www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
510076
No recomendado para menores de 12 años Águila Roja - T1 - Capítulo 13 - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

Que de fijarme en la moza ha sido cuando he visto el tatuaje.

Tiene que ser el candidato de los conspiradores a monarca.

-¿Balboa rey de las Españas? -El traidor ha sido detenido.

Lo hemos conducido a las mazmorras reales.

Un laberinto oscuro e inexpugnable cuya única llave posee el rey.

Necesitamos la llave para poder encerrarlo.

-En estos tiempos es difícil distinguir...

...a los leales de los traidores.

-Si realmente no es una traidora,...

...deberá hacerse con esa llave y entregárnosla.

Es muy peligroso. Si me descubre cogiéndola, me matará.

-Si no, la mataremos nosotros.

(JUAN) Estás enamorada de otra persona.

Yo no tengo ningún deseo con Margarita.

-Quien sí lo tiene y no lo niega es el doctorcito.

-Yo siempre voy a estar aquí, esperándote.

-Este año ganaré la competición de tiro con arco por ella.

Voy a colgar la medalla en su cruz.

Mis sentimientos hacia ti eran sinceros.

¡Yo nunca dije que fuera tu mujer!

Lo siento, Lucrecia. Estás sola.

Juan me ha dicho que me quiere.

No tienes por qué explicarme nada. Ya lo sé.

¿No me digas que tienes miedo de competir con un rival de tu talla?

Margarita. Haz lo que sientas.

¡Yo no comparto a mi mujer ni con el rey!

Sujetadla. ¡Nooo, nooo!

Alaridos de Lucrecia.

-Comienza la competición.

¡Muy bien, Alonso!

Estás enfadado porque Nuño es tan bueno como tú. Y no es correcto.

-Lo que no es correcto que lo trates igual que a mí.

Balboa es el único que puede llevarme al asesino.

-¿Quiénes son los conspiradores? -Nadie ha salido vivo de allí.

-Ahora soy un simple doctor.

-¡Vas a fallar, huérfano de mierda!

(JUAN) Y tú un simple maestro.

¡No! ¡Mi hijo...!

Si me cogen, tomarían represalias contra mi familia. Confío en ti.

-Comisario, ¿dónde está mi madre? Tu madre se ha ido.

-¡No, no, no! ¡Madre!

Sátur, ¿qué pasa? ¿Y Gonzalo?

-¡Estás viva!

-Le pido, por Dios, que confíe en mí.

-¿Sátur?

-¡El niño!

-¡Sátur! -¡El niño!

¡Mira que lo dejé claro, esperen en la puerta de la iglesia!

Este crío no... no atiende a razones.

¿Obedecer pa qué?

¡Joder, qué desastre!

-Sátur, ¿dónde estás? -¡Este chiquillo...!

-¿Sátur?

¡Saturno!

¿Sátur?

-¡Alonso!

¿Qué haces aquí? -¿Qué ha pasado? Huele a quemado.

Eh... no, nada que estaba...

Preparando unas morcillitas para el viaje.

Que luego el campo da mucha hambre.

¿No te dije que esperaras en la iglesia con tu tía?

-¿Y mi padre? -Tu padre...

Nos está esperando. ¡Venga, que no hay tiempo que perder!

-Esto no tiene sentido. ¿Dónde está mi padre?

-Tu padre...

Es muy despistao, ya lo sabes.

-Ha pasado algo malo, ¿verdad? -No, no, no, no.

No tengas mala sangre.

Si a lo mejor sólo se ha retrasao un poco.

-La última vez que se retrasó alguien mi madre murió.

(SUSPIRA)

Ven.

Verás, Alonso...

Tu padre...

Tu padre es lo mejor que yo me he encontrado en esta vida.

Lo mejor, Alonso.

Y te quería mucho.

-¿Quería?

¿Has dicho quería?

¿Por qué no ha vuelto mi padre?

Está muerto, ¿no?

¡Mi padre está muerto! Es eso, ¿no?

¡Sátur, contéstame!

-Puedes estar muy orgulloso.

Tu padre era un buen hombre y un buen maestro.

Y también era un héroe.

Realmente era el... -¡Padre!

-¡Amo!

(SÁTUR) ¡Doctor!

¡Que se nos muere, doctor! ¡Doctor, que se nos muere!

¡Haga algo, por Dios, que se nos muere!

¡Haga algo, por Dios! (LOS VECINOS MURMURAN)

-Es una herida de bala.

-Que se fue a cazar con el Pepe y entre que es tuerto...

...y era de noche le dio sin querer.

Que ya es puntería porque el ojo bueno lo cierra...

...para apuntar. ¡Gonzalo, ¿qué ha pasado?!

-Que fue a cazar con un tuerto. ¿A quién se le ocurre?

-Hay que sacarle la bala, encima de la mesa.

¡Vamos! -¡Padre, padre!

-Pero ¿qué escabechina es esta? ¿Qué ha pasado?

-Un tuerto que le ha pegado un tiro.

-¡¿Qué dices?! -Llévate al niño.

-Vamos. -Que quiero estar con mi padre.

-¡Llévate al niño!

-¡Alonso, venga! -¡No!

-Es como el remiendo de un calzón, dos puntadas y ya está.

-Avisad con lo que sea. -Cierra.

-Iros que no hay na qué ver.

-Agárrale fuerte porque esto le dolerá.

Lo haré.

-A ver.... Ya está, tranquilo.

Ya está.

-Aguanta. ¡Aaah!

¡Aaah!

Ya está.

(SUSPIRA)

-Toma, Margarita, límpiale la herida.

-No le oigo el corazón. -¿Qué?

-¡Que no le oigo el corazón!

-Está cebado. ¡Gonzalo!

-Que no ha empañado el espejo.

¡Gonzalo!

Gonzalo.

Gonzalo, por favor. -Vamos, vamos...

Gonzalo, por favor... -Aparta.

Déjame, aparta.

¡Ah!

¡Ah!

Vamos.

Vamos, Gonzalo.

¡Aaaah!

Oh...

-Que respira, que respira ya.

Vamos, bienvenido al mundo.

-Venga, taponad la herida.

Sí. -Voy por unas vendas.

Ahí le tienes.

Y, mira,...

-¿Qué? ¿Qué tal eso de volver a nacer, eh?

¿Ha visto la luz, eh, amo?

¿La luz esa que dicen que se ve?

¿La ha visto? (SOLLOZA)

Retiraos.

¿Por qué esta reunión tan urgente? ¿Qué ha ocurrido?

Es muy peligroso que nos vean juntos.

Mañana mataremos al rey.

Muerto Águila Roja no habrá ningún contratiempo.

-Y Felipe de Balboa ocupará el trono de España.

Es muy precipitado.

El rey apenas sale de palacio desde el último atentado,...

...además sabe que habéis vuelto. Cuando acabemos con su sobrino...

...no le quedará más remedio que acudir al velatorio.

-Y ese será su final.

¿Pensáis matar al sobrino del rey?

Sólo tiene cuatro años.

¿Algún problema, marquesa? (ENFADADA) ¡Es sólo un niño!

¿Desde cuándo tenéis tantos escrúpulos...

...o es que le habéis cogido cariño ahora que entráis...

...con tanta facilidad al palacio real?

Hay otras formas de matar al rey.

La decisión está tomada. Me niego, Hernán.

Me niego.

Por favor, Felipe.

Os lo pido como favor personal.

Os lo suplico.

-Demasiado tarde.

-¡Aaah!

(SÁTUR SUSURRA) Amo, ¡amo!

(SÁTUR RÍE)

Ya era hora de que despertara.

Gracias a Dios, no sabe lo mal que lo hemos pasado.

Una pregunta que le iba a hacer.

¿Los bajos no se los han tocado, verdad?

Es que le tengo que dar el ungüento...

...y a mí en las partes nobles como que me da reparo.

Chis, eh, eh, no se mueva, hombre de Dios.

¡No, no, no, no!

Que tiene usted un agujero que parece un pozo...

...que le va a salir la sangre a chorros. Tranquilo.

¿Y Alonso? ¿Y Margarita?

-Está todo controlado, tranquilo.

Margarita está en palacio, no sabe lo que me ha costado...

...convencerla y al chico lo he mandado...

...fuera... a jugar un rato.

Gracias, Sátur,...

...por todo. -No hay de qué. A mandar.

Esta vez se ha salvado por los pelos, ¿eh, amo?

Tarda un poco más y dejo esto como la Roma de Nerón.

Ya he quemado el traje de repuesto. Chis.

Pero... pero...

He logrado salvar esto.

Está un poco chamuscado, pero la cara ni tocarla.

Está guapa, ¿eh? Sí, señor.

Aunque puestos a elegir, yo prefiero, si no le molesta,...

...el de Inés.

Toda despechugada, ahí... con las lolas al aire.

Trae una vela, Sátur. Ah... Corre

-Sí. Ponla aquí.

Son los miembros de la logia.

-Marqués de Lagredo,...

...Conde de... de Roda...

Todos son nobles.

Uno de estos hombres asesinó asesinó a mi mujer.

Los tenemos, Sátur. Los tenemos.

-Y delante de nuestras narices.

Se van a enterar esos miserables.

Les vamos a meter la capucha por el culo.

Chirrido.

Chis.

Falsa alarma. Sería una rata.

Sátur, esconde esta lista hasta que hablemos con Agustín.

(ALONSO JADEA)

-Cuidao, cuidao.

¡Ah! ¡Ah...!

-¡Si es que no estás en lo que estás!

¿Cómo estás? Quemada. ¡Cómo voy a estar!

-¿No me oyes diciendo cuidado?

Ay...

-Gracias a Dios que sólo ha sido la pierna.

Bien te podría haber desfigurado.

-Es una quemadura sin importancia. No es grave.

-Hija, no sé que tiene vuestra familia con los accidentes.

Ni que os hubiera mirado un tuerto. -Eso es verdad.

Con vosotros no me falta trabajo.

-Bueno, yo me voy a ir porque tengo mucho trabajo.

Tú sale bien de ungüento ahí en ese muslo.

Es una lástima que una carne así se eche a perder.

-Bueno, esto ya está.

En un par de días ya no te duele.

¿Qué tal está Gonzalo?

Mejor.

Si no llega a ser por ti, ahora estaría muerto.

-No, es mi obligación. Seguro que te diste un buen susto.

Sé lo que significa él para ti. Gonzalo es mi cuñado, nada más.

Juan, que... Eh...

Que me gustaría hablar de lo que dijiste el otro día.

Que...

Que ya me he decidido.

-No, no, no. No estás obligada a decir absolutamente nada.

Por mi parte lo único que me queda es...

...desearte que seas muy feliz con él.

No me has entendido lo que quiero decir.

Que...

Que yo quiero estar contigo.

-No sabes lo feliz que me haces. (RÍE)

Yo también soy muy feliz. -Cásate conmigo.

Cásate conmigo.

-Huy, perdón.

Hija, ya veo que estás mejor.

Ese ungüento tiene que ser portentoso.

Me voy a llevar para mi casa dos frascos, no te digo más.

Eh...

-Piénsatelo.

(SUSPIRA)

-Gabi, Gabi. Murillo.

Hoy no hay clase. Mi padre no va a venir.

-¿Qué dices? Si siempre viene. -¿Por qué no va a venir hoy?

-Si os cuento un secreto, ¿me lo guardáis?

(AMBOS) Sí. -Juradlo.

-Lo juro. -Lo juro.

-Mi padre ha encontrado una lista donde está...

...el nombre del asesino de mi madre.

-¿Cómo? -¿Y quién es?

-No lo sé. Pero estoy seguro...

...de que mi padre lo encontrará y le dará su merecido.

Venga, chicos. Todo el mundo dentro.

Vamos a empezar la clase. Venga.

-Buenos días. Hola. Pasa. Nuño.

Hola. -¿Qué pasa?

¿Que vas a dar clase como siempre?

Sí, claro. Como todos los días.

Venga, entra.

Venga.

-¡Amo! Amo...

He localizado al primer capuchino de la lista. Sé dónde está.

Perfecto. Espérame junto al puente.

Enseguida voy. -Sí.

Sátur... -Perdón. Perdón.

Si se da un poco de prisa, lo pillamos en pelota picada.

Es que tienen un vicio esta gentuza.

Pero vicio, vicio. Eh. Qué vicio...

-Eso es... Así, así, así.

Muy bien.

Oh...

Es ahí, ahí es donde duele, sí.

Oh...

Uh...

Pero ¿qué haces? (RÍE)

¿Quién mató a la mujer del maestro?

-¿Qué demonios me habláis?

¿Quién la mató?

¿Quién mató a la mujer del maestro?

¿Quién fue?

-Habla, que vas a tragar más que un lenguado.

¿Quién la mató?

-¡Deteneos!

¿Quién fue?

-Fue el comisario.

¡Cristina! ¡Cristina...!

-Amo.

¡No!

¡Que lo he matao!

Lo siento. ¡Lo he matao...!

-Es que no entiendo a padre.

¡No sé de qué tiene tanto miedo!

Pero no te preocupes, madre; si no lo hace él, lo haré yo.

Yo los cogeré.

Y no voy a parar hasta que encuentre al que te mató.

-¿Y por dónde empezamos?

-Hay que encontrar esa lista.

-Margarita.

El velo de la marquesa, que dónde te lo dejo.

Donde quieras. -Quiere que le tape toda la cara.

Será pa no eclipsar a la reina.

¡La muy descará...!

Y claro, como está tan bien relacionada...

Pues tiene que estar ella allí, en el velatorio del infante.

¿Cómo será acostarse con el rey?

¡Chis! -Porque limpio se le ve al hombre.

Las cosas como son.

Hombre, sí tiene que estar limpio.

Tiene que tener el pirulí real como una patena.

Bueno, ¡venga! ¿Y tú qué, no me vas a contar na?

Que llego más tarde y os pillo en pleno ungüento.

Juan me ha pedido que me case con él.

-¡Pero bueno...! ¡Pero eso es...!

¡Eso es maravilloso!

¡Ay, bien, por Dios, cuánto me alegro de que te vaya bien!

¡Hija, parece que no tengas sangre! ¿No me digas que no te ilusiona?

Es que no me puedo casar con él. -¡Ya estamos! ¿Por qué no?

Que siempre tienes que poner peros.

Que los hombres como Juan no abundan en esta corte.

¡Que ya estoy casada! ¿O es que no te acuerdas?

-Ah, ¿que es por eso? Por eso.

-Pues a saber Dios dónde está tu marido.

A ese no le vuelves a ver el pelo. Eso, si no está muerto.

Bueno y... ¿le has dado ya una respuesta a Juan?

No. Antes tengo que explicarle cuál es mi situación.

-Pues espero que se haga cargo.

Porque, vamos, te veo de por vida con Gonzalo, amarraíta a tu cuñao.

Pues no te preocupes.

-¡Alto, alto a la guardia!

Estocadas y lamentos.

-¡Alto, alto!

-¡Ay, Dios!

¡Qué escabechina!

¡Amo!

-¡Ah!

¡Aaaah!

¡¡¡Aaaah!!!

¡En to el ojo que le ha dao! ¡Amo!

-¡Aaaah!

-¡Ahí va, que le ha cortao una mano!

¿Dónde está el comisario? -¡No sé nada!

¿Dónde? -¡Que te vas a quedar sin la otra!

¿No ves que va como loco? ¡Canta o te desmiembra!

¿Dónde está? -¡A las afueras de la villa!

¿Dónde? -Camino de Segovia.

A dos horas hacia el norte, antes de Soto Mediano.

Gritos del vigilante.

Lamentos.

-¡Toma!

-Nada. En esta habitación tampoco.

-¿Y si lo ha guardado ahí arriba?

-¿Cómo llegamos hasta ahí?

-Tú, ayúdame a subir.

-¡Con el hambre que pasamos, cómo pesas!

-¡No llegamos!

Ven.

-¿Te ayudo?

-Señor. -Chis.

-¿Dónde estáis?

-Corre.

-Estoy seguro de que ahí está la lista.

Vamos.

-¡Iah!

-¡Amo!

¡Amo!

¡Amo, espere, no vaya tan rápido, por Dios!

-¿Margarita... casada?

Qué contrariedad, ¿verdad?

Cuando por fin decides casarte y no puedes.

A veces la vida es... injusta.

Llaman a la puerta.

-¿Desea algo más la señora?

Sí.

Miel, trae miel. -Sí, señora.

Lo sorprendente es que...

No supieras nada.

-A ti este asunto te divierte mucho, ¿verdad?

Por eso me lo cuentas. En absoluto, Juan.

Me entristece profundamente y te lo cuento...

...porque quiero prestarte mi ayuda.

Hace... años que su marido está desaparecido,...

...lo más probable es que esté muerto.

-¿Y si no está muerto?

Lo enterramos.

Tengo amigos en todas las esferas de la corte.

Puedo prestarte mi ayuda si tú quieres, claro.

-Lucrecia, una cosa. Sí.

-¿Qué beneficio sacas tú de todo esto?

Ninguno, Juan.

Al contrario,...

...en tal caso pierdo un amante.

¿Te vas a ir...

...sin tu regalo de boda?

-Si las putas fueran barcos esta sería la Armada Invencible.

-¡Amo! Aaaay, Dios.

¿Qué querrá este hombre?

Aaaah...

Amo.

Amo, yo entiendo sus prisas pero como sigamos...

...a este ritmo yo me quedo sin criadillas.

Escuche un momento.

¿Y no será mejor una venganza a la vieja usanza...

...con su plan, su sorpresa?

Eh.

Amo, piensa las cosas por un momento con la cabeza,...

...que las cosas pensadas con las vísceras suelen ser...

...una cagada.

¿Qué? ¿Era el comisa...?

Relinchos. ¡Por el amor de Dios!

Pero ¿esto qué es?

Son mercenarios.

-Son tropecientos mil, señor.

Es que esto es gordo.

Esto es muy... gordo.

Relinchos.

Tienen suficientes hombres como para controlar...

...la villa durante meses.

Están preparados para entrar en cualquier momento.

-Tiendas por todas partes, cañones, arcabuces, caballos,...

...espadas a cienes y cienes. Un ejército, vamos.

Y están ahí a tres horas de camino.

Y que estos atacan, monseñor, vaya que si atacan.

¿Cómo vamos a frenarles?

Si entran en la villa esto va a ser una masacre.

-¿Y sabe lo que más me jode? Que igual dejamos de ser españoles.

Todos bailando minué y haciendo gárgaras...

...mientras hablamos. -Hay que actuar cuanto antes.

¿Cómo habéis llagado hasta allí? -A caballo, hombre de Dios.

Buscando al asesino de Cristina. -Ah.

Dale la vuelta.

Ahí tienes a los traidores a la corona.

Son todos los miembros de la logia, ¡es terrible!

Son todos grandes de España. -Grandes hijos de... su madre.

Con razón no entraban carretas con comida,...

...salían todas para alimentar a esas alimañas.

Fue el comisario.

El comisario mató a Cristina.

Golpes en la puerta.

(SUSURRA) Sátur.

-¿Que salga yo?

¿Y por dónde? Por el tejado.

-Por el tejado.

¿Y por qué no sale usted que casi sabe volar?

Que yo me voy a escoñar tejado abajo.

(SUSURRA) Sátur.

-Con permiso.

Las categorías. Y siempre hago el trabajo más feo.

Crujidos.

-¡Baja, baja de ahí!

¡Baja de ahí que te vas a matar!

Hay que ser animal, ¿qué haces ahí?

-¿Qué hay ahí arriba? ¿Por qué hay un cerrojo?

-Joder con las preguntitas, Alonso, ¿y yo qué sé?

Pues... el palomar será.

Dónde vas a ir tú de cabeza como no te vayas...

...a la cama ahora mismo, venga. -Si ni siquiera huele.

-A la cama he dicho.

Leche de crío. (GRITA) ¡Alonso, a la cama, vamos!

¿Quieres que llame a tu padre a ver qué dice?

-Adiós.

Tira, tira.

Para haberse matado el crío.

-No te muevas de aquí y, sobre todo, no toques al comisario.

¿Tú sabes lo que me estás pidiendo? -Sí.

No, va a pagar por todo el daño que nos ha hecho.

-Confía en mí. Está en juego la vida de mucha gente.

Bueno, he de llevarle esto al rey cuanto antes.

-Falsa alarma. Era su hijo.

Le he mandado a dormir, así que por hoy nos libramos.

Pero cuando al zagal se le mete algo en la cabeza...

Ya sabes lo que te toca.

-No te muevas de aquí hasta que yo te avise.

Nos vemos al mediodía en la calle del mercado.

Estaré ocupado hasta entonces. Bien.

-Pues nos vamos a la cama, ¿no? Tengo ir a por el comisario.

Y voy a ir ahora.

Yo. -El rey me ha informado que será...

...una ceremonia íntima. Sólo asistirá la familia real...

...y algunos nobles cercanos a él.

Y vos, marquesa, estaréis entre ellos.

Cosa que no sorprende a nadie.

¿Verdad, marquesa?

En cuanto la familia real entre en la capilla de San Lorenzo,...

...te acercarás al rey y le darás el pésame.

A continuación, te dirigirás a la imagen de la Virgen.

A sus pies hay una pila con agua bendita.

Dejarás caer esto.

El contenido de ese saco al contacto con el agua,...

...se convierte en un gas letal.

Queréis matar a toda la familia real.

¿Qué mejor ocasión?

Así nos ahorraremos el tener que hacerlo después.

¿Qué pasará conmigo?

-El compuesto tarda unos minutos en reaccionar.

Podrá salir por la puerta tranquilamente.

Cuando haya salido, nuestros hombres la cerrarán.

Entonces ya nadie podrá entrar o salir.

-El fin de los Austrias está en sus manos, marquesa.

No nos defraude.

No lo haré.

Buenas noches, caballeros.

Estoy agotada.

Marquesa.

-Habrá que prevenir a los hombres de que custodien bien la puerta.

-No quedará ningún cabo suelto.

¿Pensáis matar a la marquesa también?

Morirá ahí dentro con los demás, ¿verdad?

No es necesario, la marquesa... -Comisario,...

No es momento para sentimentalismos.

-Cálmese y reflexione un poco, amo.

Si yo entiendo que quiera matar al comisario,...

...pero le recuerdo que le protege un ejército.

Ir allí sería una especie de suicidio.

No les tengo miedo. -¿No ve que está herido?

Que son más de 3 horas de camino, que se me va a desangrar.

Yo he avisado a Agustín, ahora toca vengarme.

-Si igual mañana usted está mejor.

Si ha tardado meses encontrar al asesino, ¿qué más da un día más?

Sátur, déjalo.

-Pues no.

Digo que no va a ir y no irá.

Que ya está bien, hombre. Este se queda aquí.

Venga, hala. Sátur...

Dame el caballo. -No.

¡Te he dicho que me des el caballo! -¡Me da igual lo que me diga!

Usted no rige y ahora mando yo. Que tiene una familia.

Mañana será otro día. Se acabó. Venga.

Sátur, por... -Que no.

¡Sátur! ¡Sátur! -¡No! ¡Ah!

Sátur, perdóname.

-Tiene usted razón.

Mejor le dejo que se vaya y haga usted su vida.

Total, yo no soy quien para impedírselo.

Si no pasa nada, si...

Si ya he tenido yo otros amos que me han pegado.

Ahora de que de usted no me lo esperaba.

Te prometo que no volverá a suceder.

Chis... Duerme. Aún es temprano.

-Padre.

Vas a coger a los asesinos de madre, ¿verdad?

Sé que tienes una lista.

Te oí decirlo.

Hijo,...

...te prometo que voy a hacer todo lo que esté en mis manos,...

...pero no hay ninguna lista.

Esa lista no existe. ¿Está claro, eh?

-Sí existe.

Encuéntralos.

Confía en mí, hijo.

-Si no los coges tú, lo haré yo.

Alonso...

-¡Se decretan dos días de luto por la muerte del infante D. Tomás!

¡Dos días!

¡Dos días! -¡Pobre zagal!

Aunque le digo una cosa, les pasa por hacer palacios altos.

Que me caigo yo por la ventana de casa...

Habíamos quedado al mediodía y Agustín no ha aparecido.

No es normal. -¡No me sea agorero, amo!

Seguro que el fraile ha hecho su trabajo.

Que por algo son los que mejor viven de este país.

Vamos a buscarle a su celda.

-¡Gonzalo!

¿Qué pasa? -Menos mal que te encuentro.

Tengo que hablar contigo. A solas.

-Catalina, que aquí nos conocemos.

¡Suéltalo rapidito, que estamos de un liao...!

-¡Tengo un reconcome que...!

Si no lo digo, malo; y si lo digo, malo también.

-Y si no, peor. ¡Que no nos enteramos de nada!

Habla tranquila, que mi amo no tiene secretos para mí.

-¡Es Juan! Que le ha pedido matrimonio a Margarita.

Y acto seguido lo he visto liao con la marquesa.

-¡La madre que lo parió...! -Sí.

-Gracias, doctor, ha sido usted muy amable.

¡Juan!

-¿Qué tal la herida? Bien.

No me gusta meterme donde no me llaman, pero es mi cuñada.

Y no permitiré que le hagas daño.

-No se haga el tonto, que sabemos que se la pega con la marquesa.

-Yo no tengo por qué daros ninguna explicación.

Quizá a mí no, pero deberías hablar con ella. Si no, lo haré yo.

-¿Es lo que te molesta? ¿Que Margarita se decida por mí?

-¡Gonzalo! -¡Eh, eh, eh, amo, amo!

¿Pero qué hacéis? ¡Pregúntale a tu prometido!

¡Que te lo cuente él!

-¡Que Juan se la liao con la marquesa!

¡Margarita!

-Vámonos de aquí. ¡Que no merece la pena!

Vamos.

Retírate.

¿Puedo saber a qué se debe esta visita?

Sólo quería asegurarme de que recordabas bien el plan.

Es un cometido difícil y ha de salir a la perfección.

¿Alguna vez he olvidado algo así?

Me ofendes, Hernán.

¿Te das cuenta? En menos de dos horas seremos los más poderosos.

Sí.

-Madre, ¿me queda bien? No sé si es adecuado para ver a Su Majestad.

Sí.

(NERVIOSO) No... no, no, no.

¿Qué pasa, Hernán? ¿Hay algún problema?

No sabía que Nuño iba a acompañarte.

Pensaba llevarle al cuartel a hacer prácticas de tiro.

El protocolo exige que vayamos los dos, no tenemos más remedio.

Ya sabes lo importante que es el protocolo en este caso.

Sí, sí, claro.

De todas formas, un velatorio no es el mejor sitio para un niño.

Hernán.

Si pasara algo, tú me lo dirías, ¿verdad?

Por supuesto. No lo dudes.

Recoge tus cosas, Nuño. Nos vamos.

(SUSPIRA)

Lucrecia.

¿Qué? No me gustaría llegar tarde por tu culpa.

Nada.

Adiós.

Adiós, Hernán.

Y alegra esa cara,...

...que cualquiera diría que quien va a morir es de tu familia.

(GABI) Bueno, ¿qué, hay algo?

-Ahí arriba no está la lista. No hay nada.

-¿Estás seguro? -Sí, no había nada.

-¡Estoy deslomao, amo!

¡No vea la de cosas que tenía usted ahí dentro!

En vez de parecer la guarida del Águila...

...parecía el almacén de un chamarilero.

Con todos mis respetos.

Ha quedao eso más limpio que los calzones de un infante.

Alonsillo no va a encontrar na de na.

Apártate.

-¡Ay, amo, que lo han pillao! ¡Y lo han matao, seguro!

Si el fraile no ha avisao al rey, se va a liar la de S. Quintín.

-Todos grandes de España. Son de la logia.

-Debo llevar esto al rey cuanto antes.

Está en juego la vida de mucha gente.

-¡Que Dios nos pille confesados! ¡Sátur!

Lleva a Alonso y Margarita a casa.

Si el ejército de mercenarios entra, se derramará mucha sangre.

-¡Amo, yo, por su familia, lo que sea, ya lo sabe!

Pero debería ir con usted. ¡Haz lo que te digo!

Tenemos poco tiempo. -Vale.

(INQUIETO) ¡Amo, se va a liar pero parda, parda!

Pisadas.

(SÁTUR GRITA) ¡A casa! ¡Corred a casa!

¡Cierren puertas y ventanas y métanse en casa!

¡Vayan a casa! ¡Vamos! ¡A casa!

¡Vamos! ¡Señora, a casa! ¡A casa, rápido, vamos!

-Sátur, ¿por qué gritas? -Catalina, coge a tu hijo,...

...vete a casa, cierra la puerta cal y canto y no preguntes.

-Pero ¿qué pasa?

-¿Qué parte de no preguntes no has entendido?

Venga, Catalina, vamos.

Una cosa te digo: coge cuchillos, cacerolas,...

...sartenes y te encierras en la alcoba.

-Sátur, por Dios, me estás asustando.

-Y si tienes comida almacenada la esconde también.

Venga, vamos, a casa. A casa, chicos.

¡¡¡A casa!!! Alonso, a casa, orden de tu padre.

-Lo que tiene que hacer mi padre es dejarme en paz.

Y preocuparse de los asesinos de mi madre.

Vamos a ver cómo te explico yo a ti esto.

Matar al asesino de tu madre no te la va a devolver.

-Ya lo sé, pero por lo menos puedo dormir tranquilo.

Yo no sé por no les denuncia, se ha olvidado de ella.

No vuelvas a decir eso, Alonso.

Tu padre no acude a la justicia porque no puede.

Algún día lo entenderás, venga. -¿Entender el qué?

-Porque esta vida es muy perra y muy complicada.

Y los que haces las leyes son los primeros en saltárselas,...

...que no te puedes fiar de la justicia.

¡Venga! ¡¡¡A casa!!!

¡Anden a casa!

-Tú sabes quién es. -¿Yo?

-Sí. -Qué voy a saber, Alonso.

-¡Paso a la guardia! -Ve para la casa.

¿Y tú qué miras?

-Nada.

No miro nada.

Graznidos.

Te acercarás al rey y le darás el pésame.

Mi más sincero pésame, Majestad.

-Gracias por acompañarnos en un momentos tan difíciles.

-Majestad, yo también le acompaño en el sentimiento.

Te dirigirás a la imagen de la Virgen,...

...a sus pies hay una pila con agua bendita.

El contenido de ese saco al contacto con el agua...

...se convertirá en un gas letal.

Voy a poner una vela en honor del difunto.

Espérame aquí.

-El compuesto tarda dos minutos en reaccionar,...

...podrás salir por la puerta tranquilamente...

...cuando hayas salido, nuestros hombres la cerrarán...

...y entonces ya nadie podrá entrar ni salir.

-El fin de los Austrias está en sus manos, marquesa.

No nos defraude.

-Es un consejero del rey, quería delatarnos.

Gritos. Tenía una lista...

...con todos nuestros nombres.

Debe morir.

Tiene suerte, le concederé una muerte rápida.

-¿Lo vas a hacer sin saber quién soy?

Agustín.

-¡¿Estás con ellos?!

Tú también quieres matar al rey.

Lo tiempos han cambiado, Agustín.

-Tu madre se avergonzaría de ti.

(SOLLOZA)

(RESPIRA ACELERADO)

-Siento no haber llegado a tiempo de salvar a vuestra madre.

¿Por qué la han matado? -Venían a por vosotros.

