www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
922197
No recomendado para menores de 12 años
Transcripción completa

Sólo un cobarde dejaría a un crío presenciar...

...una violación. -No os vamos a violar.

Va a ser mucho peor.

¿Además de Sátur hay alguien más que sepa dónde...

...está este sitio? -No.

¡Sátur! -¿Por qué sabe mi nombre?

¿Quién es usted?

-Lucharéis entre vosotras a golpes.

Quien pierda muerte, quien gane se salva.

¡Ayuda! (TODOS GRITAN)

-Quien no juega también muere.

-¡El fin del mundo!

No estás en condiciones de luchar.

-Han entrado en palacio, las van a matar.

-Lucharás con él.

-Si le haces daño te mato.

-¡Juan!

-Seguro que tuviste muchos pretendientes.

-Los rechacé a todos.

-Por favor, padre ayúdanos, ven y ayúdanos, por favor.

-¿Qué me ha pasado?

Llaman a la puerta.

-No quiero morir.

-Nunca imaginé que pudieras ser tan sinvergüenza,...

...tan embustero y tan ruin. Prefiero morir solo que a tu lado.

-No es posible que no estuvieras con otro hombre.

-Te elegí a ti.

Tú y yo somos un equipo, el Águila.

¿Dónde estás, hijo? -¡Socorro!

Catalina, Catalina, cállate -¿No lo entiendes?

Hagamos lo que hagamos estamos muertos.

-¡Levántate, que te levantes!

-Su obligación es mantener el orden, hágalo.

Mi hijo murió en brazos de mi mujer y al poco tiempo lo hizo ella.

Ahora os toca a vosotros. ¡Sátur!

No sé dónde está Margarita y tampoco Alonso...

...así que tienes que recordar.

-¡Míralo, míralo!

-No estoy seguro, pero creo que está en un bosque.

Aquí tienes tu milagro, la flecha atravesó la rata...

...y la sangre cayó en la cara de la virgen.

Una, dos, tres. ¡Aaah! -¡Ah!

-¡Aaah!

-Soco... (LLORA) Por favor, por favor.

-¡Padre! ¡Nooo!

-¿Martín? Alonso.

(EL OSO GRUÑE)

Esta carta era de Gonzalo para mi hermana.

Soy yo, Gonzalo.

Ya te dije que no pasaría nada.

-Amo.

-Se acuerda, te acuerdas de nosotros.

-¿Eso qué es? Es el misal de mi madre.

Esto tiene que significar algo.

Tiene que esconder algo.

-Y dale.

Lleva usted cuatro horas con la misma cantinela.

Sátur. -Perdón.

Yo no quiero decir nada, amo, ¿no será que su madre...

...usaba el misal para oír la santa misa?

Lo mismo al ser francesa no entendía bien la homilía.

Si no fuera importante no hubiera estado tan escondido.

-No digo yo que esto no mate bien, ahora, se incrusta la sangre...

...que no hay quien la quite.

Espera.

Esta página es un poquito más gruesa que el resto.

¡Sátur! ¿Qué haces? -Lo siento.

Si es que tengo las manos que parecen de madera.

No se preocupe que esto mañana lo pongo yo al sol,...

...vuelta y vuelta, y se queda más seco que la mojama.

Espera, espera.

-¿Y esas frases? ¿Eso qué es?

-"Voy a tener su tercer hijo y ya no viene a verme".

"Tengo miedo".

-"Todo va a solucionarse".

"Quiero veros a ti y a tus hijos, Laura".

"Os espero al amanecer en el torreón del Castillo...

...de las Ánimas".

Mi madre se citaba con mi padre en el Castillo de las Ánimas.

Tenemos que ir allí. -Espere, espere.

Yo sé que usted no cree en estas cosas,...

...pero mi obligación como escudero...

...es informarle que es ese Castillo de las Ánimas...

...se oyen llantos de niños.

Y se dice que hay una mujer que toca música...

...para atraer a los hombres.

Y que quien la ve...

...pues muere.

Iremos al amanecer.

Mira que te conozco, Catalina.

¿Seguro que no te pasa nada?

Mira qué caras tienes y qué ojeras.

-Pues estoy estupendamente, lo que pasa...

...que en mi familia siempre hemos sido de tener ojeras.

Bueno. -Con Dios.

Venga, te espero a que subas.

-¡Ay! -Qué alegríaverte de nuevo.

Así que es aquí donde vives.

-¿Qué quiere?

-Recordarte que soy la autoridad.

Y como la autoridad que soy...

...tengo mis derechos.

(CATALINA LLORA)

-Si no lo he entendido mal,...

...su padre había dejado de hablar con su madre...

...y se citaron aquí para solucionar la cosa.

¿No, amo?

Así es, Sátur.

-Hay que ver cómo son los hombres, tanto prometer y prometer...

...hasta meter. (SÁTUR SE RÍE)

También le digo que usted no ha salido a su padre.

Si consigo averiguar con quién se citaba mi madre...

...ahí dentro, sabré quién es mi padre.

Sólo hay una forma de entrar.

-Usted suba por donde quiera pero me abre la puerta en seguida.

Si nos tiene que pasar algo que nos pase a los dos juntos.

Esconde los caballos y me esperas aquí.

-Y si se encuentra a la mujer de blanco, ni mirarla.

Se viene derechito hacia mí, ¿entendido?

¡Aaah!

¡Ah! -¡Amo!

¡Ah! -¿Está usted bien?

¡Aaah, el hombro, Sátur! ¡Ah, el hombro!

-Lo siento, tenía que haber revisado el material.

¡Sátur, el hombro!

Se me ha salido el hombro, Sátur. -¿Eh?

Colócamelo. -No, ¿qué quiere que haga?

Tira.

¡Ah, tira! -Una,...

...dos y tres (AMBOS GRITAN) ¡Aaah!

-Perdón.

¿Está bien?

-¿Qué acicalándote para tu cita? -¡Cipri, por Dios!

¿Qué haces aquí? ¡Vete!

-Anoche te vi magreándote con el guardia en la calle.

¿Es que te has olvidado ya de Floro?

Tu marido está en las Américas jugándose la vida para darte...

...un futuro a ti y a tus hijos y tú...

Lo que estás haciendo no tiene nombre.

Bueno sí...

Sí que lo tiene.

No dices nada, ¿no?

(CATALINA LLORA)

Ay, Juan, por Dios. -Cuando yo era más pequeño...

...y mi madre me curaba me decía:

"Sana, sana, bolita de gato,...

...si no sana hoy..." ¿Sanará en un rato?

-Sí.

Qué bonito eres.

¿Juan?

Que no te preocupes.

Que en tres meses estoy estupendamente.

Nos podemos casar cuando estaba previsto, ¿eh?

-En San Isidro. Claro.

-Bueno, tengo que irme rápido porque tengo que visitar...

...a un paciente que vive lejos.

Bueno, pero vendrás a comer, ¿no?

-No creo que me dé tiempo. Bueno.

Adiós.

-Buenas.

-Buen día, padre. Buenas.

Buenas, ¿haciendo los deberes?

Venga Alonso, ayúdame.

Tengo que llegar antes a palacio que la marquesa me ha pedido...

