www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
669011
No recomendado para menores de 12 años
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

-Joder con el convento.

Cuando las nubes oculten el sol,...

...y el camino derrote a tus pies,...

...si el viento en la cara quema tu piel,...

...recuerda siempre...

...que te esperaré.

-Canta igual que madre.

-Su Eminencia, el cardenal Mendoza.

-Por allí. -Aquí no hay nadie.

¡Agustín! Dime quién soy.

¡¿Quién soy?!

Hoy me ha pedido que sea su esposa.

-¿Por qué no le mató usted mismo? Porque es mi hermano.

-¡Noooo!

-Es el cardenal Mendoza, una bellísima persona.

-Yo te absuelvo de tus pecados, hija.

Voy a convertir vuestras vidas en un infierno,...

...hasta que atrape a quien lo hizo.

-Mi sobrina Irene. Quiero que viva aquí, contigo.

¿Quién es mi verdadera familia? Quiero respuestas.

-Tu madre se llamaba Laura.

-Me llamo Juan de Calatrava, Duque de Velasco y Fonseca,...

...Grande de España, dueño y señor de esta tierra.

El niño que intentó matarme tendrá una quemadura aquí.

Esto es muy importante, ¿te vieron disparar?

No me puedo creer que no vieras nada.

Apresadle. (GRITA DE DOLOR)

-No pienso contrariar al Vaticano.

-Convendría que estuvieseis de mi lado.

Bajadle. -¡No, por favor!

Todavía no entiendo por qué le han matado.

-¡Un niño! ¡Fue un niño! ¿Un niño? ¿Qué niño?

-Yo tengo la marca; si me encuentra, me mata.

¡Corre!

¡Noooo!

¡Arrodíllate! ¡No, por favor!

-Pues como siga usted así,...

...en cuanto empiecen a aparecer sobrinos, nietas, cuñados,...

...concuñados... va a necesitar...

...la pared de la catedral para hacerse el mapa.

-Ahora que ha salvado a Alonsillo, digo yo que estarán empatados.

Hay que decidir cuál es nuestra misión,...

...si es que tenemos una misión, porque...

Sí, encontrar a este bebé.

Tos de los niños.

-¡Vaya estampa, amo!

Me cago en todo lo cagable.

Amo,...

...pobrecillos, si los tienen hasta atados.

Los atan y los dejan morir, para que dejen hueco a los siguientes.

He visto muchos orfelinatos.

-Habrá visto muchos, pero no ha estado en ninguno,...

...que a nosotros sólo nos daban un cucharón de agua al día.

Usted no sabe lo que es tener sed, pero sed de ésa que duele.

Algo cae al suelo. Que ya cuando...

Recuerdo que nosotros escupíamos en un cuenco, hasta llenarlo;...

...así, por lo menos,...

...la sed se le pasaba a uno de nosotros.

-¿Necesitan un hijo?

-No, chiquillo, no.

Nosotros no podemos, ¿no ves que somos clérigos?

-Sé limpiar, cocinar...

También sé coser.

Lo siento.

Pasos acercándose.

(VOZ BAJA) -Amo. Escóndete.

(ENFADADA) -¿Qué hace, padre? Aquí no se puede estar.

Busco a un niño que estuvo en este orfelinato hace años.

-Mire, al año, pasan por aquí más de 100 de éstos;...

...sería imposible acordarse de cada uno de ellos.

Quizá si me dejara ver el registro...

-Nadie puede ver el registro.

¿No se acordará usted de algún niño que hubiera nacido en un convento?

(EL BEBÉ LLORA) En las Carmelitas.

Sabe de qué le estoy hablando, ¿verdad?

-No, no lo sé. ¡Y márchese, o llamaré a los guardias!

-Oye, pues es bien hermosa la casa, para cuatro que sois, os sobra.

Y no se pasa frío. (RÍE) -Bueno...

-Madre mía, qué guapo se ha puesto el chiquillo.

¡Anda que no voy yo a presumir de sobrino en la villa!

-No como tú, que no sé si será porque vives en la villa,...

...pero cada día, estás más pálida y más escuchimizada.

-Anda. -Don Manuel, póngale...

...unas patatas a mi hermana, a ver si coge carnes.

-Déjelo, que ya voy yo.

-Estoy muy contenta de que os hayáis venido tan cerca a vivir.

Oye, que también te he traído cosas de la villa, no te creas.

Esto es para ti.

Es seda de Damasco, bordada en hilo de oro,...

...que dice la marquesa que este año no se lleva.

Mira tú, como si el oro se pasara de moda.

-Es precioso.

Pero ya ves tú, ¿de qué me sirve a mí,...

...que me paso la vida arando y faenando en la cocina?

-Te lo pones para la Misa del Gallo y la más guapa...

...de la iglesia, madre. -Claro que sí.

Bueno, familia,...

...me tengo que ir ya.

Que estoy muy contenta.

Muy contenta.

-Buen viaje. -A más ver, don Manuel.

(ARREA AL CABALLO)

-Qué guapa está mi hermana, ¿eh? -Es de familia.

Relincho.

Sacad todo lo que tengáis o acabaréis como él.

-Pero si ya pagamos el diezmo eclesiástico...

...y el impuesto que nos corresponde.

No es una pregunta; es una orden y no tengo todo el día.

-Aquí ya no hay nada más.

-Pero...

...nos lo podemos cobrar en especie.

-¡A mi hermana ni la toquéis!

¡Traed todo lo que tengan! -Pero si es todo cuanto tenemos.

¿Veis cómo, cuando queréis, lo entendéis todo a la primera?

-Venga, arriba. ¡Hop!

