Las aventuras, las intrigas palaciegas y el amor confluyen en una serie para toda la familia, protagonizada por el aparentemente apacible maestro Gonzalo de Montalvo, que decide lanzarse a la acción tras el asesinato de su esposa en extrañas circunstancias.

Esa determinación le llevará a vivir una doble vida, maestro de día y héroe secreto al caer la noche: buscará sin descanso a los culpables de la muerte de su esposa mientras lucha contra el terror y la opresión impuestas por un malvado comisario, al servicio de una misteriosa logia secreta que conspira para derrocar al Rey. 

Hombre de modernos ideales a pesar del oscurantismo de la época que le ha tocado vivir, Gonzalo de Montalvo es un personaje atrapado en su triple condición de hombre, padre y héroe. Así, sufrirá por la muerte de su esposa mientras dos mujeres luchan por su amor, intentará ganarse la confianza y el aprecio de su único hijo y sufrirá la implacable persecución del comisario en su condición de Aguila Roja. 

Nadie, excepto su fiel criado Sátur y un misterioso fraile, conocen la verdadera identidad de Águila Roja, ni siquiera su único hijo, que siente una profunda admiración por el misterioso personaje, ajeno por completo al hecho de que viven bajo el mismo techo. El contrapunto humorístico, pragmático y pícaro a la noble y desinteresada actuación de Águila Roja lo pondrá su criado Sátur, un buscavidas hecho a sí mismo.

Este contenido no está disponible en Estados Unidos y Canadá por restricciones de derechos. 

Temporada 1

El aparentemente apacible maestro Gonzalo de Montalvo, decide lanzarse a la acción tras el asesinato de su esposa en extrañas circunstancias. Esa determinación le llevará a vivir una doble vida, maestro de día y héroe secreto al caer la noche: buscará sin descanso a los culpables de la muerte de su esposa mientras lucha contra el terror y la opresión impuestas por un malvado comisario, al servicio de una misteriosa logia secreta que conspira para derrocar al Rey. Nadie, excepto su fiel criado Sátur y un misterioso fraile, conocen la verdadera identidad de Águila Roja.

Temporada 2

Desmantelada la conspiración para matar al Rey, Águila Roja se enfrentará a una misión que le obsesiona: el descubrimiento de sus verdaderos orígenes, tras haber conocido que El Comisario, a quien estaba a punto de matar en venganza por el asesinato de su esposa, es en realidad su hermano. Varias pistas le permitirán empezar a tirar de un hilo que pondrá en peligro, aún más si cabe, su vida y la de quienes le rodean.

Temporada 3

El ambicioso Cardenal Mendoza maneja la información que posee sobre el pasado sentimental del Rey con Laura de Montignac para chantajearlo con el objetivo de conseguir el apoyo de la Corona española en su ascenso al Papado. Por su parte, la Monarquía utilizará las habilidades e influencias de la Marquesa. El Rey le encargará una truculenta misión para vengarse del Cardenal Mendoza, y la propia Reina, que es consciente de que Lucrecia es la amante del monarca, le confía la vida del heredero al trono. Margarita se debate entre varios amoresa los que ahora podría sumarse el héroe enmascarado. Sátur, el fiel escudero de Águila Roja, decide abandonar a la familiaque le ha acogido durante tanto tiempo para ir en busca de la suya propia.

Temporada 4

El Cardenal Mendoza lleva mucho tiempo investigando un asunto clave para su ascenso al papado: dónde se esconde el Santo Grial. Al caer en su poder la espada de un templario que custodió el Cáliz Sagrado, llega a la conclusión de que éste puede estar en la villa. No parará hasta encontrarlo. Gonzalo de Montalvo cuenta ahora con un dato más sobre su origen. Si su madre ha superado la peste, continúa viva, y eso es más de lo que nunca hubiera imaginado. Necesita dar con ella para saber también quién es su padre y qué pasó con sus hermanos. En Palacio, Irene intentará ocultar su embarazo y la Marquesa será víctima de la más terrible de las confusiones. Mariana, la pirata, vuelve a entrar en la vida de Gonzalo. Margarita no podrá evitar sentir celos.

Temporada 5

A lo largo de la nueva temporada, Gonzalo, el maestro que lleva una doble vida como héroe enmascarado, avanzará más que nunca en la investigación de sus verdaderos orígenes, tratando de establecer la relación de su madre, Laura de Montignac, con el cáliz sagrado. Para su sorpresa, descubrirá que su madre, a la que creía muerta, está viva. El héroe enmascarado se moverá entre elementos de leyenda como el Santo Grial y los Templarios, soportará las terribles torturas de la Inquisición y se enfrentará a un supuesto dragón. Además, las conspiraciones urdidas en los palacios por los poderosos ocuparán gran parte de las tramas.

Temporada 6

Los nuevos capítulos estarán marcados por el espectáculo y las sorpresas, con el mar como escenario inédito y la recreación de un tornado que asolará la villa. Además, grandes enigmas de la historia de la humanidad, como la mítica ciudad de El Dorado, formarán parte de las nuevas entregas, a las que se incorporan nombres como Carles Francino, Edu Soto y Cristina Pedroche. El descubrimiento por parte del Comisario de que Gonzalo es su hermano será uno de los detonantes de los nuevos capítulos. Gonzalo pedirá matrimonio a Margarita y el eterno amor platónico entre el héroe y su cuñada dará un giro radical. En el palacio de Santillana, el regreso de la Marquesa, más fortalecida que nunca tras dar a luz al hijo bastardo de Felipe IV, revolucionará las vidas de quienes la rodean.

Temporada 7

La nueva temporada de la serie contará con tres nuevas incorporaciones: Nicolás Coronado, Florentino Fernández y Enrique San Francisco se unen al reparto de 'Águila Roja' y a sus innumerables tramas. Conspiraciones, nuevos enfrentamientos entre Gonzalo y Hernán, besos inesperados, y una búsqueda del sucesor de Cristo que provocará ciertas tensiones entre Águila Roja y Sátur. Sin duda, estamos ante una temporada llena de giros sorprendentes en la vida de todos los personajes y de secretos que verán por fin la luz.

Temporada 8

Los nuevos capítulos de la octava temporada llegan con tramas de gran intensidad que estarán marcadas por la nueva relación que viven como hermanos Gonzalo y el Comisario, y el amor por fin correspondido entre Gonzalo y Margarita. Eusebio Poncela se suma al reparto principal. También participan en la nueva temporada Carmen Maura, Gorka Otxoa, Neus Sanz, Fernando Albizu, Belén López y Marian Aguilera. La serie de aventuras celebrará su capítulo 100 con un episodio muy especial en el intervendrán Miguel Rellán y Pepe Viyuela.

Temporada 9

Gonzalo, el Comisario e Irene descubren que son hijos del Rey. Esta impactante revelación provocará un vuelco en sus vidas y marcará la nueva temporada. Un descubrimiento de consecuencias imprevisibles y tres reacciones muy diferentes: un deseo de venganza absoluto, una ambición sin límites y un sufrimiento sin consuelo posible. La nueva etapa llega con nuevos personajes interpretados por Jorge Sanz, Manuel Manquiña, Tina Sainz y María Pedroviejo.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.5.0/js
3771566
No recomendado para menores de 12 años Águila Roja - T9 - Capítulo 116
Transcripción completa

Ya estoy aquí, amo.

Amo.

No puede ser.

¿Dónde está amo?

Tenías que ser tú. Mi propio hermano.

(Cadenas)

De lo único que me avergüenzo es de compartir tu misma sangre.

Acaba conmigo y déjame en paz.

Gonzalo, Gonzalo.

Lo que va a conseguir es enfermar.

Quiero que salga de mi cabeza.

No puedo más.

(Relincho)

SOLEDAD: ¿Soldados?

Los franceses. Esos hombres vienen a ayudarnos a conseguir el trono.

-Por fin las Españas tendrán un mejor destino.

-Así será.

¿Sabes dónde esta tu hijo?

-¿Qué? No, no. -Cipri.

¿Qué van a hacerme? ¿Dónde me llevan?

-Cipri. -¡Alonso!

Si te esfuerzas podrás oir sus sollozos.

(Cadenas)

Esa es la mirada que quería ver en tus ojos.

¿Quién anda ahí?

Os habéis escapado.

Estoy solo, me han soltado.

¿Y el amo y el chico?

¿En dónde los tienen?

Están en la prisión de Santa Cruz.

Me voy a Guipúzcoa.

¿Cómo que te vas?

Solo el rey puede salvarle la vida.

-Si no recuerdo mal,

estamos a media legua de una fonda: "Las tres hermanas".

¿Quieres venir conmigo?

(RELINCHA)

La misma raza que su amo.

¡Hey!

¡Padre!

¡Suéltale!

Ya me tienes a mí.

Le soltaré... cuando hayas muerto.

(Palmas y pandereta)

REY: ¿Qué clase de fonda? MALASANGRE: La mejor.

-Extraordinariamente amables con el que se muestre amable con ellas.

-Hay un último problema: El General Lorenzo de Alcolea

queda al mando de la guardia del palacio.

Nunca está solo.

Yo puedo ayudar.

Puedo alejarlo de sus guardias para que acaben con él.

¡Oh, oh!

-¡Ah! -¡Argh!

-¡Hum! -¡Ah!

¡No!

¡No!

(Látigo) ¡Ah!

Han apresado a mi amo. Saben que es el Águila Roja.

Vámonos.

"Tal y como pactamos,

la actual esposa del futuro Rey morirá".

Podíamos entrar por aquí, y llegar a la celda donde está encerrado.

Le recuerdo que la prisión está rodeada de soldados.

(Relincho)

¡Ah!

¡Querías matarme! ¡Malnacido!

¡No!

¡Cipri! ¡Cipri!

(AZUZA AL CABALLO) ¡Ey!

¡Ey! ¡Ey!

¡Más aprisa, cochero!

¡Aguanta! Pronto te verá un médico.

¡Quítame las manos de encima!

¡Tuve que hacerlo!

Creí que querías matarme, pensé que...

Después de que me cosan,

ordena que me envíen a la prisión de Santa Cruz.

Quiero ver cómo ajustician a Gonzalo de Montalvo.

¡Olvídate de él! ¡Es mi vida la que está en juego!

¡Tienes que hacer algo!

Ya te he dicho que no sabía nada.

Los franceses son mis aliados,

los necesito para derrocar al Rey.

¿Vas a dejar que me maten?

-Por aquí está bien.

-So.

¿No quiere que le acerque otro trecho?

-Muchas gracias por traerme.

No se preocupe, gracias.

Prefiero volver a casa andando. Me vendrá bien.

Con Dios.

¿Se puede saber por qué paramos ahora?

-¡Dios mío! ¡Dios mío!

Hemos atropellado a una mujer. ¡Dios mío!

¡Dios mío!

¡Por el amor de Dios!

La que faltaba,

¿y ésta qué hace aquí ahora?

Sube al pescante y vámonos.

¿No pensará dejarla aquí tirada? ¡Nos vamos!

Va a morir de frío. ¡No podemos abandonarla!

Tenga piedad.

Está bien, está bien.

Así no pasará frío. ¡Vámonos!

¡Vámonos!

(Ladridos)

(Puerta)

(EL PERRO GRUÑE)

(Ladridos y gruñidos)

Se lo están comiendo,

(LLORA) se lo están comiendo los perros, amo.

¡Esos hijos de puta han tirado el cadáver a los perros, amo!

La bala que ha matado a Cipri era para mí, Sátur.

(APENADO) Cipri ha muerto por salvarme la vida.

No, amo, si busca un culpable, ése soy yo.

(LLORA) ¿Pero por qué le mandaría que fuera mi escudero? ¿Por qué?

¿De qué estás hablando?

De que yo le metí en la misión de encontrar a la señora.

Sí, amo, sí.

¡Por mi puñetera culpa Cipriano fue a esa cabaña!

¡Por mi puñetera culpa se lo dijo a Alonso!

¡Y ahora, por mi culpa, está muerto!

¡Oh!

¿Tú también sabías dónde vivía Margarita?

¿Por qué no me lo dijiste, Sátur?

¡Las cosas habrían sido distintas! ¡El final no hubiera sido este!

Usted estaba... estaba ahí en lo más profundo.

Y si le llego a decir...

si se llega a enterar del estado de la señora...

¿Qué le pasa, Sátur?

¿Está enferma?

(SUSPIRA)

No exactamente.

La señora...

la señora está en estado.

Está embarazada de otro que no es usted, amo.

Ya sé que es difícil de asimilar.

Esto le hace un roto a cualquiera, pero...

Yo soy el padre, Sátur.

¿El padre de quién?

El hijo que está esperando Margarita es mío.

¿Cómo que es suyo?

Amo, usted tiene muchos dones, pero el de preñar sin tocar, no.

Es mío, Sátur. Es mío.

Ella y yo...

(SUSPIRA)

Ay, Dios mío.

Ay, la leche.

(SUSPIRA)

(Chasquido del arma)

Ay, Dios mío, amo.

(CHISTA) Que el hijo era suyo.

Que el hijo era suyo, amo.

Voy a morir sin conocer a mi hijo, Sátur.

¡Y todo por culpa mía!

¡Por dudar de la castidad de la señora!

¿Pero cómo me se ocurre a mí pensar que la señora se había...

se había amancebado con otro que no fuera usted?

La vida siempre nos ha alejado.

Y ahora...

Ahora me separa de mi hijo.

¡Usted tendría que acunar a ese bebé

y yo tendría que ser su padrino! Ir con él hasta la pila bautismal.

Voy a salir de aquí, Sátur.

No, amo, no.

He estudiado enterito el torreón.

Me conozco hasta las manchas del musgo.

¡Créame, es imposible huir de aquí!

No.

No voy a permitir que nadie me impida ver a mi hijo.

Si como frase épica está muy bien.

pero en realidad la cosa está bien jodida.

(Puerta)

¡Ah!

¿Qué le habéis hecho? ¡Hijos de perra!

¿Qué habéis hecho? ¡Hijos de perra!

Mira lo que queda de tu amigo.

Cipri.

Su olor te va a acompañar hasta que te maten.

(APENADO) Vas a morir por lo que le has hecho.

Cipri.

Todos vais a morir.

¿Ah, sí? ¿Y quién nos va a matar?

Yo. ¡Hum!

(Puñetazo) (Cuerpo al suelo)

(Música trepidante)

¡Nos cogen, amo, nos cogen!

¡Vamos!

(Disparo)

¡Corre, Sátur, corre!

(Puñetazo)

(Látigo)

¡Corre, Sátur, corre!

(Relincho)

(Puñetazo)

(Patada)

Bájate, Sátur.

¿Se puede saber qué hace ahora?

Que nos está siguiendo medio penal.

Sátur, bájate.

¡Baja!

La madre que me parió.

(AZUZA AL CABALLO)

Seguirán las huellas de los caballos.

No, si como idea me parece cojonuda,

¿pero qué vamos a hacer ahora sin caballos?

¿No vamos a ir caminando?

No, Sátur, tengo que encontrar a mi hijo. Vamos.

Ay, Dios mío.

Se me olvidó que el chico se había fugado por la cloaca.

¿Dónde estará ahora mismo?

En el hogar de la única familia que le queda.

¿La cabaña de la señora?

Sí.

Espera, Sátur, hay algo en el camino.

¿Y eso qué importa? Vámonos.

Nos están siguiendo las legiones.

Podría ser una persona.

¡Qué persona! Eso es un cadáver que han dejado ahí.

¿No lo ve?

Tenemos que irnos. Venga.

¿Y si está herido?

¡Que ayude usted a los vivos, me parece bien,

pero que lo haga con los difuntos, eso es pasarse de rosca!

No sabemos si está muerto.

¡Qué muerto ni muerto, está remuerto!

¿No ve que está tieso?

¡Vámonos de aquí, ande!

¿No ve que aquí nos pueden ver? ¡Que estamos a camino descubierto!

Vámonos. Tienes razón. Vamos.

REINA: ¡Ayúdeme! ¡Soy la Reina de las Españas!

¡No, no, por favor, no!

(Patada)

-¿Por qué los españoles son tan ruidosos?

(EN FRANCÉS)

Ya tenemos a la Reina.

¿Dónde está el heredero?

-Está con su nodriza probándose los ropajes para el desfile.

-Una pena. Me temo que el pequeño infante no llegará a estrenarlos.

-¿Habéis decidido ya cuál va ser su destino?

-Será algo digno de su condición.

DUQUE: "Pasará el resto de sus días encerrado.

Terminará olvidando su nombre, su linaje.

Hasta su propio rostro."

(EL NIÑO LLORA)

(LLORA)

-Triste final para el hijo del Rey Planeta.

Aquí no se oye nada, el chiquillo no está.

Pues alguien ha roto la ventana.

Le habrán entrado a la señora.

Si es que tendríamos que haber fijado

un punto de encuentro, y no escaparnos así.

¡Sátur!

¡Sátur!

¡No, no, no!

¡Ah!

¿Qué has hecho?

Pensaba que venían a por mí.

¡Sátur, Sátur! Lo siento.

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

(TOSE) ¡Chist!

-Déjala ahí, en el diván.

(ADORMILADA) -¡Hum! ¡Ah!

-Pero... pero... ¿esta quién es?

¿Qué hace ahí repanchingada?

-Me la he encontrado en el camino.

FLORA: La chica es un bellezón.

Y se nos ha ido una morena. Si no tuviera oficio...

(ASUSTADA) -¿Dónde estoy?

-En la Deleitosa, el mejor burdel de la Villa de Madrid.

-¿Un burdel?

Pero si yo... ¿qué hago aquí? Si yo estaba cruzando un camino.

-¿Aviso a alguien para que venga?

-Eh... no, no. No tengo a nadie.

-Vamos, criatura, una mujer tan guapa como tú,

seguro que tiene un novio, o algún pretendiente.

(SUSPIRA) -Vivo sola.

¡Oy!

(CONFUNDIDA) Bueno pues... gracias por salvarme,

que ya me voy.

Tienen ustedes una mancebía muy elegante. Gracias.

-¡Ha huido! ¡El Águila Roja ha huido!

-¿Se ha escapado?

(RÍE) -Esta mañana.

-¿Habían capturado al Águila Roja?

-¿Pero tú dónde has estado, chiquilla?

-Fuera de la comarca.

¿Quién es Águila,

se sabe quién se oculta bajo su máscara?

El Águila Roja es el hombre más bueno y generoso que existe.

Ya.

Pero ¿quién es?

Su nombre es Gonzalo de Montalvo.

Gonzalo.

¿Lo conoces?

(SORPRENDIDA) ¡Ah!

(SOLLOZA) Sí. Era mi prometido.

¿Estoy curado ya, amo?

No, Sátur.

Aún tienes la bala dentro.

¿Cómo que tengo la bala dentro?

Conteste, diga algo por Dios.

La bala no...

No está en un buen sitio.

Pero usted me la puede quitar, ¿no?

(PREOCUPADO) No puedo.

(TRAGA SALIVA)

Está tocando el corazón.

¿Cómo que el corazón?

Si yo me encuentro bien.

Sátur. No te muevas.

Si lo haces, podrías...

Podrías morir.

No puedo hacer nada, Sátur. No...

No puedo ayudarte.

Pero eso no puede ser, amo.

Yo no puedo morir por una bala perdida.

¡Por un tiro errado!

(MUY DÉBIL) ¡Ayúdeme!

¡Ayúdeme, amo!

El único que puede salvarte es un médico, Sátur.

Voy a ir a por él.

No.

Es la única opción. Si no lo hago, morirás.

¡Y si sale usted por esa puerta, volverán a cogerle!

¡Entre su vida y la mía,

elijo la suya, amo!

Yo no.

¡Si da usted un paso más, me mato!

¡Le juro a usted que me muevo y me mato!

El Cipriano sacrificó su vida por usted.

Yo no quiero ser el culpable del final de su historia, amo.

O me saca usted la bala o no me la saca nadie.

(Aplausos)

El trabajo es tuyo.

No debes dejar que nadie se acerque a mí.

¡Nadie!

¡Hernán!

¡Hernán!

¡Hernán!

¡Aparta!

¿Has hablado ya con los franceses?

¡Continuad!

¡Gonzalo de Montalvo acaba de escapar de prisión!

¡Deja de pensar en él y piensa en tu esposa!

Ni siquiera has sido capaz de decirme que me protegerás.

Lo último que necesito ahora es escucharte gritar.

¡He dicho que te apartes! ¡No!

¡Júrame que me defenderás, que no dejarás que me hagan daño!

Voy a reunirme con el Duque de Beaufort.

Hablaré con él.

Vete de mis jardines.

No tengo tiempo para hablar con antiguas criadas.

No vas a ir a ningún sitio hasta que no me contestes.

¿Cómo te atreves? ¡Suéltame!

¿Sabes dónde está Gonzalo? ¿Sabes si están bien?

¿Y por qué debería saberlo?

Bueno, no hace demasiado tiempo

te importaba lo suficiente como para romper una pareja,

¿ahora te da igual?

(CON DESPRECIO) Eres...

¿Una ramera, arpía, zorra?

Si vas a insultarme puedes probar hasta la palabra de cuatro letras.

Ya me han llamado de todo. Y he aprendido a disfrutarlo.

Siempre me he preguntado por qué me odiabas tanto.

Pero ahora lo sé:

Porque soy mejor que tú.

Porque yo no intento hacerle daño a los demás.

Tú desde que abres los ojos,

lo único que quieres es machacar para sentirte más viva.

(RÍE CON DESPECHO)

No te mereces ni que te insulte. Me das pena.

¿Pena yo?

¡Cuando muera, la historia me recordará!

Tú no eres nadie.

Te equivocas.

Yo tengo esperanza, tengo algo por lo que luchar.

¿Luchar tú, por qué? ¿Por comer todos los días?

Por darle el mejor de los futuros a mi hijo.

¿Un hijo?

¿Es... es de Gonzalo?

¡Ese niño nacerá y morirá pobre!

¡Lo criarás sola! ¡Sola!

(Búsqueda entre tarros)

ALONSO: Padre. Solo he encontrado esto.

A ver...

No. Necesito unas tenazas para sacarle la bala.

Hágalo con las manos, como sea, pero hágalo.

Cuando le abra la herida debes agarrarle con fuerza.

¿De acuerdo?

No se preocupe, amo,

no pienso moverme.

Te moverás aunque no quieras, Sátur.

Sujétale, Alonso.

Todo va a salir bien.

No quiero que nadie llore, que todo va a salir bien.

(SUSPIRA NERVIOSO)

Hágalo amo, por Dios se lo pido, hágalo.

Agárralo, que no se mueva, hijo.

Sujétale fuerte.

(GRUÑE DE DOLOR)

Así. siga usted.

No te muevas. No te muevas.

(GRUÑE DE DOLOR)

¡No te muevas! Que no se mueva.

Ya casi está.

(DOLORIDO) ¡Oh! ¡Puf!

Ya está.

Ya casi está, Sátur.

¡Ya, la tengo! ¡La tengo!

¡Ya está, Sátur!

¡Ya está Sátur!

(CONTENTO) ¡Ya está! ¡Ya está, Sátur!

(TOSE)

¡Sátur!

(TOSE)

¡Chist!

¡Sátur! ¡¡No!

(INQUIETO) ¡Sátur! ¡No!

¡Sátur! ¡Sátur!

(LLORA DESCONSOLADO)

¡No, no, no!

No quiero morir.

¡No quiero morir!

¡No quiero morir!

(LLORA)

No quiero morir.

No quiero morir.

No quiero.

Cipri.

Cipriano, yo no me puedo ir ahora.

Si me muero, nunca podré enmendar las cosas que hice mal.

¡Yo necesito mucho más tiempo!

Más tiempo para...

para dar las gracias

y pedir todos los perdones que tengo que pedir.

A ti el primero, Cipri.

Perdóname.

Perdóname, Cipriano.

Te perdono, Sátur.

(RESPIRA)

Amo.

Amo.

¡Sátur!

¡Sátur! ¡Sátur!

Que he vuelto.

(SORPRENDIDO) Estás vivo. ¡Sátur!

¡He estado en el cielo!

¿Qué? (RÍE)

¿Qué dices, Sátur?

He estado en todo lo alto, y había como neblina,

¡y se me ha aparecido el Cipriano!

(LLORA)

Sátur, no te muevas.

Hay que coserte la herida.

¿Que has estado en el cielo? ¿Y con Cipri?

Sí. Y me ha perdonado,

el Cipriano me ha perdonado, Alonso.

¿Y sabe una cosa que le digo, amo?

El cielo se puede pisar y resiste.

(RÍE)

Sátur. Discutiremos todo esto cuando estés bien.

No te muevas.

Si Dios me ha dejado volver, amo,

es porque el final de todo esto va a ser apoteósico.

¡Va a ser el mejor final de la historia, ya verá!

(LLORA DE ALEGRÍA)

NODRIZA: Vamos.

Huy, huy.

¿Y esta?

(SE AHOGA)

(Puerta de pasadizo) (Pasos)

CARDENAL: ¿Cómo se encuentra su graciosa Majestad?

Bendita inocencia.

Todavía no sabe el suplicio que le aguarda.

Le espera una vida llena de sufrimiento

sólo por ser quién es.

-¿Recuerdos de la infancia, comisario?

Desde el principio de los tiempos,

la vida de los reyes se ha visto sujeta a una ley simple:

la victoria de unos supone la desgracia de los otros.

Hay que procurar elegir el bando correcto.

Encerradlo.

(Pájaros)

(RECUERDA) "No tengas miedo, confía en mi."

¡Ah!

"No pretendía asustarte. No tengas miedo."

"Cuando te he visto enfrentarte a esos guardias

no parecías un simple maestro."

¡No!

Si no te conocierá pensaría que eres el Águila Roja.

Gonzalo es el Águila Roja.

Margarita.

¿Cómo no me di cuenta?

(Relincho)

-¡So!

Te presentaría mis respetos pero no tengo un buen día.

Estoy buscando a alguien y tú puedes ayudarme.

-Pues si usted no tiene un buen día, peor lo tengo yo.

-Busco a Gonzalo de Montalvo.

Tú eras su prometida. ¿Sabes dónde está?

-Pues no, pero aunque lo supiera no se lo iba a decir.

Nunca he sabido muy bien en qué bando está usted.

-Eso es fácil de contestar: el mío.

Escucha. Es muy importante que hable con él.

-Hoy he descubierto que el hombre que quise es el héroe del pueblo.

El Águila Roja.

Así que no me fío mucho de nadie. Y menos de usted.

-Pues te estás equivocando.

Porque soy el único amigo que le queda.

-¡Hey!

-El rey va camino del palacio.

Esta misma noche nos haremos con el trono.

Una relación de aliados se basa en la confianza.

¿Cuándo pretendía contarme que querían asesinar a mi esposa?

Debemos tratar ese asunto. Ahora.

-La reina será francesa.

Si no acepta, retiraré nuestro apoyo

y usted nunca conseguirá la corona.

La Marquesa de Santillana debe morir.

Igual deberíamos aprovechar la oscuridad para huir, ¿no?

Sé que corremos mucho peligro y no sabemos cuándo volverá

pero si me voy

no la volveré a ver

y nunca conoceré a mi hijo.

¡Me cago en los dilemas sin solución!

¿Por qué no será todo más fácil?

Agua o vino, hambre o comida, amor o soledad.

Por primera vez, no...

no sé qué hacer.

Usted ya sabe que siempre tengo un consejo, pero esta vez...

mi lado romántico le pide que se quede,

pero es que mi lado superviviente

pide que nos vayamos de aquí echando leches.

Nos vamos, Sátur. Nos vamos.

Va a ser mucho mejor.

(SE LEVANTA)

Voy a avisar al chico.

Después de matarme

le han bajado los nervios y se ha quedado frito.

Llévesela de recuerdo,

para sus momentos de soledad.

(TOSE)

Gonzalo.

(CONFUNDIDA) ¿Estáis bien?

Sí.

Claro, el Águila Roja siempre se salva, ¿verdad?

Siento no habértelo dicho.

Bueno. No es lo único que me ocultaste.

Ni lo único de lo que me arrepiento.

Te agradezco que hayas respetado lo que te dije, y no me buscaras.

Sí que te busqué, Margarita. Nunca he dejado de hacerlo.

Cada día, todos y cada uno de ellos.

Desde que te fuiste, mi único objetivo ha sido volverte a ver.

Margarita, sé...

Conozco unos vecinos que crían caballos.

Puedo conseguir uno para que escapéis lo antes posible.

Está bien. Gracias.

(Disparo)

¡Iá!

Por favor, por favor. ¡Yo no he hecho nada!

(INTENTA HABLAR)

¡No! ¡No! ¡No! ¡No!

¡Hum! ¡Ah!

¡Ah!

(GRUÑE) ¡Ah! ¡Ah!

¡No! ¡No! ¡No! ¡No!

¡Ah!

(GRUÑE) ¡Ah!

¡Oh!

(JADEA)

¿Por qué has tardado tanto, Hernán? Casi me matan.

Cogedla.

¿Qué? ¿Qué haces?

No vas a ser reina.

¿Cómo?

Los franceses no ceden. Y yo no voy a renunciar al trono.

¡Malnacido! ¡Me has traicionado!

Sí.

Te he traicionado.

No serás reina, pero a cambio salvarás la vida.

¡Por favor!

¡Por favor Hernán, no me hagas esto!

¡No me apartes ahora!

No puedo hacer nada más por ti.

No podrás volver nunca.

¡Ayúdame por favor, por favor, por favor!

¡Ayúdame!

¡Quiero ser reina! ¡Quiero ser reina!

Lleváosla.

(HABLA EN FRANCÉS)

El bebé...

El bebé era su mejor baza,

y ni se lo ha mentado a la señora.

Margarita no me ha perdonado, Sátur.

Tenía la esperanza de que al verla,

algo cambiase, pero...

¿Y si la rapta?

Eso sería romántico. ¿No?

Eso no es romántico.

Pero así por lo menos tendría muchas horas

para explicarle bien las cosas.

(Relincho)

Hay alguien fuera.

(Pasos)

¿Qué haces aquí?

La iban a fundir.

Pensé que un objeto que simboliza tanto no podía acabar así.

Gracias.

Supongo que piensas marcharte.

Antes del alba.

Bien. Pues antes de empezar una nueva vida,

tengo algo que decirte.

Si vas a volver a pedirme que sea Rey. No.

No, no, no.

Voy a hacer algo que nunca he hecho.

Voy a pedir perdón.

¿Y por qué deberías pedir perdón?

Porque te mentí.

Porque he traicionado uno de mis principios.

Y porque creo que toda injusticia debe tener un castigo.

¿De qué hablas?

Quiero que sepas la verdad sobre Felipe IV.

Y sobre quién ordenó la muerte de tu madre.

¡No, no, no! ¡Cállese! ¡Cállese!

Yo pagué al consejero que confesó que el Rey era inocente.

Te manipulé.

Te alejé de la verdad.

¡No le escuche! ¡Amo, no le escuche por Dios!

¿Qué estás diciendo?

Que tu padre es culpable.

Que ordenó asesinar a Laura de Montignac.

Si alguien hubiera hecho daño a uno de los míos,

yo no descansaría hasta matarle.

Creo

que todos los hombres tienen derecho a vengarse.

Y por mi culpa, tú no lo has hecho.

¿Tú lo sabías?

¡Lo sabías!

No, amo, no lo haga. Amo, por Dios. ¡Amo!

(Relincho)

Tengo frío.

¿Podría?

(ATERIDA) ¡Oh!

¡Uoh!

-¡Oh! -(RABIOSA) ¡Uh!

¡Oh! ¡Uh!

¿Cómo te cuento yo a ti todo esto?

(CHASQUEA LA LENGUA)

¿Cómo te explico que tu padre de allí no sale?

(Caballo)

(DOLORIDO) ¡Hum!

¡Sátur!

¿Qué haces con ese hacha?

(SUSPIRA ALIVIADO)

¿Ha traído los caballos?

Sí.

Quédese cuidando al chico.

¿Qué vas a hacer?

¿Dónde está Gonzalo?

Apártese, señora.

No. Estoy harta de secretos, Sátur,

no saldrás de aquí hasta que no me cuentes qué pasa.

El amo ha sufrido mucho.

Mucho, durante mucho tiempo.

Y lo ha hecho solo, porque no ha podido compartir su dolor con nadie.

¿Qué es lo que no podía compartir?

Quién es su padre.

Pero si su padre murió hace años.

No me refiero a ese padre, me refiero a...

(TOSE) Me refiero al padre verdadero, al que le dio la vida.

¿Quién es?

Sátur, dímelo.

El verdadero padre del amo es el Rey.

Y ha ido a por él para matarlo.

No puede ser.

¿Qué haces aquí?

Cumplir con mi deber como fiel súbdita.

-Les estaba esperando.

¡Soy el Rey de las Españas!

¡Felipe el Grande!

¡Y todavía no ha nacido quien pueda derrotarme!

(Espada)

-¿Cómo lo ha descubierto?

¿Qué has hecho?

Tranquilo.

Por desgracia, no os he delatado, ni a ti ni al Cardenal Mendoza.

Hubiera sido peligroso,

sois personas demasiado cercanas a mí.

No serás rey,

pero a cambio conservas la vida.

Si no es conmigo, ¡nada!

Es mi trono.

Es mi trono.

¡Es mi trono!

(Relincho)

(CON RABIA) ¡Uh!

Estaba deseando saber quién estaba detrás de todo esto.

Vengo a ocupar el lugar que me corresponde.

¡Este reino me pertenece!

¡A ti no te pertenece nada!

¡Póstrate ante el único Rey de estas tierras!

¡Jamás! ¡Ese es mi trono!

-¡Ah! -¡Argh!

-¿Cómo has osado ni siquiera intentarlo?

¡Tú! Un ser indigno, sin grandeza, sin principios.

Sin honra, ni honor. ¿Pretendes reinar?

Tú...

tampoco eres digno de ese trono.

(SOLDADOS GRITAN Y PELEAN)

La última vez que nos vimos nos despedimos dándonos un abrazo.

Entonces no sabía que estaba delante de un asesino.

¡Tuve que tomar una decisión!

¡Por el reino, por el pueblo!

Antepuse todo eso a mi felicidad, a mi bienestar.

¿Tu bienestar?

Mi madre vivió la peor de las vidas.

¡Y mientras tanto tú estabas rodeado de riquezas!

La quise como nunca he querido a nadie.

La quise de verdad.

¡Él nos arrebató todo! ¡A ti, a mí, a nuestra hermana!

¡Él nos arrebató la vida para la que nacimos!

Si pudiera enmendar el error que...

¿Error?

Sabías perfectamente lo que hacías.

Mi madre luchó cada día

para salir de ese encierro en el que fue perdiendo su vida.

¡Vi las marcas de sus uñas en las paredes!

Y luego, cuando por fin logró salir...

la mataste.

Hice lo que tenía que hacer, hijo.

¡No...!

(CON RABIA) No soy tu hijo.

¡Yo no soy tu hijo!

Soy el hijo de Laura de Montignac.

Y esta.

Esta es su venganza.

¡Mátalo!

¡Mátalo!

¡Debes vengar a nuestra familia! ¡Mátalo!

¡Mátalo!

¡Mátalo!

(Gentío)

JUEZ: De acuerdo a las normas y a las leyes de este Reino,

habiendo cometido un atentado contra la Corona,

el tribunal declara a Hernán Mejías y a Gonzalo de Montalvo

culpables de alta traición.

(PÚBLICO ABUCHEA) ¡Buh! ¡Culpable! ¡Fuera!

(Gritos de ánimo)

Amo. Amo.

Amo.

¡Amo! Estoy con usted.

PÚBLICO: ¡Gonzalo! ¡Dios te bendiga!

JUEZ: Así mismo, en nombre de Dios Nuestro Señor

y con la aprobación de Su Majestad el Rey

Felipe IV,

se ordena ejecutar la sentencia de muerte que pesa sobre ellos,

separando

su cabeza del cuerpo.

¡Su Majestad el Rey!

¡No lo haga, Majestad! ¡No lo haga!

No lo haga.

¡Un hombre como él

se merece honores y no que le ejecuten!

¡Un corazón tan noble no puede morir así, Majestad!

¡Gonzalo de Montalvo representa

todo lo bueno y necesario de nuestro reino!

¡Usted lo sabe!

Majestad. Es su hijo.

¡No lo mate, Majestad!

¡Majestad!

¡No lo haga! ¡Majestad!

-Majestad,

me es muy grato anunciaros que vuestra esposa la Reina

y el heredero han sido liberados.

Yo mismo me aseguré de que están bien.

PÚBLICO: ¡Perro! -¡Asesino!

-¡Bien merecido lo tienes! -¡Muere!

¡Todo es por tu culpa!

¿Me oyes? ¡Todo esto es por tu culpa!

¡Va a morir por ti! ¡Por ti va a morir!

(Redoble de tambores)

(GRITOS)

(Pistolas al suelo)

¡Que continúe la ejecución!

ALONSO: ¡Padre!

No, no, no, Alonso.

Suéltame. ¡Alonso!

Alonso ¿qué haces aquí? ¡Alonso!

¡Alonso no deberías estar aquí! ¿Me oyes?

¿Me oyes? Recuerda a tu padre cómo fue.

(LLORA) -No pienso irme, Sátur.

No pienso irme.

-Majestad, hacéis lo correcto,

ninguno de los dos debería haber nacido.

Vuestro hijo Carlos os sucederá en el reino y gobernará las Españas.

No se puede cambiar la historia.

-¡Ejecutadlos!

(Lucha)

¡Uh!

(Golpe contra las cadenas)

(TODOS GRITAN)

(Lucha del gentío)

Amo. Amo. Amo.

Amo.

Amo.

Amo.

Amo.

(Golpes de Gonzalo y Hernán)

¡Gonzalo!

Margarita.

(SUSPIRA)

Ven conmigo.

No quiero una vida sin ti. No puedo.

Yo tampoco.

He intentado olvidarte pero no puedo.

¡Hum! (LLORA)

Gonzalo, tengo que contarte algo.

Estoy embarazada.

(AMBOS RÍEN)

Estamos esperando un hijo. Vamos a ser padres.

(LA BESA)

(BESA EL VIENTRE) (RÍE)

(Pisadas y relincho de caballo)

¡Amo!

¡Amo!

¡Amo, Dios mío, la que se ha liado!

El Comisario también se ha escapado.

¡Y se ha llevado a media guardia por delante!

Bien. Tenemos que irnos, Sátur.

Señora,

aquí nos separamos.

Siempre la voy a recordar como hoy.

Montada a caballo, salvadora.

¡Hum! Me voy con vosotros, Sátur.

¿Eh?

Que nos vamos, Sátur. Todos juntos.

¡Que nos vamos todos juntos! (RÍE)

¡Ay, gracias a Dios!

¡Gracias, Dios mío! ¡Lo sabía, sabía que esto terminaría bien!

¡Que el amor triunfaría!

Lo sabía desde que puse los pies en su casa, amo.

Lo sé, tenemos que irnos. ¡No, espere!

¡Yo no me quedo tranquilo hasta que no venga un párroco!

No, no, que ya van dos amagos.

¡Así que, antes de darnos a la fuga, tiene que haber boda!

(RIENDO) ¿Eh, Alonsillo?

(RÍE)

Perdón.

¿A qué has venido?

¡Oh!

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

Así acaban los que intentan matarme.

(RESPIRA AGONIZANDO)

Mucho me temo que nunca escuchará el "Habemus Papam", Eminencia.

(SE AHOGA) ¡Ah! ¡Oh!

(Disparo)

(ALIVIADA) ¡Ah!

¿Qué haces aquí?

No podía irme sin darme esta satisfacción.

¡Deberías estar huyendo!

Tienes razón.

Adiós, Lucrecia.

Adiós, Hernán.

Eres lo peor

que me ha pasado en esta vida.

Tú también.

Vas a vivir una vida de miseria,

sin lujos,

una existencia de proscrito.

Al menos me libraré de ti.

Nunca.

Te odio tanto que me voy contigo.

Te odio tanto

que dejo que vengas.

CURA: Margarita Hernando,

¿quieres a Gonzalo de Montalvo como legítimo esposo?

-Sí, quiero.

-Gonzalo de Montalvo,

¿quieres a Margarita Hernando como legítima esposa?

Sí.

Para siempre.

CURA: Yo os declaro entonces

marido y mujer.

"In nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti. Amen".

¡Olé, olé y olé!

(Disparo)

(RÍEN)

(MARGARITA RÍE)

"Pasan los días,

pasan los meses,

pasan los años, pasan las vidas.

Pero hay algo que siempre está ahí

cuando uno se atreve a mirarlo de cara:

el mal.

Guerras, torturas, asesinatos.

Se repiten una y otra vez con una única constante:

el hombre.

Y sí, claro que sí, somos culpables,

pues todas son creaciones nuestras.

Pero igual que hay miserables que las fomentan,

también hay quienes conocen la importancia de combatirlas

y no rendirse nunca, de luchar siempre por un futuro mejor.

Esas son las personas que a su paso dejan

mucho más que recuerdos, mucho más que enseñanzas de vida.

Son personas que dejan un legado.

(Relincho)

El hijo de Gonzalo de Montalvo y Margarita

supo recoger el que le dejaron.

El legado del Águila Roja. Un legado para la eternidad."

Porque si algo he aprendido en estos años

es que todas las épocas necesitan un héroe.

Águila Roja - T9 - Capítulo 116

27 oct 2016

Los últimos 1.509 programas de Águila Roja

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios