Acceso autorizado La 2

Acceso autorizado

Jueves a las 0.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5080158
No recomendado para menores de 7 años Acceso autorizado - Líbano - ver ahora
Transcripción completa

(Muse "Psycho")

En septiembre del año 2006

fue la primera vez que el Ejército español pisaba la frontera libanesa.

La misión de los cascos azules estaba clara: pacificar la zona

tras el estallido de violencia

de Israel y Líbano.

Hoy, 12 años después,

600 efectivos del Ejército español lideran esta misión aquí,

en el este del país,

y velan por mantener la paz entre ambos países.

Vamos a acompañar a las Fuerzas Armadas españolas.

Tenemos acceso autorizado

a la base Miguel de Cervantes, en Maryayún, Líbano.

(Sintonía "Acceso autorizado")

("Straight up and down")

Seiscientos hombres y mujeres de la brigada Extremadura XI

conforman el contingente español desplazado al Líbano.

Durante seis meses viven en esta base militar.

Se llama Miguel de Cervantes, pronto veremos por qué.

Y es el centro de operaciones del Ejército español.

¿Qué tal? Soy Cayetana.

Bienvenida. Encantada.

Ya estamos aquí. Muy bien.

En el Líbano, ni más ni menos. Líbano, en la posición 7-2,

base Miguel de Cervantes, nuestra pequeña España.

Me vas a proteger, ¿no? Ando impresionada...

Ya estás en tu España. ...con el lugar.

Te enseñaré lo que hacemos, cómo trabajamos y con quién.

Venga. Vámonos.

Entramos.

(The Cure "Boys don't Cry")

¿Ahora dónde me llevas? Pues te llevo

a una reunión que tenemos diaria a las 8:30,

en la que al general todos los batallones, indio, indonesio, nepalí,

español, le ponen al día de las actividades

de las últimas 24 horas y de las próximas 24 lo que pasará

y lo sucedido durante la noche.

Los soldados españoles conviven en la misma base

con militares de ocho nacionalidades distintas.

España ha asumido el papel de mando de este contingente

y es el general Francisco Javier Romero

quien se encarga de dirigirlo.

En esta reunión matutina están presentes todos los altos mandos

de los ejércitos que forman parte de UNIFIL,

una misión creada por Naciones Unidas

para mantener la paz en el Líbano

y formada por los ejércitos de 40 países.

La ONU en el despliegue en el Líbano

decidió otorgar el control del sector este

a España.

Vamos a hablar de vuestra misión.

¿Cuándo llegáis aquí? ¿Cuántos meses son?

¿Cuántos hombres tienes?

Tenemos despliegue de unos seis meses.

Llegamos en noviembre.

El núcleo lo pone una brigada.

Ha sido la de Extremadura, la situada en Badajoz.

Tenéis aspectos profesionales muy distintos, ¿no?,

en esa brigada de Extremadura.

La brigada está organizada de manera que hay una unidad operativa

que es el que en el día a día realiza los observatorios,

monitoriza lo que es la "blue line",

realiza físicamente la patrullas, día y noche,

permanentemente, ocupa las posiciones cercanas

a esa "blue line" para monitorizar

si hay violaciones o no.

La "blue line" es una cosa

que hay que explicar. No es realmente una frontera.

No. Es una línea ficticia

que la ONU decide establecer en un momento dado

y que hay que respetarla absolutamente,

porque de eso depende la paz

entre ambos países. Sí.

¿Dónde está? Evidentemente.

Bueno, hay muchas zonas donde la "blue line"

está claramente marcada.

En zonas donde los dos países han sido capaces

de encontrar un acuerdo y de reconocer que eso

es la frontera natural entre ellos,

ahí se ha marcado.

Y hay lo que llamamos los "blue barrels",

que son barriles azules que marcan esa frontera, ¿no?

Pero hay otras donde no hay acuerdo.

(Música suave)

"Soy Cayetana Guillén Cuervo".

Les faltó cachearme.

Ya me contarás dónde vamos, porque me pidieron datos.

Es una zona de acceso restringido,

una zona para personal autorizado

en la cual todos los datos son confidenciales.

Se llama el Centro de Operaciones Tácticas.

Esto sí que es acceso autorizado. Acceso autorizado.

Cuando salgas, te limpiaré la memoria.

Koldo, que me estoy asustando. Que no, ya lo verás.

Entramos en el corazón de la base. Parece un ligar sin importancia,

Pero en estos ordenadores se esconde material militar muy sensible,

posicionamiento de los ejércitos tanto conocidos como desconocidos.

¿Cómo funciona este centro de operaciones?

Ahora mismo estamos aquí,

en el corazón, el centro de lo que es la misión.

De los dos sectores que tiene UNIFIL en el sur del Líbano,

pues este es el sector este. Y aquí se controlan

todas las operaciones tácticas de todos los batallones

que están sobre el terreno,

monitorizando el cumplimiento de la resolución

de Naciones Unidas. Ajá.

Si hubiera una crisis, un problema, ¿cómo funcionaría esta sala?

A la hora de suceder un incidente grave,

pues aquí llegaría la información a través de los batallones,

el que lo hubiera sufrido informaría

y aquí se activaría la célula de crisis.

Se llamaría al jefe de operaciones, al jefe de estado mayor

y al general. Yo les actualizaría la situación con la información

que hay hasta el momento. Y una vez hecho eso,

se tomarían las decisiones oportunas. Ajá.

¿Y me puedes explicar lo que vemos en las pantallas?

Ahí representamos recorrido de las patrullas, actividades móviles,

estáticas, todos los incidentes que van sucediendo.

(The Brian Jonestown Massacre "Pish")

Quiero conocer de primera mano

la "blue line" y pido a Koldo que me acompañe

a recorrer esta frontera ficticia

que separa Líbano de Israel y que se ha convertido

en el principal foco de tensión entre ambos.

Antes de empezar a patrullar

debo colocarme el chaleco y el casco.

Lo que pesa.

La seguridad es primordial.

Cargaré con 12 kilos de peso durante todo el recorrido.

El contingente español

es el encargado de controlar 66 kilómetros

de esta "blue line".

Para garantizar la seguridad de la zona,

el Ejército también usa puestos de observación avanzados.

Desde aquí tenemos una vista sobre toda la zona de operaciones

del contingente español.

Y es el punto donde se ve claramente lo que es la frontera

entre Israel y Líbano. Se denomina "blue line".

Ese pueblo que está ahí se llama Ghajar,

es el límite entre la zona de Israel,

a la izquierda, y la de Líbano, la zona de la derecha.

De hecho, por el medio de Ghajar pasa la "blue line".

Pero bueno, qué complicado eso para los habitantes, ¿no?

Ghajar es una población y es una violación permanente...

¡Ostras! ...por parte de Israel

del territorio libanés.

Es un pueblo que nació sirio, ha crecido

y entonces hay una parte, la "blue line",

la parte sur sería israelita y la parte norte, libanesa.

Dios mío. Pero la parte norte

también está ocupada por sirios.

¿Qué incidentes son habituales?

¿Con qué os encontráis? Incidentes entre ambos países

pueden ser conflicto entre algún cruce de la "blue line"

por parte de... de alguno de los dos países.

Y estamos ahí para intentar evitar

ese tipo de problemas

y crear una estabilidad en la región para que siga en paz,

como hasta ahora.

(KOLDO) Estos pastores que hemos visto con ovejas

a veces la "blue line" la cruzan. Eso sería un incidente.

Entonces ellos deberían acercarse y decirle al pastor:

"Por favor, retroceda. Póngase...". Porque se puede malinterpretar.

Puede. Y puede generar un conflicto mayor.

Podría generar un conflicto, pero ellos desescalan ese conflicto.

¿El conflicto en la "blue line" se trata de discutir

un centímetro de tierra arriba y abajo?

Estamos hablando de una cosa mínima.

La "blue line" para determinarla

se pone con unos barriles azules. Para discutir el punto donde se hacen

hay una reunión tripartita en Akoura,

a la cual va personal israelí, personal libanés

y va UNIFIL.

(The Brian Jonestown Massacre "Pish")

Aquello que veis a lo lejos es un lugar que es una marca

que delimita la "blue line", una línea que trazó la ONU

el 7 de junio del año 2000,

que ni el ejército israelí ni el libanés pueden cruzar.

Pero la verdadera frontera

la delimita Israel con esa alambrada que veis,

a la que llaman "technical fence", rodeada de tierra,

por si alguien cruza que se marque la pisada.

¿Qué se hace en estos puestos? ¿Qué función tienen?

Depende un poco del día. Tenemos varias.

Una de ellas es la de monitorizar

las acciones tanto de Israel como del Líbano.

Para ello, pues salimos de patrulla, realizamos patrullas conjuntas

con LAF, damos seguridad a la posición,

hacemos demostración de presencia en las poblaciones civiles.

¿Qué te parece lo más complejo de tu trabajo?

Quizá lo más complejo sea estar siempre muy pendiente

de nuestras acciones, ¿no?

De que ninguna acción nuestra pueda verse por ninguna parte

como que favorecemos a la otra.

Claro, es verdad. Eso tiene que ser difícil.

Estar siempre con equilibrio. Claro.

Que uno no pueda malinterpretar

la acción que hacéis, ¿no?

El batallón español cuenta con tres posiciones de vigilancia

a lo largo de esta frontera. Esta es una de ellas,

en plena "blue line" y al lado de la "technical fence".

Robamos alguna imagen del lado de Israel,

pero de manera muy furtiva. Ten cuidado.

La Inteligencia israelí ya sabe que estamos aquí

y puede interpretar mal

nuestras intenciones.

¿Alguna situación de conflicto en esta posición que hayas vivido

desde que estás aquí?

Bueno, conflicto como tal no, pero sí que hubo una...

una vez en la que Líbano

pretendía plantar una serie de árboles

próximos a la "technical fence".

¿Con qué objetivo?

Creemos que con el objetivo de que Israel

no pueda ver de forma tan fácil

todo lo que va pasando en el Líbano.

Entonces, bueno, mientras uno no toque la valla,

no hay problema. Pero claro, está muy cerca,

¿tocarán?, ¿no tocarán? Las ramas crecen.

Las ramas crecen, se meten en Israel, quizá sí, quizá no.

Entonces el posible problema

y el por qué estamos nosotros allí monitorizando.

No tiene por qué pasar nada, no pasó.

Pero bueno... ¿Se plantaron?

Se plantaron los árboles. Y ahí están, quitando visibilidad.

Exactamente.

Y esta posición

tiene importancia clave, está cerca. Efectivamente.

Esta posición está muy muy cerca

de la "technical fence". Por lo cual más todavía.

Porque ellos nos ven,

nosotros los vemos a ellos.

Líbano, Israel y tú aquí. Un tripartito.

(RÍE)

La "blue line" pasa por en medio de pueblos

que quedan divididos por la mitad. Koldo me lleva

a Kafer Kela, donde antes comerciaban libaneses e israelíes.

Esta carretera de mi derecha es la pura "blue line".

Es la pura "blue line". La Puerta de Fátima.

Que la utilizan los libaneses para ir y venir.

Y aquí estamos, en la Puerta Fátima.

Aquí tenemos un muro, antiguamente la "Technical Fence".

Al otro lado es una valla. ¿Era la "Technical Fence"?

Sigue siéndolo. Sigue siendo.

Pero en el otro sitio hemos visto la valla con los sensores.

Y aquí tenemos un muro. Y esto era la Puerta Fátima,

que era una puerta que permitía a los libaneses

acceder a Israel a trabajar las tierras.

Entraban, salían. Y en ese margen

se ha construido un jardín de infancia.

Un jardín de infancia. Libanés.

Libanés.

Tienes los grafitis que hacen.

Sí, sí. Y la famosa puerta

por la cual ellos podían ir a trabajar las tierras.

Cuando comenzó la guerra, se cerró la puerta y muchos trabajadores

de esta población, Kafer Kela, se quedaron sin trabajo en ese momento.

Si una cosa me ha quedado clara

patrullando por aquí, es que españoles y libaneses

conviven como auténticos vecinos.

La presencia del Ejército español, lejos de intimidar,

da seguridad a una población

acostumbrada a convivir con un conflicto

que se remonta a 1978.

"Nice too meet you".

Encantada de conocerte.

¿Cómo recuerdas cuando los soldados españoles llegaron?

Nuestro territorio ha estado ocupado por el ejército judío

desde 1978.

Desde ese momento tropas de UNIFIL

nos visitaron aquí, en Maryayún.

En 2006, después de la guerra,

una nueva resolución estableció que la UNIFIL nos visitara.

Entonces tuvimos la suerte de conocer gente de España.

Ellos nos apoyan,

son muy cooperantes, muy amables.

Les gusta la gente, son más que bienvenidos a visitarnos.

Sonia, tú sabes español. -Un poco sí.

Tengo muchísimas amigas de España.

Hablas muy bien, Sonia. Un poco.

Si practicas un poco,

hablas fenomenal. Sí, sí.

Muy bien. Me encanta hablar español.

¿Te encanta?

Ellos llevan muchos años

de misión, manteniendo la paz. Sí.

Ayudándoos en muchas cosas. Sí.

¿Cómo valoras que los niños ahora crezcan en paz?

Para mí la vida

es muy corta, puedo decir.

Por eso me encanta que vivan con...

con paz.

Vivan... "alegra".

Celebrar todo el tiempo.

Ella y su marido nos ayudaron este año.

Corrimos aquí la San Silvestre.

(SONIA) Sí. -Igual que en España.

Compartimos la celebración. -Nos ayudaron a organizarla

en su pueblo. (SONIA) Me encanta...

compartir con soldados españoles.

"Thank you". "Thanks".

"Thank you".

"Bye, bye".

Los soldados españoles están presentes

en la vida cotidiana de los libaneses.

Es una manera muy española

de entender la inteligencia militar.

Me decía un alto mando:

"Si nos conocen y nos quieren, es más difícil que nos ataquen,

que los niños se conviertan en terroristas".

Por eso los programas sociales

son otra de las misiones del Ejército

y una manera de entenderlo.

En esta escuela de educación especial

psicólogos militares colaboran con actividades.

(Música árabe)

El trabajo del Ejército español en Líbano

no se limita a cuestiones militares.

Los programas sociales son muy importantes y este es un ejemplo.

La solidaridad abre puertas

y estrecha lazos entre la población civil

y nuestros soldados.

Hoy voy de cumpleaños.

Los chicos lo celebran con sus educadores.

(Música árabe)

"Happy birthday". Feliz cumpleaños.

¿Es tu cumpleaños? ¿Cómo te llamas?

Me llamo Assim.

Cayetana. Tana.

Tana. ¿Okey? Choca.

¿Qué piensas de nuestros soldados,

los soldados españoles?

De hecho, yo quiero agradecer especialmente

a las tropas españolas que mantengan la paz

en nuestro bello Líbano.

También nos ayudan en actos como este.

Muchas gracias.

(Música árabe)

Cuéntame. ¿Cómo es tu trabajo aquí? ¿Cuántas veces al mes vienes?

¿Cómo lo haces? Nuestro trabajo.

Pues venimos cerca de dos veces al mes.

Porque tenemos otros colegios de características similares a este.

Y sobre todo son actividades,

intentamos que sean lúdicas la mayoría

para trabajar funciones básicas.

Aceptación, atención, memoria,

también algunas actividades con contenido semántico.

Y utilizamos fundamentalmente fichas, juegos de todo tipo,

con globos, con colores.

¿Qué preparación tienes para tratar a estos niños?

Pues el graduado en Psicología. Sí.

Y los máster que he podido ir sacando.

Un máster en...

Además de tu carrera militar haces eso.

Y aparte,

nosotros, al ingresar en las Fuerzas Armadas,

tenemos una formación básica específica de la especialidad.

En nuestro caso,

de Psicología. Y nos dan pautas para afrontar las cosas

que nos podemos encontrar, incluido población infantil.

¿Y qué te aporta?

Pues me aporta los mejores recuerdos que me llevo para España.

¿Ah, sí? Es algo compartido por el equipo

que ha venido aquí a colaborar. Todos nos llevamos esa misma.

Evidentemente, profesionalmente también enriquece muchísimo.

Claro. Pero si destacara algo, eso.

A nivel personal me llevo los mejores recuerdos.

Una experiencia personal increíble, ¿no?

¿Y qué... qué te llevas?

Yo me llevo lo mejor de la misión.

Aparte de que me propuso el proyecto

porque yo estudio Psicología, ha sido enriquecedor personalmente.

La parte humana. No tienes que tener conocimientos,

pero a mí me han servido de práctica. Y humanamente muy enriquecedora.

Ajá. Sobre todo, te vas de aquí

con la alegría de que les aportas.

(Música árabe)

Al ver a estos soldados

entiendo lo que decía ese mando

y también las palabras del general para dar sentido

a que los soldados patrullen tan lejos de casa.

Algo que me parece muy importante, general,

para transmitir a los ciudadanos en España.

¿Cómo repercute todo lo que hacéis aquí

en la seguridad de nuestro país?

El apagar un fuego a mucha distancia de tu territorio

evita que ese fuego se vaya extendiendo

y vaya llegando a nuestro territorio.

Y eso es una labor que a veces es difícil de entender,

porque cuando uno mira al Líbano,

dice: "¿Qué tiene que ver con España?".

Tiene mucho que ver. En un mundo...

en un mundo tan globalizado como ese este,

donde todo está interrelacionado,

cualquier conflicto puede afectar a la otra parte del globo.

Y por eso tenemos fuerzas desplegadas aquí,

fuerzas desplegadas en Mali, en... en África,

todavía en Afganistán,

todavía hay gente en Iraq.

(Música de intriga)

¿Qué vehículo es este?

Pues esto es un vehículo... es un BMR.

Sí. Un vehículo blindado sobre ruedas.

Y es el que normalmente utilizamos

junto con otro tipo de vehículos

para los movimientos que hacemos de patrullar.

Tú, cuando haces estas patrullas, ¿sientes que es una zona de riesgo?

¿Pasas miedo? A ver, estamos viendo que ahora mismo

vamos bien equipados de protección individual.

Llevamos un vehículo en buenas condiciones,

que necesitamos aquí. Sí.

Y riesgo ahora mismito no tenemos. Lo estamos viendo, ¿vale?

Siempre existe esa calma tensa de la que hablamos.

Porque puede saltar la liebre.

Cuando te dedicaste a esto,

¿pensabas que estarías en misiones como esta,

que es tan compleja y tan delicada para el Ejército español?

A ver, cuando uno entra aquí, a las Fuerzas Armadas,

sabe a lo que viene.

Nuestra ilusión es esta, el estar aquí,

el estar aquí en medio.

Porque nos preparamos todo el año,

nos preparamos constantemente para llegar a este punto.

Cuando te destinan aquí, es lo mejor que te puede pasar.

Claro, exactamente. Aquí estamos todos de forma voluntaria, ¿vale?

Entonces todos sabemos a lo que venimos, somos conscientes

de lo que hacemos aquí, del papel que cumplimos.

Y... y la verdad es que es un orgullo para mí y para mi familia.

Ya que nombráis a la familias, ¿tienes pareja, hijos?

Sí. Tengo pareja, tengo mi novia. Tenemos una hija en común.

¿Ah, sí? ¿De qué edad? Tiene tres añitos.

Estando aquí cumplió los tres añitos.

Seis meses enteros sin verla. Sí. Pero tenemos redes sociales.