Vamos. Vamos, ahí. ¡Hop!

(RESPIRA PROFUNDAMENTE)

Nada, que no hay manera,...

...que está como muerta.

-¡¿"Muerta"?! "Muerta", ¿el qué? -¿Qué?

-¿Eh? -Nada, nada.

-No sé... ¿Qué? ¿Qué?

-Sí, estás mirando abajo, diciendo que había...

...una cosa muerta. -¿"Muerta"? ¿Yo?

No, estaba... ¡Eh! Ahí, ahí.

Vamos, ahí.

Estaba ahí, con... con...

Que es una historia de hombres...

...que no pienso contarte.

Que no mides más de tres palmos y quieres saberlo todo, hombre.

Venga, échame una mano.

Vamos.

-Pero no entiendo, Sátur, ¿por qué no me cuentas lo que estaba muerto?

-¡Pero que no está muerto!

Que está... convaleciente.

Juan... Juan... Déjame, que vas a despertar al niño.

(RÍEN) Juan, no.

Buenos días. (AMBOS) Buenos días.

¿Habéis pasado la noche...? (AMBOS) No, no.

-He venido a... Ha venido a saludar...

...y se iba a trabajar.

-A más ver. A más ver.

Lo de la boda, ¿sigue en pie? Sí, claro que sí.

Pues entonces, deberíamos...

...contárselo a Alonso. -Contarme, ¿el qué?

-Bueno, está de un preguntón el crío.

Verás, Alonso,...

...es que tengo que contarte una cosa.

-¿Es algo malo?

No, no, no es nada malo, Alonso, es...

Es una buena noticia.

Es sólo que, a veces,...

...los mayores descubrimos que tenemos sentimientos...

...hacia una persona y...

Y nos damos cuenta de que...

...que queremos pasar el resto de la vida con ella.

-Ay, calle, calle, calle.

Calle, no diga más.

Si ya lo sabía, yo ya lo sabía, que fui el primero en verlo.

Esto... esto es la leche.

Se me han saltado las lágrimas de la emoción.

Deme un abrazo, amo, por Dios. No, Sátur, no.

-¿Pero qué pasa? -¡Tu padre y tu tía,...

...que se van a casar! Que no, Sátur.

-Ya verás la de hermanos guapos que te darán.

-¿De verdad? No, un momento.

-¡Esto hay que celebrarlo! Sátur, no es eso.

¡Que la boda es con Juan! -¿Qué?

Que se casa con Juan.

-¿Quién es Juan? -¿Que te vas a casar con Juan?

¿Pero por qué?

Mi amor,...

...no va a cambiar nada entre nosotros.

Si tú, para mí, eres lo primero. -¡Mentira!

¡Si no, no te casarías con él!

¡Si me ibas a dejar solo,...

...no sé para qué viniste! ¡Alonso!

Alonso... ¡Alonso!

Chirrido de puerta abriéndose.

-Ave María Purísima. -Sin pecado concebida.

-Alguien ha estado haciendo preguntas en el orfelinato;...

...me temo que su secreto...

...corre peligro. -¿Viste quién era?

-No lo sé. Era un fraile.

Pero no pude verle la cara.

Supongo que querrás que siga confiando en ti, hija mía.

-¡Sí!, Ilustrísima.

-Bien, bien.

(IRENE) Devuélveme la pinza.

(RÍEN) -Devuélvemela.

¡Espera!

¡Ay! ¡Ay, me duele!

-¿Estás bien? -Ayúdame.

(RÍEN)

¡Irene! No tienes 12 años, levántate.

Y tú, Nuño, mira cómo te has puesto.

¡Ve a que te limpien, vamos!

Ya hablaremos tú y yo de este incidente. Retírate.

-Marquesa. Sí.

-Los duques de Velasco y Fonseca acaban de llegar.

Querida, qué honor.

-Lucrecia, tú siempre...

...tan elegante y tan guapa. -Marquesa.

Contadme, ¿a qué se debe esta sorpresa?

-Pues verás. Hemos recibido una misiva de nuestro hijo...

...Juan, comunicándonos que se casa.

Pero no nos ha dicho ni cuándo, ni dónde, ni con quién.

-Hemos venido a conocer a nuestra futura nuera;...

...hace tantos años que esperamos este momento...

-Así que, dinos, que seguro que tú la conoces.

¿No será la hija de los condes de Salvatierra?

No, no. Qué va, qué va.

-Señorito Nuño, luego no come.

-¡Limpiadlo!

¡Vaya con el marquesito!

-Al marquesito le apañaba yo bien.

-De la casa de Alba, si no. (RÍE)

-Es tan elegante y tan instruida. No, veréis,...

...no creo que conozcáis a la familia.

Como os veo tan deseosos de conocerla, qué mejor ocasión.

Duquesa, duque, os presento...

...a vuestra futura nuera: Margarita.

-Qué raro, Lucrecia, no veo a nadie.

Porque está aquí, en el suelo, frotando.

Margarita, la prometida de vuestro hijo,...

...una chica encantadora.

-Majestad.

Hace falta dinero para comprar las voluntades que garanticen...

...mi ascenso al papado;...

...he pensando en crear un nuevo impuesto.

-Imposible,...

...el pueblo no tiene ese dinero.

-Tenéis en mí a un buen y fiel servidor;...

...siempre dispuesto a olvidar un cierto pasado,...

...que si saliese a la luz, tendría nefastas consecuencias...

...para vuestro reinado.

-Basta ya,...

...usted y yo sabemos que no tiene ninguna prueba.

-La guardia ha encontrado al fraile cruelmente asesinado...

...en el bosque; una gran pérdida.

Por cierto, no llevaba el medallón consigo.

-¿Habéis matado a Agustín?

¡¿Hasta dónde pensáis llegar?!

-Hasta el Vaticano, Majestad.

Siempre a vuestro servicio.

-Seguimos adelante con el plan;...

...el Rey está completamente de acuerdo.

Crearemos un nuevo impuesto para recaudar...

...3 000 000 de ducados.

Si lo conseguís, sabré ser generoso con vos;...

...quizá, un puesto en el Consejo de Castilla.

Creí que, para formar parte del consejo,...

...había que ser noble.

-Así es.

Fije un plazo y tendrá sus millones.

-¿Un plazo?

-Gonzalo.

Yo... venía a pedir perdón, porque...

...lo que hice no estuvo bien.

No aguanté y delaté a tu hijo.

No pasa nada, Cipri.

Seguramente, yo hubiera hecho lo mismo.

-Lo mismo, lo mismo, no creo, amo. Sí, lo mismo.

¿Qué tal las manos? -Bueno,...

...es lo menos que merezco por cobarde.

-Y a ti, ¿qué te pasa hoy?

-Mi tía, que se casa. -¿Con tu padre?

Campanilla.

-¿Tú crees que, si se casara con mi padre, tendría esta cara?

-Eso no es nada. Venga, hombre, anímate.

¡Venga, a sentarse!

-Cipri, ¿y Matilde?

-Pues...

...no va a poder venir hoy.

-¿Pero le pasa algo?

¿Está enferma?

-No, no está enferma, está bien; es sólo que...

-Nuño... Nuño, siéntate.

Cipri,...

...¿pasa algo?

-Inés, que...

...que me ha abandonado.

-Pero bueno, bueno, bueno, bueno, bueno... ¿Qué, eh?

Que ha dicho que le ha abandonado;...

...el abandono...

...es reversible,...

...que no es muerte.

Campana. -¡Por orden del Rey...

...se decreta un nuevo impuesto extraordinario!

¡Se recaudarán 3 000 000 de ducados!

¡El impuesto entra en vigor hoy y el castigo por impago...

...será la pena de muerte!

-Tres...

3 000 000.

Ha dicho "3 000 000"...

Eso significa la hambruna.

-Pero si ya se han llevado toda nuestra cosecha;...

...eso es lo que nos queda para comer nosotros.

Espero que estés diciendo la verdad.

-No queda más que lo de ahí dentro.

-¡Señor, aquí dentro ya no queda nada!

¡Aparta!

Si están diciendo la verdad, no tienen nada que temer.

¡Estamos perdiendo el tiempo, vámonos!

Ladridos. -Comisario.

Así que es aquí donde guardáis los alimentos, ¿eh?

Espero que conozcas el precio...

...de engañar a una autoridad.

¡Decidid vosotros el castigo!

-¡No las toques!

¡Suelta! ¡Suéltame!

¡Suéltame! ¡Suelta!

(LA MADRE CHILLA) ¡No! -¡No la toques!

¡No la toques! ¡No la toques!

(CHILLA Y LLORA) -¡Suelta! ¡No! ¡No la toques!

¡No! ¡Que la sueltes!

(CHILLA)

-¡Ah!

-¡Ah!

-¡Ah! ¡Ah!

(JADEA)

-¡Amo! ¡En la aldea de al lado, está haciendo lo mismo!

Amo, dese prisa, que no va a dar abasto.

-Eres un grande de España, hijo, y no puedes casarte...

...con la primera mujerzuela que se te cruza en el camino.

-Madre, Margarita no es una mujerzuela.

-Por Dios, ¿has visto el color de su piel?

¿Y cómo lleva el pelo? Si parece una mora.

-Disculpe, señora. -Anda, déjalo, déjalo.

-Es una plebeya y tú, hijo, eres primo del Rey;...

...no puedes emparentar con alguien así.

-Está claro por qué se ha acercado a ti esa buscona.

-No permito que hables así de la mujer a la que amo, madre.

-Hijo,...

...yo también soy un hombre; puedo entender...

...lo que has visto en esa mujer.

Tómala a tu servicio y cuando quieras...

-No es eso, padre;...

...no lo entiendes.

Amo a esa mujer.

La amo y voy a casarme con ella.

-Creo que no nos estás entendiendo, hijo.

Te prohibimos que te cases con esa pordiosera.

-Muchacho,...

...aléjate del fuego, que te vas a quedar sin pestañas.

-El humo me ha entrado en los ojos.

-Chis, eh, eh, eh. Eh, eh, eh.

Ven aquí.

Alonsillo,...

...las lágrimas tienen muy mala fama,...

...¿pero sabes lo que tienen de bueno?

Que forjan al hombre. Anda, siéntate.

Aquí.

Porque los hombres que lloran, sienten;...

...no hay que avergonzarse por sentir,...

...que los más grandes también lloran.

¿Tú no has oído hablar nunca de la llorea de Julio César?

Que después de conquistar el mundo, con todos sus elefantes,...

...cuando vio que no le quedaba territorios por conquistar,...

...cogió una llantina, el pobre hombre.

-¿Pero por qué se tiene que casar mi tía?

¿Es que hemos hecho algo mal?

-Ay, hijo mío, a veces,...

...no es tanto hacer algo mal, como no hacer.

Porque si uno que yo me sé hubiera hecho algo,...

...otro gallo nos cantaría.

Pero no, Alonsillo, no,...

...tú no has hecho nada malo, hijo mío.

Lo que pasa es que, a las mujeres, esto del amor, pues...

Pues les tira... Les tira mucho.

Y cuando no es uno el que la saca a bailar,...

...pues tiene que ser el otro.

