www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3344798
No recomendado para menores de 12 años Águila Roja - Temporada 8: Capítulo 98 - Ver ahora
Transcripción completa

-¡Ritmo!

¿A dónde nos lleváis?

-¿Y eso qué importa?

Nos van a vender a los persas.

A los persas.

¡No!

¿Qué haces Lucrecia, qué ocurre?

-Ha sufrido el peor dolor que una madre puede sufrir.

-Señora, necesitaría un par de horas para ver a mi prometido.

-Ya tenemos el dinero de la venta de esclavos.

-Sebastián Ventura, ¡quiero verlo arrodillado ante mí!

¡Suplicando por su vida!

¿Por qué me has traído aquí?

Relájate y disfruta.

Olvidémonos de todo lo malo aunque solo sea por un momento.

-¡Sátur!

-El niño no para de llamar a Sátur.

Están desapareciendo los mendigos, quizá tiene relación.

(Relinchos)

Dime que no acaban de robarnos el caballo, Hernán.

¿El anillo de la señora?

Acababa de decirme que sí.

-No sabía a quién acudir. ¿Sabes algo de padre?

-Los vendieron como esclavos.

-Señor, esto no está bien.

-Hoy aprenderéis

lo que pasa cuando un esclavo osa desobedecer a sus amos.

¡Amo!

Amo...

Aguante, por Dios.

(Cañonazo)

-Solo le pido que esto quede entre nosotros dos.

Usted me devuelve a esas dos personas y yo a cambio me entrego.

Amo, mi única misión en la vida es cuidarle.

Prefiero morir a abandonarte aquí, y no pienso discutirlo.

Hernán, no puedo dar un paso más.

-Eres preciosa.

Las gaviotas están siempre cerca de la costa. Es una oportunidad.

¿Una oportunidad de qué?

De llegar nadando.

-Debéis aprender a dormir con los ojos bien abiertos.

-No.

Si esto acaba de empezar.

-¡Déjala!

¿Te casarías conmigo?

Estoy enamorada de otro hombre.

No dejes que algo tan estúpido como el amor nos separe.

Hemos llegado.

¿Quieres casarte conmigo?

-Sí, quiero.

¡Aire, que me ahogo!

Aire, necesito aire.

En cuanto termines de asearte,

prepara los caballos para mañana.

Esto no es aseo,

es aprendizaje.

¿Aprendizaje?

Estoy aprendiendo a nadar.

¿En un barril?

Más vale empezar haciendo pie

y luego ya llegará el bautismo oficial en aguas más profundas.

Probablemente sea la primera vez que alguien aprende a nadar así.

¿Y qué tal ve mi estilo?

Podría mejorar, pero está bien.

Lo importante es que te estás esforzando.

¡Y no pienso parar!

Que el bochorno de ir agarrado a su espalda hasta la orilla...

Eso no lo olvido, no.

En cuanto amanezca partiré a la universidad de Alcalá,

tengo que entregar algunos libros.

¿A la universidad?

Yo quiero ir con usted.

De acuerdo, Sátur.

¿Y esto? ¿Esto qué es?

(LEE) Faltan dos días.

¿Dos días para qué?

¿Irán a abrir un nuevo comercio en el barrio?

Ya no saben ni cómo vender.

No, nos hubiésemos enterado.

¿Entonces qué es?

No lo sé.

-Así se comprende en su denominación

la misma ley

el plebiscito,

y el senado consulto.

Antes de terminar,

quiero recordarles unas palabras de Confucio:

"Donde hay educación,

no hay distinción de clases".

Me siento pequeño, amo, muy pequeño.

Yo estuve una vez en la universidad, ¿sabe?

No me contaste nada.

En la de Salamanca.

Me presenté de cobaya para que estudiaran mi cuerpo.

Mientras usted habla con su amigo el decano,

yo me acerco a la entrada a preguntar una cosilla.

-¿Ha estado bien la clase?

Quizá me ha resultado un poco manida la referencia a Confucio.

pero bien.

-Si ves que hay mucho que arreglar

siempre puedes venir tú, te ofrecí una plaza.

Prefiero seguir en mi escuela,

yudando a los que no pueden pagar por su educación.

Le devuelvo los libros.

-Muchas gracias.

¡Registradlo todo!

-Soy el decano, ¿qué es lo que busca?

Quiero saber si han salido de aquí

y qué es lo que significa.

¿Y si ha salido de aquí cuál es el problema?

Eso lo decido yo, que soy el comisario de la villa.

¡Vámonos!

¡A las residencias de estudiantes!

¿Aún así? ¡Rápido, lo quiero todo listo!

Dijo que vendría a las once y es muy puntual!

¿Los tulipanes, están los tulipanes? ¡Son sus favoritos!

-Los tiene ahí, no se preocupe. Está todo tal y como ordenó.

-Veo que sigues manteniendo los pechos en su sitio.

Seguí tus consejos.

-¿Son lágrimas?

Hace tanto tiempo que no te veía...

-Exactamente quince años,

desde que me fui a París.

Pero deja de llorar, querida.

Es fatal para el cutis.

Compréndelo,

no todos los días está conmigo la persona que me lo enseñó todo.

-Sin duda hice un gran trabajo contigo.

-Así que adelante, llora e idolátrame todo lo que quieras.

Nos lo vamos a pasar muy bien.

He organizado cacerías, paseos a caballo, bailes...

¿Qué pasa? ¿No te gusta?

-Tanto tiempo enseñándote lo que es la diversión, ¿para esto?

¿Paseos a caballo, de verdad?

Sabía que lo dirías.

Conozco una casa de juego

y un lugar de peleas clandestinas de hombres dignos de ti.

-Encantador.

Pero, escucha, Lucrecia,

la razón por la que he venido.

¿No me montes un drama, eh?

¿Un drama? ¿Por qué?

¿Qué ocurre, Olivia?

-Estoy enferma.

No me queda mucho tiempo.

¿Qué?

Buenas, amo.

Me gustaría hablar de algo muy importante con usted.

Así que si hace el favor...

¿puede sentarse?

Siempre que empiezas así es que ha pasado algo.

Yo solo le pido que cuando se lo cuente,

no me conteste lo primero que le venga a la cabeza.

De acuerdo.

Dime.

Me he matriculado en la universidad.

¿Qué has hecho qué?

No puede ser, Sátur.

Ya estamos, sabía que haría esto.

Pues sí, voy a estudiar leyes.

Sátur, es imposible.

Para ser licenciado primero necesitas el grado de bachiller.

Las nubes no le están dejando ver el sol.

Lo importante es que voy a ser licenciado.

¡El licenciado García!

Necesitas tiempo, preparación, capacidad...