Te voy a contar una anécdota de Kosovo

cuando empezamos con el wifi.

Recuerdo que me voy a ver al teniente que tenía

y le veo mirando la pantalla

del ordenador. Sí.

Y le pregunto: "¿Qué haces?".

"Vigilo a mi hijo". Digo: "Si está en España".

Su mujer tenía que salir a la tiendita a comprar algo.

¡Oh! Puso la cámara

y estaba con el teléfono pendiente. Si despertaba, le llamaba.

La tecnología. Es una maravilla.

Eso es la tecnología.

Cuéntame cómo es un día de tu rutina, Dámaso.

-En mi caso yo soy observador, ¿vale?

Yo voy...

Soy el que voy anotando todo tipo de incidencias

o de cosas que nos podamos encontrar en esa patrulla.

Siempre con el boli apuntándolo todo,

comunicándolo al jefe del vehículo, al sargento.

Y él lo transmite al top, al top de mando.

Y se deja constancia de todo, todo.

Cada día, cada minuto. Cada día.

(KOLDO) Todo lo que tenemos aquí, a tu izquierda, es campo minado.

¿Esto es campo minado? Es campo minado.

Y está al lado de la población... De Gayar.

De Gayar. Entonces, aquí tenemos un valla,

que es esta que tenemos aquí. Y en el otro lado tenemos la valla

que es la "technical fence".

Entre una cosa y otra está todo totalmente minado.

¿Hay muchas más zonas de campo minado?

¿Hay más zonas de campo minado? Hay muchas zonas.

¿Hay muchas zonas minadas?

En pocos meses, Israel lanzó millones de explosivos

en el sur del Líbano. Más de dos millones

siguen sin explosionar. Una prioridad

del Ejército es limpiar el terreno de minas y desactivarlas.

Esta unidad a la que perteneces me parece que es especial,

que hacéis muchas cosas.

-Es una de ingenieros.

Ajá.

No solamente efectuamos cualquier limpieza de campo minado,

de cualquier campo contaminado por explosivo,

también realizamos obras.

Realizamos construcciones, obras de protección para la fuerza.

¿Y explicáis vosotros a los niños libaneses

que no se pueden acercar a estos artefactos,

que no se acerquen o...?

Tratamos de concienciarles

de que si lo ven, avisen, de que no lo toquen. Que avisen.

Que tengan ese mensaje de fuerza de no tocar, avisar.

De que avisen a sus padres, a las... al ejército libanés,

a la Policía o a nosotros.

Nosotros nos encargaremos, pero que no toquen.

Y esto es una labor del ejército libanés y vuestra.

Exacto. Vienen aquí colegios,

vamos nosotros, hacemos exhibiciones,

tanto con el equipo tecnológico, con el perro, con los robots,

exposiciones de material desactivado para concienciarles

de lo que no deben tocar.

Otra de las amenazas son los coches bomba.

Trampas que los terroristas detonan a distancia.

Esta unidad se entrena

para localizarlos y desactivarlos.

Lleva una mochila de medición,

que lo que hace es una burbuja y no permite que entre

ninguna radiación electromagnética:

móvil, walkie, etcétera.

¿Por qué? Porque uno de los procedimientos

que usan los terroristas es radiocontrolados.

Llamas por teléfono, tienes un receptor

y al llamar detona, inicia el artefacto.

Entonces hay una serie de frecuencias e inhibimos esa capacidad

de entrar en el artefacto.

¿Se está acercando a algún explosivo tu compañero?

No sabemos. Este vehículo ha sido dejado de una manera extraña.

Es un vehículo extraño, tiene formas extrañas dentro.

Y lo que hacemos es aproximarnos para verificar

si pudiera contener alguna amenaza.

Ahora vamos a ver es al perro.

¿Cómo se llama? Kido.

Y Kido lleva diez años con vosotros y está a punto de jubilarse,

pero es de los mejores perros al detectar explosivos.

Ha estado en muchas más misiones. Ha estado en Afganistán,

ha estado en Iraq y aquí dos veces.

Qué cosa más guapa de perro.

Mira, mira, mira.

Huele por debajo.

Está oliendo. Se sentó. Mira y se sentó. Qué barbaridad.

Se queda mirando en dirección al olor.

Ya hemos certificado la amenaza. Increíble.

Este robot... ¿Esto para qué sirve?

...se usa para investigación.

Tiene unas cámaras muy potentes.

Y para realizar la desactivación de esa amenaza.

Va armado, tiene armas de agua,

unos cañones de agua.

Lo que va a hacer es ubicar

en una investigación final,

con las cámaras,

dónde se encuentra el artefacto e intentar romper su cadena.

-¡Fuego, fuego, fuego!

Ahora se van a acercar a revisar...

los efectos,

si lo hemos conseguido desactivar. Al acercaros con el traje,

hay otro riesgo.

Si está mala desactivado... No falla.

Y sabemos que va a estar desactivado.

Llevamos ya varios días conviviendo con el Ejército español

en Maryayún, en Líbano.

Vemos que la vida transcurre prácticamente normal.

Las tiendas abren, la gente toma café,

los niños van a la escuela, pero percibimos esa calma tensa.

Puede suceder un incidente que lleve a algo más grave,

como aquel 24 de junio de 2007

cuando los soldados patrullaban por esta zona,

una patrulla rutinaria como la que compartimos

esto días con ellos, había aquí un furgoneta

con explosivos detonados a distancia

en atentado terrorista y los soldados fallecieron.

(Música de intriga)

¿Y qué pasó aquel 24 de junio de 2007?

Hubo un atentado directo contra las tropas españolas,

donde pusieron un coche bomba al paso de un convoy español.

Y bueno, pues murieron en acto de servicio

y defendiendo la paz y la estabilidad de la zona

seis paracaidistas, porque era la brigada paracaidista,

pues, como he dicho, en defensa de la paz y la estabilidad.

Y en defensa de la vida

de todos los que en ese momento estaban viviendo en esta zona.

Aquel atentado quizá interrumpió un poco la armonía.

Sí.

Interrumpe la armonía porque, claro,

se toman medidas de seguridad y de protección de la fuerza.

Porque la prioridad aquí, evidentemente,

es la seguridad de nuestras fuerzas, de nuestras tropas.

Y el objetivo fundamental es desplegar y volver

con los mismos que hemos desplegado, ¿no?

Aquello rompió esa armonía que existía y, evidentemente,

pues la relación inicial es acogerse otra vez a las bases

e incrementar en gran medida la protección de nuestras tropas.

Desde 2006, 15 militares españoles han perdido la vida

en esta misión del Líbano.

El recuerdo a las víctimas

es el momento más emotivo del acto de entrega de medallas.

(Música de marcha militar)

(Megafonía en inglés)

(Música de trompeta)

A pocos días de acabar su estancia en el Líbano

y antes del siguiente reemplazo se celebra esta ceremonia

de medallas a todos los militares que han participado en la misión.

(Música de orquesta)

La misión dura seis meses.

Os faltan dos para terminarla.

No has perdido ningún hombre ni has tenido accidente grave.

No. Así que las cosas van bien.

Las cosas van bien, pero las cosas terminan cuando uno entra en casa.

Muy bien. O sea que así...

así intentamos mantenerlo y así se les repite

a todo el contingente.

Porque, vuelvo a repetir, porque es un mensaje fundamental,

la seguridad de las tropas

es nuestra primera prioridad. Y su seguridad, repito,

termina cuando uno llega a casa

y puede abrazar a su familia.

Hasta ese momento, la misión no habrá acabado.

¿No os sentís extraños al volver a casa tras tanto tiempo fuera?

Sí, sí. No voy a decir que no.

A nosotros también nos pasa. Lo entiendo.

Las giras, los rodajes. Vuelves a casa y dices:

"No sé. ¿Dónde estoy?".

"¿Dónde está mi lugar?".

Porque la familia continúa y la casa continúa.

Pero continúa sin ti, claro.

Y uno tiene que volver a hacerse el hueco.

Y... y... Pero bueno, yo creo que eso

se compensa con estar en casa. Sí.

Con estar con tu familia, con tus seres queridos.

Y... y ellos también lo asumen, ¿no?

Viene un ser que lleva seis meses fuera...

Sí, claro. ...y de pronto pretende imponer.

Claro. Pero bueno, el cariño,

el amor y todo eso, pues hace que,

aunque no haya hueco, se haga. Se encaja otra vez,

pero tienes que volver a encontrar tu lugar.

Solo 30 mujeres forman parte

del contingente desplegado en el Líbano.

Militares de vocación

que viven esta misión como un sueño cumplido.

La soldado Maya

es quien se encarga de inmortalizar momentos como este.

Ella sabe mejor que nadie

lo que significa para estos hombres y mujeres

estar de misión.

(Allah-Las "Ferus gallery")

¿Por qué te hiciste militar?

Pues desde que era muy joven quería ser militar.

Y mi madre no me dejó.

No me dejó.

¿No tienes a nadie en la familia? Nadie.

Qué curioso. ¿Por qué? Mi padre era Policía,

si cuenta. Pues, hombre, algo cuenta.

Algo quiere decir. Pero yo quería y mi madre,

en aquella época quizá,

en un pueblo, que se fuera una mujer al Ejército, pues no.

"Cuando termines el Bachillerato, los estudios, te vas".

Tuve que hacer Bachillerato, tuve que empezar la diplomatura,

hice el ciclo superior, todo, y entonces ya le digo...

Estaba trabajando en la calle, en una empresa,

llevaba la gestión de una empresa.

Y estaba fija. Pero qué curioso.

Dije: "Me voy".

Me voy al Ejército.

Y entré el último año que podía entrar en el ejército,

porque quería eso. Y, al final, lo hice.

Escúchame, tú tienes un niño, tú eres madre.

Sí. José Manuel.

¿Cómo llevas eso? Pues es difícil,

pero nosotros somos militares y desde que entramos en el Ejército

estamos formándonos para esto.

Y, realmente, cuando te sientes realizado es aquí,

en una misión. Porque ves que tu trabajo vale.

Yo he tenido que trabajar mucho con mi hijo unos meses, casi un año,

sin saber seguro que venía a la misión.

He tenido que trabajar el decirle:

"José Manuel, que me voy a ir seis meses".

Él no era consciente del tiempo. No sabe qué son seis meses.

No son muy conscientes del tiempo, pero sobre la marcha...

Le tuve que explicar que venía a un país

en el que había un conflicto, que salían de un conflicto

y que había gente que nos necesitaba. Y que había niños...

que no tienen la suerte de tener a su padre, a su madre, a su...

Como él, que es muy querido y con muchas comodidades.

Y que veníamos a eso,

a aportar un granito de lo que él tiene en casa.

¿Y tu niño lo ha entendido?

Le hice una sorpresa. Una conferencia con los niños del cole.

Fue, bueno, algo superbonito,

toda la clase está concienciada de que la madre de José Manuel

trabaja para un país que lo necesita.

Y lo lleva genial.

Yo le decía: "Tenemos una doble misión:

tu misión en España y la mía en el Líbano".

Pero qué bien lo has hecho.

Mil ochocientos militares de ocho nacionalidades distintas

comparten esta base militar, una de las mejores del Líbano.

Hoy descubriré todos los rincones de esta mini ciudad

que tiene de todo.

Antes de perderme dentro, Koldo me acompaña

a conocer a la Policía Militar

que se encarga del acceso a la base. Es la máxima autoridad

antes de cruzar la puerta.

Tú eres policía militar.

¿Y cuál es tu función: controlar el paso y la salida?

Exacto. Controlar el acceso tanto del personal como de vehículos.

La seguridad interior.

Cuando hemos llegado, nos fijamos en el cartel.

¿Qué protocolo hay que seguir? Es un protocolo importante

que todo el que entre debe descargar su armamento,

no pueden entrar con el cargado en la base.

No está autorizado. Que no haya ni una bala.

Si dejáis el arma descargada, ¿qué pasa si os atacan?

¿Cómo os defendéis? Lo único que quitamos es el cargador,

pero va con nosotros.

Si tuviésemos que utilizarlo, tardamos menos de cinco segundos.

Ajá. Y eres bastante jefa me decía. ¿Sí?

¿No? Quiero decir que la Policía Militar tiene mucho poder aquí.

El puesto es de una autoridad.

Mucha responsabilidad del personal que entra.

No te faltan al respeto. Exacto.

Si te lo falto, me puedes detener. Bueno, según qué falta de respeto.

Es agente de la autoridad. Incluso me podría a mí,

que soy de mayor rango, meter en Chirona.

Paseando por la base llego al hospital.

¿Y esto que veo detrás de vosotros es una ambulancia?

Son ambulancias blindadas y el nombre que le damos

es célula de estabilización.

Ajá. Entonces, estos vehículos están siempre de guardia.

Alerta las 24 horas al día

para cualquier incidencia que haya. Y da soporte vital avanzado.

Dispone de una serie de instrumentación

para llevar a cabo la monitorización de un paciente grave

con desfibrilación, con oxígeno de terapia,

con ventiloterapia y bomba de infusión

por si es necesario estabilizar y medicar una baja

hasta que llegue a la entidad sanitaria,

que seríamos nosotros.

¿Necesita conductor especializado? Eso es.

O sea, está preparado para eso, ¿no?

Los soldados que hacen de conductores

reciben un curso de formación sanitaria previo

y de formación de conducción de estos vehículos.

¿Y va un enfermero además?

Va un médico y va un enfermero.

("Way down in the hole")

Hola.

Hola, buenas. ¿Qué tal?

Buenas tardes. Esta es la consulta de... de medicina.

Sí. Aquí es donde se lleva a cabo

la primera asistencia sanitaria en el caso de que...

Lo importante es que vengan

por su propio pie.

¿Qué hacemos si la cosa se complica?

Si hasta ahí habéis podido llegar, pero no podemos avanzar más.

Bueno, disponemos de una herramienta muy valiosa, la telemedicina,

que nos permite enlazar en tiempo real

con el Hospital Central de la Defensa,

en el que tenemos todas las especialidades y contactamos

con cardiología, con nefrología, con inmunología,

con cualquier patología que requiera la visión

o el criterio de un especialista

en esa materia que nos puede servir de ayuda.

¿Estamos en directo?

Hombre, buenas tardes, Elisa.

Hola, teniente coronel, comandante. -Buenas tardes.

Hola, buenas tardes. ¿Qué tal?

Luis, cuéntales en qué consiste la telemedicina,

cómo accedemos a vosotros y qué nos podéis ofrecer.

Nosotros atenemos a los 23 centros fuera de España,

la mitad son buques.

Y esos buques llevan 1300 personas al año.

Esto realmente soluciona muchos casos

y que pueden ser de vida o muerte además.

Se preguntan cosas que...

que si no conoces la especialización,

pues es muy útil realmente.

Por supuesto.

Nosotros, por ejemplo, hemos hecho desde el año pasado

ochenta y dos he contado.

¡Ostras! Desde el centro.

Esta tarde viene uno de Mali.

Esta misma mañana

la uróloga ha ordenado una evacuación también de un buque.

Esos procesos los deciden los especialistas,

porque en muchos sitios no hay especialistas.

Pues muchísimas gracias. A ti.

Un saludo, chicos. Un saludo desde Líbano.

Gracias.

Esta es la unidad de veterinaria. Ajá.

Y ellos llevan a cabo el control de alimentos

de todo el contingente español aquí

y del resto de países de Naciones Unidas.

Pues tenéis una responsabilidad muy importante.

Los dos focos profesionales

son realmente importantes en la buena evolución

de la misión aquí, ¿no?

Pues sí, es muy importante que la gente pueda comer

sin problema. Sin problemas.

Entonces hacemos una inspección exhaustiva

de los alimentos que se consumen desde su origen

hasta que entran en la base,

son conservados, cocinados y mantenidos en buenas condiciones

hasta su consumo. Ajá.

Eso por un lado. Y por otro, estos días,

que llevamos unos días conviviendo

y viviendo cómo es la interacción de los soldados

con la población civil, hemos oído la importancia que tiene

el hecho del cuidado de sus animales.

Hacemos una labor en ese sentido que ellos agradecen enormemente,

ya que les prestamos asesoramiento, tratamiento,

asistencia clínica al ganado enfermo. Ajá.

Y mejorar, en definitiva, la producción de esos animales.

Entramos en el paraíso de esta base, un supergimnasio,

la joya de la corona, el lugar más codiciado

en el tiempo de descanso.

Vital para liberar toda la adrenalina

que se concentra y apagar la ansiedad que provoca

la ausencia de los seres queridos.

Esto es importante,

porque necesitamos mantenernos en forma para llevar todo el equipo.

Esto es una cantidad de testosterona junta...

Imagínate, imagínate. ¿Seis meses esto seguido?

Seis meses dándole. Venga y venga hombres cuadrados.

(The Rolling Stones "Satisfaction")

Hola. Hola, buenas tardes.

¿Qué tal? Monitor de spinning. Sí.

Además de otras cosas. Sí.

En tus ratos libres enseñas. Doy spinning a mis compañeros,

porque es un hobby que tengo desde España.

Y ya que tenemos aquí los medios...

¿Pero tenías el título? Sí.

En España... Qué bien os ha venido.

...hice un par de seminarios, ahí, muy bien.

Y os enteráis de que es monitor y decís: "Nos viene fenomenal".

(KOLDO) Hay que sacarle partido. Muy bien.

(DAVID) Esto es fenomenal. Que impartes unas clases

que les pones las pilas a todos. Casi todos los días.

Con el musicón. Musicón.

Energía a tope. A tope.

(KOLDO) No solo es de spinning. No, ya lo sé.

Él hace sus trabajos y sus ratos libres los dedica al resto.

Cuando acabamos en las oficinas, venimos a spinning.

Está muy chulo el gimnasio, ¿eh?

Dos.

Uno. Ahora.

(Bill Doggett "Honky Tonk")

La seguridad en el interior de la base

depende de la Guardia Civil, que aquí tiene

su pequeño despacho.

¿Cuáles son vuestras funciones

colaborando con el Ejército?

Pues las funciones son bastante variadas.

Desde el control fiscal, revisión de los envíos

y recepciones de toda la mercancía

y paquetes que envían los soldados.

También tenemos otras funciones,

como es escolta del general del contingente.

Ajá. Y además tenemos funciones

de Policía Judicial.

¿Tenéis relación con la población civil libanesa?

Tenemos preparadas distintas charlas, clases, talleres con ellos.

-Con diferentes colegios de aquí,

de la... de las poblaciones cercanas,

donde vamos a intentar orientarles un poco

en lo que es los delitos en la red. Ajá.

Teniendo unas limitaciones

por las diferentes religiones, culturas y demás,

pues vamos a intentar explicarles

los peligros que existen en la red

y orientarles la forma que ellos pueden prevenir esas situaciones,

que pueden ser víctimas

de ciberbullying, grooming,

acosos de distintos tipos, diferentes delitos

que se pueden ocasionar

a través de internet.

-# Papas con arroz, bonito con tomate... #

Y entramos en otro de los lugares con los secretos mejor guardados:

los fogones de Paco, que alimentan a todo el contingente.

Para Paco, si hay una cosa importante,

es que sus soldados, al menos en la comida, no añoren el hogar.

# Y un poquito perejil. #

¿Qué tal, Paco?

Hola, buenos días. Tenía ganas de conocerte

para qué me expliques.

¿Tú qué haces aquí? Empezamos por ti.

La función que tenemos aquí yo y mi auxiliar

es el coordinar las plazas de la gente que va a comer,

para que hagan la comida adecuada a la gente y no se queden sin comer.

¿A cuánta gente servís al día? Pues aquí...

¿Cuántos soldados?

Comen diariamente unos 550. ¡Ah!

Pero se hace comida

para 800 personas. ¿Todos los días?

Todos los días.

¿Tenéis un menú muy variado? Hay...

¿Pensáis en la alimentación?

Sí. Además, lo tenemos más o menos acorde

a la época del año. Ajá.

Este invierno que hemos estado pasando,

pues ha habido más primeros platos de... de potaje,

de cuchara.

¿Sabes lo que me han dicho? Que sois famosos en los potes.

Justo en la cuchara.

Y que vienen de todas las posiciones a comer.

Algo había oído.

Parece ser que sí. De hecho, muchas veces, los domingos,

sobre todo, franceses vienen para probar la paella.

Luego sí que se bajan termos con lentejas, judías...

Eso había oído. Para comer allí, porque claro...

¿Eres maño? Te escucho el acento.

Eres maño, ¿no? Soy maño.

(Música alegre)

¿La carne,

el pollo, es de aquí o lo traéis de España?

O lo traemos de España, la empresa,

o lo sirve UNIFIL. De lo que se trata

es que al menos en cuanto a alimentación

no echéis de menos vuestra casa.

Pues sí, es un factor principal y lo estamos consiguiendo.

(Música de guitarra)

El paisaje, el clima y la gastronomía

me recuerdan mucho a España.

Precisamente otro de los proyectos sociales

del Ejército español en el Líbano

es el programa Sancho Panza, en el que acercan culturas

a través de los fogones.

Hasta los delantales tienen a este personaje de Cervantes.

¿Y en qué consiste?

¿Por qué lo hacéis? Es solo un grupo

de siete personas que estamos integrándonos con ellos

y enseñándoles los platos. Nosotros somos aficionados,

pero los platos...

Porque vosotros sois militares. Sí, sí.

Vale. Es una labor más de lo que hacéis.

Una colaboración. Una colaboración más.

Lo que hacemos es enseñarles los paltos nuestros.

Normalmente estamos con primeros. Y aunque aquí

los alumnos que tenemos les falta un año para terminar

la especialidad. Buena manera de acercarse.

Integración total. La cocina

es una maravilla para eso. Y lo compartís, muy bien.

Sí, luego pasamos a la mesa y comemos todos.

Claro, porque es un intercambio. Al final es un intercambio cultural.

Toma, corazón.

(Música de guitarra suave)

¿Qué platos han aprendido a hacer

que quieran compartir con sus familias y su gente?

¿Paella? Paella. ¿Paella?

-Paella.

¿Por qué se elige la cocina para esto?

¿Por qué no otra actividad?

Precisamente el español se distingue por el buen comer.

Entonces, mejor motivo que este no hay ninguno.

Koldo se ha convertido en mi compañero inseparable en este viaje.

Me gustaría hablarles. Pues vamos.

Si no te importa. Sí.

Venga. Vámonos.

A veces se me olvida que este bilbaíno de pura cepa,

orgulloso de su tierra, es un teniente coronel

del Ejército español. Con una familia

en la que se respira ambiente militar

y muchísimo cariño.

Bueno, Koldo, ¿y tú qué? ¿Por qué te metiste?

¿Por qué decidiste ser militar? Bueno, mi padre era militar,

estaba destinado en Bilbao.

No era muy habitual en mi casa ver los uniformes.

Y bueno, estando en COU, el compañero de al lado

me dijo que se iba a presentar en la Academia General Militar

y allí nos fuimos.

Cómo es la vida. ¿Y dónde conociste a tu mujer, que es militar?

Pues yo fui el monitor de supervivencia de ella.

Cuando yo estaba en quinto, me tocó ser monitor de los de primero.

Entonces ella estaba allí. Y tenemos alguna anécdota divertida de esto.

Ella se olvidó el fusil en una alarma que se tocó,

yo encontré el fusil.

Qué cosas os pasan. Y como la puteé un ratito, me dijo:

"Te voy a putear para toda la vida".

¿Dos militares cómo se organizan teniendo hijos?

Porque tienes dos hijas.

Tenemos dos hijas.

Y bueno, pues a veces es muy complicado, ¿no?

Se nos ha dado el caso que...

cuando la mayor tenía tres años y la pequeña uno

tuvimos que irnos a Kosovo a la vez durante cuatro meses.

A Kosovo además.

A Kosovo. Y entonces teníamos a mis padres y mis suegros.

Cada 15 días hacían el relevo de las niñas en casa

para llevarlas al colegio.

Y fueron cuatro meses bastante duros,

porque era la época en la cual...

No es como ahora, que tienes tecnología.

Había cinco minutos para llamar y si te cogían el teléfono.

¿Cuántos años de esto? En el año 2000.

¿Qué pasó cuando llegasteis a casa tras cuatro meses?

Bueno, la niña pequeña estaba cogida a la falda de mi suegra.

Y nosotros llevamos un regalito, un muñequito,

y nos miraba como diciendo: "¿Estos dos quiénes son?".

Se acercó sigilosamente, como los gatos,

cogió el muñeco y siguió agarrada de mis suegra. Luego ya, al poco,

hablando con ella, pues ya el tono de voz y volvió a reconocernos.

Y además, íbamos de uniforme. Le extrañaba mucho más.

Fue una anécdota. Te quedas extrañado

porque parece que tu hija te ha olvidado.

A pesar de las ausencias,

la vida militar ha calado en tu familia,

porque tu hija se dedica esto. Mi hija menor

ha ingresado en la academia. Estoy orgullosísimo de ella.

Y para ella soy como un ejemplo, ¿no? Yo y su madre.

Nos intenta imitar. Ya le he dicho que no debe imitarnos,

que su vida es suya y sea ella misma.

(The String-A-Longs "Wheels")

Yo hable. Tú hablaste.

Él habló. Nosotros... En la base militar

del ejército del Líbano voy a ser testigo

de otro de los programas sociales

que lleva a cabo el Ejército español.

Se trata del programa Cervantes, un proyecto que enseña la lengua

y la cultura española.

Hoy los alumnos son soldados libaneses

que quieren aprender español.

Esto sí que es integración y esto sí que es colaboración.

Y desde fuera

da mucho gusto veros hacer esta actividad.

Ante de desplegar aquí, en la fase preparatoria,

a los que somos voluntarios para dar clase

nos dan un pequeño curso profesores del programa Cervantes

para ver cómo orientar la clase,

cómo dar la clase, todo eso.

¿Alguien puede decirme cuántos euros exactamente hay aquí?

Doscientos veinte y tres.

¿Por qué os gustaba esta colaboración?

¿Por qué la lengua española?

Por la comunicación. Muy bien.

Porque la lengua no es solamente hablarla,

sino todo lo que transmite. Es una forma de...

de hace partícipe a otras personas de nuestra cultura.

Es verdad, es como integrar nuestro país con el suyo, ¿no?

Es contar cómo somos también, nuestras cosas más cotidianas.

No, y ellos con nosotros. Y ellos con vosotros.

Se crean unos lazos.

Se crean lazos. Es así.

¿Cuánto cuesta?

Un euro con setenta y cuatro céntimos.

Vale. Me lo lle... llevo.

He dado clase a niños también y es muy satisfactorio.

Diferente metodología, las clases son diferentes,

peleo más con los niños que con ellos.

Sí, seguro. Sí, sí. (RÍE)

Pero... Cualquiera lo diría, ¿no?

Pero sí. Bastante más.

Bastante más. Pero bueno, para mí es satisfactorio

y la verdad es que no me importa, todo lo contrario,

me gusta. Prefiero salir y dar un poco de mi tiempo

para aprender... para enseñar español y que conozcan España,

aunque luego me lo quite de tiempo mío libre

que tengo que recuperar y tal.

Prefiero hacerlo así.

¿Alguna duda?

¿Ninguna?

Hay algo que en España sorprende, que es la convivencia

con los militares constantemente. ¿Pero aquí ni a los niños

les sorprende que sus profes vayan de militares?

No, no, en absoluto.

De hecho, el primer día, como todas las clases,

pues llega el profesor y están un poco más callados,

el segundo día ya, pues me liaron una allí monumental.

Sí. -Hablando y demás.

Tengo que montar juegos para que se entretengan.

Entonces, no lo ven raro ni nada que se le parezca.

Se comportan como niños.

Pero aprenden muy rápido. Tienen facilidad para los idiomas.

Los niños la verdad es que es bastante impresionante.

Sobre todo en críos de 11 años

que se expresan en inglés perfectamente, entienden el francés,

incluso lo hablan y hablan español.

Y el árabe. Cuatro idiomas. Cuatro idiomas.

Sí, sí. De todas forma, el ir de militar

me decía algún niño que...

que nos llaman... Claro, nosotros somos cascos azules.

Pero ellos nos llaman soldados de la paz.

Estoy llegando al final de mi misión particular en el Líbano.

Antes de marcharme recorreré una vez más la "blue line",

pero esta vez, de noche.

Las patrullas no duermen y el perímetro está cubierto

las 24 horas del día.

Buenas noches a todos.

Son las 22:26.

Hora estimada de salida: 22:30. Hora de llegada:

las 00:00.

El recorrido ya todos lo sabéis a groso modo.

Corredor Cristiano pasando por Maryayún.

Buscar siempre lo anormal,

no lo normal. Atentos a vuestros sectores.

Tened preparados los medios de visión nocturna.

Chequead todo, que lleváis la munición, armamento

y demás. Y, por mí, nada más.

Estamos saliendo de la base y el protocolo marca

que dentro de la base tiene que ir

siempre el jefe de vehículo delante,

para que sea una velocidad pequeña

y nunca se produzcan accidentes.

Por eso van delante. Ajá.

Y escúchame una cosa,

no se ve nada. ¿Cómo podéis controlar

lo que pasa a vuestro alrededor?

Bueno, tenemos gafas de visión nocturna.

Si tú en un momento dado ves que hay algo sospechoso,

paras el vehículo, te colocas las cámaras de visión nocturna

y procuras observar.

De nuevo hablamos de presencia disuasoria.

Claro. Efectivamente.

Claro, claro. Ellos saben que tú te vas a mover.

Con lo cual ya le pones una traba. Se lo pones difícil, sí, sí.

Y de regreso a la base al fin lo consigo.

Llevo tres días pidiéndole a Koldo

que me enseñe un búnker, el lugar donde todos los soldados

deberán ponerse a cubierto en caso de ataque.

Nos piden que ni siquiera grabemos la comida que guardan aquí dentro

ni los mapas de posicionamiento ni los radioenlaces.

Y nosotros obedecemos a cambio de experimentar

la sensación de estar aquí encerrados.

Así que esto es un búnker. ¿Qué te parece?

Pues bueno, me impresiona un poco. Esto es muy cinematográfico.

Esto lo utilizamos en caso de emergencia,

que tengamos que refugiarnos por algún incidente que haya habido.

Eh... con un serie de alertas anteriores,

cogeríamos nuestro equipo,

vendríamos aquí y podríamos sobrevivir varios días.

Porque tenemos nuestras raciones, nuestro agua,

nuestro sistema de comunicación

para establecer comunicación con quien fuera.

¿Puedo entrar? Sí, por favor.

¿Y cuántos caben aquí?

Aproximadamente están preparados para entre 30 y 40,

dependiendo de si es grande o pequeño y el uso que se le dé.

Si es de puesto de mando o no, si solo es para personal civil

o de otros contingentes. En ese término, entre 30 o 40.

¿Cuánto podríais aguantar aquí?

Mínimo son varios días.

El mínimo serían tres días

lo que podríamos aguantar tranquilamente sin más.

Pues nada, es lo que me faltaba, el búnker.

Y después de unos días intensísimos en esta base militar

me voy con una idea más clara

de lo que significa una frontera,

de lo frágil que es la paz,

que depende del respeto a unos centímetros,

de lo absurdo del ser humano,

incapaz de convivir serenamente

durante el corto periodo en el que caminamos por el mundo.

En estas tierras del Líbano, tan lejos de casa,

he conocido a personas

que creen por encima de todo

en la importancia de esa paz

y que se esfuerzan para conseguir que llegue un día

en el que su presencia

deje de ser necesaria.

Entonces sí que podrán irse con el objetivo cumplido.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Líbano

Acceso autorizado - Líbano

22 mar 2019

En 2006, un grupo del ejército español se desplegaba por primera vez en la frontera libanesa. A día de hoy, 600 efectivos del ejército español velan por mantener la paz entre la frontera de Israel y Líbano. Este programa ha tenido acceso al centro de operaciones Miguel de Cervantes en Maryún.

ver más sobre "Acceso autorizado - Líbano" ver menos sobre "Acceso autorizado - Líbano"
Programas completos (5)

Los últimos 5 programas de Acceso autorizado

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios