.

(Flecha)

(EN CHINO) "¡Proteged al heredero!"

(UN SOLDADO GRITA)

Ven aquí conmigo.

(ELLA MANDA PARAR A LOS CABALLOS)

(Relincho a lo lejos)

¿Estás bien?

Sí.

Gonzalo...

(EL GUERRERO AGONIZA)

(EL NIÑO LLORA)

-No permitiré que nadie te robe lo que por derecho te pertenece.

Hijo, naciste para ocupar este trono.

Mantente erguido.

¡Erguido, he dicho!

¡Vas a ser rey de España, de Portugal,

de Nápoles y Sicilia,

soberano de los Países Bajos, duque de Borgoña...!

Has sido elegido por Dios

para reinar un imperio.

Ni siquiera puedes sentarte recto.

(LLORANDO) ¿Por qué eres tan débil?

¡Inútil! ¡Siempre estás enfermo!

¡No sirves para nada!

No sirves para nada...

(MEMORIZA) "En Hernán confluyen el derecho de sangre con...

con...

las virtudes propia de un...

¿Cómo se dice? Un..."

(DESESPERADA) ¡Funciona! ¡Funciona!

No conozco ninguna cabeza que funcione a base de golpes.

Como no pare, se acabará haciendo daño.

¡Calla! No...

No... consigo...

¿Y ahora... qué pasa? ¿Qué miras?

Me preguntaba cómo una mente tan brillante

es capaz de olvidar algo tan simple como las palabras.

Lucrecia de Guzmán,

"La reina boba".

No...

No esperaba pasar así a los libros de historia.

Como no pare, pasará a la historia como la reina muerta.

Tenemos que quemar estos sacos.

¿Y tenéis que quemarlos aquí?

Parecen simples hojas, pero no lo son.

Las traen en barcos desde América.

Se pagan muy caro en el mercado negro.

¿Y...?

¿Y qué tienen... de especial?

Son estimulantes.

Nuestros invitados están a punto de llegar, tendrás todo preparado.

¿Te has leído mi discurso?

Sí.

Sí,

muy...

¿Épico?

Épico.

Ésa era la intención.

Asegúrate de quemarlas todas.

¡Espera!

Son estimulantes, justo lo que necesito.

Por favor, ya ha escuchado al médico: reposo.

(AGOTADO) Oh.

Su maestro no podía encontrar un refugio más alto, ¿no?

Esta cueva es segura, Sátur.

¿Segura? Segurísima.

Que si se le va una pata al caballo, me veo... "pricipicio" abajo.

(JADEA)

Ahí viene. (SE QUEJA)

No debes seguir preocupándote.

Gracias a ti, el heredero está a salvo.

No es eso lo que me inquieta.

"¿Estás bien?"

"Gonzalo..."

Pero tiene razón, al final todo ha salido bien.

Sátur, ve a por el niño, necesita descansar.

Ahora entrará,

se ha quedado mirando unas flores raras que había entre las piedras.

Usted tranquilo, está con la guardia.

¿Eso qué es lo que es?

Es una espada.

Mira la empuñadura, Sátur.

Parece muy antigua.

A ver, déjeme.

(GESTO DE ESFUERZO)

Nada, que está... que está ahí... Esta atrancada.

No es una espada cualquiera.

¿La reconoces?

Cuentan que hace tiempo

cientos de inocentes murieron bajo su filo.

Sólo aquél destinado a hacer el mal con ella de nuevo

podrá sacarla de la piedra.

Según la historia, nadie lo ha conseguido jamás.

Ay, Dios...

Es sólo una leyenda, Sátur.

Hay rocas que atraen al metal,

por eso nadie ha podido sacar la espada.

La ha sacado.

Que ha sacado usted la espada del mal.

¡Que tenga que limpiar el suelo de la alcoba, pase;

pero el techo...!

Casi me descalabro trepando. ¡Oh!

Menudo empuje tienen algunos clientes.

¿Qué miras?

¿Hay algo interesante ahí fuera?

-No. No.

-¿Has comido?

A lo mejor por eso estás tan floja.

(Pasos)

-Está cerrado.

Las chicas están en su momento de descanso.

-Vengo a por ti.

-Yo no estoy disponible.

(Desenvaina)

-¿Y eso por qué?

-Porque no me gusta tu cara.

FLORA: Pero, ¿qué haces? ¡Déjala! -¡Tranquila, vieja!

-Déjala. GUARDIA: Tranquila.

-¡No le hagas daño!

-Te aseguro que después de pasar por mis manos,

nadie va a querer acercarse a ti.

FLORA: ¡No le pegues! ¡Déjala! ¡No!

¡No, no le pegues! ANAÍS: ¡Suéltame!

-¡Déjala, malnacido!

(ANAÍS SE LAMENTA)

FLORA: ¡Bastardos!

¡Déjala!

-¡Ah!

-Tú y yo tenemos algo pendiente, ¿te acuerdas?

Me la jugaste una vez.

Y ahora nadie te va a salvar.

-¡Bastardos!

¡Déjala, que la vas a matar!

-¡Aparta, vieja!

(Disparo)

-¿Qué has hecho, Flora?

¡Lo has matado!

¿Quieres parar de una vez?

¿No... tardan demasiado?

Vendrán.

Caballeros.

¿A qué se debe tanta discreción?

En su nota no especifica el motivo de la reunión.

Señores, quiero proponerles un pacto,

en el que todos salgamos beneficiados:

derrocar al rey.

Sé que Felipe IV les ha humillado sin piedad.

Su hija ha sido obligada a ingresar en la Corte...

para convertirse en amante de Su Majestad.

Y usted, barón, tiene un hijo preso en Turquía...

sin que nadie mueva un solo dedo por rescatarlo.

El rey de las Españas está débil.

Está viejo y caprichoso,

incapaz de gobernar.

Es el momento de usurpar el trono.

¿Y quién lo ocupará?

Yo.

¿Usted? ¿Por qué usted?

Porque me corresponde por derecho,

porque soy hijo de Felipe IV

y porque cuento con el apoyo de Francia y Portugal.

La caída del rey es algo que va a suceder.

Deben decidir si quieren estar dentro o fuera.

Señores,

todos los aquí presentes

pertenecen a...

a algunas de las más antiguas...

Lo que quiero decir es que...

todos...

todos podemos...

Por... Por ejemplo,

usted posee una...

flota de...,

ya sabe,

esas...

esas...

esas... cosas que van

por el mar y...

son de... de madera y...

velas y...

y... cañones...

(EN VOZ BAJA) Disculpen.

¿No cree usted que sería mejor volver a incrustarla de nuevo?

Que usted ya tiene la catana, que es mucho más original.

Es la espada mejor acabada que he visto nunca, Sátur.

Sería un crimen dejarla aquí.

Un crimen sería sacarla de esta cueva.

¿O no ha escuchado a su maestro?

Quien la tenga, está destinado a hacer el mal.

Y usted la tiene ahora.

No creo en historias.

Pero, ¿qué historias ni qué leches?

¿Por qué no pude sacarla yo y la saca usted? Dígame, ¿por qué?

Cuestión de suerte.

¡Suerte, mis huevos!

Deshágase usted de ella.

Tírela por el acantilado, haga el favor.

Sátur,

soy el Águila Roja.

¿Qué mal piensas que voy a hacer con ella?

¿A quién crees que voy a matar?

Pues no sé, a lo mejor a... a quien se lo merezca.

¡Pues si no la destruye usted, la destruiré yo!

¡Nadie va a destruir nada, Sátur!

Nunca he creído en supersticiones y no voy a hacerlo ahora.

¿Os vais ya?

No volveremos a vernos.

Lo sé.

Cuando te conocí, estabas lleno de odio.

Ahora sólo veo paz.

Porque estoy en paz.

Tú me dijiste que un hombre no podía vivir sin sus raíces.

Yo por fin he encontrado las mías.

"Sátul".

Escucha.

Cuídate mucho, ¿eh?

Te he metido unas... unas morcillas en las alforjas...

para que tengas un bonito recuerdo de esta tierra.

(EN CHINO) "Buen viaje, Alteza."

Una etapa de mi vida se cierra aquí,

pero otra mucho mejor empieza ahora.

He dicho a las chicas que se encierren en sus habitaciones.

-Lo hubiera matado mil veces,

era un hijo de mala madre.

-Hay algunos jueces que son buenos clientes.

Alguno nos escuchará.

Fue en defensa propia.

Era el lugarteniente de la villa.

Nadie se atreverá a declararme inocente.

-Mira... cómo te han dejado.

-Eso ahora no importa.

Tenemos que hacer algo. Tenías que haberlo dejado.

-No,

tú eres mi niña.

(Se abre puerta bruscamente)

-¡Ahí está!

Lo ha matado ella. ¡Cogedla!

-¡No! ¡No! ¡No! ¡No!

¡No! ¡Suelta! FLORA: Déjame...

ANAÍS: ¡No!

-¡Ahora vas a saber lo que le pasa a los que matan a uno de los nuestros!

-¡Colgadla! ANAÍS: No...! ¡No!

¡No! FLORA: ¡No!

Suéltame. ANAÍS: ¡Soltadla! ¡No!

¡No, parad! ¡No! ¡Parad!

FLORA: ¡Ay! ANAÍS: ¡Que no!

¡Que no! ANAÍS: ¡Parad, parad! (LLORA)

¡No!

¡No!

(Música triste)

(A FLORA LE CUESTA RESPIRAR)

ANAÍS: ¡No! ¡No!

¡No, por favor!

¡Sé quién es Águila Roja!

(MÁS TRANQUILA) Sé quién es Águila Roja.

-Suéltala.

Ce...

Ce... Cepillo.

(CONTENTA) Cepillo, cepillo.

Es...carpín.

Espejo.

¿Qué quieres?

Me vas a contar ahora mismo qué está pasando aquí.

No pasa nada.

¿Nada?

¿Cómo se llama esto? Contesta.

Yo...

Se...

¡Contesta! ¿Cómo se llama?

Se llama... (LLORA) No lo sé.

No lo sé, no lo sé.

Tuve un...

desmayo.

(SE ASUSTA)

¿Cómo has podido ocultarme algo así? ¡¿Pretendías hacer así el discurso?!

La Corona... ¡La Corona está por encima de todo!

¡Las apariencias son la base de la monarquía!

¡Infunden temor y respeto a sus súbditos!

Una reina tonta...

será el hazmerreír de este imperio.

Me...

Me recuperaré.

Sólo... Sólo necesito un...

poco... poco de...

tiempo... de tiempo.

No lo tienes.

Nunca serás reina. Ya no.

¡No, no, no!

¡No puedes hacerme esto!

¡Hernán! ¡Hernán!

¡Lucrecia!

Lucrecia... Lucrecia...

¡Ayuda! ¡Ayuda!

¡Que alguien me ayude!

(Tic tac muy notorio)

¿Qué haces parado delante de un reloj?

Nada, reflexionando sobre el paso del tiempo.

Ojalá nos pudiéramos quedar mirando el reloj y...

y dar un salto para atrás en la vida.

Ojalá, Sátur.

Todos podríamos cambiar muchas cosas.

Prepara nuestro equipaje, volvemos a casa.

¿Cómo que volvemos a casa?

(SE EMOCIONA)

Qué alegrón, amo.

Pero, ¿y cómo es ese cambio de parecer?

Soy el Águila Roja, Sátur. No puedo olvidar esa responsabilidad.

¡Diga usted que sí!

Además, va contra su código de héroe popular, mezclarse

con todos los ricachones. Ahora mismo voy a empacar las cosas.

(Puerta)

Acaban de informarme de que ya te marchas.

Así es.

¿Dónde estabas? No te he visto en todo el día.

Tenía un asunto importante que atender.

¿Qué asunto urgente puede tener un maestro de barrio?

¿Qué es esto?

Un presente.

Por tu generosidad.

Cuentan que el que la posea está destinado a hacer mal con ella.

Pero yo no lo creo,

un arma sólo es buena o mala dependiendo de quien la empuña.

Mis manos están...

llenas de sangre.

Eres tú quien debe tener esta espada,

jamás cometerías un acto impuro con ella.

¿Volveremos a vernos?

Sí.

Por supuesto.

Majestad.

¿Sí?

¿Quieres algo?

Cada cierto tiempo usted recibe...

a la gente del pueblo,

escucha a la gente llana.

Hoy, aprovechando que estoy delante de usted, me gustaría decirle algo.

Habla.

¿Cómo puede vivir uno sabiendo todo lo que ha hecho?

Eso va contra natura.

Eso va... contra todas las leyes del mundo.

No te entiendo.

Ya.

Nada, déjelo.

Cuidaré de su hijo, majestad.

¡Vuelve, Lucrecia! ¡Vuelve!

¡Se le ha parado el corazón!

¡Por su culpa! ¡Por su culpa! ¡Por su culpa! ¡Usted la ha matado!

¡Calla! ¡Calla!

¡Usted la ha matado!

(RESPIRA COMO ASMÁTICA)

Seguiré...

Seguiré.

(RECUERDA) "Cardenal,

no veo en usted el voto de pobreza que predicaba Jesucristo.

El párroco de San Felipe se levanta todos los días

con el canto del gallo, se quita el pan y acompaña a los enfermos.

¡Ésa... es la Iglesia...

comprometida que un reino necesita!"

(Llaman a la puerta)

¿Cómo osas irrumpir así en mis aposentos?

-Es un asunto de extrema gravedad, eminencia.

-Supongo que no irás a contarme los detalles

de una pelea entre rameras.

-Lo que tiene que decir esta mujer afecta a la seguridad del reino.

-Habla.

-Sé la verdadera identidad de Águila Roja.

-¿Ah, sí?

¿Tú sabes que Águila Roja es el mayor enemigo de este reino?

¿Cómo es que una mujer como tú

ha llegado a conocer un secreto que nunca jamás nadie

ha podido desvelar?

-Le vi la cara.

-¿Y?

-Llevaba el traje puesto. Era él.

Pero no diré una palabra si no me concede una petición.

-Más te vale que me digas de quien se trata ahora mismo.

-Antes he de conseguir el perdón de alguien.

Se llama Flora.

No hablaré si no me da su palabra.

-Está bien, lo tienes.

¿Quién es el Águila Roja?

-Gonzalo de Montalvo.

-¿Estás segura de lo que dices?

-Sí.

-Esta información no debe salir de este cuarto.

Por fin daremos caza al Águila Roja.

Y además en su propia casa.

Reúna a todos los hombres que estén disponibles. ¡Todos!

¡Vamos, fuera! -Sí, eminencia. ¡Vámonos!

-Ya te tengo, hijo de puta.

Por fin en casa, hijo.

Sé que no va a ser fácil para ti volver aquí

después de estar viviendo unos días en el Palacio Real.

Bueno,

la alcoba era más grande. Y criadas más guapas que Cipri y Sátur.

Pero este es nuestro hogar, padre,

y no lo cambiaría ni por cien castillos.

Sátur, quiero hablar contigo.

¿De qué? Que tengo muchos quehaceres.

Tengo que frotar sus ropas, las del chiquillo, dar alfalfa...

Los caballos ya han comido. Siéntate.

Bueno, pues algo más tendré que hacer.

Siéntate.

(RESPIRA COMO RESIGNADO)

¿Cuánto hace que nos conocemos?

Mucho. Desde que me salvó usted de la soga hasta hoy,

anda que no ha pasado tiempo.

¿Adónde quiere ir a parar con esta charla?

Sátur, siempre has estado conmigo. Y si hoy soy feliz, te lo debo a ti.

Deje la felicidad por un rato, haga el favor.

Lo que quiero decirte es que te conozco muy bien, así que,

¿cuándo vas a decirme lo que te ocurre?

Siempre has confiado en mí,

siempre has sido sincero para lo bueno y para lo malo.

Sátur, puedes confiar en mí.

Pero esta vez no. Esta vez no...

No.

Sátur, soy tu amigo.

Quiero saber si te ocurre algo, quiero ayudarte.

Pues sí que me pasa algo.

Pero es que ni puedo contárselo ni...

ni usted me puede ayudar. "Asín" que lo siento.

No puedes fallar. -No fallaré.

La pólvora ya está bajo su cama, la alcoba estallará en pedazos.

-Eso espero.

Gonzalo de Montalvo debe morir.

CARDENAL: He descubierto la identidad del Águila Roja.

¿Quién es?

Vuestro hermano.

¡Furcia asquerosa, tú lo delataste!

¡Como lo encuentren, estás muerta!

MALASANGRE: El viaje a Guipúzcoa es muy incómodo

y muy largo, majestad.

REY: Sólo me ausentaré unos días, ¿qué puede pasar?

-Su Majestad está partiendo de viaje y, cuando vuelva,

su amado hijo habrá dejado de existir.

¿Pasa algo?

No, pero... me da la sensación de que todo el mundo me mira.

Acabo de darme cuenta de que me he acostado con el Águila Roja,

una leyenda.

Si a alguno de vosotros siente el deseo de ayudar al Águila Roja,

que sepa que le espera una muerte igual de terrible que la de ellos.

El rey, él me ayudará.

Pero, ¿cómo va a ir usted al Palacio Real?

¿No se da cuenta de que es el hombre más buscado?

¡Fuera!

¡Mi nieta! ¡No! MARI: ¡Por favor!

Gonzalo de Montalvo, quedas detenido.

¿De qué se me acusa?

De ser el Águila Roja.

  • T9 - Capítulo 113

Águila Roja - T9 - Capítulo 113

06 oct 2016

Malasangre le cuenta a Sátur que el Rey ordenó que encerraran de por vida a la madre de Gonzalo, Laura de Montignac. A partir de ese momento, el criado sufre un gran desasosiego: duda si debe contarle a su amo la verdad, ahora que es tan feliz tras haber conocido a su padre y congeniado con él.

La Marquesa sale a cabalgar y sufre un desmayo. Cuando recupera el sentido, descubre que no puede hablar correctamente. Pero ella se empeña en cumplir la orden del Comisario: dar un discurso ante varios nobles para apoyarle en su ascenso al trono.

El maestro chino de Gonzalo llega a la Villa para llevarse al niño que permanece acogido en casa de los Montalvo. Águila Roja deberá intervenir cuando la comitiva es atacada por un grupo de guerreros orientales dispuestos a acabar con la vida del heredero al trono de China.
 

ver más sobre "Águila Roja - T9 - Capítulo 113" ver menos sobre "Águila Roja - T9 - Capítulo 113"
Programas completos (118)
Clips

Los últimos 1.509 programas de Águila Roja

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • T9 - Capítulo 116 Completo 1:27:40 100% 27 oct 2016
    T9 - Capítulo 116 27 oct 2016 Margarita regresa a la villa y descubre que Gonzalo es Águila Roja. Aunque impactada por la noticia, comprenderá muchas de las cosas que han pasado. En su empeño por encontrar al amor de su v...
  • T9 - Capítulo 115 Completo 1:21:25 100% 20 oct 2016
    T9 - Capítulo 115 20 oct 2016 El Cardenal Mendoza y el Comisario cuentan con la colaboración de los franceses, a los que deben introducir en el Palacio Real para derrocar a Felipe IV. La Marquesa es feliz pensando que pronto será...
  • T9 - Capítulo 114 Completo 1:16:39 100% 13 oct 2016
    T9 - Capítulo 114 13 oct 2016 Por fin queda al descubierto la identidad de héroe del pueblo. El Cardenal y sus hombres irrumpen sin piedad en la casa de Gonzalo dispuestos a detener a al maestro, acusado de ser Águila Roja. El ...
  • T9 - Capítulo 113 Completo 1:18:45 100% 06 oct 2016
    T9 - Capítulo 113 06 oct 2016 Malasangre le cuenta a Sátur que el Rey ordenó que encerraran de por vida a la madre de Gonzalo, Laura de Montignac. A partir de ese momento, el criado sufre un gran desasosiego: duda si debe c...
  • T9 - Capítulo 112 Completo 1:18:43 100% 29 sep 2016
    T9 - Capítulo 112 29 sep 2016 Gonzalo, acompañado por Sátur y Alonso, llega al Palacio Real para encontrase con su padre, pero descubren que el monarca ha salido. Mientras Sátur disfruta de los lujos de la corte, Gonzalo ...
  • T9 - Capítulo 111 Completo 1:19:10 100% 22 sep 2016
    T9 - Capítulo 111 22 sep 2016 Gonzalo y Sátur esperan impacientes una contestación del Rey a la carta que le enviaron. Cuando ya están convencidos de que Felipe IV no quiere conocer a Gonzalo, descubren que el correo Real...
  • T9 - Capítulo 110 Completo 1:18:11 100% 15 sep 2016
    T9 - Capítulo 110 15 sep 2016 Sátur descubre que su misión en la vida es hacer feliz a Gonzalo y para ello debe encontrar a Margarita. Con la ayuda de Cipri, descubrirán que la joven vive en una cabaña en el bosque...
  • T9 - Capítulo 109 Completo 1:19:07 100% 19 jul 2016
    T9 - Capítulo 109 19 jul 2016 Sátur consigue quedar libre de su extraño cautiverio al que Gonzalo no logra dar explicación. Una vez en casa, tío Emilio sonsaca al criado la información que necesita para cump...
  • T9 - Capítulo 108 Completo 1:24:22 100% 12 jul 2016
    T9 - Capítulo 108 12 jul 2016 Gonzalo descubre que Alonso se escribe con Margarita y que se verán pronto. El maestro intenta asumir que su amada no quiere saber nada de él, tal y como afirma su hijo. Pero también es consc...
  • T9 - Capítulo 107 Completo 1:25:23 100% 05 jul 2016
    T9 - Capítulo 107 05 jul 2016 El Comisario quiere casarse con la Marquesa para hacer de ella una infeliz. Lucrecia está dispuesta a aceptar su propuesta con el objetivo de convertirse en reina, pero la última condición im...
  • T9 - Capítulo 106 Completo 1:21:30 100% 28 jun 2016
    T9 - Capítulo 106 28 jun 2016 Tras descubrir que es el primogénito de Felipe IV, el Comisario se comporta como si ya fuera rey de la Españas. Su exaltada conducta alarma a la Marquesa, que considera pertinente encerrarlo en un m...
  • T9 - Capítulo 105 Completo 1:21:42 100% 21 jun 2016
    T9 - Capítulo 105 21 jun 2016 El tío Emilio (Manuel Manquiña) llega de forma inesperada tras pasar muchos años en prisión. Viene con ganas de recuperar el tiempo perdido con la familia y Gonzalo le acogerá b...
  • T9 - Capítulo 104 Completo 1:25:43 100% 14 jun 2016
    T9 - Capítulo 104 14 jun 2016 Malasangre descubre los verdaderos orígenes de Águila Roja: el maestro es hijo del Rey. Se trata de una peligrosa información que Sebastián Ventura no dudará en hacer llegar a G...
  • T8 - Capítulo 103 Completo 1:27:31 100% 10 dic 2015
    T8 - Capítulo 103 10 dic 2015 Margarita prepara su boda esperando el regreso de Gonzalo. La novia ya tiene su vestido, pero su prometido y el resto del comando reclutado por Malasangre van a ser fusilados por el ejército portugué...
  • T8 - Capítulo 102 Completo 1:26:47 97% 03 dic 2015
    T8 - Capítulo 102 03 dic 2015 El grupo formado por Malasangre llega a territorio portugués en misión suicida: matar al Rey de Portugal. Cuando se acercan al castillo donde se encuentra el monarca, Zigor (Gorka Otxoa) cae graveme...
  • T8 - Capítulo 101 Completo 1:27:50 8% 26 nov 2015
    T8 - Capítulo 101 26 nov 2015 Malasangre propone a Felipe IV un plan suicida para acabar con el conflicto portugués. Para ello, reúne un grupo de hombres con habilidades especiales entre los que estarán el Comisario y Zig...
  • T8 - Capítulo 100 Completo 1:36:30 91% 19 nov 2015
    T8 - Capítulo 100 19 nov 2015 El 100 es un capítulo especial, con la mecánica de un cuento dentro de otro cuento. Todo comienza cuando Sátur y Gonzalo se enteran de que el niño chino ha desaparecido. Salen en su bu...
  • T8 - Capítulo 99 Completo 1:32:32 100% 12 nov 2015
    T8 - Capítulo 99 12 nov 2015 Gonzalo y Margarita rebosan felicidad mientras se encargan de los preparativos de su boda. Sátur piensa que su amo ya no lo necesita, y se siente desplazado. Tal vez ya es hora de que él tambi&eacut...
  • T8 - Capítulo 98 Completo 1:26:34 100% 05 nov 2015
    T8 - Capítulo 98 05 nov 2015 Carmen Maura da vida a la Duquesa de Fournier, una aristócrata de carismática personalidad. Una mujer madura, fuerte, atractiva, de gran inteligencia y que, en el pasado, ejerció de mentora d...
  • T8 - Capítulo 97 Completo 1:31:13 100% 29 oct 2015
    T8 - Capítulo 97 29 oct 2015 Gonzalo y Sátur han sido capturados y viajan en un galeón camino de Asia, donde serán vendidos como esclavos. Nadie sabe dónde están y no existe ninguna posibilidad de escapar e...