¿Capacidad?

¿Quiere decir que no tengo entendederas para sacarme un título?

No, Sátur. Pero tienes una edad.

Yo aprendí a leer solo, ¡y en la calle!

¡Y usted siempre dice que nunca es tarde para cultivarse!

Sí, pero es la universidad.

Es difícil incluso para aquellos que llegan a ella

después de años de estudio.

Yo lo conseguiré.

Mi hijo se fue de aquí dejando a un padre que era un don nadie.

Cuando vuelva, se encontrará a todo un licenciado.

Está bien.

Te ayudaré.

¿En serio?

Gracias.

Gracias, de corazón.

¡Y que conste que usted también sale ganando!

¡Que nadie tiene un criado con título!

¿Y este libro de derecho romano?

¿De dónde lo has sacado?

Estaba ahí desamparado junto a uno de los estudiantes.

¿Lo has robado?

Esa gente es pudiente, ya se comprará otro.

Además, mire.

Viene subrayado,

Así me ahorro mucho esfuerzo.

¿Qué le parece?

¿Y esto?

Es una lista con nombres y lugares.

Será un grupo de estudio.

También apuntan las fechas en las que se han reunido.

Te vendrá bien estudiar en grupo.

Yo soy más de ir por libre, pero

si usted lo dice, que es el experto en docencia...

a un grupo de estudio que voy.

Esta noche tienen reunión en el sótano de la universidad.

¿En el sótano?

¿No podían quedar en la tasca, como todo hijo de vecino?

(CANTURREA)

-¿No sabes llamar?

-Le traigo mantas, quizás las necesite por la noche.

-Déjalas ahí.

¡No!

¡Ya lo hago yo!

-No quieras enterrarme antes de morir.

Todavía puedo agacharme.

No puedes morir.

-Lucrecia, tienes que animarme, no deprimirme.

Conozco a médicos muy buenos.

-Ya los he visitado a todos en París.

Pediremos una segunda opinión aquí.

-¡Basta!

Compórtate como la mujer que te enseñé a ser.

Cabeza, corazón y cuerpo

han de ser partes bien distintas en una mujer.

Piensa con la cabeza,

desprecia el corazón,

y utiliza tu cuerpo.

-Me voy a morir. Asúmelo.

No quiero ver en tu rostro ni miedo,

ni llanto, ni un solo gesto de compasión.

Tú me enseñaste todo lo que sé.

Pero no sabes todo lo que he aprendido por mi cuenta.

Tendrás los mejores últimos días de tu vida.

-Eres egoísta, manipuladora, viciosa...

Igualita a mí.

Me sobrestimas.

-Lucrecia,

no solo he venido a despedirme de ti.

Voy a hacerte mi heredera.

¿Qué?

-Ya he hablado con mi procurador, está todo resuelto.

Voy a darte en vida toda mi fortuna.

Ya estás aquí.

¿Preparado para tu primer día?

No.

No me he puesto el jubón de los domingos que me compró.

Debería habérmelo puesto, ¿no?

Estás bien así.

Oiga, amo... ¿Y si no soy capaz?

¿Y si no estoy preparado y tiene usted razón?

Lo harás bien.

No tengo ninguna duda.

Gracias por la confianza, porque me he venido un poco abajo.

Me tiemblan hasta las canillas.

Sátur...

Esto es para ti.

Su guardaplumas. El bueno.

Gracias, amo.

Siempre pensé que lo utilizaría Alonso, pero...

Descuide, que yo haré buen uso de él.

Ya sé que no soy su hijo y no es lo mismo, pero

va a estar orgulloso de mí.

Lo sé.

Váyase ya usted a casa, por favor,

que parece mi madre acompañándome a la escuela.

-Sí, eso han dicho.

Han detenido a dos estudiantes en la residencia.

Hola.

Soy Saturno.

Sátur para los amigos.

-Bienvenidos a la cátedra de Derecho Romano.

(MUSITA) Bienvenidos...

a la...

cátedra...

de Dere...

(El profesor sigue hablando, en latín)

¿Ha dicho pravique o palique?

Mejor me concentro en escuchar porque...

(El profesor sigue hablando monótonamente)

Sé que mis honorarios son elevados, Don Enrique,

pero la justicia es cara, y la libertad mucho más.

Mi pasante se pondrán en contacto con usted a la mayor brevedad.

Hemos llegado alto, ¿eh?

(Llaman)

Adelante.

¿Apellido?

No, no, no.

Ni te molestes,

yo solo atiendo a la flor y nata.

-Mi apellido es García.

Muy bien.

¿García?

¿García de que...? ¿García...?

¿Conozco a tu padre?

¿No me reconoces?

Gabi, hijo mío, eres tú.

-Estoy muy orgulloso de ti, padre.

Licenciado cum laude en la honorable universidad de Alcalá de Henares.

(Vuelve la voz del profesor)

Joder, que me he perdido la lección.

¿Tú me podrías dejar las notas?

Es que me he despistado sin yo quererlo.

-Sí, claro.

Gracias.

¿Jaime Díez?

-Sí, ¿por qué?

¿Tú eres del grupo, no?

-¿Qué quieres decir?

Nada, que me gustaría unirme a vosotros.

que lo que hacéis es muy importante,

y mejor juntos que separados.

Ya sabes, el poder del grupo...

-¿Estás seguro?

Todos lo queremos.

Que no me conocéis, pero...

estoy dispuesto a darlo todo,

mi tiempo, mi sudor, y mi vida si hace falta.

-En el sótano en media hora.

Gracias.

Ya tengo grupo de estudio.

No voy a repetirlo más.

¿Qué va a suceder mañana?

-Ya le hemos dicho todo lo que sabíamos.

Es una fiesta de estudiantes, nada más.

Respuesta equivocada.

Otra vez con el cuento de la fiesta.

-No, por favor.

¿Tienes algo que decirme ahora?

-Solo es una fiesta, lo juro.

Nos pareció divertido anunciarla.

No sabíamos que estaba prohibido.

-Parece que dice la verdad, señor.

Asegúrate de que así sea.

-En pie.

-¿Puedo irme?

¡Más nata!

A Olivia le encanta la nata, ¡échale más! ¡Más!

¡Trae! ¡No sabes hacerlo!

Puede ser la última tarta que coma.

-¿Es para su amiga?

Sin duda le gustará.

Está muy feliz, por cierto.

Demasiado, para ser una moribunda.

¿Qué has dicho?

¿Cómo te atreves?

-Estaba bailando en su alcoba.

¿Y? No se te ocurra juzgarla.

Ella me ayudó cuando todos me dieron la espalda.

No sabes lo que tuve que pasar hasta ser aceptada.