...que vaya antes, está Rembrandt.

-¿Rembrandt? ¿El pintor?

Sí.

Le ha pedido a la señora marquesa que pose para él.

-Pues ya verás, un tipo cercano, humilde, encantador,...

...más majo que los maravedíes.

-¿Tú conoces a Rembrandt? -¿Rembrandt?

¿No lo voy a conocer?

Estuve con él en Ámsterdam de jarana y con las tres gracias.

Que menudas eran las tres. Tal cual las pintó.

Sátur ese no debía ser Rembrandt...

...sino Rubens.

-Déjeme que le diga que sabré yo si estuve con Rembrandt...

...o con Rubens.

Lo que pasa es que al Rubens le gustó el cuadro...

...y se lo copió que eso es muy de artistas.

Luego con llamarlo homenaje...

-¿Y ahora pinta a la marquesa?

-No sabe "ná", ni "ná" Rembrandt. Mire como no le ha dado...

...por pintar a las infantas, a esas no las pinta.

No es extraño que se fijase en la marquesa es muy guapa.

¿Te parece guapa?

Pues a mí no me parece para tanto. Si le quitas las joyas,...

...los vestidos y los peinados...

¿Qué te queda?

En fin.

-Hombre yo no sé, pero tal y como lo cuenta...

A mí no me importaría nada verlo.

Espero que sepa hacer justicia a mi belleza.

Si voy a presidir el salón del rey de Holanda,...

...me gustaría estar a la altura.

-Lo importante ahora es que se esté quieta, marquesa.

(SUSPIRA)

¿Marquesa?

Buen día, Hernán.

El desayuno se sirve hoy en el salón dorado.

Cuando dijiste que te retrataría Rembrandt...

..no era este el tipo de cuadro que imaginaba.

(SUSPIRA) La imaginación nunca ha sido tu fuerte, querido.

Así vas a dejar poco a la imaginación.

(REMBRANDT CASPARREA)

-Si me lo permiten voy a limpiar los pinceles.

Parece que te perturban mucho los desnudos.

¿Quién iba a decir que se te fueran a pegar tantas cosas...

...de tu esposa en tan poco tiempo?

Si a ti no te perturba que te vean desnuda,...

...no seré yo quien me inquiete.

El encargo es retratar a la mujer más bella...

...del reino de las Españas.

Y esa soy yo.

Por cierto, esta tarde se expondrá el cuadro en la academia...

...de San Lucas.

Si fueras mi mujer, no permitiría...

...que te exhibieras de esa manera.

Tú lo has dicho, si fuera tu mujer.

¿Y Nuño?

No sé qué tiene que ver en esto, es arte, Hernán.

Claro.

¿Has pensado cómo vas a explicárselo?

Será un honor para el niño que su madre pase a la posteridad.

Pasar a la posteridad está muy bien, Lucrecia.

Pero todo depende de cómo se pase.

-No la veía comer con tanto apetito desde hacía años, señorita.

Da gusto verla.

-¿No te parece que está todo mucho más bonito?

-Hombre, yo lo veo como siempre.

¿Señorita Eugenia?

Creo que tiene visita.

-Juan.

Justo a tiempo para desayunar conmigo.

-Eugenia quería verte. -Sí, yo también.

-Quería hablar contigo de lo que sucedió el otro día.

-Fue una locura, ya lo sé.

-La mayor que hemos hecho nunca.

-Juan...

...tú siempre me has llevado a hacer cosas...

...que con nadie más haría.

Por eso desde niña sé que con quien quería estar es contigo.

-Bienvenido de nuevo, Juan.

-Padre, madre.

-Duques de Orizola.

-Juan. -Estamos muy contentos...

...de volver a tenerte entre nosotros.

-Menos mal que te has decidido, querido.

-En cuanto Eugenia nos dio la noticia nos pusimos...

...en contacto con el cardenal arzobispo de la villa.

Contraeréis nupcias en la catedral dentro de tres meses.

-¿Tres meses? -En San Isidro.

¿No te parece una fecha preciosa para celebrar una boda?

-Ya se lo hemos comunicado a tus padres.

Catalina, ¿ha llegado ya mi vestido para la presentación del cuadro?

-No señora, todavía no ha llegado.

Pero debe estar a punto, señora marquesa.

Tendría que haber llegado hace horas.

Catalina, ve al camino a esperar.

-¿Al camino, señora? ¿Yo sola?

Sí. -¿No podría acompañarme Margarita?

La necesito para que me haga un frunce.

¡Ve al camino ahora mismo y no vuelvas sin el vestido!

-Sí, señora. Desde luego, Catalina,...

...a veces parece que tienes doce años.

¡Vamos!

Anda, ayúdame con esto...

...que se va a enfriar el agua.

¡Aaah!

Ay, por Dios, Marta.

Corre, ayúdame a quitarme esto.

Como me vea así la marquesa me mata.

Ay, ay Dios.

Corre, limpia el suelo. Limpia el suelo, corre.

¿Quería algo, señor?

-Sí...

..un recipiente para los pinceles, pero...

..no es la cocina, ¿verdad?

No, se ha equivocado de puerta.

Es abajo.

-Perdone.

-Es magia.

Es una piedra mágica. No, Alonso.

Es una piedra imán.

Murillo, vuelve a tu sitio.

Es un mineral que se descubrió en Asia hace más de 20 siglos.

Como veréis, por más resistencia que yo le oponga...

...el imán siempre acabará atrayendo al hierro.

¿Veis?

Venga, podéis salir. -Por fin se acabó la clase.

Qué interesante, maestro. ¿así que los cuerpos se atraen...

...a pesar de la resistencia que se ponga?

Bueno, Lucrecia, no siempre.

A veces también se repelen.

Pero eso no se sabe hasta que se prueba.

¿Qué tal mi hijo?

Bien, se está adaptando.

Gonzalo, ¿te gusta el arte? Claro, soy maestro.

Perfecto porque Rembrandt está haciéndome un retrato.

Si viene esta tarde a la exposición podrás contemplar...

...una auténtica obra de arte.

Lo siento mucho, Lucrecia, pero me va a ser imposible.

Cualquiera diría que ves obras maestras todos los días.

Si cambias de opinión estaré en la academia de San Lucas.

Bien, gracias.

Gonzalo. Lucrecia.

-Adiós, señora. Adiós.

-¿Qué quería?

Invitarme a la exposición de su cuadro.

-Muy bien. -¿Le habrás dicho que sí, no?

No, le he dicho que no.

-Yo en mi vida he visto un cuadro de verdad.

Tienes que llevarnos, por favor.

¿Y estudiar qué, cuándo estudiamos?

-Perdone, perdone amo que me meta pero el chiquillo tiene razón.

Por mucho que se estudie qué es un claro-oscuro...

...si uno no ve lo que es un claro y lo que es un oscuro...

...es como quien pretende estudiar qué es el amor.

Si no se vive pues no... ¿Eh?

Anda, ve a buscar a tus compañeros.

-Bueno, ¿pero entonces? Sí.

-Con qué poco ha hecho feliz al crío.

Ya.

¿Has preparado los caballos?

-¿Los caballos? No...

¿No pretenderá ponerse a escalar? Sí.