Pero claro, ellas lo que quieren es bailar.

-¡Y lo que quiero yo, qué!

¡¿Es que eso no le importa a nadie?!

-Es que tampoco se puede pensar todo el rato en uno mismo, Alonso.

Alonso, si de verdad quieres a tu tía Margarita,...

...tienes que alegrarte,...

...porque ella ahora va a ser muy feliz.

-¡Es que aquí también es feliz!

¡¿Por qué me tiene que dejar solo?!

-¿"Solo", dices?

Y yo, ¿qué soy?

¿Yo qué soy, Alonso,...

...una verdura?

(SUSPIRA) Tú no te vas a quedar solo nunca, ¿me oyes?

Nunca.

(CARRASPEA) Alonso, ve a buscar a la tía.

Dile que vamos a cenar, anda.

Sátur. -¿Eh?

Muchas gracias.

Sólo una cosa: El de los elefantes era Alejandro Magno,...

...no Julio César. -¿Alejandro qué?

No estoy yo muy seguro, ¿eh?, lo consultaré.

Lucrecia...

-Yo soy... No soy la marquesa.

¿Ahora os dedicáis a enjabonar a mis invitadas, comisario?

-Marquesa.

Venía ver a Nuño; hace mucho que no sé de él.

¿Te interesa la chica?

Por Dios, Lucrecia, no digas tonterías.

No digo tonterías.

Es sólo una niña. Ay, Hernán,...

...no seas corto de miras.

Irene es la sobrina del cardenal Mendoza.

¿Tú sabes el poder que tendría el hombre que acabara a su lado?

Eso es una tarea imposible;...

...esa muchacha es inaccesible.

Déjalo en mis manos, Hernán.

(HACE RUIDO CON LOS PIES)

-Y el alegrón que se van a llevar cuando las vean.

Este pobre...

...parece una raspilla.

(VOZ BAJA) Sátur.

Vámonos. -Dos más y acabo.

No tenemos tiempo.

-Lo sé.

Ya está.

(RÍE) Ya no me queda ninguna más.

Águila...

Este hombre se ha vuelto a esfumar.

Águila...

Buenas noches.

-¿Cuánto quieres?

No la entiendo, señora.

-Conmigo no te hagas la tonta;...

...a lo mejor, has podido engañar a mi hijo,...

...pero yo sé perfectamente lo que estás buscando.

¿Es suficiente?

Me está usted ofendiendo;...

...yo no busco el dinero de Juan.

-Oh, no tienes por qué avergonzarte.

Comprendo que has tenido que buscarte la vida como sea;...

...Dios te ha dado unos atributos y has sabido cómo utilizarlos.

Señora, no tengo por qué aguantar todo esto.

Y me da igual quién sea usted.

-¡Qué impertinentes sois los de tu raza!

Pensaba que os habían expulsado a todos.

¿Cómo? -Eres morisca, ¿no?

¿O vas a hacerme creer que eres de sangre cristiana?

Señora, con todo el respeto, ni a usted ni a nadie...

...le interesa la pureza o no de mi sangre.

-Margarita.

Déjame, Juan.

-¿Qué pasa?

Que no voy a casarme contigo, Juan.

-Amo.

Sátur, aquí están; todos los registros...

...con las entradas y salidas del orfelinato.

-Nos vamos a tirar aquí toda la noche para encontrar...

...alguna información de ese hermano de usted.

¡Jesús!

(TOSE)

Tos de Sátur.

Sátur.

Aquí está.

Las Carmelitas.

-Amo...

Amo, ¿no le huele así como...?

¿Como a chamusquina?

Tos de los niños.

¡Sátur, fuego!

-¡Los niños, amo, los niños!

¡Los niños!

(TOSEN)

-Amo, ¿qué hacemos?

(TOSEN) ¡Desátales! ¡Desátales!

-¡Vamos!

¡Vamos! ¡A correr!

-¡Vamos!

Tos de los niños.

¡Amo!

¡Eh!

¡Vamos, fuera! -¡Vamos!

¡Sácales!

Llantos de bebés.

Llantos de bebés.

-¡Ah!

(LOS BEBÉS LLORAN)

(GRITA)

-Inés... ¡Inés, has vuelto!

¡Gracias al cielo, Inés!

-No sé cómo te gustan los huevos.

Te he estado preparando una tortilla.

-Gracias, Catalina,...

...no tenías que haberte molestado.

No tengo hambre.

-Ay, Dios, amo,...

...¿qué habrá sido de esos pobres críos?

Tome.

No, Sátur, gracias.

Voy a ver cómo está Alonso.

(ALGUIEN GRITA) ¡Socorro!

-Ay, Dios, que esto es un no parar.

No te preocupes, pequeño,...

...que yo te encontraré acomodo.

Chis.

Ah...

-¡No, no, por favor, no se lo lleven!

¡Por favor, de qué voy a comer! ¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

La gente protesta. (RÍE)

¿Estás bien?

¿Estás bien?

Sátur, trae agua. -Sí.

-Si el Águila Roja estuviera aquí, esto no pasaría.

Pero claro, con la cantidad de injusticias que hay,...

...no puede estar en todas partes, ¿no?

Harían falta un montón de Águilas Rojas.

-Así de ellos. ¿Qué tal estás, Hortensio?

Silbido.

Anda, vete.

-Su hijo de usted tiene mucha razón.

Hay muchas injusticias y usted no da abasto.

Pero ya me dirá usted qué solución le encontramos,...

...porque esto no tiene pinta de acabarse pronto, amo.

La única manera sería conseguir que el pueblo...

...se uniera para hacerles frente.

Alguien del pueblo debe guiar al pueblo.