Nunca olvidaré...

cuando entré por primera vez ante la corte.

Era joven...

y plebeya.

-La esposa del marqués de Santillana, Lucrecia de Guzmán.

(OFF) Solo se quedó una persona...

Ella.

-Primera lección, cariño:

No dudes nunca de lo que vales.

Ahora, sécate las lágrimas

y vamos a quitarte ese vestido.

Esa mujer no me parió,

pero me dio la vida.

(Llaman)

Hola.

-Déjale pasar, está con nosotros.

Perdón, que llego tarde.

pues vaya sitito para juntarse, ¿eh?

Hasta que lo he encontrado...

-Gracias.

Ese dibujo lo veo últimamente por todas partes.

-Es nuestro símbolo.

Sí que os lo tomáis en serio, una bandera para el grupo y todo.

¿No hay una mesa?

-Pronto, nuestra bandera será la de todos.

Y hondeará libre en los tejados de la villa.

Ha llegado el momento de decir no.

¿De qué habla?

-¡No a esa vida que no es la nuestra,

sino la que nos han impuesto!

¡No a las miserias! ¡No a la represión!

¡No a las guerras que sufrimos nosotros para mantener sus riquezas!

(TODOS) ¡No!

-¡Otra vida es posible!

¡Podemos convencer al pueblo y ser libres!

¿Libres? ¿Cómo que libres? ¿Libres de qué?

-¡Seremos dueños de nuestro propio destino!

Mañana todo comenzará para no detenerse jamás.

Nosotros, el pueblo,

decidiremos quién quiere que gobierne mediante elección popular.

¡Mañana, por fin, la monarquía será sustituida por el pueblo!

(TODOS) ¡Libertad!

Amo, ¡el acabose!

Esto el acabose.

¿Qué pasa?

Tiene que hacer algo, tiene que detenerlos.

¿Detener a quién?

¡Un grupo de estudiantes quiere engañar a la gente!

Meterles en la cabeza que puede ser el pueblo

el que decida quién tiene que gobernar.

Eso es lo que significa la pirámide invertida.

El pueblo arriba, y los que ostentan el poder, abajo.

A la universidad se va a estudiar,

no a confabular, no a poner el mundo "piesparriba".

A estudiar.

No me parece mal.

¿Qué?

El pueblo debe tener libertad.

Derecho a decidir.

¿Pero usted qué quiere, que nos vayamos todos a la mierda?

¡Que sin nadie que nos gobierne esto es un sin Dios!

No tiene por qué ser así.

Gobernaría alguien elegido por el pueblo.

Los griegos ya vivieron así.

¿Y dónde se han quedado los griegos?

¡La gente no está preparada para decidir!

A eso también se aprende.

¡Pero qué se va a aprender!

¡Para eso se vale o no se vale, se nace o no se nace!

¿O es que el panadero va a saber qué es mejor para todos?

El panadero sabe qué es lo mejor para él.

Y por eso también puede saber lo que es mejor para nosotros,

sus iguales.

¿Y también nos va a defender el panadero

cuando vengan a invadirnos?

¡Porque sin un rey que nos defienda estamos perdidos!

El rey solo se defiende a sí mismo.

Y lo hace mandando a morir al frente a gente del pueblo.

¡Eso también podría cambiar!

¡La vida es como es porque tiene que ser así!

¡El que tiene que mandar es el rey,

que cuida de nosotros por la gracia de Nuestro Señor!

Tú también has querido cambiar las cosas muchas veces, Sátur.

Y cada vez que lo he intentado la he liado bien parda.

Amo, yo soy cortito de luces, como la mayoría de la gente.

¡Por eso necesitamos que otro decida por nosotros!

¡Eso es lo que quieren que creas!

¿No te das cuenta?

Pues no.

No voy a hacer nada, Sátur.

No soy nadie para detener el devenir de la historia.

-Tienes marcado dónde firmar.

Luego, mi procurador dará fe.

No era necesario hacerlo tan rápido.

-Venga, que vas a ser la tercera fortuna más grande de España.

-Dispensen, señoras. He olvidado el sello en el carruaje.

-Firma, firma. Aquí.

Tendrás el castillo de Talcy, el de Rivau,

el palacio de Narbona,

las tierras de Aquitania, de la Provenza,

y el château del Loira...

¿El château del Loira?

Recuerdo aquel verano contigo.

Los paseos por el río, la barcaza...

-El barquero...

No olvides al barquero.

Fue el primero con el que engañé a mi esposo.

-Lo contraté yo con ese fin.

¡No!

-Con alguien tenías que practicar lo que te enseñaba.

Sigue, sigue.

Aprendiste tanto ese verano.

Eras tan ingenua,

creías tanto en el amor...

¿Olivia?

-Vaya...

el tiempo te ha tratado bien.

A ti también.

Disculpa, he de irme. Tengo trabajo.

-Eso sí que es un hombre

y no esos petimetres de corte que huelen a polvos perfumados.

Deberías valorar que haya estado a tu lado todo este tiempo.

Esto ya está.

-¿Seguro que lo has firmado todo?

Oficialmente, todo lo mío es tuyo.

Una cosa así merece celebrarse.

Traeré el mejor vino de mis bodegas.

-Deberíamos partir cuanto antes. Vienen hacia aquí.

-Es lo más duro que he hecho en mi vida.

La estoy condenando.

-Reunida la asamblea en el campo de Marte o en el comicio,

recitaba su proyecto el pregonero.

Y el que lo había propuesto,

hacía un discurso de elogio de la nueva ley

aconsejando su aprobación.

Este acto se llama "suadere-legem",

persuadir la ley.

Mañana les explicaré las funciones del tribuno de la plebe.

Así que a veces da clase a sus alumnos en el campo.

Muy bonito, muy moderno.

-De vez en cuando es necesario dejar de lado lo más habitual

para entender que otra forma de hacer las cosas es posible.

Ya.

y eso les ha inculcado, ¿verdad?

-Perdone, pero no le entiendo.

Un grupo de sus alumnos pretende cambiar el sistema de gobierno.

Van a engañar al pueblo para que les apoyen.

¡Quieren que el pueblo pueda decidir

quién mande en las Españas!

-Yo mismo, en mis clases,

les he hablado de otros tipos de gobierno

que ha habido a lo largo de la historia,

pero no creía que podrían llegar a eso.

Pues se están reuniendo en la clandestinidad,

y mañana quieren poner en marcha su plan.

A usted lo valoran.

Creen en su palabra, ¡haga algo, deténgalos!

-¿Sabe quiénes son?

Sí.

No...

No soy un chivato.

-Si no me da sus nombres, no podré hacer nada.

Estos son sus nombres.

Todos esos

También está el mío, pero...

yo me apunté pensando que era un grupo de estudio.

Se lo pido por Dios, deténgalos.

¡Dejadlos sobre la cama!

-Va a tener que buscar sitio para todo lo que ha comprado.

Si no cabe, me compraré otro palacio.

Será por dinero.

Quiero redecorar el palacio

con sedas de Egipto,

con espejos estilo Versalles,

con mosaicos en los suelos...

Ah, y quiero una carroza nueva:

negra y con adornos en oro... Me encanta el oro.

-¿Qué hacen aquí? ¿Quién es usted que entra sin anunciarse?

-No necesito anunciarme.

Vengo en nombre de la justicia francesa.

Necesito hablar con usted.

¿Qué quiere?

-El procurador de la duquesa de Fournier

me ha hecho llegar estos documentos.

En ellos consta que usted se ha hecho cargo

de todas la deudas de la duquesa.

¿Deudas?

-La duquesa tiene a media Francia como acreedora.

La justicia va tras ella.

Debe haber una explicación.

Yo no sabía que estaba firmando esto.

¡Llama a Olivia!

Es una cantidad ingente de dinero.

¿Y sus propiedades?

¿El château, los castillos, las tierras?

-Están todas embargadas.

No hay nada.

-La duquesa ha abandonado el palacio.

No...

No tengo ese dinero.

No puedo pagar.

-En tal caso,

asumirá la condena impuesta a la duquesa:

ingresará en la prisión francesa de Brest.

(CARDENAL-CR) ¿Sabe a qué valor ascienden los desperfectos

que ha ocasionado en las propiedades de la universidad?

Un daño irreparable a una institución

estrechamente vinculada a la Iglesia.

Solo he llevado a cabo los registros que consideraba necesarios.

Tenía que saber qué se escondía detrás de esto.

(CR) ¿Y qué ha averiguado?

Los estudiantes dicen que se trata de una fiesta.

(CR) ¿Una fiesta?

Ha matado a dos estudiantes, comisario.

¡¿Por una fiesta?!

No creo que digan la verdad, hay algo más.

Pero estoy seguro que el decano nos ayudará a aclararlo todo.

(CR) Más os vale.

Y espero que todo este lío

no afecte a mi reputación.

Si no tengo razón, me disculparé.

(CR) Estamos hablando de una de las figuras

más respetadas de la universidad.

Si molesta al decano sin motivo,

va a hacer falta algo más que disculpa.

-Me gustaría saber qué hago aquí.

(CR) Eso nos gustaría saber a todos.

¿Qué hay detrás de esto?

-No lo había visto nunca.

Si me disculpan, tengo muchos asuntos que resolver.

(CR) No creo que sean tan urgentes, decano.

-De verdad, Eminencia,

no sé en qué puedo ayudarles.

(CR) Es bien conocida su implicación con los estudiantes

y el aprecio que estos le tienen.

¿No le han invitado a la fiesta?

-¿Qué fiesta?

(CR) Resulta extraño que lo preguntéis,

no suele faltar a ningún evento celebrado en la universidad.

Nosotros somos más considerados,

y le hemos preparado una fiesta para que la disfrute con su familia.

¿No le apetece unirse a la merienda?

-¿Qué pretenden?

(CR) Conium maculatum.

-Cicuta.

La harina del bizcocho que su familia se dispone a comer

está mezclada con ese mortal veneno.

-Les juro que no sé nada.

(CR) Vamos, decano,

sólo las aves parecen ser inmunes a la cicuta,

y no creo que sus hijas tengan alas...

Díganos que está ocurriendo en su universidad.

¿Tanto le importan esos alumnos como para permitir que muera su familia?

-Quieren...

entregarle el poder al pueblo.

(CR) ¿Quiénes?

-¿Qué van a hacerles?

Son solo unos idealistas.

(CR) Descuide, serán tratados a la altura de su idealismo.

-Vete a beber un poco de agua, anda, que no quiero quedarme sin rival.

¿Cómo pretendéis ejecutar vuestra idea?

Sé que pensáis hacer algo mañana. ¿De qué se trata?

Escúchame.

Vuestros objetivos son legítimos,

y mejorarían la situación del pueblo, yo también lo creo.

Pero no a cualquier precio.

-Yo no sé lo que pretenden.

No todos sabemos lo que va a suceder.

¿Por qué debería creerte?

-Te juro que no lo sé.

Nos dijeron que lo averiguaríamos esta noche.

Está bien.

Volveré esta noche.

No me iré sin una respuesta.

-¡Cogedle!

-¡No, no!

¡No, por favor!

-La conspiración se paga con la muerte.

(Silbido metálico)

Bueno, y ahora que está todo solucionado...

a hincar los codos.

Dónde he puesto el libro de derecho canónigo.

¿Qué haces, desgraciado?

¿Tú sabes lo que cuesta un libro de estos?

No, no.

¡Con la de heno que tienes ahí!

¡Será posible!

¿Cómo has podido denunciar a tus compañeros?

Sátur, ¿eres consciente de lo que has hecho?

¿Usted cree que ha sido fácil para mí?

¿Cree que me gusta ser un chivato?

Esos eran unos iluminados que querían acabar con el orden

y había que hacer algo.

Sólo querían una sociedad más justa para todos

y tú les has condenado a muerte.

Entiendo que no le guste nada lo que he hecho,

pero creo que está sacando las cosas de quicio.

¿Qué pensabas cuando le diste esos nombres a las autoridades?

¿A las autoridades?

No te mereces estar en la universidad.

La gente como tú hace que la sociedad no avance.

Pero, amo, que yo no le he entregado nada a las autoridades...

Yo le di la lista a su amigo el decano.

¿Le diste los nombres al decano?

Sí, amo, sí.

¿Y no has hablado de esto con nadie más?

No.

(REY) Tendré que felicitar personalmente al maestro repostero.

Cada día se supera con los postres.

(CR) Con vuestro permiso, Majestad.

Lamento interrumpir su ágape,

pero he venido a informaros

de un asunto de extrema gravedad.

(REY) ¿Y bien?

(CR) Hemos descubierto un grupo de estudiantes

de la Universidad de Alcalá de Henares

que alienta instaurar un régimen contrario a la monarquía.

(REY) ¿Cómo ha permitido que estas ideas arraiguen

en una institución tan vinculada con la Iglesia?

(CR) No debe preocuparse, Majestad,

sabemos quiénes son esas manzanas podridas.

(REY) ¡No puedo tolerar que nadie cuestione a la monarquía!

Mi hijo será rey, y también su hijo,

y el hijo de su hijo.

¡No voy a permitir que nadie ponga en duda nuestra continuidad!

(CR) Desde luego, Majestad.

Hemos detenido a la mayoría de ellos,

pronto estará todo bajo control.

(REY) ¿Qué ha hecho con los detenidos?

(CR) Han sido ejecutados.

-Grave error.

Usted es miembro de la Iglesia

debería saber el poder que tienen los mártires.

(CR) Sí, y también sé lo eficaz que es ajusticiar a los traidores.

-Un rey puede tener el poder de quitar vidas,

pero no de controlar los pensamientos.

(CR) Está subestimando el poder del castigo.

El pueblo pensará lo que queramos si tiene miedo.

(REY) ¡Basta!

¡Si un ojo te escandaliza,

arráncatelo!

Decreto el cierre de todas las universidades.

No quiero excusas, quiero hechos.

Era un simple estudiante, ¿cómo se ha podido escapar?

Hernán.

Necesito tu ayuda.

Olivia me ha engañado.

Necesito que la traigas a mi palacio.

Id a la puerta de Santo Domingo.

Puede que haya salido por allí.

¡Encontrad a ese estudiante!

¿No me has escuchado?

Alto y claro.

Puedo acabar en una cárcel francesa.

No lo estás entendiendo, Lucrecia.

No pienso ayudarte

ni ahora... ni nunca más.

Ayudadme a descolgarlo.

(OFF) -He traicionado a mis alumnos para salvar a mi familia.

Ellos querían hacer realidad las ideas

que yo les he enseñado en este aula,

y mi pago ha sido entregar un lista con sus nombres

y condenarles a muerte.

No merezco seguir con vida.

Le juro que si hubiera sabido

Yo sólo quería hacer lo correcto.

Sátur, eres responsable de muchas cosas,

pero no de la muerte de este hombre.

Me alegro que tenga tan buen concepto de mí, amo...

pero estaba con la cabeza en otro sitio.

Mi nombre también está en la lista que entregó el decano.

-Por orden de su Majestad, Felipe IV,

todas las universidades de las Españas quedan clausuradas.

Se considerará delito entrar en cualquiera de ellas.

¡Fuera!

¡Fuera!

No me mires con esa cara de "Debería haberme hecho caso".

-Yo no he abierto la boca. Todo se lo ha dicho usted.

En todo caso, estoy de acuerdo.

¿Cómo has podido hacerme esto?

-No esperaba volver a verte.

Tú...

que eres una madre para mí.

Me has mandado a la cárcel.

-Si nunca se es odiado por un hijo, no se es padre.

Deja la palabrería.

Revoca estos papeles, anula todo esto.

-Lo siento. Ya me conoces,

y entre tú y yo, primero yo.

No puedo pasarme la vida pudriéndome en ese sitio.

¿Y a ti que más te da?

Vas a morir de todas formas.

Espera,

¿también me has mentido en eso?

-No.

Bueno, sí, te he mentido.

No estoy enferma.

Y no tengo intención de morir por el momento.

He llorado por ti,

estaba dispuesta a cuidarte en tus últimos días,

a limpiarte el trasero si era necesario.

¡Qué clase de persona eres!

-¿Te escandalizas? ¡Tú hubieras hecho lo mismo!

Nunca contigo.

Podrías haber engañado a cualquiera.

-Solo podías ser tú.

Eres la única persona que he encontrado en mi vida

que me ha querido de verdad.

Eres la única que sabía que firmaría a ciegas.

Me has condenado.

Yo confiaba en ti.

-Última lección, querida.

Por si quiere usted limpiarse.

No la necesito.

Se lo dejo aquí.

A lo mejor no le apetece mucho escucharme, pero...

si me lo dejo dentro a lo mejor

me da por hacer lo mismo que su amigo.

A pesar de todo sigo pensando que vivimos mejor gobernados por un rey.

Nadie te prohíbe que pienses así, Sátur.

pero todo el mundo debería tener derecho a decidir

sobre quién quiere que le gobierne.

El cierre condena a la gente al pensamiento único,

y arrastra a un país entero al oscurantismo.

Yo no quería que pasara esto.

No quería.

Tenías que haberlo pensado antes.

Sabes de sobra que nuestras acciones siempre tienen consecuencias.

Figuraré en los libros como el hombre

que llevó a las Españas a la ignorancia total.

Con lo zopencos que somos, esto era lo que faltaba.

El cierre ha sido decretado por el rey,

ya nadie puede hacer nada.

(Llaman)

¡Soy el comisario de la villa!

¿Qué quieres?

Busco a tu criado, Saturno García.

¿Para qué?

Es uno de los traidores de la universidad.

¿Dónde está?

Creo en las ideas que defienden esos estudiantes,

es a mí a quien tienes que detener.

Yo le envié a esas reuniones.

¿Sabes que te espera la muerte?

Cómo puedes ser tan ingenuo,

¿de verdad pensabas que tenían alguna oportunidad?

Están en contra de las injusticias de las que tú también eres cómplice,

para mí eso es suficiente.

Se nota que has crecido sin una figura de autoridad al lado.

No sabes nada de la vida.

¿Y tú me lo hubieras enseñado?

Eres un cínico.

No.

Sólo soy práctico.

Entonces no pierdas más el tiempo. Ponme los grilletes.

¿Alguien más sabe de tu relación con ese grupo?

No.

¿Por qué?

Puedo hacer desaparecer ese nombre de la lista.

Si no incriminan a tu criado, no te incriminarán a ti.

Los hermanos están para ayudarse,

después de todo.

Eso es.

Te he traído la cena.

Espero que te guste.

He estado pensando que lo mejor es olvidarlo todo

y llegar a un acuerdo.

-Deja ese tono de falsa amabilidad.

Lo inventé yo.

Tú asumes lo que es tuyo, firmas los papeles,

y yo me comprometo a ayudarte a escapar

y a mandarte una asignación mensual allí donde estés.

-Te lo agradezco,

pero no es suficiente.

Esto es solo una muestra.

-No lo has entendiendo.

Yo lo he tenido todo. He sido bella, famosa...

pero ahora, esa bastarda llamada vejez me está echando un pulso.

Es muy duro entrar en una sala

y ver que ningún hombre se gira para mirarte,

que te cedan la silla porque creen que te duelen las piernas

y no por galantería.

¿Qué más da?

A una determinada edad esas cosas dejan de importar.

-¡Nunca!

¡Una mujer nunca quiere dejar de sentirse deseada!

Cuando una llega a mi edad,

necesita los mejores afeites para las arrugas,

los mejores corsés para disimular las carnes colgantes...

Necesita pagar para tener un hombre a su lado en la cama.

Aunque sigas libre, no tienes dinero.

¿Cómo vas a pagar todo eso?

-Ya encontraré a algún carcamal adinerado que engañar.

Siempre he sido así, Lucrecia, no voy a cambiar ahora.

A mí nadie me baja del escenario.

Y ahora, si me disculpas.

-Ese tipo de personalidad nunca cede.

Lo sé.

Es como batallar contra mí con veinte años más.

-Si sus vidas son como un espejo,

entonces sabrá dónde le puede hacer más daño.

¿Qué quieres decir?

-¿Cómo se vencería a sí misma?

¿Qué armas usaría para que esa mujer vaya a la cárcel y no usted?

(CR) Con la universidad clausurada, Majestad,

quizás podría ceder los edificios a la Iglesia.

(REY) ¿Te ocurre algo, Mariana?

-No sé qué reino pretendes dejarle a tu heredero.

(REY) Uno que respete a su rey.

-Uno lleno de analfabetos, quieres decir.

Un castigo ejemplar habría sido suficiente.

(CR) Como sucede con las malas hierbas,

si no las cortas de raíz

las ideas siguen brotando.

(REY) ¿Qué pasa?

Bajad las armas.

(CR) ¿Cómo te atreves a cortar el paso a la familia real?

Sólo quiero hablar con su Majestad, el rey.

(REY) ¿Qué quieres?

Majestad, sé que no es la forma más adecuada de dirigirme a usted,

debería reconsiderar su decisión de cerrar las universidades.

(REY) ¿Estás cuestionando las decisiones que toma tu rey?

Le estoy diciendo que el Imperio Español

comienza a desmoronarse, y que si prescinde del conocimiento,

lo está condenando a su fin.

(REY) Eso no va a ocurrir.

Tenemos uno de los mejores ejércitos de Europa.

Quizá sí, pero cerrando las universidades

acabará con las ciencias necesarias para construir mejores embarcaciones

y perfeccionar las armas de sus soldados.

(REY) Como gestiono los asuntos de mi reino es solo asunto mío.

No tiene derecho a negarle el conocimiento a su pueblo,

aunque no piense como a usted le gustaría.

(REY) ¿Que no tengo derecho?

¡Yo soy el que otorga y quita derechos!

Vete.

O tendré que creer que eres parte de los conspiradores contra mí.

Será recordado como el monarca que llevó a la deriva

a un país brillante.

(CR) Se merece que le pegue un tiro.

Majestad.

-¡Tirad las armas!

¡Tiradlas!

¡Bajad!

Ábreles.

Tú, ocúpate del cochero.

¡Vamos!

"Viba" la cultura.

¡No!

¿"Viva" es con b alta o b baja?

Ya está, ya está.

B alta, eso es.

Perfecto.

Ahora sí.

"Biba" la cultura.

Ya está.

De aquí no me mueve ni el Altísimo.

Si hay que morir por el saber, se muere y ya está.

-¿Qué haces aquí?

¡Me he encadenado!

¿No tendrás un poco de agua?

Que con el furor no me he traído víveres ni nada.

-No hace falta que hagas eso,

a estas alturas el rey debe estar a punto de morir.

¿Pero qué dices, desgraciado?

-Van a asaltar a la Familia Real

en los Cerros de Alcalá.

Los van a matar a todos.

Eso no puede ser, no es posible.

¿Qué habéis hecho?

¡Qué habéis hecho!

¡Qué habéis hecho!

¿Te gusta?

Es la fiel recreación de la celda a la que tú me has sentenciado.

-¿Qué pretendes?

Tu vida y la mía han sido siempre paralelas.

Y para no dejar la costumbre, vas a vivir como yo.

Las mismas comodidades que tendré en la cárcel, las tendrás tú aquí.

-¿De verdad vas a hacerme esto?

Ahora sí que he aprendido la lección.

Piensa con la cabeza,

desprecia el corazón,

¿recuerdas?

Dormirás ahí, en el suelo,

pero no te preocupes,

las ratas se ocuparán de darte calor.

Una vez al día te darán las sobras de los cerdos para comer.

Lo he dejado tal y como lo voy a encontrar yo

en mi celda francesa.

-¿No te das cuenta de que de esta manera ni tú ni yo ganamos?

Las dos estaremos presas.

Cuando mis huesos se quiebren por el frío,

mi consuelo será que estás pasando por lo mismo que yo.

-Sé a lo que juegas.

No te va a salir bien.

Nunca cederé, lo sabes, no firmaré esos papeles.

Jamás saldrás de aquí, morirás sola.

-De la cárcel de Brest nadie escapa,

de aquí puede que sí.

Encontraré la manera de hacerlo.

-Por favor, al menos dejen con vida a mi hijo.

Es muy pequeño, no recordará quién es.

-Ningún Austria merece seguir con vida.

¡Vamos!

Os estáis equivocando.

Esta no es la forma de defender vuestras ideas.

Ellos nunca han dudado en masacrar a su pueblo

cuando lo han considerado necesario.

No hace falta derramar sangre.

(REY) ¡Basta!

¡No quiero más súplicas!

Pagaréis por esto.

-No lo creo.

(CR) Majestad, tal vez deberíamos replantearnos nuestra postura.

La Iglesia siempre ha estado abierta al diálogo.

Majestad.

-¡Vamos!

Estáis cometiendo un error.

-Apártate.

¡Escuchadme!

-¡Caminad!

¡Vamos!

Se los han llevado.

Alguien se los ha llevado.

No hay nada que hacer.

Lucrecia es muy mala anfitriona,

te ha hospedado en la peor de sus alcobas.

-Y te ha enviado a ti, al peor de los carceleros.

Yo no trabajo para la marquesa.

-¿Entonces, por qué estás aquí?

Quería saber qué te había ocurrido.

Todavía te tengo cierto aprecio.

-Nos llevábamos muy bien antaño...

Eras un joven muy impetuoso.

No era igual con todas.

-Lo siento por el resto.

Hasta se nos rompió la cama de tanto usarla.

Ayúdame a salir de aquí.

Ella nunca lo sabrá.

Como nunca supo nuestro pasado en común.

No.

No voy a salvarla,

pero tampoco a precipitarla a la cárcel ayudándote a ti.

Me quedaré al margen.

-Es verdad, el papel que has ejercido

toda tu vida con ella ha sido secundario.

Te equivocaste de mujer.

Cualquier otra hubiera apreciado lo que vales.

Pero el amor es así, caprichoso.

No te olvidarás de ella mientras la tengas cerca...

Y Francia está muy lejos.

Ayúdame.

¡Amo!

¡Amo!

¡Amo, por favor, amo!

Amo.

Sátur.

Le he buscado por todas partes.

Van a matar a la familia real.

¡Trae mi caballo!

¿A dónde va? No se tiene en pie.

El caballo.

No, no.

(Disparos)

Tres disparos,

El rey, la Reina, y el heredero.

-Acaba una época de injusticia.

¡Disparad!

Lo de "Ya se lo dije" está feo de decir, pero...

¿ve como algo de razón sí tenía?

Sigo pensando que esos estudiantes defendían algo justo.

Pues si no llegamos a intervenir, matan a toda la familia real.

Esta bien que sociedad cambie,

pero no por medio de la violencia.

¿Y todo estos libro, para qué?

Si no nos queda vida para leer tanto.

No podemos permitir que lo que hay en estos libros

se pierda por el cierre de las universidades.

¿Y eso?

¿Qué le parece?

Yo también he contribuido

a mantener encendida la llama de la cultura.

Está bien, pero...

"Viva" se escribe con "v".

¿Cuál?

Las dos.

Ahora que lo dice...

¿Está usted seguro?

Sí.

Déjeme consultarlo.

-Abran paso al rey.

(REY) Mi abuelo, Felipe II,

creía firmemente en la importancia del saber

para la construcción de un imperio.

Mi padre, Felipe III, se preocupó de que las universidades

alcanzaran el más alto esplendor y reconocimiento.

Yo, Felipe IV,

no quiero ser recordado como el rey

que llevó a la deriva a un país tan brillante.

Decreto que se abran todas las universidades del reino.

¡Viva el rey!

(TODOS) ¡Viva!

¡Viva la cultura!

(CR) Majestad...

me ocuparé personalmente

de que no vuelvan a surgir ideas que comprometan nuestros intereses.

Parece que vas a poder seguir estudiando leyes.

Sí, pero lo he estado pensando y...

a lo mejor tenía usted razón y he sido algo ambicioso.

¿Vas a dejar de estudiar?

No, eso no.

pero mejor empezar con el grado de bachiller,

y luego ya, con una base, venir aquí.

Pero no se crea que mi paso por la universidad ha sido en balde.

¿Usted sabía que Justiniano "Palito"

recopiló todas las leyes romanas?

Justiniano Primero.

Pues eso, Justiniano "Palito".

Anda, vamos, tenemos que llevar estos libros a la biblioteca.

¿Y usted cree que

eso de los griegos, la democracia, es buena forma de gobierno?

Yo creo que sí.

Siento desilusionarle, pero a mi me da que...

eso no va a cuajar.

Los novios necesitan un traje, ¿no?

Yo le regalo el suyo, que va a subir usted al altar

como lo que es, el príncipe del pueblo.

Voy a echar unos lagrimones como puños.

Sátur, Sátur.

-Quizás sea el momento de que empecemos a trabajar juntas.

¿Usted sabe lo que cuesta organizar una boda?

O está novio o está héroe,

habrá que hacer un parón en los salvamientos, digo yo.

Has vendido mi cuerpo a esos hombres.

-¿Desde cuándo te has convertido en una mojigata?

¿Qué crees que va a pasar cuando se casen?

¿Qué dices? Si nosotros somos una familia.

¿Qué pasa con el nosotros?

Antes "nosotros" éramos usted y yo,

ahora yo tengo que buscar mi propio "nosotros".

No te importo nada.

Ya no.

Tú estás viuda y yo estoy solo y...

¿quieres casarte conmigo?

-Nos casamos en dos semanas y...

Vamos a dormir separados pared con pared.

En dos semanas por fin serás mi esposa.

  • T8 - Capítulo 98

Águila Roja - T8 - Capítulo 98

05 nov 2015

Carmen Maura da vida a la Duquesa de Fournier, una aristócrata de carismática personalidad. Una mujer madura, fuerte, atractiva, de gran inteligencia y que, en el pasado, ejerció de mentora de Lucrecia, por quien siente especial cariño. Por su parte, Sátur decide estudiar Derecho en la Universidad para que su hijo esté orgulloso de él. Al mismo tiempo, Águila Roja y el Comisario investigan a un grupo de estudiantes sospechosos de organizar un complot que pondrá en peligro a la familia real.

ver más sobre "Águila Roja - T8 - Capítulo 98" ver menos sobre "Águila Roja - T8 - Capítulo 98"
Programas completos (118)
Clips

Los últimos 1.509 programas de Águila Roja

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • T9 - Capítulo 116 Completo 1:27:40 100% 27 oct 2016
    T9 - Capítulo 116 27 oct 2016 Margarita regresa a la villa y descubre que Gonzalo es Águila Roja. Aunque impactada por la noticia, comprenderá muchas de las cosas que han pasado. En su empeño por encontrar al amor de su v...
  • T9 - Capítulo 115 Completo 1:21:25 100% 20 oct 2016
    T9 - Capítulo 115 20 oct 2016 El Cardenal Mendoza y el Comisario cuentan con la colaboración de los franceses, a los que deben introducir en el Palacio Real para derrocar a Felipe IV. La Marquesa es feliz pensando que pronto será...
  • T9 - Capítulo 114 Completo 1:16:39 100% 13 oct 2016
    T9 - Capítulo 114 13 oct 2016 Por fin queda al descubierto la identidad de héroe del pueblo. El Cardenal y sus hombres irrumpen sin piedad en la casa de Gonzalo dispuestos a detener a al maestro, acusado de ser Águila Roja. El ...
  • T9 - Capítulo 113 Completo 1:18:45 100% 06 oct 2016
    T9 - Capítulo 113 06 oct 2016 Malasangre le cuenta a Sátur que el Rey ordenó que encerraran de por vida a la madre de Gonzalo, Laura de Montignac. A partir de ese momento, el criado sufre un gran desasosiego: duda si debe c...
  • T9 - Capítulo 112 Completo 1:18:43 100% 29 sep 2016
    T9 - Capítulo 112 29 sep 2016 Gonzalo, acompañado por Sátur y Alonso, llega al Palacio Real para encontrase con su padre, pero descubren que el monarca ha salido. Mientras Sátur disfruta de los lujos de la corte, Gonzalo ...
  • T9 - Capítulo 111 Completo 1:19:10 100% 22 sep 2016
    T9 - Capítulo 111 22 sep 2016 Gonzalo y Sátur esperan impacientes una contestación del Rey a la carta que le enviaron. Cuando ya están convencidos de que Felipe IV no quiere conocer a Gonzalo, descubren que el correo Real...
  • T9 - Capítulo 110 Completo 1:18:11 100% 15 sep 2016
    T9 - Capítulo 110 15 sep 2016 Sátur descubre que su misión en la vida es hacer feliz a Gonzalo y para ello debe encontrar a Margarita. Con la ayuda de Cipri, descubrirán que la joven vive en una cabaña en el bosque...
  • T9 - Capítulo 109 Completo 1:19:07 100% 19 jul 2016
    T9 - Capítulo 109 19 jul 2016 Sátur consigue quedar libre de su extraño cautiverio al que Gonzalo no logra dar explicación. Una vez en casa, tío Emilio sonsaca al criado la información que necesita para cump...
  • T9 - Capítulo 108 Completo 1:24:22 100% 12 jul 2016
    T9 - Capítulo 108 12 jul 2016 Gonzalo descubre que Alonso se escribe con Margarita y que se verán pronto. El maestro intenta asumir que su amada no quiere saber nada de él, tal y como afirma su hijo. Pero también es consc...
  • T9 - Capítulo 107 Completo 1:25:23 100% 05 jul 2016
    T9 - Capítulo 107 05 jul 2016 El Comisario quiere casarse con la Marquesa para hacer de ella una infeliz. Lucrecia está dispuesta a aceptar su propuesta con el objetivo de convertirse en reina, pero la última condición im...
  • T9 - Capítulo 106 Completo 1:21:30 100% 28 jun 2016
    T9 - Capítulo 106 28 jun 2016 Tras descubrir que es el primogénito de Felipe IV, el Comisario se comporta como si ya fuera rey de la Españas. Su exaltada conducta alarma a la Marquesa, que considera pertinente encerrarlo en un m...
  • T9 - Capítulo 105 Completo 1:21:42 100% 21 jun 2016
    T9 - Capítulo 105 21 jun 2016 El tío Emilio (Manuel Manquiña) llega de forma inesperada tras pasar muchos años en prisión. Viene con ganas de recuperar el tiempo perdido con la familia y Gonzalo le acogerá b...
  • T9 - Capítulo 104 Completo 1:25:43 100% 14 jun 2016
    T9 - Capítulo 104 14 jun 2016 Malasangre descubre los verdaderos orígenes de Águila Roja: el maestro es hijo del Rey. Se trata de una peligrosa información que Sebastián Ventura no dudará en hacer llegar a G...
  • T8 - Capítulo 103 Completo 1:27:31 100% 10 dic 2015
    T8 - Capítulo 103 10 dic 2015 Margarita prepara su boda esperando el regreso de Gonzalo. La novia ya tiene su vestido, pero su prometido y el resto del comando reclutado por Malasangre van a ser fusilados por el ejército portugué...
  • T8 - Capítulo 102 Completo 1:26:47 97% 03 dic 2015
    T8 - Capítulo 102 03 dic 2015 El grupo formado por Malasangre llega a territorio portugués en misión suicida: matar al Rey de Portugal. Cuando se acercan al castillo donde se encuentra el monarca, Zigor (Gorka Otxoa) cae graveme...
  • T8 - Capítulo 101 Completo 1:27:50 8% 26 nov 2015
    T8 - Capítulo 101 26 nov 2015 Malasangre propone a Felipe IV un plan suicida para acabar con el conflicto portugués. Para ello, reúne un grupo de hombres con habilidades especiales entre los que estarán el Comisario y Zig...
  • T8 - Capítulo 100 Completo 1:36:30 91% 19 nov 2015
    T8 - Capítulo 100 19 nov 2015 El 100 es un capítulo especial, con la mecánica de un cuento dentro de otro cuento. Todo comienza cuando Sátur y Gonzalo se enteran de que el niño chino ha desaparecido. Salen en su bu...
  • T8 - Capítulo 99 Completo 1:32:32 100% 12 nov 2015
    T8 - Capítulo 99 12 nov 2015 Gonzalo y Margarita rebosan felicidad mientras se encargan de los preparativos de su boda. Sátur piensa que su amo ya no lo necesita, y se siente desplazado. Tal vez ya es hora de que él tambi&eacut...
  • T8 - Capítulo 98 Completo 1:26:34 100% 05 nov 2015
    T8 - Capítulo 98 05 nov 2015 Carmen Maura da vida a la Duquesa de Fournier, una aristócrata de carismática personalidad. Una mujer madura, fuerte, atractiva, de gran inteligencia y que, en el pasado, ejerció de mentora d...
  • T8 - Capítulo 97 Completo 1:31:13 100% 29 oct 2015
    T8 - Capítulo 97 29 oct 2015 Gonzalo y Sátur han sido capturados y viajan en un galeón camino de Asia, donde serán vendidos como esclavos. Nadie sabe dónde están y no existe ninguna posibilidad de escapar e...

Añadir comentario ↓

  1. Deysi

    Si, arreglen ese desbarajuste, se cuelga demasiado !! Por qué actualizaron? Si estaba bien como estaba .

    08 jul 2017
  2. kevin

    ¿Que hicieron?, ¿actualizaron la pagina?, para que la actualizaron si ya estaba bien, ahora no se puede ver los videos

    27 jun 2017
  3. Alejandra Hernández

    Auxiliooooo ya no puedo ver el cap 98 no sean malos por favor déjenme verlo complazcan al público la serie está buenísima gracias gracias!!!

    12 dic 2016
  4. Dehinor

    Los sigo desde Costa Rica, y que viva Justiniano palito, este saturno tal loquillo!. Felicidades por la serie que esta pronto a terminar RTVE

    27 sep 2016
  5. Nelson Rodriguez

    Un saludo desde Costa Rica, que pedazo de serie!

    05 mar 2016
  6. Juana Eliana Fernandez

    RTVE, sé buenita y arregla el desaguisado que impide ver los vídeos de los últimos capítulos de Águila Roja. O si no, hagan arreglos para verlos en XFINITY ONLINE. Please, no seáis malitos. Propósito de año nuevo "COMPLACER AL TELEVIDENTE". Gracias.

    02 ene 2016
  7. Lisa

    No puedo creer que despues de ver este programa por tanto tiempo, ahora no pueda vet el final. Yo espero que el final no sea el mismo que vi por YouTube, porque sino perdi mis noches de sueno para nada, porque ese final fue una tremenda Porqueria!!##

    19 dic 2015
  8. Rogeio

    Que honda por que ya no se puede ver el aguila

    05 dic 2015
  9. Avatar de BryanLula Castillo BryanLula Castillo

    El último capítulo que puede ver fue el 97. No me deja ver más ninguno ni siquiera accediendo a mi cuenta . Hay muchas personas con el mismo problema y ustedes ni responden los comentarios, eso no es profesional.

    02 dic 2015
  10. Vanessa

    Valla m para un día que no lo e podido ver noblo arregláis

    08 nov 2015