-Que tiene usted mal el hombro, que no está para dar brincos.

Además le digo una cosa, hasta que no se le cure...

...el hombro le prohíbo ir al castillo.

Áteme a mí, amo.

Áteme la cuerda a mí y ya subo yo.

Si me mato pues no se para el mundo,...

...pero si le pasa algo a usted...

Sólo de pensarlo me pongo enfermo.

Sátur, mi madre estuvo dentro.

Si hay algo ahí, quiero averiguarlo.

-Yo esto no puedo verlo.

Si no le importa, me llevo los caballos, vamos.

Cabezón, cabezón como él solo.

Basta que se empeñe en hacer algo para que sea imposible...

...hacerle entrar en razón.

Yo es que no sé, no sé si le falta algo...

...que hay que tener o que le sobra.

Tranquilo Saturno.

Tranquilo que eres un hombre adulto.

Coño, que no puedes creer en las ánimas.

-¡Socorro!

¡Que me hundo!

¡Socorro!

¡Que me ahogo, amo, amo!

¡Socorro!

¡Me ahogo, socorro! ¡Me ahogo!

¡Sátur! -¡Amo, amo!

No te muevas, no te muevas. -¿Cómo me voy a mover si me ahogo?

Sátur, si te mueves te hundirás más.

-¡Aaah, ayuda, amo!

Agarra.

Tranquilo, tranquilo.

-Tire más fuerte. Dame la mano.

-Coño, qué susto.

¿Nuño?

-¿Tú sabías que el cuadro era así?

No.

-Tienes que impedir a mi madre...

...que enseñe este cuadro en la academia.

Nuño, tu madre puede exponer ese cuadro donde ella quiera.

Yo no soy quién para impedírselo.

-El maestro va a llevar a mis compañeros a ver el cuadro.

Lo siento mucho.

-Las madres normales no salen desnudas en los cuadros.

¿Por qué no puedo tener una madre normal?

Nuño, tu madre es una persona fuera de lo común.

Para lo bueno y para lo malo.

Si cambiaras lo malo, cambiarías todo y dejaría de ser ella.

A las personas tenemos que aceptarlas como son.

-Va a ser humillante.

(LLORA) -No voy a poder.

Sí que podrás.

Nunca te avergüences de la persona que te ha dado la vida, nunca.

-¿Vendrás conmigo?

No creo que pueda, Nuño.

(RECUERDA) ¡Ah, ah!

Por favor, por favor. ¡Nooo!

-¡Ah!

Cipri, por Dios, ¿qué haces aquí?

-No voy consentir que le hagas esto a Floro.

¡Espera!

Vamos a ir a ver qué opina tu familia de todo esto.

¿A ver si puedes contarle a tu hermana que engañas...

...a tu marido con el primer guardia que te has cruzado?

Si no vienes conmigo, voy a ir y les voy a decir qué haces.

-Déjalo estar, Cipri.

-¡Vamos! -¡Que no me toques!

(LLORA) ¡No me toques, no me toques!

¡No me toques!

¡Me violó, Cipri!

¡¡¡Me violó!!!

-Catalina, Catalina, yo.

Se oye un carromato.

-Vete, Cipri, vete.

-¿Catalina?

El vestido de la marquesa. -Con Dios.

-¡Ah!

Anda, frótate bien que has traído media charca.

Buenas. -¡Ah!

¡Ay, Sátur! Lo siento. -Por Dios.

Necesito un poquito de intimidad que uno está aquí...

...intentando asearse.

(SE RÍE) Lo siento.

¿Qué le ha pasado? Nada, que un carro...

...le ha salpicado de barro. -Un carro, dice.

-¿Padre? Ya tengo los papeles para pintar el cuadro...

...de la marquesa.

¿Pero qué haces desnudo? -Ahora el crío...

¿Por qué no llaman ustedes a los vecinos...

...y sacan unas entradas para ver la función?

¿Vais a ver el cuadro de la marquesa?

Por los niños que querían ver la obra de un pintor.

-La marquesa ha ido a la escuela para invitar a padre,...

...como él es el maestro.

-Yo les agradecería... ¡Dios! Que esta conversación tan amena...

...la tuviesen en otro lugar, así es muy difícil lavarse.

Claro que ha ido a invitarte, el maestro no podía faltar, ¿no?

Bien, pues allí nos vemos.

-¿Tú también vas?

Claro...

-¡Largo de aquí!

Ya me han visto todos las vergüenzas.

A ver qué me pongo yo que me ha quedado la ropa...

...como el culo de un cochino.

¿Eso qué es?

Es de los franciscanos.

La orden de Agustín.

-Dios bendito, amo.

¿Pero qué hay dentro de esas arenas?

¿Dónde te habías metido? -Yo, señora, lo que tardó...

...en llegar el carruaje. Dame el vestido.

-¿Señora?

¿Sí? -Si no le importa,...

...me gustaría que me dispensara de asistir a la exposición.

No me encuentro bien.

Catalina, tú eres mi doncella de confianza,...

...tienes que estar siempre conmigo.

Aunque, la verdad, para tenerte a mi lado con esa cara...

...de ajo prefiero que te quedes.

-Lo siento.

Siento haber dicho que... -Da igual, da igual, Cipri.

-Tenemos que hacer algo.

No podemos permitir que ese mal nacido se pasee...

...como si no hubiese echo nada.

-Nadie me ha hecho nada.

¿Estamos? -No podemos dejar esto así.

-¿Y qué quieres hacer?

-No sé para algo está la justicia.

-¿La justicia?

Para una mujer de mi condición no hay justicia.

¿Sabes lo que hacen los señores cuando llegas...

...a servir a una casa?

¿Lo sabes?

Cuando entré aquí tuve la suerte de que el marqués...

...no se fijara en mí.

Ya tenía otra.

Una chiquilla que se calló para no hacer sufrir a sus padres.

-Catalina, mientras ese guardia ande por ahí...

-No, Cipri.

No quiero cargar con la vergüenza de que esto se sepa.

¿Estamos?

Tengo marido y dos hijos.

¿Qué iban a pensar todos?

Lo mismo que tú.

Que ha sido culpa mía. -Nadie va a pensar que tú...

-¡Déjalo, Cipri!

Ya está, la vida del pobre es así.

Tragar, tragar y tragar.

Hasta que revientas. Y ahora, por favor, vete.

¡Que te vayas!

Irene, querida.

-Tengo tantas ganas de ver la pintura.

En el convento teníamos una réplica del sacrificio de Isaac.

Huy, por Dios. Las monjas sí que saben cómo alegrar una pared.

Disculpad.

Que sorpresa. Lucrecia.

Me alegro que hayas recapacitado.

No he venido aquí a ver esa pintura.

Sólo he venido por si Nuño necesita mi apoyo.

¿Nuño?

¿Nuño va a venir? Él y toda su clase,...

...los trae el maestro.

Vamos, espera ahí, Alonso.

Vamos.

Sátur, recuerda que cuando acabe esto hay que volver...

...a las arenas movedizas.

Quiero averiguar qué hace esa cruz ahí dentro.

-Ya estamos.

¿Cómo piensa hacer usted eso?

Sólo hay una manera, metiéndome dentro.

Perdona, Hernán.

¿Gonzalo?

Qué bien que hayas venido. ¿Lucrecia?

Gonzalo...

...era una invitación personal.

Bueno, he pensado que para los niños sería una buena experiencia.

Ya.

-¿Padre?

¿Podemos acercarnos un poco más?

Queremos ver a Rembrandt en carne y hueso.

Claro que sí, venga.

Escuchad.

Fijaos bien, mañana en la escuela quiero ver los dibujos.

¿De acuerdo?

Perdona, Gonzalo. ¿Nuño?

Verás hijo, el cuadro... -Madre, ya lo he visto.

Sé que sales desnuda.

Espero que te haga tan feliz como infeliz a mí.

Nuño, no te he educado para que pienses así.

Sólo los débiles sienten vergüenza.

-Me lo hicieron cuando cumplí 18 años.

-Gracias.

Pasos.

-¿Padre?

-Eugenia, hija, me gustaría hablar con Juan.

A solas.

-Supongo que ya lo imaginas,...

...pero no está de más que te diga lo mucho que me importa...

...el bienestar de Eugenia.

Es mi única hija...

...y no hay nada que quiera más en este mundo.

-Lo sé, señor.

-Sé que no has sabido esperar.

-Lo siento, señor. Le pido disculpas.

-No, no, Juan, no quiero que me des ninguna explicación.

Mi hija es ahora una mujer deshonrada.

Y como bien sabes, si tú no te casas con ella,...

...ningún hombre lo hará.

-Me consta.

-Sólo te exijo...

...que este error quede entre nosotros...

...y que cumplas con tu obligación.

De lo contrario, destrozarías la vida de mi hija...

...y la de mi familia.

Y yo no podría consentir algo así.

¿Tengo tu palabra?

-La tiene.

-Atención, por favor.

Ahora les voy a mostrar mi última obra.

(TODOS) -¡Dios mío!

-Madre del amor hermoso.

Que no hay nada que ver.

Vamos, venga Alonsillo, vamos.

-No, no pintéis.

No estoy acostumbrada a que se rían de mí.

-Señora, cuando pinto es la belleza la que manda.

-No, no, venga Alonsillo.

Vamos, no pintéis más.

Que no hay nada que ver. Apartad.

-No, no, no.

Tira.

-¿Está libre, verdad? -Sí, sí.

-¡Posadero!

Trae vino.

¿Estás sordo, posadero? Vino.

-Sé generoso, ¿eh?

¿Algún problema?

(SE RÍEN)

-¿Que si tienes algún problema?

-No, señor. -Ya.

Este vaso está sucio.

-Enseguida le traigo otro. -Muy bien.

Mueve el culo, posadero. (SE RÍEN)

¡Juan!

-Las mujeres decentes no hacen lo que tú has hecho.

¿Quién ha pintado esto en mi puerta?

¿Que quién ha pintado esto en mi puerta?

¡Vamos, que salga el valiente!

¡Cobardes, que sois unos cobardes!

¿Qué sabéis de mí vosotros, eh?

¡¿Qué sabéis?!

-¿Eso qué es? ¡No sabéis nada de mí!

-¿Qué te han pintado ahí? Déjeme ver.

-¿Quién ha escrito eso?

Alonso, ve a buscar algo para que lo pueda limpiar Sátur.

Margarita, Margarita. Gonzalo, déjame.

-¿A ver, quién ha escrito esto?

¿Quién ha escrito eso?

Como me entere yo quién ha puesto eso en la puerta, se la come.

¡Vamos, hombre! Menuda gentuza. ¡Venga para allá!

Haberse visto.

¿Y ahora qué hacemos, amo?

Porque ese cuadro va a estar ahí todo el día y luego se lo llevan...

...de paseo a Holanda. No.

-¿No, qué?

Ese cuadro no va a llegar a Holanda.

-¿Cómo que no va a llegar a Holanda?

-Señora, ¿y qué hacemos con el equipaje del pintor?

Se ha ido tan rápido de palacio...

Me dan igual las baratijas de ese pintor de pacotilla.

Por mí como si las quemáis.

Y termina ya de limpiar que nos vas a envenenar.

-Sí, señora, ya está.

No sé qué ha podido ver en esa vulgar.

¿A ti te parece que Margarita merece estar en ese cuadro...

...más que yo? -Señora, yo...

...de cuadros no entiendo.

Pienso que no se lo debería tomar así.

Tampoco la cosa... ¿Que no me lo tome así?

No tienes ni idea de la humillación que esto supone para mí.

Vino a pintar a la mujer más bella del reino...

...de las Españas y una criada me ha sustituido.

¿Tú te das cuenta? ¡Quita ese paño! Que me envenenas.

(CATALINA SE ORINA ENCIMA)

¡Catalina, por Dios! Qué asco. -Señora, lo siento.

Pronto empiezas con las incontinencias.

Anda, ve a cambiarte.

-Sí, señora. Y ordena que limpien esto.

-Sí, señora.

-Señora, han traído esto.

Déjalo sobre la mesa.

Márchate.

"Margarita permítame enviarle esta crema como obsequio".

"Una piel tan hermosa como la suya no debería marchitarse jamás".

"Un admirador".

Han retirado el cuadro.

Tiene que estar dentro de la academia.

-Pues deben tener mucho miedo a los ladrones, amo.

En la puerta hay más lanzas en alto que en un burdel.

Yo me ocupo de los guardias, entra y coge el cuadro.

Sátur, se silencioso.

¡Eh!

-¡Ah!

-¡Aaah!

-¡Ah!

-Sigiloso dice.

-No quiero molestarle señor comisario, pero...

..vengo a informar de un delito que se ha cometido en la Villa...

Gritos.

...y como es usted el representante de la ley, pues...

Habla.

-Es uno de sus hombres. ¿Uno de mis hombres?

-Sí, señor.

Fue el día que se acababa el mundo.

Uno de sus hombres cogió a una mujer de la Villa y...

Gritos.

-Tomó por la fuerza lo que no era suyo.

Vamos, que la mancilló.

Queréis decir que la violó. -Sí, eso es.

Y no es justo porque a ella le ha destrozado la vida y él...

Él anda por ahí como si nada.

¿Sabrías decirme quién fue? -Sí, señor.

Gritos. Hoy mismo ha estado en mi taberna.

Está bien.

Acompáñame.

Gritos.

(GRITA) -¡Aaah!

¿Está aquí?

-No.

Comisario.

Fue él.

¿Estás seguro, posadero?

-Puede usted creerme.

Acusar a un inocente de violación es un delito muy grave.

Espero que no te estés confundiendo, posadero.

-Yo no acusaría a nadie si no estuviera seguro.

Mal, muy mal.

No voy a permitir que mis hombres cometan esos descuidos.

Tenéis que ser mucho más discretos con vuestros asuntos.

Decidid vosotros el castigo.

Que aprenda a no cuestionar a la autoridad.

-No me hagáis daño.

Dejadme. ¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah!

-¿Esa? Esa ha tenido con el pintor más que palabras.

-¿Crees que Margarita es capaz de eso?

Catalina me contó que de joven no tenía muy buena fama.