-"Alguien del pueblo debe guiar al pueblo".

Cuánta razón tiene usted y qué bien se expresa.

(MARQUESA) Querida, no puedo consentir, Lucrecia,...

...que mi hijo, grande de España, se case con una morisca.

Podría enviar una misiva, pero ya sabes...

...lo que tardan estas cosas.

La piel es roja, de seda... -Margarita,...

...ven conmigo. Toma.

¿Qué haces? -Ven conmigo.

¿Adónde? ¿Qué haces? -Confía en mí.

Padre, madre,...

...os presento a mi futura esposa, Margarita.

-Ya sabemos quién es, pero tú no te vas a casar.

-Madre, sí me voy a casar.

Es más, mañana voy a reunir...

...a todos los nobles de la villa para hacerlo oficial.

-Juan,...

...¿sabes lo que estás haciendo, hijo?

-Pues claro, padre.

-Vas a dejarnos en ridículo.

-Me temo que, para eso, os bastáis vosotros solos.

-¿Qué es esto?

¿Qué pone?

(LEE) No al impuesto extraordinario. ¡Rebelión!

-Dame.

Esto hay que quemarlo todo;...

...si nos lo encuentran, estamos muertos.

(CARRASPEA)

Una...

...pieza preciosa, Eminencia.

-Lo sé,...

...por eso no me gustaría desprenderme de ella.

Existen muy pocos como éste;...

...precisamente, el Rey tiene uno igual.

-Siempre he pensado que sois una mujer muy observadora.

Sí,...

...me gusta observar,...

...sobre todo, para poder comparar.

Conozco...

...estos medallones...

...y sé que se utilizan para guardar cosas en su interior.

¿Cuál es su secreto,...

...Eminencia?

-Marquesa,...

...a vos, que os gustan tanto los secretos,...

...seguro que sabéis quién es ese Águila Roja,...

...del que mucho he oído hablar.

Nadie le ha visto la cara jamás.

-Resulta extraño que el comisario no le haya atrapado todavía, ¿no?

Ya sabéis, Eminencia,...

...los buenos secretos no se confían más que a uno mismo.

Gritos de dolor.

Gritos de dolor.

(DEJA DE GRITAR)

-Comisario.

(GRITA DE DOLOR)

Espero que me hayas interrumpido por algo importante.

-Sí, señor. Hemos encontrado esto; están por todo el campo.

Es el payaso de Águila Roja otra vez.

-Si los campesinos se unen, podríamos tener problemas.

(GRITA DE DOLOR)

Eso se ataja muy fácil:

Grito de dolor.

Matad a uno de ellos.

-¿Qué me dice, eh? Un mensaje claro,...

...con su pluma y su todo, para que se vea que es auténtico.

(RÍE)

Que se ha quedado de piedra, ¿eh?

Pues como ésta, he hecho 200,...

...que no vea cómo se me ha quedado la mano.

No sé, Sátur, lo veo demasiado precipitado.

Podría ser peligroso.

-¿Cómo precipitado?

Pero si usted siempre dice que hay que cambiar las cosas.

Pero también digo que hay que saber elegir el momento.

¿Nunca oíste un proverbio árabe que dice:

"Cuando el cadáver de tu enemigo quieras ver pasar,...

...siéntate en la puerta a esperar"?

-Con todo respeto, ese proverbio me parece una auténtica gilipollez.

Porque, digo yo, que será mejor ir y hacer algo,...

...que no sentarse y esperar.

Sátur, si encuentran esas octavillas...

...en manos de los campesinos, están muertos.

Olvídalo.

-28,...

...29... 31...

Ay, Dios, ¿quién me habrá mandado a mí hacer tantos papelotes?

-Si a los duques no les gusta el pavo, retiradlo;...

...les serviremos cordero. ¡Encended el horno!

Catalina...

Juan ha decidido presentarme en sociedad delante...

...de todos los nobles de la comarca.

-¡Ay, qué romántico!

No, no es nada romántico, ¡es una locura!

¡Juan es un grande de España y sus padres son...

...los duques de Velasco y yo qué sé qué!

¿Sabes lo que significa?

Pues yo tampoco.

-¡Vamos!

Pero lo que sí significa es que ellos están...

...en otra altura, Catalina.

Y no se casan con pobretonas como nosotras.

Se van a reír de mí.

Y sus padres tienen razón; es que yo no soy nadie.

-¿Has terminado ya?

¡Pues no te cases!

¡No te cases y confírmales que somos basura!

¡Ahora, luego no nos quejemos de cómo nos tratan los nobles!

No es tan fácil. -Ya lo sé que no es fácil.

¡Pero tú tienes la posibilidad de demostrar que valemos!

¿Tú sabes qué pocas tienen esa posibilidad, eh, lo sabes?

No te das cuenta, ¿verdad?

¿Tú no te das cuenta...

...de que si tú llegases, es como si todas nosotras...

...hubiéramos llegado?

¿De que la próxima vez que me levante a las cuatro...

...de la mañana, reventada, sabré que merece la pena,...

...porque uno de nosotros lo ha conseguido?

Pero si ni siquiera sé utilizar los cubiertos.

-Bueno, pues yo te enseño.

Anda, que no sé yo de eso,...

...toda la vida con la marquesa.

Tráeme una cubertería y unos platos. Corre.

Igual tú y yo no lo vemos,...

...pero yo te aseguro,...

...que un día, habrá un rey que se case con una plebeya.

-Vayámonos, amo,...

...que aquí no vamos a encontrar nada.

Debo encontrar información sobre mi hermano;...

...necesito saber por qué alguien se empeña en que no encuentre...

...ninguna pista sobre él. -Si no le digo que no,...

...pero a ver si por buscar a su hermano,...

...se va a quedar usted sin...

Amo, que he estado yo pensando...

¿A usted nunca se le ha pasado por la imaginación...

...darle un hermano a Alonsillo?

Acabo de perder la única pista que tenía para encontrar a mi hermano.

-¡Amo!

Mire, amo, esta caja; yo tenía una igual.

(LEE) Carmelitas.

Carmelitas...

(DECEPCIONADO) Un muñeco...

Sólo hay un muñeco;...

...no hay nada, Sátur.

-Tiene usted razón,...

...no hay nada.

(SUSPIRA) Te quedará bien;...

...no parecerás ni lo que eres.

Muchas gracias, de verdad, Lucrecia,...

...pero no lo puedo aceptar.

Con sus padres a la contra, más vale que te esmeres, querida.

Toda la corte va a estar reunida, esperando conocerte. Guárdatelo.

Vamos.

-Pues a mí no me gusta; estás más guapa con el tuyo.

Alonso. Mandaré un coche,...

...para que venga a buscarte;...

...estate lista a las...

...cinco.

Maestro.

Lucrecia.

Ya me iba; sólo he venido a traerle un vestido a tu cuñada,...

...para su presentación.

Muchas gracias, pero...

...no tenías por qué.

Soy la primera interesada en que esta boda salga perfecta.

Y haré cuanto esté en mi mano para que así sea.

Un placer, como siempre.

Lucrecia.

Gonzalo.

Llanto.

-Un gato, ¿no?

Voy a mirar, no vaya a ser que... ¿eh?

Qué detalle, la marquesa, ¿no?

Sí.

No sé por qué se toma tanto interés, la verdad.

Pues si no lo sabes tú...

Gonzalo,...

...Lucrecia está loca por ti;...

...lo ha estado siempre.

Yo, a veces, no sé si es que no te enteras de nada...

...o prefieres no enterarte.

Ya, pues puede que no me entere de nada, Margarita, pero...

...al menos, yo no me disfrazo de lo que no soy...

...para contentar a los que me desprecian.

(HACE CHOCAR LOS CUBIERTOS CONTRA LA MESA)

Relincho.

Gritos. -¡Ah!

-¡No! ¡Abuelo! ¡Abuelo!

Gritos. ¡No! ¡Abuelo! ¡Abuelo!

¡Abuelo! ¡No!

-¡Abuelo! -¡No!

¡No! ¡No!

¡No! ¡No!

(LA NIÑA) ¡Oh, no! ¡Abuelo!

-Entonces, lo de los cubiertos, lo tienes claro, ¿no?

Pues ya sólo me falta lo del plato del pan;...

...nunca me acuerdo si es a la derecha o a la izquierda.

Pero vamos, que tú ya te fijas en el que tengas al lado.

Oye, y otra cosa: De baile, ¿qué tal vas?

Catalina, por favor,...

...que yo, como aquél que dice, me he criado en Sevilla.

Que yo, el baile, lo llevo en la sangre.

Mira, tócame las palmas. Venga.

(RÍE)

-Qué arte. ¿Pero qué te pasa?

-Mujer, que no sé yo si eso va a ser del estilo...

...que se lleva en la corte.

Porque ellos son más de "minueses" y esos bailes así finos.

Esto es un desastre. -¡Mujer, no!

Pero si es más difícil lo que tú haces.

Vamos a ver, del tacataca de la cadera, olvídate,...

...porque ellos son de bailar tiesos como palos.

El taconeo, tampoco, porque son de arrastrar los pies.

Mira, ya verás. Para atrás.

(TARAREA) Bien.

Bien, muy bien, así, así, así, así, así. Muy bien.

Sigue practicando con la escoba y mañana estás más suelta.

Pero, Catalina... -Tengo a mi hijo sin cenar.

(ENFADADA) "Tengo a mi hijo sin cenar".

¿Quiere usted bailar conmigo, señorita?

¿Cómo no?

Esto no es un baile ni es nada; esto es imposible.

No es tan difícil;...

...sólo tienes que escuchar la música y...

Y dejarte llevar.

¿Me concede este baile, señorita?

Perdón. (RÍE)

No pasa nada.

¿Dónde has aprendido a bailar así?

Hay muchas cosas que no sabes de mí.

Si mañana te comportas como tú eres,...

...todo irá muy bien. Gracias.

(JUAN) Buenos días.

Y dame pepinos, ¿vale? -Vale.

-Doctor.

-Hombre, Sátur.

-Verá, es que quería comentarle una cosa; tengo un...

...un problema de...

...de insumisión...

De... de... de... De letargo...

Buenos días.

Sí, hombre, sí, ya me entiende, la...

...que no... ¿Eh?

El... el...

-Ah, bueno, sí, sí.

-¿Tiene o no tiene solución, doctor?

-Pero hombre, tendré que verlo, Sátur.

(DESCONFIADO) -Sí, hombre, sí.

¿Cómo que tiene que verlo?

¿Qué está...? ¿Qué está usted insinuando, doctor?

-Desde luego, absolutamente nada.

-Ah. -Tendré que mirártela...

...para saber si tienes... -Chis. Chis.

(VOZ BAJA) -Para saber si tienes una infección, si está inflamada...

-No, no. -¿Cómo que no?

-No. -Ven a la consulta...

...y te echo un ojo. Venga. -¿Un ojo?

-Han matado a una persona; dicen que van a plantar cara...

...a la autoridad. Se dirigen ya a la villa.

-Dios, van a acabar con ellos.

-Bueno, ¿qué?, Sátur...

-¿Qué he hecho, doctor? -¿Qué?

-¡¿Qué es lo que he hecho, doctor?!

¿Qué he hecho?

(SUSPIRA) -Pero bueno, muchacha, ¿y tú eres la peluquera...

...de la marquesa? Ese moño, más alto, que cuánto más alto, mejor.

Parecemos nuevas. Muchas gracias por todo, Catalina.

-Tú te mereces esto y más.

-Le he cogido un poco de perfume a la marquesa.

-Perfecto.

Venga, anda, échaselo por todo el cuerpo.

Pero Catalina... -Esta mujer tiene...

...que estar hoy despampanante.

Ya verás cuando te vean los nobles;...

...se caen de culo. (RÍEN)

Ya será para menos.

(RELINCHA)

-¡Quietos ahí!

-¿Qué haces? Déjanos pasar, si no quieres que te hagamos daño.

-¡No podéis seguir, muchacho, os van a comer vivos!

-Mejor morir luchando, que de hambre. Aparta.

-¡¿Con qué vais a luchar, muchacho?!

(NERVIOSO) ¿Con una triste hoz y un par de rastrillos?

Pero por Dios, mirad a ese hombre,...

...si no puede ni con sus calzas.

Venga...

Venga, volved a vuestro pueblo, que esto va a ser una sangría.

Hala, media vuelta. -No le escuchéis.

-Amigos, ¿adónde vais?

¡Amigo!

Que... que...

¡Por Dios, que esto va a ser una masacre!

¡Todo por mi culpa!

Gonzalo,...

...mi vestido ha desaparecido.

¿Cómo que ha desaparecido?

Pues que lo dejé en el arcón y que ya no está allí.

-Padre, tenemos que irnos, que no llegamos a la escuela.

Alonso.

-¿Qué? ¿Tú sabes algo...

...del vestido de la tía?

(NERVIOSO) -¿Yo? No, yo no sé nada.

(INCRÉDULO) Ya.

Anda,...

...dime la verdad.

Alonso, ¿dónde está ese vestido?

-Yo... yo...

...lo... lo he quemado.

¿Qué?

-Lo siento, tía,...

...es que no quiero que te vayas.

¿Por qué no te casas con padre?

Tu padre siempre querrá a tu madre.

-Pero mi madre ya no está y tú...

Tu madre siempre estará,...

...siempre.

-¿Tú quieres a mi padre?

Pasos acercándose.

-Perdón.

(JADEA) Amo...

-Lo siento, tía.

(JADEA) Sátur, ¿qué pasa?

(JADEA) -Pues pasa que...

Que la he liado, la he liado, pero parda, parda, amo.

Que va a haber una sangría. Ven.

Vamos a desayunar.

Relinchos y caballos al galope.

No me hagáis perder más el tiempo.

Si os retiráis ahora, nadie sufrirá nada.

Ni vuestras madres, ni vuestras mujeres, ni vuestras hijas.

-¡No os vayáis, tenemos que luchar por nuestros derechos!

¿A qué estáis esperando?

¿No tenéis aprecio por vuestras mujeres?

Marchaos ya, mi paciencia...

...tiene un límite. -¡No le escuchéis!

En fin,...

...no podrán decir que no les hemos dado una oportunidad.

Acabad con ellos.

-¡Ah!

-¡No podemos dejar que se salgan con la suya!

(GRITA)

Disparo. ¡Ah!

-¡Justicia para el pueblo! (TODOS GRITAN)

-¡Ah!

-¡Ah! -¡Ah!

-¡Ah!

¡Cómo no! ¡Tan oportuno como siempre!

-¡Ah!

-¡Ah! -¡Ah!

(DISPARA) (EL CABALLO RELINCHA)

-¡Ah! -¡Ah!

¡Ah! (EL CABALLO RELINCHA)

-¡Fuego!

-¿Cuándo viene? Qué ganas tengo de verla.

-Más guapa que todas éstas juntas; te lo aseguro yo.

-¡So!

-¿Y de qué familia es tu prometida?

-De la mejor.

-¿Pero qué ha pasado?

-Orgullo de raza.

Murmullos.

-¿Pero has visto qué vestido?

-¡Quiero presentaros a mi futura esposa!

¡Margarita!

Sabía que no me equivocaba contigo.

Aplauso.

No te muevas de aquí; tengo que hablar ciertos asuntos...

...con el comisario. No tardaré.

Latigazos y fuertes gritos.

Tos.

Latigazos y fuertes gritos.

-¿Por qué estás aquí?

-Me van a matar. -¿Por qué?

¿Qué has hecho?

-Eso ya da igual.

-¿Por qué dices eso?

¡Irene! ¿No te había dicho que no te movieras?

Vámonos.

-Margarita estaba preciosa.

-Hija, si es lo que tenemos las guapas;...

...que con cualquier cosa que nos pongamos...

(VENDEDOR) ¡Alforjas de Egipto!

(MURMURAN) (CATALINA) ¿Y esta gente?

¿Qué es esta algarabía?

Cipri,...

...¿qué pasa? -Que van...

...a desmembrar a un campesino. -Válgame Dios, Señor.

Gritos y protestas. (ALGUIEN GRITA) ¡Venganza!

-¡Mi sobrino!

(LA GENTE) ¡Asesinos! (CIPRI) ¿Qué?

(LA GENTE) ¡Justicia! -¡Cipri, que es mi sobrino!

¡Martín! (LLORA) ¡Martín! ¡Martín!

(LA GENTE PROTESTA)

Gritos de la gente.

-¿Dónde se habrá metido este hombre?

(GRITA) (EL CABALLO RELINCHA)

(GRITA DE DOLOR)

Relinchos.

-¡Ah!

-¡Ah!

Vítores y aclamaciones.

-Menos mal que ese hombre enmascarado ha salvado...

...a ese muchacho. -Bah, el comisario matará...

...a ese campesino en cuanto le encuentre.

-Ya.

-El Águila Roja no va a estar siempre para salvarle.

-Descansa.

-Padre.

¿Qué?

-¿Quién crees que es el Águila Roja?

Un buen hombre.

-No, padre,...

...tú eres un buen hombre.

Y el Águila Roja es un valiente. (RÍE)

Ya.

Y tú,...

...¿eres un valiente?

¿Eh, eh?

¿Eres un valiente? (RÍE) -Sí, sí, sí.

¿Sí? ¿Sí? (RÍE) -Sí, sí, sí.

Venga, Águila Roja, duerme.

Gonzalo.

Quería darte las gracias;...

...sin tu apoyo, no hubiese sido capaz de presentarme...

...delante de los nobles.

Tengo que hablar con Sátur.

¡Ah!

Llaman a la puerta. Ah.

Sí.

Llaman a la puerta.

-Perdonad mi osadía, pero...

...quería pediros un favor.

Pasad.

¿Has dicho...

..."un favor"?

-El perdón de un hombre;...

...ese campesino que ha estado a punto de ser ejecutado esta tarde.

¿Tan importante es para vos?

Tanto como para haber escapado del palacio de la marquesa...

...y llegar hasta mi alcoba.

Está bien.

-Muchas gracias, señor comisario,...

...sabía que era usted un buen hombre.

Está bien, volvamos con la marquesa;...

...te estará esperando.

Balbuceo.

Balbuceo.

-Lechoncillo.

(EL BEBÉ LLORIQUEA) Lechoncillo,...

...que estás con el muequito.

(EL BEBÉ LLORIQUEA) Ven aquí.

¿Pero quién es el bebé más guapo de la villa?

(EL BEBÉ LLORIQUEA) Mi rorro.

No, no. (EL BEBÉ LLORA)

¿Tienes hambre? (EL BEBÉ LLORA)

(LLORA CON FUERZA) Ya está, ya está, ya está.

Ya está, ya está, ya está.

¿Por qué tienes un bebé?

-¿Cómo? ¿Qué bebé? Ese bebé...

...que estás intentando esconder, Sátur.

-No, ya está, ya está. (EL BEBÉ LLORA)

Lo ha asustado usted, amo.

Pues que cuando lo saqué del orfelinato, se quedó...

...agarrado como un percebe, que no había quién lo soltara.

¡Vaya, hombre! Ya está, ya está.

(EL BEBÉ LLORA) Me dio pena y...

¿Me puedo quedar con él, amo?

No quiero que el buen chiquillo pase lo mismo que pasé yo.

Tos del bebé. Ya está, ya está.

(EL BEBÉ LLORA) Ya está, ya está.

(LEE) "Hijos míos, si alguna vez corréis peligro,...

...buscad el medallón bajo el dedo de Dios. Laura."

Llanto del bebé.

Es mi... Es mi madre.

Sátur,...

...este mensaje está escrito por mi madre.

Llanto del bebé. "Buscad el medallón".

-Chis, chis, chis.

¿Medallón?

-Bueno, amo, con usted no hay quién se aburra.

Hala, ahora, a buscar un medallón.

"Bajo el dedo de Dios"...

¿Qué cojón será eso?

-Éste es el anillo de pedida que le regaló mi padre...

...a mi madre; ahora, es tuyo.

Ahora, sólo deseo que pongas tú la fecha de la boda.

(GRITA)

¡Sátur!

¿Qué quería decir mi madre con esa carta?

-Ya estamos. Si hay que buscar algo,...

...surge otra cosa a buscar primero que la anterior.

-Creo que mi padre es el Águila Roja.

-Y el mío puede que sea su escudero.

-No, no creo. -No, yo tampoco.

(GRITA)

¿Cuántos años tienes? -18.

Perfecta para cuidar de mis jardines;...

...empezarás mañana mismo.

-Ahí va, qué pedrusco.

Me lo ha regalado Juan por el compromiso.

-Oh, no. -Sé quién eres,...

...Águila.

¡Ah!

Los chicos de 10 años no saben guardar secretos;...

...antes o después, lo contará y eso le puede costar la vida.

-¡Han secuestrado a Margarita! -Es culpa tuya.

No pienso parar hasta que la encuentre.

¡No! ¡No! Por fin.

(GRITA)

Águila Roja - T2 - Capítulo 15

14 ene 2010

Gonzalo, con la ayuda de Satur, busca el rastro de su verdadera familia en el orfelinato de la villa. Alguien intenta evitar que profundice en la investigación incendiando el hospicio. Aún así, Águila Roja descubrirá una pista sobre su pasado: un medallón que cita su madre en una carta. Margarita va a ser presentada ante la alta sociedad y tendrá que enfrentarse a los padres de Juan, que se oponen a la boda por su condición de plebeya. Mientras, el Cardenal Mendoza ayudado por el Comisario, crea un impuesto extraordinario para recaudar el dinero que necesita en su pretendido ascenso al Papado. La brutal subida de impuestos provoca revueltas entre los campesinos. Martín (Roger Berruezo), sobrino de Catalina, que será uno de los cabecillas. La Marquesa, interesada en la influencia social de Irene, tratará de que la joven se enamore del Comisario.

ver más sobre "Águila Roja - T2 - Capítulo 15" ver menos sobre "Águila Roja - T2 - Capítulo 15"

Los últimos 1.509 programas de Águila Roja

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos
Recomendaciones de usuarios