Tengo que esconderos.

No podéis estar juntos, es muy peligroso.

Podrían haceros lo mismo que han hecho con vuestra madre.

¿Quiénes la mataron?

¿Por qué nunca me lo dijiste?

-Sigo sin poder decírtelo. Al menos yo os salvé.

Traté de ayudarte, traté de instruirte.

¿De verdad vas a ser capaz de matarme?

Tengo que hacerlo.

Sabes demasiado.

(EL CURA HABLA EN LATÍN)

-¿Qué pasa, madre?

¿Qué pasa? Sal.

(EL CURA HABLA EN LATÍN)

¡No...! -¿Qué pasa?

Hay un gas... Ah... Ah...

-¡Ah...!

Toses. -¡Abrid!

-¡Abran! -¡Abran al rey!

¡¡¡Abrid!!! ¡¡¡Socorro!!!

-¡Abrid la puerta! ¡¡¡Abrid la puerta!!!

(JADEA)

-¡El rey ha muerto!

¡Han asesinado a la familia real!

¡El rey ha muerto!

¡Ha muerto el rey!

¡El rey ha muerto! Han asesinado a toda la familia real.

Murmullos. ¡El rey ha muerto!

(HABLAN A LA VEZ) -Tranquilizaos. Tranquilizaos.

-Díganos algo. -No puedo daros más información.

-Díganos algo. -Por favor.

-¿Qué pasa aquí? -No se vaya.

-El rey ha muerto.

Reclamo el trono de España.

-Pero ¿cómo? (HABLAN A LA VEZ)

-Postraos ante vuestro rey.

Majestad.

-¡Alto! ¡Alto a la guardia real!

¡Estaos quietos!

-¿Qué significa esto?

-Significa...

-Es el rey. -No ha muerto.

-El rey vive.

-Que estáis arrestados por conspiración...

...y traición al trono de España.

-No podéis luchar contra el destino.

Abdica...

...y evita un derramamiento de sangre.

-No sois vos quien da las órdenes.

-Tengo un ejército a las puertas de la ciudad.

Si entran por la fuerza, seréis vos el responsable de la masacre.

-¿Así que tenéis un ejército?

¿Acaso este es...

...vuestro general?

Arrodillaos.

¡Arrodillaos!

¡Que os arrodilléis!

-Abdica ahora.

-Pero ¿qué? -¡Allí, Águila Roja!

-¡Es él! -¡Sí, es él!

-Lo ha matado. -Vámonos, vámonos.

-¡Alto! ¡Alto ahí!

-Monseñor, ¿dónde ha sacado el taburete? No hay quien lo monte.

Ahora que ya han salvado ustedes a Su Majestad,...

...se tomarán un descanso, ¿no? Yo no.

-Al menos podrían decirme cómo resucitaron al rey.

-Fue usted, ¿verdad, ilustrísima? -No, Saturno, no.

Yo no he resucitado a nadie. -¡Pues ya me dirán cómo pasó!

Si primero estaba tieso y ahora está vivo...

El rey nunca estuvo muerto. Agustín y yo llegamos a tiempo de salvarle.

Toses.

¡Majestad!

-¿Y este hombre, dónde narices se había metido?

La logia lo tenía retenido. -Pero un amigo me liberó.

¡Agustín! ¿Me dirás por fin quién te liberó?

-Alguien que no tenía mucho interés en salvar al rey...

...pero sí en que otra persona viviera.

-Madre. ¿Sí?

-¿Quién podría querer matar al rey?

Algunas personas, hijo,...

...harían cualquier cosa con tal de conseguir poder.

-Ya, pero... ¿matar al rey?

¿Tú serías capaz de hacer algo así?

No, hijo. Yo no.

(SUSPIRA)

Acompañadle a su cuarto.

Descansa, Nuño. Ha sido un día muy duro.

¿Cómo está Nuño?

Nuño está bien. Gracias.

Al liberar a ese monje has arruinado nuestros planes.

Solo he hecho lo que tenía que hacer.

Lo hiciste por mí, ¿verdad?

Hernán...

¡Lo hemos perdido todo!

Al menos hemos salvado la vida. Ya nadie nos podrá delatar.

-¿A ver, a ver? Que yo me aclare.

¿Todo esto lo han hecho los tipos esos de las capas rojas.

¿Para que un francés fuera rey? -Resumiendo mucho, sí, Sátur, sí.

-Si no llegan ustedes a desmontar el asunto,...

... nos habríamos pasao la vida haciendo menàge a trois.

Pues recuerdo una vez en Toulousse...

Sátur, atiende las heridas de Agustín. Yo tengo que salir.

-¿Adónde vas? Tengo que acabar con este asunto.

-Espera.

Gonzalo. ¡Gonzalo!

-Cuando se pone así, es mejor dejarle a su aire.

Se lo digo yo. Siéntese.

¿Y usted ha estado en... Toulousse?

¡Me alegra que las cosas vuelvan a estar como antes!

No te equivoques, Lucrecia.

Sólo quería saber cómo estaba Nuño; diciéndome que está bien,...

...ya nada me retiene aquí.

¡Nada!

(LLORA DESCONSOLADA)

-¡Madre...!

¡Madre, dame fuerzas, por favor!

-Es mejor que no hagas nada, Alonso.

Es muy peligroso.

-¡El asesino de mi madre no se va a salir con la suya!

-El comisario es la ley.

Y nadie puede enfrentarse a la ley.

-¡Alguien tiene que hacer algo!

Y si no es mi padre, lo voy a hacer yo.

Gabi, me tienes que ayudar a conseguir una cosa.

-Necesito darte una explicación.

Yo recibí un beso pero no lo di.

Margarita, ¡entre Lucrecia y yo no hay absolutamente nada!

Ella es simplemente una vieja amiga, una buena amiga.

No me preocupa el beso.

Da igual. Está todo bien, si...

Si lo nuestro no va a ningún sitio. -No, no, no digas eso.

No digas eso. ¡Lo nuestro sí tiene futuro!

No lo tiene, Juan.

Yo debería haberte dicho esto antes pero...

Todo ha ido tan rápido que...

Estoy casada.

No y yo lo sé. Me lo dijo la marquesa.

Mira.

¿Qué es esto?

-Nuestro primer regalo de boda.

Este documento acredita la muerte de tu marido.

¿Está muerto? -Eso dice ahí.

Y lleva un sello del magistrado.

Lo que significa que ya eres libre.

Yo, por mi parte, voy a seguir luchando por lo nuestro.

No tengo ningún motivo para rendirme.

Ahora sólo depende de ti.

Silba el viento.

Crujidos.

Latigazos y gritos.

Alaridos. (PRESO) ¡Basta!

¡Aaah!

Ay...

¡Aaah!

-¡No! ¡No lo hagas!

Te arrepentirás toda tu vida.

Él fue quién mató a mi mujer.

-Él es tu hermano.

Tu hermano.

(RECUERDA A AGUSTÍN)

-Siento no haber llegado a tiempo de salvar...

...a vuestra madre. (LLORA)

-Buscaré una familia para cada uno de vosotros.

Tened confianza en mí, es por vuestra seguridad.

Llanto de Gonzalo.

(GONZALO LLORA)

Hola... Hola.

Qué bien que estés aquí.

Margarita...

Necesitaba hablar contigo.

Yo también tengo que decirte algo.

Que me voy a casar con Juan.

Me alegro por ti.

De verdad.

Gonzalo...

¿Estás bien?

Sí.

Quiero que lo registréis todo hasta que encontréis al Águila.

Aunque tengáis que quemar todas las casas. ¡Vamos!

-¡Aquí no hay nadie!

-¡Abra la puerta!

(ALONSO RESOPLA)

Disparo.

(EL CABALLO RELINCHA)

Nadie le ha visto la cara jamás.

Los buenos secretos no se confían más que a uno mismo.

Dime quién soy. ¡¿Quién soy?!

¡¡¡No!!!

-Como siga usted así, en cuanto empiecen a aparecer...

...sobrinos, primos, cuñados, concuñados, nueras... (RÍE)

¡¿Quién mató a la mujer del maestro?!

-Ah... Ah... El comisario...

-¡No!

Él es tu hermano.

Tiene que ser el candidato de los conspiradores...

...para nuevo monarca.

Esto es un ultraje. -Si no es una traidora,...

...tendrá que hacerse con esa llave y entregárnosla.

Eso es muy peligroso.

Si me descubre cogiéndola, me matará.

Sólo Balboa puede llevarme hasta el asesino de mi mujer.

¡Sujetadla! ¡¡¡No!!!

¡¡¡No!!!

-Anoche se llevaron a otro niño. ¿Y qué han hecho? ¿Eh? Nada.

(GRUÑE)

-¿Hermana? ¿Eres tú?

¡¡¡Nuño!!!

-Y aquello resultó ser una emboscada.

No os imagináis qué infierno.

Quieren matar al rey. Mañana en la iglesia de S. Felipe.

Ese era el objetivo de los asesinos de Cristina.

-Y entonces fue cuando un general lleno de condecoraciones...

...y alto como... como un titán a punto de morir me dijo:

"Sátur, Sátur...

El destino de las Españas está en tus manos".

El rey morirá mañana.

-¡Ah! -Me cago en...

-Os arrepentiréis de haberle pegado a un noble.

-¡Ah...! -¡Se lo ruego!

A ver si tiene un poco más de cuidado con el traje.

Me vuelve de las misiones hecho un eccehomo.

Eres tan ciega que ni te das cuenta de que aún te quiere.

-¿Quieres que me acueste con tu costurera?

Quiero el cordón de su corpiño como prueba de que su entrega.

Hace mucho tiempo estuve en un calabozo como este.

Escapé de allí con sólo imaginar que no volvería a verte.

Conque me miraras una sola vez como le miras a él...

...sería suficiente.

-A mí nunca me ha querido nadie. -No digas eso.

Yo te quiero. (SUSPIRA) -Ay...

Eres sólo el capricho de una noble.

Me pregunto cuándo se cansará de ti.

-No, por favor, hermana... ¡Hermana, no...!

Virgen santa, esta mujer es un no parar.

Yo nunca dije que fuera tu mujer. Lo siento, Lucrecia.

Estás sola.

-La tía Margarita...

Somos una familia y los problemas los solucionamos nosotros.

-Parece que no me quiere.

-Si todo lo que tiene en su mano es tuyo.

Menos las penas que se las guarda para él para que tú no sufras.

Juan me ha dicho que me quiere.

Margarita, haz lo que sientas.

¡Suéltala!

¡Vamos!

Me da igual tus métodos, pero tráeme la cabeza de Águila Roja.

Ya sé quién es el Águila Roja.

Mantén a tus amigos alejados o no lo tendréis jamás.

¡Dime quién es Águila Roja!

¡Soy Gonzalo de Montalvo, maestro de escuela!

-¡No!

-¿Condenáis a un inocente en mi nombre?

Le he ofrecido ser mi costurera.

-Este es el más potente, letal y sin antídoto.

Pare, por favor!

¡Suelta al niño! -Ponte de rodillas.

¡No me haga daño! Tu obstinación por deshacerte...

...de esa mujer, pone en peligro la causa.

Mata al Águila Roja y tendrás un sitio entre nosotros.

Caerá en mis manos, aunque tenga que levantar la ciudad.

Si quieres que arreglemos esto como hombre, estoy dispuesto.

Al amanecer en el puente.

-¡Quemad a la bruja!

(NIÑOS) ¡Bien!

-Así fue, más o menos, más o menos, más o menos.

Padre, he pecado. He vuelto a matar.

-Nadie llama cobarde al capitán Rodrigo.

-Debéis entregar este libro al rey.

¡Huid, por vuestra vida!

Grito.

De lo único que estoy seguro es...

...que quiero vengar la muerte la muerte de mi mujer.

¡Noooo!

  • T1 - Capítulo 13

Águila Roja - T1 - Capítulo 13

21 may 2009

La Marquesa, designada por la Logia, será la encargada de llevar a cabo el atentado definitivo contra el Rey, sin saber que en realidad le han tendido una trampa.

ver más sobre "Águila Roja - T1 - Capítulo 13" ver menos sobre "Águila Roja - T1 - Capítulo 13"
Programas completos (118)
Clips

Los últimos 1.509 programas de Águila Roja

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • T9 - Capítulo 116 Completo 1:27:40 100% 27 oct 2016
    T9 - Capítulo 116 27 oct 2016 Margarita regresa a la villa y descubre que Gonzalo es Águila Roja. Aunque impactada por la noticia, comprenderá muchas de las cosas que han pasado. En su empeño por encontrar al amor de su v...
  • T9 - Capítulo 115 Completo 1:21:25 100% 20 oct 2016
    T9 - Capítulo 115 20 oct 2016 El Cardenal Mendoza y el Comisario cuentan con la colaboración de los franceses, a los que deben introducir en el Palacio Real para derrocar a Felipe IV. La Marquesa es feliz pensando que pronto será...
  • T9 - Capítulo 114 Completo 1:16:39 100% 13 oct 2016
    T9 - Capítulo 114 13 oct 2016 Por fin queda al descubierto la identidad de héroe del pueblo. El Cardenal y sus hombres irrumpen sin piedad en la casa de Gonzalo dispuestos a detener a al maestro, acusado de ser Águila Roja. El ...
  • T9 - Capítulo 113 Completo 1:18:45 100% 06 oct 2016
    T9 - Capítulo 113 06 oct 2016 Malasangre le cuenta a Sátur que el Rey ordenó que encerraran de por vida a la madre de Gonzalo, Laura de Montignac. A partir de ese momento, el criado sufre un gran desasosiego: duda si debe c...
  • T9 - Capítulo 112 Completo 1:18:43 100% 29 sep 2016
    T9 - Capítulo 112 29 sep 2016 Gonzalo, acompañado por Sátur y Alonso, llega al Palacio Real para encontrase con su padre, pero descubren que el monarca ha salido. Mientras Sátur disfruta de los lujos de la corte, Gonzalo ...
  • T9 - Capítulo 111 Completo 1:19:10 100% 22 sep 2016
    T9 - Capítulo 111 22 sep 2016 Gonzalo y Sátur esperan impacientes una contestación del Rey a la carta que le enviaron. Cuando ya están convencidos de que Felipe IV no quiere conocer a Gonzalo, descubren que el correo Real...
  • T9 - Capítulo 110 Completo 1:18:11 100% 15 sep 2016
    T9 - Capítulo 110 15 sep 2016 Sátur descubre que su misión en la vida es hacer feliz a Gonzalo y para ello debe encontrar a Margarita. Con la ayuda de Cipri, descubrirán que la joven vive en una cabaña en el bosque...
  • T9 - Capítulo 109 Completo 1:19:07 100% 19 jul 2016
    T9 - Capítulo 109 19 jul 2016 Sátur consigue quedar libre de su extraño cautiverio al que Gonzalo no logra dar explicación. Una vez en casa, tío Emilio sonsaca al criado la información que necesita para cump...
  • T9 - Capítulo 108 Completo 1:24:22 100% 12 jul 2016
    T9 - Capítulo 108 12 jul 2016 Gonzalo descubre que Alonso se escribe con Margarita y que se verán pronto. El maestro intenta asumir que su amada no quiere saber nada de él, tal y como afirma su hijo. Pero también es consc...
  • T9 - Capítulo 107 Completo 1:25:23 100% 05 jul 2016
    T9 - Capítulo 107 05 jul 2016 El Comisario quiere casarse con la Marquesa para hacer de ella una infeliz. Lucrecia está dispuesta a aceptar su propuesta con el objetivo de convertirse en reina, pero la última condición im...
  • T9 - Capítulo 106 Completo 1:21:30 100% 28 jun 2016
    T9 - Capítulo 106 28 jun 2016 Tras descubrir que es el primogénito de Felipe IV, el Comisario se comporta como si ya fuera rey de la Españas. Su exaltada conducta alarma a la Marquesa, que considera pertinente encerrarlo en un m...
  • T9 - Capítulo 105 Completo 1:21:42 100% 21 jun 2016
    T9 - Capítulo 105 21 jun 2016 El tío Emilio (Manuel Manquiña) llega de forma inesperada tras pasar muchos años en prisión. Viene con ganas de recuperar el tiempo perdido con la familia y Gonzalo le acogerá b...
  • T9 - Capítulo 104 Completo 1:25:43 100% 14 jun 2016
    T9 - Capítulo 104 14 jun 2016 Malasangre descubre los verdaderos orígenes de Águila Roja: el maestro es hijo del Rey. Se trata de una peligrosa información que Sebastián Ventura no dudará en hacer llegar a G...
  • T8 - Capítulo 103 Completo 1:27:31 100% 10 dic 2015
    T8 - Capítulo 103 10 dic 2015 Margarita prepara su boda esperando el regreso de Gonzalo. La novia ya tiene su vestido, pero su prometido y el resto del comando reclutado por Malasangre van a ser fusilados por el ejército portugué...
  • T8 - Capítulo 102 Completo 1:26:47 97% 03 dic 2015
    T8 - Capítulo 102 03 dic 2015 El grupo formado por Malasangre llega a territorio portugués en misión suicida: matar al Rey de Portugal. Cuando se acercan al castillo donde se encuentra el monarca, Zigor (Gorka Otxoa) cae graveme...
  • T8 - Capítulo 101 Completo 1:27:50 8% 26 nov 2015
    T8 - Capítulo 101 26 nov 2015 Malasangre propone a Felipe IV un plan suicida para acabar con el conflicto portugués. Para ello, reúne un grupo de hombres con habilidades especiales entre los que estarán el Comisario y Zig...
  • T8 - Capítulo 100 Completo 1:36:30 91% 19 nov 2015
    T8 - Capítulo 100 19 nov 2015 El 100 es un capítulo especial, con la mecánica de un cuento dentro de otro cuento. Todo comienza cuando Sátur y Gonzalo se enteran de que el niño chino ha desaparecido. Salen en su bu...
  • T8 - Capítulo 99 Completo 1:32:32 100% 12 nov 2015
    T8 - Capítulo 99 12 nov 2015 Gonzalo y Margarita rebosan felicidad mientras se encargan de los preparativos de su boda. Sátur piensa que su amo ya no lo necesita, y se siente desplazado. Tal vez ya es hora de que él tambi&eacut...
  • T8 - Capítulo 98 Completo 1:26:34 100% 05 nov 2015
    T8 - Capítulo 98 05 nov 2015 Carmen Maura da vida a la Duquesa de Fournier, una aristócrata de carismática personalidad. Una mujer madura, fuerte, atractiva, de gran inteligencia y que, en el pasado, ejerció de mentora d...
  • T8 - Capítulo 97 Completo 1:31:13 100% 29 oct 2015
    T8 - Capítulo 97 29 oct 2015 Gonzalo y Sátur han sido capturados y viajan en un galeón camino de Asia, donde serán vendidos como esclavos. Nadie sabe dónde están y no existe ninguna posibilidad de escapar e...