-Que sí, si además la han visto por los pasillos de palacio...

...magrearse con ese holandés.

¿Ah, sí?

¿Quién me ha visto?

¿Quién me ha visto?

Te hablo a ti.

¿Me has visto tú hacer eso que dices?

-No, no, yo no.

Pues entonces no hables de lo que no sabes.

Tenéis todas la lengua muy larga.

-Margarita.

Han traído esto para ti.

Debe ser de un admirador.

¿No vas a abrirlo?

No quiero verlo.

-Pues no vamos a dejar que se eche a perder, ¿no?

-¿Madre?

Aunque sé que era muy importante para ti me alegro...

...que pintara a esa criada. ¡Lucrecia!

A mí también me alegra que vinieses, hijo.

¿Qué tal estás?

Ya se sabe que los pintores tienen un gusto muy excéntrico.

Me alegro porque he oído que el cuadro va a ser expuesto...

...en todas las capitales europeas antes de llegar a Holanda.

Claro que como a ti ya no te preocupa eso.

-¡Me quema! Nuño, a tu alcoba.

(GRITA) -¡Ay, quema!

Vamos.

(LLORA) -Quema.

¡Aaah! Mi cara. Venga.

-¡Mi cara! Por el amor de Dios, mujer.

-Venga, deja que te veamos. -¡Mi cara!

Marta ve a por agua. ¡Ve a por agua, corre!

¿Qué ha pasado?

-¡Mi cara! Señora marquesa, se puso...

Se puso esa crema que me enviaron. -¡Aaah!

Venga, tranquila.

Enséñame la cara. Haz lo que te dice.

Enséñame tu cara.

-¡Ah! -Dios mío, su cara.

¿A qué estáis esperando? ¡Llevadla a un médico, vamos!

Marta, corre.

Vamos, venga.

¿Te has vuelto loca, Lucrecia?

¿Cómo dices? ¿Vas a destrozarle la cara...

...a todas las mujeres que te hagan sombra?

Mide tus palabras. Te conozco lo bastante...

...como para saber que estás detrás de esto.

Asúmelo cuanto antes. Tu belleza no será eterna.

No me des discursos.

¿Qué harás cuando el rey no te quiera en su cama?

Eso no va a pasar.

Algún día dejarás de interesar a los hombres.

Y perderás todo tu poder.

En esta vida...

...la persona que no te rechaza nunca es la que te quiere.

Pero tú no has querido tener a nadie a tu lado.

Y no sabes lo triste que es envejecer solo.

Solo.

¿Qué haces?

-Nada...

...haciendo aquí un poco de hueco en el arcón que está todo...

...manga por hombro. Ya.

-Amo.

Una cosita, amo.

¿Y usted quiere guardar el cuadro de Margarita aquí dentro por...?

Por nada. -Ya, por nada.

Sincérese conmigo que somos hombres los dos.

No me diga que no le va a echar una miradita de vez en cuando.

Pues no. -Lo que usted diga.

Pero el que guarda, halla.

A mí me da que este cuadro lo va a llamar más de una vez.

Anda Sátur, date prisa.

-Ay, Dios. Dios mío.

¿Qué pasa?

-El cuadro, que no es el cuadro que aquí hay dos ciervos pintados.

¿Qué?

-Le juro por mi hijo que no había ninguno más.

Este es el único que había.

Amo, yo la he liado así que deje que me encargue de encontrarlo.

-Bien, tengo unos preparados que aplicados en la piel...

...tensan y blanquean. Si me permite.

Déjese de pomadas, doctor.

Quiero algo que funcione de verdad.

-No la entiendo, marquesa.

Quiero volver a tener 16 años.

-Eso es imposible, marquesa.

Usted mejor que nadie sabe que no hay nada imposible.

Si le he hecho venir es porque me han asegurado...

...que es usted el mejor.

Sé que lo ha hecho antes, doctor.

-La condesa de Luarte tiene deformación.

Era necesario.

Pues quedó perfecta.

Nadie lo diría.

-Venga, colóquese aquí.

-Ese tipo de intervenciones fueron practicadas...

...en Egipto 2500 años a.C.

Bendito pueblo el egipcio.

-Pero lamento decirle que esta operación tiene un precio.

¿Os burláis? ¿Cuándo ha sido el precio un problema para mí?

-No me refiero a ese tipo de coste, marquesa.

Podría ser peligroso.

No siempre sale bien.

Podría morir.

Asumiré ese riesgo.

-Tendrá que pasar unos días en mi consulta.

¿Cuando le iría bien? Mañana mismo.

¡Lucrecia!

¿Cuántas veces te he dicho que no entres sin llamar?

¡Fuera!

¿Cómo estás?

¿No has oído lo que se dice de ese pintor y de mí?

Si hasta han intentado quemarme la cara, Gonzalo.

¿Qué?

Es que yo no he hecho nada.

No he hecho nada. Yo no he posado desnuda...

..delante de ese pintor, ni me he acostado con él.

Lo sé.

Lo sé.

¿Qué va a pensar Juan de mí?

Juan ya te conoce.

Yo pensaba que...

Que había enterrado el pasado.

Pero ya veo que la gente no olvida.

¿Voy a tener que pedir perdón toda mi vida...

...por un error que cometí con 15 años?

Margarita, yo te perdoné.

Creo que soy el único que puede decir algo sobre eso.

Os he arruinado la vida, Gonzalo.

Ahora por mi culpa os van a señalar a ti y al niño.

-¡Alonso! No importa.

-¡Alonso!

¡Alonso! ¿Qué pasa? ¡Alonso!

-Nada, que no suelta prenda. Está así desde que me lo encontré.

¿Alonso, qué pasa?

¿Te has peleado?

Alonso, te estoy hablando.

-Nuño.

Que se ha metido con tía Margarita.

Dice que esta noche sale el cuadro hacia Francia y que pronto...

...todos la conocerán como la puta de las Españas.

-¿Es eso verdad?

¿Lo de las Francias, quiero decir? -Se lo ha oído decir...

...al comisario y a su madre.

Tía, tía.

¿Tú no te has acostado con ese hombre, verdad?

Alonso. Claro que no, Alonso.

-¿Pero entonces por qué sabe cómo eres?

-Alonsillo, hijo.

¿Nunca has oído decir que los pintores tienen un don...

...para imaginarse a los demás desnudos?

En una ocasión, el mismísimo Rembrandt me imaginó a mí desnudo.

A mí.

Me dijo que reflejaba a la perfección al españolito medio.

Y que incluso quería retratarme como Dios me trajo al mundo.

-¿Pero tú no posaste, no? -¿Qué voy a posar?

No ves que entonces Rembrandt no era famoso.

Me dije: "Cuidado, Saturno, que este te quiere llevar al huerto".

La frontera entre llevarte al huerto y ser una obra...

...de arte pues está ahí. Sátur.

Anda Alonso, déjame que te de un beso.

Anda, cuida de Alonso,...

...españolito medio. (SE RÍE) -Qué gracioso.

Alonsillo, hijo, vamos donde el Cipri.

A ver si nos da un poquito de alcohol para curarte eso.

-Anda que estamos de un vago.

Luego dirá que hay crisis.

¡Cipri! -¿Cipri?

-¡Cipriano!

-¡Cipri! -¡Cipri!

¡Cipri!

¡Eh!

Aquí no hay nadie.

Cipri.

Alonsillo.

Llévale esto a tu tía, dile que vaya curándote.

En seguida voy yo, vamos, venga.

-¿Pasa algo?

-¿Qué va a pasar? Cipri, que está un poco...

Venga, vamos.

Vamos.

Venga.

Cipri, por Dios, ¿qué te han hecho?

-Estoy bien.

-¿Estás bien?

Anda, venga, vamos, apóyate en mí...

...que te voy a llevar al cuarto.

Dime quién te ha hecho eso, Cipri.

-Nadie.

-¿Cómo que nadie?

Que me digas quién te lo ha hecho. ¿Quién?

¿Eh? -Un guardia.

Un guardia... Un guardia violó a Catalina.

-¿Qué?

Espera, espera. ¿No me digas que has ido a los calabozos?

¿Pero tú estás loco? ¿Cómo se te ocurre?

-No tengo nada que perder.

-Cipriano, amigo, bastante suerte has tenido que no te hayan matado.

Tanto decirte que eras un cobarde y al final te has pasado de huevos.

-Si hubiera tenido lo que hay que tener lo habría matado...

...aquí mismo, en la posada.

Pero, agaché la cabeza...

...como un cobarde. -¿Eh? Cipri, Cipri.

Si es que esto tiene muy mala pinta.

Vuelvo enseguida, voy a buscar al médico.

Deteneos. (EL CABALLO RELINCHA)

No temáis, no voy a haceros daño.

Sólo quiero el cuadro.

-¿Qué cuadro?

Lo siento pero esta mujer no le pertenece.

-No tenéis ningún derecho, esto no va a quedar así.

Catalina. -Señora.

Catalina.

Voy a estar fuera unos días, negocios.

Necesito que te hagas cargo de la casa y de Nuño.

-Sí, señora. ¿Quiere que la acompañe?

No, iré sola.

-¿Usted sola? Eso he dicho, Catalina.

Que preparen mi equipaje. -Sí, señora, ahora mismo...

...doy la orden. ¿Cuándo va a volver?

No lo sé, Catalina.

-Avisad inmediatamente al cochero de la señora.

-¿Buscas esto, Catalina?

-¡Ah!

-¿De verdad creías que ibas a conseguir algo...

...mandando al posadero?

Tenías que haber visto cómo gritaba.

(CATALINA LLORA)

No te canses llorando.

Reserva tus lágrimas para el velatorio...

...porque te juro que como vuelva a abrir la boca lo mato.

-¿Esa? Esa ha tenido con el pintor más que palabras.

-¿Señoras?

-¿Comisario?

-¿Qué significa todo esto, comisario?

¿De qué se me acusa?

De momento de nada.

¿Le ocurre algo a la marquesa de Santillana que deba conocer?

Soy muy amigo suyo, entienda que me preocupe por su salud.

-Puede estar tranquilo, comisario. Se trata de una intervención...

...con fines únicamente estéticos.

¿Estéticos?

Olvídese de la marquesa de Santillana y de su operación.

-La marquesa me ofreció una cantidad nada despreciable.

Entiendo.

Pero yo insisto en que no me parece una buena idea.

-Con todos mis respetos, señor comisario, no es usted mi cliente.

Y ahora, si no tiene ninguna otra consulta que hacer....

Está bien.

Puede irse.

-¡Aaah!

¡Aaah!

Que limpien esto. -¡Aaah!

¡Aaah!

¡Aaah!

-Cipri, que no encuentro al doctor.

Cipri.

Cipriano.

No, Cipri, no, no.

No, Cipri, no, me cago en mi puñetera vida.

¡Lo voy a reventar!

-¿Sátur, qué pasa?

¿Y Cipri?

-Catalina.

Mucho me temo que Cipri ha ido a buscar...

...al guardia.

-Ay, Dios, ay, Dios. -Tranquilízate, estaba aquí...

...hace un momento, no ha podido ir muy lejos.

-Dios mío.

Yo también voy. -No, no, no.

No, tú vete a casa y no te preocupes.

Ya voy yo a buscarle.

-¡Amo!

¡Amo!

¿Dónde se habrá metido este hombre?

¡Alonsillo!

¿Ha venido tu padre?

-No, ¿pasa algo?

-Esto es muy importante, en cuanto vuelva tu padre,...

...le dices que vaya a los calabozos, volando.

¿Me oyes? -Sí, a los calabozos.

-Eso es.

¡Ah! Y dile, por Dios, que vaya vestido.

-¿Cómo va a ir si no?

-Claro, sí, ¿cómo va a ir si no?

Que le digas que vaya vestido pero con todo a ser posible.

¿Te acordarás? Muy bien.

De acuerdo.

Marta. ¿Cómo está?

-Se quiere morir.

Va a quedar desfigurada para toda la vida.

Margarita, siento todo lo que dijimos de ti, de verdad.

No te preocupes. -¿Marta, te vienes?

-Con Dios. Con Dios.

(SUSPIRA)

Señora, ¿necesita algo? No.

Déjalo, vete, tú ya has hecho bastante por hoy.

Lo siento mucho, yo...

Yo no pretendía estar en ese cuadro, señora.

Ya.

Pobre.

Tú nunca pretendes nada y sin embargo siempre estás ahí.

Me voy a descansar.

-Señores, disculpad, tengo que ir a vaciar.

-No volverás a hacer daño a una mujer en la vida.

(SE RÍE)

-No me dejaría afeitar por nadie con ese pulso.

-¡Cipriano!

-Vas a pagar lo que has hecho, miserable.

-¡Cipriano, por Dios! ¿Qué haces?

Perdone, esto es un error.

Cipriano.

Discúlpate delante de este caballero.

Dile que todo ha sido un mal entendido, venga.

Que nosotros nos vamos que ya es muy tarde, vamos.

-Déjame, Sátur. -Cipri, por Dios.

Cipri, por favor. -¿Hay algún problema?

-El posadero...

...que parece que no ha tenido bastante con lo de antes...

...y viene a por más. -Señores...

...no creo que haya necesidad de llevar...

-Cállate, a ti nadie te ha preguntado.

-¡Ah!

-¡Nooo! -¡Ah!

-¡Cipriano!

¡Cipri, Cipri! -¡No!

Por favor, por favor. -¡Ah!

-Cogedla.

"Algún día dejarás de interesar a los hombres...

...y perderás tu poder".

"Tu belleza no será eterna".

-¡No nos hagan más daño, por Dios!

-¡Dejadla! (LLORA) -No, por favor.

-¡Ya está bien!

-Quiero que veas en detalle como se divierte tu amiga.

-Por favor, dejadlo, hago lo que queráis.

-Ya sé que vas a hacer lo que queramos.

Empieza tú.

Yo ya la conozco. -¡No!

-¡No, no! -¿No habéis tenido bastante?

-No, no, por favor, por favor. -¡Ya está bien!

-No, no, por favor.

-¡Por Dios!

-¡Ah, ah, ah, ah!

¡Sátur!

-¿Qué hay de comer? Prueba.

-¿Margarita?

Juan. ¿Te gusta?

¿Qué te pasa que tienes mala cara? -Estoy cansado, sólo eso.

Está muy bien que cuides de los demás, podrías pensar...

...un poquito más en ti.

Eres un buen hombre.

(SÁTUR CARRASPEA)

-Voy a casa a descansar. Adiós.

-Adiós. -Con Dios, doctor.

¿Pero qué te ha pasado, Sátur?

-Nada que me he caído del caballo.

Ya ve usted la tontería. -¿Sabes que el Águila Roja...

...ha recuperado el cuadro de tía Margarita?

¿De verdad? -Sí.

Sí, pero también te digo que...

Más le vale que se deshaga de él que no me hace...

...gracia que ande por ahí un cuadro donde salgo desnuda.

-¿Y qué iba a hacer con él si no?

Guardarlo en su nido.

Tampoco va a andar el pobre hombre todo el día...

...con el cuadro encima.

Sí ya no hay cuadro, se acabó el problema, ¿no?

Sí, eso parece.

Aunque conociendo a la gente...

-Usted no se preocupe que los españoles...

...somos muy envidiosos, pero de memoria andamos justitos.

Ya verá como pronto todo el mundo se olvida de ese cuadro.

Acuérdate que tenemos que ir a las arenas.

-Amo,...

...amo, no me puede usted hacer eso,...

...es que estoy doblado.

Sólo me ha faltado que me pusieran mirando para la Sierra de Gredos.

Está bien, ya iré yo sólo, descansa.

-Sí, claro.

Y que le pase algo, luego los remordimientos...

...para un servidor.

¡Aaah, estás loco!

Cuando salga de aquí estás acabado.

No vas a salir hasta que recuperes la razón.

¿Se puede saber qué estás haciendo, Hernán?

La primera vez que te vi fue en este lugar.

Te caíste de un caballo y tenías un aspecto...

...que en otro hubiese resultado ridículo.

¿A qué viene ese ataque de nostalgia?

Yo vi a la mujer más guapa que había visto en mi vida.

Han pasado los años y sigo viendo a la misma mujer.

No voy a dejar que cambies nada de tu cuerpo,...

...ni uno de tus lunares.

Me molesta que cambien mis recuerdos.

Sabes de sobra que voy a hacer lo que quiera.

De todas formas, tu cirujano está un poco indispuesto.

¿Qué le has hecho, Hernán? ¡Hernán!

¡Hernán! ¿A dónde vas?

¡Hernán, espera!

¡Hernán, no puedes dejarme aquí! ¡Te odio!

(LLORA) ¡Te odio!

-Amo, que me da igual que me llame mosca cojonera.

¿Qué necesidad tiene de meterse ahí,...

...en esas arenas movedizas? Yo casi ni lo cuento.

La cruz que se quedó en tu ropa es de la orden de Agustín.

No sé qué hacía ahí dentro.

Pero si eso me ayuda a saber qué le pasó a mi madre...

...tengo que intentarlo. -Recapacite, Dios bendito.

Eso le pudo caer ahí a cualquiera.

Sátur, si cuando caiga el último grano no he salido,...

...me sacas con el caballo.

¿De acuerdo?

No te preocupes.

-Si es que no...

El reloj.

-¡Amo! Amo dese prisa, por Dios, que esto no tiene...

...muchos granos.

(EL CABALLO RELINCHA) -Ya sale, tranquilo.

Dios bendito.

¿Eso qué son pompas o extractores?

(EL CABALLO RELINCHA)

-Yo no espero más.

Lo saco y que sea lo que Dios quiera.

¡Ya voy, amo!

Amo.

Amo.

¿Amo, está bien?

¿Y eso qué es?

Sátur.

-¿Y esas llaves?

-Cipri.

Gracias.

-¿Gracias, por qué?

Sólo he conseguido que la cosa vaya a peor.

-No, Cipri.

Eres un valiente.

Has hecho todo lo que has hecho...

...sabiendo que tenías todas las de perder.

Si hubiera más gente como tú, el mundo cambiaría, Cipri.

-¿Pero qué sitio es este, amo, que da escalofríos?

¿Amo? La música.

Los dibujos de los niños, vámonos de aquí, por favor.

-Amo. Sátur.

Aguanta.

"No aguanto más aquí encerrada".

"Ya no me acuerdo cuándo fue la última vez que vi la luz".

Agustín.

-¿Agustín?

"Agustín me hizo creer que velaba por mi vida y la de mis hijos".

"Pero son otros intereses los que le guían".

"Me convenció de que él vendría a verme aquí".

-Por fin, Agustín.

Pensé que te habías olvidado de nosotros.

¿Dónde está él?

-No va a venir, Laura.

-¿Cómo que no va a venir?

Dijiste que quería vernos.

-Tenéis que quedaros aquí, alguien vendrá a traeros comida.

-¿Quedarnos? ¿Cuánto?

-Para siempre.

-¡Agustín, Agustín, no! ¡Agustín, no, por favor!

¡Agustín, Agustín, no, por favor! ¡No puedes encerrarnos aquí, no!

(LLORA) ¡No, Agustín!

¡No puedes hacernos esto, por favor!

-¿Pero entonces, Agustín le encerró aquí a usted...

...con su madre y su hermano?

Ese monje era un pedazo de...

¿Por qué les hizo eso, amo?

No sé, Sátur.

No lo sé.

(LLORA) -"¿Por qué me haces esto?"

"¡Por favor, Agustín!"

"¡Agustín!"

"¡No puedes hacernos esto, por favor!"

Puede estar tranquilo. Yo me ocuparé de su seguridad.

Qué menos siendo la mano derecha del Santo Padre.

-Deje de torturarse, amo.

Agustín fue mi maestro, si soy lo que soy es por él.

Haré mi baile, Catalina, esta noche.

Me gustaría presentarle a mi esposa, Irene.

Es muy extraño,...

...no se ve ni un alma por el pueblo.

-Desearía conocer mejor a su sobrina.

Quiero que me des un hijo, pronto.

-Me he enterado de una cosa que es muy mala para el comisario.

-¿Quiere decir que todos han muerto por beber de este río?

-Quiero que me hagas mi vestido de novia.

Hay que repartir agua limpia al pueblo.

-Es mi prometido.

¿Con qué me has envenenado? -¿Qué vamos a hacer ahora?

Robarle a quien está causando todo esto.

-¿Al rey?

Águila Roja - T3 - Capítulo 33

04 nov 2010

El descubrimiento de unas antiguas notas entre la madre de Gonzalo y Agustín conducen a Águila Roja y a Sátur hasta un misterioso Castillo. El guardia que violó a Catalina vuelve a las andadas. Cipri piensa en un primer momento que ella está siendo infiel a Floro, pero pronto descubre la verdad e intenta ayudarla. Juan está dispuesto a aclarar a Eugenia que todo fue un error, pero sufre un inesperado encuentro con los padres de ella. En palacio, la visita de Rembrandt provoca emociones encontradas: la Marquesa está entusiasmada con que el pintor la haya elegido como modelo, pero a Nuño le avergüenza que vaya a verse un cuadro de su madre desnuda. Un inesperado giro de acontecimientos hará que Lucrecia se obsesione con su aspecto físico.

ver más sobre "Águila Roja - T3 - Capítulo 33" ver menos sobre "Águila Roja - T3 - Capítulo 33"
Programas completos (118)
Clips

Los últimos 1.509 programas de Águila Roja

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • T9 - Capítulo 116 Completo 1:27:40 100% 27 oct 2016
    T9 - Capítulo 116 27 oct 2016 Margarita regresa a la villa y descubre que Gonzalo es Águila Roja. Aunque impactada por la noticia, comprenderá muchas de las cosas que han pasado. En su empeño por encontrar al amor de su v...
  • T9 - Capítulo 115 Completo 1:21:25 100% 20 oct 2016
    T9 - Capítulo 115 20 oct 2016 El Cardenal Mendoza y el Comisario cuentan con la colaboración de los franceses, a los que deben introducir en el Palacio Real para derrocar a Felipe IV. La Marquesa es feliz pensando que pronto será...
  • T9 - Capítulo 114 Completo 1:16:39 100% 13 oct 2016
    T9 - Capítulo 114 13 oct 2016 Por fin queda al descubierto la identidad de héroe del pueblo. El Cardenal y sus hombres irrumpen sin piedad en la casa de Gonzalo dispuestos a detener a al maestro, acusado de ser Águila Roja. El ...
  • T9 - Capítulo 113 Completo 1:18:45 100% 06 oct 2016
    T9 - Capítulo 113 06 oct 2016 Malasangre le cuenta a Sátur que el Rey ordenó que encerraran de por vida a la madre de Gonzalo, Laura de Montignac. A partir de ese momento, el criado sufre un gran desasosiego: duda si debe c...
  • T9 - Capítulo 112 Completo 1:18:43 100% 29 sep 2016
    T9 - Capítulo 112 29 sep 2016 Gonzalo, acompañado por Sátur y Alonso, llega al Palacio Real para encontrase con su padre, pero descubren que el monarca ha salido. Mientras Sátur disfruta de los lujos de la corte, Gonzalo ...
  • T9 - Capítulo 111 Completo 1:19:10 100% 22 sep 2016
    T9 - Capítulo 111 22 sep 2016 Gonzalo y Sátur esperan impacientes una contestación del Rey a la carta que le enviaron. Cuando ya están convencidos de que Felipe IV no quiere conocer a Gonzalo, descubren que el correo Real...
  • T9 - Capítulo 110 Completo 1:18:11 100% 15 sep 2016
    T9 - Capítulo 110 15 sep 2016 Sátur descubre que su misión en la vida es hacer feliz a Gonzalo y para ello debe encontrar a Margarita. Con la ayuda de Cipri, descubrirán que la joven vive en una cabaña en el bosque...
  • T9 - Capítulo 109 Completo 1:19:07 100% 19 jul 2016
    T9 - Capítulo 109 19 jul 2016 Sátur consigue quedar libre de su extraño cautiverio al que Gonzalo no logra dar explicación. Una vez en casa, tío Emilio sonsaca al criado la información que necesita para cump...
  • T9 - Capítulo 108 Completo 1:24:22 100% 12 jul 2016
    T9 - Capítulo 108 12 jul 2016 Gonzalo descubre que Alonso se escribe con Margarita y que se verán pronto. El maestro intenta asumir que su amada no quiere saber nada de él, tal y como afirma su hijo. Pero también es consc...
  • T9 - Capítulo 107 Completo 1:25:23 100% 05 jul 2016
    T9 - Capítulo 107 05 jul 2016 El Comisario quiere casarse con la Marquesa para hacer de ella una infeliz. Lucrecia está dispuesta a aceptar su propuesta con el objetivo de convertirse en reina, pero la última condición im...
  • T9 - Capítulo 106 Completo 1:21:30 100% 28 jun 2016
    T9 - Capítulo 106 28 jun 2016 Tras descubrir que es el primogénito de Felipe IV, el Comisario se comporta como si ya fuera rey de la Españas. Su exaltada conducta alarma a la Marquesa, que considera pertinente encerrarlo en un m...
  • T9 - Capítulo 105 Completo 1:21:42 100% 21 jun 2016
    T9 - Capítulo 105 21 jun 2016 El tío Emilio (Manuel Manquiña) llega de forma inesperada tras pasar muchos años en prisión. Viene con ganas de recuperar el tiempo perdido con la familia y Gonzalo le acogerá b...
  • T9 - Capítulo 104 Completo 1:25:43 100% 14 jun 2016
    T9 - Capítulo 104 14 jun 2016 Malasangre descubre los verdaderos orígenes de Águila Roja: el maestro es hijo del Rey. Se trata de una peligrosa información que Sebastián Ventura no dudará en hacer llegar a G...
  • T8 - Capítulo 103 Completo 1:27:31 100% 10 dic 2015
    T8 - Capítulo 103 10 dic 2015 Margarita prepara su boda esperando el regreso de Gonzalo. La novia ya tiene su vestido, pero su prometido y el resto del comando reclutado por Malasangre van a ser fusilados por el ejército portugué...
  • T8 - Capítulo 102 Completo 1:26:47 97% 03 dic 2015
    T8 - Capítulo 102 03 dic 2015 El grupo formado por Malasangre llega a territorio portugués en misión suicida: matar al Rey de Portugal. Cuando se acercan al castillo donde se encuentra el monarca, Zigor (Gorka Otxoa) cae graveme...
  • T8 - Capítulo 101 Completo 1:27:50 8% 26 nov 2015
    T8 - Capítulo 101 26 nov 2015 Malasangre propone a Felipe IV un plan suicida para acabar con el conflicto portugués. Para ello, reúne un grupo de hombres con habilidades especiales entre los que estarán el Comisario y Zig...
  • T8 - Capítulo 100 Completo 1:36:30 91% 19 nov 2015
    T8 - Capítulo 100 19 nov 2015 El 100 es un capítulo especial, con la mecánica de un cuento dentro de otro cuento. Todo comienza cuando Sátur y Gonzalo se enteran de que el niño chino ha desaparecido. Salen en su bu...
  • T8 - Capítulo 99 Completo 1:32:32 100% 12 nov 2015
    T8 - Capítulo 99 12 nov 2015 Gonzalo y Margarita rebosan felicidad mientras se encargan de los preparativos de su boda. Sátur piensa que su amo ya no lo necesita, y se siente desplazado. Tal vez ya es hora de que él tambi&eacut...
  • T8 - Capítulo 98 Completo 1:26:34 100% 05 nov 2015
    T8 - Capítulo 98 05 nov 2015 Carmen Maura da vida a la Duquesa de Fournier, una aristócrata de carismática personalidad. Una mujer madura, fuerte, atractiva, de gran inteligencia y que, en el pasado, ejerció de mentora d...
  • T8 - Capítulo 97 Completo 1:31:13 100% 29 oct 2015
    T8 - Capítulo 97 29 oct 2015 Gonzalo y Sátur han sido capturados y viajan en un galeón camino de Asia, donde serán vendidos como esclavos. Nadie sabe dónde están y no existe ninguna posibilidad de escapar e...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos