www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
1188087
No recomendado para menores de 12 años Águila Roja - T3 - Capítulo 34
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

(LEE) Voy a tener su tercer hijo y ya no viene a verme.

Mi madre se citaba con mi padre en el castillo de la ánimas.

-Se dice que hay una mujer que toca música para atraer a los hombres.

-Como la autoridad que soy tengo mis derechos.

Sólo hay una forma de entrar.

¡Ah! -¡Amo!

En tres meses estoy estupendamente. Nos casaremos...

...cuando estaba previsto. -En San Isidro.

-Anoche te vi magreándote con el guardia en la calle.

Lo que haces no tiene nombre.

Está Rembrandt. ¿Rembrandt, el pintor?

Le pidió a la señora marquesa que pose para él.

Al decir que te retrataría Rembrandt no era...

...este tipo de cuadro el que me imaginaba.

-Contraeréis nupcias en la catedral...

...dentro de tres meses. -En San Isidro.

Mi madre estuvo dentro, si algo ahí quiero averiguarlo.

(GRITA) -¡Que me hundo! ¡Socorro!

¡Me ahogo!

A ver que me pongo yo ahora que me he calado la ropa...

¿Eso qué es? La orden de Agustín.

-No pienso consentir que le hagas esto a Floro.

(LLORA) -Me violó.

Me violó...

-Cuando pinto es la belleza la que manda.

(FURIOSA) ¿Quién ha pintado esto en mi puerta?

¡Cobardes, que sois unos cobardes! Margarita...

Gonzalo, déjame.

-Uno de sus hombres cogió una mujer de la villa...

...y la mancilló.

No voy a permitir que mis hombres cometan ese tipo de errores.

-¿Tú no te has acostado con ese hombre, verdad?

Pues claro que no, Alonso.

-Por Dios, ¿qué te han hecho? -Un guardia violó a Catalina.

Quiero volver a tener 16 años.

Lucrecia...

-¿Creías que ibas a conseguir algo algo mandando a ese posadero?

-Se trata de una intervención con fines únicamente estéticos.

Estéticos...

(GRITA) -¡Ah...!

-Vas a pagar lo que has hecho, miserable.

-¡Cipriano!

Cipriano, por Dios...

Te voy a contar con detalle cómo se divirtió tu amiga.

-¡Ah! ¡Por Dios!

No pienso dejar que cambies nada de tu cuerpo,...

...ni siquiera tus lunares. (GRITA) ¡Ah!

-Si hubiera más gente como tú el mundo cambiaría, Cipri.

-¡Amo! ¿Y esa llave?

(RECUERDA) Agustín me hizo creer que velaba por mi vida...

...y la de mis hijos, pero son otros los intereses que le guían.

-Me convenció de que él vendría a verme aquí.

¡No puedes encerrarnos aquí! ¡No!

No aguanto más tiempo aquí encerrada. Ya no me acuerdo...

...cuando fue la última vez que vi la luz del sol.

Agustín me hizo creer que velaba por mi vida y la de mis hijos,...

...pero son otros intereses los que le guían.

Me convenció de que él vendría a verme aquí.

-Por los pelos, ¿no, amo?

¿Qué haces aquí?

-¿Cómo qué hago aquí?

Pues venir a buscarle para que vuelva a casa.

¿O es que piensa tirarse aquí todas las noches?

Vámonos.

Deje de torturarse ya, amo...

Eso es muy fácil de decir. -Que hay que animarse.

Que ya sé que lo que hizo el desalmado de Agustín...

...a su madre no tiene nombre.

Sátur, agustín fue mi maestro, el que me guió desde pequeño,...

...el que me enseñó todo, lo que está bien y mal.

Si soy lo que soy es por él. -No, no, eso tampoco.

Usted es quien es porque Dios le ha dado un cráneo privilegiado.

Porque tiene un corazón que no le cabe en le pecho.

Le recuerdo que Agustín también tuvo trato con su hermano.

Mire que revirado ha salido el jodío.

No entiendo nada.

-Eso a veces pasa, pero luego el cielo se clara.

Y ahora tiramos para Valderroble.

Sí, que me han hablado de un artesano que trabaja...

...el cuero y como se acerca la fecha de su cumpleaños...

...he pensado que... que voy a encargarle una funda...

...de novillo para la catana.

(RÍE) Un detallito.

Anda, vamos.

(SUSPIRA)

¡So...!

Menos mal que te encuentro, Paquillo.

En este pueblo no se ve un alma. Pensé que tampoco tú estarías.

Escucha,...

...tienes que hacerme un trabajo fino fino,...

...que es para mi amo.

Paquillo... ¡Eh!

Paco, que esto es importante.

Creo que está muerto.

Pobre Paquillo...

Es muy extraño, no se ve ni un alma por el pueblo.

-Vámonos.

(ASUSTADO) ¡Ah! (AGONIZANDO) -Agua, agua...

Sátur, carga el cuerpo. Nos lo llevamos.

-¿Cómo que nos lo llevamos?

¿Dónde?

Cada vez que digo que algo es peligroso este hombre...

...saca el pájaro que lleva dentro.

Cómo pesa este hombre...

Claro, un peso muerto...

(GRITA) ¡Gabi!

¡Hijo!

¡Gabi!

No queda nadie vivo en todo el pueblo.

(BOSTEZA)

Catalina, ¿he llegado alguna invitación para mí?

-No, señora.

Esos condes del Hierro... ¿Cómo se atreven a ofenderme...

...de esta manera?

Es por el ridículo del otro día con el maldito cuadro...

Ahora todos piensan que estoy acabada.

-A lo mejor las invitaciones se han perdido por el camino.

Ay, qué cándida eres, niña...

Está bien, ellos lo han querido.

Haré mi propio baile, Catalina, esta noche.

-¿Esta noche, señora? Si no hay tiempo...

No he pedido tu opinión. Abre el gran salón,...

...que resplandezca para las 8. -Sí, para la 8. Con permiso.

-¿Y las personas que están invitadas a los dos bailes?

Vendrán al mío, querida. De eso se trata el juego.

Margarita... Sí.

Dile a Gonzalo que le invito al baile que doy esta noche.

Sí, señora marquesa, se lo diré.

-Madre, me han robado. Los criados me han robado...

...mi cruz militar. Tienes que registrarlos.

Nuño, hoy no es día para registros. Vamos...

-Madre, esa cruz es un recuerdo de mi padre, y no pienso...

...permitir que ningún plebeyo me quite lo que es mío.

Nuño, hoy no puedo, no. Vamos. (NUÑO RESOPLA)

Margarita, acompáñame a elegir el vestido para esta noche.

Sí. Vamos.

Hernán, hoy doy el baile del que se hablará...

...toda la temporada en la villa, a las ocho. Estás invitado.

Lucrecia... Hernán...

No te avergüences, Irene.

Soy tu esposo.

Ven.

Quiero que me des un hijo.

Pronto.

Seguro que serás una gran madre.

Llaman a la puerta.

-Perdón. Perdón.

-Posadero... Posadero.

Posadero.

-¿Está bien?

¿Te pasa algo? No eres de los que andan...

...bebiendo a estas horas.

-Cipri, que no eres mi madre, así que no me cuentes los vinos.

-De verdad, Sátur, si necesitas desahogarte...

-¡Que me dejes en paz!.

Que quiero estar solo, ¿o es que no te das cuenta?

-Bueno, bueno.

-He visto a Gabi.

-¿Qué?

¿Pero no está en las Américas? -Pues claro que está...

...en las Américas.

Esa es la madre del cordero.

Que no estoy bien,...

...que veo lo que no hay. -Hay que superar las cosas.

-Gracias, Cipri,...

...pero no necesito consejos.

Puede estar tranquilo, yo personalmente me ocuparé...

..de su seguridad. Qué menos tratándose de la mano...

...derecha del Santo Padre. -No haga caso de habladurías.

Sólo soy el nuncio del papa en las Españas, nada más.

-La modestia es una gran virtud, vos la hacéis brillar a cada paso.

Lo cierto es que vuestra cercanía con el papa Alejandro VII...

...es muy conocida en toda la cristiandad.

Dicen que no toma ninguna decisión sin contar con vuestro beneplácito.

-Y si así fuera le gustaría que intercediese por usted...

...en alguna de ellas, ¿verdad, eminencia?

-Mis aspiraciones al papado no son un secreto para nadie.

Por fortuna cuento con el apoyo de su majestad el rey Felipe,...

....pero hay otros candidatos que pisan fuerte.

Cardenal.

Perdone, no sabía que tuviera compañía.

Venía a invitarlo al baile que doy esta noche en mi palacio.

-Monseñor, la marquesa de Santillana.

Marquesa, el nuncio papal en las Españas.

Es todo un placer, monseñor.

Sería un gran honor que usted también asistiera a mi baile.

Monseñor, si me lo permite...

...me gustaría presentarle a mi esposa, Irene.

-Monseñor...

-Será un placer aceptar su invitación, marquesa.

(RÍE) Estupendo.

Bueno, nosotras nos vamos. Irene, querida...

Así ustedes podrán seguir hablando de sus cosas. Disculpen.

Yo también les dejo solos.

Eminencia... -Comisario...

Monseñor...

-¿De qué forma ha pensado compensarme si apoyo...

...sus aspiraciones, eminencia?

Tenga en cuenta que soy un hombre inmensamente rico.

Gracias a Dios.

-Si puedo complaceros en algo no tenéis más que pedírmelo.

-Desearía conocer mejor a su sobrina.

-No estoy seguro de entenderos, monseñor.

-Sí, me entiende, eminencia.

-¿Y no había ningún hombre vivo? No, estaban todos muertos.

No quedaba nadie.

-Está claro que lo que mató a este hombre...

...es lo que ha matado a todos.

Llaman a la puerta.

-Hola... -¿Qué haces aquí?

-Creías que no te iba a encontrar. Si todo el mundo conoce...

...la médico en la villa. -Bueno...

-¿No me invitas a pasar? -No, no, Eugenia, estoy trabajando.

Es muy desagradable, de verdad.

-Tampoco me voy a asustar por un poco de sangre, Juan.

Bueno,...

...no te preocupes, me voy.

Es que he venido a hacer unas compras en la villa...

...y quería saludarte. -Bien.

Hola, Sátur.

-Disculpe, ¿está mi amo? -Sí, sí, está dentro, pasa.

-Adiós.

Sátur...

-¿De qué ha muerto?

Aún no lo sabemos.

-¡Ah!

Está vivo.

-¿Vivo? Si lo ha abierto en canal y no ha dicho "esta boca es mía".

Si la sangre sale a borbotones significa que el corazón late.

-Tenía todos los signos de la muerte, ¿cómo es posible?

Matilde, los tapices.

Y tú, Juana, los suelos. Y ojico con la cera,...

...bastante tuvimos con la rotura de cadera de la baronesa de Artola.

Marta, tú te quedas aquí conmigo. En un día no se organiza un baile

¡Vosotros, ponerle sangre porque así no llegamos!

¿Te quieres tranquilizar? Que te va dar algo.

-Sí, hija mía, tienes razón.

Hoy entre el baile y lo que no es el baile...

...llevo una mañana que estoy desquiciaica.

¿Qué te pasa?

-Pues nada, que ando dándole vueltas a lo que no debo.

¿Estás preocupada por Floro?

-Es que ya es mucho tiempo, ya es mucho tiempo.

Mírame. Que no le va a pasar nada malo.

Hazme caso.

-A lo mejor le pasa algo bueno. Que hay mucha gente en el mundo,...

...y muchas mujeres. A lo mejor ha encontrado a otra,...

...que esas cosas pasan.

¿Pero qué dices?

Si él te quiere a ti como tú a él.

¿Te pasa a ti algo?

Pues a él tampoco.

-Poneos en fila y desnudaos inmediatamente.

-Con todos mis respetos, señorito Nuño, esas órdenes...

...sólo puede dárnoslas su madre.

-Soy el marqués de Santillana. Obedecedme todos o haré...

...que os azoten. Vamos.

-Señorito, por Dios.

Señora... ¿Se puede saber qué hacéis?

Catalina, volved al trabajo. -Madre, quiero saber quién me robó.

¡Basta ya!

No quiero oír una palabra más sobre ese asunto, ¿de acuerdo?

-Señora marquesa, ha llegado el confesor.

Muy bien, pues dile que se vaya. No lo necesitamos.

-Señora, por favor,...

...hoy es jueves y es el día de confesión de los criados.

Para ellos es como el pan.

Está bien, Catalina, pero rapidito todos con los pecados.

Venga.

-Lo nuestro tiene delito, amo. Si antes sabemos que aquí...

...pasa algo que mata a la gente antes venimos al foco...

...de la infección.

No me lo puedo creer.

(VOCES LEJANAS) -¡Quemadlo todo!

-¡Deprisa! ¡Quemadlo todo!

-Que no quede nada.

Reducidlo todo a ceniza.

-¡Vamos, vamos!

-¡Ah!

¿Quién está detrás de todo esto?

¡Quién está detrás de todo esto! ¿Quién?

-¿Quién querrá tapar todo esto, amo?

-Perdone, padre, que...

-¿Que tal, Nuño? -Ya sé que es un contratiempo...

...pero que dice mi madre que hoy nadie va a requerir sus servicios.

Hay mucho trabajo con lo del baile y no hay tiempo.

-Vaya... En ese caso volveré mañana...

...para dar paz a las almas que lo deseen.

-Muchas gracias, padre.

Y lo siento.

Vayamos a ver al doctor y que se la cure bien curada.

Que esa mano es la de la catana.

Si no puede usarla en condiciones mal nos veremos, ya verá.

Quizá esa familia tomó algo venenoso.

¿Pero por qué querían ocultarlo, y quién?

-Ni lo sé ni sé cómo vamos a saberlo.

Como lo de su orígenes. Está escrito en nuestro destino...

...que tengamos que encontrarnos un enigma tras otro, tras otro...

Qué agua tan cristalina, amo.

Sátur, no bebas.

Está contaminada.

-Virgen santa...

Esto es lo que les ha matado.

-¿Quiere decir que todos han muerto por beber agua de este río?

Es mercurio.

-¿Cómo mercurio?

¿Qué pinta el mercurio en un río?

La mina real. -¿La que reabrieron hace un mes?

Que no, hombre, que no, que esa mina es de oro.

El mercurio también se usa para la extracción del oro.

-Acabáramos...

Si el rey está detrás de todo esto mala solución tiene la cosa.

Nadie le va a chistar por cuatro desgraciados que hayan muerto...

...en un pueblo perdido, hombre.

Los habitantes de ese pueblo han sido los primeros afectados...

...pero no van a ser los únicos. Este río es un afluente del pozo...

...que abastece la villa. -¿El pozo del que bebemos nosotros?

Corre a casa y deshazte de todo el agua que tengamos y dile...

...a la gente que haga lo mismo.

-Si tiramos el agua, ¿qué bebemos?

¿Cómo está el Santo Padre?

Monseñor, ¿su salud sigue siendo tan delicada?

-Me temo que sí, marquesa.

-Dios le proteja. Dios le proteja.

Cardenal...

-Qué sorpresa veros por aquí, monseñor.

Tenía previsto visitaros hoy en vuestra residencia.

El nuncio aceptó mi invitación.

Ahora esta es su residencia.

Vámonos, Irene.

Señores...

-He estado pensando en lo que me pedisteis.

Si lo que queréis es diversión yo podría buscarla con mucho gusto.

-Sí, lo imagino.

Pero ya le he dicho hacia dónde se inclinan mis intereses.

-Siento mucho no poder dar satisfacción a vuestros intereses.

Esa niña es como una hija para mí.

Y además está casada.

-Respecto a su sensibilidad como padre poco puedo hacer.

Respecto a su marido nunca lo sabrá, ni ella tampoco.

No recordará nada.

-¿No recordará nada? ¿Qué queréis decir?

-Un poco de esto en su bebida...

...y será como un sueño.

Soy generoso con quien me hace favores.

Si ella lo lleva puesto durante el baile...

...sabré que la respuesta es sí.

Monseñor...

La Iglesia y su apetito de placeres...

Pronto se ha encaprichado el nuncio.

¿De quién se trata?

-Eso no es de vuestra incumbencia.

Si alguien toca a mi mujer lo mato.

Por muy nuncio del papa que sea.

-Deberíais recordar lo que está en juego, comisario.

Si yo gano vos ganáis,..

...pero si caigo en desgracia caeréis conmigo.

¡Lo mato!

-¡Eh! ¿Qué hacéis? No, no...

¡No bebas eso! -¿Por qué?

-Ayúdame a tirar toda el agua. Y tú, vete a casa y haz lo mismo.

¡Vamos! Tira toda el agua que encuentres.

¡Vamos!

-Sátur, ¿me puedes decir qué pasa?

-El agua está envenenada. Esta agua mata, Alonso.

-¿Entonces que vamos a beber? -¿Me vas a ayudar o no?

-Pues claro que sí. -Vamos.

(GRITA) ¡Agua va!

¿Dónde vas con eso, muchacho? Algo más grande...

-Eso no sería... -No, es agua, Cipri.

-¿Y qué haces tirando el agua? -Tú deberías hacer lo mismo.

El agua está envenenada. -¿Envenenada?

-Sí, Cipri, vamos. -¡Dios mío, tengo a media posada...

...comiendo sopa castellana que es el plato del día!

-¡Pues tírala, vamos! -Sí, sí.

-Y todo lo que has cocinado con ella también.

¡Agua va!

-¿Tú por qué tienes esto? Es un amuleto que le regalé a Gabi.

Los regalos no se regalan. -¿Estás seguro de lo que dices?

-Si lo hice yo...

Mira, la a de Alonso.

-Bueno, venga, sigue...

El agua del río está contaminada por mercurio. Si seguimos...

...bebiendo de ese agua moriremos todos.

Mis hombres y yo la bebemos y estamos perfectamente.

Hay que repartir agua limpia. Te repito que no hay problema...

¡Guardias!

¡Guardias!

-Padre, he pecado.

Nunca me he atrevido a confesarlo.

Pero ya no aguanto más.

(LLORA) No puedo con esto sola.

No llegué virgen al matrimonio.

¡Que no salga de palacio!

¡Cerrad puertas y ventanas!

¿Qué este escándalo?

Señora, se han oído golpes.

El Águila Roja está en palacio.

¿Qué haces ahí parado? ¡Mátalo!

Un enmascarado no va a estropear mi baile.

No te preocupes, Lucrecia, sé hacer mi trabajo.

Señora...

Venga, vamos, a vuestros quehaceres.

-Señora...

Gonzalo... Catalina...

(CONTENTA) Gonzalo...

Lucrecia...

He querido venir personalmente para darte las gracias...

...por tu invitación pero decirte que no podré asistir al baile.

¿Por qué no? Acompáñame al salón y hablamos.

No quiero molestar, además tengo muchas cosas que hacer.

Bueno, pues deja que te acompañe a la salida.

Lucrecia,...

...conozco el palacio.

Ay, Gonzalo, tú siempre tan esquivo.

Como quieras.

Lucrecia... Gonzalo...

-Dios...

¡Pero que haces tú ahí, muchacho!

-Que yo también quiero ver a Gabi.

-¿Quién te ha dicho a ti que yo esté buscando a Gabi?

Que Gabi está en las Américas, muchacho.

Anda, vete para casa, que esta zona está muy contaminada.

Si se entera tu padre que estoy aquí contigo me descalabra.

-No me mientas, Sátur. Gabi es mi amigo y quiero verle.

¿Está por aquí, verdad?

-No.

-Pones la misma cara cuando dices a mi padre que vas al mercado...

...y corres a tomarte un vino con Cipri.

-Bueno, vale, sí. El otro día cerca de aquí...

...vi a un chico que se parecía a Gabi.

Y se le cayó el amuleto.

Ya está, ya te lo he dicho. Venga, tira.

-Pues entonces seguro que era él. -¡Que tires para casa!

Si está aquí ya lo encontraré. ¡Arrea!

¿Qué te pasa a ti ahora?

-¡Señor!

Que lleva el caballo sin herrar, ha perdido esto.

-¡Si parece que hoy me ha mirado un tuerto! ¿Cuándo lo has perdido?

-Bueno, no se preocupe, mi padre es herrero,...

...se la puede poner.

-Oye, ¿pero tú no conocerás a un chico que se llama Gabi?

-¿Gabi? -Sí, así, de su edad más o menos.

Y de su estatura un poco más bajo.

-Yo es que no conozco a ningún Gabi.

Pero, bueno, acompáñenme.

(EL CABALLO RELINCHA)

-Vamos, vamos, vamos...

Ya sé que la has perdido, ya lo sé...

-Muy bien, todo lo que has cocinado con agua hay que tirarlo, ¿eh?

-Tanta comida desperdiciada...

Y yo no veo que nadie haya caído enfermo.

-Es cuestión de tiempo. Mira, Cipri, el mercurio...

...se acumula en los tejidos y te paraliza antes de matarte.

-Ya, ¿y qué le doy de comer a toda esa gente?

Juan, las autoridades no piensan hacer nada y la situación...

...es muy grave. Hay que ir a la fuente y decir a la gente...

...lo que pasa. -¿Crees que dejarán de beber?

No se me ocurre otra cosa.

-Perdona. Claro.

-¿Es verdad lo que dicen del agua?

-No bebas nada de por aquí, ¿bien? Es muy peligroso.

Los nobles tenemos pozos privados pero, ¿y tú?

-No te preocupes, pronto se arreglará.

-No quiero que te pase nada malo, vente.

-Me cuidaré, te lo prometo. -¿Vendrás esta noche al baile...

...de la marquesa de Santillana? -¿Tú vas a ir?

-Ajá. -Pensaba no te gustaba...

...la vida social. -Antes no, pero contigo...

...me hace ilusión. -¡Juan!

-Perdóname, Eugenia, tengo que irme.

Adiós.

Vamos. Hasta ahora, Cipri.

Llaman a la puerta.

Adelante.

-Señora...

Han llegado más de 70 confirmaciones de asistencia...

...a su baile y el servicio no da más de sí.

No llegamos, aunque queramos no llegamos.

Cuanta más gente mejor. Y sí que vamos a llegar.

Sólo lo siento por los condes del Hierro.

Irán a su baile ellos, su hija la fea y el perrito ese de lanas...

...tan gracioso que tienen.

Margarita, tú también deberías asistir a mi baile.

Te lo mereces. ¿Yo?

bueno, Lucrecia... Bueno, a juicio de Rembrandt...

...eres la mujer más bella de la corte.

A mis invitados les encantará que les recojas la ropa de abrigo.

Claro.

-Salid, quiero hablar con mi madre a solas.

-Señora...

Con permiso.

Si vas a volver a decirme lo del robo de tu cruz piénsatelo.

-Es peor.

Me he enterado de una cosa que es muy mala para el comisario.

¿Qué pasa, Nuño, está enfermo?

-No, no, no es eso.

Ella...

(SUSPIRA)

-El comisario no fue el primero que estuvo con ella.

¿Con ella? ¿Qué ella?

-Con Irene.

¿Quién te ha dicho eso?

-Sé que está mal pero me metí en el confesionario...

...para pillar al ladrón de mi cruz y... lo confesó.

Ven aquí, hijo.

Has hecho bien en contármelo.

No te preocupes, y no hables de esto con nadie, ¿de acuerdo?

-¿Eh? -Pero, madre, ¿por qué lo ha hecho?

¿Tú cuando te casaste con padre fue el primero, no?

Por supuesto, Nuño.

Yo llegué al matrimonio pura y casta.

Venga, vuelve a tus obligaciones.

-Gracias, padre. -De nada, hijo.

-Padre, estos hombres necesitan herrar su caballo.

-Pues claro que sí, pero quédense a cenar, después lo haremos.

Mi señora prepara la liebre como nadie, ¿eh, Josefa?

Pero siéntese. Tráete una banqueta, Rafael.

Pase...

Chiquillo, venga, pasa.

¿Dónde ha sido lo del caballo?

-¿Eh?

-¿En el camino de la villa? -Sí.

-Ese camino va hacerme rico.

Llanto de bebé.

-Perdónenme.

-Al perecer, se tratan del maestro y del doctor.

Le están diciendo a todo el mundo que el agua está contaminada.

Hacedles callar. Si les creen cundirá el pánico.

-Sí, señor.

Comisario, perdón por la pregunta pero lo que dicen es falso, ¿no?

Nuestras familias y nosotros mismos bebemos de ese pozo todavía.

No nos pagan por hacer preguntas sino por cumplir órdenes.

Obedezca usted las mías. -Sí, señor.

Querido Hernán, pasaba por aquí y me he preguntado...

...qué tal estarías. ¿Todo bien?

Si tú nunca te preocupas por nadie que no seas tú misma, Lucrecia.

Dime qué quieres, tengo mucho trabajo.

Ay... Esa niña con la que te casaste...

...resultó no ser tan dulce ni tan niña al final, ¿no, querido?

¿De qué estás hablando?

Lo sabes perfectamente.

Hay cosas difíciles de ocultar, Hernán.

¿De verdad que no lo sabes?

(SUSPIRA)

Tu esposa te engañó...

...antes de que os casarais.

¿Quién se atreve a decir eso? Ella misma.

Lo reconoció en confesión. Inconvenientes de la fe.

Ay, Hernán,...

...no tienes suerte con las mujeres.

Todas preferimos debutar con otros.

En fin...

Me voy, tengo que seguir con los preparativos del baile.

¿Vendrás, no?

Querido...

Eminencia, he reconsiderado el asunto, y si el precio...

...que impone el nuncio a sus aspiraciones es mi esposa...

...no puedo oponerme. Si lo hiciera todos saldríamos...

...perjudicados y no es eso lo que deseo.

Hernán Mejías.

Por favor, no beban, no beban. El agua está contaminada.

Por favor, escúchennos. -Soy médico. Escuchen, les juro...

...que si seguimos bebiendo vamos a enfermar y a morir.

-Ande, cállese. No vamos a dejar que nuestras familias pasen sed.

Por favor, escúchennos. Hágannos caso. El agua está mala.

Dígales que el agua está mala. -¿Qué está pasando aquí?

¡El agua tiene mercurio! -¡Cállate!

¡Escuchen, tiene mercurio!

¡El agua tiene...! -¡Que te calles!

Vamos a ver si es verdad que este agua mata.

El agua está perfectamente.

-Jacobo,...

...esa cristalería ojico. Como yo le vea un rasguño...

...os mando a ti y a ti, a los dos, a Bohemia andando a reponerla.

¿Estamos? Tira.

Sabía que lo de Rembrandt me la devolvía.

¿Te has dado cuenta, no?

-Mujer, tú no te preocupes, si dentro de tres meses tú estás...

...aquí pero como invitada, que es lo que a ella le duele.

-Buenas... -Hola, Cipri.

Perdona, Margarita. Sí.

Cipri... -Buenas.

-Venga, terminar con eso y subirlo para arriba. Vamos...

¿Ha pasado algo? -¿Pasar?

No, no, nada. Sólo venía a verte.

-Ah. -Pero parece que no es...

...buen momento, ¿no?

-Es que con lo del baile tenemos aquí un jaleo...

...que no podemos ni respirar.

Tú dirás.

-¿Cómo estás?

-Ay, yo bien, muy bien, gracias. ¿Y tú, qué tal?

-Yo... estupendamente...

...también. Gracias.

-Esto... Cipri, que... -Sí, dime.

-Lo del otro día... Lo del...

-Sí, sí, ya. -¿Entiendes?

-Aquello. -Eso fue muy grave, no puede...

...volver a pasar. No puede volver a pasar...

...de ninguna de las maneras. Pero tú no te preocupes...

...porque fue un beso de cariño, que los dos estamos tan solos...

...que nos confundimos, pero nada más.

-Claro, si eso venía yo a decirte. -Eso.

Pues nada. -Catalina.

-Sí... -La señora quiere que vayas...

...inmediatamente al salón de baile.

-Ahora mismo. -No te preocupes, Catalina,...

...yo venía a decirte eso, y bueno, ya me voy.

-Ala, pues nada... Con Dios. -Hasta más ver.

-Cuídate.

(SUSPIRA)

-Venga, otro cachillo de queso, hijo, que tienes que crecer.

Ustedes no se levanten. Mi hijo y yo vamos a ver...

...lo del caballo antes de caiga la noche.

Ponles un vino dulce, Josefa. -Ahora mismo.

Niñas, id a lavaros.

Gracias por no decir nada delante de...

-De tu marido. Dilo con todas las letras.

(SUSPIRA ANGUSTIADO)

¿Cuándo habéis vuelto?

-¿Eso qué más da, Sátur? -Da, Estuarda, da.

Da porque yo pensaba que estabais en América y resulta que no,...

...que estáis aquí, a unas legua de la villa.

Y con un herrero al que mi hijo llama padre.

-¿Por qué lo hicisteis?

Tú eres mi amigo, Gabi.

¿Por qué no me fuiste a ver? -Alonso,...

...sal fuera que ahora voy yo. Venga.

-¿Sabíais que estuvo a punto de irse a las Américas a buscaros?

¿Y que casi le matan por eso? -Alonso, tira.

Venga.

-Nunca llegamos a irnos, Sátur.

Íbamos a embarcar en Cádiz...

...pero a la espera lo conocimos a él.

Acababa de perder a su mujer en el parto y necesitaba ayuda,...

...así que... -Ya, ya y una cosa llevó a la otra.

Ahórrate los detalles, por Dios, Estuarda.

-Sátur, si descubre cómo me ganaba la vida me repudiará.

Nadie quiere a una prostituta.

Sátur, el herrero es un buen hombre.

Cuida de nosotros, tiene un oficio,...

...comemos todos los días... -Lo entiendo, no te preocupes,...

...Josefa.

Él puede cuidaros pero yo no.

Yo sólo soy un muerto de hambre, ¿no, Estuarda?

Un muerto de hambre además de un imbécil.

Pensaba que me queríais.

Pero ya veo que no.

(SUSPIRA ANGUSTIADO)

-Tío...

Estás preciosa, Irene.

-Gracias, Hernán.

-Irene,...

...este es el regalo de tu primer baile.

-Ay, qué bonito...

Muchas gracias, tío.

-Bien,...

...hagamos un brindis por tu presentación en sociedad.

-Gracias, tío, yo no bebo.

Irene, trae mala suerte que alguien se niegue a brindar.

-Cuando se brinda hay que beber, hija mía.

-Es que no me gusta, tío, está muy fuerte.

¿El qué está muy fuerte?

¿El vino?

Hum...

Está perfecto, Irene.

Ningún problema, ¿no, señores? -No.

Bien, entonces pasemos al salón de baile. Por favor, por aquí.

Eminencia.

Vamos, Irene.

-Yo tengo una sed que me muero, ¿y tú?

Sátur, no has hablado en todo el camino.

¿Es que no piensas volver a hablar nunca más?

A ver, que si no te desahogas es peor.

Y ya sé que no es lo mismo pero... que Gabi...

...también era mi amigo.

-¿Pero qué he hecho yo para tener que oír a mi propio hijo...

...llamar padre a otro hombre?

Dime, qué he hecho yo. -Nada.

Tú no tienes la culpa. -Pues claro que no.

Que estoy harto de... de tener que aguantar y aguantar...

...mierda como si la tuviera. -Yo tampoco entiendo por qué...

...pasan cosa malas, es injusto.

-¿Sabes qué te digo? Que voy a acabar de una vez...

...pero todas con esas injusticias. Alonsillo, a mi hijo...

...no me lo va a quitar ni Dios.

¿Qué le ha pasado, amo? Como esas aguas...

...están contaminadas, ¿se ha tirado usted de cabeza?

Casi. -¿Estás bien, padre?

Sí, sí, no te preocupes, hijo. Anda, trae algo para que me seque.

Venga... -Vale.

-¿Qué vamos a hacer ahora?

Robarle a quien está causando todo esto.

-¿Al rey?

-¡Ah!

-¡Ah...!

-¡Oh!

-¡Ah!

Dile al rey que el pueblo necesita más el agua que él.

Música.

-El marqués de San Lázaro y su madre, condesa de Valdesoto.

-Qué guapos, no había visto hombres así en mi vida.

-Pues nada, a disfrutarlo.

Bienvenidos. Por aquí.

Tengo mucho calor.

Me estoy mareando, Margarita.

Me has apretado demasiado el corsé. Lo siento, señora.

¿Quiere comer algo? No, quita eso, quita.

-Doña Eugenia de Molina, duquesa de Monfragüe.

-¡Lucrecia! ¡Ah, qué sorpresa!

-El marqués de Arguiso y esposa. Creí que tú no venías...

...a estas cosas tan frívolas. -Ay, Lucrecia, es que ahora...

...me gusta divertirme. Estás guapísima.

Muchas gracias. -Me encanta tu vestido,...

...¿quién te lo ha hecho? Ella misma.

Mi criada costurera. Margarita.

Ay... Discúlpame un momento.

-Marqués de Dueñas y marquesa de Baza.

-Quiero que me hagas mi vestido de novia.

¿Yo?

-Te pagaré lo que sea, pero quiero que sea...

...el vestido más bonito del mundo.

Voy a casarme con el amor de mi vida.

Me alegro muchísimo por usted, señora, enhorabuena.

-El baile va a comenzar.

Irene, me han contado algunas cosas de ti...

...que no me han gustado nada.

¿Eres realmente esa joven cándida y virginal...

...que pretendes ser?

¿O es que eres realmente una ramera?

(ANGUSTIADA) -Disculpa.

-Hija, creo que te vendría bien beber algo.

Ya que no te gusta el vino te he guardado este zumo.

-Gracias, tío.

-Un baile extraordinario...

...pero yo debo retirarme ya.

Señores... Señora...

-¿Mejor? -Sí...

Irene, los bailes están para divertirse.

Sigamos bailando.

-Te he dicho que no está. Ha ido a hacer un recado.

Vete, nos vas a buscar un lío. -No pienso irme...

...hasta que no hable con mi hijo. Tengo algo importante que decirle.

Y a ti también. -¡El qué, dímelo ya!

Que mi marido puede venir en cualquier momento.

-Quiero que Gabi se venga a vivir conmigo.

-No, Sátur, jamás. Es mi hijo. -Y también el mío.

Todo el mundo lo sabe. Yo soy el padre,...

...y recuerda que la ley está de mi parte.

-A ver, me he partido el alma desde que mi hijo nació...

...para que tuviera un trozo de pan que llevarse a la boca...

...y una casa, ¿qué has hecho tú por él?

¡Dime, qué has hecho!

No te lo llevarás, no te lo permitiré.

(GRITA) -¡Señor alguacil!

¡Alguacil, por favor!

Venga, por favor. Entréguele la notificación.

-Tenga, señora.

-Mañana volveré para llevármelo.

-No, Sátur, por favor...

No, Sátur, por favor.

No te lo lleves, es lo único que tengo

¡No, no, no, no, no!

(SUSPIRA)

-Señora, ¿sigue mareada?

Peor.

(EN VOZ BAJA) -Válgame Dios. Catalina, no te vayas.

Quédate conmigo. -Sí, señora.

¿Desean tomar algo?

-Margarita... Sí, señora.

-¿Has pensado lo que te he dicho antes?

Sí, le haré le vestido. (RÍE) -Muchas gracias.

De nada. -Pero de esto ni una palabra...

...a nadie. Aún no es oficial el compromiso.

No se preocupe, no diré nada. -Gracias.

¿Quiere comer algo? -El duque de Velasco y Fonseca.

Y el marqués de Bullón.

-Es mi prometido.

Guapo, ¿verdad? Sí, señora, enhorabuena.

Si me disculpa...

-Juan,...

...que ya pensé que no venías. -Lo siento, lo siento.

Oye, hay demasiada gente, ¿damos un paseo por el jardín?

¿Qué te parece? ¿Bien? -Claro, claro...

-No sé qué me pasa, tío.

Es como si todo se moviera.

-Ven.

Te llevo a tu alcoba.

Tu tío tiene razón.

Mañana habrá pasado todo.

Hernán.

¿Qué le ocurre?

¿Qué le ocurre?

Tu esposa te engañó antes de que os casarais.

No tienes suerte con las mujeres.

Todas preferimos debutar con otros.

-Señora... ¿Qué ocurre, señora?

Señora, por Dios. ¿Qué le ocurre?

¿Qué le ocurre? Me han envenenado.

Me han envenenado, Catalina.

Ya tenemos agua potable en la cuadra.

Anda, ve a buscar a Murillo y a Juan y diles que ya tenemos...

...agua y que pueden coger la que necesiten.

Alonso, ¿qué pasa?

-Que están aquí.

Gabi está aquí.

¿Cómo que Gabi está aquí?

-Que no se llegaron a ir a las Américas.

¿Lo sabe Sátur?

-Y está hecho polvo...

...porque ahora tiene otra familia.

Es que nos ha borrado de su vida, padre.

Nos ha borrado.

¡Es que nos ha borrado!

Anda, Alonso, vete a dormir.

Intenta descansar, ¿eh?

-Buenas noches.

-Buenas noches, Alonsillo.

¿Cómo estás?

-Si no le importa prefiero no hablar del tema,...

...que esta noche no tengo fuerzas.

Además ya le ha explicado el crío todo lo que había que explicar.

No hay más que decir.

Al final ha conseguido el agua, ¿eh?

Sí. Bueno, pero sólo tenemos...

...para unos días y encima la gente sigue sin creerse...

...que el agua los puede matar.

Pronto empezarán a aparecer enfermos, ya verás.

-Qué se le va a hacer...

Hay cosas en la vida que no tienen solución, amo.

Y esta es una de ellas. Así que acéptelo porque usted...

...no es Dios para cambiar el curso de las cosas.

Eso es.

-¿Qué he dicho?

Sátur, vamos a cambiar el curso de las cosas.

-¿Eh?

-¿Estáis seguros de que no recordará nada?

-Ya se lo he dicho.

No me mire así, cardenal.

Usted no es mejor que yo.

-Amo, esto es muy peligroso,..

...una completa locura.

Además, este puentecillo le da un aire bucólico al paisaje.

Colocaremos las cargas abajo, en los pilares del puente.

Así la explosión lo derruirá y cortará el paso del agua.

Es la única forma posible de evitar que este agua...

...llegue al pozo de la villa. -Se lo suplico, amo,...

...que jugar a ser Dios no puede ser bueno.

¿Me oye? Sátur, no acerques el fuego...

...a la pólvora. -¡Es que se masca la tragedia!

Piense en su chiquillo, por favor.

¿Y si lo hacemos de otra manera?

Ponemos ramitas como los castores. ¿Eh?

No te preocupes, cuando explote estaremos lo suficientemente lejos.

-¿Lejos?

¿Pero qué entiende usted por lejos?

-¿Estás enfadado?

Mi madre me prohibió venir a verte.

-Pues haber desobedecido.

A veces no hace falta hacer caso a los padres, ¿sabes?

-Sátur, le ha dicho a mi madre que mañana mismo...

...me voy a vivir con él.

-Si quiere puede hacerlo. Es tu padre.

-Ya... pero es que yo no quiero separarme de mi madre, Alonso.

-¿Y qué te crees,..

...que Sátur se quería separar de vosotros?

¿Eh? -No.

-Os fuisteis sin despediros, sin tenerle en cuenta.

-Alonso, dile a Sátur que me deje quedarme con mi madre.

Por favor, ayúdame. Por favor...

-Suéltame. -¡Ah!

-¡Gabi! ¡Gabi!

¡Gabi! ¡Ayuda, por favor!

(FURIOSA) ¿Con qué me has envenenado?

¡Con qué!

¿Con arsénico? ¿Con cicuta? ¿Con qué?

Me viste beber de la copa de Irene. No te importó, miserable.

No te preocupes, Lucrecia.

Será rápido y no sufrirás.

Me voy a... Me voy a morir...

Me voy a morir.

Contesta, Hernán.

Dime la verdad.

No.

Es láudano, dormirás como un recién nacido.

¿Láudano?

¿Por qué?

¿Para qué quieres que Irene duerma?

(GRITA) ¡Habla!

¿Para qué quieres que Irene duerma?

-¡Padre! ¡Padre!

¡Padre, por favor, ayuda!

¡Gabi!

¡Gabi!

¡Gabi!

¡Gabi...!

¡Ayuda!

¡Ayuda, por favor!

¡Ayuda! ¡Ayuda!

-¿Qué pasa? -¡Cipri!

-¡Cipri! ¡Cipri!

-Alonso, ¿qué ha pasado?

-Que... que se ha caído del tejado.

Por mi culpa.

Que lo he matado...

Que lo he matado...

Que lo he matado, Cipri.

-Ven conmigo.

-Me da que la distancia no va a ser suficiente.

La mecha es que es muy... muy corta.

Y hemos puesto pólvora para echar abajo el palacio real.

No temas.

La mecha se ha humedecido.

Tendré que encender la carga yo mismo. Tú quédate aquí.

-Espero.

¡Vuelva aquí, hombre de Dios!

(HABLA EN LATÍN)

-Esto no era lo acordado, comisario.

Salga de aquí inmediatamente.

(CONFUNDIDA) -¿Qué ha pasado?

Descansa.

A partir de ahora te comportarás como lo que eres: mi esposa.

Y yo te tomaré siempre que lo desee.

-Ya no se lo pido ni como lacayo ni como escudero,...

...sino como un ser humano sensato.

No lo haga.

Que no le va a dar tiempo de prender las cargas y alejarse.

No hay otra solución. -Claro que sí la hay.

Pensar por una vez en usted mismo.

Vale ya de sacrificarse por la gente, copón.

Que luego esta mísera vida no le devuelve nada bueno a uno.

Escóndete, Sátur.

¡Que te escondas!

(ENFADADO) -Santo...

¡Ah!

¡Ah! -¡Amo!

¿Qué pasa? Estoy bien, Sátur.

-¡Ah!

¡Cúbrete, Sátur! ¡Cúbrete!

¡No me muevas, Sátur!

¿Estás bien? -¡Ah!

Ah...

Amo, quiero... quiero decirle una cosa.

A partir de mañana quiero vivir con mi hijo.

Y... sé que es mucho pedir pero,...

...¿podría hacerlo aquí con ustedes?

¿Y Estuarda? -No, no, Estuarda no.

Ya tiene otras obligaciones. Pero no se preocupe,...

...que si es que no es que no. ¡Ah...!

No, no, Sátur, claro que sí. Por supuesto que puedes.

-¿De verdad? Sí.

(RÍE) -Muchas gracias, amo.

No, gracias a ti por salvarme la vida.

-¡Padre!

Ha habido un accidente.

Gabi...

Se ha caído del tejado.

-¿Cómo que se ha caído?

¿Está bien?

Dios bendito...

Alonso, tú ve con Sátur, ¿de acuerdo?

Yo voy a buscar a Juan. Venga, ve.

-Qué ganas tengo de caer en la cama.

Tengo los pies que no los siento, parece que no son míos.

Y yo.

-Ay...

¿Puedes creer que no he visto en toda la noche a Juan?

-Pues mira, ahí lo tienes.

-Bueno, yo tendría que irme ya.

-Me acompañas a casa, ¿no?

-Voy por la capa, ¿eh?

-Eugenia...

-Ahora voy.

-Es una amiga de toda la vida, ¿eh? No, mi amor, no te preocupes.

Conoces a mucha gente, es normal.

-Hombre, para algo eres un grande de España.

Claro.

Bueno, ¿yo me puedo ir ya? -Claro.

Marta. ¿Me acompañas a casa?

¡Juan!

Necesito hablar contigo. Margarita...

Tienes que acompañarme a la posada. Gabi ha tenido un accidente.

-Tengo una urgencia. Debo irme inmediatamente.

-Estúpido sentimental.

-Gabi...

Gabi, hijo...

Gabi, hijo, dime algo. -Ha perdido el conocimiento.

(LLORA) -¿Ves? Esto es por tu culpa.

¡Te dije que nos dejaras en paz!

-Doctor...

-A ver. Venga, Estuarda, tranquila.

-¿Qué la pasa? -Tranquila.

-No es grave, ¿no? -No, Sátur.

No os preocupéis, tranquilos. A ver.

Vamos, Gabi... Despierta, Gabi.

Vamos. Vamos.

-Se ha movido, doctor. Ay, hijo...

-Has tenido un accidente, hijo mío, pero te vas a poner bien.

(ESTUARDA RÍE) (GABI) ¡Madre!

-Ha tenido una fuerte conmoción pero no hay nada roto.

(GABI) Madre... -Ya está, mi amor.

-Madre... -Ya está, pequeñito.

-Yo perdí a mi madre, Sátur, y nunca voy a perdonar...

...a los que la mataron.

Si lo haces de esta manera lo único que va a pasar...

...es que Gabi no podrá quererte.

-Diles que no se preocupen.

Que no pienso molestarles nunca más.

-Ya está, ya está.

Debí hacer esto el mismo día que entraste a trabajar...

...en esta casa.

Disparo.

-Dios santo bendito. Han cogido el pirata Richard Blake.

-Los he expuesto para que todo el mundo sepa quien mató...

...al pirata Richard Blake.

-Nuño ya no es un niño.

-Tenemos que hacer el anuncio oficial del compromiso.

-¿Vamos a un sitio más tranquilo?

-¿Usted ha sido pirata?

¿Es que no conoces al rey de las Españas?

-He visto su cara en los doblones de oro de sus barcos.

¿Te acuerdas de mí?

Chis...

-¿Quieres tocarlas? Son para ti.

Estoy segura de que su novio se siente muy afortunado, señora.

-¿Dónde tenéis el dinero?

Tengo que salvarles la vida.

¡Mariana!

¿Dónde vas cada noche? ¿Cómo se llama?

-Que tiene novia. -¿Qué?

-¡Mi padre tiene novia!

-¿Qué haces tú aquí?

¡Ah, coño, el mono! ¡Eh!

¡Fuera, bicho!

Coño, el mono...

Águila Roja - T3 - Capítulo 34

04 sep 2011

La muerte se ha cebado con los campesinos de Valderrobledo y se llevará también a los habitantes de la Villa si Águila Roja no lo remedia. Sátur recibe un duro golpe al enterarse de que Estuarda y su hijo Gabi lo han estado engañando durante mucho tiempo. Irene acude a confesarse sin sospechar que no es un sacerdote quien escucha sus pecados. Los secretos de la joven serán desvelados, desencadenando trágicos acontecimientos. La Marquesa organiza un fastuoso baile en palacio. Durante el transcurso del mismo, el Cardenal Mendoza y el Comisario llevan a cabo un oscuro plan para ganarse el favor del nuncio papal. Mientras, la situación de Juan se complica, ya que Eugenia conoce a Margarita y le pide a ésta que le haga el vestido de novia.

ver más sobre "Águila Roja - T3 - Capítulo 34" ver menos sobre "Águila Roja - T3 - Capítulo 34"
Programas completos (118)
Clips

Los últimos 1.509 programas de Águila Roja

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • T9 - Capítulo 116 Completo 1:27:40 100% 27 oct 2016
    T9 - Capítulo 116 27 oct 2016 Margarita regresa a la villa y descubre que Gonzalo es Águila Roja. Aunque impactada por la noticia, comprenderá muchas de las cosas que han pasado. En su empeño por encontrar al amor de su v...
  • T9 - Capítulo 115 Completo 1:21:25 100% 20 oct 2016
    T9 - Capítulo 115 20 oct 2016 El Cardenal Mendoza y el Comisario cuentan con la colaboración de los franceses, a los que deben introducir en el Palacio Real para derrocar a Felipe IV. La Marquesa es feliz pensando que pronto será...
  • T9 - Capítulo 114 Completo 1:16:39 100% 13 oct 2016
    T9 - Capítulo 114 13 oct 2016 Por fin queda al descubierto la identidad de héroe del pueblo. El Cardenal y sus hombres irrumpen sin piedad en la casa de Gonzalo dispuestos a detener a al maestro, acusado de ser Águila Roja. El ...
  • T9 - Capítulo 113 Completo 1:18:45 100% 06 oct 2016
    T9 - Capítulo 113 06 oct 2016 Malasangre le cuenta a Sátur que el Rey ordenó que encerraran de por vida a la madre de Gonzalo, Laura de Montignac. A partir de ese momento, el criado sufre un gran desasosiego: duda si debe c...
  • T9 - Capítulo 112 Completo 1:18:43 100% 29 sep 2016
    T9 - Capítulo 112 29 sep 2016 Gonzalo, acompañado por Sátur y Alonso, llega al Palacio Real para encontrase con su padre, pero descubren que el monarca ha salido. Mientras Sátur disfruta de los lujos de la corte, Gonzalo ...
  • T9 - Capítulo 111 Completo 1:19:10 100% 22 sep 2016
    T9 - Capítulo 111 22 sep 2016 Gonzalo y Sátur esperan impacientes una contestación del Rey a la carta que le enviaron. Cuando ya están convencidos de que Felipe IV no quiere conocer a Gonzalo, descubren que el correo Real...
  • T9 - Capítulo 110 Completo 1:18:11 100% 15 sep 2016
    T9 - Capítulo 110 15 sep 2016 Sátur descubre que su misión en la vida es hacer feliz a Gonzalo y para ello debe encontrar a Margarita. Con la ayuda de Cipri, descubrirán que la joven vive en una cabaña en el bosque...
  • T9 - Capítulo 109 Completo 1:19:07 100% 19 jul 2016
    T9 - Capítulo 109 19 jul 2016 Sátur consigue quedar libre de su extraño cautiverio al que Gonzalo no logra dar explicación. Una vez en casa, tío Emilio sonsaca al criado la información que necesita para cump...
  • T9 - Capítulo 108 Completo 1:24:22 100% 12 jul 2016
    T9 - Capítulo 108 12 jul 2016 Gonzalo descubre que Alonso se escribe con Margarita y que se verán pronto. El maestro intenta asumir que su amada no quiere saber nada de él, tal y como afirma su hijo. Pero también es consc...
  • T9 - Capítulo 107 Completo 1:25:23 100% 05 jul 2016
    T9 - Capítulo 107 05 jul 2016 El Comisario quiere casarse con la Marquesa para hacer de ella una infeliz. Lucrecia está dispuesta a aceptar su propuesta con el objetivo de convertirse en reina, pero la última condición im...
  • T9 - Capítulo 106 Completo 1:21:30 100% 28 jun 2016
    T9 - Capítulo 106 28 jun 2016 Tras descubrir que es el primogénito de Felipe IV, el Comisario se comporta como si ya fuera rey de la Españas. Su exaltada conducta alarma a la Marquesa, que considera pertinente encerrarlo en un m...
  • T9 - Capítulo 105 Completo 1:21:42 100% 21 jun 2016
    T9 - Capítulo 105 21 jun 2016 El tío Emilio (Manuel Manquiña) llega de forma inesperada tras pasar muchos años en prisión. Viene con ganas de recuperar el tiempo perdido con la familia y Gonzalo le acogerá b...
  • T9 - Capítulo 104 Completo 1:25:43 100% 14 jun 2016
    T9 - Capítulo 104 14 jun 2016 Malasangre descubre los verdaderos orígenes de Águila Roja: el maestro es hijo del Rey. Se trata de una peligrosa información que Sebastián Ventura no dudará en hacer llegar a G...
  • T8 - Capítulo 103 Completo 1:27:31 100% 10 dic 2015
    T8 - Capítulo 103 10 dic 2015 Margarita prepara su boda esperando el regreso de Gonzalo. La novia ya tiene su vestido, pero su prometido y el resto del comando reclutado por Malasangre van a ser fusilados por el ejército portugué...
  • T8 - Capítulo 102 Completo 1:26:47 97% 03 dic 2015
    T8 - Capítulo 102 03 dic 2015 El grupo formado por Malasangre llega a territorio portugués en misión suicida: matar al Rey de Portugal. Cuando se acercan al castillo donde se encuentra el monarca, Zigor (Gorka Otxoa) cae graveme...
  • T8 - Capítulo 101 Completo 1:27:50 8% 26 nov 2015
    T8 - Capítulo 101 26 nov 2015 Malasangre propone a Felipe IV un plan suicida para acabar con el conflicto portugués. Para ello, reúne un grupo de hombres con habilidades especiales entre los que estarán el Comisario y Zig...
  • T8 - Capítulo 100 Completo 1:36:30 91% 19 nov 2015
    T8 - Capítulo 100 19 nov 2015 El 100 es un capítulo especial, con la mecánica de un cuento dentro de otro cuento. Todo comienza cuando Sátur y Gonzalo se enteran de que el niño chino ha desaparecido. Salen en su bu...
  • T8 - Capítulo 99 Completo 1:32:32 100% 12 nov 2015
    T8 - Capítulo 99 12 nov 2015 Gonzalo y Margarita rebosan felicidad mientras se encargan de los preparativos de su boda. Sátur piensa que su amo ya no lo necesita, y se siente desplazado. Tal vez ya es hora de que él tambi&eacut...
  • T8 - Capítulo 98 Completo 1:26:34 100% 05 nov 2015
    T8 - Capítulo 98 05 nov 2015 Carmen Maura da vida a la Duquesa de Fournier, una aristócrata de carismática personalidad. Una mujer madura, fuerte, atractiva, de gran inteligencia y que, en el pasado, ejerció de mentora d...
  • T8 - Capítulo 97 Completo 1:31:13 100% 29 oct 2015
    T8 - Capítulo 97 29 oct 2015 Gonzalo y Sátur han sido capturados y viajan en un galeón camino de Asia, donde serán vendidos como esclavos. Nadie sabe dónde están y no existe ninguna posibilidad de escapar e...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos