www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3921690
No recomendado para menores de 7 años Acacias 38 - Capítulo 459 - ver ahora
Transcripción completa

Debemos eliminar a Fabiana.

No voy a seguir escuchando sus desvaríos.

Mi moral no me permite cometer un crimen tan horrible.

Debemos protegernos

la una a la otra.

No lo voy a hacer.

O lo hace usted...

o lo haré yo.

No será necesario.

Alejaré a Fabiana de aquí, la llevaré lejos de Acacias.

No nos podrá hacer ningún daño.

(CONSUELO) "Haré las maletas de Felipe".

-¿Cómo que las maletas de Felipe? ¿Se marcha de viaje?

-El juez ha ordenado que abandone la casa.

-Arrope.

¿Que vas a echar a Felipe de la casa

con la ayuda de un juez?

-Y ahí no acaba la cosa.

Lo peor es que se niega a marcharse

y tendré que recurrir a la policía. "Por desgracia o por fortuna,"

tengo que tolerar a Úrsula durante un tiempo.

Lo mejor que puedes hacer es quedarte aquí

y distanciarte de mí durante un tiempo.

Por tu bien.

No digas nada, no hables con nadie, ni siquiera con Teresa.

Espérate a que lo solucione todo. "¿Qué les ocurre?".

Fernando me invitó a su boda, pero...

últimamente no lo veo muy convencido

de que vaya a producirse tan feliz acontecimiento.

Es cierto que antes de conocer a Fernando,...

pasé por una etapa muy complicada

en mi vida.

Un tiempo que no termina de cerrarse.

Comprendo.

En ese caso, la animo a evolucionar, a dejar el pasado atrás.

¿Quiere cenar con nosotros

esta noche?

No veo por qué no. (GAYARRE) "Tu padre me ha pedido"

que vaya a servir a casa del embajador turco.

Estar fuera de aquí supone no vernos,

y sobre todo, que no podré cuidar de ti.

No te inquietes por eso.

Estaré bien.

Tan solo debo intentar

no provocar a mi padre, si puedo.

"No puedo pedir que me perdones,"

pero me conformaría sabiendo que recuperas tu vida

y que vuelves a ser feliz.

Me moriría si soy la culpable de tu infelicidad.

Poco a poco...

todo volverá a ser como antes. (COMISARIO) "Prométame..."

que no va a permitir que esa despreciable asesina

escape sin que su perversidad

sea castigada.

No se lo prometo,...

se lo juro.

(Voces)

Apártese de la ventana.

Le han herido.

Voy a ver quiénes son esos malnacidos

y qué demonios quieren.

No hagas ninguna locura.

No me quedaré de brazos cruzados mientras nos atacan.

Nunca pensé que fuéramos tan aficionados al café en este país.

Ha encontrado usted un buen filón. -Créame,

yo también he tenido mis dudas. De no haber funcionado,

habríamos terminado sin un pedazo de pan que llevarnos a la boca.

-Eso nunca hubiese ocurrido.

Tiene grandes amigos aquí.

¿Qué pasa?

¡¿Qué hacen aquí?!

-Sosiéguese, Felipe. -Lamento haber llegado

a este extremo.

Hubiera preferido que no fuera tan dolorosa tu salida de aquí.

-No.

No la creo.

Está disfrutando

con esta situación. -Me has obligado

a tomar esta resolución.

Este es un trago muy amargo para mí. -No puede hacer esto.

Le ruego que reconsidere la situación.

-No hay nada que reconsiderar. -¡Quería hablar con mi esposa!

-Eso es imposible.

Si no te vas de casa ahora mismo,

los guardias se verán obligados a desalojarte.

-Será menester

que me pongan las esposas. No saldré de mi casa por las buenas.

-Te ruego, Felipe, que no nos hagas esto más difícil a todos.

-No sabe a quién se enfrenta.

-Felipe.

Usted es un hombre

de leyes, y sabe tan bien como yo,

que con ese gesto conseguirá pasar la noche

en el calabozo.

Hágame caso.

Esta batalla la tiene perdida.

Márchese,

rehágase...

y trate de ganar la guerra.

-Está bien,

me voy de mi casa,...

pero volveré.

¡Baja, baja a dar la cara!

(HABLAN A LA VEZ)

-¿Han perdido el seso? Lárguense o llamo a los guardias.

-Tiene que ir al infierno. -¿Qué está pasando?

Han tirado una piedra contra la casa de Cayetana

y han herido a Odón.

Pero ¿y quién es ese hombre?

Un profesor naturalista.

Su delito es mostrar sus descubrimientos.

Va contra la Biblia.

Le han hecho una brecha. -Maldito sean...

No son formas.

(HABLAN A LA VEZ)

-¡Arrepiéntete de tus pecados! Basta ya, dejen de incordiar.

-Tú calla, mujer.

¿Y si no me callo? ¿Qué?

¿Van a pagar a una mujer?

¿La respuesta de Dios es la violencia?

-Que se vayan,

que esas cosas se hablan.

-Vamos. -¡Baja a explicárnoslo!

-Mira los guardias.

Ya lo han conseguido. -Esto no quedará así.

-Aquí estaba yo desde el principio. -¿Estás bien?

Esto no va a quedar aquí.

Volverán a arremeter en el colegio contra él.

Volveremos a plantarles cara, allí nos encontrarán.

No sabía que fueras tan fuerte. Me he criado en un hospicio.

¿Os enseñan a pelear así allí?

O das o recibes.

Siempre defendiendo las causas perdidas.

Defiendo lo justo.

-Vamos a ir detrás de ellos

y hacemos una ronda.

Parece que esos locos se han marchado.

-Gracias a Dios. -Y gracias a los guardias.

Parece que su presencia les ha disuadido.

-Que se vayan bien lejos. No son horas de abuchear

por la calle. Y menos tirando piedras.

Son unos salvajes. -Unos obtusos y unos cerriles.

¿Cómo puede haber gente que niegue las evidencias científicas

de Darwin y la teoría de la evolución?

-No sé, padre,

¿usted cree en esas zarandajas?

-Por supuesto que creo en ellas. -Pero en ese grupo

creo haber reconocido a don Raimundo y a don Aurelio,

que son del entorno habitual del obispo.

Tampoco podemos obviar su opinión. -Pero ¿sí sus piedras?

Que se vayan con sus gritos y su violencia bien lejos.

A otra parte.

Hombre... -Disculpen.

-Felipe, ¿ha terminado de instalarse?

-Así es.

Muchas gracias por todo. -No me las dé.

Espero que todo sea de su agrado.

Si no es así, hágamelo saber.

-No sé qué haría sin su generosidad y hospitalidad en momentos así.

-Siéntase en su casa, se lo ruego.

-Don Felipe, sabe que puede contar con nosotros, ¿no?

¿Quiere una copa? -No,

me voy a marchar a dormir.

Estoy algo cansado.

-Ha sido un día duro.

-Felipe.

Quiero que sepa que creo que ha hecho muy bien

aceptando marcharse de su casa.

No le conviene tensar la cuerda con su suegra.

Sobre todo por no empeorar la relación con Celia.

Descanse.

-Aún no me puedo creer que hayan llegado a esta penosa situación.

¿Cómo ha podido pasarle a ellos con lo que se amaban?

¿Qué es esto?

-Las señas del hotel de Salamanca donde nos hospedaremos.

Por si surgiera alguna urgencia o hubiera novedades de Pablo y Leonor.

-Eh...

Supongo que habréis... encargado dos habitaciones, ¿no?

-Tía...

-¡Pero que no estáis casados!

No me lo puedo creer.

¿No hemos tenido bastantes indecencias ya?

-Tengamos la despedida en paz.

Anda, anda, idos ya, que le habéis prometido al coronel

que desapareceríais cuanto antes.

Casi prefiero no saber nada. -Ya.

Iré a buscar un coche.

Espérame aquí, Rosina.

-No te demores, cuanto antes partamos, mejor.

-Bueno...

Ay...

(CARRASPEA)

Ay...

Pues...

¿Te has enterado de lo que ocurrió anoche?

-¿Anoche?

-Se lió una buena zarabanda.

Unos hombres vinieron a protestar.

Estuvieron dando voces durante un buen rato.

-¿Qué dices? -Como lo oyes.

Pero...

cargaditos de razón los angelicos. Porque soy una señora, que si no,

ganas me daban de unirme a su protesta.

-¿Tú?

-Como lo oyes.

Eran buenos cristianos.

Fieles, devotos y defensores de la palabra del Señor.

Oye, ¿sabes que doña Teresa

ha cogido para su colegio a un hereje?

-¿Un hereje de los de verdad?

-Sí, de los que niegan la creación de Dios Todopoderoso.

Y de su mano divina durante los 7 días

en los que creó

el cielo, la tierra, el sol y las estrellas.

-Pero ¿cómo va a negar alguien eso? Has perdido el seso.

-Que te lo digo de verdad.

Si hasta da discursos en las universidades sobre ello.

Pues no dice

que venimos del mono.

¿Tú te crees? -Pero ¿qué dices?

¡Del mono vendrá él! Yo soy fruto

de la mano del Señor.

¿Y qué dice Cayetana de esto?

-Pues eso me gustaría saber.

Anoche estuvieron en su casa cenando todos

tan ricamente.

Válgame Dios.

Espero que Cayetana arregle esto. -Lo que me extraña

es que no lo haya hecho ya. -Ah, y eso no es todo.

¿Sabes que don Felipe no ha podido dormir esta noche en su casa?

-¿Qué significa que "no ha podido"?

-Bueno, mira, ahí está María Luisa. Seguro que sabe algo.

Vamos.

-Buenos días, señoras. -Déjate de buenos días

y dale a la húmeda con alegría. Necesitamos saber qué sucede.

-¿Lo que sucede con qué? -Con... cierto abogado

que esta noche ha tenido que pernoctar en tu casa.

-Cómo vuelan las noticias en este barrio.

-Como reguero de pólvora.

Cuéntanos, que nos tienes en ascuas.

¿Es verdad que Consuelo ha echado a Felipe?

-Yo no sé nada.

-No te hagas la tonta, no te pega.

¿Trini se ha visto obligada

a acoger a Felipe por la amistad con la familia?

-Si mi padre y Trini lo han hecho, ha sido por humanidad.

-Te lo dije.

-Doña Consuelo y don Felipe

son como el agua y el aceite. -Como el perro y el gato

se llevan.

Pero ¿quién se lleva bien con esa señora?

-Es una mujer de carácter y temperamento.

A don Felipe no le gustan esas mujeres.

-Es la suegra y con ella ha de lidiar.

-Es una demonia, extraña y alocada.

Pero no me puedo creer

que don Felipe se haya quedado con los brazos cruzados

mientras una mujer

le echa de su propia casa.

-A lo mejor es que Celia está de acuerdo.

-Ah...

Madre del amor hermoso.

No puede ser verdad.

Ay, válgame Dios.

Vaya con la mosquita muerta.

Le da señales a su madre desde Inglaterra.

-No, no he dicho eso.

-Al final las más calladitas son las peores.

Y luego dicen de mí.

-No pongan en mi boca palabras que ni he mencionado.

-A ti tampoco te vamos a quitar méritos, querida,

pero lo de Celia sorprende más.

Moviendo los hilos desde la lejanía.

Al final, va a ser la más lista. -Lista como el hambre

de los menesterosos.

¿Y cuándo regresa Celia?

-Que no he dicho ni chus ni mus.

-Ni falta que nos hace, te lo digo yo.

Muerto el perro se acabó la rabia.

Si Felipe ha abandonado la casa, ¿a ella qué le impide regresar?

Nada. -Enseguida la tendremos aquí. Si no,

al tiempo. -Bueno, y hablando de regresos,

¿cuándo cree que van a volver Pablo y Leonor?

Ahora que le han indultado, nada les impedirá venir.

-Bueno, hemos conseguido que la noticia del indulto

se publique en los periódicos. No sabemos cuánto tardarán en leerla.

-Esperemos que pronto. Los echo tanto de menos...

-Y yo ni te cuento.

-En cuanto lleguen y les contemos todo lo que ha ocurrido aquí

mientras no estaban, se van otra vez de vuelta.

-Ay, Dios...

-Ay...

¿Cómo he de llamarle a partir de ahora? ¿Señor comisario?

¿Qué tal si me llama Mauro como siempre?

Enhorabuena por el ascenso.

Aún no está confirmado.

El comisario del Valle

me ha propuesto para su cargo cuando se retire.

¿Le parece asunto de poca enjundia? No, me parece osado darlo por hecho.

Pamplinas, brindemos por ello.

Saque el whisky.

No me gusta vender la piel del oso antes de cazarlo.

Mauro, no me agüe la fiesta.

Muchas malas noticias he recibido.

Para una que merece la pena celebrar...

¿Cómo lo lleva, amigo?

Hoy no he podido dormir en casa. ¿Responde eso a su pregunta?

Vaya, lo siento.

¿Y cómo se encuentra?

Desubicado.

No sé.

Es tan extraño, que no sé ni cómo comportarme ni qué hacer.

-¿Interrumpo?

-Descuide, yo ya marchaba.

¿Ocurre algo?

-He venido a poner una denuncia.

¿Una denuncia a quién?

A unos desalmados que apedrearon anoche la casa de Cayetana.

El profesor Odón resultó herido,

y yo mismo le acompañé a una casa de socorro

a que le hicieran una cura.

¿Quiénes eran? ¿Puedo verlos? Sí.

No los conozco, pero eran unos reaccionarios,

retrógrados y obtusos.

Sí, hay muchos grupos de esos en la ciudad.

Y no es fácil ir contra ellos.

Cuentan con el apoyo de la autoridad eclesiástica.

El obispo los espolea.

Lo sé.

Pero en realidad no me preocupa que regresen por Acacias.

¿Entonces? Me preocupa que vayan al colegio

y creen problemas allí.

Con los niños de por medio, la situación sería terrible.

Y Teresa no piensa rendirse.

Entiendo.

¿Cree que puede ayudarme?

Enviaré a un par de agentes al colegio para que lo controlen.

Gracias, Mauro.

No hay de qué.

¿Qué ocurre, don Fernando?

Quiero hablar con usted.

Se trata

de Teresa.

¿Cómo se encuentra el profesor?

Bien.

Solo fue un rasguño.

Me alegro,

y menos mal que esa gente acabó marchando.

Servando vendrá hoy a cambiar el cristal roto.

La verdad es que me entretuvo el profesor Odón de Buen.

No comulgo con sus teorías,

pero es agradable conversar con alguien que no habla de lo mismo.

Es un hombre muy inteligente.

Sus ideas son de casquero, pero sí,

es un conversador inteligente. Y muy abierto.

Me habló de lo de las tierras.

¿Qué tierras?

Me dijo que Fernando iba a comprar unas tierras de su familia,

pero que cambió de idea.

Sí, así es. También me dijo

que su intención era construir una casa,

pero que al final se echó para atrás.

No quieres que hablemos de ese tema.

No es eso.

¿Entonces qué es?

¿Estás pensando

anular la boda?

No.

O sí, no lo sé.

¿Qué no sabes?

Desde que sé que Mauro no me engañó,...

algo cambió.

Eso es culpa mía.

No digas eso.

No te sientas culpable.

Soy yo la que es un mar de dudas.

Teresa, no sé qué tienes que hacer,

pero lo que sí sé

es que Fernando te adora. Besa el suelo por el que pisas.

Está rendido a tus pies.

Entiendo que tú no sientas la misma pasión que por Mauro,

pero si tienes paciencia, todo llega.

¿Crees que algún día le amaré como amo a Mauro?

Es un hombre maravilloso, ¿por qué no podemos elegir a quién amar?

Pero ¿tú crees que me casé enamorada?

¿No?

No.

Mi amor por Germán fue fruto del tiempo y de la voluntad.

Con el tiempo aprendí a amarle

con cada gesto, con cada mirada, con cada momento que compartíamos.

Y le amé mucho, Teresa.

Le acabé amando más que a mi propia vida.

Y a ti te pasará lo mismo.

¿Y bien?

¿Me va a contar lo que le preocupa y que tiene que ver con Teresa?

Le quiere.

¿Perdón?

Ella le quiere, Mauro,...

pero no se atreve a dar el paso.

No sé de qué me habla.

Hablo de que Teresa es valiente para casi todo

menos para enfrentarse a los sentimientos que siente por usted.

Y me consta que...

intenta olvidarle,...

pero no es capaz.

Está en un error. No.

Los dos sabemos que no.

Lo que no tengo tan claro es

si sus sentimientos son correspondidos.

No sé adónde quiere llegar don Fernando.

Quiero que sea honesto conmigo.

¿La quiere usted, Mauro?

No pienso contestarle a eso.

No quiero que seamos amigos.

Dios sabe que no podrá ser.

Nos hemos encontrado en extrañas circunstancias,

y yo solo quiero lo mejor para Teresa.

Si usted me dice que la quiere y que la hará feliz, me iré a escape.

Le aseguro que me va a costar,...

menos me dolería que me clavaran agujas entre las uñas,...

pero no pienso interponerme ni ser un obstáculo.

El gesto le honra.

Yo no creo que fuera tan caballero.

Ya ve que yo sí.

En sus manos queda, Mauro.

Estoy seguro de que ella no se va a negar.

Piénselo.

Embustes y consejas, todo es mentira.

-¿Qué te pasa, mi vida?

-Que nos han engañado, Víctor. -¿Quiénes?

-Leonor y otros escritores como ella. -No te sigo.

-Todas esas historias de amores imposibles,

de pasiones, de sentimientos, todo era mentira.

Los relatos de Leonor,

los folletines de los periódicos,

las novelas que me compro...

Pamplinas, el amor es una farsa. -Chist.

No el amor que yo siento por ti.

¿Por qué te lo tomas tan en serio? ¿Por lo de don Felipe y Celia?

-Parecían un matrimonio tan sólido,

tan enamorados el uno del otro...

Y mírales ahora. Don Felipe está destrozado

y arrastrándose por los rincones, y a ella le da igual.

Ni aparece por Acacias. -Es triste

verles así.

-¿Y si nosotros dejamos de sentir lo que sentimos el uno por el otro?

-El amor no admite cuerdas reflexiones,

señora.

El amor es violento,

y cuando nos transfigura,

nos enciende el pensamiento la locura.

Porque el amor es loco e incomprensible.

Y no se entiende ni cuando llega ni cuando se va.

-O sea,

¿crees que lo que siento por ti podría desaparecer?

¿O que quizás tú podrías dejar de quererme?

-Yo lo que creo es que nadie tendría que jurar amor eterno...

ni hablar de eso como si fuera

la teoría de la evolución,

pero sí que te prometo una cosa, si alguna vez

estoy tan loco como "pa" dejarte de querer,

te aseguro que voy a hacer

lo indecible "pa" encontrar el camino de la cordura.

-Y quiero que me prometas algo.

Si alguna vez nos distanciamos, lo hablamos entre nosotros,

sin intermediarios. Prométemelo.

-Te lo prometo, tonto.

Y... qué bonito eso que has dicho del amor.

Que nos transfigura

y nos enciende la pasión y la locura.

-No es mío. se lo he "cogío" "prestao" a Rubén Darío.

Pero lo he encajado bien, ¿verdad, mi vida?

(TRINI CARRASPEA)

-Trini.

¿Cuánto tiempo lleva ahí?

-El suficiente como para alegrarme de llegar.

Anda...

Acompáñame a casa. Ayúdame a hacer la comida.

Somos uno más en la mesa.

-Señora... -Gracias.

-A más ver, Víctor.

-A más ver.

Coja algo de ropa. Mi traje gris y una corbata.

Y el reloj de oro de la mesita de noche.

Ponlo todo en una maleta pequeña. Luego pasaré por ello.

-Está "to" lo mismo, señor. "Na" ha cambiado doña Consuelo.

-¿Dónde está?

-Ha ido a dar un paseo al "mercao". Se le caía la casa encima.

-Prefiero irme antes de que venga. No quiero más problemas con ella.

-Aguarde una miaja, señor.

-¿Qué ocurre?

-¿Y qué he de hacer yo?

-¿Tú?

-Que si sigo faenando aquí, o le sigo a usted a casa de doña Trini.

-Será mejor que te quedes aquí.

Esta también es tu casa.

-Pero es que usted es mi señor, señor,

y mi casa está donde esté usted.

-Prefiero que te quedes aquí, ahora me resultas más útil aquí.

Así te enteras de lo que planea esa señora.

-Si eso es lo que quiere, yo, a mandar.

-Y por el salario, no te preocupes, si no te paga, yo lo haré.

-Si no es eso, ya sabe que... -Lo sé, Lolita.

Lo sé.

-Ay...

Felipe, no esperaba verle aquí.

-Ni yo a usted. ¿Qué le trae por mi casa?

-Quería comentarle algo a Lolita. -Ya.

Yo me marcho, me esperan.

-En casa de los Palacios, ¿verdad?

-Dígame, ¿en qué puedo ayudarla?

Es que tengo habichuelas que aviar.

-No te molestaré ni un segundo.

Sé que estáis haciendo mejores en el altillo.

-Han puesto nuevos los llamadores de campana.

-Maravillas de la mecánica.

-Y el Servando ha "inventao" un artilugio

que sube y baja.

La Servandina Elevadora. La van a probar hoy.

-El caso es que también me gustaría contribuir con las mejoras.

-¿A usted?

-Me han sobrado unas telas de un encargo,

recias, buenas, preciosas,

y he pensado que podría haceros unas cortinas.

-¿Usted? ¿A nosotras? -A ver si tiráis esos trapos viejos

que tenéis en las ventanas, lástima dará verlos.

Hasta tendrán remiendos, seguro.

-Pues sí, sí, eso es verdad.

Y una cosita, doña Susana, sin ánimo de ofenderla a usted.

¿A qué viene tanta generosidad de sopetón?

-¿Acaso no puedo tener un detalle?

-¿No hay gato "encerrao"?

-La duda ofende y tanto recelo también. ¿A que no las hago?

-No se enfurruñe,

una no está "acostumbrá" a gestos tan buenos.

"Agradecías", doña Susana. Luego me bajo a por esas telas.

-Deja, no quiero que pongáis vuestras sucias manos

en tan preciosas telas.

Yo misma subiré

a tomar medidas y las coseré con el cuidado que merece.

-Como quiera.

-Buenos días.

-Esto huele a chamusquina.

¿Quiere que avise al servicio para que le traigan una achicoria?

No, gracias.

¿Quizá un coñac para abrir el apetito?

Estoy bien, solo quiero terminar de leer esto.

¿Qué lee?

"La voz moral".

¿Dicen algo interesante?

Desmoralizante más bien.

Algunos masones se están infiltrando en colegios

y están lavándole el cerebro a nuestros niños.

Hijos de buenos cristianos,

devotos y respetuosos con las Sagradas Escrituras.

¿A qué se refiere con lavarles el cerebro?

Contándoles sandeces como la teoría sacrílega de Darwin.

Menudas pamplinas.

Dicen que no son pamplinas, padre,

que son descubrimientos de la ciencia.

Válgame Dios.

Ahora el hombre viene del mono.

Lo que hay que oír.

El hombre cada vez descubre más cosas.

El hombre cada vez es más soberbio

y más estúpido.

¿Por qué no deja usted el periódico y salimos a dar un paseo?

Hace un día precioso.

Tengo asuntos que atender.

¿No puede dejarlos para más adelante?

Podríamos ir a un museo.

Me gustaría que entre nosotros las cosas fueran diferentes.

Que fueran como antes.

Como cuando era pequeña y me llevaba a ver esos cuadros

y me narraba las historias que en ellos aparecían.

¿Lo recuerda?

Por la noche recordaba las batallas

e imaginaba que participaba en ellas.

Siempre fuiste una niña

con demasiada imaginación.

Pero no te equivoques.

Aunque no te haya enviado a un convento,

y no hayas recibido castigo,...

no he olvidado tu mal comportamiento en este asunto ni por un segundo.

No iremos a ningún museo ni a ninguna otra parte.

Pero ¿no decías que iba a venir el de "El Adelantado"?

-Sí, eso dijo.

-Pero ¿cuándo? -No sé.

-Algo "mu" gordo le ha "pasao" para que no se haya "presentao".

-¿Más gordo que asistir al primer viaje de la Servandina Elevadora?

-"Pos" una epidemia o un terremoto.

A lo mejor ha "tenío" un accidente en carromato.

Yo qué sé, un incendio, un derrumbe...

-Bueno, me ha quedado claro, claro.

Pero la ciencia no puede esperar por un chupatintas.

Vamos. -¿Adónde?

-¡A hacer historia!

-¿No le está dando mucho bombo a su invento?

-No,

es que este invento es mejor que la rueda.

-Ese invento ya existe. -¿Lo "cualo"?

-Lo "cualo" no, dicen que se llama ascensor.

-Qué tonterías. ¡Eso es mentira, hombre!

Es la primera vez que se va a poner en funcionamiento

la Servandina Elevadora.

Vamos.

-Alto ahí. Para.

Desde que me contaste tu ingenio, me entran unos sudores...

pensando en lo que pudiera pasar...

Una cosa te voy a decir...

-¿Algún consejo?

-Sí.

Que no quiero que se muera nadie por tus chaladuras.

-Usted no se preocupe. Como que me llamo Servando,

que no va a morir nadie.

Mi invento es infalible, fiable y perfecto.

-Tu invento es tuyo y solo por eso hay que tenerle miedo.

Poned el colchón en el bajo por si las moscas.

-Cómo pesa el demonio, ¿eh?

-Disculpe que le moleste,

pero es que esto es una pérdida de tiempo.

Ya se lo digo yo. -Más vale prevenir que curar.

-Con permiso.

¡Señores,

señoras!

¡Van ustedes a asistir a un momento histórico,

crucial, memorable! -Memorable va a ser

el cachiporrazo que se va a pegar.

Y a ver dónde encontramos otro portero ahora.

-Y a ver quién le dice a la "seña" Paciencia

que se ha "matao" en el elevador.

-Tú vigila las cuerdas,

que yo estaré abajo dándote las órdenes oportunas

para el correcto manejo.

Venga.

Esto...

es un pequeño paso para un portero,...

pero un gran paso para la humanidad.

¡Procede a la elevación de la Servandina!

-De momento no vamos mal.

(GRITAN)

-¡Huy, huy, huy!

-Ha habido un problema con la cuerda.

-Ay... -¿Está usted bien, Servando?

-¡No!

¿Qué ha ocurrido?

Ha sido el Servando.

Se ha "dao" un mamporrazo tremendo, pero está bien.

Sigan con lo suyo. ¿Seguro, Casilda?

¿Avisamos a un médico?

No se preocupe, que ya voy a ir yo.

Parece que está de una pieza, pero mejor asegurarse.

Lo que me da que no tiene arreglo es el cacharro ese suyo.

Este Servando cada día está más loco.

¿Te encuentras bien?

Pareces distraída.

-Supongo que tengo el magín en otros derroteros, señorita.

¿Qué te ocurre, Fabiana?

Desde que has llegado a Acacias, no has pisado la calle.

Es el primer día que sales.

Será la fatiga,

que le quitan a una las ganas de caminar.

Tu cara no es de mujer fatigada,...

sino temerosa.

¿Temerosa?

Tu cara,

tu actitud, tu manera de comportarte...

Es como si le tuvieras miedo a algo.

¿De qué tienes miedo, Fabiana?

Sabes que puedes

confiar en mí, ¿verdad?

¿Qué ocurre, mujer?

Algo cambió el día aquel en el que me...

me lancé por el balcón.

¿Qué cambió?

Pensé que podría seguir con mi vida, pero no puedo.

Hay cosas que se han "clavao" en mi memoria

y de ahí no quieren salir.

¿Qué cosas? Cuéntamelas.

Buenas tardes.

Fabiana, ¿cómo te encuentras?

Una miaja mejor, don Mauro, gracias.

¿Qué te trae por aquí?

Me he citado con Felipe en un rato.

Fernando me contó el altercado con esos hombres.

Unos desalmados sin nada mejor que hacer.

Envié a un par de agentes al colegio.

Gracias.

Lleven presos

a esos hombres que actúan violentamente,...

inspector. Veremos a ver qué podemos hacer.

¿Qué haces con eso?

-Son algunas cosas del señor. Me las pidió.

-Será que las necesita.

Para ti esto no debe ser fácil, ¿verdad?

-¿Señora?

-La separación de tus señores, que haya venido yo...

No saber muy bien a quién has de rendirle cuentas...

Yo quería que supieras

que estás cumpliendo con tu trabajo.

Y estate tranquila, que nadie te va a echar de esta casa,

pero has de tener paciencia y esperar a que llegue Celia.

-¿Y sabe cuándo va a ser eso?

-Pronto. Pierde cuidado.

(Puerta)

-Doña Consuelo.

¿Puedo acompañar a la Huertas a recoger un "desaguisao" de Servando?

Es tal el estropicio que hay mucha faena que aviar.

-Ve, tranquila.

-Espérame una miaja que voy a quitar el condumio.

-Dígale que la espero fuera. -Aguarda.

No quiero que te sientas mal en mi presencia.

No tengo nada contra ti, a quien el culpable es Felipe.

¿Qué?

-¿Puedo preguntarle algo?

¿Le ha echado por el asunto que tuvo conmigo?

-No. -Si es por eso,

le juro que aquello terminó. No queda nada entre nosotros.

-Te he dicho que no es culpa tuya, Huertas.

De hecho, te agradezco enormemente lo que has hecho por mí.

Llevo mucho tiempo deseando que mi hija abra los ojos y no había manera.

Y tú le has dado el empujón.

-Él la echa mucho de menos, señora.

A su hija, lo está pasando muy mal.

-Veo que había algo más entre vosotros

que un mero asunto de cama.

Te preocupas realmente por él.

Le querías, ¿verdad?

No me gusta cómo me mira la gente.

¿Cómo le miran? Con condescendencia.

Con tristeza, con lástima.

No estoy de acuerdo con usted.

La gente se piensa que soy débil por marcharme sin luchar.

Por permitir que mi suegra me ponga de patitas en la calle.

No entre en esa espiral. Nadie piensa eso de usted.

Controle su ira.

Enfadarse no le traerá nada bueno.

Celia se está riendo de mí.

La culpa de esto es de ella. ¿Por qué no está?

Porque no quiere enfrentarse a sus sentimientos.

En una pareja la culpa no es solo de uno, Felipe.

Al contrario, suele ser de los dos.

Pero la entiendo, amigo.

Yo mismo he estado culpando a Teresa todo este tiempo...

y ahora me he dado cuenta de lo equivocado que estaba.

¿Ha ocurrido algo recientemente?

Fernando vino a verme a comisaría.

Me dijo algo que me dejó de piedra.

¿El qué?

Me dijo que se apartaba del terreno de juego.

Que si yo quería estar con Teresa,

él no pondría pega alguna.

¿No era lo que quería?

Supongo que sí.

¿Entonces a qué viene esa cara?

No sé, Felipe.

Cuando peleamos porque nos quieran,...

porque la persona a la que queremos esté a nuestro lado,...

a veces no lo hacemos por amor.

¿Y por qué es entonces?

Por egoísmo, quizás.

Mauro,

¿a qué viene eso?

A veces la mayor prueba de amor es apartarse.

No insistir.

Dejar que la persona a la que quieres sea feliz.

Aunque eso signifique que halle la felicidad sin uno.

Eso, querido amigo, es amar de verdad.

"¿Y bien?".

¿A qué debo el placer de su visita?

¿Está Teresa?

No, Teresa está en el colegio

asistiendo a una clase del profesor de Buen.

Y creo que luego irá a cenar con ese prometido suyo.

¿Ha venido a eso?

¿A preguntarme por Teresa?

El motivo de mi visita es bien distinto.

Se trata de Fabiana.

La vi en la calle paseándose tan tranquila de la mano de Teresa.

La he visto hablar con Mauro San Emeterio.

Hablarían de algo sin relevancia alguna.

¿Cómo está tan convencida?

¿Y si un día Fabiana decide romper su silencio y habla

de lo que sucedió en el hospital?

Nunca haría nada que me perjudicara. A usted

quizá no, pero ¿y a mí?

No estoy dispuesta a vivir con miedo.

Está bien, ¿qué trata de decirme?

Hicimos un pacto.

Quedamos en que usted se desharía de ella.

Cúmplalo.

No voy a recibir órdenes...

No es una orden,

es un aviso.

Ya se lo dije, o lo hace usted o lo hago yo.

Y sabe de sobra

que no me va a temblar el pulso.

Está bien. Está bien.

No se apure.

Esta misma noche quedará todo resuelto.

Ha sonado la campana de usted.

¿No va a bajar?

¿Se encuentra usted bien? ¿Es que le ha "dao" un viento?

Si quiere, bajo yo.

-No te apures, Casilda, ya lo hago yo.

Doña Susana...

¿Qué hace usted por aquí arriba? No es este sitio para una señora.

-Vengo a tomar medidas para las cortinas.

-¿Qué cortinas? -Pues unas que nos va a hacer

doña Susana "pa" adornar los ventanucos.

Me lo ha "contao" la Lolita. Un gesto "mu" amable.

-Es lo mínimo que podía hacer.

Nunca he tenido un detalle con vosotras e iba siendo hora.

-Pues siento no poder quedarme, pero doña Cayetana me llama.

-Ve con Dios, Fabiana,

pierde cuidado.

Ay...

-Va a quedar tan "rebonico" que me dan ganas de regresar a vivir aquí.

¿Por dónde va a empezar usted?

-Pues...

por las habitaciones que están vacías ahora.

Así no molesto al servicio. -Entonces la ganadora es

la del Simoncico. Ha "salío" el angelico

unos días de la ciudad.

Pues si quiere, puede empezar por esa.

La acompaño yo. -Tardaré un rato largo,

que esto tiene su faena.

Ve a hacer tus quehaceres si quieres.

No me gustaría que Rosina

se enfadara conmigo porque hayas desatendido tus obligaciones.

-Por mi señora no se preocupe, ¿eh?,

que yo le he "dejao" la casa "toa" "aviá".

Pero si no me necesita, me bajo a ayudar a la Lolita.

-Ve, mujer, si yo me apaño.

-Bueno, pues adiós.

¿Y mi reloj de oro?

-Ahí ha de estar.

Lo cogí de su mesita como usted me dijo.

(PUERTA CERRÁNDOSE)

-Buenas noches, querido.

¿Has venido de visita

a ver qué tal estoy?

-A buscar unos cosas que necesito.

pero me alegra saber que está bien.

Cojo mis cosas y me largo.

-¿Buscas esto?

-Ese es mi reloj.

-Este es el reloj de mi hija,...

y lo sé porque yo misma se lo regalé.

-Si la conociera bien, sabría que no le gustan los relojes.

Soy yo quien los colecciona. Por eso me lo regaló.

-Eso es lo que tú dices. -Eso es la verdad.

-Por suerte o por desgracia, no está aquí

-Lolita, déjanos solos.

No está porque le ha llenado la cabeza de pájaros.

La ha envenenado contra mí.

-No es verdad.

Yo solo he respondido a una llamada de auxilio.

-Poco la ayudó cuando era pequeña.

¡La abandonó, sí, la abandonó!

¡La dejó sola!

¡Se fue a hacer sus viajes y sus locuras!

-¡Pues sí, lo hice!

¡Sí!

¡Y por eso mi hija se volvió temerosa y débil!

¡Y por eso mi hija se ha refugiado en ti

cuando tenía que haberlo hecho en mí!

Y por eso, cuando mi hija me pide ayuda,

yo lo dejo todo y vengo a ayudarla.

-Nadie la necesita a usted aquí. Lárguese...

y devuélvame a mi esposa.

Usted me la ha arrebatado.

¡Usted ha terminado con todo lo que teníamos!

-¡Eso es lo que te importa, lo que tenías!

Su dinero, su posición, su estatus...

¿Esto es lo que quieres?

¿Esto?

¡Pues cógelo,

llévatelo, pero sal de la vida de mi hija!

¿A qué estás jugando?

¿A qué juegas tú, hija?

¿Cómo se te ocurre hablar con Mauro delante de Úrsula?

¿Sabes de lo que es capaz?

Me da igual de lo que sea o no sea capaz esa mujer.

No digas eso. Solo me importas tú.

Callé tus más oscuros secretos, di la vida por ti,

pero desde que he vuelto,

no te reconozco.

Te paseas con esa endriaga de Úrsula riéndote,

pegando la hebra como si "na".

Intentó matarme y ahora eres su perrito.

¡No me hables así! Es algo impuesto. ¡Te hablo como mereces!

¡Eres una "desagradecía", una malnacida!

Golpéame.

Puedes darme de tortas "toas" las que quieras.

Porque nada,

¿me oyes?,

nada cambiará lo que voy a hacer.

¿Qué vas a hacer?

¿Que qué vas a hacer?

Voy a ir a la comisaría a denunciarla.

Haré que la lleven presa y no pararé hasta verla en el garrote.

No me dejaré pisotear, se acabó.

No harás tal cosa.

Digo que no vas a hacer tal cosa.

¡No! ¿O qué?

¡¿Eh?!

Me obligarás a hacer lo que no quiero hacer.

Ponencias como la que ha dado en el colegio

lograrán que nuestros jóvenes empiecen a vencer tantos prejuicios.

Sí, ese es el principal objetivo de la educación.

No debemos formar profesionales,

sino personas.

Por cierto, su colegio tiene muy buena materia prima.

En las clases he podido apreciar que algunos de sus alumnos

son de lo más prometedor.

En especial un huérfano al que llaman... Tirso.

¿Sabe, profesor?

Estos días, no solo

me ha enseñado la evolución, sino que ha activado mis ganas

de dedicarme a la enseñanza.

(FABIANA) "Mi hija expulsándome de su vida".

Ahora quiero que te vayas para siempre.

¿Prefieres tener a Úrsula antes de,

de a quien a ti te ha "parío"?

No.

No lo admitiré, no.

Lo admitirás porque sabes lo que te conviene.

¿Sabes quién me importa? Yo misma.

Y contigo por aquí, lo perderé todo.

Yo lo sacrifiqué todo por ti.

Y lo seguirás haciendo.

Olvídate de lo que sabes y de lo vivido.

¿Pretendes que borre de mi mollera que somos madre e hija?

Exactamente.

Ni que me saludes por la calle quiero.

Vamos a ser completas desconocidas.

Así estaremos a salvo.

Ay...

(CARRASPEA)

¿Qué quieres?

-Poca cosa. Saber sobre Felipe, ¿cómo está?

-No sé si debería contarte.

-Si me intereso por él, es por la estima que le tengo.

-Que esto no salga de aquí.

Anoche, él y doña Consuelo

tuvieron una trifulca grande.

Y conociendo a don Felipe, no creo que se quede parado

de "toas" las barbaridades que le dijo.

(FELIPE) "La ofensa está hecha"

y no le daré motivos para afianzarla.

A partir de ahora,

no aceptaré la ayuda de nadie.

Viviré con mi salario de la comisaría.

Tengo una habitación en la pensión.

-¿Cuándo piensa trasladarse?

-Hoy mismo, pero no se preocupen por mí,

como otras veces, saldré adelante. "Teresa".

Un mozo trae unan nota para ti.

¿De quién es?

Tendrás que verla tú, no ha querido dármela.

¿Quién te escribe, querida? Te veo un poco afectada.

Es...

una nota del colegio.

Ha sucedido algo y tengo que acudir a la mayor urgencia.

¿Te acompaño? No, no,

mejor voy sola. Perdóname.

Descuida. Continuaremos en otro momento.

(TRINI) "¿Sabe ya algo Rosina de Pablo y Leonor?".

-Pregúnteselo a ella misma en persona.

-Ah.

Disculpe.

Supuse que como mantenían una relación tan estrecha,

pues que estaría al tanto.

-La única relación que hay entre nosotros

es la de una casera y su inquilino.

Hemos decidido de común acuerdo alejarnos.

-Disculpe.

¿A qué estos precios tan "apañaos"?

-Cierro el quiosco.

-Ah... ¿Y qué va a hacer usted ahora?

-Marcho a una fábrica.

-Pues si es para mejor, "bienvenío" sea.

-Eso. Que tenga suerte.

Habrase visto...

Este hombre ha "perdío" el oremus.

¿Dejar un negocio tan boyante para dejarse la salud en una fábrica?

(ÚRSULA) "Dormiría mejor"

si Fabiana ya no estuviera en este mundo.

La he despedido,

y lo que le he dicho, no va a volver,

no hablará con la policía, no tenemos nada que temer.

¿Cómo está tan segura?

Porque lo digo yo y basta.

No quiero hablar más del tema. ¿Queda claro?

Qué joven

e ingenua eras.

Tonta.

(LLORA)

Qué tonta...

Ay...

Ay...

Arrea, menuda choza.

¡Uh! -Lolita, no me lo hagas más difícil.

-No me regañe, señor,

sabe que llevo razón.

Pero ¿cómo va a vivir aquí?

-Tan solo necesito un buen catre.

-No parece muy cómodo que digamos.

-Esto es diminuto.

¿Ande va a meter sus papeles y libros?

-Supongo que tendré que dejarlos atrás,...

como otras muchas cosas.

¡Celia!

¡Ven aquí!

¡Ay!

Mi amor...

Bienvenida a tu casa, hija mía.

"Supongo que debe"

de odiarme.

De ninguna manera.

Qué disparate.

Debería hacerlo. No he sido más

que un obstáculo para sus pretensiones con Teresa.

Estaba usted enferma,

no puedo culparla por sus actos. Le agradezco que sea

tan considerado.

Es usted un buen hombre, Fernando, y sería un gran marido,

el mejor para Teresa.

Eso deberá decidirlo ella,

nosotros no podemos hacer nada.

Por desgracia. Bien sabe que adoro

a Teresa,

y mi único deseo es que sea dichosa.

Sé que a su lado encontraría la felicidad.

No deje de luchar por ella.

"Mauro, dime de una vez,"

¿qué quieres contarme?

Es que no me resulta sencillo.

Ni siquiera sé si me comprenderás.

Ponme a prueba.

Estos días he pensado mucho en nosotros,

en todo lo que nos ha pasado.

Yo tampoco he dejado de hacerlo.

Ha llegado la hora de afrontarlo.

De tomar la mejor decisión para los dos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 459

Acacias 38 - Capítulo 459

21 feb 2017

Fernando y Teresa se enfrentan a los manifestantes y denuncian la agresión a Odón. Felipe se instala en la casa de los Palacios. Consuelo le reprocha a Felipe que lo que le duele es perder su posición, no a Celia. Liberto y Rosina deciden irse de Acacias y salen unos días de viaje.

ver más sobre "Acacias 38 - Capítulo 459" ver menos sobre "Acacias 38 - Capítulo 459"

Los últimos 2.054 programas de Acacias 38

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 544 Completo 55:38 95% ayer
    Capítulo 544 ayer La Valenciana accede a ver a Teresa, pero esta no llega a ver a Úrsula, quien sí la ve a ella. Úrsula empieza a recordar el pasado. Mientras tanto, las señoras ultiman los preparativos...
  • Nuevo Capítulo 543 Completo 53:45 96% pasado jueves
    Capítulo 543 pasado jueves Sara intenta convencer a Mauro de que no lleve a cabo su plan para acabar con Cayetana. Mauro se asegura que Felipe y el comisario serán testigos de su plan. Sara visita a Cayetana y le tiende una trampa. ...
  • Nuevo Capítulo 542 Completo 53:22 96% pasado miércoles
    Capítulo 542 pasado miércoles Arturo ignora a Simón cuando éste le dice que va a contactar con Remedios. Le recomienda que deje de entrometerse en su vida. Pero Simón no está dispuesto a rendirse. Úrsula est...
  • Nuevo Capítulo 541 Completo 53:08 93% pasado martes
    Capítulo 541 pasado martes Cayetana encomienda a Sara que la avise si Mauro descubre algo sobre el paradero de Úrsula. Simón decide usar una nueva estrategia para poner contra las cuerdas a Arturo: recupera el contacto de Rem...
  • Nuevo Capítulo 540 Completo 53:54 90% pasado lunes
    Capítulo 540 pasado lunes Sara reaparece en casa de Mauro, fue él quien la sacó de la cárcel y ella le ofrece su ayuda para acabar con Cayetana. Pero descubrimos que Sara se reúne con Cayetana y le dice que tie...
  • Capítulo 539 Completo 54:30 100% 16 jun 2017
    Capítulo 539 16 jun 2017 Lolita intenta intervenir a favor de Trini ante Ramón, pero él no está dispuesto a escucharla. María Luisa ve cómo Benito le ofrece un anillo a Trini, la muchacha no puede creer...
  • Capítulo 538 Completo 54:08 100% 15 jun 2017
    Capítulo 538 15 jun 2017 Ramón estalla en cólera. Trini intenta explicarse, pero su marido no le deja, se siente traicionado y se traslada a la casa de Arturo Valverde. Mauro y Teresa, deciden empezar de cero. Pero a pesar ...
  • Capítulo 537 Completo 49:43 99% 14 jun 2017
    Capítulo 537 14 jun 2017 Mauro, siguiendo a Cayetana, llega hasta el lugar donde Úrsula estuvo retenida. Cayetana regresa a Acacias con el miedo de saber que Úrsula está viva y libre, y que volverá para vengar...
  • Capítulo 536 Completo 52:42 95% 13 jun 2017
    Capítulo 536 13 jun 2017 Felipe encuentra a Mauro desesperado en un callejón y no logra hacerle entrar en razón. El abogado decide no decirle nada a Teresa de momento. Teresa comienza a investigar por su cuenta e interroga ...
  • Capítulo 535 Completo 52:14 88% 12 jun 2017
    Capítulo 535 12 jun 2017 Trini descubre que Ramón está celoso de Benito y que se toma las timbas como algo personal. Calatrava, el retratista que contrató María Luisa, deja el encargo a mitad al descubrir que ...
  • Capítulo 534 Completo 51:59 100% 09 jun 2017
    Capítulo 534 09 jun 2017 ayetana miente a Fabiana y afirma que Úrsula no corre peligro... Arturo le pide a Casilda que aclare su situación laboral. Casilda teme la reacción de Rosina, pero cuando le dice que no tendr...
  • Capítulo 533 Completo 54:31 92% 08 jun 2017
    Capítulo 533 08 jun 2017 Cayetana niega tener ninguna relación con la sangre de su despacho, afirma que alguien tuvo que entrar en su casa mientras ella estaba de viaje. Méndez promete investigar. Ramón, en su intent...
  • Capítulo 532 Completo 52:46 100% 07 jun 2017
    Capítulo 532 07 jun 2017 Mauro descubre en la casa de Cayetana pruebas de que alguien ha estado secuestrado. Liberto evita que Simón siga agrediendo a Arturo. El coronel jura vengarse del mayordomo y lo denuncia. Susana decide int...
  • Capítulo 531 Completo 52:14 98% 06 jun 2017
    Capítulo 531 06 jun 2017 Mauro encuentra a Teresa y pide ayuda a Celia y Felipe. Ramón se entera de que Benito fue novio de Trini. La pena por la muerte de Elvira se extiende por el barrio, todos están preocupados por Sim&o...
  • Capítulo 530 Completo 52:03 92% 05 jun 2017
    Capítulo 530 05 jun 2017 Teresa ha desaparecido de la pensión. Mauro, Felipe y Celia emprenden la búsqueda. Trini le pide a Antoñito que no traiga más a Benito a las timbas, pero él no le hace caso. Al ...

Añadir comentario ↓

  1. Saray

    Dejé de ver la serie hace más de un mes... se hace demasiado pesada y nunca se resuelve nada y menos con algo de lógica. Como se despisten van a matar hasta a los guionistas!!!! Si te pasas 15 días sin ver la serie te das cuenta de que todo sigue igual. Creo que la serie está perdiendo fuerza, es todo muy repetitivo, ilógico, tonto y pesado. Me encantaba esta serie. No todo se soluciona matando gente o haciéndola desaparecer!! Los personajes originales eran la bomba y la historia de Germán y Manuela; fantástica. Otra cosa no que entendí, su desenlace. Hagan algo por favor, nos aburrimos!! :(

    23 feb 2017
  2. Ester

    Leyendo comentarios anteriores y sorprendida de verdad en lo que se ha tornado la trama de la novela como dije en otra oportunidad debería llamarse la invencible Cayetana y su pareja Ursula! Lo de Simon hijo de Susana la verdad es incomprensible si lo tuvo en su juventud porque parece más su nieto que su hijo? Parece Hernano de Victor el hijo de Leandro jajjajajjajaj que locuras se traen esos guionistas! Será que nos ceeen tan tontos que no nos fijamos en esos detalles?Porque no van esclareciendo taaanros crímenes cometidos por Cayetana y Ursula así sea poco a poco y ponerle más intriga e interés a la trama?Lo de Servando de verdad ya ni merece la pena mencionarlo demassiada estupidez para un solo personaje! Felipe bueno al fin va a pagar las que ha hecho a ver si antes que termine la novela cambie!Y cuándo regresarán Pablo y Leonor ? A ver si este agiliza las investigaciones de la muérete de su madre!Veremos ahora a la tonta deTeresa en manos de Termineiror 1y2 (Cayetana y Ursula) seguro matan a Fernando antes de la boda jajjajajjajaj ! Ya no veo la novela todos los días y me he dado cuenta que no hace falta pues la trama sigue igual y no cambia para nada ! Es una lástima por que algunos son excelentes actores como Liberó y Rosina! Otra ridicules de personaje el tal Coronel que se quedó en el siglo XVI! Ni las novelas mexicanas duran tanto si resolver tramas !! Tomen lecciones de las Brasileras,Colombianas o Venezolanas que no puedes dejar de ver ni un capítulo

    23 feb 2017
  3. Avatar de luz garcia luz garcia

    No me he perdido ni un solo capítulo desde que empezó la serie, pero ahora está aflojando tanto que no se si no plantaré. Cae mucho en el absurdo

    22 feb 2017
  4. Avatar de luz garcia luz garcia

    Sigo diciendo que Servando se tenía que haber ido con su paciencia a Cuba y desaparecer. El personaje es vomitivo,. No lo soporto. Sobra en la serie. Cuando sale él, cambio de canal. Me pone mala El resto......Tiene días.... No hay una lógica en el guión, es un sinsentido. Muy buena serie para hora de la siesta

    22 feb 2017
  5. Charo

    Y digo yo...No podría ser que Simón fuese hijo de una hermana (o hija secreta) de Susana, en vez de ella? Tendría más lógica y no sería descabellado. Lo de Casilda es incomprensible, estoy de acuerdo con los demás comentarios sobre su estancia en Acacias. Y lo de Servando...ya lo dije en otra ocasión: cada vez peor, aborrezco en lo que se ha convertido el personaje (y Martín va por el mismo camino, que hay que ver lo que han cambiado desde sus primeras apariciones. Y no para mejor, precisamente

    22 feb 2017
  6. Aburrido

    Leandro ya pinta canas pero es más chico que Simón que debe de tener alrededor de veinte años? Que paso con Ursula que se cae de un puente(que parece que muere) pero no ella cae como Los Gatos y además hace lo que los escritores no pueden mata todos los flecos(personajes obsoletos) de la novela . Entiendo que la novela tenga éxito pero prolongarla sin ton ni son cada día la hace más absurda cuál será el nuevo disparate matara cayetana a su madre? O lo hará Ursula y también al tal Mauro que como policía es malo que otra tragedia vivirá la noble Teresa esto es un culebron

    22 feb 2017
  7. Elsa nu¿es

    Que lindo es Simon igualito a Victor José Liranzo

    22 feb 2017
  8. ????

    Y así como dijo Lola Gómez es cierto q Simón debería de ser más grande ya q Susana lo tuvo antes q Leandro.

    22 feb 2017
  9. Novelera de acacias 38

    No se actualiza rápido yo ya la quiero ver pero todavía no aparese el capitulo de hoy y eso me enoja ya que quiero ver q paso

    22 feb 2017
  10. Lola Gómez

    Vamos a ver. Cuándo Susana tuvo a Simón? De soltera? Según la foto que quemó era muy joven. Entonces, por qué Leandro podría ser el padre de Simón en vez de hermano? No debería ser mayor Simón? No me cuadra. Lo de Úrsula y Cayetana ya no tiene nombre. Y otro tanto lo de Teresa, que vaya papel de idiota hace y el tonto de Mauro. En fin. Que la serie no da más de sí. Hay que ir terminando. Tantos capítulos y aún no se han aclarado cosas atrasadas.

    22 feb 2017
Recomendaciones de usuarios