www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4760433
No recomendado para menores de 7 años Acacias 38 - Capítulo 858 - ver ahora
Transcripción completa

Madre, ¿qué, va a condenar a Casilda a la miseria?

-¿Sabes lo que estamos condenando? La memoria de tu padre.

Por culpa de esto estamos en boca de todo el mundo.

-"Pues al ser dama" y ser María tu madre,

pensé que la ibas a sacar de servir.

-¿Quitarla de servir?

Los propietarios hemos acordado contratar a una persona que limpie

mientras tú estás convaleciente. -¿Por unanimidad?

-Por unanimidad.

Había un documento detallando la herencia.

Eran los detalles que publicó ese periodista, García Lidón.

No voy a negarle que fui yo.

¿Y qué espera que haga yo ahora?

Escucharme, por favor.

"El dinero existió"

familia desde siempre, no es fruto del pecado de sus padres

y no hay motivo para que Lucía renuncie a él.

Eso no es lo que opina la mayoría de la gente,

y yo me incluyo entre ellos.

"Muchos vecinos"

la han dejado de lado.

Su única opción para ser aceptada es pedir perdón a la iglesia

y no aprovecharse de lo que sus padres le han dejado.

Si no hereda los bienes, no hereda el pecado.

Brillante.

Creo que deberías rechazar esa herencia,

si no, es como aceptar el pecado de tus padres.

¿Sabe una cosa?

No estaba segura si aceptarla, pero cada vez lo estoy más.

-"Te pido perdón por haberme equivocado".

Tanto derecho tienes tú de vivir en nuestra casa

como cualquiera de los que estamos allí porque,...

al fin y al cabo, la casa se compró con el dinero de Maximiliano.

-Pues claro que, claro que está usted "perdoná",

"Me dejaron la mano hecha un ecce homo".

Lo lamento,...

pero fue lo que me mandó hacer.

Fue perfecto, cumplió al dedillo con su labor.

¿Piensa que hicieron un buen trabajo mis hombres?

Aunque me duela decirlo,

fue justo lo que esperaba. Espero...

que no se excedieran en el ataque.

Hicieron lo que debían.

El ataque debía resultar creíble,

aunque yo tuviera que sufrir tanto daño.

Me alegro de que todo saliera como esperábamos.

Ha sido una suerte que usted accediera

a mis planes. No me ha resultado difícil.

Al fin de cuentas, ha de pagarme el doble de lo que me adeuda.

Me parece justo...

pudiendo tener un poco más de tiempos.

Espero que sirva para algo esta prórroga.

Mi paciencia tiene un límite.

Lo tengo muy en cuenta.

Creo que hemos conseguido el objetivo.

Desde ahora, Lucía está entregada conmigo.

Sin duda, mis hombres la impresionaron vivamente.

Pronto estará a mi merced y tendré acceso a su fortuna.

Me alegra verle tan convencido.

Por un momento temí que al hacerse pública su historia

se fueran al garete nuestros planes.

Eso sería terrible para usted.

Se trata de un contratiempo.

Pero a la postre, no tendrá mayor importancia.

¿Está usted seguro de que no cambiará todo,

que seguirá confiándole su dinero?

No le quepa duda.

No hay nada que me haga pensar que esto le hará cambiar de opinión.

Serán solo cuestión de días. Pronto podré saldar su deuda.

Eso espero.

Si usted gana, ganamos los dos. Si pierde,...

puede darse por muerto.

No me gustaría...

verme obligado a usar

métodos tan expeditivos.

Al fin y al cabo, me cae usted en gracia.

Despreocúpese por el dinero, recibirá su pago a tiempo.

No espero menos de usted.

Oh.

Espero verle pronto...

y con una buena cantidad de billetes en su bolsillo.

(Sintonía de "Acacias 38")

¿Cómo han ido las cosas, habéis llegado a un acuerdo?

-Estamos en ello, pero todo va viento en popa

a toda vela.

-Yo también veo próxima una solución a este drama.

-Me alegro de que todo haya quedado ventilado entre vosotras.

-Bueno, aún tenemos muchas cosas de las que hablar.

-Entonces os dejaré a solas para que os despachéis a gusto.

Rosina.

Templa.

No lo estropees todo ahora.

-Sé lo que tengo que hacer, no me seas atorrante.

-(ASIENTE)

Bueno,

Casilda,

lo primero de todo,

pedirte perdón de todo corazón.

-No hace falta que insista más,

ya me ha "quedao" meridiano.

-Es importante para mí que sepas que nadie me obliga a dar este paso.

Es cosa mía. -Sí, sí.

Menudo genio tiene usted, como "pa" olvidarla.

Esto se lo digo yo con...

todo mi respeto y cariño.

-La verdad es que todo este asunto

me ha dado muchos quebraderos de cabeza. Muchos, muchos.

Pero a fin de cuentas, al final, he llegado a la conclusión de que...

tú no tienes la culpa de nada.

-Entonces "semos" de la mismica opinión.

Ninguna de las dos hemos ni "pinchao" ni "cortao"

en este berenjenal.

-Por eso,...

te prometo que desde ahora voy a brindarte todo mi apoyo.

-Es usted un cacho de pan.

-Maximiliano sí que era bueno.

Él era bondadoso.

Tú has heredado eso de él.

-Dicen que de tal palo tal astilla.

En este caso, "astillica".

-Ay, Casilda, es que siempre lo has sido.

Siempre has sido leal, trabajadora,

cariñosa,

atenta... Has sido...

muy buena con todos nosotros, siempre.

-Para mí, lo más principal siempre, señora, ha sido...

servirles a ustedes, a esta familia, en lo bueno y en lo malo, porque...

anda que no hemos "pasao" cosas.

-Bueno, Casilda, eh...

Lo que te voy a pedir ahora no es fácil para mí.

Es muy difícil, pero tengo que hacerlo, es lo justo.

Quiero que desde ahora vivas aquí con nosotros,

con mi hija, Liberto y conmigo.

Este es el lugar de Maximiliano

y, es de ley que sea el tuyo también.

Además,... voy a darte una asignación semanal

para que no te falte de nada. Para que puedas afrontar tus gastos.

-¿Eso de la asignación...

es un sueldo aunque yo no trabaje?

-¡Ja!

Sí, sí, justamente.

-Arrea. Pues ahora sí, señora.

Ahora sí que creo que lo dice de corazón, porque usted

y yo nos conocemos desde hace mucho

y sabemos que usted es de la cofradía del puño "cerrao".

-Casilda... -Perdone. Esto también se lo digo yo

desde el, desde el cariño y el respeto que le tengo yo.

-Bueno, Casilda, lo importante es que desde ahora empieza

una nueva etapa en nuestras vidas.

¿Dónde se habrá metido esta mujer?

Ya sabe que no me gusta retrasar el desayuno.

¡Celia, haz el favor de venir!

¡El desayuno no está en la mesa!

-Felipe, no sé qué ocurre, Lolita no ha llegado.

-Me va a escuchar esta mujer.

No se puede tomar sus obligaciones a chirigota.

-Eso no es lo peor. Lucía no está en su cuarto.

-¿Dónde habrá ido tan temprano? Apenas ha amanecido.

-No lo estás entendiendo. No es que se haya marchado pronto,

es que su cama está sin deshacer.

Ha pasado la noche fuera.

-Espero que no haya sido capaz de ir a dormir a casa de Samuel.

Anoche él trató de invitarla.

-No quiero ni pensarlo.

-Eso acabaría con la poca reputación que le queda.

-Quiero pensar que mi prima no ha sido tan inconsciente.

No estaba claro que ella hubiera aceptado la invitación.

-Si ha cometido tal locura,

tanto ella como nosotros seremos la comidilla del barrio.

-Todo el barrio está pendiente de nosotros.

-Menuda fuente de problemas está resultando ser tu prima.

-No sé qué hacer con ella.

Todas las últimas conversaciones que hemos tenido han acabo mal.

-Es muy terca y no entra en razones.

-Reconozcamos que no lo está pasando bien.

Lo que ha descubierto de sus padres no es plato de buen gusto.

-Es terrible, sí,

pero mejor iría si se dejara aconsejar.

-Eso es imposible. Se niega a aceptar que por su sangre

corra pecado mortal.

-Negar lo que está probado, por desagradable que sea,

no le ayudará a superar esto.

-Y pasar la noche fuera de casa ya es la puntilla.

-Perdonen el retraso.

Les preparo enseguida el desayuno. -Lolita,

espero que tengas una excusa para haber empezado el día así.

-Hoy estamos muy disgustados.

-Ya me lo figuro, que a estas horas, pues...

están siempre terminándose los bollos y las "tostás".

Pero la señorita Lucía durmió en el altillo.

Y quería asegurarme que ha "pasao" buena noche

y que no le han "picao" las chinches.

-No me puedo creer que haya sido tan desconsiderada con nosotros.

Podría habernos avisado

y ahorrado este susto.

-¿Y a tenido a bien contaros por qué causa ha cambiado de dormitorio?

-No se amostacen con ella, lo ha hecho sin mala intención.

-¿Qué ha sido sin mala intención?

A Celia casi se le sale el corazón al saber que no ha dormido aquí.

-La señorita Lucía no ha "hilao" muy fino.

Pero yo creo que necesitaba olvidarse del follón que ha pasado.

-Bien podría haberlo olvidado aquí, en su cuarto.

-"Pa" mí que deberían dejarla a su aire,

a ver si así se tranquiliza.

Y ya, pues ella volverá en su debido momento.

-Lo que faltaba, que la criada nos dé consejos.

-Y no anda desencaminada.

Tenemos que congratularnos de que no ha empeorado las cosas.

-Al final tendremos que agradecérselo.

Me voy a desayunar a la chocolatería.

(Se cierra la puerta)

Buenos días.

Buenos días, señorita. Siéntese.

Antes, os agradezco que me hayáis acogido en el altillo.

-Nada hay que agradecer, señorita. Esto es de todas.

-Si usted aquí se siente bien, siempre será bienvenida.

Sí que me agrada este lugar. Esta es como si fuera mi casa.

Aquí estoy a mis anchas.

Sé que no me vais a juzgar como los demás.

-Ay, sé muy bien lo que dice.

En el quiosco no dejo de escuchar hablar a todos de lo mismo.

Seguro que dicen pocas cosas buenas.

Porque los señores son "tos" unos "desgraciaos".

No dejan de echarse las manos a la cabeza

hablando de la historia de sus padres.

A saber lo que guardan ellos en sus casas.

La noticia les ha tenido que dejar de piedra.

Porque ellos no están acostumbrados como nosotras a estas cosas.

Para los pobres, la realidad del cante es otra.

-Hartas estamos de historias de hijos ilegítimos

entre criadas y señoritos.

-A mí me lo van a decir.

Por eso, aquí nadie le va a decir nada de lo que hicieron sus padres.

-Con saber que es usted buena y generosa,

lo demás es agua de borrajas.

-No hemos de darle la espalda nunca.

Y ahora, venga, siéntese, desayune.

Sois más buenas que el pan tierno.

¿Cómo no me voy a sentir a gusto con lo bien que me tratáis?

-Es que, lo que usted necesita es cariño.

Espero que no os importe que me quede un par de días

hasta que me haya aclarado.

-Usted puede quedarse el tiempo que sea preciso.

Bueno, y yo marcho a la faena.

Carmen, ¿me acompaña?

-Sí, vaya bajando, la alcanzo en un rato.

-Está bien. A más ver. Con Dios.

-Con Dios.

Carmen, has hecho bien en quedarte.

Tengo cosas que preguntarte.

-Menuda la que tienes "organizá" aquí, chata.

-¿Qué está mal? -¿Que qué está mal?

Para empezar, las tostadas, mira, están negras como el carbón.

Toma. ¿Y esto? ¿Café?

Doña Rosina no toma café "namás" que los domingos,

el resto de días de la semana prefiere tomar té.

Y por favor, por favor, trae más confituras.

A doña Leonor le gusta poder elegir entre las que más le gustan.

¿A ti "ande" te han "educao", eh, lebrera?

Es que no has "dao" ni una.

Llévate eso, que me está dando un coraje de verlo.

A menuda han "cogío" "pa" sustituirme.

Dios mío, no vale ni "pa" tirar de un burro.

Ay, qué desastre.

-Casilda, ¿qué haces? Este ya no es tu trabajo.

-Ah, no, si yo solo estoy recolocando

el estropicio.

Les digo una cosa,

esta muchacha que han "traío", parece que le falta un hervor.

-Dale tiempo para que se haga a esta casa. Y tú deja que te sirvan.

-Si yo ya he hablado con doña Rosina

y ya sé cuál es mi sitio en esta casa.

Además, sus palabras

me han "quedao" muy dentro y no pienso contrariarla.

-Bueno, le ha costado, pero a la postre ha entendido

cómo tiene que hacer las cosas.

-Ya le digo. Me ha puesto hasta una asignación.

Eso sí que es un cambio.

-En esto tienes que darle las gracias a Liberto.

Él es el culpable del cambio de mi madre.

-Le estoy muy "agradecía", don Liberto.

Ha hecho mucho bien, tanto a mi madre como a mí.

-Lo que te mereces, Casilda.

-Bueno, y yo voy a poner "tos" mis "sentíos" en no defraudarles.

Quiero ser una buena heredera de don Maximiliano.

-Eso te honra.

-"Pa" empezar, voy a empezar a leer y a escribir.

Porque tal señor como mi padre,...

no puede tener una hija tan analfabeta como yo.

-Retomamos las lecciones cuando tú quieras.

-Pero le aviso de una cosa, doña Leonor,

va a tener que armarse de mucha paciencia,

porque tengo la mollera más dura que un alcornoque.

-Me alegro de que te tomes tan en serio tu nueva vida.

-Eh, ¿adónde vas?

Primero se sirve a las señoras.

Pero no desde tan alto, que lo vas a poner todo perdido. Trae.

Ay, perdonen.

Se me ha "escapao". Me he "olvidao"

de que "ende" que soy señora,

voy a echar una "jartá" de menos tocar los cacharros.

(SUSPIRA)

Este té está "aguao".

Este té no está a la altura

de señores de nuestra clase, por favor. Anda, llévatelo

y lo cueces de nuevo. Venga, rapidito.

Con brío.

Hay que ver cómo está el servicio.

¿Crees que Samuel se ha molestado por no acudir a cenar con él?

No, no lo creo.

Con decirle que no se encontraba bien, todo solucionado.

Y sería verdad.

Estoy de lo más desasosegada.

Esta herencia que me han dejado

mis progenitores está envenenada.

Muchos tomarían gustosos un poquito de ese veneno, ¿no cree?

Piense que cuando cumpla los 23 años,

será una mujer muy rica.

Eso no es tan bueno como parece.

Desde que sé que voy a tener ese dinero,

desconfío de todo el mundo.

Ya.

Es que... ese capital le va a cambiar mucho la vida.

Ya.

Y no sé si las intenciones de los que me rodean son honestas

o solo buscan mi dinero.

Recelo de todo el mundo.

Hasta de Samuel.

Temo que sea atento y cariñoso solo por interés.

Es posible que él ya supiera que iba a recibir ese dinero

y me lo ocultó para ganarme.

Reconozco que mi señor, en el pasado hizo cosas terribles,

pero creo que eso ha cambiado.

Carmen, ¿crees que puedo confiar plenamente en él?

Ay, señorita, no puedo darle ninguna certeza.

Aunque no creo que esté actuando de mala fe, pero...

la gente desesperada es capaz de cualquier cosa.

Y don Samuel es un hombre desesperado.

Gracias, Carmen.

Y ahora, quédese tranquila.

¿"Pa" qué me necesita, doña Trini?

-Te he hecho llamar porque quiero preguntarte algo.

-Pregunte lo que quiera.

Pero rápido, que Felipe está de uñas

y no quiero que me pille en la calle.

-Descuida. Es sobre Antoñito. Sobre las pruebas

para la obra de teatro.

Quiero que me des detalles. -Ah.

"Pos" lo que le dije,

que doña Leonor quiere hacer la representación

"pa" ver si pinta o no pinta.

-¿Y a Antoñito le hace tilín eso de actuar?

-Sí. Dice que tiene curiosidad de saber qué se siente en un escenario.

-Tengo entendido que la obra trata de un tema escabroso.

-"Pa" Leonor es un amor como otro cualquiera.

¿Qué le preocupa?

-Nada. Que a mí también me entra el gusanillo ese

de saber qué se siente encima de las tablas.

Me parece emocionante hacerse pasar por otro.

-Depende. Si te hacen hacer de rico, que una se hincha a comer,

me apunto, pero "pa" hacer de pobre,...

ni harta de vino, que una ya sabe lo que se siente con las tripas vacías.

-¿Y...

a ti te parecería un disparate que me presentara a las pruebas?

-Pero ¿por qué me lo va a parecer?, si seguro que lo borda.

Usted era la más aplaudida en Cabrahígo

cuando bailaba con la orquesta.

-Lolita, anda que no ha llovido ya de esos tiempos.

-Pero está igual de lozana, o más. Uy.

-Lo que yo no sé es si estando como estoy, en estado de buena esperanza,

si a mi Ramón le va a parecer bien que haga esas pruebas.

-Ah. -¿Pruebas?

-Uy. -¿Qué pruebas?

-Eh...

Unas pruebas para una obra de teatro.

-Doña Leonor, que necesita actores "pa" probar

su obra de teatro.

-¿Y eso no será malo para el embarazo?

-Hombre, Ramón, no lo creo.

Solo consiste en aprenderse cuatro frases y recitarlas,

¿qué de malo puede tener eso para el niño?

-No sé, no termino de verlo claro.

-Yo te prometo que no voy a hacer ningún sobreesfuerzo.

Anda.

Dame ese capricho, amor mío.

-Está bien.

Pero como te vea cansada

o agitada de más, lo dejas sin poner un pero.

-Lo que tú digas. -(RÍE)

Me voy. -Adiós.

Casilda se ha instalado después de hacer las paces con mi madre.

-Estarás contenta. -Sí.

Me he quitado un peso de encima.

-Así ya puedes centrarte en el montaje de tu obra.

-A ver cómo se nos da eso.

Me da mucha pereza tener a Servando todo el día detrás de mí.

Supongo que es el precio que tengo que pagar por usar su historia.

-Ya haremos algo para tenerlo entretenido.

No creo que sea tan molesto. -Eso es porque no le conoces.

Tenemos que hacer las pruebas en el altillo

y él tiene que estar presente.

-Mientras esa sea su única pega, vamos bien.

-Habrá más, te lo aseguro.

-Hija, ¿has visto a Casilda? No la he visto en toda la mañana.

-Se le habrán pegado las sábanas.

Casilda ha desayunado y se ha ido a pasear.

-Pronto se ha hecho a estar ociosa. -Y a dar uso a su asignación.

Creo que se ha ido a gastar algunos cuartos.

-Que tenga cabeza, que no se lo gaste todo de una sentada.

-Madre, dela un voto de confianza.

Casilda se está esforzando en hacer las cosas bien,

no creo que sea una de esas personas que gaste el dinero a las tontas

y a las locas. Ella sabe lo que cuesta ganar el dinero.

-Tienes razón. ¿En qué andáis liados?

-¿Van bien las cuentas?

-Viento en popa, pero estamos ocupados en otra cosa.

Estamos preparando un montaje de la obra de Leonor.

-Quiero probar el texto antes de darlo por acabado.

-¿Todavía no le has entregados el manuscrito a Benjamín?

-No.

-Entonces, no has cobrado, ¿no?

-No quiero coger nada, porque quiero estar segura de que la obra

está tan terminada, como las de Lope de Vega.

-Un texto está terminado el día que se ha vendido.

Lo demás es marear la perdiz.

¡Coge el dinero cuanto antes, no sea que se arrepientan!

-Ya estamos con el dinero.

Que no tiene derecho a meterse en mis asuntos profesionales.

-¿Has olvidado quién cerró el trato con el promotor?

-Ya me gustaría, pero usted me lo recuerda.

-Pues haz caso a tu madre de una santa vez.

Es usted imposible. -Mira.

¿A quién habrá salido esta hija? ¡Qué carácter!

Es más tozuda que una mula.

-(RÍE) -¿Le hace gracia?

Mejor no se ría y espabile.

Lo digo para cuando estén casados.

-(SUSPIRA)

¿No está aquí la señorita Lucía?

He subido a ver cómo estaba, esta mañana estaba algo mustia.

-Más que una col seca.

-Ha salido a dar un paseo.

Necesitaba tomar el aire. -Normal.

La pobre tiene más cuitas, que un jornalero el día antes de la paga.

-¿Le gusta este mantel que estoy bordando?

Es para cambiarlo por el que tenemos en la mesa.

Tiene muchos lamparones. -No tenía que haberse "molestao".

Ni es necesario que finja que se preocupa por nosotras.

La tenemos muy "calá".

-Solo trato de ser amable. -Pues ahórreselo,

que a nosotras no nos gana con un trapo, por muy "bordao" que esté.

-A las buenas. Miren lo que he "comprao".

No quería que me ardiera el dinero de doña Rosina en los bolsillos.

Tenga, Fabiana, coja ese paquete. -¿"Pa" mí?

-Sí. Son unos guantes.

Que yo sé que por las mañanas en el quiosco hace un frío que pela.

"Señá" Agustina, "pa" usted el rojo.

Es un abanico "pa" sus sofocos.

Lolita, los caramelos, "pa" que sigas siendo tan dulzona.

-¿Qué es todo este jolgorio?

Vaya, cuántos regalos. Se han adelantado los Reyes Magos este año.

-"Señá" Carmen, también hay algo "pa" usted.

Tenga.

Es una mantilla la mar de bonica.

-Casilda, no se te escapa una, ¿eh?

Eres oro molido.

-Estos guantes son de cabritilla. Han debido de costarte un potosí.

-No tenías que haberte gastado tanto, y menos en nosotras.

-Eres demasiado buena. -Pamplinas.

¿En quién me voy a dejar mejor los cuartos,

que en mis compañeras de fatigas, ¿eh?

-Pero mejor harías en ahorrar, hija,

que la suerte puede cambiar de un día "pa" otro.

-Es posible,

pero hoy estamos de fiesta.

Además, me he "mercao" una caña de lomo y una botella Mistela.

-Di que sí. Mañana ya se verá.

-Se acabaron las gachas. Toma, Lola.

-Uh...

-Madre, también tengo algo "pa" usted.

-No tenías que haberte molestado, hija.

-Que sí.

Cójalo. Es "pa" sus gastos.

-Ah...

Pero este dinero lo puedes necesitar tú.

-Déjese de melindres. A mí no me va a hacer falta.

Ande, deme un abrazo.

No podría estar más feliz de lo que estoy ahora mismo.

Le agradezco que me haya recibido sin haberle avisado.

Usted siempre es bienvenida a esta casa.

No termino de acostumbrarme a esta mujer.

Me sigue produciendo escalofríos.

Ya no es lo que era. Se ha convertido en una mujer...

discreta y temerosa de Dios.

Pero me figuro que no ha venido a hablarme de ella.

Efectivamente.

Mi visita es por mi prima.

Me tiene preocupada.

No es para menos.

Ha llegado a mis oídos que se ha refugiado en el altillo

de las criadas.

Tenemos que hacer algo para acabar con el escándalo que ha supuesto

la publicación de la noticia.

Es un tema muy delicado.

¿Ha pensado en algo?

Así es.

Creo que Lucía debería de hacer un gesto.

Algo que simbolice su expiación.

¿Cómo qué?

Podría rechazar la herencia que va a recibir.

Donarla a una orden religiosa.

Eso conseguiría limpiar el pecado

que cometieron sus padres. ¿Lo ve justo para su prima?

Justo o no,

la situación de Lucía es muy delicada.

Los pecados no se lavan con dinero,

por mucho que crean algunos.

Entonces, ¿qué vamos a hacer?

¿Cómo vamos a limpiar la reputación de mi prima?

Lucía no es culpable de nada.

A ella no le afectan los pecados que cometieron sus padres.

Eso no es lo que opinan algunos, y esas opiniones le hacen daño.

Tenemos que mostrarle nuestro apoyo,

ponernos en su lugar y mostrarle nuestro afecto.

Créame padre que no hago otra cosa.

Estoy seguro. Sé lo mucho que aprecian a su prima.

No dejo de pensar en cómo ayudarla.

La noticia ha sido terrible.

¿Cómo se sentiría usted si descubriera

que sus padres eran hermanos?

Algo así puede hacer perder la razón a cualquiera.

Imagínese cómo se encuentra su prima.

Tenga esto muy presente y trate de comprenderla.

¿Eso es todo lo que me aconseja?

No podemos hacer mucho más.

Rosina, sosiégate un poco que me has traído a la carrera desde casa.

-¡Ay, es que no puedo, esta hija me saca de mis casillas!

-Rosina ¿por qué vienes tan acalorada?

-Esta hija mía, que no me hace caso.

Le consigo el contrato de su vida y ella pierde el tiempo,

en vez de entregar el manuscrito y coger el dinero.

-Será la única escritora que no corre a cobrar su encargo.

-Leonor es una autora muy exigente

consigo misma.

Creo que deberíamos respetar sus decisiones.

-Pero ¿qué dices? Voy a perder el oremus con esta hija.

-¿Y cómo te va con la otra?

-Si te refieres a Casilda, mucho mejor.

Parece dispuesta a integrarse en la familia.

-No es para menos.

Pasa de criada a hija de un potentado,

como para andarse con peros.

-Sí. Estamos entregados a que sea una más de la familia.

-Y yo estoy muy orgulloso de mi esposa,

que ha actuado de una forma justa y generosa.

-Sí. Hasta le he puesto una asignación semanal a la muchacha.

-Me extraña oír que te vas a rascar el bolsillo.

-¿Y eso por qué?

-Rosina, tú tienes muchísimas virtudes,

pero la generosidad no es una de ellas.

O sea, que eres más agarrada que un chotis.

-Pues has de saber que desde hoy,

Casilda dispone de una buena suma para gastar en lo que guste.

-¿No te habrás dado un golpe en la cabeza?

-Déjate de chanzas, Susana.

Soy una persona razonable, sí.

Liberto y Leonor me han hecho ver que Casilda también es merecedora

del dinero que nos dejó Maximiliano.

-No creía que tenías un corazón tan grande como me estás demostrando.

-Como yo no hay otra, ni de lejos.

-No, si eso ya lo sabíamos de que no había otra como tú.

Eso lo sabíamos desde hace mucho tiempo.

-(RÍE)

-(RÍE)

-(RÍE)

¿Ya te sabes tus frases? -Sí, más o menos.

-Muy bien.

Pues empieza cuando quieras.

-(CARRASPEA)

No me diga eso, señora directora,

yo solo cogí la mano de Heliodora en señal de amistad.

-Tienes que ponerle más ganas, que parece que rezas el rosario.

Vamos, otra vez.

No me diga eso, señora directora,

yo solo cogí la mano de Heliodora en señal de amistad.

-Para, que no te he dicho que grites,

te he dicho que te falta pasión.

A ver.

¿Qué siente tu personaje?

-No sé. Empiezo a tener hambre. -Flora, concéntrate.

¿Qué le pasa por la cabeza a Martina?

¿No crees que estará angustiada y desesperada

porque se sepa su secreto?

-(ASIENTE)

-Pues tienes que transmitir eso, su miedo, inquietud.

Vamos.

No me diga eso, señora directora,

yo solo cogí la mano de Heliodora en señal de amistad.

-No oigo.

Flora, tienes que proyectar la voz para que te escuchen todos.

-Si estoy asustada, tendré que hablar bajo.

-Sí, pero solo se van a enterar en la primera fila.

Vamos, otra vez.

-No me diga eso, señora directora,

yo solo cogí la mano de Heliodora en señal de amistad.

-Mejor.

Un poco exagerado, pero mejor.

-Es que no me sale esta frase, no me parece natural.

¿Y si mejor digo?

Directora,

no quiero escuchar tal cosa,

simplemente cogí la mano de Heliodora por amistad.

-Eso es mejor que lo que ha escrito Leonor.

-No, no, de eso nada. El texto

no se toca nunca. -Ni que estuviera escrito en piedra.

-El autor sabrá mejor que tú lo que hay que decir.

-Se acabó el arroz, así no hay quien pueda.

Me están entrando todos los calambres.

Y tú tienes la culpa de que me esté saliendo tan mal.

-Flora.

No te ofusques, ¿eh?

Vamos otra vez desde el principio.

-¿No estarán haciendo algo indecoroso?

Llevo el librillo de las multas sin estrenar.

-Se va a quedar con las ganas.

No estamos haciendo manitas, estamos ensayando una obra de teatro.

-¿Y eso? -Empiezo mi carrera como actriz.

-Flora se va a presentar a las pruebas de la obra

de Servando y Leonor.

-¿Y se va a llevar a los escenarios? -Solo una función,

a ver si la cosa funciona.

-Lo mismo acabamos en el Teatro Real y yo como protagonista.

-Flora, dudo mucho que eso vaya a pasar.

-Lo importante es que me elijan.

Que Servando y Leonor vean que soy buena actriz.

-Me extraña que al portero le den tanto mando en este asunto.

-Y tanto, como que va a estar a la par de Leonor.

-Vaya con Servando.

Cómo se las habrá ingeniado para engañar a la señorita.

-Bueno, pues sigamos con el ensayo, que todavía queda mucho que pulir.

Carmen.

¿Has visto a Lucía? ¿Sigue en el altillo?

Por lo que yo sé, se va a quedar allí unos días, señor.

¿Te ha dado alguna explicación sobre su traslado allí?

Al parecer, es donde más a su gusto se encuentra.

Ya me figuro,

si no estuviera a gusto con vosotras, no habría subido.

Me refiero a si te ha dado alguna razón más íntima, más personal.

No le entiendo bien, señor, ¿a qué se refiere?

Últimamente, Lucía se está comportando de una forma errática.

Muestra desconfianza conmigo, y eso es algo

que me desasosiega.

A mí no me ha dicho ni chus ni mus.

Pero de algo habréis tenido que hablar. Cuéntame.

No sé, señor, apenas cuatro palabras.

La señorita está para pocas charlas. Me barrunto que...

lo que más le importa es escapar de las habladurías de la gente, que...

son muchas.

Supongo que la noticia del periódico es

la causante de su comportamiento.

Sí. La noticia ha caído como una bomba.

Todo es muy comprensible.

Pero tengo mucho interés en ir a verla.

Tal vez debería ir al altillo, no puedo dejarla así,

sin ofrecerle mi ayuda, quiero decir.

Si me lo permite señor,

yo le recomendaría que esperase un poco.

¿Por qué no deja que la señorita regrese a su rutina diaria?

Claro, Carmen.

Es mejor tener paciencia, no hay que forzar la situación.

Es un buen consejo.

Estate atenta por si dice algo de mí.

Como mande.

-"Bien gordo es el revuelo que se ha montado con lo de Lucía".

-¿Estaban ustedes informados?

-Ni mi esposa ni yo sabíamos nada.

Nos hemos quedado igual de pasmados.

-Menudo chasco que se han tenido que llevar.

-Al menos esto ha servido para que no se hable de Maximiliano

y su hija.

Gracias a eso, Rosina anda más sosegada.

-¿Les falta algo por aquí?

-No. Gracias, Íñigo, estamos servidos.

-Íñigo, ¿qué me puede contar

de los preparativos de la obra de teatro que ha escrito Leonor?

-Es algo de poco fuste.

Una prueba para comprobar si el texto funciona.

-Sí, hay un promotor interesado. Pero la autora no quiere vendérselo

hasta estar segura de lo que ha escrito.

-Normal, teniendo en cuenta

lo controvertida que puede ser la función.

-Una historia de amor entre dos mujeres.

Hace años podría haber acabado en la cárcel por escribir algo así.

-Esperemos que no tenga problemas legales,

o con la iglesia, tampoco hemos avanzado tanto.

-¿De verdad cree usted que pueden tener problemas legales

por representar una obra de teatro?

-Ella y todos los que la representen.

Es improbable, pero no imposible.

Dos mujeres invertidas y el público siendo partícipe del pecado. No sé.

-Será mejor que cambiemos de tema, que por ahí viene la curia.

Buenas tardes nos dé Dios. Buenas tardes.

¿Cómo les va? ¿Arreglando el mundo?

-No creo yo que el mundo tenga remedio.

Tómese un café con nosotros.

De acuerdo. Tengo tiempo para charlar con ustedes.

Un café, por favor.

-Padre, cuéntenos, ¿qué opinión le merece lo ocurrido con Lucía?

-Es horrible el pecado que han cometido sus padres, ¿no cree?

Así es. Pero el pecado es de sus progenitores,

no suyo.

Lucía es una cristiana devota a la que los feligreses

han de tenderle la mano.

Sí, pero no deja de ser hija del pecado, ¿no cree?

El incesto es algo abominable, sean cuales sean las circunstancias.

Y por él tendrán que responder sus padres ante Nuestro Señor.

Pero no olviden que con el bautismo se le perdonaron todos los pecados.

El pecado original y todos los pecados de su familia.

Disculpen mi curiosidad,

pero ¿quién ese hombre que le ha saludado?

Le he visto varias veces en la parroquia y no le conozco.

-Ni falta que hace, no es trigo limpio.

-De lo peor.

-Se trata de Jimeno Batán.

Un hombre de negocios que no goza de buena fama.

Se rumorea que...

presta dinero en condiciones abusivas.

-Entre otras cosas.

He oído que es mejor mantenerse al margen de él, es muy peligroso.

Sí, por aquí. Las pruebas para la función son por aquí.

Esta es la escena de prueba

que os tenéis que aprender. No sé si habrá para todos.

Sí, creo que sí. Ahí está.

No os preocupéis, que tenemos trabajo para todos.

Si no es de actor es de utilero.

Esta función va a marcar una época en España.

-Como mucho en el barrio. -Bueno,

y puede que más allá. ¿Queréis participar o no?

Sería una pena que os lo perdierais.

Os agradezco vuestra ilusión y vuestras ganas de trabajar,

porque aprender será el mejor pago que tendréis.

-Vamos, que no vais a ver un céntimo

por mucho que trabajéis.

-Quizá ahora no,

porque es una función de prueba, pero si todo sale bien,

en nada estaremos trabajando en el Teatro Apolo.

O en el Capellanes.

O en la Scala de Milano, en el Liceo de Barcelona,

y ahí sí que vamos a cobrar de lo lindo.

Hala, a estudiarse los papelitos. Hasta luego.

(RÍE)

-Servando, ¿no le está echando un poco de cara?

Es que le ha faltado pedirles dinero para dejarles trabajar.

-Pues tienes razón. Qué lástima que se hayan ido ya.

Al próximo que venga le pido una paga por las clases de piano.

-Usted o se hace rico o le tiran al río por "aprovechao".

-Bueno, voy a descansar un poco, que con tanto jaleo me he "fatigao".

-Mucha gente está entrando y saliendo de la casa.

¿No se estará preparando aquí una algarada?

-No diga enormidades, que aquí solo viene gente de bien.

-¿Y a qué se debe tanto trajín?

Es raro que entren esos individuos. ¿Qué es lo que hacen?

-Pues "na" que le incumba a un sereno.

-Déjalo, que trataré de explicárselo yo a este individuo.

Son asuntos artísticos muy "elevaos".

Dudo que lo entienda.

-Cuidado, que habla con la autoridad.

-Estos individuos son señores que vienen a presentarse

como actores, para una obra que estamos preparando Leonor y yo.

-Me choca que haya engañado a la señorita.

A saber qué milonga le ha contado. -Ninguna.

La señorita tiene un gusto exquisito

y, ha visto a la legua que es un proyecto artístico

muy "elevao".

-Dudo que esto tenga valor estando usted por ahí.

-Porque la miel no se ha hecho para la boca del asno.

Si quiere más información viene aquí y se presenta como actor.

Aunque dudo que haya un personaje tan feo como usted.

-Mire, no hay quien hable con usted.

-Hala, humo. Humo.

Esta vez sí que le he atizado bien en las orejas, ¿eh?

-Es usted peor que los chiquillos.

(RÍE)

Miente. Ni mi Miguelito intuyó que ahí había algo más.

Algo que pueda haber entre dos mujeres, más que cariño fraternal.

Algo nocivo, sucio y pernicioso.

Esas dos mujeres desafían las normas de lo moral.

Fabiana, esto ya casi lo tengo del todo.

Pero el textito se las trae. Mira que es enrevesado.

¿Qué te parece?

-A mí no me gusta meterme donde no me llaman.

Pero no me parece de ley que una señora como usted

participe en una obra tan escandalosa.

-Que no te estoy preguntando eso.

Lo que te pregunto es cómo me ves en el papel de madre indignada.

¿Soy buen actriz? -Señora,

yo de cómicos no entiendo. Me parecen todos unos facinerosos.

-Uy.

Facinerosos... Anda que...

Algo nocivo, sucio y pernicioso.

Algo nocivo, sucio y pernicioso. Estas dos mujeres

desafían las normas de la moral.

...las normas de la moral.

-¿Ensayando?

-Sí. Ya me sé casi todo lo que dice mi personaje.

-Pues ya te puedes ir olvidando de eso.

Me he pensado bien lo de la obra y no quiero que participes en esto.

-Ramón, querido, que si es por lo de mi embarazo, no te preocupes.

No me voy a esforzar ni una miaja. -No es por eso.

Es porque me he enterado de lo que trata la obra.

Y no quiero que participes en una representación tan inmoral.

Tú misma lo has dicho. Podías haber elegido "La vida es sueño"

u otro clásico. -Ramón,

es una historia de amor como otra cualquiera.

-Es un disparate

de dos mujeres.

¿Quién se va a creer semejante desfachatez?

-Que esto le pasó a Servando. -Como si le pasa al rey de España.

-Desde luego...

Yo no te tenía por una persona tan anticuada, ¿eh?

Los tiempos cambian, Ramón. -No vas a participar y, punto.

¿Alguna novedad de tu señor?

Poca cosa.

Eso sí,

mi señor ha preguntado mucho por usted.

¿Se interesaba por mi estado de ánimo?

Sí.

Y de la forma más insistente.

La verdad es que mostró tanto interés que,

me ha desasosegado un poco.

Tengo que decirle que su actitud me ha generado algunas dudas.

Ya no tengo tan claras sus intenciones.

Yo tampoco sé que pensar de él.

¿Puedo pasar?

Me gustaría hablar con Lucía.

Claro que sí, padre, está usted en su casa. Adelante.

Debo suponer que viene a hablarme en nombre

de la Orden del Cristo Yacente.

Antes de que empecemos a hablar, ¿puedo sentarme?

Seguro que va a pedirme que done la herencia a la orden,

que haga alguna penitencia por los pecados que he heredado,

¿no es cierto? No.

¿No va a pedirme dinero ni que expíe los pecados de mi familia?

Con su permiso, tomaré un poco de agua.

Estarás satisfecho.

No creo que seamos capaces de comernos todo.

-Ya ni me acuerdo de la última vez que comí un manjar así.

Y este vinito le va a ir de fábula.

Reverencias me hacían en la bodega por comprar una botella tan cara.

-Has tardado poco en usar el dinero que me ha dado Casilda.

-No te apures, a partir de ahora vamos a nadar en la abundancia.

Y esto es solo el principio.

Cuando esa criadilla reciba la parte de la herencia que le corresponde,

nos sobrará el dinero. Brindemos por ello.

A esa sin sustancia de Casilda le vamos a sacar hasta el último real.

Y cuando lo tengamos todo, a tomar las de Villadiego.

-Yo no creo que sea tan fácil.

-¿Por qué dices eso?

Esquilmar a esa moza es la única razón por la que estamos aquí.

¿No te estarás echando atrás, María?

-No. Pero me da miedo que nos descubran antes de tiempo.

Tenemos que ser más discretos con las compras.

-No seas ceniza. Nos merecíamos un homenaje así.

-Puede.

Pero Fabiana ha visto como Casilda me dada los billetes.

No me fío de ella. Tenemos que estar muy atentos.

-Fabiana no es más que una vieja criada, ¿qué mal puede hacernos?

Ninguno. -Yo no estaría tan segura.

Tiene el colmillo más que retorcido.

Es peligrosa.

-Deja tus cuitas aparcadas.

Ahora es momento de disfrutar y celebrar nuestra suerte, ¿eh?

Sea.

"Y si no va a pedirme dinero ni va a hablar de mis pecados,"

¿qué le trae por aquí?

Hace tiempo que conozco su verdadera historia,

y jamás he osado condenarla por lo que hicieron sus padres.

Sería injusto que alguien le pida cuentas por algo que no ha hecho.

Le agradezco su forma de hablar.

Pero me cuesta creer

que sea sincero. Lo cierto es que,

últimamente sospecho de todos. No es para menos.

Me consta que hay gente que va detrás de su dinero.

Concretamente Samuel. Estoy convencido

de que ese hombre solo se acerca a usted por motivos económicos.

¿Qué le hace pensar eso?

Ayer le vi hablando con la mayor cordialidad

con un tal Jimeno Batán.

Un sucio prestamista.

Me resultó muy chocante que...

Samuel estuviera a buenas con alguien que ha sido capaz

de romperle la mano por no devolverle el dinero.

Pienso que algo trama.

¿No está de acuerdo?

No lo sé.

Me gustaría tener pruebas concluyentes

de las malas artes de Samuel,

sin ellas, puedo llegar a pensar que...

usted trata de confundirme y de aumentar mi desconfianza

hacia todos. No piense de esa guisa.

Se equivoca totalmente.

Mi único interés es su bienestar.

Es posible, pero en estos momentos me encuentro en un mar de dudas.

Le ruego que me deje sola.

Tiene que creerme.

Estoy de su lado.

Por favor, márchese.

(LLORA)

Señorita,... ¿qué le ocurre?

Saludó usted a un feligrés.

¿Yo? Sí. Jimeno Batán. ¿Le conoce?

Le conozco de la iglesia.

¿Por? No, no, por nada.

Alguien me preguntó si yo conocía a alguien

en el negocio de las harinas y,

me sonaba que ese hombre se dedicaba a ello.

Sé que es empresario, pero ni idea

de a qué se dedica. Le conozco de la iglesia.

Si quiere, cuando le vea indago. Yo se lo pregunto.

¿Y tú qué, acaso opinas como tu padre?

-Eh... A mí,...

la verdad es que no termina de parecerme bien

la temática de la obra. No sé, es un asunto muy raro.

-¿Lo ves? -Pero...

a Lolita le hace ilusión participar en ella, así que yo le apoyo.

No puedo negarme. -"Hay algo que quiero decirte".

Si no encontramos un actor adecuado

para el personaje, quiero que lo haga Íñigo.

-¿Un chocolatero haciendo de galán?

-Mi novio haciendo de galán.

-"Lucía,"

no permita que nadie le diga lo que tiene que hacer.

Nadie debe inmiscuirse en su futuro,

eso solo le atañe a usted.

"Gracias, Fabiana".

Has hecho bien en venir a hablar conmigo.

Tienes razón,

tengo que cambiar mi actitud y hacerle ver que la queremos.

-"¿Está usted disfrutando"

de lo lindo con mi hija, no? -Siempre lo he hecho.

-Ahora más. Pareciera que tuviese usted un juguete nuevo.

-Tengo una hija nueva, sí, porque si Casilda era eso antes para mí,

ahora más.

-Ella ya tiene una madre.

-¿Y no lo ha sabido hasta ahora?

No me eches en cara cosas de las que solo tú eres la responsable.

Señorita, no se me ponga usted así,

que a todo el mundo hay que darle una oportunidad para rectificar.

Ande.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 858

Acacias 38 - Capítulo 858

28 sep 2018

Telmo ve hablando amistosamente a Jimeno Batán y a Samuel. El cura empieza a sospechar y realiza averiguaciones sobre esa extraña relación. Lucía se rompe tras hablar con Telmo. Felipe y Lucia están preocupados porque Lucía no ha pasado la noche en casa.

ver más sobre "Acacias 38 - Capítulo 858" ver menos sobre "Acacias 38 - Capítulo 858"
Programas completos (893)
Clips

Los últimos 3.294 programas de Acacias 38

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 891 Completo 54:49 89% pasado viernes
    Capítulo 891 pasado viernes Los guardias llegan a casa de Samuel para evitar el atraco del Adonis. Raúl resulta herido. Cuando tienen que declarar ante la policía, Fabiana miente para que Raúl no sea acusado. Carmen lo ...
  • Nuevo Capítulo 890 Completo 53:12 87% pasado jueves
    Capítulo 890 pasado jueves Vicente, el hombre que le vendió el cuadro a Samuel, confiesa a Telmo que él es el pintor que está detrás de las obras de Sánchez Medrano. Telmo accede a no denunciarle a la pol...
  • Nuevo Capítulo 889 Completo 52:49 86% pasado miércoles
    Capítulo 889 pasado miércoles Felipe le cuenta a Celia que las inundaciones han destruido El Hoyo, la barriada de Tano. Celia no se queda de brazos cruzados y acoge a los damnificados en casa. Telmo tiene un nuevo hilo del que tirar para dese...
  • Nuevo Capítulo 888 Completo 53:50 84% pasado martes
    Capítulo 888 pasado martes Lucía se deshace de Telmo. Samuel regresa de su viaje con nuevas obras de arte y se entera de que Telmo estuvo en su casa con Lucía. Carmen se piensa la propuesta del Adonis: darle las llaves de Sam...
  • Nuevo Capítulo 887 Completo 54:34 81% pasado lunes
    Capítulo 887 pasado lunes Lucía felicita a Samuel por la presentación de los cuadros, ha sido un gran éxito. Venancio advierte a Susana y a Rosina que los Escalona acabarán dando con ella. Rosina y Susana est&a...
  • Capítulo 886 Completo 54:18 87% 09 nov 2018
    Capítulo 886 09 nov 2018 Samuel y Lucía organizan la presentación de las obras restauradas. Telmo se entera y decide ir a pesar de que nadie le ha invitado. Felipe, contagiado de las dudas de Celia, demuestra que Alicia mie...
  • Capítulo 885 Completo 54:31 85% 08 nov 2018
    Capítulo 885 08 nov 2018 Telmo no se amilana ante las amenazas de Samuel. Es más, afirma que es el Alday quien debería de temerle a él. Cesáreo acude a prevenir al sacerdote, pero Telmo se mantiene firme. Agus...
  • Capítulo 884 Completo 54:05 89% 07 nov 2018
    Capítulo 884 07 nov 2018 Telmo no se enfrenta a Samuel y el Alday se marcha. Úrsula cura las heridas del párroco y él miente al negar que nadie le pegara. Samuel aprovecha la situación para hacerse la ví...
  • Capítulo 883 Completo 54:35 87% 06 nov 2018
    Capítulo 883 06 nov 2018 Samuel amenaza a Cesáreo para que no se vaya de la lengua con la muerte del cochero. Telmo descubre que el sereno no ha ido a hablar con las autoridades; tiene miedo de Samuel. El Adonis llega para exigirl...
  • Capítulo 882 Completo 54:39 83% 05 nov 2018
    Capítulo 882 05 nov 2018 Cesáreo, presionado por Telmo, decide acudir a las autoridades y confesar. Las criadas organizan una merienda al sereno, que no remonta tras la muerte del cochero. Leonor investiga por qué su madre ...
  • Capítulo 881 Completo 55:01 85% 02 nov 2018
    Capítulo 881 02 nov 2018 El cochero Gutiérrez muere sin que Telmo pueda evitarlo. Batán ofrece a Samuel terminar también con el cura. Cesáreo sufre con la muerte del cochero y Telmo se da cuenta. ¿Qu&ea...
  • Capítulo 880 Completo 53:39 93% 31 oct 2018
    Capítulo 880 31 oct 2018 Telmo se cita con Gutiérrez, el cochero, al día siguiente. Él tiene la clave para saber qué ocurrió entre el cura y Lucía en el monasterio abandonado. Rosina y Susana acu...
  • Capítulo 879 Completo 54:06 86% 30 oct 2018
    Capítulo 879 30 oct 2018 Telmo ceja en su intento de acercarse a Lucía para evitar que Samuel monte un escándalo en la calle. Úrsula le da una pista para descubrir la verdad: el cochero que pidió Samuel. El Al...
  • Capítulo 878 Completo 53:06 83% 29 oct 2018
    Capítulo 878 29 oct 2018 Alicia se muestra ante Telmo tal y como es, una aprovechada que manipula a Lucía, pero el cura no consigue sonsacar quién la llamó ¿Samuel? ¿Espineira? Carmen recupera la joya d...
  • Capítulo 877 Completo 55:47 88% 26 oct 2018
    Capítulo 877 26 oct 2018 Telmo intenta convencer a Lucía de que Alicia no es de fiar y ha sido engañada, pero la muchacha no puede fiarse ya del cura. El párroco pide a Úrsula que encuentre a Alicia. Samuel y ...
  • Capítulo 876 Completo 53:54 86% 25 oct 2018
    Capítulo 876 25 oct 2018 Todos los vecinos reciben de nuevo a Telmo, excepto Lucía y Samuel. Lucía comunica a su prima la intención de irse a Salamanca y Celia se extraña. ¿Tendrá algo que ver co...
  • Capítulo 875 Completo 53:27 91% 24 oct 2018
    Capítulo 875 24 oct 2018 Telmo hace un pacto con Espineira para librarse de su destino en las misiones. Lucía no es capaz de olvidar al sacerdote. ¿Qué le habrá pasado tras el juicio?. Rosina se ofende cuando ...
  • Capítulo 874 Completo 54:01 88% 23 oct 2018
    Capítulo 874 23 oct 2018 La llegada del nuevo párroco a Acacias es mal recibido por todos; echan de menos a Telmo. Felipe y Celia interrogan a Alicia sobre lo que le ocurre a Lucía, pero la muchacha no les cuenta la verdad....
  • Capítulo 873 Completo 54:44 84% 22 oct 2018
    Capítulo 873 22 oct 2018 Lucía declara en contra de Telmo al recordar el testimonio de Alicia y de cómo el cura se aprovechó de ella. Alicia le agradece su valentía, pero Lucía duda si ha hecho lo corre...
  • Capítulo 872 Completo 50:04 89% 19 oct 2018
    Capítulo 872 19 oct 2018 Alicia cuenta su historia con Telmo a Lucía y la muchacha parece creerla. Felipe curiosea quién es Alicia, pero Samuel le miente ¿con qué intención? Rosina sigue intentando desc...

Añadir comentario ↓

  1. María

    Pues yo cada día la veo con menos ganas. Por supuesto que hablo por mí también.

    03 oct 2018
  2. Gracie

    Por qué hoy repitieron el capítulo del viernes??????

    01 oct 2018
  3. Mabi

    Betty, con respecto a tu pregunta de que hace días. Nadie entra al sitio, creo que hay un error...en los capítulo anteriores hay comentarios, en este hasta ahora sólo el tuyo, pero pasa que según en la zona del planeta que estés hay veces que no tenemos señal, o escribimos y no suben prontamente los comentarios, o simplemente no tuvimos deseos de dejar nuestro parecer sobre el capítulo. Eso no significa que nos hayamos cansado de los enredos o historias absurdas, según tus palabras. Por supuesto que hablo por mí, que me tomo mi tiempo para analizar lo visto y en base a eso hacer mi comentarario si lo creo oportuno. La inmediatez de las palabras es buena cuando construye, si no, mejor callar...

    01 oct 2018
  4. Betty

    ¿ que sucede con los " seguidores " de la serie ? hace días que NADIE entra al sitio a comentar, están perdiendo audiencia y/o la gente se hartó de tantos enredos sin resolver e historias absurdas ?

    01 oct 2018